Vous êtes sur la page 1sur 68
Seminario Conciliar María Inmaculada Diócesis de Garzón Garzón-Huila 2015 1

Seminario Conciliar María Inmaculada Diócesis de Garzón Garzón-Huila

2015 1
2015
1

LITURGIA DE LA PALABRA EN AUSENCIA DE MINISTRO ORDENADO

Para un Domingo.

RITOS INICIALES

Canto de entrada Celebrante: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Todos: Amén. Celebrante:

Queridos hermanos, sean todos bienvenidos a esta celebración de la liturgia de la palabra, experiencia de vida y amor. Para poder participar dignamente de esta celebración en un momento de silencio reconozcamos nuestras culpas ante el Señor.

Todos:

Yo confieso ante Dios todo poderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi grande culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos que intercedan por mí ante Dios nuestro Señor.

Amén.

Señor ten piedad. Gloria. Oración colecta: Según el domingo correspondiente.

LITURGIA DE LA PALABRA

Hermanos escuchemos con atención la Palabra de Dios.

Lecturas: I lectura, Salmo y II lectura. Aclamación antes del Evangelio: Según el domingo correspondiente. Se canta el aleluya, en cuaresma se omite. Evangelio: Lo lee el celebrante. Reflexión: Puede dar una reflexión el celebrante o todos pueden compartir su reflexión en torno a las lecturas del día. Si el celebrante dirige la reflexión debe hacerlo en singular y en primera persona. Credo: Todos. Oración universal: La dirige el celebrante o puede hacerse de modo participado, en este caso, la inicia y la termina el celebrante.

2
2

PADRE NUESTRO ...

Celebrante:

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo sus divinas enseñanzas nos atrevemos a decir.

Todos: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre… Celebrante: Danos Señor tu paz. Se puede hacer una breve exhortación para el momento de la paz.

Como hermanos nos damos fraternalmente el saludo de la paz.

SI HAY RESERVA EUCARÍSTICA ...

Si hay comunión, el celebrante si tiene la autorización, saca el copón del sagrario con suma reverencia, coloca un corporal en el altar y deposita allí el copón con las formas sagradas.

Se entona o recita el Cordero. Hace genuflexión. Saca una forma y mientras la muestra al pueblo dice:

Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los invitados a la Cena del Señor.

Todos: Señor no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarnos

Luego, consume la hostia consagrada y mientras se canta se distribuye a los presentes la sagrada comunión.

RITOS FINALES

Oración postcomunión: Si se comulgó en la celebración domingo o una breve acción de gracias sino se recibió.

...

la correspondiente al

Celebrante: Pidamos la bendición de Dios:

Que el Señor nos bendiga en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Todos: Amén Celebrante: En la alegría podemos ir en paz. O bien. Podemos ir en paz. Todos: Demos gracias a Dios.

3
3

COMENTARIOS, ORACIÓN DE LOS FIELES Y GUIÓN HOMILÉTICO

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos, iniciamos hoy la novena de aguinaldos y en ella la espera del acontecimiento más especial y sublime de todos los tiempos: el nacimiento de Jesús. El anunciado por los profetas desde antiguo se hace realidad en medio de nosotros; Jesucristo es el Hijo eterno de Dios que se hizo hombre y a través de su amor, nos hace partícipes de su redención para con su pueblo. Que al iniciar esta novena y unidos con Él por medio de su sacrificio eucarístico y fortalecido con la gracia de su Espíritu santo caminemos por sendas de paz y fraternidad. Continuemos nuestra celebración.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: La palabra del Señor es siempre viva y eficaz, penetra hasta lo más profundo del hombre y se acción no vuelve sin haber dado fruto. Por medio de esta, Dios nos comunica su mensaje salvación a todos sin excepción, pues desea que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Escuchemos con atención.

ORACIÓN DE FIELES

Presidente: Hermanos, oremos a Dios Padre para que derrame abundantes bendiciones por medio de Jesucristo su Hijo, quien no cesa de acompañarlos a través de los tiempos, otorgándonos siempre su luz y su verdad. Digamos todos:

R. Padre de bondad, escúchanos.

Por la Iglesia, para que, mientras espera la segunda venida de su Señor, no deje de anunciar con palabras y obras el evangelio, oremos. Por el Papa, los obispos, sacerdotes y religiosos, para que con su vida y ministerio sean vivo testimonio de la esperanza a la que Dios llama a toda la humanidad, oremos. Por las autoridades civiles, para que promuevan la paz y la justicia, la participación ciudadana y el desarrollo integral de sus comunidades, oremos. Por quienes han perdido la esperanza o se sienten débiles en el camino, para que la gracia del Adviento renueve en ellos la fortaleza para perseverar en el seguimiento de Cristo, oremos.

4
4

Por todos nosotros, para que la gracia del Adviento nos permita ser arcilla en las manos del Alfarero y nos inspire los modos de ser mejores y más auténticos discípulos de Jesús, oremos.

Presidente: Padre de bondad, que nos has mostrado tu amor en tu Hijo hecho hombre, escucha nuestras oraciones, y concédenos lo que te pedimos con fe y esperanza. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

GUIÓN HOMILÉTICO MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE

El mensaje del evangelio se puede situar perfectamente en el contexto del día; especialmente porque es el inicio de la novena de Aguinaldos, mediante la cual en torno al pesebre nos reunimos para orar al Mesías que pronto vendrá. A continuación unos datos exegéticos del evangelio que ustedes podrán actualizar debido al contexto que estén viviendo.

El Bautista, que sigue siendo el personaje de esta semana, no sabemos si para cerciorarse él mismo, o para dar a sus discípulos la ocasión de convencerse de la venida del Mesías, les envía desde la cárcel con la pregunta crucial: ¿eres tú, o esperamos a otro? El Bautista orienta a sus discípulos hacia Jesús. Luego ellos, como Andrés con su hermano Simón Pedro, Irán comunicando a otros la buena noticia de la llegada del Mesías.

La respuesta de Jesús es muy concreta y está llena de sentido pedagógico. Son sus obras las que demuestran que en él se cumplen los signos mesiánicos que anunciaban los profetas y que hemos ido escuchando en las semanas anteriores: devuelve la vista a los ciegos, cura a muchos de sus achaques y malos espíritus, resucita a los muertos, y a los pobres les anuncia la Buena Noticia. Ésa es la mejor prueba de que está actuando Dios: el consuelo, la curación, la paz, el anuncio de la Buena Noticia de la salvación.

a) En el mundo de hoy son muchos los que siguen en actitud de búsqueda, formulando, más o menos conscientemente, la misma pregunta: ¿eres tú o esperamos a otro?, ¿de dónde nos vendrá la felicidad, el pleno sentido de la vida? ¿De la Iglesia, de las ideologías, de las instituciones, de las religiones orientales, de las sectas? Porque no vemos que vayan reinando la justicia y la paz en este mundo». Nuestra respuesta debería ser tan concreta como la de Jesús, y en la misma dirección. Sólo puede ser evangelizadora una comunidad cristiana que cura, que atiende, que infunde paz y esperanza, que libera, que se muestra llena de misericordia. La credibilidad de la Iglesia, y de cada uno de nosotros, se consigue sólo si hacemos el bien a nuestro alrededor. Como en el caso de Jesús, de quien se pudo decir que pasó haciendo el bien.

5
5

b) Como el Bautista ayuda a reconocer a Jesús, ¿actuamos también nosotros de precursores a nuestro alrededor? No hace falta ser sacerdote u obispo para eso. Todo cristiano puede, en este Adviento, ante todo crecer él mismo en su fe, y luego transmitirla a los demás, evangelizar, conducir a Jesús. Pueden ser precursores de Jesús los padres para con los hijos, los amigos con los amigos, los catequistas con su grupo. Y a veces al revés: los hijos para los padres, los discípulos para con el maestro. Según quién ayude y acompañe a quién, desde su fe y su convicción. Todo el que está trabajando a su modo en el campo de la evangelización, está acercando la salvación a este mundo, está siendo profeta y precursor de Adviento para los demás. Para que no sigan esperando a otro, Y se enteren que ya ha venido el Salvador enviado por Dios.

El programa mesiánico no se ha cumplido todavía. No reinan en la medida que prometían los profetas la justicia y la paz. El programa mesiánico sólo está inaugurado, sigue en marcha hasta el final. Y somos nosotros los que lo llevamos adelante. Cuanto más se manifieste la justicia y la esperanza en nuestro alrededor, tanto mejor estamos viviendo el Adviento y preparando la Navidad 1 .

Diác. Leonel Andrés Montero Celis IV Teología

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA JUEVES 17 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos, el evangelio del día nos habla de la realidad humana de Cristo y su genealogía; esto nos muestra la presencia de Dios a través de las generaciones en personas distintas y en situaciones diferentes. También nos acerca a ver la acción misericordiosa de Dios, preparando desde antiguo la venida de nuestro salvador Jesucristo que también quiere hacerse vida en nuestra propia vida, adentrándose en nuestra historia para que lo dejemos habitar en nosotros, y así, darnos la felicidad plena. Que en este día pidamos la gracia y la fuerza para alejar el pecado de nosotros, y así poder dejar que Jesús habite en nuestras vidas.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: Hoy la palabra de Dios nos habla y de las personas de quienes Dios se ha valido para traer a nuestro redentor al mundo, es decir, de la familia de Jesús. Que la escucha de esta palabra nos lleve a aceptar a Jesús presente en nuestra actualidad como resucitado y nos haga abrir nuestro corazón para prepararnos a recibirlo como el Mesías salvador. Escuchemos atentamente.

1 J. ALDAZABAL. Enséñame tus caminos 1: Adviento y Navidad día tras día Barcelona 1995 .Págs. 58-60

6
6

ORACIÓN DE FIELES

Presidente: Queridos hermanos, oremos a Cristo nuestro salvador, que se ha querido hacer presente en nuestra historia para nuestra salvación y que ha querido vivir entre los hombres y digamos:

R. Ven señor, y quédate con nosotros

Para que Jesús, que se ha hecho hombre para ser el buen pastor de la Iglesia, conceda al Papa Francisco, a nuestro Obispo Fabio y a todos los obispos y presbíteros, pastorear con celo las comunidades que tiene encomendadas. Oremos. Para que el Rey del cielo, que por sus ángeles anuncio la paz a los hombres, aleje de todas las naciones los horrores de la guerra. Oremos. Para que Cristo, que quiso asumir la debilidad de los hombres, sea la fuerza de los débiles y el consuelo de los tristes y de los que se sienten solos. Oremos. Para que el hijo de Dios, que descendió al mundo para que los hombres pudieran subir al cielo, admita en su gloria a nuestros familiares que ya nos han dejado. Oremos.

Presidente: Escucha nuestras oraciones, Dios todopoderoso y eterno, y has que quienes hemos orado por todos los hombres seamos enriquecidos también con tus dones. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

GUIÓN HOMILÉTICO JUEVES 17 DE DICIEMBRE

A partir de hoy la lectura de la Palabra de Dios en el Adviento nos va preparando de manera inmediata para la celebración de la Navidad. En las primeras lecturas seguiremos escuchando textos del Antiguo Testamento que están relacionados con la

venida de Jesús, el Mesías. En el Evangelio de cada día ―desde hoy hasta el 25 de diciembre― seguiremos paso a paso los eventos relacionados directamente con el nacimiento de Jesús.

