Vous êtes sur la page 1sur 6

El Pishtaco, leyenda de los Andes del Perú

En varias zonas del Perú se narran historias acerca de seres malvado y demonios que
recorren las zonas altas de Los Andes, y del peligro que entraña el caminar en solitario
por estos parajes. Uno de los mitos más conocidos de esta región es el Pishtaco, palabra
que deriva del quechua “pishtay”, cuyo significado el algo así como “cortar en tiras”,
definición que le va muy bien ya que su principal entretenimiento es mutilar a sus
víctimas.
La figura del Pishtaco es relacionada con un extranjero al que se atribuyen poderes
sobrenaturales, que agrede y aniquila de manera cruel a los habitantes de la sierra,
sobre todo a quienes se encuentren alejados de sus semejantes. Tal es la fama que ha
alcanzado, que ya se habla de él en otras regiones tales como Cuzco, Pasco o la sierra de
Lima. En cuanto a sus orígenes, no hay ninguna fecha o pista de cuando apareció por
primera vez, dejando aun más interrogantes acerca de su nacimiento como leyenda.
Hay quien afirma que no se alimenta de la carne de sus víctimas, sino del dolor y
sufrimiento que les provoca, y lo que más se resalta en las narraciones que le describen
es esta crueldad que parece no tener límites. Muchos aseguran que su aspecto, lejos de
ser el de un monstruo, es el de un hombre normal con rasgos extranjeros, con ojos y
pelo de color claro y complexión atlética.
El Pishtaco tiene por costumbre atacar por la espalda a sus pobres víctimas, y que una
vez consumado el crimen, les extrae la grasa y las pieles, para después comerciar con
ellas, un rasgo que comparte con el “sacamantecas” español.
Se dice que no hay forma de escapar de él, ni siquiera de ahuyentarlo o mantenerlo a
raya, así que la única manera parece ser el no viajar en solitario por los Andes.
El Cóndor y la muchacha, leyenda peruana

Cuenta la leyenda que en un pequeño pueblo del altiplano del Perú habitaba un hombre
que profesaba un gran amor por su hija, la cual le acompañaba en sus tareas diarias,
sobre todo cuando iba a alimentar a sus animales. La muchacha comenzó a recibir las
visitas de un apuesto joven, que siempre vestía camisa blanca, traje negro y sombrero a
juego, y con el tiempo se hicieron buenos amigos.
Un día, mientras los animales pastaban plácidamente, el muchacho pidió a la joven que
lo levantase y lo lanzase al aire, y que luego sería él quien la lanzase a ella. Ante la
sorpresa de la muchacha, ésta consiguió remontar el vuelo, oportunidad que el extraño
joven aprovechó para llevarla a su nido, ya que el muchacho era un cóndor que había
conseguido disfrazarse de humano. Allí vivió la joven durante dos meses, alimentada
con carne, hasta que finalmente ambos se convirtieron en pareja, llegando incluso a
tener un hijo.
Pero la añoranza de la muchacha por su padre y sus animales se hacía cada día más
insoportable, así que trató de convencer a su pareja para que le permitiese volver a casa,
a lo que el cóndor se negó rotundamente. Desesperada, la muchacha vio un día a
un picaflor que buscaba néctar cerca del nido del cóndor, y le pidió ayuda para escapar.
El picaflor le dijo que no se preocupara, que esa misma noche iría a ver a su padre y le
diría dónde estaba, para que éste pudiese venir y rescatarlas a ella y a su hijo. A cambio
de tal favor, el picaflor podría quedarse todas las flores del jardín que la joven tenía en
casa.
Durante esa noche, el picaflor cumplió su palabra, y tras contar al anciano sobre el
paradero y la situación de su hija, ambos emprendieron el camino hacia el barranco
donde estaba el nido del cóndor. Durante el viaje, el picaflor explicó al anciano que
necesitarían de un burro viejo y dos sapos, si querían recuperar a la joven.
En primer lugar, depositaron al pobre burro en el fondo del barranco y esperaron a que
el cóndor se acercase a comer. Una vez que el cóndor estuvo distraído con su cena, el
anciano y el picaflor bajaron a la muchacha y a su hijo, dejando en su lugar los dos sapos
que habían traído, antes de escapar silenciosamente.
mEntonces el picaflor volvió junto al cóndor y usando su mejor interpretación le dijo con
voz de asombro que su mujer y su hijo habían sido transformados en sapos, por algún
tipo de extraño maleficio. El cóndor emprendió veloz el regreso a su nido, donde
encontró a las dos verdes criaturas, y tan afectado quedó por el dolor y la sorpresa que
decidió vivir como cazador solitario el resto de sus días.
Mientras tanto, el picaflor obtuvo la bendición para tomar del jardín familiar todo el
néctar que quisiera, en agradecimiento a su ayuda.

