Vous êtes sur la page 1sur 6

SJ2016CV00131 24/08/2018 08:28:36 p.m.

Página 1 de 6

ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO
TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA
CENTRO JUDICIAL DE SAN JUAN
SALA SUPERIOR (905)

YALI ACEVEDO FELICIANO, ET ALS. CIVIL NÚM. SJ2016CV00131
DEMANDANTES
SOBRE:
VS ORDEN DE CESE Y DESISTA Y/O
INJUNCTION; SENTENCIA
LA SANTA IGLESIA CATÓLICA DECLARATORIA; INCUMPLIMIENTO
APOSTÓLICA EN LA ISLA DE PUERTO DE CONTRATO; IMPEDIMENTOS POR
RICO, ET ALS. ACTOS PROPIOS; DAÑOS Y
DEMANDADOS PERJUICIOS

SONIA ARROYO VELÁZQUEZ, ET ALS. CIVIL NÚM. SJ2016CV00143
DEMANDANTES
SOBRE:
VS ORDEN DE CESE Y DESISTA Y/O
INJUNCTION; SENTENCIA
LA SANTA IGLESIA CATÓLICA DECLARATORIA; INCUMPLIMIENTO
APOSTÓLICA EN LA ISLA DE PUERTO DE CONTRATO; IMPEDIMENTOS POR
RICO, ET ALS. ACTOS PROPIOS; DAÑOS Y
DEMANDADOS PERJUICIOS

ELSIE ALVARADO RIVERA, ET ALS. CIVIL NÚM. SJ2016CV00156
DEMANDANTES
SOBRE:
VS ORDEN DE CESE Y DESISTA Y/O
INJUNCTION; SENTENCIA
LA SANTA IGLESIA CATÓLICA DECLARATORIA; INCUMPLIMIENTO
APOSTÓLICA EN LA ISLA DE PUERTO DE CONTRATO; IMPEDIMENTOS POR
RICO, ET ALS. ACTOS PROPIOS; DAÑOS Y
DEMANDADOS PERJUICIOS

RESOLUCIÓN

Se encuentra ante nuestra consideración una Solicitud de recusación

respecto al juez que preside los procedimientos en este caso, Hon. Anthony

Cuevas Ramos, presentada por las codemandadas Arquidiócesis de San Juan y la

Superintendencia de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan el 23 de

agosto de 2018. En la misma se solicita que, a tenor con las Reglas 63.1(a) y 63.21

de Procedimiento Civil, el Juez Anthony Cuevas Ramos se abstenga de continuar

interviniendo en los procedimientos. Específicamente, alegan que, debido a varias

órdenes emitidas el 22 de agosto de 2018 por el Juez y el tracto procesal del caso,

procede la recusación solicitada, pues, unilateralmente, el Juez les imputó

“conducta incorrecta, el cambio del nombre de la Arquidiócesis de San Juan y de la
SJ2016CV00131 24/08/2018 08:28:36 p.m. Página 2 de 6

entidad corporativa demandada originalmente de nombre ‘La Santa Iglesia Católica

Apostólica en la Isla de Puerto Rico’, el análisis de un documento entregado por un

individuo ‘desconocido’ y considerarlo de manera ex parte como prueba para

enmendar las partes demandadas en el caso y una orden de embargo confirmada

por el Tribunal Supremo, el señalamiento que la parte demandada ‘ha dado

instrucciones específicas a la Banca’ para entorpecer o dilatar la ejecución de un

embargo sin celebrar una vista, la comunicación de la oficina del Juez Cuevas con

la oficina del abogado de la parte demandante (según señalado por la oficina del

abogado de la parte demandante) y todas las acciones y determinaciones

señaladas anteriormente que constituyen crasas violaciones a las normas básicas

de derecho procesal y constitucional NO denotan una crasa ignorancia del derecho

sino una fuerte existencia de apariencia de parcialidad que ameritan la recusación

del Juez Cuevas”.

De entrada, debemos señalar que nuestra participación adjudicativa en este

asunto está limitada a determinar si, conforme a la Regla 63.1 de las de

Procedimiento Civil, 32 LPRA Ap. V R. 63.1, existe una de las situaciones allí

establecidas que justifique ordenar la recusación de la juez que preside este caso.

Aclaramos que no es nuestra función, ni tenemos jurisdicción, para intervenir con

la facultad y el poder inherente de los jueces que presiden un caso de controlar su

sala. De igual manera, no nos corresponde pasar juicio sobre la corrección jurídica

de las determinaciones judiciales que un juez, en el ejercicio de su discreción,

tome en un caso, a menos que concluyamos que exista una conducta que

configure una de las causales de recusación contempladas en la Regla 63.1, supra.

Examinemos el marco legal aplicable a la solicitud de recusación de un juez.

