Vous êtes sur la page 1sur 7

UNIDAD VII MODULARIDAD DE LA MENTE.

APROXIMACIÓN MULTIDISCIPLINAR

7.1 Filosofía de la Mente. La filosofía de la mente es un ámbito de


reflexión filosófica que se ocupa de cuestiones relativas a los procesos mentales y su
relación con el cuerpo humano (en especial el cerebro). Aunque este objeto parece
solaparse algo con la psicología filosófica de tradición escolástica, hoy transformada en
antropología filosófica, de hecho la filosofía de la mente, nacida en una peculiar
ambientación anglosajona, se detiene con más intensidad en los temas que ahora
veremos, y que una antropología filosófica sólo podría tratar muy sucintamente.

7.2 Neuropsicología. La Neuropsicología es una especialidad perteneciente


al campo de las neurociencias, que estudia la relación entre los procesos mentales y
conductuales y el cerebro. Constituye un punto de encuentro entre la psicología y la
neurología En los últimos años ha recibido un renovado impulso del creciente desarrollo
de las ciencias cognitivas (psicología cognitiva, inteligencia artificial, lingüística), de las
ciencias neurobiológicas (neuroanatomía, neurofisiología, neuroquímica) y de la explosión
tecnológica con las técnicas de neuroimagen (en particular la resonancia magnética, la
tomografía por emisión de positrones o PET, el mapeo cerebral y la resonancia magnética
funcional) Un Neuropsicologo se ocupa entonces del diagnóstico y el tratamiento de
aquellos problemas cognitivos, conductuales y emocionales que pueden ser resultado de
diferentes procesos que afecten el normal funcionamiento cerebral.

La neuropsicología es el estudio de los trastornos de comportamiento cognitivos y


emocionales en relación con un disfuncionamiento cerebral. La neuropsicología es la
disciplina que «…trata acerca de las funciones mentales superiores en sus relaciones con
las estructuras cerebrales (Hécaen y Lanteri-Laura, 1982).

Esta disciplina ocupa un lugar central entre los diferentes campos implicados en las
neurociencias y su florecimiento se vio beneficiado por el desarrollo conjunto de la
neurología comportamental y las neurociencias.
Desde un punto de vista clínico, la neuropsicología permite establecer correlaciones,
llamadas correlaciones anatomo-clínicas, entre lesiones cerebrales y/o afecciones
cerebrales y alteraciones de las funciones cognitivas. La neuropsicología clínica permitió
así establecer una semiología de los trastornos cognitivos y emocionales asociados a una
lesión cerebral o, más ampliamente, a una patología neurológica.
La mayoría de los conocimientos acerca de los trastornos neuropsicológicos resultan de la
descripción y el análisis de estudio de pacientes que presentan una lesión cerebral
particular (método de los casos únicos) o de estudios que comparan las performances de
un grupo de pacientes con un grupo control o con otro grupo de pacientes que presentan
una topografía lesional diferente (método de grupos)...

7.2.1 Estructura y funciones y Trastorno. a función ejecutiva


es un conjunto de habilidades cognoscitivas que permiten la anticipación y el
establecimiento de metas, el diseño de planes y programas, el inicio de las actividades y
de las operaciones mentales, la autorregulación y la monitorización de las tareas, la
selección precisa de los comportamientos y las conductas, la flexibilidad en el trabajo
cognoscitivo y su organización en el tiempo y en el espacio.

Por tratarse de una función compleja, el trabajo de cada una de sus operaciones
dependerá de factores múltiples, tales como la naturaleza de la tarea cognoscitiva, el
entrenamiento académico, la ocupación, las destrezas automatizadas, las demandas de
otras tareas simultáneas o secuenciales y la guía cognoscitiva principal de la tarea.

El análisis de cada componente de la función ejecutiva y su peso factorial es bastante


difícil y en algunos casos confuso, pues cuando se evalúa la función ejecutiva se hace
conjuntamente con otras funciones, y no es posible hacerlo de otra manera. En otras
palabras, la función ejecutiva sería una serie de factores organizadores y ordenadores
subyacentes a todas las demás actividades cognoscitivas.

