Vous êtes sur la page 1sur 3

CENTRO INAH MORELOS 443

Noviembre 21, 2010

S U P L E M E N T O C U L T U R A L

German List Arzubide : entre 1

la Revolución mexicana,
MAFUENIC y Sandino
Ricardo Melgar Bao Elvira y al año y medio nací yo. los jefes de los trabajadores. La nista, y fue él quien me llevó
Recuerdo que para que no me primera vez que lo sentí fue le- al Partido. Hasta entonces yo
picaran las moscas, me acosta- yendo un poema de un anarquista había sido anarquista, tanto que
De anarquista a comunista2 ban en la caja del dinero y me uruguayo, Ángel Falco, que se mi libro Plebe está  dedicado a

Y
tapaban; se puede decir que yo llama “Al rugir de las horcas de la memoria del anarquista Ri-
o soy de una familia de la pequeña burguesía, dormía en un colchón de plata. Chicago”. Falco hizo la historia cardo Flores Magón. El instinto
aunque mi padre era de hecho un trabajador, un Cuando vino la Revolución, a mi en verso de los ahorcados en revolucionario comienza siendo
obrero ferrocarrilero. Desde entonces, los obre- papá lo mandaron como jefe de Chicago y me conmovió profun- de protesta y la protesta es el
ros ferrocarrileros eran una especie de elite entre los talleres a Tierra Blanca, Ve- damente. Entonces quise saber anarquismo. Tanto es así que
los trabajadores, ganaban muy buenos sueldos. racruz, y nos dejo solos. Pero en- qué había pasado, y averiguar‚ en la entrada del Museo de la
Mi bisabuelo alemán vino a México con su esposa y dos hijos. tonces nosotros teníamos botes qué‚ era el 1º de mayo.3 Revolución de Moscú hay una
Su esposa murió de lo que se llamaba en Veracruz vómito negro o llenos de pesos de plata enterra- La primera vez que pronun- estatua de un individuo que está
fiebre amarilla. Mi abuelo falleció repentinamente poco después de dos en un corral. En ese tiempo cié‚ un discurso en público fue recogiendo una piedra para lan-
quedarse con sus dos hijos. Entonces los dos hijos se quedaron al cui- de gran pobreza, sacábamos los en una manifestación obrera del zarla. Esa es la actitud con que el
dado de una familia de Orizaba que los adoptó. Allí crecieron y uno pesos para irlos cambiando. Yo 1º de mayo. Me sumé a la mani- hombre comienza a defenderse,
de ellos, Francisco, se perdió en crecí dentro de ese ambiente. festación y cuando hubo oportu- pero claro, venían los cosacos,
las guerras de México. El otro, papá tomó un contrato para en- Mi mamá  era extraordina- nidad me treparon allí y pronun- les tiraban la piedra y los otros le
Felipe, era mi abuelo, quien se derezar los durmientes de acero riamente revolucionaria por ins- cié mi primer discurso junto con tiraban con la espada. Entonces,
casó con una mujer de Orizaba; que se enchuecaban con el peso tinto; lo era a pesar de que creció los obreros y ya no me separé de el instinto de protesta es una ac-
de esta unión nació mi papá. de los trenes. Ideó unas máqui- en un ambiente católico. Mi papá ellos. Cuando lo del movimiento titud primaria.
En aquellos días de luchas nas para enderezarlos. Así ganó fue un librepensador; no tenía estudiantil de Puebla y lo del
intestinas en el país, mi papá  mucho dinero. Tenía una caja ninguna religión. Mi mamá se bastonazo, yo ya formaba parte Con la bandera de Sandino
ingresó a trabajar en los talleres de metal que la llenaba hasta la adaptó a la vida de él y respetaba de la Confederación de Obreros
del ferrocarril. Era un hombre mitad con pesos de plata. mucho sus creencias. Así creci- Textiles. Cuando me golpearon, La primera vez que fui a un con-
extraordinariamente capaz y nos mos, en un ambiente de libertad los obreros quisieron asaltar la greso lo hice como miembro del
contaba de sus ascensos. El jefe Señas y marcas de la de ideas. Entonces yo, creo que universidad, que entonces se lla- Partido Comunista. Se trataba
del taller, que era estadounidense Revolución Mexicana por instinto, comencé a sentir maba Colegio del Estado. del II Congreso Anti-imperialista
una vez ordenó que se hiciesen la necesidad de ser revoluciona- Yo me hice militante del Par- Mundial, en Frankfurt. Los del
unos agujeros en unas placas Pronto mi papá se fue a trabajar rio, pero no me sentía obligado tido Comunista aquí, en la ciu- Comité Central me propusieron
para no se‚ qué‚ trabajo. Enton- como jefe de los talleres a Pue- a vestir como la demás gente. dad de México. Entré en con- a mí. Entre ellos estaban Hernán
ces llamó al oficial y este hizo bla, y se casó con una mujer de Yo nunca sentí la necesidad de tacto con Gómez Lorenzo, que Laborde y Valentín Campa. La
una tazadera, que es un cincel allí. Primero nació mi hermana contacto con los que no fueran era miembro del Partido Comu- segunda vez que fui a un con-
con un mango como el de un greso fue porque los sindicatos
martillo, con el cual marcaba de trabajadores de la enseñanza
el centro y ponía la tazadera, me lo propusieron. Yo trabajaba
golpeaba y le iba dando vueltas en la Secretaría de Educación y
para que se hiciera el agujero, además era profesor de literatura
pero este se iba agrandando. En- infantil, que es mi especialidad,
tonces el gringo le dijo a mi papá  fuera de los cursos de literatura
que se ocupase del trabajo. Mi general. Entonces era secretario
papá ideó ponerle un centro y de educación Gonzalo Vásquez
mandó hacer un punzón y abajo Vela, quien ayudó para que yo
de éste lo que se llama la contra, fuera a ese evento. Recuerdo
de suerte se metía la placa po- que los del partido me buscaron
niendo abajo la contra y encima para que hablase con el general
el punzón y con un golpe le hacía Francisco J. Múgica, que era
el agujero, limpio y rápido. De secretario de comunicaciones, a
repente llegó el gringo y se sor- ver si otros delegados podrían
prendió; dijo: “este es un trabajo recibir ayuda para ir a ese con-
de lujo”, y ascendió a mi papá greso. Yo les dije: es más fácil
inmediatamente. Al irse los grin- que Gonzalo Vásquez de una
gos, los mexicanos se quedaron ayuda mayor a que el general
como jefes de los talleres. Múgica ayude, porque este úl-
Entonces mi papá ganaba un timo era reacio a ciertas cosas.
sueldo tan extraordinario para Finalmente, Vásquez Vela nos
aquellos días que nosotros creci- dio una ayuda mayor.
mos en un ambiente de pequeña Cuando llegué‚ a Nueva York
burguesía y hasta de riqueza. Mi 
el tlacuache 443 Domingo 21 de noviembre de 2010 Domingo 21 de noviembre de 2010 el tlacuache 443