LA LEYENDA DEL MAPINGUARÍ

La historia de la misteriosa criatura denominada Mapinguarí está enraizada en los


países de Bolivia, Perú, Colombia y Brasil, y es uno de los casos de criptozoología con
más testigos y defensores que hay actualmente. De hecho, y aunque ya tiene su propia
leyenda, es posible que algún día sea descubierto “oficialmente”, demostrando que
la naturaleza aun tiene muchas sorpresas que darnos.
La leyenda del Mapinguarí nos habla de un poderoso y sabio chamán, quien gracias a
su sabiduría logró descubrir el secreto de la vida eterna, pero su inmortalidad iba a tener
un alto precio, nada menos que la transformación de su cuerpo. El otrora humano
chamán se convirtió en una criatura peluda, similar a un oso, con el pelo de un tono
rojizo y al que siempre acompaña un fuerte hedor bastante desagradable.
De dos metros de alto, el Mapinguarí posee un rostro muy similar al de los humanos, se
mueve preferentemente por la noche y sus descomunales garras están orientadas hacia
el interior del cuerpo. Además, es capaz de caminar tanto a cuatro patas como a dos.
Por otra parte, algunos testigos afirman que posee una enorme boca en el vientre, de la
que sale el terrible olor que le acompaña siempre, y que posee una cierta preferencia
por la carne humana. Cuando no dispone de humanos para saciar su hambre, se
alimenta de los corazones de las palmeras, tras destrozarlas con sus poderosas garras.
Al contrario que en el caso de otras criaturas legendarias, son cientos las personas que
aseguran haber visto al Mapinguarí en alguna ocasión, incluso el biólogo David Oren se
ha interesado por la autenticidad de estos testimonios. Oren apuesta por que se trate
de alguna especie de perezoso gigante que se creía extinta hace cerca de 10.000 años,
y que ha sobrevivido inadvertida en la profundidades de la selva, o simplemente de una
especie aun no catalogada por la ciencia.

LA LEYENDA DE VIRACOCHA EL MENDIGO

Una de las leyendas procedentes de las montañas del Perú nos habla del mismísimo
dios Viracocha, quien en un intento por acercarse más a las inquietudes y corazón de
los hombres, decidió tomar la forma de uno de ellos, concretamente de un mendigo.
Con esta argucia, Viracocha quería además conocer hasta que punto los mortales
podían llegar a ser generosos y egoístas, y bien que lo comprobó, ya que a lo largo de su
peripecia, tuvo que lidiar con las peores facetas del ser humano.
Transformado en un sucio y harapiento pedigüeño, el disfrazado dios suplicaba una
limosna por las calles, pero sus súplicas eran respondidas con indiferencia, insultos y
hasta algunos golpes. Una vez que fue expulsado de la ciudad, el dios comenzó a planear
su venganza contra los hombres, que tan mal le habían tratado, cuando de pronto, una
mano se apoyó en su hombro y un humilde labrador le ofreció comida y alojamiento en
su casa, además de un baño reconfortante.
Viracocha, ante tan generosa muestra de bondad, recompensó al labrador bendiciendo
sus cultivos, que a partir de entonces, serían los mejores del pueblo, y logrando así que
el dios se replantease sus ideas de castigar a la humanidad, ya que había visto que
también existían hombres buenos, nobles y generosos. Cuando hubo abandonado su
casa, prosiguió el falso mendigo su viaje, repartiendo bendiciones para los justos de
corazón y castigos para los más egoístas entre los hombres.
Una vez que Viracocha completó su misión y recorrió hasta el último de rincones del
pueblo, descubrió a los hombres su verdadera identidad y la misión que le había llevado
a disfrazarse de mendigo. Ante tal revelación, los hombres aclamaron a su tan cercano
dios, y aquellos que le habían despreciado no pudieron hacer otra cosa que sentirse
avergonzados por ello.

LA ADVERTENCIA DE LA LLAMA

Cierto día, un hombre llevó a su llama a pastar en el mejor puesto. Sin embargo, la llama se
rehusaba a comer.

Cuando el hombre la interrogó por su comportamiento, la llama respondió que estaba triste
porque, en cinco días, el mar se elevaría y acabaría con los seres vivos. Alarmado, el hombre
le preguntó si no había nada que pudieran hacer. En respuesta, la llama le ordenó que
recolectara comida para cinco días y que fuera a la montaña Villa-Coto.

Cuando llegaron a la cima, vieron que había animales de todas las especies. Pasados los
cinco días, el mar se elevó destruyendo a los seres humanos, excepto al hombre que escuchó
a su llama.
CONIYARA VIRACOCHA

Cierto día, Coniyara, el espíritu de la naturaleza, encontró a una bella mujer llamada
Cavillaca con la cual tuvo un hijo a través de un fruto del árbol de lucma.

Cuando el niño creció, Cavillaca hizo que los huacas y los dioses se reunieran para
determinar quién era el padre del niño y Coniyara asistió a la reunión vestido como un
vagabundo. Sabiendo que el niño reconocería a su padre, Cavillaca lo dejó libre para que se
acercara a su progenitor.

Sin embargo, cuando el niño se detuvo frente a Coniyara, Cavillaca no quiso aceptar que tal
criatura despreciable era el padre de su hijo, así que huyó con el niño hacia el mar y se
transformó en piedra.

Coniyara la persiguió e interrogó a los animales que encontraba en su camino sobre el


paradero de Cavillaca.

El cóndor le dijo que había visto a Cavillaca cerca, por lo que fue bendecido. Al zorro que
afirmó no haber visto nunca a la mujer, Coniyara lo maldijo, diciéndole que sería detestado
por todos y que no podría salir sino de noche. Las guacamayas que le dieron malas noticias
fueron condenadas a gritar muy alto, haciéndose visibles ante sus enemigos.

Finalmente, Coniyara llegó al mar en el que se encontraba Cavillaca y vio que esta y su hijo
eran ahora de piedra.