Hay un gran número de enfermedades y desórdenes neurológicos y neuropsiquíatricos del


desarrollo en los que se ha encontrado una alteración en alguno o varios componentes de
la función ejecutiva. Estos trastornos tienen como síntomas y signos comunes a aquellos
observados en pacientes con lesiones de los lóbulos frontales, como son la impulsividad,
la inatención, la perseverancia, la falta de autorregulación comportamental, la
dependencia ambiental y la deficiencia metacognoscitiva.

7.3 Neurolingüística. Neurolinguística es el nombre de una interdisciplinar que


reune fundamentalmente intereses, objetivos, métodos neurológicos y, más específicamente,
neuropsicológicos, con intereses, objetivos y métodos lingüísticos. En otras palabras, la Medicina y
la Lingüística caminan convergentemente, encontrando en su camino a la Psicología, y centran sus
esfuerzos para desentrañar los misterios de ese proceso mental que transformó al Horno faber en
Horno sapiens, haciéndolo Horno loquens.

a Neurolingüística es una rama de las ciencias del hombre que se sitúa en las fronteras de las
ciencias naturales, de las ciencias exactas y las ciencias sociales. El núcleo de su interés es el
estudio del lenguaje tanto durante los procesos de integración, normales, como de desintegración
patológica, y establecer una relación con los mecanismos nerviosos encefálicos y más
particularmente cerebrales.

Como se comprenderá claramente, en este campo de estudios, investigación y enseñanza, no


tienen nada que ver los charlatanes, sectarios, fanático se iluminados, que han intentado
apropiarse del término Neurolingüística, a veces con éxito, dando los ambientes de
descerebración cultura¡ y de crepúsculo de la razón que van socavando y contaminando a las
sociedades de diferentes países del mundo. Neurolingüística es, pues, una interdisciplina
extraordinariamente importante para ser enmalecida por exóticos y esotéricos buscadores de
fortuna desde la ignorancia, el fanatismo, la paranoia y el caimanismo.

7.4 Psicología evolucionista. Teoría de la Mente. En


pocas palabras, la psicología evolucionista consiste en aplicar la teoría evolucionista en su
totalidad a la especie humana de la misma forma que se ha aplicado a los demás animales.
La evolución natural selecciona los individuos de cada especie que tienen una mayor
descendencia. Si el animal ha tenido mas descendencia es porque esta dotado de unas
características físicas y de conducta (instintos) que le han permitido sobrevivir y
reproducirse con mayor éxito. No hay ninguna implicación ahí sobre si el animal es mejor
o peor. Esas son categorías humanas que no existen en el proceso ciego de Selección
Natural. Mejor, peor, el bien, el mal y todos nuestros sentimientos e ideas intuitivas y
todas nuestras habilidades intelectuales son el efecto de ese proceso ciego. Como lo son
nuestros brazos y piernas, nuestros órganos internos etc. Esto, que ningún científico niega
que sea así para todos los demás animales, la Psicología evolucionista no hace nada más
que extenderlo al ser humano.

Modularidad de la mente
Los Psicólogos Cognitivos saben desde hace tiempo que la mente animal está formada por
módulos funcionales -relacionados entre si- cada uno de los cuales trata un problema de
conducta determinado, es decir -grosso modo- cada función cerebral desarrolla un
instinto. La PE plantea la razonable hipótesis de que el ser humano no es distinto de los
demás animales y comparte este esquema. Al contrario que el modelo clásico de las
ciencias sociales, que plantea la hipótesis nunca probada de que la naturaleza humana se
ha formado evolutivamente a través de un proceso de borrado de instintos, que nos
convierte en unos seres excepcionales y excepcionalmente moldeables sin parangón en el
reino animal, la PE plantea el que la naturaleza humana se ha formado por la evolución de
los instintos de nuestros antepasados primates y la aparición de otros nuevos bajo la
presión adaptativa del nuevo entorno en el que vivieron los seres humanos durante la
mayor parte de su historia evolutiva ( mas sobre ese entorno más adelante). En
conclusión, mientras el modelo estándar de las ciencias sociales presupone que el Ser
Humano tiene muchos menos instintos que sus antepasados antropoides, la PE presupone
que tiene más. El que uno de los modelos y no el otro prevalezca tiene una trascendencia
imposible de comparar con casi cualquier otro aspecto del conocimiento y de la ciencia,
incluida la vida en otros planetas, el origen del Universo, o cualquier otra cuestión
científica, ya que está en juego no solo el enfoque de las ciencias humanas en su conjunto,
sino la política la filosofía y en general las cuestiones más profundas que siempre se hizo la
humanidad; Entre otras, las consabidas ¿Quiénes somos? ¿De donde venimos? ¿A dónde
vamos? Pero la cuestión clave ideológica, el gran problema en el orden práctico es ¿Qué
podemos hacer para tener un mundo mejor? Hay razones convincentes para deducir que
el modelo estándar de las ciencias sociales: el determinismo cultural es imposible que se
haya desarrollado por selección natural sin la apelación a una instancia mágica superior.
Estas razones se explicarán más adelante.