Esbozos de una
 más cerca del anarquismo que de dieron alguna otra comisión para Lorenzo, hermano de un revolu- un aventurero. Hurwitz también
me recibió un chileno de nombre otras posiciones. En fin, fue por que siguiese en Jalapa. Lo que más cionario que vivió mucho tiempo pertenecía al Socorro Rojo.
Armando Zegrí4, éste se quedó eso que chocaron entre ellos mis- hacía el Partido Comunista era agi- en Cuba y que tenía el apellido de Esteban Pavletich también era
en Nueva York, por cierto. Tenía mos y se expulsaron unos a otros. tar, agitar mucho. Aprovecharse de la madre. Este hermano se manejó, un refugiado peruano, anduvo por

construcción ideológica
como esposa a una famosa baila- Las expulsiones dentro del partido ciertos momentos, así como este cuando llegaron las tropas de Fidel aquí, lo conocí poco. En cambio,
rina. Luego puso un restaurante y eran diarias. Expulsaron a Hernán de Sacco y Vanzetti, para lanzar a Cuba, como representante del me acuerdo mucho de Julio Cua-
se dedicó a escribir. Vivía de re- Laborde, quien hizo mucho por el consignas, lanzar a un paro a los director del periódico Gramma. dros Caldas, porque se quedó en
citar poemas. Escribió una novela partido. Laborde cuando fue dipu- obreros, cosas así. Pero no había Manos Fuera de Nicaragua Puebla. Era un alcohólico com-

de la Revolución Mexicana
que se llama El último decadente y tado llevó la bandera de Sandino y trabajo de organización. (MAFUENIC) estuvo integrada pleto, esa era su desgracia. Escri-
luego fue reportero en la II Guerra la puso en la tribuna durante una En México el que organizó el por gente del Partido Comu- bió un libro con el título de México
Mundial, cuando se inició la avan- sesión del Congreso. Socorro Rojo fue Gastón Lafarga; nista. Entre ellos estaban Jacobo Soviet, y otro que se llamaba El co-
zada estadounidense sobre las islas Cuando regresé de Rusia me ese era un seudónimo, su verdadero Hurwitz, que era un refugiado pe- munismo criollo en los que contó

