Vous êtes sur la page 1sur 6

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE DERECHO

RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS NOTARIOS

AUTOR:
ROMERO TOLEDO HELEN GERALDINE

DOCENTE:
ABOG. FABIAN SILVESTRE ANICETO LUCERO

MATERIA:
DERECHO CIVIL VII (RESPONSABILIDAD CIVIL)

HUARAZ – PERÚ
2016
FUNCIONES DEL NOTARIO

Función Directiva: Consiste en que el notario Aconsejar, instruir, funciona como un perito
en Derecho, concilia y coordina voluntades.

Función moldeadora: El notario modela el acto jurídico, dotándolo de forma legal. Para
ello califica la naturaleza y legalidad del acto, admite éste a su intervención al tenerse por
requerido por las partes o bien lo rechaza, si la calificación es adversa; y por fin, lo
redacta. Esta función de redacción ejerce con entera libertad, sin más condición o
limitación que la de no traicionar la voluntad de las partes dentro de las normas del
derecho y observando las prescripciones de la Ley del notariado.

Función autentificadora: Es esta la de mayor trascendencia pública. Consiste en investir


los actos notariales de una presunción de veracidad que los hace aptos para imponerse
por sí mismos en las relaciones jurídicas, para ser impuestos por el poder coactivo del
Estado.

RESPONSABILIDAD CIVIL DEL NOTARIO

La responsabilidad civil es una conducta violatoria de intereses privados y por tanto la


obligación de reparar el daño causado a un sujeto de derecho, y las normas que rigen lo
relativo a esta responsabilidad son de derecho privado y dentro de este obviamente se le
ubica dentro del derecho civil. La responsabilidad civil admite tradicionalmente su división
en dos categorías: contractual y extracontractual.

Otro tema al que se le ha hecho referencia es al de la responsabilidad civil de los co-


notarios, estableciendo en forma clara que los deberes y obligaciones incumben a todos
de igual medida, importante es esta afirmación porque muchas de las justificaciones que
exponen los notarios cuando se ven envueltos en este tipo de responsabilidades es que el
usuario, el pago de los servicios u otros factores dependían sólo del otro co-notario, con el
cual él colaboró, justificación que les será rechazada de plano.

por lo que los notarios que actúan en conotariado son “todos… solidariamente
responsables por las faltas u omisiones”. La actuación conotariada, no alcanza a
individualizar, ni mucho menos, a exonerar de responsabilidades a alguno de los
autorizantes. Esta solidaridad, obliga a los notarios copartícipes en este tipo de actuación,
de conformidad con la ley, a encontrarse al día en el cumplimiento de los requisitos
establecidos para ser notario y ejercer como tal. Tal actuación no justifica la falta de
requisitos esenciales establecidos para ser notarios y ejercer como tal. Ni los exime del
cumplimiento de los deberes legales, materiales y funcionales del notario. Por lo anterior
el conotariado, como actuación notarial protocolar que es, puede ser ejercida solamente
por quienes estén debidamente habilitados al efecto, y está sujeta al cumplimiento de
todos los deberes y obligaciones propios del ejercicio de la función.”

TIPOS DE RESPONSABILIDAD CIVIL DEL NOTARIO

RESPONSABILIDAD CIVIL CONTRACTUAL

La doctrina señala que para que sobrevenga la responsabilidad civil contractual debe
existir una violación a una norma o a un deber jurídico. En el caso de la responsabilidad
civil contractual, este deber o norma que se violentó es más claro de definir, pues surge
de un contrato que existía entre las partes, y producto directo del incumplimiento del
mismo, nace el daño que conllevará a la indemnización patrimonial.

La responsabilidad civil del notario es contractual cuando proviene directamente de un


contrato de prestación de servicios profesionales Esta supone la violación de un deber
concreto, de carácter específico, la infracción de un vínculo jurídico establecido de
persona a persona, una obligación de contenido patrimonial. Es decir, se da la violación
de una relación obligatoria preexistente. Debido a lo anterior, el resarcimiento sustituye o
se añade a la obligación.

También debemos recordar que el concepto de responsabilidad no sólo abarca el daño,


que es el menoscabo patrimonial que sufre el acreedor, sino que también se extenderá al
pago de los perjuicios o el lucro cesante, que es la ganancia patrimonial dejada de percibir
a causa de este mismo daño.

La función notarial se resuelve en el cumplimiento de dos obligaciones de distinta


naturaleza: una, la de asistir y asesorar a las partes poniendo a su servicio todos sus
recursos técnicos que como profesional del derecho, sin comprometerse en cuanto al
fondo del asunto, a un resultado invulnerable; y eventualmente otra obligación que lleva
implícito el compromiso de autorizar un instrumento inobjetable desde el punto de vista
formal, lo interesante es que los mismos partidarios de la naturaleza extracontractual de la
responsabilidad del notario, sostienen que no debe responder en aquellos casos en que
se produzca una nulidad por decisión judicial sobre un problema de derecho
razonablemente controvertido.

El notario puede incurrir en culpa contractual no sólo por hecho propio sino también por
hecho doloso o culposo de las personas que sirven bajo sus órdenes, según los principios
de la culpa in eligen do y de la culpa in vigilando. ¿Y qué sucede si el notario fuese
inducido a error en la apreciación de las circunstancias de hecho, como consecuencia de
una información incompleta o falta de sinceridad de su cliente?, podríamos concluir que
cuando el incumplimiento proviene de causa extraña y esta no le es Imputable, el notario,
no es culpable, no puede ser responsabilizado.

