Vous êtes sur la page 1sur 13

Capítulo 1

Forma de la tierra; la red geográfica


La forma esférica de la tierra es uno de los hechos del mundo
físico que los niños aprenden desde su más temprana edad, pero
probablemente muy pocas personas se han detenido a pensar en
alguna de las pruebas sencillas de la esfericidad de la tierra. Por
ejemplo, se supone tácitamente que el hecho de haber navegado
o volado repetidas veces alrededor de la tierra prueba ya su esfe-
ricidad, mientras que ello significa solamente que la tierra es un
cuerpo sólido: la circunnavegación podría llevarse a cabo en una
tierra cilindrica o cúbica. Sin embargo, podría demostrarse la es-
fericidad de la tierra si se pudiese probar que, en gran número de
vuelos planos realizados alrededor de la circunferencia máxima de
la tierra, empezando cada uno en distinta dirección, la distancia
resultase igual para todos.
Puede obtenerse una segunda prueba de la esferidad de la
tierra a partir de las observaciones realizadas en el mar. La mayor
parte de las personas que han estado a bordo de un barco se han
dado cuenta, en uno u otro momento, de que a medida que un
barco que pasa se pierde más y más en la distancia, parece como
si se hundiese lentamente bajo el nivel del agua (fig. 1.1). Si se
observa a través de unos prismáticos, el nivel del mar parece ele-
yarse hasta que las cubiertas quedan hundidas; después se sumer-
gen gradualmente la chimenea y los mástiles, quedando finalmente
sólo humo visible sobre el horizonte. Es evidente que la explica-
ción de este hecho está en la curvatura de la superficie del mar
Para demostrar que esta curvatura es esférica, sería necesario rea-
lizar numerosas observaciones, en las que se midiese el hundi-
miento aparente de un navio por unidad de distancia, en muchas
direcciones distintas desde un mismo punto de observación. Esta
prueba no sería satisfactoria, a menos que se repitiese el experi-
mento en muchas zonas oceánicas distintas del globo y se hallara
que la curvatura permanece constante.
Puede obtenerse una tercera prueba observando que en todos
los eclipses de luna, en los que la sombra de la tierra se proyecta

Globo terráqueo del siglo XVI. (Cosmographia Petri Apiani, 1551.)


sobre nuestro satélite, el límite de la sombra
tiene la forma de un arco de círculo. Puede
demostrarse geométricamente que la esfera es
el único cuerpo que proyecta siempre una som-
bra circular sobre otra esfera. Vista desde la
tierra, la luna nos presenta un disco plano
aparente. Teniendo en cuenta que exactamente
cuando se producen los eclipses, la tierra está
girada rara vez en la misma posición, pode-
mos deducir que, independientemente de cuál
sea el perfil terrestre proyectado, las sombras
circulares son siempre iguales y la tierra debe
ser esférica.
El examen de las fotografías tomadas a al-
turas muy grandes desde cohetes y satélites
artificiales (como los satélites meteorológicos
de la serie Tiros) muestran el horizonte como
una línea curva (fig. 1.2). Si la curvatura re-
sultase ser la misma en muchas partes de la
tierra muy separadas entre sí, una serie de di-
Figura 1.1. Visto a través de un telescopio, un barco dis- chas fotografías constituiría una cuarta prueba
tante parece estar parcialmente sumergido. de su forma esférica.
Puede obtenerse una quinta prueba obser-
vando la posición de la Estrella Polar (o de
cualquier otra estrella). Para un observador
situado en el ecuador, la Estrella Polar se en-
cuentra sobre el horizonte, pero a medida que

Figura 1.2. La curvatura del horizonte de la tierra aparece claramente en esta fotografía
del sudoeste de los Estados Unidos y del norte de México, tomada desde un cohete Viking-12,
de la Marina, a una altura de 230 km. A la izquierda se hallan Baja California y el golfo
de California. A la derecha la vista se extiende hasta el área de los Angeles. (Fotografía
oficial de la U. S. Navy.)

6 / El globo terráqueo
Figura 1.3. A causa de la curvatura de la superficie de
la tierra, las líneas de visión de los telémetros no con-
servan una elevación constante.