a través de Claridad
del Pacífico. encontré con que el Partido Comu- nombre era Antonio. La misión del ruano que vino a dar aquí. él y cosas que vio. Como documentos
Al llegar al Congreso Anti-im- nista estaba ya en la ilegalidad. To- Socorro Rojo era ayudar a los que todos los refugiados extranjeros que dan testimonio de aquellos
perialista de Frankfurt, en 1929, dos en Jalapa se habían escondido, caían en poder de la justicia. Re- que conocían la situación de ese días son bastante importantes, muy
me recibió un alemán que se quedó habían desaparecido. Entonces, el cuerdo que nosotros caímos con país se afiliaron. Casi todos los que importantes. Uno de esos libros me
con la bandera que había tomado coronel Tejeda me dijo: “¿quiere motivo de un mitin que hicimos estuvieron en MAFUENIC eran interesa porque allí se refiere a mis
Sandino. Aquel era Secretario Ge-
neral del Partido Comunista Ale-
usted dar unas pláticas de lo que
ha visto en Rusia?” Le dije que
en la casa de Sor Juana Inés de la
Cruz, que fue el convento donde
miembros del partido o simpati-
zantes del mismo.
luchas contra Salvador Díaz Mirón
y publica la carta que redacté ata-
Ninguna revolución de cuantas se han
mán. Un orador extraordinario y sí. Al día siguiente, cuando me ella estuvo y que más tarde se con- Por ese tiempo me pidieron cándolo. Esos libros relatan la in- operado en este siglo, tiene para los pueblos
muy capaz. presenté a dar la primera plática, virtió en un cabaret. En ese cabaret que me saliera del partido, porque fancia del partido, cuando éste era
Recuerdo que en Frankfurt co- los comunistas repartieron unas nosotros hacíamos reuniones. Allí decían que tenía ciertos resabios un grupo ambiguo, heterogéneo, de América la significación que encierra
nocí a muchos estudiantes y con Germán List Arzubide, Ramón Alva de la Canal, Maples Arce, Leopoldo hojitas donde decía que Germán estábamos aquella noche en que anarquistas y que mejor me acep- donde había muchos intelectuales. y propulsa la Revolución Mexicana. Ella
un grupo de ellos fui a Rusia. Allí Méndez y Arqueles Vela, 1925 List Arzubide era un traidor. A raíz nos llevaron presos a la jungla, nos tarían como simpatizante. No me A José C. Valadés lo conocí mu-
me enteré de que había llegado de eso envié una carta a Hernán tuvieron un buen rato cautivos y expulsaron, me aceptaron como cho. Fue anarquista pero después se encierra la ansiedad de justicia social y de
un grupo de representantes de los
estudiantes de América Latina; dos
corrido la noticia de la bandera.
Me alojaron en el mejor hotel.
que recorrí la Unión Soviética.
Díaz Ramírez fue a estudiar a la
Laborde y le conté que el Partido
Comunista en Jalapa estaba for-
casi al amanecer nos soltaron. Mi
hermano habló con Bassols y éste
un simpatizante, pero casi todos
fueron miembros del partido.
hizo comunista, luego gobiernista
y no se cuántas cosas más. Era un
libertad, latente a través de cuatro siglos, en
eran de la Argentina y un tercero, Posteriormente me tocó asistir a URSS para ver qué se estaba ha- mado por una ralea de esclavos su- con el Presidente, así nos soltaron. Hurwitz8 fue a dar a la Unión tipo muy simpático, muy agradable, que el choque de dos mundos cruzaron su
brasileño, entonces nos unieron. un congreso por la paz en Ginebra. ciendo allí y a su regreso contarlo a blevados. Entonces no había razón. Pero a los pocos días me volvie- Soviética en la época en que yo buen escritor. Cuando yo era anar-
El argentino y yo hablábamos es- A este congreso llevé la represen- los miembros del Partido. Cuando Así se acusaban unos a otros, de la ron a llevar a dar un discurso con estuve allí, enviado por el Partido quista anduve con Valadés. Luego destino para forjar un mundo nuevo.1
pañol y el otro portugués, pero nos tación del sindicato de los profe- regresó se encontró con un partido manera más injusta, más arbitraria motivo de las cenizas de Mella, y Comunista. Hurwitz en el fondo lo encontré en Los Ángeles traba-
entendíamos perfectamente. sores, al lado de María del Mar, sectario y tuvo serios enfrenta- y más terrible. entonces me volvieron a apresar. era también un aventurero. Y les jando en un periódico de allí. Él me
Los de la Unión Soviética qui- esposa de un tal Benítez que escri- mientos; sucedieron muchas cosas, La lucha era personal, muy vio- Apenas caímos presos nos defen- voy a decir una cosa que me hizo llevó a trabajar en ese periódico, Perla Jaimes Navarro otras corrientes de pensamiento, contribuyó en la
sieron que viajáramos juntos con bió un libro de versos que se tituló y creo que hasta lo expulsaron. Me lenta. No era una lucha de ideas en dió un grupo de abogados que se en la Unión Soviética. Yo pasé con donde estuve una temporada. Por conformación del Partido Aprista Peruano.3 Repre-

