Vous êtes sur la page 1sur 13

Salud colectiva:

fundamentos conceptuales

Recepción: agosto 8 de 2011


24 36 Aceptación: mayo 15 de 2012

Maria Rita Bertolozzi *


Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo **

Resumen
Este artículo presenta aspectos que fundamentan el concepto de Salud colecti-
va. También, se discurre sobre su surgimiento en el contexto de América Latina
y sobre algunos aspectos de su constitución, el marco referencial y teórico en
la investigación en salud y en enfermería, los cuales contribuyen para prácticas
que pretenden transformar la realidad.

Palabras clave:
Salud Colectiva, Enfermería, Investigación, Salud Pública.
24

* Licenciada en Enfermería y Obstetricia de la Universidad de São Paulo, Master en Salud Pública de la


Universidad de São Paulo y Doctora en Salud Pública por la Universidad de São Paulo. Profesor Doc-
tor de la Universidad de São Paulo. Profesora Asociada del Departamento de Enfermería en Salud
Colectiva EEUSP.

** Licenciada en Enfermería y Obstetricia de la Universidad de São Paulo, Especialista en Salud colecti-


va con enfoque en el programa Salud Familiar de la Universidad de São Paulo, Master en Enfermería
de la Universidad de São Paulo y Doctora en Ciencias de la Salud por la Universidad de São Paulo.

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


Collective Health:
Conceptual Fundamentals

Abstract
This paper introduces aspects that constitute the collective health concept. The
emergence of that concept in Latin America context and the theoretical and refe-
rence frame, in nursing and in health research, that contribute to practices that
aim to transform the reality, also, are presented.

Key words:
Collective Health, Nursing, Research, Public Health

25

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


•  Maria Rita Bertolozzi  •  Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo  •

responsable de proteger y asegurar la


1. Introducción salud de sus miembros.

E l enfoque de esta reflexión es la


investigación en Salud colectiva.
La Salud colectiva aborda la salud-enfer-
b. Las condiciones sociales y económicas
tienen impacto definitivo sobre la sa-
medad de los sujetos a partir de una pers- lud y enfermedad, por tal motivo de-
pectiva histórica. Por lo tanto, considera ben ser objeto de cuidado científico.
los sujetos en grupos sociales y cómo esos
son determinados por las formas particu- c. Las medidas para proteger la salud
lares de inserción social de sus miembros, deben tener carácter médico y social.
es decir, según su participación en proce-
sos de producción y reproducción social. Con la era bacteriológica, época de apo-
geo e importante desarrollo del enfoque
La producción y reproducción social de- clínico y biomédico, todo el impulso que
terminarán el acceso al trabajo y el curso la vertiente social dio a la explicación del
que tome la vida de las personas, manifes- proceso salud-enfermedad fue dislocado
tada de modos específicos, lo que se tra- para segundo plano. Sin embargo, en la
duce en grupos con especificidades en el segunda mitad de los años cincuenta del
26 trabajo y en la vida, con consecuencias en siglo XX, el proyecto preventivista fue
el proceso salud-enfermedad. Por lo tan- ampliamente debatido, con apoyo de la
to, para la Salud colectiva, la definición Organización Panamericana de la Salud,
del “colectivo” es más amplia que la refe- recolocando la salud pública y, principal-
rida a conjuntos masificados de personas. mente, la atención primaria, como frente
para mejorar las condiciones de salud de
2. Surgimiento las poblaciones. Tal proceso fue robuste-
de la Salud colectiva cido al asociarse al período de crisis por la
Nunes (2006) (1), con base en Foucault, que atravesaba el modelo biomédico, con
afirma que las bases para construir la relación a la teoría y a la práctica (2).
medicina social se establecieron en la se-
gunda mitad del siglo XIX, época en que De esta forma, en la década de los setenta,
por primera vez se consideró el cuerpo del la salud como problema social es retomada
trabajador como un problema social y fe- en las Américas, época en que la mayor
cha en que se fijaron sus principios bási- parte de los países latinoamericanos pa-
cos, que se tornaron parte integrante del saron por procesos dictatoriales, dándose
discurso salubrista: el deterioro progresivo de las condiciones
sociales y de salud. Ese contexto deter-
a. La salud de las personas como tema minó el surgimiento de la Salud colecti-
de interés social y la sociedad como va, principalmente en Brasil, además de

