Vous êtes sur la page 1sur 126

Tabla de contenido

Sinopsis
Por el autor
Prólogo
Capítulo Uno
Capítulo Dos
Capítulo Tres
Capítulo Cuatro
Capítulo Cinco
Capítulo Seis
Capítulo Siete
Capítulo Ocho
Capítulo Nueve
Capítulo Diez
Capítulo Once
Capítulo XII, Capítulo
XIII, Capítulo XIV,
Capítulo Quince
Capítulo XVI Capítulo
XVII Capítulo
Dieciocho del
Capítulo XIX,
Capítulo Veinte

Capítulo Veintiuno
Capítulo Veintidós
Capítulo Veintitrés Sobre
el autor
Libros disponibles a partir de trazos en negrita libros
Sinopsis

¿Es realmente demasiado tarde para ser feliz? Eso es lo joven abogado Alex Harris encuentra a sí misma preguntando mientras estaba casado con su
esposa camarero, Beth. Desde hace varios años, Alex misma ha renunciado a una relación mediocre, sintiéndose condenada por los votos
matrimoniales que ya ha tomado. Pero todo cambia cuando ella entra en un pequeño café una tarde y se encuentra con Michelle Masters. A medida
que su amistad florece, el matrimonio de Alex se desmorona a su alrededor, y se ve obligada a cuestionar la única vida que ha conocido. Se los votos
será suficiente para mantenerla, sin importar las consecuencias? ¿O será que, finalmente, tener una oportunidad en el felices para siempre?
Tiempo mismo la próxima semana
Traído a usted por

libros electrónicos de Movimientos intrépidos Books, Inc.


http://www.boldstrokesbooks.com

libros electrónicos no son transferibles. Ellos no pueden ser vendidos, compartidos o cedidos, ya que es una violación de los derechos de autor de esta obra.

Por favor, respetar los derechos de autor y no presente acción.


Tiempo mismo la próxima semana
© 2015 Por Emily Smith. Todos los derechos reservados.

ISBN 13: 978-1-62639-389-9 Este libro electrónico

es una publicación de grandes rasgos Books, Inc.

PO Box 249
Valley Falls, Nueva York 12185 Primera

edición: mayo de 2015

Se trata de una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son producto de la imaginación del autor o se utilizan de
manera ficticia. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, establecimientos comerciales, eventos o lugares es pura
coincidencia.

Este libro, o sus partes, no puede ser reproducida en cualquier forma sin permiso.

créditos
Editor: Shelley Thrasher
Diseño de producción: Stacia Seaman cubierta del
diseño de Gabrielle Pendergrast
Por el autor

La búsqueda de tiempo para

siempre en la misma la próxima semana


Para Jillian, gracias por ser mi felices para siempre después de
PAG ROLOGUE

Soy un cliché, sentado en un café rodeado por diques, la lectura de historias de El Mejor romántico lesbiano, Todavía en rústica hecha
jirones mientras estoy inmerso en un mar de lectores electrónicos y ordenadores. Las mujeres aquí son todos más fresco que yo, cada uno que
emana de su propia especie de cadera porque, con gafas de montura gruesa y gorros de lana que no tienen nada que ver con el aire cálido de
la primavera al aire libre. Son más fresco, sí, y en casi treinta años, que también parecen ser alrededor de un siglo más joven que yo también.
No he estado aquí desde que rompí con Tory-también conocida como la relación más insignificante en la historia del mundo lésbico. Y no desde
que Beth y yo hemos estado casados, tampoco.

Casado-lo que es un concepto ridículo. No lo hice sensación casado. No. Todavía siento mucho lo mismo licenciatura de tres años de edad de veinte
que solía romper corazones izquierda y derecha cuando estaba aburrido o listos para pasar a la siguiente tarea. Y, sin embargo, no estoy rompiendo
corazones más. Al menos no todavía.
Lo que más recuerdo de mi boda a Beth es el calor. Fue noventa y cinco grados en las costas de la meca gay de Provincetown, y la brisa marina
estaba haciendo absolutamente nada para aliviar la película de sudor que forman debajo de mi camisa de vestir blanca. Esperé con mis padrinos de boda
“” un montón de Butches en estibadores negros, tratando de mantener mi ritmo cardíaco de despegar. Y, mientras estaba de pie delante de Beth, toda mi
atención fue a permanecer consciente. El día de tu boda debe ser de fantasía y romance y vivieron felices para siempre después. Y tal vez la nuestra era.
Pero de alguna manera, a lo largo de los años, “felices para siempre después” se ha convertido en “todo el tiempo que podemos soportar.”

Pero cada vez más difícil de soportar. Estoy cada vez más inquieto, ya un ritmo mucho más rápido de lo que había imaginado. Cuando
propuse, el día de Navidad, Beth y yo sólo había estado saliendo durante unos ocho meses. Su madre, que me quería, estaba encantado de que
habíamos decidido sentar cabeza, y aún más encantado que había recogido a su hija. Su padre, un áspero y caer el tipo de cuello azul, tenía su
parte de las reservas. Pero cuando estalló el diminuto anillo, símbolo de intercalación de media, y ella dijo que sí, y lloré, nada de eso importaba.
Lloré lágrimas grandes descuidados. Las lágrimas que parecía decir: “Estás haciendo lo correcto, Alex.” Las lágrimas no significan una mierda.

Cuando ella entra, yo soy tres páginas profundas en la historia de un carpintero que seduce a una madre soltera. Es alta, con el pelo largo que
fluye, el castaño que rebota contra su espalda mientras ella hace su camino hacia la mesa para dos que estoy ocupando.

“¿Te importa?”, Se pregunta, claramente, haciendo un gesto hacia el asiento vacío frente a mí. “Es bastante completo aquí.” “Por supuesto que
no.” La miro fijamente durante al menos treinta segundos antes de que ella torpes ojos la portada de mi libro abierto. “Soy abogado,” digo, a la
defensiva, como si eso de alguna manera excusa el placer de leer en mi mesa.

“Soy Michelle.”
do CAPÍTULO O nordeste

Cuando entrevisté a la escuela de leyes, hace casi siete años, el decano de la universidad me pidió que le dijera sobre el momento en que
supe que quería ser abogado. Me dio alguna respuesta practicada por la injusticia legal en Siria que había basado libremente en una Dateline epi
pero la verdad era, que había tenido esos momentos. La vida es tan rara vez se define en días sueltos o eventos podemos señalar -aquellos AHA
momentos que se supone que cambiar todo. Pero ese día, el día que conocí a Michelle, que era uno de ellos.

Me encontré de nuevo en la cafetería dique a ejecutar de la ciudad por segunda vez esa semana. Era sábado, y yo había dicho a mi esposa,
Beth, que necesitaba para terminar un trabajo sobre un caso de una anciana que había resbaló en Red Bull en un Walmart. Si no lo hiciera, le dije, yo
nunca haría pareja. Los dos sabíamos que la única asociación que estaría haciendo en el corto plazo era la que formé con el barista en el Starbucks
que llenó las órdenes del stand de café para mí. Además, este lugar estaba lleno de ruidosos adolescentes (así, adolescente para mí) lesbianas,
inconformista que conversaban violentamente sobre las fechas y las partes y el feminismo, mientras sorbían mochaccinos por las mesas de billar. No
sabía exactamente lo que estaba haciendo allí de nuevo. Pero trabajando en el caso de Red Bull de Eleanor Cohen ciertamente no lo era.

Yo no había sido capaz de dejar de pensar en la chica de principios de semana. Era cierto, definitivamente no era la primera vez que me
había ocupado por la contemplación de la forma de otra persona o caderas giraron labios se movieron. Más a menudo que me ha gustado
admitir, esas eran las cosas que me consiguió a través de mi matrimonio. Pero éste, Michelle, ella se quedó conmigo, que ofrece algo más que
una distracción momentánea de mi relación ampollas.

Michelle andado en a las 2:15 pm, que lleva un cabo púrpura blusa lo que pude dejar de notar n't cayó justo por debajo de la parte superior de
sus pechos. Una falda lápiz de lana se abrazó las caderas curvilíneas y la cintura recta, y un par de zapatos negros hacía aún más alto que la última
vez que la había visto, que era realmente también la primera vez que la había visto. Ella debe haber cogido mi mirada, porque se ofreció una
pequeña sonrisa y se abrió paso entre la multitud y hacia mi mesa para dos.

“Ningún libro hoy?” Ella sacó la silla roja coincidentes frente a mí.
“Hoy no,” dije con una sonrisa, con la esperanza de recuperar sólo una pizca de carisma sabía que había tenido hace sólo unos pocos años. En aquel
entonces, pude encanto mi camino en los pantalones de casi todo el mundo. Tenía todas las líneas de la derecha, los movimientos correctos. Por otra parte, yo
también era un idiota completo. Creo que había cambiado algo de mi machismo en para un toque de caballería. "Yo estoy trabajando hoy."

“Trabajar en un sábado?” Sin preguntar, ella agarró la carpeta de manila delante de mí marcada C ONFIDENTIAL y la
abrió.
“Eso es um ...”
"¿Confidencial? Sí, puedo leer también.”Ella miró por encima de la carpeta de mí, con los ojos brillantes y con confianza, y algo dentro de mí se
despertó.

Volví el martes, en bicicleta los cuatro cuadras de la firma con la esperanza de encontrarse con ella de nuevo. Michelle era más tarde de lo que había
sido el sábado, y yo mirado por ella cada minuto después de las 2:15, como si su elegante atuendo de Banana Republic tenía que significar que era el tipo
de chica a mantener un horario estricto de café. Lo que me hizo pensar que incluso estaría de vuelta? Demonios, incluso podría contar el número de veces
que había estado allí en
una mano. Por lo que sabía sobre ella, era un fuera de Towner, visitando una hermana o primo, accidentalmente tropezar en el
establecimiento más alegre Northwood en busca de una buena taza de café. Estúpido. Y lo que haría yo si ella regresó, de todos modos? El
anillo en la mano izquierda era la pesada ancla que me mantuvo de ir demasiado lejos en el mar. Las cosas con Beth había sido duro durante
más tiempo de lo que podía recordar. Quizás estaba solo.

Yo ya estaba a mitad de mi hora de almuerzo designado, mascar sin pensar en el último bocado de mi panecillo mientras miraba a la
puerta, cuando finalmente entró. Esta vez, ella estaba envuelto en batas de hospital, un estetoscopio púrpura colgando de su cuello.

Luché contra la urgencia casi visceral para saltar de mi asiento y de las olas como un idiota, pero ella ya estaba haciendo su camino a mí.

“Usted no se va a tirar de mi silla para mí? Eh. Tomé por un caballero “, dijo, sentada a mi lado.

“Yo ... uh ...”


“Oh, Alex. Sabes que eres muy linda cuando estás nervioso “.
Flirteador. En los últimos años, ni siquiera estaba seguro de que lo habría reconocido, no importa sabido qué hacer con él. Pero allí
estaba. Tan evidente como la sonrisa estupefacta que se hizo cargo de mi cara cuando dijo mi nombre. Durante veintiocho años había sido
Alex o Al, o Allie Wallie (que era una mamá y sus amigos del puente), pero nunca tuvimos que oí mi nombre suena del todo así. Cuando
Michelle lo utilizó, en especial la primera vez, fue como escuchar un nuevo lenguaje. Una reservado sólo para mí. Uno que hizo que mis
mejillas arder y mis palmas sudor.

“Por lo tanto, usted es un abogado?” Está bien, vamos a ver si el tercer intento de responder a ella es un encanto.
"Sí. Bueno ...
técnicamente.”‘Significado?’
“Significado,” dije, recuperando alguna versión de la confianza que por lo general llegó rápidamente a mí, “Soy una especie de asistente legal en este
momento. Pasé por el bar y todo. Pero el mercado laboral ...”
“No se preocupe por ella. Tengo un amigo que pasó la barra y se está vendiendo perfumes en Macy. Eres joven. Un montón de tiempo."

“¿Qué tan joven es lo que cree que soy?”


“Suficientemente que es completamente aceptable que todavía está haciendo sándwich joven tiene una duración de hombres de mediana edad con
el peine en off.” Ella mostró sus bellos dientes blancos a mí. los dientes de Beth eran siempre un poco torcida. “Pero la edad suficiente para casarse.” Se
pasó el pulgar a través de la alianza de oro en la mano. El ancla.
“Discutible”, murmuré.
Mi matrimonio no era algo que normalmente disfrutaba discutiendo con completos extraños. O en absoluto, en realidad. Incluso si éste lo hizo hacer un
par de pantalones de matorral vea como el sueño húmedo de un paciente.
"Oh por favor. Usted Butch lesbianas son todos iguales. No se puede confirmar, incluso cuando hay un anillo en el dedo.”‘Esa es una gran
generalización terrible, ya que casi no me conoce.’Pero no había nada frío en mi tono.

“¿Es que la amas?” A pesar de su falta de tacto era una especie de adorable. “Me casé con
ella, ¿verdad?” “Eso no es una respuesta”.

“Bet? Estoy en casa.”Nuestro apartamento deprimente era exactamente eso-monótona. pena de platos sucios tres días se apilaron en y alrededor del
fregadero de la cocina, por lo que muchos no se puede creer los dos de nosotros vivimos allí. El accesorio de luz del techo era demasiado tenue, varios de los
bulbos que necesitan ser reemplazados. El suelo de baldosas había recogido más que digno de unas pocas semanas de las bolas de polvo y suciedad y el
desorden de correo basura sin abrir, y
cajas de cereal vacías tomaron en el mostrador.
Jed, de Beth Maine Coon, me recibió en la puerta como lo hacía todos los días, ronroneando y frotándose la masiva marco contra las espinillas.

“Hey, Big individuo.” Me llegó a rayar el lugar correcto en la base de la cola, donde le gustaba ser tocado tanto.

“Hola.” Bet salió de la habitación, vestido con la misma sudadera UCLA de gran tamaño, mi UCLA sudadera y pantalones de yoga que
siempre llevaba, pareciéndose mucho a todos los días de mi vida. Hemos tenido tantas noches como esta. Tantas noches en las que vine
a través de esa misma puerta en esa misma cocina monótona, con el mismo gato con sobrepeso roce contra las espinillas, y la misma
mujer, la misma sudadera UCLA. A tres años de vida conyugal, y todo era lo mismo.

“Hey.” Se dirigió casualmente a mí y puso sus brazos alrededor de mi cuello. Podía oler su perfume, el mismo que había usado durante los
últimos cuatro años. Era el mismo perfume que me había prendido fuego cuando llegamos por primera vez juntos. No recuerdo mucha profundidad o
sustancia con Beth en un principio, pero sí recuerdo una gran cantidad de calor. Más de una vez, hemos tenido que escaparse a un cuarto de baño o
un rincón oscuro sólo para obtener el uno al otro. Pero eso no duró mucho tampoco. Se convirtió en el mismo perfume que, un año en el, me
consoló, me ofrece consuelo y amistad y una roca para descansar en cuando no podía estar de pie por mi cuenta. Y fue el mismo perfume, ahora,
que me hizo temblar, sólo un poco, un recordatorio de ser aplastado lentamente bajo el peso de mis propias decisiones.

“¿Qué quieres para cenar?”, Le agradecería al poner las manos en las caderas, pero había pasado mucho tiempo desde que tocó Beth había
sentido bien. Fuimos a través de los movimientos, como siempre, pero la pasión detrás de ellos había comenzado a desvanecerse.

"Cualquier cosa."
“Voy a poner juntos unos tacos.” Yo no era cocinero, eso era seguro. A lo largo de la universidad, que había sobrevivido en la comida del comedor
universitario, el yogur helado tarde en la mesita de noche por la calle, y cualquiera que sea chica con la que estaba saliendo que de alguna manera era
capaz, y dispuestos, para alimentar a mí. Mi esposa, sin embargo, no era una de esas chicas. Su experiencia culinaria cayó en algún lugar entre los
macarrones con queso en caja y huevos revueltos, y más a menudo que no, nos encontramos comiendo lo que las sobras que había traído de vuelta de la
barra de la noche anterior.

Hace tres años, cuando me puse esa banda de bodas chintzy a la mano izquierda de Beth, que no sabía lo que se casó con la vida sería así.
Yo sabía que tendría mucho que aprender. Lo que nunca imaginé, sin embargo, se sentía tan parecido a un par de niños jugando casa.
do CAPÍTULO T WO

El sábado, Biked por Lincoln, el deshielo de primavera morder la nariz. Michelle ya estaba dentro, sentado en el mostrador de este tiempo. Un
par de gafas de lectura negro, no del todo diferentes a aquellos urbanitas la cafetería a la vuelta nos llevaba, descansó en la nariz mientras escribía
furiosamente en un ordenador portátil frente a ella.
“¿Está ocupado este asiento?”, Le preguntó en voz baja, acercándose a ella, pero sin tocarse nunca.
“Eres tan cursi.” Michelle levantó la vista de su trabajo, sus pómulos perfectos sólo un poco más rosa que yo los había visto
antes. Ella sacó el taburete a su lado y me sentó.
“Si estás ocupado, puedo-”
“No” Ella dio un salto y me agarró del brazo. "Permanecer. Por favor."
Pedí un pequeño café negro y un panecillo con mermelada de la chica rubia, de pelo de punta detrás del mostrador y sacó el
expediente de Eleanor.
“Seguimos trabajando en ese caso Red Bull?”
"Sí. En este momento estoy pasando por todos los datos de resbalones y caídas desde todos los Walmart en el condado en los últimos tres
años. Vigorizante.”Me gustó que le preguntó sobre mi trabajo. Bet no parecía tener mucho interés en lo que sucedió durante el día. En algún
momento, nos gustaría simplemente dejado de hablar de ella. "¿Que pasa contigo? ¿En que estas trabajando?"

Michelle silencio volvió la pantalla del portátil, revelando una hermosa imagen de un parque con las palabras S CRA
O UR GRAMO REEN S PASO garabateado en la parte superior.
“Pero el martes que estuvieras aquí en matorrales ...” dije, seguramente la confusión evidente en la cara. “Este es mi tiempo parcial concierto. Yo trabajo
para el departamento de parques del condado, salvar al mundo de un árbol a la vez.”‘Y tu otro concierto?’

Ella sonrió con sus labios carnosos que vestían de color rojo cuando ella no venía de lo que sea su trabajo del día era. "Enfermera. Yo trabajo en el
hospital más de Northwood. En la sala de emergencias.”‘Así que usted es como ... una especie de superhéroe entonces?’

Ella se rió, y me juró que vi el rojo subida a través de su piel suave y blanca. "Algo como
eso."
“Impresionante,” dije, lo que significa que.
Beth estaba más joven que yo, que, supongo, de alguna manera oscura, lo hizo aceptable para ella ser un camarero con poca o ninguna
ambición de ser más. Durante casi cuatro años, me dije a mí mismo que estaba bien. Ella se acaba de averiguar lo que quería. De todos modos,
¿quién era yo para juzgar, además de un empujador de lápiz y café con leche retriever de Watson, Johnson y Smith? Pero como Michelle habló de
su trabajo a su pasión por el ahorro de sus pacientes o para salvar el planeta, se hizo más difícil negar que estas cosas que una vez me dije que no
importaba. Bueno, lo hicieron.

Michelle y yo nos encontramos como esto dos veces a la semana durante un mes, finalmente renunciar a la fachada de simplemente chocando unos
con otros. Se había convertido intencional. Increíblemente intencional, de verdad. Al menos en mi final. Me quedé despierto en la noche junto a los
ronquidos ignorantes de Beth, imaginando lo que los labios de Michelle se siente como la mía. Fantaseaba con brillo tenue de labios y de la luz, el perfume
de almizcle y puñados de sus blusas de seda en mis manos. Un mes de conversación durante la cafeína, y todavía ni siquiera saber si Michelle tenía una
novia. O, peor aún, un novio, tal vez? Pero la forma en que me miraba me dijo que probablemente no lo hizo. No es que realmente importaba si estaba
disponible. Para mejor o peor, no lo estaba. Como sórdida como las cosas habían conseguido entre Beth y yo, estos eran simplemente fantasías
inofensivas.
Estas fechas de café (que no podía ni razonable ni moralmente llamar “fechas”), con esta chica, esta desconocida, fueron dando
vida a algo que yo no sabía estaba muerto. Se les dio vida a yo. Me despertaba por la mañana pensando en ella e ir a la cama contando
los días hasta el martes o el sábado, cuando caminaba en la cafetería y no tan accidental encontrará sentada en el mostrador, leyendo
un ejemplar resistido de JD . Salinger o una novela de Michael Crichton prestado, dependiendo del estado de ánimo que ella estaba en
lo encontraron rápidamente a mí mismo, sólo un poco sin querer, memorizando su rutina; Martes significaba matorrales desde el final
de un turno de mañana temprano y un extra de gran asado de Colombia con una Splenda. Sábados siempre sacó las gafas de lectura
de culo de botella y un té Earl Gray.

Beth y yo habíamos estado casados ​durante tres años, y todavía no se notaba cómo se tomó su café. Y yo no creo que ella podría decirle
cómo tomé la mía tampoco.

“Hábleme de su esposa”, preguntó Michelle en otra larga pausa para el almuerzo del martes. "¿Mi mujer? ¿Pero por
qué?"
“Quiero saber qué clase de mujer que tomó para bloquear hacia abajo.” Ella extendió la mano y tocó mi anillo de matrimonio de nuevo.

Yo no la conozco bien. Después de todo, ¿cuánto se puede saber acerca de alguien que comparte solamente un café con leche con dos veces a
la semana? Pero algo me dijo Michelle no era tímido. Ambicioso, de buen corazón, sí. ¿Tímido? Ni en sueños. Y cuando me tocó así, me ofreció
pequeñas muestras de afecto que en realidad no se podrían tomar como mucho más que eso, tenía que preguntarse si no era así con los demás, si
un personaje particularmente saliente era a menudo confundido con el flirteo con propósito -o si estaba realmente interesado en mí. Entonces me
gustaría silencio recuerdo a mí mismo que no importaba cuán interesado estaba Michelle. Estaba casado. Tal vez si seguía repitiendo este hecho,
sería decir más de lo que lo hizo.

“Ella es veinticinco. Ella tiende bar en el Applebee final de la calle. Ella es ...”Me quedé helada. ¿Tan incapaces de encontrar algunas
cosas buenas que decir acerca de Beth? No siempre fue así. En el primer par de años, se derramaron sobre ella a todos los que conocí.
Beth no tener un título brillante o un trabajo muy bien pagado o cualquier cosa que contribuyó a lo que la sociedad considera “status”. Pero
ella tenía la pasión, para la vida y para mí. Mostró que en todo lo que dijo e hizo. Bet tenía uno de esos corazones raros, de gran tamaño
que era capaz de todo tipo de amor. Ella hizo reír a la gente. Ella me hizo reír. No, no siempre fue así.

“Brillante opinión.” Michelle me estaba tomando el pelo. “¿Cuánto tiempo ha estado casado?” “Cerca de tres
años”.
“Tres años felices, veo?” Le encantaba burlarse de mí. Estaba casi seguro de que ella estaba recibiendo algún tipo de emoción desde el
color desapareció de mi vista.
“El matrimonio es difícil”, le contesté asunto con la mayor naturalidad.
Fue dificil. Era mucho puto duro que cualquier persona le dice. Cuando se lo dije a mis padres que iba a casar, mi madre me dijo: “El
divorcio es caro, Alex.” Las perlas de la sabiduría que vienen de la mujer con cuatro maridos. Nunca a hacer sus errores, Me quejo a mí
mismo. Si tan sólo hubiera tenido alguna idea de que estaba a punto de casarse con alguien de su mayoría las razones equivocadas. Yo ya
estaba haciendo sus errores.
“¿Te arrepientes?”, Preguntó. Pensé en mantener el rumbo de la negación. Pero algo en la forma franca Michelle me miró
me dijo que no tenía que.
“A veces.” Pensé en Bet-acerca de mi esposa.
Pensé en cómo, cuando tenía veinticinco por mí mismo, que iba a ser suficiente para mí. Nuestra vida iba a ser suficiente para
mí. Habíamos sido amigos durante años antes de llegar juntos. O, más bien, ella era mi mejor amigo. Yo era el objeto de su afecto
eterno.
Mi primo nos había presentado sin ninguna verdadera intención, en un fin de semana en el final del verano me gradué de la escuela de
leyes. Era joven (aunque, por lo que era en ese entonces), y lleno de ese aventurero
el aliento que te hacía sentir como si estuviera absolutamente perdiendo de algo que ella estaba en el. Beth estaba para nada abajo y nunca
antes del mediodía. Ella se subió a largo por la calle principal en su sujetador y bragas, con sólo un poco de ayuda de unos pocos Coors,
todavía salía con los niños que se han burlado de mí en la escuela secundaria, y nunca, por un segundo, pareció dudar que podía hacer nada.
Yo era un magna cum laude graduado de la UCLA, que vive en el ático de sus padres para el verano, estudiar para la barra e ir a la cama
después de una letra. En cuestión de un fin de semana, Beth me hizo sentir la forma de veintitrés años de edad se suponía. Y, para el final del
fin de semana, cuando se arrojó a mí por un beso dormitorio-sala-conexión-digno, que me hizo sentir querido también. Bet ignoró el hecho de
que todavía estaba en una relación de un año con una chica de vuelta en California. Pero eso era la universidad. Y todo estaba cambiando, de
todos modos.

Al principio, me encantó la forma en Bet me quería. Era fuerte y aparentemente interminable. No importa que yo había estado con, o lo que
había hecho, ella estaba allí, dispuesto a perdonar me-listo para llevarme en sus brazos. Y llegué a amarla para que la fuerza y ​la resistencia.
Debería haber sabido que no sería suficiente, sin embargo. No para ninguno de los dos.

Un mes de hablar sobre el teatro, y la más reciente exposición en el museo de la ciudad, y el jardín de rosas en el parque ella se encargó de, y
Michelle se había convertido en el arquetipo de todo lo que había conocido que quería en una chica, pero era demasiado miedo de pedir. Ella también
lo sentía. Yo sabía que cuando había toque ligeramente el brazo o el cepillo por mí para llegar a su asiento en el mostrador. Lo supe cuando ella
comenzó a llegar a la cafetería temprano, con mi panecillo con mermelada y café negro esperándome. Lo supe cuando ella dejó de preguntar sobre
Bet tan a menudo. Dos días a la semana, que era capaz de escapar de la carnicería de mi vida en el hogar se había deteriorado en y pasar tiempo con
alguien que estaba interesado en conocerme. Beth y yo no le había parecido a conocerse desde hace un tiempo.

Fue sólo café, sin embargo. Un pequeño desvío de la monotonía de mi matrimonio. Yo no era lo suficientemente valiente, o tal vez lo suficientemente tonto,
para que sea más que eso. De alguna manera, sin embargo, lo poco que se había convertido suficiente para sostener.
do CAPÍTULO T RES

"Se está haciendo tarde. Debería salir “, le dije, y suspiré. Fue sábado. La primavera estaba en plena floración en Rhode Island y todo se sentía
un poco más fácil. Tomé mi plato sucio a los cubos en la parte delantera de la cafetería y regresar de nuevo a agarrar mi abrigo.

“Yo también.” Michelle se levantó de su silla, envuelto cuidadosamente un pañuelo de seda púrpura alrededor de su cuello, y se inclinó como si fuera a
abrazarme. Hice lo mismo, aunque mucho más rápido, golpeando su frente con la mía en un bodrio de secundaria monstruosamente. "Lo siento…"

“No, que va por mi cuenta.” Nos sonrió con timidez y salió por la puerta, juntos, en la tarde caliente. Normalmente se tomó diecisiete
minutos a casa en bicicleta, pero di mi tiempo a caballo por las calles, disfrutando de la sensación de la brisa sobre mi piel. La lluvia ligera
arrojaron mi cara mientras cabalgaba.
“¿Ha estado en la cafetería durante todo este tiempo?” Beth me interrogó en voz baja mientras abría la puerta de entrada a nuestro
apartamento y trató de cepillar el mojado de la chaqueta de mezclilla. Tiré de la tapa de los Red Sox de mi cabeza, sin molestarse en mirarla.

"Sí."
"¿Haciendo qué?"
"Sabes que. Yo estaba trabajando “, respondí simplemente. "¿Todo el
tiempo?"
“Sí, Beth. Todo el tiempo."
Ella vino para besarme, un gesto que se había vuelto cada vez más mecánica a medida que pasaba el tiempo, y me devolvió el movimiento. “Bueno,
me alegro de que estés en casa. Tengo que salir de la barra en una hora “.
“Voy a pedir una pizza para la cena. Suena bien?”‘Claro’.

Bet corrió para ducharse y prepararse para el trabajo, y yo estaba sola otra vez, aliviado por el indulto. Siempre fui un poco aliviado cuando
se fue ahora. Me llamaron para la entrega, buscando los bolsillos del abrigo de mi tarjeta de crédito con el teléfono encajado entre la barbilla y el
hombro. No he encontrado la tarjeta de crédito. Pero encontré un pedazo de papel en blanco rígido metidas cerca de las llaves.

Michelle M Masters
Rhode Island Parques Comisión de recaudación
de fondos Directora 555-2495

"¿Hola? ¿Señora? ¿Qué le sirvo?”‘¿Qué?’

“Su pizza? ¿Qué te gustaría?"


“Oh, Dios, lo siento. Uh, sólo una de pepperoni, por favor “.
Me volví a la tarjeta, el teléfono sigue abarrotado en mi oído, no está seguro de lo que estaba buscando.

Seis semanas de cafés, creo que me una llamada telefónica-M debe

Mi corazón atrapado en la garganta. “La


dirección?” “¿El qué?”

“La dirección de entrega, señora. Tenemos que tener una dirección para lograr que su pizza.”“Oh, está bien. Por
supuesto que sí. 132 Brooks Ave. Northwood. Gracias.”Me colgó el teléfono, todavía con la tarjeta de visita en una
mano temblorosa.
*

Treinta minutos más tarde, Marco, dejó de nuestro pizza, y Beth y yo comimos en frente de la televisión, como lo hicimos cada noche. Habían
pasado casi un año desde que habíamos tenido la cena en la mesa del comedor, sin la distracción de un juego o una Bruins Simpson repetición.
Nosotros solíamos hablar. Ahora, la conversación fue fácil. Nunca hemos profundizado en la política o la filosofía o nuestros sueños o fallos. Nos
especializamos en una pequeña charla que serías con un amigo lejano. Ya sentí conectado a Michelle en un nivel que no lo hice a Beth. Y que
aterrorizó a los demonios fuera de mí.

“Está bien, tengo que despegar.” Alivio nadaba a través de mí como Beth se paró del sofá y se acercó a la puerta, dejando a su plato
vacío y media taza de Pepsi en la mesa.
“Que tenga un buen cambio.” Me levanté, le ofreció un rápido abrazo tan sentida como la corteza de pizza en el plato, y se fue.

Sostuve la tarjeta de Michelle durante mucho tiempo, el roce entre el pulgar y los dedos índice, siempre parte de la tinta empezó a
manchar. Mi rodilla rebotó hacia arriba y abajo, y yo miraba indignamente en mi teléfono celular que se sienta frente a mí. Jed, que se
sentó en el brazo del sofá, me miró de su décimo siesta ese día y lo miró.

"¿Qué? Es sólo una llamada telefónica!”En incredulidad aparente, Jed parpadeó y se volvió a dormir. Yo creía que también. Yo creía, tan
miserable como Beth y me había convertido, que podía permanecer fiel. Mis votos significado algo para mí, y yo no estaba dispuesto a renunciar
todavía.
Cogí el teléfono, lenta y deliberadamente perforación en cada uno de los números de Michelle hasta llegar a la última. Me golpeó el dígito final
como estaba cruzando sobre una mina terrestre que amenazaba con estallar a pequeñas piezas en cualquier signo de adulterio.

Se estaba sonando.
“Le tomó más tiempo de lo que pensaba.” Su voz suave y cálida vino a través de casi tan claramente a través del teléfono como lo hizo en el
café.
“Sólo han pasado como,” Miré el reloj, “tres horas”.
“Eso es de dos horas y cuarenta y cinco minutos más de lo que me había dado que el crédito correspondiente. Y eso teniendo en cuenta el tiempo que le
tomaría para llegar a casa y encontrar mi número “.
"¿Qué puedo decir? Soy impredecible.”Hubo un silencio en el otro extremo de la línea. “Oh, yo estaría dispuesto a
apostar en contra de eso.” Podía oír su sonrisa. "¿Y por qué es eso?"

“Estoy dispuesto a apostar que no tiene las bolas impredecibles que venir aquí a recogerme.” Yo estaba bastante seguro de que mi corazón se
había detenido. “Alex?”
“¿Eh?”
"Venir a buscarme. Vamos a hacer algo “. No. Mi corazón no se había detenido. Si lo hubiera hecho, yo no habría sido capaz de escuchar que golpeando en
mis oídos.
"Estoy casado…"
"¿Asi que? Beth no le permiten tener amigos?”
No, Beth no quiero tener amigos. Al menos no atractivas amigas que mostraron ningún interés en mí. Olvídese de interés. Sólo tenían que
ser atractivo para hacer estallar su radar. La segunda he mencionado el nombre de una chica que no conocía, su cara se redujo a un ceño y
ella entró en una especie de modo de ataque. No importaba si era la chica embolsado mi tienda de comestibles que pidieron papel de plástico o
Liddy, mi muy bonito, pero muy recto, compañero de cubículo. Bet era una fuerza a tener en cuenta, y supuse que tendría más de un par de
cosas que decir si ella sabía siquiera existía Michelle. No estaba segura de por qué todavía se preocupaba tanto. Sus celos solía ser casi
entrañable, me hace sentir como una especie de estrella de cine que tenía suerte de tener en su brazo. Esa sensación había disminuido hace
un tiempo, sin embargo. Creo que no se sentía tan afortunado más.
"¿Qué? Por supuesto que lo hace. Por supuesto que puedo tener amigos “.
“Entonces ven a recogerme.” Esta chica era nada si no es persistente. Y quería entrar en mi coche y ir por ella, no importa dónde estaba,
no importa lo que estábamos haciendo, más que nada. Yo no estaba segura de por qué. “Mi coche está en el taller. He estado caminando al
trabajo. Vivo a una milla del Hospital de Northwood. Usted tiene un coche ... ¿verdad?”

Me reí de ella, dándose cuenta de lo ridícula que debe parecer salir de la cafetería en mi pequeña bicicleta de carretera todos los días de la vendimia.

“Sí, tengo un coche.”


“Entonces?”
“Entonces, ¿qué?”
“¿Tiene usted, o no lo hace usted, tener las bolas para venir a verme?”
Hice una pausa durante lo que parecieron días. Y mientras lo hacía, pensé en todas las formas en que me sentí atrapado últimamente. Pensé
en todas las veces que Beth y yo había luchado por el dinero y nuestro trabajo y nuestras familias y cualquier otra cosa que se abrió camino en
nuestra conversación. Parecía que hicimos más lucha que últimamente se ríe. Y sin duda más que hacer el amor. Pensé en lo que había
empezado a sentir que ir a casa a nuestro dormitorio de uno triste con Beth, amargo y resentido. Había empezado a odiar las cosas sobre mí que
solía adorar-mi ética de trabajo, mi confianza, mi ambición.

Pensé en todas las veces que me había dicho “no” en los últimos meses: “No, Al, no se puede conseguir bebidas con la oficina después del trabajo”
“No, Al, no quiero para cumplir con su amigos “.‘no, al, simplemente no hay.’pensé en lo que había significado cuando tomé esos votos y poner en ese
anillo de tres años atrás, y pensé en lo que significaba ahora. Y me sentí atrapado, encadenado por algunas palabras y un pedazo de papel y algunos
trozos de metales que llevábamos en nuestras manos izquierdas.

"Estaré allí."

No sabía lo que estaba haciendo. No sabía a dónde íbamos. Lo que sabía era que Beth no estaría en casa durante horas, y la
dirección de Michelle fue garabateada en el recibo de la pizza delante de mí.
Mi corazón se aceleró mientras me movía hacia el dormitorio y revolvió violentamente a través de la cesta de ropa limpia que aún tenían que ser
guardados. Una de las camisetas de Beth, el que tiene la baja con cuello en V y una pequeña mancha en el dobladillo, habían encontrado su camino en la
pila. La cogí con la mano, estudiándola como si no lo había usado cuatrocientas veces desde que la había conocido. Cualquier emoción se disipó en culpa
desgarradora. Y pensé en lo que había conseguido aquí.

Había tenido planes. Iba a casarse con una chica que pensé que provocó el Big Bang, un abogado de la gran tiro, y vivir una vida segura,
relativamente contento con ella. Pero en el día de nuestra boda, mientras leía mi de molde votos sobre el compromiso y la dedicación, y hasta
que la muerte nos separe, no pude evitar una pequeña sensación de que dijo que esto no sería “hasta que la muerte nos separe. ”Eso sería
sólo‘hasta que salir de ella.’era una voz egoísta. La voz de un niño consentido querer algo marcada como permanente, a sabiendas de que iba
a poner de nuevo en el estante si ella quería más. Sostuve su desgastada camiseta, pensando que había una parte de mí, no importa lo
tranquilo una parte, que siempre supo que esto no sería para siempre. Tal vez ella también lo hizo.

Pero la culpa decayó bajo el placer de lo desconocido mientras corría a poner en mi suéter y pantalones vaqueros de algodón azul marino favorito. Michelle
era un amigo. Sólo un amigo. Podría seguir las cosas así ... no iba a hacerlo?
No creo que nunca he conducido tan rápido en mi vida. El sol había estado abajo por horas ahora, y tomó las curvas en la carretera de un
solo carril a Michelle con tanta fuerza que mi cuerpo se movía con él. Quería llegar allí. Yo quería llegar antes de que pudiera decidir no, antes
de que pudiera decidir esto era una idea horrible que significaría absolutamente el fin de mi matrimonio. Beth y yo no estaban contentos ya. No
había ninguna duda allí. Noche tras noche me llegó a casa a su rostro un tanto en blanco, donde nos dedicamos a la poca profundidad, vacío
conversación, acerca de lo que ni siquiera podía decirle. Y, aunque no podía negar que Beth estaba sexy en su propia manera colegiada, convencionalmente,
que tenía cero deseo de ella nunca más. Habían pasado más de tres meses ya que habíamos intentado siquiera tener relaciones sexuales. Con el tiempo, nos
inclinamos a las obligaciones del matrimonio y la encontramos en nosotros mismos en algún lugar para conseguir más allá de lo poco que parecía estar todavía
entre nosotros. Fue triste, la verdad. El mas triste. Pero nos fuimos de esa manera, ya que muchas parejas perdidos tienden a hacer, miedo a la muerte de las
alternativas.
Que había corrido a la casa de Michelle como si estuviera tratando de escapar Armageddon, pero cuando finalmente me puse en el camino de
entrada, mi cuerpo parecía pegado al asiento, y no podía forzar las manos del volante. Una luz parpadeaba en el porche y la puerta delantera abierta
sacudió. Parecía un anuncio en una revista, una larga, impermeable negro que cubre los hombros y en contraste con sus rizos castaños que se
mecían al andar.
“Maldita sea. ¿Tiene que ser tan caliente?”, Pregunté tanto yo como la lluvia que corría por el parabrisas de mi coche esperando.
Mientras se acercaba, me abrió la puerta del lado del conductor y rodeó alrededor. Estaba sonriendo mientras abría para ella.

“Eso está mejor.” Ella me sostuvo con sus ojos grandes y suaves por un segundo, tomando asiento en el lado del pasajero.

“Soy un estudio rápido.”


“Nosotros lo veremos.” Incluso en el aire fresco de la cara quemada.
Nos sentamos allí, el calentador sopla en nosotros como los limpiaparabrisas se movían en chirridos tiempo para la radio. Y durante demasiado
tiempo, ninguno de los dos habló. Algo en ella me dijo Michelle no era alguien que alguna vez había entendido sentirse incómodo. Me había
imaginado que había crecido en los suburbios de la Providencia, o tal vez aquí en Northwood, un niño de una familia de clase media respetable, que
nunca ha tenido problemas para hacer amigos. Me había imaginado que ella había sido n't Teased tanto en la escuela secundaria. No, era
probablemente una de esas chicas los jugadores de fútbol salía con, o tal vez fue uno de los más artístico que era demasiado frío para los demás. Me
había imaginado que ella nunca tuvo que salir. A diferencia de mí, Michelle era probable que la chica que podría decir o hacer cualquier cosa, y nadie
se atrevería a decirle lo contrario. Tal vez por eso me sonrió, una sonrisa seductora tranquila, sus labios carnosos y rosados ​apretados juntos, sólo
piden a gritos ser besada, mientras retorcía en un incómodo silencio.

"¿Bien? ¿Vamos a estar aquí toda la noche?”Yo había conocido a Michelle por poco más de cuatro semanas, y ya que se parecía a
nadie que jamás había conocido. Nadie había sido capaz de llegar a mí como este. Nadie podía pinchar, burlarse de mí, tener golpes en mí
que llevan a esta enigmática yuxtaposición, loco de la intimidación y el enamoramiento. Ella era la niña en la guardería que se apartó de las
barras y luego se llevó a cabo la mano. Y que la amabas por ello.

“Ahora sé que no arrastra el culo hasta aquí para eso.” Ella se rió y me dio unas
palmaditas en la rodilla.
"¡Mírate! Aprender a darle vuelta a mí.”‘No me puedo imaginar
muchas personas lo hacen.’
“No muchos en absoluto. ¿Quieres saber dónde me llevas?”
“Podría ayudar si estoy conduciendo.” La mano de Michelle todavía descansaba sobre mi rodilla, el calor de su piel penetrando mis jeans.

“¿Cuándo fue la última vez que fue al museo?”


Puse el coche en marcha atrás y salió de su camino de entrada. “El museo?” “Sí. Ya sabes, ese
lugar con el arte?”Ella dio mi rodilla un pequeño apretón. “Ha sido ... Dios, no sé. Años. ¿Por
qué?"
“Doble a la izquierda aquí. En la carretera.”Hice lo que me dijeron, agitando mi luz intermitente y fundirse en la luz, el tráfico tarde-noche. “Permanecer
en esto durante quince millas. Luego tomar la salida de la Providencia “.
Mi garganta creció apretado y me apretó la rueda.
"¿Providencia? No puedo-”
"Relajarse. Es un museo de arte. No una convención porno.”Mi tensión disminuyó un poco, e incluso logró una
tentativa sonrisa su camino. “Están abiertos a última hora del sábado por la noche.”
“Pero Bet”
“Está en el trabajo, ¿verdad?”
“Sí”.
“Y ella no se casa hasta tarde, ¿verdad?” “Sí”.

“Y es sólo un museo de arte, ¿verdad?”


Incorrecto. Era otra cosa que “sólo un museo de arte.” Sólo un pequeño viaje por carretera a la ciudad. Sólo una salida nocturna con esta
increíblemente bella mujer atractiva, inteligente, que quería llevarme en una excursión cultural. Fue emocionante y rejuvenecedor. Era todo lo que
quería en mi propio matrimonio, pero ya no se pudo encontrar.
“Sí.” Podría no le digo lo que realmente estaba en mi mente.
"Bueno. Te prometo que voy a tener que casa a tiempo.”Me encogí un poco. En aquel entonces, había pensado que estaba rebelando contra los límites del
matrimonio. Cosas como toques de queda eran para los adolescentes. ¿Quién fue Bet decirme cuando tenía que estar en casa? Oh, es cierto. Mi mujer. En aquel
entonces, yo había asumido que sólo estaba siendo el idiota que siempre había escrito yo fuera a ser. Ya que iba a suceder, sin embargo, que acababa de que
no se encuentra mucho la pena atar a mí mismo para todavía.
do CAPÍTULO F NUESTRA

No fue un largo viaje a la Providencia, y yo secretamente deseaba poder reducir la velocidad. la mano de Michelle todavía mantiene su lugar en la
rodilla, no se mueve más lejos hacia arriba, pero no se mueve lejos tampoco. Cada pocos minutos, ella se inclinaba hacia adelante y el violín con los
diales de la radio hasta que estuvo satisfecho con cualquier canción que llegó situ cualquier cosa de la tapa 40 al jazz. Bet tenía un sabor a vainilla en
la música, limitado solamente a lo que estaba en la lista de los más vendidos de iTunes o el álbum de country que había estado escuchando desde la
secundaria. Me encantaba el jazz. Crecí en el jazz. Cuando yo era un niño, mi abuelo me llevaba a ver a esta banda, la banda Willy Howard, en su bar
favorito. Yo era demasiado joven para un bar, pero no era demasiado joven para apreciar las melodías de balanceo y trompetas pitchy. Por supuesto,
Michelle le encantaría jazz también. ¿No podría encontrar una sola cosa en ella que no era era tentadora?

En su dirección, entré en el lote en el museo, donde una multitud de valientes, amantes de la noche artístico en impermeables y botas de cuero
negro se había reunido en los escalones.
Michelle pagado por el billete, y yo no estaba muy seguro de si sienten castrados o halagado. Yo era el abogado. Bet era el barman.
Y, aunque hice monedas de un centavo en la firma, todavía pagado por todo. Siempre he tenido. No necesariamente porque Bet esperaba.
Solo porque. Porque, en realidad, me bajé en “lleva los pantalones.” Bet siempre me había hecho sentir fuerte y poderosa, y en control. Se
utiliza para, por lo menos. Acarició mi ego como un gatito, sin dejar que me olvide de lo mucho que me necesitaba.

No es que Beth no trató de exponerse a las artes y la cultura y las costumbres del mundo fuera de Applebee. Era que ella sólo lo
hizo por mí. Ella lo hizo porque era importante para mí. Traté de hacer que significan algo. Pero simplemente no lo hizo. Y, finalmente,
ella simplemente dejó de importarle.
“Este es mi favorita,” dijo Michelle, rompiendo a través de mis divagaciones y apuntando a una hermosa Masaccio de un
hombre pidiendo a los pies del otro en una multitud de batas y cubiertas para la cabeza. “A todos les gusta Michelangelo,” continuó,
“pero creo que Masaccio era el verdadero genio del renacimiento italiano.”

La miré fijamente, sin habla, mis ojos se clavaron en los de ella. Ella deslizó su brazo con el mío y volvió a sonreír, esta vez mirando
hacia el suelo, sólo por un instante fugaz me recuerda a un adolescente tímido, amor del pánico.

“Yo era un menor de historia del arte en la universidad”, explicó Michelle. Nop. Ni una
sola cosa sobre ella que no era era tentadora.
Eran casi las once, y, aparte de la guardia de seguridad solitario con la linterna y una pareja haciendo el cabo mediante la exposición de
cerámica, teníamos el sitio para nosotros. Nos teje a través de los caminos oscuros, al comentar sobre cada pieza nos encontramos. Con el
tiempo, me quedé sin cosas originales decir, la descripción de cada obra Vi como “negrita” o “dramática”, o “de vanguardia.” Cogido si sabía
lo que estaba hablando. Al ser un abogado, sin embargo, me parecía dar todo tipo de credibilidad que no había ganado, incluyendo la crítica
del renacimiento italiano.

Cuando llegué por primera vez, en la escuela secundaria, yo soñaba con mi chica perfecta. Ella era una especie de combinación de cada mujer fuerte
encabezado, asesino de cuerpo que había llegado al otro lado, espolvoreado con un poco de mi vecino que me instruyó en la biología y la mejor amiga de mi
madre, Susan. Siempre había imaginado esta chica me llevaría a un museo o una obra de teatro o un concierto. Y no un concierto de punk adicto en la planta
baja de cualquiera de los tiradores. A medida que fui creciendo, sin embargo, que había descubierto la realidad de la profundidad de la piscina de citas
lesbianas. Y, finalmente, que había renunciado a encontrar a alguien que pudiera marcar la mitad de la lista no muy compleja que había creado. En mi mente
ingenua, titulado, incluso después de golpear fuera “debe amar a los Medias Rojas”, “debe ser un escorpión” y “debe ser un hijo del medio,” todo el mundo
parecía quedarse corto.

Siempre había querido encontrar a alguien que pudiera apreciar el mundo, alguien que se encuentra en el valor
otras culturas, y los viajes, y la exploración de cosas que no eran parte de la vida cotidiana. Pero eso era un deseo que había renunciado a mucho tiempo
atrás. Northwood era una pequeña ciudad. Pero incluso UCLA carecía de su parte de lesbianas con cualquier tipo de sustancia. Además, el amor no se trata
de conseguir todo lo que quiere en una persona. Se trata de un compromiso. Creo que lo que no me di cuenta en ese entonces fue que el compromiso y la
sedimentación no tienen por qué ser la misma cosa.

“¿Tienes hambre?”, Pregunté a Michelle, con sólo la más mínima duda, como hemos llegado a la final de la exposición. “Nunca ha sido más
hambre. Vamos, sé el lugar.”Por supuesto que lo hizo.
Antes de que pudiera oponerse, que había agarró la mano y me llevó de vuelta a través del museo y al coche. Di la vuelta para abrir el
lado del pasajero para ella otra vez. “Usted está realmente conseguir la caída de esta cosa caballería.” Ella cruzó delante de mí, hasta que
nos encontrábamos en el pequeño espacio que deja la puerta abierta, la cara tan cerca que podía oler el dulce de menta en su aliento.
Nunca había querido besar a nadie tanto. Allí estaba ella, con los labios perfectos sólo pulgadas de la mía. Hubiera sido la cosa más fácil del
mundo a inclinarse hacia adelante, sólo un poco, y silenciar la necesidad de que estaba casi me come vivo. Besándola habría sido fácil.
Moderación, que era la parte más difícil.

