Vous êtes sur la page 1sur 22

Steinkeller, Piotr. 1991.

“The Administrative and Economic Organization of the Ur III State: The


Core and the Periphery.” En McG. Gibson y R. Biggs (eds.): The Organization of Power. Aspects
of Bureaucracy in the Ancient Near East. Chicago: The Oriental Institute, pp. 15-34.

Traducción: Andrea Seri, 2016. Para uso interno de la Cátedra Historia de Asia y África I, UNR

LA ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA Y ECONÓMICA DEL ESTADO DE UR III: EL CENTRO Y LA PERIFERIA

El área y período considerados en este trabajo es la Mesopotamia del período de la dinastía de Ur


III (2112-2004 BC). Comenzando con no mucho más que una ciudad-estado provinciana, la Casa
de Ur en el término de dos generaciones expandió con éxito su influencia sobre toda Asia
Occidental y construyó lo que llegó a ser un imperio multinacional. El surgimiento fenomenal de
este imperio se equiparó sólo con la rapidez y lo definitivo de su desaparición; en menos de un
siglo después de su creación, no quedó ni un solo trazo de él.
La dinastía de Ur III fue fundada por Ur-Nammu, quien, al asumir el título “Rey de Sumer y
Akkad,” i.e., del sur y norte de Babilonia, sentó el reclamo por la hegemonía sobre ambos
territorios. Un texto recientemente publicado, sin embargo, arroja serias dudas sobre si Ur-
Nammu ejerció en realidad un control efectivo sobre el norte de Babylonia. 1 Aún incluso si

Las abreviaciones son las del Chicago Assyrian Dictionary con los siguientes cambios y agregados:
Forde, Nebraska Nels W. Forde, Nebraska Cuneiform Texts of the Sumerian Ur III Dynasty
(Lawrence, Kansas, 1967)
Jean, ŠA Ch. F. Jean, Šumer et Akkad (Paris, 1929)
Langdon, TAD S. Langdon, Tablets from the Archives of Drehem (Paris, 1911)
Limet, TSDU H. Limet, Textes sumériens de la IIIe dynastie d’Ur (Brussels, 1976)
Nesbit, SRD W.M. Nesbit, Sumerian Records from Drehem (New York, 1914)
Owen, NATN D. I. Owen, Neo-Sumerian Archival Texts Primarily from Nippur (Winona Lake,
Indiana, 1982)
PDT M. Çig, H. Kizilyay, and A. Salonen, Die Puzriš-Dagan-Texte der Istanbuler
Archäologischen Museen (Helsinki, 1954)
1 Este texto es el fragmento del “Código de Ur Nammu” de Sippar (F. Yildiz, “A Tablet of Codex Ur-Nammu

from Sippar,” Or ns [1981] 87-97), que restaura una larga sección del prólogo y algunas de las leyes. La
cuestión sobre si el norte de Babylonia estaba controlada por Ur durante el reinado de Ur-Nammu surge del
siguiente pasaje en el prólogo: ud-ba Akšak(!)ki Már-daki Xki ù maš-gán-bi Ú-za-ru-umki níg An-ša₄-anki-a
nam-árad hé-íb-ak-e á dNanna lugal-gá-ta ama-ar-gi₄-bi hu-mu-gar, “en aquel tiempo, Akšak(!), Mar(a)da, X,
Kazallu, y sus asentamientos, (y) Uṣarum, (y) cualquier otro que haya sido esclavizado por Anšan, por el
poder de Nana, mi señor, establezco su libertad”) (Fragmento de Sippar, líneas 125-34; para la lectura
Akšak(!)ki en la línea 125, ver S. N. Kramer, “The Ur-Nammu Law Code: Who was Its Author?”Or ns. 52
[1983] 455, n. 15; dado el contexto, la lectura Xki as Šuburki en la línea 127, que da Yildiz, p. 87, parece
dudosa; uno esperaría otra ciudad del norte de Babilonia; P. Michaloswki me sugiere, basado en el cotejo de
la tablilla, la lectura Gír-kaki). Si, como lo considera Yildiz, p. 93, y yo mismo, pero a diferencia de Kramer, p.
455, el verbo en la línea 134 se traduce en la primera persona del singular (como lo indica –gá, “mi”, en la
línea 133), entonces el evento descripto en este pasaje podría asignarse al reinado de Šulgi, ya con toda
probabilidad Šulgi fue el autor del Código (ver n. 10 abajo). El cuadro que presenta otra evidencia sobre el
estatus del norte de Babilonia durante el reinado de Ur-Nammu no es concluyente. Por un lado, el “Catastro
2

asumiéramos que la reputación de Ur-Nammu como unificador [15] de Babilonia fuera


históricamente válida, hay poca duda de que es Šulgi, el hijo y sucesor de Ur-Nammu, quien debe
considerarse como el constructor del Estado de Ur III.
En la segunda mitad del reinado de Šulgi, que duró 48 años, el Estado de Ur III entró en un
período de rápida expansión territorial, principalmente hacia el este del Tigris y hacia el sudoeste
de Irán. El proceso de subyugar aquellos territorios y de incorporarlos al Estado de Ur III, que
comenzó en el año 24 del reinado de Šulgi,2 parece haberse completado poco antes de su muerte.
Esta fase de la conquista extranjera coincidió internamente con una serie de reformas
políticas, administrativas y económicas remarcables, como resultado de las cuales Babilonia
emergió como un estado burocrático altamente centralizado, con cada aspecto de su vida
económica subordinado al objetivo predominante de la maximización de ganancias.
El estudio del reino de Šulgi en particular y del período de Ur III en general, no pueden sino
dejar la impresión de que las reformas se realizaron de acuerdo a un gran plan maestro, cuyo
autor, tenemos muchas razones para creerlo, fue el propio Šulgi. Sugieren la existencia de tal
proyecto, por un lado, la brevedad del período durante el cual estas transformaciones tuvieron
lugar (menos de veinte años, el número más probable son diez años), y, por el otro, el grado
llamativo de cohesión sistémica que caracterizaba a las instituciones del Estado de Ur III.
Entre las reformas3 más importantes de Šulgi podemos enumerar las siguientes:
1. La deificación de Šulgi (no posterior al año 20 de Šulgi).4
2. La creación de un ejército permanente (Šulgi 20).5

de Ur-Nammu,” un texto paleobabilónico con el propósito de describir los territorios bajo el control de Ur-
Nammu, incluye las provincias de Girtab, Apiak, Urum, y Mar(a)da del norte de Babilonia (F.R. Kraus, ZA 51
[1955] 45-74; Steinkeller, “On the Reading and Location of the Toponyms ÚRxÚ.KI and A.HA.KI”, JCS 32
[1980] 25-27); por otro lado, no se han descubierto ejemplares de las inscripciones reales de Ur-Nammu en
ninguno de los sitios del norte de Babilonia (el texto Ur-Nammu 14, que W. W. Hallo, “The Royal Inscriptions
of Ur: A Typology,” HUCA 33 [1962] 26, clasifica como proveniente del norte de Babilonia, se origina, de
hecho, de Keš en el sur de Babilonia; ver Rép. géog. 2, p. 96). [Una tablilla de Isin recientemente excavada,
que va a publicar C. Wilcke, parece proveer evidencia concluyente de que la guerra con Anšan descripta en
las líneas 124-134 del “Código de Ur-Nammu” ocurrió durante el reinado de Ur-Nammu. Esta tablilla, que es
una copia paleobabilónica de la inscripción histórica de Ur-Nammu, contiene un informe del conflicto militar
entre Ur-Nammu y Puzur-Inšušinak de Elam (cortesía de C. Wilcke). Con toda probabilidad, se refiere al
mismo evento en cada caso.]
2 Como se evidencia en la fórmula del nombre de aquel año, que registra la primera conquista extranjera de

Šulgi: mu Kár-harki ba-hul, “año Karhar fue destruida” (BE 1 125: 22).
3 Todavía no se ha escrito un estudio comprensivo de las reformas de Šulgi. Ver, provisoriamente, E.

Sollberger, “Sur la chronologie des rois d’ Ur,” AfO 17 (1954-56) 17-18; J. Klein, Three Šulgi Hymns:
Sumerian Royal Hymns Glorifying King Šulgi of Ur (Ramat-Gran, 1981), p. 36; ver la reseña de D. R. Frayne
en BiOr 40 (1983) 94-95.
4 Ver más recientemente, Steinkeller, “More on the Ur III Royal Wives,” ASJ 3 (1981) 81.
5 Fórmula de año de Šulgi 20: mu dumu Úrimki-ma lú-giš-gíd-šè ka ba-ab-kéš, “año los ciudadanos de Ur

fueron reclutados como lanceros” (BE 1 125:16).