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


Salud colectiva: fundamentos conceptuales

Ecuador (con las importantes contribucio- Nunes (1994) (5), al reafirmar que la Sa-
nes de Jaime Breilh y Edmundo Granda a lud colectiva presenta triple dimensión:
respecto de la epidemiología) y en México como corriente de pensamiento, como
(con Asa Cristina Laurel, específicamen- movimiento social y como práctica teóri-
te, sobre las cargas de trabajo). La Salud ca, y apoyado en Donnangelo (1983) (6),
colectiva emerge como campo de conoci- enfatiza su multiplicidad en términos de
mientos y de prácticas en salud, y también objetos y de áreas de saber, una vez que
surge como forma de lucha, como proyec- se asocia a aspectos económicos, políti-
to para defender las igualdades sociales y cos e ideológicos. Además, Nunes (1994)
de salud, y como forma de contestar las (5) afirma que la Salud colectiva trae una
profundas desigualdades sociales en curso visión filosófica: “... una actividad consti-
en América Latina (3). tuida por una dimensión teórica, un mo-
vimiento y un pensamiento”.
Everardo Duarte Nunes registra que el
término Salud colectiva es introducido en Así, la Salud colectiva puede ser interpre-
Brasil, en 1979, cuando un grupo de pro- tada como un mosaico: como un conjun-
fesionales, salubristas y docentes del área to formado por partes separadas, que se
de medicina preventiva y social buscaron aproximan cuando la comprensión de los
crear un campo científico con orientación problemas o de las prácticas propuestas 27
teórica, metodológica y política que privi- van más allá de los límites de cada campo
legiase lo social como categoría analítica disciplinar, lo que exige asociaciones in-
(1). De este modo, la Salud colectiva surge terdisciplinares (1).
como término vinculado a un esfuerzo de
transformación, como “(…) vehículo de una De hecho, la Salud colectiva es una prác-
construcción alternativa de la realidad, que es tica social y un campo de conocimientos.
el objeto de la acción, de métodos para estudiar- Como práctica, es decir, en cuanto proce-
la y de formas de praxis que se requieren” (4). so de trabajo, está constituida por compo-
nentes básicos: objeto, instrumentos, me-
dios, actividades y relaciones sociales. Y
3. Campo y objeto esto es particularmente importante, pues-
de la salud colectiva to que los objetos de las investigaciones
No hay un consenso sobre la definición emergen de las prácticas sociales (2, 7, 8).
del campo de la Salud colectiva. Se con-
sidera que es un campo enmarcado por ¿A cuál objeto se refiere
tensiones epistemológicas y no hay una la Salud colectiva?
teoría unificadora que explique el conjun- El objeto de la Salud colectiva son las
to de los objetos de estudio que derivan necesidades sociales de salud de los gru-
del colectivo (3). pos sociales y no apenas los problemas de

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


•  Maria Rita Bertolozzi  •  Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo  •

salud, que se limitan a riesgos, agravios, de otros saberes: la antropología, la socio-


