Vous êtes sur la page 1sur 4

Instituto Politécnico Nacional

Escuela Superior de Ingeniería


Química e Industrias Extractivas

Laboratorio de Electroquímica y Corrosión

Práctica No.8: “Celda Hull”

Objetivos
En esta práctica se relacionarán los datos obtenidos en la prueba de Celda Hull con las
propiedades físicas de los electrodepósitos metálicos. Esto se logrará armando el sistema
de electrodeposición e identificando las diferentes zonas de recubrimiento que presenta el
cátodo. Con ello se podrá calcular la densidad de corriente y se podrá determinar la
corriente necesaria para recubrir la superficie predeterminada.

Introducción
La galvanoplastia es el proceso basado en el traslado de iones metálicos desde un ánodo
a un cátodo en un medio líquido, compuesto fundamentalmente por sales metálicas y
ligeramente acidulado. Desde el punto de vista de la física, es la electrodeposición de un
metal sobre una superficie para mejorar sus características. Con ello se consigue
proporcionar dureza, duración, o ambas.

El proceso puede resumirse en el traslado de iones metálicos desde un ánodo (carga


positiva) a un cátodo (carga negativa) en un medio líquido (electrolito), compuesto
fundamentalmente por sales metálicas y ligeramente acidulado. La deposición de los
iones metálicos sobre la superficie preparada para recibirlos se efectúa siguiendo
fielmente los detalles que componen dicha superficie, cohesionándose las moléculas al
perder su carga positiva y adhiriéndose fuertemente entre ellas, formando así una
superficie metálica, con características correspondientes al metal que la compone.

El proceso electrolítico es aquel en el que, a través de una corriente eléctrica, se


descompone una sustancia sólida en disolución en un fluido, para su uso posterior. La
galvanoplastia aprovecha este proceso electrolítico para recubrir cuerpos sólidos con una
capa metálica, para su protección ante la corrosión y el desgaste.

Por regla general, este proceso se hace de manera industrial, sumergiendo la pieza que
se va a someter a proceso, a modo de cátodo, en una cuba llena de baño electrolítico
junto con un ánodo para que el proceso sea completado. El depósito de material se hace
de manera general, en una gran superficie de la pieza sometida a proceso

La galvanoplastia presenta diversas ventajas, tales como las siguientes:

 Aumenta o da resistencia y durabilidad a los materiales sometidos a este proceso.

 Es un proceso de bajo costo.

 Ofrece al material recubierto resistencia a la corrosión y a la oxidación.

Celda Hull

La celda Hull es un tipo de célula de prueba utilizado para comprobar cualitativamente la


condición de un baño galvánico.

Se permite la optimización para el rango de densidad de corriente, la optimización de la


concentración de aditivo, el reconocimiento de los efectos de la impureza y la indicación
de la capacidad de potencia de macro-lanzamiento.

La celda Hull replica el baño de recubrimiento en


una escala de laboratorio. Se llena con una muestra
de la solución de metalización, un ánodo apropiado
que está conectado a un rectificador.

Es una celda electrolítica usada comúnmente en


estudios de corrientes en galvanoplastia, también
conocida como electroplateado, proceso en el cuál,
a través de la electricidad, se puede depositar un
metal sobre un electrodo. Para este fin se aplica una
diferencia de potencial entre dos placas sumergidas
para generar una corriente eléctrica que permitirá
electro depositar un metal sobre el objeto que se ha
de galvanizar, (cátodo).
La celda Hull es un recipiente
trapezoidal que contiene 267 ml
de solución. Esta forma permite
colocar el panel de ensayo en un
ángulo con respecto al ánodo.
Como resultado, el depósito se
siembra en placas a diferentes
densidades de corriente que se
puede medir con una regla de
células casco.

El volumen de la solución permite


una optimización cuantitativa de
la concentración de aditivo: 1
Además gramo a 267 ml es
equivalente a 0,5 oz / gal en el
tanque de revestimiento.

Prueba de celda de Hull

La celda Hull es una unidad miniatura para la electrodeposición, diseñada para producir
un depósito catódico sobre el cual se puede leer el desempeño de la electrodeposición
obtenido en todas las densidades de corriente dentro del intervalo de operación. La celda
Hull permite al operador experimentado determinar los siguientes factores concernientes a
los baños de electrodeposición.
• Los límites de densidad de corriente en los que se tiene brillo.

• Las concentraciones aproximadas de los abrillantadores.

• La presencia de impurezas orgánicas.

La celda de Hull también es un instrumento indispensable para las investigaciones


experimentales. La muestra debe extraerse del tanque después de que éste ha sido
bombeado y agitado con aire por media hora.

El procedimiento es el siguiente. Utilizar una celda para el níquel con una configuración
duplicell, es decir, colocar el ánodo de níquel y la placa de tal forma que estén paralelos
entre sí. Esto permitirá que el níquel se deposite homogéneamente sobre la placa, a una
densidad de corriente constante. La celda para el cromo se utiliza de la manera
convencional.

Llenar la celda de níquel con una muestra de níquel y la celda de cromo con la solución
de cromo, exactamente hasta la línea de llenado. Calentar la solución de níquel hasta su
respectiva temperatura de operación. Calentar el baño de cromo a 45 °C (115°F),
independientemente de la temperatura de operación. Utilizar un termómetro para
asegurarse que se tiene la temperatura correcta. Sumerjir una placa pulida de acero en
ácido clorhídrico o muriático al 50 por
ciento para botarle la capa de
protección de zinc. Remojar en agua.
El agua debe correr fluidamente sobre
la placa al sacar ésta del líquido.

En caso de formarse islas secas sobre


la superficie de la placa, deberá
limpiarse con detergente. Secar la
placa. Niquelar a la temperatura de
operación, ajustando el rectificador a
2.5 amperios, por 2 minutos. Remojar
la placa en agua y luego cromar la
placa a 5 amperios por 5 minutos.