La primera lectura de hoy nos narra la bendición de Jacob a Judá y nos prepara para escuchar el Evangelio de la genealogía de Jesús. La salvación futura se perfila de un modo ya bastante claro en este poema en boca del anciano Jacob que se despide de sus hijos. Es la familia de su hijo Judá la elegida por Dios para que de ella nazca el Mesías. Este anuncio de Jacob se verá cumplido en David y luego en Salomón. Pero muy pronto el pueblo de Israel lo interpretó como referido al futuro Mesías. La línea mesiánica

7
7

estaría ligada a la tribu de Judá. Y así aparecerá en Jesús de Nazaret, en quien se cumplen todas las profecías y esperanzas.

San Mateo inicia su evangelio con la página que hoy leemos. Este relato de la genealogía nos remite hasta los orígenes de Jesús dentro de la historia. Para cada uno de nosotros conocer la historia de la propia familia, es una referencia importante para construir la propia identidad, para sentirnos personas ubicadas en el mundo. Así también, la genealogía de Jesús nos ayuda a ubicar la identidad de Jesús, en cuanto Mesías, en medio de su pueblo. Jesús vino al mundo insertándose dentro de la historia humana concreta, que es una historia de familias, como la de cada uno de nosotros. Por tanto, hecha de personas concretas, santas y pecadoras. Pero esta lista familiar culmina con el nombre Jesús, el Mesías, el Salvador, que viene a dar sentido y salvación a esa historia.

A través de toda esta larga historia del pueblo de Israel, Jesús se conecta con Abraham y con David, el patriarca y el rey del que parte la dinastía que origina un pueblo, que ha sido creación de Dios, nacido de la fe en las promesas del Señor, por medio del cual Dios bendijo a todas las naciones de la tierra. De este modo, la genealogía define la identidad de Jesús. Él es el “hijo de David y el hijo de Abrahán” (Mt 1,1; cf. 1,17). Como hijo de David, es la respuesta de Dios a las expectativas del pueblo judío (2Sam 7,12-16). Como hijo de Abrahán, es una fuente de bendición para todas las naciones (Gn 12,13). Judíos y paganos ven realizadas sus esperanzas en Jesús.

Este relato nos hace ver también que nuestra historia no es un caos, sino una serie de acontecimientos dispuestos por Dios. El curso de esta historia ha sido querido por Dios y Él mismo lo ha orientado hasta su culminación en el Mesías (1,16). Por lo tanto, toda la historia tiene sentido en Jesús de Nazaret, todo lo que le precede prepara su llegada y con su llegada comienza el tiempo de la plenitud y el cumplimiento. Jesús es el punto culminante y el cumplimiento del actuar de Dios con su pueblo. Dios realiza sus promesas en Jesús. Jesús está profundamente enraizado en la historia de Dios con su pueblo porque proviene de él en la carne, y precisamente por su encarnación están asumidos y redimidos los pecados de esta historia.

La Navidad de este año la vamos a celebrar nosotros, que también tenemos una historia concreta, hecha de gracia y de pecado, de fortaleza y debilidad. Desde esa situación concreta de cada uno es desde donde Jesús nos quiere salvar. Permitamos que el Señor entre en nuestra propia historia para que así podamos esperarlo con un corazón renovado y lleno de alegría.

Pbro. Erminso Valderrama Cumbe Formador del Seminario

8
8

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA VIERNES 18 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos, nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía, misterio de salvación. Dios en su infinita misericordia se ha hecho hombre y se ha quedado entre nosotros en las especies del pan y el vino.

Avanzamos en la preparación del encuentro con el Señor que asumirá nuestra humanidad, por amor y puro amor. Jesús, concebido por obra del Espíritu Santo en el Seno de María Virgen, es Dios-con-nosotros. Con su encarnación ha abierto así, el camino de la salvación para el hombre.

Pidamos al Señor, por medio de esta celebración, la gracia de preparar nuestro corazón para recibirlo en nuestra vida. Con el deseo de seguir disponiendo nuestra alma y ser para la vivencia del misterio de la Encarnación, continuemos con este encuentro de hermanos.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: La Palabra de Dios nos llena de esperanza. Por ella Dios elige a su pueblo y manifiesta su plan de salvación comunicando su infinito amor, hasta el punto de encarnarse, llevando a plenitud las promesas del Antiguo Testamento y dando sentido al caminar del hombre. Con Gozo y fe escuchemos atentos a Dios que nos habla en todos los momentos de nuestra vida.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Presidente: Unidos en la espera de la Navidad, con la Virgen María, con los antiguos profetas y con los profetas de hoy, con los pobres y humildes de corazón, invoquemos al Padre para que cumpla los anhelos de la Iglesia y de la humanidad.

R. Ven a salvarnos, Señor.

Por la Iglesia, extendida por todo el mundo: para que, en actitud constante de pobreza y de servicio, proclame ante todos los hombres que Jesús es el Señor. Roguemos al Señor. Por el pueblo de Israel: para que el Señor, siempre fiel a sus promesas, le conceda el don de la paz, de la estabilidad y del progreso. Roguemos al Señor. Por los cristianos todos: para que la Navidad nos estimule a ser entre los hombres testigos auténticos del espíritu evangélico de la caridad. Roguemos al Señor. Por todos nosotros: para que el Espíritu de Jesús nos dé la fuerza para romper con toda actitud ambigua y nos ayude a caminar con corazón libre y ardiente al encuentro del Señor que viene. Roguemos al Señor.

9
9

Presidente: Dios todopoderoso y eterno, que salvas a todos y no quieres que nadie se pierda, escucha las oraciones de tu pueblo y concédenos que el mundo camine por las

sendas de la paz y que la Iglesia se alegre en tu servicio. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.

GUIÓN HOMILÉTICO VIERNES 18 DE DICIEMBRE

“Lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.

Seguimos en la tónica de la preparación más intensa y directa a la navidad. La Liturgia, en sus textos, nos va disponiendo para acoger al Hijo de Dios hecho hombre. Así en las "ferias privilegiadas", de estos días que constituyen como una "Semana Santa de Navidad" meditamos sobre la Expectación de la primera Venida del Señor (Encarnación y Navidad). El texto evangélico de hoy profundizando en la intención del texto del día anterior, nos va desentrañando el origen de Jesús, ¿de dónde viene?, la explicación es contundente y hoy llega a una afirmación concreta: Jesús no le debe su existencia a una generación humana sino a la obra creadora de Dios, propiamente a la obra del Santo Espíritu de Dios.

Jesús es el cumplimiento y la plenitud de la revelación, es el rostro de Dios, es un comienzo completamente nuevo realizado por el poder creador de Dios. Éste es el

“origen” de Jesús, como dice el primer versículo del relato de hoy: “la generación de Jesucristo fue de esta manera” (1,18). De ello se deducen serias consecuencias para

nuestra vida; cuando Jesús entra en nuestra vida, hace de nosotros personas completamente nuevas, pues que esta navidad sea para ser un hombre nuevo, a pesar de:

Los obstáculos que resulten por difíciles o incomprensibles que aparezcan en el

camino, escuchando

como

José

atentamente

la

voz

de

Dios

y

obrando

prudentemente. Dejando que Dios cambie nuestros planes como él quiera y los ponga al servicio para bien de nuestra salvación y la de nuestros hermanos. Cuánto nos cuesta, acoger la voluntad de Dios. Miremos a María, ella dijo SÍ, y Dios le cambió completamente el rumbo de su vida. El Señor tiene para cada uno un plan, permitámosle llegar a este, a su realización. Reconociendo que en fondo de todo está la obra de Dios. Dios nos llama por el propio nombre, de hecho llamó a su Hijo con la realidad concreta de su misión en el mundo (Jesús: Dios es salvación). Dios que todo lo sostiene quiere entablar con el hombre una relación, única y personal, de amor y confianza filial en la total entrega.

10
10

Con términos muy precisos, el evangelio de hoy, nos enseña que Jesús es el verdadero Mesías. La misión de Jesús desciende hasta las raíces de la vida humana dándole un vuelco profundo a nuestra manera de vivir. Con este acontecimiento, se realiza lo que Dios anunció por boca de los profetas. En Jesús está Dios salvando al hombre. Y este

“estar” de Dios se resume en el nombre “Emmanuel”, que significa “Dios está con nosotros”, el cual expresa que en Jesús se revela el rostro misericordioso de Dios, que

nos ayuda y nos salva, y también su proyecto amoroso para nosotros los hombres. Dios no nos abandona. En la base de la obra de Dios en el mundo está Jesús, a quién Él le dio la existencia, el nombre y la misión.

Diác. Edwin Arley Ome IV de Teología

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA SÁBADO 19 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos y hermanas: nos congregamos frente al altar del Señor para celebrar este santo sacramento que conforta y da vida. En él reconocemos el amor misericordioso de Dios, que se ve manifestado en nuestra propia historia personal, particularmente en la manera como interviene para poner sus planes, con el fin de darnos la salvación eterna. Hoy es la oportunidad para creer y poner nuestra confianza en Dios Enseñándonos aun en medio de las adversidades de la vida. Vivamos pues, hermanos, esta celebración de manera activa, plena y consciente, entregando nuestra vida a las manos de Dios, y pidiéndole que nos libre de la falta de fe.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: Hermanos, la Palabra de Dios es siempre viva y eficaz. Actúa de forma concreta en cada una de nuestras vidas. Es por esto que el Señor nos ofrece las dos anunciaciones que van enfocadas en temas tan urgentes como la esterilidad de las madres, la intervención de Dios, la turbación y la grandeza futura del niño que nacerá. Sin reservarnos nada y acogiendo el mensaje que el Señor nos brinda escuchemos con atención.

ORACIÓN DE FIELES

Presidente: Oremos amados hermanos, al Padre celestial, que por medio de Jesucristo su hijo nos da a conocer su plan de salvación y nos enseña a creer y confiar. Digamos todos:

R. Ilumínanos Señor.

11
11

Por la santa Iglesia de Dios para que por la renovación de los santos misterios, alcance la unidad y la paz. Roguemos al Señor.

Por los presbíteros y diáconos para que permaneciendo fieles al Señor, realicen el misterio en la fe y en el amor. Roguemos al Señor.

Por todos los pueblos de la tierra parque guiados por la luz de Jesús, realicen todas sus obras manifestando siempre la justicia y el amor al pueblo de Dios. Roguemos al Señor.

Por todas las personas que padecen alguna enfermedad física o espiritual, parque iluminado por aquel a quien esperamos, sus dolencias se vean algún día colmadas de alegría. Roguemos al Señor.

Por esta comunidad de hermanos que nos congregamos para celebrar esta Eucaristía, para que sea el Señor quien forje en sus corazones la solidaridad, la concordia y la paz. Roguemos al Señor.