enfermedades y muertes (2). También la logía, la economía, la política, la ecología,
organización de los servicios de salud, además de otras ciencias. El carácter am-
la planificación y la gestión de la salud, plio del objeto y la comprensión amplia de
componen el objeto de la Salud colectiva, los determinantes sociales indican que los
una vez que sólo tienen sentido en el sus- servicios de salud no son suficientes para
trato de las necesidades de salud. la transformación de tal objeto. Las tec-
nologías adoptadas en los servicios para el
Así, los instrumentos y los medios de tra- diagnóstico, prevención y tratamiento de
bajo, que se utilizan para la transforma- las enfermedades, aunque pueden ser efica-
ción del objeto, deben ser coherentes a ese, ces a nivel individual, pueden ser ineficaces
es decir, es necesario que sean coherentes cuando se trata de las necesidades de salud.
con el carácter colectivo del objeto, desde En ese sentido, es importante que las he-
su aprehensión hasta la perspectiva de su rramientas del trabajador en salud colectiva
transformación (2). A partir de ese enten- sean orgánicas con el carácter colectivo y
dimiento, se considera que las necesidades socialmente determinado del objeto (2).
de salud no se agotan en la demanda de los
servicios, en las necesidades médicas, en Bajo esa perspectiva, se trata de compren-
28 las enfermedades, en los carecimientos, en der las necesidades como proyectos que
los riesgos, en los sufrimientos, en el con- ponen en evidencia las necesidades radi-
creto de los indicadores de salud y de pro- cales, como las que se requieren para que
ducción de los servicios. La consideración la persona continúe siendo un ser, confor-
de que el proceso salud-enfermedad es so- me destaca Mendes-Gonçalves (1992) (8),
cialmente determinado permite ampliar el o las que se requieren para que la persona
concepto de necesidades de salud a todas viva la vida con dignidad, conforme de-
las cuestiones que se refieren al desarrollo fienden las autoras del presente artículo.
de la vida y que deben conducir al disfrute De ser así, la defensa del territorio, de la
de la vida digna. ecología, de la producción para la vida,
del trabajo, de la libertad, deben integrar
Para tanto, se requieren todos los saberes los proyectos de investigación en Salud
que se conjugan para la comprensión de colectiva. En consecuencia, la reconcep-
la salud-enfermedad desde la perspectiva tualización de las necesidades sociales de
social, además del saber epidemiológico y salud, impuesta sobre todo por la realidad,
clínico (2). Si las necesidades no se limi- requiere de estructuras de conocimientos
tan a los problemas de salud y envuelven y habilidades bajo esta óptica (2).
las condiciones fundamentales para la vida,
los instrumentos de trabajo para la apre- La Salud colectiva plantea la determina-
hensión del objeto deben ser provenientes ción social del proceso colectivo de pro-

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


Salud colectiva: fundamentos conceptuales

tección de la salud, es decir, articula la de la salud; visiones de mundo y valores;


salud-enfermedad a los procesos gene- trabajadores que se constituyeron como
rales/estructurales de la sociedad y a los actores para los cambios sociales, en dife-
procesos particulares y singulares. De esta rentes esferas de la actuación profesional
manera, se entiende que el vivir, el enfer- y política; y, prácticas (políticas, institu-
mar, el recuperarse y el morir se constitu- cionales, técnicas, económicas, culturales,
yen como producto de la organización de entre otras), que tomaron la salud, la cali-
la sociedad, de la estructura de los grupos dad de la vida, la libertad y la felicidad, en
sociales y, por consiguiente, de la inserción cuanto referenciales centrales (2).
de los sujetos en la sociedad, de la accesibi-
lidad a la salud y a la vida de calidad. En la Así es que, a diferencia de lo que ha su-
pauta de la Salud colectiva se considera la cedido en los otros países de Latinoamé-
vida como un proceso colectivo, histórico rica, la Salud colectiva en Brasil ha se
y contradictorio, que se caracteriza por su institucionalizado de forma consistente,
constante movimiento y constantes tensio- en función de la producción científica, de
nes en función de las relaciones sociales. la formulación de política pública, de la
Además, se considera que la vida se reali- organización corporativa de profesionales
za como parte de un proceso jerarquizado, de salud (3), además de la incorporación
donde hay procesos con distintos pesos en del contenido en las carreras de pregra- 29
el proceso salud-enfermedad (4). do y cursos de posgrado, y también en la
promoción de variados cursos de especia-
La naturaleza del campo de la Salud co- lización sobre el tema.
lectiva puede expresarse en un triedro
compuesto por los componentes: ideolo- De esta forma, la Salud colectiva no se
gía, saber y práctica (10). Por lo tanto, la limita al conocimiento de orden técnico,
Salud colectiva no es sólo un movimiento por el contrario, se amplía para buscar
ideológico, ni sólo práctica política. Es comprender cómo viven y cómo se en-
práctica técnica, científica y tecnológi- ferman los sujetos, que a su vez tienen
ca. La conjunción de esos componentes sentido en hogares concretos, donde es-
puede fundamentar la formulación e im- tablecen relaciones sociales y donde se
plantación de una totalidad de cambios, concretiza la vida y el trabajo. Es decir,
como el ejemplo concreto de la Reforma se trata de comprender el proceso salud-
Sanitaria Brasileña, que originó, en 1988, enfermedad en el concreto de la vida, no
el Sistema Único de Salud. Ese sistema se reduciendo la colectividad a la suma de
originó a partir de: conocimientos basados personas, sino transcendiendo para com-
en referenciales teóricos; coexistencia de prender las relaciones entre sus integran-
movimientos ideológicos y enfoques doc- tes, incluyendo relaciones de poder, de
trinarios que defendieron el espacio social afectividad, de competencia y de vínculo.

