Vous êtes sur la page 1sur 13

LA CONTAMINACION MINERA

INTRODUCCIÓN
 ¿Qué es la contaminación?
La contaminación es la introducción de sustancias u otros elementos físicos en
un medio que provocan que éste sea inseguro o no apto para su uso. El medio
puede ser un ecosistema, un medio físico o un ser vivo. El contaminante puede
ser una sustancia química, energía(como sonido, calor, luz o radiactividad).
Es siempre una alteración negativa del estado natural del medio, y por lo
general, se genera como consecuencia de la actividad humana considerándose
una forma de impacto ambiental.
La contaminación puede clasificarse según el tipo de fuente de donde proviene,
o por la forma de contaminante que emite o medio que contamina. Existen
muchos agentes contaminantes entre ellos las sustancias químicas (como
plaguicidas, cianuro, herbicidas y otros.), los residuos urbanos, el petróleo, o
las radiaciones ionizantes. Todos estos pueden producir enfermedades, daños
en los ecosistemas o el medioambiente. Además, existen muchos
contaminantes gaseosos que juegan un papel importante en diferentes
fenómenos atmosféricos, como la generación de lluvia ácida, el debilitamiento
de la capa de ozono, y el cambio climático.
 ¿Qué es la minería?
La minería es una actividad económica del sector primario representada por la
explotación o extracción de los minerales que se han acumulado en el suelo y
subsuelo en forma de yacimientos. Dependiendo del tipo de mineral a extraer la
actividad se divide en minería metálica
(cobre, oro, plata, aluminio, plomo, hierro, mercurio, etc) que son empleados
como materias primas básicas para la fabricación de una variedad de
productos industriales. Mientras que la minería no metálica o también
denominada de cantera y construcción
(arcilla, cuarzo, zafiro, esmeralda, granito, mármol, mica, etc) son usados como
materiales de construcción y materia prima de joyería, ornamentación, entre
otros usos. Otro tipo de minería, es la extracción de los minerales energéticos o
combustibles, empleados principalmente para generar energía, como por
ejemplo el petróleo, gas natural y carbón o hulla.
 La contaminación minera es:
La industria minera es una actividad productiva vital para la macroeconomía de
muchos países; sin embargo, el impacto negativo y acumulativo del mal manejo
de sus residuos constituye un problema grave para la salud de la población y
del medio ambiente. Entre los riesgos asociados a la minería se encuentra la
contaminación de cuerpos de agua, principalmente debido a la inadecuada
disposición de relaves, aguas residuales, drenaje de aguas ácidas y
desmontes. La mayoría de las actividades mineras se concentran en las
cuencas altas de los ríos, y el mal manejo contribuye a desencadenar efectos
ambientales adversos que repercuten en toda la cuenca y también en el
desarrollo de otras actividades productivas. A pesar de los cambios y la
modernización en la industria minera y de la preocupación por la protección,
preservación y restauración del medio ambiente, las comunidades siguen
expuestas a niveles altos de contaminación, fundamentalmente por los pasivos
ambientales mineros.
Como consecuencia de esta forma de explotación algunos de los países que
más problemas ambientales han tenido por contaminación son Perú (La
Oroya), Ghana, Zambia, Argentina, Bolivia, Kenia, en otros. La mayoría de
estos lugares tan afectados son países pobres que creen que la llegada de
empresas multinacionales mineras traerá progreso y dinero para al país. Pero
lo que ocurre en realidad es que se llevan millones de dólares, agotan los
yacimientos, destruyen y contaminan el medio ambiente, enferman y matan a
cientos de miles trabajadores y población local. Los beneficios son mínimos
frente a las consecuencias negativas que provocan.

Los problemas ambientales que generan las mineras son contaminación con
tóxicos, el agua (subterránea, ríos, lagos, acuíferos, glaciares), el aire y el
suelo, alteración y destrucción de la flora y fauna del lugar, así como a las
personas que están expuestas a las emisiones de toxinas y a metales pesados
que alteran la salud y desarrollan graves enfermedades como intoxicaciones
con metales, problemas respiratorios, cáncer, entre otros.

Es posible desarrollar una actividad económica de forma segura y de reducir


notablemente la contaminación, pero para ello hay que invertir mucho dinero
por parte de las empresas, por eso no lo hacen y se abusan de la pobreza y
necesidad de los países del ingreso de capitales extranjeros. Pero luego que
terminan de explotar las minas y se retiran, las consecuencias son muy graves
y es el estado el que debe hacerse cargo. Por lo que se debe evitar que esto
ocurra, con controles rigurosos y no permitir utilizar métodos contaminadores.