se desplaza hacia el polo norte, la estrella pa-


rece estar situada directamente sobre la cabeza
del observador. Se encontraría que la Estrella
Polar se eleva 1° en el cielo por cada 111 km
que el observador recorre hacia el Norte. Lo
mismo ocurriría si el observador se desplazase
desde el ecuador hacia el polo sur y observase Figura 1.4. Método utilizado por Eratóstenes para medir
una estrella situada casi en línea recta con el el radio terrestre.
eje de la tierra. Esto puede demostrar que to-
dos los arcos trazados de polo a polo son ar- medido con un dinamómetro, en cualquier lu-
cos de circunferencia (es decir, los meridianos) gar del globo. Sabiendo que el peso depende
y que la tierra tiene forma esférica de la gravedad, llegamos a la conclusión de
La sexta prueba se encuentra al revisar las que el objeto pesa lo mismo en todas partes
operaciones realizadas con instrumentos teles- porque todos los puntos de la superficie terres-
cópicos precisos. Supongamos que un ingeniero tre equidistan de su centro; por lo tanto, la
planta dos postes en el suelo separados entre tierra es esférica.
si 1 km y a profundidad tal que, cuando mira Ahora bien, un reloj de péndulo sirve tam-
desde el extremo superior de uno al extremo bién para medir la fuerza de la gravedad. Si
superior del otro, su línea de mira es perfec- el péndulo se mantiene con una longitud cons-
tamente horizontal, de acuerdo con el nivel de tante, el reloj mantendrá un tiempo constante
burbuja que se encuentra en el telescopio (fi- mientras sea influido por una gravedad cons-
gura 1.3). Supongamos ahora que planta un tante. Así, si se halla que un reloj de este tipo
tercer poste, en línea recta con los otros dos, tiene buena hora en todos los puntos de la
pero situado 1 km más allá del segundo y que tierra al nivel del mar, se comprueba la forma
ajusta la altura del tercer poste de manera que esférica. Sin embargo, cálculos extremadamente
una línea de mira telescópica desde el tercer precisos basados en este principio, muestran
poste al segundo sea perfectamente horizontal, pequeñas variaciones en el valor de la grave-
de acuerdo con el nivel de burbuja. Si no co- dad, hecho que, tal como será explicado más
nociera la curvatura de la tierra, el ingeniero adelante, llevó al descubrimiento de que la
podría sorprenderse al encontrar que, si mira verdadera forma de la tierra no es una esfera
con su telescopio desde el extremo superior perfecta.
del primer poste al extremo superior del ter- Como octava y última prueba puede hacerse
cero, el extremo superior del segundo se pro- notar que los métodos modernos de navega-
yecta por encima de su nueva línea de mira. ción se basan en la suposición de que la tierra
Esto se explica por el hecho de que una línea es una esfera. Si consideramos que durante más
de mira telescópica no sigue la curvatura de de un siglo se han determinado innumerables
la tierra, sino que es una línea recta tangente veces y de un modo correcto posiciones de los
a su superficie. Los agrimensores, por lo tanto, navios utilizando estos métodos, se hace evi-
tienen que hacer correcciones debidas a la cur- dente que la suposición es cierta.
vatura de la tierra y, puesto que la corrección
es aproximadamente constante en todos los La medición de la tierra de Eratóstenes
lugares de la tierra, podemos llegar a la con- Aunque los antiguos griegos, entre ellos Pi-
clusión de que la tierra es esférica. tágoras (540 a. C.) y los seguidores de Aristó-
La séptima prueba de la esfericidad de la teles (384-322 a. C.) creían que la tierra era
tierra resulta de la observación de que el peso esférica y habían especulado acerca de su cir-
de un objeto será casi exactamente el mismo, cunferencia, fue Eratóstenes, bibliotecario
de

