Vous êtes sur la page 1sur 158

J A V I E R G.

GALDEANO
Evangelización
para
nuestro tiempo 14

EUCARISTÍA DOMESTICA
Y POR G R U P O S
Celebraciones
JAVIER G. QAI^DKANO

EUCARISTÍA ROMISrriCA
Y POR GRUPOS
CELEBRACIONES

Introducción litúrgico-pastoral,
por Ricardo Colmenares

EDITORIAL Cov^r-rubias, 19 - Madrid-10


NIHIL OBSTAT: Antonio Hortelano, Superior Provincial.
IMPRIMATUR: José Clemente, Cardenal Maurer, Arzobispo de Sucre.
30 de octubre de 1971.

Derechos reservados: Editorial P. S. Covarrubias, 19. Madrid-10.

BIBLIOGRAFÍA

ALONSO, A.: Comunidades eclesiales de base: teología, sociología, pas-


toral, Edic. Sigúeme, Salamanca, 1970.
BURGALETA, J. T.: Plegarias de acción de gracias, Marova, Madrid, 1969.
BURGALETA, J. T.: Moniciones de la nueva misa, PPC, Madrid, 1969-1970.
BURGOS, J. M.: Celebraciones comunitarias de la penitencia, PPC, 1970*.
CABALLERO, B.: Liturgia de la evangelización, Editorial P. S., Madrid,
19702.
CABALLERO, B.; 3SAIZ, J.: Nueva pastoral del matrimonio, Edit. P. S.,
Madrid, 1973 .
CASTELLANOS, N.: Descubrir la vida, PPC, Madrid, 1970.
Catecismo Holandés, Herder, Barcelona, 1969.
CESPLAM: Evangelización para nuestro tiempo, I-II, Edit. P. S., Ma-
drid, 1973 3 .
COLABORACIÓN: Comunidades de base y expresión de la fe, Estela,
Barcelona, 1970.
COMISIÓN EPISCOPAL ESPAÑOLA DE LITURGIA: Ritual del matrimonio,
Madrid, 1971.
Comunidades de base y nueva Iglesia, Ediciones A. C , Madrid, 1971.
CONCILIO VATICANO I I : Constitución «Sacrosanctum Concilium» sobre
la sagrada Liturgia.
CUADERNOS SACERDOTALES: La Pascua en la vida cristiana, San Esteban,
Salamanca, 1969.
DALMAU, J.: La Iglesia subterránea o la Misa secularizada, Fontanella-
Marova, Barcelona-Madrid, 1971.
TERCERA EDICIÓN (ampliada). EZCURRA, F.: Cultos vespertinos, PPC, Madrid, 1967.
HORTELANO, A.: La Iglesia del futuro, Sigúeme, Salamanca, 1970.
I.S. B.N. 84-284-0226-4. HORTELANO, A.: Hacia una celebración doméstica de la Eucaristía, en
Depósito legal: M. 30.209-1973. la rev. «Pentecostés», núm. 17 (1968), 214-236.
HORTELANO, A.: El desarrollo de la comunidad cristiana por medio de la
Talleres Gráficos Montaña - Avda. Pedro Diez, 3 - Madrid liturgia doméstica, Movimiento Familiar Cristiano, México, 1968
(Congreso Eucaristía) de Bogotá. 1968).
6

ISPA, El porqué de la reforma litúrgica, Estela, Barcelona, 1967.


JEAN-NESMY, Q.: La espiritualidad del año litúrgico, Herder, Barcelona,
1960.
KNECHTLE, M. O.: Vive y canta con la Iglesia, Herder, Barcelona, 1960.
I
KÜNG, H.: La Iglesia, Herder, Barcelona, 1969.
MALDONADO, L.: La secularización de la liturgia, Marova, Madrid, 1970.
MAERTENS, Th.: Libro de Oración, Marova, Madrid, 1971. INTRODUCCIÓN
MOLIN, J. B.; MAERTENS, Th.: Renovación de las preces de los fieles,
Marova, Madrid, 1970.
MOSER, Laurence E.: Celebraciones litúrgicas en familia, S. Terrae, San-
HISTORICO-PASTORAL
tander, 1972.
Pbase, revista litúrgica, 8 (1969), número monográfico sobre comu-
nidades de base y liturgia.
SAGRADA CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO: Instrucción sobre las
Misas para grupos particulares, 15 de mayo de 1969.
SAIZ, J.; LÓPEZ, A.: Pastoral del Bautismo, Edit. P. S., Madrid, 19712.
SAIZ, J.: Nueva Pastoral del Año Litúrgico, Edit. P. S., Madrid, 1971.
SANSEGUNDO, L. E.: La oración de la familia: Plegarias bíblico-litúrgicas
para hogares, comunidades y grupos apostólicos, PPC, Madrid, 1969. 1. L A IGLESIA, COMUNIDAD D E F E , D E CULTO T D E
SCHILLING, A.: Fürbitten und Kanongebete der hollándischen Kirche AMOR.
(Preces y cánones de la Iglesia holandesa: Materiales de estudio en 2. L A L I T U R G I A «CUMBRE A L A QUE T I E N D E L A AC-
torno a la actualización de los textos litúrgicos), Ed. Hans Driewer,
Essen, 1968. TIVIDAD D E L A IGLESIA».
SECRETARIADO NACIONAL DE LITURGIA: Prefacios *per annum», prefa- 3. H I S T O R I A D E SALVACIÓN Y EVOLUCIÓN D E L A L I -
cios comunes de santos y misas rituales y votivas, prefacios del Año
Litúrgico (colección «Subsidia Litúrgica», núms. 2, 3 y 9). TURGIA.
SECRETARIADO NACIONAL DE LITURGIA: Comentarios bíblicos al Leccio-
nario para misas votivas y en diversas circunstancias, Madrid, 1971. • Antiguo Testamento
• Nuevo Testamento
• Iglesia apostólica
• Iglesia primitiva romana
a) Iglesia doméstica
b) L a «domus ecclesiae»
c) Crisis litúrgica

• L a Iglesia en la Edad Media y Moderna.

4. L A L I T U R G I A POR GRUPOS P A R A LOGRAR L A PRO-


MOCIÓN D E L A COMUNIDAD CRISTIANA

• Situación histórica y pastoral litúrgica


• Aspiraciones de la Iglesia actual
• Situación jurfdico-pastoral de la Eucaristía de Grupos
a) Legislación preconciliar
b) Legislación postconciliar
c) Instrucción sobre las «Misas para grupos parti-
culares»
8 9

Y así puede concluir que: «Cristo, el único Mediador, ins-


tituyó y mantiene continuamente en la tierra a su Iglesia santa,
comunidad de fe, de esperanza y de caridad, como un todo
INTRODUCCIÓN HISTORICO-PASTORAL visible» (LG 8).

El trabajo realizado por el R. P. Javier G. Galdeano merece


unas breves líneas de presentación para que, quienes han de
utilizar este manual de Celebraciones, capten perfectamente
el valor de las mismas.
Siendo esta obra de pastoral aplicada eminentemente prác-
tica, nos limitamos sólo a apuntar los fundamentos litúrgicos
que le dan unidad.
2 LA LITURGIA «CUMBRE A LA QUE
T I E N D E LA ACTIVIDAD D E LA IGLESIA»

Siendo la vida de la Iglesia una «Historia de Salvación»,


presentaremos esta liturgia para grupos más como historia La Constitución sobre la Liturgia, dada la triple dimensión
que en sus fundamentos dogmáticos tan señaladamente marca- eclesial, nos advierte en seguida que «la Sagrada Liturgia no
dos por el Concilio Vaticano II. agota toda la actividad de la Iglesia, pues para que los hombres
Las ideas que a continuación anotamos son sólo unos apun- puedan llegar a la Liturgia, es necesario que antes sean llama-
tes orientadores de los responsables y animadores de grupos. dos a la fe y a la conversión... Por eso, a los no creyentes la
Iglesia proclama el mensaje de salvación... y a los creyentes
les debe predicar continuamente la fe y la penitencia y debe
prepararlos además para los sacramentos...» (SC 9).
Pero la Iglesia tiene plena conciencia de que, «no obstante,

1 LA IGLESIA, COMUNIDAD D E P E ,
D E CULTO Y DE AMOR
la Liturgia es la cumbre a la cual tiende toda la actividad de
la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde emana toda
su fuerza», aunque «con todo, la participación en la sagrada li-
turgia no abarca toda la vida espiritual-» (SC 10 y 12), «se con-
sidera la Liturgia como el ejercicio del sacerdocio de Cristo»
Sabemos que el Concilio Vaticano II gira en torno de una y por eso «en ella los signos sensibles significan, y cada uno
idea-madre: la exposición de su esencia a sí misma y al mundo a su manera realizan la santificación del hombre, y así el
de hoy. Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y los miem-
El eje en torno al cual giran los dieciséis documentos ema- bros, ejerce el culto público íntegro. En consecuencia, toda
nados del Concilio es la constitución Lumen gentium. celebración litúrgica, por ser obra de Cristo Sacerdote y de su
Resumiendo en síntesis apretada la idea fundamental, esco- Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia
gemos estas palabras: cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no
«La Iglesia es, en Cristo, como un Sacramento, o Signo e iguala ninguna otra acción de la Iglesia» (SC 7).
Instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de Y la razón última la da el propio documento conciliar al
todo el género humano» (LG 1). decir: «Esta obra de la redención humana y de la perfecta
Por eso el Señor «estableció convocar a quienes creen en glorificación de Dios... Cristo, el Señor, la realizó principal-
Cristo en la Santa Iglesia» (LG 2) para que todos se salven, mente por el misterio pascual de su bienaventurada pasión,
y así «la obra de nuestra salvación se efectúa cuantas veces resurrección de entre los muertos y gloriosa ascensión»
se celebra en el altar el sacrificio de la cruz, por medio del cual (SC5,§2.°).
Cristo, que es nuestra Pascua', ha sido inmolado, y al mismo Estas largas citas del documento conciliar nos liberan de
tiempo la unidad de los fieles que constituyen un solo Cuerpo comentarios que empobrecerían la fuerza y la autoridad de
en Cristo, está representada y se realiza por el sacramento del cuanto queremos demostrar y llevar al ánimo de los fieles: el
pan eucarístico» (LG 3). valor supremo de la Liturgia, cuyo centro es la Eucaristía, el
11
10

Sacrificio eucarístico en sus tres aspectos de Sacrificio, Alimento alma; materia-espíritu; sensibilidad-abstracción. Los hebreos
y Presencia, pues «creemos que la Misa celebrada por el sacer- de la época patriarcal no conocieron templo; luego un santua-
dote, representante de la persona de Cristo, en virtud del rio portátil; más tarde un solo templo en Jerusalén, de la cual
poder recibido por el sacramento del Orden y ofrecida por él es eco, a escala de la liturgia de la palabra, la sinagoga local,
en nombre de Cristo y de los miembros de su Cuerpo místico, que parece nació en la época del destierro.
es el sacrificio del Calvario hecho presente sacramentalmente c) La Pascua. Es el acontecimiento histórico fundamen-
en nuestros altares» («Credo del Pueblo de Dios», de tal, perpetuado, significado y ritualizado en torno a un cor-
Pablo VI). dero que se elige con mimo, se inmola bajo un rito especial
Valor de la Liturgia que, hemos de reconocerlo, ha sufrido y se consume en familia siguiendo unas reglas siempre respe-
una crisis por no decir eclipse de siglos, para dar paso a lo tadas, siempre repetidas.
que se llamó la «Primavera litúrgica» de principios de este
siglo, que, recogida por grandes teólogos, vivida en monasterios
benedictinos del centro de Europa principalmente y acogida por Nuevo Testamento
el Pueblo de Dios, da lugar a estos documentos conciliares y
sucesivas instrucciones de las Sagradas Congregaciones y del En el Nuevo Testamento, perfección, plenitud y realidad
Consilium. de lo significado, pre-figurado y deseado-anhelado por el An-
tiguo, los elementos anteriores cobran todo su valor, pero
sufren la mutación en el fondo o realidad («res») y en el signo-
sacramento («sacramentum»).
Y, naturalmente, va a ser Cristo, el Señor, quien realiza la

3 HISTORIA DE SALVACIÓN Y
EVOLUCIÓN DE LA LITURGIA
mutación ontológica y real no sólo con palabras, sino con su
acción vital que es su Pascua.
• Respecto del templo, aunque le profesa un gran res-
peto a lo largo de toda su vida, viene a superar el templo de
Conviene que el cristiano actual, que ha visto con gozo, piedra.
admiración e ilusión esta renovación litúrgica, recuerde los El mismo anuncia la ruina del templo (Mt 23,38; 24,2).
antecedentes en que se ha basado la Iglesia para «volver a las El templo antiguo, con toda su concepción veterotesta-
fuentes» que ha sido el grito de las últimas décadas, tanto en la mentaria, ya no tiene razón de ser.
Teología como en la Liturgia que ahora nos interesa tratar. Su Cuerpo transfigurado, en cambio, después de su Resu-
rrección, le permite hacerse presente en todos los lugares y en
todos los templos materiales, suntuosos o domésticos.
Antiguo Testamento El Concilio hablará de estas presencias, pues, «para realizar
una obra tan grande—la de la salvación—, Cristo está siempre
Encontramos tres elementos constitutivos del culto o li- presente a su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica».
turgia del Pueblo de Dios:
a) La asamblea de Yavé, que es la respuesta del Pueblo «Está presente en el sacrificio de la misa,
de Dios a la convocación del Señor. — sea en la persona del ministro, 'ofreciéndose ahora por
La primera de las cuales tiene lugar al pie del Sinaí: ministerio de los sacerdotes el mismo que entonces se
— «Yo os tendré, dice Yavé, por reino de sacerdotes y ofreció en la cruz',
por nación consagrada» (Ex 19,24). Acontecimiento primordial — sea, sobre todo, bajo las especies eucar'tsticas.
que llevará en la tradición bíblica el nombre de «Asamblea — Está presente con su virtud en los Sacramentos, de
de Yavé». modo que, cuando alguien bautiza, es Cristo quien
b) El templo. Todo templo es un intento para encontrar bautiza.
un ámbito especialmente consagrado, separado, aislado, para — Está presente en su palabra, pues cuando se lee en la
comunicarse con Dios. Responde al compuesto humano: cuerpo- Iglesia la Sagrada Escritura, es El quien habla.
12 13

— Está presente, por último, cuando la Iglesia suplica y libre acceso con tal de que crean, y no por la circuncisión o
canta salmos, el mismo que prometió: 'Donde dos o incircuncisión (Ef 2,14-19).
tres están congregados en mi nombre, allí estoy yo en Es el Cuerpo resucitado del Señor, en quien habita la divi-
medio de ellos' (Mt 18,20)» (CS 7). nidad, el verdadero Templo de Dios (Col 2,9).
Los cristianos, miembros de este Cuerpo, son, como El, un
• En cuanto a la Pascua, Cristo mismo es «nuestra Pas- Templo del Espíritu Santo (1 Co 6,19).
cua, que ha sido inmolado» (1 Cor 5,7). Se trata de la comida b) De hecho se deduce de los Actos de los Apóstoles unas
de una nueva Pascua, cuando se reúne con los suyos para cele- actividades litúrgicas que podemos llamar «grupo» y «domés-
brar la Ultima Cena: ticas», pues el grupo cristiano (aunque a nadie se excluye) es
reducido, y el culto se alterna entre el Templo y las casas de
— Convoca a sus discípulos. los cristianos, sobre todo la casa de Marcos, que es, posible-
— Escoge el lugar: «sala alta, grande, alfombrada, pronta» mente, el lugar de la Ultima Cena, de Pentecostés y de las
(Me 14,15). primitivas reuniones y apariciones del Señor resucitado.
— Celebra la pascua judía (Me 14,26). (Pueden consultarse: Act 1,12-14; 5,42; 2,46-47 y tam-
— En las bendiciones rituales de pan y vino inserta Jesús bién Me 15,42; Jn 19,31; Le 24,1; Jn 20,26, etc.)
la institución de la Eucaristía. c) También se deducen algunos rasgos típicos de la litur-
— Describe su muerte como el sacrificio de la Pascua, gia doméstica, y esta vez ya adulterada por la debilidad de los
cuyo cordero es El mismo (Me 14,22-24). San Juan hermanos, en la descripción famosa de San Pablo en su pri-
subraya este hecho: 1,29 y 36; 18,28 y 19. mera carta a los Corintios, denunciando el abuso y describiendo
lo que él había «recibido del Señor» (1 Co 11,23.26).
Esos «abusos» no hubieran podido darse, sin duda, ni en
En la Iglesia apostólica un templo ni en una sinagoga, pero sí caben a nivel de una
casa corintia de estructura arquitectónica romana.
Aquí la Asamblea cristiana ocupa el lugar de la Asamblea Iglesia primitiva romana
de Yahvé; se reúne en torno al Señor Jesús.
• El Templo de Jerusalén, sin abandonarse del todo, Nos ceñimos a la liturgia romana por dos razones:
pasa a un segundo plano. Allí sigue ofreciéndose el antiguo — Por conocerla mejor y poseer datos de autores ecle-
culto matutino y vespertino; los sacrificios rituales, los turnos siásticos primitivos, testigos presenciales y protago-
sacerdotales que ya no pueden impresionar a los bautizados. nistas de las reuniones litúrgicas.
Queda el símbolo, queda la Palabra que se proclama, queda la — Porque estas reuniones estaban lejos de las influen-
estructura material. cias judaicas que «colorearon» la Iglesia primitiva
• Surge pujante la figura del Señor y de su Pascua: «frac- de Jerusalén y demás cristiandades del Mediano
tio pañis»; esa fracción del pan que presencializa al Señor y Oriente.
lo inmola bajo las especies de Pan y Vino, allí donde se reúnen En la Iglesia de Roma y, por tanto, en su Liturgia pode-
los «santos» en torno a un apóstol. mos advertir claramente estos períodos:
a) Durante este período que sigue a Pentecostés, los
apóstoles siguen frecuentando el Templo (Act 2,46; 3,1-11). a) Iglesia doméstica.
Pero pronto surgen dificultades entre la Jerarquía sacerdotal
judía y la nueva Jerarquía de la Iglesia. «La pastoral litúrgica en Roma se orienta, fundamental-
La destrucción del Templo por las huestes de Tito vendrá mente a la familia, porque ésta es la base de la sociedad roma-
a consumar la ruptura entre el antiguo rito y el nuevo. na.»
Los cristianos se dan cuenta de que ellos mismos, como Parece que en la Roma pagana hay dos lugares de culto:
prolongación del Cuerpo de Cristo y templos del Espíritu San- — los templos de la religión oficial y
to, son templos del Señor (1 Co 3,10-17; 2 Co 6,16; Ef 2,20). — los lares, que aparecen, sobre todo, en las casas acomo-
Un templo al que también los judíos y los paganos tendrán dadas y patricias.
15
14
representado con el mismo atuendo que el emperador, y ante
• Por otra parte, la casa romana, señorial, hecha para el que el sacerdote—cada vez más separado del pueblo—hace
huir del ajetreo de la gran ciudad bulliciosa y masificadora, se signos de veneración cortesana.
presta a ser un lugar de culto con características de humana Y, paradójicamente, el templo suntuoso, si no mata, al
convivencia y calor de cercanía espiritual y amicial, buena base menos «aleja» a los asistentes de la acción litúrgica y aun
natural para la caridad sobrenatural. «separa» a unos de otros «hermanos». Sobre todo la «forma»
• Hay un elenco de las principales casas romanas trans- de ágape o banquete se va sustituyendo por la de «función»
formadas—siempre esporádicamente—en «ecclesiae domesti- áulica y por la solemnidad ritual.
cae»: casas de Pudente o Pudenciana, Práxedes, Aquila, Prisca
o Priscila, la comunidad del Palatino «qui de Cesaris domo
c) Crisis litúrgica.
sunt» y la casa de Clemente romano.
• Parece que el «estilo» era sumamente sencillo y fami- • Sin querer cargar las tintas, señalamos nada más que
liar: cuando en una región de la ciudad había un grupo de las consecuencias de esta liturgia oficial que llega a su cénit
«hermanos», se reunían todos en una casa bajo la presidencia en la época constantiniana. Suponemos que desde el mismo
de un presbítero o de un simple «paterfamilias». Ésta escena Constantino hasta el Padre Santo, todos obraron con exqui-
la describe San Justino en su Apología. sita buena fe y con la más sana intención de dotar al nuevo
Estas reuniones hacían revivir entre los cristianos pri- Imperio, cristianizado oficialmente, de aquellos datos que ne-
mitivos el espíritu del Cenáculo, primera reunión doméstica cesitaba para brillar a su altura.
de excepcional valía personal por sus componentes y prototipo
La liturgia romana basilical se hizo ampulosa, espectacular
de toda reunión en torno del Señor, de su Pascua, de su Ága-
y grandiosa. El Papa, Jefe de la Iglesia, Sucesor del humilde
pe, de su Presencia.
Pescador, se veía envuelto en un alto protocolo sólo superado
por el dul emperador. Protocolos que, más de una vez, su-
b) La «domus ecclesiae» frían lo que hoy llamaríamos una «confrontación»: por un
lado, accedía el emperador «cristiano» con su séquito de
A fines del siglo n los lazos familiares empiezan a rela- grandes, gobernadores, cortesanos...; por otro, el Papa con su
jarse como en toda sociedad de consumo y de mera promo- corona de presbíteros, diáconos y «clero menor», cantores, etc.
ción material. El pueblo «participaba» admirando y quizá «comparando»
• Ya en el siglo m aparece la Iglesia como propietaria ambas manifestaciones de «culto».
de ciertos bienes comunales, pues las iglesias domésticas pa- Pero casi quedaba en eso. Los cantos, las ceremonias, las
saron a ser propiedad de la comunidad. Algunas pudieron ser palabras pronunciadas, que forzosamente tenían que ser «cor-
convertidas en verdaderos templos o iglesias para el servicio tesanas», medidas, concertadas y «preparadas», perdían toda
de todos. la espontaneidad de la «homilía» familiar, sencilla como de
Comienza la estructura y la organización de la Iglesia. buen padre de familia «que sabe sacar del buen tesoro lo
El Carisma, la espontaneidad, el «soplo del Espíritu» que nuevo y lo antiguo».
«sopla donde quiere» debe ser controlado y organizado por la • Es cierto que en las aldeas, pueblos y poblados subsiste
Jerarquía responsable. Y esto repercutirá en seguida en la Li- otra liturgia: la rural, que ya no se celebra en las casas, sino
turgia, que cederá el paso de su espontaneidad a la «rúbrica» en la casa de todos que es la iglesia.
que recuerda, señala, encauza... y hasta «legaliza» la acción
cúltica. Pero casi quedaba en eso. Los cantos, las ceremonias, las
«unificación» de las diversas liturgias, hasta que se imponga
• Cuando la Iglesia de Roma es oficialmente reconocida la romana en casi todo Occidente y se considere esa unifor-
por el emperador y sobreviene la masiva «conversión» al cris- midad como el ideal de la Liturgia, aunque esta uniformidad
tianismo, hay que habilitar grandes locales. Primero serán las introduzca incluso una lengua oficial venerable y maravillosa,
basílicas que suplen el grandioso templo pagano. Algunos han como es el latín, pero que nadie entiende, a veces ni los pro-
sido «cristianizados» y «sirven» para el culto cristiano. pios presbíteros.
El altar, que en la liturgia doméstica es una mesa, se con-
Sin una proclamación continuada de la Palabra y una pro-
vierte en un trono, sobre el que campea el Cristo Pantocrátor,
17
16
El mal no es de ayer ni de hoy; hunde sus raíces en la
clamación precedente del rito, éste decae y, de hecho, la parti- Edad Media, en la Reforma, que descubre al «hombre», pero
cipación activa en el banquete eucarístico desaparece y queda no la «sociedad»; el iluminismo, el protestantismo, que insis-
sólo la «presencia» de los fieles que «asisten», nada entien- te en el «libre examen» antisocietario, anticomunitario...
den de lo que se proclama y no participan en la Eucaristía,
hasta tener que imponer la Iglesia la comunión anual pascual b) Mentalidad ritualista. «Liturgia, igual a rúbricas».
«sub gravi» (bajo pecado mortal). Es como un slogan en seminarios, catedrales, iglesias.
El rito, la ceremonia..., como en los tiempos de Constan-
L>a Iglesia en la Edad Media y Moderna tino o de Cario Magno..., aunque en la humildad de una
pobre parroquia de aldea, donde en el triduo sacro los pobres
curas de «misa y olla» se las veían y se las deseaban para
• Las cosas fueron yendo a peor cuando el Imperio ro-
sacar «adelante», de acuerdo con el sacristán, los difíciles
mano cayó bajo las huestes bárbaras..., y poco a poco la Igle-
«latines»...
sia, con una paciencia maternal de mil años, que es una de sus
glorias, aun a nivel de suplencia humana, salva, archiva y guar- Tal vez la anécdota signifique: El Papa San Pío X cele-
da-la cultura greco-romana y «civiliza» primero a esos mismos bra su primera misa pontifical en su pueblo de origen. Pre-
bárbaros que destruyen infantilmente la obra de un Imperio ceden los «rezos» litúrgicos... Una buena mujer pregunta a la
impresionante y hacen chozas con los restos suntuosos de los madre del futuro Papa de la Liturgia: «¿Para qué todo eso...?»
templos y palacios imperiales. Y la madre del misacantano-pontifical contesta: «No sé. ¡Cosas
de ellos!»
El culto puede decirse que se refugiará y «resucitará» a
nivel de monasterio. San Benito, el gran romano, si bien no Así la Liturgia: ¡cosa de ellos! ¿De quiénes? De los seño-
captó ya la maravilla del culto litúrgico primigenio, intuyó res canónigos, del maestro de «ceremonias»... ¡No del pueblo
que la pequeña comunidad monástica, además de la oración de Dios!
y el trabajo, necesitaba su «opus Dei». c) Palabra de Dios, no «encarnada» en la Liturgia, sino
Una liturgia adaptada a la vida del monasterio, a una independiente, academizada, grandilocuente. La necesidad de
familia monástica de relativamente pocos miembros, puede prevenirse contra los errores protestantes alejó al pueblo de la
«evocar» la primitiva liturgia doméstica romana en torno al Sagrada Escritura. Esta sólo llegaba al pueblo a través del
«Abbas», al Padre espiritual de la comunidad. Pero ya habían comentario del predicador.
pasado demasiadas cosas en la liturgia. Ni la liturgia bene- d) Rito penitencial de la misa reducido a un «Confíteor»
dictina primitiva se salva del «cortesianismo» heredado de la recitado a dúo entre el sacerdote y el «acólito», niño ignorante
Iglesia romana decadente ahora, pero imperial no hace mu- del idioma latino que aprende mal de memoria y en cuya
chos siglos. recitación «representa» al pueblo de Dios que de lejos sigue
Ignoramos si los monjes primitivos entendían el latín pro- el «diálogo» sacerdote-monaguillo...
clamado o participaban en la liturgia comulgando; pero de esos e) La Eucaristía se convierte en Sacrificio que se «pre-
monasterios surgiría un día el actual movimiento litúrgico. sencia» y se «oye» (vamos a «oír misa»). Desaparece la co-
• Conviene, pues, que anotemos los rasgos de degene- munión en este sacrificio que fue instituido en forma de
ración, errores y desviaciones en que cayó el culto cristiano, banquete en «una Ultima Cena» de su Autor.
con el afán de, halladas las causas, evitarlas para el futuro, Los «coponcitos» que se hallan en las iglesias rurales de
ya que, gracias al repetido movimiento litúrgico, el estudio siglos pasados son todo un «signo de los tiempos» del fervor
de historiadores y teólogos y la aportación magisterial del Con- eucarístico de otras generaciones. Apenas cabían 40 formas.
cilio Vaticano II, que invirtió su primera sesión en el solo f) Pretender obtener respuestas «conscientes» de gran-
estudio de la Liturgia y de los medios de comunicación social, des asambleas. El Señor se rodeó de sus Doce; los apóstoles
logramos salir de una penuria de siglos. se reunían con pocos cristianos para recordar la Cena del
a) Individualismo, falta de espíritu comunitario y anoni- Señor. En las casas romanas no había lugar para más de cin-
mato. cuenta o cien personas... Cuando en un templo hay ese número
La etapa del hombre en estas sociedades es el individua- de fieles el «celebrante» se desanima...
lismo, espíritu antípoda del Espíritu del Señor: la caridad.
2 —EUCARISTÍA DOMESTICA
18 19
Es más fácil lograr que los fieles se den cuenta que asisten de una parroquia que, con fundamento personal y territorial,
a un banquete sacrificial en que se «come a Cristo», cuando ha experimentado ya la estructuración del Derecho, de la histo-
su número es reducido, «humano», familiar ria y de la costumbre y aun de la rutina.
Por lo demás, el Concilio Vaticano II nos da pie para
apoyarnos en la «iglesia doméstica», en la cual «los padres de-
ben ser para sus hijos los primeros predicadores de la fe, me-
diante la palabra y el ejemplo... (LG 11 §2 fin).

4
LA LITURGIA POR GRUPOS PA-
RA LOGRAR LA PROMOCIÓN Esta «iglesia doméstica», anterior ciertamente a la parro-
quia; estos grupos humano-cristianos, eclesiales, ¿no pueden
DE LA COMUNIDAD CRISTIANA
reclamar humildemente, pero con convicción, ofrecer la Litur-
gia eucarística, sacramental y de las horas, en un ambiente
y con unos ritos espontáneos, sencillos, adecuados a la reali-
Situación histórica y pastoral litúrgica dad socio-religiosa en que se mueven, sin tratar de «repetir» a
nivel menor la amplia, maravillosa y grande Liturgia oficial?
Hemos de asomarnos a la realidad socio-religiosa cristiana • Recordemos una vez más que la Iglesia—en cualquie-
de nuestras sociedades, a quienes va dirigido este trabajo. ra de sus niveles: universal, local, parroquial, doméstico, de
• La Iglesia tiene como tres planos oficiales que res- grupo—es comunidad de fe, de culto y de daridad.
ponden a su esencia y a su estructura actual: Cada grupo eclesial, en cualquiera de sus niveles, vive su
— Un nivel universal o católico, que da lugar a reunio- vida plena si alimenta su fe por la audición de la Palabra, si
nes eucarísticas y a celebraciones litúrgicas a nivel mundial: celebra la Eucaristía, y si practica una caridad auténtica dentro
basílica de San Pedro, congresos eucarísticos internacionales, y fuera del grupo eclesial, proyectándose en un apostolado.
asambleas a nivel internacional... • Históricamente vemos que los diversos grupos cris-
tianos, tanto en Jerusalén como en las cristiandades paulinas,
— Un nivel de Iglesia local, cuyo signo visible y cuyo en Roma y en el Occidente primitivo, no solamente escuchan
pastor es el obispo y cuya sede o cátedra tiene un lugar geo- la Palabra y la actúan por la caridad, sino que celebran juntos,
gráfico: la catedral. a nivel de grupo, la Eucaristía.
— Un nivel parroquial, reconocido por el Derecho canó- Será una exigencia del grupo masificador de las grandes
nico, que quiere ser una catedral en pequeño; el ^párroco, el conversiones quien impulse a la Iglesia a la creación de «fun-
representante del pastor diocesano, y la asamblea, llamada cionales» y amplios lugares de culto: «Domus ecclesiae», ba-
hasta ahora «célula de la Iglesia», una plasmación de la misma sílicas, templos, catedrales, basílica romana de San Pedro, etc.
Iglesia universal. Pero es sintomático que los grupos cristianos de perfec-
Al lado de estas iglesias parroquiales hay que admitir la ción formados en torno al monasterio y más tarde a toda clase
realidad socio-religiosa muy frecuente de templos, «lugares de comunidades religiosas, han tenido el lugar de culto en
de culto», iglesias, oratorios, etc., de los religiosos y religiosas, la sede geográfica del monasterio. No se concibe que el grupo
donde también se reúne una comunidad de cristianos que, de monjes, que viven juntos, oran juntos, comen juntos bajo
del mismo modo, evoca la Iglesia universal. el refectorio monástico, salgan de la «domus» a la próxima
Esta sería la traducción actual de la que han dado en llamar o lejana parroquia.
los técnicos la «Domus ecclesiae». El culto, expresión de la esperanza amorosa al Señor y
• Pero sería cerrar los ojos a una realidad subyacente, verificado en su nombre, debe realizarse cabe el mismo hogar
viva, «carismática» (usando el traído y llevado vocablo con religioso donde transcurre la vida del monje, del fraile, del
mucha amplitud para evitar falsas interpretaciones de nuestro religioso.
pensamiento), la de muchos grupos humanos, comunidades Por lo demás, siempre la Iglesia ha «permitido» en plan
hoy llamadas de «base», asociaciones de seglares, equipos de de privilegio los llamados «oratorios privados» o domésticos,
matrimonio, equipos de apostolado, etc., que tienen vida en favor de bienhechores o eclesiásticos conspicuos, como los
propia y que son—en cierto modo—anteriores a la realidad protonotarios apostólicos, obispos y prelados domésticos, que
20 21
pueden celebrar la Eucaristía en el propio hogar, «siendo vá-
lidos estos cultos» aun para el cumplimiento dominical a nivel existencial en él. Salomón y Constantino tienen a gran honra
de los familiares o criados y huéspedes de esos hogares. construir templos al Señor. Los profetas, el mismo Señor y
• Sería injusto achacar a la Jerarquía de la Iglesia una San Pablo insisten en una adoración en espíritu y en verdad.
omisión en este punto: las circunstancias históricas, la im- Sin caer en el peligro exclusivista de fijarnos en una actitud
pronta negativa del protestantismo en toda Europa, el temor unilateral, hoy muchos piensan que es necesaria una vuelta
a la herejía y al iluminismo, han hecho muy circunspecta a la a la liturgia doméstica, aunque sin llegar al extremo de querer
Iglesia. Por otro lado, la falta de una «praxis» por parte del acabar con los templos. El templo puede desempeñar un papel
pueblo de Dios ha matado toda liturgia doméstica, aun apun- importante en la Pastoral de conjunto..., pero muchos están
tando las excepciones dichas. convencidos de que en una Pastoral dinámica de conjunto es
necesario reintroducir la liturgia doméstica, tal como existía
Aspiraciones de la Iglesia actual en tiempos del cristianismo primitivo y no por arqueologismo,
sino por razones vitales. La vuelta a la liturgia doméstica pare-
ce instalarse en el movimiento «de santificación de lo huma-
Respetando, admirando y tratando de vivir lo más plena- no», que caracteriza el actual «aggiornamento» de la Iglesia.
mente posible la Liturgia de la Iglesia, según las directrices Hoy la Iglesia no puede contentarse con construir templos y
del Vaticano II y las instrucciones emanadas del Consilium esperar a que la gente venga; debe ir hasta el último rincón
y de la Sagrada Congregación, y tratando de llevarla a la prác- del mundo para llevar el mensaje de Cristo: allí donde los
tica mediante una promoción del mismo clero y de los fieles, hombres están y son (ser-en-el-mundo), en la casa, en la fá-
podemos decir que los fieles pertenecientes a distintos grupos brica, en la oficina, en el cuartel, en el palacio imperial, en los
cristianos anhelan poder vivir plenamente su vida cristiana y campos de trabajo, en las fincas rústicas, en las masías, corti-
apostólica, potenciados por una liturgia de grupo o doméstica. jadas y caseríos, y debe ir como Iglesia, en cuanto comunidad
a) La liturgia es y debe ser eminentemente pastoral. Mu- de fe (kerigma), de culto (diakonía) y de amor (koinonía)»
cho se ha hablado de la Pastoral litúrgica como promoción del (Hortelano y Spla-Sede).
laico actual, y cuyas notas son las siguientes: paternal, en el
mejor sentido de la palabra, tan llevada y traída; instructiva, Estas son las aspiraciones de la Iglesia de hoy, que se
para llevar a los fieles convicciones sólidas de su verdadero «y expresan de muchas formas; nosotros hemos querido darles un
común sacerdocio de los fieles»; formativa, inculcando el sen- cauce litúrgico-práctico al publicar la obra del padre Javier
tido de Dios a través de los «signos sagrados»; progresiva. G. Galdeano, CSSR.
Y así esta Pastoral «no pone tanto la mira en formar pe-
queños grupos cuanto en hacerlos conscientes de su incorpora- Situación jurfdico-pastoral de la Eucaristía de grupos
ción a su Iglesia universal y capaces de vivir el culto litúrgico».
b) Una realidad pastoral actual es la existencia de esos
Respetamos en la Iglesia su Jerarquía, su legislación y su
grupos cristianos y de ciertas realidades y situaciones socio-
orientación; el Derecho canónico fue llamado en su edad de
religiosas que se repiten.
oro «Theologia rectrix»: una Teología que «guía».
Esos grupos y esas situaciones o reuniones pueden tener,
La liturgia se denominó también en la Edad Media como
y respetuosamente sugerimos que deben tener su liturgia
una «Theologia Docens»: Teología que «enseña-educa-promo-
adecuada al grupo y a la situación. Con este objeto se ha re-
ciona».
dactado este libro.
c) Queremos ofrecer a esos grupos, a esos hogares, a Por eso podemos unir ambas «Theologiae».
esos equipos y situaciones la posibilidad de potenciar una a) Legislación preconciliar.
Eucaristía, una celebración de la misa que encaje perfecta-
mente en la realidad vital. Después del Concilio de Trento, muchos religiosos parti-
Dice un autor: «La liturgia oscila en una dialéctica diná- ciparon del «privilegio», concedido a la Compañía de Jesús por
mica entre el templo y la casa, entre lo institucional y lo ca- el Papa Gregorio XIII en 1579, de «celebrar en casas par-
rismático, entre la separación sacra del mundo y la inserción ticulares, en cualquier parte del mundo, donde ejerzan su
apostolado».
22 23

b) Legislación posconciliar. • Grupos homogéneos:


Pablo VI concedió a los obispos la facultad de permitir que
los sacerdotes celebren fuera del lugar sagrado, con tal de — de fieles que viven lejos de la iglesia parroquial y que
que sea un sitio decente: «Pastorali munus» (30-XI-1963). se reúnen periódicamente para cultivar la vida reli-
El propio Papa Pablo VI ha concedido al Movimiento giosa;
Familiar Cristiano de Italia la facultad de celebrar la liturgia — de personas de la misma condición que se reúnen pe-
eucarística en las casas (SCS 992/66). riódicamente para su formación religiosa.
El número 40 de la Constitución sobre Liturgia prevé que
la autoridad territorial tiene facultades «de permitir y dirigir • Grupos familiares:
las experiencias previas necesarias en algunos grupos prepa-
rados para ello y por un tiempo determinado». — en torno de personas enfermas o ancianas;
— en torno de un difunto a quien velan.
c) Por último, la Instrucción sobre las Misas para grupos
particulares, que lleva fecha de 15 de mayo de 1969, firmada Las normas finales de la instrucción se refieren al modo
por el cardenal Gut, prefecto de la Sagrada Congregación y lugar de la celebración que pueden tenerse en cuenta, te-
para el Culto Divino, refrendada por Bugnini, secretario. niendo a la vista la propia instrucción.
En la exposición de motivos pastorales se recogen estas
ideas:
CONCLUSIÓN
— La solicitud pastoral de la Iglesia no sólo se dirige al
pueblo de Dios en general, sino «también a grupos Después de esta breve introducción histórico-pastoral de la
particulares, no ciertamente para alimentar la tenden- liturgia eucarística, dejamos paso a «EUCARISTÍA DOMES-
cia a las "facciones"..., sino para hacer frente a deter- TICA Y POR GRUPOS: CELEBRACIONES», que por sí mis-
minadas necesidades o para profundizar e intensificar ma se «presentará» saliendo al paso de cada situación y ofrecien-
la vida cristiana según las exigencias y la preparación do a los grupos humanos, a los que va dirigida, un elenco de
de las personas que componen dichos grupos». celebraciones que responde «al deseo de celebrar la Euca-
— «La experiencia demuestra la eficacia de la acción pas- ristía», como dice la instrucción, y potenciará «su eficacia
toral de estos grupos». pastoral», pues, instruida por la fe oída y meditada, la litur-
— «La vitalidad de estos grupos... converge en las reunio- gia, «cumbre y fuente» de santidad, irá a la vida movida por
nes de oración y... en la celebración de la Eucaristía, la caridad.
que da plenitud a dichas reuniones y constituye su RICARDO COLMENARES, CSSR.
punto culminante.»
— «Actualmente es muy sentido el deseo de celebrar la
Eucaristía en estos grupos.»

A continuación se dan las normas prácticas.


De las cuales es la principal—para nuestra incumbencia—
los grupos a los que se les autoriza:

• Grupos esporádicos o de situación:

— reunidos para celebrar ejercicios espirituales;


— reuniones para estudios religiosos o pastorales que
duren varios días;
— reuniones de carácter pastoral de determinadas organi-
zaciones de la parroquia.
II
CELEBRACIONES

A) FIESTAS Y FECHAS FAMILIARES

1. Santificando el amor: Día de los enamorados.


2. Nos amamos ya de verdad: Día de la petición de mano.
3. Dos en uno para Dios: Día de la Boda.
4. Bendice, Señor, nuestra casa: Bendición del piso.
5. Ya somos uno más en casa: Nacimiento de un hijo.
6 Y lo queremos hijo de Dios: En el bautizo de un hijo.
7. Confírmanos, Señor, en la fe: Celebración de la confir-
mación.
8. Todos somos pecadores: Celebración penitencial.
9. El pan de los fuertes: Día de la primera comunión.
10 Señor, te regalamos un hijo: En la Primera Misa de un
Sacerdote.
11 Con la cruz de Cristo: La enfermedad nos visita.
12 Esperamos la resurrección: En la muerte de un familiar
o amigo.
13. Día del padre o de la madre: Liturgia familiar.
14. Renovemos nuestro amor: Aniversario de la boda. Bodas
de Plata o de Oro.
27

1 SANTIFICANDO E L AMOR
Día de los enamorados
SALUDO D E L SACERDOTE:
Gracia y paz a vosotros, jóvenes, de parte de Dios. No
améis de palabra ni de lengua, sino de obra y de verdad.
Amad como Dios mismo, que es amor, y que tanto nos amó,
que nos entregó a su Hijo, Cristo Jesús, cuya paz sea con to-
dos vosotros.
{Sigue el Acto Penitencial...)

COLECTA:
Oh Dios, fuente de amor,
mira las ilusiones de nuestras vidas jóvenes
RITO D E A P E R T U R A y haz que n u e s t r o amor sea santificado
por el fiel cumplimiento de t u s mandatos.
Por n u e s t r o Señor Jesucristo, t u Hijo,
MONICIÓN: que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos. IJr Amén.
La juventud está hecha para amar. Necesita amar y ser
amada. Pero frecuentemente falsifica el amor por el egoísmo,
por el placer... Hay un amor limpio que se debe fomentar, y
hay otro amor que no es amor. Hoy, «Día de los enamorados», LITURGIA DE LA PALABRA
vamos a estudiar el amor. ¡Es tan bonito amar, saber amar
de verdad!
P r i m e r a Lectura I (Lee un joven).
C A N T O D E ENTRADA (Voces Amigas)
MONICIÓN: Hay que dignificar el amor. Hoy, por desgracia,
Óyeme, tú que eres joven, tú que sabes comprender, se cree y se toma como amor lo que es placer. San Pablo nos
tú que guardas en tus manos tanta fe. da normas orientadoras y prácticas sobre el tema. Escuchemos:
Tú que buscas las verdades, tú que tienes corazón,
tú serás como nosotros: cantarás nuestra canción. LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO
A LOS EFESIOS (5, 1-9)
Canto a la flor del campo,
canto al viento, canto al mar, «Sed, en fin, imitadores de Dios, como hijos amados, y
canto a la luz que muere en el trigal. caminad en el amor, como Cristo nos amó y se entregó por
nosotros en oblación y sacrificio de fragancia y suave olor.
Canto al amor sincero,
La fornicación y cualquier género de impureza y avaricia ni
canto al juego del hogar,
siquiera se nombre entre vosotros, como conviene a los Santos;
canto a la verdadera libertad.
ni palabras torpes, ni conversaciones tontas, ni bufonerías, que
Canto a los verdes prados, no son convenientes, sino más bien hacimiento de gracias.
canto al aire, canto al sol, Pues habéis de saber que ningún fornicario, o impuro, o avaro,
canto a la luz del cielo y al amor. que es como adorador de ídolos, tendrá parte en la heredad
Canto a la gente humilde que me mira sin rencor. del reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con pala-
Canto a la paz del mundo, canto a Dios. bras vanas, pues por esto viene la cólera de Dios sobre los
hijos rebeldes. No tengáis parte con ellos.» Palabra de Dios.
29
28
HOMILÍA:
CANTO INTERLECCIONAL: (Popular)
1. Tanto más perfecto es el amor humano cuanto menos egoísmo
1. Nosotros venceremos (bis) haya en él.
sobre el odio con amor; algún día será. 2. El amor humano pide además sacrificio y entrega.
Cristo venció. Nosotros venceremos. 3. El instinto sexual no es malo, pero hay que integrarlo a nivel
2. Unidos en Cristo (bis) personal con la razón y con la voluntad.
nunca cederemos frente al mal. 4. No hay que pensar que en el amor, cuanto más manifestaciones
externas, hay más amor. El amor tiene también sus normas.
Cristo es nuestra luz. Cristo venció...
5. Dios es el amor supremo y la norma de todo amor.
3. No tenemos miedo (bis).
Alguien nos espera más allá
Ideas para el diálogo:
de los montes y el mar. Cristo venció...
4. Y seremos libres (bis) — ¿Qué opina hoy el joven sobre el amor?
abriendo caminos nuevos al Bien. — ¿Cómo crees que se puede santificar o «cristianizar» el
Viviremos en paz. Cristo venció... amor humano?
— ¿Cómo se pueden a y u d a r los jóvenes en este terreno?

Segunda Lectura:
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
MONICIÓN: E n el amor, en las relaciones hay u n peligro: el Oremos, jóvenes, a Dios nuestro Padre para que nos haga
de buscarse a sí mismo con cierto abuso del otro, el peligro comprender el amor y para que sepamos vivirlo en su pleno
sensual, sentimental, económico... Las palabras y la doctrina sentido.
de San Juan son claras.
— Por la Santa Iglesia, para que se conserve siempre joven,
LECTURA DEL SANTO E V A N G E L I O SEGÚN S. JUAN
roguemos al Señor.
(15,9-17) j
— Por la juventud, para que sepa entender lo bello que
«En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: es amar con pureza, roguemos al Señor.
— C o m o el Padre me ha amado, así os he amado yo; per- — Por los jóvenes que preparan su futuro, para que el
maneced en mi amor. espíritu del Señor aliente siempre en sus corazones,
Si guardáis mis mandamientos permaneceréis en mí amor; roguemos al Señor.
lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre — Por todos los jóvenes aquí presentes, para que sepamos
y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi
desechar la visión egoísta del amor, roguemos al Señor.
alegría esté en vosotros y vuestra alegría llegue a plenitud.
Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo Oh Señor, que escuchas n u e s t r a plegaria
os he amado. y ves el fondo de nuestro corazón,
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por los te pedimos nos hagas comprender la dignidad del a m o r
amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os y que sea realidad en nosotros lo que te hemos pedido con fe.
mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
que hace su Señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo
lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois
vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido;
y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto
dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre,
os lo dé.
Esto os mando: que os améis unos a otros.»
31
30
no por medio de t u poder,
LITURGIA DE L.A EUCARISTÍA __ sino por medio de t u sufrimiento.
P o r El liberas y haces limpia nuestra mirada
Preparación de las ofrendas: y nos ganas con la sola fuerza de t u amor.
Seamos justos o injustos, enfermos o sanos,
• Unos jóvenes traen las ofrendas de pan y vino. nos arrojamos completamente en tus brazos
• Un joven trae también la «rosa-» del día de los enamorados. para vivir nuestra plenitud en las tareas temporales.
¿Cómo vamos a perdernos en el fracaso,
CANTO DE OFERTORIO (J. A. Espinosa) si superamos en compañía de t u Hijo
la prueba del desierto?
Te ofrecemos, Señor, nuestra juventud. ¿Cómo nos vamos a envanecer arrogantemente por los éxitos,
1. Este día que amanece (anochece) si llevamos con el Salvador la cruz de nuestros pecados?
entre cantos y alegrías, P o r eso, nosotros que marchamos
este día en que sentimos sobre los caminos del mundo
tu presencia en nuestras vidas. en comunión de los que nos precedieron,
2. Ilusiones y esperanzas, la alegría del vivir cuya vida estuvo iluminada por t u presencia,
todos juntos como hermanos, caminando hacia Ti. cantamos agradecidos tus venidas incesantes hasta nosotros,
3. Ofrecemos todos juntos nuestras vidas al Señor: diciendo a una sola voz:
los trabajos y dolores, la alegría y el amor.
Santo, Santo, Santo...

O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : Padre bueno, junto con todos los creyentes en el Evangelio,
te pedimos con sencilla humildad,
Nuestros dones, Señor, que son amor,
por Jesucristo Nuestro Señor:
suban hasta Ti y nos alcancen t u gracia y amistad.
recibe estos dones, santifícalos,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
hazlos una fuerza irresistible
en medio de este mundo y en medio de tu Iglesia,
siempre necesitada de mayor vigor en la fe y en el amor.
PLEGARIA EUCARJSTICA Asiste a quienes nos están unidos en la vida,
y a quienes debemos nuestro agradecimiento.
PREFACIO:
Tú sabes cuántos hombres te buscan
Verdaderamente es justo y es bueno, y te necesitan igual que nosotros.
es nuestra dignidad de hombres y n u e s t r o gozo de creyentes Q u e experimentemos tu cercanía aquí
darte gracias, Dios Padre nuestro, y encontremos de nuevo la redención
porque te revelas a nosotros como u n Dios de amor. que anhela nuestra existencia.
Nadie te conoce si Tú no te revelas a él No estamos solos.
y sólo el que Te conoce sabe lo que es t u amor. Nos sentimos unidos con María,
E r e s infinitamente grande, la Madre de Nuestro Señor,
pero no estás infinitamente lejos, con los apóstoles y los mártires,
al contrario, eres el más próximo y cercano. con todos los santos, conocidos o ignorados del mundo.
Cuando estamos caídos y angustiados
no nos muestras tu poder en el universo, Mira cómo suspiramos por Ti
sino tu debilidad en tu Hijo. y cómo buscamos cobijo entre nosotros.
Con El te dejas arrojar del mundo sobre la cruz. Por eso, recibe estas ofrendas
E n El nos das tu ayuda y devuélvenoslas como bienes tuyos.
33
32
Danos el Pan de tu Hijo Por Cristo, con él y en él,
y que lo partamos unos para otros. a ti, Dios Padre omnipotente,
Pásanos la copa de tu sangre y entonces beberemos juntos, en la unidad del Espíritu Santo,
unos con otros, la copa del dolor y de la alegría. todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. Amén.
El nos ha dado ejemplo.
Cuando iba a ser entregado a su Pasión,
voluntariamente aceptada,
tomó pan, dándote gracias, lo partió RITO DE COMUNIÓN
y lo dio a sus discípulos diciendo:
• Si hay novios, convendría que se acercaran a comulgar juntos.
Tomad y comed todos de él,
porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros. CANTO DE COMUNIÓN:

Gloria, gloria, aleluia (ter) en nombre del Señor.


Del mismo modo, acabada la cena,
tomó el cáliz y, dándote gracias de nuevo, 1. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor,
lo pasó a sus discípulos diciendo: no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón.
Busca pronto en tu recuerdo
Tomad y bebed todos de él, la palabra del Señor: Mi ley es el Amor.
porque éste es el cáliz de mi sangre, 2. Cristo dijo que quien llora su consuelo encontrará;
sangre de la alianza nueva y eterna, quien es pobre, quien es limpio, será libre y tendrá paz.
que será derramada por vosotros y por todos los hombres Rompe pronto tus cadenas,
para el perdón de los pecados. eres libre de verdad: empieza a caminar.
Haced esto en conmemoración mía.
3. Si el camino se hace largo, si te cansas bajo el sol,
si en tus campos no ha nacido ni la más pequeña flor,
y . Este es el sacramento de nuestra fe. coge mi mano y cantemos,
1^. Anunciamos... unidos por el amor, en nombre del Señor.

Padre bueno del cielo, ACCIÓN DE GRACIAS {La lee una joven):
porque tu Hijo nos ha marcado el camino,
y porque tenemos ante nuestros ojos su pasión, Gracias te sean dadas, Padre,
muerte y resurrección, por el deseo que has puesto en el corazón de cada hombre
su glorificación y su amor hacia nosotros, de encontrar a sus hermanos
te presentamos este sacrificio, y de vivir compartiendo con ellos
el pan de vida y la copa de salvación. su riqueza y su cultura;
Tú danos a cuantos comemos de este pan pues es así como el hombre se realiza
un corazón nuevo y un espíritu, el Espíritu de tu Hijo. a imagen y semejanza tuya.
Que nuestra vida no sea inútil,
que todos juntos formemos tu pueblo, CANTO: Que todo cuanto vive y respira
la familia grande de tu Iglesia. alabe al Señor.
Que nunca lleguemos a estar solos
por causa del pecado y la maldad. Gracias te sean dadas, Señor Jesús,
Haznos donación de tu vida, de tu amor, porque te has despojado
que no conoce fronteras y es más fuerte que la muerte. de tus privilegios de Hijo de Dios,
3.—EUCARISTÍA DOMESTICA
34 35

de tus derechos como Hijo de Abraham Entonces me di cuenta de una gran realidad:
y hasta de tu vida de hombre. las cosas son importantes
Porque has abrazado a cuerpo limpio pero la gente lo es más.
la condición humana
y te has prestado a cualquier encuentro. Dentro de cada uno hay un bien y hay un mal
mas no dejes que ninguno ataque a la Humanidad
CANTO: Que todo cuanto vive y respira Ámalos como son; mas lucha porque sean
alabe al Señor. los hombres y mujeres
que Dios quiso que fueran.
Gracias te sean dadas, Espíritu Santo,
porque nos haces comulgar a unos con otros,
aun cuando algunos, a veces, nos resistamos;
y porque en tu Persona toda persona se refleja:
el extraño se hace huésped,
el pagano se hace hermano,
el adversario, amigo
y todos, comensales de Dios.

CANTO: Que todo cuanto vive y respira,


alabe al Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Gracias te sean dadas, Señor,
por la participación en tu Cuerpo y Sangre.
Que la recepción de tus sacramentos en la tierra
y el amor con que nos amamos,
sean promesa de la gloria que nos prometes en tu reino.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

RITO DE DESPEDIDA

{Sigue la Bendición del Celebrante.)