3

3. La reorganización del sistema de las unidades domésticas del templo (Šulgi 21).6 [16]
4. La creación de un sistema administrativo centralizado para la Babilonia sur y norte.
5. La introducción del sistema de tributación bala, junto con la creación de una cadena de
centros de redistribución, tal como Puzriš-Dagan, que servía para recolectar, procesar
y distribuir los ingresos del Estado.7
6. La creación de un enorme aparato burocrático, así como de un sistema es escuelas de
escribas que proporcionaban un entrenamiento escolar y administrativo para los futuros
miembros de la burocracia.
7. La reforma radical del sistema de escritura.
8. La introducción de nuevos procedimientos de información y registros y de nuevos tipos
de registros de archivo.
9. La reorganización del sistema de pesos y medidas.8
10. La introducción del nuevo calendario, el llamado Reichskalender, que se transformó en
el calendario oficial de todo el Estado de Ur III.9
Además, hay fuertes razones para creer que el llamado Código de Ur-Nammu, que, como
su nombre lo indica, se le atribuyó tradicionalmente a Ur-Nammu, fue en realidad una creación de
Šulgi. 10 En la esfera económica la más importante de las reformas de Šulgi fue que las
posesiones de las unidades domésticas del templo, así como las propias unidades domésticas del
templo, ahora se transformaron de facto en propiedad del Estado. La manera en que Šulgi realizó
esto fue bastante ingeniosa: al tiempo que preservó el sistema original de unidades domésticas
del templo, que, al menos en teoría, continuaron funcionando como el domino de dioses
individuales, también puso a todas las unidades domésticas de cada provincia bajo el control del
gobernador de la provincia, un funcionario real. El ingreso excedente de las unidades domésticas

6 Asumo que este es el evento al que se refiere la fórmula del año 21 de Šulgi: mu dNin-urta énsi-gal dEn-líl-
lá-ke₄ é dEn-líl dNin-líl-lá-ke₄ eš-bar-kin ba-an-dug₄-ga dŠul-gi lugal Úrimki-ma-ke₄ gána rúg-ŠID šag₄ é dEn-líl
dNin-líl-lá-ke₄ si bí-sá-a, “año Ninurta, el ‘gran gobernador’ de Enlil, pronunció una decisión ominosa en los

templos de Enlil y Ninlil, (y) Šulgi, rey de Ur, puso en orden los campos (y) las cuentas/el manejo en los
templos de Enlil y Ninlil” (A. Goetze, “The Chronology of Šulgi Again,” Iraq 22 [1960] pl. 18 5N-T490:12-20,
ver ibid., p. 153).
7 Ver abajo.
8 Sollberger, AfO 17, p. 18 y n. 34.
9 Ver más recientemente R. M. Whiting, ZA 69 (1979) 27-31.
10 La autoría del Código de Šulgi está virtualmente asegurada por la información que provee el fragmento de

Sippar (ver n. 1 arriba). Para las razones en favor de esta interpretación, ver J. van Dijk, apud F. Yildiz, Or
n.s. 50, pp. 93-94 n. 20a ; Kramer, Or n.e. 52, pp. 453-56. Asumiendo junto con Yildiz, pp. 93-95, que las
líneas 125-95 del prólogo deben traducirse en la primera persona del singular (para una opinión diferente,
ver Kramer, Or n.s., pp. 455-56), la reorganización del sistema de pesas y medidas (líneas 136-50 en el
fragmento de Sippar) deberían adscribirse al autor del código. Esto, a la inversa, debería proporcionar
todavía otro argumento en apoyo de la atribución a Šulgi, porque el único rey de Ur III para quien tal reforma
puede documentarse hasta ahora es Šulgi.
4

del templo, que en el pasado había sido retenido en la provincia, ahora se entregaban al gobierno
central.
Reestableciendo una política introducida por primera vez por los reyes sargónicos, Šulgi
también creó una nueva categoría de tierras, las tierras de la corona o dominio real. Esta tierra
estaba distribuida en forma de asignaciones entre los miembros de la organización militar y entre
otros tipos de dependientes reales a cambio de servicios.
Una innovación significativa del reinado de Šulgi fue la creación de enormes complejos
industriales dedicados a la producción de bienes altamente especializados y dirigidos
directamente por el gobierno central.
En términos de los recursos concentrados y el nivel de control gubernamental ejercido en
su administración, el Estado de Ur III constituye un fenómeno único en la historia de la
Mesopotamia antigua. Aunque más tarde los gobernantes mesopotámicos probaron no ser
inmunes a las atracciones de la “tentación totalitaria” y trataron muchas veces de unificar Babilonia
e imponer un gobierno centralizado, la centralización nunca volvió a tener niveles tan altos. Es
esta singularidad, o podríamos decir, anormalidad del Estado de Ur III lo que garantiza el interés
que despierta en el historiador. Al identificar los factores que hace [17] del experimento de Ur III
un total fracaso, uno puede obtener una comprensión importante de lo que fueron las
características dominantes y duraderas de la historia de la Mesopotamia.
La tarea de presentar una descripción concisa de la organización administrativa y
económica del Estado de Ur III no es fácil. En tanto los muchos miles de documentos económicos
y legales de Ur III no se analicen de manera adecuada, tal intento puede sólo ser provisorio y
altamente especulativo. El bosquejo que se ofrece a continuación no difiere en ese respecto; no
puedo dejar de enfatizar con firmeza su carácter provisorio y a la vez debo disculparme por el uso
limitado de documentación al afirmar ciertos puntos. Sin embargo, el formato de este estudio ha
hecho imposible incluir toda la evidencia de apoyo; eso lo haré en un trabajo mucho más extenso
que estoy preparando.11
Al tratar de ofrecer una descripción del sistema administrativo y económico de Ur III, el
primer paso necesario es hacer una distinción entre el centro y la periferia del Estado de Ur III, ya
que existían diferencias importantes en la manera en que esas dos áreas estaban organizadas y
administradas. En vista de esas diferencias, cada área necesita ser considerada por separado.
El centro, que comprendía las tierras de la Babilonia norte y sur y la sección baja de la
región del Diyala (con Ešnuna como punto focal) estaba subdividido en más de 20 provincias. En

11 “Economic Exchange within Greater Mesopotamia during the Ur III Period” (título provisional).
5

términos numéricos y de extensión territorial, estas provincias se correspondían muy


estrechamente con las antiguas ciudades-estados.
Hasta donde la información disponible permite afirmar, el centro incluía las siguientes
provincias: Adab, A.HA, Apiak, Babilonia, Dabrum, Ereš, Ešnuna, Girsu/Lagaš, Isin, Išim-Šulgi,
Kazallu, Kiš, Kutha, Mar(a)da, Nippur, Puš, Sippar, Šuruppak, Umma, Ur, Uruk, Urum, y Uru-
sagrig. 12 Ver la figura 1 para un mapa del área central que muestra las ubicaciones de las
capitales provinciales. Excepto por unos pocos posibles agregados, 13 esta lista parece ser
virtualmente exhaustiva.

12 El estatus administrativo de Ešnuna e Išim-Šulgi, ambos situados en la región del Diyala, permanece
incierto. Esto se debe al hecho de que, por un lado, Ešnuna e Išim-Šulgi parecen haber sido parte del
sistema bala, característico del área central (ver abajo pp. 22-24); pero, por el otro lado, se sabe que
pagaban el tributo gún ma-da, que estaba restringido a la periferia del Estado de Ur III (ver abajo pp. 24-28).
Al momento no tengo explicación para esta discrepancia.
13 Se podría considerar aquí IŠ.SU (ver YOS 4 66:4; énsi IŠ.SUki, mencionado junto con los gobernadores

de Adab, Kazallu (?!), Mar(a)da, Babilonia, y A.HA), Kuwara (ver Sauren, NY Public Library 287:5 =
Oppenheim, Eames W 13: bala énsi Ku₆-aki – a menos que HA.Aki sea en este caso la A.HAki del norte de
Babilonia), y Maškan-puša (ver Ist Mus. L 30232, citado por D. I. Owen, JCS 33 [1981] 259: énsi Maš-gán-
pu-[šaki]).
6

Además de la ciudad principal --la antigua capital de la ciudad estado, ahora asiento del
gobierno provincial- cada provincia también incluía los territorios adyacentes con sus ciudades,
aldeas y caseríos. Así, por ejemplo, la provincia de Umma comprendía la ciudad de Umma (Tell
Jogha moderno) como centro administrativo, así como también cerca de 50 ciudades y
asentamientos menores. De esos los más importantes eran Amrima, Apišal, Asarum-dagi, Dintir,
Garšana, Garkuruda, Girgiš. Id-dula, Kamari, K/Hardahi, Karkar, Maškan, Nagsu, Šarbat, y
Zabalam.14
Las provincias estaban administradas por gobernadores (énsi, en Sumerio), que eran
designados por el rey y podían en teoría ser apartados del cargo o transferidos a otros puestos a
discreción del rey. En la práctica, sin embargo, el cargo de gobernador tendía a ser hereditario,
especialmente hacia el final del período.15 [19]
Hay fuertes indicaciones de que los gobernadores de Ur III surgían de la población local,
probablemente de los descendientes de aquellas aristocracias que habían gobernado a las
ciudades-estado antes de la unificación de Babilonia por parte de la casa de Ur. Asumiendo que
esta situación fue el resultado de una política consciente, la práctica de reclutar gobernadores de
familias locales, más que del círculo de parientes y seguidores del rey, se puede interpretar como
un intento calculado de aplacar a las élites locales y ganar su apoyo para la idea de una Babilonia
unificada.
Esta política, sin embargo, resultó una espada de doble filo, ya que involuntariamente
contribuyó a fomentar ambiciones individualistas dentro de las provincias. Durante todo el período
de Ur III, el cargo de gobernador continuó siendo el foco de esos sentimientos, y, aunque sus
poderes hayan estado circunscriptos, siempre presentó una amenaza potencial al gobierno
central. Naturalmente, esta amenaza se tornaba especialmente real si el cargo de gobernador se
mantenía dentro de una familia. Tenemos razones para creer que los reyes de Ur III eran
conscientes de este peligro y de que tomaron varias medidas para prevenir que el cargo de
gobernador se volviera hereditario. En cierta medida esos esfuerzos pudieron haber sido exitosos

