Vous êtes sur la page 1sur 2

Marihuana, se prohíbe o se concientiza.

Según estudios, después del alcohol y el tabaco la marihuana es la droga de más


alto consumo y de fácil acceso que hay en el momento en Colombia. Hay un acuerdo
generalizado sobre el hecho de que alrededor del 10 por ciento de quienes fuman
marihuana acaban por presentar dependencia. (Gómez, 2014) Pero el Cannabis
sativa no solo afecta la salud, con éste vienen múltiples repercusiones que se ven
reflejados en la cultura, en la economía y hasta en el agro de nuestro país. Debido
a esto hay mucha controversia sobre su legalización, me pregunto ¿Es buena la
marihuana o sólo se está legalizando el crimen?

Las personas interesadas en legalizar la marihuana consideran este acto como


“progresista” y de gran “avance” para nuestro país, actualmente Colombia se
convierte en el cuarto país de América Latina después de Chile, Puerto Rico y
Uruguay en legalizarla. El consumo de esta planta se está extendido mundialmente,
y el número de sus consumidores está avanzando paulatinamente. El reciente
Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas en Colombia muestra
una disminución en los consumidores de tabaco, un aumento en el consumo de
bebidas alcohólicas y un significativo repunte en sustancias ilícitas como:
marihuana, cocaína, basuco, éxtasis y heroína. (Semana, 2014) Aunque su
legalización podría mostrar un mayor control sobre su uso y distribución. La
marihuana es la sustancia ilícita de mayor consumo en Colombia. El 11.5% de las
personas encuestadas dice haber consumido esta sustancia al menos una vez en
la vida, con una tasa tres veces mayor en los hombres que en las mujeres. (Semana,
2014)

Recetarle marihuana a un enfermo terminal resulta ser algo comprensible, pero


dejarla para el uso de jóvenes y adultos es algo ilógico. La gente se droga no sólo
por estar enfermos, sino por evadir una realidad, por seguir una moda o
simplemente por querer usarla como un anestésico de su existencia. Estudios
recienten han demostrado que las consecuencias por consumir marihuana son muy
altas, un ejemplo de ellas es el deterioro del cerebro, la distorsión de la realidad, la
pérdida de la memoria y hasta la capacidad de aprendizaje, entre muchas otras.
Está científicamente comprobado que ésta, como muchas otras plantas, tiene
propiedades medicinales que pueden ser de gran utilidad para el tratamiento de
distintos males. (Villar, 2012) Sobra decir que el hecho de que la marihuana sea
ilegal entorpece su aprovechamiento como una sustancia curativa, marginando así
a la población de las bondades de un benéfico ingrediente y exponiéndose al
deterioro de la sociedad y de su salud, tanto física como mental.

Se dice que legalizar la marihuana no detendría la violencia, sólo serviría para


enriquecer a unos cuantos terratenientes que ya se frotan las manos pensando en
las ganancias que se avecinaran. Muchas personas han sufrido a causa de estas
plantaciones a lo largo de los años. Debemos tener en cuenta que en Colombia,
especialmente en los departamentos de La Guajira y la costa Caribe, por la década
de los años setenta se vivió la bonanza marimbera, que por cierto generó mucha
zozobra social, creándose a sus expensas los carteles de la marihuana que llegaron
a ostentar tanto poder económico y político, que pasaron a ser el santuario de las
mayores producciones en el mundo (Soto, 2014). La legalización de la marihuana
sería sólo un paso dentro de la agenda política de los grupos de interés pro-drogas,.
Esto disminuirá la percepción de riesgo hacia ésta y otras drogas recreacionales y
no se concientizaría sobre los daños y el prejuicios que trae.

Legalizar la marihuana es permitir el ingreso de la industria a ella, es influir en la


sociedad y su consumo. Un análisis hecho por Wayne Hall, del King's College de
Londres y la Universidad Queensland de Australia, se vio que quienes empezaron
a consumir marihuana en su adolescencia están más expuestos a desarrollar
dependencia, episodios psicóticos o problemas de memoria. También indica que
uno de cada seis adolescentes crea dependencia a la droga y que además su
desarrollo intelectual se ve afectado, pues tienen un menor rendimiento escolar
(ElPaís.com, s.f.). En conclusión, la marihuana sigue siendo un pozo sin fondo, tiene
pros y en contras, cada ser es libre de elegir lo que va a ser en su vida, pero hay
que tener en cuenta todas las percusiones que traen nuestras decisiones y hay que
atenerse a los efectos que traerá a corto o largo plazo su legalización.

Bibliografía
Aciprensa. (s.f.). Obtenido de Marihuana: 10 razones para no despenalizarla ni legalizarla:
https://www.aciprensa.com/noticias/marihuana-10-razones-para-no-
despenalizarla-ni-legalizarla-33650/
ElPaís.com. (s.f.). Obtenido de Marihuana medicinal:
http://www.elpais.com.co/elpais/especiales/marihuana-medicinal/
Gómez, A. P. (27 de 08 de 2014). RazonPublica.com . Obtenido de Marihuana medicinal en
Colombia: por qué sí y por qué no:
http://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/7836-
marihuana-medicinal-en-colombia-por-qu%C3%A9-s%C3%AD-y-por-qu%C3%A9-
no.html
Semana. (2014). Obtenido de Que 'meten' los Colombianos:
http://www.semana.com/especiales/que-drogas-consumen-
colombianos/index.html
Soto, U. O. (14 de 10 de 2014). Semana .
Villar, J. B. (17 de 04 de 2012). PijamaSurf. Obtenido de LA MARIHUANA DEBE
LEGALIZARSE: 5 BUENAS RAZONES: http://pijamasurf.com/2012/04/la-marihuana-
debe-legalizarse-5-buenas-razones/