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


•  Maria Rita Bertolozzi  •  Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo  •

Eso quiere decir que se trata de procesos salud. Éste también ha sido fundamental
sociales y políticos y de sujetos cuyas vi- para el crecimiento de la Epidemiología
das se expresan en la contrariedad. social, que relaciona la producción de la
enfermedad al modo de producción y de
El contexto histórico y político de Lati- reproducción social, a la estructura social
noamérica, que por ocasión de la emer- y al sistema de atención a la salud (11).
gencia de la Salud colectiva en los setenta,
evidenciaba crisis político-instituciona- Sin embargo, según Pasche (2006) (11),
les, económicas y sociales, paralelamente esta perspectiva de interpretación deter-
a la insuficiencia de la explicación de las minó un papel secundario a los sujetos,
diferencias en términos de morbilidad y dejando de lado la aprehensión de las di-
mortalidad con relación a los distintos mensiones relativas a lo simbólico y a los
grupos sociales, fueron terreno fértil para significados, excluyéndolos del campo de
la emergencia de la Salud colectiva. la Salud colectiva en su origen.

Este escenario, al lado de la necesidad de Así, las primeras investigaciones se pre-


cambios en la enseñanza médica, en el sentaron puestas en los marcos teóricos,
marco de la Medicina preventiva y de la muy enmarcados en los procesos ge-
30 retomada de la corriente de pensamien- nerales, referentes a la dimensión de la
to de la Medicina social, que orientaban producción social y del aparato jurídico-
los cambios de las prácticas hacia las ne- político-ideológico y determinaron cierta
cesidades de salud, impulsaron las inter- pérdida del rescate de lo subjetivo. Hoy
pretaciones de la salud-enfermedad bajo las prácticas y el desarrollo del campo de
la perspectiva materialista-histórica (11). conocimientos de la Salud colectiva han
Eso justifica por qué la Salud colectiva se buscado también articular a los procesos
vale de la perspectiva materialista e his- generales los procesos particulares, refe-
tórica (o del paradigma histórico-estruc- rentes a la inserción de clase de los grupos
tural), conforme llama la atención Stotz sociales (4) y los singulares, que ocurren
(1997) (3), con base en la producción de en la cotidianidad de sujetos y familias.
Cordeiro et al (1976) (12), tomando como Recientemente, el movimiento ha incor-
categorías analíticas centrales el trabajo y porado la necesidad de estudiar los aspec-
los grupos sociales. tos que dicen respecto a la subjetividad de
los sujetos sociales, incluyendo las repre-
El materialismo histórico, en el campo de sentaciones sociales.
la salud, ha permitido el desarrollo de mo-
delos explicativos sobre los determinantes Coherentemente a esta perspectiva y a la
y condicionantes de la salud-enfermedad naturaleza del objeto de la Salud colec-
y de la organización de las prácticas de tiva, los estudios cualitativos han tenido

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


Salud colectiva: fundamentos conceptuales

fuerza en la investigación en Salud colec- na ha contribuido para:


tiva, al mismo tiempo en que se ha desa- 1. Establecer el carácter histórico y so-
rrollado la Epidemiología social. cial de la salud-enfermedad;