En su lugar, me conformé con ver a su subida en el asiento y cerrar suavemente la puerta tras ella. Michelle nos llevó a una tienda de café
pintoresca por la calle que ella juró hizo los mejores bizcochos de chocolate con sal-caramelo en el litoral oriental.

“¿Qué hay de Bet?”, Preguntó ella, con cuidado. “Ella no hace todo el mundo del arte?”
Solté una risa escéptica. "No. En realidad no es lo suyo. Ella trata, quiero decir, o bien, que solía. Por mi bien. Pero no ... Nosotros no
hacemos este tipo de cosas “.
"Y qué hacer lo hace, entonces?”
Contemplé la pregunta por un tiempo, tratando de llegar a una respuesta que sonaba más interesante que “se sientan alrededor de
descomposición nuestro cerebro con la televisión.”
“Nos gusta ver béisbol. E ir al cine ...”Luché por más, tratando de recordar las cosas que solíamos hacer cuando
realmente disfrutamos de uno al otro.
“Mi tío tiene boletos de temporada para los Medias!”
"De ninguna manera. Usted es un aficionado al béisbol también?”Yo juego con sus ampollas emoción. "¿Estás
bromeando? Estaba en el séptimo juego de la Serie de Campeonato!”‘El jonrón Aaron Boone ?!’‘Sí!’

"¡Horrible!"
"¡Lo sé! Lloré. Me gustaría poder decir que era una broma, pero no lo soy. Lloró como un bebé todo el camino a casa.”Ella se rió de sí
misma en la forma autocrítico más adorablemente posible.
Deben gustarle los Medias Rojas? Comprobar.
“Nunca habría imaginado que eras un aficionado a los deportes.” Metí la última del chocolate en la boca. “No seas tan rápido para
juzgar, Alex. El hecho de que tengo el cabello largo y usar faldas no significa ...”
Maldita sea. Primer momento los pies en la boca de la noche.
“No quería decir que la forma en que salió. Sólo quería decir ... Bueno, eres hermosa es todo.”Antes de que pudiera detenerlas, las palabras
cayeron fuera de mi cabeza y directamente a mi boca, lo que sin duda aún contenía el pie.
"¿Usted piensa que soy hermosa?"
No podía decir si ella me estaba tomando el pelo de nuevo o si inadvertidamente había logrado penetrar en su estado constante de NEAR-cool.

"Por supuesto que sí. ¿Alguna vez has conocido a alguien que no?”Sus ojos se dirigieron hacia abajo, hacia la mesa, y ella estaba en silencio por
primera vez en toda la noche. "¿Qué? ¿Qué dije?"
"Nada. De Verdad. Está bien."
Ninguna mujer en la historia del mundo ha dicho esas dos palabras y en serio. Pero Michelle estaba dispuesto a dejarlo ir por el
momento, lugar y me entregó una sonrisa triste y tomando un sorbo de su café. los
mundo te enseña que la monogamia significa no encontrar nunca a otro ser atractivo para todo el tiempo que vive humano. He intentado que por un tiempo.
Pero estaba seguro de que incluso Bet miraba a otras mujeres de esta manera. Sin embargo, no impidió que la culpa que fluía de decir las palabras en voz alta.

“¿A qué hora este lugar cerca de todos modos?”, Pregunté, notando el chico joven de detrás del mostrador barriendo la zona de comedor,
ahora desierta. La última cosa que quería era vagar por Beth y después de intentar explicar dónde había estado toda la noche.

“Dos, creo. ¿Por qué?"


Yo frenéticamente miré el reloj. 01:45 am. "Mierda. Es casi dos ahora.”‘Será mejor que nos llevaremos a
casa entonces.’
Recogimos el conjunto de servilletas usadas y placas de chocolate untado y se dirigió a la puerta.

No quería que la unidad a fin. Nunca. En algún momento después de que habíamos cruzado el puente Fillmore, Michelle había dejado de
hablar, con la cabeza lentamente y inocentemente a la deriva a mi hombro, donde aterrizó. Con mucho cuidado alcancé a encender la radio abajo,
sin preocuparse más lo que el reloj del salpicadero me estaba diciendo. Tal vez quería Bet para averiguar que estaba con Michelle esa noche. No
sabía. Lo que sí sabía, sin embargo, fue que nada hubiera sentido mejor que su suave cabeza para dormir en mi mejilla.

Maniobré lentamente el coche en el camino de entrada, temiendo el momento en que tendría que despertarla y dejarla.

“Michelle.” Me dio la vuelta, la fragancia de su pelo que me hacía cosquillas en el cuello de llenado del aire delante de mí. Ella gimió suavemente, como si
tratara de empujar el aturdimiento de distancia. “Estamos aquí.” Ella levantó la cabeza y me dedicó una sonrisa cargados de sueño.

“No puedo creer que me quedé dormido. Estoy tan avergonzado."


“Oh, no seas. No me importa en absoluto.”Yo más que no me importaba. Esos quince millas fueron los mejores que había tenido en, también, en mucho
más tiempo de lo que estaba dispuesto a pensar.
“Yo tenía un muy buen tiempo esta noche”, dijo Michelle seriedad, yendo para el cinturón de seguridad. "Yo también. Lo
necesitaba. Gracias por arrastrarme a cabo “.
“Sí, bueno, espero no tener que hacer demasiado arrastre.” Ella se rió y se fue al llegar a la manija de la puerta. “Buenas
noches, Alex.”
Y así, ella se había ido.
Era las 2:20 am, y la camioneta de Beth no estaba aparcado en la calle fuera de nuestro apartamento. Una oleada de alivio se apoderó de mí.
Yo no estaba de humor para luchar esta noche. Me puse pantalones de chándal y yo enterré bajo el edredón.

No he oído Bet llegar a casa porque estaba profundamente dormido.


do CAPÍTULO F HE

Domingo por la mañana llegó temprano, y yo estaba mucho antes de que Beth estaba aún lo suficientemente despierto para darse vuelta en la
cama. Hice mi taza de café y se sentó en el sofá de la sala, la versión B-lista de Buenos dias America en segundo plano. Red Bull caso de Eleanor
Cohen estaba abierto delante de mí. Mis fechas café, por falta de un término mejor, con Michelle habían proporcionado una nueva oportunidad para
mí para trabajar realmente en mi carrera de nuevo.

Yo había salido como una bala en la UCLA. Veinte primeros de la clase. Voluntario para cada prácticas o extracurricular. Superestrella, JD futuro.
Pero entonces, algo sucedió. Me gradué y empecé a trabajar en la empresa como un papel impulsor. No había trabajo para los nuevos
graduados-incluso los mejores nuevos graduados. Pero tenía la esperanza. Y un futuro. El Sr. Watson, de Watson, Johnson y Smith, dijo que haría
grandes cosas allí. Dijo que iba a asegurarse de ello.

Y luego vino Beth. No, eso no era justo. No era su culpa que había pasado los últimos tres años y medio en un trabajo que estaba en la vía rápida a la
sala de correo. Me hice complaciente. Y antes de que lo supiera, mi miseria en el país había filtrado en todas las otras esquinas de mi vida, hasta que sentí
inexplicablemente sin esperanza, destinado a una vida de peleas y una esposa que se había vuelto más como un compañero de cuarto.

Pero el café con Michelle parecía estar cambiando mi actitud, de alguna manera. Me dije que era el tiempo extra que estaba poniendo en los
sábados mientras estábamos sentados en el café. La verdad, sin embargo, era que probablemente tenía más, mucho más serio, que ver con
Michelle sí misma. Estar cerca de alguien que era tan apasionado e impulsado por su trabajo, por lo que amaban, era contagiosa. De repente, yo
estaba en el fuego de nuevo, dispuesto a hacer lo que fuera para subir a la cima.

Mi celular se sentó junto al expediente del caso de Eleanor, burlándose de mí con su silencio hasta que me vi obligado a recogerlo y comenzar a escribir un
mensaje de texto.

Tuve un gran tiempo pasado ...

Borrar. Eliminar, borrar, eliminar. Deja que venga a ti. ¡No! No deje que venga a usted! Mantente alejado. Estás casado. Para.

Una guerra estaba en su apogeo en la cabeza, uno que confunde mis dedos, que estaban constantemente a escribir y luego borrar de nuevo hasta
que, exhausto, tiré mi teléfono en el sofá a mi lado y lo enterró debajo de una almohada.

“Llegas tarde hoy”, dijo Michelle. Era un martes, mi segundo nuevo día favorito de la semana. Después del sábado, que era. Los
sábados no se limitaron a la hora del almuerzo o las horas de oficina. Y, con el pretexto de trabajo, que a veces realmente hice allí, nos
pudimos quedar hasta el último grano de café del día fue el suelo. Aún así, cualquier día que llevó a Michelle fue mi día favorito.

Ella estaba sentada en su lugar habitual en el café, sus batas de color azul sobre y un café más grande que la vida delante de ella. “Y

cuánto tiempo has estado obsesivamente me espera?” Vine a su lado, dándole mi sonrisa coyest. Con el rostro encendido de un rojo que

hizo que mi interior a su vez más. Se detuvo, lanzado de sólo momentáneamente por mi tono inusualmente sugerente, y luego miró el reloj.

“Diecisiete minutos.”
“No hay mucho que desconcierta, ¿verdad?”
“No mucho.”
Me senté en el taburete junto a ella y empecé separando el bagel que ya tenía esperándome.
Esta fue la mejor hora de mi semana, sin lugar a dudas. Esos sesenta minutos que me gustaría pasar en ese taburete, en ese mostrador, comiendo
mi panecillo sobre todo rancio junto a Michelle, hablando de trabajo, y la vida, y la comida, y la familia, y todo lo que ocurrió ... esos eran lo que me
llevó a través de la semana. Me fui a casa por la noche para Bet alimentada por las chispas que me llovieron cada vez que Michelle estaba cerca.
No sabía lo que le consiguió a través. Supongo que en realidad no quería saber, tampoco.

“¿Cómo fue tu fin de semana?”, Preguntó Michelle, cómodamente, como si hubiéramos estado haciendo esto durante años. Al igual que nos gustaría seguir
haciendo esto durante años.
“Oh, que estaba bien. bastante estándar. A excepción de este trabajo tuerca que me secuestró y me hizo la llevara al museo de arte en la
Providencia el sábado “.
“¿Qué ?!” Ella fingió horror, levantando una mano a la boca. "¡El nervio de algunas personas! Ella debe ser detenido “.

“No creo que nadie se atrevería.”


Ella me dio un rápido guiño y le puso la mano en la parte baja de la espalda. "Pero en serio. Quise decir lo que dije la otra noche, Alex. Yo tenía
un gran tiempo con usted “.
"Mismo. No puedo recordar la última vez I-”Me detuve. Últimamente, se sentía como si todo lo que estaba haciendo era hacer una comparación de
funcionamiento de Michelle y Beth. ¿Qué alimentos que les gustaba y disgustaba, qué películas se odiaban, sus risas, sus ojos, sus trabajos, su todo. Que
estaba enfermo. Al igual que algunos lista de pro-y-con trenzado se utiliza para ayudar a tomar una decisión difícil. Estas eran personas, no dos destinos de
vacaciones. Que estaba enfermo. Enfermo, y totalmente innecesaria. Después de todo, Michelle y yo habíamos compartido nada más que unas pocas tazas
de café y algunas pinturas-italianos apenas el tipo de actividades que justifiquen una decisión que cambia la vida.

Las chicas como Michelle no se quedaron sola por mucho tiempo. Era hermosa, eso era cierto. Impresionante, incluso. Pero las chicas bonitas
eran una moneda de diez centavos por docena. Lo que hizo Michelle tan irresistible, lo que lo hace imposible creer que pudiera estar durmiendo solo,
era su ingenio. Su encanto y magnetismo que me dejó con hambre de lo siguiente que iba a decir o hacer.

Me tuve que reír en mi propio ego. ¿Qué clase de mundo delirante fue que viven en? Las chicas como Michelle Masters optó por realizar las
chicas como yo. No. Las niñas como yo? Terminamos con chicas como Beth.
“Bueno, de todos modos,” dijo Michelle, cortésmente llenar el silencio que había dejado, “espero que podamos hacerlo de nuevo en algún momento.”

"Yo también."
El gran reloj de color rojo en la pared en la forma de una hamburguesa se burló de mí. Odiaba 15:15. Es hora de ir a la oficina. Es
hora de dejar Michelle. Tiempo de espera cuatro días insoportables enteros hasta que pude volver a verla. Se estaba haciendo más
difícil también, no más fácil. Y el tiempo entre los días café se sentía más y más, hasta que me encontré ya soñando con otra llamada
telefónica espontánea que me aterrizar en otra extraña aventura con ella.

“Tengo que volver”, le dijo, lamentablemente, recogiendo el bolso de cuero y lo arrojó por encima del hombro. “A la misma hora el sábado?”
“No me lo perdería.”

La sinceridad de mis propias palabras sacudido mi cuerpo con escalofríos.

Yo era una bala de nuevo. George Watson, Jr., de Watson, Johnson y Smith, había tomado nota de todo el trabajo que había estado haciendo en el
caso de Eleanor Cohen y me pidió que tomara la delantera por primera vez. Ya era bastante pequeño, seguro, pero me estaba poniendo todo lo que tenía en
ella. Fui a la oficina ese día y quedé hasta casi las ocho de la tarde, estudiando detenidamente los datos y tratando de averiguar exactamente cómo tomar
por la empresa de distribución que no pudo empaquetar adecuadamente sus bebidas energéticas que habían llevado a la fractura de cadera de la anciana.

El timbre de mi teléfono celular me sacudió de mi hipnosis inducida por el trabajo. Beth. Tenia que ser. llegué tarde
para la cena (como si de hecho, tuvimos un tiempo fijo para las comidas y no estábamos comiendo trozos de pollo frío), y ella
estaría preocupado. O celoso, o paranoico, o lo que sería. Pero sin duda sería algo. Beth estaba reactiva. Eso era seguro. Y temía
la rejilla, agudo octava su voz adoptó cuando era molesto no tan discretamente a mí. El nombre en mi identificador de llamadas no
era de ella, sin embargo.
“Michelle?”
“Así que necesito un favor. Uno grande."
Mi corazón explotó como una bomba en el pecho, casi tirando el viento fuera de mí. "¿Un favor? De mí?”“Sí, genio. De ti." Cualquier
cosa. Cualquier cosa que necesites.
“Claro, disparar.” Me sacudió con ansiedad hacia atrás y adelante en la silla. “Necesito
un más uno.” “¿Perdón?” Silencio.

“Uf. Permítanme empezar de nuevo.”Podía oír cómo ella estaba nerviosa, incluso a través del teléfono. “Estos amigos de trabajo
se van a casar el sábado. Y yo no me atrevo a ir solo “.
Me senté por un largo tiempo, tratando de procesar exactamente lo que quería de mí. ¿Una cita? Para una boda? "Sé lo que estás pensando. Una
fecha para una boda es mucha presión. Pero juro por Dios que no lo es. Sólo necesito un poco de caramelo brazo para que me saque de esta cosa. Eso
es todo. Y el hecho de que eres un amigo hace que sea menos doloroso “.

Mi estómago se hundió. Las tres palabras que nadie quiere saber de una chica- bastante “Usted es un amigo.” Por supuesto que era un
amigo. Lo que me haría pensar que estaba más? Todavía llevaba puesto el anillo en mi dedo estúpida que decía que yo no podía y no iba a ser
más que eso, de todos modos. Aún así, habría sido agradable si hubiera querido más. Estaba disfrutando cierto que la fantasía de una relación
no tan carente de pasión e intensidad, como si existiera tal cosa. Yo no tenga derecho a sentirse muy decepcionado por nada. Pero el tirón
egoísta de unos pocos años atrás todavía le gustaba la cabeza de su desigual trasera de vez en cuando. “Una oferta tentadora Tal. ¿Quieres
que sea tu acompañante.”Me reí ligeramente, esperando que cubrir parte de mi tristeza inexplicable.

"¿Por favor? Voy a pedir si tengo que


hacerlo.”‘Go On’
“Oh, bastardo. Realmente vas a hacerme trabajar para esto, ¿verdad?”‘¿Dónde está la diversión en él
para mí si no lo hago?’
“Voy a comprar su café durante un mes. No. Dos meses. Y todas sus panecillos con esa excusa desagradable para el atasco “.

"No lo suficientemente bueno."


“Vamos, Alex! Tiene que haber algo que quieres de mí “.
Algo que quiero de ti? Bueno. Quiero llevarte a casa, o mejor aún, quiero que me lleves a casa. Y quiero desnudarte. Y
quiero besarte durante tres días seguidos hasta que supliques que me detenga y luego ... Basta, Alex.

“Hay una cosa: este”


“Estoy escuchando!” Su voz se animó con entusiasmo.
“Recuerde el caso Eleanor Cohen he estado trabajando?” “¿Quieres decir que
el caso muy confidencial Eleanor Cohen?”
"Si, ese. Los socios sólo me pide que ejecute punto en él. Va a ser mi primera vez ir a juicio, y yo soy un poco nervioso “.

“Eso es un-puto-creíble!”
Sentí el calor prisa mi cara y mis labios forman una tímida sonrisa. "Gracias. Si
sale bien, podría hacer pareja el próximo año.”“Estoy muy orgullosa de ti! Pero
espera ... ¿qué me necesitas?”
Hice una pausa por un tiempo, más que un poco de vergüenza estar preguntando lo que era. Ridícula, tal vez. Pero
Me gustaría encontrar alguna razón que pude conseguir en unas pocas horas con ella. Incluso si eso significa un poco de humillación en mi final. “Necesito que

me vistas.”
Michelle estalló de risa, pero permaneció en silencio.
"Oh Dios mío. ¿Es en serio, ¿verdad? Estás completamente en serio “.
"¡Si hablo en serio! Y si voy a ser tu, ¿qué es lo que me llama? ¿dulce de brazo? para esta boda, me debes grande “.

"Bueno. Hecho. Cualquier cosa que necesites."


“Nos vemos mañana a las cinco y media en el Nordstrom en Belmont,” le dije. "Te veré luego.
Espero que esté listo para esto, Alex.”Pero no tenía idea de si estaba.
do CAPÍTULO S IX

Michelle estaba de pie delante de su Toyota cuando entré en la humedad del estacionamiento Nordstrom esa noche, la celebración de una
taza de café de papel y crudamente apuntando al lugar en su muñeca donde su reloj habría sido, si hubiera usado uno.

“¿Por qué tengo la sensación de que voy a lamentar esto?”, Le dijo a través de la ventana abierta. “¿Cómo se atreve?” Pongo mi coche en
el aparcamiento y se bajó. "Venga. Esto será divertido. Juro.”Ella le echó los brazos al cuello y mi corazón se aceleró. Me quedé allí en el
estacionamiento, sosteniendo su cintura mientras la lluvia ligera empañado nuestro alrededor, pensando cuánto tiempo había pasado desde
que había conocido cuán poderoso podría ser una abrazo. Beth y yo casi ni se abrazaron más. Y fue increíble lo bien que algo tan simple
podría sentir. Sin decir una palabra, ella se apartó y me llevó a la tienda.

“¿Qué tal esto?”, Le dije, recogiendo una oxford a rayas azules de la rejilla. Michelle frunció el ceño en
señal de desaprobación. "¡¿Qué?! ¿Qué hay de malo?”

“En primer lugar,” ella tiró de la camisa de las manos “, que es demasiado casual. Es necesario algo que dice el abogado de alta potencia. Esto
sólo dice 'danza de la escuela secundaria.' Y no hay manera de que estés medio de los hombres.”Levanté las cejas hacia ella. "¿Ver? Te dije que esto
sería divertido!”
“Entonces, ¿qué? Quiere recibir mí en una especie de traje de poder Femmie?”Esa misma decepción arrastrándose me visitó de nuevo,
y me preguntó qué clase de chica que por lo general fue para. Tal vez no era el, la variedad que odiaba rosa tie-uso de dique. Tal vez era
Michelle en otras princesas sapphic volantes. Tal vez su uso dolorosa de la f-palabra era menos sobre mi estado civil y más acerca de mí.
La especulación no tenía sentido, de todos modos. No necesitaba su afecto. Tenía que seguir recordando a mí mismo de ello.

"Oh no. Dios no. Que serías una femme horrible. Eres demasiado guapo “.
Estaba congelado en su lugar, el calor que sube desde el vientre hasta las orejas. sin duda, me gustaría pasar el resto del día repitiendo sus
palabras, en busca de sentido, donde podría haber habido ninguna. Lo que significa que, en realidad, no se le permitió decir nada de todos modos.

“Bueno, bueno, entonces.” Estaba tartamudeo.


“Esto.” Michelle corrió hacia un estante en la esquina que contenía un traje de dos botones de color gris carbón perfectamente adaptada. “Esto
es lo que necesita.” Ella corrió hacia mí y lo metió en mis brazos. “Y tratar esto con ella”, dijo con entusiasmo, y me entregó una camisa de vestir de
rayas.
Salí de la sala de montaje sensación como que parecía casi lo suficientemente bueno para ser visto con ella. La sonrisa que brota en su
cara parecía sugerir la misma.
"Sí. Sí, sí, sí.”Se puso de pie y juntó las manos, sin dejar de sonreír con sus perfectos dientes blancos.

“Lo tomo este cumple con su aprobación?”


“Te ves ...” Se detuvo un rato, aparentemente listo para decir algo más. "Es perfecto. Te pareces a mi no del todo actualizados
a esta boda el sábado. Y un infierno de un abogado.”Yo le sonrió.

Ven jueves que todavía no le había dicho a Beth que iba a una boda que no fue invitado a. Y como sustituto de Michelle como una fecha
demasiado. Yo sabía que era ahora o nunca, mientras caminaba hacia la puerta principal de la noche. En serio, había contemplado la opción
“no” también. Pero ya había hecho lo suficiente por ahí Michelle. Y ¿por qué debería tener que mentir? Michelle era un amigo. Habíamos hecho
nada más que hablar y salir corriendo por un par de salidas de campo inocentes detrás de la espalda de mi esposa. Qué puede ser tan malo?
Pero yo
sabía que el mal no estaba realmente en lo que estábamos haciendo. No. El mal estaba en lo que estaba sintiendo.
“Beth, tengo que decirte algo, y yo no quiero que se enoje.” Bueno, esto fue a un muy buen comienzo. Ella sacudió la cabeza defensiva
lejos de la comedia de situación horrible de Dios que estaba viendo y se volvió hacia mí. Bet siempre me recordaba a una serpiente cuando
miraba a mí de esa manera. Al igual que golpearía, descargando veneno en mis venas en cualquier momento.

“¿Qué hiciste esta vez?”


No era completamente injusto de Bet no confiar en mí o para pensar que era un capullo de Clase-A. Cuando me conoció, cuando era así, mucho
más joven, que era más o menos lo que yo era. Había conseguido hacer trampa en cada última novia que había tenido. Cuando estaba con uno, yo
estaba coqueteando con otro en un segundo plano, a la espera para el momento en que me harté de la actual. En el espíritu de la divulgación completa,
voy a admitir todo eso. Debido a que nada como lo que soy ahora.

Hace cinco o seis años, mi objetivo era acumular tantas muescas en mi pata de la cama parecía triste intento de un estudiante graduado
en el arte moderno. Bet sabía todo de ella. Hasta el último juego repugnante que hizo. Ella era mi mejor amigo el que te dije todo lo que
cuando nos gustaría conducir a punto de Adán y siento en el coche viendo la puesta de sol sobre el pantano. Ella sabía todo, y ella me había
amado a pesar de ella.
Pero cuanto más tiempo nos casamos, más se parecía estar esperando a que retroceder a esos días. Sus celos y sarcásticos comentarios estaban
creciendo en el año, hasta que la confianza que había una vez encontrado en mí quedé enterrado en la ingenuidad de la juventud.

“Yo no hice nada! Cristo. Es que ... tengo un amigo que quiere que vaya con ella para una boda este fin de semana. Y
voy a ir.”No. Está hecho.
Ahora sólo tenía que esperar a que las bombas para apagan. Sólo tenía que esperar a que la serpiente para lanzar sus dientes mortales en mi cuello.

"¿Un amigo? ¿Qué amigo?"


“Un amigo de la oficina.” Está bien, quizás no estaba completamente hecho con la mentira. “¿Qué amigo, Alex?” Ella
frunció el ceño fruncido a su serpiente.
“Usted, uh, no se sabe de ella. Su nombre es Sarah. Ella está en la contabilidad ....”Me evaluado su cara para ver cuánto de esta
historia que iba a comprar.
“Y ¿por qué se necesita para llevarla?”, Preguntó Beth, con escepticismo.
“Fuera de su marido de la ciudad, y ella no quiere ir solo. Es la boda de un viejo amigo y ella no conoce a nadie allí.”Dios,
yo era un idiota. Por qué no podía simplemente decirle que era Michelle?
“¿Estás seguro de que esta mujer es recto, entonces?” Oh si. Es por eso.
“Como una flecha. Todo lo que ella habla es el sexo con este tipo. Bruto. Te lo estoy diciendo. Recta como consiguen.”El aspecto

pellizcado en su cara alivió un poco al contemplar mi solicitud.


"Multa. Haz lo que quieras. No me importa.”Ella realmente no le importaba. Y no estaba seguro de nada por qué se insiste en continuar
con la farsa.
"¿Estas seguro?"
“Te dije que está bien. Eso sí, no hacer nada estúpido “.
Salí de la habitación de humos. La confianza que se había ido. Pero eso ya lo sabía. Lo que me inestable de principio a fin fue la sensación de
que ambos habíamos simplemente dejó de tratar.

No podía concentrarse en el caso de Leonor en absoluto el viernes. Los artículos que he leído y llamadas telefónicas que hice fue a la
derecha a través de mí, y todo lo que podía pensar era en la boda-Michelle lo estaría usando, si ella querría bailar conmigo. Maldita sea, casi
se olvidó de baile. No podía bailar. No es así, por lo menos.
Recordé día de nuestra boda, Beth y la mía. Estábamos demasiado pobres para pagar por un lugar verdadero, así que en vez
nos instalamos en una franja de playa y algunas mesas de picnic fuera uno de los hoteles de la ciudad. Mientras estábamos sentados, comiendo nuestras cenas
de pescado presupuesto con nuestros amigos y familiares más cercanos, uno de los locales, conocido por sus performances en el centro, un equipo de sonido
arrastrado a nosotros y con cinturón “It Had to Be You” en un barítono rasposa. El sol estaba golpeando sobre nosotros, pero estábamos demasiado ocupados
riendo y escuchando a nuestros huéspedes comparten historias de nuestra infancia y nuestros días anteriores para darse cuenta.

Unas pocas líneas en la balada y mi primo comenzaron a corear, “Bailar, bailar, bailar.” Así que tomé la mano de mi nueva novia y la
condujo fuera de la arena que se reunió la pequeña zona de comedor al aire libre y la sostuvo. Nos balanceamos en zigzag desordenada, reír
con sólo una pizca de timidez. Pero no creo que ninguno de los dos mente cuando una multitud de hombres bonitas en Speedos reunieron a
nuestro alrededor y observó, algunos incluso tomar sobre sí mismos para tener su propia danza. Cuando la canción terminó, todos
aplaudieron. Y Beth nunca había parecido más bella que la luz del verano de la tarde de streaming en su cara y se refleja en su vestido
blanco.

Me hubiera gustado haber mantenido a ese sentimiento de ese día. Pero el recuerdo fue fugaz. En cambio, pasé el día en que escapen a
Michelle, imaginando lo que diría, lo que haría. Y por un segundo vulnerables, me permito imaginar sus dedos largos y suaves que tocan la parte
de atrás de mi cuello y sus labios se mueven contra la mía. Mi estómago se revolotear de una manera que nunca tuvo tiempo de pensar en algo
tan simple como un beso. Ni siquiera un beso, una fantasía de un beso. Y entonces, dejaría de mí mismo.

Había hecho una promesa. Que había cambiado. Y nunca iría por ese camino de nuevo.

Me puse de pie en frente del espejo de cuerpo entero en el dormitorio, el estudio de mí mismo. Mi pelo negro corto con raya a un lado. Mi traje golpeó en
todos los lugares correctos, abrazando las caderas y la cintura. Una corbata de seda negro era cómodamente en su lugar alrededor de mi cuello. Mis zapatos
fueron pulidos y listos para cualquier intento de algo que podría tratar de llamar a bailar. Estaba lista. Y que nunca había sentido mejor.

Hasta Salí de mi habitación y vi a Michelle de pie allí. Entonces, nunca me sentí mejor. Se apoyó en el mostrador con un vestido lila que
dejaba ver sus piernas largas y cubiertas de nieve. Los rizos se realizaron arriba en la parte superior de la cabeza, y los diamantes brillantes
colgaban de sus orejas.
“Te ves ...” Mi mandíbula estaba luchando contra la gravedad mientras trataba de hablar. Ella me sonrió tímidamente e hizo una vuelta rápida, su vestido
haciendo girar un poco detrás de ella.
“Gracias.” Ella hizo una reverencia y luego miró nervioso por la habitación. “Por lo tanto, es su esposa a casa?” “No. Ella está fuera con su
hermana por la noche.”Michelle se relajó un poco y dio un paso más cerca, poniendo una mano amiga en el brazo.

“Te ves muy pasada caliente a sí mismo, Alex.”


Mi interior se iluminaron y me rebotaron con ansiedad de un pie a otro. “Soy un estilista
fantástico. Si puedo decirlo."
Me reí de ella. “Por supuesto que eres. Debemos ir?”‘Por supuesto.’Ella me
tomó del brazo mientras la llevó hacia la puerta.

La sala de bodas era hermosa. El pasillo estaba iluminado con velas de té blanco y lirios adornado el frente, donde una mujer
ridículamente guapo, de pelo corto en un esmoquin negro se quedó esperando. Era una pequeña lista de invitados. Y fue manifiesto a partir
de la forma en que se veía a la mujer en el frente que la conocían íntimamente.

“Usted no me dijo que esto era una boda dique,” ​le susurré a Michelle. “¿Habría que
importaba?”
"¡Sí! Me hubiera sido mucho más excitado “.
Ella sonrió, con los ojos manteniendo su enfoque hacia el frente, y chasqueó suavemente el brazo. No podía dejar de observar el rostro de
Michelle como la otra mujer, vestida con un hermoso vestido blanco, se dirigió por el pasillo y se llevó las manos al pelo corto de uno de los suyos.
Los ojos de Michelle estaban pegados a la del esmoquin, y mientras las dos mujeres intercambiaron sus votos, una mirada que sólo puede ser
descrito como la angustia de edad entró en ellos. No sabía la causa. Pero no hacía falta ser un genio para darse cuenta que había historia allí.

“¿Y, Charlie, Natalie toma para que sea su esposa?” Repitió el ministro.
"¿Estás bromeando? Por supuesto que sí “, dijo el del pelo corto conocido como Charlie. Todo el mundo en la multitud se rió y aplaudió.
Todos, excepto Michelle. Ella extendió la pareja una sonrisa cordial, pero fue atrapado detrás de un manto de dolor. Mientras los dos se omiten
por el pasillo, saludando a sus amigos, tenía que preguntarse qué tipo de Morón le rompería el corazón de Michelle. Yo no. No. Si tuviera mi
vida para hacer de nuevo, me gustaría aferrarse a ella con todo lo que tenía. Lo que sea, o quien sea, éste era el que le había hecho tanto
daño, lo que quería saber. Quería solucionarlo.

“¿Quieres hablar de ello?”, Le pinché suavemente una vez habíamos llegado a nuestros asientos en la recepción. Los otros en la mesa estaban
recibiendo bebidas y platos de comida y mezclándose con los recién casados.
“Hablar de qué?” Pero ella no había sonreído desde la ceremonia. “¿Qué hay
de lo que sucedió allí?”
“Sucedió una boda.” Su burla habitual faltaba algo de su brillo.
"¿Estás seguro? Debido a que parecía más como si estuviera en un funeral.”Ella se quedó en silencio. “Mira, no tienes que decirme
si-”
"No. Está bien. Fue hace mucho tiempo.”Me incliné mi silla hacia la de ella. “¿Qué ha
pasado, Michelle?”
Suspiró de algún lugar profundo y enterrado. “Yo estaba en el amor con Charlie.”
La miré expectante. “Pensé que iba a decirme lo que pasó. Esa parte fue bastante claro “.

“Bueno, no estás perspicaz.”


"Háblame. Ningún juicio, lo juro. Yo soy tu amigo. Y yo quiero escuchar “.
Ella sonrió y tomó mis manos entre las suyas, apoyándolas en su regazo. "Gracias. De Verdad. Yo estaba estúpidamente enamorada de Charlie “.

“¿Te ha fecha de chicos?”


“Yo casi no llamarlo de citas.” Ella se rió dolorosamente. “En aquel entonces, Charlie era un médico en Northwood. Natalie era el médico
todopoderoso que todos adorábamos. Y Charlie fell encima de ella el día en que comenzó allí. Natalie estaba casado, sin embargo, a este
individuo, no obstante. Casado y con un chico joven también. Todo era muy desordenado. Ellos estaban calientes y fríos durante más de un
año. Y cuando estaban fríos, Charlie y me gustaría tener ... involucrados.”Apreté las manos un poco más apretado. Quería romper los dientes
de Charlie en el uso de Michelle para llenar su tiempo antes de Natalie dio la vuelta. Michelle no era la chica lo dejó cuando algo mejor llegó.
Ella estaba que cosa mejor.

"¿Y?"
“Y ¿qué quiere decir, 'y'?” Ella se rió. “Y estamos aquí en su boda. Los dos son grandes personas. Grandes amigos míos, todavía. Natalie es
el jefe de asistir en el servicio de urgencias, y Charlie de la más nueva y más joven, el médico que tenemos. Son esta pareja de potencia. Y son
totalmente, con la cabeza sobre los talones, el romance del peor-película-usted-nunca-visto en el amor también.”Los ojos de Michelle regadas un
poco.
“Y los odias por ello.”
Ella se rió de nuevo, secándose una lágrima perdida de su barbilla. “Despreciarlos.” ​Nos reímos juntos como instintivamente me la llevé
en mis brazos y pasé los dedos por el pelo largo, perfecto.
“Deja de hacer eso o vas a manchar su delineador de ojos.”
“No todo el mundo llora en las bodas?”, Le dijo a la defensiva.
“No es porque están en el amor con una de las novias,” me burlé de ella, pasando la mano por su espalda. “No estoy enamorada
de Charlie nunca más.” Ella se sentó más erguida y me miró serio ahora. “Oh, yo no quise decir”

“No es que yo estoy enamorada de Charlie. No. Me di por vencido ese fantasma hace mucho tiempo. He seguido adelante. Y ella es una
de mis mejores amigos ahora. No soy la misma niña que utiliza para arrojarme a ella nunca más.”Hice una mueca ante la imagen de Michelle
besándose con otra-besar a otra persona como yo pensaba en ella besándome. “Lo que me molesta es que ... Oh, Dios mío, esto suena tan
cojo. Lo que me molesta es que yo no puedo evitar sentir que se toman todos los buenos “.

Me tocó la cara con el dorso de los dedos. “Ahora eso no es sólo cierto.” “Sí, lo es.” Ella
sorbió un poco. “Es decir, miro.” “¿Y qué te hace pensar que soy uno de los buenos?”

“Cállate y deja de pesca de cumplidos.” Ella estaba sonriendo de nuevo, su negrita hermosa sonrisa, que parecía hacer todo lo
demás en el mundo bien. "Venga. Vamos a bailar."
Antes de que pudiera protestar, ella estaba de pie, agarrando las manos y tirando de mí en ella. “Bien”, le concedí, envolviendo mis
brazos alrededor de su cintura, “pero le advierto. Soy terrible.”Michelle le echó los brazos al cuello, apoyando la cabeza en mi hombro.
Podía oler el perfume de almizcle que siempre había imaginado que llevaba, mientras tocaba el pelo corto en la parte posterior de la
cabeza. "No lo sé. Uno se siente muy bueno para mí “.

Mi corazón latía en mi garganta. Ella levantó la cabeza de mi hombro y cerró sus grandes ojos color avellana a la mía. Me sentí moverse hacia
ella, lentamente, sin control, como si una fuerza mucho más grande que yo estaba dibujando nosotros juntos. Sentí que mi mundo ya que sabía que
listo para colapsar bajo la decisión que estaba a punto de hacer. O, tal vez, en virtud de las decisiones Beth y yo habíamos hecho juntos. El pequeño
espacio entre los labios estaba caliente y lleno de anticipación. Yo quería dejar de hacer lo que estaba pasando entre nosotros. Quería aferrarse a mis
años de promesas y mis votos y mi matrimonio, no importa qué tan enmarañada que se había convertido.

“No eres!” Una voz cortar a través del silencio que había caído, el sonido discordante rompiendo el aire que nos rodea electrificada y
trayendo la realidad bruscamente de nuevo en el foco. Michelle sacó de mis brazos y se giró para saludar a la pareja de recién casados ​de pie en
frente de nosotros.
“Hola, chicos! Felicitaciones!”Ella se abrazaron primera Natalie, a continuación, Charlie, sus ojos ahora vacante del deseo sabía que había visto hace
unos momentos.
“Me alegro de que hayas podido venir”, dijo Natalie. “No me
lo perdería.”
“¿No vas a introducir a su fecha,? Michelle” preguntó Charlie. Charlie. Gilipollas.
Sin esperar respuesta, extendió su mano hacia mí. "Hola. Soy Charlie. Gracias por venir hoy “.
Le devolví la sonrisa amable y di la mano, aunque todavía contra la urgencia de introducir su cara a mi puño por lo que había hecho
a Michelle. “No estoy realmente la fecha ... Es decir, somos amigos. Es decir, yo soy Alex. Fue una gran boda. Muchas Gracias por
invitarme.”Como ya he tirado de distancia, vi los ojos de Charlie errantes a la banda de oro en la mano izquierda. Ella frunció el ceño y
miró a Michelle con ojos interrogantes.

“Bueno, de todos modos, es mejor dejar que ustedes dos de nuevo a él. Felicidades de nuevo, Dr. y Dr. Thompson,”dijo Michelle
entusiasmo.
"Oh por favor. De verdad crees Natalie cambiaría su nombre?”Charlie tomó la mano de su esposa y se alejó.

Nuestro día de la boda se había sentido algo así como lo que imaginaba estos dos se sentían. Este fue un cuento de hadas-a-la vida real felices
para siempre después. Estaba claro en la forma en que se miraron entre sí, en la forma en que llevan a cabo entre sí, en la forma en que se querían.
Había abandonado hace mucho tiempo en este tipo de amor, rechazando como un mito lesbianas y decidir que vive con su mejor amigo era
probablemente la mejor cosa siguiente a esta
pasión inexistente. Pero esto fue todo. Lo tenían. Y quería también.
“¿Estás bien?”, Le pregunté a Michelle, una vez que había vuelto a sentarse en la mesa. Sus compañeros de trabajo e invitados de la pareja se
unieron a nosotros lentamente, pero eran en su mayoría ajenos. Todavía estaba visiblemente molesto, su sonrisa todavía falta que el brillo adicional
sabía que ella era capaz de hacer, aunque un poco el dolor parecía haberse disipado de sus ojos.

"Sí. Realmente soy."


La miré con escepticismo.
"Lo juro. Creo que he cerrado oficialmente el capítulo de Charlie.”Ella me sonrió y tomó mi mano de nuevo. “Gracias, Alex. Estoy
muy feliz de que vinieras conmigo “.
“Incluso si soy un bailarín terrible?”
"Incluso entonces. Eres un gran amigo. El mejor."
Estábamos grandes amigos. Eso era todo lo que podríamos ser. Eso era todo lo que había querido ser. Pero eso no podía mantener mi estómago
se caiga al suelo como un ladrillo.

No estaba en absoluto sorprendido Beth había esperado para mí. No era terriblemente tarde, pero yo sabía que no importa la hora que había
sido, se habría estado esperando. Estaba acurrucada en el sofá con una manta de observación
Mundo real reposiciones.
“¿Cómo fue?”, Preguntó, claramente tratando de ocultar la duda en su voz. "Estuvo bien.
Ya sabes lo mucho que odio las bodas.”‘Lo sé.’

Me quité la chaqueta y se sentó a su lado, golpeando los pies encima de la mesa de café. Mi matrimonio con Beth había habido un montón de cosas.

Había sido inestable e inmaduro. Nos subsisten gracias a las pizzas congeladas y champú descuento. Algunos días incluso no podían soportar la vista el

uno del otro. Pero había habido un tiempo, una vez que ambos habíamos olvidado desde entonces, cuando habíamos sentido el amor. Tal vez nunca fue

un cuento de hadas. Tal vez no conseguir el Natalie terminando y Charlie tienen. Pero yo la había amado. Yo la había amado como mi mejor amigo, que

apoya cada loco sueño que tenía y cada fracaso que soporté. Yo la había amado como la chica llegué a casa todas las noches, que compartía mi cama y

mi cereal y mis tubos de pasta de dientes. Y ella había amado mí.yo quedó mirando la pared, tratando de decidir cuánto tiempo nadie podía soportar una

relación que había perdido las cosas que se basaba en, preguntándose si algún tipo de fórmula o el diagrama de flujo existieron que podrían ayudar a

hacernos llegar lo que parecía haber desaparecido para siempre. Pero lo que encontré fue sólo el silencio frío, estéril.

“Me voy a la cama”, le dije. "Bueno.


Voy a estar en breve “.
Me puse de pie frente a ella, ofreciéndole mis manos. “¿Por qué no vienes conmigo?”
Bet me miró durante un rato, sin saber de mi invitación, hasta que, finalmente, se devolvió la sonrisa tentativa y me siguió hasta el
dormitorio.
La besé en la torpeza, mis manos enredarse con el empate en sus pantalones de chándal y el cierre del sujetador. No podía recordar
cuando todo había dejado de ser tan orgánicas. Se entregó a mí, sus manos y besos y abrazos que refleja mi vacilación, hasta que los dos
estábamos forzando fervor en aras de cumplir con nada más que una obligación. Quería sentirlo. Quería elevarse, aunque sólo sea un poco,
como antes. Quería mirarla como si fuera todo lo parecido que nunca podría amar a nadie más, siempre y cuando yo vivía. Pero los
sentimientos no vendrían. En lugar de ello he utilizado solamente mecánico, practicaba gestos aprendidos a partir de años de hacer el amor
con la misma mujer. Finalmente, Beth se apartó, la tristeza se palpa el aire.

"Estoy realmente cansado."


Llegué al piso y le entregó la camiseta que había descartado. "Yo también. Largo día.”Nos subimos en
cama, una familiarizadas tres pies de espacio entre nosotros, y se durmieron.
Nuestros cuerpos habían estado allí. Pero nuestros corazones? De alguna manera habíamos dejado atrás.
do CAPÍTULO S INCLUSO

Estaba intentando. Podría haber poca discusión allí. Esta fue mi vida ahora. Había hecho promesas-larga-vida, para siempre tipo de promesas
que no deben ser llevados de vuelta. Después de sólo unos pocos años, no podría sólo arriba y alejarse. Había fracasado en todo intento de una
relación que había tomado, y yo no estaba preparado para mi matrimonio se convierta en uno de esos fracasos. No estaba lista para enfrentar el mundo
y aún digo que habíamos cometido un error. Habíamos invertido demasiado tiempo, tenía demasiado amor. No podía ser el que hacer daño a Beth, no
importa lo mal que se había convertido. Y no podía romper mi propio corazón tampoco. Tal vez una vida miserable con su valía más que una vida
solitaria y sin ella.

Me quedé despierto en el cuarto oscuro, pensando en mis padres. Mi madre pasó por maridos que ella fue a través de botellas de
vino, uno tras otro, siempre mirando hacia el siguiente. Ella casi había matado a mi padre cuando se fue. Yo nunca sería como ella.

Cuando nos despertamos la mañana siguiente, Beth decidió que quería ir al casino. Lo único que no había cambiado en los últimos años era su
sentido de la aventura. Me encantaba la forma en que siempre estaba dispuesto a hacer las maletas en un capricho y ir de camping o tomar un viaje por
carretera a algunas ciudades al azar de varias horas de distancia sólo para un perro caliente. Era una especie azar de la vida que hizo que todo nuevo y
excitante. Bet podría no haber sido artístico, o educado, o culturalmente evolucionado. Pero nunca se podría llamar a su aburrido. Su impulsividad se
había convertido en aburrido sin embargo. No quería salir corriendo de aventuras infantiles con ella nunca más. Y era raro que ella quería que me
llevara.

“Usted es descarado, ¿lo sabes?”, Dijo, mientras caminábamos a través de las máquinas tragaperras. "¿De qué estás
hablando?"
“Esa chica.” Bet con la cabeza hacia una rubia con un vestido corto de color azul sentado en las mesas de dados. "¿Que hay de ella?"

“Usted sólo su protegido”. Ella me lanzó una mirada helada y se apartó.


"Estás loco. No lo hice.”Pero realmente no me importaba lo que pensaba de mí y la chica con el vestido azul. Beth estaba
siempre me acusa de mirando a todos, si lo hice o no.
“En realidad, no piensa que una chica como ella iría para ti, ¿verdad?” Herido, tomé un asiento en una de las
máquinas. “¿Por qué querría ella, Beth?” “Porque. ¿Quieres que todo el mundo quiere que usted. Siempre
tienes.”Ella sabía cómo me cortó cuando ella estaba haciendo daño. Siempre lo hacía.

Estaba intentando. Eso era cierto. Pero que todavía no parecía para que deje de contar los días, diablos, incluso las horas, hasta que pude
ver a Michelle de nuevo. Por último Martes vino, y las olas a través de mi estómago mientras caminaba hacia el café hizo poco para desmentir lo
mucho que de un efecto a esta chica tuvo en mí. Ella estaba allí, el pelo recogido en un nudo flojo, con aspecto cansado de una larga noche en el
trabajo, pero lo más bonito de lo que había visto alguna vez. Más bella que nunca había visto a nadie. Me dolía con un querer que nunca había
conocido antes. Fue doloroso, y vigorizante. Y quería ese momento hacia atrás, en la boda, donde la sostenía con mis brazos, y ella me abrazó
con sus ojos, y yo no podía decir donde terminaba mi agarre y la de ella comenzó. Ese momento en el que estábamos tan cerca, todo el viento
tenía que hacer era turno para llevar a nuestros labios. En silencio condenen Charlie para detenerlo, aunque yo sabía que debería haber sido ella
dando las gracias por salvar mi matrimonio- o lo que quedaba de él.

“Hola.” Michelle se puso cuando entré y me abrazó.


“Hola, usted mismo.” Me colgado en un poco más de lo que probablemente debería tener antes de que finalmente se sentó.
Comimos nuestros bocadillos y atrapados en las primeras partes de nuestra semana en el hospital, Eleanor Cohen y el Sr. Watson, hermana
de Michelle mal humor con el molesto Shih Tzu. Pero ella se movió incómodo en su taburete, aparentemente distraído por todo lo que nos rodea.

“¿Alguna vez vamos a hablar de ello?” Ella finalmente dejó escapar. “¿Qué,
exactamente, se supone que vamos a estar hablando?”
“Oh, no lo sé. La serie de los Yankees? La visita del presidente la próxima semana? O, ¿qué tal que cerca de beso en la boda de la otra
noche? Podríamos hablar de que uno “.
Me quedé de piedra al silencio. Fue un beso cerca? Yo había pensado así. Pero, de nuevo, yo también se las arregló para convencer a mí mismo
que había idealizado por completo toda la noche. toda nuestra amistad, en realidad. No esta vez, sin embargo. Ese momento en la pista de baile ... que
había sucedido exactamente como lo recordaba.
"Oh. Que ...”, dije.
“Mira, lo entiendo. Bodas me hacen demasiado cursi. Los dos éramos vulnerables y tal vez un poco solo. Vamos a llamar un lavado “.

Un dolor agudo en el pecho se levantó.


"Derecha. Un lavado “.
Miró la pared detrás de mí, evitando mis ojos.
“Gracias a Dios no hay nada que realmente ocurrió.” Pero ella no parecía agradecido. "Sí. Gracias a
Dios por eso."

El verano se coló en nosotros, y antes de que lo supiera, ya que era junio. Charlie y la boda de Natalie que trajo el beso cerca se habían
convertido en nada más que un buen recuerdo a menudo me aferré a la noche mientras dormía Bet junto a mí. Nada ni siquiera cerca había
sucedido desde entonces. Michelle y yo éramos los mejores amigos pintoresca-salir a caminar en el sol, el chisme, conseguir el café y el vino. Y
cada vez que había broma sucker punch-brazo o hablar de un ex-llama, me muero un poco en el interior, el aire lentamente siendo arrastrada fuera
de mi enamoramiento inofensivo.