CANTO FINAL:
Viva la gente. La hay dondequiera que vas.
Viva la gente. Es lo que nos gusta más.
Con más gente a favor de gente
en cada pueblo y nación,
habría menos gente difícil
y más gente con corazón (bis)
Gente de las ciudades y también del interior,
la vi como un ejército, cada vez mayor.
37
(Sigue el Acto Penitencial.)
NOS AMAMOS YA DE VERDAD
2 Día de la petición de mano COLECTA:
Ilumina, Señor, el camino de nuestro «mor
con la luz de tu mirada
para que conozcamos nuestro deber
y tengamos la fuerza de cumplirlo.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive,

LITURGIA DE LA PALABRA
RITO DE APERTURA

MONICIÓN: Primera Lectura

Hermanos y amigos: por designio de Dios, todo hombre


tiene una misión que cumplir en la vida. Y es muy importante MONICIÓN: El amor cristiano es una participación del amor
la elección del camino. de Dios. El amor humano ha de ser un reflejo y copia de estq
Hoy nos hemos congregado para acompañar a dos jóvenes amor divino.
i

que han decidido escoger el camino del amor, en el sacramento


del matrimonio, para llegar hasta Dios. Unámonos a su ilu- LECTURA DEL LIBRO DE TOBÍAS (8,5-10)
sión y oremos para que este anhelo suyo sea realidad un día. «Tobías dijo a Sara:
—Somos descendientes de un pueblo de santos, y no po-
CANTO DE ENTRADA (T. Aragüés) demos unirnos como los paganos que no conocen a Dios.
Se levantaron los dos y juntos se pusieron a orar con fer-
Juntos para soñar nuevas inmensidades, vor. Pidieron a Dios su protección.
juntos para marcar ritmos de nuevo amor. Tobías dijo:
Juntos miramos la vida, juntos al amanecer, —Señor, Dios de nuestros padres, que te bendigan el cielo,
la tierra, el mar, las fuentes, los ríos y todas las criaturas
juntos formamos la espiga del día nuevo que va a nacer.
que en ellos se encuentran. Tú hiciste a Adán del barro de la
Juntos alzamos la copa llena hasta el borde de amor, tierra y le diste a Eva como ayuda. Ahora, Señor, tú lo
juntos bebemos estrellas en brindis nuevo de juventud. sabes: si yo me caso con esta hija de Israel, no es para satis-
Juntos marchamos unidos como escuadrón de amor, facer mis pasiones, sino solamente para fundar una familia
juntos templamos en forja la paz de un mundo nuevo y mejor. en la que se bendiga tu nombre por siempre.
Y Sara, a su vez, dijo:
Juntos tendemos los ojos sobre el espejo de Dios, —Ten compasión de nosotros, Señor; ten compasión. Que
juntos sentimos la tierra mientras cantamos: «Dios es amor.» los dos juntos vivamos felices hasta nuestra vejez.» Palabra
de Dios.
SALUDO DEL SACERDOTE:
Hermanos, que vuestro amor aumente más y más en SALMO RESPONSORIAL (118) (J. A. Espinosa)
conocimiento y en toda forma de discreción, para que alcan-
céis un criterio perfecto. Así seréis santos e irreprochables Tu Palabra me da vida; confío en Ti, Señor;
Para el día de Cristo, cuya paz os conceda Dios, el Señor. tu Palabra es eterna, en ella esperaré.
39
38
Padre es más que yo. O s lo he dicho ahora, antes que suceda,
Dichoso el que con vida intachable para que cuando suceda sigáis creyendo.»
camina en la ley del Señor;
dichoso el que guardando sus preceptos HOMILÍA:
lo busca de todo corazón.
Postrada en el polvo está mi alma, 1. Dios es fuente de amor. Dos jóvenes piden hoy a Dios que ben-
devuélvame la vida tu Palabra; diga su amor y dan gracias porque el amor ha nacido en sus
corazones.
mi alma está llena de tristeza, 2. Evoquemos el recuerdo de la primera pareja. Entre ellos había
consuélame, Señor, con tus promesas. armonía, unidad de destino, igualdad fundamental.
Escogí el camino verdadero, 3. Hoy, entre vosotros va a haber una promesa de amor santo,
y he tenido presentes tus decretos; leal, auténtico. Lo «auténtico» se prueba por la caridad.
4. Un estudio y una ilusión que se harán realidad dentro de poco.
correré por el camino del Señor 5. Amigos N. y N., soñad en ser felices de cara a Dios y al deber
cuando me hayas ensanchado el corazón. cumplido.
Este es mi consuelo en la tristeza
sentir que tu Palabra me da vida; Ideas para el diálogo;
por las noches me acuerdo de tu nombre,
recorriendo tu camino dame vida. — ¿Qué piensa hoy el hombre sobre el matrimonio?
Repleta está la tierra de tu gracia, — ¿Cuál es el fin de las relaciones prematrimoniales?
enséñame, Señor, tus decretos; — ¿Crees que se vive la preparación matrimonial espiri-
mi herencia son tus mandatos, t Raímente.
alegría de nuestro corazón. — ¿Cómo se enjuician las cualidades de novio y novia
en el momento de la elección?

O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Segunda Lectura
A ejemplo de Sara y Tobías, unidos en el amor, elevemos,
hermanos, n u e s t r a sincera plegaria a Dios P a d r e .
MONICIÓN: La vivencia en el amor reporta siempre alegría
y paz. Permanecer en el amor de Dios es garantía de seguridad y — Por la Santa Iglesia, para que, fiel al mandato de Cris-
de unión entre los hermanos. to, enseñe siempre a sus hijos el camino del amor
verdadero, roguemos al Señor.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN — Por los padres de familia, para que, como «testigos
JUAN (14, 23-29) de la fe», orienten a sus hijos y les ayuden a escoger
el camino mejor para ir a Dios, roguemos al Señor.
«En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
— Por los educadores, para que sepan educar a la juventud
— E l que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo ama-
rá, y vendremos a él y haremos morada en él. en el camino de la verdad y del bien, roguemos al Señor.
— Por N . y N., para que este paso emprendido hoy con
El que no me ama no guarda mis palabras; y la palabra
que estáis oyendo no es mía, sino del Padre, que me envió. ilusión les haga perseverar siempre en el amor, rogue-
mos al Señor.
Os he hablado ahora que estoy a vuestro lado; pero el
Paráclito, el Espíritu Santo que enviará el Padre en mi nom- Oh Dios, fuente de todo amor sincero,
bre, será quien lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo santifica con t u gracia a estos jóvenes
que os he dicho. en cuyo corazón h a nacido el amor,
La paz os dejo, mi paz os doy: N o os la doy yo como la a fin de que vivan felices su juventud
da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. y permanezcan unidos en t u servicio.
Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado." Si P o r Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén.
me amarais os alegraríais de que vaya al Padre, porque el
40 41
LITURGIA D E I A EUCARISTÍA A la vez, en los planes de tu Sabiduría,
de la luz admirable del a m o r de un hombre y una mujer,
Preparación de las ofrendas: has querido que surgiera la palpitación de la vida,
para que en la generosidad el género h u m a n o se continuara
• Los dos jóvenes prometidos traen el pan y el vino del sacrificio. y en el calor del hogar la raza de los hombres,
• Traen también los anillos, que, colocados sobre el altar, se en- tuviera un nido digno de quien ha sido llamado a ser el señor
tregarán uno a otro después de la comunión. de la tierra.
Por lo cual, unidos a los ángeles y santos,
CANTO DE OFERTORIO (J. A. Espinosa) cantamos, sin cesar, el himno de tu gloria:
Te ofrecemos, Señor, nuestra juventud. Santo, Santo, Santo...
1. Este día que amanece (anochece)
entre cantos y alegrías Te bendecimos
este día en que sentimos, porque al contemplar la unión de estos jóvenes,
tu presencia en nuestras vidas. sabemos que has derramado sobre ellos tu bendición y tu gracia.
2. Ilusiones y esperanzas: la alegría de vivir Y al descubrir en ellos un reflejo de tu amor,
todos juntos como hermanos caminando hacia Ti no podemos menos que cantar toda la grandeza de tu corazón
de Dios.
3. Ofrecemos todos juntos nuestras vidas al Señor:
En efecto, después de crearnos por amor,
los trabajos y dolores, la alegría y el amor.
nos has redimido, manifestándonos un amor más grande aún.
Tú eres el Padre del pueblo escogido;
O R A C I Ó N SOBRE LAS OFRENDAS:
Tú has hecho con él una familia
Recibe, Padre de bondad, y los has llamado tus hijos.
estas ofrendas que con amor y con ilusión Tú te has presentado a la humanidad
te presentamos en este día de gozo. como el esposo que, herido por el amor
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. viene en busca de la esposa.
Tu amor, oh Dios, ha llegado a la locura de los enamorados,
cuando en la plenitud de los tiempos
y en el colmo de ese amor,
PLEGARIA EUCARISTICA has enviado a tu Hijo,
para que entregado en rescate por los pecados de todos
y lavada la humanidad pecadora en la sangre de la Cruz,
PREFACIO:
te presentara una Esposa sin mancha ni arruga, santa e in-
Realmente es justo y necesario, maculada.
nuestro deber y salvación, bendecirte, Señor, Padre Santo Tu Iglesia, en verdad,
creador de todas las cosas es como una esposa engalanada para las bodas.
que has modelado al hombre a tu imagen y semejanza; Y Tú, Padre, preparas hoy un banquete nupcial
Tú eres quien haces surgir en nosotros el amor y lo conservas. en la sala de los elegidos,
Tú, desde la eternidad donde nos ofreces en abundancia el pan y el vino de la salva-
has marcado el destino de los hombres, ción.
uniéndolos por parejas, para que en la entrega del matrimonio El mismo pan que, Jesucristo, tu Hijo,
encontraran la compañía, el gozo del amor pleno la víspera de su pasión,
el reposo de quien es correspondido por aquel a quien se ama, tomó en sus santas y venerables manos,
el enriquecimiento de los afectos y los valores humanos, y después de dar gracias,
y la paz al saberse apoyado por otro en la vida. lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:
42 43
Tomad y comed todos de él,
RITO DE COMUNIÓN
porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros.
• Al terminar la Comunión, se acercan los dos jóvenes y se en-
tregan mutuamente los anillos de prometidos.
Del mismo modo, acabada la Cena,
tomó el cáliz, y dándote gracias de nuevo
lo pasó a sus discípulos diciendo: CANTO DE COMUNIÓN:

Tomad y bebed todos de él, Dad gracias al Señor porque es bueno,


porque este es el cáliz de mi sangre, dad gracias al Dios de los Dioses,
sangre de la alianza nueva y eterna, dad gracias al Señor de los Señores,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres todos juntos a Dios demos gracias.
para el perdón de los pecados. Porque su amor no tiene fin (ter)
Haced esto en conmemoración mía.
Porque El hizo maravillas,
El hizo sabiamente los cielos,
y Este es el sacramento de nuestra fe El afianzó sobre las aguas la tierra,
fy Anunciamos... todos juntos a Dios demos gracias.
Por eso, Señor, Dios nuestro, Porque su amor no tiene fin (ter)
esto debe ser un signo de nuestra fe Guió por el desierto a su pueblo
y por eso recordamos la pasión y muerte de tu Hijo, hirió a reyes famosos,
su Resurrección de entre los muertos dio muerte a reyes poderosos,
y su glorificación junto a Ti. todos juntos a Dios demos gracias.
Sabemos que, sentado a tu diestra,
intercede por nosotros y que vendrá un día, Porque su amor no tiene fin (ter).
cuando Tú lo decidas, a juzgar a vivos y muertos.
Te pedimos, Señor:
envía tu Espíritu Santo, A C C I Ó N D E GRACIAS (La lee la joven prometida):
el Espíritu que da vida y es la fuerza de Jesucristo. «Bendito seas tú, Dios,
con toda bendición pura y santa,
Bendice con tu amor la alianza de estos jóvenes
y te bendigan tus santos y todas tus criaturas
que te dan gracias por su amor
y todos tus ángeles y todos los elegidos;
y que esperan de tu mano la dicha y la alegría.
bendígante por los siglos.
Que crezcan y maduren en auténtica bondad,
en auténtica humanidad. Bendito Tú, que nos has alegrado,
Dales tu Espíritu y aquella manera de ser que contemplamos y que has obrado con nosotros según tu gran misericordia.
en Jesucristo, tu Hijo. Bendito seas tú, Señor,
que tuviste misericordia con estos dos hijos tuyos;
Por Cristo, con él y en él, ten de ellos piedad
a ti, Dios Padre omnipotente,
y concédeles acabar en bien su vida
en la unidad del Espíritu Santo,
con tu alegría y tu misericordia.» (Tob 8, 15-17)
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. Amén.
O R A C I Ó N DESPUÉS D E LA C O M U N I Ó N :

Oh Dios, que nos has manifestado t u a m o r


en esta Eucaristía,
44
concédenos vivir siempre unidos
y llegar a la plenitud del amor en tu Reino glorioso.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 3 DOS EN UNO PARA DIOS
Día de la boda

RITO DE DESPEDIDA

(Sigue la Bendición del Celebrante.)

CANTO FINAL: (N. Espiritual)

Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia,


vamos caminando al encuentro del Señor.

Un largo caminar por el desierto bajo el sol;


RITO DE APERTURA
no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
Unidos al rezar, unidos en una canción
MONICIÓN:
viviremos nuestra fe, siempre en lucha por el bien.
La Iglesia en marcha está. A un mundo nuevo vamos ya, El amor humano solamente lo dignificaremos al pie del
donde reinará el amor, donde reinará la paz. altar y uniéndolo al amor de Dios. Hoy nos hemos reunido,
hermanos, para celebrar la santificación de este amor que dos
jóvenes se van a prometer para siempre. Unámonos a su alegría,
no solamente con nuestr?. presencia física, sino rezando, juntos,
por ellos para que sean felices y fieles a lo que van a pro-
meter.

CANTO DE ENTRADA: (N. Espiritual)

En el Señor estamos congregados


para formar una familia joven
y caminar detrás de tus pisadas hacia la verdad.

Cantaré al Señor, la luz de nuestra senda,


es el Señor quien limpia nuestra frente
es el Señor la tierra que buscamos, es el Señor.

Une tu voz con los que peregrinan,


une tu voz con los que aman la vida,
une tu voz y canta la alegría: me busca Dios.
Sigue así: ¡Qué hermosa nuestra vida,
al unir tantos grandes afanes
en común por la victoria plena del Amor.
47
46
«¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!»
SALUDO DEL SACERDOTE: Su nombre será mujer porque ha nacido del hombre. Por
eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá
Hermanos: la paz y la gracia, la alegría y el gozo en Cristo a su mujer y serán los dos una sola carne. Palabra de Dios.
Jesús para todos vosotros, los que sentís el amor, a fin de
que sepáis santificaros y uniros en el amor verdadero. SALMO RESPONSORIAL 117 (M. Manzano)

(Sigue el Acto Penitencial...) Este es el día en que actuó el Señor,


sea nuestra alegría y nuestro gozo.
COLECTA: Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia. Aleluya, aleluya.
Te suplicamos, Dios Padre Todopoderoso,
que santifiques el amor 1. Que lo diga la casa de Israel:
y que concedas a todos los matrimonios de la tierra \ es eterna su misericordia.
la fidelidad y la perseverancia. Que lo diga la casa de Aarón:
Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que vive... es eterna su misericordia.
Que lo digan los fieles del Señor:
es eterna su misericordia.
LITURGIA 1>E LA PALABRA 2. Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos:
«La diestra del Señor es poderosa,
Primera Lectura es excelsa la diestra del Señor.»
3. Abridme las puertas del triunfo,
MONICIÓN: Muchos matrimonios piensan, que el matrimo- y entraré para dar gracias al Señor.
nio es solamente presencia, cercanía. Ante todo, el matrimonio Esta es la puerta del Señor:
es entrega, sacrificio, donación. Así lo pensó Dios desde el prin- los vencedores entrarán por ella.
cipio. Yo no he de morir, yo viviré
para contar las hazañas del Señor.
LECTURA DEL LIBRO DEL GÉNESIS (2, 18-24)

El Señor Dios se dijo: Segunda Lectura


«No está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle al-
guien como él que le ayude.»
Entonces el Señor Dios modeló de arcilla todas las bestias MONICIÓN: La presencia de Cristo en la vida es necesaria,
del campo y todos los pájaros del cielo y se los presentó al mucho más en nuestra vida familiar; en nuestra oración, en
hombre, para ver qué nombre les ponía. Y cada ser vivo nuestro trabajo, en nuestras diversiones, Cristo tiene que ser el
llevaría el nombre que el hombre le pusiera. compañero y el amigo inseparable.
Así el hombre puso nombre a todos los animales domés-
ticos, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo; pero LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN
no se encontraba ninguno como él que le ayudase. Entonces (2,1-11)
el Señor Dios dejó caer sobre Adán un letargo; y el hombre
se durmió. Le sacó una costilla y le cerró el sitio con carne. Y En aquel tiempo, había una boda en Cana de Galilea y
el Señor Dios trabajó la costilla que le había sacado al hombre la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos también
haciendo una mujer. Y se la presentó al hombre. estaban invitados a la boda.
Y el hombre dijo:
49
48
— Por nuestra Santa Madre la Iglesia, para que Dios le
Faltó el vino y la madre de Jesús le dice: conceda ser fiel a la aliarla, roguemos al Señor.
— N o les queda vino. — Por el crecimiento de la caridad, para que el amor cris-
Jesús le contesta: tiano triunfe del egoísmo y se asemeje al amor de Cristo
—Mujer, déjame: todavía no ha llegado mi hora. por su Iglesia, roguemos al Señor.
Su madre dice a los sirvientes: — Por estos dos jóvenes esposos, para que Dios les dé
—Haced lo que él os diga. la gracia de participar en su amor fecundo y ser fieles
Había allí colocadas seis jjnajas de piedra para las puri- en los dolores, roguemos al Señor.
ficaciones de los judíos, de uncís cien litros cada una. — Por los jóvenes que se preparan al matrimonio, para
Jesús les dice: que comprendan plenamente sus exigencias de amor
—Llenad las tinajas de agua. y fidelidad, roguemos al Señor.
Y las llenaron hasta arriba. Entonces les manda:
— Por todas las familias aquí presentes, para que se re-
—Sacad ahora y llevádselo al mayordomo.
nueven en el amor y la unidad, roguemos al Señor.
Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua conver-
tida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían,
pues habían sacado el agua), y entonces llama al novio y le Oh Dios, fuente de alegría y de felicidad,
dice: te pedimos hagas descender sobre nosotros tu bendición,
—Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando para que gocemos siempre de t u amistad.
ya están bebidos, el malo; tú, en cambio, has guardado el Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
vino bueno hasta ahora.
Así en Cana de Galilea, Jesús comenzó sus signos, ma-
nifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos.
LITURGIA DE L.A EUCARISTÍA
HOMILÍA:
1. El amor es una necesidad en todo hombre. Preparación de las ofrendas:
2. El hombre tiene que amar y ser amado.
3. En el matrimonio se unen dos seres con cuerpo y con alma.
4. Para ello tienen que unir: • Los dos jóvenes esposos presentan las ofrendas al sacerdote.
a) Dos cuerpos: atracción mutua.
b) Dos corazones' comprensión mutua. CANTO DE OFERTORIO: (N. Espiritual)
c) Dos almas: santificación mutua.
5. Amor ideal para el matrimonio ha de ser el amor divino, reflejado
en la vida de piedad familiar. 1. Traigo ante Ti nuestra oculta inquietud:
amar la justicia y la paz,
Ideas para el diálogo: la sed de todos los hombres sin luz,
la pena y el triste llorar.
— ¿Qué ventajas se buscan en el matrimonio?
El pan de nuestro trabajo sin fin,
— ¿Suelen rezar juntos, marido y mujer?
el vino de nuestro cantar:
— ¿Qué problemas surgen en la vida matrimonial?
— ¿IJOS hijos pueden aportar algo positivo a la vida ma- Sabemos que vendrás, sabemos que al final
trimonial? los hombres creerán en tu amistad (bis).
(Véase el Ritual del Matrimonio.) 2. Sombras y luces rodean mi andar
¿a dónde el camino irá?
O R A C I Ó N D E LOS FIELES:
junto a mí pasan los que como yo
Invoquemos, hermanos, sobre estos esposos la bendición caminan buscando tu paz.
de Dios, para que proteja con su auxilio a quienes h a unido Tú que eres vida, Camino y Verdad,
en el Sacramento, del matrimonio. guíanos, danos tu paz:

4.—EUCARISTÍA DOMESTICA
51
50
TODOS: Te damos gracias, Señor.
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
Porque se han dado el uno al otro
Te ofrecemos, Señor, j u n t o con estos dones, y han aprendido que la ternura
n u e s t r a alegría y la de estos jóvenes esposos da a la vida una luz insospechada;
y te pedimos que dure p a r a siempre. porque han sentido el mismo gozo
P o r Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén. que Tú sientes al amar a los hombres.
TODOS: Te damos gracias, Señor.
PLEGARIA EUCARISTICA Porque han saboreado la alegría
y saben que el amor es más fuerte que el tiempo,
y que la esperanza es más fuerte que las dudas;
(La misma de la Celebración anterior, págs. 40-42.)
porque han sabido así
renovar su fe en la Resurrección de tu Hijo.
RITO D E COMUNIÓN TODOS: Te damos gracias, Señor.

• Los esposos comulgan bajo las dos especies. O R A C I Ó N DESPUÉS D E LA C O M U N I Ó N :


Envíanos t u Espíritu:
CANTO DE COMUNIÓN: Estribillo: O h Padre nuestro para que el pan que juntos hemos comido
y el vino nupcial que hemos bebido,
Bendigamos al Señor que nos une en caridad fortalezca nuestro a m o r y n u e s t r a amistad
y nos nutre con su amor en el pan de la unidad. en t u a m o r de Padre.
Conservemos la unidad que el Maestro nos mandó: P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
donde hay guerra que haya paz, donde hay odio que haya amor.
El Señor nos ordenó devolver el bien por mal,
ser testigos de su amor perdonando de verdad. RITO D E DESPEDIDA
Al que vive en el dolor y al que sufre soledad
entreguemos nuestro amor y consuelo fraternal.
CANTO FINAL: (J. A. Espinosa)
El Señor que nos llamó a vivir en la unidad,
nos congregue con su amor en feliz eternidad.
Te damos gracias, Señor, de todo corazón.
Te damos gracias, Señor, cantamos para Ti.
ACCIÓN D E GRACIAS {La lee una joven):
1. A tu nombre daremos gracias
E n nombre de N y N queremos hoy, por tu amor y tu lealtad.
todos juntos darte gracias, Te llamé y me escuchaste,
Padre de Jesucristo y Padre nuestro. aumentaste el valor en mi alma.
Porque se han dado el uno al otro 2. Te alaban los reyes de la tierra
y han descubierto en ellos nuevos atractivos y afinidades más porque oyeron la voz de tu palabra,
fuertes. y en los caminos del Señor van cantando,
porque grande es la gloria del Señor.
TODOS: Te damos gracias, Señor. 3. Si camino en medio de la angustia,
me das vida a pesar del enemigo.
Porque se han unido el uno al otro Tú miras al pobre y al humilde;
y se saben libres frente a la vida, grandioso es el Señor.
responsables, en fin, de su destino sin temores ni infantilismos.
53

4 BENDICE, SEÑOR, NUESTRA CASA


Bendición del piso
(Sigue el Acto

COLECTA:
Penitencial)

Te suplicamos, Señor, que esta casa,


construida con el trabajo del hombre,
sea para todos los que en ella habiten,
morada de paz y de amor.
Por nuestro Señor Jesucristo, t u Hijo, que vive,

RITO D E A P E R T U R A
LITURGIA DE LA PALABRA
MONICIÓN:

La casa, el piso, tendría que ser el lugar donde reinase siem- P r i m e r a Lectura
pre la alegría y la paz. No siempre es así. N o sabemos com-
prender la profundidad de una casa bien administrada, bien MONICIÓN: Hay una morada de los cuerpos: son nuestras
ambientada, bien santificada por todos los que la habitan casas. Hay también una morada de las almas: son nuestros
día y noche. A todos toca colaborar en favor del bien y de cuerpos. Respetemos nuestras moradas para santificar nuestras
la alegría familiar. Que esta Eucaristía con la que vamos a almas.
estrenar el nuevo piso, nos alcance a todos la caridad y la
alegría que vamos a vivir en esta hora.
LECTURA D E LA SEGUNDA CARTA D E SAN P A B L O
A LOS C O R I N T I O S (5, 1-10)
C A N T O D E ENTRADA: (Salmo 1 2 1 : M. Manzano)
Pues sabemos, que si la tienda de nuestra mansión terrena
Qué alegría cuando me dijeron: se deshace, tenemos de Dios una sólida casa, no hecha por mano
«Vamos a la casa del Señor.» de hombre, eterna, en los cielos. Gemimos en esta nuestra
Ya están pisando nuestros pies tienda, anhelando sobrevestirnos de aquella nuestra habita-
tus umbrales, Jerusalén. ción celestial, supuesto que seamos hallados vestidos, no des-
nudos. Pues realmente, mientras moramos en esta tierra ge-
1. Jerusalén está fundada
mimos oprimidos, por cuanto no queremos ser demudados,
como ciudad bien compacta. sino sobrevestidos, para que nuestra mortalidad sea absorbida
Allá suben las tribus, por la vida. Y es Dios quien así nos ha hecho, dándonos las
las tribus del Señor. arras de su espíritu. Así estamos siempre confiados, persuadi-
2. Desead la paz a Jerusalén: dos de que mientras moramos en este cuerpo, estamos ausentes
Vivan seguros los que te aman, del Señor, porque caminamos en fe y no en visión, pero con-
haya paz dentro de tus muros, fiamos y quisiéramos más partir del cuerpo y morar junto al
en tus palacios seguridad. Señor.
Por esto, presentes o ausentes, consideramos como un
SALUDO D E L SACERDOTE: honor serle gratos, puesto que todos hemos de comparecer
ante el tribunal de Cristo para que reciba cada uno según lo
Hermanos: El Dios qne habita en nuestros corazones, san- que hubiere hecho por el cuerpo, bueno o malo. Palabra de
tifique esta morada y nos dé a todos el amor, la alegría y la Dios.
unidad.
54 55

PLEGARIA RESPONSORIAL: HOMILÍA:

y El Señor es bueno, no tiene fin su amor 1. La casa: morada de los cuerpos. Los cuerpos: morada de las al-
mas. Pero ambas moradas son caminos para llegar a la morada
IJT El Señor es bueno, no tiene fin su amor definitiva: El Reino de Cristo.
y Te damos gracias, Padre, porque nos abres las puertas de 2. Ya tenemos piso. Era una gran ilusión para todos. Pero pensemos
tu casa y nos muestras tus secretos. que este piso no es para siempre. No nos instalemos demasiado
en él.
ty El Señor es bueno, no tiene fin su amor.
3. Un día lo hemos de dejar. Por eso tratemos de pasar por él san-
y Te bendecimos, Padre, porque nos señalas el camino que tificando nuestra estancia.
lleva hacia tu casa: Jesucristo, tu propio Hijo. 4. Que Dios se pueda invitar siempre a nuestra casa.
I$T El Señor es bueno, no tiene fin su amor. 5. Dios puede llamar a nuestra puerta en cualquier momento. Que
cuando llame el Señor, le abramos la puerta y podamos reci-
y Te bendecimos, Señor Jesús, porque tú eres el camino que birle siempre con alegría.
nos lleva a la casa del Padre.
IJT El Señor es bueno, no tiene fin su amor. Ideas para el diálogo:
y Que nuestra casa, Señor, nunca se cierre a los demás en la
incomprensión, el miedo o la soledad; sino que sea lo — ¿Cómo queréis que sea vuestro piso?
que Tú quieres: anticipo de nuestra casa familiar y defi- — ¿Qué medios adoptar para hacerlo hogar de paz y de
nitiva del cielo. alegría?
I$T El Señor es bueno, no tiene fin su amor. — ¿El piso, amueblado a gusto del marido o de la mujer?
— ¿Crees que el piso educa a los hijos?

O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Segunda Lectura
H e r m a n o s : unidos a todos los cristianos del mundo, pida-
mos al Señor que bendiga n u e s t r a s casas, para que sean
MONICIÓN: Nuestra casa merece un gran respeto. Hemos de siempre moradas del Espíritu.
cuidarla con interés y cariño para que sea de verdad escuela de
unidad y de santificación. — Por la Santa Iglesia, familia universal, para que acoja
siempre a todos los que nos llamamos hijos suyos, ru-
LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O SEGÚN SAN LU- guemos al Señor.
CAS (12,35-40) — Por los que no tienen casa, para que el Señor los pro-
teja con su paternal Providencia, roguemos al Señor.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
— Por los niños del mundo entero que han perdido su ho-
—Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas: vos-
gar en las desgracias de la humanidad, para que el
otros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de
Señor sea su apoyo a lo largo del camino de su vida,
la boda, para abrirle apenas venga y llame.
roguemos al Señor.
Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar los encuen-
— Por nuestras casas, para que sepamos hacer de ellas mo-
tra en vela: Os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la
radas del Espíritu de Dios, roguemos al Señor.
mesa y los irá sirviendo.
Y si llega entrada la noche o de madrugada, y los encuen- Oh Dios, cuyo Hijo plantó su tienda entre nosotros,
tra así, dichosos ellos. Comprended que si supiera el dueño concédenos que sepamos santificar con nuestra conducta
de la casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un la morada que hoy nos regalas.
boquete. P o r Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén.
Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora
que menos penséis, viene el Hijo del hombre.
56 57
LITURGIA D E LA EUCARISTÍA crece unida, como Cuerpo de Cristo,
hasta llegar a ser la nueva Jerusalén.
Preparación de las ofrendas: verdadera visión de paz.
Por eso, Señor, te celebramos en el templo de t u gloria
• Toda la familia se adelanta para traer los dones. El padre de y con todos los ángeles te bendecimos y glorificamos diciendo:
familia trae la llave simbolizando que la casa se pone en manos de
Dios. Santo, Santo, Santo...

CANTO DE OFERTORIO: (N. Espiritual) Padre, Tú permaneces más allá de toda luz;
nadie jamás te ha visto;
Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia, creemos, sin embargo, que eres Dios de los hombres,
vamos caminando al encuentro del Señor. que convives con nosotros,
que estás a nuestro lado
1. Un largo caminar por el desierto bajo el sol;
como el corazón del amigo está junto a su amigo.
no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
Así fue como te nos mostraste en Jesús, tu Hijo.
2. Unidos al rezar, unidos en una canción,
El nos dijo que eres nuestro Padre,
viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor.
que eres la bondad y la abundancia,
3. La Iglesia en marcha está; a un mundo nuevo que eres la plenitud del amor.
vamos ya, donde reinará el amor, donde reinará la paz.
El nos ha reunido ahora alrededor de esta mesa,
como a hijos de una misma familia,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
nosotros recordamos la noche en que fue entregado,
Suba hasta Ti, Señor, n u e s t r a plegaria; la noche en que tomando el pan,
acepta los dones que te presentamos dándote gracias, lo partió,
y derrama en n u e s t r a casa y en todos nosotros y lo dio a sus discípulos diciendo:
el don de t u claridad.
Tomad y comed todos de él,
Por Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén.
porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros.

PLEGARIA EUCARISTICA Del mismo modo, acabada la cena,


tomó el cáliz, y dándote gracias de nuevo,
PEEFACIO: lo pasó a sus discípulos diciendo:

Realmente es justo y necesario, Tomad y bebed todos de él,


es nuestro deber y salvación, porque este es el cáliz de mi sangre,
darte gracias siempre y en todo lugar, sangre de la alianza nueva y eterna,
Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, que será derramada por vosotros y por todos los hombres
por Cristo n u e s t r o Señor. para el perdón de los pecados.
Porque en esta casa visible que hemos construido, Haced esto en conmemoración mía.
donde reúnes y proteges sin cesar a esta familia que hacia
Ti peregrina, y Este es el sacramento de nuestra fe.
manifiestas y realizas de manera admirable iy Anunciamos...
el misterio de t u Comunión con nosotros. En este lugar, Señor, Que tu espíritu, Señor,
t ú vas edificando aquel templo que somos nosotros, nos una a todos los que en el mundo
y asi la Iglesia, extendida por toda la tierra, quieren ser testigos de tu amor:
58
59
En unión con el obispo de Roma, RITO DE DESPEDIDA
que preside la caridad de las Iglesias;
en unión con los hombres que consagran su vida {Sigue la Bendición del Celebrante.)
a instaurar la paz y la comprensión entre los pueblos;
en unión con todos los que trabajan CANTO. FINAL: (M. Ríos)
para convencer a las naciones ricas
a que den sin esperar nada a cambio; Escucha, hermano, la canción de la alegría,
en unión con todos los que dan sin calcular el canto alegre del que espera un nuevo día.
y reparten sus bienes, los superfluos y los necesarios.
Ven, canta, sueña cantando,
De esta forma, esta tierra endurecida, vive soñando el nuevo sol
empezará a ser más habitable para todos en que los hombres volverán
y Jesucristo vivirá con cada uno de los hombres. a ser hermanos. (Todos dos veces).
Por Cristo, con él y en él, Si en tu camino sólo existe la tristeza
a ti Dios Padre omnipotente, y el canto amargo de la soledad completa.
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria Si es que no encuentras la alegría en esta tierra,
por los siglos de los siglos. Amén. búscala, hermano, más allá de las estrellas.

RITO DE COMUNIÓN

CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)

No podemos caminar con hambre bajo el sol.


Danos siempre el mismo pan: tu cuerpo y sangre, Señor.
1. Comamos todos de este pan, el pan de la unidad.
En un cuerpo nos unió el Señor, por medio del amor.
2. Señor, yo tengo sed de Ti, sediento estoy de Dios;
pero pronto llegaré a ver el rostro del Señor.
3. Por el desierto el pueblo va cantando su dolor;
en la noche brillará tu luz: nos guía la verdad.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Te damos gracias, Señor
en este día de alegría en que todos juntos
hemos sentido tan de cerca tu presencia,
y te pedimos que sigas derramando tu bondad
sobre cada uno de nosotros y sobre nuestras casas.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
61

5
YA SOMOS UNO MAS EN CASA (Sigue el Acto Penitencial...)
Nacimiento de un hijo
COLECTA:
Te pedimos, Señor, por este hermano pequeño
que hoy empieza el camino hacia Ti.
Líbralo de todo mal
y que la gracia de tu amor sea siempre su defensa.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

RITO DE APERTURA Primera Lectura

MONICIÓN: MONICIÓN: Desde el primer paso en la vida, cada uno lleva


un ángel a su lado. Dios defiende al pobre y al necesitado. En
Hermanos: un nuevo ser, un hermano más, viene a com- la vida todos necesitamos de Dios. Pero la promesa del Señor
partir nuestro pan: dolores y esperanzas, alegrías y lágrimas. nos consuela y da seguridad.
Junto a él, en esta Eucaristía, vamos a sentir la ilusión de co-
menzar otra vez nuestra vida. Pidamos para él y para todos LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO (23, 20-25)
nosotros una vida bien orientada hacia Dios.
Yo mandaré a un ángel ante ti, para que te defienda en el
CANTO DE ENTRADA (Negro Espiritual) camino y te haga llegar al lugar que te he dispuesto. Acátale y
escucha su voz, no le resistas, porque no perdonará vuestras
Día y noche van tus ángeles, Señor, conmigo. rebeliones y porque lleva mi nombre; pero si escuchas su
Día y noche pienso que Tú estás en mi. voz y haces cuanto yo diga, seré enemigo de tus enemigos, y
oprimiré a tus opresores, pues mi ángel marchará delante de
ti y te conducirá a la tierra de los amorreos, de los jéteos, de
1. Si anochece en el camino, van tus...
los fereceós, de los cananeos, de los javeos y de los jebuseos,
Si en la noche pierdo el rumbo, pienso que... que yo exterminaré. No adores a sus dioses ni les sirvas; no
2. Si camino entre los hombres van tus... imites sus costumbres, derriba y destruye sus cipos. Servirás
Al servirles cada día, pienso que... a Jahvé, tu Dios, y El bendecirá tu pan y tu agua, y alejará
3. Si me encuentro triste y solo, van tus... de en medio de ti las enfermedades y no habrá en vuestra
En las luchas de la vida, pienso que... tierra mujer que aborte ni estéril y colmaré el número de tus
días. Palabra de Dios.
SALUDO DEL SACERDOTE:
SALMO RESPONSORIAL 117 (M. Manzano)
Hermanos: Que la paz y la alegría del Señor una vuestros
espíritus; que vuestras vidas sean testimonio y ejemplo de fe, Este es el día en que actuó el Señor,
de entrega, de amor para todos .los hermanos que caminan sea nuestra alegría y nuestro gozo.
y riven junto a vosotros. Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia. Aleluya, aleluya.
62 63

Que lo diga la casa de Israel: HOMILÍA:


es eterna su misericordia.
Que lo diga la casa de Aarón: 1. Sin una familia que le acogiera, nada podría hacer este niño
es eterna su misericordia. que ha comenzado a vivir su vida.
2. Pero el Señor es fiel, que no abandona a los que de El se fían.
Que lo digan los fieles del Señor: 3. Los niños, de manera especial cautivan el corazón de Dios. Para
es eterna su misericordia. Dios, los débiles son los primeros y los preferidos en el amor.
4. Seamos niños siempre ante el Señor para que podamos merecer
Escuchad: hay cantos de victoria su predilección. Pidamos al Señor, saber renacer hoy a una
en las tiendas de los justos: nueva infancia espiritual.
«La diestra del Señor es poderosa,
es excelsa la diestra del Señor.» Ideas para el diálogo:
Abridme las puertas del triunfo,
— ¿Crees que los padres están generalmente preparados
y entraré para dar gracias al Señor.
para tener y educar a los hijos?
Esta es la puerta del Señor:
— ¿Quién debe educar a los hijos, el padre o la madre?
los vencedores entrarán por ella.
Yo no he de morir, yo viviré — ¿Suelen los padres obrar responsablemente en la pro-
para contar las hazañas del Señor. creación de los hijos?

O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Segunda Lectura
Oremos, hermanos, al Señor por N., recién nacido, para
que la presencia amorosa de Dios aliente siempre su vida y
MONICIÓN: La sencillez es una virtud que nos acerca a Dios. la de todos los hombres.
El Señor quiere que seamos sencillos en todo momento. Escu-
chemos sus palabras.
— Por la Iglesia de Cristo,
para que cual familia fecunda,
LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O S E G Ú N SAN MA- crezca siempre en santidad y en número de hijos,
TEO (18, 1-10) roguemos al Señor.
— Por las naciones y sus gobernantes,
En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús di-
ciendo: para que salvaguarden y promuevan los valores
de la familia y del amor en la sociedad actual,
— ¿ Q u i é n será el más grande en el Reino de los Cielos? roguemos al Señor.
El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo:
— Por los padres y educadores,
— E n verdad os digo, si no os volviereis y os hiciereis como
para que con su ejemplo eduquen a los niños
niños, no entraréis en el reino de los cielos. Pues el que se
en la fe, laboriosidad, alegría y servicio cristiano,
humillare hasta hacerse como un niño de éstos, ese será el más
roguemos al Señor.
grande en el reino de los cielos, y el que por Mi recibiere a un
niño como éste, a mí me recibe; y al que escandalizare a uno — Por este niño N . nuestro hijo y hermano menor,
de estos pequeñuelos que creen en mí, más le valiera que le para que crezca sano en el cuerpo
colgasen al cuello una piedra de molino de asno y lo hundieran y fuerte en el espíritu cristiano,
en el fondo del mar. ¡Áy del mundo por los escándalos! Porque roguemos al Señor.
no puede menos de haber escándalos; pero, ¡ay de aquel — Por esta familia aquí reunida en torno a los padres
por quien viniere el escándalo! de este niño recién nacido,
para que Dios bendiga a todos largamente,
roguemos al Señor.
64

Te pedimos, Señor, que el camino de nuestra vida


PLEGARIA EUCARISTICA
sea iluminado siempre por la luz de t u providencia.
Así podremos llegar, juntos,
a la patria que nos tienes preparada. PREFACIO:
P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Realmente es justo y necesario,
n u e s t r o deber y salvación, bendecirte, Señor,
LITURGIA DE LA EUCARISTÍA Padre Santo, por Jesucristo, t u Hijo:
P o r tu Palabra has creado todas las cosas;
Preparación de las ofrendas: derramaste, como un sembrador,
la semilla del bien y de la belleza;
• Durante el ofertorio, se coloca al niño cerca del altar. y el mundo todo: las cosas, los campos, las montañas y los
valles, los peces del m a r y los animales del aire y de la tierra
comenzaron a existir.
CANTO DE OFERTORIO: (Salmo 126. M. Manzano)
H a s creado también al hombre
pero con una dignidad mayor.
Que el Señor nos construya la casa,
Tú has hecho, que, al recibir el ser,
que el Señor nos guarde la ciudad;
tuviéramos conciencia de nuestra grandeza:
que nos llene de su riqueza,
nos has dado inteligencia,
que nos guarde siempre del mal.
para que descubriéramos lo que has hecho en el mundo;
has puesto en nuestras manos el uso de la libertad,
1. Si el Señor no construye la casa,
para que, guardando voluntariamente t u Palabra
en vano se cansan los albañiles;
hiciéramos fructificar la semilla de nuestra dignidad humana,
si el Señor no guarda la ciudad,
realizándonos como hombres auténticos.
en vano vigilan los centinelas.
Tú nos has dado a Jesucristo,
2. Es inútil que madruguéis, el hombre que recibió en Sí toda semilla,
que veléis hasta muy tarde, y muriendo, como el grano de trigo,
que comáis el pan de la fatiga: la ha hecho fructificar, llegando a ser el hombre perfecto,
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen! la primera criatura de la nueva creación,
3. La herencia del Señor son los hijos, el Primogénito de los Resucitados y la n o r m a de la historia.
su salario el fruto del vientre: Por lo cual, unidos a los ángeles y santos,
son saetas en mano de un guerrero confesamos las maravillas que haces con nosotros,
los hijos de la juventud. diciendo, sin cesar, el h i m n o de t u gloria:
4. Dichoso el hombre que llena
con estas flechas su aljaba; Santo, Santo, Santo...
no será derrotado al litigar
con sus adversarios en la plaza. Bendito, Tú, Dios Todopoderoso,
Padre de nuestro Señor Jesucristo.
Antes de la fundación del mundo,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
nos elegiste y destinaste a ser tus hijos.
E n este momento de intimidad y de sinceridad, Nos has arrancado del poder de las tinieblas
te pedimos, Señor, que aceptes nuestra oración y nos has transportado al Reino de tu Hijo querido.
y respondas al deseo que te exponemos El es la imagen y el resplandor de tu gloria;
en favor de este hijo tuyo y nuestro. todo ha sido creado para El
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. y en El tenemos la Redención, el perdón de los pecados.
66 67
Pues en la noche en que fue traicionado, Por Cristo, con él y en él,
tomó el pan en sus manos, a ti, Dios Padre omnipotente
levantó los ojos hacia Ti, su Padre, en la unidad del Espíritu Santo
te dio gracias, todo honor y toda gloria
lo partió y repartió entre sus discípulos diciendo. por los siglos de los siglos. Amén.

Tomad y comed todos de él,


porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros. RITO DE COMUNIÓN

Del mismo modo tornó la copa, CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)


recitó la acción de gracias y dijo:
Por Ti, mi Dios, cantando voy
Tomad y bebed todos de él, La alegría de ser tu testigo, Señor.
porque éste es el cáliz de mi sangre,
sangre de la alianza nueva y eterna, 1. Me mandas que cante con toda mi voz;
que será derramada por vosotros y por todos los hombres no sé cómo cantar tu mensaje de amor.
para el perdón de los pecados. Los hombres me preguntan cuál es mi misión;
Haced esto en conmemoración mía. les digo: testigo soy.
2. Es fuego tu palabra que mi boca quemó;
T Este es el sacramento de nuestra fe mis labios ya son llamas y ceniza mi voz.
1$ Anunciamos... Da miedo proclamarla, pero Tú me dices:
No temas, contigo estoy.
Por eso, Señor Dios nuestro, 3. Tu palabra es una carga que mi espalda dobló;
debe ser esto un signo de nuestra fe es brasa tu mensaje que mi lengua secó.
y por eso conmemoramos ahora Déjate quemar si quieres alumbrar:
que El hubo de padecer y morir, No temas, contigo estoy.
pero sobre todo que es el Primogénito entre los muertos,
está sentado a tu diestra intercediendo por nosotros ACCIÓN DE GRACIAS (La lee el padre de familia):
hasta que vuelva a juzgar a vivos y muertos
el día designado por Ti. Bendito seas, Padre de Jesucristo;
Te pedimos, Señor, que envíes tu santo Espíritu, bendito seas por este niño,
el Espíritu vivificante, la fuerza de Jesucristo. por la maravilla de su crecimiento y su entrada en la vida;
Que este pan y esta copa que te presentamos con toda sencillez, por su primera mirada y su primera sonrisa,
sean realmente un signo de nuestra entrega a Ti. por la conquista del mundo
Que vivarnos tu Evangelio en medio del mundo, que él inicia ya con sus manos y sus gritos.
a los ojos de todos los hombres Porque Tú has querido, que a ejemplo de tu Hijo,
con quienes estamos unidos y ante ellos personifiquemos tu paz. comparta de verdad la condición de los hombres,
Que entre todos nos ayudemos a soportar nuestras cargas en el encuentro y la fraternidad y la conquista del mundo.
y nos sirvamos en el amor mutuo. Bendito seas, porque has querido dar
Danos un corazón abierto para los pobres, un sentido más rico todavía a nuestro amor y nuestra paternidad
los enfermos, los moribundos, para todos los menesterosos. e integrarla en la familia de tus hijos.
Danos ser la Iglesia de Jesucristo, Acuérdate de nosotros, Padre;
junto con nuestro obispo, nuestro Papa dígnate bendecir la responsabilidad que asumimos,
y todos los creyentes del mundo. y el apoyo de los que nos ayudarán a mantenerla.
68

Acuérdate de nuestros padres


y de los que nos ayudaron con sus cuidados y su amistad
en el nacimiento de N.
Acuérdate, en este mundo de hombres,
6 LO QUEREMOS HIJO DE DIOS
En el bautizo de un hijo

de todos los hijos sin padres


y de todos los padres sin hijos.
Que venga a nosotros tu Reino, Padre,
por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Al participar en tu Eucaristía,
te pedimos. Señor, por todos nuestros hermanos
qne carecen del pan material y espiritual.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
RITO DE APERTURA

MONICIÓN:
MTO DE DESPEDIDA _
Nuevo nacimiento para Dios. He aquí el gran momento
{Sigue la Bendición del Celebrante) que vamos a celebrar hoy. N., nacido a la vida, va a incorpo-
rarse al cuerpo de la Iglesia. Es grande nuestra responsabilidad
CANTO FINAL: (Salmo 137: J. A. Espinosa) al recibirlo como hermano nuestro. Nuestro ejemplo y nuestro
testimonio han de ser los que fortifiquen la fe de este niño.
Te damos gracias, Señor, de todo corazón.
Te damos gracias, Señor, cantamos para Ti.
CANTO DE ENTRADA: (L. Deiss)
1. A tu nombre daremos gracias
por tu amor y tu lealtad. Un solo Señor, una sola fe,
Te llamé y me escuchaste, un solo bautismo, un solo Dios y Padre.
aumentaste el valor en mi alma. Llamados a guardar la unidad del Espíritu
2. Te alaban los reyes de la tierra por el vínculo de la paz, cantamos y proclamamos:
porque oyeron la voz de tu palabra, Llamados a formar un solo Cuerpo
y en los caminos del Señor van cantando, en un mismo Espíritu, cantamos y proclamamos:
porque grande es la gloria del Señor. Llamados a compartir una misma esperanza,
3. Si camino en medio de la angustia, en Cristo, cantamos y proclamamos:
me das vida a pesar del enemigo.
Tú miras al pobre y al humilde; SALUDO DEL SACERDOTE:
grandioso es el Señor.
4. Tiendes tu mano y me salvas, La gracia de nuestro Señor Jesucristo,
cumplirás tu favor hacia mí; el amor del Padre,
Señor, tu amor es eterno, y la comunión del Espíritu Santo,
no abandones la obra de tus manos. esté con todos vosotros.
71
70
(Sigue el Acto Penitencial...) 2.El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
COLECTA: se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel.
Te pedimos, Señor, que con este nuevo hijo tuyo, 3. Los confines de la tierra han contemplado
los bautizados en la muerte y Resurrección de Cristo la victoria de nuestro Dios,
vivamos siempre con la dignidad qne pide nuestra Tocación Aclamad al Señor tierra entera; ,
cristiana. gritad, vitoread, tocad.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...
4. Tocad la cítara para el Señor,
suenen los instrumentos:
con clarines y al son de trompetas,
LITURGIA DE LA PALABRA aclamad al Rey y Señor.
5. Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud.
Primera Lectura

MONICIÓN: Cristo es bautizado, muere y resucita. Nues- Segunda Lectura


tro bautismo es muerte al pecado y resurrección para Dios.
MONICIÓN: El ser bautizado presupone unión con Dios y
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO
con los demás hermanos. Formamos un solo cuerpo con Cristo
(Rom 6, 4-6; 1 Co 12,12-13) y con los miembros del cuerpo místico.
Con El hemos sido sepultados por el Bautismo para par-
ticipar en su muerte, para que como El resucitó de entre los LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. JUAN
muertos por la gloria del Padre, así también nosotros vivamos (17,20-26)
una vida nueva. Porque, si hemos sido injertados en El por
En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, Jesús oró di-
la semejanza de su muerte, también lo seremos por la de su
ciendo: Padre Santo, no sólo por ellos ruego, sino también por
Resurrección. Pues sabemos que nuestro hombre viejo ha
los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean
sido crucificado para que fuera destruido el cuerpo del pecado
uno como Tú, Padre, en mí y yo en Ti, que ellos también lo
y ya no sirvamos al pecado.
sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has en-
Porque así como siendo el cuerpo uno, tiene muchos miem- viado.
bros, y todos los miembros del cuerpo, con ser muchos, son un También les di a ellos la gloría que me diste, para que
cuerpo único, así es también Cristo. Porque también todos sean uno, como nosotros somos uno: yo en ellos, y tú en mí,
nosotros hemos sido bautizados en un solo Espíritu para cons- para que sean completamente uno, de modo que el mundo
tituir un solo cuerpo y todos,_ ya judÍQs^_ya^gentiles,_ya_siervos, sepa que tú me has enviado y los has amado como me has
ya libres, hemos bebido del mismo Espíritu. Palabra de Dios. amado a mí.
Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén
SALMO RESPONSORIAL 97 (M. Manzano) conmigo, donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me
diste, porque me amabas, antes de la fundación del mundo.
Aleluya, aleluya, el Señor es nuestro Rey. Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he co-
nocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Les he dado
1. Cantad al Señor un cántico nuevo, a conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor
porque ha hecho maravillas: que me tenías esté en ellos como también yo estoy en ellos.
su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo.
72 73

HOMILÍA: Guárdanos, Señor, la fe que profesamos


y concédenos vivirla
1. El que se bautiza recibe una vida nueva. Bautizarse significa en todos los momentos de n u e s t r a vida
mucho más que inscribirse en una asociación. y con todas sus exigencias.
2. Por el Bautismo nos llena la gracia de Dios con una triple reali- Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
dad:
a) Recibimos el Espíritu Santo.
b) Recibimos la gracia del Espíritu, que santifica. LITURGIA D E LA EUCARISTÍA
c) Vivimos en Cristo y para Cristo.
3. Bautizados de una vez para siempre. Nos debemos definitiva- Preparación de las ofrendas
mente a Cristo.
4. Nos hacemos responsables de la fe de este hermano que acaba • Los padres del bautizado, con el cirio encendido, se acercan al
de entrar en nuestra comunidad eclesial. altar para presentarlo juntamente con las ofrendas.
5. Injertados en Cristo, hemos de dar fruto por él y como él. CANTO DE OFERTORIO:

Ideas para el diálogo: Somos pueblo bendecido; Cristo es nuestro mediador


— Tu hijo ha sido bautizado. ¿Qué significa esto en la Somos todos uno en Cristo, a gloria de Dios.
vida del niño? ¿Y en la nuestra? Somos trigo de una espiga, para un pan de inmolación.
— ¿Hay verdadero compromiso en los padres para que el Somos agua para un cáliz, con vino embriagador.
niño viva su Bautismo? Somos hijos de la Iglesia, la familia del Señor.
— ¿Cómo lograr este compromiso?
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
(Podría tenerse aquí ahora el bautizo en casos especiales)
Te ofrecemos, Señor, la fe que profesamos;
haz que ella junto con estas ofrendas, llegue hasta Ti,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :

Oremos, hermanos, como pueblo escogido por Dios para


que nos renueve en la gracia y en la entrega. PLEGARIA EUCARISTICA

— Por la Santa Iglesia de Dios, para que como Maestra PREFACIO:


universal sepa enseñar y conservar la fe de sus hijos,
Realmente es justo y necesario,
roguemos al Señor.
nuestro deber y salvación,
— Por todos los cristianos, para que unidos por la misma bendecirte siempre y en todo lugar,
fe sepamos también unirnos en la Caridad, roguemos al Señor, Santo Padre, Dios todopoderoso.
Señor. Creador de todas las cosas y del hombre,
— Por el nuevo cristiano N., para que viva siempre como a quien hiciste a tu imagen y semejanza,
hijo de Dios, roguemos al Señor. y pusiste en medio del m u n d o
— Por los padres de familia, para que se esfuercen en para quo obedeciendo a tu Palabra de Vida,
transmitir a sus hijos la fe verdadera, expresada en dominará el mar, la tierra, los animales y las plantas.
obras, roguemos al Señor. Fuimos creados en tu Amistad y t u Gracia,
para que la hermosura que sembraste en la Creación
— Por todos nosotros, para que sepamos vivir nuestra fe
fuera reflejada por el rostro de la raza h u m a n a .
hasta sus últimas consecuencias, roguemos al Señor.
74 75

Por lo que nosotros, unidos a los ángeles y santos, Acuérdate, Señor, de esta Iglesia extendida por toda la tierra;
cantamos, sin cesar, el himno de tu gloria: y con el Papa N., con nuestros obispos,
y todos los que en ella cuidan de tu pueblo,
Santo, Santo Santo... llévala a su perfección por la caridad.
Te bendecimos y damos gracias Por tanto, Señor, nosotros, tus ministros,
porque, a pesar de haber pecado contra Ti y todo este pueblo sacerdotal,
y haber sido expulsados del paraíso, haciendo memorial de la muerte,
encendiste en medio de la historia humana la luz de un de la Resurrección y de la Ascensión de tu Hijo,
Redentor, que nos devolvería la imagen de tu rostro te ofrecemos el sacrificio del Pan que nos da la Vida
y nos haría renacer a la Gracia. y de la sangre de la salvación eterna.
Te bendecimos por medio de Jesucristo, tu prometido,
al que anunciaron los profetas: Por Cristo, con él y en él
el cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, a ti, Dios Padre omnipotente,
voluntariamente aceptada, tomó pan, a la unidad del Espíritu Santo,
dándote gracias, lo partió todo honor y toda gloria
y lo dio a sus discípulos diciendo: por los siglos de los siglos. Amén.