14 Ver mi próximo artículo “Population Density and Settlement Patterns in Southern Babylonia under the Ur
III Dynasty: The Case of the Province of Umma.”
15 La naturaleza hereditaria del cargo de gobernador puede demostrarse a partir de Nippur (R. L. Zettle, AfO

31 [1984] 1-9), Babilonia (cf. Ab-ba dub-sar dumu I-dur-DINGIR énsi KÁ.DIN[GIR(.RA)KI] documentada en
BIN 2, p. 48 sello, y Ab-ba énsi KÁ.DINGIRki, se encuentra en Sauren, NY Public Library 215:5-6 =
Oppenheim, Eames L 6), Mar(a)da (ver las referencias a Lišānum, gobernador de Mar(a)da, hijo de Šu-ilī,
gobernador de Mar(a)da, en Rép. géogr. 2, p. 117), y Šuruppak (ver Da-da énsi Šuruppakki Ha-la-ad-da énsi
Šuruppakki dumu-ni en SAKI, p. 150 iii líneas 1-7). De la misma manera lo argumentó P. A. Parr, “Ninhilia:
Wife of Ayakala, Governor of Umma,” JCS 26 (1074) 90-91, para Umma, pero la evidencia, aunque
sugerente, no es concluyente. Una de las provincias donde el cargo de gobernador definitivamente no era
hereditario era Kazallu. Ver P. Michalowski, “The Royal Correspondence of Ur” (PhD diss., Yale University,
1976), pp. 43-44.
7

durante los reinados de Šulgi y Amar-Sîn, cuando el poder del gobierno central estaba en su
ápice. Pero a medida que las condiciones comenzaron a deteriorarse con el ascenso de Šu-Sîn,
la preservación del Estado se hizo progresivamente dependiente del apoyo continuo de las élites
locales. De esta manera la capacidad del rey para controlar el proceso de selección disminuyó en
gran medida, y el carácter hereditario del cargo de gobernador parece haberse vuelto la regla.
Aparte del gobernador, cada provincia tenía un comandante militar de distrito, o general
(šagina, en Sumerio), quien, como el gobernador, residía en la capital provincial. 16 En algunas
provincias había más de un general. Por ejemplo, la provincia de Umma tenía, además del
general de Umma, los generales de Maškan, Nagsu, y Zabalam, y posiblemente también de
Garšana.17
Hasta donde se sabe, los generales disfrutaban de completa independencia del
gobernador y permanecían bajo las órdenes directas del canciller (sukal-mah, en Sumerio) y del
propio rey. Aunque las líneas de autoridad entre el gobernador y el general no estén
completamente claras, es razonablemente cierto que el primero controlaba todas las unidades
domésticas del templo y sus empleados, tanto en la capital como en las ciudades y aldeas
provinciales, 18 en tanto el segundo estaba a cargo del personal militar y de otras clases de
dependientes reales instalados en tierras provinciales o reales.19 [20]
En este arreglo, el cargo de general claramente operaba de contrapeso al cargo de
gobernador y servía como control importante de sus poderes. Los arreglos institucionales de este
tipo no eran raros en el Cercano Oriente antiguo. La organización de las satrapías persas, donde

16 En el caso del general de Umma, tenemos referencias específicas a su casa de Umma, que estaba
ubicada cerca de la “Puerta de Šara” y medía 7 sar (= ca. 245 m2) (YOS 4 300:21).
17 Ver A-bu-ni šagina (YOS 4 208:48; MVN 4 263:3; BIN 3 374:2; Genouillac, Trouvaile 83:13; Oriental

Institute, tablilla sin clasificar, iii 6) (el general de Umma por contextos), Hu-un-dŠul-gi šagina Ummaki (AUCT
323, sello, ll. 1-2); Pù-pù šagina Ummaki (RT 19 [1897] 62-63; RA 12 [1015] 155 no. 13:9), Ur-šag₅-ga šagina
Ummaki (Buchanan, Early Seals, p. 215 no. 562 i 1-3), Puzur₄-d[X] šagina Maš-gánki (M. Sigirist, Tablettes du
Princeton Theological Seminary époque d’Ur III [Philadelphia, 1990], No. 394:6], Lú-dNanna šagina Nag-suki
(TCL 2 5488:7; TIM 6 36:5), y Da-da šag[ina] Zabalamki (Sigrist, NSAT 26:2). Si hubo un general aparte en
Garšana depende de si Garšana es el mismo lugar que Ušar-Garšana del que se sabe tenía un general (ver
SAKI, pp. 148-50 22:15-16).
18 Que las unidades domésticas de los templos provinciales estaban administrativamente subordinadas al

gobernador se puede demostrar con los ejemplos de Girsu/Lagaša y Umma. Ver, por ejemplo, los textos de
Umma BIN 5 277, Forde, Nebraska 37, y Nikolski 2 236, que prueban que la administración de Umma
controlaba las unidades domésticas de los templos en ciudades y aldeas como Aʾ ebara, Amrima, Dintir,
Dukarsag, Garšida, Garšana, Id-sala, Kamari, K/Hardahi, KI.AN, Maškan, Šunamugi, y Ašarum-dagi.
19 Una buena ilustración de los conflictos que resultaron de esa división de autoridad lo proporciona un texto

legal YOS 4 208 (= Falkenstein, Gerichtsurkunden 2 212), que se refiere a una disputa entre la
administración civil y militar de Umma con respecto al estatus de varios individuos. La gente en cuestión
había sido reclamada por los subordinados del general Abuni a cuenta de su supuesto estatus de “soldados”
(nam-érin), pero posteriores procedimientos legales establecieron que eran en realidad esclavos. Por
consiguiente Abuni los transfirió al gobernador de Umma.
8

el secretario del sátrapa, su funcionario financiero en jefe, y el general de la capital de la satrapía


operaban todos independientemente del sátrapa y respondían directamente al rey, es quizás el
ejemplo más conocido.20
En contraste con los gobernadores, que parecen haber provenido de familias locales, los
generales fueron homines novi por excelencia (como parece haber sido el caso de los funcionarios
en general). Por cierto la gran mayoría de generales de Ur III llevaba nombres acadios. Aún más
sorprendente es la preponderancia de nombres extranjeros (elamitas, hurritas, amorreos, etc.) por
encima de los sumerios. Además, un número sorprendente de generales estaba vinculado a la
familia real, ya sea por lazos sanguíneos o matrimoniales. Estas son todas características
inequívocas de una nueva clase alta que debía su posición a su leal servicio al rey. De manera no
inesperada, las carreras de los generales estaban caracterizadas por un muy alto grado de
movilidad, tanto en el centro como en la periferia, como lo demuestran numerosos casos de
generales que eran transferidos de un puesto a otro.
Tanto gobernadores como generales estaban directamente subordinados al canciller, el
funcionario más alto del reino después del rey, que ejercía total autoridad en casos relacionados a
la administración civil, el ejército, las relaciones extranjeras, y la aplicación de la ley. Parce que el
canciller estaba particularmente involucrado en la administración del territorio periférico, y que
incluso funcionaba como una especie de virrey sobre toda aquella región.21
Debido a la ausencia virtual de documentación de otros sitios que no sean las capitales
provinciales,22 la administración de asentamientos menores no se conoce bien. Lo que se sabe es
que ciudades y aldeas estaban administradas por funcionarios llamados hazānum, “alcalde.” Para
la provincia de Umma, por ejemplo, hay referencias a los alcaldes de (Du-)Gišabba, Garšana,

20 A. T. Olmstead, History of the Persian Empire (Chicago, 1948) 59.


21 Este último aspecto del cargo de canciller se basa en los múltiples títulos del canciller Arad-Nanna (ver
SAKI, pp. 148-50 22 reinado de Šu-Sin), entre los cuales se encuentra el cargo de general de Pašime,
Urbilum, Nihi, (la región de) lú-Su, y la región de Karda, y el cargo de gobernador de Sabum, la región de
Gutibum, Āl-Šu-Sin, Hamazi, y Karhar. La distribución geográfica de esos lugares muestra que, al menos
durante el reinado de Šu-Sin, el canciller ejercía el control sobre la mayoría del área periférica –desde
Urbilum en el noroeste a Pašime en el sureste. Para una discusión de la extensión territorial de la periferia
en el Estado de Ur III, ver abajo y n. 57. Al mismo tiempo, sin embargo, no puede excluirse el hecho de que
estos extensos poderes fueron dados al canciller sólo en el reinado de Šu-Sin como uno de los remedios
para controlar el colapso del dominio de Ur sobre la zona periférica.
22 Se excluye, por supuesto, Puzriš-Dagan, que, debido a su carácter especial (ver abajo), no pude

considerarse un asentamiento subordinado. El único grupo considerable de tablillas económicas de Ur III


que parece haberse originado en lugares que no fueran las capitales provinciales son el archivo de SI.A-a,
que posiblemente provenga de Maškan-puša (ver Steinkeller, “On Editing Ur III Economic Texts,” JAOS 102
[1982] 643), y los textos de Tell al Wilayah, publicados por J. N. Postgate, Sumer 32 (1976) 77-100. Notar,
sin embargo, que el caso del archivo de SI.A-a es complicado, por el hecho de que Maškan-puša pudo
haber sido un énsi (ver n. 13 arriba).
9