“Entonces, ¿dónde está la Sra hoy?”, Preguntó Michelle en una de nuestras semanal paseos por el pequeño parque en la ciudad.

“En el centro comercial con su hermana. Están compras para nuestra gran fiesta del Cuatro de Julio.”‘Y usted no
quiere ir?’
“Sabes que eres la única de compras-buddy para mí.”
Ella me sonrió, el sol de la tarde enmarcando su rostro. Odiaba momentos como los que porque se veía como algo de todos
mis sueños. Sabiendo que no podía ser mío dolor. Y no debería tener.
"Alegra oírlo. Ustedes están teniendo una fiesta en el cuarto?”, Preguntó.
“Nosotros no, no. Los padres de Beth.”Nos detuvieron frente a un banco roto y se sentaron. Michelle puso su mano en mi rodilla, y me puso
un brazo amigo a su alrededor. Se hundió en mí como el aire caliente nos envolvió. Y, de esa manera, ya no éramos sólo amigos. Éramos dos
personas que se habían amado sin descanso durante décadas, tal vez más. Dos personas que se conocían entre sí tan a fondo, incluso el tiempo
no pudo resistir ellos.
“Bueno, que aspira a ser entonces.” Michelle sacó la lengua a mí como un niño, y el momento había terminado, de nuevo a los mejores amigos
eternos, sin sexo. Bien podría haber sido recta por todo el interés que mostró en mí. La parte de atrás adelante y hacia atrás era confusa, y agonizante.
Pero no podía luchar contra el placer que sentí cuando los momentos platónicos se desvanecieron y vislumbré una vida de fantasía que nunca sería
capaz de tener.
"Créeme. No estoy deseando que llegue. Hacemos esto cada cuarto. Sus padres tienen a toda la familia. Hay, como, quince
niños corriendo a los gritos de la piscina. Su padre se pierde por completo, su madre llora, y su hermana les grita. Beth, por supuesto,
se une a los gritos. Y yo prácticamente sólo contar las horas hasta que se acaba “.
“Suena como mi infierno,” dijo.
“El mío también.” Nos reímos un poco ya que veíamos dos niños pequeños patear un balón de fútbol con su padre unas pocas yardas de distancia.

“Es una lástima que usted tiene planes ya”, dijo Michelle, volviéndose hacia mí con una pequeña sonrisa. “Es?” Algo
sobre la forma en que me miraba hizo que mi viaje pulso.
"Sí. Mi tía tiene un lugar en Provincetown. Voy a estar allí por unos días, ya sabes, si quieres venir conmigo.”

La miré en silencio, presa de imágenes de acostado en una franja de playa en la ciudad-P con Michelle, de conseguir un
helado en la calle comercial, y viendo las reinas en la corona. Y odiaba Beth. Odiaba estar casada.

“Bueno, yo ...”
“Lo sé, usted tiene que ir con Beth. Obviamente. Sólo estaba diciendo, que habría sido divertido.”Michelle puso su brazo alrededor de mí y le
revolvió el fondo de mi pelo.
“Sería muy divertido ... Me gustaría poder ir. Otra vez este verano, tal vez?”
“Tal vez.” Ella sonrió. Pero los dos sabíamos que no iba a suceder. Los dos sabíamos que no había suficientes excusas del
mundo para alejarse de Bet durante un par de días. Perdería su mente si se lo pidiera, no importa lo inocente que sería. Simplemente
no valía la pena luchar.
“Debería llegar a casa.”
"Por supuesto. Yo también “, dijo Michelle.
Nos servida se levantó y caminó hacia mi coche esperando.

El Cuatro de Julio reventón temida se acercaba, y cada día me devanaba los sesos maneras de llegar a la playa con Michelle para el fin
de semana. Podría decir Bet tenía que trabajar. Pero eso podría parecer un poco gracioso cuando no regresó a casa durante tres días. Podría
decirle que estaba visitando a mi familia en Nueva Hampshire. Pero ella tendría un aneurisma garantizada cuando se enteró de que no iba a
pasar con su familia. Podría decirle la verdad. ¿Pero por qué? No confiaba en mí de todos modos. No había manera. Tuve que renunciar a ella
y aceptar mi destino-una verdad que se había convertido en la historia de mi vida últimamente.

“Tengo algunas noticias de mierda,” dijo Beth, sentado a mi lado en el sofá una noche. Ella jugueteó con el tenedor y apuñaló
con enojo a su lasaña congelada. La miré, expectante. “Mi jefe me está haciendo trabajar este fin de semana.”

"¿Este fin de semana? Este fin de semana es el cuarto lugar,”dije, tratando de ocultar cualquier signo de emoción que pudiera colarse en mi voz.

"Lo sé. Dijo que no tiene nadie más. Y todos los demás tienen estos viajes costosos reservado. Realmente no tengo otra opción
“.
"Oh. Oh, eso es muy malo.”Luché las ganas de saltar y bombear los puños.
“Me está pagando doble. Pero es una mierda que tengo que faltar a la fiesta de la familia. Madre sabe, y ella espera que usted todavía
estará allí.”Sesión Puño-remontado.
“Pero me siento tan extraño estar sin ti.”
“Realmente están deseando que llegue. Hay que ir.”Casualmente recogió un problema de El neoyorquino Yo ya había leído y fingí
que mirarlo. “Yo era una especie de invitado a que esto funcione. Tal vez vaya a que ahora “.

"¿De Verdad? Un trabajo de la cosa? ¿Qué tipo de trabajo de la cosa?”Beth me miró con recelo.
“Un retiro de trabajo,” respondí con una velocidad sorprendente y credibilidad. "Sí. El Sr. Watson y el Sr. Johnson decidieron organizar este
viaje a Boston para todo el mundo para el fin de semana. Es como si, de algún tipo de basura formación de equipos o algo “. Bien, que resultó
mejor de lo que esperaba.
Bet considera mi historia por un momento, tocando sus uñas contra el brazo del sofá. “¿Cómo es que nunca lo mencionó
antes?”
"No lo sé. Creo que se me olvidó.”Odiaba la mentira. Incluso si era para proteger a los dos de los golpes innecesarios esto vendría a. Pero más
que nada, odiaba que tenía que mentir sobre algo tan hermoso y francamente inofensivo como lo compartieron Michelle y yo. Se había convertido en
mi mejor amigo. No debería tener que ocultar que a partir de mi esposa. Pero lo hice. No fue entonces-Beth estaba celoso y el exceso de reactivo, y
yo era un mentiroso. No exactamente compañeros del alma para la vida. “Creo que es mejor que vaya a la retirada de todos modos. Ya sabes, subir
en la escalera corporativa y todo eso “.

“Esto es una mierda.” Mala cara Beth.


"Lo sé. Es un asco duro “.
“Siempre hay el próximo año,” dijo ella, como si ella no lo creía sus propias palabras. “No se preocupe por
ella.”
“Bueno, divertirse a su pequeño retiro entonces.” Ella se aseguró de hacer hincapié en la palabra retirada, como si fuera incapaz de decirle nunca la
verdad de nuevo. Estaba enfadado y cansado de estar siempre villanizado, hasta que tuve que preguntarme lo que estábamos tratando incluso de más.

Esperé con impaciencia para Beth para ir a trabajar, todavía aturdido por la frustración de los últimos minutos. Cuando por fin se fue, me
cogió el teléfono.
“¿Qué estás haciendo ahora?”, Le pregunté a Michelle. “Todavía estoy en
el trabajo.” “Park o el hospital?”

“Park”. Ella se rió un poco. “He estado atrapado trabajando en esta propuesta durante todo el día. ¿Qué pasa?”‘¿Quieres tomar una
cerveza?’
Michelle se detuvo por un minuto mientras hacía tapping mis dedos con impaciencia en la mesa final. “Amor a. Voy a
hacer aquí en unos pocos minutos. Vamos a conocer a los tiradores en una hora.”‘Perfecto’. Colgué, sonriendo.
do CAPÍTULO mi IGHT

Una hora más tarde entré en tiradores, sórdido bar-piscina de la ciudad que la mayoría de nosotros frecuentado al menos un par de
veces al mes. El lugar era un poco desagradable. Olía como Bud Light había sido derramado sobre la alfombra manchada, y la
iluminación era siempre tan oscura que apenas podía ver la bola blanca. Era el tipo de lugar que fue a sin ninguna expectativa. Pero era
cómodo, y más que eso, era sólo cuando todo el mundo parecía encontrarse.

Recorrí la habitación para ella, pero todo lo que vi fueron unos pueblerinos jóvenes con gorras de camionero bebiendo cerveza en el bar, y un
par de chicas universitarias en camisetas sin mangas diminutos que finge tirar de la piscina. Tomé asiento en una mesa cercana, pedí dos lunas
azules del barman pelirrojo con un anillo en la nariz, y vi a Michelle.
“Hola, guapo.” Ella sonrió mientras daba los últimos pasos hacia mí. Me puse de pie y puse mis brazos alrededor de ella, preguntándose cómo me las
arreglé para mantener mi atracción por ella hasta el momento en la bahía. Supone la negación era algo muy poderoso.

"Hola. Te tengo una luna azul. naranja extra “.


Ella se sonrojó un poco. “Nada consigue más allá de usted, ¿verdad? Tal un abogado.”Ella se sentó. “¿Cómo fue el trabajo?”,
Pregunté.
"Insano. Estoy tratando de armar este evento masivo el próximo mes. La empresa de catering simplemente se retiró, y el lugar quiere más dinero,
y que sólo ha sido ... Oh, no importa. Sólo cosas aburridas “.
Llegué debajo de la mesa y le tocó la mano. “No es cosas aburridas. Me pregunté, ¿verdad?”“Todo el mundo sabe que cuando alguien
pregunta '¿cómo era el trabajo?' que en realidad no quieren saber “, dijo.

"Hago."
Ella tejió sus dedos con los míos, el roce de la banda en la mano izquierda. “Usted ha sido
divulgada como usted quería hablar de algo cuando llamaste.” “¿Cómo lo sabe?”

“Sólo algo en su voz. Usted no es tan enigmática como se piensa, Alex.”Me reí de ella. "Maldita sea. Realmente iba para toda esta cosa
misteriosa y atractiva.”‘No estoy seguro sobre la parte misteriosa ...’Ella me soltó la mano y se pasó los dedos por el muslo, sólo se les permite
descansar pulgadas de la entrepierna de mis pantalones vaqueros. Tragué saliva, miedo de moverse, miedo de respirar. Yo sabía que ella
nunca se lo tomaría más allá de esto. Pero también sabía que amaba a ver cómo me retuerzo bajo el peso de su flirteo tortuoso. Y yo no podía
decir lo odiaba tampoco.

“Yo no quiero hablar de algo,” dije, finalmente capaz de hablar de nuevo. "¿Qué pasa?"

“Esa oferta para este fin de semana ... en la ciudad de P ... ¿Le siguen en pie?” Ella sonrió con una
sonrisa grande y con dientes. “Usted sabe que lo hace.” “Me gustaría que lo lleve arriba en él, entonces.
Si eso está bien “.“¿En serio? Pero, ¿cómo?”, Dijo Michelle, a borbotones. “Bet tiene que trabajar. Lo que
significa que ninguna de las partes de la familia.”‘Y ella te parece bien venir conmigo?’

"¿Qué? Oh. Por supuesto. Sí, totalmente bien,”dije, el tartamudeo. Si Michelle sabía que estaba mintiendo a Bet sobre mi paradero ese fin de
semana, ella nunca me dejó ir.
“Alex! Esta es la mejor noticia que nunca!”Ella se levantó de su taburete y envolvió sus brazos alrededor de mí, casi me aplastamiento de la
emoción.
"¡Lo sé!"
“¿Qué tal si celebramos por patearme el culo en la piscina?” Ella me estaba tomando el pelo.
"No va a pasar. Soy profesional."
“¿Tiene alguna idea de cuánto tiempo que he pasado aquí?” “Ya veremos”.

Ella me llevó a las mesas de billar, su alegría sigue siendo evidente por su movimiento rápido y nervioso. Recogí las señales de la piscina y les
sumerge en tiza, entregando uno a Michelle, que estaba apilando las bolas en el rack.
“Vamos a poner un poco de apuesta amistosa en este juego”, dijo. Una grieta satisfactoria rompió la pirámide y los esparció sobre la
mesa, se hunde varios.
"¿Qué tienes en mente?"
Michelle vueltas, señalando con el final de su señal, mientras trataba de crear su siguiente tiro. “Si ganas, te voy a dar un corte de pelo.”

“Un corte de pelo? ¿Por qué cree que necesito un corte de pelo?”, Pregunté, pasando los dedos conscientemente a través de los mechones de maleza en
mi cabeza.
“Confía en mí, lo hace. Y da la casualidad que un maldito buen estilista. He utilizado para cortar el pelo de mis primos todo el tiempo “.

“¿Por qué no me sorprende?” Pensé en la renegociación de mis condiciones. Pero la sonrisa que apareció en su cara
me dijo que no. Un corte de pelo significaba más tiempo con ella. Significaba sus manos corriendo por mi pelo, su cara a la
mía. Había algo casi íntimo cuando pensaba en ella. Íntimo, sin ser íntimo. Todo Michelle hizo fue pensado y meticulosa. Y
esto no fue diferente.
“Y si gano ...” Ella golpeó la bola blanca, golpeando tres rayas en el bolsillo, una después de la otra. Ella no levantó la vista. “Tienes que
decirme lo que realmente dijo a Beth que estaba haciendo este fin de semana.”
Me quedé inmóvil, apretando el taco de billar con tanta fuerza que mis dedos estaban convirtiendo el color de la tiza. "YO-"

“No soy un maniquí. Me has dicho acerca racha de Beth. No hay manera de que iba a estar bien con su esposa despegar a la playa para el
fin de semana del Cuatro de Julio con otra persona “.
“Pero Bet ...” Estaba tartamudeo.
“Vamos, Alex. No juegue conmigo. Es un insulto. Por lo tanto, ¿tenemos un trato? Yo gano, tú dime dónde piensa usted será cuando usted
está realmente conmigo “.
Asentí en silencio mientras volvía a hundirse las rayas.
Por último, se perdió uno. Alineaba mi tiro, correr suavemente la madera a través de mi pulgar y el índice. Yo era terrible en la piscina. Había jugado tal
vez dos veces en la escuela de derecho, y que había estado enyesado en ambas ocasiones. La bola blanca se elevó encima de la mesa, falta su objetivo por
cerca de seis pulgadas y rebota en una pared, y luego el siguiente, hasta que se dejó caer en el bolsillo de la esquina.

Michelle se centró, tranquilo, reducción a cero en solitario en la banda izquierda en frente de nosotros. Se golpeó la pelota en un giro vertiginoso,
donde mellado las rayas verdes, que flotaban perfectamente al bolsillo medio.
“La esquina superior derecha,” dijo, señalando su señal. Michelle ángulo del palo justo y golpeó suavemente la bola ocho en el agujero.
“Entonces,” dijo ella, levantando la vista del juego con una sonrisa de triunfo, “¿a dónde vas este fin de semana?”

Suspiré, poniendo mi señal sobre la mesa. “Voy a un retiro de trabajo en Boston.”


Michelle rió y tomó un largo sorbo de cerveza. “Un retiro de trabajo? Muy inteligente.”Su cara se redujo un poco. “Mira, yo no perdono la
mentira. Pero también sé cómo pueden ser bat-mierda chicas locas. No estamos haciendo nada malo en la horca a cabo en una playa por unos
días y comer langostas. Así que no voy a insistir en que tan mal. Sin embargo, usted debe pensar en decirle la verdad “.

Asenti.
“Así que realmente pensar que necesito un corte de pelo, ¿eh?”, Pregunté.
Dio unos pasos hacia mí y me tiró del pelo a través de sus dedos. "Hago. Grande-tiempo. Sé que he ganado la apuesta, pero sólo puede estar
sintiendo la caridad de que lo haga por usted todavía “.
"¿Está bien?"
“Será mejor que termine la cerveza y me recogerá en él ahora, sin embargo, antes de que mi caridad se agota.” Sonrió. “Podemos ir a mi
casa. Beth en el bar “.‘Suena como un plan’.

“¿Por lo menos tiene tijeras?”, Pregunté a Michelle una vez que lo instalamos en mi apartamento. Ella había extendido una bolsa de basura en el
suelo de la cocina debajo de uno de los taburetes de la barra de desayuno y comenzó a hurgar en el cajón de basura debajo del fregadero.

“Debe tener unas tijeras en algún lugar de esta casa.”


“Bueno, sí, lo hacemos, pero no lo que necesitamos algún tipo de tijeras de peluquería especiales o algo?” “Dejar de preocuparse
tanto. Voy a hacer que te ves muy bien.”Ella sacó un par de tijeras de grado industrializados que encontró, y me miró con recelo. “Aha!
¡Aquí vamos!"
“Utilizamos los que cortar las alfombras de piel de Jed.” “Por lo tanto,
voy a lavar ellos! Relájate. Tengo esto."
Michelle desapareció en el cuarto de baño mientras me pongo algo de música y abrí otra cerveza. Volvió a aparecer con una botella con
atomizador de plástico lleno de agua y un peine.
“¿Dónde has encontrado todo eso?”, Pregunté.
“En su cuarto de baño. Cada chica tiene uno de estos.”Ella levantó la botella. “Usted sabe, para esos días que no tiene tiempo para
lavarse el pelo.”
"Estupendo. Te ofrecería una de ellas “, señalé a mi cerveza en el mostrador,‘pero creo que voy a esperar hasta después de que haya terminado con su
trabajo truco.’
Ella se rió de mí. “¿Crees que eres tan duro. Pero estás amando esto. Te gusta la atención.”‘¿Perdón?’Fingí ser
herido. “¿Crees que me encanta la atención?”
“Estoy totalmente. Tiene dos niñas que estás completamente loco ...”Ella se sonrojó con fuerza, lamentando lo que había
empezado a salir de su boca.
“Loco por qué?”, Le quería decirlo. Quería que admitir lo que sentía por mí se había convertido en más que los matices platónicos que habíamos
estado pintando. Pero si lo hacía, lo que fuera que se convertiría en realidad. Y yo no estaba preparado para las consecuencias. Tenía que andar con
precaución en momentos como estos, en los que Michelle estaba abierta y real. Si no lo hiciera, que habían rompen y desaparecen. Estos momentos
siempre lo hacían, con el tiempo. Sólo podía esperar para mantenerlos juntos durante todo el tiempo que pude.

“No importa.” No fue. Casi podía ver los diminutos fragmentos de su vulnerabilidad se evaporan en el aire. “De todos modos, estoy
listo para empezar.”
Michelle se trasladó a mi lado y se rocía el pelo suelto con agua fría. "¡Dios! Usted podría
tener, al menos, lo calentó por mí “.
“¿Estás siempre que esto sea difícil?” Ella me roció una vez más, esta vez de pegarme intencionadamente en la cara.

"Siempre."
Durante varios minutos Michelle bailaba a mi alrededor, con lo que las tijeras en la cabeza y luego tirando de ellos de nuevo, como si estuviera
practicando. Ella recogió un parche de pelo en el peine y cuidadosamente cortado con tijeras de lo que parecía ser varias pulgadas de mi, de pelo
negro y grueso, que cayó sin poder hacer nada en un montón en el suelo. Apreté los dientes un poco, tratando de deleitarse con la sensación de
sus manos sobre la cabeza en lugar de la matanza que seguramente estaba sucediendo en el ínterin. Esto continuó durante un tiempo, Michelle no
hablar, ni siquiera respirar todo el tiempo.

"Bueno. Creo que hemos terminado.”Ella sacó el peine a través una vez más y luego lo utilizó como un nivel para las explosiones cortas que colgaban
en la frente, con suavidad y precisión separándolos hacia un lado, como usualmente lo hacía, y frotando una poco de gel para el cabello. Sus dedos sobre
el cuero cabelludo enviaron escalofríos por todo mi cuerpo, y yo
involuntariamente cerrado los ojos. "¿Qué piensas?"
Ella levantó un pequeño espejo de mano frente a mí, y yo estudió mi reflejo por un momento. Ella había hecho un gran trabajo. Ninguno de mis
mechones estaban en su apogeo, y por una vez, no se veía como si hubiera levantó de la cama.
"Guau. Michelle, este es el mejor corte de pelo que he tenido.”‘Sólo estás
diciendo eso.’
"¡No! Honestamente. Se las arregló para hacerme quedar especie de ... bueno, guapo,”dije con una sonrisa. “Nunca se necesita mucha ayuda
con eso.” Se apartó un poco de pelo de mis hombros, deteniéndose sólo un poco más de lo necesario en la base del cuello. Hubo momentos, y eran
por lo general pequeños momentos como estos, donde la electricidad entre nosotros era tan intenso, que era cegadora. Era como si el mundo entero
se quemó alrededor de nosotros en el calor que habíamos creado. La gente siempre ponen demasiado en los grandes momentos, el primer beso, el
sexo, los grandes gestos románticos. Pero hay mucho que decir acerca de algo tan pequeño como una mirada o un roce de los dedos a la parte
posterior del cuello durante un corte de pelo. A veces, menos es mucho más.

Viernes era julio tercero. La oficina cierra temprano para las vacaciones, y partió con impaciencia para el hogar. Beth estaba allí cuando llegué, navegar por
la web en su computadora portátil delante de MTV y una bolsa de Chex Mix.
“Estás en casa temprano”, dijo, sin molestarse en levantarse del sofá. “Todo el mundo
va de fin de semana.” “Corte de pelo?”

Saqué mi mano torpemente por el pelo y miré justo por encima del hombro. "¿Qué? Oh. Sí.”Bet cerró su ordenador,
mirándome de arriba abajo durante varios días. “Huh.”
Por mucho que yo no quería que se preocupan por algo tan minutos y estúpida, lo hice. ¿Sería matar a mi esposa para lanzar una pequeña cumplido mi
camino? Demasiado poco y demasiado tarde. Para nosotros dos. Sin embargo, yo ansiaba. Casi tanto como yo estaba empezando a desear que de Michelle.
Tal vez Beth había estado en lo cierto cuando dijo que quería ser querido.

“Tengo que hacer las maletas”, me dijo, en voz baja.


“Ah, se refiere al retiro en Boston?”
Mi cara se puso caliente como culpabilidad decepción desplazados rápidamente. "Sí. El retiro. Mejor me voy. Tengo que irme pronto."

Me moví rápidamente a la habitación, cerrando la puerta para ahogar la baba Beth había jugando en el televisor. Abrí mi tocador y
comenzó a sacar los pantalones cortos y camisetas sin mangas y trajes de baño, echarlos en la maleta abierta. No podía llegar a Provincetown
lo suficientemente rápido. Que iba a ser un poco extraño, sin duda, estar allí sin Beth. Sobre todo teniendo en cuenta que era donde nos
casamos. Pero nada hubiera sido el mismo desde entonces.

A medida que lleno, los pozos que se habían formado en el estómago mientras miraba a Beth en el ojo y mentido a ella comenzó a
sanar. Algo estaba sucediendo. No estaba seguro de si lo que fuera era lo mejor. Pero no podía negar que era emocionante. Me
preguntaba lo que estaría caminando en. Sólo podía asumir los tíos de Michelle estaría allí, o tal vez algunos de esos primos cuyo
cabello se utiliza para cortar. ¿Qué pensarían de mí? ¿Cómo sería Michelle a decir? No tenía ni idea de qué esperar. Y era a la vez
aterrador y emocionante.

Llamé a la puerta de Michelle una hora más tarde, después de insistir a Bet que iba a pasar el fin de semana echando hacia atrás Scotches con un
grupo de ancianos con costras y sus esposas amargas. Me sentí mal por mentirle. Pero entonces yo recuerdo el silencio que se había instalado a paso
ligero entre nosotros y la manera silenciosa Se había cortado yo abajo cada vez que podía. Me acuerdo de todas las maneras continuamos daño unos a
otros, y parte de la culpa menguado.

“¿Estás listo?”, Pregunté a Michelle.


"Más que lista."
“¿Es esto todo lo que hizo?” Cogí su enorme equipaje que estaba repleto de las cremalleras, resoplando dramáticamente.

“Una chica tiene que estar preparado para todo.” “Eres


tan alto mantenimiento.” “Me amas.”

Pero ni siquiera estaba segura de que sabía lo que eso significaba más.
do CAPÍTULO norte INE

Nos dirigimos al este por tres horas. Las ventanas estaban abajo, soplando aire caliente del verano en nuestras caras como banda
independiente favorita de Michelle sonaba en la radio. Bebimos el café helado mientras tejía dentro y fuera del tráfico pesado del Cabo. De vez
en cuando, pensaría de Beth, la frustración del fracaso arrastrándose. Pero luego me daría vuelta al asiento del pasajero y mirar a la chica
sentada a mi lado. En esos momentos, todo lo demás caería. Michelle parecía un Kennedy en sus gafas de sol de gran tamaño y la bufanda de
conducción que ondeaba al viento-moderna de Jackie O. Ella era todo lo que era elegante y hermoso. La habría conducido a los extremos del
mundo.

Provincetown tipo de es el fin del mundo, en realidad. La ciudad se extiende no más de un par de millas y gira en torno a una calle,
Comercial. Cuando se pone de pie al final de la calle, cerca de la salida de Provincetown Inn, que está bastante completamente rodeada de
agua. Además de ser uno de los destinos turísticos más populares de los homosexuales, es también uno de los más grandes pequeños
pueblos de la tierra. Me dolía que no había vuelto desde la boda. Pero los hoteles durante los meses populares eran caros, y realmente no se
habían establecido en unas vacaciones con Beth todos modos.

Conduje hasta la calle de Bradford, sin pasar por el tráfico del centro del pie ocupado.
“Este es el lugar”, dijo Michelle. Apagamos la carretera degradado en un camino que condujo a una pequeña cabaña en la
orilla del agua. Fue un amarillo suave con persianas azules y un largo porche. Un pequeño muelle extendido en la marea baja.

"Esto es genial."
“Voy a advertir que en este momento. Tía Judy puede ser un poco agresivo ... “, dijo. “Un pariente suyo?
¿Molesto? No me puedo imaginar “.
"Decir ah. Decir ah. Pero en serio. No se sorprenda si ella hace muchas preguntas “.
“¿Qué tipo de preguntas, exactamente?” Pero antes de que Michelle pudiera responder, una mujer alta y delgada que llevaba unas
bermudas y una blusa salió corriendo de la casa, con los brazos extendidos, listo para abrazar a alguien.

“Mira lo que trajo el gato!” La mujer agarró a Michelle, que había saltado desde el coche a saludarla. “Tía Judy. Te ves

fantástica.”Se abrazaron.
“Eres una mala mentirosa. Me estoy convirtiendo en una de esas ancianas playa correosas. Pero seguro que es hermoso aquí, ¿verdad?”Me
quedé detrás de Michelle, sonriendo incómodamente y la celebración de su maleta ridículamente overpacked. “Usted debe ser Alex. Es tan bueno
conocerte. Michelle me ha dicho todo “.
¿Todo? ¿Qué es exactamente lo que conlleva? Tía Judy extendió su mano, pero luego cambió de idea y me abrazó también, ese tipo
de rebote, abrazo vertiginoso que su madre le da cuando has estado fuera por un tiempo.

"Señora. Maestros, muchas gracias por invitarme. Este lugar es increíble “.


"Gracias. Nos gusta. Aquí, déjame ayudarte dos con eso. Michelle siempre hacía empacar toda su habitación.”Judy cogió una de las
bolsas más pequeñas. “Espero que tengas hambre, Alex. Acabo de hacer espaguetis carbonara “.

"Muriendo de hambre. Michelle me dijo que estabas bastante el chef. Pero ella no me dijo lo joven que eras.”Ella esbozó una sonrisa
de orgullo y se volvió hacia Michelle. “Usted no me dijo que era tan encantador, Shelley.” Michelle se sonrojó, y siguió a su tía en la
casa.
“Sólo vamos a tomar estas cosas de arriba, tía.”
Michelle me llevó a una pequeña habitación con una cama doble y dos mesas finales, modestamente decorado con una pintura de un barco y una
lámpara llena de conchas marinas.
Bueno, supongo que esto aclare los arreglos para dormir.
“Ella está muy bien.” Arrojé mi maleta en el suelo.
“Escucha, hay algo que tengo que decirte.” “¿Qué es?”

Se sentó en la cama. “Tía Judy no sabe exactamente que estás casado.”


“¿Qué quiere decir que no sabe que estoy casado? Ella sabe que eres gay, ¿verdad?”Me entró el pánico, preguntándose qué clase de
infierno conservadora que acababa entré en.
“Por supuesto que sabe que soy gay. Es sólo que ... bueno, ella ha estado esperando realmente que conocería a una chica agradable y
- “‘Y estoy que 'buena chica'?’Probablemente no era tan molesto como debería haber sido. “Siéntate conmigo.”

Ella acarició el lugar junto a ella, y cumplió.


"Así que déjame ver si lo entiendo. Su tía no sabe que estoy casado. Y cree que estamos saliendo?”Michelle se retorció un poco, luego se
volvió hacia mí con una sonrisa suplicante esperanzador. “Eso es básicamente la misma. Por favor hacer esto por mí, Alex? Sólo por este fin de
semana? Ella me ha estado acosando ya que las cosas se concretaron con Charlie, y ella realmente quiere verme feliz. Desde que el cáncer no
tiene mucho que vivir para-”
"¡Jesús! Ella tiene cáncer ?!”
“No ... Sólo pensé que podría añadir un poco más de peso a mi petición.” “Eres una persona
horrible, Michelle Masters.” Me encantaba burlarse de ella.
“Me dejaron de tomar un momento aquí para recordarles cuál de los dos tiene una mujer que piensa que está actualmente confianza en caída con un
grupo de babuinos corporativos en Boston.”
"Mierda. Tienes razón. De acuerdo, lo haré. Voy a ser su novia durante el fin de semana. Pero sólo para salvar la cara.”Michelle casi me
abordó, hasta que estaba atrapado debajo de su peso.
“Gracias, gracias, gracias!” Ella me besó en la mejilla, acercándose peligrosamente a los labios, y luego se alejó, pensando
mejor.
“Y no quiero cualquier negocio divertido,” añadí.
Ella cogió una almohada y me golpeó en el pecho, y se rió con fuerza. “Hora de la cena, pájaros
del amor,” Tía Judy gritó desde abajo. "Tiempo de la funcion. La miel.”Me hizo un guiño a
Michelle.
Ella señaló a mi anillo de boda. “En primer lugar, es mejor tomar que fuera.”
"Oh. Sí, probablemente debería.”Me torcido la banda de mi mano izquierda y lo puso sobre la cómoda, un sentido distante de lavado de la libertad por
encima de mí.

“Por lo tanto, Alex Shelley me dijo que eres un pez gordo abogado en Rhode Island?”, Preguntó Judy. “Casi no diría eso. Pero gracias. Sólo trabajo para
una empresa pequeña de mala calidad en Northwood. En su mayoría pequeñas cosas “.

“Encantador y modesto”, dijo Judy, a borbotones.


“Alex tiene esta gran caja que viene. Esta viejita linda resbaló en un charco de Red Bull en un Walmart, y la firma de Alex va en
contra de esta gran empresa de distribución. Es su primer caso por su cuenta “.
“Usted debe ser tan orgulloso de ella.” “No
podría estar más orgulloso.”
Yo sabía que todo era hacer creer. Sin embargo, todavía se sentía tan bueno escuchar. No podía recordar la última vez que Beth había estado orgulloso de
mí. O cualquier persona, de verdad. Puse mi brazo alrededor de Michelle y sonreí, disfrutando de tener a alguien a mi lado una vez más que estaba dispuesto a
estar conmigo, sin importar el contexto.
“Dime cómo se conocieron.”
Me quedé helado con mi pasta mediados de giro. Michelle me miró, esperando.
“Adelante, bebé. Dile a ella."
“Yo ... Nosotros ...” Me chupó en una respiración profunda. “El café ... Nos encontramos en una cafetería.” “Una
tienda de café?”
"Sí. Yo estaba trabajando en este ensayo de distribución, en realidad. Michelle entró y no había otros asientos, así que le dijo que podía
sentarse conmigo.”
“Insistió, en realidad,” añadió Michelle. Judy estaba claramente absorto, apoyándose en sus manos y mirando ansiosamente.

“Está bien, insistí.” Nos reímos. “No pude evitarlo.” Miré a Michelle tanto tiempo que todos los demás en la mesa desapareció. Era
sólo ella y yo Y todo lo que había sido fingir momentáneamente desapareció en la realidad. “Ella era la mujer más hermosa que había
visto nunca. Tenía que conocerla “.
Los ojos de Michelle crecieron vidriosa y grande, y nunca se las quitaron la mía. Ella era buena, tuve que darle eso. Y por un momento
fugaz, que había casi me convenció demasiado. Casi.
“Eso es tan romántico”, dijo Judy, rompiendo el hechizo entre nosotros. “¿No es, Walt?” Tío Walter alzó la vista, sin interés, de su plato
de pasta y se quejó, “Oh, sí. Muy agradable “.“Estoy muy feliz de Shelley finalmente encontró a alguien tan maravilloso. Y guapo. Ya
sabes, Alex, para mí personalmente, otras mujeres simplemente no lo hacen. Pero usted es muy atractivo “.

Me di un rojo vivo. “Me olvidé de decirle sobre la sinceridad de la tía”, dijo Michelle, se ríe. “Gracias, Sra
Masters.”
“No me llames así, la miel. Se me hace sonar edad. Llámame Judy. No, me llaman tía Judy.”“Cierto. Tía Judy.”Me
sonrió cortésmente.

No pude dormir esa noche. Nunca tuve problemas para dormir. Michelle lay en silencio a mi lado, pero lo único que podía hacer era mirar en el
ventilador de techo, ya que se dio la vuelta sobre mi cabeza y pensar en lo que estaba haciendo aquí. Había llamado Bet después de la cena e hice
un poco de historia sobre el fútbol americano y hamburguesas con los niños el buen ol' que sonaban como algo salido de un anuncio de Tommy
Hilfiger. Y luego volví a fingir que era la novia de Michelle, sosteniendo su mano y diciendo a la tía Judy lo loco que estaba sobre ella.

Yo fingía feliz. Yo estaba feliz de tener esa fantasía, aunque no era nada más que un acto. Beth no parece importarle mucho lo que
estaba haciendo, de todos modos. Ella se apresuró a colgar el teléfono con la excusa del gato arañando a sus pies, pero me juró que oí
a alguien más en el fondo.
“¿Estás bien?”, Preguntó Michelle suavemente. Se dio la vuelta y se frotó la espalda. "Sí. No se puede
dormir “.
“Usted está pensando en Beth.”
Me volví hacia ella. "¿Qué? No no soy. Realmente “.‘Está bien
si lo son.’“No estoy. Lo juro."

“Alex. Está bien. Si usted quiere tomar por la mañana, lo entiendo.”Ella acarició mi brazo con ternura. “No soy una persona horrible, Michelle.” Me
sentía pesada, las lágrimas húmedas invaden mi visión. “Por supuesto que no lo son!”

Mis ojos dieron paso, ya no es capaz de contener la inundación. “Las cosas han ... realmente han aspirado últimamente ...”

"Está bien. Realmente.”Ella me tomó en sus brazos y me envolvió en ella, y se calmó al instante. “No es una mala persona. Eres una
persona maravillosa. La mejor persona que conozco, en realidad. Usted no está haciendo nada malo. Usted ha sido completamente leal a
Beth.”Pero que de alguna manera no se siente como suficiente.
"Lo sé. Gracias."
Besó mi frente y me abrazó con más fuerza, y cada preocupe me había desaparecido.
"Quise decir lo que dije. Si tiene que salir por la mañana, entiendo,”dijo. "No. No quiero dejar.
Quiero quedarme aquí, contigo.”Una sonrisa apareció en su cara, incluso en la oscuridad.
"Bueno."
"Además. ¿Qué podríamos decir tía Judy? Creo que podría estar enamorada de mí.”‘Eres
bruto.’Ella se rió. “Esa es mi tía.”
“Me gustan las mujeres mayores.” Sonreí y besé su mano. “Creo que necesito para llamar a Beth.” “Yo también lo creo.” El alivio llegó como el hielo a
una quemadura, y me sentí como si pudiera respirar por primera vez en meses.

“Buenas noches, Alex.” “Buenas


noches, Shelley.”
Me quedé dormido un segundo más tarde, bañado por el sonido de las olas rompiendo fuera de las ventanas abiertas y la sensación de cálidos brazos
envueltos alrededor de mí.

“Despierta, los dos. Es tiempo para el desayuno.”La voz de la tía Judy vino de sorprendentemente cerca, me sacudidas del sueño. Bizqueé a ella
a través del sol de la mañana radiante a través de las ventanas de la habitación de invitados, agarrando las sábanas y el blindaje a mí mismo a la vista.

“Estaremos de abajo”, respondió Michelle. “Sólo vamos a vestirse.”


"Por supuesto. Cómo grosero de mi parte. Debo llamar la próxima vez. Vas a tener que disculparme, Alex. A veces me olvido de que
Shelley no es una niña más “.
“Es eh ... está bien, señora ... tía Judy.”
“Nos vemos chicos abajo,” dijo ella, y salió de la habitación. “¿Qué demonios fue eso?” Salté de
la cama y se puso una sudadera. “Esa fue la tía Judy, siendo la tía Judy. Ella es ... agradable.”Me
reí. “Ella ciertamente lo es. Lo que si hubiéramos estado desnudo?”

“Desnudo, ¿eh? Ahora ¿por qué íbamos a hacer algo así?”Michelle se acercó y le revolvió el pelo desordenado en la parte superior de la
cabeza.
“Bueno, usted es mi novia, ¿verdad?”, Le dije, en broma. “Sólo cuando alrededor
de la tía Judy.” “Hey, no puede culparme por intentarlo.” “Nunca había sueño con
ella.”

Nos sentamos en la mesa del desayuno, donde Judy había preparado una fiesta de crepes y gofres y chorizo ​y buñuelos y
casi todo lo demás que usted podría imaginar.
“¿Puedo tomar un café ... la miel?”, Preguntó Michelle. "Eso sería
genial. Gracias querido."
Michelle sirvió dos tazas de café caliente y las llevó a mí.
“¿A qué estás dos hijos hasta hoy?” Judy esperó alegremente para nuestra respuesta, como si estuviera viviendo indirectamente a través de su
sobrina nueva “romance”, mientras que el tío Walter se sentó, desinteresado, leer el periódico de la mañana.

“Pensé que lo lleva a cabo el barco un poco más tarde, si no te importa?” “Sabes que nunca
me importa.”
“Usted debe venir con nosotros”, añadí.
“Eso es dulce, Alex. Pero estoy seguro que ustedes dos quieren un tiempo a solas.”Juro que vi tía Judy guiñaba un ojo
desde el otro lado de la mesa. “Además, Walt odia vela, ¿no es así, Walter?”
Tío Walter levantó la vista de la sección de deportes y murmuró las primeras palabras que había oído hablar. “Demasiados tiburones y
cosas ahí abajo.”
“No hay tiburones.” Tía Judy corta en sus panqueques con fiera determinación. "Son también. Vi esta cosa en Fox News la otra
noche sobre todo los grandes blancos hasta el cabo. Morder las piernas de los niños y todo. no verme nadar con esas cosas. De
ninguna manera."
“Derecho, tío Walt, porque todos sabemos que Fox es una fuente de noticias tan fiable.” Walt puso
los ojos hasta sus pobladas cejas y volvió a su papel.
“De todos modos, tengo algunos grandes langostas procedentes de Mac si los dos está planeando estar aquí para la cena,” dijo Judy.

Miré nerviosamente a Michelle.


“De hecho, ya he hecho reservas en escondite de Jimmy. Lo siento. Puedo cancelarlos si quieres “.

“No seas ridículo.” Tía Judy agitó la mano, menospreciándonos. “Tienes una cena romántica juntos. No se preocupe por
nosotros “.
Michelle se sonrojó. "Gracias. Bueno, es mejor que salir allí antes de la marea baja “.
"¡Tu mejor! Que te diviertas. Cuidate. No vaya demasiado lejos. Si usted consigue en ningún problema entonces ... Oh no importa. Ya sabes lo que
estás haciendo.”Judy nos sonrió, y Michelle se levantó para recoger la mesa.

“¿Hay algo que no se puede hacer?”, Pregunté, echando a un lado la ropa en busca de mi traje de baño, una vez que estábamos de vuelta en la habitación
de invitados.
"¿Qué quieres decir?"
“Me refiero a que es enfermera. Usted es un ecologista. Usted es un conocedor de arte. Un entusiasta del vino. Un tiburón de la piscina. Y también un
marinero?”
Michelle dejó de cepillarse el pelo en el espejo y se volvió hacia mí, riendo. “Soy una mujer del renacimiento.”

“Realmente eres un Kennedy,” dije, más para mí que ella. "¿A qué te
refieres?"
Sonreí en mi monólogo no tan interna. "No importa. Pero en serio. Usted sabe cómo navegar?”‘Usted vale que lo haga, ya
que te voy a llevar en el barco.’Ella sonrió juguetonamente a mí. “Usted es asombroso, Michelle.” “¿La has llamado todavía?”

Sentí que mi caída cara. “Lo haré cuando volvamos. Lo prometo."


“No es necesario que prometerme nada ... Sólo creo que es lo que hay que hacer. ¿Qué es lo peor que podría pasar?”

Pensé en ello durante un minuto. “Llego a casa a una casa vacía?”


Michelle cogió mi teléfono celular de la cómoda y la arrojó en mi regazo. “¿Eso realmente lo peor? Ser la persona
más grande. Sé que eres."
Ella cerró la puerta, dejándome sola en la habitación. "Hola. ¿Cómo es Boston?”,
Preguntó a Beth cuando finalmente respondió. “Es ... Beth, no estoy en Boston.”

Un ominoso silencio cayó sobre la línea, y el corazón me dio un vuelco. Sentí que mi vida como la conocía a punto de desmoronarse a mi
alrededor. Y era a la vez aterradora y emocionante.
"¿Entonces, dónde estás?"
“Estoy en Provincetown.” Hice todo lo posible para mantener mi nivel de voz.
“¿Qué haces en Provincetown, Alex?”
“Sólo quiero hablar por un minuto.” Me chupó en una respiración profunda. “No estoy en un retiro de trabajo. Te mentí. Cuando me dijo que
no podía ir a la fiesta de su familia, sabía que no quería ir tampoco. Así que fui a P- ciudad con un amigo, alguien que he estado saliendo con la
tienda de café de vez en cuando. Debería haberte dicho la verdad. Yo simplemente no quiero que te enojes conmigo. Yo era un respaldo
completo. Lo siento."
El silencio se hizo hasta que la única manera que sabía que todavía estaban conectados fue la respiración lenta y constante en el otro extremo.

"¿Me estás engañando?"


"¿Qué? ¡No! No es nada de eso. Lo juro por Dios. Ella es sólo una amiga. La única razón por la que no he dicho nada era
porque sé lo celosa se obtiene de otras chicas y-”
“Hablaremos de esto cuando llegue a casa. Tengo que ir.”Mi boca
abierta. "Pero yo-"
“Que tenga un buen descanso de su fin de semana, Alex.” El teléfono dejó escapar tres pitidos tristes, y ella se había ido.
do CAPÍTULO T ES

Vadeamos hacia el pequeño barco de vela, que se mueve en cámara lenta a través del agua hasta la cintura. Sólo diez era
soy, pero el sol ya estaba caliente y el aire era denso y húmedo. Una brisa movía sin brillo sobre el mar fresca. Fue un día exactamente igual que mi
boda. Michelle lanzó con gracia a sí misma por la borda de la embarcación y se subió mientras me esforzaba por aferrarse a la escalera de metal
que colgaba de la parte posterior. Me encantó el océano, pero la natación y la navegación no fuera mi punto más fuerte. Michelle, por el contrario,
había sido claramente un pez fuera del agua.

Ella se puso a trabajar de inmediato, desenredar las cuerdas náuticas masivas de las velas y el arranque abiertos. “Aquí, mantenga esto”, dijo,
lanzándome su fin, mientras que ella hizo un nudo magistral en el anclaje. Al igual que todo lo que hacía, ella hizo que pareciera fácil y natural. Impecable. Se
llevó todo lo que tenía que hacer nada más que mirar con asombro. Observé su movimiento a través de la embarcación, la cabeza cubierta con una gorra de
los Red Sox sol por la intemperie, con el rostro de una determinada manera, pensando que nada volvería a ser lo mismo otra vez.

“Haz algo útil y abrir un par de esos refrescos que llevar, te, Skipper?” Ella me estaba tomando el pelo. Todo lo que podía hacer
era sonreír impotente a ella y su mano una Diet Coke. Con una mano dirigió el barco con habilidad a través del puerto, tejido a través
de amarres con la precisión de un cirujano mientras tomaba un sorbo de la botella y me sonrió, sosteniendo mi mirada por sólo un
minuto más.
“¿Qué tan malo fue?” Preguntó finalmente, una vez que lo hizo que fuera a abrir el agua. “Fue ... raro.”
“Extraño, ¿cómo?”

“Bueno, honestamente pensé que me había divorcio para éste.” Tomé un asiento junto a ella. “Pero no lo hizo.”

"No. Era extrañamente calma. Nunca la he visto actuar así. Era casi como si ... ella no le importaba “.

Ella sonrió cordialmente a mí, pero algo faltaba. “Estoy feliz de que ha ido bien.” “Sí, yo también.” Pero no estaba del todo seguro de
que yo creía. Viniendo limpia a Beth había sido dos partes redención y una parte de auto-sabotaje. En algún lugar dentro de mí, una voz
tranquila esperaba esto habría sido el final.

“¿Cómo aprendió cómo hacer esto, de todos modos?”, Pregunté.


“He pasado todos los veranos aquí con la tía Judy y el tío Walt después de que mi mamá se fue. Era mi lugar favorito en el mundo. Todavía
lo es, supongo. Cuando tenía diez años, empecé a meterse en problemas. Un par de los niños de la localidad llevó a mí y me convenció de huevo
una de las casas de los vecinos. Resulta que él era esta reina estragos que hizo un gran escándalo de ella a mi tía, y ella me puso en este club
de vela de inmediato. Ella pensó que me iba a enderezar. Probablemente lo hizo.”Miró cuidadosamente hacia el agua azul-verde mientras
maniobraba el barco en el mar abierto.

“Son bastante grandes, tus tíos. Y lo siento por tu madre ...”


“No seas. Les debo todo. Probablemente estaría un poco adicto a perdedor como mi madre si no me hubieran acogido. O peor “.

Di un par de pasos hacia el timón y poner mis manos sobre sus hombros. “Creo que hizo un montón de él por su cuenta.”

“Y creo que me das demasiado crédito.” El viento soplaba cabos sueltos de su pelo contra mi cara y mi cuello, y pude oler su
perfume mezclado con el aire salado del océano. Cerré los ojos y se abrazó con más fuerza, sintiendo su apoyarse en mí. "Aquí.
Intenta.”Se puso detrás de mí, tomando mis manos y colocándolas en el timón.

“No sé nada acerca de la conducción de un barco.”


"Estarás bien. Y no lo llame 'conducir'. Suenas como un principiante.”‘Soy un novato!’

Se puso las manos sobre la mía y guiado de la rueda. "Te tengo. Lo prometo."
Me dirigió el barco a unos diez nudos, lo que significaba, en realidad la gestión de no hundirnos. Y la sonrisa en la cara de Michelle como
yo he hecho toda la ansiedad causada mi esfuerzo vale la pena.
“Parece la lluvia.” Ella envió una mirada de preocupación hacia el cielo. El sol se había puesto detrás de un gran grupo de nubes oscuras que
parecían venir de la nada. Nos habíamos hecho fuera del puerto, y la franja de tierra que era Provincetown parecía que nada más que un borrón
distante de las profundidades del mar.
"¿Es tan malo?"
“Es si no quiere mojarse,” dijo con una sonrisa. “Hay un poco de ropa de lluvia por debajo. ¿Puedes conseguirlo?"

Las olas habían recogido, meciendo el barco de ida y vuelta inquieta y rompiendo contra la proa. Un fuerte, alarma aullido desde la cubierta
superior me envió a trepar por la escalera, derramando los impermeables amarillos a medida que iba.

"¿Estás bien? ¿Qué está pasando?”, Grité. El cielo estaba casi negro ahora. “Es sólo la radio del
tiempo.”

alerta meteorológica para el cabo inferior. sistema de tormenta importante moverse rápidamente hacia el mar. Se hincha en diez a doce pies, vientos a 40
millas por hora. La guardia costera está aconsejando a todos los buques a atracar, o permanecer acoplado.

Mi cabeza le daba vueltas mientras trataba de mantener el pánico no se muestre. Me encantó estar en el agua. Pero yo no había hecho lo suficiente
para saber lo que es un problema podría ser similar. Esto no fue un problema. ¿Era que? Nº Michelle me decía. Esto fue sólo una pequeña ducha.