ESTADISTICAS INTERNACIONALES:
1. CHINA
En este país el 70% de sus playas están contaminadas. La contaminación
ambiental es tal que se puede ver desde el espacio. China está tan
cubierta por humos que esto ya afecta a la población agravando los
problemas respiratorios.
La OMS considera aceptables una concentración de 25 microgramos
como nivel máximo de polución; sin embargo, en algunas zonas de
Pekín se registraron hasta 993 microgramos.

Además de la quema de combustibles fósiles, como petróleo, gas, otros


derivados y del carbón, además de la deforestación, la contaminación de
las ciudades, el descontrol del metano en la ganadería y otras acciones
generan este aumento, tanto en países industrializados como en vías de
desarrollo.
2. ESTADOS UNIDOS
Este país está en el segundo puesto en emisiones de CO2 y en el uso de
fertilizantes. También está en segundo puesto en relación a la
contaminación del agua y especies en peligro. Los Ángeles y Bekersfield
en California registran las tasas más altas en contaminación ambiental.
¿A qué se debe todo esto? A los negocios que a ningún gobierno le
interesa romper: relaciones con petrolíferas que todo el poder otorgan en
el mundo económico, y es que, al frenar la posibilidad del desarrollo de
nuevas fuentes de energía, se mantiene la estabilidad de estas grandes
empresas que tantos millones mueven casi a diario.
3. La tercera posición entre los países más contaminantes la tiene India
con 6.24 por ciento de las emisiones totales de dióxido de carbono,
debido principalmente a la quema de biomasa y combustibles fósiles.
4. Rusia es responsable del 4.53 por ciento, al ser un país dependiente del
carbón, petróleo, gas y otros fósiles, además de deforestación.
5. Japón, con el 3.67 por ciento de las emisiones globales, por su gran
consumo de energías fósiles y la rápida industrialización del país.
6. Alemania es responsable del 2.23 por ciento de las emisiones de dióxido
de carbono, y es la principal potencia industrial de la Unión Europea
(UE) que en su conjunto produce en torno a un 10 por ciento del total.
7. Corea del Sur con 1.75 por ciento de emisiones.
8. Irán con 1.72 por ciento.
9. Canadá con 1.71 por ciento.
10. Arabia Saudita con 1.56 por ciento del total de emisiones.
ESTADISTICAS NACIONALES
 La minería y la contaminación:
La minería seguirá siendo la inversión más atractiva durante muchos años,
desde 1920 que se inició con mucha fuerza la industria minera. Actualmente las
principales son 30 en el Perú, las que dan aportes importantes a la economía.
Ahora, según Blacksmith, una ONG ambientalista, claro que es posible para la
contaminación poniendo leyes o restricciones más estrictas, pero el verdadero
trabajo viene al asimilar las consecuencias ambientales que deja, porque las
secuelas de todos los metales que están en el agua y la tierra no se van en siglos
de ahí.

Las regalías económicas en los sitios principales de la industria minera, siempre


superan los 200 millones de soles. Según Grupo Propuesta Ciudadana, es una
de las razones por la cual el estado le da mucha importancia a las ganancias que
nos da la minería, a pesar del daño ambiental que de hecho es un daño a largo
plazo por obtener dinero a corto plazo de algo que se puede acabar tarde o
temprano.
Estos dos últimos años, 2016 y 2017, la minería aporto con un 15% del PBI, por
eso mismo el gobierno no se preocupa lo suficiente en buscar actividades que
puedan reemplazar parcialmente o al menos dar restricciones sobre su uso, y
con las consecuencias que trae. La minería hablando de la ilegal y legal produce
tres veces más lo que hace la industria de la agricultura.
La Oroya, es considerada por Instituto Blacksmith (una ONG ambientalista), la
quinta ciudad más contaminada del mundo, las estadísticas también nos
muestran que el 99% de los niños menores de 6 años que habitan aquí,
presentaron plomo en su sangre, y que el 97% de los niños de 7 a 12 años ya
tienen un nivel más elevado de plomo, prácticamente es una ciudad donde los
habitantes que viven ahí, padecen de enfermedades y de un organismo débil, y
solo hablamos de un lugar que está a unas cuantas horas de Lima, un estudio
por pediatras de un centro de salud de la zona demostró que los recién nacidos
ya llegaban con niveles más elevados de plomo de lo normal.
Las consecuencias son desde aprendizaje lento, memoria sensible, talla baja en
los niños, la esperanza de vida en esta zona de Junín para la gente que vive
cerca de las zonas mineras es de 40 años.
 Estadísticas sobre las consecuencias en Madre de Dios:
Lo máximo que el cuerpo debe experimentar de mercurio en la sangre de
máximo de 1 micro gramo.

