Vous êtes sur la page 1sur 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE PSICOLOGÍA
CARRERA DE:

PSICOLOGIA CLINICA

TEMA: TAREA II
___________________________________________________________________

PRESENTADO POR:

NICOLE OGANDO

_____________________________________________________________

MATRÍCULA:

12-0396
_______________________

ASIGNATURA:

INTRODUCCION A LA PSICOTERAPIA

_______________________________________________

FACILITADOR (A):

FRANCES ROULET
_______________________________________________

Santiago de los Caballeros


República Dominicana
Agosto 2018
INTRODUCCIÓN

El psicoanálisis es una teoría desde la que se consideró que la historia del individuo, sobre
todo los primeros años, es esencial para comprender el funcionamiento adulto. Para
Freud, padre del psicoanálisis, los primeros conflictos determinan en parte el
funcionamiento adulto. El psicoanálisis supuso una ruptura con la línea dominante, al
considerar que para interpretar nuestros actos hay que considerar un conjunto de
mecanismos inconscientes.

Para Freud el psicoanálisis no constituye una búsqueda científica imparcial, sino que es
un acto terapéutico cuyo objetivo es modificar el comportamiento. Posteriormente añadió
que la elaboración y extensión de la teoría hace que el psicoanálisis sea, además de una
técnica terapéutica y de una teoría auxiliar de la patología, una teoría del psiquismo
humano. El carácter general de la teoría lo reafirmó cuando insistió en la identidad de los
contenidos psíquicos de los individuos neuróticos y sanos: los primeros fracasan donde
los segundos consiguen resolver los conflictos.
1. Elabora un Resumen del Enfoque Psicoanalítico, sus fundamentaciones teóricas
y las principales técnicas propuestas por:
A. Sigmund Freud.
B. Carl Jung.
C. Alfred Adler
El psicoanálisis se define como un conjunto de teorías psicológicas y técnicas
terapéuticas que tienen su origen en el trabajo y las teorías de Sigmund Freud. La idea
central en el centro del psicoanálisis es la creencia de que todas las personas poseen
pensamientos, sentimientos, deseos y recuerdos inconscientes. Por lo que el contenido
del inconsciente a la conciencia, las personas son capaces de experimentar la catarsis y
profundizar en su estado de ánimo actual.

El psicoanálisis es una teoría desde la que se consideró que la historia del individuo, sobre
todo los primeros años, es esencial para comprender el funcionamiento adulto. Para
Freud, padre del psicoanálisis, los primeros conflictos determinan en parte el
funcionamiento adulto. El psicoanálisis supuso una ruptura con la línea dominante, al
considerar que para interpretar nuestros actos hay que considerar un conjunto de
mecanismos inconscientes.

La teoría psicoanalítica basa su información en tres fuentes de información: la


observación directa, los recuerdos infantiles y las interpretaciones.

El psicoanálisis se sustenta bajo varios principios, que son los siguientes:

 El desarrollo de la personalidad está marcada principalmente por los


acontecimientos de nuestra primera infancia. Según Freud, las bases de nuestra
personalidad queda fijada a la edad de cinco años.
 La forma en que nos comportamos se encuentra influenciada en gran parte por
nuestros impulsos inconscientes.
 Cuando la información del inconsciente pasa a nuestro consciente, puede
conducirnos a una catarsis y permitirnos lidiar con el problema.
 Utilizamos una serie de mecanismos de defensa para protegernos de la
información contenida en nuestro subconsciente.
 Los problemas emocionales y psicológicos como la depresión y la ansiedad,
suelen tener sus raíces en los conflictos entre la mente consciente e
inconsciente.
 Un analista experto puede ayudar a traer ciertos aspectos del subconsciente a
la conciencia mediante el uso de una variedad de estrategias psicoanalíticas
tales como análisis de los sueños y la libre asociación.

Sigmund Freud: El psicoanálisis surgió de un método terapéutico para determinadas


enfermedades nerviosas que Sigmund Freud y su colega y compatriota Joseph Breuer
elaboraron conjuntamente hacia 1890 y que daría como fruto la obra Estudios sobre la
histeria (1895). La primera preocupación de Freud, dentro del campo del psiquismo
humano, fue el estudio de la histeria, a través del cual llegó a la conclusión de que los
síntomas histéricos eran causados por conflictos psíquicos internos reprimidos.
Según Freud, lo fundamental en el orden psicológico es la zona inconsciente. El
inconsciente es dinámico y ejerce una presión constante sobre el plano consciente y, por
lo tanto, en la conducta de la persona. Este inconsciente está constituido por instintos
(todo lo congénitamente dado), pero bajo la acción del mundo exterior, lo inconsciente
ha sufrido una transformación, que es la conciencia, una fuerza también capaz de
oponerse a los impulsos del inconsciente. Entre la conciencia y el inconsciente existe el
"pre-consciente", un intermediario, constituido por fenómenos inconscientes que integran
la actividad de la conciencia, y que son susceptibles de hacerse conscientes. Pero para
esto, deben sufrir una serie de operaciones deformadoras: la censura, que también es
adquirida por la acción del medio exterior, bajo la influencia de la educación.