“Aquí,” dije, lanzándola el más pulido justo a tiempo para pesada, lluvia fría para empezar a caer. “Necesito que va debajo de la cubierta y
hacer seguro seguro del todo. Si algo de suelto, atarlo.”Hice lo que me dijeron, mi edificio ansiedad por el segundo. En el momento en que
regresé, la lluvia había empapado los asientos y la cubierta. Michelle parecía húmedo y preocupado, su pelo en rizos húmedos y su rostro
severo. Las velas se agitaban violentamente en el viento, y el barco se lanzaron más y más con cada ola que pasa.

“¿Es esto normal?” Mis labios se estremecieron en el repentino frío.


“En realidad no, no.” Ella trató de parecer tranquilo, pero sus nudillos donde ocupó la rueda eran blancos como la enojado, coronando el agua que
estaba tratando de luchar a través. “Creo que estamos en problemas.”
"¿Qué hacemos?"
Ella no respondió, sólo escudriñó el horizonte como las olas rompían a nuestro alrededor, el agua cada vez más alto y más alto.
Ella recogió la radio frente a ella.
“Provincetown Guardacostas, este es el Ave María. Estamos en medio de esta tormenta aquí y necesitamos ayuda. Over.”Ella no se
molestó en ocultar su temor. Su voz se sacudió como hemos escuchado nada más que estática. “Provincetown Guardacostas, este es el Ave
María. ¿Copias? Over “. Más estática.
los ¿Ave María? Cómo es eso de puta ironía? Y si no hubiera habido dos nudos de mi muerte, que podría haber incluso se rió.

Finalmente respondió una voz rasposa. “ Ave María, ¿cuál es su ubicación? Over “.“Estamos a los cuarenta
y dos y veinte norte, setenta y seis treinta y seis al oeste. Over.”“Te tenemos, Ave María. Quedarse quieto.
Over.”Michelle colgó la radio y empezó a tirar a la cabeza.

“¿Qué estás haciendo?”, Grité. La lluvia estaba fluyendo ahora, el viento rasga a través de las velas por encima.

“Me estoy poniendo nos casa!”


Corrí hacia ella y la tomó por los hombros. "¿Estas loco? Ellos vienen a sacarnos!”“No puedo salir de este barco. Todo lo bueno
que le ha pasado a mí sucedió en este barco!”A, nave gris más grande con los Estados Unidos C OAST GRAMO UARD pintado en él
emergió desde el horizonte de mal agüero. “No todo, Michelle,” me gritó. “No todo lo bueno que te ha pasado. Nos pasó.”Se volvió
a su puesto y se veía en mí, que aparece sin habla.

"¿De qué estás hablando?"


“Me pasó a ti. Y si eso es la mitad de bueno como lo que me pasa ... entonces es mejor que cualquier barco.”Ella contempla mi
solicitud y, finalmente, me sonrió a través de la lluvia. “No quiero morir, Alex.” “Yo tampoco. Así que vamos en este barco de
guardacostas y larguémonos de aquí “.
Una voz profunda de un megáfono resonó desde el barco cercano. “Se trata de la Guardia Costera de Estados Unidos. Estamos enviando una balsa para
llegar “.
Esperábamos, la lluvia tan pesada que apenas podía mantener los ojos abiertos. Michelle se paró frente a mí y se apoyó en mí.
Envolví mis brazos alrededor de ella y que balanceaba con el barco. Juro oí llorar a través de la tormenta.

Un pequeño bote de naranja tripulado por un guardia en el equipo de buceo se detuvo en la escalera del barco de vela. “Entra.” Él agitó los brazos.
Ayudé a Michelle abajo primero, aunque Dios sabía que ella no lo necesitaba, y luego la siguió, hasta que los dos estábamos sentados en el recipiente
de goma segura. El buzo nos llevó a la nave en silencio, ya que otros cuatro hombres nos detuvieron a bordo.

“¿Qué demonios estaban haciendo ustedes dos ahí fuera?” Uno de ellos me dio una manta de lana, que rápidamente puso sobre los
hombros de Michelle.
“Estaba bien cuando salimos ...” respondió ella, sacudiendo.
“¿No te comprobar el tiempo? ¿Qué pasa? Usted no tiene Internet?”‘¡Hey!’Di un paso
protectora frente a ella. "Eso es suficiente."
“Tienes toda la suerte que teníamos cerca. Yo he pescado suficientes de que los niños ricos fuera del agua a-”‘He dicho que es suficiente!’

La guardia de mal humor resopló y se alejó. Nos sentamos en un banco de acero, bajo la cubierta de cabina. La lluvia seguía arrojaron el
vaso con tanta fuerza que resultaba difícil de creer que no se rompería. Sin embargo, en la seguridad del buque guardacostas monstruosa, el mar
parecía dócil y razonable, dejándome casi absurdo para convencer a Michelle a abandonar el orgullo de su familia y la alegría.

“Lo siento,” dijo finalmente.


"¿Tu lo lamentas? ¿Para qué? No se podría haber conocido.”Me puse en cuclillas frente a ella y se frotó los hombros.

“Debería haber comprobado el tiempo.” “No


hagas caso a ese idiota.”
"El tiene razón. Casi me nos mató. Y perdí la Ave María. ”
“Bueno, con un nombre como ese ...” Le sonreí, y ella le devolvió la sonrisa lentamente, hasta que ella se reía, luego llorando en mis brazos.

“Alex ... Tengo que decirte algo.” La miré. “Sé que estás casado. Y sé que las cosas son complicadas, pero quiero que sepas lo
que siento. Incluso si usted no se siente de la misma manera. Incluso si nada puede salir de ahí. Sólo tengo que decirte que-”

Pero justo en ese momento una mujer alta y delgada en un sombrero y una chaqueta de USCG se acercó con dos humeantes tazas de papel.
“Soy el teniente James. Lo siento por el capitán Howard.”Ella se inclinó y le susurró. “Es un poco de un pinchazo.” Todos nos reímos juntos. “Esta
tormenta salió de la nada. Incluso nosotros no lo vimos.”Ella extendió la mano y tocó el brazo de Michelle.

"Gracias."
“Volveremos a cabo mañana y buscamos su barco. No puedo prometer que ella va a hacer a través, pero ella tiene una buena oportunidad
“.
La cara de Michelle se animó un poco. “Te agradecería que.” El
teniente ofreció un saludo y se alejó.
"Va a estar bien. Lo prometo,”le dije a Michelle, poniendo mis brazos alrededor de ella otra vez. “Estoy tan contenta de que
estés aquí, Alex.”
“Yo también.” Yo le frotó la espalda de arriba abajo, el calor dispuestos a entrar en ella. "Yo también."

Tía Judy estaba tan feliz nos hizo volver en una sola pieza, que ni siquiera pareció oír que el Ave María podría no ser tan afortunado.
El tío Walt, por otro lado, no era tan contentos. Después de una mala gana “alegra que estés bien,” se fue a la otra habitación a ponerse
de mal humor frente a la TV para el resto del día, mientras que Michelle y yo en calor en la casa con té caliente y bocadillos.

Llamé Bet más tarde esa noche, pero nunca recogí.


Nos fuimos a la cama temprano esa noche, agotado de nuestro roce con la muerte y una noche de tratar de animar a Tío Walt con una
sola malta y tazas de mantequilla de maní de Reese. Pero la primera hora de la mañana, el teniente James y su capitán rudo se presentaron
en la puerta principal para nosotros el decir Ave María había sido encontrado. Y ella estaba viva. Ellos la remolcados para el amarre de un par
de horas más tarde, y juré que vi tío Walt besar el arco cuando lo hicieron.
do CAPÍTULO mi LEVEN

“Ponte esto,” dijo Michelle, después de patear a través de mi pila de ropa limpia. Ella aterrizó en un blanco de cuello en V camiseta y los pantalones
vaqueros blancos que había comprado en un capricho el verano pasado.
"¿Todo blanco?"
“Vamos a una fiesta blanca. En varios colores “.‘¿No tengo
nada que decir?’, Pregunté, juguetonamente.
"Seguro lo haces. Alex, ¿le gustaría vestir la camiseta blanca, o tal vez le gustaría vestir la camiseta blanca?”

Me reí de ella. “Eres una princesa.”


“No me tendría de otra manera. Además, va a ser divertido. Lo prometo."
“Cada vez que usted promete algo va a ser divertido, que terminan siendo mirado hacia abajo por una pareja Evangélica mientras estamos de
compras para trajes en una tienda por departamentos. O llorando en una boda, o volcar un barco “.
"¡Eso no es verdad!"
Le lancé una mirada escéptica.
“Está bien, así que quizás es un poco cierto. Pero esto realmente va a ser divertido. Tendremos algunas bebidas, y vamos a bailar ...”

Mierda. Yo sabía lo que “la danza” significaba. “Dance” significaba Michelle moler contra mí, torturarme con su cuerpo ridícula que
quería tocar tan mal. Ya había sido bastante difícil dormir junto a ella las últimas noches manteniendo la proximidad razonable, no hace
más que algunos abrazos inofensivo. Ahora, estaría esperaba para mantenerlo unido mientras ella arrastró su culo por mí en algún club
oscuro y lleno de otras lesbianas, unas sesenta millas de distancia de Beth, que era sin duda tan furioso conmigo que apenas podía hablar.

"Suena genial. Voy a buscar vestida.”Pero por el momento me di la vuelta, blanco elección camiseta en la mano, Michelle ya estaba
desnuda hasta su juego, bragas y sujetador suave rosa. No podía mantener la boca abierta de la caída.

"¿Qué? Eres tímido de repente?”Ella me estaba tomando el pelo una vez más. “Usted es
implacable.”
“No se puede cambiar en amigos delante de los demás?”
Sí, por supuesto, los amigos pueden. Pero también amigos no quieren coger uno al otro tampoco. El calor corrió entre mis piernas mientras
empujaba un lado los pensamientos de tirar Michelle abajo sobre la cama y quitarse la última de su escasa ropa con los dientes ...

“Claro.” Le di la espalda a ella de nuevo y se quitó mi camiseta, a continuación, los pantalones cortos, sintiendo sus ojos en mí todo el camino hacia abajo.

El interior de varios colores, el bar de lesbianas más popular en Provincetown, estaba lleno de pared a pared con las mujeres con
cubierta en blanco. Las mujeres hermosas de todo tipo: bajo, alto, marimacho, femme, oscuro, luz, edad, jóvenes. Pero tenía la más bella de
todas ellas colgando de mi brazo como entramos. Michelle me recordó un ángel, el cual, después de los acontecimientos del día anterior, se
sentía más apropiado. Llevaba un vestido blanco apretado que terminó unas pocas pulgadas por encima de la rodilla y un par de sencillos,
sandalias de tiras blancas. Sus hombros ya se besaron con el sol de julio de sólo los pocos días que había estado allí. Todo el mundo que
pasamos mientras abrimos paso a través de la pista de baile se detuvo y la miró. Y ella estaba allí conmigo.

“Voy a ir a buscar nosotros algunas bebidas,” dije sobre los graves golpes.
“Ron y la dieta.” Ella me sonrió y movió las caderas a la música.
No podría haber estado ausente durante más de cinco minutos, pero en el momento en que volví Michelle estaba siendo conversó por un
hombre alto, musculoso joven chica con el pelo peinado hacia atrás y un corto-cara mirando hacia abajo botón-. Su sonrisa viscosa dijo que pensó
que podía llevar a casa a nadie en el lugar. Odiaba las niñas como estos. Los odiaba porque eso podría haber sido yo hace cuatro años.

“Aquí tienes, bebé,” dije, en voz alta, dando un paso posesivamente a su lado y mirando por el butch bebé malcriado.

"Gracias,"
“Alex”. Me tendió la mano, pero la chica frente a mí sólo me dio una fría inclinación de cabeza. “Jax”.

“Bueno, Jax, estamos listos aquí, así que si quieres a despegar ...” Jax me
miró con sus ojos azules fríos y se volvió a ir.
“¿Qué fue todo eso, la Sra celos?”, Dijo Michelle, sonando triunfante. “No tengo idea de lo
que quiere decir.”
“Usted, tipo duro! 1955 llama y quiere que su novio ideales de vuelta “.
“Creo que se olvidó de apagarlo, ya que no somos alrededor de su tía. Además, la chica era un desgraciado.”Me alegré de que estaba oscuro en el club,
porque yo era innegablemente caliente y, probablemente, de color rojo.
“Me gustaba.” Michelle comenzó a barajar mi alrededor, moviendo su cuerpo al ritmo. “Ella era linda.” Hice todo lo posible para copiar ella, aunque mi
cuerpo no se movió el camino de ella lo hizo. No creo que el cuerpo de alguien se movía el camino de ella lo hizo.

“Ella tenía doce años.” “Ella


era agradable.”
"¿Bonito? Su nombre era Jax. Con una 'x', apuesto. Y apuesto lo más bonito que oía de ella es su nombre, el cual, sin duda,
había se mezclan con los otros treinta chicas que golpeó esta semana “.
“Eres tan celoso.”
“Yo lo que no soy. Sólo creo que puede hacerlo mejor “.
Ella puso sus brazos alrededor de mi cuello y su cuerpo contra el mío, me cepillado con sus pechos hasta que pude sentir sus pezones duros, incluso a
través de la camisa. Mi respiración se acortaba, y podía sentir el calor que viene de ella. Antes de que tuviera tiempo de pensar en lo que estaba haciendo,
me agarró las caderas y la atrajo a mí hasta que su calor entraba por la parte delantera de mis pantalones vaqueros también.

“¿Quieres decir, mejor como tú?”, Susurró en mi oído. Los relámpagos se dispararon a través de mí, pegando mis pies en el suelo.
Michelle siguió bailando contra mí, una sonrisa tentadora en su boca. Yo era su novia pretende para el fin de semana. Yo estaba en un
retiro de simulación en Boston con Watson, Johnson y Smith. ¿Sería tan horrible tener uno pretender beso?

"No. No como yo. Yo no ... no era eso lo que quería decir “.


“Por suerte para ti,” ella se apartó y me sonrió, “ya ​tengo su número.”
Puse los ojos en disgusto. "Estupendo. Asegúrese de invitarme a la boda. Te apuesto y Jax, con una 'x', tendrá una vida muy
larga y feliz juntos “.
“Usted es un culo.”
“Es mejor ser amable conmigo. Soy tu novia.”Nos reímos, pero no sin
una pizca de dolor detrás de él.

Ya era tarde cuando llegamos a la puerta principal de la tía Judy, y yo estaba borracho. Ahogarse en tiros de vodka en varios colores, mientras que Michelle
se deslizó la mano en los bolsillos traseros de los vaqueros probablemente no era el plan más inteligente que jamás había tenido. Pero mantuvo a los
pensamientos. Pensamientos de Beth, sentado en su casa a solas con Jed
acecho chicas de oro reposiciones más de un par de bolsillos calientes. Pensamientos de Jax, y cada chica como ella sabía que estaba allí, al acecho,
merodeando, esperando a Michelle a bajar la guardia sólo una vez, por lo que podrían barrer en su camino y el encanto en sus pantalones. Los
pensamientos de la manera Michelle se movieron, y olían, y probablemente se besaron ...

“¿Cansado?”, Preguntó Michelle, broma tropiezo en mis brazos.


Estaba cansado. Yo estaba agotado. No podía recordar la última vez que había alojado a beber hasta las dos de la mañana pero la fatiga perdió frente a la
sensación de su cabello en mis dedos y su cuerpo presionado contra el mío. Me había pasado toda mi vida pensando. Esa noche, me acaba de dejar sentirme.

"Ni siquiera un poco."


“Bien.” Ella se alejó y tomó mi mano, tirando de mí hacia el agua. “Vamos a hacer un fuego.” “Un fuego?”

"Venga. Lo hago todo el tiempo.”Por un segundo, me preguntaba cuántos hogueras en la playa que había construido con otras chicas.
Pero la sobrecarga luna rebotó en el agua, la elaboración de los ojos vidriosos y la sonrisa salvaje Michelle, y me di cuenta que no importa
el pasado. Y desde luego no se preocupan por el futuro. Todo lo que quería, en ese momento, estaba frente a mí, la recopilación de trozos
de madera de la arena y tarareando. Todo lo que importaba era aquí.

"¿Vas a ayudarme? O simplemente estar allí y miro el culo toda la noche?”Me reí con nerviosismo, fingiendo buscar algo de
leña adecuada. “Aquí, necesitamos de la misma familia”, dijo, sosteniendo una pieza que acababa de recoger.

"Derecha. Lo sé."
“Espera un minuto.” Me quedé inmóvil, pero ella siguió hablando. “Usted no sabe nada acerca de la construcción de un incendio, ¿verdad?”

“Busted”.
Ella me sonrió, lentamente primero, y luego comenzó a reír, hasta que fue superada por lo que se le había caído de rodillas, con lágrimas brillando
incluso en la penumbra.
"Oh vamos. No es tan gracioso!”, Dije.
“Oh ... Es histérica.” Ella continuó su ruidosa risa maravillosa, que parecía adormecer mi cuerpo más que cualquier medida de
licor, hasta que fue demasiado reír. “Pensé que eras de New Hampshire”, dijo, cuando finalmente fue capaz de volver a hablar.

"¡Yo soy!"
“Y nunca aprendieron a construir un incendio?”
“Crecí en la ciudad! Estábamos veinte millas desde el bosque.”Me senté en el suelo junto a ella. “No se lo digas a nadie. No me
gustaría perder mi tarjeta butch “.
Ella levantó tres dedos, mirándome a los ojos. “Palabra de honor. Ahora levanto y deja que te enseñe cómo conseguir esto empezó “.

Me puse de pie cerca, con mucho tacto, Michelle coloca el encendido en el interior del pozo de fuego y encendió la madera a la deriva hasta que un
incendio rugido fue humo que salía de la noche.
“Te das cuenta de lo que esto significa,” dijo ella, con severidad. "No.
¿Qué?"
Ella dio un paso hacia mí, y luego otro, hasta que sus pechos, cubiertos por nada más que la delgada de algodón de su vestido, una vez más se cepillan
contra mí, burlándose de mí, que tienta a mí tomar las cosas un paso demasiado lejos. En su lugar, me las arreglé para permanecer tan inmóvil como la muerte,
observando, esperando a su siguiente movimiento.
“Significa que acabo rematado.” Ella empujó el hombro y corrió riendo, me recordaba a una etiqueta que juega al cabrito.

“Oh, yo no lo creo!”, Le persiguió, tropezando con alegría a través de la arena y agarrándola alrededor de las caderas hasta que ambos cayeron al
suelo. Antes de que supiera lo que estaba haciendo, ella quedó atrapado debajo de mí, con las manos agarrando sus muñecas y mis labios un suspiro de
distancia de la de ella.
“Alex Harris,” susurró ella, con voz ronca, una ola de deseo agitación en su voz. “No sabía que tenías en ti.”

Yo era todavía durante mucho tiempo, saboreando la sensación de mi peso sobre ella. Joder bien y mal. Coja mi vida de vuelta a
casa. Joder pensamiento. “Confía en mí”, le susurré, mi lengua apenas rozando su oreja. “Cuando te superior, lo sabrás.”

Michelle no se movió, no parpadear. Sin embargo, su respiración se hizo más rápido, y sintió que su corazón vibrando contra mi pecho. El tiempo se
congela. No había ninguna razón. Solo nosotros. Sólo esta.
“Estoy uh ... Voy a ir a buscar una manta. Me vuelvo.”Y en un solo movimiento suave, se había deslizado por debajo de mí y estaba
corriendo hacia la casa. Me acurruqué mis rodillas contra el pecho, la mirada fija en el resplandor naranja delante de mí, con ganas de ser
relevado que había roto la bodega me parecía tener sobre ella. Pero no lo estaba. La quería. Y ese fue el único pensamiento que podía hacer.
Michelle volvió unos minutos más tarde, una manta en la mano y la claridad habitual de vuelta en sus ojos.

“¿Qué está pasando en esa pequeña cabeza ansiedad de los suyos?” Ella me estaba tomando el pelo ahora, tirando de la manta sobre la arena y
extendiéndolo a mi lado.
“Nada.” Le sonreí. “Por una vez, no estoy pensando en nada.”
Michelle se movió lentamente hacia mí, pasando los dedos por el pelo y besando mi mejilla. “No creo que por un
segundo.”
"¿Qué? ¡Es verdad!"
“Apuesto a que estás pensando en lo hermosa que soy. Y la cantidad que desea que usted podría darme un beso en este momento.”Mi boca se abrió,
dejándome la búsqueda de palabras. "Alabama. Estaba bromeando.”Ella se rió un poco y me obligué a unirse a ella.

“Pero qué pasaría si ...” dije, trazando su mandíbula con la yema de los dedos, “¿y si eso es lo que estoy pensando?” Ahora Michelle era la
que sorprendió al silencio, buscando la cara de una señal de nuestra broma coqueta habitual que siempre bailaba peligrosamente cerca de la
verdad. Pero esta vez, se había ido, mis paredes desactivado y mis defensas paralizado. Ella cogió mi mano y la apretó contra su cara, y sentí la
seda de su piel sobre todo mi cuerpo. “Entonces lo que probablemente les digo que estoy pensando probablemente algo a lo largo de las mismas
líneas ...”

Cambié mi cuerpo más cerca de ella, rodeando mis piernas alrededor de ella y colocando la otra mano en la mejilla. El agua lamiendo trasladó
vertiginosamente frente a nosotros, y todos los músculos de mi estómago se encogió. Moví mis labios hacia los de ella, arrastrándose lentamente, como para
darle todas las posibilidades imaginables para detenerme. Pero no lo hizo. No hasta que estábamos tan cerca que estábamos casi tocándose.

“Usted está realmente tomando su papel en serio”, dijo ella, riendo con torpeza y girando su cara lo suficiente para desviar la boca.
Mi corazón dejó caer en la arena.
“Bueno, ya sabes, yo era bastante la actriz en la escuela secundaria.” Rechazo. Eso es exactamente lo que era. Pero tal vez, sólo tal vez, si
pudiera jugar fuera de la bebida, todavía podía salvarme.
“Estoy totalmente veo.”
“Estaba Tevye último año, ya sabes.” Se había recogido lo suficientemente lejos de mí ahora a romper el contacto.

“Dime lo que tenía que cantar" Sunrise, Sunset”.


“Puedes apostar tu culo lo hice. Y yo era magnífica.”Empecé cantando a todo pulmón las palabras en un vibrato áspera hasta cualquier
tensión sobrante había volado con el humo cerca.
“Ahora entiendo por qué usted se convirtió en un abogado.” Nos reímos un poco más difícil. “En serio, sin embargo, Al ... Por favor, no trate de besarme otra
vez ...” Mi corazón se detuvo en seco.
“Yo ... uh ...”
“Por favor ... no creo que me puedo parar dos veces.”

*
El fin de semana había terminado, y se llevó todo en mí para convencerme de hacer las maletas del coche y prepararse para salir. Había
tenido una idea de la vida que siempre había querido. Y no podía imaginar que algún día volver. Había pensado en quedarse. Tal vez podría
convencer a Michelle a vivir en un pequeño bungalow linda por el agua. Ella podría servir café a Joe, y yo podría vender camisetas en uno de esos
lugares de mierda centro. La idea era poco práctico, por decir lo menos. Pero yo había pensado.

“Adiós, tía Judy. Gracias por todo.”Michelle abrazó. “Cuida, Shelley. Hay que ser
agradable a esta chica.”Estaba hasta la próxima.

"Muchas gracias. Y lo siento casi destrozado su barco “.


Ella me apretó con fuerza. “De nada aquí en cualquier momento, querida.” A continuación, se inclinó en primer tan cerca, Michelle no podía oírla.
“Usted será bueno para ella,” susurró ella, con dulzura.
Asentí con la cabeza, con resolución.
Era lunes por la noche, pero el sol de julio todavía estaba alto en el cielo, ya que nos bajamos a la única carretera que conducía fuera de la
ciudad. Las dunas eran de oro y masiva, como mini-montañas hechas completamente fuera de la arena.

“Tengo una confesión,” dije. Michelle me miraba. “No quiero ir a casa.” “Yo tampoco. Por lo que no
vamos a “.
"¿Entonces que quieres hacer? Alquilar un pequeño bungalow en el agua y en el trabajo de Joe?”Estaba bromeando. Principalmente. Pero ella no tiene
por qué saber la mayoría parte.
“Puede que no sea tan malo ...” Ella tenía una tristeza en su voz. “Yo podría
pensar en cosas peores.”
“Probablemente las cosas más realistas también. ¿Tienes hambre?"
No estaba. Ni siquiera un poco. Pero la cena me compraría un par de horas con ella. "Famélico."

"Bueno. Yo también."
Me sacó de la ruta 6 en Wellfleet, sólo una ciudad más, en una típica cabaña del Cabo que sirvió almejas y helados a las familias que ganan el largo
viaje de regreso a la civilización frito. Nos sentamos en una mesa de picnic y vimos un par de niños se ejecutan en la hierba debajo de un gran sauce.

“¿Quieres hijos?”, Pregunté.


“Dos.” Ella no lo dudó. "¿Que pasa contigo? Usted piensa que ya Beth tendrá hijos algún día?”Y, con eso, la fantasía que
había vivido para ese fin de semana largo se vino al suelo con violencia. "No lo sé. Es decir, yo siempre les he querido.
Pero en realidad no hemos hablado de ello.”‘Bueno, creo que sería una gran madre.’

Pensé que sería una gran mamá también. Pensé que sería el tipo de mamá que me gustaría criar a mis niños- mis hijos sin nombre, sin rostro que
siempre había sido criado por una mujer sin nombre, sin rostro a mi lado. Incluso después de que Beth y yo nos encontramos, siempre he tenido un tiempo
difícil pensar en ella como materna. Ella era todavía un bebé ella misma, después de todo.

Pero con Michelle, pude verlo. Pude ver todo. Cerré los ojos, imaginando caída sábados a partidos de fútbol peewee y
vacaciones familiares al Cabo. Me la imaginé ellos metiendo en la noche, mientras leía historias. Me imaginaba un futuro. Un futuro
que nunca iba a tener con Beth.
“¿Qué estás pensando?”, Preguntó. "Oh nada."

"No realmente. Usted acaba de ir a otro lugar. Quiero saber dónde. Quiero ir contigo.”‘No creo que lo haga,’respondí con
tristeza. Ella llegó a la mesa y tomó mi mano, acariciándolo con su dedo pulgar.

"Dime."
Suspiré profundamente, perdido en las profundidades del mundo que había creado ese fin de semana. “Estaba pensando acerca de lo que mi vida sería
como si hubiera tomado mejores decisiones.”
“Deja de ser vago. ¿Qué tipo de decisiones?”
“Tal vez no hubiera casado tan joven,” dije finalmente. "¿Te arrepientes?"

“Me pidió que ya ... Recuerde? ¿En el cafe?"


“Me acuerdo”, dijo. “Pero también recuerdo que nunca me contestó. Al menos no con honestidad. ¿Asi que? ¿Vos si?"

Tomé en otra respiración profunda. “Todo el maldito tiempo.”


Ella me miró con sorpresa, como si hubiera esperado una flagrante mentira. Pero yo no iba a mentir más. No importa que hacen daño a la verdad.

"¿Por qué?"
“Geesh. Habla de tus preguntas difíciles. ¿Quién eres tú, James Lipton?”Ella se rió de
mí. “Usted no tiene que responder si no quiere.”
"No. Te lo diré.”Mordí una fritura francés y pensé mucho en lo mucho que quería decirle. “Me arrepiento porque ella no es
la única.”
"¿El único? ¿Cuántas cursi comedias románticas has visto últimamente de todos modos? No hay nadie.' Las relaciones son difíciles. Toman
trabajo. Y, o bien hacer el trabajo, o no lo haces. La mayoría de la gente simplemente no lo hacen “.

“No creo que eso es cierto en absoluto. ¿Qué hay del amor? Usted no cree en el amor?”‘Por supuesto que
creo en el amor,’dijo ella, pareciendo defensiva. “Simplemente no en 'la'”.

“Creo que se puede amar a mucha gente, en un montón de diferentes maneras. Así que no, no creo que sólo hay una sola persona de cada siete
mil millones que está destinado a estar “.
“Nunca se daba por un cínico.”
“Prefiero realista,” dijo, tomando un sorbo a través de su paja. “Realmente no creo que
haya alguien por ahí para usted?” “Sinceramente, Alex? No. No hago. Al menos no con
quién estoy buscando “.
Mi corazón cayó a mis pies. Todo era pretender, este mundo que habíamos creado. Sólo unas vacaciones lejos de la realidad. Y ahora, tenía que
averiguar si alguna vez pudiera volver atrás.

Entré en la calzada de Michelle algún momento después de la puesta del sol, asfixia en la vida estaba a punto de volver a entrar en.

“Voy a su bolsa,” dije, abriendo la puerta de atrás y arrastrando su maleta. "Gracias."

“Bueno ... en fin, buenas noches.” Me volví a ir, deseosos de escapar del dolor persistente que no aflojar. “Alex, espera.”

"¿Sí?"
"Gracias."
Me encogí de hombros. "De nada. Fue ... fue muy divertido “.“Sí, lo
fue. Alex?”‘¿Sí?’

Ella extendió la mano y me llevó a ella, que me sostiene tan apretado que casi no podía dejar escapar un suspiro. "Ya te extraño."
“Yo también.” Grande, lágrimas punzantes llenó mis ojos, y yo rápidamente enterrada en su hombro. Yo sabía lo que quería decir. Me perdería
dormir junto a ella todas las noches. Que echaría de menos la forma en que me miraba cuando ella dijo “buenos días”, la forma en que sorbió su
cereal, la forma en que me hizo café, y la forma en que cantó a la radio del coche. Me lo perdería todo sobre esta vida falsa que habíamos hecho. Y yo
sabía que ella también lo haría.
do CAPÍTULO T WELVE

Pasaron las semanas, pero todavía estaba caminando sensación de que algo había muerto. Volví al trabajo, a mi apartamento, de vuelta a mi
matrimonio, tratando de seguir así nada era diferente. Pero era diferente. Todo era diferente. Yo hubiera sido feliz, en verdad, muy feliz, por
primera vez en mi vida. Y tener que todas tomadas de mí era como ser bañado en agua helada después de una ducha de agua caliente. No podía
negar que me sentía muy mal antes, pero ahora me estaba muriendo. Algo tenía que ceder.

“No hay que olvidar que estamos cenando con mis padres a las cinco,” dijo Beth. Mierda. La última cosa que quería hacer
era jugar la buena esposa con mis suegros durante toda la noche. “Lo sé.” Miré hacia arriba momentáneamente de mi
equipo. "Estaré listo."
Yo estaba en el medio de la composición de un largo correo electrónico al Sr. Watson sobre el caso de Eleanor Cohen cuando apareció una ventana de
chat.

TreeLovingRN83: Hola, guapo. ¿Quieres tomar una copa? Te extraño. Harris_Alex: No puedo.
Yendo a los suegros para la cena. Paja. Te echo de menos…

“¿Qué estás haciendo de todos modos?”, Preguntó Beth. “¿Eh?


Simplemente trabajando. ¿Por qué?"
“Usted acaba de conseguir esa sonrisa estúpida en su cara.” “Smile?
Yo no estaba sonriendo.”Mis mejillas ardían.
"Si tu fuiste. Con quién está hablando a allá?”Bet se trasladó a mi lado, tratando de mirar la pantalla del ordenador.

"Nadie. No estoy hablando a nadie.”Cerré la computadora portátil. “¿Estás listo?” Ella me miró con
recelo. "¿Qué sucede contigo? Estás actuando raro.”“No lo soy. Vamos a ir, ¿de acuerdo?”

Nos sentamos en sillas de jardín jirones con la madre de Beth, Ruby, el final del verano colgando en el aire que nos rodea. Mi
padre-en-ley abierta la parrilla, empanadas de lanzar en el aire y en ocasiones la gestión de recuperarlos en la parrilla. El delantal estaba
manchado de mostaza y cerveza nacional, y llevaba calcetines de gimnasia blancos con sandalias. Mi hermana-en-ley persiguió a sus hijos
por el patio mientras gritaba de ese tipo de energía infantil que nunca se agota.

Me encantó esos niños, mis sobrinos. Yo era el que le enseñó a Tommy cómo montar una bicicleta hace tres años. Y Jake, el
mayor de los dos, todavía vino a pasar la noche cada vez que se enojó en su madre. Cada vez que pensaba en dejar Beth, pensé en
dejar a su familia también. Noches como estas, me recordó que, para todos sus defectos, fueron amables, amantes de la gente,
maravillosa que había me hicieron uno de ellos desde el principio. Y no ser parte de eso se sentía casi imposible.

“Tía Alex, que puede venir dormir terminará pronto?” Jake corrió a mi lado, lanzando una pelota de fútbol en mi regazo. “Claro cosa,
amigo.” “¿Cuándo? ¿Esta noche?"

Le sonreí. “Probablemente no esta noche. Pero pronto. Lo prometo.”Se golpeó el puño contra la mía, sonriendo.

Mi padre-en-ley me dio una hamburguesa con queso en un plato de papel flexible. “¿Cómo está el
mundo de la empresa, Alex?”, Preguntó.
"Oh tú sabes. Aburrido. ¿Qué hay de tí? ¿Cómo está el negocio de jardinería?”
“Nuts esta época del año. Casi no puedo mantener el ritmo. Sigo tratando de llegar a Beth a venir a trabajar para mí otra vez, pero ella dice que
no quiere ensuciarse más. Pensé que se suponía que las lesbianas que gustar ese tipo de cosas “.

"Papá. En serio?”Bet le sacó la lengua. "¿Qué?


¿Qué dije?”‘Eres tan embarazoso.’

"Oh vamos. Alex es familiar. Ella no le importa lo que yo diga. Derecha, Al?”
Sonreí y asentí cortésmente a él. Mi teléfono vibró en el bolsillo de mis pantalones cortos, y yo instintivamente alcanzado por ella. Era
Michelle.

Sé que tenías para funcionar. Esperando que podemos cumplir más tarde. No se puede dejar de pensar en ti.

Mi corazón se iluminó como si no lo había hecho durante toda la noche, incluso rodeado de su familia que me quería.

Llamare despues.

Pensé en la adición de una de esas cosas estúpidas corazón de la historieta que los teléfonos celulares tienen en estos días, pero antes de que
pudiera, Beth agarró de la mano y saltó de distancia.
“¿Qué haces?” Grité, mucho más agresiva de lo que pretendía. "¿Con quién estás hablando? Yo sabía que eras un Shitbag trampa.
Siempre has sido!”Ella ya estaba borracho, furiosamente desplazamiento a través de mi teléfono con sus celos venenosa familiar.
Pero antes de que pudiera llegar mucho más lejos, Ruby robó lejos de ella, dejándola sin nada más que una mueca furiosa.

“Eso es suficiente, Beth. Ella ha permitido hablar con otras personas.”Ruby me devolvió el teléfono, y se derrumbó de nuevo en la sensación de la
silla como si hubiera esquivado una bala del tamaño de Texas.
"¿Qué estás escondiendo? Es esa chica que se fue con el, ¿verdad? Skank que Michelle. Yo sabía que no debería haber que dejar fuera tan
fácil. Eres un puto fluencia, Alex.”Las palabras de Beth se arrastraban y desordenado.
“Creo que es hora de que te vas arriba y se acostó,” dijo Rubí para mí.
Bet dio una última mirada y se permitió su madre para ayudarla a entrar en la casa y subir a la habitación de sus padres.

“No sé lo que está pasando con ustedes dos,” dijo Rubí, una vez que ella había regresado, “pero espero que pueda trabajar a cabo.”

Respiré profundamente. Y en ese momento, pensé que no había trabajo a cabo. No hubo fijación de lo que nunca estuvo allí, para empezar.
“Me quedaré con ella esta noche. Ella debe dormir la mona “.
"No. Se va de casa. Estará bien aquí. Voy a conducir de vuelta por la mañana.”‘Gracias.’

Yo realmente no quiero permanecer en mis suegros, de todos modos, a la espera de Bet para despertar con una resaca enorme y me masticar
una nueva para lo que había sucedido. Todavía no sabía lo mucho que había visto antes Rubí consiguió el teléfono de nuevo. Sea lo que había
sido, yo no estaba mirando hacia adelante para hacer frente a las repercusiones en la mañana.

Volví a casa solo, furioso con ella por no confiar en mí y furioso conmigo mismo por haberle dado una razón para no hacerlo. Ella había tenido razón
para sospechar. Pero estaba lejos de ser inocente. Además, me decía a mí mismo, yo no había hecho nada más que decir algunas mentiras blancas
inofensivos. Peor que las mentiras, sin embargo, había sido el gran odio que había florecido entre nosotros-odio donde el amor solía ser.

Me quería ir. Quería empacar mis cosas y nunca volver atrás, escapando de la vida de la crueldad y amargura que habíamos creado. Pero
no pude. No importa el daño que me había causado, no podía hacerle daño. No cuando
ella me había amado. No cuando la había amado. Yo no era fuerte. Y dejando era demasiado difícil.
Debería haber ido a casa. Ese era mi plan, por lo menos. Pero mi coche parecía tener un plan de todos los suyos, ya que casi
involuntariamente se desvió de la desviación a nuestra calle y recto por el camino hacia Michelle. Necesitaba a alguien que no tiene
nada que ver con Beth o nuestras vidas juntos. Necesitaba un amigo.

“Alex ...” Llevaba un impresionante vestido rojo, con los ojos chispeantes de la reflexión de la sobrecarga luna.

“Lo siento por no llamar primero. Sólo tenía una muy mala noche, y que necesitaba verte.”Alguien apareció detrás de ella, una chica más
joven más alto que yo no pude descifrar en el apartamento oscura iluminada sólo con unas pocas velas. Podía escuchar música sonando
en el fondo. Coltrane.
“Me gustaría tener.” Michelle miró detrás de ella con ansiedad, su calidez habitual reemplazado por un desconocimiento casi.

"¿Que esta pasando?"


La chica alta dio un paso adelante, de entre las sombras, hasta que ella estaba de pie detrás de Michelle, sus manos de manera protectora sobre sus
hombros.
“Alex, ¿verdad?”, Preguntó. Esa sonrisa pedante. Que el cabello graso. los brazos de manera demasiado definido. Yo sabía que esta chica.

“Alex, que recuerda Jax. ¿Derecha? A partir de varios colores?”


Mi estómago se revolvió y mi cuerpo rogó para hacer frente a ella en el suelo y una palmada a esa sonrisa de comemierda de la cara.

“Sí, lo recuerdo. Michelle, ¿puedo hablar con usted?”


Se volvió a Jax y le dio un apretón ridícula bíceps. “Sólo por un minuto, ¿de acuerdo?” “Claro”. Jax se encogió de hombros, sin
comprender.
“Estás en una fecha,” dije, una vez Jax estaba de nuevo en su interior. “O sea,
que no es realmente una fecha ...” “¿Te follas?”

Michelle dio un paso atrás. “¿Perdón?” “¿Te follas?”, Repetí, esta


vez más lento. “No veo la forma en que eso sea de su negocio
maldito.”
Abrí la boca para hablar, la ira que fluye a través de mí como lava caliente. Pero entonces me di cuenta de que tenía razón. No era de mi
incumbencia. Yo no era uno a ella.
"Lo siento. Tienes razón.”Suspiré y me senté en su paso frente.
“¿Qué haces aquí? Pensé que eras con Beth.”Ella se sentó a mi lado. "Yo era. Hasta que llegó borracho y
cegadora sopló hacia mí para el texto.”‘Joder ... Lo siento, Al ...’Ella puso su mano en mi espalda. “No seas.
Yo soy el que debe disculparse. Soy un idiota.”“Usted no es un idiota. Te lo prometo, no importa lo que
piensa You-”

“La cosa es, sin embargo,” Me volví hacia ella, “no lo siento. No estoy incluso un poco lo siento. Desde hace años hemos estado fingiendo todo
está bien, Beth y yo. Pero no lo es. No está bien en absoluto. Estamos ... estamos media entre sí, Michelle. Estamos de mierda terrible. Así que no,
no me estoy tirando a lo siento “.
“En realidad, no quiere decir que,” ​susurró.
"Hago. Más que nunca he decir nada.”Me puse de pie, ahora se eleva sobre ella. “Pero ahora que está en una cita con armas de McGee
allí, así que mejor que dejar a ella.”
Michelle estaba en silencio cuando empecé a caminar fuera, mi corazón se cortó en pedazos. “Alex.” Me
dio la vuelta. “No tiene por qué ser así.”
Pero no estaba seguro de que sabría lo que de otra manera se vería así.
*

Me dormí sola esa noche, con la ayuda de unos cuantos vasos de Johnnie Walker Red Label y el Sr. David Letterman. Excepto que no estaba
realmente solo. Tenía Jed, que estaba acurrucado en mis piernas ronroneando violentamente, y el sentido irreconciliable que mi vida se desmorona
lentamente en mis manos. Mi mujer estaba inconsciente en la cama de sus padres, probablemente inconsciente maldiciendo mi propia existencia. Michelle
estaba en los brazos de esteroides alimentados de una chica con mejor aspecto más joven, que probablemente fue dejándola con la boca abierta en el saco.
Y yo estaba solo.
“Lo siento, bebé.” Me sentí Bet rastreo en la cama conmigo a la mañana siguiente, besando mi cara y mis oídos y mi cuello. "Lo siento
mucho."
Mascullé incoherentemente, todavía tratando de colocar que estaba a mi lado. "¿Por que lo
sientes?"
“No debería haber tomado su teléfono. Confío en que, Juro que hago.”Ella me besó de nuevo, apoyando la cabeza en mi pecho. “Yo sé que
no haría nada con sombra.”
“Bien ... Bien, gracias.”
“No se hizo nada de sombra, ¿verdad?”
Me senté en posición vertical, empujando la cabeza. "¿Qué? Te dije que no lo hice!”
“No sé cómo se supone que debo comprar eso. ¿Te ha mientas y salir corriendo a P-ciudad con una puta.”Su tono se puso
rígido.
“Pensé que habías dicho que confiabas en mí! Y no llamarla una puta “.
“Yo lo llamo como lo veo yo, Alex. Todo lo que puedo decir es que es mejor que ver su paso.”Se volvió de espaldas a mí y se enroscó en su lado.
“Tengo una resaca masiva. Tengo que volver a la cama antes de que BARF “.
Luché mi propia náusea que comenzó a caer dentro de mí. "Multa. Buena idea.”Me saltó de la cama, se puso unos vaqueros y un
jersey, y desapareció.

Yo realmente no sabía que iba a la cafetería hasta que estaba a mitad de camino. No habíamos estado en meses. Pero algo me dijo que
fuera de todos modos. Tal vez Michelle se encontraba allí por la misma razón.
Estaba sentada a solas, en el mostrador, su Sábado gafas y Salinger delante de ella. "¿Está ocupado este asiento?"

Ella sonrió. “Eres tan cursi.”


Saqué el taburete a su lado y pidió un café negro. "Asi que. Soy un
idiota completo “.
Michelle me miró durante un largo tiempo y finalmente estalló en risas. “Está bien, por lo
que es un poco de un idiota.”
“Perdóname?” Le di las más tristes ojos de la gama que pude reunir.
“¿Cómo podría no perdonar?” Ella sonrió y se frotó la parte posterior de la cabeza. “¿Cómo está Bet esta mañana?” Ella tomó un
sorbo de su té.
“Resaca. Dormido. Al igual que cualquier otra de veinticinco años de edad que trabaja en la industria alimentaria en un domingo por la mañana “.

“¿Está loca?”
“Llegó a algunos golpes esta mañana.” “Lo siento, Alex ... Realmente
espero que pueda solucionarlo.”
Suspiré con fuerza. "¿Qué hay de tí? ¿Cómo fue tu cita con armas?”
Ella se echó a reír, con las mejillas un poco de rubor. “Su nombre es Jax. Y ella tiene buenas armas, ¿verdad?”

“Ellos están bien.” Me sacó de la manga de la camiseta y me apretó los músculos tan duro como pude.
“No tan bueno como éstas sin embargo.”
“Todo lo que le ayuda a dormir por la noche,” dijo ella, golpeándome ligeramente en el hombro. “¿Vas a salir
con ella de nuevo?” “¿Por qué quieres saber?”

Busqué por mi cabeza por una buena razón, pero nada vino a mí. “Yo ... Sólo me preguntaba.” “Celoso.” “De ninguna manera.”

"Camino. Y sí, probablemente voy a salir con ella de nuevo.”Su sonrisa era maliciosa y conocer. Ella era amante de esta.

“Bueno ... bueno, entonces.”


“Sí. Buena.”‘Grande’.‘Está
bien.’

“Realmente lo siento. No era mi intención de mostrar justo allí anoche y actuar como si fueras mi ... bueno, usted lo consigue.”Me di la vuelta.

“Hey.” Ella me tocó el hombro. “Te lo dije, está bien.”


Me volví hacia ella, empujando un mechón de pelo de la cara. “Ese fin de semana en el Cabo ... cuando estábamos ... bueno, sólo quiero
que sepas, lo dije en serio ... No todo fue pretender ... quiero decir ...”
“Lo dije en serio también.” Ella tomó mi mano y suavemente tirado a la basura. “Pero hay que fingir.” “Lo sé.” El dolor y la necesidad abrumaban.
“Debería llegar a casa. Bet es probable que esté listo para la segunda ronda “.

"Tu mejor. Bye, Alex ...”‘Adiós,


Michelle.’
do CAPÍTULO T HIRTEEN

Era el gran día de Eleanor Cohen en los tribunales. O, en realidad, era mi gran día en la corte. Me arrastré con ansiedad en el
lado de George Watson, Jr. a sí mismo, con el traje gris que hacía difícil no pensar en Michelle.

“Ve a por ellos, chico. Usted va a ser grande.”El señor Watson me dio una palmada en el hombro como si fuera uno de sus cinco hijos, y me hizo que mi
camino hacia el frente.
“Damas y caballeros del jurado ...”, dije. Mis palmas estaban húmedas, y mi boca seca. Esta era mi gran oportunidad casualidad, mi
única, en realidad.
En tres horas, todo había terminado. El jurado había encontrado unanimidad Distribuidores Brockton culpables de mala conducta y
preparación de alimentos inseguros en el caso de Cohen vs. Brockton Distribuidores. Poco Eleanor Cohen recibiría cincuenta mil dólares
para cubrir la cadera fracturada, y otros cinco para su dolor y sufrimiento. Por supuesto, no le dolía que la señora Cohen fue cerca de cuatro
pies de alto y recordó a todos de su abuela. Habíamos ganado. Habia ganado. Y Estaba eufórico.

George Watson, Jr., de Watson, Johnson y Smith, me sonreía, sus enormes papada balanceándose en toda su fuerza mientras se
abría camino hasta el frente de la sala.
“Bien hecho, Harris. Bien hecho.”Esta vez, se saltó el aplauso de hombres en el hombro y me abrazó, haciendo hincapié en que con un golpe firme
en la parte de atrás.
"Gracias Señor."
“Por este tiempo el año que viene, tengo la sensación de que vamos a ver Watson, Johnson, Smith y Harris ...” hizo una pausa de un minuto.
“Bueno, no literalmente. La señal ya está impreso. Pero se entiende la idea."
"Sí señor. Esas son buenas noticias."
“Tome el resto del día libre, Harris. Se lo ha ganado con éste “.
Extendí la mano para estrechar la mano una vez más del señor Watson, y luego se volvió y salió de la sala. Quería salir corriendo por la puerta y
decirle a todos los que conocí en la calle que yo era un abogado de bienes, en vivo y no sólo un café-comprador o un sobre-lame más. Lo había hecho.
No podía esperar para decirle a Michelle ...?
Ella estaba esperando en el vestíbulo, que llevaba una gabardina ligera y talones lisos. Sus ojos parecían esmeraldas junto a un pañuelo de
seda verde que todavía reveló sólo un rastro de la piel dando lugar a la apertura de la blusa. Ella no dijo nada, pero en cambio se inició con un
aplauso lento y constante y la sonrisa más orgullo que nunca había visto a nadie.

“¿Qué te trae por aquí?” Yo sólo tenía que burlan de ella. “Creo que sus días en una sala de audiencias se terminaron después de la correccional.”

“Hey, me dejaron fuera en el buen comportamiento.” Ella se movió lentamente hacia mí, su cara volviéndose de las bromas a un deseo nebuloso.

"¿Buen comportamiento? Improbable."


“Puedo ser muy bueno cuando quiero ser.” Ella estaba de pie tan cerca de mí que podía sentir el calor que irradiaba de su piel. Ella
contuvo el labio inferior mientras miraba a mí, que me sostiene con esos ojos que me sentí completamente indefenso bajo. “Te vi allí.”

"¿Tu viste?"
"Todo ello. Ya sabes que permiten casi cualquier persona en estas cosas? Debido a que no lo hice.”“Audiencias públicas. No
tenía ni idea de que fueras ...”
“Fila de atrás, todo el tiempo,” susurró. “Usted era increíble, Alex. Tan fuerte y confiado, e inteligente y ...”

La miré expectante mientras se estancó. “Vamos?” “Y un


ególatra misógino completa.”
“Misogynistic?” Me burlé. “¿Las mujeres pueden incluso ser misóginos?” “No sé! Pero
era más seguro ... ... de lo que estaba por decir “.
No pregunté, contento con el conocimiento de que ella quería decir mucho más de lo que tenía. “Vamos.” “¿Dónde?”