Maškan, and Nagsu.23 La evidencia indica que el alcalde ejercía la autoridad más alta de un lugar
dado.24 No está claro si los alcaldes operaban como subordinados de los generales o de los
gobernadores; en asuntos legales, al menos, estaban sujetos a la jurisdicción del gobernador.25
[21]
El carácter dual de la organización administrativa de Ur III que hemos enfatizado reiteradas
veces, donde el gobernador y el general ocupaban dos posiciones independientes y en gran
medida antagónicas, indica en una escala más amplia la configuración de fuerzas políticas que
existían en el área central del Estado de Ur III. La esfera controlada por el gobernador, en esencia
la antigua ciudad-estado torpemente modificada para encajar en el marco de un imperio
centralizado, representaba una fuerza que era hostil por naturaleza al gobierno central y al rey de
Ur. Por el contrario, el dominio del general, es decir, los dependientes del rey que vivían en tierras
de la corona, eran por definición pro-gobierno central y pro-rey. Para ponerlo en términos aún
más simples, podría decirse que en el centro las líneas de conflicto político se daban entre las
ciudades y el campo, entre los oponentes al rey y la base de poder del rey, respectivamente.
En términos de su organización económica, el centro comprendía los siguientes tres
sectores básicos:
1. El dominio del templo: propiedades inmuebles o de otro tipo nominalmente a cargo de
las unidades domésticas del templo y administradas por la administración provincial
(ensi).
2. El dominio real: tierras distribuidas entre los dependientes del rey (sobre todo personal
militar) a cambio de servicios y ciertos tributos (šagina); complejos industriales
manejados directamente por el gobierno central (e.g. los establecimientos de tejidos de
Ur, los talleres de Puzriš-Dagal); los rebaños reales.
3. El sector privado: tierras en posesión privada; mercaderes; artesanos independientes;
pastores, pescadores, etc.

23 Para (Du-)Gišabba, ver Falkenstein, Gerichtsurkunden 2 120b:17; para Garšana, ver Forde, Nebraska
1:14; para Maškan, ver n. 25 abajo; para Nagsu, ver Falkenstein, Gerichsturkunden 2 120ª:10, 120b:14, 21.
24 Ver los textos legales TIM 3 145:14-15 y TIM 5 12:6, perteneciente al archivo de SI.A-a, ambos tienen al

alcalde de testigo y están sellados por él.


25 El texto Sigrist, Tablettes du Princeton Theological Seminary époque d’Ur III (Philadelphia, 1990), No. 394,

en el que un alcalde de Maškan, que actuaba en representación del general de Maškan, toma cebada
prestada del gobernador de Umma para 840 “soldados” (érin) de Maškan, parece indicar que los alcaldes
estaban administrativamente subordinados a los generales. Para el tema del alcalde como sujeto de la
jurisdicción del gobernador, ver los textos legales de Umma, Falkenstein, Gerichtsurkundne 2 120a y 120b,
que registran los casos que involucraban a los alcaldes de (Du-)Gišabba y Nagsu.
10

De éstos, el menos conocido es el sector privado. Si bien hay evidencia suficiente para
demostrar que en el período de Ur III la tierra podía estar en posesión privada,26 es claro que este
tipo de tenencia no jugó un papel importante en la economía. Lo mismo puede decirse sobre el
sector privado en su totalidad.
Todos estos tres sectores contribuían al gobierno central, aunque de manera y grados
diferentes. Desde un punto de vista cuantitativo, las más importantes eran las contribuciones de
los dominios del templo, que consistían principalmente en productos agrícolas e industriales. Las
contribuciones del dominio real eran de dos clases; (1) servicios y ciertos tributos; (2) bienes
producidos por los complejos industriales reales y otras operaciones administradas por el estado.
Prácticamente nada se sabe de las contribuciones que hacía el sector privado.
En vista a la posición dominante del dominio del templo en este cuadro, en este trabajo nos
concentraremos en ella. Como ya se mencionó, en el período de Ur III las unidades domésticas
del templo y sus posesiones pasaron a ser propiedades de facto del Estado, y sus ingresos
excedentes se entregaban al gobierno central. Esta concentración sin precedentes de recursos
económicos, distribuidos sobre un área geográfica extensa y ecológicamente diversificada, hizo
posible que los reyes de Ur III instituyeran una resuelta política de especialización regional, donde
cada región principal se concentraba en la producción de diferentes bienes y alimentos.
Semejante economía, altamente centralizada y regionalmente diversificada, necesitaba
mecanismos de redistribución muy eficientes que pudiesen asegurar el movimiento de productos
en todo el territorio. En el centro, esta necesidad se cubrió con la institución denominada bala. W.
W. Hallo, el primero en estudiar el bala, lo interpretó como una organización pan-babilónica, cuya
función era proveer a los grandes templos [22] de Nippur, la capital religiosa de Babilonia. 27 Como
tal, identificó al bala como una forma de anfictionía, comparable a la de Delfos en Grecia. Sin
embargo, una reexaminación de este problema, posible en parte por la evidencia que apareció
desde la publicación del artículo de Hallo, revela que la institución bala funcionaba como un
sistema central de redistribución, que integraba todas las provincias en un todo interdependiente.
Aunque la conclusión de Hallo de que las contribuciones bala se usaban para proveer a los
templos de Nippur es válida, está claro que esta obligación solo era un aspecto del cuadro
general.
Los elementos claves del sistema bala eran los centros de redistribución centralmente
ubicados, creados especialmente para ese propósito por los reyes de Ur III. El que conocemos
mejor es el centro de Puzriš-Dagan (Drehem moderno) cerca de Nippur, que servía como lugar de

26 I. J. Gelb, “On the Alleged Temple and State Economies in Ancient Mesopotamia,” Studi in onore di
Edoardo Volterra, vol. 6 (Florence, 1969) 146-52.
27 JCS 14 (1960 88-114 (especialmente pp. 93, 96).
11

recolección de ganado y de productos animales. Otro de esos centros era probablemente


Dusabara, también ubicado en las cercanías de Nippur, que parece haber estado especializado en
productos agrícolas.28
Hasta donde nuestro actual conocimiento de la institución bala nos permite afirmarlo, los
principios básicos de su organización y operación eran los siguientes:
1. La cantidad de bienes y servicios suministrados por una provincia dada dependían del
tamaño y de las capacidades económicas. Básicamente, las contribuciones bala
consistían de aquellos bienes en cuya producción una provincia particular se
especializaba. Por ejemplo, puede demostrarse que la provincia de Girsu/Lagaš
pagaba su bala principalmente en cereales, 29 en tanto las contribuciones de Umma
consistieron, además de cereales, en juncos, madera y otros productos relacionados.30
2. El valor de las contribuciones hechas por una provincia constituían su fondo bala. Una
vez que la provincia cumplía con sus obligaciones, podía entonces usar este fondo
para obtener otros bienes o servicios que necesitara.
3. Las contribuciones bala se entregaban ya sea a centros de redistribución o a las partes
interesadas, en especial si participaban provincias vecinas.31 Si las contribuciones se
enviaban a centros de redistribución, su destino dependía de la naturaleza de los
bienes entregados. Una porción substancial de las contribuciones bala era extraída por
la administración central dentro de las propias provincias, en su mayoría bajo la forma
de provisiones para varios tipos de dependientes reales.32
A diferencia de la conclusión de Hallo, que creía que “con algunas excepciones, el bala
consistía en ganado,”33 ahora se puede demostrar que el ganado no jugaba un papel significativo
entre las contribuciones bala. El cuadro que emerge de los textos de Puzriš-Dagan es bastante

28 Whiting, ZA 69, 16 n. 19. En JAOS 102, pp. 640-42, discuto un grupo de tablillas asociadas a una persona
llamada Guzana (a la lista que allí aparece hay que agregarle JCS 19 [1965] 28), que parece haberse
originado en un centro de redistribución que procesaba cereales, lana y sésamo. Aunque el origen de esos
textos pudo muy bien haber sido Dusabara, es igualmente posible que se derivaran de algún otro centro de
redistribución.
29 De acuerdo con el texto de Lagaš CT 7 pl. 8, que es un registro de los ingresos y egresos totales de

cebada en la provincia de Girsu/Lagaš para el año Amar-Sin 2, en ese año la provincia gastó como bala casi
exactamente la mitad de la cebada producida. Ver K. Maekawa, “Agricultural Production in Ancient Sumer,”
Zinbun 13 (1974) 51-53 n. 24; T.B. Jones, Sumerological Studies Jacobsen, pp. 58-59.
30 Para la cebada, ver, por ejemplo, Nikolski 2 264: 1-2; Contenau, Contribution 5: 1-4; MVN 4 36:1-7, 55: 1-

2; para juncos, ver, por ejemplo, Nikolski 2 193:1-6; BIN 5 84:117, 22; Contenau, Umma 52:1-3; SACT 2
151:1-6; para madera, ver, por ejemplo, BIN 5 84: 18-22, 345: 1-13.
31 Ver, por ejemplo, MVN 1 18 y YOS 4 70, que registran expendios de varios alimentos por parte del

gobernador de Umma a los representantes de los gobernadores de Šuruppak y Girsu/Lagaš


respectivamente.
32 Ver, por ejemplo, Fish, Catalogue 354, 649; Nikolski 2 340; YOS 4 114 (= TCS 1 1).
33 W.W. Hallo, “A Sumerian Amphictyony,” JCS 14, p. 91.
12

consistente e inequívoco: no hay registros de ganado entregado como el bala de provincias


babilónicas individuales a Puzriš-Dagan; por el contrario, eran los gobernadores babilónicos o sus
representantes los que extraían ganado de [23] Puzriš-Dagan como su bala. 34 Mientras que
algunos de los animales que se retiraban se usaban localmente para cumplir con la obligación
(también llamada bala) de proveer a los templos de Nippur,35 el resto (probablemente la mayoría)
se transportaban a las respectivas provincias.36 A partir de esto, el bala de Puzriš-Dagan debe
verse como un fondo de ganado, al cual cada provincia babilónica tenía derecho a cambio de su
propias contribuciones bala específicas.
En realidad, el ganado que se originaba en el área central no parece haber figurado de
manera importante entre las entregas de Puzriš-Dagan. El único grupo de gente en hacer
entregas de ganado significativas e importantes a Puzriš-Dagan fueron los pastores de rebaños
locales. Pero incluso en este caso, las cantidades de ganado extraído por parte de esos
individuos excedían en gran medida aquellas de las entregas,37 provenían en general del área
periférica del Estado de Ur III, al que nos referiremos más abajo.