D
un traductor, un guía, que por cierto Gesta de Hierro. Otilia Zambrano consta que había ido, enviado por la que se dijera por qué nosotros interesaban por intervenir en estas la bandera tomada por Sandino y la ese entonces Valadés se comenzaba senta a los dirigentes de los distintos frentes revo-
fue una mujer de nombre María, iba también como delegada de las el Partido Comunista, a estudiar, a estamos con Trotski y ustedes es- cuestiones. Entre ellos figuraban entregué a los comunistas en Ale- a orientar hacia el comunismo. Aquí urante las primeras décadas del lucionarios como los salvadores del campesinado y
que nos llevó por diversas partes mujeres, asimismo nos acompa- ver, a traer. Y su mujer, que era una tán con Stalin, o viceversa. Fue unos hermanos Zapata Vela, muy mania. Un día me encontré con un ayudó a la creación del Partido Co- siglo XX, la influencia de los mo- el proletariado. Por ejemplo, Francisco I. Madero es
del país. Luego leí en el periódico ñaba un grupo de los electricistas profesora con afanes revoluciona- una lucha de facciones. conocidos, quienes inmediatamente retrato de Hurwitz, quien sostenía munista. Después regresó a Estados vimientos políticos y sociales, que considerado el “apóstol revolucionario, el presidente
que iban a realizar una película so- liderado por Breña Alvites. rios, lo ayudaba. El Partido Comunista siempre se lanzaron a la tarea de ponernos la bandera y debajo de él había un Unidos y allí vivió como periodista. manifestaron el descontento en que mártir de la revolución”.4 Las temáticas que aborda
bre la vida de ella. Qué lástima no Ese evento fue organizado por Esa profesora se fue a vivir con estableció lo que podríamos llamar en libertad. En ese grupo también letrero que explicaba la lucha que él Luego se metió de secretario par- vivía la mayoría de los pueblos respecto a México y su revolución versan sobre
recordar su nombre completo; esta la Sociedad de las Naciones. Tengo su marido a la Unión Soviética. Un una férrea disciplina, para que si al- estaba Enrique González Aparicio. había para pasar la bandera. Ese era ticular de Padilla, el secretario de latinoamericanos, se vio reflejada en la producción cuestiones agrarias, obreras, políticas, artísticas,
mujer estuvo casada con el anar- un folleto en el que aparecen todos día salió a hacer algo en Moscú en guno se movía un poco más allá de Aquella noche, de las cenizas Jacobo Hurwitz, yo lo conocí bien, Relaciones Exteriores. de revistas y periódicos intelectuales que daban poniendo a México como ejemplo de modernidad
quista español que mató a Eduardo los discursos que se pronunciaron pleno invierno y se perdió, porque lo que ellos consideraban que era de Mella estaban depositadas en testimonio de la similaridad de situaciones y pensa- ideológica y a su revolución como una proeza en
Dato5, un político también español. en Ginebra, incluido el mío. Yo ha- en lugar de tomar el tranvía de re- la línea del partido, sin más ni más una urna que fue llevada para que Notas: mientos en regiones remotas. Revoluciones como la defensa del obrero, víctima de explotación, y de la
Antes, unos reaccionarios habían blé en nombre de América Latina. greso al hotel, como no sabía ruso, darles duro y fuera, expulsión. le rindiéramos homenaje con nues- 1. 1898-1998. Poeta y revolucionario mexicano adherido a la ideología Rusa, la China, la Cubana y la Mexicana significaron riqueza nacional, acaparada por la burguesía y el
matado a unos representantes so- A mi regreso platiqué con el gene- tomó otro y se extravió. Y en ese tros discursos. Pero como la poli- maderista. Se unió a la lucha revolucionaria mexicana, en 1910, cuando un modelo a seguir en muchas luchas e ideologías, capital extranjero.
cialistas españoles. Frente a eso, ral Cárdenas6 sobre la posibilidad tranvía la gente la rodeaba y le hacía La marea anti-imperialista cía ya andaba detrás de nosotros los hermanos Aquiles y Máximo Serdán murieron al ser atacados por mismas que dominaron gran parte del siglo XX. En palabras de Fernando Leon de Vívero:
los socialistas y anarquistas es- de que tuviésemos aquí una repre- preguntas, y ella nada más decía, para quitárnosla, la cambiamos, las tropas del general Porfirio Díaz. Combatió en las fuerzas de Venus- De entre estas, la de México tiene un lugar pri- “La revolución mexicana avanza, camina. No
pañoles se vengaron matando a sentación del congreso de la paz “mexicana, mexicana”. La llevaron Cuando lo de Sacco y Vanzetti yo y se llevaron una urna vacía. La tiano Carranza bajo las órdenes del coronel Gabriel Rojano. En 1920, fue mordial, no solo por ser la primera revolución del retrocede ni se estanca. Los obstáculos que surgen,
Eduardo Dato. Este anarquista se para continuar haciendo trabajos. a una comisaría o algo así y la regre- estaba en Puebla. Hubo una gran que tenía las verdaderas cenizas de forzado a huir durante la rebelión dirigida por Álvaro Obregón en Agua siglo pasado, sino por el influjo que tuvo sobre los las piedras que pretender entorpecer el paso ascen-
fue a la Unión Soviética, donde lo Más, por diversas circunstancias, saron a México por vía diplomática. manifestación popular para pedir Mella fue enviada a Cuba y parece Prieta. Militó en el Partido Comunista mexicano y en organismos tales movimientos políticos y sociales en nuestro conti- dente, no pueden detener ya la marcha definitiva
recibieron a pesar de ser anarquista. esto nunca se llevó a cabo. En esos Creo que Manuel Díaz Ramírez se la libertad de Sacco y Vanzetti. En que allí se quedaron. como la Liga Anti-imperialista y Manos Fuera de Nicaragua (MAFUENIC). nente. Tendemos a ver a nuestra Revolución desde de este movimiento auténtico, que no ha importado
Allí se casó con María. Él huyó de días, el general Cárdenas expropió encontró en una posición un poco esa ciudad pronuncié un discurso Nos llevaron presos porque ha- Fue el portador de la bandera estadounidense que conquistó Sandino una esfera local, como si no hubiera sido más que un consignas ni etiquetas de Europa, para la solución de
