Vous êtes sur la page 1sur 6

1 Qué es la úlcera

La úlcera es una lesión profunda en la mucosa del estómago o del duodeno, debida al
desequilibrio entre los factores agresivos y defensivos de esta mucosa.

2 Síntomas de una úlcera


El síntoma común de úlcera péptica es dolor abdominal, y también distensión
abdominal, intolerancia a grasas, eructos, pérdida de peso, náuseas y vómitos.

3 Complicaciones de una úlcera


La aparición de una úlcera puede conllevar alguno de los siguientes problemas o
complicaciones: hemorragia digestiva, perforación, penetración, obstrucción.

4 Diagnóstico de una úlcera


Tras la exploración física, el diagnóstico de úlcera se basa en pruebas como test del
aliento para detectar Helicobacter pylori, radiografía, o endoscopia.

5 Tratamiento de una úlcera


Son muchos los fármacos que pueden emplearse para el tratamiento de la
enfermedad ulcerosa. La cirugía queda reservada para unas pocas situaciones.

Qué es la apendicitis
La apendicitis es la inflamación del apéndice intestinal, afecta a la mucosa,
tejido linfoide y capa muscular, y puede aparecer a cualquier edad.

2 Causas de la apendicitis
La apendicitis se produce
como consecuencia de la
obstrucción del conducto
interno del apéndice, que puede deberse a diferentes causas que te explicamos.

3 Síntomas de apendicitis
Los síntomas de apendicitis van
desde dolor tipo cólico,
náuseas y vómitos, a dolor en el lado derecho del abdomen. Aprende a
diferenciarlos de otros.

4 Etapas de la
apendicitis
Conoce las etapas por
las que pasa el paciente con apendicitis (catarral, flemonosa, gangrenosa o
perforada) y cuáles son sus posibles complicaciones.
5 Diagnóstico de la apendicitis
Se puede llegar a un diagnóstico de apendicitis por diversos medios (exploración física,
análisis de laboratorio y pruebas de diagnóstico por imágenes).

6 Tratamiento de la apendicitis
El tratamiento de la apendicitis es quirúrgico (por laparoscopia o laparotomía) y
urgente; se extirpa el apéndice y se elimina la inflamación (apendicectomía).

Definición
Las cavidades se refieren a la caries dental, que ocurre cuando los tipos específicos de bacterias producen ácido que destruye el
esmalte del diente y su capa subyacente, la dentina.
Signos y Síntomas
Tres posibles indicaciones de que se tienen caries son dolor de diente, sensibilidad del diente al azúcar bebidas frías o calientes o
dolor mientras mastica.
Causa
Muchos tipos diferentes de bacterias viven en nuestras bocas y se acumulan en los dientes en una película pegajosa llamada placa
dental. Cuando comemos y bebemos, estas bacterias producen ácidos que pueden disolver la capa protectora debajo de la placa
retenida. El ácido elimina minerales del esmalte, que si no se trata puede causar una carié. La descomposición comienza en la
parte principal del diente (esmalte) y como el esmalte se descompone el decaimiento puede ir más profundamente en la dentina y,
finalmente, puede alcanzar el nervio (pulpa) del diente.
 Los atletas de resistencia pueden ser más propensos a la erosión de dientes y caries

 Un equipo de bacteria y hongos pueden causar la caries de la primera infancia


Diagnóstico
Su dentista puede diagnosticar cavidades examinando la superficie del diente y tomando una radiografía para ver si la carié ha
salido del esmalte hasta la dentina o pulpa del diente.
Prevención
Hay una variedad de vías para ayudar a prevenir las caries que incluyen:
Cepillarse los dientes y usar el hilo dental todos los días; esto ayudará a reducir la cantidad de placa dental y las bacterias en la
boca.
El consumo de alimentos azucarados o con almidón con menos frecuencia durante el día para ayudar a reducir la cantidad de
ácidos que dañan los dientes en la boca.
El uso de crema dental con flúor, que fortalece los dientes, así como tratamientos de fluoruro proporcionados por el dentista o
tomar suplementos de fluoruro según lo recomendado por el dentista.
El uso de enjuagues bucales antibacterianos para reducir los niveles de bacterias que causan caries.
Goma de mascar sin azúcar o con xilitol ; esto puede ayudar a disminuir el crecimiento bacteriano.

