Vous êtes sur la page 1sur 9

¿Qué es Illustrator?

Illustrator es una herramienta desarrolada por Adobe, con la que podremos crear y
trabajar con dibujos basados en gráficos vectoriales.
Para entender cómo funciona este programa, lo primero es entender qué es un gráfico
vectorial, y que diferencia existe con los gráficos basados en mapa de bits.

¿Qué es un mapa de bits?


Las imágenes de mapa de bits, también conocidas como imágenes ráster, están
compuestas por puntos individuales denominados píxeles, dispuestos y coloreados de
formas diversas para formar un patrón. Pero si aumenta el tamaño del mapa de bits,
también aumentará el número de píxeles individuales, haciendo que las líneas y las
formas tengan un aspecto dentado, dando la sensación de que ver los píxeles.

La reducción del tamaño de un mapa de bits distorsiona la imagen original, ya que se


eliminan algunos píxeles para reducir el tamaño de la imagen lo que hace que se
pierda información.

En el ejemplo vemos que al reducir la imagen, se han perdido píxeles, y ya no se


muestra el dibujo de la malla. Si esto lo hacemos desde un editor, y guardamos la
imagen, estos píxeles no se recuperan ni volviendo a aumentar la imagen, por lo que
hemos perdido calidad.

El color y la forma de una imagen de mapa de bits aparece regular si se observa a


distancia, puesto que cada píxel tiene un color propio, puede crearse efectos de
realismo fotográfico tales como el sombreado y el aumento de la intensidad de color.
Debido a que las imágenes de mapa de bits forman conjuntos de píxeles ordenados,
sus distintos elementos no se pueden manipular (por ejemplo mover) de forma
individual.
Se basan en mapa de bits los formanos más habituales, como el jpg, bmp o gif.

¿Qué es un gráfico vectorial?

Las imágenes vectoriales, también llamadas imágenes orientadas al objeto o imágenes


de dibujo, se definen matemáticamente como una serie de puntos unidos por líneas.
Los elementos gráficos presentes en un archivo vectorial se denominan objetos. Cada
objeto es una entidad completa con propiedades tales como color, forma, contorno,
tamaño y posición en la pantalla, que están incluidas en su definición.

Considerando que cada objeto es una entidad completa, se puede mover, cambiar sus
propiedades una y otra vez manteniendo su claridad y nitidez originales, sin afectar a
los restantes objetos de la ilustración.

Los dibujos vectoriales no dependen de la resolución. Esto significa que se muestran


con la máxima resolución permitida por el dispositivo de salida: impresora, monitor,
etc. Por lo tanto, la calidad de imagen de tu dibujo será mejor si lo imprimes en una
impresora de 600 puntos por pulgada (ppp) que en una impresora de 300 ppp.
En esta imagen podemos ver que un gráfico del mismo tamaño, pierde resolución al
aumentarlo si se trata de un mapa de bits, pero no si se trata de un gráfico vectorial.

Existen programas distintos para tratar estos dos tipos de gráficos. Programas como
Photoshop o Paint Shop Pro trabajan sobre mapas de bits. Estos programas están más
enfocados al tratamiento y retoque fotográfico. Otros programas, como Illustrator o
Corel Draw trabajan con gráficos vectoriales. Estos programas son más utilizados para
crear imágenes desde cero, aunque lo que creemos lo convirtamos después a un mapa
de bits, guardándolo como un gif o un jpg.

Illustrator nos permite también generar un gráfico vectorial a partir de un mapa de


bits.

Adobe Illustrator se abre como cualquier programa de Windows. Si durante la


instalación se creó un icono de acceso directo en el escritorio, podemos hacer doble
clic sobre él para abrirlo. Si no, desde el menú Inicio, podemos buscarlo en Todos los
programas, si no está en la lista de programas recientes. Otra opción ágil para
encontrarlo es utilizar la caja de búsqueda de Windows Vista.
Al ejecutar el programa, lo primero que este hará será cargar sus archivos, plug-ins,
herramientas y menús. Esto tardará algunos segundo, dependiendo de la potencia de
nuestro ordenador.
Cuando arranca la aplicación, lo primero que encontramos es la pantalla de
bienvenida.

Esta ventana se divide en cuatro secciones:


Abrir un elemento reciente:
Aquí encontramos los últimos archivos abiertos desde Illustrator, que podremos abrir
con un clic, y la opción de abrir un nuevo.
Crear nuevo:
Si lo que queremos es crear un nuevo documento, podremos elegir uno de
los perfiles predefinidos según lo que queramos obtener. Estos perfiles se diferencian
en valores preestablecidos para el tamaño, el modo de color, las unidades, la
orientación, la transparencia y la resolución.
Por ejemplo, si lo que queremos es imprimir el documento en alta resolución, la mejor
opción será Documento para imprimir..., que nos permitirá elegir distintas
resoluciones o tamaños de impresión, mientras que si lo que queremos es publicarlo
en una página web, será más eficaz elegir Documento para Web....