2. Definir el objeto de estudio, que per-


4. Importancia de la mite comprender de manera profun-
Epidemiología social como da el proceso salud-enfermedad como
disciplina que instrumentaliza proceso social;
la comprensión del objeto
de la Salud colectiva 3. Conceptualizar la causalidad, o mejor
En cuanto a la producción del conoci- dicho, la determinación, que requiere
miento, la Salud Colectiva ha propiciado la jerarquización entre procesos me-
la reflexión teórica-epistemológica so- diadores y condicionantes de la salud-
bre el campo y sus disciplinas nucleares, enfermedad.
la investigación científica y el desarrollo
conceptual y tecnológico. Los estudios En el marco de la Salud colectiva, la Epi-
críticos, realizados a partir de los años demiología social requiere del aporte de
setenta del siglo XX, permitieron la con- las ciencias sociales, dada la complejidad
formación de una corriente teórica: la que aborda, pues estamos hablando de 31
Epidemiología social, que ha estimulado personas en constantes y contradictorias
nuevas investigaciones sobre enfermeda- relaciones en espacios sociales, que no se
des y agravios en las sociedades, replan- restringen al espacio físico, sino que se
teando asuntos para la política y para la refieren a territorios, plenos de tensiones
planificación en salud, así como para el y de relaciones sociales y de diferencias
desarrollo de prácticas de salud (12). Por entre los sujetos.
el hecho de tomar la categoría “trabajo”
como uno de los elementos centrales para
el estudio de la salud, la Epidemiología 5. La investigación
social ofrece indicaciones relevantes para en Salud colectiva
analizar la producción y la distribución de Los primeros aportes significativos en
enfermedades y de agravios en la socie- Salud colectiva, en el ámbito de América
dad de forma articulada a los procesos de Latina, conforme a lo destacado por Paim
producción y de reproducción social, así (2006)(2), fueron de Juan César García, al
como para el estudio del proceso de tra- seguir a otros investigadores, entre ellos,
bajo en salud (12). Asa Cristina Laurell, con las importantes
contribuciones respecto a los mecanismos
Para Breilh (1994) (12), la estructuración particulares de determinación social de la
de la Epidemiología social latinoamerica- salud-enfermedad: la caja negra (3) y Jai-

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


•  Maria Rita Bertolozzi  •  Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo  •

me Breilh, con las fundamentales cons- los determinan, los aspectos relaciona-
trucciones en la Epidemiología crítica. dos a los estilos y a la calidad de vida, así
En Brasil, fueron los de Maria Cecilia como los significados de enfermarse y del
Donangelo, Sergio Arouca e Guilherme cuidado, además de la organización de los
Rodrigues da Silva, entre otros. También servicios de salud.
en Brasil, la creación del Centro Brasileño
de Estudios en Salud (CEBES) y la Aso- Para Paim (2006) (2), los estudios co-
ciación Brasileña de Posgrado en Salud rrientes de la investigación en Salud co-
Colectiva (ABRASCO), en 1979, fueron lectiva han privilegiado:
los marcos fundamentales para impulsar • El estudio de las políticas: en cuanto
la investigación en Salud colectiva. formas de distribución de poder, y
perspectivas de inclusión social;
Con relación a los estudios en enfermería,
resaltan los del grupo de investigadoras de • El estudio de las prácticas: en cuanto
las Escuelas de Enfermería de la Universi- acciones institucionales, profesionales y
dad de São Paulo, Brasil (campus univer- relacionales;
sitarios de São Paulo y de Ribeirao Preto,
localizados en el Estado de São Paulo). • El estudio de las técnicas: en cuanto
32 La enfermería ha contribuido sobremane- la organización y la regulación de los
ra para la producción del conocimiento y recursos y de los procesos productivos;
para las prácticas en Salud colectiva, in-
cluyendo tecnologías para la captación de • El estudio de los instrumentos, como
necesidades de salud y para el estableci- medios para intervenir en la Salud
miento de proyectos de intervención. colectiva.

Es importante señalar, también, que la El autor (Paim, 2006) (2) destaca tres di-
enfermería, por intermedio de la Asocia- mensiones en la Salud colectiva:
ción Brasileña de Enfermería, ha elabora- • La dimensión epidemiológica y social
do una sistemática de clasificación de las de los medios de trabajo: que incide
prácticas de enfermería en Salud colectiva sobre la aprehensión de las necesidades
que permiten diálogo con otras clasifica- de salud y sobre la selección de tecno-
ciones mundiales de enfermería (13). logías para atender tales necesidades.