Forma de la tierra; la red geográfica / 7


Alejandría, quien realizó una medida directa respecto a la vertical, usando un nivel de bur-
de la misma, basándose en un correcto princi- buja o una plomada para establecer una verda-
pio de astronomía. Observó que en Siena, Egip- dera referencia horizontal o vertical. La dife-
to, situada en el Alto Nilo, en las cercanías rencia entre las posiciones angulares de la es-
del trópico de Cáncer, a 23° 23'N y en el sols- trella será el arco de circunferencia terrestre
ticio de verano (21 de junio), los rayos de sol situado entre los extremos de la línea medida.
a mediodía iluminaban directamente el fondo Se cree que éste es el mismo procedimiento
de un profundo pozo vertical. En otras pala- que siguieron los árabes en el siglo IX. Sus me-
bras, el sol estaba entonces en su cénit y sus didas fueron probablemente mucho más exac-
rayos eran perpendiculares a la superficie de la tas que las de Eratóstenes, pero como no se
tierra en aquella latitud (fig. 1,4). Sin embargo, conoce el equivalente en unidades modernas de
en Alejandría, en la misma fecha, los rayos del sus unidades de medida, no puede apreciarse
sol tenían al mediodía una inclinación de 1/50 su trabajo.
de circunferencia, es decir 7° 12' con respecto
a la vertical. Curvatura de la superficie terrestre y
Teniendo en cuenta el paralelismo entre los visibilidad
rayos del sol y las líneas radiales que parten Puede determinarse el valor de la curvatura
del centro de la tierra, el arco de la superficie de la superficie terrestre en función de la dis-
terrestre entre Alejandría y Siena es también tancia real entre una línea curva situada sobre
igual a 7° 12' ó 1/50 de la circunferencia te- la superficie de la tierra (como, por ejemplo,
rrestre. Por lo tanto, basta con determinar la sobre el océano tranquilo) y la tangente a ella
distancia a lo largo de la línea Norte-Sur entre en dicho punto. Designaremos esta distancia
ambos lugares y multiplicarla por 50, con lo con el nombre de divergencia (fig. 1.5). Como
que se conoce la medida de la circunferencia. la densidad del aire disminuye en sentido as-
Eratóstenes tomó como distancia entre Ale- cendente, un rayo de luz no seguirá una línea
jandría y Siena 5000 estadios, pero esta cifra recta, sino que estará curvada hacia el suelo.
no fue, probablemente, más que un cálculo El efecto de este fenómeno, conocido como re-
aproximado. Obtuvo así el valor de 250 000 es- fracción, consiste en disminuir la divergencia
tadios para la circunferencia de la tierra. Si se en aproximadamente un séptimo del valor que
hace el estadio equivalente a 185 m, la longitud tendría si la tierra no tuviese atmósfera. Una
de la circunferencia viene a resultar de unos regla sencilla para hallar el valor de la diver-
46 250 Km., cantidad que es del mismo orden gencia en metros entre la línea de la superficie
general de magnitud que el verdadero valor de y el rayo de luz consiste en multiplicar por
unos 40 000 km. 0,07 el cuadrado del número de kilómetros en-
A partir del experimento clásico de Eratós- tre los dos puntos deseados (puntos A y B de
tenes resulta fácil utilizar un método astronó- la figura). La fórmula puede escribirse como
mico para realizar la misma medición. Sólo sigue:
necesitamos fijar una línea Norte-Sur cuya lon- m = 0,07 K2 (Valor
gitud pueda ser medida directamente a nivel
del suelo por métodos agrimensoriales. Dicha exacto m = 0,0714 K2)
línea debe tener por lo menos 111 Km. de lon- donde m = número de metros entre la línea
gitud, lo que corresponde aproximadamente a de la superficie y la del rayo de luz, y K = dis-
un arco de 1º. En los extremos de dicha línea tancia en kilómetros. Por ejemplo, si la distan-
puede medirse la altura de cualquier estrella, cia es de 10 km, las dos líneas se habrán se-
en su punto más alto sobre el horizonte o con parado unos 7 m aproximadamente.
Una vez conocida la divergencia en metros
entre la línea de la superficie y el rayo de luz,
podemos hallar la distancia en kilómetros que
separa los dos puntos mediante la fórmula
K= 3,7 √m
Es decir, tomamos la raíz cuadrada del número
que representa la divergencia en metros y la
multiplicamos por 3,7. Por ejemplo, si la di-
vergencia fuese de 9 m, la distancia en kiló-
metros sería de 8,1.
Figura 1.5. Aunque un rayo de luz se curva muy poco En la tabla 1.1 se dan cifras para una serie
hacia la superficie de la tierra, su divergencia aumenta
con la distancia. de ejemplos.

8 | El globo terráqueo
El valor de la curvatura se convierte en una distancias que se obtienen resolviendo el pro-
cuestión de gran interés e importancia práctica blema de la curvatura en dos partes. Para un
en los problemas de visibilidad en mar abierto. observador situado en el puente del barco, el
La extensión de océano visible desde un punto radio de visibilidad del horizonte es de unos
de observación aumenta en gran manera a me- 16,5 km. Los rayos de luz procedentes del faro
dida que aumenta la elevación sobre la superfi- son tangentes a la superficie del mar a una dis-
cie del agua. La tabla 1.1 nos muestra que, tancia de 20 m. El total es, por tanto, de unos
desde un punto situado a 5 m sobre la super- 36,5 km. No hemos tenido en cuenta otros
ficie, como puede ser la cubierta de una pe- factores que podrían modificar nuestros cálcu-
queña embarcación, el radio de visión es de los, como las olas, que quizá se suman al ni-
unos 8 km, mientras que desde un punto si- vel del horizonte, tendiendo a reducir visibi-
tuado a 50 m sobre el nivel del mar, como, lidad.
por ejemplo, desde el mástil de un buque, esta El problema del área de visibilidad ha sido
cifra aumenta hasta 26 km. extendido hoy a alturas indefinidamente gran-
Cuando los dos puntos tienen distinta eleva- des sobre la superficie terrestre por medio de
ción sobre el nivel del mar, como por ejemplo, los satélites artificiales de la tierra y otros ve-
un faro situado a 30 m sobre éste y el puente hículos espaciales. Dejando aparte el efecto de
de un barco a 20 m (fig. 1.6), la distancia de la atmósfera terrestre en la refracción y dis-
visibilidad de la luz es la suma de las dos persión de los rayos de luz, el problema queda
convertido en el de un cono aplicado a una
esfera (fig. 1.7). Se considera que el observador
está situado en el ápice del cono. Su horizonte
(límite de la visibilidad terrestre) es una cir-
cunferencia que coincide con la línea de tan-
Figura 1.6. La curvatura de la superficie de la tierra gencia de cono y esfera. El radio de este mé-
l imita la visi bili dad des de los pun tos eleva dos. todo de visibilidad puede ser calculado cuando
es determinado por trigonometría el arco equi-
TABLA 1.1

Figura 1.7. El área de visibilidad desde un satélite en


órbita aumenta con la altura sobre la tierra, como lo
indica una sucesión de conos tangentes.

