Vous êtes sur la page 1sur 8

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS


ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERÍA
AGROINDUSTRIAL

TEMA:

“PRODUCTOS Y SUSTANCIAS QUE SE


UTILIZAN EN LA CONSERVACIÓN DE LA
MADERA”
CURSO:
TECNOLOGIA AGROINDUSTRIAL III.

ALUMNO:
RETO CASTILLO KENNEDY.
SANDOVAL REYES ALEX.
TEJADA CHAVEZ ALFONSO.
TIRADO GÓMES SANTOS.
VILLEGAS LLANOS ADOLFO.

DOCENTE:
MAYER ASCON DIONICIO.

CICLO:
VII
TRUJILLO – PERÚ
I. INTRODUCCIÓN.
El presente trabajo fue conocer e identificar los preservantes mas usados para la
conservación de la madera. El presente trabajo se trato de conocer que la madera
es un material que se deteriora y que se puede tratar ya que está propensa a los
ataques de insectos, microorganismos y deterioro causado por hongos. La madera
preservada son materiales más económicos y renovables. Existen una variedad de
procesos utilizados para proteger la madera, incluyendo tratamientos.

Según Villalba (2010) Generalmente, la madera una vez trabajada, debe sufrir
algún tratamiento complementario que garantice su protección de agentes
externos como la humedad, sol, hongos, insectos. Los recubrimientos protectores
no influyen en la estructura de la madera, aumentan la duración del trabajo y
facilitan su conservación y buen aspecto. Estos tratamientos consisten en la
aplicación de pinturas, ceras, barnices, tintes, que, además de proteger, dan una
estética adecuada.
En el proceso de secado, se emplean algunas sustancias para proteger la madera,
como: sulfato de cobre (elimina hongos), cloruro de zinc, azufre derretido,
creosota (liquido oleaginoso derivado del alquitrán que protege de la intemperie),
resinas, aceite de linaza.

Según Junta del acuerdo de Cartagena (1998) Una parte importante del
problema de la baja durabilidad encuentra solución técnica mediante la
preservación con productos de acción fungicida e insecticida. Esto permiten
prolongar la vida útil de la madera haciendo frente a una amplia variedad de
situaciones ambientales para las cuales no presentan una durabilidad natural
significativa.

II. REVICION LITERARIA.

2.1. Definición de los preservantes.

Según blogs (2010) Los preservantes son sustancias químicas que garantizan
un rendimiento a largo plazo al proteger la madera que utiliza en una amplia
variedad de condiciones de servicio, que por lo general son compuestos
sólidos, que son usados normalmente en soluciones tales que, al ser aplicadas
a la madera, le imparten características de durabilidad frente al ataque de
hongos e insectos.

Según Novoa y Bernuy (2006) La preservación es de fijar los valores


mínimos de retención y penetración del preservante en la madera tratada, esto
se realiza luego del proceso de preservación. Para dicho fin se debe tomar
muestras de madera preservada, y en función a los resultados de los análisis
de penetración y retención, dicha carga puede ser considerada como aceptada
o rechazada.
Según Vaca de Fuentes (2008) La preservación le otorga a la madera
incrementar su vida útil, mediante procesos físico – químicos, de esta manera
se incorpora al mercado nueva especies maderables, aspectos que incide
directamente en el desarrollo económico y social, desde el momento en que
adecuadamente aplicada la preservación en los productos maderables llegan a
satisfacer efectivamente las necesidades del hombre.

2.2. Agentes de deterioro y tipos de preservantes

Según Inkabor (2000) Empresa minera ubicada en Arequipa-Perú, elabora


preservantes para madera llamado INKABOR TIM e indica que este es un
producto formulado a base de octoborato disódico tetrahidratado, que posee
propiedades fungicidas e insecticidas. Menciona que es un tóxico de lenta
acción, que actúa en el estómago de los insectos y por contacto en el caso de
los hongos. Los insectos y sus larvas, que ingieren la madera preservada,
acumulan el ingrediente activo en su organismo e inclusive trasladarlo entre
los demás individuos de la colonia.