España llevándose a un pequeño el petróleo y se vio en la necesitad incómoda, porque no sabía ruso. frente al cónsul de Estados Unidos. bía consigna contra los comunistas. ante el II Congreso Anti-imperialista Mundial realizado en Frankfurt, movimiento exclusivamente nacional y cuyos efec- sus problemas.
hijo suyo, al cual María atendió de venderlo al Japón. Gracias a que se conectó con algu- Éste se asomó al balcón y entonces En esa batalla contra nosotros se en 1929. Entre sus obras destacan: Plebe (1925), Esquina (1925), Mueran tos no se dejaron sentir en otras latitudes. En pocas Esta lección que nos da México es una prueba
después y se quedó con él cuando nas gentes rusas que hablaban un le increpé, le dije que nosotros había especializado un polizonte de los gachupines (1926), El movimiento estridentista (1926), Emiliano Zapata ocasiones nos detenemos a pensar en el impacto que evidente de que la revolución antiimperialista en
el anarquista regresó a España y se La mano de hierro del Partido poco de español, la encontró. representábamos a los obreros de apellido Sotomayor, a tal grado que (exaltación) (1927), El viajero en el vértice (1927), Lenin, un técnico de la como primera revolución del siglo XX –y además Indoamérica está en marcha…”5
mató en un accidente. Eso de los trotskistas, creo que México protestando contra el cri- usaba nuestras mismas palabras. revolución social (1929). la primera de nuestro continente- pudo tener en el Tradicionalmente no consideramos que la revolu-
Luego me separé del grupo. Yo ingresé al Partido Comunista en fue cosa de gentes que querían men que se quería cometer contra Le llamaba “filoso” a El Machete. 2. Entrevista realizada el mes de noviembre de 1978 en la resto de América Latina. Su papel como inspiradora ción mexicana haya tenido una influencia más que
Me asignaron otro traductor, un 1927. En él hubo muchas contra- organizar mitotes, dar molestias dos revolucionarios. Decía: “ustedes son los que forman 3. Ángel Falco 1882-1933) Escritor anarquista uruguayo. Militar de ideas de los movimientos libertarios latinoamericanos se nacional. Lo cierto es que tuvo gran preponderancia
muchacho que había vivido en la dicciones y luchas internas, tantas a otros dentro del partido. Pero Después me fui a Jalapa. Allí parte del grupo del “filoso””. libertarias. Dirigió las revistas Proteo (1916-1917) y La raza (1917). Es autor ha dejado de lado. Sin embargo, las huellas de este en muchos intelectuales latinoamericanos. Revistas
Argentina y que hablaba más ar- que por eso se separaron unos y quien más molestó a todos fue fui profesor de la preparatoria y El Socorro Rojo se formó con de los dramas El hombre de la quimera (1911) y Héroes humildes (1922). movimiento se dejaron sentir a lo largo de todo el como Claridad dan un claro testimonio de que esta
gentino que español. Él me sirvió otros. Los odios entre las gentes del José Revueltas. Revueltas fue, más además secretario encargado de la gentes que estaban listas para acu- Escribió también diversos poemas: Cantos rojos (1906), Garibaldi (1907), siglo pasado. Y continúan sintiéndose. lucha armada traspasó nuestras fronteras. Esto no
de traductor en Moscú y luego me partido eran terribles, las acusacio- que ninguna otra cosa, un anarqui- dirección. Cuando recibí la noticia dir en defensa, por la vía legal, La vida que canta (1910), La leyenda del patriarca (1911), Troquel de fuego: Así lo reflejan un gran número de revistas y pe- significa que no solo se destaque su sesgo positivo.
acompañó a Leningrado. De ahí nes monstruosas, y a veces injustas, zante. Dicen, y no lo dudo, que de que iban a fusilar a Sacco y de quienes caíamos presos. Todo bocetos en rojo sobre la tragedia, 1915-1916 (1917), El Hombre Quimera: riódicos intelectuales que circularon en varios países Así como se le reivindica, también se reconoce las
salí en barco rumbo a Alemania. como aquellas denuncias contra siendo un chamaco se dedicó mu- Vanzetti, empezamos a agitar a la eso del Socorro Rojo se desbarató Homenaje a Chaves (1919). de Latinoamérica durante buena parte del siglo XX. grandes fallas y asuntos que este movimiento no re-
En Frankfurt fue donde icé la quienes supuestamente se hacían cho a leer acerca de la vida de los opinión pública, se hablaba mucho cuando el general Cárdenas llegó 4. Armando Zegrí (1899-1972), escritor chileno vanguardista. Su verdadero Entre estos destacamos Claridad. Tribuna del pen- solvió o dejó inconclusos, como la cuestión agraria,
bandera, y luego viajé otra vez a la espías al servicio del imperialismo santos y que se sintió muy atraído de esto. Los obreros organizaron al poder, porque hubo una especie nombre era Armando Céspedes. En los años 20 del siglo XX se adhirió al samiento izquierdista, revista argentina fundada por la explotación de la clase obrera, el rezago femenino,
URSS por Polonia, que en ese en- gringo, o cosas así, terribles. por la cuestión cristiana y la vida una manifestación en Jalapa. Allí de simpatía hacia nosotros. Tanto movimiento estridentista mexicano. Fue corresponsal de las Naciones Antonio Zamora, publicada entre 1926 y 1941 y que, para la que no representó cambio alguno en su con-
tonces estaba en poder de los famo- Conocí a un militante que fue a de sacrificio de los santos que se había un gran movimiento revo- así que la mayoría nos casamos, Unidas y corresponsal de la revista Ercilla en Estados Unidos. Cuando al igual que otras de su tipo presentaron en sus pá- dición de exclusión.
sos coroneles, totalmente dominada dar a la Unión Soviética y parece entregaban a las fieras. Parece que lucionario. Había una fábrica que de hecho ya no había lucha ni Germán List Arzubide lleva la bandera tomada por Augusto Cesar Sandino ginas –entre otros temas- una visión de la recepción