Otra opción es elegir un plantilla pulsando en Desde plantilla.... Usando una plantilla,
podemos crear documentos que comparten ajustes y elementos de diseño. Esto nos
facilitará el trabajo cuando debamos crear muchos documentos similares
La parte inferior, divida en dos secciones:
A la izquierda, encontramos enlaces a la ayuda, y a la derecha un enlace que nos lleva
a Adobe Bridge, como ya veremos.

Ahora, para crear un nuevo documento, seleccionamos un perfil. Se abrirá la


ventana Nuevo documento.
Lo primero que podemos elegir, es el nombre del documento escribiéndolo
en Nombre:. En este caso hemos elegido un perfil para Web, como podemos ver
en Nuevo perfil de documento. Desde aquí también podemos cambiar el perfil, y si lo
hacemos veremos realmente en que se diferencian, porque cambiarán los valores
del Área de recorte (la parte del documento que contiene el gráfico) y su tamaño en
cuanto a Altura y Anchura y las Unidades en que se miden, además de otras opciones
avanzadas que ya veremos, como elModo de color o la resolución. Todos estos valores
son personalizables, y cuando lo ajustemos a nuestras necesidades bastará con
pulsar Ok. Si cuando vayamos a elegir el perfil, prevemos que no necesitamos cambiar
ningún parametro, podemos saltarnos esta ventana manteniendo pulsada la
tecla Alt al elegir el perfil.
Una vez elegido y configurado el perfil, se abrirá el documento nuevo en el área de
trabajo de Illustrator.

En la siguiente unidad conoceremos el entorno de trabajo, de momento vamos a ver


sólo algunas cosas básicas.
Ahora ya podríamos comenzar a crear nuestros gráficos.

La otra opción era la de abrir un documento existente para editarlo o continuar


trabajando con él. Hemos visto que podíamos hacerlo desde la pantalla de bienvenida,
eligiendo undocumento reciente o pulsando en Abrir.
Esto también lo podemos hacer si ya estamos trabajando en otro documento.
Desplegando el menú Archivoencontramos el submenú Abrir archivos recientes, con
los recientes y el comado Abrir.
Desde ambos lugares, al pulsar Abrir se mostrará el cuadro de diálogo Abrir, desde el
que elegir el archivo.
Nota: Los diálogos de abrir y guardar de los productos Adobe no son exactamente los
mismos que usa habitualmente el sistema operativo, aunque son muy parecidos. Si te
resulta más cómodo, puedes usar el cuadro de diálogo del sistema operativo, pulsando
el botón desde cualquier diálogo.
Otra forma de abrir documentos es a través de Adobe Bridge, al que se accede desde
la opción Archivo → Explorar, y
Con Illustrator podemos abrir la mayoría de los archivos de gráficos, no sólo los
vectoriales. Si no conoces los tipo de archivos más comunes.
Colocar (importar).
No siempre querremos abrir un archivo como un nuevo documento. También
necesitaremos añadir un gráfico desde un archivo al documento que estamos
editando, por ejemplo para insertar una imagen a modo de marca de agua o insertar
una página de un PDF.
Esto lo haremos usando el comando Colocar, desde el menú Archivo. El cuadro de
diálogo que se mostrará es casi idéntico al cuadro de diálogo Abrir, y se utiliza igual. La
única diferencia son tres opciones que encontramos junto al tipo de archivo:

Enlazar
Cuando está marcada, el archivo no se copia al documento, si no que se vincula. Esto
quiere decir que si editamos el archivo fuera de Illustrator, al abrir el documento, el
gráfico colocado reflejará los cambios, lo que es muy importante cuando sea un
archivo complejo, y que seguramente actualicemos. En cambio, al desmarcar la casilla,
el archivo quedará embebido en el documento.
Plantilla.
Carga el archivo como una plantilla, como una guía para ayudarnos a crear el
documento, pero sin insertar realmente el objeto.
Reemplazar.
Esta opción aparecerá cuando hayamos pulsado en Colocar con un objeto
seleccionado. Si la marcamos, al abrir colocar el archivo sustituirá al que estaba
seleccionado.

Cuando lo que coloquemos sea una imagen basada en un mapa de bits, no se


mostrarán más opciones y la imagen aparecerá en el documento. Pero por ejemplo, si
colocamos un PDF con varias páginas, podremos elegir qué página mostrar, o elegir
opciones de formato si pretendemos embeber un documento con capas de
Photoshop.

Para editar archivos enlazados, podemos abrirlos directamente desde Illustrator, a