34 Ver especialmente los siguientes ejemplos: 360 ovejas fueron transportadas a Girsu por Intaea, el escriba
del “hombre” de Girsu, y recibidas por Aradmu, el gobernador de Girsu/Lagaš (Legrain, TRU 81); 963 ovejas
fueron trasportadas por el engordador Kamu (un muy conocido funcionario de Girsu/Lagaš) y recibidas por
Aradmu, el gobernador de Girsu/Lagaš (MVN 11 195); 17 bueyes y 414 ovejas fueron transportadas por Lu-
šaga y recibidas por Aradmu, el gobernador de Girsu/Lagaš ( PDT 205); 100 bueyes y 978 ovejas fueron
recibidas por el antes mencionado Kamu en nombre de Ur-Lama, el gobernador de Girsu/Lagaš (PDT 425);
149 bueyes y 1336 ovejas fueron recibidas por Ur-Lama, el gobernador de Girsu/Lagaš (A. 663 1982, sin
publicar, cortesía de W. Horowitz); 10 bueyes y 530 ovejas fueron transportadas por Abba-šaga y recibidas
por Ur-Lama, el gobernador de Girsu/Lagaš (BIN 3 373); 710 ovejas fueron recibidas por Ur-Ninkara, el
gobernador de Šuruppak (AUAM73.3010, sin publicar, cortesía de M. Sigrist); 20 bueyes y 100 ovejas
fueron recibidas por Ititi, el gobernador de Kazallu ( PDT 516); 79 bueyes y 1.408+[x] ovejas fueron recibidas
por Is(su)-ariq, el gobernador de Kazallu (YOS 4 75); 42 bueyes fueron recibidos por Arši-ah, el gobernador
de Babilonia (MVN 8 31); 51 bueyes fueron recibidos por Gudea, el gobernador de Kutha (AUAM 73.3184,
sin publicar, cortesía de M. Sigrist).
35 Ver por ejemplo, Genouillac, Trouvaille 79; Jones-Snyder, SET 57-58; PDT 342; BIN 586, MVN 8 139.
36 K. Maekawa, “The Management of Fatted Sheep (udu-niga) in Ur III Girsu/Lagaš, ASJ 5 (1983) 93-96, ha

afirmado recientemente que Girsu/Lagaš entregaba a Puzriš-Dagan grandes cantidades de ganado como su
bala. Las fuentes disponibles, sin embargo, muestran que el movimiento de ganado se hizo en la dirección
opuesta: de Puzriš-Dagan a Girsu/Lagaš. Este punto queda particularmente en claro a partir de la siguiente
evidencia: 1) Legrain, TRU 81 (citado n. 34 arriba), que específicamente afirma que los animales en
cuestión eran transportados “a Girsu” (Gír-suki-šè, línea 5); 2) el texto de Lagaš Barton, Haverford 2 pl. 75
no. 57, registra la entrega de 51 bueyes y 1.136 ovejas “[de] Nippur (Nibruki-[ta], iv 4; para la reconstrucción,
ver ii 2, 12); 3) el texto de Puzriš-Dagan Limet TSDU 65 registra el recibo de 900 ovejas por parte de Ur-
Lama, el gobernador de Girsu/Lagaš, y el texto de Lagaš Reisner, Telloh 60:1-4, 12-14, contiene el registro
de la misma transacción. Para otra evidencia ver n. 34. Quiero enfatizar que no conozco ninguna evidencia
que pudiese indicar que Girsu/Lagaš hiciera algunas contribuciones significativas de ganado a Puzriš-
Dagan.
37 Ver las entregas proyectadas de ovejas (de los pastores de) Maškan-DU.DU, Dēr, Maškan-āpir, Uru-

sagrig, e Isin, que fueron planeadas para el gobernador de Sippar, y que sumaban 2.920 animales ( JCS 14,
p. 111, no. 14), en comparación con las 10.992+ [x] ovejas que retiraban los pastores de Maškan-DU.DU,
Maškan-šapir, Isin y Šuruppak (MVN 11 210). Varios de los pastores mencionados en el último texto
13

Para concluir esta parte de la discusión, debe enfatizarse que el bosquejo precedente toma
en cuenta sólo las contribuciones del dominio del templo, y eso de manera incompleta, ya que
sabemos que todas las grandes categorías de personas empleadas en las unidades domésticas
de los templos debían pagar varios tipos de tributos personales.38 Un tratamiento completo de las
contribuciones del centro tendrían que incluir los múltiples impuestos, tasas, y servicios que
pagaban los dominios reales y el sector privado, de los que desafortunadamente sabemos muy
poco.
Dejando atrás el área central, pasamos ahora a la periferia del Estado de Ur III. Aunque se
sabe que los reyes de Ur III (especialmente Šulgi) realizaron muchas campañas a la región del
norte y del noreste de [24] Babilonia, obteniendo allí ganancias territoriales sustanciales, la
escasez de información histórica ha hecho virtualmente imposible determinar hasta ahora la
extensión territorial de esos territorios, sin mencionar sus estatus político y económico.
Afortunadamente, existe un grupo de documentos económicos de Ur III de Puzriš-Dagan,
conocido desde hace algún tiempo pero sin haber sido estudiado sistemáticamente, que
contribuye a aclarar estos problemas.
Los textos que tengo en mente se relacionan a la entrega de un tributo llamado, gún ma-
da, “tributo de las provincias,” que se pagaba en ganado y se entregaba a Puzriš-Dagan. Hasta
donde sé, el primero que notó la existencia de este tributo fue Hallo, quien en 1960 sugirió que
representaba un “tributo territorial,” por el que un área geográfica dada era responsable de manera
colectiva. 39 En 1973, I. J. Gelb discutió el gún ma-da brevemente y lo consideró como un
impuesto que pagaban los colonos militares que vivían en las afueras del área central del Estado
de Ur III.40 Cinco años más tarde, P. Michalowski reunió y estudió unos veinte textos gún ma-da.41
Michalowski interpretó al gún ma-da como un tributo o impuesto que pagaban los territorios que no
estaban incorporados al Estado de Ur III. Desde su punto de vista, esos territorios representaban
zonas neutrales del imperio, que servían como la “línea defensiva y área de preparación para las
expediciones militares en contra del enemigo.”42
Para la época en que se publicó el artículo de Michalowski, comenzó a interesarme la
cuestión del gún ma-da. Como resultado de mi trabajo sobre este problema, pude, en primer
lugar, identificar muchos otros textos de Puzriš-Dagan, tanto editados como inéditos, que trataban

(Bēlum-ilī, Abbaʾa, Ur-zikuma, Ur-alla, Abī-ṭāb, Abba, y Ur-lugal) también recibieron grandes cantidades de
ovejas en TCL 2 5498 i-iii.
38 Tal, como por ejemplo, el tributo gún que pagaban los “mayordomos” (šabra) de las unidades domésticas

de los templos (ver, por ejemplo, Contenau, Contribution 46:6).


39 JCS 14, pp. 88-89.
40 I. J. Gelb, “Prisoners of War in Early Mesopotamia,” JNES 32 (1973) 85.
41 P. Michalowski, “Foreign Tribute to Sumer during the Ur III Period,” ZA 68 (1978) 34-49.
42 Ibid., p. 46.
14

sobre la entrega de este tributo; el número total de tales documentos que conozco exceden el
centenar. La razón por la que muchos de estos textos no fueron reconocidos antes como
pertenecientes al gún ma-da es porque el término gún ma-da comenzó a usarse sólo en el tercer
año del reinado de Šu-Sin; en textos anteriores, las entregas de este tributo aparecían
generalmente sin ninguna designación especial o, en algunos casos aislados, se identificaban
simplemente como gún, “tributo.”
En segundo lugar, y lo que es más importante, descubrí que las entradas que registraban
al gún ma-da seguían una secuencia estándar. En su forma más completa esta secuencia
comienza con la entrega de 10 bueyes y 100 ovejas,43 casi sin excepción por parte de un general
(šagina).44 Listados a continuación están los individuos que portan el título nu-banda, “capitán”
que pagaban ya sea 2 bueyes y 20 ovejas o 1 buey y 10 ovejas cada uno. A continuación siguen
los anónimos ugula-géš-da, “oficiales a cargo de 60 hombres,” que pagan un tributo conjunto por
una cantidad de la vigésima parte de un buey y la décima parte de una oveja por ugula-géš-da.
La secuencia concluye, luego, con un grupo de personas anónimas identificadas como érin NG,”
que entregan colectivamente cantidades variables de ganado, pero también por lo general en una
proporción de 1 buey por 10 ovejas.45 Ver figuras 2, 3, y 4 para ejemplos de esas secuencias.
Esta evidencia demuestra bastante claramente que quienes pagaban el gún ma-da eran
personal militar, con una cantidad de ganado entregado que dependía del rango militar del
pagador. Además, está claro que la secuencia dada de contribuyentes del gún ma-da consistía en
miembros de un asentamiento militar, desde el comandante de más alto rango hasta los soldados
rasos. Junto con el hecho de que los lugares que se mencionan a este respecto son siempre
localidades extranjeras (i.e., no babilónicas), esto muestra, en concordancia con [25] una
interpretación anterior de Gelb, que el gún ma-da representaba un tributo pagado por el personal
militar que vivía en la periferia del estado de Ur III.
Aunque la cantidad de soldados (érin) que pagaban el gún ma-da nunca se especifica, los
casos en los que la cantidad de ugula-géš-das, “oficiales a cargo de 60 hombres,” está registrada
(como en el texto tabulado en la figura 2), hacen posible calcular las cantidades respectivas de
soldados y en consecuencia la cantidad de tributo que pagaba un soldado. Al usar esta
proporción del tributo, se puede estimar a la vez la población de soldados en otros asentamientos.