por la reacción. Crucé por una espe- que allí se hizo trotskista; lo persi- toda su vida fue arrastrado por se llamaba “El Dique” que llegó represión. Cárdenas nos dejó ac- al Ejército Norteamericano en la batalla del Chipote, Zegrí le da hospe- del movimiento revolucionario mexicano. Notas:
cie de puerto de tierra a donde lle- guieron y lo tuvieron preso. Cuando una emoción de sacrificio. Hasta a tener un número muy grande de tuar y si no nos ayudaba, cuando daje en Nueva York y cuelgan la bandera en la ventana del hotel. Entre Claridad se ocupaba de temas relacionados con 1. Víctor Raúl Haya de la Torre, “Antiimperialismo y
gaba el tren polaco. Era una especie llegó aquí ya venía muy enfermo y el último momento declaró que él comunistas. El Partido Comunista menos veía con cierta indiferencia, sus obras destacan: La risa del dragón (1921), El último decadente (1925), La el arte, la literatura, y la política, prevaleciendo el APRA”, Citado en: L.L.A. “México, nuestra revolu-
de gran plaza donde por un lado y murió al poco tiempo. Cuando yo había animado a los estudiantes en Jalapa llegó a tener fuerza. o hasta con simpatía. Las organi- mujer antiséptica (1942), La gran experiencia del Pacífico (1947). los temas sociales. En su momento representó el ción”, Claridad, Año 18, núm. 335, Buenos Aires, mayo
por el otro había fuerzas armadas ar- visité la Unión Soviética ya había en el movimiento del 68. Casi se Decidí llamar a los estudiantes zaciones fueron perdiendo así vio- 5. Eduardo Dato Iradier (1856-1921). Político conservador español, repre- medio de expresión por excelencia de la corriente de 1939, pp. 20-22.
tilladas que se estaban observando: habido una batalla entre trotskis- acusó él mismo para ir a dar a la de la preparatoria y les expliqué lencia y actividad revolucionaria. sor del anarcosindicalismo en Barcelona. . Fue asesinado en 1925 por los de izquierda argentina. Destacaba en la mayoría de 2. Ferreira de Cassone, Florencia, Índice de Claridad.
los polacos y los rusos. tas y estalinistas. Por ese entonces cárcel. Tenía cierto sentido del lo que Sacco y Vanzetti, y los Ya no había necesidad de eso. anarquistas Pedro Matehu, Juan Casanellas y Luis Nicolau sus temas la llamada revolución social y política, así Una contribución bibliográfica, Ed. Dunken, Buenos
Entonces nuestro tren llegó Diego Rivera, que era miembro del martirio. Y parece mentira, pero convoqué a la movilización. En Recuerdo que todavía en la 6. Lázaro Cárdenas del Río (1895-1970), fue presidente de México de 1934- como el rechazo a las dictaduras, el militarismo, el Aires, Argentina, 2005.
hasta la mitad de ese lugar y se partido, se hizo trotskista. hay muchas personas a las que la tarde, el director de educación época del gobierno del general 1940; destacó, entre otras acciones de gobierno, por la reforma agraria y la imperialismo estadounidense y el clericalismo.2 Así, 3. Arriola, Juan Carlos, “El proceso evolutivo del
bajó el maquinista, y todos los En la Unión Soviética me en- les gusta, que los demás las vean me llamó por teléfono y me dijo: Abelardo Rodríguez, cuando ha- creación de los “ejidos” en el agro mexicano; por la nacionalización de los la Revolución Mexicana se insertó en el pensamiento Aprismo”, APRA en Claridad, Año 14, núm. 288, Bue-
demás retrocedieron hasta la línea contré a Manuel Díaz Ramírez7 como sacrificadas por el pueblo. “¿Usted hizo esto?” “Sí, señor”, cíamos mítines en la calle nos recursos del subsuelo, en especial, del petróleo y por haber brindado asilo de esta revista, en la que varios de sus escritores de- nos Aires, abril de 1935. Origen y política del Aprismo,
polaca. Avanzó la gente rusa, tomó acompañado por una profesora, Revueltas fue siempre un rebelde le respondí. “¿Por qué lo hizo?” caían los soldados y nos golpeaban. político a los exiliados españoles durante la guerra civil. jaron registro de la influencia que el pensamiento y p. 26.
el tren y siguió. Mientras tanto, Cuca Rodríguez, que había sido dentro del Partido Comunista y le “Porque era mi obligación llevar En esa época apresaron a un grupo 7. Secretario general del Partido Comunista Mexicano, participó en 1921 en los pensadores mexicanos ejercieron en ellos, dando 4. L. Guezala Gochi, México, Vanguardia de Hispano-
unos y otros se observaban como si muy revolucionaria. Yo conocía a creó muchas dificultades. a los estudiantes a la lucha.” Y me y lo trasladaron a las Islas Marías. el III Congreso de la Internacional Comunista, donde tuvo una entrevista paso a sus propias ideologías. américa, Claridad, Año 17, núm. 328, Buenos Aires,
fuesen a iniciar una batalla. De allí Díaz Ramírez desde México, había- El Partido Comunista fue du- dijo: “pues queda usted cesado”. Yo estuve a punto de ir. Entre los con Lenin respecto a la persecución hacia los anarquistas en México. En Claridad se vislumbra a México y su Revo- agosto de 1938, pp. 23-25.
fui hasta Moscú. Los rusos me re- mos sido muy buenos amigos. En la rante mucho tiempo muy sectario. El Gobernador, que era Tejeda, que fueron estaban José Revueltas, 8. Para una biografía completa se puede consultar la página http://www. lución como ejemplo, como punto de partida para 5. Vívero, Fernando León de: “México y el Petróleo”
cibieron muy bien, como huésped URSS, él me puso en contacto con Esa gente no entendía bien las no quiso contrariar al que me ha- Miguel Velasco, un periodista es- pacarinadelsur.com/home/figuras-e-ideas/50-jacobohurwitz-semblanza- la definición de sus movimientos y exigencias. Claridad, Año 17, núm. 325, Buenos Aires, mayo de
de honor, me dieron flores. Había algunas personas de allí, con las cosas, era muy cerrada. Estaban bía cesado y no recuerdo si me pañol de nombre Rosendo Gómez de-un-revolucionario-latinoamericano Incluso el pensamiento revolucionario, junto con 1938, pp. 65-70.
el tlacuache 443 Domingo 21 de noviembre de 2010