Tomad y comed todos de él,


porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros. RITO DE COMUNIÓN
Del mismo modo, acabada la Cena,
tomó el cáliz, y dándote gracias de nuevo, CANTO DE COMUNIÓN (J. A. Espinosa)
lo pasó a sus discípulos diciendo:
No podemos caminar con hambre bajo el sol
Tomad y bebed todos de él, danos siempre el mismo pan: tu cuerpo y sangre, Señor.
porque éste es el cáliz de mi sangre,
sangre de la alianza nueva y eterna, 1. Comamos todos de este pan, el pan de la unidad.
que será derramada por vosotros y por todos los hombres En un cuerpo nos unió el Señor por medio del amor.
para el perdón de los pecados.
Haced esto en conmemoración mía. 2. Señor, yo tengo sed de Ti, sediento estoy de Dios;
pero pronto llegaré a ver el rostro del Señor.
y Este es el sacramento de nuestra fe. 3. Por el desierto el pueblo va cantando su dolor;
ty Anunciamos... en la noche brillará tu luz: nos guía la verdad.
Así pues, al celebrar ahora el memorial de la muerte y re-
surrección de tu Hijo, ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
te ofrecemos, Padre, el pan de vida y el cáliz de salvación,
y te damos gracias porque nos haces dignos de estar en tu pre- Al participar, Señor, en tus misterios,
sencia celebrando esta liturgia. te pedimos vivir de tal manera la fe que contienen,
Te pedimos humildemente que merezcamos llegar a la posesión de tu Reino.
que el Espíritu Santo congregue en la unidad Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
a cuantos participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo.
La Iglesia hoy, mientras espera la venida del Señor,
abre su seno fecundo y no cesa en su empeño de dar a luz nuevos
hijos en las aguas de la fuente bautismal.
76
RITO DE DESPEDIDA

(Sigue la Bendición del celebrante.)


7 CONFÍRMANOS, SEÑOR, E N L A F E
Celebración de la Confirmación

CANTO FINAL: (C. Gabarain)

1. Una canción alegre cantaré,


una canción de vida y juventud;
del corazón el ritmo llevaré,
un ritmo de esperanza, de ilusión y luz.

Yo canto, yo amo, sin miedo avanzaré,


con Dios en mi alegría ya no temeré. RITO DE APERTURA
2. Caminaré por sendas sin hacer,
MONICIÓN:
descubriré caminos sin trazar,
y al avanzar yo mismo grabaré
No basta estar bautizados; el Bautismo tiene unas exigen-
la senda de mi vida con mi caminar.
cias que se deben cumplir. La Gracia, depositada en germen
en el cristiano, al injertarse en Cristo por el Bautismo, tiene
que lograr un desarrollo, debe confirmarse cada día más hasta
lograr la plenitud. El Sacramento de la Confirmación es confir-
mación del Bautismo. Vivamos esta doctrina y confirmemos
nuestra fe al celebrar esta Eucaristía.

CANTO DE ENTRADA: (J. A. Espinosa)

Vamos cantando al Señor, El es nuestra alegría.


1. La luz de un nuevo día venció la oscuridad;
que brille en nuestras almas la luz de la verdad.
2. Unidos como hermanos, venimos a tu altar;
que llenes nuestras vidas de amor y de amistad.
3. La roca que nos salva es Cristo Nuestro Dios,
lleguemos dando gracias a nuestro Redentor.
4. Los cielos y la tierra aclaman al Señor:
«Ha hecho maravillas, imenso es su amor.»

SALUDO DEL SACERDOTE:


La gracia y la paz de Dios nuestro Padre,
y de Jesucristo, el Señor,
esté con todos vosotros.
79
78
2. Repleta está la tierra de tu gracia.
(Sigue el acto penitencial.) Enséñame, Señor, tus decretos;
mi herencia son tus mandatos,
COLECTA- alegría de nuestro corazón.
Dios Todopoderoso,
acoge las súplicas de los que ponemos la confianza en tu amor
Segunda Lectura
para que, obtenido tu perdón,
crezcamos más y más en tu gracia.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive... MONICIÓN: El Espíritu Santo es el continuador de la obra
de Cristo en nosotros. Cristo nos lo envía, pero cada hora él Es-
píritu Santo llega y actúa en nosotros.
LITURGIA DE LA PALABRA
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN
(7, 37-39)
Primera Lectura
El último día, el día grande de la fiesta, se detuvo Jesús
MONICIÓN: Realmente el Espíritu Santo actúa y vive en
y gritó diciendo: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.
nosotros. Frecuentemente, sin embargo, lo ignoramos. Nos pasa El que cree en mí, según dice la Escritura, ríos de agua viva
como a aquellos hombres de Efeso, de los que nos habla hoy manarán de su seno.» Esto dijo del Espíritu, que habían de
San Pablo. Escuchemos. recibir los que creyeran en El, pues aún no había sido dado
el Espíritu porque Jesús no había sido glorificado.
LECTURA DE LOS HECHOS DE LOS APOSTÓLES
(19,1-7) HOMILÍA:

En el tiempo en que Apolo se hallaba en Corinto, Pablo, 1. Todo ser que llega a la edad madura necesita un alimento sólido.
atravesando las regiones altas, llegó a Efeso, donde halló 2. La Confirmación significa edad adulta en Cristo y en la Iglesia.
algunos discípulos, y les dijo: «¿Habéis recibido el Espíritu 3. Hacen falta fuerzas y dinamismo para luchar en pro del deber
y de la vida de Gracia.
Santo al abrazar la fe?» Ellos le contestaron: «No hemos oído 4. El Espíritu Santo es el que brinda este apoyo al bautizado.
ni si existe el Espíritu Santo.» Díjoles él: «¿Pues qué bautis- 5. Una vez bautizados, debemos ser testigos del amor y de la
mo habéis recibido?» Ellos respondieron: «El bautismo de verdad del Evangelio ante los demás.
Juan.» Dijo Pablo: «Juan proclamó un bautismo de peniten-
cia, diciendo al pueblo que creyese en el que venía detrás de él, Ideas para el diálogo:
esto es, en Jesús.» Al oír esto se bautizaron en el nombre del — ¿Qué significa madurez humana y cristiana en la ju-
Señor Jesús. E imponiéndoles Pablo las manos, descendió sobre ventud?
ellos el Espíritu Santo y hablaban lenguas y profetizaban. — ¿Preparan los padres a los hijos para enfrentarlos un
Eran unos doce hombres. Palabra de Dios. día con la libertad?
t
— ¿Por qué los hijos, de ordinario, se cierran a los padres
SALMO RESPONSORIAL 118 (J. A. Espinosa) y educadores cuando crecen?
Tu palabra me da vida, confío en Ti, Señor,
Tu palabra es eterna, en ella esperaré. ORACIÓN DE LOS FIELES:
1. Dichoso el que con vida intachable Oremos, hermanos, por las intenciones de la Santa Iglesia,
camina en la ley del Señor; para que su labor educadora extienda por todas partes el
dichoso el que, guardando sus preceptos, reino de Cristo.
lo busca de todo corazón.
80 81

(Peticiones espontáneas, o bien...) O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :

— Por la Santa Iglesia, para que se renueve en ella el Acepta, Señor, los dones que te presentamos.
milagro de Pentecostés, roguemos al Señor. Que ellos a u m e n t e n en nosotros los frutos de tu grada
— Por el mundo entero, para que la fuerza del Espíritu y nos hagan vivir en caridad.
Santo llegue a todos los corazones de buena voluntad, P o r Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
roguemos al Señor.
— Por las familias cristianas, para que siempre sean testi-
monio de la verdad con su conducta, roguemos al
Señor. PLEGARIA EUCAR1STICA
— Por los bautizados, todos nosotros, presentes en esta
Eucaristía, para que recibamos con fe los dones del PREFACIO:
Espíritu, roguemos al Señor.
Realmente es digno y justo
Te suplicamos, Dios de bondad, que te bendigamos, Padre Santo;
que t u Espíritu Santo porque por medio de tu Hijo, t u Palabra hecha carne,
fortalezca nuestros corazones con su gracia nos has abierto los oídos de la fe p a r a que pudiéramos
e ilumine con su luz los caminos de n u e s t r a vida. conocerte.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
H a sido el mismo Jesucristo
el que h a derramado sobre nosotros el Espíritu,
nos ha hecho vencer al demonio
LITURGIA D E LA EUCARISTÍA y h a despegado nuestros labios
para que podamos bendecir tu nombre santo,
Preparación de las ofrendas: t u acción salvadora, t u luz inagotable y t u a m o r sin límites.
P o r lo cual, unimos nuestras voces
• Se acercan con cirios encendidos al altar los confirmados, trayen- a las de los ángeles y santos,
do también las ofrendas para la Eucaristía. cantando el himno de tu gloria:

CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa) Sanio, Santo, Santo...

El Señor es mi fuerza, mi roca y salvación (bis). Te damos gracias, oh Dios,


por tu Hijo amado, Jesucristo,
al que has enviado en estos últimos tiempos,
1. Tú me guías por sendas de justicia,
como Salvador, Redentor y mensajero de tu voluntad;
me enseñas la verdad.
El es tu Palabra inseparable por quien has creado todo.
T ú me das el valor para la lucha,
Según el designio de tu voluntad,
sin miedo avanzaré.
lo has enviado del cielo al seno de una Virgen;
2. Iluminas las sombras de mi vida, fue concebido, se encarnó
al mundo das la luz. y, nacido de la misma Virgen y del Espíritu Santo,
Aunque pase por valles de tiniebla, se ha manifestado como Hijo tuyo.
yo nunca temeré.
El, cumpliendo tus deseos,
3. Yo confío el destino de mi vida
quiso entregarse voluntariamente a la muerte
al Dios de mi salud.
y, tomando pan, dio gracias,
A los pobres enseñas el camino:
lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:
su escudo eres Tú.
6 —EUCARISTÍA DOMESTICA
82 83

Tomad y comed todos de él, 1. Me mandas que cante con toda mi voz;
porque esto es mi cuerpo, no sé cómo cantar tu mensaje de amor.
que será entregado por vosotros. Los hombres me preguntan cuál es mi misión;
les digo: Testigo soy.
Del mismo modo, acabada la cena, 2. Es fuego tu palabra que mi boca quemó;
tomó el cáliz y, dándote gracias de nuevo, mis labios ya son llamas y ceniza mi voz.
lo pasó a sus discípulos diciendo: Da miedo proclamarla, pero Tú me dices:
Tomad y bebed todos de él, no temas, contigo estoy.
porque éste es el cáliz de mi sangre, 3. Tu palabra es una carga que mi espalda dobló;
sangre de la alianza nueva y eterna, es brasa tu mensaje que mi lengua secó.
que será derramada por vosotros y por todos los hombres Déjate quemar si quieres alumbrar:
para el perdón de los pecados. no temas, contigo estoy.
Haced esto en conmemoración mía.
y. Este es el Sacramento de nuestra fe. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
fy. Anunciamos... Tu Espíritu Santo, Señor, descienda sobre nosotros,
Haciendo, pues, el memorial de su Muerte y Resurrección, purifique nuestros corazones
te ofrecemos este pan y este cáliz, y, con el suave rocío de su venida, los vuelva fecundos.
dándote gracias porque nos has juzgado dignos Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
de comparecer ante Ti
para celebrar esta Eucaristía.
Te pedimos que envíes tu Espíritu Santo RITO DE DESPEDIDA
sobre la oblación de la santa Iglesia. Congréganos en la unidad,
para que todos los que participan en tus santos misterios
se vean llenos del Espíritu Santo (Sigue la Bendición del Celebrante.)
y confirmados en su Fe por la verdad,
a fin de que te alabemos y glorifiquemos por tu Hijo Jesucristo, CANTO FINAL: (C. Halffter)
porquien damos en la Iglesia honor y gloria a Ti y al
Espíritu Santo. Anunciaremos tu Reino, Señor,
tu Reino, Señor, tu Reino.
Por Cristo, con él y en él,
a Ti, Dios Padre omnipotente, 1. Reino de paz y justicia,
en la unidad del Espíritu Santo, reino de vida verdad. Tu reino...
todo honor y toda gloria 2. Reino de amor y de gracia,
por los siglos de los siglos. Amén. reino que habita en nosotros. Tu reino...
3. Reino que sufre violencia,
reino que no es de este mundo. Tu reino...
RITO DE COMUNIÓN 4. Reino que ya ha comenzado,
reino que no tendrá fin. Tu reino...
• Los confirmados van dando la paz a todos los presentes.

CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)


Por Ti, mi Dios, cantando voy
la alegría de ser tu testigo, Señor.
85
(Sigue el Acto Penitencial.)

8 TODOS SOMOS PECADORES


Celebración penitencial COLECTA:
Oh Dios, consuelo y defensa de los qne te bascan,
escucha nuestra oración,
danos tu gracia
y haz que volvamos ai camino de la verdad.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...

LITURGIA DE LA PALABRA

RITO DE APERTURA Primera Lectura

MONICIÓN: MONICIÓN: Dios siempre cumple su palabra. Brinda y pro-


mete el perdón, y lo concede a los que se arrepienten.
Todos somos pecadores; reconozcámoslo ante el Señor. Hoy
nos hemos reunido junto al altar, para celebrar la Eucaristía, LECTURA DEL PROFETA EZEQUIEL (18, 21-23. 30-32)
implorando perdón de nuestros pecados y los de toda la
Humanidad. Así dice el Señor:
Si el malvado se convierte de los pecados cometidos, y
CANTO DE ENTRADA: (L. Deiss) guarda mis preceptos, y practica el derecho y la justicia, cier-
tamente vivirá y no morirá; no se recordarán los delitos que
Sí, me levantaré. Volveré '¡unto a mi Padre. cometió; por la justicia que ha hecho, vivirá.
¿Acaso quiero yo la muerte del malvado—oráculo del
1. A Ti, Señor, elevo mi alma. Señor Dios—y no que se convierta de su camino y que viva?
Tú eres mi Dios y mi Salvador (Ps. 25, 1). Yo os juzgaré, pues, a cada uno según su proceder, casa de
2. Mira mi angustia, mira mi pena, Israel—oráculo del Señor.
dame la gracia de tu perdón (Ps. 25, 17-18). Convertios y apartaos de todos vuestros crímenes; no haya
3. Mi corazón busca tu Rostro; para vosotros más ocasión del mal. Descargaos de todos los
oye mi voz, Señor, ten piedad (Ps. 27, 7-8). crímenes que habéis cometido contra mí. Y haceos un corazón
4. A Ti, Señor, te invoco y te llamo: y un espíritu nuevo.
Tú eres mi Roca, oye mi voz (Ps. 28, 1). ¿Por qué queréis morir, casa de Israel?
Yo no me complazco en la muerte de nadie, sea quien sea
5. No pongas fin a tu ternura, •—oráculo del Señor.
haz que me guarde siempre tu amor (Ps 40, 12). Convertios y vivid. Palabra de Dios.
6. Sana mi alma y mi corazón
porque pequé, Señor, contra Ti (Ps. 41, 5). SALMO RESPONSORIAL 114: (J. A. Espinosa)
SALUDO DEL SACERDOTE: Caminaré en presencia del Señor (bis).
Que el Dios de la misericordia, del perdón y de la gracia 1. Amo al Señor porque escucha mi voz suplicante,
mneva vuestros corazones al arrepentimiento, porque inclina su oído hacia mí
os conceda sa paz y esté siempre con vosotros. el día que lo invoco.
86 87
2. Me envolvían redes de muerte Su hijo le dijo:
caí en tristeza y en angustia; —Padre, he pecado contra el cielo y contra ti y ya no
invoqué el nombre del Señor: Señor, salva mi vida. merezco llamarme hijo tuyo.
3. El Señor es benigno y justo, Pero el padre dijo a sus criados:
nuestro Dios es compasivo. —Sacad en seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un
El Señor guarda a los sencillos, anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado
estando yo sin fuerzas me salvó. y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío
estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encon-
4. Alma mía, recobra tu calma, trado.
que el Señor fue bueno contigo. Y empezaron el banquete.
Arrancó mi alma de la muerte.
mis ojos de las lágrimas, mis pies de la caída.
HOMILÍA:

1. Dios se define como justicia y misericordia. Más como mise-


ricordia que como justicia.
Segunda Lectura 2. La Iglesia se define como «Sacramento de Jesucristo», es decir,
como prolongación del amor de Cristo a la Humanidad.
3. La Iglesia sigue perdonando en nombre de Dios. Sigue siendo
MONICIÓN: Dios nos brinda no sólo el perdón, sino la luz entre los hombres el Sacramento del perdón.
y la alegría verdaderas. Entre las parábolas de la misericordia 4. Todos hemos sido hijos pródigos en el camino de la vida.
hay una que nos impresiona siempre. Vamos a escucharla. 5. Pero Dios sigue esperando a todos con los brazos abiertos.

Ideas para el diálogo:


LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN
LUCAS (15, 11-32) — ¿Qué concepto se ha formado el hombre sobre el pe-
cado?
Un hombre tenía dos hijos: el menor de ellos dijo a su — ¿El pecado es un acto aislado, o más bien una opción,
padre: una actitud del hombre frente a Dios?
—Padre, dame la parte que me toca de la fortuna.
— ¿Qué piensas de la confesión y de su valor espiritual?
El padre les repartió los bienes. No muchos días después,
el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano
viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por ORACIÓN DE LOS FIELES:
aquella tierra un hambre terrible y empezó él a pasar necesidad.
Fue entonces y, tanto insistió a un habitante de aquel país, Oremos, hermanos, al Señor' implorando el perdón de
que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas nuestros pecados, para que su gracia reine en la vida de los
de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los hombres.
cerdos, y nadie se las daba.
Recapacitando, entonces se dijo: — Por la santa Iglesia de Dios, para que proclame ante
—Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de el mundo el perdón de que es depositaría de parte de
pan mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en Dios, roguemos al Señor.
camino a donde está mi padre y le diré: «Padre, he pecado — Por los sacerdotes, para que sepan acoger con caridad
contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: a los hijos pródigos arrepentidos, roguemos al Señor.
trátame como a uno de tus jornaleros.» — Por la mutua comprensión entre todos, para que sepa-
Se puso en camino a donde estaba su padre; cuando toda- mos perdonarnos unos a otros, roguemos al Señor.
vía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió, y echando a — Por el más necesitado de entre los presentes, para que
correr se le echó al cuello y se puso a besarlo. el Señor le dé la luz que necesita, roguemos al Señor.
88 89
Oh Dios, n u e s t r a esperanza y nuestra alegría, El es el médico que viene en busca de los enfermos,
te pedimos que, misericordioso, el buen Pastor que recoge a la oveja descarriada,
tengas compasión de n u e s t r a s debilidades. el Padre que abraza al hijo perdido,
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. el Señor que perdona al paralítico y a la mujer pecadora.
Por lo cual, admirando tu amor y tu misericordia,
Nota: Habiendo suficiente número de sacerdotes se podrían tener unidos a los ángeles y santos,
en este momento las confesiones. cantamos el himno de tu gloria:

M T U R G I A DE LA EUCARISTÍA Santo, Santo, Santo...

Te bendecimos, Padre, por Jesucristo,


CANTO DE OFERTORIO: (N. Espiritual) quien de nuevo ha querido restaurar todas las cosas
haciéndolas según tu voluntad.
1. Junto a ti al caer de la tarde, Te alabamos porque, al hacerse hombre,
y cansados de nuestra labor,
cargó sobre Sí la flaqueza,
te ofrecemos con todos los hombres
el desengaño y la muerte de la Humanidad
el trabajo, el descanso, el amor.
deshecha por el pecado.
2. Con la noche las sombras nos cercan, Cuando le contemplamos en la Cruz
y tu rostro nos da nueva luz, descubrimos la fuerza de tu amor por nosotros.
alumbrados en nuestro camino El ha recogido la maldad de los hombres en su Cuerpo roto.
hasta Ti correremos, Señor. Hecho varón de dolores,
3. Cuando al fin nos recojan tus manos en su corazón se ha escanciado todo el sufrimiento humano;
para hacernos gozar de tu paz, despreciado y tenido en nada,
reunidos en torno a tu mesa, como los pobres de la tierra,
nos darás la perfecta hermandad. humillado y ante quien se vuelve el rostro.
El mismo, la noche en que iba a ser entregado,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : tomó en sus santas y venerables manos el pan,
lo partió y, bendiciéndote,
Te ofrecemos, Señor, estos dones
se lo entregó a sus discípulos diciendo:
para alabanza de t u nombre
y con ellos n u e s t r a s debilidades y pecados. Tomad y comed todos de él,
P o r Jesucristo Nuestro Señor. Amén. porque esto es mi cuerpo
que será entregado por vosotros-.

Del mismo modo, acabada la cena,


PLEGARIA EUCARISTICA tomó el cáliz y, dándote gracias de nuevo,
lo pasó a sus discípulos diciendo:
PREFACIO :
Tomad y bebed todos de él,
Realmente es justo y necesario porque éste es el cáliz de mi sangre,
nuestro deber y salvación, sangre de la alianza nueva y eterna,
bendecirte siempre y en todo lugar, P a d r e Santo, que será derramada por vosotros y por todos los hombres
por Jesucristo n u e s t r o Señor: para el perdón de los pecados.
en el que nos h a s manifestado todos los tesoros de t u Haced esto en conmemoración mía.
Misericordia, inaugurando, con su venida, y. Este es el sacramento de nuestra fe.
u n tiempo extraordinario de Gracia. íf. Anunciamos...
90 ( 91
Por lo cual Tú, Padre, RITO DE DESPEDIDA
le has exaltado en la Resurrección
dándole un Nombre por encima de todo nombre, (Sigue la Bendición del Celebrante.)
para que el mundo crea que tú lo has enviado
y todos le proclamemos como el Señor de la Historia. CANTO FINAL. (R. Cantalapiedra)
Humildemente te suplicamos
envíes tu espíritu sobre estos dones Cómo le cantaré al Señor, cómo le cantaré,
y sobre nosotros, tus siervos: cómo le cantaré al Señor, hombre de barro soy.
para que el pan y el vino sean el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo
y nosotros permanezcamos unidos en el amor. 1. El está en los montes y en el mar,
El llena el silencio de la noche en calma,
Por Cristo, con él y en él, y camina en la ciudad.
a Ti, Dios Padre omnipotente,
en la anidad del Espíritu Santo, 2. No mira en el hombre su color,
todo honor y toda gloria, ni mira el dinero,
por los siglos de los siglos. Amén. es Padre de todos y a todos quiere el Señor.

RITO DE COMUNIÓN

CANTO DE COMUNIÓN: (Melodía popular)

1. Nosotros venceremos, nosotros venceremos,


sobre el odio con el amor.
Cristo venció. Nosotros venceremos.
2. Unidos en Cristo, unidos en Cristo,
nunca cederemos frente al mal.
Cristo es nuestra luz. Cristo venció...
3. No tenemos miedo, no tenemos miedo,
alguien nos espera más allá
de los montes y el mar. Cristo venció...
4. Y seremos libres, y seremos libres,
no tiene cadenas el amor.
Viviremos en paz. Cristo venció...

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Te damos gracias, Señor,
por el perdón que nos has concedido
y por el don de tu amor en la Eucaristía,
como garantía de la gloria que nos darás en tn Reino.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
93

(Sigue el Acto Penitencial.)

9 EL. PAN DE LOS FUERTES


Día de la Primera Comunión COLECTA:
Oh Dios, vuelve tu mirada hacia nosotros
y perdónanos nuestros pecados
para que merezcamos ser colmados de tu bondad.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura
RITO DE APERTURA

MONICIÓN: El alimento nos es necesario para poder vivir.


MONICIÓN:
Hay también una vida sobrenatural; ella tiene también otro
Queridos niños, familiares y amigos: estamos todos con- alimento.
tentos porque para N. y N. es hoy un día grande: el día de sü
Primera Comunión. Pero pensemos, antes de comenzar la cele- LECTURA DEL PRIMER LIBRO DE LOS REYES
bración de esta Eucaristía, que la comunión no es sólo recibir (19,4-8)
a Jesús, es también empezar a vivir una vida nueva, la vida
que El nos trae. Meditemos lo que piensa Cristo de este Sa- Siguió Elias por el desierto un día de camino y sentóse
cramento y lo que nos pide a los que nos acercamos a recibirlo. bajo una manta de retama; deseó morirse y dijo: «¡Basta, Yah-
vé! Lleva ya mi alma, que no soy mejor que mis padres.» Y
CANTO DE ENTRADA: (J. A. Espinosa) echándose allí, se quedó dormido. Y he aquí que un ángel le
tocó diciéndole: «Levántate y come.»
Vamos cantando al Señor: El es nuestra alegría. Miró Elias y vio a su cabecera un pan cocido en las
brasas y una jarra de agua. Comió, bebió y volvió a echarse.
1. La luz de un nuevo día venció a la oscuridad, Pero el ángel del Señor le tocó por segunda vez diciendo:
que brille en nuestras almas la luz de la verdad. —Levántate, come, que el camino es superior a tus fuerzas.
2. La roca que nos salva es Cristo nuestro Dios; Se levantó Elias, comió y bebió, y con la fuerza de aquel
lleguemos dando gracias a nuestro Redentor. alimento caminó durante cuarenta días y cuarenta noches,
hasta el Horeb, el monte de Dios. Palabra de Dios.
3. Los cielos y la tierra aclaman al Señor:
«Ha hecho maravillas, inmenso es su amor.»
CANTO RESPONSORIAL: (R. Arguello)
4. Unidos como hermanos venimos a tu altar
que llenes nuestras vidas de amor y de amistad. Hacia ti, morada santa; hacia ti, tierra del Salvador;
peregrinos, caminantes, vamos hacia ti.
SALUDO DEL SACERDOTE:
1. Venimos a tu mesa, sellaremos tu pacto;
A todos vosotros, los bautizados en Cristo y que os alimen- comeremos tu carne, tu sangre nos limpiará.
táis en la fuente de la verdad, os deseo la paz y la gracia dr
parte del Señor. 2. Reinaremos contigo en tu morada santa;
beberemos tu sangre, tu fe nos salvará.
95
94
— ¿Qué piensan los hombres, sobre todo la juventud,
3. Somos tu pueblo santo que hoy camina unido; acerca de la Eucaristía?
Tú vas entre nosotros, tu amor nos guiará. — ¿Qué condiciones se requieren para poder comulgar?
4. Tú eres el camino, Tú eres la esperanza,
hermano de los pobres. Amén, aleluya. ORACIÓN DE LOS FIELES:
Oremos, hermanos, al Señor en torno al pan de vida,
para que santifique a los sacerdotes que lo consagran, y nos
Segunda Lectura i dé a todos las gracias que le pedimos.

MONICIÓN: Si queremos vivir de veras la vida del Espí-


— Por nuestra madre la Iglesia, para que sepa expresar
ritu hemos de acercarnos frecuentemente a la mesa del Señor siempre la fe en la Sagrada Eucaristía, roguemos al
para recibir fortaleza, aliento y energías. Señor.
— Por los niños que se acercan por vez primera a la Co-
munión, para que tomen gusto al pan de los ángeles y
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. JUAN sepan lo que es comulgar, roguemos al Señor.
(6, 51-59)
— Por los pobres que tienen hambre, para que Dios
En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos: los colme de sus bienes, roguemos al Señor.
—Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que — Por todos nosotros, para que el pan eucarístico forta-
coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré lezca nuestra vida cristiana, roguemos al Señor.
es mi carne para la vida del mundo.
Disputaban entonces los judíos entre sí: Acepta nuestra súplica, Señor,
—¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? y concédenos comulgar siempre con fe.
Entonces Jesús les dijo: Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
—Os aseguro que, si no coméis la carne del Hijo del
Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
yo lo resucitaré en el ultimo día. Mi carne es verdadera co-
mida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne Preparación de las ofrendas:
y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive
me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el • Los padres y los niños que van a comulgar por vez primera traen
que me come, vivirá por mí. las ofrendas del Pan y del Vino.
• También se pueden traer junto al altar algunos frutos de la
tierra, simbolizando la necesidad del alimento material en nuestra
HOMILÍA: vida.
1. Nadie puede vivir sin comer.
2. Al año mueren de hambre en el mundo 45 millones de hombres. CANTO DE OFERTORIO:
Son cifras estremecedoras.
3. ¿Cuántos hombres mueren de hambre espiritual? ¿Cuántos Señor, te ofrecemos el vino y el pan,
cristianos que no se alimentan de la Eucaristía ni una vez al así recordamos la cena pascual.
año? ¿Tal vez en 'a vida?
4. La vida espiritual exige alimento. Y este alimento es la Euca- 1. Porque Tú solo eres bueno, Señor,
ristía: el pan de los fuertes.
5. El que come de este pan vivirá para siempre. queremos cantar.
Tus misericordias, ¿quién podrá cantar?
Ideas para el diálogo: 2. Sólo Tú eres nuestro auxilio, Señor,
Tú nos salvarás.
— ¿Crees en la necesidad de un alimento espiritual para
Tus misericordias, ¿quién podrá cantar?
el alma?
97
96
Tú nos ensenas a repartir nuestro pan,
3. Tú eres nuestra fortaleza, Señor, pues al comer la Eucaristía nos hacemos uno con tu Hijo,
¿quién nos vencerá? Cabeza de la Humanidad,
Tus misericordias, ¿quién podrá cantar? 7 por El entramos en solidaridad con todos los hombres,
4 Te ofrecemos nuestras vidas, Señor, con quienes queremos formar un solo corazón
en torno a tu altar. y tener un mismo espíritu.
Tus misericordias, ¿quién podrá cantar? Por lo cual, reunidos alrededor de esta mesa,
donde repartes el Pan,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : unidos a los ángeles,
cantamos t u Misericordia, diciendo:
Recibe, oh Dios, estos dones que te presentamos
y haz que n o nos falte nunca el pan Santo, Sanio, Santo...
para el cuerpo y para el alma.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. Padre, que estás en el cielo,
Tú nos has llamado a tu servicio.
Nosotros nos sabemos unidos con todos
los que ahora están en vida
PLEGARIA EUCARISTICA o han vivido antes que nosotros.
Nos sentimos unidos con la santa Iglesia
PREFACIO: en la comunidad de los Santos.
Por eso, al recordar la alianza que te une
Realmente es justo y necesario, con nosotros los humanos,
nuestro deber y salvación, te damos gracias por todo lo que nos has dado,
bendecirte, Señor, Padre Santo, por Jesucristo: especialmente por tu Hijo nuestro Señor Jesucristo.
quien al crear dio la fecundidad a la tierra A El recordamos con este pan y este vino,
para que germinara el pan nuestro de cada día,
signos de su vida y de su muerte por nosotros.
y con mano generosa
continúa repartiéndolo a los animales y a los hombres. En la noche que precedió a su Pasión
tomó el pan, te dio gracias
El ha puesto en nuestro corazón y lo dio a sus discípulos, diciendo:
el deseo de comerlo alrededor de u n a mesa,
Tomad y comed todos de él,
acompañados de la familia y los amigos.
porque esto es mi cuerpo,
El mismo, al hacerse hombre, que será entregado por vosotros.
quiso comer en medio de sus h e r m a n o s
y nos enseñó a repartir el pan de la amistad y del amor, Del mismo modo, acabada la cena,
de tal manera, que, en un pan, la Eucaristía tomó el cáliz y, dándote gracias de nuevo,
ha dejado presente todo el misterio de su vida; lo pasó a sus discípulos diciendo:
h a sido generoso hasta la muerte, Tomad y bebed todos de él,
para que podamos comer el pan de la Vida; porque éste es el cáliz de mi sangre,
h a repartido su Cuerpo, para que nos reunamos en el amor; sangre de la alianza nueva y eterna,
y ha derramado su Sangre para que aprendamos que será derramada por vosotros y por todos los hombres
a ponerlo todo en común. para el perdón de los pecados.
Te bendecimos porque en la conciencia actual Haced esto en conmemoración mía.
de la Humanidad y/. Este es el Sacramento de nuestra fe.
estás haciendo escuchar la llamada acuciante fy Anunciamos...
de los miles de hombres que no tienen qué comer.
7 —EUCARISTÍA DOMESTICA
98 99

Por eso, Padre, recordamos a tu Hijo ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


y esa vida suya que tanto significa para nosotros;
recordamos su mensaje gozoso, Señor, que este pan que nos regalas en la tierra,
su Pasión y su Muerte sea garantía del banquete gozoso
y el día en que resucitó de entre los muertos para volver a Ti. que nos preparas en el Cielo.
Otro-día volverá de nuevo para juzgar a todos, Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
estén e^ vida o en muerte.
Padre, he aquí nuestra súplica:
Haz que tu Espíritu habite en medio de nosotros. RITO DE DESPEDIDA
Entonces estos dones serán también santos
como Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo. {Sigue la Bendición del Celebrante.)
Tu Espíritu nos hace también uno a todos
los que comemos de este pan; • Mientras se canta el cánttco final, el niño o niños de Trímera
Comunión, van dando un beso a todos los presentes, mientras
nos da fuerza cuando bebemos de esta copa reparten los recordatorios.
y nos regala con la plenitud de la vida en Jesucristo,
tu Hijo querido.
CANTO FINAL:
Por Cristo, con él y en él,
a TI, Dios Padre omnipotente, Por siempre yo cantaré tu nombre, Señor.
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria, 1. Fuente de paz y alegría: Tu nombre, Señor.
por los siglos de los siglos. Amén. Fuerza escondida en la lucha: Por siempre...
2. Vida, verdad y camino: Tu nombre, Señor.
Gloria que anhela mi alma: Por siempre...
RITO DE COMUNIÓN 3. Gozo, bondad y promesa: Tu nombre, Señor.
Roca segura en mi vida: Por siempre...
CANTO DE COMUNIÓN (Salmo 128: L. Deiss) 4. Guía, salud, fortaleza: Tu nombre, Señor.
Luz verdadera del mundo: Por siempre...
Como brotes de olivo en torno a tu mesa, 5. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Señor, así son los hijos de la Iglesia.
1. El que teme al Señor será feliz,
feliz el que sigue su ruta.
2. Del trabajo de tus manos comerás,
a ti, la alegría, el gozo.
3. Y tu esposa en el medio de tu hogar
será como viña fecunda.
4. Como brotes de olivo reunirás,
los hijos en torno a tu mesa.
5. El Señor bendecirá al hombre fiel
con esta abundancia de bienes.
6. A los hijos de tus hijos los verás;
la gloria del Señor, por los siglos.
101
SALUDO DEL SACERDOTE:

10 SEÑOR, TE REGALAMOS UN HIJO


En la Primera .Misa de un Sacerdote
Que el Señor colme de gozo vuestros corazones, para que
podáis caminar en ana vida recta, y que su paz esté con todos
vosotros.
(Sigue el Acto Penitencial.)

COLECTA:
Te pedimos, Señor,
qne salgas a nuestro encuentro
y nos señales cuál es el servicio
que hemos de prestar en tu Iglesia
y en la comunidad de los hombres,
para que impulsados por tu gracia,
cumplamos fielmente nuestra vocación.
RITO DE APERTURA Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...

MONICIÓN:
LITURGIA DE LA PALABRA
La persona del Sacerdote es hoy tema de actualidad, tanto
por la crítica mordaz como por la admiración. Pero se oyen
más críticas que alabanzas de él. Uno se pregunta: ¿para qué Primera Lectura
hoy el Sacerdote? Y la respuesta fácil es la negativa: para
nada; porque se piensa que también sin ser sacerdote se puede MONICIÓN: El sacerdote no se pertenece a sí mismo; es
hacer mucho bien en el mundo. un hombre que, escogido por Dios de entre los hombres, se
Hoy nos hemos reunido en torno a N. que ha llegado al debe a los demás.
altar y es ya Sacerdote para siempre. A su lado vamos a estu-
diar la figura del Sacerdote, vamos a pedir por N., por todos LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS (5, 1-5)
los sacerdotes para que sepan vivirlo en plenitud.
Hermanos: El Sumo Sacerdote, escogido entre los hombres,
CANTO DE ENTRADA: (C. Halffter) está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios:
para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. El puede com-
Anunciaremos tu Reino, Señor, prender a los ignorantes y extraviados, ya que El mismo está
tu Reino, Señor, tu Reino. envuelto en debilidades. A causa de ellas tiene que ofrecer
sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo.
1. Reino de paz y justicia, Nadie puede arrogarse este honor: Dios es quien llama, como
reino de vida y verdad. Tu reino... en el caso de Aarón. Palabra de Dios.
2. Reino de amor y de gracia, CANTO RESPONSORIAL: (J. A. Espinosa)
reino que habita en nosotros: Tu reino...
3. Reino que sufre violencia, El Señor es mi fuerza, mi roca y salvación (bis).
reino que no es de este mundo: Tu reino...
1. Tú me guías por sendas de justicia,
4. Reino que ya ha comenzado, me enseñas la verdad.
reino que no tendrá fin: Tu reino...
102 103

Tú me das el valor para la lucha, 3. En este momento en que vamos a celebrar la Eucaristía nos hace
sin miedo avallaré. falta el Sacerdote. Sin un Sacerdote presente no podríamos cele-
brar esta Eucaristía.
2. Iluminas las sombras de mi vida, 4. Como punto de especial reflexión hemos de pensar que el Sacer-
ál mundo das la luz. dote no es Dios, ni siquiera un ángel; es un hombre como otro
Aunque pase por valles de tiniebla, cualquiera, pero con una delegación especial de parte de Dios.
Es un embajador, un intermediario entre Dios y los hombres.
Yo nunca temeré.
5. El Sacerdote es... los brazos de Cristo que se prolongan a lo
3. El Señor es la fuerza de su pueblo largo del tiempo y de la Historia, para continuar realizando la
su gran libertador. obra del mismo Cristo.
Tú le haces vivir en confianza,
seguro en tu poder. Ideas para el diálogo:

— ¿Qué opinión te merece la vocación al Sacerdocio?


Segunda Lectura — ¿Para qué crees que es el sacerdote?
— ¿Qué piensas del «fracaso» de u n joven que dedica su
vida al Sacerdocio?
MONICIÓN: Nadie se puede escoger el honor del Sacerdocio.
— ¿Qué opinas del Sacerdote casado?
Es Dios quien escoge o rechaza. Pero al que Dios destina para
el Sacerdocio, le da gracia y ayuda extraordinaria.
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
LECTURA D E L S A N T O E V A N G E L I O S E G Ú N S. JUAN
(15,9-17) Oremos, hermanos, a Cristo Sacerdote,
por este nuevo Sacerdote, por sus familiares,
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: y por nuestros hermanos del m u n d o entero.
«Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; perma-
neced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos permane-
ceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los manda- — Por la Iglesia, pueblo sacerdotal, para que permanezca
mientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado abierta al mundo, como comunidad de fe, de salvación,
de esto para que mi alegría esté con vosotros y vuestra ale- y de amor, roguemos al Señor.
gría llegue a plenitud. — Por este nuevo Sacerdote, N . , para que sea fiel a
Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como su ministerio, y ejerza un servicio fecundo en bien de
yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da todos, roguemos al Señor.
la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis — Por los sacerdotes del mundo entero, por los religiosos
lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo y religiosas, por cuantos hacen obra de apostolado,
no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, para que no desfallezcan en su vocación de servicio en
porque todo lo que he oido a mi Padre, os lo he dado a la Iglesia misionera, roguemos al Señor.
conocer. — Por los familiares del nuevo Sacerdote, y por las fa-
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien milias de nuestra comunidad cristiana, para que Dios
os he elegido, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, suscite entre nosotros vocaciones al servicio de la
y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en Iglesia, roguemos al Señor.
mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.» Oh Dios, que quieres que se salven todos los hombres
y que lleguen al conocimiento de la verdad,
HOMILÍA: te rogamos envíes operarios a t u mies,
para que las naciones te conozcan a Ti,
1. La Redención obra de Cristo ha de ser continuada en el mundo.
y a t u enviado Jesucristo Señor nuestro,
2. Todo hombre, en su medida y a su manera, tiene que ser coope-
rador en la obra redentora de Cristo. Pero hay funciones en las que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
cuales es necesaria la persona del Sacerdote. Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
105
104
que abundantemente ha derramado sobre nosotros en el
IilTUBGIA D E 1.A EUCARISTÍA
bautismo, para hacer de la Iglesia una raza elegida,
un pueblo de hombres Ubres y de sacerdotes.
CANTO DE OFERTORIO: (N. Espiritual) Bendecimos tu nombre por todos los que en el mundo
viven la elección cristiana
1. Traigo ante Ti nuestra oculta inquietud: y especialmente por los que hoy se consagran al servicio
amar la justicia y la paz; de la comunidad.
la sed de todos los hombres sin luz, Por lo cual, unidos a los ángeles y a los santos,
la pena y el triste llorar. cantamos sin cesar el himno de t u gloria:
El pan de nuestro trabajo sin fin,
el vino de nuestro cantar: Santo, Santo, Santo...
Sabemos que vendrás, sabemos que al final
los hombres creerán en tu amistad (bis). Señor Dios nuestro,
te damos gracias porque tu bondad y tu gracia sustenta el
2. Sombras y luces rodean mi andar, mundo y tu misericordia mantiene nuestra vida.
¿adonde el camino irá?
Junto a mí pasan los que como yo Haz que seamos buenos, ya que Tú eres bueno.
caminan buscando tu paz. Haz que seamos santos, ya que Tú eres santo.
Tú que eres Vida, Camino y Verdad, Haz que nos amemos, ya que Tú eres el Amor
guíanos, danos tu paz. Sabemos que...
Tú nos has llamado para ser tu Iglesia.
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : Por eso ayudas a tu pueblo caminante
y ayudas a todos los que nos acompañan en nuestro caminar,
Acoge, Señor, con bondad al Papa de Roma, a nuestros Obispos.
estas ofrendas que te presentamos Que vayan delante de vosotros como tu Hijo nos precedió,
al mismo tiempo qne imploramos tu bendición pues El vino para servir,
y t u gracia sobre N. como amigo de los pobres y hermano de todos los hombres.
para que viva su Sacerdocio con plenitud. Envía ahora tu Espíritu,
P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén. el Espíritu que llena de vida a la Iglesia,
el Espíritu que nos une,
y es fuerza para transformar los corazones.
Entonces estos dones de pan y vino
PLEGARIA EÜCARISTICA
serán para nosotros cuerpo y sangre de tu Hijo querido,
nuestro Señor Jesucristo;
PREFACIO: el cual, antes de morir,
en la noche en que uno de los suyos le iba a traicionar,
Realmente es justo y necesario
tomó el pan, te bendijo,
nuestro deber y salvación,
dio las gracias y lo repartió entre sus discípulos diciendo:
bendecirte siempre y en todo lugar,
a Ti, Padre Santo, por Jesucristo, tu Hijo. Tomad y comed todos de él,
Porque en El nos has enriquecido con toda clase de dones, porque esto es mi cuerpo,
eligiéndonos antes de la creación del m u n d o que será entregado por vosotros.
para que fuéramos santos;
llamados en el Hijo a ser hijos tuyos, Del mismo modo, acabada la cena,
nos has hecho por su Resurrección gratos en tu presencia; tomó el cáliz y, dándote gracias de nuevo,
El nos h a redimido por la virtud de su Sangre, lo pasó a sus discípulos diciendo:
106
107
Tomad y comed todos de él,
1. O h Dios, Tú eres mi Dios, yo te busco,
porque éste es el cáliz de mi sangre,
mi alma tiene sed de ti.
sangre de la alianza nueva y eterna,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres 2. Lo mismo que la tierra sin agua,
para el perdón de los pecados. mi ser entero tiende a Ti.
Haced esto en conmemoración mía. 3. Señor, yo quiero ir a tu templo
por ver tu gloria, tu poder.
y Este es el sacramento de nuestra fe.
T?. Anunciamos... 4. Tu amor vale más que la vida,
mis labios cantarán sin fin.
Por eso, Señor Dios nuestro,
5. Mis manos se alzarán a tu Nombre,
recordamos a tu Hijo nuestro Señor Jesucristo,
mi vida cantará tu Amor.
aquí en medio de nosotros.
El vivió su vida para Ti,
pues la entregó sin reservas a los hombres. ACCIÓN DE GRACIAS: (La lee un laico)
Dio testimonio ante el mundo de tu amor
y nos marcó una dirección para nuestra vida. Así estamos en Ante todo, Señor, vengo a agradecerte que estos hombres
camino hacia Ti y le tenemos ante nuestros ojos, hayan aceptado ser nuestros sacerdotes. Si por un azar
tal como El vivió y murió, cualquiera hubieran preferido una mnjer y u n hogar... esta-
como uno de nosotros, ríamos m u y desamparados. Y ¿si esto lo hubiesen hecho
todos?...
pero tal como resucitó de la muerte para que ya siempre
tengamos nuestra esperanza puesta en El. Gracias, Señor, por haberles dado valor para el sacrificio.
Dios grande y elevado, Merced a ellos, podemos alimentarnos con el pan de vida,
te pedimos en esta hora: llénanos del Espíritu Santo; formar hogares cristianos, recuperar nuestra vida de hijos
entonces seremos tuyos y encontraremos la vida, de Dios cuando la hemos perdido y morir en t u gracia y
cuanto más nos entreguemos unos a otros; en t u paz.
entonces seremos dignos de acercarnos a tu mesa Gracias, Señor, también por los defectos de nuestros
y recibir el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nuestro Señor. Sacerdotes. Si fueran perfectos, no entenderían n u e s t r a s debi-
lidades.
P o r Cristo, por él y en él, Olvidaba decirte, Señor, que tienen que recibirnos siem-
a Ti, Dios Padre omnipotente, pre sonrientes, a u n q u e estén medio muertos; que tienen que
en la unidad del Espíritu Santo, consolarnos, a u n q u e ellos estén desconsolados; Señor, haz
todo honor y toda gloria, que juzguemos con caridad a nuestros Sacerdotes. Quiero
por los siglos de los siglos. Amén. pedirte, Señor, que tengamos con ellos mucha caridad: cari-
dad en los pensamientos, pero sobre todo caridad en nues-
t r a s palabras.
Y como epílogo concédenos, Señor, que sean muchos los
R I T O D E COMUNIÓN llamados a esta vida sacrificada.

• El nuevo Sacerdote podría repartir la Comunión a todos bajo las


dos especies. O R A C I Ó N DESPUÉS D E LA C O M U N I Ó N :

Los dones que nos has dado, Señor,


CANTO DE COMUNIÓN: (Salmo 6 3 : L. Deiss)
santifiquen nuestras vidas
y con su dulzura,
Mi boca te cantará jubilosa,
Tú eres un festín para mí. nos preparen al banquete del gozo perdurable.
P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
108
RITO DE DESPEDIDA


(Sigue la Bendición del Celebrante.)

Durante el cántico final, el nuevo sacerdote va abrazando a todos


11 CON LA CRUZ DE CRISTO
lia enfermedad nos visita

los asistentes o da a besar sus manos consagradas.

CANTO FINAL: (N. Espiritual)

Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia,


vamos caminando al encuentro del Señor.

1. Un largo caminar por el desierto bajo el sol;


no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
2. Unidos al rezar, unidos en una canción, RITO DE APERTURA
viviremos nuestra fe siempre en lucha por el bien.
3. La Iglesia en marcha está. A un mundo nuevo vamos ya, MONICIÓN:
donde reinará el amor, donde reinará la paz.
Hermanos: el dolor en la vida del hombre será siempre un
misterio. Hoy nos reunimos para vivir juntos un momento de
dolor. El dolor, convertido en enfermedad, ha llegado a nues-
tra casa. Pero el dolor vivido en compañía es menos amargo.
Y uniéndolo al de Cristo, que se ofrece y se entrega al sacrificio,
nuestro dolor adquiere un valor duplicado. Todos tenemos que
sufrir. Ayudémonos unos a otros en los momentos de la prueba.

CANTO DE ENTRADA: (Salmo 114: J. A. Espinosa)

Caminaré en presencia del Señor (bis).

Amo al Señor porque escucha mi voz suplicante,


porque inclina su oído hacia mí el día que lo invoco.
Me envolvían redes de muerte. Caí en tristeza y en angustia.
Invoqué el Nombre del Señor: Señor, salva mi vida.
El Señor es benigno y justo. Nuestro Dios es compasivo.
El Señor guarda a los sencillos;
estando yo sin fuerzas me salvó.

SALUDO DEL SACERDOTE:


Hermanos: que la paz del Señor, en este momento de amar-
gara, sea con todos vosotros. Y que la fe cristiana haga re-
bosar vuestras almas de alegría en la conformidad con la
voluntad del Señor.
110 111

(Sigue el Acto Penitencial.) SALMO RESPONSORIAL 129: (M. Manzano)

COLECTA: Mi alma espera en el Señor,


mi alma espera en su palabra;
Te rogamos, Señor, mi alma aguarda al Señor
que sepamos comprender al misterio del dolor porque en El está la salvación.
en nuestras vidas,
y que des fuerza a todos los que sufren 1. Desde lo hondo a Ti grito, Señor;
para que su dolor sea fuente de paz y de felicidad. Señor, escucha mi voz;
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive, estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.
2. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de Ti procede el perdón
LITURGIA DE LA PALABRA y así infundes respeto.
3. Mi alma aguarda al Señor
más que el centinela la aurora;
Primera Lectura aguarda Israel al Señor
como el centinela la aurora.
MONICIÓN: Cristo es salud de nuestras almas. También de
nuestros cuerpos. Oigamos a San Pablo. Segunda Lectura

LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL MONICIÓN: Cristo fue quien sufrió de verdad. El que no
SAN PABLO A LOS CORINTIOS (4, 10-18) había merecido castigo de ninguna clase; El que no había pe-
cado, quiso cargar con todas las dolencias y todas las penas de
Hermanos: Llevamos siempre en el ..uerpo la muerte de la Humanidad entera.
Cristo, para que también la vida de fesús se manifieste en
nuestro cuerpo. LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS
Mientras vivimos, continuamente nos estamos entregando (22, 39-43)
a la muerte, por causa de Jesús, para que también la vida En aquel tiempo salió Jesús del cenáculo, como de cos-
de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. Así, la muerte tumbre, al monte de los olivos, y lo siguieron sus discípulos.
está actuando en nosotros y la vída en vosotros. Al llegar al sitio, les dijo:
Teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está es- —Orad para no caer en la tentación.
crito: «Creí, por eso hablé», también nosotros creemos y por El se arrancó de ellos, alejándose como un tiro de piedra,
eso hablamos; sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús, y, arrodillado, oraba diciendo:
también con Jesús nos resucitará y nos hará estar con vosotros. — Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz. Pero que no se
Todo es para vuestro bien. haga mi voluntad, sino la tuya.
Cuantos más reciban la gracia, mayor será el agradecimien- Y se le apareció un ángel del cielo que lo animaba.
to, para gloria de Dios. Por eso no nos desanimamos. Aunque En medio de su angustia oraba con más insistencia.
nuestra condición física se vaya deshaciendo, nuestro interior
se renueva cada día. Y una tribulación pasajera y liviana pro- HOMILÍA:
duce un inmenso e incalculable tesoro de gloria. No nos fija-
mos en lo que se ve, sino en lo que no se ve. Lo que se ve es 1. El dolor, ley universal. Todos tenemos que sufrir.
2. Cristo sufrió más que nadie. Y no precisamente por El, sino por
transitorio; lo que no se ve, es eterno. Palabra de Dios. nosotros.
112 113

3. Nuestro dolor, unido al suyo, es fuente de paz y esperanza. I Í I T U R G I A D E L.A EUCARISTÍA


4. Solamente tendrá sentido nuestro dolor en cuanto sepamos
unirlo al de Cristo.
5. «Padre, si Tú quieres, que pase este cáliz; pero que no se CANTO D E OFERTORIO: (L. Deiss)
haga lo que yo quiero, sino lo que quieres Tú.»
6. Esa debe ser también nuestra oración. Acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos.
El es nuestra salvación, nuestra gloria para siempre.
Ideas para el diálogo:
1. Si con El morimos, viviremos con El.
— ¿Qué piensas del dolor y de la enfermedad en la vida
Si con El sufrimos, reinaremos con El.
del hombre?
— ¿Crees que el dolor es siempre castigo? 2. En El nuestras penas, en El nuestro gozo.
— ¿Hacemos algo en la vida para aliviar el dolor de nues- En El la esperanza, en El nuestro amor.
tros hermanos? 3. En El toda gracia, en El nuestra paz.
— ¿Qué medios señalarías para aliviar el dolor de los En El nuestra gloria, en El la salvación.
demás?
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
ORACIÓN D E LOS FIELES: Acepta, Señor, en tu bondad,
los dolores de nuestros hermanos enfermos
Imploremos la bondad del Señor sobre todos los que su- y únelos a los méritos de este Sacrificio que ahora celebramos.
fren y pidámosle que les enseñe a unir sus dolores a la Pasión Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
de Cristo.

— Por la Santa Iglesia, para que se vea libre en sus hijos, PLEGARIA EUCARISTICA
de toda dolencia y enfermedad, roguemos al Señor.
— Por las organizaciones mundiales y nacionales en favor PREFACIO:
de los enfermos, para que cumplan su misión humana y
evangélica, roguemos al Señor. Realmente es justo y necesario,
— Por los enfermos de todo el mundo, para que Dios los nuestro deber y salvación
visite, los consuele y les dé la salud, si es para su bien, bendecirte siempre y en todo lugar,
roguemos al Señor. a Ti, Padre Santo, a quien pertenecen la gloria,
— Por los médicos y enfermeras, para que sepan cumplir la sabiduría y la acción de gracias,
su misión sagrada de ser sacerdotes de los cuerpos el honor, el poder y la fuerza por los siglos.
enfermos, roguemos al Señor. Reconocemos, por medio de Jesucristo,
— Por todos nosotros, para que en el momento de la en- que de Ti viene la salvación:
fermedad, sepamos superarnos y ofrecérsela al Señor, un Reino para los pobres,
roguemos al Señor. la tierra para los que sufren,
el consuelo para los que lloran,
Oh Dios, consuelo en nuestras penas la hartura para los que tienen hambre de Ti,
y salud en nuestras enfermedades, la misericordia, la paz y la justicia, para los que son llamados
escucha nuestra oración hijos tuyos.
y acude siempre en nuestro auxilio.
Por eso con los ángeles y los santos,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. entonamos el himno de la alabanza
y cantamos juntos, sin cesar.

Santo, Santo, Santo...


8.—EUCARISTÍA DOMESTICA
114 115

Te alabamos porque al hacerse hombre, Dios bueno, danos tu mano;


Cristo cargó sobre sí la flaqueza, danos la fe y el espíritu de tu Hijo,
el desengaño y la muerte de la Humanidad deshecha por el espíritu de bondad y de entendimiento,
pecado. espíritu de dulzura y de paciencia,
Cuando la contemplamos en la Cruz espíritu de paz y de disponibilidad para servir.
descubrimos la fuerza de tu amor por nosotros. Abre nuestros ojos para que vean bien la miseria del mundo.
El ha recogido la maldad de los hombres en su cuerpo roto. Sea este pan que ahora partimos entre nosotros,
Hecho Varón de dolores, señal y advertencia de que en cada hombre
en su corazón se ha escanciado todo el sufrimiento humano; debemos ver nuestro hermano y nuestra hermana.
despreciado y tenido en nada, como los pobres de la tierra, Reúne en tu Reino todos los pueblos y razas,
humillado y ante quien se vuelve el rostro. a todas las clases y estratos sociales.
Tú nos has amado tanto, que, para redimirnos, Haz que nuestra desapacible tierra, poblada de guerras y odios,
has reducido a este estado a tu Hijo primogénito. llegue a ser como una nueva patria
El, siguiendo tu voluntad, se ha entregado hasta la muerte fundada en nuestra bondad y en nuestros sentimientos huma-
nos.
para demostrarnos la fuerza de su amor.
El nos ha dado la mejor prueba de su amistad Sólo entonces seremos la Iglesia de Jesucristo,
cuando la víspera de su Pasión, sólo entonces te honraremos a Ti,
tomó pan en sus manos, levantó los ojos hacia Ti, su Padre, el Padre de todos los humanos.
te dio gracias, lo partió
y lo dio a sus discípulos diciendo: Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
Tomad y comed todos de él, en la unidad del Espíritu Santo,
porque esto es mi cuerpo, todo honor y toda gloria,
que será entregado por vosotros. por los siglos de los siglos. Amén.

