Vous êtes sur la page 1sur 7

MODELO ECONÓMICO ACTUAL

El Perú sigue siendo un país productor de materias primas y sus ingresos provienen
fundamentalmente de su exportación. Los Grupos de Poder Económico (GPE)
nacionales y extranjeros que controlan la producción de estos productos han sido los
ganadores de la implementación de este modelo. Sin embargo, millones de peruanos
no se han beneficiado del crecimiento económico basado en la producción y exportación
de materias primas.

Según Roca (2014), en el Perú se han excluido los “sectores estratégicos”, ya que de
acuerdo al actual modelo económico, todos los sectores son iguales dentro de la
economía de mercado, no haciéndose una distinción entre los sectores agrícola ni
manufacturero. Sin embargo, el autor citado anteriormente explica que hay actividades
que generan valor y otras que no mucho, por lo que no se deben situar todos los sectores
en un mismo nivel.

Este modelo implica además, la resolución de los problemas por parte del mercado de
una forma individual, descartándose la intervención del estado. Se puede medir el
tamaño del estado de acuerdo a cuánto gasta el mismo en proporción a lo que el Perú
produce.

Se hizo una comparación entre las estadísticas de los años 90 del Banco Mundial, las
que señalaban que el Perú era el penúltimo en el mundo con gasto público de 8% de
PBI, con las de la actualidad; mostrándose un gasto público de 16% del mismo. Esto
indicaría un notable progreso para la economía del Perú; sin embargo, a pesar de haber
aumentado el gasto público del PBI, esta cifra se gasta de una manera inadecuada
produciendo que el Estado paralice su función social y tecnológica, acompañado este
proceso por la corrupción y el mal manejo de los recursos de todos. Esto resumiría las
bases del modelo económico actual, por lo se dice que hay que evitar que el Estado
crezca más, que no existan sectores estratégicos y que el mercado resuelva todo solo.
No obstante, si el mercado sigue funcionando de una manera individual no podrá
desarrollarse, ya que las empresas prefieren comprar los productos del extranjero,
ignorando a nuestros agricultores que podrían producirlos si es que estuvieran
articulados con el mercado y si el Estado estandarizara la producción, involucrando a
la universidad y a las empresas compradoras, esto sería posible.

“El modelo económico que hay que promover debe buscar una
mejor relación entre Estado y mercado. Para esto hay que tener
los ojos abiertos en vez de la mente cerrada, y ver qué
condiciones hay detrás de la economía.”

Roca, 2014

El modelo neoliberal ha traído la apertura de los mercados, apostando por la


liberalización comercial, financiera y laboral.

Ha habido crecimiento económico en estos años, pero no ha sido un crecimiento


particularmente saludable para nuestra sociedad ni ha reducido la desigualdad
persistente entre peruanos y entre regiones. No ha sido resultado de una transformación
productiva, sino de factores externos y coyunturales como los altos precios de los
minerales y de ciertas condiciones favorables de financiamiento.

En conjunto, este modelo de crecimiento es insostenible para nuestra sociedad porque,


para favorecer una mal entendida “competitividad”, se ha sacrificado condiciones
básicas para el desarrollo humano. El desarrollo significa, sobre todo, derechos y
progreso social y, sin embargo, la educación y la salud han sido descuidadas, los
trabajadores no pueden sindicalizarse porque son despedidos, y el capital nacional y las
empresas peruanas frecuentemente se encuentran en desventaja frente a sus
competidores foráneos.

Nuestra economía al parecer es una economía desnacionalizada, dominada por el


capital extranjero. Además, el crecimiento económico se ha basado en la explotación de
minerales, petróleo, pesca y bosques que ha producido deterioro ambiental y conflictos
sociales. La industria sigue siendo pequeña y el sector privilegiado, la minería, crea
pocos empleos.

¿Se quiere un cambio luego de 25 años de implantado el modelo económico neoliberal?