Presidente: Oh, Dios, que conoces nuestros corazones y ves en nosotros la debilidad de nuestra fe, recibe benignamente estas oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

GUIÓN HOMILÉTICO SÁBADO 19 DE DICIEMBRE

Hermanos: Este tiempo de Adviento, que nos prepara para la Navidad tiene un enfoque

marcadamente mariano en virtud del nacimiento de Nuestro Señor Jesús:

él es el Hijo

de Dios, el Mesías anunciado por los profetas en los oráculos mesiánicos, y concebido en el vientre de María Virgen por obra del Espíritu Santo para salvación de todo el género humano.

…Y hoy hemos escuchado en estos primeros versículos del evangelio de san Lucas, el

acontecimiento del anuncio del nacimiento de Juan el Bautista en el seno del hogar de Zacarías e Isabel; ancianos y afectados por la esterilidad, sin hijos. Pero hermanos, Dios en el cumplimiento de su designio salvador puede sacar de la ancianidad y de la misma

esterilidad; vitalidad y fecundidad en abundancia, permitiendo a Isabel dar a luz a aquel que prepararía la inminente venida del Mesías esperado, e indicaría el camino del Señor, mostrando con su propio dedo el Cordero de Dios, Cristo Nuestro Señor Salvador del mundo.

“No ha surgido entre los nacidos de una mujer uno mayor que Juan el Bautista, sin

embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él”

12
12

(Mt. 11,11).

Así

leemos en el Evangelio de Mateo… esto hermanos, para decirnos que la obra hecha por

Dios en Zacarías e Isabel y en el mismo Juan es gracias a Jesucristo, y todo el camino preparado por Juan el Bautista para su advenimiento tiene como único protagonista a Jesucristo; Dios hecho hombre, nacido de las entrañas de la Virgen María para gloria de Dios y salvación del hombre. Y si por el nacimiento de Juan ha de llegar gozo y alegría por su grandeza a los ojos de Dios, por el nacimiento de Jesucristo profetizado por aquel; Dios manifiesta el esplendor y la misericordia de su amor que llama y convoca al universo entero a reconocerlo como el Mesías esperado, donde Dios se ofrece plenamente a la humanidad.

Por tanto, hermanos, permitamos que Dios también haga su obra en nosotros; permitamos que él transforme aquellas realidades concretas de nuestra vida donde aún hay esterilidad y hemos envejecido como consecuencia de estar atornillados en nosotros

mismos, pensando que la realización de mi existencia solo depende de mí: de mis

propias fuerzas, de mi propia inteligencia, de mis propias capacidades… aprovechemos

todos estos dotes que hemos recibido del mismo Dios, pero tengamos siempre presente que sin él nada podemos hacer, porque la realización de nuestra vida dependerá solo de su gracia y bendición.

Que la intercesión de la Santísima Virgen María, sus virtudes y ejemplo de fidelidad y confianza en Dios, nos lleve a reconocer el misterio de la encarnación de su hijo Jesucristo, acontecimiento central de nuestra fe que celebramos en la Navidad que ya se acerca, que como ella expresemos con el corazón y los labios el generoso a Dios que salva y nos pone en el camino del bien.

Diác Raúl Ignacio Lozada Zuleta IV de Teología

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA DOMINGO 20 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Queridos hermanos, celebramos hoy el IV Domingo del tiempo de Adviento como preparación a la Solemnidad de la Natividad del Señor. Cada vez más cerca del gran acontecimiento de la llegada de Jesús hecho hombre al mundo, nuestro corazón debe estar dispuesto para acoger en nuestra propia vida a Jesús. No basta con hacer grandes espectáculos, o prepararnos exteriormente, lo realmente importante es que cada uno en el interior, esté dispuesto a escuchar, a recibir al Salvador del mundo, al que es nuestra Paz. Hoy nos llenamos de alegría y proclamamos a María bienaventurada, porque ha creído. Jesús quiere que con su llegada saltemos de alegría y quedemos llenos del Espíritu Santo. Con el gozo que nos da el saber que Jesucristo,

13
13

Rostro de la Misericordia, quiere salvarnos en la realidad de la historia personal continuemos nuestra celebración Eucarística.

COMENTARIOS A LAS LECTURAS: La Palabra de Dios quiere encarnarse hoy en nuestra vida. Las lecturas de este día nos llevan a contemplar la promesa de Dios que se hace realidad; de ti Belén sacaré al que ha de ser el gobernador de Israel, al que pastoreará a los hijos de Israel. La promesa cumplida es Jesucristo, que por el “sí” de María se ha hecho carne y ha puesto su morada entre nosotros. Escuchemos atentos para que suceda en nosotros lo mismo que le aconteció a Isabel, al escuchar el saludo de María.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Presidente: Oremos a Cristo y pidámosle que con su llegada nos traiga la paz, para que el corazón de cada hombre pueda experimentar la misericordia de Dios. Digamos:

R. Pastor de Israel, escúchanos.

Te pedimos por la Iglesia, de la cual tú eres Cabeza, por el papa Francisco, por nuestro obispo Fray Fabio, por los sacerdotes y diáconos, para que consagrados a tu servicio puedan con tu ayuda pastorear al pueblo de Dios por el camino de la paz. Oremos.

Te pedimos por nuestros gobernantes, en especial, por aquellos que iniciarán su

periodo de gobierno, para que guiados por la luz de tu Espíritu, sean instrumentos de justicia y equidad y sepan guiar a tu pueblo en la búsqueda del bien común. Oremos. Te pedimos por aquellos que pasan necesidades materiales y espirituales, para que en este tiempo de preparación a la Navidad suscites en el corazón de los hombres la generosidad y el deseo de recibirte en los más necesitados. Oremos.

Te pedimos por nuestra comunidad parroquial

(vereda,

________________ sector, etc.), para que experimentando la alegría de tu llegada al mundo, podamos proclamar con nuestras obras y palabras la misericordia de Dios. Oremos. Te pedimos por todos los que estamos en esta celebración litúrgica, para que el cumplimiento de la promesa hecha al pueblo de Israel y extendida a todas las naciones, nos llene de confianza y abra nuestro corazón, para que sigas estableciendo tu morada en medio de nosotros. Oremos.

Presidente: Señor Jesucristo, escucha la oración de tus hijos, sigue pastoreando tu rebajo y saciándolo de tus bienes, de manera que por la escucha atenta de la Palabra y la participación del banquete Eucarístico, pueda alcanzar lo que nos prometes y amar lo que nos mandas. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

14
14

GUIÓN HOMILÉTICO DOMINGO 20 DE DICIEMBRE

En la liturgia de este 4 Domingo el tema predominante es la encarnación del Hijo de Dios, pues la misma oración colecta (la misma del ángelus) nos hace alusión explicita de

la “encarnación de Cristo tu Hijo”, como un preludio de la cercanía de la Navidad.

En la primera lectura de la profecía de Miqueas, hay un oráculo de renacimiento en el cual se propone la necesidad de volver a comenzar desde el principio. Dios hará renacer a su pueblo por medio de un rey justo, pero provendrá no de Jerusalén, sino del pequeño Belén, patria chica de David. Es necesario recuperar la humildad de los orígenes, de «los días remotos», cuando David fue elegido el último entre sus hermanos. El profeta no da el nombre de este gobernante, pero si enumera las características esenciales: gobernará con firmeza y a la vez con el cariño con que un pastor sigue a su propio rebaño; sobre todo actuará en nombre del «Señor su Dios». Esta profecía se ha conservado en Israel, pero nunca se ha realizado en ninguno de los reyes que se sucedieron en el trono de Jerusalén.

Por su parte el autor de la carta nos propone una meditación sobre el misterio de la encarnación. Jesús viene, asume un cuerpo humano, para poder santificar la vida de los hombres, y para realizar esa santificación, Cristo no ofreció a Dios un sacrificio ritual, sino que ha querido que su cuerpo, su condición humana fuese el lugar donde se realizase plena y cabalmente la voluntad de Dios: «No quieres sacrificios ni ofrendas,

pero me has formado un cuerpo

...

;

entonces yo dije: Aquí estoy, ¡Oh Dios!, para hacer

tu voluntad». Es el sentido profundo de su venida, porque Cristo ha elegido para sí la

condición humana para someterla totalmente al servicio de la voluntad de Dios. Su corazón ha estado enteramente orientado a Dios, su voluntad, su cuerpo, sus acciones perfectamente armonizadas en el cumplir la voluntad del Padre.

El Evangelio de Lucas sobre la visitación presenta la alegría del encuentro entre las dos madres y la alegría del Bautista al oír la voz de la «madre del Señor» que lleva en su seno al Hijo. Es de notar que tanto María e Isabel tienen esto en común: saben dialogar sobre lo que Dios hace en ellas. Ninguna de las dos habla de sí, sino de la otra, o de lo que Dios ha hecho, hasta el culmen del Magníficat. María al ir a visitar a Isabel manifiesta su fe, porque su viaje inspirado por la premura de su prima que necesita ayuda, es también un viaje para ir a compartir lo que Dios está haciendo en los otros, llevar la Buena Nueva de la salvación a demás. Por su parte la alegría del Bautista, junto con Isabel, quienes gozan por la presencia de María y Jesús, está representado el Antiguo Testamento que espera y acoge la manifestación del Nuevo. Isabel, es la mujer anciana y estéril que ve las maravillas de Dios, el cual acoge los sufrimientos y deseos de la humanidad. En esta

15
15

escena está retratada la humanidad entera que espera a Cristo y saluda su llegada porque, comprende que era a Jesús a quien se esperaba.

Somos llamados en este Domingo a hacer la última estación antes de la navidad, que está cerca (5 días), por eso la incitación es a dejar que la alegría de la presencia del Salvador inunden nuestras vidas como la de Isabel, y sean ahora, transformadas por la visita que

Dios realiza a su hijos para colmarnos de gozo, para que “brille su rostro y nos salve”.

Pbro. Miguel Alfredo Oñate Formador del Seminario

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA LUNES 21 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos y hermanas; nos reunimos en torno al altar del Señor para celebrar la Eucaristía; corazón y cumbre de la vida Cristina. Hoy, celebramos el día sexto de la novena de Navidad en el que se nos invita a cultivar un espíritu de apertura y de servicio hacia los demás, a imagen de María Santísima cuando visita a su prima santa Isabel. Por tal motivo, conscientes de nuestra condición de Hijos de Dios y con un corazón dispuesto a servir, participemos activa, consciente y plenamente de esta celebración.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: La Palabra del Señor siempre es oportuna, pero ella exige de nosotros el compromiso de escucharla, guardarla en nuestro corazón y hacerla obra. Hoy las liturgia de la Palabra nos muestra el amor que Dios nos tiene y nos invita a irradiar ese amor a través del servicio y la caridad. Escuchemos con atención.

ORACIÓN DE FIELES Presidente: Oremos a Jesús, luz y esperanza de la humanidad entera, diciendo:

R. ¡Ven, Señor Jesús!

Por nuestra Madre la Iglesia, que ha recibido, como María, la misión de dar a luz a Cristo. Para que en medio del mundo sea la presencia de Emanuel, el “Dios-con- nosotros”. Roguemos al Señor.

Por todos los pueblos, ciudades y naciones; para que abunde en ellos la hospitalidad, la justicia, la libertad y la prosperidad. Roguemos al Señor.

Por los pobres, los encarcelados y los que en estos días están lejos de su hogar; para que en medio de sus penas sientan el consuelo de saberse hijos de la gran familia de Dios. Roguemos al Señor.

