Vous êtes sur la page 1sur 2

“LA PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA DE CIUDADES”

El dinamismo del entorno socioeconómico ha producido una serie de cambios


relevantes en la operativa cotidiana del planificador urbano, estos cambios son:
-Descentralización de las competencias urbanísticas: la creación de los
gobiernos regionales ha dado lugar a la transferencia de las competencias
urbanísticas de los gobiernos centrales a los periféricos lo que ha favorecido la
adaptación de la legislación urbanística a las peculiaridades de cada región.
-Irrupción de los agentes de desarrollo económico en las decisiones
urbanísticas: los diversos agentes públicos y privados que actúan en el ámbito
económico mediante sus actividades productivas o el desarrollo de
infraestructuras, influencian de forma relevante las decisiones urbanísticas.
-Creciente peso de los movimientos sociales en el urbanismo: la sociedad civil
comienza a intervenir en el proceso de desarrollo urbano.
-Agravamiento del componente de rivalidad entre ciudades: la rivalidad entre
ciudades para atraer o retener actividad económica obliga a utilizar todos los
instrumentos para aumentar la competitividad y el atractivo de sus urbes.
-Incorporación de innovaciones tecnológicas a la gestión urbanística: el
perfeccionamiento de los sistemas de información geográfica y la
automatización de los procedimientos administrativos están permitiendo
gestionar el proceso urbanístico con instrumentos cada vez más sofisticados
que facilitan la toma de decisiones sobre operaciones urbanísticas complejas.
-Mayor exigencia de transparencia.

La aparición de nuevos enfoques metodológicos e instrumentos de análisis


enfatizan los siguientes aspectos:
.Predominio del proceso: restar importancia al Plan como producto para volcar
la atención en el Plan como proceso facilitador de la gestión urbanística.
-Enfoque integrado y coordinado: se persigue la integración de las
planificaciones sectoriales.
-Enfoque estratégico: la tendencia actual se orienta hacia los conceptos y las
técnicas basadas en la reflexión y gestión estratégica.
-Orientación del costo –beneficio: en el enfoque tradicional se fijaban los
objetivos, actualmente se establecen criterios de costo-beneficio, que evalúan y
priorizan sus determinaciones.
-Orientación hacia la demanda: actualmente se detecta una creciente
consideración hacia las necesidades de la demanda urbana.
-Superación de los límites administrativos: la implantación de políticas de
ordenación territorial requiere conformar comarcas y regiones concebidas con
un amplio abanico de criterios.
-Participación focalizada: el entendimiento de la complejidad de los intereses y
actores involucrados en el desarrollo socioeconómico de una ciudad ha
conducido a segmentar y focalizar el proceso participativo.

Definición de la participación estratégica de ciudades. Esto lo podemos


entender como una forma sistemática de manejar el cambio y de crear el mejor
futuro posible para una ciudad. Es un proceso creativo que sienta las bases de
una actuación integrada a largo plazo, establece un sistema continuo de toma
de decisiones que comporta riesgo, identifica cursos de acción específicos,
formula indicadores de seguimiento sobre los resultados e involucra a los
agentes sociales y económicos locales a lo largo de todo el proceso.
Un Plan Estratégico debe ser un proyecto común de toda la comunidad para
que pueda desarrollarse a lo largo de varias legislaturas con independencia de
los avatares políticos. Dentro de este proyecto encontramos puntos importantes
para su desarrollo que son:
Identificación de la ventaja competitiva, visión integral de la realidad humana,
flexibilidad decisional, concentración en temas críticos, orientada a la acción,
fomento y coordinación de la participación de todos los agentes sociales y
modernidad de la administración.
Los retos metodológicos de la planificación estratégica de ciudades son tres
conceptuales y operativos: -La gran incertidumbre creada por el dinamismo del
entorno, -La creciente complejidad de los procesos urbanos y –La diversidad
de agentes e interese que intervienen en el desarrollo urbano.

La prospectiva según Michel Godet es una reflexión para la acción y la


antifatalidad que ofrece una clave para comprender y explicar las crisis. En un
mundo que se caracteriza por incertidumbres, el esfuerzo de prospectiva, es
decir el esclarecimiento de los escenarios más probables, es más
indispensable para elaborar previsiones.

La complejidad de los procesos urbanos. El enfoque sistémico encontró


también su campo de aplicación o problemas más heterogéneos que se
presentaban en los negocios, el gobierno o la política internacional. En este
contexto la ciudad puede entenderse como un complejo ecosistema de
elementos conectados, donde las actividades humanas están enlazadas por
comunicaciones que interactúan en tanto el sistema evoluciona dinámicamente.
Selección del enfoque metodológico, para abordar un proceso de planificación
estratégica de ciudades es aconsejable utilizar una metodología que satisfaga
tres condiciones básicas: inclusión de técnicas de prospectiva, aplicación del
enfoque sistémico, desarrollo de una participación operativa.

La metodología más difundida y utilizada actualmente contempla siete grandes


tareas: arranque del plan, caracterización de los métodos de desarrollo, análisis
externo, análisis interno formulación de la visión estratégica, desarrollo de
estrategias e implantación.