FUNDAMENTO

Su fundamento se establece en el artículo 702 del Código Civil, según el cual: "El deudor
que falte al cumplimiento de su obligación sea en la sustancia, sea en el modo, será
responsable por el mismo hecho de los daños y perjuicios que ocasione a su acreedor, a
no ser que la falta provenga de hecho de éste, fuerza mayor o caso fortuito."

Este artículo nos indica que cualquier persona que falte al cumplimiento de una obligación
es responsable por los daños que cause, pero no nos menciona que el dolo o la culpa sea
su principal fuente, solo con el hecho de incumplir una responsabilidad ya nace una
obligación con la única excepción de que sea por fuerza mayor o caso fortuito.

DAÑOS Y PERJUCIOS

Los daños y perjuicios que pueden reclamarse son los que fueron previstos o que
pudieron serlo al tiempo de contraer la obligación, con la excepción de que fueran
provocados por dolo.

RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL

En cuanto a este tipo de responsabilidad, podemos empezar diciendo que, surge entre
sujetos que no tienen relación jurídica con anterioridad al hecho dañoso, es decir, la
relación jurídica relacionada con el daño sufrido comienza a partir del momento en que un
sujeto violenta el patrimonio o la esfera personal del otro. Lo importante en este instituto,
es que hablamos de una responsabilidad que sobreviene a cualquier tipo de acción u
omisión gravosa. Con esto queremos aclarar que no está taxativamente enumerada o
siquiera descrito el tipo de conducta que resultará como generadora de responsabilidad
civil extracontractual, esto, por supuesto encuentra fundamento en que los hechos
generadores de daños pueden ser tan amplios y cambiantes que no es provechoso para
el legislador tipificarlos, sino más bien es mejor proteger el bien jurídico que ataque tal
daño.

El notario tiene obligaciones producto de su función notarial; el notario responde por la


culpa grave, la leve y la levísima dada su calidad profesional como técnico del derecho
por su ejercicio requiere una especial preparación que denote su capacidad profesional y
moral con un gran sentido de responsabilidad de orden y de legalidad. Una relación
jurídica es extracontractual cuando se constituye porque una persona viola la esfera
jurídica de otra sin que haya entre ellas una relación jurídica anterior, o sí, existiendo ésta
no tiene nada que ver con el comportamiento que produjo el daño. Aquí se incluyen,
siempre que cause un daño, todas las violaciones al deber de diligencia, la impericia, la
falta y el dolo.

Según lo señalado anteriormente se puede afirmar que extracontractual, significa


ausencia de un vínculo previo o relación obligatoria preexistente. O en otras palabras se
puede afirmar que la responsabilidad extracontractual aparece cuando se causa un daño
sin que exista dicho vínculo entre el autor del daño y el sujeto a quien se le ha
ocasionado.

Durante el estudio de esta modalidad de responsabilidad, debemos hacer un pequeño


análisis sobre el carácter subjetivo que va inmerso en la conducta dañosa, entiéndase el
dolo o culpa. La culpa es la falta de cuidado o diligencia, o en otras palabras, la
negligencia, imprudencia o falta. Debe ser imputable al sujeto que produce el daño. La
culpa del notario deriva de una obligación de diligencia en el ejercicio de su función.

La responsabilidad civil en que incurre un notario nace de la actuación ilícita, dolosa o


culposa que puede dar lugar a uno de los siguientes supuestos el abstenerse sin causa
justa de autenticar un hecho o un acto jurídico causando daños y perjuicios, o también
cuando su actuación es morosa, o cuando se declara judicialmente la nulidad o
inexistencia de una escritura pública o de un acta, cuando el notario no inscribe o inscribe
tardíamente en el Registro Público una escritura y que ya se haya recibido del cliente los
gastos y honorarios para tal efecto o cuando el daño material o moral es causado por la
comisión de algún delito. En todos estos casos se provoca, se origina o se causa un daño
y un perjuicio.
El notario debe de ser cuidadoso y diligente por que la falta del debido cuidado y
diligencia es lo que entendemos por culpa, y en realidad lo que el derecho sanciona no es
la conducta indebida sino la imputabilidad de la trasgresión es la culpabilidad, puesto que
las leyes civiles condenan al deudor omiso al pago de daños y perjuicios. Asimismo, la
culpa del notario se origina en un deber jurídico de diligencia, está obligado a toda la
diligencia de un buen padre de familia, pues recordemos que debe poner en juego toda su
diligencia, la prudencia normal y debe de ser cuidadoso de sus obligaciones
profesionales, en otras palabras, no se admite en el ejercicio notarial la negligencia o la
pereza y podría ser el sujeto de culpa leve, puesto que incluso el incumplimiento del
notario podría ser ocasionado por una causa extraña y sin embargo serle imputable, ya
que responde en todos los casos frente a las partes.

Fundamento.

La responsabilidad civil extracontractual se encuentra establecida en los artículos 1045


del Código Civil: "Todo aquel que por dolo, falta, negligencia o imprudencia, causa a otro
un daño, está obligado a repararlo junto con los prejuicios.",

El artículo 1046 del Código Civil, estipula: "La obligación de reparar daños y perjuicios
ocasionados con un delito o cuasi delito, pesa solidariamente sobre todos los que han
participado en el delito o cuasidelito, sea como autores o cómplices y sobre sus
herederos."

Daños y Perjuicios

Los notarios que en función de su profesión causaren daños a terceros por su negligencia
o dolo, serán responsables por su actuación y deberán resarcirlos en su totalidad de
acuerdo a sentencia judicial.