16
16

Por quienes viven sumergidos en dudas e incertidumbres. Para que el Nacimiento del Señor aleje de ellos las tinieblas y colme sus corazones de luz y esperanza. Roguemos al Señor.

Por los matrimonios cristianos. Para que, ante las dificultades, confíen siempre en la ayuda de Dios. Roguemos al Señor.

Por nosotros. Para que, con la delicadeza de María, preparemos nuestros corazones para el nacimiento de Cristo y compartamos nuestra alegría con los que pasan necesidad. Roguemos al Señor.

Presidente: Escucha nuestras oraciones, Señor, y aviva nuestra esperanza, para que podamos descubrirte presente entre nosotros y Te recibamos con fe y gratitud cuando vengas a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

GUIÓN HOMILÉTICO LUNES 21 DE DICIEMBRE

Primera lectura. Ct.2, 8-14. Estamos ahora en la sala de un “banquete” en esta sala irrumpe un guerrero inesperado: el amor. (Se trata de una personificación). La mujer es herida súbitamente y pide socorro. La herida es tan honda y tan profunda que solo podrá sanar con la presencia y la figura del amado.

Salmo. 33. (32). “aclamen justos al Señor que merece la alabanza de los buenos”

San Lucas. 1, 28. 39-45

  • Por María se inserta, y se inicia la peregrinación del Hijo de Dios en el mundo.

Hermosa verdad teológica y espiritual. Por María se inserta y se inicia la peregrinación del Hijo en el mundo. Y, en consecuencia, la verdad de la encarnación y de la redención va ligada a la verdad de María. Si ella no es una mujer libre, si no otorga su cuerpo y alma para que nazca el Hijo de Dios, no hay encarnación ni redención. Por eso, donde ella no es tomada absolutamente en serio como persona real, dando su consentimiento a Dios y cooperando con El, no hay cristianismo pleno.

Así lo expresa san Agustín: María concibió a Cristo "antes en su corazón que en su seno". María es madre de Dios por la obediencia de su fe que le ha llevado a la plenitud de la libertad

17
17
  • María, peregrina del amor.

San Lucas nos presenta a María como peregrina de amor. Pero Isabel atrae la atención hacia su fe y, refiriéndose a ella, pronuncia la primera bienaventuranza de los evangelios: "Feliz la que ha creído". Ese fiat de María fue especial, en su apertura a la Palabra de Dios y en el camino hasta el pie de la cruz y más allá de ésta, por el que el Espíritu la condujo.

"la bienaventurada Virgen avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz" (Lumen Gentium, 58). La Anunciación "es el punto de partida de donde inicia todo el camino de María hacia Dios" (Redemptoris Mater, 14): un camino de fe que conoce el presagio de la espada que atraviesa el alma (cf. Lc 2, 35), pasa por los tortuosos senderos del exilio en Egipto y de la oscuridad interior, cuando María "no entiende" la actitud de Jesús a los doce años en el templo, pero conserva "todas estas cosas en su corazón" (Lc 2, 51).

  • María peregrina de la fe.

La Madre del Señor como peregrina en la fe. Como hija de Sion, ella sigue las huellas de Abraham, quien por la fe obedeció "y salió hacia la tierra que había de recibir en herencia, pero sin saber a dónde iba" (Hb 11, 8). Este símbolo de la peregrinación en la fe ilumina la historia interior de María, la creyente por excelencia.

Peregrina es María desde la Anunciación hasta la cumbre del Calvario donde acoge el mandato de ser madre de todos aquellos que hagan el camino de la fe dentro del nuevo pueblo de Dios.

La fe de María es un acto de amor y de docilidad. Porque María no acoge pasivamente la Palabra, sino que contribuye de modo efectivo y decisivo con su fe a que el Hijo de Dios sea realmente hombre y pertenezca verdaderamente a la familia humana.

María no sólo es madre; también es discípula de Cristo. La relación espiritual entre maternidad y fe es tal que la maternidad es una forma de discipulado y el discipulado en la fe es una forma de maternidad.

La fe de María -afirma Pablo VI- se hace en el evangelio escucha, averiguación, aceptación, sacrificio, meditación, espera, interrogación, acogida interior, seguridad tranquila y soberana en el juzgar y actuar, plenitud, oración. Es una fe serena, reflexiva, adulta, al mismo tiempo que total e incondicional. María es modelo de fe en cuanto virgen oyente, virgen orante y virgen oferente, que nos precede en nuestro camino de fe en nuestra peregrinación hacia la casa del Padre.

18
18
  • Hoy nosotros somos elegidos para caminar.

“Hemos sido elegidos para caminar, y no somos nosotros quienes elegimos la meta de este camino. Lo hará aquel que nos ha ordenado marchar, el Dios de la Alianza(SAN Juan Pablo II).

La palabra de Dios y la Eucaristía nos acompañan en esta peregrinación hacia la

Jerusalén celeste, de la que la vida

humana...

tomar parte en esta gran peregrinación.

Todos los cristianos somos invitados a

La meta hacia la cual se dirige, debe convertirse en «la tienda del

encuentro». “La Iglesia, confortada por la presencia de Cristo (cf. Mt 28, 20), camina en el tiempo hacia la consumación de los siglos y va al encuentro del Señor que llega.

Peregrino fue el patriarca Abrahán para seguir la llamada de su creador; peregrino fue el

pueblo de Israel para alcanzar la Tierra Prometida; peregrino fue Jesucristo que sale del Padre para encontrarse con nosotros en la carne humana y, en su existencia terrena, recorre los caminos de su tierra, subecomo peregrino- a la ciudad santa de Jerusalén para manifestarnos la gloria del Padre, y revelarnos quién es Dios para el hombre y lo que el hombre es para Dios.

Es peregrino el que, escuchando y siguiendo una llamada, recorre el “camino” para alcanzar la meta del encuentro con Dios. Niños, jóvenes y adultos todos somos peregrinos. María nos enseña a ser peregrinos, a recorrer esta “peregrinación en la fe(Lumen Gentium, 58), este camino hacia Dios Ella es la creyente por excelencia, la que supo fiarse de Dios, creer en su palabra.

  • esta

En

navidad

y

siempre

seamos

peregrinos

con

mensajes de

salvación.

La santísima Virgen María recibió el mensaje más importante que Dios ha enviado a la tierra, el de la Encarnación del Redentor del mundo. Y enseguida, se fue a prestar servicios humildes a su prima Isabel. No fue como Reina y Señora, sino como sierva humilde fraterna, siempre dispuesta a atender a todos los que necesitan.

La Iglesia sigue a María y al Señor Jesús caminando por las sendas tortuosas de la historia, para levantar, promover y valorizar la inmensa procesión de mujeres y hombres pobres y hambrientos, humillados y ofendidos (cf. Lc 1, 52-53).

La humilde Virgen de Nazaret, como afirma san Ambrosio, no es "el Dios del templo, sino el templo de Dios", Como tal, a todos los que recurren a ella los guía hacia el encuentro con Dios Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Quien emprende como María el camino de la fe, avanza con paso firme y seguro a la claridad de la luz eterna. Que María siga guiándonos hacia Cristo y

19
19

hacia el Padre, también en la noche tenebrosa del mal y en los momentos de duda, crisis, silencio y sufrimiento. Hasta la cruz, que será la cima de su peregrinación terrena en la fe. No celebremos un diciembre más; celebremos navidad.

Pbro. Jairo Antonio Hernández Formador del Seminario

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA MARTES 22 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Es hermoso ver a los hermanos reunidos en la Fe, celebrando y viviendo la Eucaristía, misterio de Nuestra fe; de ella la nos alimentamos del cuerpo y sangre de Cristo, y nos prepara para recibir dignamente al salvador, que se hace Niño por cada uno de nosotros. Encomendemos cada una de nuestras familias, para que sea el Señor todopoderoso que las bendiga y las proteja de todo mal. De igual manera encomendamos a la Iglesia universal para que siga llevando la Buena Nueva. Participemos con mucha alegría del misterio de nuestra fe.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: La Palabra de Dios que siempre es nueva y viva, nos prepara para acoger al salvador. Que como María espera y se prepara para el nacimiento del Niño Dios, nosotros tengamos viva la Esperanza en nuestro redentor. Abramos nuestro corazón y escuchemos a Dios que nos habla.

ORACIÓN DE FIELES

Presidente: Queridos hermanos levantemos nuestra súplicas a Dios Padre, que no cesa de escucharnos, y continuamente derrama bendiciones sobre su pueblo. Supliquémosle pues diciendo:

R. Señor, escucha y ten piedad.

Por la Iglesia universal, por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que preparen sus

corazones y recobren el primer amor, al mirar a Dios en su cuna. Roguemos al Señor. Por todos los gobernantes, del mundo entero, para que obren de acuerdo a la justicia,

la caridad, la verdad, la libertad y sobre todo respetando la dignidad de la persona, para poder hacer un mundo más digno para vivir. Roguemos al Señor. Por todos los que sufren, para que puedan aceptar los momentos de dolor y los encomienden a los dolores de la sagrada familia, para lograr la conversión de corazón. Roguemos al Señor.

20
20

Por cada uno de los fieles cristianos, que durante en esta navidad recordamos la

encarnación del Hijo de Dios, podamos darnos cuenta de la grandeza de la salvación y la acojamos en cada uno de nuestros hogares. Roguemos al Señor. Por todos los que participamos de la Eucaristía, para que podamos recobrar nuevas fuerzas y demos gloria a Dios por medio de nuestras obras. Roguemos al Señor.

Presidente: Escucha nuestras oraciones, Señor, y aviva nuestra esperanza, para que podamos descubrirte presente entre nosotros y Te recibamos con fe y gratitud cuando vengas a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

GUIÓN HOMILÉTICO MARTES 22 DE DICIEMBRE

“SU MISERICORDIA LLEGA A SUS FIELES DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN” (Lc 1, 50) (Cita paralela a Lc 1,50 es Sal. 103,17, que dice: “El amor del Señor es eterno con todos los que le son adeptos; de hijos a hijos pasa su justicia”).

1)

La historia de Dios con su Pueblo, es una historia de amor y de misericordia.

Navidad es el comienzo en el tiempo de la máxima realización del poder misericordioso de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Tres días nos separan para celebrar la Navidad, cuando Jesús nace en la pobreza de un pesebre, excluido de la sociedad, como tantos viven hoy así. Dios se hace hombre para que el hombre se hiciera Dios, repetía frecuentemente San Atanasio, “para hacernos partícipes de su naturaleza divina”, decía San Pedro (2 P 1,4). ¡Hasta dónde llega el amor misericordioso para con nosotros que nos envía a su Hijo! El amor de Jesús a sus ovejas, del cielo lo hizo bajar. Y viene a hacer participar de los bienes de su redención a todos nosotros, fue lo que le pedimos en la

Oración Colecta de esta Eucaristía.

Dios, porque tiene misericordia con el necesitado, responde a los clamores de quienes con fe y constancia le piden ayuda, como le pidió Ana que le diera un hijo y Dios se lo concedió. El pasaje de la primera lectura nos habla del agradecimiento y ofrecimiento que Ana hace al Señor por haberse Dios acordado de ella y haberle dado un hijo a quien lo llamó Samuel. Esta madre en agradecimiento a Dios le dice: “Yo también lo cedo al Señor y quedará cedido al Señor mientras viva”. Por tal motivo Ana le dice al Señor: “Mi corazón se regocija por el Señor… porque gozo con tu salvación” (1 Sam 2,1).

