Vous êtes sur la page 1sur 4

2.

INGENIERÍA CONSTITUCIONAL

Para el desarrollo y sustento de este tema, nos abocaremos principalmente


a considerar los aportes del profesor jurista Giovani Sartori, en sus diversas
producciones, tales como: “La Ingeniería Constitucional y sus Límites” y “La
Ingeniería Constitucional Comparada”.

Para una mejor comprensión, el profesor de la Universidad de Columbia,


Giovanni Sartori, en su obra La Ingeniería Constitucional Comparada, recurre a la
analogía, puesto que asemeja a la Constitución a diseños de máquinas o aparatos:
“La ingeniería tiene que ver con las máquinas, su mecánica, diseño y
funcionamiento…Las constituciones (de alguna manera) se parecen a las
máquinas, esto es, a mecanismos que deben funcionar y producir algo”1.

De las siguientes citas, entendemos que el término ingeniería constitucional


fue acuñado para referirse al análisis del diseño y funcionamiento de la maquinaria
o aparato estatal; no obstante, que las constituciones son diseños para producir
gobernabilidad, concebida ésta como la aptitud de una organización política en su
conjunto para responder satisfactoriamente a las demandas que la sociedad
formula.

El término Ingeniería Constitucional parte de un enfoque diferente a la


tradicional que consiste en redacción o confección constitucional, tal como lo

1SARTOEI Giovanni: “Ingeniería Constitucional Comparada”, Edit. Fondo Cultura Económica,


Tercera edición, México, 2003, pág. 8
books.google.es/books/.../Ingeniería_Constitucional_Comparada.htm
expresa Sartori, en su obra La Ingeniería constitucional y sus límites: “La
Constitución no son meros documentos legales que están plasmados de mandatos
y prohibiciones que organiza el poder, sino también se espera de ella que ordenen
el comportamiento”2.

El autor citado hace hincapié, al señalar que: “No es muy probable que las
constituciones funcionen como se desea a menos que empleen las maquinarias de
Jeremy Benthman, es decir los castigos y las recompensas”3

De lo señalado, con relación a castigos, el jurisconsulto inglés Jeremy


Bethman, nos explica que: “El acontecimiento del delito debe producir dos
pensamientos: El uno de prevenir la repetición de delitos semejantes, y el otro de
reparar en lo posible el mal del delito pasado”4.

Por otro lado, con relación a las recompensas refiere: “El cumplimiento de la
obligación produce beneficio que cesa por sí mismo desde que no se cumple con
ella”5. La recompensa no solo se da en dinero, sino en honores, incentivos,
ascensos, estímulos y otros.

Desde el enfoque contemporáneo de Giovanni Sartori, las constituciones


tienen la finalidad de constituirse como instrumentos de protección, ya que

2 SARTORI, Giovanni, Ob. cit., pág. 9


www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/trcons/cont/3/est/est5.pdf
3 SARTORI, Giovanni, Ob. cit., pág. 9
4 DUMOND, Esteban: “Teoría de las penas y recompensas, obra clásica de Jeremy Bethman”. Edit.

Barcelona, pág.1838
books.google.com/.../Teoría_de_las_penas_y_de_las_recompensa.html?id.
5 BETHMAN, Jeremy, Ob. cit. pág. 272

books.google.es/books?id=9479JZACe9AC
manifiesta que su interés primordial radica en controlar y limitar el ejercicio de poder
político.

La Declaración Francesa de Derechos de 1789 señala en su artículo XVI:


“cualquier sociedad en la que la garantía de los derechos no esté asegurada, ni la
separación de poderes establecida, carece de Constitución”6.

A partir de la Declaración Francesa de Derechos, queda claro que las


constituciones son necesarias para proteger el derecho de los ciudadanos, y con
relación al poder, no es para únicamente limitarlo, sino evitar que éste sea
concentrado, es decir que ninguna persona sola ostente y controle el poder.

Por tanto, las constituciones son procedimientos, cuya intención es la de


asegurar un ejercicio controlado del poder y que éstas deben estructurar y
disciplinar los procesos de toma de decisiones de los Estados. En efecto, “las
constituciones no sólo son instrumentos de protección, sino de gobierno….y de un
gobierno eficaz”7.

Giovanni Sartori para mejor comprehensión de lo expresado, utiliza una


ilustración en la que compara a la Constitución con las carreteras y las normas de
tráfico, ya que éstas indican el itinerario, el camino que permite un ejercicio
controlado del poder. Si por el contrario, estas normas conducen a un punto muerto
o ineficaz y débil, entonces nos encontramos frente a una Constitución mal
diseñada.

6 SARTORI, Giovanni, Ob. cit., pág.79


7 SARTORI, Giovanni, Ob. cit., pág. 80
En suma, según la opinión de Sartori, la Constitución “es aplicable
únicamente a una forma de Estado que implica protección a los ciudadanos.”8

Con relación al derecho de ciudadanos, encuadrado dentro del Derecho


Constitucional, el catedrático y jurista español, Javier Pérez Royo expone:
“Únicamente hay un momento en el mundo del Derecho en el que se contempla a
cada individuo no en lo que tiene de diferente, sino en lo que tiene de igual a todos
los demás…Para el Derecho Constitucional el individuo es exclusivamente
ciudadano. Ni propietario rústico o urbano, ni jornalero o trabajador industrial o de
servicios, ni accionista de una sociedad anónima o de responsabilidad limitada, ni
concesionario de un servicio público o usuario del mismo. Para el Derecho
Constitucional el individuo es titular de derechos fundamentales en condiciones de
igualdad…y deberes exclusivamente9.

Según muchos investigadores, coinciden en señalar que para Sartori lo más


importante es el diseño de la forma y estructura de gobierno que enfrente la
necesidad de gobernar de una forma eficaz y responsable, es decir centra o presta
más atención a la forma cómo funcionan las estructuras políticas y cómo pueden
mejorarse.

8SARTORI, Giovanni, Ob. cit., pág. 81


9
PÉREZ ROYO, Javier: “ Curso de Derecho Constitucional”
www.marcialpons.es/static/pdf/9788415664000.pdf