“Te voy a llevar a cabo.”


Yo sabía que discutir con ella sería inútil. Que siempre fue. Además, no podía negar la emoción que hervía dentro de mí a la
vista de ella. ¿Cuál fue el punto de ni siquiera intentar?
“¿Y por qué iba a querer hacer eso?”, Le dije en broma.
“Debido a que estoy usando un vestido nuevo bajo esta capa, y quiero demostrar que fuera. Y eres oficialmente un abogado de bienes, honesto a Dios. Un
abogado que acaba de ganar su primer gran caso. No voy a aceptar un no “.
“Bueno, yo ...” Pensé en Beth.
“No voy a aceptar un no. Además, he oído que el jefe arrugada de los suyos le dan el resto del día libre. No tiene excusas dejaron “.

Bet se retiraría de la barra de la derecha después de la cena. Ella nunca se daría cuenta si yo no estaba en casa antes de esa fecha. No es que nosotros
habíamos estado haciendo mucho últimamente hablando de todos modos. Nuestra reventón de finales de verano en mis suegros había sido el partido que
parecía arder lentamente lo que había quedado de nosotros. Con el tiempo, los golpes sobre mi amistad con Michelle se habían detenido, y estaba claro que
estábamos tanto sólo corriendo en los humos. Nos quedamos encerrados en un punto muerto, ninguno de los dos atrevido a moverse, los dos
irreconciliablemente miserable.
“A ver si mi abrigo.”
Tomé mi abrigo Michelle había escogido para mí en nuestro viaje a Nordstrom a principios de la primavera. Era difícil creer que el verano
estaba a punto de terminar, ya. Con la excepción de un fin de semana dolorosa en Boston con amigos, Beth y yo habíamos conseguido pasar
sin matarse unos a otros. Yo estaba trabajando más de lo que tenía que prepararse para el juicio, y que operaba en horarios básicamente
opuestos que yo estaba bastante seguro nos mantuvo casada. Cuando estábamos juntos, discutían, y argumentó, y rara vez se tocaban.
Pero fue más que eso. Las cosas que solían ser suficiente para mantenernos juntos, la seguridad y la comodidad de saber que alguien podría
amarte incondicionalmente-poco a poco no te sientes como suficiente.

Cuando estaba con Beth, me sentí atrapado. Y no sólo atrapado en mi matrimonio. Me sentía atrapado en todo lo que siempre estaba. Estaría
treinta pronto, y cuando estaba en casa, con mi esposa, todavía me sentía veinticuatro. Tal vez fue su callejón sin salida, trabajo
universidad-estudiante, o mi falta de ingresos o el apartamento cutre todavía vivíamos. Tal vez fue la lucha. Pero una cosa era obvia; con Beth, que
iba a ninguna parte. Y se estaba haciendo más y más difícil de permanecer renunciado a mi puesto de esposa infalible.

“¿Vas a decirme a dónde vamos? O se trata de otra de sus infames sorpresas?”Pregunté mientras caminábamos por
las calles del centro de Providencia cerca de la corte.
“Usted ama a mis sorpresas.”
Yo le respondí con una sonrisa, poniendo suavemente la mano en la parte baja de la espalda. Siempre estaba encontrando razones para
tocar Michelle. Incluso si era algo tan simple como un cepillado pelo suelto de la cara. Me moría de hambre por ella. Y si ella había hecho el más
mínimo intento de llevarlo más allá del platónico, me he encontrado que es casi imposible de resistir. Me gustaría, por supuesto. Tenía que
hacerlo. Pero, afortunadamente, no se había probado que la determinación. Michelle estaba por encima de ser la amante de alguien. Se merecía
más que eso. Y ciertamente no estaba a punto de hacerla tales. Habíamos estado involucrado en nada más que meses de flirteo insoportable, y
me dejó eternamente emocional y físicamente azul-balled. Pero no podía llamarlo horrible.

“Estamos aquí.” Michelle señaló una pequeña escalera que conducía a un mal iluminado, entrada de piedra. No había ninguna señal en la puerta, sólo una
vieja aldaba de hierro.
“¿Dónde está aquí, exactamente?”
“¿Cuándo vas a callar y acaba de aprender a confiar en mí?” “Soy un abogado. No
confío en nadie “.
Ella puso su brazo con el mío en la forma en que siempre hizo que mi corazón saltar. “¿No se supone que ser al revés?”

"No. Estoy muy confiable.”Empujé la pesada puerta y la sostuvo mientras ella sufrió. "Lo sé."

La puerta sin marcar resultó dar lugar a la más mínima restaurante italiano en la ciudad, con sólo cinco mesas y la mejor ternera
parmesano fuera de Italia.
“¿Cómo has podido encontrar este lugar?” Tiré de su silla para ella. “Uno de mis muchos
secretos. El vino tinto o blanco?”“roja. ¿Qué otros secretos?”

“Si te lo dijera, no serían secretos.” Michelle señas a la solitario camarero en un delantal manchado de salsa, que sirvió dos
vasos altos de un Merlot caro que nunca habría pedido lo contrario. Ella lo levantó en el aire. “Para mayor nuevo abogado de
Rhode Island.”
Intercambiamos sonrisas y los vasos de tapping. “Y a una mujer de muchos talentos. Uno de los cuales estaba recogiendo a cabo este conjunto
gallardo “.
“Usted no ves muy bien allá arriba ...” Nuestros ojos se encontraron.
“Estoy más que una cara bonita, ya sabes.” Tomé un sorbo de mi vino, el edificio niebla de ensueño a mi alrededor.

“Por supuesto que eres.”


“Entonces, ¿Cómo va todo con los brazos?” Sentí que mis ojos se enrollan a la cabeza de celos. “Las cosas con Jax
son ... Bueno, no lo son.”
Estaría mintiendo si dijera que mi corazón no había crecido de repente alas y descubierto la manera de volar en ese momento. "Oh no. ¿Que pasó?"

“No era más que ... no era lo que estaba buscando.” “Michelle,
lo siento mucho”.
Ella se rió de mí. "Tu no eres. Odiabas Jax.”‘No le odio,
exactamente.’
“La odiabas. Y como resulta que, tenías razón. Era un desplazamiento total. Descubrí que estaba durmiendo con la mitad de la escena del dique
de Boston. Lo bueno es que yo soy una dama y no dejarlo todo en las primeras fechas. Vaya por delante, puede decirlo. Te lo dije."

Alivio acompañada de una profunda tristeza al pensar en su dolor. “Siento que te haga daño.” “Ella no me hizo daño. Con el fin de que
me dolía, me he tenido que tener en realidad le gustaba. La verdad era todo lo que quería ser en ella, yo no estaba. Claro que sí, como lo
celosa que se hizo sin embargo.”
“Nunca fui celosa.” ¿Quién estaba engañando? Ella había tenido mi número durante todo el día.
Después de una botella y media de Merlot, tropezamos salir del agujero en el muro italiano y en la calle. Estaba oscuro ya, pero
había dejado de llover. El horizonte de la ciudad estaba iluminada frente a nosotros, los restos de la final de un día hábil. Como hicimos
nuestro camino principal, donde va, yo no estaba seguro, Michelle me rozó la mano con sus dedos calientes, y no podía recordar la
última vez que algo en mi vida había sentido tan perfecta. Y por lo que sería sin duda un momento fugaz, todo era simple.

“Gorro de dormir?”, Preguntó ella, casualmente.


“No sé ...” Pero yo quería gritar “sí” tan fuerte como pude. "Oh vamos. Ni siquiera es
de siete todavía. A menos Bet”
“Referencias”, respondí como si mi estómago no estaba dando tumbos en el pecho. “¿Qué hay de mi
lugar?”
Mi corazón explotó, y mis rodillas amenazaba con dar a conocer bajo el peso de cada fantasía única que había tenido con este
momento. Durante tantos meses, Michelle y yo nos habíamos conocido bajo el cuidado apariencia de ser pública. Ella no me había
permitido ver más de la parte exterior de su apartamento, y no era por lo general muy dispuestos a invitarla a tener comida china frío en la
sala de estar con Beth. No confiaba en mí solo
con ella. No desde nuestro fin de semana en el Cabo. No cuando había camas suaves y luces que podrían estar apagados y sin nadie que camine
sobre nosotros. Supongo Michelle sentía lo mismo. Pero al final del día, todos tenemos opciones. Sólo tenía que hacer las correctas por una vez. Y
mientras todavía estaba casado, siempre y cuando todavía podía llevar yo no hacer daño a la persona con la que había jurado a mi vida, lo haría.

"Sí. Eso funciona.”Me encogí de hombros.


Tomamos un taxi de vuelta a Northwood, sosteniendo sus dedos suavemente la mía como el mundo corrió por una neblina fuera de la ventana.
Traté de convencerme de que podía detener lo que estaba a punto de suceder.
“Justo aquí,” Michelle le dijo al conductor, y el taxi se detuvo en la dulce amarilla de dos familias que había estado fuera de la tantas
veces antes. Ella le entregó un billete de veinte y abrió la puerta, no dejar ir de la mano hasta el último segundo.

La seguí por un pasillo mal iluminado lleno de pares de zapatillas y botas de lluvia, sintiendo como si estuviera caminando hacia mi
destino, lo que significaba.
“Esto es,” dijo, encendiendo la luz de la cocina y colgar su abrigo en una silla.
“Es muy bueno.” Era pequeña, pero las paredes estaban pintadas de un dorado cálido, y el mobiliario era viejo y vivió en, mirando como si
hubiese sido muy querido por cien años. Algunas impresiones del océano y viejos bocetos arquitectónicos fueron enmarcadas y colgadas en la
sala de estar. Mi lugar era tan claramente amueblada con las sobras de mis padres, y las únicas cosas colgando fuera una foto de Fenway
Park y mi diploma de UCLA. Todo en la casa de Michelle fue intencional, hasta la última lámpara y imán del refrigerador. Me sentí como si
hubiera abrió otra pieza de su simplemente por estar en el interior.

"No es mucho. Pero es mi hogar.”‘Eres


tú’.
Ella me extendió una sonrisa tímida y se volvió hacia el armario sobre el fregadero, sacando otra botella de lo que parecía ser un
buen Pinot Noir. Yo sabía si tuviera un vaso más, cualquier decisión que hice no se basa en el pensamiento racional.

Tomé el vino se servía para mí de todos modos.


“Seguir adelante y tener un asiento en la sala de estar”, dijo. “Voy a ir a cambio. Estas mallas me están matando “.

Michelle desapareció en lo que sólo podía adivinar era su dormitorio, ya que se derrumbó en un sofá verde desgastado en la sala de estar.

Estaba hojeando un viejo problema de la Moda cuando salió de nuevo, vestido con una camiseta de algodón puro con encaje y un par de pantalones
flojos que cayó lo suficientemente bajo como para mostrar la piel suave en la parte baja de la espalda cuando ella se dio la vuelta. Me sequé las palmas
de las manos en los pantalones, ya que comenzó a sudar. Había un montón de espacio en el sofá grande, pero se sentó tan cerca de mí una pierna
estaba casi en mi regazo.
“Mejor.” Sonrió. “Espero que sea bien. Se pone muy caliente aquí. Incluso en esta época del año.”Ella se mordió el labio inferior un poco y se
retorció un mechón de pelo suelto alrededor de su dedo.
“Sí ...” Tragué saliva. “Es un poco de calor.” Me deslicé mis brazos de mi chaqueta y la arrojó sobre una silla cercana.

“Aquí.” Michelle lentamente, dolorosamente, movió sus manos a los botones de la camisa desabrochado y sólo uno, asegurándose de
cepillar mi cuello con sus uñas como lo hizo. "Eso ayudará."
Pero, por supuesto, no lo hizo. El calor era peor que nunca. Mi cara se sentía como si hubiera pasado una semana consecutiva en el sol del
desierto, y mi lengua estaba lija contra mi boca. Mantuve mis manos, que eran casi tan cálida, escondidos en los bolsillos, tratando
desesperadamente de evitar que se distraiga.
Y tan rápido como ella había estado allí, ella se había ido de nuevo, saltando hacia arriba para poner un poco de música. Jazz. “Coltrane. Mi
favorito,”logré decir, una vez que finalmente había enfriado un poco.
"Lo sé. Recuerdo.”Ella se sentó junto a mí de nuevo, esta vez teniendo en cuenta un poco más de distancia entre nosotros distancia
que luchó a querer cerrar.
Mis ansiedades parecían menguar con la segunda copa de vino, y la inhibición no era más que una
recuerdo desagradable.
“Eres algo. Lo sabes, ¿verdad?”Me arrastrando las palabras mis palabras somnolienta.
“Y lo que algo podría ser?” Michelle se apoyó en el brazo del sofá y se pasó las piernas por encima de la mía.

“No tomar ventaja de este estado de embriaguez que me has metido en.” “Ese era mi plan desde
el principio.” Sus ojos se estaban poniendo pesado. “Eres un genio del mal.”

“Entonces, ¿qué soy yo?” Ella se acercó a mí otra vez, hasta que su cuerpo se alineó con la mía. "Molesto. Un poco loco ...”Me pasé
los dedos por el contorno de la mandíbula y por el pelo hasta que su cara estaba en mi mano. “Pero también brillante. Y sofisticado. Y
sexy ...”
Ella apartó la mirada, sonriendo.
“Usted piensa que está muy encantador, ¿verdad?”, Dijo ella al suelo. "Y lindo."

Ella suavemente pellizcó el brazo y luego creció extrañamente grave. “Tienes


problemas, Alex Harris. Eso es lo que eres."
La necesidad de dolor en su voz era más palpable que nunca. Me sentí ningún sentido de deslizamiento de control a través de mis dedos y se alejan.
do CAPÍTULO F OURTEEN

No tenía idea de qué hora era cuando desperté. Mi cuello rígido y mi cabeza golpeó, y tardó varios segundos para dar sentido a la
suave cuerpo acurrucado contra mí. La cara de Michelle fue enterrado en el pecho, y mis brazos se sostenía como si estuviera miedo de
que algo nos separe en cualquier momento. Ella estaba profundamente dormido.

A través del espacio en las persianas pude ver nada más que negro, y la única luz en el vino de sobre la estufa en la cocina cerca. Me
deslicé de debajo de ella tan suavemente como pude y me quedé para comprobar sobre mí. Mis ropas estaban todos en pie. Mi camisa
desabrochada en varios lugares más de lo que había sido en la cena, pero eso no necesariamente significa nada. Todo parecía intacta, el
matrimonio incluido. Pero no podía recordar nada.

"Relajarse. No pasó nada.”La suave voz de Michelle detrás de mí me sorprendió a un salto. "¿Qué? Oh, sí, por
supuesto que no. Recuerdo.”Ella se rió un poco.

“Yo iba a despertarle, pero ...”


“No, no se preocupe por ello. No me refiero a conciliar el sueño. Lo siento.”“En serio.
No se preocupe “.
Miré mi reloj, entrecerrando los ojos en el cuarto oscuro. Dos de la mañana. "Mejor me voy."
“Sí, es tarde.” Pero juré que vi su cara cae un poco. Cogí mi chaqueta y caminamos hacia la puerta principal.

"Me divertí. Gracias por la cena. Por todo, quiero decir.”Nada de lo que se podría decir que parecía reflejar mi intensa espiral de
emociones mientras estaba de pie frente a ella. Yo no era la chica más, la chica que rechazó corazones como basura de la semana, ya que
estaba a la siguiente mejor cosa. Michelle era mejor que la siguiente mejor cosa. Se merecía ser el último gran cosa de alguien. Pero no podía
negar la parte de mí que estaba en carne viva con pesar, arrepentimiento por no besarla, su pesar por no diciéndole que pensaba en ella cada
segundo de cada día, arrepentimiento por no decir a ella había empezado soñando saliendo de mi vida como la conocía y tal vez en una vida
con ella.

Sin embargo, ese tipo de arrepentimiento era tolerable. Y no estaba seguro de si el desarraigo todo mi mundo estaba. Yo estaba disgustado
conmigo mismo por considerar siquiera caminar. Tal vez no había cruzado físicamente las líneas con Michelle, pero sin duda me cruzaron las líneas
par disponible. No sabía si Michelle sintió que algo también. No importaba. Esta fue la última traición. Me hubiera casado con Beth. Que había recogido
Beth. Y con independencia de cualquier otra cosa que había cambiado desde que había significado algo para mí. Eso había sido todo para mí. Yo me
había parado delante de todos los que conocía y le prometí al amor, en una cierta apariencia de la palabra, mi esposa, para el resto de mi vida.
Dejando que significaría el fracaso.

No podía dejar de pensar en Michelle. No importa lo que hice o donde fui, no fue suficiente para distraer la atención de los recuerdos de
quedarse dormido con ella. No había sido la primera vez. Habíamos pasado toda la noche juntos en el cabo de ese verano. Pero esto era
diferente. Esto estaba en su casa, en sus términos. No se trataba de jugar a las casitas de la tía Judy. En estos años, quiere, y necesita, y los
sentimientos que incluso no podía adivinar su totalidad las profundidades de todavía. Era la hora de cenar, y yo debería haber ido a casa a Beth.
Pero lo seguía haciendo, casi automáticamente, más allá de nuestra calle y hacia Michelle.

“¿Qué estás haciendo ahora mismo?”, Pregunté, una vez que lo marqué su número. “Comer
fideos sobrantes y viendo Oprah. ¿Por qué?"
“¿Quieres compañía?”
Podía escuchar su voz ligera a través del teléfono. “Hago si se trata de ti.” “Voy a estar allí en cinco
minutos.”
Unos minutos más tarde, me estaba sonriendo de nuevo, tirando hacia arriba a Michelle.
“Esta es una agradable sorpresa,” dijo ella, abriendo la puerta para mí. Puse mis brazos alrededor de su cintura como si estuviera viendo por primera
vez en años, abrazándola con fuerza y ​rezando que nunca tendría que dejar ir.
"Solo quería verte."
"¿Que te pasa? Vamos, vamos a ir en la otra habitación “.
La seguí hasta la sala de estar, sensación de que algo así como un cachorro perdido que acababa de encontrar su propietario. No sabía lo
que le pasaba a mí, solo que estaba cansada. Estaba cansado de tratar de ser feliz con Beth. Estaba cansado de fingir que estaba feliz sin
Michelle.
“Siento lo de la otra noche.” Me senté en el sofá, dejando caer mi cabeza en mis manos. "¿Lo siento? ¿Qué podría
posiblemente ser sientes?”‘Para conseguir perdido y quedarse dormido con usted.’

"¡Por favor! Si alguien debe disculparse soy yo. Yo soy el que te llevaron lejos para una cena romántica de celebración y se alimenta
que vino toda la noche cuando debería haber estado en casa con su esposa. Yo soy el que debe ser lo siento, Alex.”Ella puso una mano
cálida en la espalda.
“Sólo espero que no hice cualquier cosa:” “Usted
era un perfecto caballero”.
Levanté la vista hacia ella, sus ojos verdes como el agua del océano que el verano, grande y esperanzador y lleno de posibilidades. “Yo ni siquiera tratar
de llegar a la tercera?”
Ella sonrió con su sonrisa que hizo que mi flip estómago y mi corazón latir. “Ni siquiera a segunda.” “Lo que un perdedor.”

“Usted no es un perdedor”, dijo, en serio. "Estás casado. Y creo que usted debe tratar de resolver las cosas con Beth “.

“Soy infeliz, Michelle. Y, normalmente, no me importa que parte tanto. Pero no voy a hacerla feliz más bien. No sé
qué más queda por hacer “.
“Usted no está tratando lo suficientemente duro. Eso es todo."
La tristeza y la ira amenazaban con estrangularme. “Debería ir,” dije. “Yo también lo creo.”

Beth y yo nos sentamos en la cama en la mañana del sábado, la televisión haciendo su trabajo habitual de mantener la conversación a un mínimo.

"Quiero conocerla."
“¿Eh? Cumplir con quién?”Mordí mi cereal, pensando en lo poco maneras en que podría escapar temporalmente mi vida ese día.

“La chica que has estado jugando con.”


Mi sangre se calentó. “No he estado jugando con nadie, Beth. ¿Has terminado acusándome todavía? No sé qué demonios otra
cosa que quieres de mí “.
"Quiero conocerla. Quiero ver qué tipo de vagabundo tiene sus ganchos en ti.”‘No se puede ser serio.’Me volví hacia
ella, mirándola por primera vez en toda la mañana. “Como un ataque al corazón puta.”

“No se están cumpliendo con Michelle. Ella es sólo una amiga. Y si no se puede confiar en mí, ese es su problema.”‘¿Quieres que
esto funcione o no, Alex?’
Me quedé en silencio durante mucho tiempo, mi borde duro, finalmente, ablandando. "¿Vos si?"
Ella suspiró y se dejó caer sobre la almohada. "Sí. Hago. Estamos casados. Esto no es sólo una relación de usar y tirar. Tomé esos
votos en serio “.
"Sí. Yo también."
"Entonces, pruébalo. Si desea quedarse conmigo, que me encuentro con ella.”‘Está
bien.’Pero todavía no estaba segura de lo que quería.

“Me voy a la cafetería,” le dije a Beth, el sábado siguiente. Me moví rápidamente hacia la puerta, con la esperanza de que pudiera hacerlo a
través de la cuestión sin que sabía que venía.
“Es Michelle va a estar allí?” Maldición, era rápido. “No sé.”
Por supuesto que lo era. “¿Por qué?” “Voy contigo. Quiero
conocerla."
“Yo ...” Mi mano estaba en el pomo, listo para ayudar a escapar. Pero no pude encontrar una excusa razonable para ofrecerle. "Por
supuesto."
Pensé en algún tipo de mensaje de advertencia sobre un mensaje de texto o una llamada telefónica SOS secreto para alertar a Michelle a la intrusión de
Beth. Pero ya era demasiado tarde para eso. Beth me fue chupar rueda como un miembro de los servicios secretos, aparentemente dispuesta a reventar para
lo que fuera que estaba haciendo. Afortunadamente para mí, yo no creo que realmente podría atrapar los sentimientos de alguien. Además, estaba creciendo
más difícil de seguir cuidando lo que pensaba.

Nos dirigimos a la cafetería, después decidí que paseo en bicicleta de una pareja podría venir a través como un poco demasiado cutesie. La última cosa
que quería hacer era dar la impresión de Michelle Beth y yo éramos las personas felizmente casadas lesbianas Cartel-niños.

Entré por delante de Beth, buscando desesperadamente a Michelle. Ella me vio y se levantó, me saludó con su habitual sonrisa,
bullicioso. Vi como sus ojos se perdieron detrás de mí, con la cara caída, sólo por un segundo al ver a Beth. Y entonces, como si nada
fuera de lugar, que estaba sonriendo de nuevo, esta vez más exuberante que nunca.

“Alex, que Dickhead, ella es hermosa ...” Bet masculló entre dientes. ¿Por qué todo el mundo siempre se me está llamando un capullo de
todos modos? No era como que había pedido nada de esto. No era como me dije a Dios cómo hacer la boca tentadora numbingly de Michelle
o su piel suave y blanca. No fue mi culpa que ella era perfecta. Para Beth, sin embargo, que sería.

“Este debe ser el famoso Beth Harris,” Michelle sonó en una melodía sorprendentemente convincente. Añadir el actor a su creciente lista
de talentos.
“Y usted debe ser Michelle.” Bet tendió la mano, pero Michelle ignoró y la abrazó instead- el abrazo cordial y familiar
amigo de su abuela le da cuando no se ha visto en una década. Pero Bet se quedó frío y rígido.

“Alex me ha hablado mucho de usted,” mintió Michelle. Cristo, alguien dar a esta chica ya un Emmy.

“Así que ustedes hacen esto mucho después.” Beth no estaba pidiendo.
Michelle y yo intercambiaron miradas tensas.
“Oh, no tan a menudo. No, sólo a veces. De vez en cuando. Ya sabes, cuando los dos nos toca estar aquí.”“Cierto. Cuando los dos
nos toca estar aquí “, le reiteré. ojos de Beth iban y venían entre nosotros evaluadoramente. "Derecha."

“Pero Alex no me venías hoy lo dijo. Estoy muy feliz de finalmente llegar a conocerla. Ella habla de ti sin parar “. Perras, que
quiere decir. Perras acerca de usted sin parar. “Aquí, sentarse, los dos.”
Bet se sentó vacilante, mirando el bagel intacto y lleno de café, caliente delante de Michelle. “Dos cafés, eh?”
Michelle se adelantó y los empujó hacia un lado, sin dejar de sonreír a Beth. "Oh si. Me trajeron dos por accidente. Este
lugar siempre está arruinando todo.”Ella dejó escapar una risa nerviosa.
“Por lo tanto, Michelle, Alex ha difícilmente me dijo nada de ti,” dijo ella, una pizca de veneno en su voz. Michelle parecía herido.
Punto, Beth.
"No me sorprende. Ella está tan ocupado con la firma y el gran ensayo que acaba de tener, y este caso que viene con el
gigante farmacéutico va a ser-”
“Alex”. Bet se estiró para tocar el brazo. “Nunca me dijiste que tenías todo esto sucede en el trabajo.” Su interés dolorosamente falsa
en mí rayaba en ridículo, y me tiró suavemente el brazo de distancia.
"Por supuesto lo hice. Es probable que simplemente no estaban prestando atención.”Yo estaba sentado entre ellos, un espectador impotente en medio
de su partido de ping-pong.
“Bueno, de todos modos,” dijo Beth, mirando a través de mí. No había tomado mucho tiempo para darme cuenta de que, a pesar de que yo
era el tema de conversación, nada de esta reunión se trataba de mí. "¿Qué tipo de trabajo hace usted?"

“Soy una enfermera a la sala de emergencia, y trabajo a tiempo parcial para comisionado del parque.” Sonrió. “Por lo tanto, Alex me dice que
eres un camarero en Applebee?” Point, Michelle.
"Solo por ahora. Voy a volver pronto a la escuela.”‘Usted es?’

“Sí, usted es?” Repetí con incredulidad.


“Usted sabía que, Allie.” Su dulce sonrisa dulce hizo que mi estómago a su vez, sobre todo cuando ella puso su mano posesivamente en mi
rodilla. Allie? ¿Quién coño era Allie? Ella estaba jugando sucio ahora.
“Allie, ¿eh?”, Se rió Michelle. "Linda."
"Vuelvo enseguida. Tengo que ir al baño.”Me disculpé y empujó mi silla, de pronto sofocado por la tensión, espeso como
el humo que se avecina en el aire.
Y entonces, sucedió algo. Algo que hizo que los pelos de mi cuello de punta. Volví a encontrarlos risa. Y no laugher
sociópata, como Beth estaba a pocos minutos de estrangular a Michelle, tampoco. Esto era real, la risa honesto a Dios.

“¿Qué es tan gracioso?”, Pregunté, miedo de descubrir. Michelle estaba secando las lágrimas de los ojos. “Bet simplemente me estaba
diciendo acerca de su viaje a Myrtle Beach el año pasado.” “¿En serio?”

“Usted tuvo un mal ataque de pánico tal que tuvo que ser retirado del avión en el despegue?” Ella comenzó a reír de nuevo, trabajando de nuevo a un
rugido histérica.
“Usted le dijo eso, ¿eh?” Beth estaba jugando sucio bien. Si no podía one-up Michelle con su trabajo, sus miradas, su vida, sin duda podría
incomodar al infierno fuera de mí hasta que Michelle pensó que yo era un perdedor. Si no puede eliminar la amenaza, manipular el premio hasta que
nadie más lo quiere. Yo estaba enfermo porque los verdaderos colores de Beth fueron saliendo a la luz como nunca lo había visto. Juego. Conjunto.
Partido.
do CAPÍTULO F IFTEEN

“Me cae muy bien,” dijo Beth, una vez regresamos esa tarde. Habíamos hecho el viaje a casa en silencio, como si necesitara tiempo para alcanzar un
veredicto sobre sus sentimientos.
“¿De verdad?” Yo no confiaba en ella por un segundo.
“Realmente lo creo.”
“Pero estabas tan grosero con ella,” dije.
“No me refiero a ser, Alex. Acabo de recibir un poco insegura. ¿Cómo no iba a hacerlo? Ella es hermosa. Y muy, muy grande.
¿Quién querría su esposa andar con una chica así?”
“Bueno, yo”
“Me cae muy bien, sin embargo. Honestamente, yo estaba preparado para odiar a sus entrañas.”Bet rió un poco. “De eso no me
sorprende.” Yo le devolvió la sonrisa.
“Me gustaría salir con ella de nuevo. Ya sabes, los tres de nosotros. Tal vez podamos salir a cenar más tarde en la semana o algo así.”Era
evidente que estaba tramando algo, y no estaba buscando para hacer un nuevo mejor amigo tampoco.

"Por supuesto. Eso sería ... divertido.”Me retiré a la habitación, sintiéndose más perdida que nunca.

Beth no había sido todo hablar bien, a pesar de lo que esperaba que ella dejaría caer rutina de la compañía de los tres en unos pocos días. Pero,
efectivamente, vienen jueves que estaba iluminando mi teléfono de escritorio en el trabajo.
“Vamos a ir a cenar esta noche. Michelle también. Podemos, Al?”“Um, no sé
si es gratis. Pero puedo comprobar, supongo.”‘Great!’

“¿Dónde estás pensando? La barra?”Nos llama de Applebee de Beth‘la barra’, incluso cuando significaba que permite el lujo de
sentarse en el comedor real. Fue realmente el único lugar que alguna vez fuimos a comer juntos, en parte debido a su descuento
considerable de los empleados, pero sobre todo porque era familiar y fácil.

"No. Estaba pensando más como Sel de la Terre “.


Mi boca se abrió un pelo. “En Providencia? Ese lugar muy agradable francés?”
"Sí. Por qué no? Michelle parece una chica con clase que le gusta ese tipo de cosas.”Ella dejó sólo una pizca de amargura
colarse en su tono. “Y siempre estás meando y gimiendo que yo no quería hacer nada sofisticada o lo que sea.”

“Veintinueve de dólares paté de hígado no era exactamente lo que quería decir,” dije. “Oh,
aligerar. Y llamarla. Loveyoubye.”Ella colgó.
¿Qué clase de locura era ella hasta? cenas francés? Hacerse amigo de una mujer homosexual atractiva, única que podría o no ser en secreto
compitiendo por mi atención? Esto no estaba bien. No está bien del todo.
Conducía a casa desde la oficina de esa noche todavía tratando de diseccionar lo que seguramente era algún tipo de plan maestro en el extremo de Beth.
Tal vez ella estaba fuera de hacerme quedar completamente tonto e indeseable. O tal vez ella tenía la intención de seducir a Michelle a sí misma, si nada más
que para la oportunidad de ganar una y luego romper su corazón en un millón de pequeños fragmentos. O tal vez ella realmente como ella. Tal vez estaba
tratando finalmente a confiar en mí, aunque de alguna manera, dudaba de eso.

“Bet? ¿Estás listo?”Llamé, lanzando el abrigo en la percha y dejando caer mi maletín. Ella no respondió, sino que
apareció en la cocina en una falda corta, negro y un suéter escotado.
“Vas en eso?”, Preguntó, señalando a mi atuendo de oficina.
“Vas en eso?”
“¿Qué hay de malo en lo que estoy usando?”
"Nada. No, está bien.”Yo estaba dando marcha atrás. “Es sólo que es de cuarenta grados fuera. Estoy pensando que podría congelar.”Yo estaba preocu
de que podría congelar. Pero también contra el impulso de decirle que parecía una especie de adolescente estrella de Disney, skank ido. Todavía estaba
enfadado con ella por ponerme a través de este. Yo no quiero estar cenando con Michelle mientras Bet jugó la buena esposa acaba de hacerla enojar.
Había empezado a sentir como un premio que fue a ganar, por el simple hecho de ganar.

“Voy a cambio”, respondió ella. "Sí. Yo


también."
Fue Sel de la Terre, después de todo, por lo que se decidió por una chaqueta azul y pantalones a medida que pensé que podría hacer que Michelle mirar
dos veces. No sé por qué me importaba lo que pensaba, pero lo hice.
“Listo,” dijo Beth, lo que representa para mí, su minifalda intercambiado por un par de pantalones de vestir negro descoloridas. “Parece
interesante.” Niza. Hablar sobre el cumplido menos de cortesía por la historia de la lengua Inglés. Niza es una forma de mantener intactos los
sentimientos. Niza es lo que dice cuando su esposa le pregunta cómo se ve y no puede ser molestado en dar una maldición.

Quien decidió tríos eran tan grandes? En serio, yo quiero saber. Parece ser go-to sexual último de cada hombre. Y probablemente
también de algunas mujeres. No puedo hablar por la parte que el sexo nunca fue en mi agenda. Pero te puedo decir que, incluso sin el
sexo, es una pesadilla. Me senté en la cena, entre Beth y Michelle, en una mesa cuadrada en un restaurante francés de lujo en el centro de
Providencia, pensando que no podía manejar uno de ellos, y mucho menos dos.

“Dime más historias sobre Alex”, preguntó Michelle Beth. “Oh, Dios,
tengo tantos!”
Corté en. “Pero ¿por qué echar a perder toda la diversión ahora?”
“Ella es sensible.” Bet hizo un guiño, y se rieron juntos, sin dejar de pretender consolidar su extraño vínculo, es improbable que
me hacía incontrolable frustrado. No estaba segura de que cualquiera de ellos pensaron que era una broma.

“Siempre me ha gustado eso de ella,” Michelle respondió. Allí estaba, la espera, la torpeza predecible. Me sonrojé duro. Michelle

miró incómodamente en la mesa una vez que se dio cuenta que estaba coqueteando. Y la cara de Beth se endureció como una lápida.

en la cena de veinte minutos y ya me quería morir. “Beth, ¿qué estás recibiendo para beber?”, dije finalmente, con la esperanza de

romper un poco la tensión que nos había paralizado.

“Creo que voy a tener un vaso de vino tinto de esta noche.” Ella me sonrió, una sonrisa grande, fabricado que sabía era silencio
mordaz. "¿Qué tal esto? Merlot?”Preguntó a Beth, pronunciando por error la‘t’al final. Me encogí.

“Buena elección”, respondió Michelle. “Tienen una gran cosecha.” “Oh? Usted sabe
mucho sobre el vino?”
“Mis abuelos poseen una bodega en Napa,” respondió ella, haciendo al menos un trabajo marginal de mantener sus sentimientos acerca de
Beth en la bahía. La sangre entre ellos era claramente malo, y el juego fue a ver quién sería quemar primero, dejando el vencedor de la mujer mejor.

“No es ... agradable.” Yo sabía que era sólo cuestión de tiempo antes de que los celos y el odio de Beth vendría a ebullición. Ella ya estaba empezando a
hervir a fuego lento. La plantilla se había levantado.
“Usted debe saber mucho sobre él también, ser un camarero y todo,” dijo Michelle. “Usted sabe, al servicio de todos aquellos 'Merlot' y todas.”
Me retorcía en el asiento.
Y aquí está el problema con los tríos: nunca hay un equilibrio. Beth me había marcado como su territorio, si no es más que sólo para
decir que había ganado, y que haría cualquier cosa para mantener Michelle se acerque demasiado. Y aunque no estaba del todo claro en
donde los sentimientos de Michelle para mí estaba, que era más que obvio que no iba a dejar Bet mueca en ella tampoco. Bet era como un
perro agresivo que protege a su plato de comida, y Michelle no se echa para atrás.

“Sobre todo, acabamos de hacer cerveza y bebidas mezcladas.” Y entonces, algo loco iba a pasar. Gusto de Beth podría desinflarse, sólo
un poco, y ella sería retroceder, casi derrotado. “Usted sabe, es sólo Applebee. No hay muchos comensales sofisticados allí.”Y yo exhale,
pensando que sólo podría sobrevivir a esta cena todavía.
Nuestra conversación estaba iluminada y ventilada, aunque era falso como el infierno, mientras comíamos. Michelle mantuvo nuestra excursión
de museo y nuestras reuniones de nuestro secreto, y Beth hizo poco más que provocarla. Por un corto tiempo, casi me gustó, también. ¿Sería posible
tener Michelle como mi amigo y Beth como mi esposa? Era que incluso lo que quería?

“Voy a estar de vuelta”, dijo Beth, después de haber terminado su pollo. Michelle y yo estábamos solos. “Así que esto es ...” dije, tratando de encontrar
algo que describe el viaje de estrógeno-alimentado que habíamos estado en esa noche.

“Horrible.” Y me di cuenta de la cara de Michelle se relajó por primera vez en la noche. “No me malinterpreten. Me gusta Beth. Mucho, en
realidad “.
"¿Tú lo haces?"
“Claro que sí”, dijo con entusiasmo forzado. "De Verdad."

“Sí ...” Ella se acercó y tomó mi mano encima de la mesa. “No” Me reí de ella. “Mira, Alex. Quién estamos engañando? Los dos
somos adultos aquí, más o menos. No podemos admitir que hay sentimientos aquí? No tiene por qué significar nada. Pero no
significa que sea fácil verte con tu mujer “.
Me temblaba la mano entre las suyas.
“No tenía ni idea de que You-” me surgimiento de Beth de vuelta de la esquina impulsó a dejar ir. “Esa es una gran idea para el caso Martin, Alex,”
dijo Michelle, en voz alta. “Si se pudiera demostrar que estaban ignorando descaradamente los datos a continuación, que va a ganar seguro.”
Michelle no se pierda el ritmo. Ella nunca lo hizo.
“¿De qué estás hablando?” Bet se sentó de nuevo. “Sólo este
ensayo he venir.” “Dímelo a mí. Quiero oír.”‘¿En serio?’

Bet nunca le importó lo que sucedía en el trabajo. Ley de la aburría. Mi trabajo le aburre. Y decidí que la única cosa más
insoportable de lo que Beth había convertido últimamente era quien pretendía ser.
“Bueno”, dije, “¿has oído hablar de la empresa Martin? Hacen algunos medicamentos importantes en el mercado en este momento. Antidepresivos,
medicamentos para la presión arterial, todo tipo de cosas. De todos modos, se llevó a cabo un ensayo para probar un nuevo medicamento para la tiroides, y
hay todo un grupo de pacientes involucrados en el estudio que están demandando. Son nuestros clientes. Están reclamando ...”Los ojos de Beth
comenzaron a vidriosos. Correcto. Esto fue por eso que nunca he hablado de trabajo. "No importa. Es un poco aburrido, supongo “.

"¿Estás bromeando? Es fascinante!”Michelle me defendió, sin querer tocar el hombro. “Estoy muy orgullosa de ti, cariño.” Bet se
inclinó y me besó en la mejilla. Sus labios estaban fríos y extranjera. “No sé cómo Empaqueté a mí mismo un abogado.”

Michelle frunció el ceño. “Vaya, no sé tampoco.” El cheque llegó sin


derramamiento de sangre, y yo amablemente tomó. “Voy a pagar”, insistió
Michelle.
"No no. Tengo esto.”Le sonreí, y por un momento, que era sólo nosotros dos. “Sí, tenemos
esto”, añadió Beth.
Caminamos hacia la noche fría y nos dirigimos de nuevo a Northwood.
“Sólo voy a asegurarse de que Michelle se interpone en bien,” dije a Beth, una vez que llegamos a la casa de Michelle. Ella me miró,
pero asintió. Me dio la vuelta y abrió la puerta de atrás.
“Quiero terminar lo que estábamos hablando,” dije, en voz baja, una vez que había llegado a la puerta principal. "No es importante.
Realmente.”“Pero es. Es importante para mí."

Ella me tocó el brazo. “Tal vez en otro momento entonces. Buenas noches, Alex. Gracias por la cena.”Sin decir una palabra, se abrió la
puerta y desapareció.

Estaba seguro de nuestra noche incómoda en Sel de la Terre habría hecho en Bet. No había manera de que ella querría ver a Michelle otra vez,
excepto tal vez para noquear a algunos de sus dientes perfectos. No había manera de que ella había dejado yo Michelle ver de nuevo.

Pero una cena no fue suficiente para descarrilar esquema de Beth para mantener Michelle alrededor. Y por el momento se preguntó si ella podría invitar a
cenar a nuestra casa ese fin de semana, yo estaba segura de que sus motivos eran más amigos-enemigos-acercamientos más cerca de lo que eran comedia en
horario estelar.
En la parte superior de la construcción de relaciones entre los tres de nosotros, el trabajo fue finalmente recogiendo también. Que había sido asignado
como abogado de la cabeza a una mujer llamada Joyce Edwards. Su marido, Richard Edwards, estaba divorciando de ella después de veinticuatro años de
matrimonio, y Joyce estaba fuera para demostrar que Richard fue infiel a fin de recibir la mayor parte de sus activos, que eran abundantes, por decir lo menos.
Richard era propietario de un condominio en las llaves, un hotel de esquí en Aspen, y dos Porsche de la vendimia.

Watson, Johnson y Smith es un bufete de abogados, centrándose en el enjuiciamiento de las grandes empresas, cuando el pequeño se ha hecho
mal. Pero la palabra que tenía que el propio Kellen Johnson, de Watson, Johnson y Smith, era un amigo cercano, personal de Joyce (I tuvo que
preguntarse qué tan cerca, exactamente. Habían han tenido que ser para la empresa a aceptar una norma de dinero arranque demanda de divorcio como
este) y había acordado que la llevara a juicio. Yo sabía muy poco acerca de la ley de divorcio y prenups, pero el señor Johnson me pidió que sea la
iniciativa de todos modos. Y cuando un compañero le pide que acepte un caso, no es decir que no. Ni que decir tiene, Joyce Edwards se mantuvo
relativamente poco interés para mí.

Eso era, hasta que llegó a mi oficina por la tarde. Joyce había nada como me había imaginado -una Las amas de casa reales cirugía de senos rubio
platino con tacones de Gucci. Nº Joyce era una mujer pequeña, robusta con grandes ojos tristes, se esconden detrás de algunas arrugas suaves. Llevaba
un traje pantalón sencillo, y su cabello a cabo toques de plata. Se acercó a mi escritorio.

"Señora. Edwards, soy Alex Harris.”Me levanté y extendí mi mano hacia ella. “Tome asiento, por favor.” Ella no hablaba, sus ojos
aparentemente creciendo más triste por la segunda. Era como si tuviera miedo a hablar, sabiendo llanto no sería muy atrás. Durante mucho
tiempo se sentó frente a mí y me estudió.
“Eres tan joven, Alex Harris,” dijo finalmente. Pero era más de una observación que una crítica. “Te prometo, señora, que soy
un montón calificado para llevar su caso.”
“Oh, sí, estoy seguro. Yo sólo quería decir que eres tan joven porque yo estoy tan viejo, y todo el mundo a mi alrededor parece
conseguir más y más jóvenes. Lo siento si te ofendí."
"De ningún modo. Ahora dime por qué estás aquí “.
Ella volvió a guardar silencio, evidentemente recoger sus pensamientos y tirando de las piezas de los últimos veinticuatro años de nuevo juntos.

“Estamos aquí porque mi marido, a quien he estado casado desde que tenía veinte años de edad, quiere el divorcio. Hace un mes, que se escapó
con un profesional de tenis mitad de su edad. Qué original, ¿verdad? Bastardo ni siquiera jugar al tenis. No, él es demasiado gordo ahora a hacer mucho
más que el trabajo y ver la televisión. Pero esta bimbo tenis quiere participar en el dinero. Richard tiene una compañía de software con éxito. Ahora está
diciendo que quiere salir, por lo que
puede casarse con la chica en Hawai.”A pesar de que Joyce no se parecía a lo que esperaba, su historia sonaba como cada episodio de Televisión
Corte Que jamás había visto en la universidad. Esto iba a ser una tarea, en el mejor.
“Y ¿qué es lo que necesita de mí?”
“Para demostrar que Richard se pegaba a ese imbécil antes de irse. Quiero la mitad de todo. Quiero la casa en las llaves ... Y quiero una pensión
alimenticia mensual. ¿Puede usted hacer que suceda?”
Luché un gemido. "Sí, señora. Lo intentaré lo mejor que pueda. Te llamaré en una semana o así que una vez que he repasado el informe de la PI “.

Se levantó y se puso su abrigo nuevo. “Gracias, Alex.”


“Tenga cuidado, la señora Edwards.” Me di la mano otra vez y ella se volvió a ir.
“Alex”, dijo, volviéndose hacia mí. “Realmente no soy una persona horrible. Creo que sólo hay que hacerle daño tanto como él me está haciendo
daño “.
Joyce se había ido, pero yo estaba sentado en mi escritorio durante mucho tiempo, mirando el informe del investigador privado en frente de mí. No pude
evitar el dolor en sus ojos. Ellos estaban sangrando, con el corazón roto. Independientemente de lo que Joyce estaba pidiendo, lo único que realmente quería era
hacer la parada de dolor.
Mi teléfono sonó, me sacude de nuevo al presente. Di un tirón el receptor a la oreja y respondió. “Harris.”

“¿Le pidió a Michelle si ella puede venir esta noche?” Por unas horas Casi había olvidado el triángulo raro Beth estaba tan ajustado en la
formación.
“No, Beth. He estado muy ocupado. Además, tal vez esta noche no es una buena noche. No sé qué hora estaré en casa “.

“Deja de lloriquear. La llamaré. ¿Cuál es su número?”‘No creo que la


buena de esta noche.’
“Sólo dame su número, Alex. Yo me encargo de todo. A menos que ...”Su voz se hizo más oscuro y pesado.

“A menos que lo que pase.”


“A menos que tenga alguna razón para no darme su número. Como tal vez ustedes dos están ocultando algo.”“¿Cuántas veces
más vamos a hacer esto? No estamos escondiendo nada,”dije, mi pulso latiendo en las sienes.

“Bueno, por lo que entonces dame su número.”


Suspiré y le dio el número de teléfono a ella, miedo de lo que sucedería si no lo hacía. Colgué, dejando que mi colapso de la cabeza en mi
escritorio en la frustración. Tal vez Michelle diría que no.
De ninguna manera. Cinco minutos más tarde, ya que estaba en mi camino para llegar a mi próxima taza de café, el teléfono sonó de nuevo.

“Harris?”
“¿Sabía que su esposa sólo me invitó a cenar esta noche?” “Traté de
detenerla.”
“¿De qué está haciendo, de todos modos?” Suspiré de
nuevo. “Haciendo mi vida en un infierno.”
“¿No cree que es posible que en realidad me gusta, ¿verdad?” “No es probable.”
Nos reímos juntos.
"Bueno. Si le gusto, significa que no me ve como una amenaza.”‘¿Es una
amenaza?’, Pregunté.
“Creo que eres el único que puede responder a eso.”
La línea quedó en silencio por un momento. “Bueno, de todos modos, que le dijo que no, ¿verdad?” Ella
se rió. "Ni en sueños. Nos vemos esta noche, guapo “.
Me sentía como un juguete siendo disputada por dos niños malcriados. No estaba segura de si Michelle estaba luchando por mí o si simplemente se
estaba absorbido por los juegos de Beth estaba jugando. Pero por mucho que odiaba el drama de su
recién descubierta pseudo-amistad traía, parte de mí esperaba que fuera el primero.
No podía dejar de pensar en Joyce Edwards en la unidad a casa esa noche. Había algo en la tristeza en bruto que se filtró fuera de
ella. Era el tipo de dolor Bet se sentiría si me fui. Pero entonces recordé el condominio en los Cayos y la pensión alimenticia, porque era el
tipo de justicia vicioso Bet tomaría. No tenía ningún condominios de esquí o coches antiguos aún, pero lo que tenía, ella sin duda tratar de
tomar en caso de que me fui. O tal vez yo era un cobarde, incapaz de comprender mi propia felicidad por miedo a la destrucción de otra
persona.

“La miel, que llegó a casa!” Beth me recibió en la puerta con un largo beso que hizo que los pelos en la parte posterior de mi cuello soporte en
posición de firmes. Me agitaba los brazos, que se ahoga en sus intentos descarados a una pasión falsa que hace tiempo que se había perdido. Cuando
finalmente llegó a tomar aire, vi a Michelle, con la cara roja y perjudicando, de pie junto a ella.

"Yo si. Hola, Michelle.”Los dos miraron hacia arriba y abajo. Michelle era impresionante. Pero ella siempre fue impresionante. El choque
vino de Beth, que llevaba un vestido de encaje negro ceñido al cuerpo, su melena altura de la barbilla elegantemente separó a un lado.
Michelle volvió mi saludo y me abrazó, la mejilla un poco demasiado cerca de la mía. Era casi imposible fingir que no me retorcía bajo su
tacto, su presencia. Su perfume flotaba en el aire mientras se movía. Bet se aclaró la garganta. “El nuevo vestido?” Le pregunté,
impresionado.
“Hice un poco de compras hoy.” Ella se rió e hizo una reverencia. “Ven siéntate. La cena está casi listo. ¿Qué puedo traerte de
beber?"
Traté de no mirar boquiabiertos. Beth había convertido en una esposa Stepford sí misma, la misma versión de Joyce Edwards me
esperaba a entrar en mi oficina que tarde. Estaba luchando con furia para ganar un juego que nadie más había firmado para, pero el único
que estaba logrando estaba buscando tonto. Beth me sirvió una copa de Merlot, haciendo hincapié en no pronunciar la “T” en esta ocasión, y
actualiza sus copas también. Sólo Dios sabía cuánto vino se había dado la vuelta antes de que hubiera llegado allí.