Forma de la tierra; la red geográfica I 9


valente.1 El número de grados del arco es mul-
tiplicado por 111 km para obtener la longitud
del radio. La tabla 1.2, da las distancias para
diferentes altitudes, tomando un radio terrestre
de 6370 km.
La tierra como un elipsoide achatado
En 1671 un astrónomo francés, Jean Richer,
fue enviado por Luis XIV a la isla de Cayena,
en la Guayana Francesa, para que realizase cier-
tas observaciones astronómicas. Su reloj había
sido ajustado de manera tal que su péndulo,
de aproximadamente 1 m de longitud, marcaba
los segundos con exactitud en París. Al llegar
a Cayena, que está cerca del ecuador, Richer
encontró que el reloj atrasaba unos dos minu-
tos y medio diarios. Correctamente atribuyó
este hecho a una fuerza de gravedad algo me- Figura 1.8. Un corte transversal de la tierra por un
plano que contenga al eje polar tiene forma ligeramente
nor cerca del ecuador, y pronto se llegó a la elíptica. Las dimensiones de la figura corresponden al
conclusión de que este fenómeno sólo podía Elipsoide Internacional de Referencia (Hayford, 1909).
ser explicado suponiendo que la parte de la
superficie terrestre correspondiente al ecuador de la tierra es semejante a la de un globo esfé-
estaba más alejada del centro de la tierra que rico comprimido a lo largo del eje polar y li-
los lugares situados más al norte. Mediciones geramente abultado en el ecuador (fig. 1.8). Este
más perfeccionadas de tipo semejante realiza- cuerpo se conoce como elipsoide achatado o
das desde entonces han revelado que la forma elipsoide de revolución. Un corte vertical a
través de los polos es más elíptico que circu-
lar. El ecuador sigue siendo un círculo y es la
TABLA 1.2 máxima circunferencia sobre el elipsoide. El
achatamiento de la tierra se atribuye a la fuerza
centrífuga de la rotación terrestre, que deforma
a la tierra, algo plástica, hasta conseguir una
forma en equilibrio con respecto a las fuerzas
de la gravedad y rotación.
La confirmación del achatamiento de la tie-
rra se obtuvo en el siglo XVIII por el trabajo de
dos expediciones científicas enviadas bajo los
auspicios de la Real Academia de Ciencias de
París. Una de ellas se dirigió a Laponia, donde
en los años 1736-1737 midió un arco de 57'.
Al encontrar que la longitud de este arco era
mayor que la de un arco equivalente conocido
que pasaba por París, demostraron que la tierra
está algo achatada hacia los polos. Mientras, la
segunda expedición, que había partido con rum-
bo a Perú en 1735, de hecho empezó a realizar
sus mediciones en Quito, Ecuador, completan-
do la medición de un arco de más de 3 o en
1743. La longitud de un grado de arco demos-
tró ser allí menor que la de un arco equiva-
lente en Francia, y aun menor que en Lapo-
nia, con lo que se obtuvo la prueba definitiva
de la semejanza de la tierra a un elipsoide
achatado.
Redondeando las dimensiones dadas en la
figura 1.8 hasta el valor en kilómetros más
aproximado, el diámetro ecuatorial de la tierra
es de 12 757 km, mientras que la longitud del

10 / El globo terráqueo
La plomada pende
perpendicularmente
al geoide ■

Figura 1.9. La posición relativa del geoide respecto a Figura 1.10.


la del elipsoide se invierte al pasar del océano al con- A diferencia del geoide, que tiene una forma irregular,
tinente. el elipsoide es perfectamente simétrico. Las direcciones
de la plomada en los puntos A y B se cortan en M, dando
lugar a un radio terrestre demasiado pequeño. Las líneas
eje polar es de 12 714 km, con lo que la di- de la plomada en B y C se cortan en N, dando lugar a un
ferencia es de unos 43 km. El achatamiento radio terrestre demasiado grande. (Según W. A.
Heiskanen.)
del esferoide terrestre es el cociente entre esta
diferencia y el diámetro ecuatorial, o aproxi-
madamente 43/12 714, lo que se reduce a una dida de manera imaginaria tierra adentro, hasta
fracción sólo ligeramente mayor que 1/300. formar una figura continua que se conoce con
Más adelante, en este mismo capítulo, se am- el nombre de geoide. Si pudiésemos perforar
plían los detalles relativos al elipsoide terres- los continentes con canales o túneles al nivel
tre y a diversos métodos para calcular sus di- del mar que permitiesen a éste alcanzar su
mensiones exactas. nivel en el interior del continente, obten-
Usando las cifras dadas, la circunferencia dríamos el geoide.
ecuatorial terrestre es de 40 075 km. Para La presencia de una gran masa de roca
cálculos aproximados se puede utilizar la cifra sobre el nivel del mar en un continente hace
de 40 000 km. que la fuerza de la gravedad al nivel del mar
La ciencia denominada geodesia (de las pala- sea allí algo menor. En consecuencia, la su-
bras griegas que significan "dividir la tierra"), perficie del geoide, extensión ideal de la co-
que se ocupa de la determinación de la forma rrespondiente al nivel del mar, está algo más
y dimensiones de la tierra, nació de la necesi- elevada por debajo de los continentes que el
dad de determinar con precisión la naturaleza elipsoide, que se utiliza como superficie de re-
del elipsoide achatado a que se parece nuestro ferencia (fig. 1.9). En las grandes profundida-
planeta. El científico que practica la geodesia, des oceánicas, donde el agua sustituye a las
o geodesta, utiliza para conseguir sus propósi- grandes masas de rocas, de mayor densidad,
tos métodos de observación extremadamente la fuerza de gravedad a nivel del mar es mayor,
precisos, junto con determinaciones muy cui- haciendo que la superficie del geoide quede por
dadosas de la fuerza de la gravedad. debajo de la del elipsoide de referencia. Por
lo tanto, puede imaginarse el geoide como una
La tierra como geoide superficie ondulada de forma irregular (figu-
Aunque es mejor describir la forma de la ra 1.10). Puede ser descrito en función de su
tierra como un elipsoide achatado que como posición por encima o por debajo de la super-
una esfera, es preciso precisar aún más. La for- ficie del elipsoide imaginario, pero es dema-
ma de la tierra, que los geodestas están tra- siado complicado para que pueda ser descrito
tando de medir y describir, no es la configura- mediante una fórmula matemática sencilla.
ción de la superficie del suelo, ya que éste se Las distancias que hay entre el geoide y el
eleva y desciende de manera muy irregular so- elipsoide alcanzan típicamente magnitudes de
bre los fondos marinos y los continentes. La 20 a 30 m sobre los continentes. Nótese que
superficie cuya forma se busca es la correspon- estos valores son sumamente pequeños en com-
diente al nivel del mar en los océanos, exten-