Según la última encuesta Pulso Perú de Datum, 3% del segmento socio económico A/B
cree que el actual modelo económico debe mantenerse igual, mientras que un
contundente 95% considera que se le debe introducir alguna modificación y hasta un
cambio radical.

INGRESO ECONÓMICO EN EL PERÚ

La economía si bien es cierto se expresa en número no deja de ser una ciencia social,
toda vez que lo que reflejan los guarismos es producto de la conducta de los hombres
en función de sus determinaciones económicas. Las variables económicas expresan lo
que el hombre es capaz de introducir, es capaz de hacer, etc., de manera que siempre
hay una variable social y humana en las variables económicas. La economía en
tiempos de crisis también tiene una expresión, crisis provocadas por los hombres o por
los fenómenos naturales como es el caso de Perú. Estas crisis se reflejan en el
comportamiento de las variables económicas. Situaciones como las provocadas por el
niño costero, que han generado pérdidas de vidas humanas o de bienes materiales,
repercuten estadísticamente en las variables económicas, se genera así una
contracción de la demanda y evidentemente de la oferta, como paso hace algunos
días con el tema del limón y otros productos alimenticios. Las presentes variables
económicas no solamente son la expresión de la conducta de los hombres, sino
también son expresión de la coyuntura por la que atraviesa el Perú, por ello en esta
oportunidad presento las cifras del comportamiento económico de nuestro país,
contrastadas con el comportamiento de otros países a nivel regional e internacional.

Según Miguel Jaramillo Baanante “reducción de la actividad empresarial del Estado y


promoción de la iniciativa privada, ha tendido a ser calificado, desde un punto de vista,
como intrínsecamente generador de desigualdades”. Con lo anterior, hay personas
que lo contrastan puesto que hay mayor competencia en los mercados, esto es un
generador de oportunidades .Asimismo el Estado está más enfocado en el área social.

Además la utilidad neta de las 34 empresas públicas que están en el ámbito del Fondo
Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe) bajó en
13% en el primer trimestre del año 2017 comparada con similar periodo del 2012.
La ganancia neta de las referidas empresas ascendió a S/. 498.8 millones (menor a los
S/. 507.5 millones del primer trimestre del 2012), y en un 42% fueron generadas por
las cuatro empresas financieras (Banco de la Nación, Cofide, Agrobanco y el Fondo
Mivivienda), mientras que el restante 58% por 30 empresas de diversos rubros.

SECTOR MINERIA

Carlos Casas, ex viceministro de Economía y actual director del Centro de Estudios


sobre Minería y Sostenibilidad de la Universidad del Pacífico comenta que:
“La minería tiene una presencia importante en el país. Genera un gran impacto en el
resto de la economía”. Puesto que es una de las actividades más accesibles en
nuestro país.

En el Perú, el número de personas cuyo sustento se basa en la actividad minera es de


2.519.520, de las cuales 125.976 obtienen empleo directo, 503.904 empleo indirecto y
1.889.640 personas dependen de los trabajadores, informó el ministerio de Energía y
Minas de Perú (MEM). Esta nos genera oportunidades de trabajo en diferentes
profesiones u oficios.

SECTOR AGRICULTURA
La agricultura en el Perú, ha sufrido importantes cambios en los últimos 50 años,
pasando de ser una agricultura concentrada en grandes haciendas en la década de los
cincuentas y sesentas, a un proceso de reforma agraria que se iniciara en 1969 y
culminara en 1976, que luego desembocó en un proceso de parcelación que atomizó a
la agricultura nacional (en la década de los ochenta) todavía protegida por el aparato
público. A inicios de los noventa se produjo un cambio estructural en la economía,
luego del proceso de reformas que se iniciara en esos años, que retiró la protección
que tenía la pequeña agricultura y liberalizó los mercados, incluyendo el mercado de
tierras.