43 “Bueyes” y “ovejas” se usaban aquí (de acuerdo con la práctica sumeria) como categorías generales para
el ganado mayor (bueyes y vacas) y para el ganado menor (ovejas, cabras y gacelas) respectivamente.
44 En ocasiones, la persona que aparece en esta posición puede identificarse con un gobernador (énsi). En

cada caso, sin embargo, se encuentra allí al principal administrador de una provincia periférica, que ejercía
poderes tanto civiles como militares. El término que mejor describe a ese oficial es “general-gobernador.”
45 Aparte de estas categorías, en algunos casos raros los ejemplos de contribuyentes también incluyen

gente como àga-uš, “gendarme,” hazānum, “alcalde,” sipad, “pastor,” y ab-ba(-uru), “ancianos de la ciudad.”
15

Ya que los precios del ganado eran estándar en el período de Ur III (10 siclos de plata por
1 buey y 1 siclo de plata por 1 oveja), es posible calcular los equivalentes en plata del gún ma-da.
Ver figura 5 para una secuencia reconstruida de categorías de contribuyentes, con las
correspondientes proporciones de tributo.
A propósito de eso, el tributo de 10 granos de plata de un soldado corresponde casi
exactamente al que pagaba la misma categoría de personas en el área central del Estado de Ur
III. Esto, de acuerdo con el texto de Umma TCL 5 6166, era ya sea 4 o 12 granos de plata.46
Después de enumerar a los contribuyentes, los textos gún ma-da nombran al funcionario
responsable de recolectar el tributo y entregarlo a Puzriš-Dagan.47 La persona que actuaba en
esta capacidad era ya sea un alto comandante de un asentamiento dado (y de esa manera un alto
contribuyente de aquel lugar) o, en el caso de asentamientos menores, el comandante bajo cuya
jurisdicción se encontraba ese asentamiento.48
La evidencia disponible demuestra que el gún ma-da se pagaba anualmente, y que por lo
general se entrega durante el período de mediados de setiembre a mediados de diciembre.49 En
algunos ejemplos la entrega de ganado se hacía en dos o más veces durante el mismo año fiscal;
incluso están documentados casos de contribuyentes quienes, habiendo fallado en pagar el tributo
completo en un año, entregaron el saldo, junto con el nuevo tributo, durante el siguiente año. 50
Una comparación de los textos gún ma-da muestra que un asentamiento dado pagaba por lo
general el mismo tributo a través de los años. 51 Además, existe evidencia inequívoca que la

46 Ver mi artículo citado en la n. 4 para una discusión detallada de ese texto.


47 Se lo describe como ugula NP, “bajo la supervisión de NP.”
48 Que la persona designada como el funcionario responsable de la recolección y entrega del tributo pagado

por un lugar dado era idéntico con el administrador principal de aquel lugar está, en muchos casos,
corroborado por evidencia externa. Por ejemplo, el canciller Arad-Nanna (también conocido como Aradmu),
quien estaba a cargo del tributo de Nihi (Jean, ŠA 36 1e líneas 1-3; Šulgi 48), Pašime (ver n. 57 abajo),
Urbilum (Conteneau, Contribution 6 i 1 – iv 2; Šu-Sin 7), y Šabum (A. 5170: 1-5, inédito; Ibbi-Sin 1), es
asimismo conocido por detentar el cargo de general de Nihi, Pašime, y Urbilum, y el cargo de gobernador de
Šabum (ver n. 21 arriba). De la misma manera, el general Enni-ili, responsable del tributo de BAD.AN-kizi y
era el máximo contribuyente allí (tablilla inédita de una colección privada, líneas 11-19), está documentado
en otra fuente como un general de GÀD.AN-kizi (Owen, NATN 612 sello: Na-bí-dEn-líl / dumu en-ni-lí/šagina
DÀD.AN-[kizi]; cf. también MVN 3 294 sello Na-bí-dEn-ni-lí/šagina).
49 Esta particular elección del momento de entregas se debía probablemente a consideraciones climáticas,

ya que los meses de otoño habrían ofrecido las condiciones más favorables para la transferencia y
búsqueda de alimento del ganado.
50 Ver, por ejemplo, CT 32 láminas 19-22, que registra el restante del tributo para el año Ibbi-Sin 1, que

debían los capitanes Abibana, Kakkulatum, Išim-Šulgi, Tutub, y Kiškati (i 1-21), junto con el tributo pagado
por los mismos individuos en Ibbi-Sin 2 (ii 12-15, iii 27-iv 1, iv 6-8, v 16-22, v 32-vi 1).
51 Así, por ejemplo, los soldados de Gar-NE-NE entregaban 4 bueyes y 300 ovejas tanto en Šulgi 48 como

en Amar-Sin 2, cada vez pagan 1 buey y 10 ovejas (ver fig. 3; notar que en Amar-Sin 2 el impuesto de
Puhzigar estaba combinado con el de Kakkulatum).
16

administración de Puzriš-Dagan sabía exactamente cuántos animales debía cada asentamiento


por año,52 lo que demuestra que la cantidad de tributo debe haber sido fijada de antemano. [26]
Aunque los registros más tempranos del gún ma-da provengan de año 43 de Šulgi,53 la
fecha real de su ingreso debería ser ubicada con algo de anterioridad, alrededor del año Šulgi 39,
cuando el complejo de Puzriš-Dagan se construyó. La razón de crear Puzriš-Dagan obviamente
fue para procesar este y otros tipos de tributos de ganado.
Tributo Supervisor
Contribuyente Lugar
Bueyes Ovejas (ugula)
d d ki d
10 100 Zé-lu-uš- Da-gan I-šim- Šul-gi Zé-lu-uš- Da-gan
1 10 Ì-lí-TAB.BA
2 [20] […]-a
1 10 Puzur₄-A-bi-ih
d
1 10 Šul-gi-ì-lí
1 10 Ì-lí-zi-lí
d
1 10 Un-úr- Adad
1 10 A-gu-a-lí
1 10 Za-rí-iq
1 10 Za-a-lum
1 10 Ì-lí-TAB.BA
2 20 IGI-ha-lum nu-banda-me-éš
d ki
17 170 érin I-šim- Šul-gi
d ki ki d ki
2 20 Lú- Nanna Z[i-mu-dar ] Ša-mi Lú- Nanna Zi-mu-dar
1 10 DI.TAR-ì-lí
1 10 Puzur₄-Ha-ià
1 10 I-ku-mi-šar nu-banda-me-éš
1 10 ugula-géš-da-bi 20-me-éš
ki
4 40 érin Ša-mi
d ki
2 20 Lú- Nin-šubur nu-banda Tum-ba-al
ki
3 30 érin Tum-ba-al
Figura 2. Tributo pagado por Išim-Šulgi ,Šami y Tumbal en el año Ibbi-Sin 2 (CT 32 ils. 19-22)

Los textos fechados de las entregas gún ma-da cubren el período de Šulgi 43 a Ibbi-Sin
54
2. El desglose de acuerdo con los reinados particulares es el siguiente: Šulgi: 35 textos; Amar-
Sin: 35 textos; Šu-Sin: 19 textos; Ibbi-Sin: 3 textos. Como lo demuestra esta distribución, durante
los reinados de Šulgi y Amar-Sin, las entregas de gún ma-da permanecieron en el mismo nivel;

52 Esto se ve en los textos que registran la falla de algunos lugares en entregar sus tributos durante un año
en particular, con las figuras indicadas que coinciden con la cantidad de ganado que en general pagaban
esos lugares. Ver, por ejemplo, Langdon, TAD 66, que afirma que (los soldados de) Zatum no entregaron su
tributo de 10 bueyes en Šu-Sin 9, en comparación con JCS 31 (1979) 166-67 línea 16 (Amar-Sin 8), donde
el tributo que pagaban los soldados de Zatum es de la misma manera 10 bueyes. Otro de esos textos es
Langdon TAD 54 (sin fecha), que registra 1 buey y 18 ovejas que no fueron entregadas como tributo de (los
soldados de) Tiran. Esta figura corresponde exactamente a el tributo que pagaron los soldados de Tiran en
Amar-Sin 7 (BIN 3 139:10).
53 MVN 11 212; A. 2870 (inédito).
54 El texto fechado más temprano es A. 2870 (Šulgi 43/ii/2); el más tardío es CT 32 ils. 19-22 (Ibbi-Sin