Forma de la tierra; la red geográfica / 11


paración con la diferencia de 43 km entre los
diámetros polar y ecuatorial en la forma elip-
soidal.
Gran parte de las investigaciones que mo-
dernamente se llevan a cabo en geodesia están
destinadas a determinar la superficie del geoi-
de. Esto es importante porque la dirección de
la fuerza de gravedad depende de la forma de
la superficie del geoide (fig. 1.9). Puesto que
las observaciones topográficas y astronómicas
están basadas en el uso de la plomada o del
nivel de burbuja, que dan las verdaderas di-
recciones de referencia horizontales y vertica-
les, la exactitud de tales observaciones depende Figura 1.11. Un círculo máximo se obtiene cortando una
esfera mediante un plano diametral; un círculo menor,
del conocimiento del geoide. cortando la esfera por otro plano cualquiera.

Círculos máximos y mínimos


Teniendo en cuenta el estudio anterior de la
Si una esfera perfecta se divide en dos partes
forma de la tierra, en el que se determinó que
exactamente iguales mediante un plano diame-
ésta no es una esfera perfecta sino un elipsoide
tral, la intersección del plano con la esfera de-
achatado, el estudiante quizá se pregunte cómo
termina el mayor círculo que puede trazarse en
puede aplicarse correctamente las propiedades
la esfera y que se conoce con el nombre de
de los círculos máximos de la tierra. Para todos
círculo máximo (fig. 1.11). Los círculos pro-
los propósitos corrientes, incluyendo la utili-
ducidos por planos que cortan la esfera sin pa-
zación de los círculos máximos, puede tratarse
sar por su centro son menores que los círculos
la tierra como una esfera sin temor de cometer
máximos y se denominan círculos menores.
errores apreciables. En la mayor parte de los
Será de gran utilidad para el estudiante de
temas que se tratan en los capítulos siguientes,
geografía física un conocimiento adecuado de
se admitirá la forma esférica. Los valores exac-
las propiedades de los círculos máximos, por-
tos de los grados de latitud constituyen una
que entran frecuentemente a formar parte de
excepción; su estudio requiere el uso de la for-
temas globales, como pueden ser los meridia-
ma elipsoidal.
nos, la navegación, la iluminación del globo y
las proyecciones cartográficas. Podemos enun-
ciar las siguientes propiedades.
1. Siempre que un plano corta a una esfera
pasando por su centro, resulta un círculo má
ximo, independientemente de la posición del
plano.
2. Un círculo máximo es el mayor círculo
que puede trazarse en la superficie de una es
fera.
3. Sobre una esfera puede trazarse un nú
mero infinito de círculos máximos.
4. Por dos puntos dados de la superficie
de la esfera pasa un círculo máximo y sólo uno
(a menos que los dos puntos estén situados en
las extremidades del mismo diámetro, en cuyo
caso el número de círculos máximos que pue
den trazarse pasando por ellos es infinito).
Esto coincide con la ley geométrica de que
tres puntos determinan un plano, siendo el ter
cer punto, en este caso, el centro de la esfera.
5. Un arco de círculo máximo es la distan
cia más corta sobre la esfera entre dos puntos
cualesquiera de la misma.
6. Un círculo máximo corta a otro, divi Figura 1.12. Un camino de círculo máximo entre dos
diéndolo en dos semicírculos. puntos del globo se obtiene uniéndolos mediante un trozo
de cordel, tal como aparece en la fotografía.