Cien años después

En imágenes, la Revolución
invade todo México
T
estimonios de una guerra. Fotografía de la maras surianas. El orozquismo.
Revolución Mexicana, exposición que se Los “colorados”; La Decena Sedes simultáneas de esta exposición
presentará simultáneamente en 29 museos Trágica y el huertismo. Foto-
del país, a partir del 18 de noviembre y grafiar la reacción; La invasión 1. Museo de El Carmen, Ciudad de México
hasta febrero de 2011, se plantea como una a Veracruz. Milicia e imáge- 2. Museo Regional de Aguascalientes
reflexión visual-testimonial “no sobre los revolucionarios, sino sobre nes; El villismo. Un caudillo de
los revolucionados”, los seres anónimos a quienes les tocó vivir y la cámara; El convencionismo. 3. Museo Regional de Chiapas
padecer éste que fue el primer alzamiento social del siglo XX. Presencia revolucionaria y El 4. Museo Regional de la Laguna, Coahuila
El historiador de la imagen, John Mraz, retoma esta expresión del constitucionalismo. El registro 5. Museo Regional de Guanajuato,
escritor mexicano Luis González y González, para manifestar el hilo de la victoria. Alhóndiga de Granaditas
conductor de la exhibición bajo Cada uno de estos episodios 6. Museo Regional de Guadalajara, Jalisco
su curaduría y organizada por el de las Revoluciones de México fue capturado por una gran va- 7. Museo Regional Cuauhnáhuac, Morelos
Instituto Nacional de Antropolo- y de Fundación Televisa, des- riedad de fotógrafos entre quie-
gía e Historia (INAH-Conaculta), tacó Lourdes Herrasti, coordi- nes se pueden citar: Samuel Ti- 8. Museo Regional de Nayarit
en la que mediante 145 imáge- nadora nacional de Museos y noco, Antonio Garduño, Manuel 9. Museo Regional de Nuevo León, Ex-Obispado
nes, casi todas ellas inéditas, se Exposiciones del INAH. Ramos, Gerónimo Hernández, 10. Museo Regional de Puebla
revela también el papel: de juez y El recorrido visual abarca de Armando Salmerón, Cruz Sán- 11. Museo Regional de Querétaro
parte, que los fotógrafos jugaron 1910 a 1920, y deja en claro chez, Eduardo Melhado, Igna- 12. Museo Regional Potosino
durante la gesta civil. la devastación ocurrida durante cio Medrano Sánchez, Jesús H. 13. Museo Regional de Sonora
“Mi principal interés, en tér- una década; se calcula que entre Abitia, los hermanos Cachú, la
minos de contar la Revolución 2.0 y 3.5 millones de mexicanos agencia de Heliodoro J. Gutié-
14. Museo Regional de Tlaxcala
por medio de fotografías, es res- murieron como consecuencia de rrez, y en un caso hasta ahora 15. Museo Regional de Yucatán, Palacio Cantón
catar la experiencia de la vida la Revolución. Por ejemplo, el poco conocido, la primera fo- 16. Museo de la Revolución en la Frontera, Ciudad Juárez
cotidiana y brindar una visión de público podrá observar tomas de tógrafa vinculada a este alza- 17. Museo Ecatepec, Casa de Morelos, Estado de México
cómo se puede representar este refugiados huyendo de la Ciudad miento, Sara Castrejón. 18. Museo Histórico de Acapulco, Fuerte de San Diego
momento histórico sin recurrir de México durante los hechos de Al respecto, John Mraz 19. Museo Histórico del Oriente de Morelos, Cuautla
necesariamente a los retratos de la Decena Trágica. abunda que “la concepción ge-
los caudillos o de otros persona- Imágenes del horror también neral es que la fotografía de
20. Museo de Guadalupe, Zacatecas
jes más conocidos. son las filas interminables de la Revolución fue realizada por 21. Centro INAH Campeche
“Al mismo tiempo, otra de personas en espera de comida los fotoperiodistas, y no, ellos 22. Centro INAH Durango
mis preocupaciones es desmi- y agua, el Bosque de Chapulte- prácticamente no salieron de la 23. Centro INAH Tabasco
tificar la figura de Agustín Víc- pec talado debido a la escasez Ciudad de México. ¿Quiénes hi- 24. Centro INAH Veracruz
tor Casasola como ‘El fotógrafo de combustibles como el car- cieron la fotografía?, yo diría que 25. Centro INAH Hidalgo
de la Revolución’, de modo tal bón, los verdaderos niños de la fueron fotógrafos profesionales, 26. Centro Cultural Nuevo Laredo
