Vous êtes sur la page 1sur 2

Oración de Bendición de

la Puerta del Hogar


Bendito seas, oh Señor Dios nuestro,
siempre lleno de bondad y
misericordia, para con tus hijos,
siempre lleno de Luz para guiar e
iluminar nuestros pasos.
Tú bendices nuestras entradas y
salidas, desde que nacemos hasta que
morimos nos tienes bajo tu amparo y
cuidado.
Bendice esta puerta, oh Señor, Dios
Todopoderoso, la cual consagramos a Ti
para este tiempo de preparación.
Bendice en esta puerta todas las
entradas y salidas de mi familia y de
nuestros invitados para que seamos
protegidos y la maldad y el enemigo no
puedan traspasarla, para que la alegría,
la felicidad y prosperidad entren a
través de ella.
Señor haz que cada día que pasemos
por este lugar, seamos atraídos hacia tu
presencia y a las maravillas de tu amor
por nosotros.
Tú eres la puerta del Reino de los
Cielos, la puerta hacia la vida eterna.
Oh Portal de eterna paz, nuestro nuevo
y vivo camino, desata nuestros pecados
y abre para nosotros la puerta de la
salvación.

Guíanos Señor hacia ti, por tu


misericordia, y llévanos contigo a la
Patria celestial.
Tú que vives y reinas por los siglos de
los siglos.
Amén. +
Oración de Bendición de Bendito seas, oh Señor Dios
nuestro, siempre lleno de bondad

la Puerta del Hogar y misericordia, para con tus hijos,


siempre lleno de Luz para guiar e
iluminar nuestros pasos.
Tú bendices nuestras entradas y
salidas, desde que nacemos hasta
que morimos nos tienes bajo tu
amparo y cuidado.
Bendice esta puerta, oh Señor,
Dios Todopoderoso, la cual
consagramos a Ti para este
tiempo de preparación.
Bendice en esta puerta todas las
entradas y salidas de mi familia y
de nuestros invitados para que
seamos protegidos y la maldad y
el enemigo no puedan
traspasarla, para que la alegría, la
felicidad y prosperidad entren a
través de ella.
Señor haz que cada día que
pasemos por este lugar, seamos
atraídos hacia tu presencia y a las
maravillas de tu amor por
nosotros.
Tú eres la puerta del Reino de los
Cielos, la puerta hacia la vida
eterna. Oh Portal de eterna paz,
nuestro nuevo y vivo camino,
desata nuestros pecados y abre
para nosotros la puerta de la
salvación.

Guíanos Señor hacia ti, por tu


misericordia, y llévanos contigo a
la Patria celestial.
Tú que vives y reinas por los
siglos de los siglos.
Amén. +
Rezar el Credo.