MARCO LEGAL
 Las consecuencias generales al ambiente:
Los metales y gases que salen de los procesos metalúrgicos contaminan no solo
el agua, sino también la tierra y esto provoca que se vuelva infértil, los bosques
y campos de cosecha se destruyen.
En Puerto Maldonado, el 78% de personas tiene en el organismo un nivel de
mercurio tres veces por encima del límite permitido. En otros pueblos cercanos
al área de operación de la minería ilegal, los habitantes tienen hasta ocho veces
más.
Los bosques dañados en Madre de Dios demorarían más de un siglo en crecer.
Los daños en las fuentes de agua necesitarían de hasta 5,700 millones de soles
para tratarse.
El mercurio es el residuo tóxico de la actividad minera, el ser humano absorbe el
95% de los pescados ya infectados que ingiere.
CASO REAL\ NOTICIA
Las multas
ambientales por la
minería en los últimos
años
La OEFA, Organismo de
Evaluación y
Fiscalización Ambiental,
ha dictaminado 200
millones de soles de
multas en los últimos
cuatro años. Mediante
resolución ministerial
353-2000-EM/VMM
indica que la OEFA puede dar una sanción de 1 UIT hasta las 1000 UIT que son
faltas muy graves.
De otro lado, las empresas más infractoras son: Volcan Compañía Minera con
51 sanciones, Doe Run Perú (21), Santa Luisa (18), Los Quenuales (15), Cia
Minera Ares (13), Cia Minera Raura (11).
Las razones más frecuentes por las que las empresas se hacen acreedoras a
estas sanciones son, en primer lugar, el incumplimiento de límites máximos
permisibles de diversa índole. Asimismo, una infracción recurrente es
incumplimiento de lo que las propias empresas presentan en sus estudios de
impacto ambiental.
A continuación, las infracciones más resaltantes que Osinergmin consta.
Que la empresa minera no proporcione información, oculte o destruye lo
Osinergmin pida sobre informes ambientales.
Incumplir las recomendaciones que le da el ministerio de Energía y Minas.