Según Nunes (2006) (1), la Salud colecti- • La dimensión organizacional y geren-


va ha incorporado los siguientes aspectos cial: con enfoque para la aprehensión de
en su campo de investigación: la produc- los problemas de los servicios de salud
ción y la distribución de enfermedades y y de las organizaciones, así como la
agravios a la salud, las condiciones que adopción de procedimientos que inter-

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


Salud colectiva: fundamentos conceptuales

fieren en la factibilidad y en la viabili- La investigación en Salud colectiva in-


dad del trabajo colectivo en salud. corpora la perspectiva de la promoción de
la salud, de la prevención, las acciones de
• Y a la dimensión ética, que es propues- rehabilitación, la protección de la ciudada-
ta por el autor, las autoras del presente nía, la identificación y monitorización de
artículo acoplan el carácter político de los contextos vulnerables. Requiere, por lo
la Salud colectiva, para confluir con la tanto, la integralidad, y propone la supera-
perspectiva ético-política de la Salud ción del biologicismo y del modelo clínico,
Colectiva, de la cual tuvo origen. Ese centrado en la práctica médica, en la en-
carácter requiere la reflexión crítica, fermedad, en los procedimientos, en la es-
de forma que se planifiquen acciones pecialidad y en la orientación hospitalaria.
dirigidas a generar cambios en las
sociedades, teniendo como horizonte La investigación en Salud colectiva re-
la igualdad social. Eso apunta para el quiere, fundamentalmente, la valoriza-
compromiso de la Salud colectiva, refe- ción de lo social, de las subjetividades, del
rente a la emancipación de las personas cuidado, del estímulo a la convivencia,
hacia la dignidad en el desarrollo de la el establecimiento de articulaciones con
vida. la comunidad que van más allá de la di-
mensión técnica y se amplían para la di- 33
Según Breilh (1994) (12), la investigación mensión afectiva, de solidaridad (2) y se
en Salud colectiva al estar implicada con acrecienta de relaciones de simetría, de
el colectivo, en sus distintas presentacio- autonomía y de tolerancia entre los suje-
nes y necesidades, debe incorporar las tos. Este proceso de construcción incor-
prácticas de cuidado, que se constituyen pora la subjetividad, la intersubjetividad,
como prácticas de afirmación de la vida. la valorización de la alteridad, con énfasis
Dichas prácticas se refieren a todas las en la dimensión del cuidado (14).
formas para mantener la salud: prácticas
de responsabilidad para mejorar la salud
individual y colectiva; prácticas de desa- 6. La investigación en Salud
rrollo y de realización de los sistemas de colectiva: área estratégica
salud, y prácticas de participación y so- para transformar
lidaridad por medio de proyectos de de- las desigualdades sociales
mocracia, ciudadanía y derechos sociales. La investigación en Salud colectiva es una
Como se ha afirmado anteriormente, el de las áreas estratégicas de investigación,
eje de las acciones son las necesidades de pues está orientada para la emancipación
salud y, por lo tanto, la Salud colectiva fo- de los grupos sociales y para la superación
menta la participación social. de las desigualdades sociales.

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


•  Maria Rita Bertolozzi  •  Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo  •

En Brasil, la investigación en Salud co- dológica de la investigación y mayor par-