Según Encinas (2004) La decoloración y el deterioro de las maderas son


usualmente causados por hongos, de los cuales existen numerosos tipos que
atacan a la madera, según se encuentre la misma bajo diferentes condiciones
ambientales. Estos microorganismos utilizan a la madera como su fuente de
alimentación. El propósito de la conservación de madera es convertir a la
madera en material no adecuado para la alimentación de estos
microorganismos.

Según Ducaud (2002) Los preservantes buscan transformar maderas


permeables biodegradables en un material resistente al ataque de
microorganismos como hongos pudrición termitas y otros insectos, el país
líder en fabricación de sales y preservantes de maderas en Estados Unidos. Y
usando varios métodos se logra introducir dichas sales en las maderas en
algunas son más fácil introducir.

Según Southern Forest Products Association (2014) Los preservantes a


base de agua sirven para una amplia variedad de usos incluyendo aplicaciones
residenciales, comerciales, marinas, agrícolas, recreativas e industriales. Estos
se especifican con más frecuencia porque son de apariencia limpia, no tiene
olor, se puede pintar y esta registrado con la EPA para uso en interiores y
exteriores sin usar sellador. Los preservantes sin cobre proporcionan un menor
impacto ambiental, una apariencia natural y no son corrosivos. Estos se
desarrollan para usarlos en condiciones de servicio menos severas.
Según Peredo y Peña (2002) El octoborato disosico tetrahidratado es un
preservante utilizado básicamente contra el ataque de 3 hongos xilófagos:
Meruliporia incrassata, Heterobasidium annosum, Polyporus versicolor, y un
grupo de termitas que atacan madera seca.

Según Lebow (2010) La vida útil de la madera se puede aumentar mediante


la impregnación con sustancias preservantes, entre ellas, se destacan los
preservantes. Entre ellas, se destacan los preservantes hidrosolubles debido a
las ventajas en el uso de madera en construcciones civiles, de los cuales el
CCA (arseniato de cobre cromatado) es el que presenta mejores propiedades.

Según Eaton y Hale (2008) El cobre cromo arsénico conserva la madera de


los hongos de pudrición, atacando insectos masticadores de madera. También
mejora el tiempo de resistencia de la madera tratada y puede ayudar a la
adhesión de pintura en el largo plazo. El cromo actúa como un agente químico
de fijación propiedades de conservación y tiene poca o ninguna, sino que
ayuda a los demás productos químicos para fijar en la madera, la unión a través
de productos químicos complejos a la celulosa de la madera y la lignina. Los
actos de cobre principalmente para proteger la madera contra los hongos de
pudrición y las bacterias, mientras que el arsénico es componente principal de
insecticidas del cobre, cromo, arsénico.

Según Gabriele (2002) Uno de los mayores problemas de la disposición final


de madera tratada con CCA es que es difícil de distinguirla visualmente de la
madera no tratada, especialmente cuando se pretenden alcanzar bajos niveles
de contaminación. De esta forma, los residuos de construcción y demolición
originados con madera sin tratar se contaminan con madera tratada con CCA,
restringiendo su utilización en alternativas de reciclaje y disposición final.

Según Scholz (2008) La madera tratada, en la que ya ocurrió la reacción de


fijación del producto, no presenta riesgos relevantes para los usuarios. Sin
embargo, el mayor inconveniente radica en la disposición final de la madera
tratada y en los residuos como (recortes, aserrín, polvo, etc.). Al tratarse de un
material parcialmente biodegradable, aun con el tratamiento químico que se
realiza, es necesario considerarlo como un residuo peligroso, ya que se liberan
al ambiente cobre, cromo y arsénico. Por lo tanto, el mayor problema
ambiental generado por el uso de madera con CCA es la disposición final de
la madera tratada.