Todo niño que nace causa alegría a la madre, al padre, a toda la familia, a toda la sociedad, y es una obra del poder de Dios y una obra misericordiosa de Dios. También la Virgen María, en casa de su prima Isabel, elevó el cántico que acabamos de escuchar en el Evangelio leído: “Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador, porque ha mirado la

21
21

humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el

Poderoso ha hecho obras grandes por mí… Y su misericordia llega a sus fieles de

generación en generación” (Lc 1, 46-50).

Con la Encarnación del Hijo de Dios en las entrañas de la Virgen María, Dios demuestra su gran amor por nosotros, movido por las entrañas de misericordia que nos tiene, pues su amor es “un amor visceral”, dice el Papa Francisco (MV, 6). “La misericordia hace de la historia de Dios con su pueblo una historia de salvación” (MV, 7).

2) La historia de la vida de la Virgen María, es historia de amor y de misericordia de Dios con la humanidad que pasa de generación en generación.

La Virgen María es escogida para ser Madre del Hijo de Dios y en su diálogo con el ángel, acepta ser madre sin condiciones y hasta las últimas consecuencias. Ella se siente

indigna ante semejante obra de Dios en ella, “porque ha mirado la humillación de su

esclava, pues el Poderoso ha hecho obras grandes en ella y su misericordia llega a sus

fieles de generación en generación”. En verdad, como dice el Papa Francisco, “es propio

de Dios usar misericordia y especialmente en esto se manifiesta su omnipotencia” (MV 6). La Virgen reconoce que es obra de la misericordia de Dios y esta obra misericordiosa

has pasado generaciones y generaciones hasta llegar a nosotros. Al celebrar esta Navidad nosotros, los de esta generación, actualizamos la obra misericordiosa de Dios y se cumplen las palabras proféticas de la Madre de nuestro Redentor. Esta Navidad es oportunidad para que reconozcamos como la Virgen María, la Misericordia de Dios que nos invita a aceptar la misericordia de Dios con un arrepentimiento de nuestros pecados.

3) La historia de cada uno de nosotros es una historia de amor y de misericordia de Dios con nosotros.

Cada uno de nosotros podríamos contar nuestra propia historia y descubriríamos todo lo que el Señor ha hecho por nosotros “porque su misericordia es eterna”, porque ha mostrado su misericordia haciéndonos partícipes de su naturaleza por el Bautismo, y así podríamos de decir de cada uno de los sacramentos recibidos, sacramentos que son obras de su misericordia. Nadie debe sentirse excluido de la misericordia de Dios por más que tenga pecados, pues “la misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona” (MV 3). Meditemos

sobre las obras que el Señor ha hecho en cada uno de nosotros a pesar de que somos pecadores. Experimentemos la misericordia del Señor mediante el Sacramento de la Confesión. Experimentemos la misericordia del Señor siendo misericordiosos con

nuestros hermanos, “no siendo altaneros…no devolviendo mal por mal a nadie… viviendo en paz con todos”… (Rom 12,14-18).

22
22

Conclusión: Contemplemos a Jesús en todas las etapas de su vida para descubrir que “con sus gestos y con toda su persona, revela la misericordia de Dios” (MV1). “En Él todo habla de misericordia. Nada en Él es falto de compasión” (MV 8). “Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia” (MV 8). Jesús vino a mostrarnos

cómo su Padre es misericordioso (Cf Lc 15). Allí en esas parábolas es presentado Dios siempre lleno de alegría, sobre todo cuando perdona”, pues “la misericordia es el atributo más estupendo del Creador y del Redentor” (MV 11).

Aprendamos el lema de este año Santo: “MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE”. (MV 133). Y aprendamos y practiquemos en esta Año Santo de la Misericordia las obras de misericordia corporales y espirituales, como nos lo pide el Papa Francisco (MV 15). Démosle la oportunidad a nuestro Padre Dios de alegrarse con nosotros recibiendo de Él el generoso perdón de nuestros pecados (cf. Lc 15, 7 y 19).

Mons. Tomas Chala Bernal Rector del Seminario

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA MIÉRCOLES 23 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos y hermanas, bienvenidos a la celebración eucarística, que nos une como hermanos y nos alimenta, para fortalecer nuestra vida y conseguir la vida eterna. Cristo, Pan vivo, que es Sumo Sacerdote por ser mediador, intercesor y sacrificador, se hace presente para enseñarnos con su Palabra, alimentarnos con su Cuerpo y su Sangre, glorificar al Padre y ser santificados por él. Como cristianos, celebramos el penúltimo día de la novena y nos preparamos para recordar el acontecimiento del Nacimiento del Hijo de Dios, en el cual, debemos permitir que se encarne a Aquél, que trae consigo el Amor, la Misericordia y la Verdad. Iniciemos nuestra celebración.

MONICIÓN A LAS LECTURAS: La Palabra de Dios es luz y fuerza que ilumina y transforma la vida de todos sus hijos, a quienes Él ama y de los cuales nunca se olvida. Dejemos que esta Palabra que vamos a escuchar entre por nuestros oídos, llegue a nuestro corazón, y disponga todo nuestro ser para vivir de una manera mejor este mensaje de salvación. Escuchemos con devoción.

ORACIÓN DE FIELES 23
ORACIÓN DE FIELES
23

Presidente: Hermanos y hermanas, dirijámonos al Señor Misericordioso, para que con su gracia escuche nuestras suplicas y así podamos caminar hacia Él con su infinito auxilio. Digámosle confiados:

R. Ven, Señor Jesús.

Por la Iglesia, para que permanezca fiel al mandato del Señor y con generosidad anuncie y proporcione a sus fieles la misericordia que ha recibido de Cristo. Roguemos al Señor. Por todos los gobernantes, para que sepan acoger en su corazón el mensaje de Cristo y así velen por el bienestar de las personas que en ellos han confiado. Roguemos al Señor. Por todos los enfermos, en especial por los de nuestra comunidad para que sea el Señor quien pase su mano sanadora sobre ellos y reciban la curación del cuerpo y del espíritu. Roguemos al Señor. Por los niños, jóvenes y adultos, en especial, por las familias, para que en este tiempo de Navidad, acojan a Jesús que quiere habitar en el corazón, con la intensión de desbordar de amor, comprensión y unidad. Roguemos al Señor. Por toda la comunidad aquí reunida, para que la fuerza de la Palabra que escuchamos y la gracia del Sacramento que celebramos, nos aliente para dar una más intensa respuesta de fe al compromiso de extender el Reino de Dios en el mundo. Roguemos al Señor.

Presidente: Padre Nuestro, tu Hijo entregado nos ha revelado cuánto nos amas; te pedimos que escuches la súplica confiada de tus hijos. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

GUIÓN HOMILÉTICO MIÉRCOLES 23 DE DICIEMBRE

En el texto que se no ha proclamado podemos constatar fácilmente la acción de Dios a favor del hombre que tiene fe.

Isabel dio a luz un Hijo: es una Buena Nueva el nacimiento de Juan el Bautista porque es el cumplimiento de la promesa de Dios en una pareja de esposos que han sido fieles a Dios. Isabel que era de edad avanzada y estéril da a luz un hijo. Zacarías es anciano. Para ellos dos humanamente es imposible un hijo Ahí donde para el hombre es imposible Dios actúa haciendo las cosas posibles. Dios actúa, bendice el corazón fiel a Él. Es un hijo fruto del amor de Dios. esa es la gran Noticia, ha nacido un hijo en medio de la esterilidad y la vejez pero se hace más grande la noticia porque ha sido obra del Altísimo.

24
24

Sus vecinos se alegraron. Los vecinos se dieron cuenta de la gran misericordia de Dios y hacen fiesta junto con Isabel y Zacarías. Hay que hacer fiesta porque Dios ha estado grande con ellos. Hay que estar siempre felices y más aún cuando Dios obra con misericordia a favor de su pueblo. Cómo no hacer fiesta cuando Dios nos ama tanto, cómo no hacer fiesta cuando Dios a cada instante de nuestra vida nos bendice, cómo no hacer fiesta porque va a nacer el salvador del mundo. Navidad es la fiesta de la misericordia de Dios. Dios envía a su único Hijo para salvarnos y esa es su Gran misericordia. Por eso hay que vestirnos de fiesta y alegría. Juan es su nombre. Zacarías reconfirma el nombre que llevará el niño. Es fiel a las palabras del Arcángel Gabriel "No temas Zacarías, tu petición ha sido escuchada. Isabel, tu mujer, de dará un hijo al que pondrás por nombre Juan" (Lc 1, 13). Zacarías en medio de la duda es fiel al colocar el nombre que se le había ya asignado. Zacarías es ejemplo de fidelidad. Frente a las promesas hechas a Dios debemos actuar con fidelidad. Ese es el esfuerzo de todos los días, ser fieles a las promesas que constantemente hacemos a Dios. Indica también que ha sido Dios quien lo ha elegido para cosas grandes, preparar el camino del Señor. De pronto recuperó el habla y comenzó a bendecir a Dios. Zacarías que en un momento duda de la gran misericordia de Dios por tal motivo queda mudo. Ahora que ha vito la gloria de Dios en su Hijo y recupera el habla, lo único que hace es bendecir a Dios. Navidad es un tiempo para bendecir a Dios. navidad es un tiempo para bendecir. Es el tiempo de los papás bendecir a los hijos y de los hijos bendecir a sus papás. Es un tiempo de bendecir a los que nos hacen el mal. Es tiempo de perdón y misericordia. Es tiempo para bendecir a quien nos encentremos por la calle.

Pbro. Javier Ignacio Claros Formador del Seminario

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA Jueves 24 de Diciembre

COMENTARIO INICIAL: En esta tarde santa celebramos las Vísperas de la solemnidad de la Natividad del Señor. Un Niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado. La insignia del poder está sobre sus hombros y se le llamará Ángel del Gran Consejero. El gozo de experimentar que Dios ha nacido en medio de nosotros nos deja el alma rebosante y nos dispone para ir a su encuentro de su Divino rostro de Infante en los hermanos. Esta Eucaristía nos invita a vivir con gran júbilo celestial porque el Salvador ya está entre nosotros; que nuestra salvación ya ha llegado en la tierna humanidad de un Niño, del Emmanuel, del Dios con-nosotros. Con el gozo de los ángeles que anunciaron

25
25

la Buena Nueva a los hombres de buena voluntad, continuemos atentamente con este Banquete Eucarístico.