“¿Cómo era el trabajo, Alex?”, Preguntó Michelle, después de Beth había tenido un pastel de carne de aspecto cuestionable de salir del horno.

“Sí, cariño, ¿cómo era el trabajo?” Bet nunca me había llamado antes de la miel. Pero ella se aseguró de que mirar Michelle directamente a los ojos
cuando lo hizo.
“Fue ... interesante. Tengo este nuevo cliente. Ella es un millonario cuarenta y cuatro años de edad. Bueno, su marido es millonario. Y ahora quiere el
divorcio para poder casarse con un profesor de tenis de veintidós años llamada Bunny. Estoy tratando de probar que el deshuesado se conejito mucho
antes de que alguna vez le dijo a su esposa para que ella pueda recoger “.

“Espero que no va a decir 'deshuesado Bunny' en la corte”, dijo Michelle, se ríe. “¿Qué hay de malo
en eso?”, Pregunté.
“Suena como algo que tiene que conseguir en pay-per-view.” Los dos estábamos riendo, con Beth
campanadas después de unos segundos más. “Usted es tan divertido, Allie,” dijo, tomando mi
mano. “¿No es gracioso?” “Ella seguro”, respondió Michelle. “Soy muy afortunada,” añadió Beth.

Michelle se puso serio, mirando a la cara ahora connivencia, maliciosa de Beth. “Sí, realmente eres.” “Vamos a ir a la sala de estar,” Bet
sugirió después de haber elegido en el pastel de carne tibia y el maíz frío. La seguimos a la habitación contigua, que ella había limpiado
meticulosamente más de lo que había visto en cuatro años. Michelle y yo intercambiamos una mirada tranquila detrás de la espalda de Beth, y
me pregunté si ella quería que yo la quería, como si mi cuerpo estaba en llamas sólo estar a su lado.

Bet se sentó en el sofá y insistió me siento allí con ella, mientras que Michelle llevó a la única silla en el raído
esquina. Bebimos en más vino, pero Napa no produce suficiente vino para que yo no deseen Bet desaparecería. Ella colgó de mí de
ninguna manera que pudo, cubriendo los brazos y las piernas por encima de mí, besando mi cara, riéndose de todo lo que dije. Traté de
apartarse, pero ella iba a encontrar una manera de conseguir en mí otra vez, y, finalmente, el malestar y la disforia de Michelle se hizo más
y más evidente, hasta que ella se levantó y se excusó.

“Se está haciendo tarde, y tengo que trabajar por la mañana,” dijo. “Gracias a ambos por la cena. Fue ... agradable.”Su dolor evidente fue la
primera señal de ella que había visto en toda la noche. Ya no estaba tratando de mantener Beth de abalanzarse sobre mí emocionalmente con el fin
de demostrar que era el más deseable o agradable de los dos. La pelea de gatas había terminado. Se había entregado. Ella le ofreció una sonrisa
amable, y Beth regresó una sonrisa victoriosa.

Quería correr a Michelle. Quería tenerla en mis brazos y quitarle cualquier daño Beth había puesto allí. Quería decirle que lo único que Beth
había logrado estaba resultando más de lo equivocado era nuestro matrimonio. Pero no lo hice. Por supuesto que no lo hice. Las consecuencias
eran demasiado grandes. El divorcio era demasiado dura. No podía dejar que se convierta en Bet Joyce Edwards.

“Voy a caminar hacia fuera,” ofrecí.


Michelle me siguió hasta la puerta, el desaliento ahora insoportablemente visible en sus ojos reveladores. “Gracias,
Alex.” Besó la mejilla de una manera que me recordó adiós. "Lo siento. Beth, así, she's-”

“Ella te quiere”, dijo. “Eso es suficiente para mí.”


do CAPÍTULO S IXTEEN

Una semana pasó sin una palabra de Michelle, aunque no podía decir que me sorprendió. Beth había hecho todo lo posible para alejar a ella y
hacerla sentir como la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Alex. Estaba cada vez más furiosa con Beth, que, habiendo cumplido su misión
de conducir Michelle distancia, había vuelto a su formas degradantes y miserables. Pero Joyce Edwards se debió a verme, y me gustaría tener que
manejar para poner mis demonios personales insignificantes al lado.

Efectivamente, Joyce me esperaba cuando llegué a la oficina a las ocho y media de la mañana del próximo jueves por la mañana.

"Señora. Edwards. Es bueno verte de nuevo.”Abrí la puerta de mi oficina para ella y le indicó que entrara. “Siento llegar tan temprano. Mi

horario de sueño se ha despojado de todo desde ... Bueno, de todos modos, vamos a llegar a ella.”Joyce parecía cansado. Algo más que la gran

tristeza que envolvió su última vez, sus ojos estaban hinchados y rodeada de círculos oscuros, como si no hubiera visto el sueño en meses. Ella

exudaba un nuevo aire de desesperanza, de esas que sólo puede venir de ceder a un corazón roto.

“Tuve la oportunidad de revisar el informe del investigador,” dije, con la esperanza de infundir algo de vida a la cara muerta “y creo
que tenemos una prueba bastante sólida de que el Sr. Edwards fue ... infiel durante su matrimonio.” Esperé para el baile de la victoria. O
la sonrisa. O algo. Pero todo lo que tengo más tristeza.
“He cambiado de opinión.”
“¿Qué?”
"He cambiado de opinion. Yo no quiero nada de Richard. Si esto es lo que realmente quiere, entonces sólo vamos a firmar los papeles y
acabar de una vez “.
Me senté en la incredulidad, sin saber qué hacer avanzar a la próxima.
"Señora. Edwards, no tienes que-”
“Sólo quiero seguir adelante con mi vida. ¿Es realmente tan mal?”Sus ojos se llenaron de lágrimas. "No. No, claro que no lo es.”Yo quería llegar
a través de la mesa y consolarla. “Voy a escribir el nuevo condiciones de divorcio esta noche. Puedo conseguir este movimiento bastante rápido “.

“Gracias.” Se limpió la cara con un pañuelo de papel, se levantó y salió de mi oficina.


Así que este es el divorcio. No es coches o condominios de esquí de lujo. Ni siquiera los niños o los fondos de retiro. Es saber que
la persona que dio su vida ya no quiere darle el suyo. Es saber que la persona que cepillado los dientes al lado de los últimos
veinticuatro años es cansado de él. Es saber que quieren a alguien más. Es la angustia. Agonía. La pérdida definitiva.

Mi teléfono de escritorio sonó por quincuagésima vez esa hora mientras estaba sentado en Watson, Johnson y Smith y escribí acuerdo de divorcio de
Joyce.
“Harris,” me respondió con brusquedad. Ya era de seis el jueves, y mi día no mostraba señales de terminar pronto.

“¿Es esto Alex Harris, de Watson, Johnson y Smith? Abogado en general? Gran abogado en el campus? abogado pez gordo? Mejor-"

“Hola, Michelle.” Yo estaba seguro de la sonrisa que llevaba sonó en mi voz. "¿Qué estás
haciendo?"
"¿Ahora mismo? Sólo unos papeles.”‘¿A qué
hora has hecho?’
Recorrí el reloj en la pared y me tocó el lápiz sobre la mesa con ansiedad.
“Sólo unos pocos minutos”, mentí. Si eso significa una invitación a verla, que podría hacerlo tan sólo unos minutos. “Necesito tu
ayuda con algo.”
"Oh chico. La última vez que solicitó mi ayuda que terminó en un traje en la boda de un extraño.”Ella se rió de mí.
“Eres un llorón tales. Te encantaba cada minuto de ello.”Ella tenía razón.

“Está bien, ¿cuál es el problema ahora?” “Compré demasiadas


vieiras para la cena.” Sonreí para mí. “Suena como bastante la
situación.”
“Es ... Podría congelarlos. Pero son mucho mejor fresco. El único problema es que no tengo a nadie a cocinar por “.

“¿Esta es su triste intento de una invitación a cenar?” “¿Está


funcionando?”
Pensé en ello durante un tiempo. Me di cuenta de la verdad de Beth, pero ella estaría en el bar de todos modos. Estaba cansada de actuar como si
estuviera haciendo algo mal. Y yo estaba bastante bien durante nuestra rutina tercer ruedas también.
“Voy a estar allí en media hora?” “No puedo
esperar.”
Corrí a apagar mi equipo, diciendo adiós a los pocos empleados que quedan en la oficina. Veinte minutos más tarde, lo hice al
apartamento de Michelle. Pasaron diez minutos antes de que yo en realidad entrar.
En lugar de ello, estaba sentado en el asiento delantero, mirando a la cara en el espejo de la visera. Me domesticado un pelo suelto en la espalda y en
algunas capas bálsamo labial, asegurándose de que el jersey era todavía relativamente libre de arrugas y que no lleva ninguna de café del día en ella.

“No creas que no lo vi.” Michelle sonrió mientras abría la puerta para mí. "¿Mira qué?"

"Tú. Poner su cara en. ¿Me pone nervioso, de repente, o algo así?”Pero ella me hizo nervioso. Ella me aterrorizó. Tal vez
ella realmente no sabía la bodega que tenía sobre mí después de todo. Tal vez ni siquiera sé. Entré en la cocina, todavía
tratando de decidir si esto era una buena cosa.

Llevaba un jersey de lana de gran tamaño y ajustados vaqueros oscuros que hacían imposible no mirarla.

“Espero que no le importa que viene solo esta vez.”


“Juro por Dios, Alex, si tengo que vigilarla colgar en que un minuto más ...” Nos reímos. Había sólo un par de años entre Michelle y Beth, pero
era como que estaban viviendo en diferentes décadas. Beth estaba desorganizado, sin motivación, descuidado. Ella tuvo la suerte de estar fuera
de la cama por uno casi todos los días. Si yo no había pensado en algo para la cena, estábamos comiendo Lucky Charms con leche dudoso. Ella
eligió la cerveza sobre el vino, excepto cuando ella dijo que la hacía sentir más como un adulto para hacer lo contrario. Michelle mantuvo Seltzer
en su nevera y no sólo comía cosas como col china y las coles de Bruselas, pero sabía cocinar ellos también. Pasó la mitad de la semana de
asegurar que las personas tenían un lugar para pasear a sus perros y jugar a la pelota, y la otra mitad mantener a la gente de la muerte. Le
gustaba películas subtituladas, y me imaginaba que ella nunca dejó que su ropa sucia reposar durante más de una semana. Beth había crecido
cruel y oscuro, teniendo golpes en mi trabajo o mi familia, lugares que sabía que los más perjudicados. Michelle no era perfecto. Pero ella sabía
cómo luchar fair.We se sentó en la pequeña isla en la cocina con nada más que John Coltrane en segundo plano.

“Siento lo de la otra noche,” dijo. "¿Perdón por


que?"
“Dejando así. Y entonces no llamar ni nada.”“¿Eso es lo que es
esto? Una cena disculpa?”Fingí delito.
"Apenas. Esto es porque me gusta cocinar. Y me gusta pasar tiempo con usted “.
Mi cara enrojeció. “Usted no me debe una disculpa. El único que debe disculparse es Beth.”Ella me cortó con un gesto
amable. “Ella no era tan malo.” “Ella era horrible.”

“Tal vez sólo un poco horrid-”


“No sé cuánto tiempo más puedo hacer esto ...”
“A medida que el tiempo que pueda”, dijo estoicamente, y me tocó la banda de boda de la manera que ella tenía en el café hace un millón de meses.

Michelle hizo vieiras y risotto de espinacas, y después de la cena nos aventuramos a la pequeña sala de estar y vio una película de
Sean Penn estaba demasiado distraído para prestar atención. Su pelo olía a flores silvestres, y quería poner mi brazo alrededor de ella y
tirar de ella contra mí. Pero no lo hice.

Fue a principios de diciembre, y de alguna manera me las había arreglado para ahogarme en las vacaciones y trabajar lo suficiente como para
seguir así mi vida no había sido completamente volteado alrededor y revueltos. Beth había estado recogiendo turnos extra en el bar, y yo estaba
trabajando seis días a la semana en mi próximo caso de la firma. Michelle y yo habíamos mantenido los cafés y rosquillas de rutina y la cena casera
ocasional o viaje a Providence. Y Beth, habiendo satisfactoriamente orinó sobre mí y me reclamó como propia, finalmente se había retirado en la
idea de los tres mosqueteros, y habíamos vuelto en gran medida a mantener nuestra distancia.

Salí de la oficina, saludado por la caída de nieve y escaparates de plástico iluminado con árboles de Navidad y renos. Al tomar el
último paso helada del edificio, una bola de nieve me fijó en el hombro, dejando un rastro de polvo, ya que se rompió en mi contra.

“¿Qué demonios” Me gritó, más que listo para masticar a cabo el niño punk que pensó que esto era divertido. Pero hubiera reconocido la

risa que oí de vuelta de la esquina en cualquier lugar. Por el momento Michelle asomó la cabeza por, yo ya estaba esperando. Lancé la bola

de color blanco a través del aire, su falta de unos veinte pies. “Justo lo que pensaba. Usted lanza como una niña “, dijo.

"Por favor. Estaba dejando que se gana “.


Ella salió de su escondite y se paró frente a mí.
“Despeje su programa del viernes.” Ella buscó en su bolso y sacó dos entradas que no podía leer. “¿Y si no tengo
planes?”
“Usted no quiere perderse este. Quinta fila en la sinfonía. Están haciendo su show de vacaciones. Llevar algo bonito “.

Antes incluso tuve la oportunidad de responder, se había colocado el billete en la mano enguantada y desapareció. Caminaba a mi coche,
sonriendo todo el camino.
do CAPÍTULO S EVENTEEN

Jed me esperaba cuando llegué a casa, frotando mis tobillos y ronroneante, caminando a su plato de comida vacío y luego de nuevo a mí. “Bet?
¿Estás aquí?”La casa estaba en silencio. Colgué mi abrigo y arrojó una taza de pienso en el plato de Jed. “Supongo que ella se olvidó de nosotros,
eh, amigo?” Jed dejó escapar un aullido de desaprobación.
El rabillo del ojo captó la escritura distintivo de Beth, joven y florido, siempre completa con un error de ortografía o dos. Una nota
estaba esperando en el mostrador.

Se llamó al trabajo. Tarde a casa. Quiéreme

Beth había estado trabajando mucho últimamente, más que nunca, en realidad. Me lo atribuimos al aburrimiento, y tal vez incluso un poco de
motivación para aportar un poco más a nuestro ingreso del hogar. Pero era inusual. En todos los años que habían estado juntos, Beth nunca había
sacrificado una noche conmigo. No para nada. Estábamos mejor separados ahora, de todos modos. Me sacudí la incómoda sensación de su nota
me dejó y se sentó en el sofá, poner los pies sobre la mesa de café, pensando en lo que sería totalmente penal en llamar a Michelle. Ella era el que
tenía el descaro de mostrar realmente para arriba fuera de mi oficina y insisten en la llevo a la sinfonía. Pidiendo la cena de empresa de último
momento parecía bastante benigna en comparación. “No me juzgue,” regañé Jed, que estaba entrecerrando los ojos hacia mí desde el brazo del
sofá.

Michelle respondió a la segunda llamada. “Será mejor que no estar llamando para cancelar en mí ya.” “No.” Me reí, mis nervios
aliviar un poco. “Parece que he encontrado yo solo en casa sin planes para la cena. ¿Algún interés?"

“¿Es que su idea de una propuesta?”, Dijo en voz baja, dramático. “Es pizza.
No el matrimonio. ¿Está o no?”‘Ven aquí.’

“En realidad,” dije, “vienes aquí.”


“¿Quién es este nuevo, Alex decisiva? Creo que me gusta de ella.”Mi corazón se derritió. “Nos vemos en unos pocos.” La línea se cortó.

Pasé los siguientes quince minutos de cifrado por el apartamento, lanzando ropa sucia en cestas de lavado y desesperación a los platos,
mientras que Jed me miraba como si estuviera loco.
“Espero que les guste extra anchoas con piña,” dije, abriendo la puerta para ella. "¿Como supiste?"

“Adelante. Dame tu abrigo.”


Ella me siguió a lo que Beth y yo cariñosamente conocido como la sala de estar, a pesar de que no podía llamarse así. Era del tamaño de
un vivero y se mantiene sólo nuestra TV, un sofá de segunda mano, y la mesa de café con el gato se rasca hasta las piernas. lugar de Michelle
era mejor, sin duda. Mejor amueblada. Tal vez un poco más grande también. Pero yo la quería aquí. La quería estar cerca de mi vida, y mis
cosas también.
“Entonces, ¿qué pasó con sus planes para la cena?”, Preguntó Michelle mientras abría la caja de pizza humeante que acababa de ser dejados.

“Se han recogido un turno extra en el trabajo esta noche.”


“Su pérdida. Mi ganancia. Ahora entregar parte de esa pizza. Y es mejor que en realidad no tiene anchoas en él.”Le di una sonrisa y le

dio una rebanada en una toalla de papel. Ella lo tomó sin lugar a dudas y empezó a comer. “Oye, hay un partido de hockey sobre. Podemos

ver?”, Preguntó.
“Eso es lo más bonito que cualquier mujer han dicho nunca a mí.”
La nieve pesada se acumulaba rápidamente fuera de la ventana, y el tráfico en nuestra calle había desaparecido.

Michelle mantiene una distancia apropiada entre nosotros molesto durante el juego que amenazaba con romper algo parecido a la cordura que
podría haber quedaba. Todo lo que quería era abrazarla de nuevo. Pero entonces, cuando la abracé, lo único que querría sería besarla. Y entonces
todo lo que me gustaría sería ... Bueno, nunca sería suficiente con ella. Y yo estaba creciendo cuidado de nuestra amistad, preguntándose cuánto
tiempo podría hacer que suficiente con ella también.

“Es realmente bajando por ahí”, dijo, en algún lugar en el tercer período. “Será mejor que vuelva a casa. Yo no quiero tener
que explicar a su esposa si me nevó aquí “.
“Usted le gusta”, le contesté, con torpeza. “No, ella no
lo hace.”
“Está bien, quizás no ... pero eso es sólo porque lo hago.” “Bueno,
entonces,” dijo con una sonrisa, “Me gustas demasiado.” “Bien.”

Le sonreí. "Bueno."
“Con mayor razón no creo Bet estaría dispuesto en la búsqueda de mí aquí a solas contigo.” Su voz sonaba apagado, casi nerviosa y
amargo. “Será mejor que cavar mi coche y llegar a casa.”
"Ayudaré."
Su coche ya estaba cubierto de varias pulgadas de nieve espesa cuando llegamos exterior. Empecé a pala, lanzando pilas a un lado.

“Déjame hacer eso.”


“Por supuesto que no,” dije, jadeando.
“Terco dolor en el culo”, murmuró en voz baja. "¿Qué dijiste?"

“Dije,” ella anunció esta vez más fuerte, “eres un dolor persistente en mi culo.”
“Para que lo sepas,” Me recogió una pequeña bola de nieve en la pala, “se merece esto.” Lo tiré a ella, cubriéndose la cabeza y los
hombros en blanco.
“Oh, idiota!” Ella gritó y acusado a mí, sofocando mi cara en ella y luego tirando de mis manos.

"¡No es justo! Eso era malo!”


Estábamos pulgadas uno del otro ahora. Todavía sostenía sus manos. La nieve caía a nuestro alrededor, pegado a las pestañas y las
puntas de su cabello y su abrigo de lana. Farolas destacaron las mejillas de oro.
“Usted es un mal perdedor”, susurró con nerviosismo, como si tuviera miedo de romper el silencio que siguió a la nieve. Los brazos de ella encontraron
su camino alrededor de mi cintura. Su calor se filtraba a través de mis capas y contra mi piel.
“Eres hermosa ...” Y yo con cuidado, con cuidado, se inclinó para besarla.
“Alex, ¿qué haces?” Ella abrió la boca, tirando y empujando lejos de mí lo suficiente para hacer su punto. Mi estómago se revolvió.
“Yo ... no lo sé.”
“No se puede hacer eso! ¡Estás casado! Usted y yo ... somos sólo amigos. Eso es todo lo que siempre hemos sido.”Ella dio un paso
hacia atrás, y mi corazón se desplomó al suelo.
"Pero pensé-"
“Bueno, pensaste mal ... Lo siento.”
Ella se metió en su coche medio con palas, sus neumáticos que hacen girar mientras se alejaba.

Nunca había tenido el corazón roto antes, pero estaba bastante seguro de que fue él. Caminé alrededor de todo el día con
la cabeza en el suelo, sintiendo como las lágrimas estúpidas, viciosas estaban a punto de atacar en cualquier momento. No tenía idea de lo que estaba mal
conmigo, sólo que nunca había sentido el dolor de esa manera. No sabía lo que significaba que cualquiera de, y no estaba segura de lo que quería saber
tampoco. Nada podría haber alcanzado la mayoría de lo que pensé que había sido entre Michelle y yo. Pero eso fue sólo una parte de ella. Todos los días
me quedé con Beth, me estaba muriendo un poco más, hasta que el camino creció más y más claro. Michelle tenía poco que ver con ella. Este fue mi viaje.
Esta era mi final de rectificar.

Yo no había oído de Michelle desde esa noche. No estaba segura de que jamás había oído de ella.
do CAPÍTULO mi IGHTEEN

Mi teléfono sonó a las diez de la mañana del viernes por la mañana, mientras sorbía una taza de café fuerte y leído en la compañía farmacéutica que
estábamos demandando por la manipulación de un estudio de drogas.
“Harris,” me respondió, sin dejar de mirar con cara de sueño en la pantalla del ordenador.
“Supongo que no mira de cerca a esas entradas que nos dieron, ¿verdad ...” Mi corazón se ha parado varios latidos y mi cabeza daba
vueltas. Esta voz. Esa voz perfecta pensé que nunca podría llegar a escuchar de nuevo. Sin querer, Michelle había convertido en mi mejor
amigo, y la idea de perderla casi me había destruido.
“¿Qué quieres decir?”, Pregunté con frialdad.
“Eres un abogado. ¿No se supone que ser bueno con los detalles?”, Y esa actitud.

“Manos a la obra, hablador Cathy.”


“La noche sinfonía. Todavía vamos, ¿verdad?”, Preguntó, tentativamente. ¿Eramos nosotros? Había estado durante dos noches
seguidas preguntándose si alguna vez quiere volver a verme. “Um. Si seguro. ¿Por qué no?"

"¡Estupendo! Es posible que desee mirar a su boleto a continuación, un poco más cerca. Se puede salir antes de tiempo?”“La oficina
está cerrando al mediodía de hoy. Se supone que la nieve más tarde.”‘Pick me levantaba a las cinco.’

Dejé mi teléfono, todavía tratando de averiguar lo que estaba sucediendo. La entrada. Metí la mano en el maletín y lo sacó.

Boston Pops-Symphony Hall. Huntington Ave, Boston, MA. Bostón. Me reí en voz alta a mí hasta que empecé a sentir tan loco como yo
sabía que tenía que haber mirado. Mierda. Bostón. Pensé en llamar a su espalda, oponiéndose a una idea tan ridícula. Pero yo sabía

exactamente lo que había decir: “Eres un abogado. Debería haber leído la letra pequeña.”Además, la idea de conseguir fuera de casa

durante la noche se sentía muy necesario.

Salí del trabajo unas horas más tarde y se dirigió directamente a casa. La nieve ya estaba empezando a ráfaga en mi parabrisas mientras
navegaba a través de Northwood, pero no le importaba. Tenía otra noche con Michelle. Con suerte, pude mantener la apariencia de la amistad por
un tiempo más largo.
Bet se había ido para el momento en que llegué a casa. Ella había estado recogiendo dobles en el bar desde hace meses. Era extraño. Pero
también me dio todo tipo de libertad que nunca había imaginado, la mejor de las cuales es la libertad de nuestros constantes batallas. Me puse un par
de pantalones de lana gris y un suéter marrón y trató de dominar mi pelo rebelde. Entonces me puse mi mejor colonia que Michelle siempre me dijo
que pensaba que era atractivo, dejó una breve nota de Beth, y se fue sin mirar atrás.

“Tengo estos para el camino,” dije cuando llegué a su puerta de entrada, y le entregó una taza de café caliente. “Eres el mejor.” Ella tomó el vaso de
papel y rápidamente besó en la mejilla, dejando una oleada de calor donde habían estado sus labios. Traté de estar agradecidos de que Michelle me
había mantenido una mujer honesta, pero no podía dejar de recordar lo bueno que esos labios habían visto unas pocas noches antes.

“Por lo tanto, Boston, eh?”


“Supongo que mejor salir a la carretera si vamos a llegar a tiempo.” Me guiñó un ojo y me tomó del brazo. La nieve estaba más pesado cuanto más al
norte nos dirigimos, pero no le importaba. Nos detuvimos en un Wendy drive-thru en algún lugar al otro lado de la frontera del estado, cantando en voz
alta a las canciones de Navidad en la radio. Y durante una hora más o menos, yo era capaz de olvidar que había por completo, sin pedir disculpas, me
rechazó.
“Lo siento mucho ... sobre ese triste excusa para un beso.”
Michelle me miró con una sonrisa consoladora. "Está bien. De Verdad."
"No. No lo era. No sé lo que me pasó. Crucé la línea. Casi arruinado mi matrimonio, y nuestra amistad-”

“Pero no lo hizo. De Verdad. Está bien.”Ella se inclinó y apretó el hombro. “Y no fue triste.” Eso fue todo. Hemos mantenido la
conducción. La nieve seguía cayendo. Pero no dijimos una palabra más al respecto.

En el momento del concierto, la nieve era tan pesada que incluso las luces de la ciudad de Boston eran nebuloso. La noche era inusualmente
tranquilo, también, con sólo unos pocos autobuses urbanos y taxis dispersos en las carreteras.
“Esto es malo.” Miré hacia el cielo.
“No hay manera de que vamos a hacerlo de nuevo a Rhode Island en esto.” Michelle se detuvo y me miró. “Creo que hay que
quedarse.”
"¿Permanecer?"
"Sí. ¿En un hotel? Creo que tienen los que están aquí “.
Un nudo se formó en mi garganta y mi voz salió en un susurro rasgado. “¿Quieres
conseguir un hotel? ¿Juntos?"
“Bueno, podríamos ir a hoteles independientes,” ella dijo, ligeramente perforando mi brazo “pero nos gustaría ahorrar dinero en servicio de habitación si no
lo hicimos.”
Una noche entera, nevó en un hotel dos horas de distancia con Michelle. Lo que podía pensar peores formas de pasar la noche.

“Voy a hacer unas llamadas.”


“Está bien, pez gordo.” Su sonrisa radiante a través de la oscuridad.
Una hora más tarde, que había abandonado el coche y nos llevaron a un taxi para el Westin por el río Charles. No teníamos maletas, sin cambio de ropa,
sin cepillo de dientes. Fue sólo a nosotros y el resto de la noche por delante.
Le dejé un mensaje en el teléfono celular de Beth, diciéndole que no estaría en casa para pasar la noche. Traté de ser tan vago como sea
posible, murmurando algo acerca de la tormenta y una mala conexión. Y luego colgué. Todo lo que podía ver era la silueta de Michelle, mirando
por la ventana en la noche. La ciudad proyectar sombras sobre su piel pálida y se iluminó sus ojos que brillaban de intriga y asombro. Su sonrisa
curvó las comisuras de la boca, las pecas alrededor de sus labios aún visible en la habitación en penumbra. Todo a mi alrededor había caído a
pedazos. Pero mientras la observaba, la inquietud que había estado luchando por años de repente se instaló en el silencio. Y sabía, como
simplemente, tan fácilmente, lo que nunca estaba seguro de con Beth.

“No me siento con ganas de salir de nuevo”, dijo Michelle. Ya había quitó las bombas y ella misma arrojado sobre la cama mullida extra
grande. “Vamos a pedir servicio de habitaciones y una mala película. Estoy pensando en algo con Ben Affleck ... pre- El indomable Will
Hunting días."
Mi corazón latía con fuerza contra las paredes de mi pecho con tanta fuerza que le dolía. Metí las manos en los bolsillos de los pantalones para
ocultar el temblor.
“Suena bien.” Me moví al otro lado de la habitación y tomó un asiento cauteloso en una silla de cuero marrón.

Michelle me miró, con poca frecuencia con cara seria. “Mira, Al, si este plan de sueño va a ser un problema-”

“No es ningún problema en absoluto.”


Pero sería un problema. Debido a que era a la vez tan obvio como si siempre hubiera estado allí. Yo estaba en
el amor con ella.
"Bueno. Debido a que iba a decir, usted podría tomar la palabra.”Ella sonrió y lanzó una almohada mí. "¿El piso? No es una
casualidad.”Me tiró hacia atrás. "Eso es lo que pensé."

La nieve seguía cayendo fuera de la ventana, cubriendo la ciudad en un blanco perfecto. No podía imaginar cualquier parte del mundo
que preferiría estar. Nos ponemos en nuestros estómagos, frente a la TV, con los platos vacíos y tapas de lata esparcidos por toda la
habitación. Nos gustaría roto una botella de champán mini-bar y lo vertió en vasos de hotel de baño. Bebimos de ellos mientras veíamos una
película horrible de Dios, el nombre de los cuales sólo voy a recordar siempre a causa de lo que el resto de la noche traería.

“Sé que esto probablemente cruza mucho más límites aquí, pero tengo que conseguir este vestido fuera.” Se movió sus piernas a mi lado.
“Lo siento.” ¿Estaba intentando torturarme? Tratando de llevar a cierta muerte no convencional pero todavía brutal por el deseo? Se levantó de
la cama y se apartó de mí, descomprimir el vestido hasta la mitad de su espalda. "Necesito algo de ayuda."

Sí. Muerte por el deseo. Maldita sea.


"¿Qué? Oh, sí.”He intentado inútilmente a actuar como si yo no estaba saltando fuera de mi propia piel. Como ya he tirado la cremallera por el
resto del camino, revelé la parte baja de la espalda y la línea de sus bragas, detener físicamente a mí mismo de besar su cuello y poniendo mis manos
sobre ella. Independientemente de lo que había ocurrido entre Michelle y yo, mi vida ya que sabía que había cambiado para siempre solo. Mi
matrimonio se terminó. Se había terminado, en realidad. Yo estaba ahora lo suficientemente fuerte como para admitirlo.

“Gracias”, dijo con timidez, y se volvió hacia mí.


Ella dejarse pasar el vestido de sus hombros y caer al suelo.
¿Cómo he guardado desde tocándola en ese momento, nunca lo sabré. Ninguno de los dos se movió. Nos quedó allí, mirando el uno
al otro, con las luces de la ciudad se hizo eco por la nieve que brilla a través de la ventana grande. La odiaba por burlándose de mí. La
odiaba por lo que me quedo ahí como un idiota mientras se desvestía. Pero, en realidad, yo no la odio en absoluto. La amo. Me encantó
todo sobre ella y todo lo que vi esa noche. Me encantaron las pecas en el pecho y las líneas de su estómago apretado. Me encantó la forma
en que me miraba, como buscando mi aprobación de su cuerpo casi desnudo frente a mí. Y yo no lo tenía en mí para luchar más.

“De nada,” logré susurrar. Mi voz era seca y débil.


Lo único que pudo decir fue mi nombre antes de que ella se llevó la mano a la parte posterior de mi cuello y me besó. Me dejo hundir en ella como
cumplieron con los labios, lentamente al principio, luego la construcción de un crescendo, como si ninguno de nosotros pudo acercarse lo suficiente, lo
suficientemente rápido. Ella no se contuvo en esta ocasión. Sus manos tiraron mi pelo, y su boca se sondearon la mía. Se pasó la lengua por los labios, luego
se apartó, sólo por un segundo.
“Estoy cansado de fingir.” Sus palabras salieron en jadeos entrecortados. "Lo siento. Simplemente no puedo ... nunca más.”Sus brazos bloqueado
alrededor de mí y empezó a besarme otra vez. Tomé su cara entre las manos.
“Deja de pedir perdón.”
Ella empujó sus caderas contra mí, su peso cubriéndome hasta que cayó sobre la cama. “Te he deseado durante tanto tiempo, Alex.”

"Yo también. Tanto tiempo ...”La besé de nuevo, enredando mis dedos en su cabello largo como su respiración era más pesado.

“Sé que esto está mal”, dijo. Pero puse una mano a la boca para detenerla. “No decir
nada más ...”
Frotó su cuerpo contra el mío, que me conduce más allá del punto de locura, hasta que me agarró sus caderas y tiró de mí encima de
ella. Besó mi cuello, enviando olas de calor a través de mí. Sus dedos llegaron a los botones de mi camisa, disminuyendo a ellos abrir uno a
la vez hasta que estaba expuesto. Me puse los brazos de las mangas y regresó a los labios de espera.

Un gemido hizo su camino de su boca mientras besaba un rastro de la oreja hacia abajo a sus pechos, donde
Me deslicé los tirantes de su sujetador y tomó un pezón duro entre mis dedos. Sus manos agarraron furiosamente en mi pelo, tratando de
aferrarse a lo poco que había allí. Llegué a las bragas de encaje negro Siempre la había imaginado desgaste y tiró de la elástica como ella pasó
las uñas por mi espalda.
Podía sentir sus ojos en mí mientras me deslizaba las bragas por sus piernas. "Dios. Eres todo tipo de atractivo “, dijo. Me pasé la lengua por el
interior de sus muslos, deteniéndose sólo en la pequeña ranura donde se reunieron con su cuerpo. “Y una tomadura de pelo ... Joder, no tenía ni idea,
Alex ...”
Cuando por fin me puse mi boca sobre ella, parecía haberse quedado sin palabras. Oí sólo su pesada respiración y gemidos increíbles y gutural
que me hizo sentir como si yo debo de haber estado dando su mundo interior hacia fuera la forma en que tenía la mía. Su respiración se construyó en
el tiempo con las piernas retorcidos, hasta que fue arañando el cuello y la espalda y los costados.

“Mierda, Alex.” Ella gritó una vez más como sus muslos me agarraron con fuerza, y luego cayó, sin vida. Me quedé allí durante todo el tiempo
que pude, incapaces de tirar de mí mismo bajo el hechizo de amor simplemente haber hecho a la mujer más hermosa que había visto nunca. Ella est
la mujer más bella también, allí tendido, sonriendo y sin aliento, cabello caído sobre la almohada, las manos aún apretando las sábanas. Era el
silencio más cómodo, perfecto que había conocido. No estaba pensando. No estaba deseando estar en otro lugar. No me sentía arrepentimiento o
culpa o vergüenza. Sólo estaba deleitándose en el tiempo que me dieron. Y me sentí abrumado por la comprensión de que cada minuto del año
pasado había conducido a este momento. Estaba exactamente donde se suponía que debía ser.

“Ven aquí y abrázame”, dijo con un borde suavizado recientemente a su actitud mandona que tanto amaba.

Subí la cama hasta que yo estaba acostado junto a ella, con los brazos en círculo alrededor de ella y mis ojos en los de ella. “Aún pienso que soy
predecible?” Susurré.
Ella se rió suavemente y le acarició el brazo. “Sí ... Yo siempre sabía que iba a ser tan bueno.”
do CAPÍTULO norte INETEEN

Me desperté con el reflejo del sol en la nieve blanca, brillante con dureza en la habitación del hotel. Michelle todavía estaba en mis brazos,
respirando suavemente contra mi piel. No quería despertarla. Quería aferrarse a la sensación de su peso contra mi cuerpo como el tiempo que
pude. Porque, en realidad, no sabía si alguna vez llega a sentir de nuevo.

Ella dejó escapar un pequeño gemido y volvió la cabeza hasta que me estaba mirando. “Estás arriba,” dijo ella, con los
ojos todavía pesado y su sonrisa faltando a su brillo habitual.
“Así que es usted.” Besé a la parte superior de la cabeza y se frotó la espalda desnuda. Me aseguraría de que nunca se olvida de cómo se sentía. Me
aseguraría de que no se olvide nada de esto.
“Parece que la nieve se detuvo. Probablemente deberíamos volver a casa.”Rompiendo el hechizo que habíamos llevado a cabo bajo, ella
saltó de la cama, hoja envuelta alrededor de ella, y comenzó la búsqueda de su ropa que faltan. La decepción se coló en mí otra vez. Podía
sentir su alejamiento. Podía sentir la noche disolución que nos rodea.

Michelle me cayó fuera en casa, y con nada más que un simple beso en la mejilla, ella abrió la puerta y se fue.

El martes, fui a la cafetería, pero Michelle no estaba allí. No he tenido llamadas telefónicas descarado, no hay visitas sorpresa a la
oficina. El silencio era letal. Y ensordecedor. Mi vida real nunca había parecido tan fuerte antes sin la calma de su presencia en mi día a
humedecerlo. Era sólo yo ahora. Bueno, yo y Beth. Pero no podía ser por más tiempo. Tenía que decirle.

“Estás en casa.” Beth me saludó rotundamente. “Sí, me


dejó trabajar un poco más temprano hoy.”
“Eso es bueno.” Ella abrió la nevera y se metió una botella de cerveza.
“Beth, escucha, necesito hablar con usted ...” Mi pulso explotó. Este fue el principio del fin. O tal vez sería el comienzo
de algo completamente distinto.
“Sólo salí a hacer algunas compras de Navidad.” Ella se sentó en el taburete en la barra de desayuno, con los ojos como dardos alrededor de la
habitación con nerviosismo. "Ven conmigo."
“Realmente tenemos que hablar de algo-”
“Cuando volvamos. Solo tiene que venir conmigo. Me vendría bien un poco de compañía “.
Quería objetar. Pero si no fuera con ella, puede ser que nunca encontrar el valor para decirle de nuevo. "Por supuesto. Vamonos."

Beth y yo fuimos a la Providencia. Los árboles fuera de la zona de tiendas estaban cubiertas de nieve y las luces, y los niños excitados sus hermanos
perseguidos por los pasillos de las tiendas. La Navidad era sólo una semana de distancia. Esto normalmente era mi estación favorita. Este año, sin embargo,
yo estaba dividido entre una devastadora sensación de pérdida y la oportunidad de empezar de nuevo. ¿Qué sensación pesaba más pesado parecía
depender del momento.
“¿Qué te pasa, Scrooge?” Beth me estaba tomando el pelo. “Beth, que realmente
necesita para hablar-”
"Tengo una idea. Venga. Sólo será un minuto “.
Ella no iba a poner fácil. Y su repentino espíritu de la Navidad envió oleadas de malestar a través de mí. “Está bien. Bueno. Pero me

refiero a ella. Quiero hablar de esto “.


Seguí su regreso al coche, llevando nuestras bolsas de regalos, y se puso en el asiento del pasajero.
“¿Qué estamos haciendo?” Miré por la ventana.
“Es una sorpresa.” No estaba segura de por qué estaba siendo tan amable conmigo. Su falsedad azucarada apestaba de culpa. Pensé en Michelle.
“White Christmas” jugó bajo en la radio como condujo a Beth, y mi corazón seguía ruptura por la pérdida de mi matrimonio, por la pérdida del amor que
nunca fue, y por la pérdida de mis dos mejores amigos. Lo que no me di cuenta acerca de los corazones rotos, sin haber tenido realmente una hasta
ahora, era que no se trata de un contrato por un tiempo. Un corazón roto sucede una y otra vez. Ese primer descanso? Eso es sólo el comienzo, hasta
que ni siquiera se puede escuchar una canción de Navidad maldito en la radio sin desgarrar. Es esto lo que había estado haciendo a las chicas con las
que salía hace años? Debido a que esta era una agonía.

Unos minutos más tarde, llegamos por un camino de tierra que había conocido bien en un momento dado.
“Supongo que haya descubierto que por ahora”, dijo Beth, mientras ella se detuvo en la pista de patinaje. “Esto siempre hace sentir
mejor. No importa lo que está molestando “.
Cuando tenía diez años, mis padres finalmente acordaron dejarme jugar hockey, aunque mi padre odiaba que era un “deporte de chicos” y me hizo
trabajar en el jardín durante todo el verano sólo para ahorrar lo suficiente para mi equipo. Mi madre me llevó a mi primera práctica, lo que, a esa edad,
implicaba una gran cantidad de chocar entre sí en el hielo. Pero me encantó. Fue el único lugar que había encontrado hasta el momento en que yo no tenía
que ser alguien que no era. Mi padre nunca llegó a un juego, a pesar de que he jugado durante toda la secundaria. Supongo que debería haber sido un
presagio para nuestro futuro de bonos que no era mucho. Pero cada vez que ató los cordones de los patines y se dirigió de nuevo a esa misma pista, que tenía
diez años más, sin nada que pensar, excepto donde se encontraba el disco. Bet sabía todo esto.

No era perfecto. Nos estaban rotas, y perdido, y sin esperanza. Al final había llegado, y en algún nivel, ambos lo sabíamos. Pero durante una
hora, aunque sólo sea una hora, que se corrió todo el hielo como villancicos sonaron a través de altavoces apagados, y se congeló el tiempo. Nada iba
a cambiar. Pero por sólo una gota en el cubo de nuestras vidas juntos, podríamos simplemente ser. Y después de un rato, oí un sonido que no había
escuchado en casi una semana: mi propia risa. Beth me persiguió como si fuéramos niños, finalmente me captura y me empuja un poco antes de que
ella fuera patinar.

Durante un minuto, era difícil de olvidar lo bueno en ella. El bien que había estado entre nosotros se había ido, pero yo no permitiría a mí mismo
para descartar por completo lo que había sido.
Una semana antes de nuestra primera Navidad juntos, mi padre se había visto obligado a poner nuestro gato, Henry, abajo. Le habíamos tenido
durante diecisiete años la mayor parte de mi vida, de verdad, y él era mi mejor amigo en el mundo crece. Se puso de edad, aunque, como siempre lo
hacen los animales, y los enfermos. Y ven que en diciembre, sus riñones estaban cerrando y él era miserable. Mi padre hizo lo humano a Henry, pero
yo era un desastre. Lloré por día cuando murió. Luego, el día de Navidad, me desperté con un pequeño “mew” y una nariz fría en la barbilla.

“Es Henry Dos,” Beth había dicho, colocando el pequeño gatito naranja en mis brazos. Había conducido durante cinco ciudades en el medio de la
noche en la víspera de Navidad a por él.
Habíamos tenido nuestros buenos tiempos-un montón de ellos. Que había tomado la decisión de que los dos se ahorraría. Para esta noche, me acuerdo
de su amante de todo lo que había hecho por mí y todo lo que había sido para mí. Yo la quería por ayudarme a crecer, incluso en nuestro estancamiento. Yo la
quería por ser mi mejor amigo, que sabía que tenía nada más que se deslice en los círculos de “dejar que la nieve.” Algunas de las cosas, ni siquiera el tiempo
borrará.

Me hubiera gustado esos recuerdos y el deseo lejano habría sido suficiente. Pero eso no era la realidad. La realidad era que Henry Dos fue
golpeado por un coche trágicamente el próximo año. La realidad era que una noche de patinaje sobre hielo y chocolate caliente no podía reparar años
de afectos fuera de lugar y el dolor sin fin. Nada podía.
“Eso fue divertido,” dijo Beth, chocando en el sofá. “Bet”

“Sólo decir que Alex. Dime que quieres dejar.”Ella sabía desde el
principio.
"YO-"
"Dilo. Los dos sabemos que es verdad.”Su tono era firme y escalofriante.
“Esto no está funcionando.” Exhalé, años de confusión y angustia que sale con el aire. "¿Cómo puedes decir
eso? Esta noche era-”
“Esta noche fue sólo una noche. Una noche fuera de centenares. Eso no es suficiente.”Sus ojos se
llenaron de lágrimas. “No te refieres a eso.” “Lo hago. Y usted sabe que es verdad también.”Me lavé con
ternura la mejilla. "Pero te amo…"

Mi corazón se divide en pedazos en el pecho. Yo sabía cuánto me gustaría hacerle daño. Lo que no me había dado cuenta era la cantidad que estaría
haciendo daño a mí mismo.
“Lo siento ... Lo siento tanto ...”

No hay ruptura es verdaderamente amistosa. A una persona que siempre quiere más que el otro. Pero Bet encontró de alguna manera en que ella me
deja dormir en el sofá hasta que pude encontrar otro lugar a donde ir. Estaba herida y enfadada-aplastado aún. Los dos estábamos. Pero ni siquiera ella
sabía que nos dirigimos para algo mejor. Nadie quiere divorciarse. Nadie se casa pensando “esto va a hacer por ahora.” Me había fallado, y me había
perdido. Había perdido mi matrimonio, la vida que habíamos construido, y la persona que había sido mi compañero durante los últimos cuatro años, incluso
cuando los mares se habían conseguido en bruto. Algunas noches, sola en el sofá con nada más que la compañía de Jed y televisión tarde en la noche, me
lloran hasta que no creía que ninguna lágrima se dejaron en mí. Y entonces yo lloro un poco más. Pero siempre despertaba bañado en un sentido de
posibilidad y alivio. Si tan sólo pudiera conseguir a través del dolor, que había llegado a cabo mejor por ello. Y sabía Bet también lo haría.

También era difícil olvidar que Michelle no me había hablado. Y fue devastador. Pensé en su casi cada segundo de cada día.
En los días previos a la Navidad, me consideré seriamente la llamaba. Pero siempre me detuve antes de la llamada siempre
conectado. Me dije que era mejor así, que yo no estaba en condiciones de amar a nadie en este momento.

Pasó una semana. Luego dos. Y en vez de mejorar, que estaba haciendo todo lo contrario, la lucha por la normalidad con un corazón roto no
podía hablar con nadie sobre. Beth y yo no estaban hablando. Nosotros simplemente pasamos por unos a otros en nuestros viajes, como los
conocidos que casi no se conocían entre sí.
Tiempo, y el dolor, dieron lo mejor de mí, y llamé a Michelle. Y cuando ella no respondió, me llamaron de nuevo. Envié un mensaje de texto.
Y luego otro. Y, por último, en mi último y más patético intento, envié un ramo de lirios ni siquiera se podía conseguir en Nueva Inglaterra en esta
época del año para el Hospital Northwood. Pero me encontré con, debilitante frío silencio. Me burlé a mí mismo con las preguntas era imposible
que ella sólo miedo? O tal vez yo era sólo de mierda en el saco? Tal vez eso fue todo. Tal vez me había convertido en tan sexualmente inepto
durante mis años de casi el celibato civil que había olvidado por completo la manera de coger a una mujer. Era posible, no, era probable, que
Michelle había despertado aquella mañana de un tipo de Coyote feo momento, deseando poder masticar su propio brazo fuera por lo que no tenía
que mirarme a la cara. La caminata final de la vergüenza. El arrepentimiento final. O tal vez yo ya no merecía la clase de amor que sentía por ella.

Claro, podría contemplar esas respuestas durante todo el día. Me estaba bastante creativo con ellos también. Pero la verdad sea conocida, Michelle
tomó esas respuestas con ella cuando desapareció. Y lo que probablemente nunca se sabe lo que salió mal.

Era la víspera de Navidad, normalmente mi segunda favorita días del año, después de que el gran día en sí. Cuando éramos niños, mis padres
siempre hacen una gran cosa de él. La mañana comenzó con un gran desayuno, completa
con huevos y tortitas, y un queso asado para mi hermano, que odiaba el desayuno. Fuimos al servicio de la iglesia temprana juntos, donde encendimos
velas y cantamos “O Holy Night”. Y luego abrimos medias y bebimos ponche de huevo por el árbol de mi padre trabajó tan duro para perfeccionar.
Hemos mantenido la mayor parte de las tradiciones desde hace años, aunque mi hermano todavía no va a tocar los huevos.

Pero cuando Beth y yo nos casamos, heredé una nueva familia y empecé a hacer una familia propia también. Dividimos las vacaciones
entre las suyas y la mía, ya que trató desesperadamente de hacer algo nuestro propio paso de los años. Este año, no tenía familia. No tenía nada
excepto mis pilas de los casos, una manta raída en nuestro sofá, y la agradable sensación de que finalmente había hecho lo correcto.

Me desperté esa mañana a un accidente en la cocina. Beth estaba en la cocina, jurando en voz baja en una cacerola que se había caído y
golpeado el pie descalzo.
“¿Qué estás haciendo?”, Pregunté con cautela, tratando de ocultar mi sorpresa. “¿Qué le
parece? Te estoy haciendo el desayuno.”No pude evitar sonreír. "¿Pero por qué?"

