Vous êtes sur la page 1sur 4

Semestre Académico

DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO – XI-E 2018-II

“UNIVERSIDAD PRIVADA DE TACNA”

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

TRABAJOS ENCARGADOS:
TEMARIO 3
TEMARIO 4

CURSO:

DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO


DOCENTE:
EDGAR ARIAS CUTIPA

ESTUDIANTE:

 HUALPA PAUCARA, Evelyn Pamela

TACNA – PERÚ

2018

TEMARIO 2: CUADRO

Página 1|4
DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO – XI-E

TEMARIO 3: INFORME DEL ART. 52 DE LA CONSTITUCIÓN Y LEY 30738

Mediante la Ley N.° 30738 del Congreso de la República, publicado en el diario oficial El Peruano,
el 14 de marzo del 2018, se hizo la modificación del artículo 52 de la Constitución Política del
Perú, donde hijos de peruanos nacidos en el extranjero podrán obtener la nacionalidad peruana.

Es así que quedó obsoleta la anterior disposición de que solo durante la minoría de edad era
posible la inscripción en el registro de peruanos de nacimiento.

Texto anterior:

“Artículo 52.- Son peruanos por nacimiento los nacidos en el territorio de la República. También
lo son los nacidos en el exterior de padre o madre peruanos, inscritos en el registro
correspondiente durante su minoría de edad. Son asimismo peruanos los que adquieren la
nacionalidad por naturalización o por opción, siempre que tengan residencia en el Perú”.

Texto vigente:

“Artículo 52.- Son peruanos de nacimiento los nacidos en el territorio de la República. También
lo son los nacidos en el exterior de padre o madre peruanos, inscritos en el registro
correspondiente, conforme a ley. Son asimismo peruanos los que adquieren la nacionalidad por
naturalización o por opción, siempre que tengan residencia en el Perú”.

Para tener una visión más clara respecto al artículo 52 de la Constitución, debemos entender a
la nacionalidad como vínculo que une a un individuo con un Estado.

Según el inc. 21 del art. 2 de la Constitución, toda persona tiene derecho a su nacionalidad.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos señala en su art. 15.1 que «Toda persona
tiene derecho a una nacionalidad», la sociedad internacional y no sólo los Estados, consideran
un derecho elemental del ser humano contar con una nacionalidad.

No tener una nacionalidad implica una seria desventaja para la vida contemporánea, pues casi
todo territorio pertenece a algún Estado, entendiendo que la falta de una nacionalidad afectaría
también esenciales vínculos familiares, hereditarios, laborales e inclusive económicos; materia
de protección de los derechos humanos.

Los Estados tienen la potestad de atribuir conforme a su normativa interna la calidad de


nacionales a las personas a través de diferentes mecanismos. En el caso peruano se reconoce la
adquisición de nacionalidad tanto originaria cuanto derivada. (Tribunal Constitucional del Perú,
RTC EXP. N. 00737-2007-PA/TC, F.J. 12).

Entendiendo a la nacionalidad originaria o por nacimiento, como fuente de la nacionalidad


donde se encuentran dos principios que dotan la calidad de nacional a una persona: el ius
sanguinis (la nacionalidad se transmite a través de la filiación) y el ius solis (la nacionalidad se
adquiere como resultado del nacimiento).

Nacionalidad derivada, puede darse por naturalización (reconocimiento estatal que se brinda a
quien desee y se encuentre en condiciones legales de ser miembro de una comunidad política)
o por opción (la cual era dirigida para A. personas nacidas fuera del país, hijos de padres
extranjeros, que residan en el Perú desde los cinco años y que al momento de alcanzar la
mayoría de edad, según las leyes peruanas, manifiesten su voluntad de serlo ante la autoridad

Página 2|4
DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO – XI-E

competente; B) la persona extranjera unida en matrimonio con peruano o peruana y residente,


en esta condición, en el país por lo menos dos años y que expresa su voluntad de serlo ante la
autoridad competente y C) las personas nacidas en el territorio extranjero, hijos de padre o
madre peruanos, que a partir de su mayoría de edad, manifiestan su voluntad de serlo ante
autoridad competente).

Asimismo, en la anterior regulación se desprendía reserva al acceso a determinados cargos


públicos (Presidente, congresistas, ministros, Fiscal de la nación…) a ciudadanos calificados
como peruanos de nacimiento, a fin de que dichos cargos públicos sean ocupados por peruanos
que se encuentren plenamente identificados, arraigados y mantengan una vinculación afectiva
con el país.

Gracias a la modificación, todos los nacidos de padre o madre peruana en el extranjero son
merecedores de los mismos derechos y obligaciones en virtud de la nacionalidad peruana, sin la
necesidad de la inscripción en el registro durante su minoría de edad.