que se descubren muchos nom- Revolución: los huérfanos, así pero de provincia.
bres más que cubrieron la larga como hombres y mujeres que se “Básicamente tenemos fotó- 27. Centro Cultural Palacio Clavijero, Morelia
guerra civil comprometidos con vieron impulsados a sobrevivir grafos de estudio que se vincu- 28. Centro Cultural Santo Domingo, Oaxaca
diferentes facciones”, comenta uniéndose a los diferentes gru- lan con las diferentes causas, 29. Casa de Cultura de Gómez Palacio, Durango
John Mraz, académico de la Be- pos armados. por ejemplo, Cruz Sánchez es
nemérita Universidad Autónoma Con la intención de dar ma- zapatista, al igual que Sara Cas-
de Puebla (BUAP). yor énfasis a la imagen captada, trejón. Los hermanos Cachú se cluyen documentos filmados en ciclo de cine en el que destaca
Las impresiones (en blanco y 36 fotografías están acompaña- unieron al villismo. La Revo- formato de cine durante la Re- la proyección de la trilogía de
negro, estándar y panorámicas) das por “testimonios” o anéc- lución no sólo ‘jalo’ a la gente, volución Mexicana. Estos frag- Fernando de Fuentes sobre la
que componen Testimonios de dotas seleccionadas por el in- también la gente se vio empu- mentos (con duración de seis Revolución: El prisionero 13, El
una guerra —exhibición estruc- vestigador John Mraz. En este jada a tomar partido”. minutos y subtítulos a la usanza compadre Mendoza y Vámonos
turada por la Coordinación de sentido, sobresale la cita de un Finalmente, Mraz —autor del de los noticiarios de la época) con Pancho Villa. Cabe men-
Museos y Exposiciones— proce- general huertista que vio a Fran- libro Fotografiar la Revolución son propiedad de la Filmoteca de cionar que la reciente remas-
den en su mayoría de la Fototeca cisco Villa “desplomarse” ante Mexicana. Compromisos e ico- la UNAM y fueron restaurados terización de estas cintas fue
Nacional de INAH, destacando la sentencia de su ejecución, nos, que publicará en breve el por el INAH. resultado de un convenio entre
su más reciente adquisición: el posteriormente el “Centauro del INAH— concluye que el pro- También, de manera especí- el INAH y la UNAM a través de
Fondo Hoffman-Brehme. Norte” contradijo esta versión blema para comprender las imá- fica para esta muestra, se integró su Filmoteca.
Otras colecciones y acervos aludiendo que “lloraba de rabia” genes de esta guerra, es que la un programa musical titulado So- Otro apoyo para el recorrido
que se integran a esta exposi- por desconocer los motivos de explicación ha tenido un carácter nidos de la Revolución, que es- de Testimonios de una guerra,
ción, son los procedentes de la su condena. mítico, “que Agustín Víctor Ca- tará compuesto por 33 pistas de en dicho recinto del DF, será el
BUAP, de las universidades Na- Los núcleos temáticos de la sasola hizo todas esas fotos”. diversos géneros musicales que uso de audioguías con pluma
cional Autónoma de México y exposición son: El Porfiriato. La exhibición de Testimonios recrean esa época centenaria. interactiva, dispositivo que per-
Panamericana, del Archivo Ge- Del estudio a la calle; El made- de una guerra estará acompa- Para el caso particular del mitirá disfrutar y tener mayor
neral de la Nación, del Instituto rismo. Hacia una fotografía de ñada, en sus 29 sedes, de dos Museo de El Carmen, en la Ciu- información sobre los conteni-
Nacional de Estudios Históricos guerra; El zapatismo. Las cá- materiales audiovisuales que in- dad de México, se organizó un dos de la muestra.

Organo de difusión de la comunidad del Centro INAH Morelos


Coordinación editorial
Consejo editorial de este número:
Eduardo Corona Martínez Luis Miguel Morayta Mendoza Ricardo Melgar Bao
Paul Hersch Martínez Hortensia de Vega Nova
Gilberto López y Rivas Rafael Gutiérrez Yáñez Coordinación de producción:
Matamoros 14, Acapantzingo, Cuernavaca, Morelos Ricardo Melgar Bao Norberto González Crespo Luis Sánchez García
tlacuache.morelos@gmail.com
www.lajornadamorelos/suplementos/el-tlacuache El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de sus autores