Del mismo modo tomó la copa,


recitó la acción de gracias y dijo:
RITO D E COMUNIÓN
Tomad y bebed todos de él,
porque éste es el cáliz de mi sangre, CANTO DE COMUNIÓN: (Salmo 8: F. Palazón)
sangre de la alianza nueva y eterna,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre
para el perdón de los pecados. en toda la tierra; en toda la tierra.
Haced esto en conmemoración mía.
Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
y Este es el sacramento de nuestra fe. la luna y las estrellas que has creado,
fy Anunciamos... ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él,
el ser humano para darle poder? ¿qué es el h o m b r e ? . . .
En esta hora, unidos en torno a la mesa,
nos conmovemos recordando la muerte de Jesús. Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
Murió porque era bueno... lo coronaste de gloria y dignidad,
pero Tú, su Padre y nuestro Dios, le diste el mando sobre las obras de tus manos,
no apartas de El tu mano cuando murió en la Cruz. todo lo sometiste bajo sus pies.
Tú le has liberado de la muerte
y le has dado un nombre sobre todo nombre.
116

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Te suplicamos, Señor, que esta Eucaristía
en la que hemos participado,
12 ESPERAMOS 1A RESURRECCIÓN
En la muerte de un familiar o amigo

Y en la que nos has dado la fuerza para sobrellevar nuestros


dolores, nos consiga de Ti
la recompensa que prometes a nuestro amor..
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

RITO DE DESPEDIDA

(Sigue la Bendición del Celebrante.)


RITO DE APERTURA
CANTO FINAL: (J. A. Espinosa)

Siempre confío en mi Dios (bis). MONICIÓN:


El me conduce y no temo, me acompaña al caminar.
1. Aunque sin luz camine yo en la noche, La muerte, hermanos, no es destrucción. Para los que no
aunque el temor me impida avanzar. tienen fe, es el final sin esperanza. Para los que creemos, es el
principio de vivas realidades. Todos tenemos que dar este
2. Aunque perdido yo vaya por las calles, paso. Hoy, la realidad de la muerte, ha visitado nuestra mo-
sin encontrar amor y amistad. rada. Como hombres, lloramos y lo sentimos; como cristianos
3. Aunque yo inquieto me mueva todo el día, debemos alegrarnos porque un hermano nuestro ha llegado
sin encontrar la paz del corazón. felizmente a la meta, para recibir el premio de la resurrección
4. Aunque las fuerzas me falten en la vida; con Cristo. Unámonos todos a la plegaria de nuestra Madre
y la ilusión se apague frente a mí. la Iglesia.
5. Aunque el camino se oculte en las tinieblas,
aunque no vea tu sombra al avanzar. CANTO DE ENTRADA: (Salmo 129: M. Manzano)

Mi alma espera en el Señor,


mi alma espera en su palabra;
mi alma aguarda al señor
porque en El está la salvación.

1. Desde lo hondo a Ti grito, Señor:


Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.
2. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de Ti procede el perdón
y así infundes respeto.
119
118
somos del Señor. Para esto murió y resucitó Cristo: para ser
3. Mi alma aguarda al Señor señor de vivos y muertos.
más que el centinela la aurora; Todos compareceremos ante el tribunal de Dios, porque
aguarda Israel al Señor está escrito: «Por mi vida, dice el Señor, ante mí se dobla-
como el centinela la aurora. rá toda rodilla, a mí me alabará toda lengua.»
4. Porque del Señor viene la misericordia, Por eso, cada uno dará cuenta a Dios de sí mismo. Palabra
y la redención copiosa; de Dios.
y El redimirá a Israel
de todos sus delitos. CANTO RESPONSORIAL: (L. Deiss)
SALUDO DEL SACERDOTE: Acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos.
A todos vosotros, hermanos, que lloráis la muerte de vues- El es nuestra salvación, nuestra gloria para siempre.
tro familiar, de vuestro amigo; que sufrís por la necesaria se-
paración de un ser querido, la paz del Señor, que también 1. Si con El morimos, viviremos con El.
quiso morir para ser vida de los que mueren en El. A El la Si con El sufrimos, reinaremos con El.
gloria por los siglos de los siglos. Amén. 2. En El nuestras penas, en El nuestro gozo.
En El la esperanza, en El nuestro amor.
3. En El toda gracia, en El nuestra paz.
(Sigue el Acto Penitencial) En El nuestra gloria, en El la salvación.

COLECTA:
Segunda Lectura
Te rogamos, Señor, por tu siervo N.
a quien llamaste a tu presencia.
Haz que purificado por nuestra oración, MONICIÓN: Dios brinda a todos la salvación, a los buenos
reciba pronto de tus manos, en el cielo y a los malos. Lo importante es que sepamos aprovechar la
la recompensa que siempre esperó en la fe. oportunidad y dar sentido a nuestra vida para alcanzar la fe-
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive... licidad.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS


LITURGIA DE LA PALABRA (23, 39-46)

Uno de los malhechores crucificados, lo insultaba diciendo:


Primera Lectura ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.
Pero el otro le increpaba: ¿Ni siquiera temes tú a Dios, es-
tando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque re-
MONICIÓN: Nadie es dueño de su vida. Dios dispone de cibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha
nosotros y todos dependemos de El, que nos creó. El nos toma faltado en nada.
de nuevo para sí. Escuchemos la lectura de San Pablo. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino.
Jesús le respondió: Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el
LECTURA D E LA CARTA DEL APÓSTOL S A N PABLO Paraíso.
A LOS R O M A N O S (14, 7-9. 18b-12) Era ya esto de mediodía y vinieron las tinieblas sobre toda
la región, hasta la media tarde; porque se oscureció el sol. El
Hermanos: Ninguno de nosotros vive para sí mismo, y nin- velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús clamando con
guno muere para sí mismo. Si vivimos, vivimos para el Señor; voz potente, dijo:
si morimos, morimos para el Señor; en la vida y en la muerte
120 121

«Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.» Y dicho LITURGIA DE LA EUCARISTÍA


esto, expiró.
C A N T O D E OFERTORIO-. (Salmo 6 3 : L. Deiss)
HOMILÍA:
Mi boca te cantará jubilosa, Tú eres un festín para mí.
1. La muerte es cierta para todos.
2. Cristo muere, y su muerte es vida del que cree. 1. O h Dios, Tú eres mi Dios y yo te busco,
3. La muerte, humanamente considerada, es desgracia y dolor, pero mi alma tiene sed de Ti.
cuando la fe flota sobre estos sentimientos humanos, entonces 2. Lo mismo que la tierra sin agua,
la muerte tiene sentido.
mi ser entero tiende a Tí.
4. Nuestra vida ha de orientarse hacia la muerte. Sólo así daremos
sentido a nuestra vida y resucitaremos juntamente con El. 3. Señor, yo quiero ir a tu Templo
5. Nuestra muerte, unida a la de Cristo, será prenda de triunfo y de por ver tu Gloria, tu Poder.
gloria.
4. Tu amor vale más que la vida,
mis labios cantarán sin fin.
Ideas para el diálogo:
5. Mis manos se alzarán a tu Nombre,
— ¿Crees qne la muerte responde de ordinario al modo mi vida cantará tu Amor.
como se h a vivido?
— ¿Qué opinas de avisar o n o al enfermo de s u estado de O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
gravedad?
— ¿Crees que la m u e r t e es final de todo, o qne hay algo Recibe estas ofrendas, Señor,
después de la misma? por las que imploramos tu misericordia
en favor de N., tu hijo (a).
Líbralo (a) de sus culpas;
O R A C I Ó N D E LOS FIELES:
que vea pronto tu rostro, y goce de t u claridad.
Oremos, hermanos, unidos en caridad, p o r todas nues- Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
tras intenciones y para que conceda el perdón y la paz a
nuestro h e r m a n o N.
PLEGARIA EUCARISTICA
— Por la Santa Iglesia, para que viva siempre orientada
hacia una resurrección gloriosa, roguemos al Señor. PREFACIO:
— Por nuestro hermano N . , para que vea pronto la luz de
la verdad, roguemos al Señor. Realmente es justo y necesario,
— Por los que van a morir hoy; para que Dios les conceda es nuestro deber y salvación,
la gracia de morir fortalecidos con su perdón, roguemos darte gracias siempre y en todo lugar,
al Señor. Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno,
— Por nosotros mismos, para que vivamos d e tal manera por Cristo nuestro Señor.
que nuestra muerte sea el paso a la vida, roguemos al E n él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección;
Señor. y así, aunque la certeza de morir nos entristece,
Oh Señor, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad.
que has dispuesto que todos los hombres m u e r a n , Porque la vida de los que en ti creemos, Señor,
te pedimos que nuestra muerte, unida a la de Cristo, no termina, se transforma;
sea camino hacia la luz, la paz y la victoria. y al deshacerse nuestra morada terrenal,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. adquirimos una mansión eterna en el cielo.
122 123
Por eso, con los ángeles y arcángeles Y junto con su muerte y su vida,
y con todos los coros celestiales, sacrificio agradable a Ti,
cantamos sin cesar el himno de tn gloria: te ofrecemos el sacrificio de nuestro hermano,
el de esta familia y el de toda la comunidad humana.
Santo, Santo, Santo...
Dígnate aceptarlo
y envía sobre estos dones y sobre nosotros al Espíritu Santo,
Te bendecimos, Padre, para que reunidos en un mismo amor,
porque has puesto en nuestro camino vivamos en solidaridad con todos los hombres,
la vida y el testimonio de los hombres justos. a fin de que podamos alcanzar el gozo de la Resurrección.
Junto a nuestro dolor indescriptible
nos suenan aquellas palabras de consuelo: Por Cristo, con él y en él,
«Bienaventurado, porque me viste pobre y me ayudaste; a ti Dios Padre omnipotente
cada vez que lo hiciste con uno de los hombres más pequeños, en la unidad del Espíritu Santo,
conmigo lo hiciste». todo honor y toda gloria,
Esta palabra de tu Hijo y la vida de nuestro hermano por los siglos de los siglos. Amén.
nos llenan de esperanza:
sabemos que el hombre que ama no muere,
que el justo vivirá para siempre RITO DE COMUNIÓN
y que su memoria será eterna.
Te bendecimos CANTO DE COMUNIÓN:
con el mismo gesto que Jesucristo dejó a sus discípulos
la víspera de su muerte, 1. Cerca de Ti, Señor, yo quiero estar;
cuando tomando pan en sus manos, tu grande eterno amor quiero gozar.
te bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: Llena mi pobre ser, limpia mi corazón,
hazme tu rostro ver en la aflicción.
Tomad y comed todos de él,
porque esto es mi cuerpo, 2. Mi pobre corazón inquieto está,
que será entregado por vosotros. por esta vida voy buscando paz.
Más sólo Tú, Señor, la paz me puedes dar;
Del mismo modo, tomó la copa, cerca de Ti, Señor, yo quiero estar.
recitó la acción de gracias y dijo: 3 Pasos inciertos doy; el sol se va,
mas si contigo estoy, no temo ya.
Tomad y bebed todos de él, Himnos de gratitud alegre cantaré,
porque éste es el cáliz de mi sangre, y fiel a Ti, Señor, siempre seré.
sangre de la alianza nueva y eterna,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres 4. Día feliz veré creyendo en Ti,
para el perdón de los pecados. en que yo habitaré cerca de Ti.
Haced esto en conmemoración mía. Mi voz alabará tu santo nombre allí,
y mi alma gozará cerca de Ti.
y Este es el sacramento de nuestra fe. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
iy Anunciamos...
Dios Todopoderoso, te pedimos por tu siervo N.,
Por tanto nosotros, Señor, Padre Santo, a quien asociaste a la muerte de Cristo;
anunciamos la muerte de tu Hijo, limpíale de pecado por este sacrificio,
su vuelta a la vida como primogénito de entre los muertos para que goce de misericordia en la resurrección eterna.
y su señorío sobre la historia del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
124
RITO DE DESPEDIDA


Todos juntos pueden rezar un responso alternando con el sacer-
dote.
Allí mismo dan el pésame a los familiares.
13 DÍA DEL PADRE O DE LA MADRE
Liturgia familiar

CANTO FINAL: (Salmo 122: M. Manzano)


A Ti levanto mis ojos,
a Ti que habitas en el cielo,
a Ti levanto mis ojos,
porque espero tu misericordia.

1. Como están los ojos de los esclavos,


fijos en las manos de los señores, RITO DE APERTURA
así están nuestros ojos en el Señor,
esperando su misericordia.
MONICIÓN:
2. Como están los ojos de la esclava,
fijos en las manos de su señora, La caridad, el amor de unos con otros es una obligación.
así están nuestros ojos en el Señor, Pero en el amor humano hay grados distintos. Tenemos que
esperando su misericordia. amar a todos, es verdad. Hay, sin embargo, personas a las que
3. Misericordia, Señor, misericordia, debemos un cariño y un amor especiales: son nuestros fami-
que estamos saciados de desprecios, liares y en primer lugar nuestros padres. Celebramos hoy el
misericordia, Señor, misericordia, día del padre (de la madre) y nos hemos reunido en torno
que estamos saciados de desprecios. al altar para pedir por él (ella) y para ofrecer la Eucaristía
4. Nuestra alma está saciada dando gracias a Dios por el don de unos padres buenos en nues-
del sarcasmo de los satisfechos; tra vida.
nuestra alma está saciada
del desprecio de los orgullosos. CANTO DE ENTRADA: (N. Espiritual)

Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia,


vamos caminando al encuentro del Señor.

1. Un largo caminar por el desierto bajo el sol;


no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
2. Unidos al rezar, unidos en una canción,
viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor.
3. La Iglesia en marcha está; a un mundo nuevo
vamos ya, donde reinará el amor, donde reinará la paz.

SALUDO DEL SACERDOTE:

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre,


y la comunión del Espíritu Santo, esté con todos vosotros.
126 127

(Sigue el Acto Penitencial.) CANTO RESPONSORIAL: (N. Espiritual)

COLECTA: 1. Caridad y comprensión, aleluya


y verdad en el amor, aleluya.
Señor nuestro Jesucristo, 2. Entusiasmo en la acción, aleluya
que, obedeciendo a María y José, alegría en la unión, aleluya.
santificaste la familia con virtudes admirables,
3. Allá queremos llegar, aleluya
concédenos, por la intercesión de ambos,
para más y más amar, aleluya.
aprender los ejemplos de tu Sagrada Familia para ser dignos
de tu compañía en el cielo. 4. Nuestra entrega debe ser, aleluya
Tú que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo, un canto del corazón, aleluya.
y eres Dios por los siglos de los siglos. 5. En la entrega debe haber, aleluya
alegría, gozo y paz, aleluya.

LITURGIA DE LA PALABRA Segunda Lectura

MONICIÓN: Una de las virtudes que de manera especial han


Primera Lectura de practicar los hijos es la virtud de la obediencia a sus padres,
la sumisión. Cristo mismo nos da ejemplo de esta virtud. Es-
cuchemos.
MONICIÓN: Obligación de los hijos es honrar siempre a sus
padres. La lectura que vamos a escuchar a continuación, es LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS
una exhortación a los hijos para que honren a su padre y a su (2,41-52)
madre.
Sus padres iban cada año a Jerusalén en la fiesta de la
Pascua. Cuando era ya de doce años, al subir sus padres, según
LECTURA DEL LIBRO DEL ECLESIÁSTICO el rito festivo, y volverse ellos, acabados los días, el niño Jesús
(3, 3-7. 14-17a) se quedó en Jerusalén sin que sus padres lo echasen de ver.
Pensando que estaba en la caravana, anduvieron camino de un
Escuchad, hijos míos, que soy vuestro padre, y obrad día. Buscáronle entre parientes y conocidos, y al no hallarle,
de modo que alcancéis la salud. Pues Dios honra al padre en se volvieron a Jerusalén en busca suya. Al cabo de tres días
los hijos y confirma en ellos el juicio de la madre. El que le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores,
honra al padre, expía sus pecados. Y como el que atesora, es oyéndolos y preguntándoles. Cuantos le oían quedaban es-
el que honra a su madre. El que honra a su padre, se regocijará tupefactos de su inteligencia y de sus respuestas.
en sus hijos y será escuchado en el día de su oración. El que
Cuando sus padres lo vieron, quedaron sorprendidos, y le
honra a su padre tendrá larga vida. Y el que obedece al Seño»-,
dijo su Madre: Hijo, ¿por qué has obrado así con nosotros?
es consuelo de su madre...
Mira que tu padre y yo, apenados, andábamos buscándote. Y
Hijo, acoge a tu padre en su ancianidad y no le des pesa- El les dijo: ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que es preciso
res en su vida. Si llega a perder la razón, muéstrate con él in- que me ocupe en las cosas de mi Padre?
dulgente y no le afrentes porque estés tú en la plenitud de tu Ellos no entendieron lo que les decía. Bajó con ellos, y
fuerza; que la piedad con el padre, no será echada en olvido. vino a Nazaret, y les estaba sujeto, y su madre conservaba
Y en vez del castigo por los pecados, tendrás prosperidad. Pa- todo esto en su corazón. Jesús crecía en sabiduría, edad
labra de Dios. y gracia ante Dios y ante los hombres.
128 129

HOMILÍA: — Para que nosotros, los hijos, sepamos comprender y


amar a nuestros padres, roguemos al Señor.
1. Fuente de paz, de perfección y de vida familiar, es el amor. — Para que un día nos veamos otra vez todos juntos en el
2. Amor comprensivo, humilde, que soporta y sabe perdonar siem- cielo, roguemos al Señor.
pre.
3. Debemos soportarnos, amonestarnos, instruirnos con toda sa- Te suplicamos, Dios de bondad,
biduría, con caridad, con bondad. A veces es difícil... que escuches nuestra esperanzada plegaria,
4. Educar un hijo es a veces más difícil que traerlo al mundo. pues en Ti ponemos toda nuestra confianza.
5. Padres e hijos tienen que esforzarse por comprenderse en la Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
diferencia de edad, en las ideas distintas, en la formación, en
las modas, incluso en la nueva espiritualidad de nuestro tiem-
po...

Ideas para el diálogo:


LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

— ¿Qué representan los padres en la vida familiar? Preparación de las ofrendas:


— ¿Cómo fomentar la paternidad verdadera?
— ¿Qué normas darías hoy a tus padres para lograr la • Los dos esposos se acercan para presentar las ofrendas
familia ideal: humana, social, familiar y espiritualmen- • Llevan también los anillos y los depositan en el altar.
te?
CANTO DE OFERTORIO (J. A. Espinosa)
ORACIÓN DE LOS FIELES:
Te presentamos el vino y el pan.
Oremos, hermanos, en esta fiesta familiar, y supliquemos bendito seas por siempre, Señor, (bis)
al Señor que haga descender su sonrisa y bendición sobre
todos los padres de la tierra. 1. Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
— Por el Papa: para que como padre común sea amado 2. Bendito seas, Señor; el vino Tú nos lo diste,
y respetado por todos los que formamos la gran fa- fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
milia de la Iglesia, roguemos al Señor.
— Por los que no tienen familia: para que nuestro amor ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
supla el cariño de que carecen, roguemos al Señor.
— Por todas nuestras familias: para que vivan en la paz, Las ofrendas que te presentamos, Señor,
progresen en el amor y den al mundo testimonio de son fruto de nuestro trabajo;
unión y caridad, roguemos al Señor. que Tú las santifiques y las conviertas en lluvia de bendición.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
— Por este padre (madre) cuyo día celebramos: para que
sienta sobre sí la protección de Dios y el amor de todos
sus hijos, roguemos al Señor.
PLEGARIA EUCARISTICA
Nota: (se adelanta un niño y lee)
PREFACIO:
— Para que nuestro padre sea dulce y cariñoso con nues-
tra madre, roguemos al Señor. Realmente es justo y necesario
— Para que nuestra madre sepa cuidar de la casa y de nuestro deber y salvación.
todos nosotros, roguemos al Señor. 9 —EUCARISTÍA DOMESTICA
130 131

que será derramada por vosotros y por todos los hombres


bendecirte, Señor, Padre Santo,
para el perdón de los pecados.
Creador de todas las cosas,
Haced esto en conmemoración mía.
que h a s modelado al hombre a t u imagen y semejanza:
Tú eres quien haces surgir en nosotros el amor y lo conservas. y. Este es el sacramento de nuestra fe.
Tú, desde la eternidad, has marcado el destino de los hombres, fy. Anunciamos...
uniéndolos por parejas,
p a r a que en la entrega del matrimonio Por eso, Padre celeste,
encontraran la compañía, el gozo del a m o r pleno, te ofrecemos nuestros dones;
el reposo de quien es correspondido por aquel a quien ama, con ellos nos entregamos nosotros mismos en tus manos.
el enriquecimiento de los afectos y de los valores h u m a n o s , Haz que tu Espíritu Santo habite en nosotros,
y la paz, al saberse apoyado por otro en la vida. nos penetre y nos santifique como a este pan y a este vino,
Tú has querido que del a m o r de u n hombre y de u n a mujer cuerpo y sangre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
surgiera la vida en el milagro de los hijos, Bendice con tu amor
para formar entre todos ellos el g r a n remanso de paz que es la alianza de estos esposos que te dan gracias por su amor
la familia cristiana. y que esperan de tu mano la dicha y la alegría.
Por lo cual, todos unidos a los ángeles y santos del cielo, Bendícelos en sus hijos.
queremos bendecirte y te alabamos diciendo: Que crezcan y maduren en auténtica bondad,
en auténtica humanidad.
Santo, Santo, Santo... Dales tu Espíritu y aquella manera de ser, que contemplamos
en Jesucristo, tu Hijo.
Señor Dios, Creador y Padre nuestro,
Por Cristo, con él y en él,
gracias a Jesucristo tenemos noticia de tu amor hacia nosotros. a ti, Dios Padre omnipotente
Tanto has amado al mundo que nos has entregado a tu Hijo en la unidad del Espíritu Santo,
único, para que todos los que crean en El tengan la vida. todo honor y toda gloria,
El nos ha anunciado tu amor y tu bondad: por los siglos de los siglos. Amén.
hasta el último momento de su vida cumplió tu voluntad.
El se ha dado todo a todos los hombres.
Pues la noche en que iban a entregarle RITO D E COMUNIÓN
tomó pan en sus manos,
levantó los ojos hacia Ti, Padre,
• En el momento de comulgar, los esposos se entregan mutuamen-
te dio las gracias, lo partió te los anillos, que han estado depositados sobre el altar durante
y se lo distribuyó a sus discípulos diciendo: toda la Eucaristía.

Tomad y comed todos de él, CANTO D E C O M U N I Ó N : (Popular)


porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros. Un mandamiento nuevo nos dio el Señor:
que nos amáramos todos como El nos amó.
Del mismo modo tomó la copa, 1. Acercaos, hermanos, todos,
recitó la acción de gracias y dijo: que es Dios mismo quien invita.
2. Donde hay caridad y amor
Tomad y bebed todos de él,
está Cristo y su Iglesia.
porque éste es el cáliz de mi sangre,
sangre de la alianza n u e v a y eterna, 3. La señal de los cristianos
es amarse como hermanos.
132
RENOVEMOS NUESTRO AMOR
4. Perdonemos al hermano
Aniversario de la boda
como El nos perdona.
Bodas de Plata y Oro
5. Lo que hacemos al hermano
a Dios mismo se lo hacemos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Te damos gracias, Señor,
por la participación en tus divinos misterios
y te pedimos qne ellos sigan siendo
fuente familiar de paz para todos nosotros.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
RITO DE APERTURA
RITO DE DESPEDIDA
MONICIÓN:

CANTO DE DESPEDIDA: (T. Aragüés) Cuando dos jóvenes se prometen amor para siempre po-
demos desconfiar de esa promesa; tantas cosas pueden pasar...
Juntos para soñar nuevas inmensidades Pero cuando un hombre y una mujer, cada aniversario, o
juntos para marcar ritmos de nuevo amor. a los cinco, diez, veinticinco o cincuenta años de matrimonio
renuevan su amor con la misma ilusión que el primer día,
1. Juntos miramos la vida, entonces no hay sino motivos de alegría, de seguridad y de
juntos al amanecer, acción de gracias a Dios.
juntos formamos la espiga Nuestra Eucaristía de hoy, en la que los hijos rodean a sus
del día nuevo que va a nacer. padres que han sabido ser fieles a su promesa de amor, tiene
2. Juntos marchamos unidos que ser para todos nosotros un cántico de gratitud al Señor,
como escuadrón de amor, que les ha dado su fuerza para amarse y educar con el ejemplo
juntos templamos en forja a sus hijos.
la paz de un mundo nuevo y mejor.
CANTO DE ENTRADA: (K. Arguello)

Hacia Ti, morada santa; hacia Ti, tierra del Salvador,


peregrinos, caminantes, vamos hacia Ti.

Venimos a tu mesa, sellaremos tu pacto;


comeremos tu carne, tu sangre nos limpiará.
Reinaremos contigo, en tu morada santa;
beberemos tu sangre, tu fe nos salvará.
Somos tu pueblo santo que hoy camina unido;
Tú vas entre nosotros, tu amor nos guiará.
Tú eres el Camino, Tú eres la esperanza,
hermano de los pobres. Amén, Aleluya.
134 135

SALUDO DEL SACERDOTE: Igualmente vosotros, maridos, tratadlas con discreción,


como a vaso más débil, honrándolas como a coherederas de la
Paz a vosotros, hermanos, de parte de Dios, a los que gracia de la vida, para que nada impida vuestras oraciones.
sabéis santificar el amor y vivir unidos en la caridad. Palabra de Dios.

(Sigue el Acto Penitencial.) SALMO RESPONSORIAL 144:

COLECTA: y Bendeciré por siempre tu nombre, Señor,


r^ Bendeciré por siempre tu nombre, Señor.
Oh Dios de amor, cuyo Hijo, Cristo Jesús,
al hacerse hombre, Día tras día te bendeciré
asumió y santificó todo lo que tiene valor humano; y alabaré tu nombre por siempre jamás.
te pedimos por N. y N. Grande es el Señor y merece toda alabanza;
que hoy renuevan ante Ti su promesa de fidelidad; es incalculable su grandeza.
bendícelos y ayúdalos hasta el final.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive» Ip Bendeciré por siempre tu nombre, Señor.
Una generación pondera tus obras a la otra,
y le cuenta tus hazañas;
LITURGIA DE LA PALABRA alaban ellos la gloria de tu majestad,
y yo repito tus maravillas.

Primera Lectura Tp Bendeciré por siempre tu nombre, Señor.


Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
MONICIÓN:En el matrimonio hay deberes de amor para que te bendigan tus fieles;
marido y mujer. La paz y la fidelidad en la entrega dependerán que proclamen la gloria de tu reinado,
del comportamiento de ambos. San Pedro nos da unos conse- que hablen de tus hazañas.
jos prácticos.
1^ Bendeciré por siempre tu nombre, Señor.
LECTURA D E LA PRIMERA CARTA D E SAN P E D R O
(1 Pe, 3,1-8)
Segunda Lectura
Asimismo, vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros ma-
ridos para que, si alguno se muestra rebelde a la palabra, sea
MONICIÓN: Escuchemos ahora de labios del Sacerdote la
ganado sin palabras por la conducta de su mujer, considerando
vuestro respetuoso y honesto comportamiento. Y vuestro or- doctrina que nos expone el mismo Cristo acerca del matri-
nato no ha de ser el exterior del rizado de los cabellos, del monio.
ataviarse con joyas de oro o el de la compostura de los vestidos,
sino el hombre oculto del corazón, adornado con la incorrup- LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. MARCOS
ción de un espíritu manso y tranquilo, que es de mucho valor (10, 1-8)
ante Dios. Llegándose unos fariseos le preguntaron, tentándole, si es
Así es como en otro tiempo se adornaban las santas mujeres lícito al marido despedir a la mujer. El respondió y les dijo:
que esperaban en Dios, obedientes a sus maridos. Como Sara, «¿Qué os ha mandado Moisés?» Contestaron ellos: «Moisés
cuyas hijas habéis venido a ser vosotras, obedecía a Abraham manda escribir el libelo de repudio y despedirla.» Jesús les
y le llamaba señor, obrando el bien sin intimidación alguna.
136 137

dijo: «Por la dureza de vuestro corazón os dio Moisés esta — Por su ejemplo, por su amor a nosotros, y por cuanto
ley, pero al principio de la creación los hizo Dios varón y mujer. hemos recibido de nuestros padres.
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y serán los
dos una sola carne. De manera que no son dos, sino una sola
carne.» Lo que Dios juntó no lo separe el hombre. (A elección)

Renovación de las Promesas del Matrimonio


HOMILÍA
SACERDOTE: Esposos cristianos: Ahora que recordamos
(Véanse los puntos de la Homilía de: la fecha memorable de vuestra vida, es el momento de reno-
Día de los enamorados, celebración 1.", pág. 29. varos en vuestro amor. Así pues, con la misma alegría que
y Día de la Boda, celebración 3 *, pág 48. entonces sentisteis, renovad ante el altar de Dios vuestras pro-
mesas matrimoniales.
Ideas para el diálogo.
SACERDOTE: ¿Prometéis conservaros el amor que mutua-
— ¿Creéis que los esposos hacéis, en general, lo suficiente
mente os entregasteis el día de vuestra boda?
para mantener el amor y la fidelidad?
— ¿Qué consejos darías a t u s padres para que siguieran ESPOSOS: ¡SÍ, prometemos!
amándose y fuera perfecta la convivencia de padres
e hijos? SACERDOTE: ¿Prometéis guardaros inviolable fidelidad to-
— ¿Qué causas creéis que influyen primordialmente en da vuestra vida?
tantos fracasos y separaciones matrimoniales?
ESPOSOS: ¡SÍ, prometemos!

O R A C I Ó N D E LOS FIELES: Acción de gracias. SACERDOTE: ¿Prometéis vivir cristianamente vuestra voca-
ción de esposos y padres?
Hermanos: demos gracias a Dios por la fidelidad de estos
ESPOSOS: ¡SÍ, prometemos!
esposos y pidamos que las bendiciones del Señor desciendan
sobre ellos y sobre toda la Iglesia.
A cada una de las peticiones se responde: Oh Dios, cuya misericordia n o tiene limites,
te damos gracias por las bendiciones que n o s h a s concedido,
Te damos gracias, Señor.
sobre todo a N. y N.,
y te rogamos que n o abandones a aquellos
Trímero leen marido y mujer, alternando. cuyas súplicas escuchas.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
— Por la vocación que nos diste llamándonos al matri-
monio.
-— Por el día grande y feliz de nuestra boda.
— Por los hijos que de tu mano hemos recibido.
LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
— Por las felicidades y alegrías de nuestro matrimonio.
— Por tu constante Providencia sobre nosotros y sobre
nuestros hijos. Preparación de las ofrendas:

Después leen los hijos: • Marido y mujer traen las ofrendas para el sacrificio.
• Les acompañan dos hijos o dos nietos, trayendo los anillos de los
— Por la alegría y felicidad de nuestros padres. padres o de los abuelos.
138 139

CANTO D E OFERTORIO: (R. Cantalapiedra) Prosigue la Plegaria Eucaristica conforme al esquema que se anota
para la celebración 1." «Día de los Enamorados», págs. 31-33.
¿Cómo le cantaré al Señor, cómo le cantaré?
¿Cómo le cantaré al Señor? Hombre de barro soy.
RITO D E LA COMUNIÓN
1. El está en los montes y en el mar.
El llena el silencio de la noche en calma, • Los dos esposos pueden comulgar bajo las dos especies.
y camina en la ciudad. • Al terminar la Comunión se entregan mutuamente los anillos,
2. El llena los campos de canción. La estrella en que han estado sobre el altar durante toda la Eucaristía.
el cielo de la noche en calma a todos nos da calor.
3. No mira en el hombre su color; es Padre de CANTO DE COMUNIÓN: (Salmo 128: L. Deiss)
todos, a todos espera, a todos llega su amor.
4. El se hace presente en el altar; a todos invita Como brotes de olivo en torno a tu mesa,
a tomar su cuerpo en su celestial manjar. Señor, así son los hijos de la Iglesia.

1. El que teme al Señor será feliz,


O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : feliz el que sigue su ruta.
Recibe, Padre de bondad, estas ofrendas, 2. Del trabajo de tus manos comerás,
qne, con agradecimiento, con a m o r y con ilusión, a ti, la alegría, el gozo.
te presentamos en este día de gozo. 3. Y tu esposa en el medio de tu hogar
P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén. será como viña fecunda.
4. Como brotes de un olivo reunirás
los hijos en torno a tu mesa.
5. El Señor bendecirá al hombre fiel
PLEGARIA EUCARISTICA con esta abundancia de bienes.

PREFACIO: O R A C I Ó N DESPUÉS D E LA C O M U N I Ó N :

Realmente es justo y necesario, La participación en tu Eucaristía, Señor,


es n u e s t r o deber y salvación, alegre n u e s t r a s vidas,
darte gracias siempre y en todo lugar, y ella nos lleve al gozo eterno de tu reino.
Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno. P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Que con el yugo suave del amor
y el vínculo indisoluble de la unidad
hiciste más fuerte la alianza nupcial, RITO D E DESPEDIDA
p a r a qne aumenten los hijos de t u adopción
por la honesta fecundidad de los esposos.
B E N D I C I Ó N D E LOS A N I L L O S : (A elección)
T u Providencia y t u a m o r lo dispuso asf
de modo tan admirable, MONICIÓN: Ahora, el sacerdote va a bendecir los anillos
que el nacer llena la tierra, y el renacer aumenta tu Iglesia: o alianza de vuestra boda que os recuerda siempre el matri-
por Jesucristo n u e s t r o Señor. monio que habéis celebrado y la gracia y la vocación que ha-
P o r eso, con los ángeles y los santos béis recibido.
cantamos sin cesar el himno de t u gloria:
{Después lo besáis y podéis imponéroslo de nuevo mutua-
Santo, Santo, Santo... mente como símbolo de fidelidad y amor.)
140
SACERDOTE: OTROS GRUPOS Y CIRCUNSTANCIAS V A R I A S
Oremos: Bendice I Í Señor, estos anillos
que hoy bendecimos en tu nombre,
para qne quienes los llevan cumplan siempre tu voluntad,
se guarden integra fidelidad el uno al otro,
y vivan en paz con sus hijos amándose siempre. Nuestras amistades: Fin de semana. Visita o reunión
familiar.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
También hay que descansar: Comienzo de las vacaciones.
(Sigue la Bendición final del Celebrante.)
Juventud en el campo: Excursión. Campamento. Playa.
CANTO FINAL: (Salmo 117: M. Manzano) Apertura de curso: La vuelta al estudio y al trabajo.
Este es el día en que actuó el Señor, Tenemos que conocernos: Reunión de vecindad.
sea nuestra alegría y nuestro gozo.
Dad gracias al Señor porque es bueno, Un solo Señor, una sola fe: Celebración ecuménica.
porque es eterna su misericordia. Aleluya, aleluya. Peregrinos hacia Dios: Eucaristía durante una peregri-
nación o romería.
1. Que lo diga la casa de Israel:
es eterna su misericordia. Todos apóstoles: Eucaristía en grupos de apostolado.
Que lo diga la casa de Aarón:
es eterna su misericordia. Hablando con Dios: Día de retiro colectivo.
Que lo digan los fieles del Señor: lja vocación sanitaria: Grupo de médicos, enfermeras,
es eterna su misericordia. etcétera.
2. Escuchad: hay cantos de victoria,
en las tiendas de los justos: Al ritmo del trabajo: Eucaristía en grupos de trabajo
«La diestra del Señor es poderosa, (Oficina, fábrica, empresa, taller,
es excelsa la diestra del Señor.» etcétera.)
3. Abridme las puertas del triunfo, En amor y buena compañía: Grupo o equipo de matri-
y entraré para dar gracias al Señor. monios.
Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella. El deporte, valor humano: Ocasión o fecha deportiva.
Yo no he de morir, yo viviré Gracias por los frutos maduros: Final de recolección.
para contar las hazañas del Señor. Vendimia, verano.
4. La piedra que el cantero desechó
Lia Palabra de Dios: La Biblia en casa o en grupos.
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho, I>a Vida Consagrada: -Aniversario de la Profesión. Reno-
esto ha sido un milagro patente. vación de Votos o Promesas.
Te doy gracias porque me escuchaste,
Nuestra vida familiar: Para equipos de matrimonios.
porque fuiste mi salvación.
Armas para la paz: Fuerzas armadas (militares, policía).
Abrirse a la vida: Eucaristía a tus quince años.
Entrega de diplomas: Final de Curso.
143

haya paz dentro de tus muros,


NUESTRAS AMISTADES

15 Fin de semana
Visita. Reunión familiar
4.
en tus palacios seguridad.»
Por mis hermanos y compañeros,
voy a decir: «La paz contigo.»
Por la casa del Señor nuestro Dios,
te deseo todo bien.

SALUDO D E L SACERDOTE:

H e r m a n o s : la gracia y la paz sean con vosotros de parte


de Dios. El nos a m a y nos brinda su amistad para que también
nosotros gocemos de la alegría de sabernos h e r m a n o s y
amigos por la caridad del Señor.

RITO D E A P E R T U R A (Sigue el Acto Penitencial.)

MONICIÓN: COLECTA:

Hermanos: la alegría y la amistad son dones que recibimos Oh Dios,


gratis de Dios. Con motivo del descanso que nos tomamos hoy que hiciste al hombre y le diste u n corazón para amar,
celebramos esta reunión de amistad para alegrarnos juntos en concédenos conocer
el Señor. Unidos a toda la Iglesia, a todos los hombres que lo que significa la amistad en nuestras vidas
buscan su descanso en Dios, vamos a dar gracias a Dios por y haz que siempre vivamos en la tuya.
la amistad que nos une y que nos hace vivir hoy en familia. P o r nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...
¡Qué hermoso que los hermanos vivan juntos! Pidamos al
Señor, al celebrar su Eucaristía, que nuestra reunión sea pren-
da de la alegría eterna que un día gozaremos con El. LITURGIA DE LA PALABRA

C A N T O D E ENTRADA. (Salmo 121: M. Manzano) P r i m e r a Lectura

¡Qué alegría cuando me dijeron:


«Vamos a la casa del Señor»! MONICIÓN: Una de las hermosas virtudes que hemos de
Ya están pisando nuestros pies practicar los cristianos ha de ser la hospitalidad. Con ella
tus umbrales, Jerusalén. fomentaremos la unión y la hermandad entre todos. Veamos
cómo nos lo dice el Apóstol San Pablo.
1. Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta. LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO
Allá suben las tribus, las tribus del Señor. A LOS ROMANOS (12, 9-16b.)
2. Según la costumbre de Israel
a celebrar el nombre del Señor: Hermanos: Que vuestra caridad no sea una farsa: aborreced
en ella están los tribunales de justicia lo malo y apegaos a lo bueno. Como buenos hermanos sed
en el palacio de David. cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a
uno mismo. En la actividad, no seáis descuidados; en el espí-
3. Desead la paz a Jerusalén: ritu manteneos ardientes. Servid constantemente al Señor.
«Vivan seguros los que te aman,
145
144
Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he cono-
Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribula- cido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a
ción, sed asiduos en la oración. Contribuid a las necesidades conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor que
del pueblo de Dios; practicad la hospitalidad. me tenías esté en ellos, como también yo estoy en ellos.
Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no mal-
digáis. HOMILÍA:
Con los que ríen estad alegres; con los que lloran, llorad.
Tened igualdad de trato unos con otros: no tengáis gran- 1. La amistad es algo sagrado en la vida social.
des pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde. 2. Necesitamos la amistad de los demás. Pero hemos de pensar
que en la amistad no sólo hemos de recibir, sino que también
Palabra de Dios. tenemos obligación de dar algo.
3. La amistad verdadera no ha de ser solamente de tipo humano,
C A N T O RESPONSORIAL: (N. Espiritual) tiene que ir más allá. Este cariño, fomentado entre todos, ha de
llevarnos hasta Dios.
Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia, 4. Hoy estamos viviendo la amistad en forma plena. Nos estamos
vamos caminando al encuentro del Señor. alegrando juntos, para llegar juntos hasta Dios, por la oración
y la alegría. Que unos a otros nos demos ejemplo de sana y
Un largo caminar por el desierto bajo el sol; santa amistad y que todos demos un paso hacia el Señor, en
medio de nuestra alegría de vacaciones.
no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
Unidos al rezar, unidos en una canción, Ideas para el diálogo:
viviremos nuestra fe siempre en lucha por el bien.
— ¿Crees que la amistad es buena por el hecho de ser
La Iglesia en marcha está. A un mundo nuevo vamos ya, amistad?
donde reinará el amor, donde reinará la paz.
— ¿Qué normas crees aptas para escoger t u s amistades?
— ¿Es posible y cómo la amistad entre padres e hijos?
Segunda Lectura
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
MONICIÓN: Esta amistad y este amor debe convertirse en
unidad de aspiraciones, de intereses, de problemas vividos en Oremos, hermanos, a Dios, Padre de todos,
caridad. Para los que fomentamos la amistad se aplican ma- para <pn- reine la amistad entre todos los hombres.
ravillosamente las palabras de San Juan.
— Por la santa Iglesia, para que la conserve siempre en la
LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O SEGÚN S. JUAN
paz y en la unidad, roguemos al Señor.
(17,20-26)
— Por todos los cristianos, para que sepamos fomentar
En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, Jesús oró, di- entre nosotros la verdadera caridad y amistad, rogue-
ciendo: mos al Señor.
Padre Santo, no sólo ruego por ellos, sino también por los — Por todos los que, como nosotros, están disfrutando
que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean de un momento de ocio, para que su descanso sea tes-
uno, como Tú, Padre, en mí y yo en Ti, que ellos también lo timonio de vida y alegría santa, roguemos al Señor.
sean en nosotros, para que el mundo crea que T ú me has en- — Por todos nosotros, para que esta celebración de amis-
viado. También les di a ellos la gloria que me diste, para que tad nos ayude a vivir siempre unidos a Ti, roguemos
sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que T ú al Señor.
me has enviado y los has amado como me has amado a mí.
Oh OÍOS, fuente de la amistad verdadera,
Padre, este es mi deseo: que los que me confiaste estén te suplicamos ñongas fin a las guerras, odios y prejuicios
conmigo, donde yo estoy, y contemplen mi gloria, la que
me diste, porque me amabas, antes de la fundación del mundo. 10.—EUCARISTÍA DOMESTICA
14/
146
en todo momento te alabara, por Cristo nuestro Señor.
que separan a los hombres y las familias,
para que tu amor reine entre nosotros. A quien cantan los cielos y la tierra,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. los ángeles y los arcángeles poclamando sin cesar.

Santo, Santo, Santo...

LITURGIA DE L.A EUCARISTÍA Te alabamos y te bendecimos,


Padre bueno, por Jesucristo, tu Hijo,
Preparación de las ofrendas: al que hiciste semejante a nosotros en todo menos en el pecado.
En El encontramos la luz que nos ilumina,
• Varios niños cogidos de la mano se adelantan hasta el altar. el camino que hemos de seguir y el amigo verdadero que nos
Detrás de ellos, varios matrimonios se adelantan trayendo las acompaña hacia Ti.
ofrendas. Por eso te damos gracias, Señor,
y te pedimos que derrames tu gracia sobre nosotros
CANTO D E OFERTORIO: (T. Aragüés) y sobre estos dones que te ofrecemos por mediación de tu Hijo,
el cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión,
Qué bien, todos unidos mano con mano en el luchar;
tomó pan, te dio gracias, lo partió
qué bien, todos hermanos en el sufrir y en el gozar.
y lo distribuyó entre sus discípulos diciendo:
Nosotros queremos, Señor, amarte amando a la tierra;
queremos dejar tras nosotros un mundo mejor, Tomad y comed todos de él,
una vida más bella. porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros.
Nosotros queremos, Señor, correr con la antorcha encendida;
queremos dejar al relevo un fuego mejor, una llama más viva. Del mismo modo, al terminar la cena,
tomó el cáliz en sus manos,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : te bendijo y se lo dio diciendo:
Concede, Señor, a tu Iglesia
Tomad y bebed todos de él,
el don de la unidad y de la paz,
porque éste es el cáliz de mi sangre,
significado en las ofrendas sacramentales que te presentamos.
sangre de la alianza nueva y eterna,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
que será derramada por vosotros y por todos los hombres
para el perdón de los pecados.
PLEGARIA EUCARISTICA Haced esto en conmemoración mía.

PREFACIO:
y. Este es el sacramento de nuestra fe.
1^. Anunciamos...
Realmente es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación Así, pues, Señor,
darte gracias siempre y en todo lugar, al hacer memoria de tu Muerte, Resurrección y Ascensión
Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno. a los cielos,
Porque creaste el universo entero, te ofrecemos el sacrificio de tu Cuerpo y de tu Sangre,
estableciste el continuo retorno de las estaciones, entregados para salvación de todos.
y al hombre, formado a tu imagen y semejanza, Te suplicamos que envíes tu Espíritu sobre ellos;
sometiste las maravillas del mundo, y te pedimos que, en memoria de tu sacrificio,
para que, en nombre tuyo, unas nuestros corazones en la caridad, en la alegría y en la
dominara la creación, y al contemplar tos grandezas, amistad.
148
149
Por Cristo, con él y en él,
a Ti, Dios Padre omnipotente
Gracias, Señor, por la sonrisa de los campos que alegra
en la unidad del Espíritu Santo,
nuestros corazones.
todo honor y toda gloria,
Gracias, Señor, por el descanso que nos concedes y porque
por los siglos de los siglos. Amén.
nos permites que, mientras descansamos, podamos alabarte y
darte gracias.
Al despedirnos te decimos una vez más:
Gracias, Señor, por la alegría que tenemos en esta hora.
RITO DE COMUNIÓN Concédenos que ella se prolongue por toda la eternidad,
junto a Ti, en el cielo.
• Sería interesante que, para comulgar, se colocaran todos alrededor
del altar, mezclados los miembros de todas las familias asistentes.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
CANTO DE COMUNIÓN: (Popular) Te damos gracias, Señor,
por habernos unido en tu sacrificio,
Un mandamiento nuevo nos dio el Señor: y te pedimos que alimentes en nosotros tu amistad
que nos amáramos todos como El nos amó. y que dure para siempre.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
1. Acercaos, hermanos, todos;
que es Dios mismo quien invita.
2. Donde hay caridad y amor,
Cristo está y está su Iglesia. RITO DE DESPEDIDA
3. La señal de los cristianos
es amarse como hermanos. {Sigue la Bendición del Celebrante.)
4. Lo que hacemos al hermano,
a Dios mismo se lo hacemos. CANTO FINAL: (Popular)
5. Perdonemos al hermano,
como El mismo nos perdona. Gloria, gloria, aleluya (ter), en nombre del Señor.
6. Quien no ama a sus hermanos,
miente si a Dios dice que ama. 1. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor,
no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón.
• Un caballero se adelanta y lee esta Acción de Gracias. Busca pronto en tu recuerdo
la palabra del Señor: Mi Ley es el amor.
Gracias, Señor, por esta alegría que nos une en torno 2. Cristo dijo que quien llora su consuelo encontrará,
a Ti, junto a tu altar. Esta es la mejor ocasión para darnos cita quien es pobre, quien es limpio,
en el amor: la Eucaristía. Tú estás en medio de nosotros para será libre y tendrá paz. Rompe pronto tus cadenas,
ser amigo incondicional de los que nos queremos amar en Ti, eres libre de verdad: empieza a caminar.
de los que pretendemos hacer del mundo un reino de gracia,
de amor y de verdad. 3. Si el camino se hace largo, si te cansas bajo el sol,
Gracias, Señor, por todos nosotros, los padres que nos si en tus campos no ha nacido
hemos reunido en estas horas del descanso, para disfrutar junto ni la más pequeña flor, toma mi mano y cantemos
a los amigos y junto a Ti. unidos por el amor: en nombre del Señor.
Gracias, Señor, por nuestros hijos, que también sueñan
en la amistad y quieren que Tú seas centro de la misma.
151
(Sigue el Acto Penitencial.)

16 TAMBIÉN HAY QUE DESCANSAR


Comienzo de las vacaciones
COLECTA:

Oh Dios, descanso y seguridad de los que en Ti esperan,


haz que al descansar nuestros cuerpos
santifiquemos este tiempo
mediante el amor a Ti y el servicio a los demás.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura
RITO DE APERTURA
MONICIÓN: El peligro indudable que existe durante las
MONICIÓN: vacaciones es que, por estar metidos de lleno en el descanso y
la diversión, nos olvidemos de Dios. Las vacaciones también
Un curso más, un año más de trabajo y, al final, las vaca- deben estar impregnadas de la presencia de Dios.
ciones. Tiempo de descanso, de recuperación de fuerzas, de
distracción y de diversión. Pero para el espíritu no hay vaca- LECTURA DEL LIBRO DEL DEUTERONOMIO (8, 7-18)
ción. La vida cristiana debe vibrar en nosotros siempre.
Antes de empezar nuestra época de vacaciones, reunidos todos, Habló Moisés al pueblo y le dijo:
vamos a celebrar la Eucaristía en la intimidad, pidiendo al «Cuando el Señor tu Dios te introduzca en la tierra buena,
Señor que sepamos santificar este tiempo de descanso corporal. tierra de torrentes, de fuentes y veneros que manan en el
monte y la llanura; tierra de trigos y cebadas, de viñas, hi-
CANTO DE ENTRADA: (Himno de la Alegría: M. Ríos) gueras y granados; tierra de olivares y de miel; tierra en que
no comerás tasado el pan, en que no carecerán de nada; tierra
1. Escucha, hermano, la canción de la alegría, que lleva hierro en sus rocas, y de cuyos montes sacarás cobre,
el canto alegre del que espera un nuevo día. entonces comerás hasta hartarte y bendecirás al Señor tu Dios
por la tierra buena que te ha dado.
Ven, canta, sueña cantando, vive soñando el nuevo sol, Pero, cuidado, no te olvides del Señor tu Dios, siendo infiel
en que los hombres volverán a ser hermanos (bis). a los preceptos, mandatos y decretos que yo te ordeno hoy.
No sea que cuando comas hasta hartarte, cuando te edifiques
2. Si en tu camino sólo existe la tristeza
casas hermosas y las habites, cuando críes tus reses y ovejas,
y el llanto amargo de la soledad completa. Ven...
aumentes tu plata y tu oro y abundes de todo, te vuelvas
3. Si es que no encuentras la alegría en esta tierra, engreído y te olvides del Señor tu Dios, que te sacó de Egipto,
búscala, hermano, más allá de las estrellas. Ven... de la esclavitud, que te hizo correr aquel desierto inmenso y
terrible, con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de
SALUDO DEL SACERDOTE: agua; que te sacó agua de una roca de pedernal; que te alimentó
en el desierto con un maná que no conocían tus padres...
Hermanos: El Dios de la alegría y de la paz os colme de sn Acuérdate del Señor tu Dios: que es El quien te da la
misericordia y os conceda la felicidad plena mediante la amis- fuerza para crearte estas riquezas, y así mantiene la promesa
tad de Jesucristo con todos vosotros. que hizo a tus padres como lo hace hoy.» Palabra de Dios.
152 153

CANTO RESPONSORIAL: (N. Espiritual.) HOMILÍA:


1. El descanso es una necesidad. El hombre no es una máquina ni
Cansados de trabajar una noche entera en el mar, número.
con sueño vienen, con hambre y pena, los amigos de Jesús. 2. Hoy día todo el mundo, usando de este derecho, se toma sus
vacaciones. Pero muchos emplean las vacaciones en el pecado
o al menos en perder el tiempo.
¡Qué triste es la noche! 3. Hay que saber descansar corporalmente, sin que sufra el espí-
¡Qué larga si debemos esperar! ritu.
¡Qué pena si de nuevo hay que comenzar! 4. Para ello es preciso dedicar algún tiempo a la vida espiritual.
Pero allá junto al mar esperando está Jesús, Lectura, oración, alabanza al Señor, reunión familiar de tono
espiritual, una misa con familias amigas en el silencio de la torre.
cuando el día va a alborear. Algo que no nos haga olvidar que Dios también existe durante
En las brasas hay un pez, en las manos tiene pan las vacaciones.
y un cariño inmenso en su mirar. En las brasas... 5. Que vaya Cristo en nuestra barca, en nuestra playa, en nuestra
fiesta o reunión con los amigos, en nuestras relaciones con el
Cansados de combatir en la lucha dura y sin fin novio... en nuestra alma.
sentimos dentro un hondo hastío y el vacío de vivir: Ideas para el diálogo:

Buscando vamos siempre — ¿Qué piensas de este principio: «Para el espíritu no hay
la paz que no podemos encontrar, vacación»?
descanso para el alma que no puede amar. — ¿Qué suele hacerse en vacaciones, de ordinario?
Pero allá junto al mar... — ¿Qué normas nos darías tú para aprovechar bien las
vacaciones?

ORACIÓN DE LOS FIELES:


Segunda Lectura Encomendemos, hermanos, al Señor la alegría de nuestras
vacaciones para que nos sirvan de descanso y de santificación.
MONICIÓN: ¡Qué hermosas vacaciones y qué fructíferas Después de cada petición dicen todos:
cuando en ellas está presente el Señor! Los apóstoles supieron Te rogamos, óyenos.
aprovechar esta presencia de Cristo...
— Una joven:
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. JUAN Gracias, Señor, por estas vacaciones que nos concedes.
(21, 4-7) Queremos pedirte que nuestras almas no se sequen,
ni se marchiten como esa hierba de la estepa amarilla.
Estaba ya amaneciendo cuando Jesús se presentó en la
orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les — Un joven:
dice:
—Muchachos, ¿tenéis pescado? Danos fuerzas para divertirnos, para salir más conten-
tos de nuestras diversiones, para saber pararnos ante tu
Ellos contestaron:
barrera amorosa, para cumplir tus mandatos.
—No.
El les dice: — Una joven:
—Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.
Danos generosidad para que sepamos ayudar al que está
La echaron y no tenían fuerza para sacarla, por la multitud cansado y agotado, para que sepamos dar cuanto nos
de peces. pidan, sin mirar a derecha o a izquierda, sólo dar.
154 155

— Un joven: Padre Santo, por Jesucristo, nuestro Señor:


tu amor sin medida, ha creado todas las cosas
Convéncenos, Señor, de que Tú no estorbas en vaca-
y las ha puesto en nuestras manos para que las moldeáramos,
ciones.
las hiciéramos mejores y transformándolas,
Oh Dios, que eres alegría de los que en Ti esperan, las pusiéramos a nuestro servicio.
haznos conocer el «cara y cruz» de nuestras vacaciones
para que sepamos escoger lo mejor y agradarte siempre. Nos has dado la capacidad de amar,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. por lo que podemos entrever lo que es vivir como hermanos.
Tú mismo nos enseñaste lo que es la amistad y el amor.
LITURGIA DE L.A EUCARISTÍA El nos hace a tu imagen y semejanza,
transfigura el mundo,
Preparación de las ofrendas: hace ligero el trabajo, llevadera la fatiga,
menos penoso el sufrimiento,
• Un joven y una joven traen al altar las ofrendas. más profunda la vida y más gozosa la alegría.
• También se pueden traer objetos propios de vacaciones: mochilas, Por eso, unidos a los ángeles, a los santos del cielo,
tiendas de campaña, utensilios de alpinismo, etc. te cantamos diciendo:
CANTO D E OFERTORIO: (N. Espiritual)
Santo, santo, santo...
1. Junto a Ti al caer de la tarde
y cansados de nuestra labor, Al proclamar que eres santo,
te ofrecemos con todos los hombres te pedimos que envíes tu Espíritu
el trabajo, el descanso, el amor. sobre estos dones y esta comunidad,
2. Con la noche las sombras nos cercan, para que el pan y el vino, santificados,
y tu rostro nos da nueva luz, sean para nosotros el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo,
alumbrados en nuestro camino y nosotros, reunidos en el amor,
hasta Ti correremos, Señor. podamos formar un solo cuerpo.
3. Cuando al fin nos recoja tu mano Bendecimos tu nombre
para hacernos gozar de tu paz, repitiendo la misma acción que Jesucristo, tu Hijo,
y reunimos en torno a tu mesa, realizó la víspera de ser entregado,
nos darás la perfecta hermandad. cuando tomando el pan en sus manos,
dio gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Tomad y comed todos de él:
Acepta, Señor, los dones que te presentamos
porque esto es mi cuerpo,
y santifica la alegría de todos los que, como nosotros,
que será entregado por vosotros.
van a tomar su descanso en las vacaciones.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
Del mismo modo, acabada la cena,
tomó el cáliz, te bendijo
PLEGARIA EUCARISTICA y lo dio a sus discípulos diciendo:

PEEFACIO: Tomad y bebed todos de él,


porque éste es el cáliz de mi sangre,
Realmente es justo y necesario, sangre de la alianza nueva y eterna,
nuestro deber y salvación bendecirte, que será derramada por vosotros y por todos los hombres
157
156
por el río y por la fuente, por el mar y la piscina,
para el perdón de los pecados. por el monte y por los llanos.
Haced esto en conmemoración mía. Grande eres, Señor,
porque en cada flor, árbol o insecto,
y. Este es el sacramento de nuestra fe. habla tu voz y tu poder.
ty. Anunciamos... ¿Verdad, Señor, que no estás ausente?
Gracias, porque con la rama juguetea la estrella,
Por lo tanto, Señor, nosotros, tu pueblo sacerdotal, y tras la noche, llega la aurora.
hacemos el memorial de la Pasión, Grande eres, Señor, porque haces
Muerte, Sepultura y Resurrección de tu Hijo, que todos valgamos para algo. Gracias, Señor.
a la vez que esperamos su venida gloriosa,
y te ofrecemos por Cristo el sacrificio de alabanza ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
como testimonio de nuestra fe en el misterio pascual
y de que intentamos vivirlo en nuestra vida. Antes de partir, Señor,
purificados y fortalecidos con tu cuerpo y sangre,
Por Cristo, con él y en él, danos el gozo de la amistad
a Ti, Dios Padre omnipotente, y consérvanos puros hasta el regreso.
en la unidad del Espíritu Santo, Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
todo honor y toda gloria;
por los siglos de los siglos. Amén.
RITO DE DESPEDIDA

(Sigue la Bendición del Celebrante.)