12 | El globo terráqueo
Un campo de aplicación de los círculos máximos dedor de su eje proporciona dos puntos natu-
es la navegación y su estudio puede ser detallado rales —los polos— en los cuales está basada la
aquí. Siempre que los barcos tienen que viajar llamada red geográfica, consistente en líneas
sobre grandes extensiones de océano abierto destinadas a fijar la posición de los puntos de la
entre puntos distantes, o siempre que los superficie. La red geográfica consta de un con-
aviones tienen que realizar largos vuelos, es junto de líneas trazadas de Norte a Sur unien-
de desear, con el fin de ahorrar combustible y do los polos —los meridianos— y un con-
tiempo, seguir un arco de círculo máximo junto de líneas trazadas de Este a Oeste para-
entre dos puntos, en el supuesto, desde luego, de lelas al ecuador —los paralelos— (fig. 1.13).
que no haya obstáculos u otros factores que lo Todos los meridianos son semicírculos má-
impidan. Los navegantes emplean tipos especiales ximos, cuyos extremos coinciden con los polos
de mapas que tienen la propiedad de presentar norte y sur de la tierra. Aunque es cierto que
siempre los arcos de círculo máximo como el conjunto de dos meridianos opuestos cons-
líneas rectas. Estos mapas se conocen con el tituyen un círculo máximo completo, es con-
nombre de cartas de navegación de círculo veniente recordar que un meridiano es sólo un
máximo y se estudian de una manera más semicírculo máximo y que es un arco de 180°.
completa en el tema de las proyecciones Otras características de los meridianos son:
cartográficas. Para proyectar el camino más 1. Todos los meridianos tienen dirección
corto entre dos puntos cualesquiera basta con Norte-Sur.
unirlos mediante una línea recta sobre la carta. 2. Los meridianos tienen su máxima sepa
El alumno puede determinar fácilmente los ración en el ecuador y convergen hacia dos
caminos de círculo máximo utilizando tan sólo puntos comunes en los polos.
un pequeño globo y un trozo de cordel o de
3. El número de meridianos que puede tra
goma elástica (fig. 1.12). Puede sujetarse el
zarse sobre el globo es infinito. Así pues, exis
cordel de manera que quede acoplado estre-
te un meridiano para cualquier punto del globo.
chamente a la superficie del globo entre las
Sin embargo, para su representación en mapas,
uñas de los dos pulgares, cada una de las cua-
los meridianos se seleccionan separados por
les está situada en uno de los puntos entre los
distancias iguales adecuadas.
que se desea determinar el camino de círculo
Los paralelos son círculos menores comple-
máximo. Si se utiliza una goma elástica, puede
tos, obtenidos por la intersección del globo
observarse un círculo máximo completo; es
terráqueo con planos paralelos al ecuador. Po-
especialmente útil para puntos situados en lu-
seen las siguientes características:
gares opuestos del globo. La mayoría de los
globos presentan rutas de círculo máximo entre 1. Los paralelos son siempre paralelos en
puertos distantes de los océanos Pacífico, At- tre sí. Aunque son líneas circulares, su separa
lántico o Índico. Pueden comprobarse inme- ción es constante.
diatamente mediante el pedazo de cordel ti- 2. Los paralelos van siempre en dirección
rante. Este-Oeste.
3. Los paralelos cortan a los meridianos for
Meridianos y paralelos mando ángulos rectos. Esto es cierto para cual
El movimiento de rotación de la tierra alre- quier lugar del globo, excepto para los dos po-

Figura 1.13. A. Meridianos. B. Paralelos.

Forma de la tierra; la red geográfica / 13


Oeste. Se escribe corrientemente de la forma
siguiente: long. 77° 03' 41" W, que puede
leerse: "longitud 77 grados, 3 minutos, 41 se-
gundos Oeste de Greenwich".
Si sólo se conoce la longitud de un punto no
podemos determinar su situación exacta, por-
que el mismo valor de la longitud corresponde
a todo un meridiano. Por esta razón, puede de-
finirse un meridiano como el lugar geométrico
de todos los puntos que tienen la misma longi-
tud. Esta definición explica por qué se utiliza
a menudo la expresión "un meridiano de lon-
gitud". El hecho de que la longitud se mida a
lo largo del paralelo de latitud puede ser causa
de confusión para el alumno, pero evitará esta
confusión si se da cuenta de que, para medir el
arco situado entre un punto y el meridiano
principal, es necesario seguir hacia el Este o
hacia el Oeste a lo largo de uno de los parale-
los (fig. 1.14).
Figura 1.14. El punto P está a 50º de latitud N y a 60° La extensión real, en kilómetros, de un grado
de longitud W. de longitud dependerá del lugar donde se mida
ésta. En el ecuador puede calcularse esta dis-
los, pese a que en ellos la curvatura de los pa- tancia dividiendo la circunferencia de la tierra
por 360°:
ralelos es muy acusada.
4. Todos los paralelos, con excepción del 40 075 km
ecuador, son círculos menores; el ecuador es –––––––— =111 km. (aprox.)
un círculo máximo completo. 360 grados
5. El número de paralelos que puede tra = 69 millas terrestres (aprox.) =
zarse sobre el globo es infinito. Por consiguien- 60 millas marinas (aprox.)
te, cualquier punto del globo, con excepción Es conveniente que el alumno se aprenda de
del polo norte y el polo sur, está situado sobre memoria el valor de 1 o en el ecuador, que es
un paralelo. de 111 kilómetros, porque muchos de los
cálculos de distancias y escalas en el mapa
Longitud pueden realizarse convirtiendo grados de lon-
El sistema empleado para localizar puntos gitud en kilómetros. Otras cifras válidas para
sobre la superficie terrestre consiste en medir el ecuador son :
las longitudes de arco a lo largo de los meri- 1' de longitud = 1,85 km
dianos y paralelos fig. 1.14). Tomando el ecua- = 1,15 millas terrestres = 1
dor como línea de partida, los arcos se mi- milla marina (aprox.)
den hacia el Norte o hacia el Sur hasta los 1" de longitud = 0,030 km o 30 m.
puntos deseados. Tomando un meridiano de-
terminado o meridiano principal, como línea de
referencia, los arcos se miden hacia el Este o
hacia el Oeste hasta los puntos deseados.
La longitud de un lugar puede definirse como
el arco de paralelo, medido en grados, entre
dicho lugar y el meridiano principal (fig. 1.14).
Está casi universalmente aceptado como me-
ridiano principal el que pasa por el Observato-
rio de Greenwich, cerca de Londres, al que fre-
cuentemente se designa como meridiano de
Greenwich. A este meridiano le corresponde
longitud 0 o . La longitud de cualquier punto
dado sobre el globo se mide hacia el Este o hacia
el Oeste a partir de este meridiano, por el ca- Figura 1.15. La distancia equivalente a un grado de lati-
mino más corto. Por lo tanto, la longitud debe tud es ligeramente superior en los polos que en el ecua-
oscilar entre 0 o y 180°, tanto al Este como al dor, debido a la forma elíptica de una sección transversal
del globo terrestre.