“Es la víspera de Navidad. Por qué no? Además, ambos necesitamos para comer.”Ella se volvió una pequeña sonrisa, y me preguntaba si algún día,
cuando las heridas se curaron un poco, podríamos encontrar una manera de ser algo nuevo.
Un torrente de lágrimas, repentinos calientes se precipitó mis ojos y me cegó. Agarré Bet alrededor de los hombros y la abracé tan fuerte
como pude. Su cuerpo estaba rígido e incierto, pero no luchar contra ella tampoco.
“Gracias, Beth.” Me sollozó en el hombro de la camiseta de la UCLA ahora raída que todavía llevaba. “Pero la próxima vez, usted no
tiene que utilizar esa pesada cacerola. Esas cosas matan cuando se posan en ti “.
Ella rió. "Lo tendré en mente."
“Sé que esto no quiere decir que yo o cualquier cosa está perdona ... es que ...” “Es sólo el
desayuno, Alex. De Verdad."
Una paz que no había existido entre nosotros en años cayó sobre nosotros. Comimos nuestros huevos revueltos en frente de la especial de Navidad en la
cadena ABC.
“Yo quiero que tengas tu presente,” dije, no muy segura de por qué. Ella me miró vacilante como le entregué un paquete
pequeño y mal envuelto. Bet abrió la caja y sacó un collar con una pequeña llave de plata en él. “Lo compré hace un tiempo, y yo
sólo ... quiero que lo tiene.”
"Es espectacular."
“Pensé que se parecía a ti.”
“Alex, yo ...” Sus ojos se convirtió en mojado, pero no había ninguna sonrisa detrás de ellos como si fuera mío. "Lo siento. Lo siento tanto te he
hecho daño. Prometo que esto va a ser lo mejor para los dos.”Me moví a su lado y puse mis brazos alrededor de ella.

“He estado engañando en usted.” Tan pronto como se escupió las palabras, ella estalló en sollozos, violento. Mi boca abierta.

"¿Tu que?"
Ella seguía llorando incontrolablemente en mi cuello. “Yo ...”, se lamentó. “He estado
con otra persona.” Me separé, mi cabeza de repente nublado. “Con que, Beth?” “Un
cliente ...” Ella se quedó sin aliento. "Era"- jadear -"nada…" Sollozo.

Tomé su cara entre mis manos y la obligó a mirarme. "¿Qué quieres decir?"
Ella se recompuso lo suficiente para mirarme, pero seguía sollozando y temblando de forma espectacular. “Ella es un cliente en el bar. Estaba
solo. Estábamos luchando todo el tiempo. Usted mismo lo ha dicho, no estábamos contentos. Además, nada de esto realmente importa ahora,
¿verdad?”
“Yo ... tengo que ir ...” Negué con la cabeza, ponerse de pie. Tengo mi abrigo y salió por la puerta. Volé fuera de la calzada y en el camino, sin
saber a dónde iba o lo que estaba haciendo. Las calles estaban resbaladizas por debajo de mí, y la parte trasera de mi coche se deslizó de lado a
lado. Oí una crisis de satisfacción bajo los neumáticos, ya que recuperó el control de nuevo. Furia como nunca se había sentido fue pulsando a
través de mí. Era todo en
una vez injustificada y cegamiento. Sólo había hecho a mí exactamente lo que había hecho a ella. Tiré mis manos del volante y
tiró de mi anillo de boda. Cuando finalmente fuera, abrí la ventana y dejar que el viento frío se lo llevaba.

La ira era tan brillante que mezcla en los faros que venían directamente hacia mí. El cristal se hizo añicos en un solo golpe,
en seco. Entonces, se había ido la luz.
do CAPÍTULO T wenty

Una nueva luz, no es tan brillante como antes, sustituyó a la oscuridad que me había consumido, aunque todavía era lo suficientemente fuerte como para
causar un dolor de ondulación en mi cabeza.
"¿Puedes escucharme? Usted está en la ambulancia “, dijo una voz desde algún lugar por encima de mí. Mis ojos comenzaron lentamente a
centrarse en dos tipos en azul surgieron. Algo me apretaba el brazo, duro, y tubos y cables estaban saliendo o entrando en mi cuerpo, de un
modo u otro, yo no podría decir qué. Campanas gritó en la distancia en alguna parte. “Usted estaba en un accidente,” uno de los hombres dijo.
Las campanas gritaron más fuerte. “La presión arterial es 85 / 50. El pulso es hasta 120.”

“Vamos paso a paso en él un poco.”


Pero yo estaba fuera de nuevo.

“Alex. Alex, bastardo, despierta.”Desperté a mi nombre que se llama una y otra vez, a menudo acompañado por algún tipo de insulto. La
parte de atrás de mi cabeza palpitaba con cada latido del corazón, y estaba cubierto de una capa de hielo, a pesar de la habitación caliente.
Otra luz brillante estaba radiante por encima de mí. Suficiente con las malditas luces ya! Un dolor sordo rabió dentro de mi pecho. Por más que
lo intenté abrir los ojos, no podía borrar la capa de niebla que se extendía sobre ellos. La voz continuó a llamar a mi nombre. Bet? No. Al
menos, yo no esperaba.

Días deben haber pasado. O podría haber sido minutos. No tenía ni idea. Por último, yo era lo suficientemente fuerte como para obligar a mis párpados
abiertos. Me esforcé para concentrarse, los latidos en mi cabeza cada vez peor por el segundo. Se estaba haciendo más difícil respirar, también. Traté de mirar
alrededor de la habitación, pero algo mantuve la rigidez en el cuello. Alguien se puso encima de mí, con el rostro oscurecido por las sombras de la gran
sobrecarga de luz blanca.
“Ahí estás!”, Dijo. No podía hacerla a través de las nubes. Pero sabía que la mano que se lavaba la cara.

“Michelle?” Mi voz crujía. Mi lengua estaba caliente, y podía sentir la sangre seca en la mejilla. "Soy yo. Estoy aquí.
Estoy aquí…"

Cuando desperté de nuevo, ya era de noche. El dolor en mi cabeza estaba dejando sólo un poco, y un cuerpo caliente se acurrucó contra
mí. Podía oler las flores silvestres, incluso a través de lo que estaba adivinando era una nariz rota, y mi mano, todavía envuelto en cinta con
tubos de serpenteando de ella, tenía los dedos de alguien con cuidado sujetándolo. Esos dedos-yo sabía que esos dedos. Eran los dedos largos
y suaves que había peinadas por el pelo mientras besaba por el vientre liso. Eran los dedos que encendió un fuego en mí cuando estaban cerca.

“Michelle”, murmuré. Mi boca era como arena, y mis músculos se sentía débil acaba de hablar. Ella levantó la cabeza de mi pecho,
donde se había quedado dormido, obviamente.
“Hola.” Ella sonrió con dulzura y le puso la mano en el estómago. “¿No te parece que has dormido lo suficiente?”

Me las arreglé para devolver una débil sonrisa. “¿Qué pasó?” Ella me acarició el pelo.
“Usted estaba en un accidente. Uno malo “.
Los pedazos de la mañana, o lo que sea la hora del día que había sido, subieron a cámara lenta. Me acordé de la ira, la
traición de los dos. Recordé los neumáticos contra el hielo. Y recordé el dolor.
“¿Voy a morir?”, Le dije, lágrimas en los ojos.
Michelle rió. “No, marica-pantalones, que no van a morir.” Se acurrucó contra mí de nuevo y me acarició el estómago sobre la
bata de hospital delgada. “Algunos tonto del culo cruzó la línea central. Se golpea el volante bastante duro, y su coche de totalizado.
Pero usted va a estar bien “.
"¿Por qué estás aquí?"
Ella se rió de nuevo. "Trabajo aquí. ¿Recuerda? Y has estado haciendo mi trabajo muy difícil hoy en día.”‘Bet ...’susurré.

"Lo sé. La llamaré. Estaba esperando until-”‘No ...’Yo con voz áspera,
tratando infructuosamente de incorporarse.
"¡Oye! Está bien, Al! Simplemente relajarse.”Ella se alisaba el pelo de nuevo. El dolor era insoportable, esta vez se extiende desde la parte superior de
la cabeza a los dedos de los pies. Cada pelo de mi cuerpo herido. Otra persona entró en la habitación.

“Tengo un poco más Dilaudid para ella,” dijo la voz de Michelle, y alguien empezó a tirar de la tubería dejando mi mano.

“No llame a Beth,” logré decir, antes de que el mundo una vez más se acercaba a mí.

No tenía ni idea de la hora que era, sólo que el sol entraba a raudales por las ventanas de la habitación en que estaba, dejando un calor
sofocante en la cara. Mi mano izquierda estaba siendo acariciado, alguien acariciando suavemente el dedo anular.

“Su anillo”, dijo Michelle, en voz baja. “Debe haber perdido somewhere-”
“No me lo pierdo.” Mi voz era más fuerte ahora, más fuerte de lo que había sido nunca, en realidad. “Me tiré por la ventana del coche.”

Su risa se construye poco a poco, a partir vacilante al principio y llegando a un alboroto que me trajo con él. “¿Qué?”, Preguntó ella,
todavía gritando.
"¡Detener! Me duele la risa.”Apreté los dientes un poco, pero seguía sonriendo. “Estoy hablando en serio,
Alex. ¿Dónde está tu anillo?”
“Estoy hablando en serio también. La tiré por la ventana. Es probable que se sienta en Hobarth y Occidente en algún lugar de un banco de nieve. Se va a
hacer una persona sin hogar muy feliz “.
“Usted y yo sabemos que no hay personas sin hogar en Northwood.”
“Se acabó.” Se sentía extraño decirlo en voz alta, al igual que las palabras no podían ser mi propio. Nunca en cuatro mil terminaciones
diferentes me imaginaba esto.
“Alex, yo soy ...” Se detuvo, como para reconsiderar. “Siento que las cosas no funcionaron.” “Ella hizo trampa.
Ambos engañado, supongo. Ha sido más durante mucho tiempo ahora, creo.”Ella era aplomado y reflexivo.
“Usted hizo lo correcto.” “Eso es lo único que estoy seguro de estos días.”

Una apuesta figura apareció en la puerta, pero me tomó un momento a otro ella a través de la niebla de la medicación y el dolor.

“Alex, ¿cómo se siente?” Preguntó Charlie. Reconocí que el carisma y la confianza de la boda.

"Estoy bien. Aún sigue dolorido."


Charlie se trasladó a la cabecera del paciente. "Bueno. Sólo voy a hacer un examen rápido aquí.”“Voy a
tomar un café. ¿Quieres algo, Charlie?”, Preguntó Michelle. “Sólo una Coca-Cola light. Y un café negro
para Nat, si no le importa.”Michelle asintió. "Gracias."

La cara de Charlie se puso muy serio y grave con salida de Michelle, el médico tierno con el encanto juvenil
reemplazado rápidamente por nada más que negocios. Ella movió los dedos delante de mis ojos y me pidió que siga la luz en el extremo
de la pluma.
“Sin lesión en la cabeza. Sus exploraciones todos se ven bien. Se rompió la clavícula en tres lugares, pero aparte de eso yo diría que eres muy
afortunado “.
“Lucky ... derecho.”
“Sí ... Por suerte, Alex. No lo arruines.”Y de alguna manera, tuve la sensación de que no estábamos hablando de mi conducir por más tiempo.

Me trasladaron a una habitación en el tercer piso al final del día, y Michelle se negó a dejar a mi lado, con la excepción de correr por la
calle a mi tienda favorita de sub en la ciudad y me la mayor sandwich de pastrami-and-salmuera hicieron.

“Pastrami, encurtidos, no hay verduras, mostaza adicional para usted, y un agradable, sándwich de atún saludable de trigo para mí.” Ella me estaba
tomando el pelo mientras se dejaba caer la comida en mi mesa de noche.
"Eres el mejor."
“También me trajo algunas revistas del corazón de mala calidad y una baraja de cartas. Y si usted es realmente bueno, sé donde
guardan el helado aquí.”Me guiñó un ojo.
“¿Puede usted por favor, cuidar de mí para siempre?” “Dios
sabe que lo necesite.”
Comimos nuestros bocadillos entre críticas al último episodio de El soltero, y cuando terminó, se metió en la cama junto a
mí y puso sus brazos alrededor de mí.
“Tengo que admitir, que he tenido peores días que esto”, me dijo. “día peor
que una fractura de clavícula?”
"Sí. Estás aquí. Eso hace que el resto de ella está bien “.

Michelle tuvo que ir a volver a trabajar en la sala de emergencias a la mañana siguiente, a pesar de que se ofreció a llamar de nuevo. Otra enfermera se
hizo cargo de mi cuidado, una mucho más antigua, más malo uno llamado Pat, que no parecía tan bueno en un par de pantalones de matorral. Me perdí Michelle.
No había tenido tiempo para acostumbrarse a tener a su alrededor a cada segundo que pude. Y sus sentimientos no correspondidos hicieron poco para resolver
cómo en el amor con ella era yo realmente.

“Acá sus medicamentos,” Pat ladró, y me entregó una pequeña inyección vaso de plástico lleno de pastillas masivas de caballos. “Ah, y usted tiene un
visitante.”
No tenía idea de quién podría ser, ya que una vez me había dado cuenta que no iba a morir, que había optado por no decir a mis padres separados. A
pesar de que habían llegado a la boda, que fueron en realidad nunca se venden en todo el asunto homosexual, o Bet, en realidad. No habíamos hablado
mucho en los últimos años.
La Patente de pelo blanco, gruñón salió de la habitación, y unos minutos después de la cortina se abrió de nuevo, dejando un sonido chirriante
en su estela.
"¡Oh Dios mío! Acabo de oír!”Bet se precipitó a la cama y se tiró encima de mí. “Me hubiera llegado antes, pero no tenía ni idea de lo
que había sucedido!”
“Beth. ¿Qué estás haciendo aquí?"
"¿Qué quieres decir? Estaba muy preocupada.”Se cepilló el pelo con los dedos, y me retorcía debajo de su toque.

“Les dije que no llame. ¿Cómo lo sabes?”‘Algunos médico llamado Dr.


Thompson me dijo que estabas aquí.’
“Fucking Charlie ...” murmuré.
La cortina chirrió una vez más, y entró Michelle, el ceño fruncido, la determinación en su paso.

“¿Qué hace ella aquí?”, Le preguntaron en estéreo con guión. ¿Por qué fue que cada vez que los dos de ellos se reunieron, me encontré atrapado
en el medio de una comedia de situación mal escrito?
“¿Por qué no le pregunta a su amigo Charlie,” dije bruscamente.
“Quiero que se vaya”, dijo Michelle, me evitando completamente y la reducción a cero en el Beth. “Soy su esposa. Y no
creo que eso depende de ti “.
Los ojos de Michelle se estrecharon. “No creo que se llega a decir que eres su esposa nunca más.” “¿Quién demonios se
cree que es, de todos modos? Estás a una puta que intentó robar Alex.”‘¿Perdón?’Casi podía ver el humo que salía de los
oídos de Michelle. “Te lo dije, Beth. Se ha acabado entre nosotros. Puede entendido la”

“Nunca he intentado robar su esposa”, dijo Michelle. “No vaya a la proyección de su propia infidelidad por mí. O debo usar palabras más
pequeñas que pueda entender mejor?”
“Alex, le informe a su skank a dejar?”, Preguntó Beth.
“Creo que debería ser el que se fuera,” dije, una vez que finalmente me permitió hablar. Bet me miraba, herido, pero no sentí
nada.
“Has oído”, dijo Michelle. “Ve, antes de llamar a la seguridad.” Bet dio una
última mueca y se fue, derrotado.

Me desperté más tarde esa noche con el sonido de la voz de Michelle fuera de mi habitación del hospital. En un primer momento juré que todavía estaba
soñando. Había tenido un millón de sueños con su voz en ellos.
“Estás siendo un idiota.”
"No soy. Sólo estoy mirando hacia fuera para usted.”Yo sabía que la voz también, aunque no tan bien, y no por la misma razón. Era
ronca y grave, y lleno de lo que parecía verdadera preocupación por ella.
“Bueno, usted no tiene que mirar hacia fuera para mí, Charlie. Yo no soy un niño.”“Estás
actuando como tal. Vas a hacer daño “.
"¿Y qué? Ahora que ya está casado usted cree que sabe todo?”
Me senté lo más silenciosamente que pude, tratando de no tanto como crujir las sábanas como hice mi camino a la puerta. Los calcetines
del hospital pegada al suelo, y mis piernas temblaban debajo de mí. Lo hice a la cortina, escondiéndose detrás de él mientras me asomé al
pasillo brillante. Michelle se puso cara a cara con Charlie, su rostro feroz.

“No sé todo”, dijo Charlie. “Pero sé que estás de crucero para conseguir su corazón roto.” “Al igual que me has
hecho?”
“Esto es nada de eso y lo sabes.” Vi la cara carmesí turno de Charlie, en contraste con la fuerte blanca de su bata de
laboratorio.
"No, no es. Pero ya sabes lo que es? Es como este joven médico que conozco, que conoció a su esposa. Usted ve, que es un poco una historia
divertida, porque su esposa era en realidad, conseguir esto, casado con otra persona.”Michelle dejó escapar una risa sarcástica.

“Michelle”.
“Espera, esto es bueno. Por lo tanto, este joven médico se enamoró de este otro médico, pero ella ya estaba casada!
¿Puedes creerlo? Y, según cuenta la historia, todavía follan entre sí sin sentido. ¡El nervio! ¿Y sabes lo que sucedió después,
Charlie?”Charlie miró nervioso por los pasillos como Michelle levantó la voz. “Ella dejó a su marido. Y el joven médico llegó a
casarse con ella. Ahora bien, ¿en eso por un puto final feliz?”
"¿Ya terminaste?"
“Creo que sí.” Resopló Michelle.
"Tu no eres yo. Y Alex no es ciertamente Natalie. Esta chica está casado, y ella está jugando con usted. Y vas a hacer
daño “.
“Usted está equivocado acerca de esa parte. No voy a hacer daño porque Alex es mi amigo. Y a diferencia de ti, yo no persigo mujeres
casadas “.
Casi se me llevó a cabo como ella irrumpió de nuevo en mi habitación y se disparaba a través de la cortina. Me las arreglé para sumergirse de nuevo en
la cama, golpeando mi hombro ya destrozada en el riel como lo hice.
“¿Estás bien?”, Preguntó, sentándose a mi lado.
“Oh sí,” dije entre dientes, pero el dolor estaba en su apogeo. “Usted está respirando rápido y su rostro es todo rojo. Aquí, déjame
echar un vistazo a ti.”Ella levantó la mano para tocarme, pero rápidamente me apartó. "Estoy bien. Realmente “.“Alex. Deja de ser un
dolor en el culo y me dejó a la salida.”Ella puso dos dedos a la muñeca y miró el reloj de la pared, aparentemente satisfecho que
estaba bien.

Estaba en silencio durante un largo tiempo. “¿A dónde fuiste?” Finalmente le pregunté. Ella tomó suavemente la mano
y la acercó a su cara. “Yo no voy a ninguna parte.” “Sí, lo hizo. Después las cosas sucedieron después de que pasó ...
... que se acaba ... ido.”Sus ojos se espesa con el dolor que no había visto desde que se habló de Charlie. "Fue un
error. Todo ello."

"¿Un error? No”yo estaba creciendo más fuerte ahora, la frustración y la decepción con lo que me fuera de mi niebla. "No. No creo en eso
por un segundo “.
“Lo siento.” Su tono era gélido y estoico.
"¿Lo siento? Mierda. Sentiste algo. Todavía se siente algo. Esto es real. Y que está asustado.”Una enfermera vestida con una bata
azul apareció en la habitación. “¿Todo bien aquí?” “Estamos bien,” respondió Michelle. “Estaba a punto de salir.” Y yo estaba solo.
Sólo yo, la enfermera en los matorrales de color azul, y el dolor.
do CAPÍTULO T Wenty-ONE

Michelle no regresó. Tampoco Beth. Unos días más tarde, me dieron el alta con nada más que una receta Vicodin y
una bolsa de ropa manchada de sangre. No sabía dónde iba a ir. Sólo sabía que no sería ese lugar solía llamar a casa.

He buscado en el aparcamiento del hospital durante al menos veinte minutos, tratando de recordar dónde había aparcado el coche. Derecha.
Totalizado. Avergonzado y derrotado, llamé a la única compañía de taxis en Northwood.
“¿A dónde?” Preguntó el conductor, un cigarrillo a medio fumar colgando de su boca. Dónde ¿a? Muy buena pregunta. Podría dormir en mi escritorio
durante unos días hasta que me puse las pilas. Que pude conseguir una habitación de hotel. Podría tomar un autobús a mis padres en New Hampshire.
Pero nada de eso parecía en absoluto tolerable. “¿A dónde vas, muchacho?”

Antes de que pudiera detenerme, me había subido en el asiento trasero y le estaba dando la dirección de Michelle. Cinco minutos más
tarde, el taxi se detuvo a su lugar.
“Oh, por el amor de Cristo,” exclamó Michelle, con sus brazos en el aire y caminar en el frío. “¿Quién dijo que podría ir a
casa?”
Ella corrió a mi lado, usando nada más que un par de zapatillas hechas para parecerse a los gatos y una camiseta hecha jirones y pantalones
cortos. Fue un salto desde los talones habituales y los labios rojos, y algo en su aspecto hizo que mi corazón en erupción en el pecho ya magullado.

“Niza zapatillas.” Me sonrió débilmente mientras ella envolvió su brazo alrededor de mi cintura y me ayudó a la puerta.

“Te ves como un cachorro golpeado,” ella se burlaba de mí, que me guía hacia el sofá. “Patético.” “Lo
siento. Yo no sabía dónde ir “.
Michelle cogió una manta y cubrió mi regazo antes de sentarse a mi lado. “Por supuesto que puede venir aquí, Alex.”

“No puedo volver a casa.”


“Lo sé.” Ella se acercó una esquina de la manta y se metió a sí misma en virtud del mismo, que se mueve en cerca de mí. “Usted no tiene que hacerlo.”

Debo haber dormido de nuevo, porque lo siguiente que recordaba era el sonido del metal haciendo sonar juntos en la cocina. Pero fue el olor
que me despertó, una especie de mezcla de ajo y perejil y especias que no pude identificar, porque yo no era un tipo de cocción. Michelle entró,
un delantal azul a cuadros atada fuertemente alrededor de una versión mucho más atractivo de la ropa del día anterior de. Los cortos eran más
cortos y hicieron todo lo posible para mostrar sus piernas kilométricas, y un tanque de revelador que hizo poco para ocultar sus pechos habían
reemplazado la sudadera descuidado. “Lo has hecho a propósito, se burlan de ti ...” murmuré para mí mismo.

“Mañana, sol.” Sonrió. "¿Que hora


es?"
“Siete y media de la noche.” La música venía de la otra habitación, algo que sonaba como edad Eartha Kitt, pero que había
dejado el televisor baja para mí en la sala mientras yo dormía.
“¿Cuánto tiempo he estado fuera?” Todavía estaba aturdido mientras me sentaba, haciendo una mueca por un dolor agudo que asola la espalda. "Unas
pocas horas. La cena está casi listo. Espero que les guste casera salsa roja italiano.”‘Lo odio.’Limpié el sueño de mis ojos.

"Demasiado. la elección del chef.”Ella salió de la habitación y regresó con una bolsa de deporte bolsa mi gimnasio. "¿Que es eso?"
"Tus cosas. Espero que no le importe demasiado. Mientras dormías Tomé las llaves y fui a agarrar un poco de ellos “.

Deliberé por un minuto, tratando de decidir si era criminal o increíble, o algún licor loco de ambos. “Entraste en mi
casa?”
“Yo no diría eso. Sólo quería asegurarse de que tenía algo de ropa mientras estás aquí “.
Mientras estoy aquí. Me gustó la forma en que sonaba. Estaba golpeada y herida, y se sentía como una roca estaba aparcado en la cabeza, pero si
eso significaba bunking con Michelle, habría sido de buena gana en cinco accidentes más.
“¿Era Bet allí?”
"No. No se preocupe. Voy a terminar la cena. ¿Ni siquiera piensa en pasar de ese sofá.”Ella debe haber despegado los bata de hospital y
matorrales pantalones volvía a casa en, porque cuando por fin la vista hacia mí mismo, me di cuenta de que sólo llevaba una camiseta blanca y
mis escritos. Mi bolsa de gimnasio estaba a unos pocos pies de distancia, pero que iba a tomar cada vez de fuerzas que me quedaban para
llegar a ella.
“Pensé que te dije que no se moviera.” Michelle estaba en la puerta de nuevo, la sonrisa, las manos en las caderas perfectas, con curvas.
Tropecé de nuevo al sofá mientras se revolvió de nuevo a través de la bolsa y me tiró un par de pantalones de chándal. "Aquí."

“¿Es esto lo que me pasa cuando me estrello aquí? Michelle enfermera?”“Oh, sí. Y
puedo ser muy mandona “.
Ella salió de la habitación y regresó un momento después con dos placas cubiertas de pasta y salsa de berenjena y.

“No tienes idea de lo bueno que este huele”, dije.


“Usted nunca ha tenido la salsa como este. Lo prometo. Hecha por un italiano de pura sangre.”‘Maestros no es italiano,
¿verdad?’
Ella se rió de mí. "No, definitivamente no. Pero Ricci es.”La miré fijamente. “Maestros no es mi verdadero nombre. Cuando tenía cinco
años, mi madre me dio por vencido. Ella era un drogadicto, y así la tía y el tío Walt Judy me crió. Mi madre era una Ricci “.

“Y ella le enseñó a cocinar?”


"No. Cuando era pequeña, mi tía solía permitirme estar en uno de esos pequeños taburetes en la cocina y ayudar a su revuelo “.

Ella estaba sonriendo a la memoria, en algún lugar dentro de sí misma. "Bien


vale la pena. Es increíble."
“Sólo estás diciendo que debido a que ni siquiera se puede seguir las instrucciones en la parte posterior de un paquete de Easy Mac.”

“Usted se sorprenderá de lo que puede salirse con la suya, con estas miradas.”
"Créeme. Me he dado cuenta.”Sus ojos eran nebuloso mientras recuperaban el mío, deseo y necesidad y el deseo implacable inundación de ellos. Yo
conocía esa mirada. No importa lo que dicen sus palabras, sabía que la expresión.
Pero en lugar de besarme, como lo había hecho en el hotel, se rompió la mirada y encendió la televisión y comenzó a hojear
los canales.
Terminamos nuestras cenas como vimos el final del juego Bruins, pero como todo lo demás, era diferente con Michelle. Después de la cena
de TV no se sentía como una manera de evitar la conversación insulsa o un romance sin pasión. Se sentía como la comodidad, y el hogar, y el
amor. Se sentía como la vida que siempre había querido.
Michelle tomó nuestros platos a la cocina. Había otras dos sillas en la sala de estar, pero se sentó en el lugar junto a mí, justo
en el medio del sofá. Levanté mi brazo como ella, y ella se dejó caer en mí, frotando la cabeza contra mi pecho. Su cuerpo estaba
caliente contra la mía, y yo trataba de no pensar en lo bien que se sentía.

“Estoy haciendo daño?”, Preguntó ella, con voz repentinamente pesada con preocupación.
“No, en absoluto.” La presión edificio en el que yacía fue mitigado por el hormigueo por el resto de mi cuerpo que siempre sentí
cuando ella me estaba tocando. Durante años, había conformado con menos con Beth. Y
tal vez, ahora que Michelle había dibujado la línea amigo con nosotros, yo estaba acomodando de nuevo. Pero no podía alejarse
- no cuando se sentía tan suave y maravillosa. No cuando tenía todo lo que quería, aunque fuera sólo por un rato.

La pastilla para el dolor Michelle me había dado estaba pateando en, y fue cada vez más difícil mantener los ojos abiertos. Por último, me di por
vencido, dejándome quedarse dormido con Michelle a mi lado.

Una explosión en la puerta a la mañana siguiente me arrastró fuera de mi sopor Vicodin como combustible. Michelle sacó a relucir desde la otra habitación.

“¿Dónde está?” Reconocí la voz al instante, aunque no pude ver que estaba de pie allí. Era una voz devastado por la
desesperación y la angustia y uno que había pasado cuatro años con. Era la voz que utiliza cada vez que amenacé a alejarse,
cada vez que quería dejarla.
“¿Puedo ayudarle?” Michelle estaba en calma, completamente imperturbable por la presencia de Beth. “Yo sé que ella
está aquí. Necesito hablar con ella “.
Me raspado a mí mismo y me puse de pie inestables. “¿Qué quieres, Beth?” Me tomó un tiempo, pero al final me salió cojeando a la
puerta.
“Sólo quiero hablar contigo.” Se abrió paso entre Michelle en el apartamento. “¿Cómo me has encontrado de
todos modos?”
“Usted dejó su dirección en un recibo de pizza en el dormitorio, idiota.” Pero no estaba enfadada. "¿Por cuánto tiempo ha estado sucediendo esto?
Ustedes dos, quiero decir?”
“Estoy bien, por cierto. Gracias por preguntar. accidente de tráfico importante. No es gran cosa “, le dije. “Me estaba allí.
¿Me puedo sentar?"
"Por supuesto. Estaba a punto de salir.”Antes de que pudiera detenerla, Michelle salió por la puerta, y yo estaba solo en la sala de estar con
Beth.
"¿Por qué estás aquí?"
Ella puso sus brazos suavemente alrededor de la cintura, como si fuera frágil, quebradizo. Pero no lo estaba. Ya no. Estaba magullado y un poco
gastada, pero definitivamente no es rompible. Me separé.
“Quiero arreglar esto.”
Me reí con sarcasmo y apartó la mirada.
"Lo digo en serio. Los dos estábamos equivocados. Hice trampa, hiciste trampa. Vamos a seguir adelante “.
No podía ser graves. “¿Usted se salta ese día en el tercer grado cuando le dicen que dos errores no hacen un derecho? ¿No te parece que es
una razón tanto de nosotros no podía mantenerse fieles después de sólo tres años?”
"Estaba equivocado. Lo siento mucho. Ella no significaba nada para mí. Vamos a llamar aún “.
“Me estás tomando el pelo, ¿verdad?” Estaba enojado otra vez, su dispuestos con mi mirada viciosa a salir de mi vista, fuera del apartamento de
Michelle.
“Creo que podemos hacerlo.” Cayó de rodillas frente a mí. “Usted no
quiere eso. No quiero eso. Se acabó.”Ella se puso de pie. “Alex. Por
favor.”‘Adiós, Beth.’

Ella me observó por un largo tiempo, llorando, poniendo a prueba mi resolución. ¿Cuántas otras veces tenían que quería salir, sólo para
dar la vuelta a la idea de un divorcio insufrible? Ante la idea de estar solo? No esta vez. Cuando no se movió, se dio la vuelta y se fue.

Después de que la puerta se cerró detrás de ella, me he permitido a desmoronarse, lágrimas de rabia streaking en mi cara. Fue un
fracaso. Tres años de matrimonio, y se alejaba. Una estadística más. Que había hecho exactamente lo que juré que nunca haría.

Todavía estaba envuelto en un manto de autocompasión cuando Michelle llegó a casa, llevando una bolsa de papel y dos
tazas de café de papel. Ella no dijo una palabra. Ella sólo dejó las tiendas de comestibles y se sentó a mi lado, que me sostiene mientras lloraba.

“Te traje un panecillo con mermelada,” dijo ella, finalmente, alejándose de mí y levantando la barbilla. “Es de la cafetería.”

Nunca había estado en un pregonero. La única vez que recuerdo llorando mucho fue cuando Enrique murió. Nunca parecía hacer nada
para mí. Pero no podía parar. Me sentía como veintinueve años de valor de los sentimientos caían fuera de mí y en los cojines del sofá. Ya no
estaba llorando para Beth. Ni siquiera estaba llorando porque estaba triste. Estaba llorando porque nunca había sentido tanto alivio. Yo era un
borrón y cuenta nueva. Todo podría empezar de nuevo. Y me condenen si yo no hacerlo bien la próxima vez.

“Lo siento por ser un bebé,” dije, humillado por mi flagrante vómitos de las emociones. “No tenía ni idea de que
fueras un blando tal.” “No soy. Lo juro."

“Alex”, se llevó la mano a la mejilla, “si alguna vez hay una razón para ser un blando, que es la pérdida de su esposa.” “Eso no es todo. Sólo estoy
... Siento que me impuse libre.”‘Usted lo hizo.’

Estaba en silencio durante un rato, disfrutando de las líneas de los ojos y la punta de su nariz pequeña. Incluso si nunca podría amarme como me
había enamorado con ella, al menos tendría finalmente aprendido.
“No me arrepiento”, le espetó. “No nos arrepiento. Sé que fue sólo una noche, pero fue la mejor noche de mi vida. Y me niego
a arrepentir. Lo siento, pero yo no hago “.
“Nunca me he registrado para ser la otra mujer.”
“Beth y yo se dirigían a la destrucción hace mucho tiempo, Michelle. Lo que siento por ti ... eso es algo completamente distinto “.

No habló, pero se inclinó ligeramente hacia mis labios. Todo el viento tenía que hacer era turno ... Al igual que el día de la boda ... Y entonces, todo
había terminado. Ella se apartó lentamente, hasta estar seguro de lo que había imaginado el momento.

“No es que no me importa. Hay que saber eso. Me importa. Una gran cantidad.”Su voz temblaba. “Pero usted y Beth ... Eso es un
infierno de un desastre. Y no puedo pasar por lo que pasé con Charlie de nuevo “.
Así que era eso, entonces. No había ningún error. Lo que había sentido era real. Nuestra noche era real. La energía que se había estado entre
nosotros durante la mayor parte del año no era sólo una fantasía que había creado. Y debajo de esa fachada fresco, inquebrantable sólo era una
niña que tenía miedo de hacerse daño.
“Nunca te haría daño.”
“Usted no sabe eso. Has herido a todas las chicas que ha venido en su camino.”‘Ay’.

“No voy a ser el siguiente. Me niego."


“¿Es eso lo que piensa de mí entonces?” Me puse de pie, sólo entonces cuenta de lo débil que estaba siendo, sin gracia y cayó de nuevo al
sofá. “Que soy sólo algunas mujeriego bolsa de basura?”
“No” Sus ojos se abrieron triste con simpatía. “Creo que simplemente no ha encontrado lo que está buscando todavía.” “Usted es lo que he
estado buscando.” “No puedo dejar que me lo creo.”

Pero estaba muy lejos de listo para renunciar a ella.


Ella salió de la habitación, devolviendo un rato después con mi panecillo en un plato y la botella de Vicodin. "Gracias."

"De nada."
“Me siento un poco mejor hoy. Debería estar fuera de su pelo en ningún momento,”dije suavemente, sintiendo un poco más brillante que antes.

"Demasiado. Me gusta que aquí “.


Mi corazón tartamudeó mientras tomaba mi mano y corrió su pulgar en la parte superior. “¿No deberías estar en el trabajo?”
Me las arreglé para pedir, una vez que la respiración regresó.
“Debería ser, sí. Pero tengo otro paciente que tengo que hacer frente a la derecha aquí. Un gigante paciente con dolor-en-el-culo. Es mucho
trabajo “.
“Usted se tomó el día libre para cuidar de mí?”
“¿Quién más va a asegurarse de que no caigan en la cara tratando de llegar a la otra habitación?” “Nadie me fastidia
bastante como lo hace.” Apreté su mano, sin querer dejarlo ir.
do CAPÍTULO T Wenty-DOS

dolor cegador me despertó de un sueño profundo. Debe haber sido el medio de la noche, porque incluso las farolas estaban apagadas. Me senté en
posición vertical en la oscuridad, tratando de frotar un poco de la quema de mi pecho, pero nada estaba ayudando. Bizqueé por el pasillo hasta la
habitación de Michelle, pero era demasiado oscuro. De mala gana, me sacó a mí mismo del sofá y al cuarto de baño, donde me tientas a través del
gabinete de la medicina para algo, cualquier cosa, para tomar el borde.

Sin Vicodin. Ni siquiera un Advil. Me froté la quemadura de nuevo, pero se estaba extendiendo a través de la espalda y los hombros. Un semáforo se
puso en algún lugar detrás de mí.
“Alex? ¿Por qué te traes entre manos?”La voz de Michelle era suave e inmediatamente alivió algo de mi malestar. “Sólo en busca de mi
medicina.”
“¿Qué te duele?”, Preguntó ella, caminando a mi lado y me mirando por todas partes. "Mi pecho. No
me refiero a que te despierte. Yo sólo estaba tratando a-”
“Oh, detente.” Ella puso sus dedos suavemente a mi clavícula y sonrió. "Ven conmigo. Déjame echar un vistazo a él “.

La seguí a la vuelta, sorprendido cuando me llevó a su habitación. Había estado en su apartamento desde hace días. Habíamos tenido un
sinnúmero de comidas en la sala de estar. Habíamos cocinado en la cocina. Su casa se había convertido en cómodo y familiar. Pero nunca había sido
una vez a su dormitorio. Michelle mantiene la puerta cerrada la mayor parte del tiempo, como si una invitación, sin duda, significa sexo. Tenía la
esperanza de que también lo haría.
“Sit”, me ordenó, señalando la cama. “Y quítate la camisa.” Su comportamiento profesional me mantuvo de craqueo un broma obscena
o hacer un come-on. En silencio, Hice lo que me pidió, tirando de mi estándar de delantal blanco sobre mi cabeza. Por una fracción de
segundo, Michelle la enfermera cayó presa de Michelle del ser sexual, y me atrapó sus ojos cayendo de forma desnuda. Calidez coloreado
mi pecho y mi cuello, adormecer temporalmente el dolor que había sentido. “Se ve bien”, dijo. “Aún así, algunos moretones, pero no creo
que se está haciendo peor.”

“Que se lo digan a mi pecho,” dije, gimiendo.


“Como un bebé. ¿Esto duele?”Ella levantó una mano a la zona sensibles justo entre mis pechos y empujó, sólo un poco.

“Un poco ...” me cortó la respiración ya que el calor y la seda de su piel rozó la mía. Sus ojos se agrandaron, su mano vagar por mi
estómago. Sus dedos emplumados mi piel hasta que la sangre había desaparecido de mi cabeza.

“Pongo las píldoras en el armario de la cocina por lo que podría encontrarlos.” ​Ella retiró su toque. “Voy a por ellos.”

Luché para poner mi camisa de nuevo, sensación de frío y frustrado. Ser amigo de Michelle, obligándome a sentarse allí mientras ella luchaba
contra la necesidad de estar conmigo, era más difícil de lo que había pensado. Un minuto más tarde, regresó con una botella de pastillas y un vaso de
agua. Los tomé de ella mientras se sentaba en la cama junto a mí.
"Gracias."
“Eso debería ayudar.” Ella sonrió con tristeza a mí, como si acabara de ganar una batalla contra sí misma que no estaba segura de querer
ganar más.
“Siento que desperté.” Me moví lentamente hacia la puerta. Dejándola era una tortura, sobre todo cuando se veía tan irresistible,
destrozado por el sueño, el pelo alborotado, piel pidiendo ser besado.
“Alex ...”
Me volví hacia ella con suerte.
“Usted puede permanecer ... Si quieres ...” Nunca había oído su voz de manera inestable y asustado. Y no estaba segura de lo que era más
miedo de mí, o ella misma.
“Bueno, yo ...”
“Eso es horrible sofá.” Su don para la indiferencia, una vez más la recompensó con la compostura que había perdido hace un minuto. “Bien
podría conseguir una buena noche de sueño aquí.”
Me quedé en la puerta, con los pies selladas al suelo. Un paso en cualquier dirección sin duda sólo contribuyen a cualquier destino que nos
dirigimos hacia. Si me fuera, todavía podía guardar lo que tenía de mi corazón. Si me quedaba, que estaba condenado a más dolor cuando,
inevitablemente, se apartó de nuevo, como siempre lo hacía.
"Sí. Está bien,”respondí, como si estuviera siquiera cerca de lo suficiente fuerte como para darle la espalda.
Volvió a sonreír, un poco más seguro esta vez, y retiró las mantas que me dejara entrar. Instintivamente, como si hubiera estado destinado
a ella toda mi vida, la atraje hacia mí, sosteniendo su cuerpo en el mío, cada pulgada de la apretó contra mí.

“¿Cómo está tu pecho?”, Preguntó ella, pasando su pulgar hacia arriba los brazos que la sostenían. “Mucho mejor
ahora.” Ella se rió. "Apuesto a que es."

Cuanto más se llegó a la hora de dormir la noche siguiente, más ansioso que tengo, hasta que estaba flotando en el agua en un mar de
pánico preguntando si me encontraría en sus brazos de nuevo, o en el sofá. Eso fue lo que pasa realmente Michelle-nunca se sabía lo que iba
a conseguir. Un rasgo que hizo muchas cosas emocionantes e impredecibles tardes hechos como éste insoportable.

“Estoy vencer”, dijo con un bostezo, y se levantó de su lugar en el sofá. “Me voy a la cama.” Mi corazón comenzó a latir como el
pánico aumentó. Sin saber si quedarse o irse, ya sea para preguntarle si podía seguir o pretender la noche antes era un sueño, he
optado por permanecer sentado, mirándola como un idiota. Se puso las manos en las caderas, mirando hacia mí, expectante. Sus labios
se curvaron en una sonrisa lenta y suave. "¿Bien? ¿Vienes?"

Mi boca se abrió. Me quedé pegado al sofá por un segundo más y luego puse en pie. "Sí. Por supuesto,”dije, como si
hubiéramos estado yendo a la cama juntos durante años.
Ella encendió una vela sobre la cómoda y desapareció en su armario para cambiar, dejando la puerta entreabierta sólo lo suficiente para mí para hacer
las líneas de su cuerpo desnudo envuelto en la luz del fuego. La miré mientras me desvestía a mi escritos y deportes sujetador y se deslizó bajo las sábanas
nítidas. Ella surgió en un cami suave seda de color rosa que hizo poco para mantener la cubierta. Sus piernas desnudas asomaban por debajo de un par de
bragas de encaje. Mis músculos se tensaron. Mi respiración se hizo rápida y caliente. Ella me estaba matando.

Michelle subió a mi lado, sin hacer ningún esfuerzo para mantener las piernas del roce contra la mía mientras lo hacía. Mi cuerpo se
estremeció con la proximidad, y la cama fría fue de repente muy caliente. Ella yacía de lado, con una mano metida debajo de la almohada, y me
miró.
“Me gusta esto,” susurró ella, tirando de sus caderas más cerca de mí y poniendo su mano en el muslo desnudo. "¿Como que?"

"Esta. Dormir contigo.”Pasó la mano de la longitud de la pierna ahora, arrastrando sus dedos hacia abajo en los patrones suaves que enviaron
chispas hasta ellos. Me empujó hacia ella, dispuesto a tocarme. Pero su mano se quedó unas cuantas pulgadas de distancia de seguridad.

"Sí. Yo también.”Traté de mantener la voz firme, pero fue el agrietamiento bajo la necesidad de vencer a través de mí.‘Tengo una confesión.’

"¿Qué es?"
“Estoy teniendo un momento muy difícil con este negocio amigos ...” Se inclinó y me besó con una suavidad que dolorosamente se opuso a
la construcción de explosión dentro de mí.
“Usted es?” Negué.
"Sí. Soy.”Ella me besó de nuevo. “No tenemos que apresurar nada, ya sabes. El hecho de que somos amigos no significa que tenemos que
negarnos a nosotros mismos ... lo que queremos ...”
“No es así?”
Su lengua tocó mis labios.
“Por supuesto que no.” Sus manos se levantaron primera camisa y después de ella. Se apretó contra mí, sus suaves pechos llenos de cepillado
mía. Liberé un pequeño gemido, rasposa y pasé las manos a su culo, amasando mientras se muele contra mi pierna. Su respiración se acortaba. Sus
uñas se clavaron en mi espalda desnuda, dejando lo que sabía sería sobresaliente por día. Algo que se asemejaba a una especie de las
consecuencias de lo que estábamos haciendo destelló en mi cabeza. Esto va a hacer daño, pensé. Pero entonces, la sensación de su cuerpo desnudo
se desliza sobre la mía hizo caso omiso de mi proceso de pensamiento. La sensación de sus manos arañando mi piel, la sensación de la celebración
de ella, y que tiene ella, incluso por la noche, me abrumó.

Me desperté por la mañana con su casi encima de mí. Mis piernas estaban retorcidos en torno suyo, y su mano se posó en mi pecho.
Sonreí y pasé los dedos arriba y abajo de su columna vertebral, mientras que el sol en pleno invierno brillaba a través de las cortinas. Nunca
había estado tanto para abrazar. Con Beth, con todos mis novias anteriores, en realidad, no tardó en dar la espalda y dormirse. Pero no con
Michelle. Holding Michelle me hizo sentir fuerte, y es necesario, y atractiva. La sensación era potente y cruda. Me dio una energía que nunca
supe que me había perdido.

“Eres mejor que cualquiera de los relojes de alarma.” Ella sonrió, abriendo los ojos y tocar mi cara. “Buenos días.” No podía silenciar el
pensamiento de que yo pudiera hacer esto todos los días, durante el resto de mi vida. Me sentía absolutamente loco de mierda certificable. Estaba
soñando siempre con una chica que no quería nada más que un tornillo de una sola vez y una amistad.

"Anoche fue divertido."


Divertido. No es mi palabra de elección, pero era mejor que nada.
“Tengo que ir a trabajar.” Ella me dio un rápido beso en la boca y se levantó para ducharse, dejándome usado y con el corazón roto, al igual
que yo sabía que lo haría.
Me puso mala cara todo el día frente a los peores programas de televisión que pude encontrar, comiendo de una caja de Capitán Crunch y sentir
lástima por mí mismo lastimosamente. El final del año estaba trayendo consigo el final de mi matrimonio, mi patéticamente corto matrimonio, lo que
probablemente había sido condenado desde el principio. Era difícil no llorar ella. Pero Beth y yo había terminado mucho antes de que se casó. Acabábamos
de las arreglamos para encontrar lo suficientemente bueno en ella para seguir en el camino por algunos años más.

Y ahora, yo estaba enamorado de otra persona. Yo estaba en el amor con alguien que me estaba haciendo su juguete sexual personal y luego
me llama a su mejor amiga. Yo era apenas un espectador inocente, sin embargo. Tomé cada parpadeo de sus pestañas y cada roce de sus dedos y
corrió con ella, hasta que la fantasía se convirtió en lo que yo quería que fuera. Pongo mi corazón a través del ciclo de centrifugado cada vez que
me quería, pero lo hice de todos modos.

Nunca había estado en esta versión de mí mismo antes. Yo nunca había caído tan duro, tan estúpidamente duro, ya que tuve para
Michelle. En ninguna parte, incluso cerca de ella. Cuando ella no estaba cerca, esperé por mi teléfono, mental pidiéndole que llame o texto.
Cuando lo hizo, me arrojé una fiesta en silencio en mi cabeza, como si acabara el premio gordo y nadie más podía saber. Pensé en su
obsesiva, soñando con volver a besarla, tocarla de nuevo. Tenía más de penetró mi mente y mi corazón. Se había echado raíces y se movió.
Y ella no parece que se va a desaparecer pronto.

En el pasado, yo era la chica que hizo que esto sucediera. Hice las niñas se sienten de esta manera hacia mí, manteniéndolas a una
distancia de seguridad en el que nunca podría sentir demasiado. Nada era más importante que lo que quería. Pero con el tiempo, empecé anhelo
de las tablas a su vez. Yo quería sentir lo que sentían. Quería caer
irremediablemente, estúpidamente, en el amor con alguien que me hizo sentir vulnerable y débil, pero también de esperanza, y apasionado, y vivo. Estaba
cansado de la caja fuerte. Sólo quería sentir.
Por desgracia, una vez que lo encontré, ese tipo de, ridícula loca de amor que parecía haber olvidado encontrarme.

“Tengo Mediterráneo,” dijo Michelle, haciendo pivotar la puerta abierta. "¿Qué diablos es
eso?"
"¡Comida! La comida mediterránea, que goof.”Ella dejó caer dos bolsas de papel de comida para llevar en la mesa de café en frente de mí.

“Tienen una cocina especial? Y para llevar yo que pensaba era limitado a la pizza y chino.”Sonreí, mi mal humor
derritiendo cada segundo miré.
“Mira lo que pasa cuando estás conmigo?” “Tengo un montón
más de comida para llevar.”
Michelle se acercó al sofá que estaba descansando sobre y se sentó en mi regazo. Su peso contra mi cuerpo envía chispas a través de
mí, y yo instintivamente puso mi cara contra su cuello.
“Usted debe estar cada vez mejor. Estás de vuelta a sus suaves líneas de la recolección de nuevo.”Se frotó la parte posterior de la cabeza.
Cerré los ojos, abrumado por la necesidad y el contento que estaban todos a la vez pacífica e inquietante.

“No son líneas”.


“Claro que no lo son. Usted juega esa carta abogado geek bastante bien, pero en el fondo sólo eres un estafador con facilidad de palabra.”