MONICIÓN A LAS LECTURAS: La Palabra se hace carne, se hace Persona y pone su tienda en medio de nosotros. Los hijos de la carne, enemigos de Dios, nos hacemos hijos en el Hijo y somos revestidos de su gloria y de su divinidad. El silencio y la paz son los signos más elocuentes de la noche de Navidad. En el silencio del corazón hagamos el propósito firme de vivir este anuncio de salvación.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Presidente: El Hijo de la Virgen María, nacido en Belén, es el Emmanuel, el Dios con- nosotros. Llenos de alegría en nuestra fe, en este día santo nos unimos a todos los que creen en la salvación realizada por el Señor, diciendo:

R. Jesús Salvador nuestro, escúchanos.

Por la santa Iglesia de Dios que contempla con María al Verbo de Dios hecho carne:

para que anuncie con gran alegría que el Señor Jesús, a través de su encarnación, está cerca de todo hombre. Roguemos al Señor. Por todos los pueblos, para que encuentren la paz, don y fruto del amor y la justicia, y cesen las guerras, la segregación racial y toda clase de opresión y de violencia. Roguemos al Señor. Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo pobre y doliente, para que puedan sentirse amados de Dios y sus corazones se llenen del gozo que nos trae su nacimiento. Roguemos al Señor. Por nuestros familiares y difuntos, que celebraron otros años con nosotros la Navidad del Señor, para que renacidos a la vida eterna, la gloria del Señor los envuelva con su claridad. Roguemos al Señor. Por nuestra comunidad, por los ausentes, por nuestras familias, por nosotros aquí reunidos, para que acogiéndonos con amor y fidelidad vivamos la alegría de la Navidad. Roguemos al Señor.

Presidente: Te lo pedimos por Jesucristo tu Hijo, manifestado hoy al mundo en la humildad de nuestra carne, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amen.

GUIÓN HOMILÉTICO JUEVES 24 DE DICIEMBRE

2 S 7, 1-5.8b-11; Sal 88; Lc 1, 67-79.

26
26

La profecía de Natán: La esperanza de Israel durante mucho tiempo se sostuvo en esta profecía. Ellos esperaban un rey justo que acogiera la voluntad divina y diera testimonio de que es posible una sociedad digna y justa. Sin embargo, la historia les dio lecciones amargas. Los reyes dividieron el país, usurparon las tierras de los pobres y mantuvieron el poder por la violencia. Pero la esperanza de Israel nunca cayó entre el fango. En medio del caos creado por los malos gobernantes, sabios y profetas inspiraron al pueblo y le señalaron una luz en medio de la oscuridad. Esa luz no era otra que la esperanza irrevocable en un mundo mejor. Mientras el pueblo no perdiera el ideal con el cual vivía, era posible criticar la nefasta realidad y proponer alternativas de cambio, y así poder transformar su historia. La esperanza se mantuvo viva por las profecías que bien sabían, pronto tendrían su cumplimiento.

Hoy enfrentamos una experiencia similar. Algunos nos quieren expropiar de nuestros ideales cambiándolos por cualquier ilusión pasajera. Pero nosotros, como pueblo de Dios, nos mantenemos firmes porque sabemos que el Señor está con nosotros y en El encontramos la fuerza para vencer, porque nada nos puede separar de su amor: ¿la tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada? En todo esto salimos vencedores gracia a aquel que nos amó; pues si Dios está por nosotros ¿Quién contra nosotros? (Rm 8, 35-37; 31).

El evangelio nos lleva a darnos cuenta en este día, en la voz de Zacarías un clamor de esperanza y de amor con el cual se rompe el silencio de la obstinación, de la desilusión, de la espera y con gozo y confiado en aquel que es la vida y la salvación entona un himno a la esperanza y a la alegría. La expectativa, durante tantos años contenida, se hacía realidad precisamente en el momento en que todos pensaban que era el fin de Israel.

Las promesas de Dios se hacían realidad en la humildad de un acontecimiento cotidiano:

nacía un niño, revivía una esperanza. Dios irrumpía en el silencio del hogar con el canto jubiloso de un recién nacido. La legión de profetas que desde antiguo animaban la fe de Israel, hoy tenía una nueva voz. Una voz que lucharía en el desierto de la desidia y la obstinación humana. Una voz, que sin embargo, estaba destinada a anunciar la irrupción del Reinado de Dios de la mano de un hombre íntegro: Jesús de Nazaret. El Emmanuel, Dios con nosotros que desde la pobreza y la humildad de la familia de Nazaret, el Padre eterno había decidido que naciera el redentor de la humanidad.

Diác. Edier Gómez Gaviria IV de Teología

27
27

COMENTARIOS NATIVIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

COMENTARIO INICIAL: Hermanos y hermanas, con alegría y júbilo hoy nos unimos como Iglesia para celebrar la Eucaristía, fuente y cima de toda la vida cristiana y presencia salvadora de Jesús. En esta noche santa en la que celebramos el nacimiento de nuestro Salvador, el Mesías, el Señor, nuestra Iglesia brillante y festiva, nos recuerda que Cristo es la luz que llega a iluminar las tinieblas y a la vez la buena noticia que nos colma de alegría y nos trae la paz. La navidad es sentir a Jesús presente en nuestra vida y es dejarnos amar por Él. Abramos pues nuestro corazón para que Jesús recién nacido y acostado en un pesebre nazca también en lo más íntimo de nuestro corazón y sea el huésped de honor, en nuestra vida, nuestras familias, nuestra Iglesia y nuestra nación. Conscientes del Misterio del Nacimiento de Cristo, el Hijo de Dios hecho carne, continuemos esta celebración eucarística.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: La Palabra del Señor permanece para siempre y es la luz que ilumina el camino de nuestra vida para llegar a Dios; la Liturgia de la Palabra que la Iglesia en esta noche gloriosa nos presenta, nos narra cómo Cristo, el Hijo de María que se encarnó en el mundo para ser el mediador entre Dios y los hombres, es Luz, Príncipe de paz, Redentor y Salvador. No tengamos miedo, porque nos ha llegado una buena noticia que va a ser motivo de mucha alegría para todos nosotros. Escuchemos atentamente este mensaje de paz y de salvación.

ORACIÓN DE FIELES

Presidente: El hijo de la Virgen Madre, nacido en Belén, es el Emmanuel, el “Dios con nosotros”. Llenos de alegría en nuestra fe, en esta noche santa nos unimos a todos los

que creen y esperan en la salvación realizada por el Señor diciendo:

R. Señor Jesús, luz verdadera escúchanos

Por la Santa Iglesia que contempla con María al Verbo de Dios hecho carne: para que anuncie con gran alegría que el Señor Jesús, a través de su encarnación, está cerca de todo hombre. Roguemos al Señor

Por los que buscan la verdad: para que reciban de cada uno de nosotros, con palabras y obras, la alegre noticia de que hoy ha nacido el Salvador. Roguemos al Señor

Por los hombres que vacilan en su fe: para que la gran luz manifestada en Cristo inunde su conciencia y su vida. Roguemos al Señor

28
28

Por la familia humana: para que el Señor Jesús reúna a los dispersos, rompa las cadenas de los oprimidos, dé esperanza a los que no la tienen y sostenga los esfuerzos de todos los que trabajan por la justicia y por la paz. Roguemos al Señor.

Por todos nosotros, aquí reunidos: para que, acogiendo la gracia de éste día vivamos en la confianza de que Cristo no nos deja solos, está siempre en medio de su pueblo y camino con nosotros por los caminos del mundo. Roguemos al Señor

Presidente: Señor Jesús que vienes a compartir nuestros problemas y nuestras esperanzas, infunde en el corazón de todo hombre la certeza de que en esto consiste la vida eterna: en Conocer al Padre y en acogerte a Ti, su enviado y nuestro Salvador, por los siglos de los siglos. Amén

GUIÓN HOMILÉTICO NATIVIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

La noche ha sido testigo de muchos acontecimientos grandes de la historia de la salvación. La noche de la creación, caracterizada por el caos del universo, fue vencida por la palabra poderosa de Dios: “Hágase la luz”. Y a partir de allí, Dios comenzó a actuar y a construir su historia de amor con la humanidad.

La noche de la alianza hecha con Abraham. Aquel pueblo pequeño, débil e insignificante, se convertiría en un pueblo inmenso como las arenas del mar, fuerte y victorioso y reconocido por todas las naciones. Y a partir de esa noche, Dios manifestaría su amor de predilección por un pueblo: su pueblo: Israel, con quien haría una promesa, a la cual Dios siempre permanecería fiel.

La noche de la liberación de Egipto. El pueblo estaba esclavo y sin esperanza. Pero Dios escuchó sus lamentos y recordó su promesa. Aquella noche Dios con brazo poderoso liberó a Israel y lo llevó a la libertad y al gozo de la tierra prometida.

Y la noche del Mesías esperado. Aquel día en el cual nos visitará el sol que nace de lo alto, aquel día que no tendrá ocaso, aquel día en el cual brillará aquella luz que llega a iluminar a los que están en tinieblas y en sombra de muerte, y que a todos los que se dejen iluminar por ella nos dará el poder de ser hijos de Dios.

Hoy celebramos esa noche. Hoy es navidad. Hoy nos ha nacido el Salvador del mundo. Esta luz la han visto brillar José y María en sus corazones, y por eso creyeron en el fruto del Espíritu. Esta luz la han visto brillar los magos de oriente y por eso se han puesto en camino, movidos por la fe. Esta luz la han visto brillar los pastores y han ido al encuentro del salvador anunciado, llenos de alegría y de paz.

29
29

Esta luz ha resplandecido durante siglos en lo más alto del firmamento, y muchos la han aceptado y han alcanzado la paz, la gracia y la salvación. Pero muchos la han rechazado y continúan viviendo en oscuridad y sombra de muerte.

Esta noche es nuestra oportunidad para aceptar la salvación dada por Dios a los hombres por medio de su Hijo Jesucristo. Dejémonos iluminar por el resplandor de Cristo salvador que viene a salvarnos.

Pbro. William Fernando Flórez Formador del Seminario

COMENTARIOS CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA VIERNES 25 DE DICIEMBRE

COMENTARIO INICIAL: Hermanos y hermanas, ¡Feliz navidad! Y bienvenidos a ésta celebración Eucarística, en donde unidos como una misma familia en torno al altar del Señor conmemoramos la encarnación del Hijo de Dios en la humanidad.

Hoy todos los pueblos han contemplado la victoria de nuestro Dios. Hoy brilla la luz que nace de lo alto, no es una luz matinal, sino la luz de la presencia de Dios en medio de nosotros, que brilla en todo lo alto del cielo, para poder iluminar a todos aquellos que viven en tinieblas. En el nacimiento del Señor Jesús se ha revelado la grandeza del amor y la misericordia de Dios. Con el renace nuestra esperanza y se acrecienta nuestro compromiso de vivir como Hijos de la luz. Conscientes de nuestra condición de Hijos de Dios con gozo y alegría celebremos el nacimiento de Jesús.

COMENTARIO A LAS LECTURAS: Hermanos y hermanas, la Palabra del Señor es siempre viva y eficaz. Es la buena nueva que pregona la victoria, viene cargada de paz, de júbilo y de resplandor. Aunque Jesús se hizo carne, él siempre ha existido junto al Padre:

“La Palabra estaba con Dios, más aún era Dios”. Abramos pues nuestra mente y nuestro

corazón para escuchar atentamente esta buena nueva que nos muestra el resplandor de la gloria de Dios y nos trae la salvación para todos nosotros.