 Masticar chicle mejora la concentración

 Comer queso puede prevenir las caries


 La goma de mascar con xilitol no se ha probado para inhibir las caries

 Cómo reducir los efectos del azúcar en los dientes


Tratamiento
En los adultos, los dentistas pueden aplicar selladores en molares que tienen los primeros signos de caries en los
dientes, siempre y cuando la descomposición no ha destruido el esmalte. Una vez que el esmalte se ha
comprometido de forma irreversible, su dentista tendrá que obturar el diente. En casos más graves, un tratamiento de
conductos (endodoncia) puede ser necesario.
En niños, los dos molares de bebé y molares permanentes pueden ser sellados. Los dentistas también pueden
aplicar barniz de flúor en ambos dientes primarios y permanentes para protegerlos contra las caries.
Diarrea
Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Enero de 2016)
© Jupiterimages/PhotoDisc
La diarrea se define como el aumento en el número de las deposiciones. Estas suelen ser muy líquidas y en
gran cantidad.
Por definición, se dice que una persona tiene diarrea si se presentan las siguientes situaciones:
 Las deposiciones son frecuentes (más de tres veces al día)
 La consistencia de las deposiciones es menor o líquida (más del 75% acuoso)
 La cantidad de las deposiciones aumenta (más de 250 gramos por día)
Si la diarrea se presenta derrepente y no dura más de dos semanas, los médicos hablan de diarrea aguda. Por el
contrario, si dura más de dos semanas, se trata de una diarrea crónica.
Casi todo el mundo padece diarreas de vez en cuando. Cada año, uno de cada tres españoles tiene diarreas un par
de días de media. Si la diarrea dura pocos días y no presenta ningún otro problema de salud, no suele ser grave y
mejora por sí sola al poco tiempo. Sin embargo, si la diarrea dura más de tres días y el paciente no nota ninguna
mejoría, debe acudir al médico para que determinar el motivo.
Las causas de la diarrea son muy numerosa. El motivo puede ser desde una enfermedades infecciosas, una
intolerancia a los alimentos hasta un trastorno funcional (síndrome de intestino irritado, por ejemplo). Los trastornos
funcionales, a los que los médicos denominan también trastornos somatomorfos, se dan con bastante frecuencia y
sus causas son psíquicas en muchos casos.
La diarrea suele ir acompañada de otros síntomas como náuseas y/o vómitos.
Cuando se tiene diarrea, el cuerpo pierde muchos líquidos y electrolitos, lo que puede derivar en problemas
circulatorios en casos extremos o con pacientes pluripatológicos. Por eso es importante beber mucho líquido
(preferiblemente agua mineral o infusiones). Los preparados a base de electrolitos que se venden en las farmacias
contienen la mezcla exacta de electrolitos que el cuerpo necesita.
Causas
La diarrea puede tener multitud de causas: puede tratarse de trastornos psíquicos (por ejemplo, nervios ante un
examen), enfermedades infecciosas (por ejemplo, por las bacterias E. coli, salmonella, shigella o Campylobacter, así
como por virus (como el norovirus, el rotavirus o los hongos) o trastornos funcionales (por ejemplo, el síndrome de
intestino irritado) o incluso de tumores malignos del intestino (por ejemplo, cáncer de intestino grueso).
Otras posibles causas de la diarrea son las siguientes:
 Intoxicación alimentaria (por ejemplo, una intoxicación por pescado)
 Intolerancia o alergia a los alimentos (por ejemplo, intolerancia a la lactosa, enfermedad celiaca)
 Enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (por ejemplo, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa)