El inconsciente, la conciencia y la censura (denominadas posteriormente por Freud como


"ello", "yo" y "super-yo" respectivamente), constituyen las tres fuerzas fundamentales del
psiquismo. Entre ellas existen relaciones dinámicas y de su combinación resulta la
personalidad total o aparato anímico.

A diferencia de varios otros tipos de terapia, la Terapia Psicoanalítica de S. Freud tiene


como objetivo hacer cambios profundos en la personalidad y el desarrollo emocional.

Dentro de las técnicas pueden incluir:

 Asociación libre: La libre asociación implica que hablar de lo que viene a la


mente, sin censurar o editar el flujo de recuerdos / ideas. El terapeuta animará
a su paciente a hablar libremente para ayudar a que regrese a un estado
emocional anterior para que puedan entender mejor los patrones recurrentes de
conflicto que pueda estar experimentando.
 Transferencia terapéutica: La transferencia se refiere a la forma en que
puede estar transfiriendo pensamientos o sentimientos conectados a figuras
influyentes en su vida (por ejemplo, sus padres o hermanos) a su terapeuta. Si
bien esto puede no ocurrir en todos los casos, si lo hace su terapeuta debe
discutir la transferencia con usted para ayudarle a obtener una mayor
comprensión de la forma de tratar con la gente en su vida diaria.
 Interpretación: Un elemento clave de la terapia psicoanalítica es interpretar
y “leer entre líneas”. Mientras que su terapeuta es probable que se mantenga
relativamente tranquilo y le permita hablar libremente, de vez en cuando se
interpondrá con pensamientos o interpretaciones de los temas que se discuten.
Su psicoanalista también puede preguntarle acerca de sus sueños; Freud
escribió mucho sobre el tema de análisis de los sueños y creía que los sueños
eran recursos importantes para la comprensión del inconsciente.

Carl Jung: La Terapia Junguiana o el análisis de Jung como también se le conoce, es


un enfoque psicoanalítico que fue desarrollado por psicoterapeuta Carl Gustav Jung.
Junto con Freud, Jung es considerado uno de los pioneros de la psicología profunda,
sobre todo de la mente inconsciente.

Aunque Jung trabajó con Freud durante algún tiempo, se separaron debido a las diferentes
teorías. Mientras que Freud afirmó que los sueños y el inconsciente son cosas personales
contenidos dentro de un individuo, Jung creía que el inconsciente personal es sólo la capa
superior del inconsciente colectivo mucho más profundo: lo incontrolable, parte heredada
de la psique humana que se compone de arquetipos o patrones comunes para toda la
humanidad.

La Terapia de Jung es una terapia de conversación, pero hay varios métodos de


exploración utilizados en todo el proceso. Éstas se aplicarán con mayor éxito si la relación
entre el cliente y el terapeuta está basada en la autenticidad, la confianza y una
colaboración profesional entre iguales. La calidad de esta relación se asegura de que los
clientes se sientan cómodos para abrirse y explicar sus problemas, pues sienten que se les
proporciona el apoyo y la seguridad necesaria para facilitar la conciencia, la auto-
realización y la transformación que le ayudará a superar las dificultades que limitan su
integridad psicológica.

A continuación se presentan algunas de las técnicas comunes utilizará un terapeuta de


Jung. Estos se pueden adaptar a la persona y sus necesidades.

 Análisis de los sueños: El análisis de los sueños de Jung se basa en la


afirmación de que los sueños son “una anticipación en el inconsciente.”
Ofrecen la información ego, consejos y críticas constructivas de nosotros
mismos en una perspectiva alternativa, desafiando a nuestro ego a
considerarlos. En última instancia nuestros sueños compensan las actitudes y
comportamientos de una mala adaptación que están limitando nuestro
potencial y es el objetivo de terapeuta de Jung para amplificar este proceso
para ayudar a facilitar una transformación de la psique. Esto puede implicar el
análisis de símbolos.
 Prueba de asociaciones de palabras: También conocida como la “prueba de
asociaciones libres” este método implica grabar el tiempo de respuesta
promedio de un cliente para ciertas palabras-estímulo. Se le pide al cliente que
decir la primera cosa que viene a la mente después de que el terapeuta dice
algo. El tiempo de respuesta se utiliza para indicar complejos inconscientes
activados relacionados con ciertas palabras de problemas.
 Las actividades creativas: Otros métodos de Terapia Junguiana pueden
incluir actividades creativas como la pintura, el teatro, la danza, la arena de
juego, escuchar música y llevar un diario de sueño. Estos métodos de auto-
expresión pueden ayudar a los clientes a participar con su imaginación activa
y aliviar cualidades creativas internas que pueden ser inhibidos por los valores
morales o éticos.