La Regla 63.1 de las de Procedimiento Civil, supra, dispone:

A iniciativa propia, o a recusación de parte, un juez o jueza
deberá inhibirse de actuar en un pleito o procedimiento en cualquiera
de los casos siguientes:
a) por tener prejuicio o parcialidad hacia cualquiera de las
personas o los abogados o abogadas que intervengan en el pleito o
por haber prejuzgado el caso;

1 Esta regla dispone el procedimiento a seguir ante una solicitud de recusación.

2
SJ2016CV00131 24/08/2018 08:28:36 p.m. Página 3 de 6

b) por tener interés personal o económico en el resultado del
caso;
c) por existir un parentesco de consanguinidad o afinidad dentro
del cuarto grado con el(la) fiscal, procurador(a) de asuntos de
familia, defensor(a) judicial, procurador(a) de menores o con
cualquiera de las partes o sus representantes legales en un
procedimiento civil;
d) por existir una relación de amistad de tal naturaleza entre el
juez o jueza y cualquiera de las partes, sus abogados o abogadas,
testigos u otra persona involucrada en el pleito que pueda frustrar los
fines de la justicia;
e) por haber sido abogado(a) o asesor(a) de cualquiera de las
partes o de sus abogados(as) en la materia en controversia, o fiscal
en una investigación o procedimiento criminal en el que los hechos
fueron los mismos presentes en el caso ante su consideración;
f) por haber presidido el juicio del mismo caso en un tribunal
inferior o por haber actuado como magistrado(a) a los fines de
expedir una orden de arresto o citación para determinar causa
probable en la vista preliminar de un procedimiento criminal;
g) por intervenir en el procedimiento una persona natural o
jurídica que le haya facilitado o gestionado algún préstamo en el que
no se hayan dispensado las garantías o condiciones usuales;
h) cuando en calidad de funcionario(a) que desempeña un
empleado público, haya participado como abogado(a), asesor(a) o
testigo esencial del caso en controversia;
i) cuando uno de los abogados o abogadas de las partes sea
abogado(a) de los jueces o juezas que han de resolver la
controversia ante su consideración o lo haya sido durante los últimos
tres años, o
j) por cualquier otra causa que pueda razonablemente arrojar
dudas sobre su imparcialidad para adjudicar o que tienda a minar la
confianza pública en el sistema de justicia.

Una lectura de la solicitud de recusación presentada refleja que en la misma se

invoca los incisos (a) y (j).

La recusación de un juez es un asunto revestido de alto grado de

importancia, interés y seriedad, por cuanto la fe y la confianza de nuestro sistema

de justicia dependen en gran medida de la confianza que se tenga sobre aquellos

encargados de impartir justicia. El derecho de una parte a invocar la Regla 63 de

Procedimiento Civil, no debe ser instrumento para sustituir recursos en alzada o

cualquier otra estrategia de litigio. En Ruíz Rivera vs. Pepsico de P.R., Inc., 148

DPR 586 (1999), nuestro Foro Máximo resolvió que toda imputación de parcialidad

ha de determinarse su existencia a la luz de la totalidad de las circunstancias,

desde la perspectiva de la figura de un buen padre de familia. La incomodidad

personal o el haber resuelto en contra de una parte por sí solo no es suficiente

3
SJ2016CV00131 24/08/2018 08:28:36 p.m. Página 4 de 6

para forzar la inhibición en esta etapa. Richard Flamm, en su libro Judicial

Disqualifications Recusal and Disqualifications of Judges Conflicts of Interest, Little

Brown & Co. 1996, a la pág. 446, expresa "[i]In cases where emotions to disqualify

has been predicted solely on a judge´s ruling in a pending, prior or related

proceeding, the denial of such motions constitutes an abuse of discretion, does not

provide a legally cognizable basis that he recuse himself from presiding other

proceeding involving a party claiming to be aggrieved by such ruling; nor

constituted a judicial sanctions ground upon which a party may seek judicial

disqualifications". La parcialidad de los miembros de la judicatura nunca se

presume, sino que, por el contrario, a los jueces nos asiste una fuerte presunción

de imparcialidad y rectitud. Íd., a la pág. 573. En consecuencia, quien alegue que

existen razones para creer que un juez no actuará con la ecuanimidad que su

cargo le exige tiene el peso de así demostrarlo. Íd., a las págs. 573-576.