14 / El globo terráqueo
TABLA 1.3*

A causa de la rápida convergencia de los me- Para ser muy precisos y teniendo en cuenta
ridianos a medida que nos desplazamos hacia el achatamiento de la tierra, debe admitirse
el Norte o hacia el Sur, debe evitarse el em- que un grado de latitud varía ligeramente en
plear inadvertidamente estas equivalencias en longitud desde el ecuador a los polos.
puntos excesivamente alejados del ecuador. Usando las cifras del elipsoide de Clarke de
También resulta útil saber que la distancia equi- 1866, la extensión de 1° de latitud en el ecua-
valente a 1° de longitud se reduce aproxima- dor es de 110,569 km; en los polos, de 111,700
damente a la mitad en los paralelos 60, es de- km, o sea, 1,1 km más. Un grado en los polos
cir a unos 55,5 km. es un 1 % más largo que en el ecuador. La
Latitud diferencia no es de ningún modo trivial y debe
La latitud de un lugar puede definirse como tenerse en cuenta en la confección de mapa a
el arco de meridiano, medido en grados, entre gran escala.
el lugar considerado y el ecuador (fig. 1.14). La explicación de esta variación se obtiene
Por lo tanto, la latitud puede oscilar entre 0 o observando un diagrama de obtención de gra-
en el ecuador hasta 90° Norte o Sur en los dos de latitud (fig. 1.15). A causa del achata-
polos. La latitud de un lugar, que se escribe miento de la tierra, la curvatura de la super-
lat. 34° 10' 31" N, puede leerse "latitud 34 ficie es menos acusada cerca de los polos que
grados, 10 minutos, 31 segundos Norte". Cuan- en el ecuador. Esto equivale a decir que un
do se conocen la longitud y la latitud de un círculo menor puede acomodarse a la curva-
lugar, puede localizarse éste de una manera tura más cerca del ecuador que en los polos,
exacta y precisa con respecto a la red geográ- tal como aparece en la fig. 1.15. Un sólo grado
fica. del círculo mayor tiene una extensión superior
Para casi todo tipo de fines prácticos, se a la correspondiente al círculo de menor radio.
considera generalmente que la tierra es una Por consiguiente, la longitud de un grado de
esfera y, por tanto, se toman los paralelos exac- latitud será máxima cerca de los polos y mí-
tamente equidistantes, por ejemplo, cada 10°. nima cerca del ecuador. Para obtener los va-
La longitud de un grado de latitud es casi igual lores correctos en latitudes determinadas, es
a la de un grado de longitud en el ecuador: necesario consultar tablas preparadas al efecto.
ligeramente superior a 111 km, por lo que, nor- La tabla 1.3 da las longitudes de los grados de
malmente, puede utilizarse esta cifra. latitud y longitud para diversas latitudes.

Forma de la tierra; la red geográfica / 15


Figura 1.16. Regiones del globo asignadas a cada uno de los cinco elipsoides de referencia.
(Según el Departamento del Ejército de los Estados Unidos, TM 5-241.)

