Vous êtes sur la page 1sur 2

* Es un elemento estructural de la composición que generalmente es la repetición ordenada por

figuras, formas que producen una sensación de movimiento, dinamismo y de equilibrio.

* Hay ritmo cuando existe una ordenación determinada en sus líneas de movimiento o una
repetición armónica de una línea (ritmo lineal), una forma (ritmo formal), un color (ritmo cromático)
o un foco lumínico (ritmo lumínico o de luces y sombras). En las artes visuales.
* Cuando una pintura contiene la armonía del movimiento rítmico, la vista recorre la obra con
fluidez, dirigida ya sea por las líneas, el color, las formas o los valores tonales que han sido
ordenados por medio de ciertos esquemas.

Equilibrio
Todo se basa en los pesos visuales, es decir, aquello que más llama la atención de nuestros ojos.
Esto se basa en la psicología humana y nuestra forma de equilibrar, componen y comprender lo
que vemos.
Así pues, el equilibrio – desequilibrio visual se puede generar conociendo cómo afectan los
elementos gráficos a la psicología humana. Por ejemplo, podemos equilibrar una composición
con la repetición de los elementos visuales por todo el plano visible, de modo que, estos
elementos visuales generan una estabilidad porque hacen que el ojo se apoye gradualmente en
todos ellos, llaman la atención por igual.
Para generar desequilibrio existen muchas formas. Por ejemplo, se puede potenciar un elemento
como único y más fuerte en el plano, de modo que el resto contrasta con su existencia. Pero el
desequilibrio, en resumen, se crea cuando varios elementos se disputan la atracción de la mirada
y esto produce tensión.
Lo difícil es generar el equilibrio o desequilibrio que necesitamos con los diversos elementos
visuales que componen la imagen.
Aquí expongo ciertos tipos de equilibrio reorganizados a mi gusto y que se basan en: posición,
color, forma, textura y degradación.
Qué es proporción y sus funciones en la obra de arte

La proporción es uno de los principios de diseño con los que se organiza una obra de arte
entendida como un todo compuesto de partes relacionadas entre sí.

Esta relación entre las partes puede ser armoniosa o desequilibrada.

Cuando la obra está proporcionada, es decir existe una relación equilibrada entre sus partes, se
esta buscando la armonía matemática u óptica del conjunto, una belleza platónica basada en la
armonía característica del arte clásico.

Mientras que cuando se fuerza la desproporción de uno o varios elementos, este desequilibrio es
un recurso expresivo. Por ejemplo, en el arte egipcio las figuras dentro de una escena están
jerarquizadas siendo más grandes las más importantes.