lectiva presenta relevancia y crecimiento. ticipación de la producción científica na-
El número de grupos de investigación en cional en Salud colectiva en el escenario
esta área ha crecido aceleradamente. Has- internacional. La producción científica en
ta el mes de marzo de 2011, el Directorio el área ha presentado demanda y credibi-
de Grupos de Investigación del Consejo lidad creciente también por los responsa-
Nacional de Investigación, denominado bles de formular e implementar las políti-
CNPq (Conselho Nacional de Pesquisa), cas y acciones en salud en el país (15).
registró 429 grupos de investigación en
Salud colectiva, siendo 343 en áreas espe- En síntesis, según Barreto (15), Brasil
cíficas de ciencias de la salud-enfermería, presenta, en Salud colectiva, una comu-
farmacia, medicina, odontología, medi- nidad científica activa, competente, pro-
cina veterinaria, psicología, fonoaudiolo- ductiva y atenta a los asuntos nacionales
gía, fisioterapia, inmunología y nutrición, e internacionales de salud, que en los úl-
y 86 a otras áreas como educación, socio- timos años se posiciona en la comunidad
logía, educación física, antropología, de- científica y consolida su influencia en los
mografía, ecología, geografía, botánica, potenciales usuarios de la investigación.
arquitectura, geociencias, comunicación,
34 ciencias políticas, zootecnia, agronomía y
planeamiento urbano. Todos esos grupos 7. Consideraciones finales
involucran 9.252 investigadores, compro- Aunque la trayectoria de la Salud colec-
metidos con la producción del conoci- tiva demuestra que mucho se ha hecho,
miento en Salud colectiva. hay que tener en cuenta que, todavía, es
un campo en construcción, así como es
Cabe resaltar también que hasta la fecha la salud, como es la vida, como son los
se han formado 59 programas de Posgra- procesos sociales. Por lo tanto, no se está
do en Salud Colectiva, lo que ha generado hablando de marcos teóricos que se au-
crecimiento del número de magísteres y toenclaustran, por lo contrario, se remite
doctores, formados en esta área, así como a la necesidad de experimentar modelos
el rápido aumento de la producción cien- teóricos y metodológicos que permitan:
tífica, bajo la forma de artículos, tesis y • Entender el proceso de investigación
trabajos presentados en eventos. También como proyecto político-ético-pedagó-
cada vez más se amplía el debate cientí- gico;
fico: no es casualidad que el número de
participantes en cada nuevo encuentro • Capturar las necesidades de salud, que
científico del área sorprende siempre a los pueden no manifestarse exclusivamente
organizadores. Hay, además, evidencias como biológicas y clínicas;
del aumento de la calidad teórica-meto-

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


Salud colectiva: fundamentos conceptuales

• Ejecutar proyectos que asocien la or- incorporando la cultura, la interrelación


ganización del trabajo de los servicios entre las personas y los espacios a donde
de salud y las necesidades de los grupos operan las contradicciones sociales. En
sociales que conviven en su territorio esos espacios, las necesidades deben ser
de jurisdicción, según el eje de la inte- captadas también considerándose la sin-
gralidad. Tales proyectos deben pau- gularidad, los sentimientos y los proyec-
tarse en el compromiso político y ético tos de vida.
para buscar el cambio de las prácticas
vigentes, construyendo saberes que Por lo tanto, a partir de la síntesis de los
operan a partir del conocimiento y de autores que iluminan esta reflexión, se
acciones que se realizan en la atención destacan como desafíos de la investiga-
a los sujetos, a las familias, a los grupos ción en Salud Colectiva:
y a las comunidades. Estas prácticas • Avanzar en la reflexión teórico-episte-
demandan procesos de trabajo que mológica y en el desarrollo conceptual
busquen identificar contextos vulnera- y metodológico;
bles y que incorporen la monitorización
de las condiciones de vida y salud de • Desarrollar abordajes que transciendan
los grupos sociales, potencializando los las dicotomías individual-colectivo,
procesos constructivos para el enfren- afectivo-racional y cualitativo-cuanti- 35
tamiento de la vida y buscando superar tativo, así como consideren la subjetivi-
las fragilidades. dad de los sujetos;

• La alquimia entre varios saberes que • Estimular la aplicación práctica de sus


articulen los ámbitos afectivo, cogniti- resultados siempre orientados a mejo-
vo y clínico. rar el cuidado en salud y a promover
acciones que superen los contextos
Esa pauta está orientada a la reconstruc- de vulnerabilidad, ultrapasando los tra-
ción ética, política y técnica del cuidado, dicionales diagnósticos de salud que se
que no más se restringe al conocimiento limitan a esos mismos.
parcelado y a procedimientos que dividen
el cuerpo biopsíquico y que jerarquizan América Latina representa hoy una de
las áreas del conocimiento (3, 8). La com- las fronteras del mundo donde la supera-
plejidad de la salud necesita de la inte- ción de la lógica neoliberal evoluciona de
gración e interdependencia entre sujetos, forma nítida, ágil y veloz, en favor de la
prácticas y saberes. De esta manera, es superación de las desigualdades sociales.
fundamental reconocer que las necesida- El avance de fuerzas democráticas, po-
des de salud parten de los espacios socia- pulares y progresistas pone en evidencia
les y transcienden los aspectos biológicos, la necesidad de evolucionar para que el

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.