RITO DE COMUNIÓN
CANTO FINAL: (Canción de juventud: C. Gabarain)
CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)
1. Una canción alegre cantaré,
Vamos cantando al Señor: El es nuestra alegría. una canción de vida y juventud;
del corazón el ritmo llevaré,
1. La luz de un nuevo día venció a la oscuridad, un ritmo de esperanza, de ilusión y luz.
que brille en nuestras almas la luz de la verdad.
Yo canto, yo amo, sin miedo avanzaré,
2. La roca que nos salva es Cristo nuestro Dios; con Dios en mi alegría ya no temeré (bis).
lleguemos dando gracias a nuestro Redentor.
3. Los cielos y la tierra aclaman al Señor: 2. Caminaré por sendas sin hacer,
«Ha hecho maravillas, inmenso es su amor.» descubriré caminos sin ttazar,
4. Unidos como hermanos venimos a tu altar, y al avanzar yo mismo grabaré
que llenes nuestras vidas de amor y de amistad. la senda de mi vida con mi caminar.
3. Con mi vivir construyo una mansión
ACCIÓN DE GRACIAS: {la lee una joven) grande y feliz que un día he de habitar.
Me pide Dios esfuerzo y oración;
Gracias, Señor: yo canto cuando rezo y canto al trabajar.
porque nos hiciste grandes para Ti.
Gracias por la juventud y la alegría.
Gracias por el pan y por el agua,
159

Siempre que te hablo tú me respondes.

17 JUVENTUD EN EL CAMPO
Excursión. Campamento. Playa
Siempre que te busco te encuentro, Señor,
así me doy cuenta que estás a mi lado
y nada me importa ni tengo temor.

(o bien)

CANCIÓN DE JUVENTUD (C. Gabarain)

1. Una canción alegre cantaré,


una canción de vida y juventud.
Una canción de vida y juventud;
del corazón el ritmo llevaré,
un ritmo de esperanza, de ilusión y luz.
RITO DE APERTURA
Yo canto, yo amo, sin miedo avanzaré,
MONICIÓN (La lee un joven, él o ella): con Dios en mi alegría ya no temeré.

Al comenzar esta Eucaristía juvenil, en que el Señor quiere 2. Caminaré por sendas sin hacer,
hablarnos, primeramente le damos gracias por tanto como de- descubriré caminos sin trazar,
bemos a Dios: y al avanzar yo mismo grabaré
porque somos jóvenes y fuertes, la senda de mi vida con mi caminar.
porque somos sinceros y alegres, 3. Con mi vivir construyo una mansión
porque nos abrimos al sufrimiento de los demás, al amor y a la grande y feliz que un día he de habitar.
amistad, Me pide Dios esfuerzo y oración;
porque Dios es grande yo canto cuando rezo y canto al trabajar.
y porque en su amistad y en el amor a los hombres,
es donde, en definitiva, adquiere sentido toda nuestra vida.
SALUDO DEL SACERDOTE:
CANTO DE ENTRADA: (P. Alejandro)
A vosotros, jóvenes, que sois fuertes: la gracia y la paz de
Todo lo que veo tú lo has creado; Dios Padre, del Espíritu y de nuestro Señor Jesucristo.
todo lo que existe lo has hecho, Señor,
para que consiga vivir a tu lado (Sigue el Acto Penitencial.)
y darte las gracias por tu gran amor.

¡Qué me importa ganar todo el mundo, COLECTA:


aunque todo lo tenga, Señor,
Oh Dios, fuente de amor sincero,
si al final del camino me encuentro santifica con tu amor a los jóvenes
que estoy separado de tu gran amor! en cuyo corazón nace pujante el amor,
¡Qué me importa ganar todo el mundo, para que vivan felices su juventud
aunque todo lo tenga, Señor, y permanezcan en tu servicio toda su vida.
si al final del camino me encuentro Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive*.
que lo tengo todo menos tu amor!
160
161
LITURGIA DE LA PALABRA
La cárcel no es mi morada, las rejas se romperán;
si fuertes son las cadenas, más fuerte es nuestro luchar.
Primera Lectura
(o bien) (C. Halffter)
MONICIÓN: Los jóvenes estamos llamados a ser apóstoles
de nuestros semejantes. Pero en nuestro apostolado busque- Anunciaremos tu Reino, Señor,
mos solamente la gloria del Señor y el bien de los hermanos, tu Reino, Señor, tu Reino.
no nuestro provecho.
1. Reino de paz y justicia,
reino de vida verdad. Tu reino...
LECTURA DEL PROFETA JEREMÍAS (1, 4-9) 2. Reino de amor y de gracia,
reino que habita en nosotros. Tu reino...
Recibí esta palabra del Señor: 3. Reino que sufre violencia,
Antes de formarte en el vientre te escogí, antes de que reino que no es de este mundo. Tu reino...
salieras del seno materno te consagré: te nombré profeta de 4. Reino que ya ha comenzado,
los gentiles. reino que no tendrá fin. Tu reino...
Yo repuse: ¡Ay, Señor mío! Mira que no sé hablar, que
soy un muchacho.» El Señor me contestó:
—No digas «soy un muchacho», que a donde yo te envíe Segunda Lectura
irás, y lo que yo te mande dirás. No les tengas miedo, que yo
estoy contigo para librarte. MONICIÓN: Cristo ha de informar toda nuestra vida. Don-
—Oráculo del Señor. de quiera que vayamos podemos llevar a Cristo con nosotros
El Señor extendió la mano y me tocó la boca, y me dijo: y debemos llevarlo: en nuestro trabajo, en nuestro estudio, e •
—Mira: yo pongo mis palabras en tu boca. Palabra de Dios. nuestras relaciones, en nuestras diversiones.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS


CANTO RESPONSORIAL: (R. Cantalapiedra) (9, 57-62)

Yo volveré a cantar el amor y la esperanza; En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus dis-
Yo volveré a cantar los caminos de la paz (bis). cípulos, le dijo uno:
—Te seguiré a donde vayas.
Cuando los fríos se acerquen, las flores se morirán; Jesús le respondió:
pero con la primavera de nuevo renacerán. —Las zorras tienen madrigueras y los pájaros nido; pero
Quizá me veas llorar cuando un amigo se va; el Hijo del hombre no tiene donde reclinar su cabeza.
la muerte lleva a los míos, pero sé que volverán. A otro le dijo:
—Sigúeme:
Quizá me veas morir, quizá me veas marchar. El respondió:
No llores, si eres amigo me volverás a encontrar; —Déjame primero ir a enterrar a mi padre.
no sé ni dónde ni cuándo, pero será en un lugar Le contestó:
en donde no haya cadenas, y en donde pueda cantar. —Deja que los muertos entierren a sus muertos, tú vete a
anunciar el Reino de Dios.
Quizá me veas sufriendo por amor a los demás. Otro le dijo:
Quizá me veas gritando que el pobre no tiene pan. —Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de
mi familia.
11 .—EUCARISTÍA DOMESTICA
162 163

Jesús le contestó: esfuerzo que El nos pide en bien de los hermanos, ro-
guemos al Señor.
—El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no
vale para el Reino de Dios. (Cada uno puede exponer aquí otras necesidades particulares.)

HOMILÍA: Escucha, Padre, la plegaria


de los que queremos unir nuestras vidas
1. La juventud junto a Cristo es fuente de fortaleza. a la de todos los que sufren,
2. La juventud está llamada a crear una sociedad nueva, un mundo y que tu gracia nos ayude a llegar hasta Ti, fuente de gozo.
distinto, más elevado, un mundo mejor; pero sólo conseguirá
esto apoyándose en Cristo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
3. Para ello hace falta en la juventud voluntad y valentía y mucha
sinceridad; no engañemos a nadie.
4. Debemos unir fuerzas: los jóvenes en comunidad de ilusión, LITURGIA DE L.A EUCARISTÍA
de valores, de carácter, de cualidades. Hombre y mujer apor-
tando cada uno lo específico suyo en la construcción de un
mundo mejor para Dios. Preparación de las ofrendas:

• Un joven y una ¡oven se adelantan trayendo las ofrendas de pan


Ideas para el diálogo: y vino.

— ¿Te crees necesario en la sociedad? CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa)


— ¿Qué puede aportar la juventud a nuestro mundo
actual? Te ofrecemos, Señor, nuestra juventud.
— ¿Qué cualidades deseas en la juventud para que fuera
útil a los demás y sana en sí misma? Este día que amanece {anochece) entre cantos y alegrías,
este día en que sentimos tu presencia en nuestras vidas.
Ilusiones y esperanzas, la alegría del vivir,
ORACIÓN DE LOS FIELES: todos juntos como hermanos caminando hacia Ti.
Escucha, Señor, las oraciones de esta juventud que sueña El esfuerzo de los hombres, el dominio de la tierra,
con un mundo mejor y brinda sus esfuerzos y buena volun- la llegada de tu Reino, inquietud que se hace eterna.
tad para conseguirlo. Ofrecemos todos juntos nuestras vidas al Señor:
Los trabajos y dolores, la alegría y el amor.
— Por la santa Iglesia, para que se conserve siempre
joven y dinámica en la extensión de tu Reino, roguemos ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
al Señor.
— Por todos los jóvenes que se sienten fracasados, para Con nuestros dones de pan y vino
que Cristo les apoye y les convenza de su fortaleza, te ofrecemos, Padre, nosotros, los jóvenes,
roguemos al Señor. la plegaria por un mundo mejor,
— Por los jóvenes que malgastan su juventud, para que en el que la juventud sepa desempeñar su propia tarea
sepan darle el sentido cristiano que Dios quiere, ro- cristiana.
guemos al Señor. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
— Por los educadores de la juventud, para que siembren
en ella anhelos de verdad y de sinceridad, roguemos
al Señor.
— Por todos nosotros, para que sepamos dar a Dios el
164 165
realizó, cuando la víspera de su pasión,
PLEGARIA EUCARISTICA tomó pan en sus santas manos,
te bendijo y lo repartió a sus discípulos diciendo:
PREFACIO:
Tomad y comed todos de él,
Realmente es justo y necesario porque esto es mi cuerpo,
n u e s t r o deber y salvación bendecirte, que será entregado por vosotros.
Señor, Padre Santo, por medio de Jesucristo:
por El, imagen t u y a y Primogénito de la creación, Igualmente, terminada la cena,
han surgido todas las cosas; tomó el cáliz, te dio gracias
y lo repartió también diciendo:
por El y en El has puesto al hombre en el corazón del
universo, p a r a que como señor y dueño Tomad y bebed todos de él,
transformara y reconciliara todo lo existente porque éste es el cáliz de mi sangre,
en el cielo y en la tierra, sangre de la alianza n u e v a y eterna,
según la pacificación realizada mediante la sangre de la cruz. que será derramada por vosotros y por todos los hombres
H a s mandado a los hijos del hombre para el perdón de los pecados.
que se afanen en el trabajo, Haced esto en conmemoración mía.
que dominen el m u n d o y hagan progresar la creación,
que se esfuercen por seguir unas estructuras políticas, y. Este es el Sacramento de nuestra fe.
económicas y sociales justas. ty. Anunciamos...
Tuyo es el deseo de igualdad y de libertad
que bulle en medio de nosotros; Por tanto, nosotros, tu pueblo santo,
a Ti, Padre, debemos la fuerza que sentimos al hacer el memorial de su Muerte,
para i n s t a u r a r u n a convivencia verdadera, de su santa Resurrección
en que podamos vivir en familia y de su señorío sobre el mundo y la historia,
y seamos parte de u n pueblo. te ofrecemos el sacrificio del que se entregó hasta la muerte;
Por lo cual, unidos ahora a todos aquellos que encontraron y junto con El te ofrecemos también el esfuerzo de todos
el a m o r verdadero en la tierra, los que, queriendo vivir en el amor,
cantamos el himno de t u gloria diciendo: buscamos a ciegas y dolorosamente el resurgimiento de la
comunidad cristiana.
Santo, Santo, Santo...
Dígnate enviar tu Espíritu Santo
Santo eres, en verdad, Señor, a fin de que estos dones sean para nosotros
fuente de toda santidad y de toda alegría. el Cuerpo y la Sangre de Cristo
Tú nos has enviado a tu Hijo, Jesucristo, y para que, recibiéndolos con fe,
el cual se ha hecho uno con sus hermanos los hombres. seamos edificados en una verdadera comunidad
Nacido de mujer, igual en todo—menos en el pecado—, hasta llegar a ser un solo corazón y una sola alma.
nos ha anunciado que es posible el amor en el mundo.
P o r Cristo, con él y en él,
El no amó sólo de palabra,
a Ti, Dios Padre omnipotente,
sino de obra, descubriéndonos que
en la unidad del Espíritu Santo,
«no hay mayor amor que el de dar la vida por el amigo».
todo honor y toda gloria
Admirados y anonadados ante el amor tan grande que T ú nos
por los siglos de los siglos. Amén.
has tenido, no sabemos cómo agradecértelo y bendecirte.
Permítenos, Padre,
que lo hagamos con el mismo gesto y acción que tu Hijo lo
166
RITO DE COMUNIÓN

• Si hay novios convendría que se acercaran juntos a recibir la


Eucaristía.
18 APERTURA DEL CURSO
La vuelta al estudio y al trabajo

CANTO DE COMUNIÓN: (N. Espiritual)

Ven, ven, Señor, no tardes; ven, ven que te esperamos,


ven, ven, Señor, no tardes; ven pronto, Señor.

El mundo muere de frío, el alma perdió el calor,


los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor.
Envuelto en sombría noche, el mundo sin paz no ve;
buscando va una esperanza, buscando, Señor, tu fe.
RITO DE APERTURA
Al mundo le falta vida, al mundo le falta luz;
al mundo le falta el cielo, al mundo le faltas Tú.
MONICIÓN:
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
Han terminado las vacaciones, tiempo de descanso, de
Alimentados con tu sacramento de amor, recuperación de fuerzas. Otra vez la vida normal de trabajo
te pedimos, Señor, o estudio va a ocupar nuestras horas. Vamos a echar una
que derrames tu fuerza sobre toda la juventud mirada para ver qué han sido los días y las horas de descanso.
y nos des fortaleza para extender tu Reino en la tierra. ¿Hemos vivido tan limpiamente como cuando empezamos el
For Jesucristo nuestro Señor. Amén. verano? ¿Qué fallos ha habido en nuestros días de descanso?
Una mirada atrás.
Y otra mirada hacia adelante. De nuevo vamos a empezar
RITO DE DESPEDIDA a trabajar, a santificar el trabajo. Con la celebración comunita-
ria de esta Eucaristía pidamos al Señor que El ayude nuestro
CANTO FINAL: (T. Aragüés) espíritu y nuestra voluntad.

Juntos para soñar nuevas inmensidades. CANTO DE ENTRADA: (Salmo 121: M. Manzano)
Juntos para marcar ritmos de nuevo amor.
¡Qué alegría, cuando me dijeron:
Juntos miramos la vida, juntos al amanecer, «Vamos a la casa del Señor»!
juntos formamos la espiga del día nuevo que va a nacer. Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén.
Juntos alzamos la copa llena hasta el borde de amor,
juntos bebemos estrellas en brindis nuevo de juventud. 1. Jerusalén está fundada
Juntos marchamos unidos como escuadrón de amor, como ciudad bien compacta.
juntos templamos en forja la paz de un mundo nuevo y mejor. Allá suben las tribus, las tribus del Señor.
Juntos tendemos los ojos sobre el espejo de Dios, 2. Según la costumbre de Israel
juntos sentimos la tierra, mientras cantamos: «Dios es amor.» a celebrar el nombre del Señor:
en ella están los tribunales de justicia
en el palacio de David
168 169

3. Desead la pa2 a Jerusalén: Ya sabéis cómo tenéis que imitar mi ejemplo: no viví
«Vivan seguros los que te aman, entre vosotros sin trabajar, nadie me dio de balde el pan que
haya paz dentro de tus muros, comí, sino que trabajé y me cansé día y noche, a fin de no ser
en tus palacios seguridad.» carga para nadie. No es que no tuviera derecho para hacerlo,
pero quise daros un ejemplo que imitar. Cuando viví con
4. Por mis hermanos y compañeros, vosotros os lo dije: el que no trabaja que no coma. Porque
voy a decir: «La paz contigo.» me he enterado de que algunos viven sin trabajar, muy ocu-
Por la casa del Señor nuestro Dios, pados en no hacer nada. Pues a esos les digo y les recomiendo,
te deseo todo bien. por el Señor Jesucristo, que trabajen con tranquilidad para
ganarse el pan. Palabra de Dios.
SALUDO DEL SACERDOTE:
SALMO RESPONSORIAL 126 (M. Manzano)
La gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo
el Señor, esté con todos vosotros. Que el Señor nos construya la casa,
que el Señor nos guarde la ciudad;
{Sigue el Acto Penitencial.) que nos llene de su riqueza,
que nos guarde siempre del mal.
COLECTA: 1. Si el Señor no construye la casa,
en vano se cansan los albañiles;
Te suplicamos, Señor, si el Señor no guarda la ciudad,
que bendigas nuestro estudio y nuestro trabajo en vano vigilan los centinelas.
para que nuestra actividad, día a día y hora a hora,
nos lleve hasta Ti. 2. Es inútil que madruguéis,
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive.» que veléis hasta muy tarde,
que comáis el pan de la fatiga:
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!
3. La herencia del Señor son los hijos,
LITURGIA DE LA PALABRA su salario el fruto del vientre:
son saetas en mano de un guerrero
los hijos de la juventud.
Primera Lectura 4. Dichoso el hombre que llena
con estas flechas su aljaba;
no será derrotado al litigar
MONICIÓN: De nuevo, hermanos, nos espera el trabajo.
con sus adversarios en la plaza.
Pensemos que el trabajo y el estudio no nos esclavizan; nos
dignifican si sabemos darles el sentido de perfección que ellos
encierran. San Pablo nos dice:
Segunda Lectura
LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL
SAN PABLO A LOS TESALONICENSES (3, 6-12) MONICIÓN: NO dudemos que Dios nos pedirá cuenta, un
día, de cómo hemos merecido con nuestro trabajo. Este es el
Hermanos: En nombre del Señor Jesucristo os exhortamos: momento de hacer méritos con nuestro trabajo. No perdamos
no tratéis con los hermanos que llevan una vida desordenada el tiempo enterrando los talentos que Dios nos entregó. Es-
y se apartan de las tradiciones que recibieron de mí. cuchemos:
170 171
LECTURA D E L S A N T O E V A N G E L I O S E G Ú N S. M A T E O 2. Vosotros habéis tomado vuestro descanso: unas semanas, un
( 2 5 , 14-30) mes, dos meses, fuera de casa y de toda obligación. Habéis olvi-
dado durante este tiempo los libros, el taller, la oficina, la
E n aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: clínica...
«Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus criados y 3. Pero de nuevo ha llegado el momento de la seriedad, de la dig-
los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talen- nificación del trabajo.
tos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capa- 4. Sí, la dignidad del trabajo. Hay muchos que piensan que el
trabajo esclaviza.
cidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue en
5. Hay que saber santificar el trabajo.
seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió Hay que saber santificar el estudio.
dos hizo lo mismo y ganó otros dos. E n cambio, el que recibió
uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Ideas para el diálogo:
Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos emplea-
dos y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que — ¿Crees que la juventud estudia de verdad y que el tra-
había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, di- bajador trabaja?
ciendo: — ¿Qué fines, crees, que persigue la j u v e n t u d en el es-
—Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros tudio?
cinco. — ¿Cuál piensas que h a de ser la cualidad principal del
Su señor le dijo: que se dedica al estudio?
— M u y bien, eres un empleado fiel y cumplidor; como has
sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al ban-
quete de tu señor. O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo:
—Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos. Oremos, hermanos, al Señor, dignificador del trabajo, y
Su señor le dijo: pidámosle que bendiga a todos los que con el esfuerzo t r a t a n
— M u y bien, eres un empleado fiel y cumplidor; como has de santificar su estudio y su trabajo.
sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al ban-
quete de tu señor. — Por la santa Iglesia, para que su trabajo al servicio del
Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y Evangelio sea fecundo, roguemos al Señor.
dijo: — Por los gobernantes de las naciones, para que trabajen
—Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde n o siem- en favor de la justicia, de la paz y de la caridad, rogue-
bras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder mos al Señor.
tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo. — Por todos los educadores de la juventud, padres de fa-
El señor le respondió: milia, profesores y sacerdotes, para que eduquen a los
—Eres un empleado negligente y holgazán; ¿con que sabías jóvenes en la madurez humana y cristiana, roguemos
que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues al Señor.
debías haber puesto mi dinero en el Banco, para que al volver — Por los que dedican su vida y su juventud al estudio
yo pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y al trabajo, para que sepan santificar su hermosa voca-
y dádselo al que tiene diez: porque al que tiene se le dará ción, roguemos al Señor.
y le sobrará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que — Por todos nosotros, para que sepamos comprender el
tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas: sentido del trabajo y del estudio y comencemos con
allí será el llanto y el rechinar de dientes.» ilusión la nueva etapa que hoy inauguramos, roguemos
al Señor.
HOMILÍA:
Oh Dios, esperanza de los que en Ti confían,
1. Hoy se ha convertido al hombre en una máquina, en un número. mira las inquietudes de nuestra vida
Pero el hombre es mucho más que eso. Si la máquina descansa,
el hombre tiene más derecho al reposo. y bendice n u e s t r o nuevo curso y todas n u e s t r a s empresas
172 173

para que por medio de n u e s t r o estudio y trabajo T ú h a s sembrado en el corazón del hombre el deseo de llegar
consigamos llegar hasta Ti. a ana fiesta sin límites,
P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén. donde recobremos la felicidad que buscamos.
Tú, Padre,
nos h a s proporcionado el descanso después del trabajo
y nos ofreces la oportunidad de dedicarnos a las tareas de la
LITURGIA DE LA EUCARISTÍA cultura, del esparcimiento, de la amistad con los demás.
P o r todo ello te bendecimos y, dándote gracias,
Presentación de las ofrendas: unimos n u e s t r a s voces a las de los ángeles y santos para
cantarte:
• Junto con las ofrendas del pan y del vino pueden llevarse ante
el altar algunos objetos de trabajo manual o intelectual. Santo, Santo, Santo...

Te bendecimos, Padre,
CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa)
porque nos has dado la alegría de la libertad
y el descanso de los trabajos forzados y antihumanos.
Te presentamos el vino y el pan.
Los profetas anunciaron nuevos tiempos,
Bendito seas por siempre, Señor (bis).
en los que la Humanidad, como una nueva Jerusalén,
1. Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste, se vería inundada de alegría;
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres. ciudad nueva donde los hombres vivirán como hermanos
y no habrá trabajo, ni llanto, ni fatiga.
2. Bendito seas, Señor; el vino Tú nos lo diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres. Cristo pasó por el duro trabajo de la Cruz
e inauguró el descanso imperecedero de la Resurrección;
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : de su trabajo y descanso,
todos participamos por el bautismo.
Recibe, Señor, con estos dones, El ha dejado en nuestras manos la gran alegría,
el esfuerzo de n u e s t r a s manos cuando la víspera de su Pasión tomó pan,
y el poder de nuestra inteligencia; te bendijo y lo dio a los suyos diciendo:
que ellos santifiquen nuestra vida
y nos lleven hasta Ti. Tomad y comed todos de él,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros.

De igual manera, acabada la cena,


PLEGARIA EUCARIST1CA tomó el cáliz y, dando gracias de nuevo,
lo repartió entre sus discípulos diciendo:

PREFACIO: Tomad y bebed todos de él,


porque éste es el cáliz de mi sangre,
Realmente es justo y necesario sangre de la alianza nueva y eterna,
nuestro deber y salvación, que será derramada por vosotros y por todos los hombres
bendecirte, Señor, Padre Santo, para el perdón de los pecados.
por medio de Jesucristo, t u Hijo, Haced esto en conmemoración mía.
por quien has creado el tiempo:
has señalado la duración del día y de la noche, y. Este es el sacramento de nuestra fe.
de las estaciones, los años y las edades. iy. Anunciamos...
175
174

Te suplicamos, Señor: 3. Si camino entre los hombres,


envía el Espíritu de Jesucristo, van tus ángeles, Señor, conmigo.
Al servirlos cada día,
precisamente ahora que estamos reunidos para celebrar su cena,
la cena que es alimento de paz y de unidad. pienso que Tú estás en mí.
Envíanos su Espíritu para que tengamos fe en lo que está por ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
venir y es aún futuro;
danos su Espíritu para que podamos confiar en los hombres; Oh Dios omnipotente y eterno,
su espíritu de misericordia y de justicia, te damos gracias por el don de tu amor,
el Espíritu que no separa a nadie de nadie, del que hemos participado hoy,
el Espíritu que lleva a la reconciliación de unos con otros y y te rogamos que él sea luz de nuestro quehacer y meta en
de todos entre sí. tu reino.
Haz que lleguemos a formar un reino de paz, Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
un mundo en que sea posible vivir,
en el que los niños estén alegres,
los indigentes reciban ayuda, los tristes consuelo, los ancianos
descanso; RITO DE DESPEDIDA
un mundo en el que Tú, oh Dios, vivas en medio de los
humanos como nuestro Dios, (Sigue la Bendición del Celebrante.)
por Jesucristo, Hijo tuyo y hermano de todos los hombres.
Por El te honramos, Padre nuestro; CANTO FINAL: (T. Aragüés)
por El te damos gracias, Dios nuestro;
por El recibimos la plenitud del Espíritu Santo. Juntos para soñar nuevas inmensidades,
Por Cristo, con él y en él, juntos para marcar ritmos de nuevo amor.
a Ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo, Juntos miramos la vida, juntos al amanecer;
todo honor y toda gloria, juntos formamos la espiga del día nuevo que va a nacer.
por los siglos de los siglos. Amén. Juntos alzamos la copa, llena hasta el borde de luz;
juntos bebemos estrellas en brindis nuevo de juventud.
Juntos marchamos unidos como escuadrón del amor;
KITO DE COMUNIÓN juntos templamos en forja la paz de un mundo nuevo y mejor.
Juntos tendemos los ojos sobre el espejo de Dios:
CANTO DE COMUNIÓN: (N. Espiritual) juntos sentimos la tierra mientras cantamos: «Dios es amor.»
Día y noche van tus ángeles, Señor, conmigo.
Día y noche pienso que Tú estás en mi
1. Si anochece en el camino,
van tus ángeles, Señor, conmigo.
Si en la noche pierdo el rumbo,
pienso que Tú estás en mí.
2. Si me encuentro triste y solo,
van tus ángeles, Señor, conmigo.
En las luchas de la vida,
pienso que Tú estás en mí.
177

SALUDO DEL SACERDOTE:

19 TENEMOS QUE CONOCERNOS


Reunión de vecindad
Hermanos: que el Dios del amor y de la paz una vuestros
corazones y vuestras almas, para que su gracia habite en
vosotros.

(Sigue el Acto Penitencial.)

COLECTA:
Oh Dios que corriges a los desviados,
atraes a tus hijos dispersos
y vigilas sobre tu grey reunida;
derrama la gracia de tu unidad sobre todos nosotros
para que así podamos servirte dignamente.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive».

RITO DE APERTURA

MONICIÓN: MTURGJA DE IJA PALABRA

Hermanos: Vivimos juntos, bajo el mismo techo que nos


cobija a todos y, sin embargo, quizá no nos conocemos bas- Primera Liectura
tante. Nos saludamos de paso, pero no sabemos quiénes somos.
Nos cruzamos en la puerta de la calle, en la escalera, (en el MONICIÓN: Todos formamos la unidad, y aunque somos
ascensor), y no tenemos noticia unos de otros. muchos, sólo formamos un cuerpo. Sin embargo, el eje y centro
La Eucaristía que juntos vamos a celebrar, se orienta a de esta nuestra unidad es Cristo Jesús.
esto: a formar entre todos los que vivimos juntos, un clima fa-
miliar, y cristiano. Muchas veces podemos necesitar la ayuda LECTURA D E LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO
del que vive a nuestro lado. Pero todos tenemos necesidad de A LOS COLOSENSES (3, 13-17)
una confianza y de una amistad sana y cristiana. Es tan bonito
que vivamos todos unos para otros... Hermanos: Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando
alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado:
haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto el amor,
CANTO DE ENTRADA: (M. Ríos) que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo
actúe de arbitro en vuestro corazón: a ella habéis sido convo-
Escucha, hermano, la canción de la alegría, cados en un solo cuerpo.
el canto alegre del que espera un nuevo día. Y celebrad la acción de gracias: la palabra de Cristo habite
entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con
Ven, canta, sueña cantando, vive soñando el nuevo sol toda sabiduría; exhortaos mutuamente.
en que los hombres volverán a ser hermanos (bis). Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, him-
nos y cánticos inspirados.
Si en tu camino sólo existe la tristeza Y todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en
y el canto amargo de la soledad completa. nombre de Jesús, ofreciendo la acción de gracias a Dios Padre
Si es que no encuentras la alegría en esta tierra, por medio de El. Palabra de Dios.
búscala, hermano, más allá de las estrellas.
12.—EUCARISTÍA DOMESTICA
178 179
CANTO RESPONSORIAL: (N. Espiritual) 2. En nuestra patria hace falta todavía un millón de casas. En Rusia
faltan cuatro millones de pisos. En Asia viven sin casa 500 mi-
1. Caridad y comprensión, aleluya. llones de hombres. En América, para solucionar este problema,
Y verdad en el amor, aleluya. habría que construir un millón de viviendas al año durante
treinta años...
2. Entusiasmo en la acción, aleluya,
3. Junto a este problema aterrador, la realidad de nuestras casas
alegría en la unión, aleluya. acogedoras, nuestros hermosos pisos en los que gozamos de paz
y tranquilidad, aunque nos haya costado o esté costando mucho
3. Allá queremos llegar, aleluya, dinero.
para más y más amar, aleluya.
4. Juntos demos gracias hoy al Señor por nuestras casas, y vamos
4. Nuestra .entrega debe ser, aleluya, a pedir por los que no tienen casa.
un canto del corazón, aleluya.
5. En la entrega debe haber, aleluya, Ideas para el diálogo:
alegría, gozo y paz, aleluya.
— ¿Qué ventajas ves en que los vecinos se conozcan y
sean amigos entre sí?
Segunda Lectura — ¿Crees útiles y necesarias estas reuniones de familias
vecinas para orar juntos?
— ¿Cómo organizarías t ú estas convivencias?
MONICIÓN: Hoy hemos invitado al Señor a que entre en la
casa de todos. Pensemos que en nuestra casa, en nuestro piso,
hemos de tener siempre una silla vacía para que, si el Señor O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
se invita, pueda entrar siempre que quiera. No le cerremos
nunca la puerta. La casa es suya. Oremos, hermanos, al Señor por las necesidades de nues-
tras familias y del mundo entero.
LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O SEGÚN S. LUCAS
(19,1-10) — Por la Iglesia, familia de Dios, para que sea entre los
hombres señal de salvación y testigo fiel del Evangelio,
Había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de publícanos
roguemos al Señor.
y rico. Hacía por ver a Jesús, pero a causa de la muchedumbre
— Por los dirigentes de nuestra sociedad, para que la
no podía, porque era de pequeña estatura. Corriendo adelante
convivencia entre todos los ciudadanos sea cada vez
se subió a un sicómoro para verle, pues había de pasar por
más justa y fraternal, roguemos al Señor.
allí. Cuando llegó a aquel sitio levantó los ojos Jesús y le dijo:
— Por nuestra hermandad de vecinos, para que tengamos
—Zaqueo, baja pronto porque hoy me hospedaré en tu una convivencia llena de comprensión y mutua ayuda,
casa. El bajó a toda prisa y lo recibió con alegría. Viéndolo, roguemos al Señor.
todos murmuraban de que hubiera entrado a alojarse en casa — Por nuestras familias, por los jóvenes y los mayores,
de un hombre pecador. Zaqueo, en pie, dijo al Señor: para que el amor, la fe y el sentido religioso de nuestra
—Señor, doy la mitad de mis bienes a los pobres, y si convivencia sea un ejemplo de solidaridad para los
a alguien he defraudado en algo, le devuelvo cuatro veces más. demás, roguemos al Señor.
Jesús le dijo:
— H o y ha venido la salvación a esta casa, por cuanto éste Señor Padre Santo, que nos has colocado en el m u n d o
es también hijo de Abraham; pues el hijo del hombre ha ve- para que demos ejemplo y testimonio
nido a salvar lo que estaba perdido. y nos has reunido en esta casa
para que vivamos como hermanos y amigos,
HOMILÍA: haz que seamos ayuda unos de otros
1. Palabras duras las que tuvieron que escuchar José y María en y nos'santifiquemos como Tú lo quieres.
Belén: «No hay lugar en el mesón.» Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
180 181

L I T U R G I A D E LA EUCARISTÍA p a r a qne respetáramos la justicia,


gozáramos de libertad y fuéramos miembros de u n a verdadera
Preparación de las ofrendas: familia.
P o r el pecado se ha apoderado de n u e s t r o corazón
• Uno que pertenezca a cada una de las familias reunidas toma el egoísmo, el odio, la ambición y el desprecio a los demás.
parte en la procesión de los que llevan las ofrendas al altar. P a r a redimirnos enviaste a t u hijo,
• Pueden presentarse algunos dones domésticos. nacido de mujer, hombre como nosotros,
• Incluso los niños de las diversas familias se podrían hacer algunos p a r a que así como por el egoísmo de uno vino la muerte,
regalos entre sí.
así por la entrega de otro se nos concediera la vida.
El nos manifestó t u a m o r y la voluntad de r e u n i r en u n a sola
CANTO DE OFERTORIO: (T. Aragüés)
familia a todos los dispersos. El ha ido hasta la m u e r t e
dando su vida por nosotros
Qué bien, todos unidos mano con mano en el luchar; para que conociéramos lo que es a m a r .
qué bien, todos hermanos en el sufrir y en el gozar. H e r m a n o de los hombres, permitió ser rechazado por ellos
mismos, para que, inspirados en su actitud de servicio,
1. Nosotros queremos, Señor, encontráramos el camino de la fraternidad.
amarte amando a la tierra; Por lo cual, Padre,
queremos dejar tras nosotros los que nos vemos envueltos en la luz de t u amor,
un mundo mejor, una vida más bella. cantamos, unidos a la asamblea de los ángeles y de los santos,
2 Nosotros queremos, Señor, el himno de t u gloria.
correr con la antorcha encendida;
queremos dejar al relevo Santo, Santo, Santo...
un fuego mejor, una llama más viva.
Te alabamos y bendecimos por Jesucristo, tu Hijo,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : que después del pecado del hombre
restauró todas las cosas volviéndolas a su cauce.
Santifica, Señor, estos dones En El encontramos el camino de la salvación:
que te ofrecemos por la unión de todos convirtiéndonos, al escuchar su palabra, \
y bendícenos por ellos en t u Iglesia reuniéndonos al celebrar la Eucaristía,
con la unidad y la paz. amándonos al comer el mismo pan y ayudándonos unos a otros
Por Jesucristo nuestro Señor. A m é n . en el transcurso de la vida.
Te bendecimos por todo ello,
te alabamos y damos gracias,
unidos a tu hijo, Jesucristo,
PLEGARIA EUCARISTICA el cual, la víspera de su Pasión,
tomó el pan en sus santas manos y, bendiciéndote,
lo repartió a sus discípulos diciendo:
PREFACIO:

Realmente es justo y necesario, Tomad y comed todos de él,


es nuestro deber y salvación, porque esto es mi cuerpo,
bendecirte, Señor, Padre Santo, que será entregado por vosotros.
por Jesucristo, tu Hijo y nuestro h e r m a n o :
por El has creado la sociedad h u m a n a Del mismo modo tomó el cáliz,
para que todos viviéramos en el a m o r , te dio gracias y lo repartió diciendo:
182 183

Tomad y bebed todos de él, 1. Si el Señor no construye la casa,


porque éste es el cáliz de mi sangre, en vano se cansan los albañiles;
sangre de la alianza nueva y eterna, si el Señor no guarda la ciudad,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres en vano vigilan los centinelas.
para el perdón de los pecados. 2. Es inútil que madruguéis,
Haced esto en conmemoración mía. que veléis hasta muy tarde,
y . Este es el sacramento de nuestra fe. fy. Anunciamos... que comáis el pan de la fatiga:
Por tanto, Señor, ¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!
nosotros, tus ministros y todo tu pueblo sacerdotal,
haciendo memoria de la Muerte, de la Resurrección 3. La herencia del Señor son los hijos,
y de la Ascensión de tu Hijo, su salario el fruto del vientre:
te ofrecemos el sacrificio del pan que nos da la vida son saetas en mano de un guerrero
y de la sangre de la salvación eterna. los hijos de la juventud.
Acuérdate, Señor, 4. Dichoso el hombre que llena
de tu Iglesia extendida por toda la tierra; con estas fechas su aljaba;
y con el Papa N., no será derrotado al litigar
con nuestro obispo N., con sus adversarios en la plaza.
y todos los que en ella cuidan de tu pueblo,
• Un caballero se adelanta y lee:
llévala a su perfección por la caridad.
Acción de gracias:
Acuérdate también de nuestros hermanos
que durmieron con la esperanza de la resurrección,
y de todos los difuntos: Señor, quiero dirigirme a Ti en nombre de todos. ¡Hemos
admítelos a contemplar la luz de tu rostro. sido hoy tan felices! Queremos agradecértelo. Pocas veces nos
hemos reunido para rezar juntos como hoy. Sin embargo, reco-
Por Cristo, con él y en él, nocemos que nos hacen falta estas convivencias.
a Ti, Dios Padre omnipotente, Consérvanos en la alegría de vivir juntos, de conocernos y
en la unidad del Espíritu Santo, de ayudarnos.
todo honor y toda gloria Te pedimos por las familias que no conocen esta dicha. No,
por los siglos de los siglos. Amén. no te lo pedimos con jactancia farisaica: sabemos que lo-reci-
bimos todo unos de otros, gracias a tu amor.
Consérvanos en esta alegría. Que no nos repleguemos sobre
nosotros mismos, apegados a nuestra pequeña dicha; que nos
RITO DE COMUNIÓN abramos y seamos capaces de compartirla con los demás. Qui-
siéramos mantener nuestra atención siempre alerta, no ser
indiferentes a nada que se refiera a nuestros hermanos.
• En el momento oportuno, todos se dan la paz.
• Luego se acercan a comulgar, yendo todos los miembros de cada Señor, convéncenos de que todos necesitamos de todos.
familia juntos. Que no nos falte nunca una mano amiga que nos ayude.
Por eso desde ahora, Señor, gracias por todo lo que has
CANTO DE COMUNIÓN: (Salmo 126: M. Manzano) enseñado y nos has dado en esta hora de intimidad y de
hermandad.
Que el Señor nos construya la casa, N
que el Señor nos guarde la ciudad; ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
que nos llene de su riqueza,
que nos guarde siempre del mal. Señor, que esta comunión eucarística,
expresión de nuestra unión contigo y con los demás,
i

184
realice la unidad de todos en tu Iglesia.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
20 UN SOLO SEÑOR, UNA SOLA PE
Celebración ecuménica

RITO DE DESPEDIDA

(Sigue la Bendición del Celebrante.)

CANTO FINAL:

Viva la gente, la hay dondequiera que vas.


Viva la gente, es lo que nos gusta más,
con mas gente a favor de gente en cada pueblo y nación
habría menos gente difícil y más gente con corazón;
habría menos gente difícil y más gente con corazón. RITO DE APERTURA
Esta mañana de paseo con la gente me encontré;
al lechero, al cartero y al policía saludé. MONICIÓN:
Detrás de cada ventana y puerta reconocí
mucha gente que antes, ni siquiera la vi. Dice el Concilio Vaticano II: «Hoy en muchas partes del
Gente de las ciudades y también del interior, mundo, por inspiración del Espíritu Santo, se hacen muchos
la vi como un ejército cada vez mayor. intentos con la oración, la palabra y la acción para llegar a
Entonces me di cuenta de una gran realidad: aquella plenitud de unidad que quiere Jesucristo.»
las cosas son importantes, pero la gente lo es más. Hermanos: hoy también, unidos todos en una misma ilu-
sión y bajo el signo de la más perfecta caridad, nos hemos
reunido para rezar todos por todos. Olvidemos en esta hora
las diferencias y distancias que existen entre unos y otros.
Vamos sencillamente a rezar al Padre de todos, para que El
una nuestros corazones y voluntades en un mismo sentir y en
idéntico pensar.

CANTO DE ENTRADA: (N. Espiritual)

Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia,


vamos caminando al encuentro del Señor.

Un largo caminar por el desierto bajo el sol;


no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
Unidos al rezar, unidos en una canción,
viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor.
La Iglesia en marcha está; a un mundo nuevo vamos ya,
donde reinará el amor, donde reinará la paz.
186
187
SALUDO D E L SACERDOTE:
La vida es triste, si Tú nos dejas,
H e r m a n o s : que el Dios de toda consolación os dé u n si Tú nos dejas solos, sin luz.
mismo sentir en Cristo Jesús, para que unánimes, a u n a sola 2. En esta noche sigo tus pasos,
voz, glorifiquéis a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo. aunque no vea clara tu luz.
Guíanos Tú por esta vida,
(Sigue el Acto Penitencial.)
por esta vida hasta la luz.
COLECTA: 3. Pronto vendrá el nuevo día,
amanecer de eterna luz.
Oh Dios, autor y a m a n t e de la unidad, Nace en nosotros paz y esperanza,
escucha las oraciones juntos veremos la luz sin fin.
de todos los que nos llamamos hijos tuyos
y responde con misericordia a n u e s t r a s ilusiones y deseos
de hermandad. Segunda Lectura
Por nuestro Señor Jesucristo, t u Hijo, que vive—
MONICIÓN: Con cuánta ilusión Cristo oró por la unidad de
todos. Vamos a escuchar, una vez más, sus palabras... y ore-
L I T U R G I A D E LA PALABRA mos con El.

P r i m e r a Lectura LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O SEGÚN S. JUAN


(10, 11-6)

MONICIÓN: La caridad y la comprensión, según San Pablo, En aquel tiempo dijo Jesús:
han de ser los móviles de la unidad y de la paz entre todos los — Y o soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da la vida por
hombres. las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las
ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo
hace estrago y las dispersa, y es que a un asalariado no le im-
LECTURA D E LA PRIMERA CARTA D E L APÓSTOL SAN
portan las ovejas.
PABLO A LOS CORINTIOS (1, 10-13)
Yo soy el Buen Pastor, que conozco a las mías y las mías
Hermanos: os ruego en nombre de nuestro Señor Jesucristo: me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al
poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos Padre; yo doy mi vida por las ovejas.
con un mismo pensar y sentir. Hermanos: me he enterado Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil;
por los de Cloe de que hay discordias entre vosotros. Y por eso también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz y habrá
os hablo así, porque andáis divididos diciendo: «Yo soy de un solo rebaño y un solo pastor.
Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo.»
¿Está dividido Cristo? HOMILÍA:
¿ H a muerto Pablo en la cruz por vosotros?
1. Más que en la desunión, tenemos que pensar en los motivos que
¿Habéis sido bautizados en nombre de Pablo? Palabra nos unen a todos los hermanos. La caridad ha de quemar todas
de Dios. las divisiones. Somos todos hermanos...
2. De esta unidad y caridad que hay en cada uno de nosotros, tiene
CANTO RESPONSORIAL: (J. A. Espinosa) que salir la unidad visible y manifiesta entre todos. Todos lleva-
mos una unidad corporal. Nadie quiere la desunión de sus miem-
bros. Igual tiene que ser entre los miembros del Cuerpo de Cristo.
Señor, Tú que brillas en las tinieblas, danos tu luz. 3. Mientras seamos ovejas, podemos triunfar y venceremos, aunque
haya lobos a nuestro lado. Pero si somos lobos unos de otros no
1. Mi corazón está sangrando, esperemos el apoyo del pastor. El pastor sólo puede ayudar a
me siento lejos, lejos de Ti. sus ovejas, nunca al lobo.
188 189

Ideas para el dialogo: 1. Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
— ¿Qué motivos de unión crees que existen e n t r e todos 2. Bendito seas Señor; el vino T ú nos lo diste,
nosotros? fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
— ¿Crees fácil la unión de todos?
— ¿Qué consejos nos darías para poder llegar a la unión
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
efectiva entre los que somos y nos llamamos h e r m a n o s
en Cristo? Acepta, Señor, este pan y este vino
formados por granos de trigo y uva
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S : simbolizando la unión de todos nosotros en u n solo cuerpo.
P o r Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén.
Unidos todos en una única plegaria, imploramos del Señor
la unidad y la paz de los h e r m a n o s .
PLEGARIA EVCARISTICA
— Por la santa Iglesia de Dios, para que se realice pronto
en ella la unidad pedida por Cristo al Padre, roguemos
al Señor. PREFACIO:
— Por todas las Iglesias del mundo, para que sepan com-
prender que en la unión radica el testimonio de la Realmente es justo y necesario,
verdad, roguemos al Señor. es n u e s t r o deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
— Por los que gobiernan las naciones, para que respeten
Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno:
la libertad religiosa de los ciudadanos, roguemos al
pues por tu único Hijo,
Señor.
n u e s t r o Señor Jesucristo,
— Por la juventud de nuestro tiempo, para que sean siem-
pre, con su conducta, testigos de la fe que profesan, Tú nos has llevado al conocimiento de la verdad,
roguemos al Señor. para que fuésemos su Cuerpo Místico
por u n a única fe y u n único bautismo.
— Por todos nosotros, para que, unidos en la oración,
estemos siempre unidos también en la caridad, rogue- Por El has concedido a todos los pueblos el don de t u Espíritu
mos al Señor. el cual obra maravillas,
con la verdad de sus dones;
Escucha, Señor, la oración de t u s hijos, distribuye sus gracias de todo orden,
colma nuestra ilusión de ser todos uno en el Padre
da a las lenguas el don de predicar la palabra,
y bendice siempre n u e s t r a s voluntades.
congrega en la unidad;
Por Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén.
habita en todos los creyentes,
llena y gobierna a toda la Iglesia.
LITURGIA D E L.A EUCARISTÍA I n u n d a d a de gozo por este misterio,
la Humanidad, unida a todos los espíritus celestiales,
canta con voz incesante el himno de t u gloria:
Preparación de las ofrendas:

• Las ofrendas las traen al altar jóvenes de distintas confesiones. Santo, Santo, Santo...

CANTO D E O F E R T O R I O : (J. A. Espinosa) Verdaderamente Tú eres Santo,


oh Rey de los siglos y fuente de unidad.
le presentamos el vino y el pan.
Santo es también tu Espíritu
Bendito seas por siempre, Señor (bis).
190 191

por el cual has llamado y congregado al pueblo de la nueva RITO D E COMUNIÓN


Alianza en la unidad de la fe, de la esperanza y de la caridad.
Todos nosotros, en efecto, CANTO DE COMUNIÓN:
unidos en la proclamación del mismo Evangelio
y del mismo bautismo, Estribillo: Oh, Padre nuestro.
partícipes de los mismos misterios
y de los mismos carismas, 1. Bendigamos al Señor que nos une en caridad
instruidos por el ejemplo de los apóstoles y de los santos, y nos nutre con su amor en el pan de la unidad.
queremos hacer memoria del amor de tu Hijo a la Humanidad. 2. Conservemos la unidad que el Maestro nos mandó;
El mismo, la víspera de su Pasión, donde hay guerra que haya paz;
estando con sus discípulos, tomó el pan, donde hay odio que haya amor.
te bendijo y se lo dio diciendo: 3. El Señor nos ordenó devolver el bien por mal,
ser testigos de su amor, perdonando de verdad.
Tomad y comed todos de él,
porque esto es mi cuerpo, 4. Al que vive en el dolor y al que sufre soledad,
que será entregado por vosotros. entreguemos nuestro amor y consuelo fraternal.
5. El Señor que nos llamó a vivir en unidad,
Del mismo modo tomó el cáliz,
nos congregue con su amor en feliz eternidad.
te dio gracias y se lo repartió diciendo:
Tomad y bebed todos de él, ACCIÓN DE GRACIAS (La lee uno de los presentes.)
porque éste es el cáliz de mi sangre,
sangre de la alianza nueva y eterna, Oh Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres nuestro único Salvador, Príncipe de la Paz,
para el perdón de los pecados. te damos gracias por esta reunión de hermandad.
Haced esto en conmemoración mía. Haz que tomemos conciencia del antisigno cristiano que somos
a causa de nuestras tristes divisiones.
y. Este es el sacramento de nuestra fe.
I?. Anunciamos... Quita de entre nosotros todo odio y prejuicio
y todo lo que pueda ser obstáculo a la unión y concordia divina:
Óyenos, pues, oh Señor, para que formemos un solo cuerpo y un solo espíritu,
y muestra sobre nosotros la abundancia de tu perenne como una sola es la esperanza de nuestra vocación cristiana,
misericordia. uno solo es el Señor, una sola es la fe,
Con la potente venida de tu Espíritu, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos.
haz desaparecer las divisiones de las Iglesias, Danos un solo corazón y una sola alma,
da a la Esposa de tu Cristo una nueva belleza, para que, unidos en la verdad y en la paz,
difunde con abundancia tu paz y tu caridad en la fe y en la caridad
para que la Iglesia brille, y unánimes con una sola boca, te glorifiquemos a Ti,
y el mundo, iluminado por tu Espíritu, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
alcance la fe en Cristo, que Tú nos enviaste.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente, Participando en tus misterios,
en la unidad del Espíritu Santo, te pedimos, Señor, que nos concedas la unidad
todo honor y toda gloria por la que juntos hemos suplicado a tu majestad.
por los siglos de los siglos. Amén. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
192
RITO DE DESPEDIDA
PEREGRINOS HACIA DIOS
(Sigue la Bendición del Celebrante.)

CANTO FINAL: (L. Deiss)


21 Durante ana peregrinación
o romería.

Un solo Señor, una sola je,


un solo bautismo, un solo Dios y Padre.
Llamados a guardar la unidad del espíritu
por el vínculo de la paz, cantamos y proclamamos:
Llamados a formar un solo cuerpo
en un mismo Espíritu, cantamos y proclamamos: RITO DE APERTURA
Llamados a compartir una misma esperanza
en Cristo, cantamos y proclamamos: MONICIÓN:

Todos somos, hermanos, peregrinos hacia Dios. Todos


marchamos en busca de la patria definitiva. Durante estos días
nos ha unido la alegría, la amistad, tal vez la incomodidad.
Tratemos, ante todo, de sacar alguna lección práctica para
nuestra vida. Pensemos que todos somos peregrinos hacia el
Padre. Tenemos una meta a la que hemos de llegar. Que estos
días de amistad nos ayuden; que nos ayudemos todos unidos
por el amor.

CANTO DE ENTRADA: (K. Arguello)

Hacía ti, morada santa; hacia ti, tierra del Salvador,


peregrinos, caminantes, vamos hacia ti.

1. Venimos a tu mesa, sellaremos tu pacto;


comeremos tu carne, tu sangre nos limpiará.
2. Reinaremos contigo en tu morada santa;
beberemos tu sangre, tu fe nos salvará.
3. Somos tu pueblo santo que hoy camina unido;
Tú vas entre nosotros, tu amor nos guiará.
4. Tú eres el camino, Tú eres la esperanza,
hermano de los pobres. Amén. Aleluya.

SALUDO DEL SACERDOTE:


La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre,
y la comunión del Espíritu Santo, esté con todos vosotros.
13.—EUCARISTÍA DOMESTICA
194 195
(Sigue el Acto Penitencial.) 3. Desead la paz a Jerusalén:
«Vivan seguros los que te aman,
COLECTA: haya paz dentro de tus muros,
en tus palacios seguridad.»
Oh Señor, Camino, Verdad y Vida,
concede a tas hijos caminar de tal manera que, 4. Por mis hermanos y compañeros,
con tn ayuda, no nos apartemos nunca de Ti. voy a decir: «La paz contigo.»
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive. Por la casa del Señor nuestro Dios,
te deseo todo bien.