 Enfermedades de la vesícula y el páncreas (por ejemplo, inflamación del páncreas)
 Causas hormonales (por ejemplo, hipertiroidismo)
 Diarrea del viajero
 Efectos secundarios de medicamentos (por ejemplo, reacción a los antibióticos)
En algunos casos la diarrea no se debe a causas orgánicas. En esos casos hay que tener en cuenta razones
emocionales, tales como trastornos funcionales. Algunos ejemplos de estos últimos son el síndrome de intestino
irritado. Los trastornos funcionales, a los que los médicos denominan también trastornos somatomorfos, se dan con
bastante frecuencia. Aparecen molestias como la diarrea o el dolor de estómago aunque no exista ningún problema
orgánico de base.
Si se toman laxantes o determinados alimentos que estimulan el intestino (por ejemplo, ciruelas) en exceso se puede
presentar una diarrea
En la mayoría de los casos, las causas de la diarrea aguda son inofensivas y los pacientes logran una mejoría total
en poco tiempo.
Diagnóstico
Cuando un paciente tiene diarrea, en primer lugar el médico le realiza algunas preguntas antes de establecer
el diagnóstico:
 ¿Desde cuándo presentas diarrea?
 ¿Cuántas veces tienes que ir al baño?
 ¿Las deposiciones son líquidas, mucosas o con presencia de sangre?
 ¿Sufres otras molestias como náuseas o dolor de estómago?
 ¿Qué has comido recientemente? ¿Has variado tu alimentación?
 ¿Ha viajado recientemente?
 ¿Padeces enfermedades tales como una enfermedad intestinal crónica?
 ¿Tomas algún medicamento? Si es así, ¿cuál?
Este tipo de preguntas ayudan al médico a averiguar las posibles causas de la diarrea.
Para seguir con el diagnóstico se realiza una exploración física en la que el médico palpa el abdomen y le ausculta
con el fonendoscopio. Además, a veces puede ser útil que examine el recto del paciente con el dedo (exploración
rectal). El análisis de heces en el laboratorio puede mostrar posibles agentes patógenos (por ejemplo, bacterias u
hongos) responsables de la diarrea. En algunos casos también resulta útil tomar una muestra de sangre para buscar,
por ejemplo, parámetros inflamatorios elevados.
El médico puede realizar más análisis dependiendo de las causas que suponga que provocan la diarrea. Por ejemplo,
puede efectuar una colonoscopia, una radiografía del intestino grueso (enema opaco) o unas pruebas especiales
para buscar algún tipo de alergia alimentaria. En cada caso, el médico y el paciente hablarán sobre el diagnóstico
correspondiente.
Tratamiento
En el tratamiento para la diarrea es importante compensar la pérdida de líquidos y minerales. Para ello, lo mejor es
incrementar el aporte de líquidos bebiendo agua mineral o infusiones.
Sin embargo, si la diarrea es muy fuerte e intensa, incrementar la ingesta de agua no es suficiente. Si no puede
retener la bebida por mucho tiempo, se aconseja introducir el líquido y los electrolitos por vía intravenosa en el centro
sanitario. Por este motivo, en caso de diarrea intensa hay que acudir al médico.
Los medicamentos contra la diarrea (por ejemplo, la loperamida) reducen el exceso de movimientos intestinales hasta
un nivel normal. No obstante, si el tratamiento con loperamida es superior a dos días, es importante consultar con el
médico. Si se tienen calambres abdominales se pueden tomar espasmolíticos (por ejemplo, N-butilescopolamina) o
una combinación de loperamida y simeticona).
Si el causante de la diarrea es una enfermedad intestinal, como la enfermedad de Crohn o tumores en el intestino, se
necesita un tratamiento dirigido a solucionar este problema.
Qué es la gastritis, causas y síntomas