Según Detlef (2006) El preservante mas utilizado en nuestro medio es el CCA


(siglas correspondientes a los elementos químicos de los óxidos que la
componen: Cromo, Cobre y Arsénico), que ha desplazado a otros productos
como el pentaclorofenol y la creosota. Cada componente del CCA tiene una
función específica, el cobre tiene una acción fungicida y bactericida, el
arsénico actua como insecticida, mientras que el cromo actua como fijador del
preservante. Para la formulación del CCA se utiliza óxido de cobre (CuO),
oxido de cromo hexavalente (CrO3) y oxido de arsénico (As2O5).

Según Novoa y Bernuy (2006) Las sales preservantes tiene en su


composición un elemento fungicida, como el cobre, y un insecticida, como el
arsénico o el boro; además incluye un fijador como como el cromo, las
principales características de estas sales son su alta resistencia a la lixiviación,
especialmente en maderas de coníferas, y buena fijación de los principios
activos; asi mismo, se debe tener precaucion para su manipulación. Para una
protección efectiva de la madera es necesario

Según Geldes (2001) Los presevantes deben contener un insecticida para


prevenir el ataque de insectos y un fungicida para evitar la pudrición. Para
usos estructurales y de alta posibilidad de riesgo de pudrición o ataque de
termitas, debe aplicarse mediante un sistema vacío – presión. El uso correcto
de preservantes hace que la madera impregnada sea rentable, versátil y tenga
una larga vida segura y útil.

Según Junac (2004) Indicá que los compuestos de boro son usados desde hace
muchos años, inicialmente como productos retardadores del fuego, pero
posteriormente se comprobó que tenían acción efectiva contra insectos de la
madera. Luego se reconoce como preservantes de madera, con la limitación
de que la madera tratada con boro debe ser utilizada solamente en interiores o
en lugares secos, para evitar que el producto químico se lixivie por acción de
la humedad.

Según norma chilena (1999) En el marco del desarrollo de nuevas


tecnologías y luego de una larga investigación y pruebas de campo, aparecen
en el marco de la maderas preservadas un producto innovador, una resina
fenólica llamada LFF (lignpfenol – formaldehido, NCh 819), la cual mejora
las propiedades físicas y mecánicas de la madera de pino alcanzando dureza
semejante o mejores a la madera de bosques nativos chilenos.

Según Vaca (2008) La industria de la preservación de maderas, ha descubierto


numerosas sustancias tóxicas, que aplicadas racional y convenientemente,
protegen la madera de sus enemigos naturales. Estos compuestos químicos
puros o mezclados, varían ampliamente en naturaleza, costo y eficacia;
aspectos que están directamente relacionados con el uso al que se va destinar
dicha madera.
Según Barreiro, Hirsch (2011) La mayoría de los conservantes para la madera
son productos químicos que pueden ser peligrosos y tóxicos en su forma
concentrada. Los productos químicos dirigidos a la Industria de la madera en
general no están disponibles de venta directamente al público y pueden requerir
de aprobación especial para su importación o compra en función del producto
y de la jurisdicción en que se use. En la mayoría de los países con industria
maderera, las industrias que utilizan estos productos deben tener licencias de
las autoridades reguladoras pertinentes.

Según Barreiro y Hirsch (2011) Sales inorgánicas a base de boro (poro


abierto) utilizadas para proteger la madera que se encuentra en interiores (no
expuesta a la intemperie ni en contacto directo con el suelo). Este tipo de
preservante cuenta con múltiples ventajas tales como ser económico, no es
tóxico para seres humanos y mamíferos, da muy buenos resultados contra
termitas y barrenadores, no mancha la madera y además es un retardante del
fuego, lo que le da una protección extra a las construcciones de madera; sin
embargo, su principal desventaja es que no se puede usar en exteriores ya que
el boro (agente protector) se lixivia con facilidad por efecto de la humedad.

2.3.Métodos de aplicación

2.3.1. Brocha y pulverización

Según civilgeeks (2011) En ambos métodos se aplica el preservante procurando


empapar completamente la superficie para impregnarla al máximo. Se utiliza
soluciones en agua o petróleo y en ambos casos se obtiene sólo una penetración
superficial y una protección poco eficaz. Este tratamiento es de poca utilidad para
maderas colocadas en obra, ya que las zonas más favorables al ataque de
organismos xilófagos no se encuentran accesibles al operador.

