Vous êtes sur la page 1sur 4

UNIVERSIDAD MAYOR DE

SAN ANDRES FACULTAD


DE CIENCIAS SOCIALES
CARRERA DE TRABAJO
SOCIAL
TEORIA E HISTORIA DE TRABAJO SOCIAL-CURSO DE VERANO

SÍNTESIS SOBRE EL TRABAJO SOCIAL COMO PROFESION Y COMO DISCIPLINA

1) PROFESION.- Es profesión por su identidad histórico doctrinal , una formación


académica que la habilita para actividad especializada en el campo de la intervención
social , cuenta con reconocimiento legal y la sociedad legitima su accionar al interior de
las políticas sociales.
Organizado gremialmente, posee unos cuerpos de normas éticas para su quehacer
profesional. Y lo profesional implica una serie de características:

- Un cuerpo de conocimientos sistemáticos, en general enseñados en la universidad.


- Un saber hacer practico, derivado de sus conocimientos.
- Un código deontológico que regula las relaciones entre profesionales y los usuarios.
- Una organización interna que ejerce autoridad sobre el ejercicio de la profesión y que
desarrolla una cultura profesional (congresos, coloquios, revistas y publicaciones
diversas).
- Un reconocimiento público de la naturaleza profesional de la actividad producida (en
particular la prohibición del ejercicio paralelo de la profesión; el reconocimiento jurídico, en
ciertos casos del secreto profesional).

PERFIL PROFESIONAL
El perfil profesional, como parte del conjunto disciplinario, no es estático: en tanto en
disciplina se encuentra en constante apertura al enriquecimiento de su estatuto teórico
con el desarrollo de la capacidad de profundizar el conocimiento sobre el objeto y
expandir alternativas de respuesta frente al mismo. El dinamismo es parte intrínseca de la
profesión y por tanto el perfil tiene una dimensión socio-histórica, como histórico científica.
El perfil profesional se construye sobre la base del encargo social fundamental, el mismo
que es complementado por la dinámica del mercado profesional que se configura a partir
de la demanda institucional y social. Contiene aquello en la dimensión de la situación
presente pero lo trasciende por su misma contextualización societal y su dimensión
esencial de historicidad. Una disciplina y su expresión en un perfil profesional se organiza
sobre las bases constitutivas de orden societal e histórico, en sus múltiples dimensiones
sociales, políticas, económicas, culturales; es parte de la necesidad del ordenamiento
social y factor de aporte constructivo en el ámbito cognitivo y de respuestas sociales a la
realidad con referencia, en nuestro caso al problema social –bienestar social. Desde este
enfoque no se basa en la demanda coyuntural del mercado, sino en la capacidad de
proyección de las necesidades históricas del desarrollo social, a las cuales responden los
objetivos de formación profesional. Normalmente el perfil profesional es comprendido y
asumido como un conjunto de competencias y actividades que un profesional debe
cumplir con arreglo a un sistema disciplinario que comprende un cuerpo de
conocimientos, de procedimientos, de instrumentos, de destrezas habilidades y de un
código ético, conforme al cual se generan capacidades de desempeño profesional y
expectativas sociales e instituciones respecto a su cumplimento.

ETICA Y PRINCIPIOS PROFESIONALES


La profesión de Trabajo Social que basa su acción en un profundo respeto por el ser
humano, encuadra su ejercicio profesional en un marco ético que testimonie su
compromiso profesional y personal, acorde con su delicado rol tanto a nivel de las
personas, instituciones como de la comunidad.

Son principios del Trabajo Social:

- La autonomía, comprendida como el valor por el cual los individuos y grupos tienen el
derecho de gobernar sus propias vidas y por tanto, el trabajador social impulsa asistiendo,
orientando o capacitando para que aquellos se concretice a nivel de sus condiciones de
vida, promoción, desarrollo, etc.

- La libertad y solidaridad, como principios que orientan a un trabajo social que aboga y
labora por corregir situaciones de desprivilegio o represión en que puedan encontrarse
individuos y grupos de la sociedad. Lo hace porque busca la práctica de la solidaridad y
desprecia la desigualdad y la injusticia.