 Qué es la gastritis, causas y síntomas


La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica, que es la capa de células que reviste el estómago por dentro
protegiéndolo de la acidez de los jugos gástricos. Aunque no es correcto, es frecuente que el término gastritis sea
utilizado como sinónimo de dispepsia (dolor o molestias en el abdomen superior, así como síntomas de quemazón,
presión o plenitud relacionados muchas veces, aunque no necesariamente, con las comidas).
La gastritis puede estar producida por múltiples causas: alcohol, tabaco, alimentos, fármacos (antiinflamatorios no
esteroideos), cirugías importantes, o infecciones (la bacteria Helicobacter pylori se relaciona con algunos tipos de
gastritis). Desde finales del siglo XX se ha venido relacionando al H. Pylori con la patología gástrica de una u otra
forma. Es decir, la implicación de esta bacteria en la úlcera gastroduodenal y como precursor de algún tipo de cáncer
gástrico es indudable, pero también juega un papel importante como causa de gastritis. De hecho, cuando se ha
estudiado su prevalencia, más de la mitad de la población presenta datos que confirman la presencia de este germen
en el estómago.
Los síntomas son muy variables, ya que cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los más
frecuentes son malestar o dolor de estómago, náuseas, vómitos, eructos, ardor, o presencia de sangre en el vómito o
en las heces.
El diagnóstico de la gastritis es histológico, es decir, es necesario realizar una gastroscopia y obtener una muestra de
la mucosa gástrica mediante biopsia para que pueda ser analizada. Por tanto, el diagnóstico de la gastritis no es
únicamente clínico (no se basa solo en los síntomas) sino que es necesaria la realización de pruebas invasivas
(gastroscopia y biopsia) para confirmar su existencia.
¿Qué es la hepatitis?
R: La hepatitis es una inflamación del hígado. La afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis
(cicatrización), una cirrosis o un cáncer de hígado. Los virus de la hepatitis son la causa más frecuente de las hepatitis, que
también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o
enfermedades autoinmunitarias.
La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se
producen de ordinario por el contacto con humores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos
últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa
equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la
familia al niño, y también el contacto sexual.
La infección aguda puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir manifestaciones como la
ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal.
P: ¿Cuáles son los distintos virus de la hepatitis?
R: Los científicos han identificado cinco virus de la hepatitis designados por las letras, A, B, C, D y E. Todos causan
enfermedades hepáticas, pero se distinguen por varios rasgos importantes.
El virus de la hepatitis A (VHA) está presente en las heces de las personas infectadas y casi siempre se transmite por el
consumo de agua o alimentos contaminados. Se puede propagar también por ciertas prácticas sexuales. En muchos casos la
infección es leve, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras
por este virus. Sin embargo, las infecciones por el VHA también pueden ser graves y potencialmente mortales. La mayoría de
los habitantes de zonas del mundo en desarrollo con saneamiento deficiente se han infectado con este virus. Se cuenta con
vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHA.
El virus de la hepatitis B (VHB) se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos.
También puede transmitirse de la madre infectada a la criatura en el momento del parto o de un miembro de la familia
infectado a un bebé. Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos
contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas
inyectables. El VHB también plantea un riesgo para el personal sanitario cuando este sufre pinchazos accidentales de aguja
mientras asiste a personas infectadas por el virus. Existe una vacuna segura y eficaz para prevenir esta infección.
El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite casi siempre por exposición a sangre contaminada, lo cual puede suceder
mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante
intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. La transmisión sexual también es posible, pero mucho menos
común. No hay vacuna contra la infección por el VHC.
Las infecciones por el virus de la hepatitis D (VHD) solo ocurren en las personas infectadas con el VHB; la infección
simultánea por ambos virus puede causar una afección más grave y tener un desenlace peor. Hay vacunas seguras y eficaces
contra la hepatitis B que brindan protección contra la infección por el VHD.
El virus de la hepatitis E (VHE), como el VHA, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. El VHE es
una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y cada vez se lo reconoce más como una causa
importante de enfermedad en los países desarrollados. Se han obtenido vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección
por el VHE, pero no tienen una distribución amplia.
Flora bacteriana, conjunto de microorganismos que se encuentran de forma habitual como saprófitos sobre
la piel, intestino, boca y vagina; contribuye a mantener el estado de salud del hospedador (protección ante otras
infecciones, mantenimiento de un pHdeterminado, secreción de vitaminas u otros requerimientos nutritivos para el
hospedador, etcétera). Sólo en condiciones concretas actúan como patógenos.
SI HAY La digestión es el proceso de transformación de los alimentos, previamente ingeridos, en ... En cada paso
de la conversión energética de un nivel a otro hay una pérdida ... Fase cefálica: esta fase ocurre antes que los
alimentos entren al estómago e involucra la preparación del organismo para el consumo y la digestión.