Alfred Adler: Alfred Adler (7 de febrero de 1870-28 de mayo de 1937) fue un médico,
psicoterapéuta y fundador de la escuela de Psicología Individual. Inició su carrera como
un oftalmólogo pero tras profundizar en estudios de la mente y psicología se convirtió en
uno de los psicólogos más influyentes y con más aportaciones en el psicoanálisis.

Su énfasis en la importancia de los sentimientos de inferioridad -complejo de inferioridad-


es reconocido como un elemento que juega un papel clave en el desarrollo de la
personalidad. Adler consideraba al ser humano como un todo individual, por lo que llamó
a su psicología “Psicología individual”.

Adler consideraba que una persona se encuentra en confrontación en tres frentes distintos:
el social, el amoroso y el vocacional. Estas tres fuerzas con las que se confronta
determinan la naturaleza de la personalidad.

Basó sus teorías en el desarrollo infanto-juvenil de la persona, una herencia del


psicoanálisis. Se enfocaba principalmente en áreas como discapacidades físicas al nacer,
el orden del nacimiento y otras.

Su teoría comparte ideas con la Psicología Humanística de Abraham Maslow, quien ha


reconocido la influencia de Adler en sus propias teorías. Ambas sostienen que el propio
individuo es quien mejor puede determinar sus propias necesidades, deseos, intereses y
crecimiento.

La personalidad de un individuo se deriva de factores externos. El carácter del individuo


está formado por su respuesta de las siguientes formas:
Compensación. Cuando una persona sufre de desventajas que le hacen inferior a los
otros, su meta principal se convierte en neutraliza dichas desventajas. Aquellos que
alcanzan esta meta con éxito obtienen éxito en su vida tanto social como individualmente.

Resignación. Aquellos que admiten sus desventajas y se reconcilian con ellas. Suelen ser
la mayoría de las personas y su actitud hacia el mundo que les rodea es relajada y un poco
desinteresada.

Sobrecompensación. Las personas que se obsesionadas con la idea de compensar sus


desventajas se dejan llevar en exceso por su búsqueda por alcanzar la meta. Éstos son los
que se vuelven neuróticos.

2. Elabore un Mapa Mental con la información de la actividad 1.


CONCLUSIÓN

En la concepción del desarrollo de la teoría psicoanalítica hay dos conceptos que juegan
un papel central: la represión y el conflicto psíquico. La represión es el proceso que tiene
lugar cuando una pulsión (de naturaleza sexual o agresiva) se enfrenta a resistencias del
individuo que la privan de su satisfacción por considerarla peligrosa. Esta pulsión, con
sus aspectos emocionales, perceptivos y representativos, permanece en el inconsciente y
es olvidada. El proceso de oposición entre pulsión y resistencias se traduce en un conflicto
en el que interviene la conciencia. En el caso normal se resuelve del conflicto cuando la
pulsión es apartada y su energía eliminada, pero en otros casos el Yo reprime el conflicto
impidiéndole su realización, la emoción reprimida que acompaña la pulsión guarda su
fuerza energética y el Yo tiene que luchar de manera permanente contra ella; el elemento
reprimido, que se ha vuelto inconsciente puede buscar soluciones para su realización que
darán lugar a los síntomas neuróticos.

Por otro lado, con respecto al desarrollo sexual, Freud propuso que cualquier individuo
atraviesa una serie de fases en su desarrollo sexual, cada fase se caracteriza por una zona
erógena, zona del cuerpo que produce la satisfacción de la libido) y el desplazamiento de
estas zonas dominantes conlleva la sucesión de una fase a otra. Cada fase se caracteriza
por un tipo de relaciones objétales y de mecanismos psíquicos que nos indican la
evolución de la personalidad del individuo y de su socialización progresiva. Estas fases
reciben el nombre de oral, anal, fálica, de latencia y genital.

Aunque Jung trabajó con Freud durante algún tiempo, se separaron debido a las diferentes
teorías. Mientras que Freud afirmó que los sueños y el inconsciente son cosas personales
contenidos dentro de un individuo, Jung creía que el inconsciente personal es sólo la capa
superior del inconsciente colectivo mucho más profundo: lo incontrolable, parte heredada
de la psique humana que se compone de arquetipos o patrones comunes para toda la
humanidad.

Adler hacia énfasis en la importancia de los sentimientos de inferioridad -complejo de


inferioridad- es reconocido como un elemento que juega un papel clave en el desarrollo
de la personalidad. Adler consideraba al ser humano como un todo individual, por lo que
llamó a su psicología “Psicología individual”.

Adler consideraba que una persona se encuentra en confrontación en tres frentes distintos:
el social, el amoroso y el vocacional. Estas tres fuerzas con las que se confronta
determinan la naturaleza de la personalidad.