LITURGIA DE LA PALABRA
Segunda Lectora
Primera Lectura
MONICIÓN: Tenemos que llegar hasta Cristo: esa es nues-
MONÍCIÓN: Todos caminamos hacia la patria definitiva. tra meta. Pero a veces el camino que Dios nos señala no es
Nuestros padres también lo intentaron, pero muchos de ellos fácil.
no lo consiguieron, dice el autor de la Carta a los Hebreos.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. MARCOS
LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS (11, 13-16) (10,28-30)

Hermanos: con fe murieron todos los patriarcas, sin haber En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús:
recibido la tierra prometida; pero viéndola y saludándola de —Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos
lejos, confesando que eran huéspedes y peregrinos en la tierra. seguido.
Es claro que los que así hablan están buscando una patria;
Jesús le dijo:
pues si añoraban la patria de donde habían salido, estaban a
tiempo para volver. —Os aseguro que quien deje casa o hermanos o hermanas,
Pero ellos ansiaban una patria mejor, la del cielo. o padre o madre, o hijos o tierras por Mí y por el Evangelio,
Por eso Dios no tiene reparo en llamarse su Dios: porque recibirá ahora en este tiempo cien veces más—casas y herma-
les tenía preparada una ciudad. Palabra de Dios. nos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones—,
y en la edad futura, vida eterna.
SALMO RESPONSORIAL 121: (M. Manzano)
HOMILÍA:
¡Qué alegría cuando me dijeron:
1. Cada uno tiene un camino que recorrer, señalado por Dios.
«Vamos a la casa del Señor»! 2. Hay muchos caminos para llegar a Dios: matrimonio, sacerdocio,
Ya están pisando nuestros pies vida religiosa, soltería...
tus umbrales, Jerusalén. 3. Pero en cada camino hemos de encontrar cruces y sonrisas de
Dios.
1. Jerusalén está fundada 4. Es importante saber escoger bien el camino. Pero es mucho más
como ciudad bien compacta. saber recorrerlo con dignidad, con maestría, con mérito.
Allá suben las tribus, las tribus del Señor.
2. Según la costumbre de Israel Ideas para el diálogo:
a celebrar el nombre del Señor:
en ella están los tribunales de justicia — ¿Qué significa el qne Dios nos llama a la «vocación
en el palacio de David. cristiana»?
196 197

— ¿Qué se piensa, qué pensamos de las diversas vocacio-


nes cristianas: matrimonio, sacerdocio, vida religiosa, PLEGARIA EUCARISTICA
soltería?
— ¿Qué hacer p a r a acertar con el camino que Dios quiere PREFACIO:
de mí?
Realmente es justo y necesario,
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S : es n u e s t r o deber y salvación darte gracias siempre y en
todo lugar,
Oremos, hermanos, al Señor para que nos señale con clari- Señor, Padre Santo,'
dad' el camino que nos ha de llevar hasta EL Dios todopoderoso y eterno, por Cristo n u e s t r o Señor.
Porque El, con su nacimiento,
— Por la Santa Iglesia, para que sea camino seguro de restauró nuestra naturaleza caída;
sus hijos, roguemos al Señor. con su muerte destruyó nuestro pecado,
— Por los obispos y sacerdotes, para que sean con su al resucitar, nos dio nueva vida,
testimonio y con su vida camino y ejemplo para todos, y en su ascensión nos abrió el camino de t u reino.
roguemos al Señor. P o r eso, con los ángeles y los santos
— Por cuantos peregrinan en la tierra, para que no olvi- te cantamos el himno de alabanza diciendo sin cesar:
den que todos los caminos llevan al mismo fin, rogue-
mos al Señor.
Santo, Santo, Santo...
— Por todos nosotros, para que la luz de la verdad sea la
que ilumine nuestro camino hacia el Padre, roguemos
al Señor. Te bendecimos, Padre,
porque, llevado del infinito amor a los hombres,
Xe suplicamos, Dios de la verdad, nos has dado la prenda mejor de tu caridad.
que escuches la súplica de t u pueblo Nos has enviado a tu Hijo, nuestro hermano,
y nos hagas llegar a Ti por el camino del amor. para que se hiciera semejante a nosotros en todo menos en el
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. pecado.
Y tan lejos quisiste llegar en tu amor
que lo entregaste a la muerte
LITURGIA D E LA EUCARISTÍA para que El fuera vida de los que estábamos perdidos por el
pecado.
CANTO D E O F E R T O R I O : (J. A. Espinosa) Al recordar en esta hora la muerte de tu Hijo,
queremos recordar y rememorar la acción con que quiso
Vamos cantando al Señor; El es nuestra alegría. quedarse en nuestra compañía.
Fue la noche de su Pasión.
Tomó el pan en medio de sus discípulos,
1. La luz de un nuevo día venció la oscuridad,
dio gracias a su Padre y lo repartió entre ellos diciendo:
que brilla en nuestras almas la luz de la verdad.
2. Unidos como hermanos, venimos a tu altar,
Tomad y comed todos de él,
que llenes nuestras vidas d e amor y de amistad.
porque esto es mi cuerpo,
que será entregado por vosotros:
ORACIÓN SOBRE LAS O F R E N D A S :
Te ofrecemos, Señor, los dones de n u e s t r a fidelidad a Ti. Del mismo modo
Haz que siempre caminemos en t u a m o r y en t u servicio. tomó también el cáliz lleno del fruto de la vid,
P o r Jesucristo nuestro Señor. A m é n . te bendijo y lo distribuyó entre los suyos, diciendo:
198 199
Tomad y bebed todos de él, 3. Si camino en medio de la angustia,
porque éste es el cáliz de mi sangre, me das vida a pesar del enemigo.
sangre de la alianza nueva y eterna, Tú miras al pobre y al humilde;
que será derramada por vosotros y por todos los hombres grandioso es el Señor.
para el perdón de los pecados.
4. Tiendes tu mano y me salvas.
Haced esto en conmemoración mía.
Cumplirás tu favor hacia mí;
y . Este es el sacramento de nuestra fe. Señor, tu amor es eterno,
I?. Anunciamos... no abandones la obra de tus manos.

Por eso, Señor, te damos gracias. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Y humildemente te pedimos
que aceptes el don de nuestra gratitud. Al participar, Señor, en tus sacramentos,
Tú viniste para orientar nuestra vida. concédenos la alegría de sabernos seguros
Tú has querido ser el Camino que nos llevara hasta tu Padre. caminando siempre según tu ley,
Tú eres la verdad que tenemos que conservar siempre. para que merezcamos alcanzar la recompensa eterna.
Te suplicamos que envíes tu Espíritu Santo sobre nosotros Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
y sobre estas ofrendas que te presentamos.
Que todos sepamos ayudarnos para hacer bien el camino que
nos haga llegar hasta Ti.
Sólo entonces tendremos la certeza de poseerte para siempre RITO DE DESPEDIDA
y gozar contigo de la felicidad duradera.
Por Cristo, con él y en él, CANTO FINAL: (N. Espiritual)
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu, 1. Errante voy, soy peregrino,
todo honor y toda gloria, como un extraño voy bajo el sol.
por los siglos de los siglos. Amén. Encuentro a Dios en mi camino,
consuelo y paz de mi dolor.

Unido a Dios en Alianza,


RITO DE COMUNIÓN
el nuevo Pueblo en marcha va,
luchando aquí por la esperanza
CANTO DE COMUNIÓN: (Salmo 137: J. A. Espinosa) de un mundo nuevo que vendrá.
Te damos gracias, Señor, de todo corazón. 2. Recorro el fin de mi camino,
Te damos gracias, Señor, cantamos para Ti. voy a mi patria, Jerusalén.
Nada me inquieta ya mi destino
1. A tu nombre daremos gracias porque el Señor guarda mi fe.
por tu amor y tu lealtad.
Te llamé y me escuchaste,
aumentaste el valor en mi alma.
2. Te alaban los reyes de la tierra
porque oyeron la voz de tu palabra,
y en los caminos del Señor van cantando,
porque grande es la gloria del Señor.
201

SALUDO DEL SACERDOTE:

22 TODOS APOSTÓLES
Eucaristía en Grupos de Apostolado I A gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre,
y la comunión del Espíritu Santo, esté can todos vosotros.

(Sigue el Acto Penitencial.)

COLECTA:

Señor Dios nuestro,


que en el bautismo nos marcaste
con la fuerza del Espíritu Santo,
y en la Confirmación nos ungiste con tu sello
para el apostolado,
haz que cumplamos tu misión entre los hombres
RITO DE APERTURA y que, siendo tus testigos,
consagremos nuestra vida a tu gloria y al bien de los demás.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive™
MONICIÓN:

Antes de comenzar nuestra Eucaristía meditemos aquellas


palabras de Cristo: «No he venido a ser servido, sino a
servir.» LITURGIA DE LA PALABRA
Todos nosotros, los que militamos por la extensión del
Reino de Dios, los que queremos que Cristo llegue a todos los
hombres, debemos hacer nuestras las palabras de Cristo y
tomar conciencia de nuestra vocación cristiana de apóstoles. Primera Lectura
¿Hemos sentido de alguna manera sobre nosotros la llamada
de Dios que nos empuja a luchar por los hermanos? MONICIÓN: El ministerio de la evangelización pesa sobre
toda la Iglesia. Todos tenemos obligación de ser apóstoles en
CANTO DE ENTRADA: (C. Halffter) el pleno sentido de la palabra. Escuchemos lo que nos dice
Isaías.
Anunciaremos tu Reino, Señor,
tu Reino, Señor, tu Reino. LECTURA DEL PROFETA ISAÍAS (61, 1-3)

1. Reino de paz y justicia, El Espíritu del Señor Yahvé está sobre mí, pues me ha
reino de vida verdad. Tu reino... ungido, me ha enviado para predicar la buena nueva a los
2. Reino de amor y de gracia, abatidos y sanar a los quebrantados de corazón, para anunciar
reino que habita en nosotros. Tu reino... la libertad a los cautivos y la liberación a los encarcelados.
Para publicar el año de gracia de Yahvé y un día de venganza
3. Reino que sufre violencia, de nuestro Dios, para consolar a todos los tristes y dar a los
reino que no es de este mundo. Tu reino... afligidos de Sión, en vez de ceniza, una corona; el óleo del
4. Reino que ya ha comenzado, gozo en vez del luto, alabanza en vez de espíritu abatido.
reino que no tendrá fin. Tu reino... Palabra de Dios.
202 203

CANTO RESPONSORIAL: (J. A. Espinosa) 3. Otro peligro: fiarse demasiado de la técnica, de lo llamativo, de
lo externo. Todo eso puede ser útil, pero no único. Cristo ha
de ser la gran fuerza del apóstol.
Por Ti, mi Dios, cantando voy
4. Juntamente con Cristo, la unión con los demás hermanos dedica-
la alegría de ser tu testigo, Señor. dos al mismo ministerio. Solos, nada.
5. La unión hace la fuerza: Unión con Cristo. Unión con los demás.
1. Me mandas que cante con toda mi voz:
no sé cómo cantar tu mensaje de amor. Ideas para el diálogo:
Los hombres me preguntan cuál es mi misión:
les digo: testigo soy. — ¿Qué definición darías del apóstol?
— ¿Crees que todos debemos ser apóstoles?
2. Es fuego tu palabra que mi boca quemó; — ¿Qué apostolado señalarías t ú a u n joven moderno,
mis labios ya son llamas y ceniza mi voz. a una joven, a una persona mayor?
Da miedo proclamarla, pero Tú me dices: — ¿Qué cualidades señalarías como principales en el
no temas, contigo estoy. apóstol?

O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Segunda Lectura
Elevemos, hermanos, n u e s t r a oración al P a d r e para que,
renacidos a la nueva vida, respondamos generosamente a la
M O N I C I Ó N : N O es sólo el apóstol el que trabaja, es Cristo
llamada de Dios y vivamos nuestro apostolado en plenitud
quien acompaña y realiza la mayor parte del trabajo. Lo que
de fe.
hace falta al apóstol es mucha confianza en Dios.

— Por la Santa Iglesia, para que, fortalecida por el Es-


LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O S E G Ú N S. MARCOS
píritu, dé testimonio de Cristo ante el mundo, rugue-
(16,15-20)
mos al Señor.
— Por los apóstoles del Evangelio, para que con libertad
En aquel tiempo se apareció Jesús a los Once y les dijo:
y valentía prediquen por todas partes la justicia y el
— I d al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la
amor, roguemos al Señor.
creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista
a creer, será condenado. A los que crean les acompañarán — Por nuestros hermanos llamados al apostolado en el
estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán len- matrimonio cristiano, para que brille su testimonio y
guas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si bebieren un su ejemplo dentro de sus familias, roguemos al Señor.
veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los — Por todos nosotros, para que no nos desanimemos por
enfermos y quedarán sanos. las dificultades y las incomprensiones, roguemos al
Señor.
El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y
se sentó a la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el
Te pedimos, Señor, vengas en nuestra ayuda,
Evangelio por todas partes y el Señor actuaba con ellos y con-
para que lo que no podemos ron nuestras solas fuerzas,
firmaba su palabra con signos que los acompañaban.
lo alcancemos con tu protección.
P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
HOMILÍA:

1. Hay un grave peligro en el apostolado: que el apóstol, antes


que a los demás, se busque a sí mismo. LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
2. Cristo buscó sólo la gloria del Padre celestial. El modelo del
apóstol es Juan Bautista, que prepara el camino del Señor y Preparación de las ofrendas:
cuando ve que ya llega el Mesías, él se retira para darle paso,
para que triunfe El. • Se adelantan dos personas llevando el libro de la Biblia y un cirio.
204 205

CANTO DE OFERTORIO: (J. M. Goicoechea) Pues en la noche en que fue traicionado


tomó pan en sus manos,
Congrega, oh Padre divino, los hijos del mundo entero, levantó los ojos hacia Ti, su Padre, te dio gracias,
transfórmanos en ofrenda que suba en nubes de incienso. y lo repartió entre sus discípulos diciendo:
Tomad y comed todos de él:
A Ti, Dios santo, ofrecemos la hostia de salvación, porque esto es mi Cuerpo,
que somos trigo reunido en pan de fraterna unión. que será entregado por vosotros.
La Muerte y Pasión de Cristo sanaron al hombre enfermo, Del mismo modo tomó el cáliz,
en dones de pan y vino, la vida de Dios tenemos. dio las gracias y lo pasó diciendo:
Tomad y bebed todos de él,
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
porque éste es el cáliz de mi sangre,
Acepta, Señor, en tu bondad sangre de la alianza nueva y eterna,
estos dones que te presentamos, que será derramada por vosotros y por todos los hombrea
y únelos a los esfuerzos de nuestro apostolado para el perdón de los pecados.
en favor de todos los hombres. Haced esto en conmemoración mía.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
y . Este es el Sacramento de nuestra fe.
fy. Anunciamos...
PLEGARIA EUCARISTICA Por eso, Señor, Dios nuestro,
debe ser esto un signo de nuestra fe
PREFACIO: y por eso conmemoramos ahora que El hubo de padecer y morir,
Realmente es justo y necesario, pero sobre todo que es el Primogénito de entre los muertos,
es nuestro deber y salvación darte gracias, está sentado a tu diestra intercediendo por nosotros
siempre y en todo lugar, hasta que vuelva a juzgar a vivos y muertos el día designado
Señor, Padre Santo Dios poderoso y eterno, por Ti.
por medio de Cristo, tu Hijo. Te pedimos, Señor,
Porque has cimentado tu Iglesia que envíes tu Santo Espíritu,
sobre la roca de los Apóstoles, el Espíritu vivificante,
para que permanezca en el mundo como signo de tu santidad, la fuerza de Jesucristo.
y señale a los hombres el camino que conduce hacia Ti. Que este pan y esta copa que te presentamos con toda sencillez
Por eso, Señor, sean realmente un signo de nuestra entrega a Ti.
con todos los ángeles te alabamos ahora y por siempre, Que vivamos tu Evangelio en medio del mundo
diciendo con humilde fe: a los ojos de todos los hombres con quienes estamos unidos
y ante ellos personifiquemos tu paz.
Santo, Santo, Santo... Que entre nosotros nos ayudemos a soportar nuestras cargas
y nos sirvamos en el amor mutuo.
Bendito eres, Dios todopoderoso, Danos un corazón abierto para los pobres,
Padre de nuestro Señor Jesucristo. los enfermos, los moribundos, para todos los menesterosos.
Antes de la fundación del mundo Danos ser la Iglesia de Jesucristo
nos elegiste y destinaste a ser tus hijos. junto con nuestro Obispo, nuestro Papa N.,
Nos has arrancado del poder de las tinieblas y nos has transpor- y todos los creyentes del mundo.
tado al Reino de tu Hijo querido.
El es la imagen y el resplandor de tu gloria; Por Cristo, con él y en él,
todo ha sido creado para El, a ti, Dios Padre omnipotente,
y en El tenemos la Redención, el perdón de los pecados. en la unidad del Espirita Santo,
206
todo honor y todo gloria,
por los siglos de los siglos. Amén.

RITO DE COMUNIÓN
23 HABLANDO CON DIOS
Día de retiro colectivo

CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)


No podemos caminar con hambre bajo el sol,
danos siempre el mismo pan,
tu Cuerpo y Sangre, Señor.
Comamos todos de este pan, el pan de la unidad,
en un Cuerpo nos unió el Señor por medio del amor.
Señor, yo tengo sed de Ti, sediento estoy de Dios. RITO DE APERTURA
pero pronto llegaré a ver el rostro del Señor.
Por el desierto el pueblo va cantando su dolor; MONICIÓN:
en la noche brillará tu luz; nos guía la verdad.
El Señor tiene un deseo para todos nosotros durante esta
jornada de recogimiento: quiere hablarnos. La mejor manera
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN de escuchar la palabra del Señor será celebrar en comunidad
Te damos gracias, Señor, la Eucaristía, para escuchar cada uno en unión con los herma-
por la participación en tus misterios nos al Señor, que nos habla.
y te pedimos que ellos sean fortaleza en nuestro trabajo
y recompensa final. CANTO DE ENTRADA (Salmo 114. J. A. Espinosa)
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Caminaré en presencia del Señor (bis).
RITO DE DESPEDIDA Amo al Señor porque escucha mi voz suplicante,
porque inclina su oído hacia mí el día que lo invoco.
CANTO FINAL: (Popular) Me envolvían redes de muerte. Caí en tristeza y en angustia.
Gloria, gloria, aleluya {ter) en nombre del Señor. Invoqué el nombre del Señor: Señor, salva mi vida.
El Señor es benigno y justo, nuestro Dios es compasivo.
1. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor, El Señor guarda a los sencillos, estando yo sin fuerzas me salvó.
no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón.
Busca pronto en tu recuerdo SALUDO DEL SACERDOTE:
la palabra del Señor: Mi Ley es el amor.
2. Cristo dijo que quien llora, su consuelo encontrará, La gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo,
quien es pobre, quien es limpio, el Señor, esté con todos vosotros.
será libre y tendrá paz. Rompe pronto tus cadenas,
eres libre de verdad: empieza a caminar. (Sigue el Acto Penitencial.)
3. Si el camino se hace largo, si te cansas bajo el sol, COLECTA:
si en tus campos no ha nacido
ni la más pequeña flor, toma mi mano y cantemos Quinina siempre nuestro espirita
unidos por el amor: en nombre del Señor. con la claridad de tu gloria
208 209
para que conozcamos nuestro deber 3. Escogí el camino verdadero,
y tengamos fuerza para cumplirlo. y he tenido presentes tus decretos;
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive». correré por el camino del Señor
cuando me hayas ensanchado el corazón.
4. Este es mi consuelo en la tristeza
LITURGIA DE LA PALABRA sentir que tu Palabra me da vida;
por las noches me acuerdo de tu nombre,
recorriendo tu camino dame vida.
Primera Lectura
5. Repleta está la tierra de tu gracia,
enséñame, Señor, tus decretos;
MONICIÓN: Para buscar y dar con Dios es necesario ante mi herencia son tus mandatos,
todo que seamos siempre sinceros con El y que queramos acer- alegría de nuestro corazón.
carnos a la luz.

LECTURA D E LA PRIMERA C A R T A D E L APÓSTOL Segunda Lectura


SAN JUAN (1, 5-10) -J

Queridos hermanos: MONICIÓN: Para oír mejor la voz del Señor, olvidemos
Os anunciamos el mensaje que hemos oído a Jesucristo: unos momentos nuestras diarias ocupaciones y centremos nues-
Dios es luz sin ninguna oscuridad. Si decimos que estamos tra atención en la voluntad del Altísimo.
unidos a El, mientras vivimos en la oscuridad, mentimos con
palabras y obras. Pero si vivimos en la luz, lo mismo que LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN
Jesucristo está en la luz, entonces estamos unidos unos con MARCOS • (6, 30-34)
otros y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia los pecados.
Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con
somos sinceros. Pero si confesamos nuestros pecados, El, que Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. El
es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos lavará los les dijo:
delitos. —Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar
Si decimos que no hemos pecado, le hacemos mentiroso y un poco.
no poseemos su palabra. Palabra de Dios. Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontra-
ban tiempo ni para comer.
SALMO RESPONSORIAL 118 (J. A. Espinosa) Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado.
Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces
Tu Palabra me da vida; confío en Ti, Señor; de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio
tu Palabra es eterna, en ella esperaré. y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud
y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin
1. Dichoso el que con vida intachable pastor; y se puso a enseñarles con calma.
camina en la ley del Señor;
dichoso el que guardando sus preceptos
lo busca de todo corazón. HOMILÍA:
2. Postrada en el polvo está mi alma, 1. En un mundo de vértigo, y de nerviosismo, es muy necesaria la
devuélvame la vida tu Palabra; reflexión tranquila, seria. Nos hemos reunido para pensar un
mi alma está llena de tristeza, poco a solas con Dios.
2. Hay valores humanos que debemos apreciar, pero hay el peligro
consuélame, Señor, con tus promesas. de quedarnos exclusivamente en esos valores.
14.—EUCARISTÍA DOMESTICA
210 211
H«f vílorn tais «ltoi, espirituales, que olvidamos rrecuente-
«nente por el ruido de las cosas. 1. Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
5. En el silencio habla Dios. ilumine su rostro entre nosotros:
4. Vamos a valorar nuestra capacidad interior. conozca la tierra tus caminos,
5. Oración en común. Silencio exterior e interior. Sinceridad con las naciones tu salvación.
Dios, contigo, con los demás.
2. Que canten de alegría las naciones
Ideas para el diálogo: porque riges al mundo con justicia;
con rectitud riges los pueblos
— ¿Crees que la gente necesita el retiro de vez en cuando? y gobiernas las naciones de la tierra.
— ¿Para qué?
3. La tierra ha dado su fruto,
— ¿Cómo organizarías tú un retiro para un grupo de
nos bendice el Señor nuestro Dios.
jóvenes?
Que Dios nos bendiga y que le teman
— ¿Qué crees más importante en tu vida: la acción o la
meditación? los confines todos de la tierra.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:


ORACIÓN DE LOS FIELES:
Recibe, Señor, la ofrenda de nuestro trabajo
Oremos en caridad, hermanos, y pidamos a Dios que escu- y acepta la sinceridad de nuestras intenciones.
che nuestra oración y nos hable. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

— Por la Iglesia de Dios, para que escuche siempre el


mensaje de Dios y lo transmita intacto a sus hijos, ro-
guemos al Señor. PLEGARIA EUCARISTICA
— Por los predicadores de la verdad, para que lleven siem-
pre a los hombres mensajes de paz y de amor, regue- PREFACIO:
mos al Señor.
— Por todos los cristianos, para que sepamos valorar los Realmente es justo y necesario,
dones de Dios, roguemos al Señor. es nuestro deber y salvación
— Por todos nosotros, para que esta jornada de espiri- darte gracias siempre y en todo lugar,
tualidad nos dé luz y gracia para seguir en el camino Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.
del bien, roguemos al Señor. Porque has querido reunir de nuevo,
por la sangre de tu Hijo y la fuerza del Espíritu Santo,
Oh Dios que escudriñas los secretos del corazón humano, a los hijos dispersos por el pecado;
escucha nuestra oración de este modo tu Iglesia,
y haznos ver el camino de tu Reino. unificada por virtud y a imagen de la Trinidad
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. aparece ante el mundo como Cuerpo de Cristo y templo del
Espíritu,
para alabanza de tu infinita sabiduría.
Por eso, unidos a los coros de los ángeles y de los santos
LITURGIA D E LA EUCARISTÍA te aclamamos llenos de alegría:
Santo, Santo, Santo...
CANTO DE OFERTORIO: (Salmo 66: J. A. Espinosa)
Dios omnipotente, estamos acostumbrados a llamarte Padre.
A Dios den gracias los pueblos, Sin embargo continuamente nos acosa la pregunta:
alaben los pueblos a Dios (bis). ¿Quién eres Tú?
213
212
Por Cristo, con él y en él,
Y buscamos el lugar que ocupas dentro de nuestra vida, a ti, Dios Padre omnipotente
dentro del mundo. en la anidad del Espíritu Santo,
Ningún ojo humano te ha visto. toda gloria y honor,
Eres el lejano y el fuerte, por los siglos de los siglos. Amén.
eres el santo de Israel.
Pero a la vez eres algo tan natural,
eres tan sencillo y humano... BITO DE COMUNIÓN
Estás cerca, como el corazón que. se abre a otro,
como el amor que reúne a los hombres en Cristo.
• Podrían comulgar todos bajo las dos especies.
El cual, la noche en que iba a ser entregado y traicionado
tomó pan, te bendijo CANTO DE COMUNIÓN:
y lo repartió entre sus discípulos diciendo:
1. En el Señor estamos congregados
Tomad y comed todos de él, para formar como familia jcven
porque esto es mi Cuerpo, y caminar detrás de tus pisadas hacia la Verdad.
que será entregado por vosotros.
Cantaré al Señor, la luz de nuestra senda,
Del mismo modo, tomó el cáliz, es el Señor quien limpia nuestra frente,
te dio gracias y lo repartió diciendo: es el Señor la tierra que buscamos, es el Señor.
Une tu voz con los que peregrinan,
Tomad y bebed todos de él, une tu voz con los que aman la vida,
porque éste es el cáliz de mi sangre, une tu voz y canta la alegría: me busca Dios.
sangre de la alianza nueva y eterna,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres 2. Sigue así: qué hermosa nuestra vida
para el perdón de los pecados. al unir tantos grandes afanes
Haced esto en conmemoración mía. en común por la victoria plena del Amor.

y . Este es el sacramento de nuestra fe. ty. Anunciamos... ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:

En esta hora, unidos en torno a tu mesa, Que esta Eucaristía, Señor,


nos conmovemos recordando la muerte de Jesús. aumente en nosotros tu gracia
Murió porque era bueno... y el conocimiento de tu Hijo, Jesucristo,
Pero Tú, su Padre, y nuestro Dios, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y
no apartas de El tu mano cuando murió en la cruz. Dios por los siglos de los siglos. Amén.
Tú le has librado de la muerte
y le has dado un nombre sobre todo nombre.
BITO DE DESPEDIDA
Abre, Señor, nuestros ojos
para que vean la miseria del mundo.
Sea este pan que ahora partimos entre nosotros, CANTO FINAL: (Salmo 71: M. Manzano)
señal y advertencia de que en cada hombre
debemos ver nuestro hermano y nuestra hermana. Tu reino es vida, tu reino es verdad;
Reúne en tu Reino todos los pueblos y razas, tu reino es justicia, tu reino es paz;
tu reino es gracia, tu reino es amor.
a todos los hombres de buena voluntad
Venga a nosotros tu reino, Señor.
que quieran escuchar tu voz para seguirte.
214
1. Dios mío, da tu juicio al rey;
tu justicia, al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud; para que... 24 LA VOCACIÓN SANITARIA
Grupo de médicos, enférmelas, etc.
2. Que los montes traigan la paz,
que los collados traigan la justicia,
que él defienda a los humildes del pueblo,
que socorra a los hijos del pobre;
que él defienda a los humildes del pueblo,
y quebrante al explotador.
3. Que dure tanto como el sol,
como la luna de edad en edad;
que baje como lluvia sobre el césped,
como rocío que empapa la tierra.
Que en sus días florezca la justicia BTTO DE APERTURA
y la paz hasta que falte la luna.
MONICIÓN:
4. Librará al pobre que suplica
al afligido que no tiene protector; Hermanos: Nos reúne, hoy, aquí un motivo especial: el
se apiadará del humilde e indigente, amor humano, puesto al servicio del dolor. Para el hombre el
y salvará la vida de los pobres; dolor sigue siendo un misterio en el camino de la vida. Una
salvará de la violencia sus vidas, clínica, un hospital, son el templo del dolor. En todo templo
pues su sangre es preciosa ante sus ojos. hay un sacerdote que realiza el sacrificio, para la salvación
humana. Vosotros, doctores, practicantes, enfermeras y enfer-
meros, sois los sacerdotes de la salud para los cuerpos. Llegan
a vuestras manos con la esperanza y la ilusión de ser curados.
Un pensamiento profundo se nos brinda en estos momen-
tos: En cada enfermo está Cristo paciente; atendiendo a los
enfermos es a Cristo a quien servimos. El se hace presente
entre nosotros por esta Eucaristía.
CANTO DE ENTRADA: (Salmo 129: M. Manzano)
*
Mi alma espera en el Señor,
mi alma espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor
porque en El está la salvación.
1. Desde lo hondo a Ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica. ,
2. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
216 217
Pero de Ti procede el perdón ¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbí-
y así infundes respeto. teros de la Iglesia, y que recen por él, después de ungirlo con
3. Mi alma aguarda al Señor óleo, en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al en-
más que el centinela la aurora; fermo y el Señor lo curará, y si ha cometido pecados, lo per-
aguarda Israel al Señor donará. Así, pues, confesaos los pecados unos a otros, para
como el centinela la aurora. que os curéis. Mucho puede hacer la oración del justo. Palabra
de Dios.
4. Porque del Señor viene la misericordia,
y la redención copiosa;
CANTO RESPONSORIAL: (J. A. Espinosa)
y El redimirá a Israel
de todos sus delitos.
Siempre confío en mi Dios (bis).
El me conduce y no temo, me acompaña al caminar.
SALUDO DEL SACERDOTE:
1. Aunque sin luz camine yo en la noche,
Que el Dios de todo consuelo colme de paz vuestras volun-
aunque el temor me impida avanzar.
tades a fin de que su gracia actúe en vosotros para gloria
de Dios y bien de los demás. 2. Aunque perdido yo vaya por las calles,
sin encontrar amor y amistad.
(Sigue él Acto Penitencial.) 3. Aunque yo inquieto me mueva todo el día,
sin encontrar la paz del corazón.
COLECTA: 4. Aunque las fuerzas me falten en la vida;
y la ilusión se apague frente a mí.
Oh Dios, salud de los que en Ti creen,
te pedimos por nuestros hermanos enfermos que nos están 5. Aunque el camino se oculte en las tinieblas,
encomendados, aunque no vea tu sombra al avanzar.
a fin de que suplas Tú con tu gracia
lo que nosotros no podemos con nuestros medios humanos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive... Segunda Lectura

LITURGIA D E LA PALABRA MONICIÓN: Cristo es la salud verdadera. Hace falta a ve-


ces mucha fe. Con fe se acercaron muchos a Cristo y lograron
lo que pidieron. Escuchemos.
r-
Primera Lectura

MONICIÓN: Muchas veces la medicina, la ciencia, se siente LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN
incapaz de curar una enfermedad. Pero siempre hay uno que (4,46-54)
puede aliviar toda dolencia: el Señor. Había allí un cortesano cuyo hijo estaba enfermo en Ca-
farnaún. Oyendo que llegaba Jesús de Judea, a Galilea, salió
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SANTIAGO a su encuentro y le rogó que bajase y le curase a su hijo que
(5, 13-16) estaba para morir. Jesús le dijo:
Queridos hermanos: —Si no viereis señales y prodigios, no creéis.
¿Sufre alguno de vosotros? Rece. Dijóle el cortesano:
¿Está alegre alguno? Cante cánticos., —Señor, baja antes de que mi hijo muera.
218 219
Jesús le dijo: — Por los enfermos del mundo entero, para que sepan
—Vete, tu hijo vive. superarse y ofrecer con gozo al Señor sus dolores, ro-
Creyó el hombre en la palabra que le dijo Jesús y se fue. guemos al Señor.
Ya bajaba él cuando le salieron al encuentro sus siervos, di- — Por todos nosotros, para que santifiquemos nuestras vi-
ciéndole: das y sepamos entregarlas al bien de los demás, rogue-
—Tu hijo vive. mos al Señor.
Les preguntó entonces la hora en que se había puesto mejor
y le dijeron: Oh Señor, fuente de salud y manantial de fortaleza,
—Ayer a la hora séptima, le dejó la fiebre. ayuda nuestra debilidad
Conoció, pues, el padre que aquella hora era la misma en y concédenos lo que con fe te hemos pedido.
que Jesús le dijo: «tu hijo vive», y creyó él con toda su fa- Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
milia.

HOMILÍA:
LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
1. Hermosa vocación la de aquellos que dedican su vida a los en-
fermos. Cristo tuvo predilección por ellos.
2. La caridad y la pacienia son virtudes fundamentales que ha de CANTO DE OFERTORIO: (R. Cantalapiedra)
cultivar el que se dedique a esta vocación sanitaria.
3. Pensad que es demasiado sagrado el dolor, para explotarlo en ¿Cómo le cantaré al Señor, cómo le cantaré?
bien económico propio. ¿Cómo le cantaré al Señor? Hombre de barro soy.
4. Pensemos, por fin, que en el lecho o en el quirófano hay algo
más que un cuerpo enfermo; hay, ante todo, una persona, cuerpo
y alma, que atender. 1. El está en los montes y en el mar.
5. Que Dios bendiga este lugar y bendiga a todos los que empleáis El llena el silencio de la noche en calma,
vuestro trabajo en él. y camina en la ciudad.
Ideas para el diálogo: 2. El llena los campos de canción. La estrella en
el cielo de la noche en calma a todos nos da calor.
— ¿Qué cualidades crees necesarias para quien dedica su 3. No mira en el hombre su color; es Padre de
vida al cuidado de los enfermos? todos, a todos espera, a todos llega su amor.
— ¿Crees que un hospital, una clínica, tiene sólo como fin
el cuidado de los cuerpos o también se puede llegar 4. El se hace presente en el altar; a todos invita
al hombre entero, al enfermo como persona, mediante a tomar su cuerpo en su celestial manjar.
el cariño, la caridad...?
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
ORACIÓN DE LOS FIELES: Esta ofrenda, Señor, que te presentamos,
nos atraiga siempre tus bendiciones
Supliquemos al Señor, hermanos, que bendiga el dolor hu- y realice en nosotros lo que te hemos pedido.
mano y los esfuerzos de los que en él trabajan por aliviarlo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

— Por la santa iglesia, para que como madre solícita, sepa


comprender siempre el dolor de sus hijos, roguemos al PLEGARIA EUCARISTICA
Señor.
— Por los que se dedican al cuidado de los enfermos, para
que el Señor les recompense y les dé fortaleza en el Véase la de la celebración nám. 11: «CON LA CRUZ DE CRIS-
trabajo, roguemos al Señor. TO: LA ENFERMEDAD NOS VISITA», págs. 113-115.
220 221
HITO D E COMUNIÓN
CANTO FINAL: (N. Espiritual)
• Sería conveniente que si hubiera enfermos para comulgar, lo hi- Día y noche van tus ángeles, Señor, conmigo.
cieran los primeros.
Día y noche pienso que Tú estás en mí.
CANTO DE COMUNIÓN: (Popular)
1. Si anochece en el camino, van tus...
Un mandamiento nuevo nos dio el Señor: Si en la noche pierdo el rumbo, pienso que...
que nos amáramos todos como El nos amó. 2. Si camino entre los hombres, van tus...
Al servirles cada día, pienso que...
1. Acercarse, hermanos, todos; 3. Si me encuentro triste y solo, van tus...
que es Dios mismo quien invita. En las luchas de la vida, pienso que...
2. Dónde hay caridad y amor
4. Cuando va muriendo el sol, van tus...
Cristo está y está su Iglesia.
Al dormir confío en Ti, pienso que...
3. La señal de los cristianos,
es amarse como hermanos.
4. Lo que hacemos al hermano,
a Dios mismo se lo hacemos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Que la participación en tu Sacramento de amor,
8efior Jesús, nos fortalezca para la lucha
y nos asegure la recompensa que esperamos.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

(Sigue la Bendición del Celebrante.)

BITO D E DESPEDIDA
SUPLICA FINAL A MARÍA: (La lee uno de los presentes.)

En esta hora difícil,


cuando el hombre se siente enfermo,
o tiene que acostarse, en vez de ir a trabajar;
cuando busca en su lecho una posición menos dolorosa,
o pasa las noches sin poder dormir o descansar;
cuando tiene que renunciar a sus proyectos futuros,
o no ve más allá porque le falta la esperanza;
entonces, Madre del cielo, echa una mirada larga,
estremecedora, de mujer, a todos los lechos del mundo,
a cada hospital de la tierra,
donde un enfermo cualquiera, tu Hijo,
sigue arrastrando la cruz de la enfermedad de todos los hombres.
\
223\

SALUDO DEL SACERDOTE:


AL RITMO DEL TRABAJO

25 Eucaristía en grupos de trabajo:


Oficina, fábrica, empresa, taller, etc~.
lia gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre,
y la comunión del Espíritu Santo, esté con todos vosotros.

{Sigue el Acto Penitencial.)

COLECTA:
Te pedimos, Señor, que santifiques nuestro trabajo,
y hagas fecundos nuestros esfnerzos
para que por ellos consigamos la alegría del pan cotidiano
y la recompensa eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...
RITO DE APERTURA
LITURGIA DE LA PALABRA
MONICIÓN:

El trabajo es ley del hombre. Nos reunimos hoy, hermanos Primera Lectura
en este lugar de trabajo los que formamos este grupo de trabajo,
de este quehacer cotidiano que nos santifica y realiza como MONICIÓN: El trabajo es ley de vida. Todos debemos tra-
cristianos al servicio de Dios y de nuestros hermanos los hom- bajar. Pero el trabajo no rebaja sino que dignifica nuestra con-
bres. La laboriosidad y la camaradería son las condiciones fun- dición humana. Lo dice la Escritura.
damentales para que este sitio cumpla su misión.
Vamos a celebrar la Eucaristía. En ella pedimos al Señor
que santifique este lugar y nuestro trabajo, y bendiga a cuantos LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL SAN
en él colaboramos. PABLO A LOS TESALONICENSES (3, 6-12. 16)
Hermanos: En nombre del Señor Jesucristo os exhortamos:
CANTO DE ENTRADA: (K. Arguello) no tratéis con los hermanos que llevan una vida desordenada y
se apartan de las tradiciones que recibieron de mí. Ya sabéis
Hacia ti, morada santa; hacia ti, tierra del Salvador, cómo tenéis que imitar mi ejemplo: No viví entre vosotros
peregrinos, caminantes, vamos hacia ti. sin trabajar, nadie me dio de balde el pan que comí sino que
trabajé y me cansé día y noche, a fin de no ser carga para nadie.
No es que no tuviera derecho para hacerlo, pero quise daros
Venimos a tu mesa, sellaremos tu pacto; un ejemplo que imitar. Cuando viví con vosotros os lo dije:
comeremos tu carne, tu sangre nos limpiará. El que no trabaja que no coma. Porque me he enterado de que
Reinaremos contigo en tu morada santa; algunos viven sin trabajar, muy ocupados en no hacer nada.
beberemos tu sangre, tu fe nos salvará. Pues a estos les digo y les recomiendo, por el Señor Jesucristo,
Somos tu pueblo santo que hoy camina unido; que trabajen con tranquilidad para ganarse el pan.
Tú vas entre nosotros, tu amor nos guiará. Que el Señor de la paz, os dé la paz en todo lugar.
Tú eres el camino, Tú eres la esperanza, El Señor esté con todos vosotros. Palabra de Dios.
hermano de los pobres. Amén, aleluya.
224 225

SALMO RESPONSORIAL 71 (M. Manzano) 3. Pero hay también otro trabajo más digno; la santificación de ese
mismo trabajo. Debemos ser en nuestro trabajo, ante todo, cris-
tianos.
Tu reino es vida, tu reino es verdad; 4. Nos rodea siempre un grupo de personas a las que debemos tes-
tu reino es justicia, tu reino es paz; timonio: familia, compañeros de trabajo, jefes, subordinados. A
tu reino es gracia, tu reino es amor. todos ellos tenemos que edificar con nuestra vida.
Venga a nosotros tu reino, Señor. 5. San Pablo nos ha hablado de cómo se ganaba el pan con el sudor
de su frente, al mismo tiempo que evangelizaba a sus hermanos.
6. El trabajo tiene muchos valores:
1. Dios mío, da tu juicio al rey;
tu justicia, al hijo de reyes, a) valor humano: procede de la persona;
b) valor familiar: por él subsiste la familia;
para que rija a tu pueblo con justicia, c) valor social: nos une a los demás, en servicio;
a tus humildes con rectitud; para que... d) valor teológico: coopera en la obra de la creación, es obra de
caridad.
2. Que los montes traigan la paz, e) valor personal: desarrolla la personalidad y las cualidades in-
que los collados traigan la justicia, dividuales.
que él defienda a los humildes del pueblo,
que socorra a los hijos del pobre; Ideas para el diálogo:
que él defienda a los humildes del pueblo
y quebrante al explotador.
— ¿Consideras el trabajo como algo indigno para el hom-
bre?
— ¿Qué valores encuentras en el trabajo?
— ¿Se puede hacer apostolado en el trabajo? ¿Cómo?
Segunda Lectura

MONICIÓN: No debemos solamente exigir, también debe- ORACIÓN DE LOS FIELES:


mos dar. La unión de unos y otros y el cumplimiento de la
propia obligación serán la garantía del éxito en toda em- Oremos, hermanos, unidos en la caridad y pidamos al
presa bien organizada. Señor que santifique el trabajo de nuestras manos.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. MATEO — Por la Iglesia, para que Dios bendiga su trabajo de
(6,31-34) evangeHzación de los pueblos, roguemos al Señor.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: — Por los que nos gobiernan, para que trabajen infatiga-
—No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué blemente por la paz y la justicia social, roguemos al
vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan Señor.
por estas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis — Por todos los trabajadores del mundo, para que santifi-
necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el Reino de Dios y su quen su trabajo y sean modelo para sus compañeros, ro-
justicia; lo demás se os dará por añadidura. guemos al Señor.
Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana — Por las familias de los trabajadores, para que tengan
traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos. cada día el pan necesario, roguemos al Señor.
— Por todos nosotros, para que Dios bendiga nuestros pro-
HOMILÍA: yectos y afanes, roguemos al Señor.
1. La vida es un combate continuo, un esfuerzo por subsistir. Oh Dios dador de todo don perfecto,
2. Cada uno tiene que ganar su pan; y el obrero es digno de su te suplicamos nos concedas servirte a Ti,
salario.
15 —FllfABT^TTa nr\*»T7CTT^-í
226 227
y a nuestros hermanos, los hombres, 1. Comamos todos de este pan, el pan de la unidad,
con nuestro trabajo de cada día. en un cuerpo nos unió el Señor por medio del amor.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 2. Señor, yo tengo sed de Ti, sediento estoy de Dios,
pero pronto llegaré a ver el rostro del Señor.
3. Por el desierto el pueblo va cantando su dolor,
LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
en la noche brillará tu luz; nos guía la verdad.

Preparación de las ofrendas; ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


• Juntamente con las ofrendas del pan y del vino, se pueden llevar Te damos gracias, Señor,
también junto al altar algunos utensilios de trabajo. porque nos has hecho participar de tu pan.
Te pedimos nos concedas el alimento de cada día
CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa) para nosotros, para nuestros hijos,
y para todos nuestros hermanos, los hombres del mundo en-
Te presentamos el vino y el pan. tero.
Bendito seas por siempre, Señor (bis). Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
1. Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
2. Bendito seas, Señor; el vino Tú nos lo diste, RITO D E DESPEDIDA
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
CANTO FINAL: (Salmo 66: J. A. Espinosa)
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
A Dios den gracias los pueblos
Recibe, Señor, estos dones, fruto de muestro trabajo alaben los pueblos a Dios (bis).
y haz que ellos sean para nosotros
1. Que Dios tenga piedad y nos bendiga
fuente de alimento material y premio final en tu Reino.
ilumine su rostro entre nosotros:
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
conozca la tierra sus caminos,
las naciones tu salvación.
PLEGARIA EUCARISTICA 2. Que canten de alegría las naciones
porque riges al mundo con justicia;
con rectitud riges los pueblos
Véase la misma de la celebración núm. 18: «VUELTA AL ES- y gobiernas las naciones de la tierra.
TUDIO Y AL TRABAJO», págs. 172-174.
3. La tierra ha dado su fruto,
nos bendice el Señor nuestro Dios:
Que Dios nos bendiga y que le teman
RITO DE COMUNIÓN
los confines todos de la tierra.

CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)

No podemos caminar con hambre bajo el sol,


danos siempre el mismo pan,
tu cuerpo y sangre, Señor.
229

(Sigue el Acto Penitencial.)


EN AMOR Y BUENA COMPASIA
Grupo o equipo de matrimonios COLECTA:
Escacha nuestra súplica, Señor;
derrama tu gracia sobre estos hijos tuyos
que nos reunimos en tu presencia
y haznos cada día más fuertes en el amor. ' '
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive».

LITURGIA DE I Í A PAIABRA

RITO DE APERTURA Primera Lectura

MONICIÓN: MONICIÓN: Hace falta mucho amor entre los esposos; la


oración y la fe han de ser los fundamentos de ese amor. Es-
Hermanos: en clima de sinceridad, de amor y de compren- posos que rezan unidos, esposos que se santifican unidos en
sión, nos hemos reunido hoy los matrimonios, padres de fami- Dios.
lia, para examinar, cerca del Señor, nuestras actitudes persona-
les, sociales y familiares. Hoy no están aquí nuestros hijos. Es- LECTURA DEL LIBRO DE TOBÍAS (8, 5-10)
tamos solos frente a nuestra promesa de fidelidad. Por unos
momentos vamos a revivir aquella hora feliz de nuestra vida, , La noche de su boda, Tobías dijo a Sara:
el compromiso que hicimos de amarnos siempre y de amar a —Somos descendientes de un pueblo de santos, y no pode-
los demás. El matrimonio, esposa y esposo, en unión de caridad mos unirnos como los paganos que no conocen a Dios.
y de responsabilidad, han de ser los que creen una sociedad Se levantaron los dos y, juntos, se pusieron a orar con fer-
nueva. vor. Pidiendo a Dios su protección.
Tobías dijo:
CANTO DE ENTRADA: (J. A. Espinosa) —Señor, Dios de nuestros padres, que te bendigan el
cielo y la tierra, el mar, las fuentes, los ríos y todas las criatu-
Vamos cantando al Señor; él es nuestra alegría. ras que en ellos se encuentran. Tú hiciste a Adán del barro
de la tierra y le diste a Eva como ayuda. Ahora, Señor, Tú
1. La luz de un nuevo día venció la oscuridad; lo sabes: si yo me caso con esta hija de Israel, no es para sa-
que brille en nuestras almas la luz de la verdad. tisfacer mis pasiones, sino solamente para fundar una fami-
2. Unidos como hermanos, venimos a tu altar; lia en la que se bendiga tu nombre por siempre.
que llenes nuestras vidas de amor y de amistad. Y Sara, a su vez, dijo:
—Ten compasión de nosotros, ten compasión, Señor. Que
3. La roca que nos salva, es Cristo nuestro Dios; los dos juntos vivamos felices hasta nuestra vejez. Palabra de
lleguemos dando gracias a nuestro Redentor. Dios.

SALUDO DEL SACERDOTE: SALMO RESPONSORIAL 118 (J. A. Espinosa)


Para todos vosotros, unidos en el amor y en la caridad de Tu palabra me da vida; confío en Ti, Señor;
Cristo, la paz y la alegría del Señor. tu Palabra es eterna, en ella esperaré.
230 231

1. Dichoso el que con vida intachable HOMILÍA:


camina en la ley del Señor;
dichoso el que guardando sus preceptos 1. Matrimonio: comunidad de vida, que supone un fin común, es
decir, el amor hecho- sacrificio, santificación, extensión del reino
lo busca de todo corazón. de Dios en los hijos.
2. Postrada en el polvo está mi alma, 2. Matrimonio: que supone relación total y donación absoluta al
devuélvame la vida tu Palabra; compañero.
mi alma está llena de tristeza, 3. Matrimonio: encuentro con Cristo. Amor humano, es verdad,
pero engrandecido por algo divino, el sacramento.
consuélame Señor, con tus promesas.
4. Matrimonio: proyección ejemplar en los hijos y en los amigos.
3. Escogí el camino verdadero,
y he tenido presentes tus decretos;
Ideas para el diálogo:
correré por el camino del Señor
cuando me hayas ensanchado el corazón. — ¿Crees qne el amor tiene características distintas en el
tiempo de las relaciones, en los primeros años de ma-
trimonio y después de varios años de casados? ¿Cuá-
Segunda Lectura les?
— ¿Crees qne pueden ayudarse unos matrimonios a otros?
MONICIÓN: Cristo Jesús, oró por la unidad de todos los ¿Cómo?
cristianos: «Que todos sean uno como Tú, Padre, en Mí y — Lia gracia del sacramento del matrimonio, ¿es sólo para
yo en Ti.» provecho de los esposos o también para servicio a los
Sin duda, hermanos, que esta unidad la pide Cristo y la hijos?
desea de manera especial para los matrimonios.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN ORACIÓN DE LOS FIELES:
(17,20-26)
Oremos, hermanos, al Señor por las necesidades de todo
En aquel tiempo, Cantando los ojos al cielo, Jesús oró, el mundo y en especial por la santidad de los matrimonios y
diciendo: de las familias.
Padre Santo: no ~Ao por ellos ruego, sino también por los
que crean en Mí por la palabra de ellos, para que todos sean — Por la Santa Iglesia, para que Dios le conceda ser siem-
uno, como Tú, Padre en Mí y yo en Ti, que ellos también lo pre la esposa fiel de Jesucristo, roguemos al Señor.
sean en nosotros, para que el mundo crea que Tú me has — Por las familias cristianas, para que sean testimonio de
enviado. unidad y de caridad, roguemos al Señor.
También les di a ellos la gloria que me diste, para que — Por los hijos sin hogar, para que encuentren unos brazos
sean uno, como nosotros somos uno: yo en ellos y Tú en Mí, amigos en nuestra caridad, roguemos al Señor.
para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa
que Tú me has enviado y los has amado como me has amado — Por los padres sin hijos, para que sepan amarse y Dios
a Mí. sea el lazo de unión en su amor, roguemos al Señor.
Padre, este es mi deseo: que los que me confiaste, estén — Por nuestros propios hogares, para que Dios esté siem-
conmigo, donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me pre en medio de nosotros, roguemos al Señor.
diste, porque me amabas, antes de la fundación del mundo.
Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he cono- Oh Dios que eres nuestra fortaleza,
cido, y éstos han conocido que Tú me enviaste. Les he dado a protege a las familias todas del mundo
conocer y les daré a conocer tu Nombre, para que el amor que y concede a los esposos el amor duradero.
me tenías esté en ellos, como también yo estoy en ellos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
232 233

LITURGIA DE I A EUCARISTÍA a los redimidos por la muerte y resurrección de Jesucristo.


Toda esta graciosa liberalidad
Presentación de las ofrendas: la has significado en la unión del hombre y la mujer,
para que el sacramento del matrimonio
• Si los matrimonios no son muchos y caben alrededor del altar, nos recuerde tu amor inefable.
convendría que se adelantaran todos formando círculo, quedando Por eso con los ángeles y los santos,
juntos marido y mujer. cantamos el himno de tu gloria:
• Los anillos los colocan sobre el altar, junto con las ofrendas.
Santo, Santo, Santo...
CANTO DE OFERTORIO: (T. Aragüés)
(Prosigue la Plegaria L^ucarística como en la Celebración
Qué bien, todos unidos mano con mano en el luchar; núm. 2, «Nos AMAMOS YA DE VERDAD», págs. 41 y ss.)
qué bien todos hermanos en el sufrir y en el gozar.

1. Nosotros queremos, Señor,


amarte amando a la tierra; RITO DE COMUNIÓN
queremos dejar tras nosotros
un mundo mejor, una vida más bella. • Al Rtto de la Paz, se dan un beso los esposos entre sí y luego la
mano unos a otros.
2. Nosotros queremos, Señor,
correr con la antorcha encendida; • Todos podrían comulgar bajo las dos especies.
queremos dejar al relevo
un fuego mejor, una llama más viva. CANTO DE COMUNIÓN: (Salmo 128: L. Deiss)

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS: Como brotes de olivo en torno a tu mesa,


Señor, así son hijos de la Iglesia.
Estos dones, Señor, que te presentamos,
símbolo de nuestra unión y caridad, 1. El que teme al Señor será feliz,
nos unan a Ti y nos alcancen vivir siempre en tu alegría. feliz el que sigue su ruta.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 2. Del trabajo de tus manos comerás
a ti, la alegría, el gozo.
3. Y tu esposa en el medio de tu hogar
PLEGARIA EUCARISTICA será como viña fecunda.
4. Como brotes de un olivo reunirás
los hijos en torno a tu mesa.
PREFACIO:
5. El Señor bendecirá al hombre fiel
Realmente es justo y necesario, con esta abundancia de bienes.
es nuestro deber y salvación 6. A los hijos de tus hijos los verás;
darte gracias siempre y en todo lugar. la gloria al Señor, por los siglos.
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo nuestro Señor. ACCIÓN DE GRACIAS: (La lee un caballero.)
Porque estableciste una nueva alianza con, tu pueblo,
para hacer partícipes de la naturaleza divina Bendito seas, Señor, porque con tu bendición uniste nues-
y coherederos de tu gloria tros corazones ante las gradas del altar.
234

Tú, Señor, con tu bendición, iniciaste nuestra vida de es-


posos: concédenos continuar en el amor, en tu alegría y en tu
misericordia.
Tú, Señor, has consagrado la unión conyugal con un sacra-
mento grande, presentando la alianza nupcial como figura de
27 EL DEPORTE, VALOR HUMANO
Ocasión o fecha deportiva

unión de Cristo y su Iglesia.