ORACIÓN UNIVERSAL

Presidente: oremos amados hermanos, a Dios nuestro Padre Todopoderoso, que ha proclamado por sus ángeles la gloria en el cielo, la paz en la tierra y la renovación en todo el universo, para que se digne llenarnos con sus bienes. Digamos todos:

R. Quédate con nosotros Señor

30
30

Por la Santa Iglesia de Dios extendida sobre la faz de la tierra: para que al celebrar las fiestas de Navidad, todos sus fieles renazcan a una vida de justicia, de libertad, de amor y de paz. Roguemos al Señor.

Por todos los pueblos, razas y naciones: para que reine en ellos la paz, sus magistrados las gobiernen con espíritu de servicio y cada día sea más estrecha la hermandad universal que Cristo ha traído con su nacimiento. Roguemos al Señor.

Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo pobre y paciente: los enfermos, los que pasan hambre, los presos, los exiliados, los refugiados, los marginados sociales, los que sufren los horrores de la guerra, los que lloran la pérdida de sus seres queridos, los que no tienen trabajo, los que no tienen hogar, los ancianos y los niños huérfanos: para que en estos días de Navidad sientan de alguna forma la paz y el amor que Cristo ha traído al mundo. Roguemos al Señor.

Por todos lo que en otros años celebraban con nosotros estas santas fiestas y han partido de este mundo: para que en el Reino eterno contemplen el rostro de Cristo. Roguemos al Señor.

Por nuestro pueblo, por los ausentes, por nuestras familias, y por nosotros aquí reunidos: para que acogiéndonos con amor y paciencia vivamos la gran alegría de la Navidad. Roguemos al Señor.

Presidente: escucha Dios de misericordia, nuestras suplicas y ayuda a los que padecen, para que, consolados con la presencia de tu Hijo, no tengan ya que temer ningún mal. Por Jesucristo nuestro señor. Amén

31
31

ENCUENTRO CON NIÑOS

MI SALVADOR UN REGALO DE DIOS

Referencia

Lucas 2:1-20

bíblica:

Versículo clave:

"Hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor… ¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra entre los hombres que gozan de su favor!" (Lucas 2:11, 14, Dios Habla Hoy).

Concepto clave:

El mejor regalo que Dios me ha dado es su Hijo Jesucristo, mi Señor y Salvador.

Objetivos

Al final del encuentro de hoy los niños podrán:

educativos:

  • 1. Contar la historia de la Navidad del punto de vista de los ángeles.

  • 2. Diferenciar entre una Navidad con Jesús como centro y una Navidad sin Jesús.

  • 3. Decir de memoria el versículo.

Aplicación a la vida diaria: La Navidad es una fiesta que nos gusta a todos. Es una época en que damos y recibimos regalos de las personas que amamos. La Navidad es una fiesta en que recordamos que Dios, por el amor que nos tiene, nos dio un regalo maravilloso, su Hijo Jesús para ser nuestro Salvador y amigo. Dios quiere que todos los niños conozcan a Jesús personalmente y que compartan con sus amigos ese regalo de amor que Él nos ha dado. Durante este tiempo compartirán con otros la razón de la venida de Jesús a la Tierra hace 2.000 años.

POSIBLES ACTIVIDADES Y ORDEN DE LA CLASE

ACTIVIDADES

MATERIALES

TIEMPO

Actividad

Ilustraciones, instrumentos caseros

  • 10 minutos

Manualidad

Hojas, crayones

  • 10 minutos

Historia

Biblia, papelitos, ropa para los disfraces

  • 15 minutos

32
32

Manualidad

Tarjetas, cartulina, crayones, pegamento, tijeras

  • 15 minutos

Conclusiones

Versículo

  • 10 minutos

HOJA DE INSTRUCCIONES

AMBIENTACIÓN: La ambientación del lugar debe reflejar que pronto tendremos un día especial: el Nacimiento del Señor. El regalo hoy es Jesús. No Jesús como un bebé solamente. Es verdad que nació como bebé pero el regalo que Dios nos dio aquel día, no fue un bebé sino su Hijo. Su Hijo no se quedó en la cuna. Muchas veces los niños están confundidos en cuanto a Jesús porque celebramos la Navidad en diciembre, en marzo o abril celebramos la Semana Santa, donde Jesús muere como adulto. Debemos tratar de unir en la mente de los niños que Jesús nació un día y comenzó a crecer y crecer, para llegar a ser como los pequeños de dos y tres años, luego para ser como ellos de seis a ocho años. Siguió creciendo hasta llegar a ser un adolescente como (puede nombrar algún adolescente de la congregación) y luego un joven (nombre a un joven de la iglesia). Al fin llegó a ser un adulto como yo. Habrá lugar durante la historia para hablar del crecimiento de Jesús.

Haga con anticipación un letrero con una ilustración que diga "Jesús". Cuelgue en las paredes algunas tarjetas e ilustraciones de escenas de Navidad (el nacimiento, los ángeles anunciando a los pastores, los pastores adorando a Jesús, una familia celebrando la Navidad, un árbol de Navidad con regalos alrededor, decoraciones navideñas, etcétera). Es mejor si las pega en cartulina.

ACTIVIDAD: Dirija y canten varios villancicos utilizando instrumentos caseros. Mientras cantan, permita que observen las tarjetas e ilustraciones que colgó en las paredes. Cada uno puede escoger una que le guste y llevarla a su puesto.

Luego, cada niño mostrará la lámina que escogió explicando por qué le gustó. Haga una fila de las escenas que pertenecen a la historia bíblica de Navidad y otra fila de las ilustraciones de Navidad no bíblica (sea el árbol, etcétera). Hable de las diferencias que se notan en la sociedad y en la iglesia. ¿Cuál es el centro de la Navidad? ¿Cómo es la Navidad para las personas que no han puesto su fe en Jesucristo? (buscan alegría al comprar muchos regalos, recibir muchos regalos, tener fiestas, estar con la familia, viajar, etcétera, pero no han reconocido que Jesús es el centro de la celebración y por eso no se sienten satisfechos cuando todo ha terminado).

MANUALIDAD1: al final de este encuentro está la historia de Navidad con ilustraciones para que coloreen y lean.

33
33

HISTORIA: Los niños disfrutan mucho haciendo representaciones. Al comenzar la historia tomada de la cita bíblica Lc 2, 1-20, entregue a cada niño un papelito con el nombre de uno de los personajes de la historia bíblica, así, mientras hace la narración, ellos interpretarán el personaje que les ha tocado. Si desea, use figuras en diapositivas o en una cartelera en vez de la representación.

MANUALIDAD 2: Cada niño hará un regalo para compartir con un amigo o una amiga. Pida que escriban el nombre del niño a quien entregarán la tarjeta o cuadro.

Una tarjeta:

Recorte figuras de tarjetas de Navidad viejas. Pegue la figura en la parte de afuera de la tarjeta. Escriba dentro el versículo.

Un cuadro:

Pinten la lámina del nacimiento de Jesús y péguenla sobre cartulina. Escriban el versículo en la parte inferior.

No olvide que deben escribir el nombre del niño o de la niña a quien van a dar el regalo.

CONCLUSIONES: La Navidad es una fiesta que a todos gusta. Pero hay mucha gente que se olvida por qué la celebramos y nada más quieren tener una fiesta en la que dan y reciben muchos regalos. En ese caso, la Navidad deja de ser Navidad. Aunque si no recibimos un juguete o regalo en Navidad nos hace sentir tristes, realmente ya hemos recibido el mejor regalo que uno puede recibir, el regalo de Jesús (Muestre el regalo con el letrero que diga: "Mi Salvador Jesús"). Nosotros también podemos dar un regalo a Jesús, el mejor regalo que podemos darle es nuestro corazón. Por otro lado, debemos seguir el ejemplo de los pastores y compartir con nuestros amigos y amigas este mensaje de amor.

Oren dando gracias a Dios por su gran amor y por haber dado ese regalo maravilloso que es Jesús.

A continuación las ilustraciones:

EL NACIMIENTO DE JESÚS EN BELÉN

LOS ÁNGELES CANTABAN

LA NAVIDAD CON ILUSTRACIONES PARA COLOREAR

34
34
37
37
38
38

ENCUENTRO CON JÓVENES

NAVIDAD EL REGALO DE DIOS “Hoy les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor.” Lc. 2, 11

  • 1. MATERIALES Y RECOMENDACIONES

Tarjetas de papel, lapiceros, hojas en blanco, Biblias Recomendaciones: dentro del material digital en la carpeta de navidad juvenil se encuentra bastante material para trabajar con jóvenes: retiros y encuentros navideños, dinámicas, posadas, cursos, talleres y temas sobre liderazgo juvenil, semanas de la juventud. Les recomiendo ver el documento de navidad amigoniana juvenil. Si no encuentran lo que necesitan en esta carpeta, pueden ir a la página web: biblioteca de pastoral juvenil COYUCA.

  • 2. ACOGIDA Y DINÁMICA DE INTEGRACIÓN EL REPORTAJE-JUEGO DE SALÓN

Al entrar, se le entrega a cada jugador una tarjeta numerada, también una hoja de papel y un lápiz. Por cada número debe haber dos tarjetas para establecer las parejas de la entrevista. Cada jugador buscará la persona que tenga el mismo número de la tarjeta entregada con anterioridad, hará su presentación correspondiente, formula además las preguntas siguientes: - Nombre - Color de los ojos - Pasatiempo preferido - Su mayor deseo o anhelo - ETC. Después de un tiempo prudencial, cada jugador presentará a su entrevistado en plenaria.

  • 3. MOTIVACIÓN Y OBJETIVO

Se acerca la Navidad, un tiempo de gracia para todos donde celebramos una vez más el regalo del Padre que ofreció a su Hijo. En Jesús el Padre no sólo habla al hombre sino que lo busca. La Navidad es un gesto contundente de que el Padre busca al hombre. Es una búsqueda que nace en el corazón del Padre y se hace concreta en la Navidad: Dios busca al hombre movido por su corazón de Padre. Dejarse encontrar por Dios, será nuestra primera misión, para comenzar a vivir en el espíritu que la Iglesia nos propone en esta Navidad.

39
39

4.

ORACIÓN

ORACIÓN DEL JOVEN

Necesito de ti, Señor:

Para concretar los planes y proyectos que traigo en el corazón. Oriéntame como sólo Tú sabes hacerlo, porque no quiero errar ni fracasar. Necesito de Ti, Señor, para elegir el camino más seguro para mí. Has que los otros valoricen mis esfuerzos y voluntad de triunfar. Necesito de ti, Señor, para encontrar el apoyo y compañía de amigos leales. Mantenme alegre y comunicativo con todos y líbrame de los desvíos peligrosos. Necesito de Ti, Señor, para vencer todas las dificultades de mis senderos.

Bendice con tu presencia mis caminos para que lleve al mundo la fuerza de tu amor. Amén.

TEMÁTICA

4.1 PRIMER MOMENTO: El Regalo de Dios, “Vengan y Vean”. Se propone comenzar el encuentro reflexionando sobre el siguiente cuento 2 :

“Eran dos amigos, uno pastor y el otro dueño de un albergue. Judíos

piadosos que vivían en Belén y que cumplían fervorosamente con la Ley de Moisés. Oraban juntos dos veces al día y compartían una profunda

esperanza y un ardoroso anhelo: “la llegada del Mesías prometido”.

muchísimas

En

calurosas

noches

de

verano,

consumían

las

horas

hablando

entusiasmo

con

sobre

“el

Salvador”

que

todo

el

pueblo

esperaba.