•  Maria Rita Bertolozzi  •  Mónica Cecilia De-la-Torre-Ugarte-Guanilo  •

9. Mendes-Gonçalves RB. Práticas de saúde:


acceso a la vida con dignidad para todos processos de trabalho e necessidades. São
sea la imagen-horizonte, el compromiso a Paulo: CEFOR; 1992. (Cadernos CEFOR
seguir en Salud colectiva. 1- Serie Textos).
10. Escorel S. Reviravolta na saúde: origem e
articulação do movimento sanitário. Rio
Referencias bibliográficas de Janeiro: Fiocruz; 1998.
11. Pasche DF. A Saúde Coletiva: novo campo
1. Nunes E. Saúde Coletiva: uma história
de reflexão crítica da saúde. In: A Saúde
recente de um passado remoto. En: Cam-
Coletiva: Diálogos Contemporâneos. Ljuí,
pos GWS, Minayo MCS, Akerman M,
Ijuí; 2006. pp. 21-40.
Drumond Jr M, Carvalho YM, organiza-
dores. Tratado de Saúde Coletiva. 2a ed. 12. Cordeiro HA, Arouca AT, Fiori JLC,
São Paulo: Hucitec; 2006. pp. 295-315. Guimarães RFN, Nogueira RP. Produção e
distribuição da doença (doença e sociedade).
2. Paim JS. Desafios para a saúde coletiva no
IMS-UERJ/OPAS. Reunião de Ciências
Século XXI. Salvador: EDUFBA; 2006.
Sociais Aplicadas à Saúde (17 a 22 de maio
3. Stotz EN. A Saúde coletiva como projeto de 1976).
científico: teorias, problemas e valores na
13. Breilh J. Dialéctica de lo colectivo en epide-
crise da modernidade. En: Canesqui AM,
miologia. En: Costa MFL, Souza RP, orga-
organizador. Ciências sociais e saúde.
nizadores. Qualidade de vida: compromisso
São Paulo: Hucitec; 1997. pp. 273-84.
histórico da epidemiologia. Belo Horizonte:
36
4. Breilh J. Nuevos conceptos y técnicas de Coopmed; 1994. pp.135-45.
investigación. Ecuador: CEAS; 1995.
14. Egry EY, Antunes MJM, Sena-Chompré
5. Nunes ED. Saúde Coletiva: história de uma RR, Almeida MCP, Silva IA. Classifica-
idéia e de um conceito. Saude Sociedade. ção das práticas de enfermagem em Saúde
1994;3(2): 5-21. Coletiva:
6. Donnângelo MCF. A pesquisa na área a experiência brasileira. En: Chianca TCM,
da saúde coletiva no Brasil- década de 70. Antunes MJM. A Classificação Internacio-
En: Ensino de saúde pública, medicina nal de Práticas de Enfermagem em Saúde
preventiva e social no Brasil. Rio de Coletiva – CIPESC. Brasília: ABEN
Janeiro: Abrasco; 1983. pp. 17-35. (Série Didática Enfermagem no SUS);
1999. pp. 34-45.
7. Schraiber LB, organizador. Programação
em saúde hoje. Sao Paulo: Hucitec; 1990. 15. Ayres JRCM. Cuidado e reconstrução das
práticas de saúde. Interface, Comun Saude
8. Mendes-Gonçalves RB. Tecnologia Educ. 2004; 8(14): 73-91.
e organização das práticas de saúde.
Características tecnológicas do processo 16. Barreto ML. A pesquisa em Saúde Coletiva
de trabalho da rede estadual de Centros no Brasil. Cad Saude Publica. 2003;19(2):
de Saúde de São Paulo. São Paulo: Hucitec/ 354-355.
Abrasco; 1994.

Salud Areandina, Bogotá (Colombia). 1 (1): 24-36, julio-diciembre de 2012.