Señor, mira propicio a estos esposos que imploran tu pro-
tección para que su unión sea unión de amor y paz.
Guarda, Señor, sus casas, y sus hijos; guarda el amor en
sus corazones y el calor para sus hijos.
Gracias, Señor, por esta alegría que nos has dado al
unirte a nosotros para ser nuestra fortaleza y nuestra pro-
mesa.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN: RITO DE APERTURA


Escacha, Señor las oraciones de estos esposos,
que Tú mismo has unido con tu bendición, MONICIÓN:
y llena sus almas de tu gracia y de tu amor.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. Momento interesante, hermanos, éste en que nos hemos
reunido para celebrar la Eucaristía en esta ocasión deportiva.
Este acto puede tener un hondo sentido religioso. El deporte,
en cualquiera de sus aspectos, nos habla de lucha, de supera-
RITO DE DESPEDIDA ción, de emulación. Esto es también la vida cristiana, cuyo
camino es difícil en ocasiones.
(Sigue la Bendición del Celebrante.) Porque vosotros habéis sabido comprender esto, queréis
dar un sentido real a este acto con la celebración eucarística
CANTO FINAL: (N. Espiritual) que da plenitud cristiana y valor formativo y espiritual a este
momento que vivimos.
1.Junto a Ti, al caer de la tarde,
y cansados de nuestra labor, CANTO DE ENTRADA: (Voces Amigas)
te ofrecemos con todos los hombres
el trabajo, el descanso, el amor. Óyeme, tú que eres joven, tú que sabes comprender,
2. Con la noche las sombras nos cercan, tú que guardas en tus manos tanta fe. Tú que buscas
y regresa cada uno a su hogar; las verdades, tú que tienes corazón, tú serás como
nuestro hogar son tus manos, oh Padre, nosotros, cantarás nuestra canción.
y tu amor nuestro nido será.
Canto a la flor del campo, canto al viento, canto al
3. Cuando al fin nos recojan tus manos,
mar; canto a la luz que muere en el trigal. Canto al
para hacernos gozar de tu paz.
amor sincero, canto al fuego del hogar, canto a la
reunidos en torno a tu mesa
verdadera libertad.
nos darás la perfecta hermandad.
Canto a los verdes prados, canto al aire, canto al sol,
canto al azul del cielo y al amor. Canto a la gente
humilde, que me mira sin rencor, canto a la paz del
mundo, canto a Dios.
236 237
SALUDO DEL SACERDOTE: CANTO RESPONSORIAL: (J. A. Espinosa)

Hermanos: A todos vosotros, los que lacháis por obtener El Señor es mi fuerza, mi roca y salvación, (bis)
el premio definitivo, paz y alegría de parte de Cristo, el
Señor. 1. Tú me guías por sendas de justicia,
me enseñas la verdad.
Tú me das el valor para la lucha,
(Sigue el Acto Penitencial.) sin miedo avanzaré.
2. Iluminas las sombras de mi vida;
COLECTA: al mundo das la luz.
Aunque pase por valles de tinieblas
Santifica, Señor, nuestras almas y nuestros cuerpos,
yo nunca temeré.
para que manteniéndonos en la lucha permanente,
merezcamos obtener el premio que nos has prometido.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive.*
Segunda Lectura

MONICIÓN: También en la hora del juego, del deporte,


LITURGIA DE LA PALABRA
debe estar presente Cristo. El sabe santificarlo todo y nosotros
podemos sacar mejor partido si Cristo está de nuestra parte.
Primera Lectura
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS
(5,1-11)
MONICIÓN: La lucha deportiva es imagen y símbolo de la
que tenemos que mantener para alcanzar la meta que Dios Cuando acabó Jesús de hablar, dijo a Simón:
nos ha señalado en la vida espiritual. Escuchemos las palabras —Rema mar adentro y echad las redes para pescar.
del Apóstol San Pablo que nos habla de esto mismo. Simón contestó:
—Maestro, nos hemos pasado toda la noche bregando y no
LECTURA D E LA PRIMERA CARTA D E SAN PABLO hemos cogido nada; pero por tu palabra echaré las redes.
A LOS CORINTIOS (9, 24-27) Y puestos a la obra hicieron una redada tan grande de peces
que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra
barca para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron
Hermanos: ¿No sabéis que los que corren en el estadio
ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto,
todos corren, pero uno solo alcanza el premio? Corred, pues,
Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo:
de modo que lo alcancéis. Y quien se prepara para la lucha
de todo se abstiene, y eso para alcanzar una corona corruptible; —Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.
más nosotros para alcanzar una incorruptible. Y yo corro no Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que
como a la aventura; así lucho no como quien azota el aire, estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y
sino que castigo mi cuerpo y lo esclavizo, no sea que habiendo lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos del Zebedeo,
sido heraldo para los otros resulte yo descalificado.—Palabra que eran compañeros de Simón.
de Dios. Jesús dijo a Simón:
No temas, desde ahora serás pescador de hombres.
Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo si-
guieron.
238
239
HOMILÍA:
— Por la juventud, para que haga de la diversión y del
1. Ninguna dase de actividad puede quedar fuera de la influencia deporte una escuela de madurez personal y de apertura
del Evangelio. Cristo se hizo hombre para santificar al hombre a los demás, roguemos al Señor.
en toda hora.
— Por todos los aquí presentes, para que aceptemos el
2. Deporte: fenómeno universal. La prensa, la radio, la televisión deber, el trabajo, el estudio y el deporte como u n ser-
se hacen eco de este fenómeno.
vicio a Dios y a los hombres, roguemos al Señor.
3. Deporte: una necesidad individual y social.
4. Deporte: un valor cristiano: formación del «cuerpo sano» para Oh Dios, que quieres p a r a Tí
un «alma santa». los momentos todos de n u e s t r a vida,
5. Peligros del deporte: te pedimos por los jóvenes, t u s amigos,
a) no es un fin; es un medio; p a r a que les concedas
b) dar demasiado al cuerpo en perjuicio del alma; ser capaces de llegar a t u encuentro
c) egoísmo económico; a t r a v é s del esfuerzo en equipo, por la diversión y el deporte.
d) olvidar por él valores y obligaciones mayores. P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
6. Virtudes del deporte:
a) Franqueza.
b) Lealtad.
c) Constancia en el deporte.
d) Entrega al equipo. * LITURGIA D E I¿A EUCARISTÍA
e) Deportividad ante la derrota.
Preparación de las ofrendas:
Ideas para el dialogo:
• Se pueden traer para el ofertorio objetos deportivos, junto con el
— ¿Crees q u e puede haber algún peligro en el deporte? pan y el vino.
— ¿Qué virtudes debe cultivar el deportista?
— ¿Crees que puede h a b e r algún peligro en el deporte? CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa)
Señala qué peligros ves tú.
Te ofrecemos, Señor, nuestra juventud.

ORACIÓN D E LOS FIELES: Este día que amanece entre cantos y alegría,
este día en que sentimos tu presencia en nuestras vidas.
Pidamos a Dios, fuente de alegría y de fortaleza, por Ilusiones y esperanzas: la alegría del vivir
cuantos buscan la verdad, la Justicia y el amor entre los todos juntos como hermanos, caminando hacia Ti.
hombres.
Ofrecemos todos juntos nuestras vidas al Señor:
los trabajos y dolores, la alegría y el amor.
— Por la Iglesia universal, para que aparezca perenne-
mente joven ante u n m u n d o e n evolución, roguemos
al Señor. O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
— Por los gobernantes, para que los valores humanos d e la
cultura y el deporte los conviertan en lazo de paz, amor Acepta, Señor, los dones de nuestra generosidad
y convivencia entre los hombres, roguemos al Señor. y haz que t u gracia los santifique
y nos ayude a nosotros en la h o r a de la lucha.
— Por nuestros educadores, para que Dios los fortalezca P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
con su gracia, roguemos al Señor.
240 241

PLEGARIA EUCARISTICA Juntos tendemos los ojos sobre el espejo de Dios,


juntos sentimos la tierra mientras cantamos: Dios es amor.

PREFACIO: ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Realmente es justo y necesario, Señor, que esta participación en tu sacramento de amor
es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en nos lleve a todos a la victoria definitiva.
todo lugar, Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Señor, Padre Santo, Dios bondadoso y eterno,
por el amor con que has creado todas las cosas
y por el orden con que las gobiernas para nuestro bien.
Tú has hecho el cielo y la tierra, RITO DE DESPEDIDA
los astros brillantes y las flores perfumadas.
Tú nos has dado el espíritu para conocer, (Sigue la Bendición del Celebrante.)
saborear y disfrutar de tus bellezas.
Tú nos has dado la libertad para merecer tu amistad CANTO FINAL: (Melodía Popular)
y un cuerpo para emplearlo en provecho del alma
y en bien de nuestros hermanos. Gloria, gloria, aleluya (ter), en nombre del Señor.
Por todo ello queremos alabarte y darte gracias,
y uniendo nuestras voces al coro de los ángeles y de los santos 1. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor,
en el cielo, no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón.
cantamos, sin cesar, el himno de tu gloria: Busca pronto en tu recuerdo
la palabra del Señor: Mi Ley es el amor.
Santo, Santo, Santo... 2. Cristo dijo que quien llora su consuelo encontrará,
quien es pobre, quien es limpio
Prosigue la Plegaria Encáustica como en la Celebración será libre y tendrá paz. Rompe pronto tus cadenas,
número 18, págs. 173-174. eres libre de verdad: empieza a caminar.
3. Sí el camino se hace largo, si te cansas bajo el sol,
si en tus campos no ha nacido
ni la más pequeña flor, toma mi mano y cantemos
unidos por el amor: en nombre del Señor.
RITO DE COMUNIÓN

CANTO DE COMUNIÓN: (T. Aragüés)

Juntos para soñar nuevas inmensidades,


juntos para marcar ritmos de nuevo amor.

Juntos miramos la vida, juntos al amanecer,


juntos formamos la espiga del día nuevo que va a nacer.
Juntos alzamos la copa llena hasta el borde de amor,
juntos bebemos estrellas en brindis nuevo de juventud.
Juntos marchamos unidos como escuadrón de amor,
juntos templamos en forja la paz de un mundo nuevo y mejor.
16.—EUCARISTÍA nnwucTT.-'.
243

haya paz dentro de tus muros,

28 GRACIAS POR LOS FRUTOS MADUROS


Final de Recolección, Vendimia, Verano, etc. 4.
en tus palacios seguridad.»
Por mis hermanos y compañeros,
voy a decir: «La paz contigo.»
Por la casa del Señor nuestro Dios,
te deseo todo bien.

SALUDO DEL SACERDOTE.


La paz y la gracia de Dios, expresada en la bendición del
campo qne ha dado sn frnto, esté con todos vosotros.

(Sigue el Acto Penitencial.)


RITO DE ENTRADA
COLECTA:
MONICIÓN: Te pedimos, Señor, qne estos dones,
recibidos de tn mano generosa,
El agradecimiento es algo profundamente humano y cris- colmen los deseos de nuestro corazón
tiano. Nosotros debemos ser especialistas en la acción de y nos lleven a Ti por una sincera acción de gracias.
gracias, jDebemos tanto a Dios! ¡Hemos recibido tanto a Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive.»
lo largo de nuestra vida...! Hoy nos reunimos para celebrar
la Eucaristía, en uno de sus fines principales: la acción de
gracias. Al terminar la recolección, al ver que Dios se ha
acordado de nosotros y nos ha bendecido un año más con sus
bienes, no podemos menos de entonar un cántico de alabanza LITURGIA DE LA PALABRA
y de gratitud.
Primera Lectura
CANTO DE ENTRADA: (Salmo 121: M. Manzano)
MONICIÓN: ES importante el sustento diario material,
¡Qué alegría cuando me dijeron: pero pensemos que también existen otros alimentos de los
"Vamos a la casa del Señor"! cuales hemos de ocuparnos.
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén.
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL
SAN PABLO A TIMOTEO (6, 6-11. 17-19)
1. Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta.
Querido hermano: Es verdad que la religión es una ganan-
Allá suben las tribus, las tribus del Señor. cia, cuando uno se contenta con poco. Sin nada venimos al
2. Según la costumbre de Israel mundo y sin nada nos iremos de él. Teniendo qué comer y qué
a celebrar el nombre del Señor: vestir, nos basta. En cambio, los que buscan riquezas se
en ella e^tán los tribunales de justicia enredan en mil tentaciones, se crean necesidades nocivas y
en el palacio át David. absurdas que hunden a los hombres en la perdición y en la
3. Desead la paz a Jerusalén: ruina.
«Vivan seguros los que te aman,
244 245

Porque la codicia es la raíz de todos los males, y muchos, LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS
arrastrados por ellas, se han apartado de la fe y se han aca- (12,15-21)
rreado muchos sufrimientos. Tú, en cambio, hombre de Dios, En aquel tiempo dijo Jesús a la gente:
huye de todo esto, practica la justicia, la religión, el amor, la —Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues aunque
paciencia, la delicadeza. uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.
Mándales a los ricos de este mundo que no sean arrogantes, Y les propuso una parábola:
ni confíen en la inseguridad de las riquezas, sino en Dios, que —Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a
nos da de todo para que lo disfrutemos. Mándales que hagan echar cálculos: ¿qué haré? No tengo dónde almacenar la cose-
el bien y se hagan ricos en buenas obras, que estén dispuestos cha. Y se dijo: haré lo siguiente: derribaré los graneros y cons-
a dar y compartir lo que tienen. Así irán asegurándose un buen truiré otros más grandes y almacenaré allí todo el grano y el
capital para el futuro y conseguirán la vida auténtica.—Palabra resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: «Hom-
de Dios. bre, tienes bienes acumulados para muchos años: túmbate,
come, bebe y date buena vida.»
SALMO RESPONSORIAL 126: (M. Manzano) Pero Dios le dijo: «Necio, esta noche te van a exigir la
vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?
Que el Señor nos construya la casa, Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante
que el Señor nos guarde la ciudad; Dios.
que nos llene de su riqueza,
que nos guarde siempre del mal. HOMILÍA:
1. La riqueza es necesaria, pero puede ser un grave peligro. Por
1. Si el Señor no construye la casa, encima de la riqueza material, está la espiritual.
en vano se cansan los albañiles; 2. Dios nos ha dado la cosecha. Debemos darle gracias por ello.
si el Señor no guarda la ciudad, Ello quiere decir que el Señor mira por nosotros como Padre.
en vano vigilan los centinelas. 3. La vida cristiana necesita ante todo un sentido vertical hacia
Dios.
2. Es inútil que madruguéis, 4. Nuestra riqueza tiene una función social, y será pobreza si no
estamos ricos de Dios.
que veléis hasta muy tarde,
que comáis el pan de la fatiga:
Ideas para el diálogo:
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!
3. La herencia del Señor son los hijos, — ¿Ves tú algún peligro en las riquezas?
su salario el fruto del vientre: — ¿Crees que son un bien o un mal?
son saetas en mano de un guerrero — ¿Cómo emplear los bienes materiales?
los hijos de la juventud. — ¿Merece Dios nuestra acción de gracias?
4. Dichoso el hombre que llena
con estas fechas su aljaba; ORACIÓN DE LOS FIELES:
no será derrotado al litigar
Unidos en caridad, oremos, hermanos, al Señor y démosle
con sus adversarios en la plaza.
gracias por los dones que cada día nos concede.

— Por la santa Iglesia, para que con la predicación de la


Segunda Lectura
verdad haga la cosecha de Dios en el mundo, roguemos
al Señor.
MONICIÓN: El excesivo afán de riquezas materiales puede — Por los que nos gobiernan, para que su actividad contri-
ser ocasión de pobreza espiritual y de graves situaciones y pe- buya a una justa distribución de los bienes, roguemos
ligros para la otra vida. al Señor.
246 247

— Por los que trabajan en el campo: para que su esfuera) PLEGARIA EUCARISTICA
se vea largamente recompensado, roguemos al Señor.
— Por cuantos poseen riquezas, para que las exploten con
PREFACIO:
sentido social al servicio de toda la comunidad, rogue-
mos al Señor. Realmente es justo y necesario,
— Por todos nosotros, para que esta Eucaristía sea de ver- es nuestro deber y salvación darte gracias,
dad una acción de gracias a Dios por todos los bienes por Jesucristo, tu Hijo;
recibidos de su bondad, roguemos al Señor. porque has dado poder al hombre
para dominar el mundo y transformarlo.
Que tu amor y nuestra gratitud, Señor,
vayan siempre unidos Tuya es la técnica y la ciencia;
para que alcancemos la recompensa finaL tuya la habilidad de los artesanos,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. la constancia de los que trabajan la tierra
y ¡a precisión matemática de los que,
en las grandes naves de las fábricas,
realizan la producción en cadena.
MTURGIA DE liA EUCARISTÍA Nuestro mundo no cesa de alabarte;
las máquinas de sus fábricas,
el poder sobre la energía atómica,
Preparación de las ofrendas:
el dominio del espacio y de los planetas,
• Además del pan y del vino, se traen basta el altar diversos frutos
la técnica de los laboratorios,
de la cosecha recogida. el progreso de la medicina
• Se pueden preparar para el ofertorio unas ees titas adornadas que y los medios modernos de los que cultivan el campo,
luego se regalarán a algunos necesitados de la parroquia. todo esto nos revela tu gloria.
Por lo cual aclamamos tu nombre
CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa) porque has hecho cosas grandes
y los medios modernos de los que cultivan el campo;
Te presentamos el vino y el pan. Santo, Santo, Santo...
Bendito seas por siempre, Señor (bis).
Santo y grande eres, Padre,
1. Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste, y digno de toda bendición
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres. porque mediante el que ha venido en tu Nombre
2. Bendito seas, Señor; el vino Tú nos lo diste, has visitado y liberado al pueblo.
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres. Por Jesucristo has ayudado al hombre a salir de la esclavitud.
Viviendo en medio del mundo, y acechados por el egoísmo,
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS: nos vemos impotentes para salir de las opresiones;
nos domina el poder económico, político, social;
Te presentamos, Padre, estas ofrendas nosotros mismos estamos oprimidos por nuestras tuerzas sin
para celebrar nuestra acción de gracias- control.
por estos dones que nos vienen de tu bondad. Te bendecimos, Padre,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. con los mismos gestos que tu Hijo Jesucristo realizó en su vick.
El cual, la víspera de su Pasión,
tomó pan en sus santas manos, te bendijo,
lo partió y lo entregó a sus discípulos diciendo:
248 249
Tomad y comed todos de él, se convierten ahora en pan y vino de amor,
porque esto es mi cuerpo, en el cuerpo y la sangre del Señor.
que será entregado por vosotros.
1. Compartimos la misma comunión,
Del mismo modo tomó el cáliz somos trigo del mismo sembrador,
y, dando gracias de nuevo, un molino, la vida, nos tritura con dolor.
lo repartió entre sus discípulos diciendo: Dios nos hace eucaristía en el amor.
Tomad y bebed todos de él, 2. Como granos que han hecho el mismo pan,
porque éste es el cáliz de mi sangre, como gotas que tejen un cantar,
sangre de la alianza nueva y eterna, como gotas de agua que se funden en el mar,
que será derramada por vosotros y por todos los hombres los cristianos un cuerpo formarán.
para el perdón de los pecados. 3. En la mesa de Dios se sentarán,
Haced esto en conmemoración mía. como hijos su pan comulgarán.
Una misma esperanza caminando cantarán.
y . Este es el sacramento de nuestra fe. En la vida como hermanos se amarán.
IJT. Anunciamos...
Por tanto, Padre, siguiendo este mandato, ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:
proclamamos la Muerte salvadora de Cristo
y su Resurrección que nos da la libertad; Que estos dones, Señor, con que nos regalas,
y mientras mantenemos la esperanza de un mundo más noble, sean anuncio del eterno banquete y premio
te ofrecemos, junto con su sacrificio, que esperamos recibir en tu reino.
el sacrificio, el esfuerzo y el trabajo de la Iglesia Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
y de toda la Humanidad.
El progreso de este mundo:
el esfuerzo por conseguir la verdad, la justicia y la libertad, RITO DE DESPEDIDA
te lo ofrecemos por Cristo, como un sacrificio de alabanza
y de acción de gracias por los dones que nos concedes. {Sigue la Bendición del Celebrante.)
Por Cristo, con él y en él, CANTO DE DESPEDIDA: (J. A. Espinosa)
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo, Te damos gracias, Señor, de todo corazón.
todo honor y toda gloria
Te damos gracias, Señor, cantamos para Ti.
por los siglos de los siglos. Amén.
1. A tu nombre daremos gracias
por tu amor y tu lealtad,
RITO DE COMUNIÓN te llamé y me escuchaste,
aumentaste el valor en mi alma.
• La Comunión se hará con Hostias consagradas dentro de la mis- 2. Te alaban los reyes de la tierra,
ma celebración eucarística y hechas con trigo de la cosecha del
año presente. porque oyeron la voz de tu palabra,
y en los caminos del Señor voy cantando,
CANTO DE COMUNIÓN: (C. Gabarain) porque grande es la gloria del Señor.

Una espiga dorada por el sol, NOTA: Al final de la celebración se podría tener un banquete
el racimo que corta el viñador, con los frutos bendecidos durante la Eucaristía.
251

4. Este es mi consuelo en la tristeza

29 liA PALABRA DE DIOS


La Biblia en Casa y en Grupos
sentir que tu Palabra me da vida;
por las noches me acuerdo de tu nombre,
recorriendo tu camino dame vida.
5. Repleta está la tierra de tu gracia,
enséñame, Señor, tus decretos;
mi herencia son tus mandatos,
alegría de nuestro cotrazón.

SALUDO DEL SACERDOTE:


L>a paz de Dios y la luz del Evangelio de Cristo que ha
hecho brotar la esperanza de la fe en nuestros corazones por
RITO DE APERTURA virtud de su Palabra, esté con todos vosotros.

(Sigue el Acto Penitencial.)


MONICIÓN.
COLECTA:
La Palabra de Dios, que es la Biblia, va a adquirir desde
este momento un lugar preferente en nuestra casa y entre nos- Oh Dios, que por tu Palabra has reunido
otros. Queremos expresar así nuestra fe ante este misterio su- en la confesión de tu nombre a tus hijos
blime de la Palabra de Dios. En la Eucaristía tenemos esta mis- dispersos por el mundo;
ma Palabra de Dios en la persona de Jesucristo, voz personal concédenos a cuantos hemos renacido en la fuente bautismal
del Padre, que nos habla constantemente y nos renueva en la una misma fe y un mismo amor.
vida cristiana. Cantamos: Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...

CANTO DE ENTRADA: (Salmo 118: J. A. Espinosa)


LITURGIA DE LA PALABRA
Tu Palabra me da vida; confío en Ti, Señor;
tu Palabra es eterna, en ella esperaré.
Primera Lectura
1. Dichoso el que con vida intachable
canina en la ley del Señor; MONICIÓN: El apóstol San Pablo, en su segunda carta a
dichoso el que guardando sus preceptos Timoteo, nos habla de la inspiración de la Sagrada Biblia y de
lo busca de todo corazón. su máxima utilidad para la vida cristiana.
2. Postrada en el polvo está mi alma,
devuélvame la vida tu Palabra; LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL SAN
mi alma está llena de tristeza, PABLO A TIMOTEO (3, 14-4, 5)
consuélame, Señor, con tus promesas.
3. Escogí el camino verdadero, Querido hermano: Permanece en lo que has aprendido y
y he tenido presentes tus decretos; se te ha confiado, sabiendo de quién lo aprendiste, y que de
correré por el camino del Señor niño conoces la Sagrada Escritura. Ella puede darte la sabi-
cuando me hayas ensanchado el corazón. duría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación.
252 253

Toda Escritura inspirada por Dios, es también útil para en- LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MA-
señar, para reprender, para corregir, para educar en la virtud. TEO (13, 1-9. 19-23)
Así el hombre de Dios estará perfectamente equipado para
toda obra buena. Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Acu-
Ante Dios y ante Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos dió tanta gente que tuvo que subirse a una barca. Se sentó, y
y muertos, te conjuro por su venida en majestad: proclama la la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato
Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, reprocha, en parábolas:
exhorta, con toda comprensión y pedagogía. Salió el sembrador a sembrar; un poco de la semilla cayó
Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soporta- al borde del camino; vinieron los pájaros y se la comieron.
rán la sana doctrina, sino que, arrastrados por sus propias pa- Otro poco cayó en terreno pedregoso donde apenas tenía tie-
siones, se harán con un montón de maestros por el prurito de rra; como la tierra no era profunda, la semilla brotó en seguida;
oír novedades. Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia. pero en cuanto salió el sol se abrasó, y por falta de raíz se secó.
Palabra de Dios. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y ahogaron la se-
milla. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos ciento,
otros, sesenta; otros, treinta. (...)
SALMO RESPONSORIAL 129 (M. Manzano)
Sucede a todo el que oye la Palabra del Reino y no la
Mi alma espera en el Señor, comprende, que viene el Maligno y arrebata lo sembrado en su
mi alma espera en su palabra; corazón: esta es la semilla que fue sembrada a lo largo del
mi alma aguarda al Señor camino.
porque en El está la salvación. Lo que fue sembrado en pedregal, es el que oye la Pala-
bra y al punto la recibe con alegría; pero no tiene raíz en sí
1. Desde lo hondo a Ti grito, Señor: mismo, sino que es inconstante y, cuando se presenta una tri-
Señor, escucha mi voz; bulación o persecución por causa de la Palabra, sucumbe en
estén tus oídos atentos seguida.
a la voz de mi súplica. Lo que fue sembrado entre los abrojos, es el que oye la
2. Si llevas cuenta de los delitos, Señor, Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción
¿quién podrá resistir? de las riquezas ahogan la Palabra, y queda sin fruto.
Pero de Ti procede el perdón Pero el que fue sembrado en tierra buena, es el que oye la
y así infundes respeto. Palabra y la entiende: és>; sí que da fruto y produce un ciento,
3. Mi alma aguarda al Señor otro sesenta, otro treinta.
más que el centinela la aurora;
aguarda Israel al Señor
como el centinela la aurora. HOMILÍA:
4. Porque del Señor viene la misericordia, 1. La palabra de Dios nos llega por la Escritura; Cristo es la cum-
y la redención copiosa; bre de esta revelación de Dios.
y El redimirá a Israel 2. Esa Palabra es siempre eficaz: vida para el que la recibe, perdición
de todos sus delitos. para el que la rechaza.
3. La Palabra es una semilla de vida eterna que ha de dar frutos ya
desde ahora; pero está sometida a los condicionamientos humanos
Segunda Lectura del destinatario y a su cooperación.
4. La Biblia es un libro indispensable para el cristiano; pero es di-
fícil. Requiere un esfuerzo amoroso y constante, para entenderla
MONICIÓN: En la parábola del sembrador que vamos a es- y vivirla.
cuchar nos habla Jesús del fruto de la Palabra de Dios en cada
uno de los oyentes de la misma.
254 255
Ideas para el diálogo: CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa)
— ¿Qué sentido queremos dar a esta «entronización» o
Te presentamos el vino y el pan.
aceptación especial de la Palabra de Dios (la Biblia)
en n u e s t r a casa o grupo? Bendito seas por siempre, Señor (bis).
— ¿ E s profunda e instruida n u e s t r a fe en la Sagrada Es-
critura? 1. Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
— ¿Qué vamos a hacer para leer u n poco cada día, e ir
instruyéndonos en la Sagrada Escritura? 2. Bendito seas, Señor; el vino T ú nos lo diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
Pidamos, hermanos, a Dios nuestro Padre,
por cuya Palabra fuimos engendrados a la Vida, Dios todopoderoso:
que escuche la oración de sus hijos. envueltos en la luz nueva de t u Palabra hecha carne,
concédenos que resplandezca en n u e s t r a s obras
la fe que haces brillar en nuestro espíritu.
— Por la Iglesia de Cristo, para que la Palabra de Dios la
reúna, purifique y acreciente hasta el fin de los tiem- P o r Jesucristo nuestro Señor. Amén.
pos, roguemos al Señor.
— Por todos los servidores de la Palabra en la Iglesia,
para que Dios les fortalezca con su Espíritu, roguemos PLEGARIA EUCARISJICA
al Señor.
PREFACIO:
— Por los pueblos en vías de evangelrzación, para que la
fe cristiana arraigue profundamente en su propia men-
Realmente es justo y necesario,
talidad y cultura, roguemos al Señor.
es nuestro deber y salvación,
— Por los pobres y los que sufren, por todos los testigos
darte gracias, Padre Santo,
de la Palabra, para que reciban de Dios aliento y consue-
siempre y en todo lugar,
lo, roguemos al Señor.
por Jesucristo, t u Hijo amado.
— Por los que estamos aquí reunidos en comunidad fra-
ternal, para que la Palabra de Dios dé mucho fruto en Por él, que es tu Palabra, hiciste todas las cosas;
nosotros, roguemos al Señor. t ú nos lo enviaste
p a r a que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo
Dios de bondad, que has querido hablar a los hombree, y nacido de María la Virgen,
escucha benigno la oración de tu Pueblo, fuera nuestro Salvador y Redentor.
y a u m e n t a la fe, la caridad y la esperanza
El, en cumplimiento de t u voluntad,
de quienes has iluminado con tu Palabra.
para destruir la muerte
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
y manifestar la resurrección,
extendió sus brazos en la cruz,
y así adquirió para ti un pueblo santo;
LITURGIA D E LA EUCARISTÍA por eso con los ángeles y los santos
cantamos tu gloria diciendo:
Preparación de las ofrendas Santo, Santo, Santo...

• Si no estuviera ya colocada en lugar preferente la Biblia, puede Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad:
traerse ahora con las ofrendas del pan y del vino. santifica estos dones con la efusión de tu Espíritu,
261
256
1. Si con El morimos, viviremos con El.
de manera que sean para nosotros Si con El sufrimos, reinaremos con El.
Cuerpo y * Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.
2. En El nuestras penas, en El nuestro gozo.
El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, En El la esperanza, en El nuestro amor.
voluntariamente aceptada,
3. En El toda gracia, en El nuestra paz.
tomó pan, dándote gracias, lo partió
En El nuestra gloria, en El la salvación.
y lo dio a sus discípulos diciendo:
Tomad y comed todos de él,
porque esto es mi cuerpo, Segunda Lectura
que será entregado por vosotros. En un grupo femenino

Del mismo modo,


acabada la cena, MONICIÓN: Jesús en su evangelio nos habló de la vigilan-
tomó el cáliz, cia amorosa de las vírgenes que esperan la llegada del Esposo
y dándote gracias de nuevo, en actitud de absoluta disponibilidad. Escuchemos:
lo pasó a sus discípulos diciendo:
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. MATEO
Tomad y bebed todos de él,
(25,1-13)
porque éste es el cáliz de mi sangre.
Sangre de la alianza nueva y eterna,
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
que será derramada por vosotros y por todos los hombres,
El Reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron
para el perdón de los pecados.
sus lámparas y salieron a esperar al esposo.
Haced esto en conmemoración mía.
Cinco de ellas eran necias y cinco sensatas. Las necias, al
y Este es el sacramento de nuestra fe. tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sen-
I? Anunciamos... satas se llevaron alcuzas de aceite con sus lámparas. El esposo
tardaba; les entró sueño a todas y se durmieron.
Así, pues, al celebrar ahora el memorial A media noche se oyó una voz: «¡Que llega el esposo, salid
de la muerte y resurrección de tu Hijo, a recibirlo!» Entonces se despertaron todas aquellas doncellas
te ofrecemos, Padre, el pan de vida y el cáliz de salvación, y se pusieron a preparar sus lámparas.
y te damos gracias Y las necias dijeron a las sensatas:
porque nos haces dignos de estar en tu presencia celebrando «Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las
esta liturgia.
lámparas.»
Te pedimos, humildemente, Pero las sensatas les contestaron:
que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos partici-
«Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras,
pamos del Cuerpo y Sangre de Cristo.
mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis.»
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; Mientras iban a comprarlo llegó el esposo, y las que esta-
y con el Papa N., con nuestro obispo N., ban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se
y todos los que en ella cuidan de tu pueblo, cerró la puerta.
llévala a su perfección por la caridad.
Más tarde llegan también las otras doncellas, y decían:
Acuérdate también de nuestros hermanos «Señor, señor, ábrenos.»
que durmieron con la esperanza de la resurrección, Pero él respondió: «Os aseguro: no os conozco.»
y de todos los difuntos:
Por lo tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.
admítelos a contemplar la luz de tu rostro.
262
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Segunda Lectura
En un grupo de varones 1.' Modalidad
Renovación de Votos
M O N I C I Ó N : Jesús en el evangelio nos habla de la absoluta
disponibilidad y desprendimiento necesario para seguirle. Es-
PRESIDENTE:
cuchemos:
Siguiendo el ejemplo de Cristo, pobre, virgen y obediente,
LECTURA D E L SANTO E V A N G E L I O SEGÚN S. MARCOS renovemos, h e r m a n a s (hermanos), n u e s t r a consagración re»
(10,17-21) ligiosa al servicio de Dios y de la Iglesia.
E n aquel tiempo, cuando Jesús salía al camino, se le
acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: (Dicen todos pausadamente):
—Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
Señor Dios nuestro,
Jesús le contestó:
respondiendo a tu amor inmenso,
— ¿ P o r qué me llamas bueno? N o hay más que uno bueno:
con toda la alegría de nuestro corazón:
Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no adulterarás,
no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a Te renovamos nuestro Voto de Pobreza.
tu padre y a tu madre. Amamos una pobreza auténtica,
El replicó: y ponemos nuestra confianza plenamente en Ti.
—Maestro, todo eso lo he guardado desde pequeño. Nos esforzaremos en dar ante el mundo
Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: testimonio de una Iglesia pobre y para los pobres.
— U n a cosa te falta: anda, vende cuanto tienes, dales el Señor, cuenta con nosotros.
dinero a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo, y luego
Renovamos también nuestro Voto de Castidad.
sigúeme.
queremos realizar con nuestra vida
HOMILÍA: y con nuestro amor exclusivamente tuyo,
una Iglesia virgen y fiel, limpia y sin mancha,
1. La «vocación consagrada» dentro de la común vocación cristiana entregada plenamente al amor
a la santidad.
2. La vida religiosa tiene su entronque en el misterio de la Iglesia; de todos los hombres nuestros hermanos.
arranca de la llamada de Cristo y de la respuesta del hombre a
esa llamada. Renovamos nuestro Voto de Obediencia.
3. La vida religiosa es el testimonio de la vivencia efectiva de los Aquí estamos para hacer tu voluntad.
consejos evangélicos y supone la absoluta disponibilidad del Aceptamos a Cristo por nuestra ley,
hombre ante Dios.
4. La vida religiosa es además un servicio y apostolado que respon- y unidos a El por nuestra obediencia,
de a las exigencias eclesiales de la comunidad local. queremos hacer obra de justicia y de paz en el mundo.
5. En esta perspectiva han de entenderse y vivirse los votos reli- Señor, en tus manos ponemos nuestra vida para siempre.
giosos de pobreza, castidad y obediencia.
Ideas para el diálogo: PRESIDENTE:

— Crisis de vocaciones a la vida religiosa: el hecho y las Oh Señor y Dios nuestro,


cansas. que en t u Hijo, Cristo Jesús, nos diste
— Criterios básicos para u n a continua renovación de la testimonio de pobreza, virginidad y obediencia,
vida religiosa, en concreto, de nuestro espíritu y apos- concédenos qne, siguiéndote en toda n u e s t r a vida,
tolado. anunciemos al mundo el gozo de la B u e n a Nueva.
— ¿Cómo h a de ser hoy el testimonio de n u e s t r o s votos P o r el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.
religiosos: pobreza, castidad y obediencia 0
264 257

ORACIÓN DE LOS FIELES: Ten misericordia de todos nosotros,


y así, con María, la Virgen Madre de Dios.
2-' Modalidad los apóstoles
y cuantos vivieron en tu amistad
Oración común o Preces a través de los tiempos,
merezcamos, por tu Hijo Jesucristo,
Pidamos, hermanos (hermanas), al Señor compartir la vida eterna
que nos conceda una plena disponibilidad y cantar tus alabanzas.
a las exigencias del apostolado y de la misión de Cristo Por Cristo, con él y en él,
en el momento actual de nuestra comunidad eclesiaL a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
— Por la Iglesia, en cuya misión participamos responsa- todo honor y toda gloria
blemente como Congregación religiosa, roguemos al por los siglos de los siglos. Amén.
Señor.
— Por los apóstoles de la Buena Nueva, para que testi-
monien a Cristo con su palabra y su conducta, ro- RITO DE LA COMUNIÓN
guemos al Señor.
— Por nuestros hermanos los hombres del mundo entero, CANTO DE COMUNIÓN (Salmo 128: L. Deiss)
en especial por los pobres y necesitados, y por todos
los que sufren, roguemos al Señor. Como brotes de olivo en torno a tu mesa,
Señor, así son los hijos de la Iglesia.
— Por nuestro Instituto Religioso, para que en su apos-
tolado eclesial busque infatigablemente la extensión 1. El que teme al Señor será feliz,
del Reino de Dios, roguemos al Señor. feliz el que sigue su ruta.
— Por los aquí presentes, para que sigamos incondicional- 2. Del trabajo de tus manos comerás,
mente a Cristo, sirviéndole en los demás, roguemos al a ti, la alegría, el gozo.
Señor. 3. Y tu esposa en el medio de tu hogar
Oh Dios, que quieres que se salven todos los hombres, será como viña fecunda.
y que lleguen al conocimiento de tu verdad, 4. Como brotes de olivo reunirás
te suplicamos nos concedas tu Espíritu de amor y de servicio, los hijos en torno a tu mesa.
para que con fortalez* anunciemos tu Palabra 5. El Señor bendecirá al hombre fiel
e iluminemos a los demás con nuestra vida. con esta abundancia de bienes.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 6. A los hijos de tus hijos los verás;
la gloria al Señor, por los siglos.

LITURGIA D E LA EUCARISTÍA ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Señor Dios nuestro
CANTO DE OFERTORIO: (N. Espiritual) que nos has dejado tu Palabra en la Sagrada Biblia
y nos has alimentado con el Pan de vida,
Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia, infunde en cuantos hemos participado en esta Eucaristía
vamos caminando al encuentro del Señor. la alegría de tu luz y tu verdad
para seguir el camino hasta la plenitud de tu visión.
1. Un largo caminar por el desierto bajo el sol; Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
no podemos avanzar sin la ayuda del Señor.
17 FiirAPTCTTA n n u E t w r i
258
LA VIDA CONSAGRADA

30
RITO DE DESPEDIDA
Aniversario de la Profesión
VENERACIÓN DE LA BIBLIA: Renovación de Votos o Promesas

MONICIÓN: Ahora vamos a proceder a la veneración de la


Santa Biblia. Nuestra señal de fe consistirá en besar reve-
rentemente el libro de la Sagrada Escritura.
(Van acercándose todos a venerar la Biblia)

BENDICIÓN DEL SACERDOTE CON LA BIBLIA:


El Celebrante toma con las dos manos el Libro de la Biblia y bendice RITO DE APERTURA
a los presentes, diciendo:

La bendición de Dios Todopoderoso, MONICIÓN:


Padre, Hijo, <% y Espirita Santo,
En torno a la mesa familiar de la Eucaristía realizamos
descienda sobre vosotros. E. Amén.
ahora un nuevo encuentro con el Señor, en este aniversario
(o retiro espiritual) en que renovamos nuestra entera dispo-
CANTO FINAL: (Canción del testigo: J. A. Espinosa) nibilidad ante Dios. Demos una respuesta generosa, ofrecién-
donos a cooperar con él en la salvación del mundo mediante
Por Ti, mi Dios, cantando voy una vivencia más plena de nuestra consagración religiosa al
la alegría de ser tu testigo, Señor. servicio de la Iglesia.
1. Me mandas que cante con toda mi voz; CANTO DE ENTRADA: (L. Deiss)
no sé cómo cantar tu mensaje de amor.
Los hombres me preguntan cuál es mi misión; Pueblo de reyes, asamblea santa,
les digo: Testigo soy. pueblo sacerdotal, pueblo de Dios, bendice a tu Señor.
2. Es fuego tu palabra que mi boca quemó;
mis labios ya son llamas y ceniza mi voz. 1. Te cantamos, oh Hijo amado del Padre,
Da miedo proclamarla, pero Tú me dices: Te alabamos, eterna Palabra, salida de Dios.
no temas, contigo estoy. 2. Te cantamos, oh Hijo de la Virgen María,
3. Tu palabra es una carga que mi espalda dobló; Te alabamos, oh Cristo, nuestro hermano, nuestro salvador.
es brasa tu mensaje que mi lengua secó.
Déjate quemar si quieres alumbrar: SALUDO DEL SACERDOTE:
no temas, contigo estoy. A vosotros (as), porción escogida del Pueblo de Dios,
y consagrada a sn servicio, la paz y la gracia de parte de Dios
Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
(Sigue el Acto Penitencial.)

COLECTA:
Oh Dios, que nos has llamado a seguirte
con plena fidelidad evangélica
260

en el cumplimiento amoroso de los consejos evangélicos


para gloria de tu nombre
y servicio de los hermanos en la Iglesia,
concédenos tu gracia para la absoluta disponibilidad,
31 NUESTRA VIDA FAMILIAR
Para Equipos de Matrimonios

y para llegar a la plena entrega y a la perfección del Evangelio.


Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive.-

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura (Lee uno de los presentes)

MONICIÓN: El apóstol nos habla del seguimiento incondi-


cional de Cristo. La perfección cristiana exige un esfuerzo RITO DE APERTURA
constante para crecer en el conocimiento de Cristo y amor
del Padre. MONICIÓN:

LECTURA D E LA C A R T A D E L A P Ó S T O L SAN P A B L O Es interesante, amigos, plantearse hoy el problema de la


A LOS FILIPENSES (3,7-14) vida familiar. Incluso los gobiernos de las grandes naciones
han incidido en la importancia de la familia. Ella es la célula
Hermanos: Todo lo que para mí era' ganancia lo he esti- de una sana sociedad. En esta hora de la historia tiene la fa-
mado pérdida comparado con Cristo. milia un papel capital que desempeñar en la vida de la socie-
Más aún, todo lo estimo pérdida comparado con la excelen- dad. A la luz de la fe, vamos a ver hoy los problemas de la
cia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. vida familiar y vamos a pedir al Señor, durante esta Eucaristía,
Por él lo perdí todo, y todo lo estimo basura con tal de que bendiga nuestras inquietudes familiares y nos dé luz para
ganar a Cristo y existir en El, no con una justicia mía—la de promover una familia de cara a Dios y de cara al bien común.
la ley—, sino con la que viene de la fe de Cristo, la justicia
que viene de Dios y se apoya en la fe. CANTO DE ENTRADA: (N. Espiritual)
¡Para conocerlo a El, y la fuerza de su resurrección, y la
comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, 1. En el Señor estamos congregados
para llegar un día a la resurrección de entre los muertos! para formar como familia joven
No es que ya haya conseguido el premio, o que ya esté y caminar detrás de tus pisadas
en la meta; yo sigo corriendo. hacia la verdad.
Y aunque poseo el premio, porque Cristo me lo ha entre-
gado, hermanos, yo a mí mismo me considero como si aún Cantaré al Señor, la luz de nuestra senda;
no hubiera conseguido el premio. Sólo busco una cosa: olvidán- es el Señor quien limpia nuestra frente,
dome de lo que me queda atrás, y lanzándome hacia lo que es el Señor la tierra que buscamos, es el Señor.
está por delante, corro hacia la meta, para ganar el premio, al Une tu voz con los que peregrinan,
que Dios desde arriba llama en Cristo Jesús. Palabra de Dios. une tu voz con los que aman la vida,
une tu voz y canta la alegría: me busca Dios.
CANTO RESPONSORIAL: (L. Deiss)
2. Sigue así, ¡qué hermosa nuestra vida!,
Acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos. al unir tantos grandes afanes, en común,
El es nuestra salvación, nuestra gloria para siempre. por la victoria plena del amor.
270 271
SALUDO DEL SACERDOTE:
sean numerosos en la tierra que Yahvéh juró dar a vuestros
A vosotros, padres y madres de familia, forjadores de padres, tan numerosos como los días del cielo sobre la tierra.
hombres y pilares de una sociedad santa, la paz y la alegría Palabra de Dios.
del Señor. Que su amor esté siempre con todos vosotros.
CANTO RESPONSORIAL:
(Sigue el Acto Penitencial)
1. Dad gracias al Señor porque es bueno,
dad gracias al Dios de los dioses,
COLECTA: dad gracias al Señor de los señores,
todos juntos a Dios demos gracias.
Te suplicamos, Señor, que bendigas nuestras familias,
Porque su amor no tiene fin (ter).
nuestras inquietudes, nuestros problemas,
para que tu gracia esté siempre con nosotros 2. Porque El hizo maravillas,
y tu amor reine en todas las familias. El hizo sabiamente los cielos,
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive... todos juntos a Dios demos gracias
3. Guió por el desierto a su pueblo,
EJ afianzó sobre las aguas la tierra,
LITURGIA DE LA PALABRA hirió a reyes famosos,
dio muerte a reyes poderosos,
todos juntos a Dios demos gracias.
Primera Lectura

M O N I C I Ó N : La paz y la alegría familiar dependen, cierta- Segunda Lectura


mente, del bienestar económico; pero ante todo y sobre todo
es el cumplimiento de la ley del Señor, quien traerá tranquili-
dad a nuestras casas, a nuestros hijos, a nuestros corazones. MONICIÓN: La permanencia en el amor, la fidelidad de los
Escuchemos atentamente los consejos que nos da el Señor. esposos, la vivencia de la gracia de Dios en cada uno de ellos,
el cuidado y la educación de los hijos, éstas son las virtudes y
las cualidades que tienen que fomentar los buenos esposos.
Nos lo dice el mismo Cristo. Escuchemos.
LECTURA DEL LIBRO DEL DEUTERONOMIO
(11,8-10.18-22)
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN
Guardaréis, pues, todos los mandamientos que yo os pres- (15,9-12)
cribo hoy, para que cobréis fuerza y lleguéis a conquistar la
tierra que vais a pasar a ocupar, y para que prolonguéis vues- Como el Padre me amó, yo también os he amado a voso-
tros días en el suelo que Dios juró dar a vuestros padres y a tros; permaneced en mi amor.
su descendencia, tierra que mana leche y miel. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor
Poned estas palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y per-
atadlas a vuestra mano como una señal, como recordatorio ante manezco en su amor.
vuestros ojos. Enseñádselas a vuestros hijos, hablando de ello Os he dicho esto para que mi gozo esté en vosotros y
cuando estés en casa y cuando vayas de viaje, cuando te acues- vuestro gozo sea colmado.
tes y cuando te levantes. Las escribirás en las jambas de tu Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros
casa y en tus puertas, para que tus días y los días de tus hijos como yo os he amado.
265
272
2. Unidos al rezar, unidos en una canción,
HOMILÍA: viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor.
3. La Iglesia en marcha está; a un mundo nuevo vamos ya
1. Todo hombre busca la felicidad, frecuentemente por caminos donde reinará el amor, donde reinará la paz.
torcidos. Creemos poseer la felicidad cuando solamente vamos
tras la pasión.
2. La felicidad completa de los esposos no está a nivel meramente ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
sexual, sino en la entrega de todo el ser. La vida matrimonial
será plena y feliz cuando en ella reine el amor mutuo, pero de Confirma, Señor, en tu amor a quienes
cara a Dios. te ofrecen su vida en la pobreza, castidad y obediencia,
3. El amor perfecto entre marido y mujer ha jle ser reflejo del para que al renovarte su entrega hoy y cada día
amor que Dios da a todos. El busca nuestta felLidad sin egoís-
mo. Los esposos que trabajan por egoísmo, rompen la esencia sean fieles, con tu ayuda,
del amor y no pueden tener proyección hacia afuera ni ser ca- a las promesas que hicieron por Inspiración tuya.
paces de proyectar alegría a los hijos y a los demás miembros Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
de la Iglesia.
4. Por el contrario, al enfocar nuestra vida como una entrega, des-
aparece la preocupación y angustia por nosotros mismos; y la PLEGARIA EÜCARISTICA
alegría de Jesús, que da todo lo que recibió del Padre, estará
también en nosotros, como su amor.
PREFACIO:

Ideas para el diálogo: Realmente es justo y necesario,


es nuestro deber y salvación
— ¿Por qué crees que la familia está hoy en crisis? que t e alabemos, Señor, con toda la creación
— ¿Qué virtudes crees que han de cultivar los esposos porque nos has llamado a seguirte
para conseguir una familia ideal? consagrándote todo nuestro ser y nuestra vida
por el reino de los cielos.
— ¿Piensas que una familia sin Dios puede ser feliz?
Así recobramos la gracia
— ¿Qué consejos prácticos darías a los esposos para que
y la santidad primera que de Ti hablamos recibido,
su hogar reuniera todos los elementos positivos, cons-
gustando ya en la tierra los dones reservados para el cielo.
tructivos de una buena familia?
Por eso, con los ángeles y los santos
cantamos tu gloria diciendo:

O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S : Santo, Santo, Santo...

Unidos en el amor, pidamos, hermanos, al Señor para que Santo eres en verdad, Señor,
proteja y bendiga los afanes y preocupaciones de nuestras y con razón te alaban todas tus criaturas,
familias. ya que por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro,
con la fuerza del Espíritu Santo, ' *
1. Por la Santa Iglesia, familia universal, para que todos das vida y santificas todo,
gocemos en ella de amor y fraternidad, roguemos al y congregas a tu pueblo sin cesar,
Señor. para que ofrezca en tu honor
2. Por los esposos, para que sepan ser responsables y un sacrificio sin mancha
sean los primeros educadores de la fe de sus hijos, ro- desde donde sale el sol hasta el ocaso.
guemos al Señor. Por eso, Señor, te suplicamos
3. Por los matrimonios que no viven en el amor, para que santifiques por el mismo Espíritu
que superen sus crisis y no vivan la soledad del egoís- estos dones que hemos separado para Ti,
mo, roguemos al Señor.
267
266
Te pedimos, Señor,
de manera que sean que esta Víctima de reconciliación
Cuerpo y * Sangre de Jesucristo, traiga la paz y la salvación al mundo entero.
Hijo tuyo y Señor nuestro,
Confirma en la fe y en la oaridad
que nos mandó celebrar estos misterios.
a tu Iglesia, peregrina en la tierra:
Porque El mismo, la noche en que iba a ser entregado,
tomó pan y, dando gracias, te bendijo, al Papa N.,
lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: a nuestro obispo N.,
al orden episcopal, al clero
Tomad y comed todos de él, y a todo el pueblo redimido por ti.
porque esto es mi cuerpo, Atiende los deseos de esta familia
que será entregado por vosotros. que has congregado en tu presencia.
Del mismo modo, acabada la cena, Reúne en torno a ti, Padre misericordioso,
tomó el cáliz, dando gracias te bendijo a todos tus hijos dispersos por el mundo.
y lo pasó a sus discípulos diciendo: A nuestros hermanos difuntos
Tomad y bebed todos de él, y a cuantos murieron en tu amistad,
porque éste es el cáliz de mi sangre, recíbelos en tu Reino,
sangre de la Alianza nueva y eterna, donde esperamos gozar todos juntos
que será derramada por vosotros y por todos los hombres de la plenitud eterna de tu gloria,
para el perdón de los pecados. por Cristo nuestro Señor
Haced esto en conmemoración mía. por quien concedes al mundo todos los bienes.

y . Este es el sacramento de nuestra fe. Por Cristo, con él y en él,


T$. Anunciamos... a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Epíritu Santo,
Así, pues, Padre, todo honor y toda gloria
al celebrar ahora el memorial por los siglos de los siglos. ABU'L.
de la pasión salvadora de tu Hijo,
de su admirable resurrección y ascensión al cielo,
mientras esperamos su venida gloriosa,
te ofrecemos, en esta acción de gracias, RITO DE COMUNIÓN
el sacrificio vivo y santo.
• Comunión bajo las dos especies.
Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia,
y reconoce en ella la Víctima
por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad, CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)
para que, fortalecidos con el Cuerpo y Sangre de tu Hijo
y llenos de su Espíritu Santo Vamos cantando al Señor: El es nuestra alegría.
formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo espíritu. 1. La luz de un nuevo día venció a la oscuridad,
Que El nos transforme en ofrenda permanente, que brille en nuestras almas la luz de la verdad.
para que gocemos de tu heredad 2. La roca que nos salva es Cristo nuestro Dios;
junto con tus elegidos: lleguemos dando gracias a nuestro Redentor.
con María, la Virgen Madre de Dios,
los apóstoles y los mártires, 3. Los cielos y la tierra aclaman al Señor:
San N. y todos los santos, «Ha hecho maravillas, inmenso es su amor.»
por cuya intercesión 4. Unidos como hermanos venimos a tu altar,
confiamos obtener siempre tu ayuda. que llenes nuestras vidas de amor y de amistad.
268 273

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN: 4. Por todos nosotros, para que tengamos hambre y sed
de justicia y colaboremos lealmente a la difusión del
Alimentados con el Cuerpo y la Sangre de tu Hija Reino de Cristo en las familias, roguemos al Señor.
te pedimos, Señor, Escucha nuestras súplicas, Señor;
que confirmes con tu gracia nuestros corazones derrama tu gracia sobre los hogares cristianos
para continuar fieles en tu seguimiento, y haz que vivamos todos fuertes en tu amor.
en tu amor y el servicio a los hermanos, Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
hasta alcanzarte en la vida eterna.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

• Si no son muchos los matrimonios reunidos, convendría que to-


RITO DE CONCLUSIÓN dos se arcercaran llevando las ofrendas y se quedaran durante
toda la Eucaristía rodeando el Altar.
{Sigue la Bendición del Celebrante.)
CANTO DE OFERTORIO: (T. Aragüés; K 23)
CANTO FINAL: (Salmo 117: M. Manzano)
Juntos para soñar nuevas inmensidades,
Este es el día en que actuó el Señor, juntos para marcar ritmos de nuevo amor.
sea nuestra alegría y nuestro gozo. 1. Juntos alzamos la copa, llena hasta el borde de luz,
Dad gracias al Señor porque es bueno, juntos bebemos estrellas
porque es eterna su misericordia. Aleluya, aleluya. en brindis nuevo de juventud.
2. Juntos marchamos unidos como escuadrón del amor,
1. Que lo diga la casa de Israel:
juntos templamos en forja
es eterna su misericordia.
la paz de un mundo nuevo y mejor.
Que lo diga la casa de Aarón:
3. Juntos tendemos los ojos sobre el espejo de Dios,
es eterna su misericordia.
juntos sentimos la tierra
Que lo digan los fieles del Señor:
mientras cantamos: «Dios es amor.»
es eterna su misericordia.
2. Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos: ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS:
«La diestra del Señor es poderosa, Te presentamos, Señor, junto con las ofrendas del pan
es excelsa la diestra del Señor.» y del vino, el amor que nos regalas. Haz que fructifique en
3. Abridme las puertas del triunfo, nuestras vidas y en nuestros hogares.
y entraré para dar gracias al Señor. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.
Yo no he de morir, yo viviré PLEGARIA EUCARISTICA
para contar las hazañas del Señor. I _ _
4. La piedra que el cantero desechó PREFACIO:
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho, En verdad es justo y necesario,
esto ha sido un milagro patente. es nuestro deber y salvación
Te doy gracias porque me escuchaste, bendecirte. Señor, Padre Omnipotente,
porque fuiste mi salvación. por Jesucristo, tu Hijo.
18.—EUCARISTÍA DOMESTICA.
275
274
Porque al hombre, creado por tu voluntad, y Este es el sacramento de nuestra fe.
lo dignificaste tanto, 1^ Anunciamos...
que h a s dejado la imagen de t u propio amor
en la unión del varón y de la mujer. Padre Santo, autor del universo,
Y al que creaste por amor que creaste al hombre y a la mujer a tu imagen,
y al amor lo llamas, para que su amor fuera fiel reflejo del amor que Tú
le concedes participar de t u a m o r eterno. nos tienes, santifica la unión de estos esposos
que hoy vienen a prometerte fidelidad.
Y así, el sacramento que u n día nos regalaste,
Que en la alegría te alaben
signo de t u caridad,
y en la tristeza te busquen;
consagró nuestro amor h u m a n o
que en el trabajo encuentren el gozo de tu ayuda
para bien nuestro, de nuestros hijos
y en la necesidad sientan cercano tu consuelo;
y de toda la familia h u m a n a .
que en la lucha te tengan a tu lado
P o r eso, con los ángeles y los santos y en la victoria te sepan agradecer.
cantamos sin cesar el himno de t u gloria.
Te suplicamos que derrames tu bendición
Santo, Santo, Santo... sobre ellos para que el sacramento
que un día recibieron, alcance particular significación,
Te alabamos y bendecimos por Jesucristo, tu Hijo, a fin de que sean fecundos en el amor
que después del pecado del hombre como tu Iglesia lo es, unida a Cristo.
restauró todas las cosas en el amor.
Tú, Padre, lo has constituido Por Cristo, con él y en él,
Príncipe de la paz, Guerrero Fuerte, Mensajero del amor. a Ti, Dios Padre omnipotente,
El vino hasta nosotros por amor y, en la unidad de] Espíritu Santo,
cumplida su misión de implantar la caridad, volvió a Ti. todo honor y toda gloria,
por los siglos de los siglos. Amén.
Dígnate enviar ahora tu Espíritu Santo
sobre estos dones para que su fuerza
santifique la unión de nuestras almas.
RITO DE COMUNIÓN
Te damos gracias, Padre,
con el mismo gesto de tu Hijo,
cuando tomando el pan te bendijo, lo partió • Para comulgar se van acercando marido y mu¡er juntos.
y lo entregó con alegría a sus discípulos diciendo:
CANTO DE COMUNIÓN: (M. Ríos)
Tomad y comed todos de él,
porque esto es mi cuerpo,
1. Escucha, hermano, la canción de la alegría,
que será entregado por vosotros.
el canto alegre del que espera un nuevo día.
De igual manera tomó el Cáliz, Ven, canta, sueña cantando,
y dándoselo a sus discípulos dijo: vive soñando el nuevo sol,
en que los hombres volverán a ser hermanos (bis).
Tomad y bebed todos de él,
porque éste es el cáliz de mi sangre, 2. Si en tu camino sólo existe la tristeza
sangre de la alianza nueva y eterna, y el llanto amargo de la soledad completa.
que será derramada por vosotros y por todos los hombres,
3. Si es que no encuentras la alegría en esta tierra,
para el perdón de los pecados. búscala, hermano, más allá de las estrellas.
Haced esto en conmemoración mía.
276

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Te damos gracias, Señor, una vez más por esta eucaristía. ARMAS PARA LA PAZ
Haz que ella una siempre nuestras almas
y nos acerque más y más a ti en esta vida
y después nos haga partícipes de tus alegrías
32 Fuerzas armadas
(Militares, policía, etc.)
en el reino de los cielos.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

RITO DE DESPEDIDA

• Aquí se puede hacer la «Renovación de las Promesas del Matri-


monio», pág. 137.
O En este momento se pueden poner los anillos que durante la
Eucaristía han estado sobre el Altar.
RITO DE APERTURA
(Sigue la Bendición del Celebrante.