Me reí de ella. "¿Estafador? ¿En


serio?”“Mmm-hmm. Estafador."
“Entonces, ¿dónde está mi abrigo de piel y caña?” Me encantaba burlarse de ella.
“Creo que usted está pensando en proxeneta.” “Oh, está bien. Bueno, te prometo que
no soy ni “.
Michelle puso las manos a ambos lados de la cara y me dio un beso, lentamente, burlonamente, hasta que mi piel se estremeció y se calienta la
sangre. Piqué para decirle lo mucho que quería a ella, para decirle que había esperado toda mi vida para sentir la forma en que ella me hacía sentir,
pero nunca pensó que podía. Durante tanto tiempo había pensado que estaba rota, condenado a una vida de búsqueda de los pastos más verdes. Ya
no.
Comimos carne de pinchos y bebimos vino en la mesa del comedor. Después de la cena, me lavaba los platos, mientras que Michelle bailaba
con entusiasmo alrededor de la cocina con su copa de vino tinto, que brota de su paciente ataque al corazón que ella y Natalie había arrancado de los
bordes de la muerte. No había nada de extraordinario en esa noche, o incluso sobre nuestra vida improvisada en su apartamento esa semana. Lo
extraordinario era la emoción que trajo. Nunca había creído las tareas del hogar y cenas y noches que pasamos en que podría ser apasionada,
romántica, llena de ese tipo de enamoramiento libro de cuentos y la satisfacción a largo plazo. Pensé que era incapaz de estas cosas. Pero ahora que
había aprendido que acabo había sido incapaz de ellos con nadie antes de Michelle.

Si bien fregué el último plato sucio, ella vino detrás de mí y puso sus brazos alrededor de mi cintura. Sus labios rozaron mi cuello y la
punta de la oreja. No me podía mover.
“Nos vemos por el pasillo en cinco minutos”, dijo, con la boca de salida hacia abajo, hacia los hombros. No podía hablar, sólo pudo asentir con
entusiasmo. Ella mordió el hombro y salió de la habitación. Mi corazón se aceleró como desaté mi delantal y limpié las manos temblorosas sobre un
paño de cocina cerca.
“¿Dónde estás?” Llamé, mirando a su habitación vacía.
“En aquí.” Su voz venía del cuarto de baño, amortiguado por el sonido del agua. Me aventuré lentamente hacia la puerta cerrada. Más allá de que se
puso de Michelle, completamente desnudo a excepción de una sonrisa tímida. ella se sonrojó
rojo cuando entré, y no pude evitar mirándola. Durante mucho tiempo, sólo miraba a ella, su lechosa, pechos redondos que cumplieron su
estómago plano, sus curvas afiladas que corrían por sus caderas, esas piernas largas y firmes que pasaron por millas. Michelle no era el
tipo de chica que precipitaron. No. A veces quisiera, seguro. Pero se merecía más que un polvo rápido contra una pared del baño
discoteca. Su cuerpo era el arte. Quería tocarlo, incluso cuando sabía que no debería. Quería entender que, aun cuando sabía que
probablemente nunca lo haría. Sólo quería saberlo.

Dio un paso hacia mí, rompiendo el silencio entre nosotros. Sus manos se movían a mi pecho, y luego los suavizadas por encima de mi camiseta y se
la pasó por la cabeza. No dijo una palabra, pero sólo me dio un beso. Cuando por fin pude ver más allá de su impresionante figura, vi a la vieja bañera con
patas de pie detrás de ella que estaba casi llena de blancas, burbujas de la espuma. Unas velas estaban encendidas, pero que había dejado las luces
encendidas de todos modos, sólo para asegurarse de que estaba mirando a ella. Sus labios encontraron los míos de nuevo, esta vez presionando cada vez
más se mueve más rápido. guitarra lenta juega en un equipo de música en segundo plano mientras se bajó la cremallera de mis pantalones vaqueros,
rascando suavemente su camino de regreso hasta mis muslos desnudos. Jadeé mientras besaba en el cuello y el pecho, corriendo el final de la lengua por
el pezón. El calor osciló entre mis piernas. Yo estaba tan desnudo como estaba ahora, como ella tomó mi mano y me llevó a la bañera.

Michelle se puso en primer lugar, dejando espacio suficiente para que me sentara delante de ella, con las piernas envoltura alrededor de mí. El agua
caliente me sacó bajo los brazos y me metió en. Dejé que mi colapso de la cabeza contra su pecho, amortiguada por la almohada suave de sus pechos. Ella
me llevó a cabo, y que, cada miedo o cuidado que había tenido flotan en la superficie y desaparecen.

Mis huesos rotos y dolor en los músculos se habían curado lo suficiente como para dar lugar a un caso grave de fiebre de la cabina, pero una
parte de mí temido lo que significaría mi recuperación. Mi accidente me había enviado al azar a Michelle, y yo sabía que mi consecuente rehabilitación
me llevaría lejos. Estábamos jugando casa. Michelle prosperó en su papel de cuidador, y yo no odiaba ser adorado, tampoco. Pero cuando los
moretones se desvanecieron y se forman las cicatrices, sería solo de nuevo, sin necesitar una excusa para ella, tenerla. Pero lo hice necesitarla. Más
que eso, la deseaba. Esto fue más allá de cualquier tipo de dependencia o la racionalidad. En una semana corta allí, como amante de carne en
Michelle, no podía recordar la vida antes de ella. Y desde luego no podía imaginar una vida sin ella.

“¿Qué vamos a salir de aquí?”, Dijo Michelle, abriendo la puerta esa noche y lanzándose en un sillón.

"Y ve…?"
"¡Fuera! Usted debe estar volviendo loco en este apartamento. Ha pasado casi una semana desde que ha visto la luz del día. Vamos, que va a ser bueno
para usted “.
"¿Qué tenías en mente?"
“El novio de mi hermana está en una banda. Están jugando abajo en esta noche de jengibre “.
“¿Son buenos?” Sonreí mientras ella se levantó y se dirigió al sofá, de rodillas frente a mí con los brazos rodeando mi
cintura.
"Terrible. Pero le prometí que iría. Y me gusta mucho ella para conocerla “.
“Usted, ¿eh?”, Le sacó las manos por el pelo largo, espeso que se derramaba sobre los hombros y en sus pechos,
tratando de mantener los ojos abriendo camino a sitios que quería tocar.
"Me gustaría."
“¿No es eso un poco ... ya sabes ... coupley para usted?” Me estaba tomando el pelo. Ella se inclinó lentamente y tiró de mi labio inferior con
los dientes, pasando sus manos por debajo de mi camisa y mi espalda hasta que mi visión atenuada.

“Cállate,” susurró ella, mordiendo mi labio una vez más y alejándose.


“Bien, estoy en. Además, probablemente debería salir de estos pantalones de chándal, de todos modos.” Michelle sonrió
yo, el destello de deseo nebuloso reconocería en cualquier lugar parpadeando en sus ojos verdes.
“Eso es probablemente una buena idea.” En un movimiento suave, tiró suavemente a los lados de los pantalones, deslizando hacia abajo
lentamente mientras se pasó la lengua por mi cuello y la oreja, teniendo en su boca hasta que mi cuerpo se retorcía contra suyo. Tomé su cabeza
entre las manos, sujetándola contra mí, deseando que no se mueva, deseando que ella no se mueva de nuevo. Cuando finalmente dejé alejarse, ella
me besó de nuevo, con más fuerza, como si nunca tendría suficiente de mí. Ella tiró de mi camiseta sobre mi cabeza, finalmente, la eliminación de
mis escritos. Una vez que estaba completamente desnudo, se puso de pie, sin complejos mirándome de arriba a abajo, su mirada me quema en una
pila de deseo insaciable. Yo quería que ella se arrodilla hacia abajo, y cuando no lo hacía, me quedé con impaciencia, la bella tortura de desearla tan
intenso que sentía a través de mi piel, en mis huesos, a mi alma.

“No” Ella me guió de vuelta al sofá. “Quiero que me miras.” Tragué saliva, el estómago rueda de carro en la garganta. Ella se quedó
inmóvil durante mucho tiempo, aparentemente saboreando la necesidad tan evidente en la cara. Me pasé los dedos inconscientemente
mi muslo desnudo y mi estómago mientras se desabrochó la blusa. Sus pechos superó al de la seda, apenas contenida por su sujetador
de encaje blanco, y llegaron hasta tocarlos. “Sólo ver,” dijo suavemente, rozando mi mano. Cuando llegó al último botón, dejó que la
blusa de colgar allí durante un minuto, su piel blanca como la leche mirando a través de las cortinas que ocultan como la salida del sol
perfecta. Ella dejó caer sobre los hombros y en el suelo, deslizando un tirante de su sujetador, y luego el otro. El acto fue tan sensual, tan
erótico, los músculos de mi estómago apretado y me dolía a tirar de ella a mi lado. Pero a veces, la anticipación vale aún más.

Michelle se volvió de espaldas a mí y tiró de la cremallera en la parte posterior de su falda lápiz apretado, el envío de mi mente
confundida de nuevo a la noche en el hotel en Boston. Reaccioné visceralmente a la memoria, mis muslos apriete y mis uñas en la
piel pidiendo algún tipo de alivio. Pero no fue sólo mi cuerpo que recordaba. Fue mi corazón. Y me recordó una vez más que esta
bodega se tuvo en mí fue mucho más allá de lo superficial. Era algo más que carne y el calor y la lujuria. Era mucho más.

Cuando se dio la vuelta de nuevo, ella estaba desnuda, sus ojos se iluminaron con un toque de vulnerabilidad que siempre me hizo querer
aún más. Puse mis manos en las caderas, pero ella dio un paso hacia atrás, moviendo un dedo. “Usted no está escuchando muy bien, Alex.
¿No confías en mí?”Ella se agachó y corrió el dedo sobre el pecho, rozando el pezón. Mi respiración se detuvo, y pensé que podría morir antes
de dejar que la tocara.
"Confío en ti."
"Bueno. Entonces no toco.”Me deslicé mis manos por debajo de mí, como si fueran a romper con mi cuerpo y desobedecer. Contenido que una
vez más me tenía en su agarre, se movió hacia delante, una diabólica sonrisa en sus labios, y rozó un pecho contra mi cara, dejando caer el pezón en
la boca, hasta que ella se apartó de nuevo, su sonrisa cada vez mayor por el segundo . Se dio la vuelta, avanzando lentamente sobre mi regazo, su
peso manteniendo mis manos se ejecute entre sus piernas. Todo lo que podía hacer era morder el hombro desnudo mientras movía su culo en mi
contra, la fricción entre nosotros la construcción de tan caliente que pensé que había un incendio.

Se levantó y se enfrentó a mí, a caballo entre la cintura y forzando su boca a la mía con tanta fuerza que no podía mover-no querer
moverse. Mantuvo las manos debajo de mí, burlando de mi boca con su lengua hasta que mi respiración era áspera y me retorcía en el asiento.

"Por favor. Tengo que tener usted.”Supliqué a ella.


“¿Dónde quieres que me toque, Alex?” Ella se inclinó un poco hacia atrás, con las piernas todavía envuelto alrededor de mi cintura.

“En todas partes.” Jadeé cuando ella se movió contra mí.


“Aquí?”, Preguntó ella, trazando círculos en su estómago apretado. Asentí con sequedad. “Y ... aquí?” Ella movió sus manos por su cuerpo, tirando
suavemente de sus pezones duros y suspiros.
“Oh, mierda. Sí. Por favor. Allí.”Yo sabía lo que venía. Y no estaba seguro de que podía quedarse quieto por más tiempo. No cuando mi cuerpo
estaba pidiendo la liberación tan mal sería un toque me empuje sobre el borde.
“¿Qué pasa con ... aquí?” Ella deslizó su mano entre sus piernas y mi corazón detonadas. Tenía los ojos cerrados, y un pequeño gemido hizo su
camino más allá de sus labios.
“No puedo. Soy demasiado débil.”No se puede tomar un segundo más, di un tirón las manos de debajo de mí y tiró de ella contra mí
hasta que yo estaba en completo control, nos permite tanto a caer al suelo en un montón de sudor y las extremidades y desnuda piel. Ella
rió. “Sucumbir a la tortura. Tú ganas. Usted puede tener lo que quiere de mí “.

"¿Lo que yo quiera?"


“Cualquier cosa.” Ella volvió a sonreír y me tiró encima de ella, agarrando puñados de mi pelo y guiar la cabeza entre sus
piernas.
“Oh, Dios mío, sí.” Ella acarició la parte posterior de mi cuello, tirando de lejos con ella mientras se movía debajo de mi tacto. Su respiración se
construye en jadeos pesados ​hasta que ella estaba empujando contra mi cara. “Alex, te amo,” ella gritó.

Me detuve, repentinamente congelado, el flip-flop de mi corazón que rivaliza con el calor de mi vientre. "¿Qué dijiste?"

Sacó de debajo de mí, que se incorpora y que trae a sus piernas contra su pecho. “No he dicho nada.” “Sí. Lo hiciste. Tu
dijiste…"
“No he dicho nada, Alex. Debe haber sido tan dentro de mí que estás alucinando.”El humor era su mejor defensa. Pero sabía lo
que había oído. Eso fue todo. Mi signo. No podía renunciar a ella.

“Date prisa, vamos a perder la primera banda,” dije en broma, que venía detrás de Michelle mientras se cepillaba el pelo en el espejo
y envolviendo mis brazos alrededor de ella. Ella cerró los ojos y se inclinó hacia mí.
“Se siente bien”, dijo ella con un gemido. “No podemos quedarnos aquí y pasar al segundo acto?”, Le volvió hacia mí y la besé,
encendiendo mi cuerpo como si también podía recordar la forma en que había pasado el último par de horas ... enredan, en el piso de la
sala, la luz del sol de invierno que entraba por la ventana para cubrir de su cuerpo desnudo.

"No. Tenemos que salir de la casa en algún momento.”Sonreí y la besé de nuevo. “Por mucho que me gustaría llegar a ser un cierre con usted y
simplemente coger todo el día ...”
“Mmm ... así que sería yo ...” Ella se frota contra mi pierna y suavemente aspirado en mi cuello. “Hey.” Di un grito ahogado.
“Deja de hacer eso o nunca vamos a llegar allí.”
“Está bien, tienes razón. Sólo prométeme que habrá más de eso más tarde.”‘En cualquier momento y en
cualquier lugar, bebé.’

Nos tomamos un taxi a la Providencia y nos bajamos en frente de una barra oscura, de aspecto lúgubre, con graffiti en las aceras
y chicos cercanas en jeans ajustados fumar cigarrillos en la puerta. El bloque estaba lleno de veinticuatro horas para llevar chino y
quiosco averiado. Era el tipo de calle en la que no le gustaría encontrarse solo en. El tipo de calle en el que nunca esperaba ver a
alguien como Michelle. Esto era lo que me gustaba de ella. También fue lo que me mantuvo sobre todo una locura. Nada era seguro.

“Hay Gracia!” Michelle llamó a un joven, bonita morena con los ojos, que estaba de pie en la puerta trasera de la barra con un hombre alto y
rubio con una chaqueta de cuero. Ella me agarró la mano y tiró de mí hacia ellos, abrazando a su hermana cuando llegamos. “Estoy muy feliz de
verlos a ustedes,” dijo ella, radiante, y apretó el alto y rubio con fuerza alrededor de la cintura.

“Alex, esta es mi hermana pequeña, Gracie.” Me sonrió y extendió la mano para estrechar la mano. Ella me abrazó en su lugar, me recordaba,
vagamente, de la tía Judy.
“Es tan grande conocerla.” La gracia se apartó y me miró de arriba a abajo, su sonrisa salvaje que crece como ella.
“Michelle ... ¿Por qué no hablar de que tenía una novia bombón?” Mi cara enrojeció, pero antes de que pudiera decir nada, Michelle dio
un paso entre nosotros.
“Porque,” ​dijo ella, “Alex no es mi novia. Ella es sólo una amiga.”Grace la miró con
escepticismo.
"UH Huh. Bien. Eso es realmente lamentable para usted, hermana mayor.”Los dos Masterses ojos cerrados, que participan en una conversación que nadie
más podía interpretar.
“Hola, soy Aaron,” dijo el rubio alto, extendiendo su mano hacia mí. “Alex. Lo sentimos,
deben ser terrible en las presentaciones “.
“No se preocupe, yo estoy acostumbrado a ello. Estoy novio de Grace, si se puede creer que, dada su fascinación claramente homoerótica con
ustedes “.
Me tensé un poco, pero luego Aaron reí, y Grace lo abracé broma.
“Es por eso que lo amo. Él sabe lo que una coqueta soy. Pero él es el que vuelvo a casa todas las noches.”Ellos compartieron un beso
tierno, y Michelle y yo nos quedamos allí torpemente.
“Va a dos cortes que mierda?”, Dijo finalmente.
"Nunca. Estás celoso porque estás solo y amargo. Y el viejo,”replicó Gracia. "No soy. Sólo sola y vieja.
Pero lo que no amargo!”
“Entonces, ¿qué hay de ti, Alex? ¿Tiene alguien en especial?”Podía ver RAN tacto en la familia. "Gracia. En serio?”Aaron parecía
avergonzado. “Usted no tiene que responder a eso, Alex. Estos Maestros mujeres realmente no conocen el significado de la palabra
inapropiada “.
“Me di cuenta.” Me puse la mano en la parte baja de la espalda de Michelle, y ella sonrió tímidamente a mí. “Bueno, ¿qué te parece nos dirigimos
en? Aaron, a qué hora son ustedes en?”, Preguntó Michelle. "Después de este. Tengo que ir a configurar, pero quería asegurarse de que te vi
antes que yo.”Besó Gracia rápidamente.

“Buena suerte, bebé”, lo llamó.


Nosotros enseñamos nuestros documentos de identidad en la hamaca en el frente y nos dirigimos en, encontrar fácilmente una mesa en la inmersión casi
desierta.
“¿Qué dos quiere beber? Está en mí.”La gracia se levantó y se dirigió hacia la barra. “La cerveza es buena”, dije.
"Yo también."

"Subiendo."
“Se me olvidó advertirle sobre mi hermana ...” Michelle se deslizó más cerca de mí en la cabina. “Ella puede ser un poco ... respondona. Eso sí, no
escuchar nada de lo que dice “.
“¿Viene a toda su familia con una etiqueta de advertencia?”, Pregunté, poniendo mi brazo detrás de ella. Ella sonrió y se acurrucó a mi
lado.
“Solo una amistad, ¿eh?” Gracia aparecieron de nuevo con tres cervezas en la mano, los Maestros familiares sonrisa en su rostro. Michelle se apartó
rápidamente y se sentó con la espalda recta.
“Gracias por la cerveza”, dijo. “No se
preocupe.”
“Aquí vienen!” Gracia chilló y se llevó las manos como Aaron y otros tres chicos de diversas prendas de cuero apareció en el escenario
pequeño. Dio unos golpecitos al micrófono como si no podía ser molestado a la atención y se inclinó tan cerca que su boca estaba tocando.

“Estamos tortuga extranjero, y esta canción se llama 'No me importa nada'”.


El batería hace clic en sus palos, y Aaron comenzó a murmurar en el micrófono al ritmo de un par de guitarras fuera de sintonía se
mantenía a baja altura. Gracia estaba radiante mientras lo observaba. Reconocí esa expresión. Lo había visto en Michelle cuando ella
me miró.
Michelle se mantuvo a distancia de mí, al principio, ya que la banda jugó una mala portada Nirvana tras otro. Pero con el tiempo llegó
debajo de la mesa y tomó mi mano, acariciándolo con su dedo pulgar. Era un simple
gesto, pero algo acerca de ser visto con ella en público y sin un matrimonio o secretos o mentiras complicada-enviados mi corazón en picada.
Yo quería que todos allí para saber lo que estaba pasando entre nosotros. Yo quería que todos supieran que la quería, y yo estaba muy muy
seguro de que ella también me quiso. Pero entonces me acordé de la realidad de todo esto. Yo era sólo un amigo. Infierno, su hermana ni
siquiera sabía quién era yo. Tal vez es porque yo no era nadie. Tal vez eso es porque no me importa.

“Tengo que ir al baño”, dijo Grace. “Michelle, ¿por qué no vienes conmigo?” “Claro, ¿por qué no? ¿Estás
bien estar aquí, derecha, Al?”
“Mientras que el tipo raro mirándome en la esquina queda allí, creo que voy a estar bien.” Se fueron, dejándome solo con mi cerveza y el
pensamiento innegable que Michelle no querría que yo absolutamente de la misma manera que yo la deseaba.

La banda de Aaron jugó otros cuatro canciones antes de empezar a preocuparse de que algo horrible había sucedido a Michelle y
Grace. Esto no era exactamente el barrio más seguro en la Providencia. Y eran, sin duda, las muchachas más bonitas aquí. En un
momento de pánico, corrí hacia el cuarto de baño y un golpe en la puerta.

“Sólo un minuto!” Fue Michelle. Al menos sabía un tipo llamado Bart con un tatuaje de serpiente y un bigote no los había
secuestrado. Estaba a punto de regresar a la mesa cuando oí sus voces que llevan a través de la puerta.

“Dime la verdad, Michelle,” dijo Grace. "Te estoy diciendo la


verdad. Ella es sólo una amiga “.
“Así que usted no está durmiendo con ella.” Hubo un largo silencio, y me sentí culpable por espionaje temporalmente. Pero no lo suficiente como
para salir. "Mentiroso. Usted está. Que está recibiendo absolutamente en. ¿Cuánto tiempo he conocido?”

“No sé, desde que naciste?”


"Exactamente. Y desde que usted comenzó a hacer con Sarah Andersen en el noveno grado, me di cuenta cuando estaba
conectando “.
"¿Qué? Eso es estúpido. ¿Cómo es posible decir?”“Soy tu
hermana. Sólo te conozco “.
“Está bien!”, Dijo Michelle, por fin. “Está bien, así que vamos a tener relaciones sexuales? ¿Y qué? ¿No has oído de amigos con beneficios?”

"Lo siento. Yo no le creo. Vi la forma en que la mirabas por ahí. Y eso no era amigos con beneficios. Beneficios, tal
vez ... Pero no hay forma de que dos son sólo amigos “.
“Usted está equivocado.” Mi corazón se hundió un poco y empecé a ir, pero algo acerca de la insistencia de Gracia me mantuvo. “No. No

estoy equivocado. Escuchar, Michelle. Sólo estoy empujando porque quiero verte feliz. No puedo recordar la última vez que miró a nadie de esa

manera nos fijamos en Alex. Tal vez nunca."


“Así que usted está basando todo esto en un vistazo?”
“Entre otras cosas, sí. Solo admítelo. Usted tiene sentimientos por ella.”Hubo un nuevo silencio, y me empujó mi oreja contra la puerta
con desesperación.
"Multa. Sí, tengo sentimientos por ella. Es eso lo que quiere oír? Ella me gusta. Tal vez incluso más que eso.”Luché el vértigo la construcción
dentro de mí que me dieron ganas de correr a través de la barra de decirle a todos que me quería.

“Entonces, ¿cuál es el problema?” Preguntó Gracia, confundido. "No es tan simple.


Ella está pasando por una mala ruptura.”‘Eso es todo?’

“Un divorcio, en realidad ...”


“Y ella no está lista?” Quería derribar la puerta y sacudirla. Estoy listo, maldición. He estado listo para que toda mi
vida.
"Ella es. O ella dice que es. A decir verdad, creo que su relación había terminado mucho antes de que empezara. Esta división ha sido un rato
largo que viene “.
"¿Entonces que es? Por qué no puedes ser sólo dos juntos? Michelle, que está loco por ti. Es lo más ridículamente obvio que
he visto nunca “.
¿Por qué nosotros no pudimos estar juntos? ¿Por qué no podía ver a Michelle que nunca le haría daño. Ella no era Beth. Éramos
diferentes. Esto sería diferente. Quería abrazar a Gracia para abogar por mí. Tal vez Michelle no me escucharía, pero tenía que escuchar a
su hermana, ¿verdad?
“Usted no lo consigue, Grace. No puedo lanzarme a los brazos de un nuevo divorciada que estaba casado para un conjunto de tres
años y parece romper cada corazón que jamás haya encontrado. Es un suicidio “. Ay.
"Eso es amor."
“No puedo. Es un deseo de muerte. No se ama Alex Harris a menos que quiere salir herido.”‘No me parece que sea
el tipo de jugador.’“Ella no lo es. Ella acaba de perder.”‘Bueno, tal vez ella no es nunca más.’

El sonido del grifo abierto ahogó sus voces. Me di la vuelta para regresar a la mesa, pero la puerta se abrió antes de que pudiera llegar
muy lejos.
“Alex. ¿Qué haces aquí?”, Preguntó Michelle.
“Tengo que usar el baño ... ¿Qué más?” Me moví con ansiedad de un pie a otro, y sonreí, tratando de procesar todo lo
que acababa de oír.
“Está bien.” Michelle se acercó y me dio un beso en la mejilla, al parecer inconsciente que había estado un tercero sin saberlo en toda la
conversación.
Después de la banda de Aaron jugó su última canción, Michelle, Grace, y pagó la cuenta y salió a la fría noche de diciembre.

“Esto fue muy divertido. Muchas gracias por dejar que me acompaño. No he llegado a cabo en un tiempo “, dije.

“Alex ha sido casa durante la última semana. Se metió en un accidente de coche desagradable.”“Oh, lo siento
mucho! ¿Estás bien?”, Preguntó Gracia, con ternura. "Estoy bien, gracias. Su hermana ha estado tomando mucho
de mí.”Michelle volvió un rojo vivo y se rió con nerviosismo.

“Usted ha estado viviendo con Michelle?” La sonrisa de Grace era clara, incluso en la calle poco iluminada. “Sólo hasta que se pone de
nuevo en sus pies”, dijo Michelle.
“Bueno, creo que eso es maravilloso. Fue muy agradable conocerte, Alex.”Ella me abrazó de nuevo. “Realmente espero verte pronto.” Pero ella
estaba mirando a la derecha en Michelle.
Michelle y yo caminamos a pocas cuadras fuera de la zona con la esperanza de encontrar un taxi. “Estoy muy contenta de haberlo
hecho de que,” ​dije, tomando su mano en la mía. “Yo también me parece que no puede tener suficiente de ti, Alex Harris.”
“Michelle, se detiene.”

Ella me miró con sorpresa. "¿Qué es?"


"Esta tarde. Cuando estábamos ... Me dijiste que me amabas. Te he oído.”Se dio la vuelta y comenzó a caminar de nuevo.

“Le dije a usted, usted ha oído mal.”


“No” Tomé su mano y tiró de ella a un alto. “Yo no escucho mal. Usted casi grité. ¿Por qué no puedes admitirlo?”

"Bueno. Lo dije. ¿Eres feliz ahora? La gente dice que todo tipo de cosas locas cuando están bajando. Esto no significa que sea
verdad. ¿Es eso lo que querías oír?"
"No. Eso no es lo que quería oír, Michelle. Yo estaba fuera de la puerta cuando estuviera hablando con Grace esta noche. He
oído todo “.
Ella se apartó de mí bruscamente. “Usted estaba espiando?”
"No. Está bien, sí. Y lo siento por eso. Pero estás evitando el punto. Admitiste a ella que sientes algo por mí.
Admitiste tiene miedo “.
“No puedo creer!” Ella salió corriendo varios pies en la otra dirección, se detuvo y se dio la vuelta. "Bueno. De acuerdo, Maldita sea!
Así que tengo sentimientos por ti? Así que no es sólo sexo? ¿Qué es lo que quiere hacer, correr y casarse ahora? No voy a hacer daño de
nuevo, Alex. No estoy solo. Si no puede aceptar que, ese es su problema “.

Tomé su rostro y la besé hasta que sentí su cuerpo se funden en la mía. “No soy Charlie. Usted no es Beth. No somos nuestro pasado. No
somos nuestros errores. Basta con pensar en que, antes de deshacerse de una oportunidad en algo real “.

Antes de que pudiera decir otra palabra, ella paró un taxi y entró. No había nada más que hablar.
do CAPÍTULO T Wenty Y TRES

La víspera de Año Nuevo: notoriamente una de las fiestas más decepcionantes de la historia. Veinte y treinta y tantos consiguen vestidos con
vestidos negros diminutos, demasiado caros, pagar la mitad del salario de su mes para una carga de cubierta, beber demasiado, e inevitablemente
terminan en vomitó, llorando, y se rompió en el baño de algun club sobrevalorado. No creo que jamás he conocido a alguien que dijo: “Mi víspera
de Año Nuevo a la altura de todas las expectativas medios empujado tuve.”

Mis vacaciones no fueron una excepción. La única diferencia era, Beth y que nunca se había molestado. En lugar de ello, hemos hecho un punto para

permanecer en el, con comida china, y ver lo maratón de repetición se está imponiendo en la televisión. La mayoría de los años, que ni siquiera llegan a la

caída de la bola antes de que nos dimos por vencidos y nos fuimos a bed.I estaba seguro de que el año demostraría ser una excepción. Pasar mi Navidad

en una habitación de hospital no se había puesto el listón muy alto. Y, con la insistencia de Michelle en mantener las cosas entre nosotros sencilla, no me

esperaba mucho de este Año Nuevo del de cualquiera.

Ven la mañana del treinta y uno, todavía estaba jugando el papel de platónico-roommate- de Michelle cumple-abrazo-buddy. Mis heridas, al menos los
visibles, eran más o menos curados, a excepción de algunas contusiones reverdecimiento y una cicatriz recién formado encima de mi ojo derecho. Pero
todavía no había descubierto mi próximo movimiento. El Sr. Watson había acordado que podía volver a trabajar después de que comenzó el nuevo año,
pero a partir de este momento, yo era funcionalmente sin hogar.

No podía quedarse con Michelle para siempre ... ¿Podría? No claro que no. A pesar de que no era como yo no había pensado en ello.
¿Qué tipo de lesbianas sería si yo no había comprado en la fantasía de un par de huesos rotos que conducen a ser cuidado hasta que sana, lo
que lleva a una especie de amor eterno que me impedía tener que salir de su lado? Yo no era más inmune a mi U-Haul insta a que la mayoría.
Pero sabía que, con el tiempo, a regañadientes, que tendría que salir.

Michelle siempre se iba a trabajar antes de levantarme, con cuidado de no despertarme cerrando de golpe la puerta principal. Me pasé el
resto de mi día a leer sobre mi siguiente caso, beber demasiado café, y contando las horas hasta que llegó a casa de nuevo. Cuando finalmente
lo hizo, que había abierto la puerta, deje caer su bolso en el suelo, y caminar hacia mí. Se sentaba a mi lado, por lo general con un brazo
alrededor de mí o alguna pantalla igual de vertiginosa de afecto, y ella me preguntaba lo que había estado trabajando durante todo el día. Le
diría, con entusiasmo, sobre los datos que había descubierto en el gigante farmacéutico mal que corregir el mal que habían hecho, y ella
escucharía con atención. Ella me hablaba de su paciente que arrojó un orinal en la cabeza, o la reunión que había tenido que logró mantener en
pie más antiguo árbol de roble de la ciudad, y me haz. Entonces, nos retiramos a la cocina, donde había echo un vaso de vino y sentarse en un
taburete en la isla, mientras ella cocinaba la cena. Fue perfecto, lo cotidiano, la existencia rutinaria repente emocionante y rejuvenecedor. El
único problema era, que no era mi vida. Estaba a un visitante.

Eva mañana de Año Nuevo que se había ido por la salida del sol. Abrí los ojos a su gato, Tom, lamiendo la nariz, tratando de luchar contra la tentación
para acostumbrarse a esto. A pesar de que se estaba quedando dormida en mis brazos todas las noches, que sostenía más fuerte a su amistad
determinación, lanzando las paredes alrededor de su corazón con fosos y puertas y perros guardianes y cualquier otra cosa que se tardó para mantener a
salir. Hasta ahora, ella parecía estar haciendo un trabajo bastante bueno en eso también. Tal vez yo nunca sería capaz de penetrar sus defensas. Aún así, me
he estado allí en vez de en cualquier lugar.

Algo sobre la mesa junto a mí me llamó la atención con un sobre blanco con la etiqueta “Me abierto” y una pequeña caja del anillo. Hice lo
que pidió el sobre.

“En caso de que yo estoy un poco de oportunidad,


Aquí viene la pregunta del bote de antemano, ¿Qué estás
haciendo la víspera de Año Nuevo?”
- METRO

Mi pulsada saltó al llegar a la caja pequeña. Dentro había dos gemelos de oro blanco, un poco empañada por años de
duro ser amado por alguien.
La vibración dura de mi teléfono en la mesa me sorprendió, y me lo cogió. “Michelle.” Me miró a su alrededor, como si
esperara a verla, todavía aturdido por las cosas delante de mí.
“Eran de mi padre. Pensé que les podría usar esta noche.”‘Yo eh ... Dios,
no sé qué decir ...’
Ella se rió, al parecer encantada. “Digamos que usted será la fecha de mi Año Nuevo.” Sobreestimulación,
sobrevalorado, caro, sobrevalorado, exagerado la víspera de Año Nuevo? “Abso-fucking-tamente.”

Olvídese de trabajo. Que estaba fuera de la cuestión. Era difícil que se preocupan por el mal comportamiento de Martin Farmacéutica cuando no podía
dejar de pensar en Michelle. En su lugar, puttered alrededor de los platos de la casa-haciendo, pasar la aspiradora, incluso tratando de hacer brownies de seguir
una receta muy fácil que encontré en línea, cualquier cosa para mantenerme ocupado. Algún tiempo después de que le había dado y se normalizaron para ver
un especial en TLC sobre un tumor gigante, mi teléfono sonó de nuevo.

"¿Hola?"
“Creo que es hora de dar algunos detalles, eh?” “¿Por qué
empezar llenándome de ahora?”
Michelle rió. “Su traje está en mi armario de la habitación. Puesto que el, hacerse bastante, y estar listo para ir a las siete. Estaré
allí."
“¿Tengo alguna opción?” Me sentí muy bien burlarse de ella.
“Ni siquiera fingir que no está en éxtasis. Tengo que ir. Los pacientes necesitan ahorrar. Nos vemos a las siete, guapo “.

El calor se arrastró hasta mis mejillas, y una gran sonrisa tonta floreció en la cara. "Luego."
Yo planchaba la camisa por una hora completa, asegurándose de que abordé cada arruga y cada esquina hizo rígido, siguiendo con lo que tenía
que haber sido la ducha más larga de mi vida. Me sequé y me peiné, y cuando eso no funcionó, he secado y peinado nuevo. Me preocupan mucho y
cogí hasta estar segura de que parecía tan bueno como lo haría jamás, todo el tiempo escuchando a Ella Fitzgerald cantando a “¿qué está haciendo
la víspera de Año Nuevo” en la repetición. A las 6:55, un coche camuflado negro se detuvo en la puerta delantera y la puso sobre la bocina.

La cabeza de Michelle sobresalía el techo solar como ella me gritó. "¡Vamonos! Vamos a llegar tarde!”Pero su sonrisa era más brillante que la luna
llena sobre todo por la cabeza. Corrí hacia el coche, mis puntas de las alas deslizamiento en la calzada helada debajo de mí. Un hombre canoso con un
gorro negro y la chaqueta se bajó y abrió la puerta trasera para mí.

“¿Qué es todo esto?”, Pregunté, todavía en el temor. “Es la


víspera de Año Nuevo, Alex.”
Nunca había visto a nadie parece tan precioso. Sus largos rizos sueltos, me querían tanto se torció en la parte superior de su cabeza, con piezas sin
escrúpulos que se dirigían hacia abajo y sobre sus hombros, que quedaron desnudos y sin defectos por un vestido sin tirantes de largo, negro.

A medida que nos desplazamos, los faros de los coches que pasan destacaron su cara, dejando las sombras de un misterio que quería descubrir.
Quería detener el tiempo. Que quería pasar el resto de mi vida mirándola de esta manera.
“Estoy muy contento de que quería venir”, dijo.
Alcancé a través del asiento de cuero caliente y tomó su mano, sin dejar de mirar a su manera incontrolable. "¿Estás bromeando? Mejor invitación que
he tenido “.
Ella me ofreció una sonrisa latente con la auto-conciencia. “¿Funcionaron los gemelos?”
Respondí tirando de la manga para revelar el oro redonda, brillante en el puño de mi camisa de vestir blanca.

“Alex, se ven muy bien.” Estaba oscuro en la parte trasera del coche, pero no tan oscuro que no podía ver las lágrimas reunir en sus ojos.

"Gracias. Son hermosos."


“Los llevé a la habitación de mi padre justo después de su muerte. Son el único de su yo. Todo lo demás mi madre podría ponerme en contacto
con ella para empeñado dinero de la droga. Significa ...”Ella tomó una respiración profunda, la recogida de sí misma. “Significa mucho que se les puede
usar esta noche.”
Michelle apoyó la cabeza en mi hombro, y me envolvió el brazo alrededor de ella. Nos montamos en el resto del camino en silencio.

El coche se detuvo, y el hombre canoso abrió el divisor entre nosotros. “Estamos aquí, la Sra Masters”, se quejó en un
acento alemán.
Todavía no tenía idea de lo que estábamos haciendo. Pero no me importaba. Ya era la mejor noche de mi vida. Salí del coche y caminaba

hacia el otro lado para dejar salir Michelle, ofreciéndole el brazo como lo hice. Resultó que Northwood hospital había pasado mucho dinero

alquilando la habitación Estado en el Bonneville, el hotel más antiguo y el más extravagante de Northwood. No fue una sorpresa para mí que

Michelle no me había dicho detalles. Ella nunca lo hizo. Pero no importaba. Me he pasado la víspera de Año Nuevo en un contenedor de basura si

era con her.The hotel estaba lleno de empleados del hospital, todos vestidos con su mejor lazo negro y todos llevar alrededor de copas de

champán. Varios servicios de restauración en blanco estaban haciendo las rondas con placas de aceitunas feta rellenas y embutidos. Michelle se

aferró a mi brazo como hicimos nuestro camino a través de la multitud, una sonrisa de orgullo brillando en sus labios como si fuera algo digno de

mostrar. Tal vez pensó que era.

Ella me guió a una mesa vestida con ropa de cama blanca y perfectamente plata pulida, donde el Natalie recién casados ​y Charlie se
sentó, casi demasiado envuelto en susurros y risitas a fijarse en nosotros.
“Hola, pájaros del amor,” Michelle repicaron, finalmente rompiendo su trance. Charlie se levantó y dio un paso hacia ella, besándola suavemente
en la mejilla.
“Michelle, estoy tan contenta de que estés aquí.”
Natalie siguió con un abrazo y un saludo, mientras sacaba la silla de Michelle como el caballero que me había entrenado para ser.

“Alex, es tan bueno verte de nuevo,” dijo Natalie, amablemente. "Igualmente. ¿Cómo es
el tratamiento de la vida conyugal que tanto?”
La cara de Charlie creció oscuro y sombrío mientras hablaba. “Oh, ya sabes cómo es. ¿verdad?”Un silencio más incómodo que
una broma crudo en la propagación de la iglesia sobre la mesa.
“Voy a ir a buscar algo para comer aparte de estas pequeñas excusas lamentables para aperitivos,” interrumpió Michelle. “Natalie,
¿por qué no vienes conmigo?”
"Con alegría."
Los dos se levantaron de nuevo, y me quedé solo, mirando fijamente una vez especie de Charlie, ojos generosos que se habían vuelto astuto. Ella
permaneció en silencio durante un largo tiempo, mirándome de arriba abajo como un padre protector a punto de sacar su escopeta de caza y perseguirme por
la calle.
“Entonces,” dijo ella, simplemente. “Usted y Michelle.” “¿Qué
quieres decir?”
“No jugar lindo conmigo, Alex. Sé exactamente su tipo “.
Cogí mi vaso de champán y casi chugged, deseando desesperadamente un camarero para venir y traer a otro, solo alguien para
conseguir este fruto seco lejos de mí.
"¿Mi tipo?"
"Sí. Tu tipo. Casado, con quién sabe cuántos niñas en el lateral. No me importa lo que hagas con los demás, pero no ensucia
con Michelle. Es una amiga muy cerca de la mía y Natalie. Y ella ha sido herido suficiente “.

Mi sangre se calienta. “Usted sabe, ¿verdad? Puesto que usted es la persona que le hizo daño?”Charlie estaba en silencio otra vez, su
ablandamiento rostro y sus ojos tomando una mirada de temor y culpa. "Tienes razón. Yo le duele. Pero no estoy orgulloso de ello. Y no es
que yo estaba casada con otra persona “.

Levanté la mano desnuda izquierda de mi bolsillo y lo levantó en el aire. “No estoy


casada, Charlie.”
“Pero ... en mi boda vi un anillo ...”, respondió ella con timidez.
Tomé una respiración larga, constante, dispuesto a explicar lo que ni siquiera me había explicado a mí todavía. "Estaba casado. Sí. Pero el
resto de la misma que no podía estar más equivocado acerca. Me encontré con Michelle hace más de un año. Es cierto, yo estaba casado con
Beth todavía, pero infelizmente. Habíamos estado durante mucho tiempo. Michelle y yo sólo eran amigos. Ella era el mejor amigo que he tenido
...”Giré mis manos con nerviosismo. “Pero no podía evitarlo. Me enamoré de ella. Así que no, no hay otras chicas. Sólo hay Michelle. Estoy loco
por ella, pero creo que, a veces, la persona correcta viene un poco demasiado tarde “.

"¿Demasiado tarde?"
"Sí. Demasiado tarde. Que realmente hizo un número en ella, Charlie. Ella simplemente no puede confiar en mí.”‘La amas?’, Preguntó, mirando por
encima del hombro. Fue la pregunta más fácil que nunca habían pedido. "Más que nada."

Ella me sonrió, esa gran sonrisa, con encanto que hace que sea muy fácil ver por qué Michelle había estado tan tomada por ella. Se hizo
cargo de toda la cara y parecía que venir de algún lugar muy dentro de ella realmente no podía ver. Desde detrás de mí, sentí una mano en mi
hombro tentativa.
“¿Es que la verdad?” La voz de Michelle era suave y tímida. Me puse de pie,
incómodo, y se volvió hacia ella. “Bueno, yo, um ...” “Vamos a ir a bailar,” Natalie
habló, “¿no es así, la miel?”
"Correcto. Baile. Que los niños se divierten.”Charlie hizo un guiño, y estábamos solos. Había gente por todas partes, bailando y
riendo y bebiendo y hablando. Pero todo lo que podía ver era Michelle. Miré a los ojos brillantes y las mejillas rosadas, sus labios
carnosos, de color rojo que se formaron en una, sonrisa cuestionar sutil.

“¿Es que la verdad, Alex?”, Preguntó de nuevo.


“Creo que eso depende de cuánto tiempo usted estaba parado allí.” Sus brazos rodearon
mi cuello. “El tiempo suficiente.” “Por supuesto que es la verdad, Michelle”.

“Así que, entonces,” bromeó el pelo en la parte posterior de la cabeza con los dedos, “Me amas?” No pude evitar el fuego que se
arrastraba hasta mi vientre y por medio de mi pecho. Se quemó con una especie de tensión irreconocible, asombroso que me gritó
una y excesiva Eso es todo. Esto es lo que estabas esperando. Sí existe. Y es justo aquí.

“Tal vez lo hago.” Tiré de su cuerpo contra el mío. "¿Qué es para ti?"
“Porque.” Ella puso su boca hasta la oreja, tan cerca que podía sentir su aliento caliente contra mi piel. Un estremecimiento de deseo corrió a
través de mí. “Tal vez Te amo también.”
“Usted es todo.” Tomé su cara entre las manos. “Eres cada sueño que he tenido, todo lo que he querido en una persona.
Tengo un montón de errores en mi haber. Pero te juro que, esta vez, lo tengo derecho. Si me das una oportunidad a-”

Se obligó a los labios contra la mía. Se movieron con entusiasmo y pasión, con los brazos apretados apretado alrededor de mí. Cuando por
fin se apartó, estaba mareado, la sala de girar a la banda de música en vivo tocando en
el fondo. Los otros huéspedes Bordearon que nos rodea, sin darse cuenta del momento en que se estaba desarrollando el momento en que nos
llevaría por el resto de nuestras vidas.
“Tenía que te calles de alguna manera.” Ella sonrió.
“Siempre has sido tú, Michelle. Se le ha pasado todo el tiempo.”Ella me besó de nuevo hasta que
mis rodillas temblaban debajo de mí. "Te amo."
Y pensé en todas las otras veces que había sido besada-todas las veces que había corrido. Entonces vino a mí. No estaba huyendo de nada. Yo
estaba corriendo a la misma. Derecho a este momento a esta chica.
Sobre el Autor

Emily Smith nació y se crió en un pequeño pueblo, donde ella comenzó a escribir a una edad temprana. Se graduó de la Universidad de New
Hampshire, con una licenciatura en la enseñanza de Inglés y se encendió publicar su primer libro, Busca Para Siempre, que le sacó de
cabeza en el mundo de la escritura creativa. Después de años de trabajar en la medicina, Emily se encuentra actualmente en la escuela
convertirse en un asistente médico. Ella vive en Boston con su pareja; su perro, Rudy; y su gato, Cecilia.
Libros disponibles a partir de trazos en negrita libros

La 45th Parallel por Lisa Girolami. Enterrar a su madre no es lo peor que le puede pasar a Val Montague cuando regrese a la
ciudad selvática pero peculiar de Hemlock, Oregón. (978-1-62639-342-4)

A Royal Romance por Marco Jenny. En un país donde la clase sigue dividiendo, puede amar a derribar el último tabú social y permitir que reina
Georgina y Beatrice Elliot, una chica de clase trabajadora, su feliz para siempre? (978- 1-62639-360-8)

Fuerte por Jaime Maddox. El entrenador de baloncesto Alex Dalton ha estado rebotando de mujer a mujer porque nadie sostuvo su interés,
hasta que se encuentra con su nuevo ayudante, Gran Bretaña Dodge. (978-1-62639- 344-8)

Tiempo mismo la próxima semana por Emily Smith. Un encuentro casual entre Alex Harris y la bella Michelle Masters
conduce a una amistad torbellino y causa Alex a cuestionar todo lo que ha conocido, incluyendo su propio matrimonio.
(978-1-62639-345-5)

Todas las cosas se elevan por Missouri Vaun. Cole rescata un piloto sorprendente que aterriza cerca de la granja de su familia, poniendo en marcha una
cadena de acontecimientos que siempre va a alterar el curso de su vida. (978-1-62639-346-2)

montar a caballo de la pasión por D. Jackson Leigh. Levantarán para el paseo a través de una antología que chisporrotea de encuentros casuales, deseos
enterrados, sorpresas románticas, y la pasión ardiente. (978-1-62639-349-3)

Generosidad del amor por Yolanda Wallace. Langosta barco capitán Jake Myers dejó de vivir el día en que engañado a la muerte, pero encuentro
greenhorn Shy Silva que le excita de nuevo a la vida. (978-1-62639334-9)

A tan sólo tres palabras por Melissa Brayden. A veces el que usted quiere es el que menos sospechoso ... Contable Samantha Ennis ha
interrumpido su vida ordenada cuando se rompe corazones Hunter Blair muda a su loft del Soho de moda. (978-1-62639-335-6)

Ser autoritario por Carsen Taite. Fiscal Peyton Davis vuelve a sus raíces de Texas para asumir grandes del petróleo y la mafia mexicana, pero
su investigación frustrar su oportunidad en el amor verdadero? (978-1-62639-336-3)

Jugando en la sombra por Lesley Davis. culpa del superviviente amenaza para mantener Bryce atrapada en su mundo de pesadilla a menos que el amor
de escarlata puede tirar de ella desde la oscuridad hacia la luz. (978-1-62639-337-0)

Soul Selecta por Gill McKnight. Las almas gemelas son demonios a trabajar. (978-1-62639-338-7)

La revelación de Beatrice Darby por Jean Copeland. La adolescencia es complicada, pero Beatrice Darby está a punto de descubrir lo imposible
que puede parecer a una venida lesbianas de edad en la conservadora 1950 de Nueva Inglaterra. (978-1-62639-339-4)

Dos veces Lucky Mardi por Alexander. Para bombero Mackenzie James y el Dr. Sarah Mackenzie, hay de repente un conjunto mucho más
en la vida de entender, tener en cuenta, a arriesgar ... alguien tendrá que luchar por su vida. (978-1-62639-325-7)

caza sombra por LL raand. Con el joven para elevar y su paquete bajo ataque, Sylvan, alfa del lobo
Weres, adquiere su mayor desafío cuando se determina a descubrir los enemigos sin rostro conocidos como los señores de la sombra. A Hunters
medianoche novela. (978-1-62639-326-4)

Corazón del juego por Rachel Spangler. Un escritor de béisbol se enamora de una madre soltera, pero puede que alguna vez amar a nada tanto como a
ella le gusta el juego? (978-1-62639-327-1)

Perderse por Michelle Grubb. Veintiocho días, trece países europeos, una lucha atracción tour manager, y un acusado de
asesinato: Stella y el viaje de toda una vida de Phoebe comienza aquí. (978-1-62639- 328-8)

La oración de la Sierva por Merry Shannon. sacerdotisa célibe Kadrian debe defender el reino de Ithyria de un enemigo
peligroso y en última instancia, elegir entre su deber de la diosa y el amor de su novia de la infancia, Erinda.
(978-1-62639-329-5)

La bruja de Stalingrado por Justine Saracen. Un piloto soviética “bruja noche” y periodista estadounidense se encuentran en el frente oriental de la
Segunda Guerra Mundial y la lucha a través de la carnicería, los conflictos de la política y el invierno mortal ruso. (978-1-62639-330-1)

Centres d'intérêt liés