través de la ventana Enlaces. Si no se muestra, la podemos abrir desde el
menú Ventanas → Enlaces. Aquí, para cada archivo enlazado encontramos varias
opciones, como editar el original o actualizar el enlace.
Hay que destacar la integración de Illustrator con otros productos de Adobe. Por
ejemplo, si embebemos un archivo de Photoshop, con capas, estas aparecerán
también en Illustrator, pudiendo editarlas o eliminarlas.
Guardar y exportar
Es importante diferenciar, primero, los dos estados de trabajo en los que se puede
encontrar un gráfico:
Un gráficopuede estar en proceso, y no estar todavía acabado. Bien porque queremos
grabar en determinado momento para no perder los cambios realizados, o porque
deseamos terminar la sesión de trabajo y continuar más adelante.
O un gráfico puede encontrarse terminado y lista para publicar, imprimir o almacenar.
Por tanto, si el gráfico puede encontrarse en dos estados de trabajo, guardaremos
nuestros archivos de formas diferentes. De todas formas, al terminar lo normal es
guardar de ambas formas. Es decir, por un lado creamos un archivo de trabajo, y por
otro el archivo final, pero si en el futuro queremos volver a editar el archivo,
deberemos hacerlo sobre el archivo de trabajo, que guarda todas sus propiedades.
Guardar un documento en proceso:
A salvar el documento sin perder ninguna de sus propiedades, capas, etc, para poder
seguir trabajando con él, lo llamaremos simplemente Guardar, y normalmente lo
haremos en el formato propio de Illustrator, con la extensión .ai.
Guardar es una opción común en la mayoría de programas, y en todos se hace de
forma parecida, por lo que ya te resultará familiar. Los comandos para guardar los
encontramos en el menú Archivo.
Tenemos varias opciones:
Guardar:
Guarda los cambios en el documento. Si es la primera vez que guardamos, mostrará el
diálogo Guardar como, para que elijamos la ubicación y formato del archivo.
Guardar como:
Esta opción guarda los cambios en un archivo nuevo, pudiendo elegir otra ubicación o
formato, y seguimos trabajando con el nuevo archivo creado.
Guardar copia:
Como su nombre indica, crea una copia del documento, parecido a la opción Guardar
como, pero nos permite seguir trabajando con el documento original.
El diálogo Guardar como es el siguiente:

Desde este diálogo debemos elegir la ubicación del archivo (dónde lo queremos
guardar), seleccionando las carpetas de la lista de la izquierda, o utilizando el
desplegableGuardar en, y elegir el formato en el desplegable Formato. Ya hemos
comentado que normalmente usaremos el formato Adobe Illustrator (*.AI), que es el
que nos aparece por defecto.
Desde este diálogo podemos hacer otras tareas, crear carpetas, borrar archivos, etc.
Una vez seleccionado, pulsamos el botón Guardar como.
Tras pulsar puede que nos aparezca otro cuadro de diálogo, dependiendo del perfil
elegido. De momento, dejaremos las opciones que aparecen por defecto.
Ahora el documento se ha guardado, pero deberemos de guardarlo a medida que
vayamos realizando cambios. Para ello, la forma más rápida es utilizar la combinación
de teclasCtrl + S, que produce el mismo efecto que ir a Archivo y elegir Guardar.
Guardar un documento ya finalizado, para imprimirlo, publicarlo o almacenarlo.
Al crear un gráfico con Illustrator no buscamos obtener un archivo .ai, si no un PNG o
un JPG para publicarlo en una Web o guardar la imagen, un archivo de Flash, o
cualquiera de los múltiples formatos que soporta la aplicación. Para ello,
debemos exportar el documento.
Esta opción se encuentra en el Archivo → Exportar.

Al exportar, solo se guarda la parte del documento que aparece dentro del área de
recorte (el rectángulo verde).

El diálogo que se muestra es parecido a Guardar como. De hecho, la única diferencia


es el tipo de archivo que podemos elegir.

Observa que no aparecen los formatos en los que ya habíamos guardado el


documento, como el .ai. Estos son formatos que no conservan las propiedades de
illustrator, aunque algunos, como el formato de Photoshop si permitan exportar
algunas características, como las capas. Por eso es importante guardar una copia del
documento en formato de Illustrator para poder volver a editarlo.
Dependiendo del formato que elijamos, al pulsar Exportar nos aparecerán unas
opciones de conversión u otras. Por ejemplo, exportar a PNG podremos elegir la
resolución y el color de fondo, incluyendo transparencias; si elegimos un JPEG
podremos elegir entre mejor calidad o un archivo más pequeño, la resolución,
aspectos del formato...; y si elegimos algo más complicado, como Flash,
encontraremos una gran cantidad de opciones específicas para ese formato.
Si lo que queremos es obtener una imagen para publicarla en una Web, una forma más
interesante de exportar es la opción Guardar para Web... que podemos encontrar en
el menú Archivo.

Esta opción resulta más completa para este fin, porque nos permite, por ejemplo,
comparar cómo quedaría en distintos formatos, para poder ajustar mejor la calidad y
el tamaño, y ver cuanto tardaría en descargarse, que son aspectos muy importantes
para una Web. Puedes ver esta opción en detalle en este avanzado .
Realiza el ejercicio paso a paso Mi primer documento, para practicar lo aprendido
en la unidad.

1.6. La ayuda

Adobe Illustrator tiene una ayuda bastante completa, que nos puede ser muy útil para
entender que hacen sus numerosas opciones, ya que habrá muchas que usemos muy
pocas veces. Podemos acceder a la ayuda desde el menú Ayuda, o directamente
pulsando la tecla F1.
Podremos encontrar textos de ayuda, y enlaces muy interesantes a la Web de Adobe,
donde encontraremos vídeos explicativos, descargas, o el propio servicio técnico de
Adobe.