2/iv/29).
17

decrecieron marcadamente bajo Šu-Sin, y cesaron completamente en los primeros años de Ibbi-
Sin.55 [27]
El cuadro anterior concuerda con lo que se conoce sobre la historia de la periferia basada
en otras fuentes: su relativa estabilidad durante los reinados de Šulgi y Amar-Sin, la creciente
inestabilidad en la época de Šu-Sin, y, finalmente, el colapso total del dominio babilónico sobre
toda la región a comienzos del reinado de Ibbi-Sin.
En este momento podemos identificar 90 asentamientos que pagaban el gún ma-da.56 Ya
que se conocen las ubicaciones (ya sean ciertas o aproximadas) de muchos de ellos, es posible
realizar un mapa general del territorio del gún ma-da (ver fig. 6.). Este territorio formaba un gran
cinturón que se extendía hacia el sudeste desde la margen izquierda del Tigris y corría en paralelo
a la cadena del Zagros. En el noroeste aparentemente llegaba hasta Assur y Urbilum (Erbil
moderno), en tanto en el sudeste llegaba hasta Sabum, Susa y Adamdun.57 Dado el hecho que el
gún ma-da claramente representaba un impuesto al ingreso personal, en el que la cantidad
dependía del rango militar del contribuyente y en consecuencia, podemos asumir, del tamaño de
su asignación de tierra,58 que puede haber pocas dudas de que el territorio del gún ma-da había
sido de hecho incorporado al Estado de Ur III.
En vista de ello, el pago o no pago de este tributo nos proporciona un criterio útil para
determinar el estatus político de un sitio dado. Los ejemplos de lugares como Anšan, Huhnuru,
Marhaši, Šimaški, y Zabšali en el este, Nineveh y Simanum en el norte, y Abarnium, Ebla,

55 Muy informativos de la situación política que existía en la periferia hacia finales del reinado de Šu-Sin son
los textos Langdon, TAD 66 y Genouillac Trouvailla 50, ambos fechados en Šu-Sin 9, que registran el no
pago de tributo por parte de Zatum y Arman respectivamente. Un registro similar, concerniente al tributo de
Tiran, es Langdon TAD 54. Aunque el último documento no está fechado, el hecho de que su fórmula
concuerda con la de los dos textos anteriores sugiere que pertenece aproximadamente al mismo período.
56 Éstos son: Abal, Abibana, Adamdun, Agaz, Arami, Arman/Armana, Arraphum, Assur, Azaman Baʾa-NE,

BÀD.AN-kizi, Badariš-[x], Balue, Barman, Bidadun, Daltum, Dašinewi, Dēr, Duribla, Durmaš, Ebal, Eduru-
Šulgi, Erud, Ešnuna, Gablaš, Gar-NE-NE, gu-na?-rašina, Habura, Hamazi, Harši, Huʾurti, Hubiʾum, Hubni,
Iaʾamiš, Innaba, Ilšu-rabi, Išim-Šulgi, Išim-Šu-Sin, Išum, Kakkulatum, Kakmun, Kismar, Likri, Lulubu, Lululu,
Māhāzum, Marman, Mašatum, Maškan-garaš, Maškan-kallatum, Maškan-šarrum, Nēbir-Amar-Sin, Nēbirum,
NI-darašwi, Nihi, Nugar, PI-il, Phuzigar, Pūt-šadar, Pūt-tuliʾum, Ra-Ne, SAbum, Sallanewi, Simurrum,
Siʾummi, Susa, Šami, Šanidat, Šetirša, Šuʾahi/Šuʾah, Šuʾirhum, Šumtiʾum/Šunti, Šurbum, Šu-Sin-nihi,
Tablala, Tabra, Tašil, Terqa, Tiran, Tumbal, Tutul, Ú-ra?-e Urbilum, Urguhalam, Urua, Wanum, Zababa,
Zatum, and Zimudar.
57 Parece que en algún momento durante el reinado de Amar-Sin o el de Šu-Sin, la sección sudeste de este

territorio se extendió más lejos hacia el este hasta incluir Pašime sobre el golfo Pérsico. Ver Steinkeller,
“The Question of Marhaši,” ZA (1982) 241-42. Sin embargo, hasta ahora no se conoce ningún registro de
gún ma-da pagado por Pašime. (Para el tributo de Pašime, ver ahora TLB 3 34, fechado a Šu-Sin 6 l [x], que
registra la entrega de udu Pa-šim-eki, “ovejas de Pašime”, del “canciller” [i.e., Arad-Nanna]. Para Arad-
Nanna como general de Pašime bajo Šu-Sin, ver 21 arriba.)
58 Ver abajo, pp. 30-31 y n. 64.
18

Madaman, Mari, Mukiš, Tutul, y Urkiš en el oeste, que no pagaron el gún mad-da y que nunca
fueron parte del Estado de Ur III, confirma la validez de esta observación.
Una mirada al mapa del territorio del gún ma-da, junto con la certeza de su carácter
altamente militarizado, muestra que esta región servía como una zona neutral estratégica que
protegía el flanco noreste de Babilonia, en muchos aspectos comparable al limes romano.
Hacia el norte y el este del territorio gún ma-da, se extendían en otro cinturón los Estados
vasallos de Ur, tales como Anšan, Nineveh, Pašime, Šimanum, y Šimaški. El grado de
dependencia de esos Estados con respecto a Ur variaba de lugar en lugar y de un reinado a
otro.59

59Para Anšan, ver M. Lambert, “Le Prince de Suse Ilish-Mani, et l’Elam de Naramsin à Ibisin,” JA 1979, pp.
29-38; M. W. Stolper, “On the Dynasty of Šimaški and the Early Sukkalmahs,” ZA 72, p. 50; para Nínive, ver
Steinkeller, ZA 72, pp. 240-43; para Šimanum, ver Michalowski, “The Bride of Šimanum,” JAOS 95 (1975)
716-19; para Šimaški, ver Stolper, ZA 71, pp. 43-45.
19

Pasando ahora a la cuestión de la organización administrativa de la periferia, se puede


demostrar que el territorio del gún ma-da comprendía asentamientos de tres tipos: (1) grandes
asentamientos dirigidos por generales [28] o, en algunos casos, por gobernadores; (2)
asentamientos de tamaño mediano, dirigidos por capitanes superiores (i.e., los que pagaban 2
bueyes y 20 ovejas cada uno); (3) asentamientos menores dirigidos por un capitán inferior (i.e., los
que pagaban 1 buey y 10 ovejas cada uno). Mientras que en los asentamientos de los dos
primeros tipos la persona a cargo del tributo era el más alto funcionario militar/civil de un lugar
determinado, en el caso de los asentamientos del tercer tipo esa persona ajena y en todos los
casos puede ser identificada como uno de los funcionarios asociados con los asentamientos de
alto rango.

Tributo
Contribuyente Lugar Supervisor (ugula) Fecha Texto
Bueyes Ovejas
ki ki
1 10 érin Bu-úh-zi-gàr Bu-úh-zi-gàr A-mur-É-a Šulgi 47 PDT 15
ki
5 50 I-ri-bu-um A-bí-ba-na I-ri-bu-um Amar-Sin 2 YBC 3635
ki
4 40 érin A-bí-ba-na (inédito)
ki* ki
4 40 érin Gag-gu-la-tum Gag-gu-la-tum
ki
1 10 I-gi4 nu-banda (A-bí-ba-na ,
ki
6 Bu-úh-zi-gàr ,
y
ki
6 Gag-gu-la-tum )
ki
2 20 A-un-ni dumu I-ri-bu-um A-bí-ba-na A-hu-ni dumu Ibbi-Sin 2 CT 32 ils. 19-
1 10 [Un-úr-Eš4-dar nu- I-ri-bu-um 22
banda]
ki
4 40 érin A-bí-[ba-na ]
d ki
1 10 Na-bí- EN.[ZU nu]- Bu-úh-zi-gàr
banda
ki
1 10 érin Bu-úh-zi-gàr
ki ki
3 30 érin Gag-gu-la-tum Gag-gu-la-tum
ki
*Incluye al érin de Bu-úh-zi-gàr
Figura 3. Tributo pagado por Abibana, Kakkulatum y Puhzigar en los años Šulgi 47, Amar-Sin 2 e Ibbi-Sin 2

De esto puede inferirse que el territorio del gún ma-da estaba subdividido en provincias
autónomas, las que, dependiendo de su tamaño, eran administradas por generales (o
gobernadores) o por capitanes superiores. Cada una de esas provincias incluía un asentamiento
mayor que servía como el centro administrativo de la provincia, y un número menor de
asentamientos subordinados que permanecían a cargo de capitanes inferiores.
La provincia que durante los años de Amar-Sin 2 a Ibbi-Sin 2 fue controlada sucesivamente
por el general Iribum y su hijo Ahuni, un capitán superior, puede servir de ejemplo de este principio
administrativo (ver figura 3). Esta provincia comprendía al menos tres asentamientos separados:
20

Abibana, Kakkulatum, y Puhzigar. Ya que Iribum (y luego Ahuni) era el mayor contribuyente de
Abibana y al mismo tiempo supervisaba la recolección de tributo de Abibana, Kakkulatum y
Puhzigar, Abibana era la capital de aquella provincia, donde Kakkulatum y Puhzigar compartían un
status subordinado. Los últimos dos asentamientos eran dirigidos por capitanes inferiores y tenían
poblaciones de soldados considerablemente menores: un estimado de 900 soldados en el caso de
Kakkulatum y 300 soldados en el caso de Puhzigar, en contra de una cifra de 1.200 hombres que
puede obtenerse para Abibana.60 [29]
De manera similar, la provincia supervisada por el general Niridagal (Šulgi 48 a Amar-Sin
5) incluía los asentamientos de Gar-NE-NE y Tablala (ver fig. 4). A pesar de que Niridagal es
mencionado como el oficial a cargo del tributo tanto en Gar-NE-NE como en Tablala, no figura
entre los contribuyentes de ninguno de esos lugares; en cada caso, el mayor contribuyente es un
capitán inferior diferente. Esto demuestra que Gar-NE-NE y Tablala eran asentamientos
subordinados y que la capital de la provincia de Niridagal estaba situada en otro lugar.
Desafortunadamente el nombre de ese lugar permanece desconocido.