- La no discriminación, tanto a nivel de género, color, raza, religión, creencias políticas u


otras diferencias. Por tanto, los trabajadores sociales están obligados por este principio a
trabajar con cualquier persona que solicite sus servicios.

- El respeto a los derechos humanos, sean estos individuales o de grupo. Esto supone
además que en situaciones de violación a los mismos está obligado moralmente a
denunciar dichas infracciones amparándose incluso en el propio gremio y sus principios.

- La protección a la integridad de los usuarios, referido al derecho que estos tienen de


conocer los detalles de conocer los detalles su propio caso y el deber
del Trabajador Social de la discreción y/o el secreto profesional cuando las situaciones así
lo ameriten.

- La cooperación con los usuarios, principio dirigido a que la contribución a la resolución


de los problemas de los usuarios, se efectivice en el marco de sus propios intereses, su
cooperación y la del profesional. Supone también real participación, donde los usuarios
deberán estar siempre informados tanto de los riesgos como de los beneficios que
emerjan de las acciones que se encaren y en consecuencia puedan tomar las decisiones
más aconsejables.

- La autodeterminación, tanto profesional como del usuario, minimizando el uso de la


obligatoriedad, fomentando las decisiones conscientes y en los casos donde la
obligatoriedad sea forzosa, por ejemplo por cuestiones legales, proceder a la explicación,
a la ponderación cuidadosa de los beneficios que ello acarreará, etc.

- El principio de responsabilidad individual, por el que el Trabajador Social toma


decisiones de acuerdo con las pautas éticas, independientemente de que como gremio se
fomente aquello e incluso, de que su organización profesional o aquellas de formación lo
promuevan

2) DISCIPLINA
Es disciplina porque sus saberes provienen tanto de fuente interdisciplinar, como su
propio desarrollo teórico-conceptual y, metódico, en torno a su objeto, la sistematización
de sus prácticas y producción bibliografías.

El Trabajo Social es una disciplina de las Ciencias Sociales que busca el conocimiento y
la intervención social en el problema social, que no pueden ser entendidos sino en su
profunda raigambre en la realidad social, que le otorga un carácter situacional y
multidimensional, en una permanente tensión y relación intrínseca con el bienestar social,
expresándose como un campo de conflicto y de contradicciones permanentes que
impregnan la intervención social. Como disciplina científica se fundamenta en un estatuto
teórico y a sistemas normativos, valóricos y procedimentales que responden a una misión
y fines sociales que permiten organizar la identidad profesional de acuerdo a la necesidad
y demanda social.

OBJETIVO
Conocer, explicar científicamente y contribuir a la prevención y resolución del problema
social que enfrentan los diferentes sectores de la población, procurando la cobertura de
sus necesidades para la consecución del Bienestar Social, orientando la acción
profesional hacia aquellos sectores poblacionales que debido a las condiciones
estructurales y coyunturales, confrontan con mayor agudeza los problemas sociales.

OBJETO DEL TRABAJO SOCIAL


El objeto de intervención es parte de un proceso de construcción histórico- social que se
genera en el desarrollo de la dinámica social, el mismo encuentra su constitución en la
relación sujeto social- necesidad social- reproducción social como expresión particular de
la cuestión social.
En este contexto se define como objeto de Trabajo Social, en el escenario de la realidad
social, al Problema Social, que es entendido como toda situación que plantea obstáculos,
impedimentos al desenvolvimiento social de las personas, grupos sociales, comunidades,
en el proceso de lograr su bienestar social y de crear las condiciones para la reproducción
social.
Surge en un contexto social determinado. Su generación, agudización, expansión, e
impacto, solo es explicable y encuentra sentido en la realidad social en la que se
desenvuelven los sujetos sociales en su cotidianeidad y en la dimensión coyuntural y
estructura, que da lugar a procesos sociales, relaciones sociales y situaciones sociales
concretas que provocan diferentes grados de daño social.