TEMARIO 4: RESUMEN CASO DE LA VIUDA MALTESA Y TESTAMENTO HOLANDÉS

El caso de la Viuda Maltesa es también conocido popularmente como el Caso Bartholdo, un


famoso caso de derecho internacional privado. Bartin descubre el problema de las calificaciones
en 1897, al analizar la jurisprudencia francesa, sobre el llamado Caso de la Viuda Maltesa: o
Anton y Bartholo.

Este caso refiere a una sentencia de la Cámara de Casación de Argelia, una pareja de malteses,
contrajo matrimonio sin haber pactado una convención matrimonial, y quedó sometida a la
comunidad legal impuesta por el Código de Rohan vigente en Malta, lugar de celebración del
matrimonio y del primer domicilio conyugal; existían por otra parte, bienes inmuebles del
matrimonio en Argelia.

Luego de vivir haberse casado y de haber vivido un tiempo en Malta, el matrimonio de malteses
se trasladó a Argelia, en ese entonces Francia, donde radicaron, allí el marido adquirió inmuebles
y fue allí donde, en 1889, falleció. Después de fallecido el marido, la viuda, a la que la ley
francesa, vigente en esa época en Argelia, no le reconocía ningún derecho sucesorio, pretendió
se le concediera sobre los inmuebles situados, además de su parte en la comunidad, pidió el
usufructo de una cuarta parte de la propiedad del marido, basándose en los arts. 17 y 18 del
Código Rohan, que en la época critica regían en Malta, a título de cónyuge sin recursos.

El problema consistía en calificar el derecho del cónyuge supérstite como figura del régimen
matrimonial de bienes o figura sucesoria, según Bartin, la pretensión de la viuda maltesa estaba
sometida a una alternativa: si la cuarta parte maltesa era un beneficio emergente del régimen
matrimonial, la viuda tenía derecho a reclamarlo; si por el contrario era un derecho sucesorio,
no tenía derecho, porque los inmuebles situados en Argelia estaban sometidos a la ley sucesoria
francesa.

Si estas disposiciones forman parte del régimen de bienes, la viuda gana el pleito, ya que a dicho
régimen es aplicable, según el DIPr. Francés, sea como Derecho del primer domicilio conyugal.

Si los mencionados preceptos, en cambio, pertenecen al Derecho Sucesorio, la viuda pierde el


litigio, puesto que el juez habrá de aplicar Derecho Francés, sea como Derecho del ultimo

Página 3|4
DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO – XI-E

domicilio del de cujus (muebles), sea como lex situs (inmuebles); y el derecho francés desconocía
en aquel momento el pretendido derecho de la viuda, ya que el derecho sucesorio del cónyuge
supérstite en concurrencia con herederos "sucesibles", data en Francia, desde 1891, desde cuya
fecha le corresponde una parte determinada en usufructo.

El Código Rohan incluye las disposiciones en el capítulo sobre el matrimonio, mientras que el
Derecho Francés las considera como parte del Derecho Sucesorio. La Corte de Apelaciones de
Argelia dio la razón a la Viuda. Se calificó, pues, según la ley aplicable al régimen de bienes del
matrimonio (lex causae) y no según el Derecho del Juez Francés (lex fori).

TESTAMENTO HOLANDES, es el del holandés que otorga en Francia un testamento ológrafo,


discutiéndose después de su muerte su validez ante un tribunal francés.

Se refiere a la aplicación del art. 992 del Código Civil Holandés por un tribunal extranjero. Según
el mencionado artículo: “Un holandés que se encuentre en el extranjero no podrá otorgar
testamento sino en la forma auténtica y con arreglo a las normas en vigor en los países en los
que el acto se realiza”.

Si un holandés testa en Francia en forma ológrafa, ¿Puede un tribunal francés reconocer la


validez de este testamento?, todo depende de la calificación que se le atribuya a la prohibición
del art. 992 del Código Holandés.

Si los tribunales franceses relacionan la prohibición con la capacidad del testador y le atribuyen
el carácter de una regla de incapacidad, resolverán que el testamento es nulo; si por el contrario
vinculan la prohibición con la regla referente a la forma de los actos jurídicos, el testamento será
válido porque la ley francesa admite la forma ológrafa.

Si se contempla la olografía desde el punto de vista de la capacidad o incapacidad del testador


de otorgarlo, resulta aplicable el Derecho Holandés, como derecho nacional del testador, lo cual
nos conduce a su nulidad, ya que los holandeses no pueden otorgar testamentos ológrafos
dentro o fuera de Holanda. Si la olografía de un testamento es un problema de forma, se aplica
el derecho francés (locus regit actum), y el testamento es válido.

Para Holanda se debe enfocar desde el punto de vista de la capacidad. Para Francia la olografía
es un problema de forma.

Página 4|4