Los tribunales hemos rechazado la idea de que meras alegaciones sean

suficientes para impedir que un funcionario judicial descargue su deber ministerial

de entender y adjudicar los asuntos que le son asignados. La imputación de

parcialidad o prejuicio, como punta de lanza para obtener la inhibición o recusación

de un juez, tiene que cimentarse en cuestiones personales serias, no triviales ni

judiciales, es decir, una actitud originada extrajudicialmente en situaciones que

revistan sustancialidad, Ruíz v. Pepsico de P.R., Inc., supra, pues la presunción

controlante es que un juez cumplirá con los deberes de su posición, como le fueran

impuestos por juramento. Esta presunción nos impide cuestionar la imparcialidad

de un jurista a base de sus experiencias anteriores. Ramírez de Ferrer v. Marí Bras,

142 DPR 941 (1997).

La Regla 63.1 de Procedimiento Civil, supra, establece las causas de

inhibición. Para que exista prejuicio o parcialidad a los efectos de la Regla, el

prejuicio habrá de ser personal y no judicial. El prejuicio personal de un magistrado

según establecido en Nudelman vs. Ferrer, 107 DPR 495 (1978), es una actitud

extrajudicial en su origen y no una aplicación que a juicio de la parte considere

errónea.

4
SJ2016CV00131 24/08/2018 08:28:36 p.m. Página 5 de 6

Examinada cuidadosamente la moción presentada por las codemandadas

Arquidiócesis de San Juan y la Superintendencia de Escuelas Católicas de la

Arquidiócesis de San Juan, así como la totalidad del expediente, concluimos que no

existe fundamento para ordenar la recusación del Juez Anthony Cuevas Ramos de

este caso. Un examen desapasionado de la totalidad del expediente revela que las

acciones del Juez, dentro de su contexto completo, son el resultado de las

incidencias acaecidas en el caso, mayormente producidas como resultado de una

solicitud de embargo presentada por la parte demandante y la orden

correspondiente emitida por el Juez, y el contenido del diligenciamiento suscrito

por los alguaciles a quien se le encomendó poner la orden referida en vigor.

Veamos.

De la Resolución de 22 de agosto de 2018 emitida por el Juez Cuevas

Ramos se desprende que lo allí resuelto es el resultado de su evaluación de la

información que surge del diligenciamiento de la orden de embargo, lo que le fue

informado por los alguaciles del Tribunal a cargo del diligenciamiento referido y del

documento que estos recibieron durante el diligenciamiento, cuyo contenido es

parte de los documentos que se anejan al expediente y de los cuales se desprende

que el alguacil recibió un documento de parte de una de las entidades bancarias.

Así, la evidencia extrínseca a la que aluden las codemandadas Arquidiócesis de San

Juan y la Superintendencia de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan

resulta ser evidencia que surge del propio expediente del caso, la cual le fue

provista por los alguaciles del Tribunal.

El hecho de que el Juez haya considerado un documento recibido por los

alguaciles durante el ejercicio de sus funciones y resuelva conforme al contenido

del mismo no implica que tiene un ánimo prevenido en contra de alguna de las

partes. Igualmente, no procede imputarle parcialidad al Juez por el análisis que

éste realizó tomando en consideración la información provista por las partes en sus

escritos en cuanto al nombre de una de las partes demandadas. Si bien es cierto

que las codemandadas Arquidiócesis de San Juan y la Superintendencia de

5
SJ2016CV00131 24/08/2018 08:28:36 p.m. Página 6 de 6

Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan no están de acuerdo con el

razonamiento del Juez, ello no implica que procede su recusación.

En cuanto a la alegada comunicación ex parte con el Juez Cuevas Ramos,

del expediente no surge evidencia alguna de que la misma, de haber ocurrido,

haya sido, en efecto, con el Juez. El hecho de que el personal de la oficina de un

abogado indique que se comunicó con el Juez, ni es prueba de tal expresión ni

implica necesariamente que la comunicación haya sido con este. Recalcamos que

tal hecho no surge del expediente del Tribunal.

En fin, resolvemos que las codemandadas Arquidiócesis de San Juan y la

Superintendencia de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan no han

cumplido con el peso de establecer que existe prejuicio o parcialidad hacia las

mismas. Tampoco el proceder del Hon. Anthony Cuevas Ramos razonablemente

puede arrojar dudas sobre su imparcialidad. Como es sabido, las determinaciones

judiciales desfavorables no pueden ser fundamentos válidos para sostener

solicitudes de recusación por alegado prejuicio y parcialidad. De entenderlo

necesario, las partes inconformes con una determinación judicial pueden recurrir a

los remedios dispuestos en las Reglas de Procedimiento Civil aplicables.

Por los fundamentos expuestos previamente, se declara No Ha Lugar la

Solicitud de recusación presentada por las codemandadas Arquidiócesis de San

Juan y la Superintendencia de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan el

23 de agosto de 2018 y se devuelve el caso al Salón de Sesiones 904 para la

continuación de los procedimientos.

REGÍSTRESE Y NOTIFÍQUESE.

Dada en San Juan, Puerto Rico, a 24 de agosto de 2018.

F/GLORIA MAYNARD SALGADO
JUEZ SUPERIOR

6