Cerro de Pasco, entre el polvo y el mineral


Humberto Grijalba (70) hace el recuento de los daños. A sus espaldas se abre
una explanada inmensa de tierra muerta. Una gran costra de color naranja cubre
parte de la laguna Quiulacocha, ubicada al suroeste de la provincia de Cerro de
Pasco. Hoy, en pleno estiaje, la laguna está descargada y deja a la vista una
masa fangosa y tóxica.
Durante el siglo pasado, cumplió la función de botadero de relaves mineros. Fue
contaminada por décadas por la Cerro de Pasco Cooper Co. primero, y por
Centromín Perú, después.
Como un caño abierto, las mineras la llenaron de desperdicio y actualmente se
calcula que hay 78 millones de toneladas de relave disperso en 115 hectáreas.
Hoy, siglo XXI, Activos Mineros, un organismo estatal encargado de remediar los
pasivos ambientales de la minería, mitiga los daños tratando las aguas ácidas
de la tímida lagunilla que brilla en medio de este paisaje marciano.
“Cuando era niño, jugaba en esta laguna. Era limpia, cazábamos chalhuas,
pescaditos pequeñitos como las sardinas, había patos silvestres, ranas [...] ya
no hay vida”, dice Grijalba, vecino de la comunidad campesina de Quiulacocha
– asentada a cinco metros de la laguna contaminada–, y cuyos habitantes tienen
que soportar la polvareda que viene de la relavera y que lo entierra todo bajo un
sospechoso color negruzco.
Lo sucedido con esta laguna es sólo una muestra del feroz paso de la minería
en Cerro de Pasco, ubicada en la sierra central, a 4,380 metros de altitud, y que
tiene consesionado el 74% de su territorio a esta actividad extractiva.
Si observamos desde el mirador más alto de la ciudad, veremos cómo los cerros
naturales compiten en presencia con los desmontes mineros; si caminamos por
las calles nos cruzaremos con los montones de piedra y mineral pulverizado,
altamente tóxicos, depositados muy cerca de hospitales y colegios; si nos
quedamos por un tiempo prolongado, posiblemente, padezcamos los embates
de la intoxicación con metales pesados.
“Esta ciudad es un gran laboratorio –dice Wilmar Cosme del Centro Labor– aquí
se pueden hacer investigaciones de lo que no debe hacer una minera”.
El cerro sitiado
Cerro de Pasco es una ciudad asfixiada por la mina. Ver cómo las casas parecen
a punto de ser tragadas por el gigantesco tajo abierto que se despliega en medio
de todo es una metáfora de lo que está haciendo la actividad minera con la gente,
la contaminación los está devorando.
Dos distritos de Cerro de Pasco, Simón Bolívar y Chaupimarca, fueron
declarados en emergencia sanitaria por el Ministerio de Salud en junio pasado.
El agua que toma la población es imbebible, está contaminada con metales
pesados altamente cancerígenos como el arsénico, así como los suelos de las
escuelas y los parques presentan plomo, cadmio y mercurio. La gente se está
intoxicando.
Esta realidad se conoce desde 1999, cuando la Dirección General de Salud
Ambiental (Digesa) detectó en un primer estudio que los niños de entre 6 a 8
años vivían con un nivel alto de plomo en la sangre, un promedio de 15.5
microgramos por decilitro, cuando lo permitido por la OMS es de 10 μg/dl.
Y se ha constatado en un último estudio realizado en setiembre de 2016 por
Source International y Centro Labor, en el que se reveló la presencia de entre 4
a 10 metales pesados en el cabello de los niños.
Como una trampa mortal, los desperdicios tóxicos de la mina están al alcance
de los niños. En el barrio de Paragsha, por ejemplo, un grupo de ellos juega en
los columpios de un parque infantil llamado "ecológico", lo cual resulta irónico
porque a pocos metros de distancia, se levanta el botadero de Volcan, la principal
empresa minera en Cerro de Pasco.
La pequeña Harumi (7) y su hermano Leonel (3) ríen y corren y como telón de
fondo tienen a esos cerros estériles cargados de metales pesados como arsénico
y plomo, posibles culpables de que cada cierto tiempo les sangre la nariz.
"Este efecto es una característica de la intoxicación crónica con plomo que se
presenta mayormente en niños con anemia -señala el doctor Fernando Osores,
experto en toxicología clínica ambiental-, el plomo es altamente tóxico para los
seres humanos en especial para los niños de entre 0 a 5 años, y las madres
gestantes, daña el sistema nervioso central y el sistema productor de
hemoglobina. Los niños intoxicados presentan un pobre desarrollo psicomotor y
neurocognitivo".
La constante exposición a este y otros metales pesados los están condenando
a una incapacidad irreversible, y hasta a enfermedades incurables.
En otro punto de la ciudad, en el barrio de Chaupimarca, los hermanos José Luis
(3) y César (9) intentan que su cometa vuele en el patio trasero de su casa. Los
niños corren sobre escrombros de roca y mineral pulverizado. Es el "cerro de
plomo", dicen con inconsciencia, es el botadero Excelsior, el pasivo ambiental
más grande de Cerro de Pasco. 50 toneladas de desmonte que el Estado quiere
contener con unas débiles mallas que se deshacen en hilachas. La protección
es irrisoria, una gracia, el peligro para los niños es inminente.
Daño de inocentes
En el barrio José Carlos Mariátegui, la madre de Sunmi (10), Rosa Andrade,
muestra los últimos informes médicos de la salud de su hija. La niña tiene
constantes dolores de cabeza, está más irritable y le sangra la nariz con
frecuencia. El 2012 un dosaje de sangre arrojó altos niveles de plomo en su
organismo. Hoy, dice Andrade, el mineral está invadiendo sus huesos y no solo
eso: "A mi hija le han diagnosticado retardo mental leve [...] ella era una niña
sana, la primera alumna en su salón".
Los casos de niños contaminados se multiplican en otros barrios del distrito
Simón Bolívar. El alcalde Zumel Trujillo suelta una cifra escalofriante: "Se ha
identificado más de dos mil niños intoxicados, 40 de ellos tiene leucemia y hay
casos de cáncer terminal".
Esta semana, un grupo de quince familias pasqueñas viajaron a Lima con sus
niños. El Estado, a través del Ministerio de Salud, les ha realizado una evaluación
general.
"Mi hija ha sido desahuciada -dice al otro lado del hilo telefónico Simeon Martin,
padre de Esmeralda (9). La pequeña ha sido diagnosticada con aplasia medular
severa, una enfermedad que le impide a su cuerpo producir sangre, glóbulos
rojos y plaquetas.
"Los médicos han dicho que debo hacerle un trasplante de médula osea. Pero
no me dan muchas esperanzas, las posibilidades son casi nulas", agrega Martin
quien responsabiliza directamente a la minera por el daño irreversible en la salud
de su hija.
Al igual que otros niños, Esmeralda juega, va al colegio y vive inmersa entre los
desmontes que la minera Volcan se niega a remediar con el argumento -dice el
regidor de Simón Bolívar, Jaime Silva- de que esos desperdicios no les pertecen,
que son los pasivos que dejaron las otras compañías mineras.
"Hay sólo dos opciones -agrega el doctor Osores- o se trasladan a una zona
adecuada para vivir, o el Estado toma medidas de protección: se debe afianzar
la nutrición de esos niños y de las madres gestantes, los niños anémicos son
más propensos a los daños de los metales pesados; se debe asegurar el agua
potable y se debe pavimentar las calles".
Cerro de Pasco está secuestrada por la mina. El 2008 se aprobó una ley para el
traslado de la ciudad que aún no se pone en marcha. Su futuro cuelga de un
péndulo que se mueve entre el bienestar o el mineral. A la ciudad se la está
comiendo la mina y nadie se hace responsable.
Esta ciudad es un gran laboratorio, aquí se pueden hacer investigaciones de lo
que no debe hacer una minera". "A mi hija le han diagnosticado retardo mental
leve, ella era una niña sana, la primera alumna de su salón".