Milla terrestre y milla marina les, es decir, 6076,103 pies. Por tanto, dividien-
Tanto en la navegación marina como aérea do este valor en pies por 5280, número de
se utiliza la milla marina como unidad de lon- pies que tiene una milla terrestre, llegamos a
gitud o distancia. También la meteorología de la siguiente equivalencia: 1 milla marina in-
la alta atmósfera ha adoptado como unidad de ternacional = 1,1507 millas terrestres. Para los
velocidad del viento el nudo marino, que es cálculos ordinarios, tomaremos el valor de 1,15
una unidad equivalente a una milla marina por millas terrestres (1,85 km) por milla marina.
hora. Es por consiguiente importante para el ¿En qué lugar de la tierra la milla marina
geógrafo comprender la milla marina. internacional es equivalente a la longitud de
El 1 de julio de 1954, el Departamento de un minuto de arco del esferoide terrestre? Esto
Defensa de los Estados Unidos adoptó la milla puede calcularse multiplicando primero 1,852
marina internacional, definida como exacta- por 60 (ó 1,1507 por 60), con lo que se obtie-
mente equivalente a 1852 metros internaciona- nen 111,12 km. por grado (69,04663 millas te-

TABLA 1.4*

16 / El globo terráqueo
rrestres). Luego, consultando la tabla 1.3, se
observa que esta cifra se aproxima mucho a la
longitud de un grado de latitud a 45°, que se
ha dado como 111,132 km (69,054 millas te-
rrestres), de acuerdo con el elipsoide de refe-
rencia de Clarke. Además, si se suman todos
los valores de las columnas 2.a y 3. a de la tabla
1.3 y se calcula el valor medio, se encuentra
que éste es de 111,109 km o 69,055 millas. De
estos resultados inferimos que la milla marina
internacional se aproxima mucho a la longitud
media de un minuto de latitud, es decir,
1/5400 parte de la longitud de un meridiano
entre el ecuador y el polo.

Elipsoides terrestres
Para confeccionar mapas de la superficie te-
terrestre es necesario proyectar con precisión
una red de meridianos y paralelos que consti-
tuyen el marco sobre el que se inscriben las Figura 1.17. Las cifras de la tabla 1.4 dan las longitudes
particularidades del terreno. Las longitudes de los semiejes mayor y menor del elipsoide en los dis-
tintos esferoides de referencia. (Según el Departamento
exactas de grados de latitud y longitud sólo del Ejército de los Estados Unidos, TM 5-241.)
pueden determinarse una vez se ha llegado a
un acuerdo sobre las dimensiones del elipsoide
terrestre. Desgraciadamente, no se ha utilizado las regiones para las que se han confeccionado
un conjunto de dimensiones único en todos los los mapas y establecer límites (las líneas de tra-
países. Existen cinco conjuntos de dimensiones zo grueso de la figura 1.16) que separen dichas
del elipsoide terrestre ampliamente utilizados: áreas de modo que cubran la tierra.
1) el elipsoide internacional, cuyos valores fue- Con el fin de que el estudiante pueda com-
ron calculados por J. F. Hayford del U. S. parar los cinco elipsoides, se da una tabla de
Coast and Geodetic Survey en 1909 y adopta- dimensiones en la tabla 1.4. La unidad de lon-
dos por la Unión Geodésica y Geofísica Inter- gitud que se utiliza en dicha tabla es el metro
nacional en 1924; 2) el elipsoide de Clarke de internacional, igual a 1,093611 yardas ameri-
1866, calculado por A. R. Clarke, director del canas. El semieje mayor del elipsoide, designado
English Ordnance Survey; 3) el elipsoide de por la letra a, es el radio del círculo ecuatorial
Clarke de 1880, nuevo cálculo del mismo hecho (fig. 1.17). El semieje menor, designado por la
por el General Clark; 4) el elipsoide de Bessel, letra b, tiene exactamente la mitad de la lon-
calculado en 1841 por un astrónomo prusiano gitud del eje polar.
de este nombre, y 5) el elipsoide de Everest, de El achatamiento de los polos, designado por
1830. la letra /, se define como
Para obtener un sistema unificado de mapas
militares internacionales, se divide la tierra en
zonas, cada una de las cuales se asigna a uno
de los cinco elipsoides citados (fig. 1.16). Así En esta tabla se incluye el elipsoide astrogeo-
pues, los mapas militares de América del Norte désico de 1960, cuyas dimensiones fueron com-
estarán basados en el elipsoide de Clarke de probadas a partir de datos de satélites artifi-
1866; los de Europa en el elipsoide Interna- ciales de la tierra y de otros datos geodésicos
cional; los de África Central en el elipsoide disponibles.
de Clark de 1880; los de la India en el elip- Las cifras de la tabla 1.4 podrán parecer in-
soide de Everest, etc. La razón de asignar dis- necesariamente precisas a aquellas personas a
tintas regiones a cada elipsoide estriba en que las que no sea necesario utilizar cifras tan pe-
los estudios topográficos y el trazado preciso queñas en las dimensiones del elipsoide terres-
de mapas fueron llevados a cabo durante mu- tre. Sin embargo, estos datos dan una idea del
chas décadas independientemente por cada Go- grado de precisión con el que se trabaja en
bierno, de acuerdo con determinados elipsoi- geodesia y que es necesario en muchas aplica-
des de referencia. Para una correcta utilización ciones científicas. Las diferencias entre los cin-
de los mapas existentes resulta práctico adop- co llegan hasta 1100 m para el semieje mayor
tar el elipsoide correspondiente a cada una de y hasta unos 850 m para el semieje menor.

Forma de la tierra; la red geográfica / 17