En este nuevo contexto, la agricultura logró desarrollarse, pero principalmente, por el


“boom agroexportador” promovido por la explotación de grandes extensiones de tierra
en manos de grandes grupos económicos. La agricultura hoy en día es fuente principal
de ingresos de 2.3 millones de familias que representan el 34% de los hogares
peruanos; genera aproximadamente el 7.6% del Producto Bruto Interno (PBI), teniendo
un peso en la producción regional que oscila entre el 20% y el 50% (excluyendo Lima).

En los últimos años la agricultura ha mostrado gran dinamismo, promovida por el


desarrollo de la agro-exportación (la cual creció a un ritmo de 14.5% anual desde el
año 2000). Sin embargo, la agricultura ha crecido a un ritmo menor que la producción
nacional (3.74% frente a un 4.4% del total de la economía), lo que ha devenido en una
reducción de su peso relativo en la producción nacional.

SECTOR TRANSPORTE EN EL PERU

Con respecto al sector transporte no ha habido un desenvolvimiento como en otros. El


sector servicios tendría una expansión de 4,8% en el 2016 y 4,9% en el 2017,
impulsado por una estimada mayor dinámica de la economía tras la recuperación de la
demanda interna, la inversión privada y sectores productivos como manufactura y
construcción, precisó el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la
Cámara de Comercio de Lima.

Asimismo este avance del sector servicios se explicó por la expansión del subsector
administración pública y defensa (4,7%) debido a los mayores proyectos en los
sectores educación, salud, justicia, Ministerio Público, defensa, producción, entre
otros.
También el sector transporte, almacenamiento, correo y mensajería aportará al avance
del sector servicios, que en lo que va del año creció en 3,5% sustentado en el
incremento en el transporte de carga por carretera, así como el transporte por vía
acuática y aérea.

Según Peñaranda, para el año 2017 el sector servicios seguiría avanzando alentado
por la gradual recuperación que experimentará la demanda interna, sustentado en el
crecimiento, aunque aún lento, del consumo privado y en la inversión privada que irá
paulatinamente alcanzando un mejor ritmo de crecimiento en la medida que se avance
en la reducción de regulaciones, trabas y barreras burocráticas, a la par con la
simplificación de los procesos para concretar concesiones, APP y obras por impuestos
y atender oportuna y adecuadamente los conflictos sociales.

¿CUÁNTO CRECERÁ ESTE AÑO LA ECONOMÍA PERUANA?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revelado su pronóstico de crecimiento de la


economía peruana para el 2017 con una proyección de 3.5%, como resultado de los
problemas relacionados con el fenómeno de El Niño y los temas de corrupción que
surgieron con el caso Odebrecht .

Luego de la reciente reducción de la tasa de referencia del Banco Central de Reserva


del Perú (BCRP), que ahora se encuentra en 4.00%, se espera que este año se reduzca
en un punto con la finalidad de estimular por el lado del canal monetario a la economía
peruana. Por otro lado, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ha lanzado un
paquete de estímulo de gastos e impuestos que deberían permitir la recuperación del
nivel de actividad.

Asimismo, los gastos de reconstrucción por desastres naturales llegarían recién para el
siguiente año, siempre y cuando el Estado pueda ejecutar los proyectos de la manera
más eficiente a través de los mecanismos que ha diseñado el MEF.

En ese sentido considero que una proyección de 2% es prudente como pronóstico de


crecimiento del PBI, esperándose un rebote para el 2018 debido a la aceleración del
gasto público destinado a la reconstrucción del país.

NECESITAMOS CRECER MÁS

En un entorno donde las economías emergentes siguen desacelerándose debido a


problemas de ejecución de la inversión pública y deterioro de los términos de
intercambio, el crecimiento de la economía peruana se encuentra dentro de las top 5 en
la región Latinoamericana.

Sin embargo, necesitamos crecer a más de 3.5% con la finalidad de reducir el


desempleo y las brechas de ingresos que existen en el país. Actualmente, tenemos 6
millones de personas que viven en pobreza y si queremos entrar al club de OCDE, que
es el de los países desarrollados; y sacarnos la etiqueta de país emergente aún nos
falta mucho camino por recorrer.