Tributo
Contribuyente Lugar Supervisor (ugula) Fecha Texto
Bueyes Ovejas
ki ki
4 300 érin Gàr-Ne-NE Gàr-Ne-NE Nir-ì-da-gál Šulgi 48 SACT 1 65
ki ki
2 120 érin Tab-la-ka Tab-la-la
d ki
1 10 Šu- Nin-šubur nu-banda Gàr-NE-NE Nir-ì-da-gál Amar-Sin 4 Jones-Snyder
ki
4 300 érin Gàr-NE-NE 10
ki
1 10 Hu-un-ha-ab-bur nu- Tab-la-la
banda
2 60 érin Tab-la-la

Figura 4. Tributo pagado por GAR-NE-Ne y Tablala en los años Šulgi 48 y Amar-Sin 5

Bueyes Ovejas Equivalente en plata Contribuyente


10 100 200 siclos “general” (šagina)
2 20 40 siclos “capitán” (nu-banda)
1 10 20 siclos “capitán” (nu-banda)
1/20 1/2 1 siclo “oficial a cargo de 60 hombres”(ugula-géš-da)
1/300 1/30 12 granos “soldado” (érin)

Figura 5. Contribuyentes y Proporciones de tributo

60Estos estimados asumen que el tributo que pagaba un sólo soldado era 12 granos (= 1/15 de siclo) de
plata (ver fig. 5). Los tributos de los soldados de Abibana, Kakkulatum, y Puhzigar eran 4 bueyes y 40
ovejas (= 80 siclos de plata), 3 bueyes y 30 ovejas (= 60 siclos de plata), y 1 buey y 10 ovejas (= 20 siclos
de plata) respectivamente (ver fig. 3).
21

Aunque la mayoría de los grandes asentamientos eran administrados por generales,


algunos de ellos, tales como Adamdun, Hamazi, Sabum, Simurum, Susa, y Urua, tenían
gobernadores. Esta distinción parece haber sido meramente un asunto de terminología, ya que
sabemos que ambos cargos tenían tanto autoridad militar como civil. El caso del administrador
Zariqum, que está documentado como general y como gobernador de Assur,61 proporciona un
buen ejemplo para este punto. [30]
Al igual que sus homólogos en el área central, los funcionarios principales de la periferia
eran designados por el rey. Como lo muestra el ejemplo de Zariqum, quien sirvió como
general/gobernador de Assur y luego asumió el cargo de gobernador de Susa,62 estos funcionarios
podían ser despedidos o transferidos a otros cargos. Sin embargo, también hay evidencia de que
en ciertas provincias el cargo de general/gobernador pasaba de padre a hijo.63 Es incierto si hubo
una tendencia de los cargos periféricos a volverse hereditarios (como parece haber sido el caso
en el área central).
Cuando se trata de evaluar la organización económica de la periferia, desafortunadamente
tenemos menos certezas. Esto se debe en primer lugar a la ausencia de información textual
relacionada a la actividad económica del área. Al extrapolar lo que se sabe sobre el estatus de los
colonos militares en el área central, sin embargo, hay motivos para asumir que quienes residían
en la periferia conseguían su sustento de las asignaciones de tierra que les había sido otorgada
por la corona.64 Aunque no tengamos información directa relacionada a cómo esta gente utilizaba
sus asignaciones de tierra y qué tipo de economía tenían, un punto al menos parece cierto: ya que
pagaban sus tributos en ganado, la ganadería debe haber sido la principal, sino la dominante,
fuente de subsistencia. Puede que no sea casualidad, por lo tanto, que geográficamente el

61 General: KAH 2 2:13, gobernador: ver las referencias enumeradas en Rép. géog. 2, p. 19.
62 Hallo, “Zāriqum,” JNES 15 (1956) 220-25; R. Kutscher, “A Note on the Early Careers of Zariqum and
Šamši-ilat,” RA 73 (1979) 81f.
63 Ver, por ejemplo, Iribum y su hijo Ahuni, que gobernaron sucesivamente Abibana, Kakkulatum y Puhzigar,

como se discute arriba. Otro ejemplo es el del general Hašip-atal y su hijo Puzur-Šulgi, que ejercieron el
control sobre Arraphum en Amar-Sin 5 (PDT 16:1-14) y en Amar-Sin 8 (JCS 31, pp. 166-67 líneas 1-2)
respectivamente. Hašip-atal está documentado como general en TCL 2 5488:2 (Šulgi 46).
64 Hasta ahora, no encontramos mención a asignaciones de tierra para ninguno de los lugares que aparecen

en los textos gún ma-da. Existe, sin embargo, una tablilla de Puzriš-Dagan que alude a una de esas
asignaciones hechas en un lugar llamado Ahuti, que muy probablemente pertenecía al territorio del gún ma-
da. El texto en cuestión documenta un expendio de 10 ovejas a 2 hombres de Mari (lú Ma-ríki-me), llamados
Amir-Šulgi y Šulgi-pālil, en Šulgi 47. De acuerdo a las líneas 18-20 de este documento, las ovejas “se
cargaron para ellos en un bote, cuando fueron a Ahuti a tomar posesión de los campos” (ud A-hu-tiki-<še> a-
šag4 dab5-dè ir-ri-eš-ša-a má-a ba-ne-gub; Kelsey Museum 89125, inédito, cortesía de D. Owen, cotejado
por P. Michalowski). La ubicación de Ahuti, que también aparece en la lista geográfica de Abu
Salabikh/Ebla (G. Pettinato, MEE 3, p. 239), es desconocida. Sin embargo, parece virtualmente cierto que
no es un topónimo babilónico. En relación a esto, notar que tanto Amir-Šulgi como Šulgi-pālil aparecen
entre varios “extranjeros” en el texto de Puzriš-Dagan TCL 2 5500 ii 6-7, escrito nueve años más tarde.
22

territorio del gún ma-da corresponda muy estrechamente a la región que se extiende entre las
isoyetas de 400 y 200 mm, dentro de las cuales la agricultura de secano es una apuesta (el riesgo
aumenta a medida que uno se acerca a la isoyeta de 200mm). Esta región, a la que Rowton llamó
“zona dimórfica,” 65 se caracteriza por una simbiosis de agricultura de secano y nomadismo
pastoril, donde la cantidad de tierra de pastoreo excede de manera significativa a la tierra agrícola.
En este trabajo hemos limitado la discusión a las contribuciones económicas de la periferia
al tributo gún ma-da. Es necesario remarcar, sin embargo, que la periferia también pagaba varios
otros tributos o impuestos, tales como el šu-gíd y el máš-da-ri-a. 66 El último por lo general
consistía, como el gún ma-da, en ganado, pero también podía pagarse en plata, madera, sésamo,
vino, etc.67 No se puede excluir la posibilidad de que esas contribuciones fueran en realidad más
importantes que el gún ma-da, y que fueran equivalentes a los tributos bala en el área central. Sin
embargo, sabemos que la periferia no sólo hacía contribuciones al [32] gobierno central, sino que
también recibía ciertos bienes (en su mayoría cereales) de éste. 68 Estos hechos pueden ser
considerados como un indicio de que el sistema económico de Ur III era altamente simétrico,
donde el centro y la periferia se reflejaban entre sí en una relación de interdependencia. [33]

65 M. B. Rowton, “Dimorphic Structure and Typology,” Oriens Antiquus 15 (1976) 17-31.


66 Para el šu-gíd, ver, por ejemplo, PDT 234; Genouillac, Trouvaille 69; Nikolski 2 483; para el máš-da-ri-a,
ver, por ejemplo, BIN 3 18; TCL 2 5502/5503 ii 1-5.
67 Para la plata, ver, por ejemplo, TCL 2 5515: 1-3; para la madera, ver, por ejemplo, ITT 3 5114:1-2; Nesbit,

SRD 4; para el sésamo, ver Steinkeller, JAOS 102, pp. 641-42.


68 Por ejemplo, hay evidencia de entregas de granos a Susa y Adamdun. Ver E. Carter, “Elam in the Second

Millennium B.C. The Archaeological Evidence” (PhD diss., University of Chicago, 1971), pp. 179-81;
Michalowski ZA 68, p. 47 y n. 40. Para los envíos de granos a Adamdun, notar también el texto de Lagaš
ITT 2 763, que documenta un desembolso de 100 bushels de cebada para las “raciones de los ciudadanos
de Adamdun” (še-ba dumu A-dam-dunki, línea 2); el receptor de cebada era un mensajero real llamado
Šulgi-bani, hijo del general Kurub-Šamaš. Para envíos similares a Susa, ver especialmente el texto de Susa
MDP 27 205, cuyas secciones preservadas registran la entrega de más de 2.600 bushels de cebada, trigo, y
harina de los gobernadores de Umma, Kutha, Kazallu, y Mar(a)da.