Un módulo funcional no es una zona aislada del cerebro, sino un facultad instintiva que
nos permite resolver un problema concreto. Cada facultad de este tipo se lleva a cabo en
zonas del cerebro que pueden al mismo tiempo ejecutar otras funciones. Esto es así
porque el diseño evolutivo no es como el diseño humano, que tiende a crear -por razones
que tienen que ver con nuestras limitaciones intelectuales- un "hardware" físico aislado
para cada función. El diseño evolutivo tiende a un diseño mas compacto que empaqueta
en un solo modulo físico varios módulos funcionales. y esos módulos físicos no están
claramente separados unos de otros. Sin embargo por razones de eficiencia de
"cableado", y dado que las señales cerebrales son relativamente lentas, es habitual que un
módulo funcional se lleve a cabo en una o varias zonas contiguas del cerebro.

7.5 Paleontología y arqueología.


Antropología
Del griego (ἄνθρωπος) anthropos, hombre-humano, y (λόγος) logos, ciencia/estudio.
Estudio de la realidad humana. Ciencia que trata de los aspectos biológicos y sociales del
hombre.

Arqueología
Del griego (arcaiox) archaios, viejo/antiguo, y (logox) logos, ciencia/estudio.
Ciencia que estudia lo que se refiere a las artes, a los monumentos y a los objetos de la
antigüedad, especialmente a través de sus restos.

Paleontología
Del griego (palaiox) palaios, antiguo, (onto) onto, ser, (logia) logia, tratado, estudio,
ciencia.
Ciencia que trata de los seres orgánicos desaparecidos a partir de sus restos fósiles.

Paleoantropología

Del griego (paleos) paleos, antiguo, (anqrwttox) anthropos, ser humano y de (logox)
conocimiento es la rama de la antropología física que se ocupa de la evolución humana y
sus antepasados fósiles, es decir de los antiguos homínidos.
Estamos de acuerdo en que paleontólogos y arqueólogos pueden tener ciertas similitudes
con relación a su forma de trabajo, ya que ambos excavan en busca de “elementos” y
reconstruyen historias del pasado. Sin embargo, ni lo que estudian, ni el hilo conductor a
través del cual reconstruyen esa “historia” es el mismo.

Los paleontólogos estudian fósiles y gracias a este trabajo se puede reconstruir la historia
de la vida en la Tierra. Por su parte, los arqueólogos estudian los restos de
manifestaciones culturales realizadas por el ser humano así como de cualquier evidencia
de la acción humana. ¿Es tan difícil distinguir entonces la paleontología de la arqueología?
Pues por sorprendente que resulte, parece ser que sí, ya que son numerosas las
confusiones que se dan día a día.
Si recurrimos a un diccionario, leeremos que la paleontología es “la ciencia que trata de
los seres orgánicos desaparecidos a través de sus restos fósiles” y que la arqueología es la
“ciencia que reconstruye el pasado del ser humano a través del estudio o interpretación
de sus restos de cultura material”. Así que, queda claro porque un arqueólogo no estudia
ni trilobites, ni ammonites, ni dinosaurios:

- - Porque no tienen nada que ver con la cultura del ser humano.
- - Porque son evidencias de animales extinguidos.

Por otro lado, en determinadas ocasiones la paleontología y arqueología confluyen en el


estudio de determinados sitios. Este es el caso de los yacimientos con homínidos –sirva
como ejemplo el caso de Atapuerca– donde el trabajo de ambas disciplinas se
complementa (junto al de otras) para obtener un resultado impecable. La importancia de
paleontólogos y arqueólogos se mezcla entonces por igual, no importando la relevancia de
cada nuevo hallazgo, porque en definitiva todos valen.