Cinco alternativas de solución frente a la contaminación minera


1. Recuperación
La recuperación implica el re-establecimiento del suelo y la revegetación del área
perturbada. A pesar de que las instituciones reguladoras pueden requerir
diseños complejos de recuperación, los enfoques simples pueden ser muy
efectivos. Un enfoque simple consiste en añadir cal u otros materiales para
neutralizar la acidez, además de restablecer una cubierta de suelo orgánico u
otro medio de cultivo adecuado para promover el crecimiento de vegetación.
Estabilizar taludes, así como plantar vegetación como parte del proceso,
estabiliza el material del suelo y evita la erosión y la filtración de agua superficial.
Sin embargo, implementar incluso este enfoque simple puede costar algunos
miles de dólares; a veces hasta decenas de miles de dólares por hectárea. En la
actualidad, el desafío de encontrar un enfoque de recuperación costo-efectivo
continúa.
Las nuevas opciones prometedoras de recuperación en el futuro incluyen el uso
del fango de bio-sólidos producto de procesos de tratamiento de aguas
residuales municipales como una remediación orgánica del suelo; y el uso de
especies vegetales que son más tolerantes a las condiciones ácidas.
2. Tratamiento del suelo
No solo la acidez, sino los altos niveles de metal en los suelos pueden ser
dañinos para las plantas, los animales y, en algunos casos, las personas.
Un enfoque común al lidiar con el suelo contaminado es colocarlo en depósitos
especialmente diseñados. Este enfoque puede ser muy costoso y controversial,
pero a veces es necesario. En este enfoque, el volumen y la toxicidad del suelo
no se reducen; el suelo solo es reubicado. En el futuro, los enfoques efectivos
de tratamiento del suelo dependen de una mejor comprensión de los riesgos
relacionados con los metales en los desechos mineros. Estos metales
“naturales” en los minerales tal vez no estén tan fácilmente disponibles en la
biósfera y, en consecuencia, no sean tan tóxicos como los metales en formas
procesadas, como el plomo en la gasolina.
Algunos enfoques de tratamiento de suelos pueden incluir:
Utilizar métodos químicos para estabilizar los metales en el suelo, volviéndolos
menos móviles y biológicamente disponibles.
Utilizar bactericidas que detengan el crecimiento bacterial que promueve la
oxidación de la pirita y la consecuente formación de ácido sulfúrico.
Usar geo-membranas como barreras en la base de los botaderos o cubriendo
zonas perturbadas.
Inundar de forma permanente los materiales de desecho que contienen pirita
para cortar la fuente de oxígeno, detener el desarrollo de condiciones ácidas y
evitar la movilización de los metales.