MONICIÓN:
CANTO FINAL: (C. Gabarain)
Todo hombre tiene una misión que cumplir. Y todos te-
Una nueva vida. Tu misma vida. nemos obligación de apoyar a todos en esa misión. Vosotros,
Una nueva familia. Tu misma familia. defensores de la paz y de los derechos cívicos del hombre, te-
Hijos tuyos para siempre. néis una obligación mayor. Os está confiada la paz y la felici-
dad de la Patria. Pero para que haya paz y orden cívico tiene
1. Por medio del Bautismo renacemos, que tener una proyección y una orientación ajena a toda vio-
en agua que nos salva nos bañamos. lencia. Cristo es el Rey de la paz y el defensor de los derechos
Pasamos de la carne y de lo humano del hombre. Vamos a celebrar esta Eucaristía pidiendo a Cris-
al mundo de la gracia y de lo eterno. to su paz y su fuerza.
2. Surgimos del sepulcro, que es el agua,
teñidos en tu sangre redentora.
Contigo incorporados a la Pascua CANTO DE ENTRADA: (C. Halffter)
vivimos en cristiano hora a hora.
3. Guiados por la luz que recibimos, Anunciaremos tu Reino, Señor,
ungidos como reyes en la frente, tu Reino, Señor, tu Reino.
tu marca salvadora en nuestras almas
grabada en nuestra entraña para siempre. 1. Reino de paz y justicia,
reino de vida y verdad. Tu reino...
2. Reino de amor y de gracia,
reino que habita en nosotros. Tu reino...
3. Reino que sufre violencia,
reino que no es de este mundo. Tu reino...
4. Reino que ya ha comenzado,
reino que no tendrá fin. Tu reino...
279
278
2. Iluminas las sombras de mi vida,
SALUDO DEL SACERDOTE: al mundo das la luz.
Aunque pase por valles de tinieblas,
Que el Señor colme de gozo vuestros corazones para <lue yo nunca temeré.
el Espíritu de Dios anime vuestra lucha y la paz de Cristo
reine en todos los hombres. 3. El Señor es la fuerza de su pueblo,
su gran libertador.
(Sigue el Acto Penitencial.) Tú le haces vivir en confianza,
seguro en tu poder.
COLECTA:
Te suplicamos, Señor, que nuestra vida
sea una entrega a la concordia universal Segunda Lectura
y que tu paz reine en todos los corazones.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive».
MONICIÓN: La fe, hecha confianza, es indispensable para
acercarse a Cristo y lograr lo que se pide. Veamos cómo aquel
LITURGIA DE LA PALABRA centurión, hombre de armas, se acerca hasta Cristo y consigue
la curación de uno de sus subordinados.

Primera Lectura
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. LUCAS
(7,2-10)
MONICIÓN: San Pablo nos dice cómo todos somos solda-
dos de un ideal: Cristo. Y todos hemos de luchar para que
podamos complacer al que nos ha reclutado en pro de su Un centurión tenía enfermo y a punto de morir un servi-
causa. dor al que estimaba mucho. Cuando oyó hablar de Jesús le
envió unos ancianos de los judíos para rogarle que viniera a
salvar a su criado. Al llegar éstos ante Jesús le suplicaban con
LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DE SAN PABLO mucho interés, diciéndole: «Merece de verdad que le hagas
A TIMOTEO (2, 3-7) este favor, porque ama a nuestro pueblo y él nos ha edificado
la sinagoga.»
Comparte conmigo los sufrimientos como buen soldado
de Cristo Jesús. Un militar en activo no se enreda en los ne- Entonces Jesús se fue con ellos.
gocios de la vida a fin de que pueda complacer al que lo reclu- Pero cuando estaba ya cerca de la casa, el centurión le
tó. Igualmente un atleta no recibe la corona si no ha luchado mandó unos amigos para decirle: «Señor, no te molestes; por-
reglamentariamente. El labrador que brega debe ser el pri- que no soy digno de que entres bajo mi techo; por eso yo mis-
mero en participar de los frutos. Piensa bien lo que te estoy mo tampoco me sentí digno de presentarme ante Ti. Pero dilo
diciendo, pues el Señor te lo hará comprender todo. Palabra de palabra y que mi criado se cure. Porque también yo, aun-
de Dios. que no soy más que un subalterno, tengo soldados bajo mis
órdenes, y le digo a uno: «Ve», y va; y a otro: «Ven», y vie-
ne; y a mi criado: «Haz esto», y lo hace.»
CANTO RESPONSORIAL: (J. A. Espinosa) Cuando Jesús oyó estas palabras quedó admirado de él;
El Señor es mi fuerza, mi roca y salvación (bis). y vuelto hacia la multitud que le seguía dijo: «Os digo que ni
en Israel encontré tanta fe.»
1. Tú me guías por sendas de justicia, Entonces los enviados volvieron a la casa y encontraron
me enseñas la verdad. al criado ya sano.
Tú me das el valor para la lucha,
sin miedo avanzaré. /
281
280
LITURGIA D E IiA EUCARISTÍA
HOMILÍA:
Preparación de las ofrendas:
1. Cristo admira la sencillez de un jefe de soldados.
No es esta la única ocasión en que Cristo se relaciona con per- • Jefes y soldados traen las ofrendas.
sonas militares.
2. La vida es una milicia, una lucha continua para superarse. • Se podría colocar también una bandera de la patria.
Vosotros, además de vuestra lucha personal, tratáis de organizar
las vidas de los demás.
3. No puede haber oposición entre vuestra conducta personal y el CANTO DE OFERTORIO: (Richard Anthony)
bien común que promovéis en todos.
Servir a la patria es servir a Dios y a los hermanos.
1. Traigo ante Ti nuestra oculta inquietud:
Ideas para el diálogo: amar la justicia y la paz;
la sed de todos los hombres sin luz,
— ¿Qué aspectos positivos y negativos ves en la profe- la pena y el triste llorar.
sión y vida militar? El pan de nuestro trabajo sin fin,
— ¿Qué virtudes, sobre todo, h a de tener el buen militar? el vino de nuestro cantar.
— ¿Qué virtudes has de fomentar en el t r a t o con t u s
Sabemos que vendrás, sabemos que al final
compañeros?
los hombres creerán en tu amistad (bis).
2. Sombras y luces rodean mi andar,
¿a dónde el camino irá?
O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
J u n t o a mí pasan los que como yo
Oremos, hermanos, y supliquemos al Señor para que nos caminan buscando su paz.
haga comprender y apreciar n u e s t r a vida, como u n a lucha Tú que eres Vida, Camino y Verdad,
en pro del bien de todos los demás. guíanos, danos tu paz.

— Por la Santa Iglesia, para que trabajando siempre en


pro de la justicia logre la paz y el bienestar de sus hi- O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S :
jos, roguemos al Señor,
Te presentamos, Señor, n u e s t r o servicio y ofrendas.
— Por los gobernantes de las naciones, para que sus vidas
Haz que ellas nos consigan la plenitud de t u s dones
sean testimonio de justicia y ejemplaridad en el mun- y la abundancia de t u gracia.
do entero, roguemos al Señor. P o r Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
— Por los que viven en servicio de la Patria y de los ciu-
dadanos, para que consigan la verdadera paz y el bien
común, roguemos al Señor.
PLEGARIA EUCARISTICA
— Por todos nosotros, para que sepamos comprender que
nuestra vida ha de ser una lucha constante por la te,
el amor y la libertad, roguemos al Señor. PREFACIO:
Señor Dios nuestro, que en la confirmación
Realmente es justo y necesario,
nos ungiste con t u sello de fortaleza,
es n u e s t r o deber y salvación,
te suplicamos nos concedas
bendecirte, Padre Santo,
ser siempre soldados y testigos de t u verdad
por Cristo Nuestro Señor:
para que construyamos un mundo de amor,
Por El h a s creado el mundo,
de justicia, de paz y libertad.
en donde has puesto al hombre, t u amigo,
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
282 283
para que por el trabajo y la lucha que será derramada por vosotros y por todos los hombres
lo transformara en el pan de cada día. para el perdón de los pecados.
Haced esto en conmemoración mía.
Tú pediste al hombre que confiara en Ti,
que creyera que Tú eres la fuente de su inmortalidad;
le hiciste señor del mundo y Este es el sacramento de nuestra fe.
para que, dominando la tierra, los animales y las plantas, ty Anunciamos tu muerte...
reconociera qué era t u hijo
ofreciéndote la gloria y la alabanza. Por tanto, Padre, siguiendo este mandato,
Tú nos h a s dado u n cuerpo y u n alma proclamamos juntos la muerte salvadora de Cristo
en los que se reflejan la belleza y la perfección de t u Ser. y su triunfo que nos da la libertad;
Y nos has dado u n corazón grande y mientras mantenemos la esperanza
para que te amemos y nos amemos unos a otros. en la venida de un mundo más noble,
té ofrecemos, junto con su sacrificio,
Por eso ahora, unidos a los coros el dolor, el esfuerzo y el trabajo
de los ángeles y de los santos, de la Iglesia y de toda la humanidad.
cantamos el himno de t u gloria. Sea para tu gloria el progreso de nuestro mundo:
y el esfuerzo por conseguir la verdad, la justicia
Santo, Santo, Santo... y la libertad.

Por Cristo, con él y en él,


Santo y grande eres, Señor,
a ti, Dios Padre omnipotente,
digno de toda bendición;
en la unidad del Espíritu Santo,
porque mediante Cristo, que vino en tu nombre,
todo honor y toda gloria,
nos has visitado y liberado.
por los siglos de los siglos. Amén.
Por El has concedido al mundo el verse libre
de la opresión, del egoísmo y de las tinieblas.
Y has puesto en nuestro camino
la gran luz de la esperanza. RITO DE COMUNIÓN

Ahora, Padre, queremos darte gracias CANTO DE COMUNIÓN: (J. A. Espinosa)


y bendecirte con el mismo gesto que tu Hijo
realizó cuando tomando pan en sus manos A Dios den gracias los pueblos,
lo partió, y dándoselo a sus discípulos dijo: alaben los pueblos a Dios (bis).

Tomad y comed todos de él, 1. Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
porque esto es mi cuerpo ilumine su rostro entre nosotros:
que será entregado por vosotros. conozca la tierra tus caminos,
las naciones tu salvación.
2. Q u e canten de alegría las naciones
Del mismo modo, acabada la cena,
porque riges al mundo con justicia;
tomó el Cáliz y, dándote gracias de nuevo,
con rectitud riges los pueblos
lo pasó a sus discípulos diciendo:
y gobiernas las naciones de la tierra.
Tomad y bebed todos de él, 3. La tierra ha dado su fruto,
porque éste es el cáliz de mi sangre, nos bendice el Señor Nuestro Dios.
sangre de la alianza nueva y eterna, Que Dios nos bendiga y que le teman
los confines de la tierra.
284

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:


Te damos gracias, Señor, por el don de tu Eucaristía,
33 ABRIRSE A LA VIDA
Eucaristía a tus quince años

y te pedimos que sigas dándonos tu fortaleza


para implantar en la tierra tu justicia y tu amor.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

RITO DE COMUNIÓN

(Sigue la Bendición del Celebrante.)

CANTO FINAL: (A. Barriales) RITO DE APERTURA

1. Nosotros venceremos, nosotros venceremos,


sobre el odio con el amor. MONICIÓN:
Cristo venció. Nosotros venceremos.
2. Unidos en Cristo, unidos en Cristo, Dar un paso en la vida tiene importancia. Toda oportunidad
nunca cederemos frente al mal. Cristo es nuestra luz. de abrirnos a algo ha de suponer ilusión, mirar hacia adelante
Cristo venció. Nosotros venceremos. con elegancia. La joven que cumple sus quince años y entra
3. No tenemos miedo, no tenemos miedo, en la sociedad, ha de ponderar el sentido y la importancia de
alguien nos espera más allá de los montes y el mar. este paso decisivo. Vamos a celebrar esta Eucaristía, acompa-
Cristo venció. Nosotros venceremos. ñando a esta(s) joven(es) que, al pie del Altar, brinda(n) a
Cristo y al servicio fraterno la flor de su juventud.
4. Y seremos libres, y seremos libres,
no tiene cadenas el amor. Viviremos en paz.
Cristo venció. Nosotros venceremos.
CANTO DE ENTRADA: (C. Halffter)

Señor, Tú eres la vida de mi juventud;


Señor, no hay alegría si no estás Tú.

1. El Señor es mi amigo, no debo temer;


si El alumbra el camino no caeré.
2. Señor, dame la mano que hay oscuridad;
si los dos caminamos, Tú me guiarás.
3. Soy feliz porque siento venir al Señor,
su voz oigo muy dentro del corazón.
4. Mi confianza se alegra porque halló la paz;
yo pondré mi existencia sobre el altar.
287
286
Concédame Dios hablar juiciosamente
SALUDO DEL SACERDOTE: y pensar dignamente de los dones recibidos,
porque El es quien guía a la sabiduría
Lia gracia y la paz para vosotros de parte de Dios. No y quien dirige a los sabios.
améis sólo de palabra, ni de lengua, sino con obras y con Porque en sus manos estamos nosotros y nuestras palabras
verdad. Amad como Dios mismo amó hasta entregarnos a su y toda la prudencia y destreza de nuestras obras. Palabra de
Hijo, Cristo Jesús, cuya paz sea con todos vosotros. Dios.

(Sigue el Acto Penitencial.)


SALMO RESPONSORIAL 129 (M. Manzano)

Mi alma espera en el Señor,


COLECTA: mi alma espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
Ilumina, Señor, el camino de nuestra vida
porque en El está la salvación.
con la luz de tu mirada,
para que conozcamos nuestra dignidad de cristianos
Desde lo hondo a Ti grito, Señor,
y tengamos valor para vivir conforme a ella. Señor, escucha mi voz;
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive... están tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.

LITURGIA DE LA PALABRA
Segunda Lectura
Primera Lectura
MONICIÓN: No por ser jóvenes hemos de obrar impruden-
temente. El Señor puede llegar cuando menos lo pensamos.
MONICIÓN: La sabiduría y la prudencia en la mujer, valen Procuremos que no nos suceda como a las vírgenes necias de
más que la belleza y la salud. Escuchemos los sabios consejos la parábola.
que nos da el libio de la sabiduría.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN S. MATEO


LECTURA DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA (7, 7-10.15-16) (25, 1-13)

Supliqué y se me concedió la prudencia, En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
invoqué y vino sobre mí un espíritu de sabiduría. —El Reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que
La preferí a los cetros y a los tronos, tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo.
y en su comparación tuve en nada las riquezas. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas.
No la igualé con la piedra más preciosa, Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en
porque todo el oro a su lado es un poco de arena, cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lám-
y junto a ella la plata vale lo que el barro. paras.
La preferí a la salud y a la belleza, El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.
me propuse tenerla por luz, A media noche se oyó una voz:
porque su resplandor no tiene ocaso.
—¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!
Todos los bienes juntos me vinieron con ella,
había en sus manos riquezas incontables.
289
288
— Por los padres y educadores de la juventud, para que
Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pu- se preocupen de orientar humana, social y religiosa-
sieron a preparar sus lámparas. mente a sus hijos y educandos, roguemos al Señor.
Y las necias dijeron a las sensatas:
—Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan — Por los jóvenes que se abren a la vida, para que co-
las lámparas. laboren con su simpatía y su trabajo en formar una
Pero las sensatas contestaron: Iglesia y una Sociedad mejores, roguemos al Señor.
—Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, — Por esta(s) joven{es). para que su vida sea un lla-
mejor será que vayáis a la tienda y os lo compréis. mamiento al progreso y a la unión de su familia, rogue-
Mientras iban a comprarlo llegó el esposo y las que estaban mos al Señor.
preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la
puerta. — Por todos los presentes, para que nos respetemos y nos
Más tarde llegaron también las otras doncellas, y decían: amemos de verdad, roguemos al Señor.
—Señor, Señor, ábrenos.
Pero él respondió: Escucha, Señor, nuestra plegaria
—Os lo aseguro: no os conozco. y ha« que, unidos en un mismo ideal,
Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora. vivamos nuestra fe y consigamos llegar a ti,
fuente de la verdadera juventud.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
HOMILÍA:
1. El tesoro de mi juventud lo he de entregar primeramente a Cristo
y su causa. LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
2. Vivir en cristiano para hacer felices a los demás y crear un mun-
do nuevo y mejor.
Preparación de las ofrendas:
3. No dejemos pasar la juventud sin desarrollar los valores socia-
les, religiosos, familiares.
• Las jóvenes traen las ofrendas.
Ideas para el diálogo: m Durante el ofertorio permanecen rodeando el Altar.

— ¿Qué cualidades predominan en la juventud actual?


— ¿Crees que la juventud se responsabiliza con su voca- CANTO DE OFERTORIO: (J. A. Espinosa)
ción y trata de construir una sociedad mejor y más cris-
tiana? Te ofrecemos, Señor, nuestra juventud.
— ¿Qué apostolado ves tú como práctico en la juventud 1. Este día que amanece (anochece)
de hoy día?
entre cantos y alegrías,
este día en que sentimos
tu presencia en nuestras vidas.
ORACIÓN DE LOS FIELES:
2. Ilusiones y esperanzas, Ja alegría de vivir
Oremos juntos, hermanos, al Señor para que dé a la juven- todos juntos como hermanos caminando hacia Ti.
tud responsabilidad y deseos de trabajar por un mundo donde
reine la alegría y la paz: 3. El esfuerzo de los hombres, el dominio de la tierra
la llegada de tu reino, inquietud que se hace eterna.
— Por la santa Iglesia de Dios, para que se conserve 4. Ofrecemos todos juntos nuestras vidas al Señor;
siempre joven y abierta a las inquietudes de los hombres, los trabajos y dolores, la alegría y el amor.
roguemos al Señor.
19.—EUCARISTÍA DOMESTICA.
291
290
El nos dijo que eres Nuestro Padre,
O R A C I Ó N SOBRE LAS O F R E N D A S : que eres la bondad y la abundancia,
que eres la plenitud del amor.
Recibe, Señor, los dones que te presentamos.
Que ellos a u m e n t e n en nosotros t u gracia, El nos ha reunido ahora alrededor de esta mesa,
como hijos de una misma familia,
t a alegría y t u amor.
para ofrecerte nuestra juventud
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
y el fecundo porvenir de nuestras vidas.

Recordamos en este momento la noche en que,


PLEGARIA EUCARISTICA tomando el pan en sus manos,
dándote gracias, lo partió,
y lo dio a sus discípulos, diciendo:
PREFACIO:
Tomad y comed todos de él,
Realmente es justo y necesario, porque esto es mi cuerpo
es nuestro deber y salvación, que será entregado por vosotros.
bendecirte, Señor, Padre Santo,
por medio de Jesucristo: Del mismo modo, acabada la cena,
por quien has creado todas las cosas tomó el cáliz y, dándote gracias de nuevo,
y has derramado en el mundo lo pasó a sus discípulos diciendo:
el bien, el amor, la paz y la belleza.
T ú edificaste una ciudad donde t u s hijos Tomad y bebed todos de él,
están llamados a vivir en libertad e igualdad. porque este es el cáliz de mi sangre,
Cristo h a enviado su Espíritu p a r a que, sangre de la alianza nueva y eterna,
por la fuerza de su poder, que será derramada por vosotros y por todos los hombres
este Reino de vida y de amor crezca en nosotros, para el perdón de los pecados.
con más fuerza que una semilla, Haced esto en conmemoración mía.
y fermente n u e s t r a vida con más eficacia
que la levadura en la masa. y Este es el sacramento de nuestra fe.
Mientras abrimos nuestro corazón a Jesucristo 1^ Anunciamos...
y nos preparamos con su gracia
a vivir una fe activa, un amor sincero Padre bueno del cielo,
y u n a esperanza sin límites, porque tu Hijo nos ha marcado el camino,
unidos a los ángeles y santos, y porque tenemos ante los ojos su pasión,
cantamos, sin cesar, el h i m n c de t u gloria: muerte y resurrección,
su glorificación y su amor hacia nosotros,
Santo, Santo, Santo... te presentamos este sacrificio,
el pan de vida y la copa de salvación.
Padre, Tú permaneces más allá de toda luz; Danos a cuantos comemos de este pan
nadie jamás te ha visto; un corazón nuevo y un espíritu firme,
creemos, sin embargo, que eres el Dios de los hombres, el Espíritu de tu Hijo.
que convives con nosotros, Que nuestras vidas no sean inútiles,
que estás a nuestro lado que todos juntos formemos tu pueblo,
como el corazón del amigo está junto a su amigo. la gran familia de tu iglesia.
Así es como te mostraste en Jesús, tu Hijo.
292
293
que nunca lleguemos a sentirnos solos RITO DE DESPEDIDA
por causa del pecado y la maldad.
Haznos donación de tu vida, de tu amor, (Sigue la Bendición del Celebrante.)
que no conoce fronteras y es más fuerte que la muerte.
m Mientras se canta el cántico final, las jóvenes se felicitan mutua
Por Cristo, con él y en él, mente y pueden hacerse regalos entre sí.
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria CANTO FINAL: (Ángel Barja)
por los siglos de los siglos. Amén.
Me llena de gozo el Señor,
Mi alma se alegra con mi Dios (bis).

1. Porque me ha vestido un traje de triunfo


RITO DE COMUNIÓN porque me ha enjoyado como una novia.
2. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado,
porque me has vestido un traje de alegría.
CANTO DE COMUNIÓN: (C. Gabarain) 3. Tú eres la gloria de Jerusalén,
tú eres la alegría de Israel.
1. Una espiga dorada por el sol,
el racimo que corta el viñador, 4. Alégrate, María, llena de gracia: el Señor está contigo
se convierten ahora en pan y vino de amor,
en el Cuerpo y la Sangre del Señor.
2. Compartimos la misma Comunión,
somos trigo del mismo sembrador,
un molino, la vida, nos tritura con dolor.
Dios nos hace Eucaristía en el amor.
3. Como granos que han hecho el mismo pan,
como notas que tejen un cantar,
como gotas de agua que se funden en el mar,
los cristianos un cuerpo formarán.
4. En la mesa de Dios se sentarán,
como hijos su pan comulgarán.
Una misma esperanza caminando cantarán.
En la vida como hermanos se amarán.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN:

Gracias, Señor, por el don de tu amor en la Eucaristía.


Que este Pan, recibido hoy en familia,
sea nuestra fortaleza y la alegría de nuestra juventud.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
295
COLECTA

34 ENTREGA DE DIPLOMAS
Final de Curso Oh Dios, recompensa y premio de los que en Ti esperan;
santifica con tu gracia nuestro esfuerzo y estudio
para que consigamos la sabiduría cristiana.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive...

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura
RITO DE APERTURA
MONICIÓN: Gran tesoro es para el hombre poseer sabidu-
MONICIÓN: ría. Los que tenemos la suerte de poder adquirirla, no tenemos
derecho a malgastar el tiempo. Escuchemos las alabanzas que
Ha terminado el curso. Tiempo que hemos dedicado a tra- a la sabiduría tributa el libro del Eclesiástico.
bajar y promover nuestra formación personal. Pero llega tam-
bién el momento de recoger frutos. Acudimos a un acto que
tiene importancia: la entrega de diplomas... y premios. Vamos
a celebrar esta Eucaristía dando gracias a Dios, pero pensando LECTURA DEL LIBRO DEL ECLESIÁSTICO (51, 18-30)
también que un día el Señor nos pedirá cuenta del trabajo que
hayamos desarrollado a lo largo de nuestra vida. Entonces Siendo yo joven y antes que me extraviase, me di a buscar
será el momento de recibir el verdadero premio. sinceramente la sabiduría.
En mi oración la pedí y hasta el fin la busqué: floreció,
CANTO DE ENTRADA: (J. A. Espinosa) maduró como racimo y se regocijó en ella mi corazón; y caminó
mi pie por senda llana y desde mi juventud me abracé a la
Vamos cantando al Señor: El es nuestra alegría. sabiduría.
1. La luz de un nuevo día venció a la oscuridad, Apliqué a ella mi oído y la recibí. Y hallé para mí mucha
que brille en nuestras almas la luz de la verdad. ciencia e hice en ella grandes progresos.
2. La roca que nos salva es Cristo, nuestro Dios;
Me mostré agradecido al que me enseñaba la sabiduría;
lleguemos dando gracias a nuestro Redentor.
y me propuse obrar según ella; me esforcé por seguir el bien
3. Los cielos y la tierra aclaman al Señor: y no me avergoncé de ello.
«Ha hecho maravillas, inmenso es su amor.»
4. Unidos como hermanos venimos a tu altar; Mi alma se aficionó a ella y nunca le volveré el rostro.
que llenes nuestras vida de amor y de amistad. Desde el principio adquirí por ella la inteligencia y por eso
no la abandonaré jamás Mi corazón se encendía contemplán-
SALUDO DEL SACERDOTE: dola, y por eso la adquirí y la tuve por buena adquisición.
Hermanos: El Dios de la alegría y de la recompensa de- El Señor me dio por la sabiduría, en recompensa, el don
finitiva, os conceda su gracia, para que su paz esté siempre de la palabra, y con ella le alabaré.
con todos vosotros. Acercaos a mí los que carecéis de ella y frecuentad mi
escuela. Palabra de Dios.
(Sigue el Acto Penitencial.)
296 297
C A N T O R E S P O N S O R I A L : (Canción de juventud: Gabarain.) Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó
otros cinco diciendo:
1. Una canción alegre cantaré, —Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros
una canción de vida y juventud; cinco.
del corazón el ritmo llevaré, Su señor le dijo:
un ritmo de esperanza, de ilusión y luz.
— M u y bien, eres un empleado fiel y cumplidor; como has
sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al ban-
Yo canto, yo amo, sin miedo avanzaré, quete de tu señor.
con Dios en mi alegría ya no temeré.
Se acercó el que había recibido dos talentos y dijo:
2. Caminaré por sendas sin hacer, — Señor, dos talentos me entregaste; mira, he ganado otros
descubriré caminos sin trazar, dos.
y al avanzar yo mismo grabaré Su señor le dijo:
la senda de mi vida con mi caminar. — M u y bien, eres un empleado fiel y cumplidor; como has
3. Con mi vivir construyo una mansión sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante, pasa al
banquete de tu señor.
grande y feliz que un día he de habitar.
Me pide Dios esfuerzo y oración; Finalmente, se acercó el que había recibido un talento,
yo canto cuando rezo y canto al trabajar. y dijo:
—Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no
siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a
esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo.
Segunda Lectura
El señor le respondió:
—Eres un empleado negligente y holgazán; ¿con que sa-
MONICIÓN: Dios reparte sus dones y talentos, según nues- bías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo?
tra capacidad. Cada uno trabaja con ellos a medida de su vo- Pues debías haber puesto mi dinero en el Banco, para que al
luntad. Este es el momento en que terminado el curso, hace- volver yo pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el
mos sinceramente un. examen sobre el esfuerzo que hemos rea- talento y dádselo al que tiene diez: porque al que tiene se
lizado. ¿Estará Dios satisfecho de todos? le dará y le sobrará, pero al que no tiene se le quitará hasta
lo que tiene. Y a este empleado inútil echadlo fuera, a las
tinieblas: allí será el llanto y el rechinar de dientes.

LECTURA DEL SANTO E V A N G E L I O SEGÚN S. M A T E O


(25, 14-30)
HOMILÍA:

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: 1 La lectura de esta página nos brincia ocasión para meditar unos
momentos. ¿Cuántos talentos nos ha entregado el Señor?
Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus empleados 2. Nuestro estudio y nuestro trabajo nos promueve para el día de
y les dejó encargados de sus bienes: A uno le dejó cinco ta- mañann.
lentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su y Buena es la sabiduría humana, la formación intelectual; pero
capacidad; luego se marchó. El que había recibido cinco talen- hay otra sabiduría y otras ocupaciones que no debemos olvidar.
tos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El 4. El hombre que desarrolla solamente su parte humana no es hom-
que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, bre completo. Hay otra ciencia: la ciencia del espíritu, que nos
el que recibió uno hizo u n hoyo en la tierra y escondió el completa y nos hace, además de hombres, cristianos.
dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo volvió el señor 5. Cuerpo y espíritu, inteligencia y voluntad, sentimiento y afec-
tividad integran el ser humano. Todos los elementos tienen que
de aquellos empleados y se puso a ajustar cuentas con ellos. desarrollarse.
298 299

Ideas para el diálogo: 2. Con la noche las sombras nos cercan,


— ¿A cuál de los dos elementos hay que dar primacía? y tu rostro nos da nueva luz;
¿Crees que la juventud actual pone el mismo interés alumbrados en nuestro camino,
en formar cuerpo y espíritu? hasta Ti correremos, Señor.
— ¿Qué consejos darías a la juventud para promover su 3. Cuando al fin nos recojan tus manos
personalidad completa? para hacernos gozar de tu paz,
— ¿Qué importancia das a t u formación religiosa y espi- reunidos en torno a tu mesa,
ritual? nos dará la perfecta hermandad.

O R A C I Ó N D E LOS F I E L E S :
Pidamos, hermanos, al Señor para que Ilumine nuestra O R A C I Ó N SOBRE LAS OFRENDAS
mente y dé valor a n u e s t r a voluntad a fin de lograr u n a
Recibe, Señor, las ofrendas del pan y del vino,
juventud consciente y sana.
junto con las de nuestro trabajo.
Haz que ellas sean garantía de los premios
— Por la Iglesia de Dios, para que ponga atención espe-
que esperamos conseguir de tu mano en el cielo.
cial en la formación de la juventud, roguemos al Señor.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
— Por los padres y educadores de la juventud, para que
sepan proyectar y clarificar las mentes de los jóvenes
en la doctrina sana y verdadera, roguemos al Señor.
— Por las familias, para que sean escuela de santidad y de
formación en esta hora del mundo, roguemos al Señor. PLEGARIA EUCARISTICA
— Por todos nosotros, para que trabajemos en lograr una
personalidad de cara a Dios y a los demás, roguemos al
Señor. PREFACIO:

Te suplicamos, Señor, Realmente es justo y necesario


que ilumines las ilusiones de n u e s t r a s vidas es nuestro deber y salvación,
para que trabajemos y sepamos ser únicamente p a r a Ti bendecirte siempre y en todo lugar,
a fin de que podamos poseerte para siempre. Señor, Padre Santo, por Jesucristo, tu Hijo.
Por Jesucristo n u e s t r o Señor. Amén. Por tu palabra has creado todas las cosas:
derramaste, como un sembrador,
LITURGIA D E LA EUCARISTÍA la semilla del bien y la belleza;
y el mundo todo: las cosas, los campos,
• Los niños y niñas traen las ofrendas. las montañas y los valles, los peces del m a r
• También pueden ponerse sobre el altar los diplomas y objetos y los animales del aire comenzaron a existir.
de premio.
H a s creado también al hombre
pero con una dignidad mayor.
CANTO D E O F E R T O R I O : (N. Espiritual) Tú nos has dado la inteligencia
para que, trabajando con ella, descubriéramos
Junto a Ti al caer de la tarde,
los misterios del mundo y la bondad de t u corazón.
y cansados d e nuestra labor,
te ofrecemos con todos los hombres Por lo cual, unidos a los ángeles y a los santos,
el trabajo, el descanso, el amor. cantamos el himno de tu gloria, diciendo:
300 301

Santo, Santo, Santo... RITO DE COMUNIÓN

Santo y grande eres, Señor, digno de toda alabanza.


Nos has enviado tu Verbo hecho hombre para que por CANTO DE COMUNIÓN:
él conociéramos tu grandeza.
Cristo, tu Palabra, nos trajo tu mensaje de salvación; 1. Vamos con el Señor y vamos a comer
y por El hemos conocido tu amor hacia nosotros. sentados junto a El en la mesa del Señor;
A El recoidamos y bendecimos, vamos con el Señor para sentir la sed
dándote gracias por lo que hizo por nosotros, cansados del rencor.
cuando la noche en que iba a ser entregado,
tomo pan en sus santas manos, te bendijo, 2. El mundo quiere tener amor,
lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: la fuente se secó, todas se secarán.
Tomad y comed todos de él, En Ti la fuente correrá y al hombre saciará
porque esto es mi cuerpo, porque mata al rencor.
que será entregado por vosotros. 3. Vamos con el Señor, tú que hiciste el bien,
tú que hiciste el mal; a todos llama Dios.
Del mismo modo, tomó el cáliz del vino,
Juntos caminarán y nadie quedará
elevó sus ojos al cielo y lo dio a sus discípulos, diciendo:
porque unidos van.
Tomad y bebed todos de él,
porque este es el cáliz de mi sangre,
sangre de la alianza nueva y eterna;
que será derramada por vosotros y por todos los h o m b r e s O R A C I Ó N DESPUÉS D E LA C O M U N I Ó N :
para el perdón de los pecados.
Haced esto en conmemoración mía. Alimentados con t u sacramento de amor,
te pedimos, Señor, que sigas fortaleciendo
T^ Este es el sacramento de nuestra fe. nuestras inteligencias con la verdad de tu palabra.
R7 Anunciamos... Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por tanto, nosotros, tu pueblo santo,


al hacer memoria de su muerte,
de su santa Resurrección RITO DE DESPEDIDA
y de su señorío sobre el mundo y la historia,
te ofrecemos al que se entregó por nosotros.
Y junto con el sacrificio de su Cuerpo y Sangre, {Sigue la Bendición del Celebrante.)
te ofrecemos nuestra dignidad de hombres
y el esfuerzo de los que trabajamos • Mientras se canta el canto final, los muchachos y muchachas pue-
den acercarse a recibir sus diplomas
por hacer un mundo de amor y de paz.
Dígnate enviar tu Espíritu Santo
p«ra que El sea lazo de unión entre los que formamos
la comunidad edificada en el amor. CANTO FINAL: (J. A. Espinosa)

í\>r Cristo, con él y en él,


Por ti, mi Dios, cantando voy
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo, la alegría de ser tu testigo, Señor.
todo honor y toda gloria 1. Me mandas que cante con toda mi voz:
por tos siglos de los siglos. Amén. no sé cómo cantar tu mensaje de amor.
302

Los hombres me preguntan cuál es mi misión;


les digo: testigo soy. APÉNDICE
2. Es fuego tu palabra que mi boca quemó;
mis labios ya son llamas y ceniza mi voz.
Da miedo proclamarla, pero Tú me dices:
no temas, contigo estoy. ORDINARIO DE LA MISA

I^-RITOS INICIAIiES

1.—CANTO DE ENTRADA

2.—SALUDO AL PUEBLO

El Sacerdote (S) y los fieles (P) de pie se santiguan, y


dtcen:

S. En el nombre del Padre, y del Hijo,


y del Espíritu Santo.
P. Amén.

Primera Fórmala

S. La gracia de nuestro Señor Jesucristo,


el amor del Padre,
y la comunión del Espíritu Santo,
esté con todos vosotros.
P. Y con tu espirito.

Segunda Fórmula

S. La gracia y la paz de Dios, nuestro Padre,


y de Jesucristo, el Señor.
con todos vosotros.
P. Bendito es Dios,
Padre de nuestro Señor Jesucristo.
o
Y con tu espíritu.
304 305

sólo tú Señor, S. Tú que has sido enviado a sanar los corazones afligidos:
sólo tú Altísimo, Jesucristo, Señor, ten piedad.
con el Espirita Santo P. Señor, ten piedad.
en la gloria de Dios Padre. Amén. S. Tú que has venido a llamar a los pecadores: Cristo, ten
piedad.
P. Cristo, ten piedad.
S. Tú que estás sentado a la derecha del Padre para interce-
der por nosotros: Señor, ten piedad.
II. LITURGIA DE LA PALABRA
P. Señor, ten piedad.
S. Dios todopoderoso
1.—LECTURAS tenga misericordia de nosotros,
perdone nuestros pecados
1.—SALMO. ALELUYA (Véanse los S a l m o s Responsorialest y nos lleve a la vida eterna.
P. Amén.
*.—EVANGELIO (Y HOMILÍA)
4.—KYRIE
A.—CREDO
Se omite si se ha utilizado la tercera fórmula para el
8 y P. Creemos en nn solo Dios, Acto Penitencial.
Padre todopoderoso,
Creador de cielo y tierra, S. Señor, ten piedad. P. Señor, ten piedad.
de todo lo visible y lo invisible. S. Cristo, ten piedad. P. Cristo, ten piedad.
Creemos en un solo Señor, Jesucristo. S. Señor, ten piedad. P. Señor, ten piedad.
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos: 5.—GLORIA

Dios de Dios, S y P. Gloria a Dios en el cielo,


Luz de Luz, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Dios verdadero de Dios verdadero, Por tu inmensa gloria
engendrado, no creado, te alabamos,
de la misma naturaleza que el Padre, te bendecimos,
por quien todo fue hecho; te adoramos,
que por nosotros los hombres te glorificamos,
y por nuestra salvación te damos gracias.
bajó del cielo, Señor Dios, Rey celestial,
y por obra del Espíritu Santo Dios Padre todopoderoso.
se encarnó de María, la Virgen, Señor Hijo único, Jesucristo,
y se hizo hombre; Señor Dios, Cordero de Dios,
y por nuestra cansa fue crucificado Hijo del Padre:
en tiempos de Poncio Pilato: tú que quitas el pecado del mundo,
padeció y fue sepultado, ten piedad de nosotros;
y resucitó al tercer día, según las Escrituras, tú que quitas el pecado del mundo,
y subió al cielo, atiende nuestra súplica;
y está sentado a la derecha del Padre; tú que estás sentado a la derecha del Padre,
y de nuevo vendrá con gloria ten piedad de nosotros:
para juzgar a vivos y muertos, porque sólo tú eres Santo,
y su reino no tendrá fin.
20.—EUCARISTÍA DOMESTICA
306 307
sólo tú Señor, Creemos en el Espíritu Santo,
sólo t ú Altísimo, Jesucristo, Señor y dador de vida,
con el Espíritu Santo que procede del P a d r e y del Hijo,
en la gloria de Dios Padre. Amén. que con el P a d r e y el Hijo
recibe u n a misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Y en la Iglesia,
II. LITURGIA DE LA PALABRA que es una, santa, católica y apostólica.
Reconocemos un solo Bautismo
p a r a el perdón de los pecados.
1,—LECTURAS Esperamos la resurrección de los muertos
y la vida del m u n d o futuro.
1.—SALMO. ALELUYA (Véanse los Salmos Responsoriales) Amén.
».—EVANGELIO (Y HOMILÍA) •.—ORACIÓN D E LOS F I E L E S ( T e rogamos, ójrenoa)

4.—CREDO

8 y P . Creemos en un solo Dios, ni. LITURGIA EUCARISTICA


Padre todopoderoso,
Creador de cielo y tierra,
1.—OFERTORIO
de todo lo visible y lo invisible.
Creemos en un solo Señor, Jesucristo.
a) Presentación del pan
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos: S. Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan,
Dios de Dios, fruto de la tierra y del trabajo del hombre,
Luz de Luz, que recibimos de tu generosidad
Dios verdadero de Dios verdadero, y ahora te presentamos:
engendrado, no creado, él será para nosotros pan de vida.
de la misma naturaleza que el Padre, P. Bendito seas por siempre, Señor.
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres b) Presentación del vino
y por nuestra salvación
bajó del cielo, S Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino,
y por obra del Espíritu Santo fruto de la vid y del trabajo del hombre,
se encarnó de María, la Virgen, que recibimos de tu generosidad
y se hizo hombre; y ahora te presentamos:
y por nuestra causa fue crucificado él será para nosotros bebida de salvación.
en tiempos de Poncio Pilato: P. Bendito seas por siempre, Señor.
padeció y fue sepultado,
c) Oración sobre las ofrendas
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo, Invitación
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria S. Orad, hermanos,
para juzgar a vivos y muertos, para que este sacrificio, mío y vuestro,
y su reino no tendrá fin. sea agradable a Dio», Padre todopoderoso.
308 309

P. El Señor reciba de t u s manos este sacrificio, para que, ayudados por tu misericordia,
para alabanza y gloria de su Nombre, vivamos siempre libres de pecado
para nuestro bien y protegidos de toda perturbación,
y el de toda su santa Iglesia. mientras esperamos la gloriosa
venida de nuestro Salvador, Jesucristo.
2.—PLEGARIA EUCARISTICA P. Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria
por siempre, Señor.
Véase en cada Celebración La II del Misal Romano en las páginas
255-257, y la III en las págs. 265-267. 1 — R I T O D E LA PAZ
Diálogo del Prefacio
S. Señor Jesucristo.
S. El Señor esté con vosotros que dijiste a los Apóstoles:
P. Y con t u espíritu. «Mi paz os dejo, mi paz os doy.»
S. Levantemos el corazón. N o mires nuestros pecados,
P . Lo tenemos levantado hacia el Señor. sino la fe de tu Iglesia,
S Demos gracias al Señor nuestro Dios. y conforme a tu palabra,
P. E s justo y necesario. concédele la paz y la unidad.
Tú que vives y reinas
(Sigue el Prefacio.)
por los siglos de los siglos.
S. y P . Santo, Santo, Santo es el Señor, P. Amén.
Dios del Universo.
H e n o s están el cielo y la tierra de t u gloria. S. La paz del Señor sea siempre con vosotros.
Hosanna en el cielo. P. Y con t u espíritu.
Bendito el que viene en nombre del Señor. S. Daos fraternalmente la paz.
Hosanna en el cielo.
Todos los asistentes participan del rito de la paz con un saludo
cordial
Aclamaciones después de la Consagración

S Este es el sacramento de nuestra fe. «.—FRACCIÓN D E L PAN


P. Anunciamos tu muerte,
proclamamos tu resurrección. 8. y P . Cordero de Dios
¡Ven, Señor Jesús! que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
(Ultima vez: Danos la paz.)
IV. RITO D E COMUNIÓN
*.—COMUNIÓN

1.—ORACIÓN D E L SEÑOR:
S. Este es el cordero de Dios,
que quita el pecado del mundo.
S. Fieles a la recomendación del Salvador
Dichosos los llamados a esta cena.
y siguiendo su divina enseñanza,
P. Señor, no soy digno
nos atrevemos a decir:
S. y P . Padre nuestro... de que entres en mi casa,
pero «na palabra tuya
S. Líbranos, Señor, de todos los males
bastará para sanarme.
y concédenos la paz en nuestros días,
310
ÍNDICE DE CANTOS Y SALMOS
S. El Cuerpo de Cristo. (Por orden alfabético en cada apartado)
El que va a comulgar responde:
P. Amén.
5.—CANTO D E COMUNIÓN

6—ACCIÓN D E GRACIAS

Según las circunstancias se guardará silencio durante unos instan-


tes o se cantará o leerá algún salmo o himno de alabanza. Nota: Los números indican las páginas.

V. RITO D E D E S P E D I D A 1. Cantos y s a l m o s de entrada.

Acuérdate de Jesucristo (L. Deiss), 113, 119, 260.


En el Señor estamos congregados, 45, 269.
1.—BENDICIÓN
Errante voy (El peregrino) (J. A. Espinosa), 199.
Hacia ti, morada santa (K. Arguello), 93, 133, 193, 222.
S. El Señor esté con vosotros. Juntos como hermanos (N. Espiritual), 44, 56, 108, 125, 144, 185, 264.
P. Y con tu espíritu. Pueblo de reyes (L. Deiss), 259.
Un solo Señor (L. Deiss), 69, 192.
S. La bendición de Dios todopoderoso, Vamos cantando al Señor (J. A. Espinosa), 77, 92, 156, 196, 228, 267.
Padre, Hijo, * y Espíritu Santo, Ven, Señor, no tardes (N. Espiritual), 166.
descienda sobre vosotros.
P. Amén. 2. Cantos y salmos responsoriales.

2.—DESPEDIDA A Ti levanto mis ojos (Salmo 122: M. Manzano), 124.


Caminaré en presencia del Señor (Salmo 114: J. A. Espinosa), 85,
109, 207.
S. P o d é i s ir e n p a z . El Señor es mi fuerza (J. A. Espinosa), 80, 101, 237.
P. D e m o s gracias a D i o s . Mi alma espera (Salmo 129: M. Manzano), 111, 117, 215, 252.
Siempre confío en mi Dios (J. A. Espinosa), 116, 217.
Sí, me levantaré (L. Deiss), 84.
Tu palabra me da vida (Salmo 118: J. A. Espinosa), 37, 78, 208, 229.
Tu reino es vida (Salmo 71: M. Manzano), 213, 224.
Una canción alegre cantaré, 296.

3. C a n t o s d e ofrenda.

Cansados de trabajar (N. Espiritual), 152.


Cómo le cantaré al Señor (R. Cantalapiedra), 91, 138, 219.
Congrega, oh Padre divino (J. M. Goicoechea), 204.
Himno de la alegría (Escucha, hermano: M. Ríos), 58, 150, 176.
Óyeme, tú que eres joven (Voces Amigas), 26, 235.
Señor, te ofrecemos el vino y el pan, 95.
Somos todos uno en Cristo, 73
Te ofrecemos, Señor, nuestra juventud (J. A. Espinosa), 30, 40, 163.
Te presentamos el vino y el pan (J. A. Espinosa), 129, 172, 188, 226.
Todo lo que veo Tú lo has creado (P. Alejandro), 158.
Traigo ante Ti nuestra oculta inquietud, 49, 104.
312
4. C o m u n i ó n y caridad. ÍNDICE
Caridad y comprensión (N. Espiritual), 127, 178.
Como brotes de olivo (Salmo 128; L. Deiss), 98, 139, 233, 257.
Pág.
Bendigamos al Señor, 50, 191.
Juntos para soñar (T. Aragüés), 36, 132, 166, 175, 240.
No podemos caminar (J. A. Espinosa), 58, 75, 206, 226. BIBLIOGRAFÍA 5
Qué bien todos unidos (T. Aragüés), 146, 180, 232.
Una espiga dorada por el sol (C. Gabarain), 248, 292. I. INTRODUCCIÓN HISTORICO-PASTORAL, por R. Col-
Un mandamiento nuevo (Melodía popular), 131, 148, 220. menares 7
Vamos con el Señor, 301. 1. LA IGLESIA, COMUNIDAD DE FE, DE CULTO Y DE AMOR . . . 8
2. LA LITURGIA, «CUMBRE A LA QUE TIENDE LA ACTIVIDAD
5. A c c i ó n de g r a c i a s . DE LA IGLESIA» 9
3. HISTORIA DE SALVACIÓN Y EVOLUCIÓN DE LA LITURGIA. 10
A Dios den gracias los pueblos (Salmo 66: J. A. Espinosa), 210, 227. Antiguo Testamento 10
Aleluya, aleluya, el Señor es nuestro Rey (Salmo 97: M. Manzano), 70. Nuevo Testamento 11
Dad gracias al Señor, porque es bueno, 43, 271.
Este es el día (Salmo 117: M. Manzano), 47, 61, 140, 268. Iglesia apostólica 12
Me llena de gozo, 293. Iglesia primitiva romana 13
Mi boca te cantará jubilosa (Salmo 63: L. Deiss), 106, 121. a) Iglesia doméstica 13
Señor, Dios nuestro (Salmo 8: F. Palazón), 115. b) La «domus ecclesiae» 14
Te damos gracias, Señor (Salmo 137: J. A. Espinosa), 51, 68, 198, 249. c) Crisis litúrgica 15
La Iglesia en la Edad Media y Moderna 16
fi. Conclusión de la a s a m b l e a .
4. LA EUCARISTÍA POR GRUPOS PARA LOGRAR LA PROMOCIÓN

Anunciaremos tu reino (C. Halffter), 83, 100, 161, 200. DE LA COMUNIDAD CRISTIANA 18
Canción de juventud (C. Gabarain), 76, 157, 159. Situación histórica y pastoral litúrgica 18
Cerca de Ti, Señor, 123. Aspiraciones de la Iglesia actual 20
Danos tu luz (J. A. Espinosa), 186. Situación jurídico- pastoral de la Eucaristía de grupos ... 21
Día y noche (N. Espiritual), 60, 174, 221.
Gloria, gloria, aleluya (Melodía popular), 33, 206, 241. a) Legislación preconciliar 21
Junto a Ti al caer de la tarde (N. Espiritual), 88, 154, 234. b) Legislación posconciliar 22
Nosotros venceremos (Melodía popular), 28, 90, 284. c) Instrucción sobre las «Misas para grupos particulares». 22
Por ti, mi Dios (Canción del testigo: J. A. Espinosa), 67, 82, 202, 258.
Que el Señor nos construya la casa (Salmo 126: M. Manzano), 64, ÍI. CELEBRACIONES EUCARISTICAS POR GRUPOS Y
169, 182, 244 EN FAMILIA.
Una nueva vida, 276.
Viva la gente, 34, 184. A) P e c h a s y fiestas familiares 25
Yo volveré a cantar (R. Cantalapiedra), 160. 1. Santificando el amor: Día de los enamorados ... 26
2. Nos amamos ya de verdad: Día de la petición de
mano 36
3. Dos en uno para Dios: Día de la boda 45
4. Bendice, Señor, nuestra casa: Bendición del piso. 52
5. Ya somos uno más en casa: Nacimiento de un hijo. 60
6. Y lo queremos hijo de Dios: En el bautizo de un
hijo 69
7. Confírmanos, Señor, en la fe: Celebración de la
confirmación 77
8. Todos somos pecadores: Celebración penitencial ... 84
9. El pan de los fuertes: Día de la primera comunión. 92
10. Señor, te regalamos un hijo: En la primera misa
de un sacerdote 100
314
11. Con la cruz de Cristo: La enfermedad nos visita ... 109
12. Esperamos la resurrección: En la muerte de un OBRAS DEL M I S M O AUTOR
familiar o amigo 117
13. Día del padre o de la madre: Liturgia familiar ... 125
14. Renovemos nuestro amor: Aniversario de la boda. JAVIER G. GALDEANO Precio: 190 ptas.
Bodas de plata y de oro 133
B) Otros grupos y circunstancias varias 141 SANTA M A R Í A DE N U E S T R O S
15. Nuestras amistades: Fin de semana. Visita o re-
unión familiar 142
CAMINOS
16. También hay que descansar: Comienzo de las va- Celebraciones Marianas
caciones 150
17. Juventud en el campo: Excursión. Campamento. I. SANTA MARÍA DE TODOS LOS DÍAS (9 temas)
Playa 158 1. María en un mundo secularizado.—2. Santa María de la Palabra de
18. Apertura de curso: La vuelta al estudio y al trabajo. 167 Dios.—3. Del trabajo diario.—4. De la alegría.—5. Del dolor.—6. Del es-
tudio.—7. De la pobreza.—8. De la diversión.—9. De la oración.
19. Tenemos que conocernos: Reunión de vecindad... 176
20. Un solo Señor, una sola fe: Celebración ecuménica. 185 II. SANTA MARÍA DE LA MADUREZ PSICOLÓGICA (9 temas)
21. Peregrinos hacia Dios: Eucaristía durante una pe- 10. Santa María de la personalidad.—11. De la madurez cristiana de la
regrinación o romería 193 fe. — 12. De la juventud. — 13. De la amistad. — 14. De la sinceridad.
22. Todos apóstoles: Eucaristía en grupos de aposto- 15. De la soledad.—16. De la renuncia.—17. De la sed.—18. Del amor
lado 200 cristiano.
23. Hablando con Dios: Día de retiro colectivo 207 III. SANTA MARÍA, MADRE DE LOS CRISTIANOS
24. La vocación sanitaria: Grupo de médicos, enfer- 19. Santa María, madre de Dios.—20. Figura y madre de la Iglesia.
meras, etc 215 21. Santa María de la Gracia (Inmaculada).—22. De la santidad cristiana
25. Al ritmo del trabajo: Eucaristía en grupos de tra- 23. Del perdón.—24. De la virginidad.—25. De la familia.—26. De los an-
bajo (oficina, fábrica, empresa, taller, etc.) 222 cianos.—27. Del apostolado.—28. De la Anunciación.—29. De la espera
(Adviento).—30. De nuestra Pascua definitiva (Asunción).—31. De la uni-
26. En amor y buena compañía: Grupo o equipo de dad (celebración ecuménica).
matrimonios 228
27. El deporte, valor humano: Ocasión o fecha depor-
tiva 235
28. Gracias por los frutos maduros: Final de recolec- JAVIER G. GALDEANO Precio: 180 ptas.
ción, vendimia, verano, etc 242
29. La Palabra de Dios: La Biblia en casa y en grupos. 250 PASTORAL DE LOS ENFERMOS
30. La vida consagrada: Aniversario de la profesión.
31. Nuestra vida familiar: Para equipos de matrimo- I. PASTORAL DE LOS ENFERMOS HOY
nios 269 1. La solicitud pastoral.—2. La Fraternidad católica de los enfermos
32. Armas para la paz: Fuerzas armadas (Militares, 3. Psicología pastoral del enfermo.
policía, etc.) 277 II. EVANGELIZACION DEL MUNDO DE LOS ENFERMOS
33. Abrirse a la vida: Eucaristía a tus quince años ... 285 A) Evangelización de los enfermos: 1. ¿Sabes por qué sufres?—2. ¿Cuál
34. Entrega de diplomas: Final de curso 294 es tu actitud ante la enfermedad?—3. Los sacramentos de los enfermos.
APÉNDICE: Ordinario de la misa (completo) 303 4. ¿Crees que puedes ser apóstol?—5. Enfermo y comunidad cristiana
ÍNDICE DE CANTOS Y SALMOS 3U B) Evangelización del personal sanitario: 1. Misión y grandeza de la
vocación sanitaria.—2. Moral profesional del personal sanitario.—3. Medi-
cina e implicaciones morales.
III. DIEZ CELEBRACIONES EUCARISTICAS (O DE LA PALABRA)
(Para enfermos, enfermeras, religiosas, médicos...)

EDITORIAL Covarrubias, 19 .- Madrid-10