7.6 Psicología evolutiva, perspectivas teóricas. La


psicología evolutiva se ocupa del estudio de los procesos de desarrollo del hombre, desde
dos perspectivas, la filogenético, que lo estudia en su desarrolla como especie, y la
ontogenética, que lo estudio en su desarrollo individual. O sea estudia los cambios que se
producen a lo largo de la vida del hombre.

La capacidad de adaptación del hombre es producto del aprendizaje, y en consecuencia,


es un fenómeno cultural.

La psicología evolutiva estudia el desarrollo del hombre, o los procesos de humanización,


desde dos perspectivas, la filogenético, historia evolutiva de una especie, y la
ontogenética, el transcurso de la vida de un individuo, la formación de conductas adultas.
O sea es la psicología del cambio, que se produce a lo largo de toda la vida.

Se denomina desarrollo humano a los cambios psicológicos que se dan a lo largo de la


vida, donde se accede a estados más complejos que los anteriores.

Estos cambios se explican por antinomias como: continuidad-discontinuidad, herencia-


ambiente, normatividad-ideografía. El contexto, también permite comprender la
evolución del individuo, destacándose el contexto histórico, el socio-económico, el
cultural, incluso el étnico

El desarrollo es un proceso continuo, flexible y global. El hombre nace con un reducido


repertorio de conductas y debe aprender casi todo, pero esta capacidad de adaptarse
determina diferencias individuales, el contexto social, cultural, histórico, son
condicionantes.

Diversas corrientes han aportados sus descubrimientos a la psicología evolutiva, el


psicoanálisis, la psicología genética de Piaget, el modelo socio-cultural de Vigotsky, las
teorías del aprendizaje, el modelo de procesamiento de la información, en los últimos
tiempos también el modelo ecológico y el etológico.

Erik Erikson habla de una serie de tareas implícitas en el desarrollo del ser humano,
propias de las diferentes etapas. Dichas tareas vienen impuestas en gran medida por la
sociedad y la cultura, por los procesos de socialización, y se integran al individuo.

Perspectivas teóricas
Desde que el hombre tomó consciencia de las diferencias individuales ha insistido en
estudiar el desarrollo de su vida a través de las experiencias que vive. Este estudio ha
generado una gran diversidad de teorías del desarrollo que tratan de explicar de manera
sencilla las etapas por las que pasa el ser humano a través de su vida. Los estudios
comenzaron con observaciones símples de las conductas de las personas que rodeaban a
los teóricos - en especial de niños - y sus actitudes con respecto al medio ambiente que los
rodeaba. Estas observaciones eran realizadas en estudios longitudinales donde se
detallaba cada expresión de los niños en situaciones cotidianas hasta que los mismos
alcanzaban la mayoría de edad. Varios teóricos se dieron a la tarea de clasificar el
comportamiento humano en diferentes etapas del desarrollo desde diferentes
perspectivas de la vida.

7.7 Psicopatología. La psicopatología se ha definido en algunas ocasiones


como la rama de la psiquiatría y la psicología que se ocupa del estudio de las
manifestaciones psíquicas anormales. Etimológicamente, proviene del griego, donde
"psique" es alma, "pathos" es sufrimiento, y "logos" es saber o conocimiento, por lo que la
psicopatología se definiría por "un saber acerca del sufrimiento del alma". No obstante,
una definición más operativa debe recaer, más que en la cuestión del sufrimiento, en la
cuestión del comportamiento anormal, teniendo en cuenta que la definición de lo que es
normal o anormal se puede guiar por diferentes criterios, por ejemplo, dependerá del
criterio de salud y enfermedad que se sustente, lo que refleja una ideología y como tal
tienen su utilidad es criticable. Por otro lado, también esta el criterio estadístico (lo que se
aparta de una media poblacional), el criterio cultural (lo que cierta cultura considera como
tal), el criterio clínico (por lo que alguien consulta y pide ayuda siendo, por lo tanto,
motivo de preocupación o sufrimiento).

En este sentido vamos a tratar diferentes trastornos psicopatológicos tratando de explicar


los diferentes factores (bioquímicos y otros) que los provocan o mantienen, es decir, la
descripción clínica.

También nos extenderemos aquí en los diferentes modos de evaluación de los mismos, así
como en los tratamientos que se aplican o están en fase de aplicación para cada una de
estas psicopatologías.