3. Tratamiento del agua


El tratamiento más común para el agua ácida y que contiene metales es la
adición de un material neutralizante, como la cal, para reducir la acidez. Este
proceso de tratamiento activo, que causa que los metales disueltos se precipiten
del agua, a menudo requiere construir una planta de tratamiento. El
mantenimiento continuo que esta planta requiere hace que esta técnica de
tratamiento sea muy costosa. Aparte del gasto, algunas plantas de tratamiento
activo generan gran cantidad de fango. Deshacerse del fango es un gran
problema. Debido al costo y los retos físicos de lidiar con fango, se hace
necesario buscar alternativas a las plantas de tratamiento activo. Algunas
posibles alternativas incluyen:
Utilizar sistemas de humedales “pasivos” para tratar el agua que contiene metal.
Este enfoque se ha utilizado con éxito donde el volumen y la acidez del agua no
es demasiado alto. Los sistemas de humedales pasivos tienen la ventaja
adicional de crear un hábitat de vida salvaje deseable.
Utilizar zonas de tratamiento in situ donde se coloquen materiales reactivos o
corrientes eléctricas debajo de la superficie para que el agua que pasa por ellas
sea tratada.
Combinar el tratamiento con la recuperación de materiales útiles del agua
contaminada.
4. Prevención del drenaje ácido de roca
Aunque la descarga del drenaje ácido presenta diversos retos para proteger la
calidad del agua, la ocurrencia significativa y extendida de drenaje ácido de roca
amerita esfuerzos especiales para prevenir o minimizar su ocurrencia.
La prevención debe ser abordada durante las actividades de exploración, antes
del inicio de las nuevas operaciones mineras. En algunos casos, puede ser
posible prevenir o reducir el drenaje ácido de roca en áreas mineras antiguas o
abandonadas. Los enfoques de tratamiento actuales y potenciales para el
drenaje ácido de roca son similares a los ya descritos. Posibles medidas para
prevenir o reducir de forma significativa este problema incluyen:
Inundar los antiguos trabajos mineros subterráneos para eliminar el suministro
de oxígeno necesario para la generación sostenida de aguas ácidas.
Sellar las superficies expuestas en trabajos subterráneos con una capa de
material que no sea reactiva o sea impermeable para inhibir el proceso de
oxidación.
Rellenar los trabajos mineros con materiales que puedan neutralizar y tratar las
aguas que pasen a través de ellos.
Añadir químicos al agua en trabajos mineros subterráneos o en la superficie
inundados que puedan inhibir las reacciones químicas generadoras de ácido y
precipitar las capas que sellarán las rutas de migración del agua subterránea.
Aislar las aguas contaminadas en la profundidad mediante la estratificación. Esto
permite el desarrollo de un hábitat cercano a la superficie en el agua que ocupa
grandes tajos de minas abiertas.
5. Control de las emisiones de la fundición
Las emisiones de la fundición, en especial el dióxido de azufre y los materiales
articulados, históricamente han presentado significativos problemas
ambientales. La tecnología moderna en fundición ha cumplido con este desafío
al reducir de manera drástica la cantidad de emisiones.
En los últimos años varias refinerías se han modernizado y reducido las
emisiones de dióxido de azufre al mínimo, por ejemplo, Bingham Canyon Mine
captura 99.9% del azufre emitido.
Video de Sensibilización de las mineras en el Perú:
https://www.youtube.com/watch?v=ki-4CX7Nrvs&t=195s

Reflexión:

• La contaminación se sitúa más en los pueblos cercanos a las Mineras


Peruanas, esto afecta no sólo las viviendas, sino también la población y
hasta sus trabajos. Se sabe que 10 de cada 20 niños tienen Mercurio en
su organismo y esto aumenta el riesgo de enfermedades, hasta la
muerte.
• Luego de muchas pérdidas y quejas por parte de la población, las
Mineras alrededor del Perú, tomaron consciencia de estos daños y
utilizaron la Responsabilidad Social para ayudar y disminuir la
contaminación.
• Si bien es cierto, la ayuda brindada por parte de las Mineras Peruanas
no quita las enfermedades ya situadas en muchos pobladores, pero con
la ayuda e importancia del gobierno y de las mismas empresas Mineras,
tal vez los niños (quienes son la preocupación principal) aún podrían ser
ayudados y alejados de los químicos, para no hacer crecer este
problema.