2.3.2. Inmersión

Según vaca (1998) Este método también consiste, en sumergir a la madera en


estado verde en un recipiente que contiene la solución preservante hidrosoluble,
luego de este proceso, es necesario colocar a las piezas tratadas una cubierta de
plástico u otro material para evitar la evaporación y permitir que el preservante
se difunda dentro de la madera. El tiempo está relacionado con el tamaño de la
pieza, la retención del preservante en la superficie de la madera mejorará si dicha
superficie no ha sido cepillada, la difusión del preservante estará sujeto a varios
factores: espesor, contenido de humedad, peso específico de la madera,
concentración de la solución, tiempo y coeficiente de difusión.

2.3.3. Difusión

Según Tenorio y Moya (2014) Este método consiste en sumergir la madera, por
lo menos un minuto en una solución preservante compuesta por ácido bórico,
borato de sodio (Bórax) y agua. Posteriormente a esto, se inicia un proceso de
difusión en el cual el boro penetra a lo largo y a lo ancho de la pieza de madera.
Una vez retirada la madera del preservante, se cubre con algún material
impermeable que impida la circulación de aire, por ejemplo plástico, y es
almacenada por cierto período de tiempo para que el preservante difunda
completamente en toda la pieza. La principal ventaja de este método es que la
madera mantiene su color natural.

2.3.4. Vacío – presión

Según Tuset (1997) En la mayoría de los métodos de impregnación, la presencia


de cantidad de agua libre en las cavidades de las células puede dificultar o
impedir la entrada del preservante en la madera. En el tratamiento de vacío -
presión, es necesario tener un contenido de humedad menor a 28% (valor
considerado como el punto de saturación de la fibra).

III. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

 ARREGHINI, R. Y R. SOMOZA. 1985. “Preservación de postes de


ciprés por doble difusión”. Universidad Nacional de Cuyo, 4 pp.

 EATON Y HALE, M.1993. Wood Decay, Pests and Protection.


Ed.Chapman& Hall. 1er.edition. London.

 ERDOIZA, J.; ECHENIQUE M, R. 1980. Preservación de la madera de


Pino con sales de boro. La madera y su uso en la construcción. Nº 4 :10 –
12. Veracruz – México.

 GELDES 1990. La industria de la preservación de la madera por


impregnación; estudio preliminar sobre las perspectivas de su desarrollo
en la Argentina – Banco Industrial de la República de Argentina.

 GONZALEZ F, R. 1995. Informe Técnico del tratamiento de Postes para


Electrificación Rural. Convenio UNALM -Ministerio de Energía y
Minas. Lima.

 GUEVARA S, C. 1980. Evaluación Tóxica e Ignífuga de dos


preservantes de Madera. Tesis para optar el título de Ingeniera. Forestal.
UNALM. Lima – Perú

 VACA, R. B. DE 1994: “Tratamiento por Método Vacío - Presión de las


Especies Cedro: Cedrela sp. y Nogal : Juglans australis. Tarija - Bolivia.

 JUNAC. 1989. Manual del Grupo Andino para la Preservación de


Maderas. Lima-Perú.

 JOSÉ A. RODRÍGUEZ BARREAL Y DR. INGENIERO DE MONTES.


Los protectores químicos de la madera y su evolución en los últimos
años.

 KOCAEFE, D.; PONCSAK, S.; TANG, J.; BOUAZARA, M.


2006. Effect of heat treatment on the mechanical properties of
North American jack pine: thermogravimetric study. J Mater
Sci. 40:647–663.

 VARGAS (2002). Preservantes utilizados en las maderas blancas


Indargentol S. A. “Tancas el Preservante de la Madera” Argentina. 20
pag. J. Cruz de León6 al 8 de diciembre 2006. Morelia, Michoacán,
México.

 PIZZI, A. 1983. “A new approach to the formulation of application of


CCA preservatives.” Wood Sci Technol 17:303–319.