  • - “Cuando Él llegue todo será distinto”- decían.

  • - “Ya no sufriremos injusticias y las cadenas que hoy nos atan, caerán” – se animaban.

  • - “Cuando venga, seremos los primeros en ponernos a su servicio y quiera Dios contar con nosotros para allanar sus caminos” –

Con estas y otras muchas afirmaciones, ensanchaban su fe y su esperanza en la Promesa de Dios.

2 Autoría de Ricardo Stirparo y Horacio Prado. http://www.buenasnuevas.com

40
40

Una noche ya muy tarde, el dueño del albergue luego de atrancar las

puertas, se disponía al descanso

pero se estremeció al escuchar que con

... insistencia alguien golpeaba a la puerta.

  • - “¿Quién es?” – preguntó

  • - “Disculpe por la hora- respondió un hombre joven es que venimos de

lejos y mi mujer está a punto de dar a luz. Necesitamos una habitación”

El dueño del albergue se conmovió con la escena, pero pronto cayó en la cuenta que el único cuarto que podía ofrecerles era el suyo, ya que todos los demás los tenía oportunamente ocupados. Y titubeando les dijo:

  • - “Lo siento

...

pero aquí está todo ocupado, no hay lugar que pueda

ofrecerles

...

quizás

más adelante encuentren otro albergue.”

  • - Decepcionada la joven pareja se marchó en silencio. Esa misma noche,

horas más tarde, su amigo el pastor se encontraba descansando en el campo, mientras cuidaba a su rebaño. De pronto y de la nada una presencia angelical lo sobresalta.

  • - “No temas, te traigo una Buena Noticia. Hoy ha llegado el Mesías al

pueblo de Israel, y precisamente aquí, en Belén”

  • - Y el ángel le indicó el camino para que fuera a su encuentro. El pastor

de un salto y extasiado de alegría se puso en camino. Corrió y recorrió el

sendero indicado, durante horas. Se topó con un pesebre en el cual encontró a una pobre mujer que acababa de parir a su hijo, se conmovió por la pobreza y precariedad de aquél alumbramiento, pero siguió su camino por temor a desencontrarse con el Mesías.

  • - “¿Habré entendido bien las indicaciones del ángel?, porque hace horas

que camino y solo encontré ese pequeño establo con esa sencilla mujer y

su niño recién nacido.”

  • - “¿Me habré quedado dormido?, ¿habrá sido todo un sueño?”

  • - Desconcertado volvió a sus quehaceres. Al otro día, como todos los

días, se encontraron los dos amigos, y una vez más consumieron horas y horas charlando con entusiasmo sobre cuándo llegaría el Mesías.

5.1.2 PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

En grupos, se compartirá y socializará, guiados por las siguientes preguntas:

41
41

1.

¿Qué título le pondrían a esta historia y por qué?

  • 2. ¿Cuál creen que es el mensaje de este cuento?

  • 3. ¿En esta Navidad: nos puede pasar a nosotros protagonistas de la historia?

lo

que ocurrió con los

  • 4. ¿Cómo nos preparamos para recibir a Jesús? ¿En qué personas nos espera en esta Navidad el Señor?

  • 5. ¿Nuestra fe, tiene muchas palabras y poco corazón 5.2 SEGUNDO MOMENTO: Nuestra Respuesta a Dios, “Vayan y Anuncien”

Para que esta Navidad no sea solamente un festejo pasajero, sino un compromiso a dar una respuesta a este mundo que transita por una grave crisis de civilización (extrema pobreza, interminables guerras, injusticias sociales, etc.), es que se quiere renovar la decisión por construir una verdadera civilización del amor, que este apoyada en los valores de la paz, la solidaridad, la justicia y la libertad, que Jesús realiza plenamente.

5.2.1

ACTIVIDAD

En cuatro grupos, se trabajará buscando en la Sagrada Escritura cómo vivir los valores mencionados. Luego se pondrá en común lo que cada grupo descubrió en el Evangelio.

NAVIDAD: tiempo de PAZ cita ¿Qué dice Jesús en esta cita? ¿Qué me dice a mí?
NAVIDAD: tiempo de PAZ
cita
¿Qué dice Jesús en esta
cita?
¿Qué me dice a mí?
¿Qué le dice a mi
grupo?
Lc. 6, 27-35
Lc. 7,4
Mt. 7,1-5
Mt.18,15-18
NAVIDAD: tiempo de SOLIDARIDAD
cita
¿Qué dice Jesús en esta
¿Qué me dice a mí?
¿Qué le dice a mi
42
 

cita?

 

grupo?

Mt. 25, 31-46

     

Lc. 11, 29-37

     

Jn. 13, 1-20

     

Lc. 10,29-37

     
 
 

NAVIDAD: tiempo de JUSTICIA

 

cita

¿Qué dice Jesús en esta cita?

¿Qué me dice a mí?

¿Qué le dice a mi grupo?

Mt. 6, 33

     

Mc.10, 42-45

     

Lc. 18, 1-8

     

Sant. 1, 27

     
 
 

NAVIDAD: tiempo de LIBERTAD

 

cita

¿Qué dice Jesús en esta cita?

¿Qué me dice a mí?

¿Qué le dice a mi grupo?

Jn. 8. 31-32

     

Gál. 5, 13

     

Mt. 19, 16-22

     

1Ped.2,16-17

     
  • 3. CELEBRACIÓN Y COMPROMISOS

43
43

Luego del diálogo iluminado por la Palabra de Dios, se realizará un canto para introducir la oración. Después del canto, se leerá el texto de Lucas 2, donde se relata el nacimiento de Jesús y las circunstancias que lo rodearon, y se pedirá al Señor que renueve toda nuestra vida. Se hará algunos minutos de silencio y se invitará a compartir en parejas, los propósitos y compromisos de cada uno. Al final, el animador hará una oración de presentación de estos propósitos al niño Jesús y se concluirá con el Padre Nuestro.

44
44

ENCUENTRO CON ADULTOS

TEMA: LA MISERICORDIA CAMBIA EL CORAZÓN DE LOS ADULTOS. Objetivo:

Reconocer que la Misericordia es muy importante para tener un corazón abierto, limpio, para compartirlo con los demás y para crecer espiritualmente juntos.

Tiempo: Una hora y media Elementos necesarios:

  • Témperas.

  • Agua y toalla.

  • Un recipiente donde lavarse las manos.

  • Música instrumental.

  • Canción: Buscadme y viviréis (se encuentra en el material digital).

  • Fotocopias suficientes de la letra de la canción para todos los participantes.

Nota: Este encuentro está pensado para realizarlo en tres momentos, todos ellos dentro de una sola dinámica. Por eso es muy importante saber distinguir e imaginar cada momento.

ESTRUCTURA DEL ENCUENTRO.

  • 1. Acogida.

Es necesario que se disponga un lugar en el que se puedan mover con facilidad los participantes del encuentro. Preferiblemente ubicados en círculo. Se haga la presentación según el criterio del animador (puede ser una dinámica de presentación).

  • 2. Canto y Oración.

A criterio del animador del encuentro.

  • 3. Dinámica.

A cada persona se le dará un poco de témpera para que vaya a aplicarla a cada participante diciendo rápidamente por qué lo hace, (ejemplo: “porque no me gusta su camisa”; “porque me gusta el color de sus ojos”). Deben hacerlo todos a todos y decir por qué lo hacen, teniendo en cuenta que se puede aplicar la témpera de las manos máximo al codo. Si el grupo es muy grande (más de 30 personas) es conveniente dividirlo y dejar un responsable en cada grupo.

45
45

4.

Canción.

Todos deben tener la fotocopia para seguir la canción (en el material digital se encuentra). No importa si aún no se seca la témpera de las manos.

Cada vez más violencia más maldad en la tierra parece que el amor ha muerto la locura reina sobre la humanidad. Jóvenes acabados niños abandonados a precio de placer y decidiendo sólo el interés.

¿Dónde queda la justicia y la venganza dónde quedan el castigo y la razón?

¿Por qué callas Tú Señor y nos olvidas? ¿Cómo puedes permitir tanto dolor? ¿Dime donde está aquel Dios el Dios de Elías? que de vez en cuando se dejaba oir ¿Cúanto tardará aún tu Espíritu en

venir

...

?

Yo hablaré y tú me contestarás a mí ¿Dónde están aquellos hombres como Elías? que dejaron todo por seguirme a mí, que rompieron compromisos sólo por agradarme a mí, ¿dónde están aquellos tres que en Babilonia prefirieron ser quemados a ceder? ¿Dónde está aquel Daniel que me adoraba? ¿Dónde está la santidad de aquel José? ¿Dónde está ese niño que mató al gigante? ¿Dónde están los sucesores de Josué? ¿Dónde están esas mujeres entregadas como Ester?

Necios como niños, torpes cachorrillos, como nos gusta jugar y nos gusta preguntar aquello que hace tiempo sabemos ya. Dios aún sigue hablando sigue aún contestando y aquel que quiere oir aún puede percibir Su voz de amor.

¿Cómo puedo Yo derramar de mi Espíritu si mis hijos no se vuelven hacia mí? ahora cíñete como un varón valiente,

Jóvenes acabados niños abandonados a precio de placer y pagan inocentes los errores de otros en el ayer ....

Si mi pueblo se volviese y me buscase renovando así su entrega y su fe, si me amasen como aman sus caminos, si olvidasen los rencores del ayer, Yo abriría las ventanas de los cielos y la tierra hoy vería mí poder, mientras tanto aún repito como antaño:

buscadme y viviréis

46
46

5.

Segundo momento de la dinámica.

Es importante aquí hacer dos cosas:

  • a) Que todos se den cuenta de las marcas que tienen, que vean por un momento las manos, algunas se deben empezar a secar. Y hacer preguntas como estas: ¿cómo me siento? ¿por qué el contacto con otras personas me dejó una marca? ¿todas las marcas son positivas? ¿qué cosa experimenté cuando me aplicaron la témpera? ¿qué frases me dijeron? ¿ya se inicia a secar? Es importante que participen varios contestado con alguna respuesta.

  • b) Retomando la canción: ¿qué frase de la canción me impactó más? ¿por qué? ¿qué realidad encuentro en la canción?

    • 6. Texto Bíblico. Jn 8, 2-11

Al día siguiente, al amanecer, Jesús volvió al templo. La gente se le acercó, y él se sentó y comenzó a enseñarles. Los maestros de la ley y los fariseos llevaron entonces a una mujer, a la que habían sorprendido cometiendo adulterio. La pusieron en medio de todos los presentes, y dijeron a Jesús: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de cometer adulterio. En la ley, Moisés nos ordenó que se apedreara a esta clase de mujeres. ¿Tú qué dices? Ellos preguntaron esto para ponerlo a prueba, y tener así de qué acusarlo. Jesús se inclinó y comenzó a escribir en la tierra con el dedo. Luego, como seguían preguntándole, se enderezó y les dijo: Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra. Y volvió a inclinarse y siguió escribiendo en la tierra. Al oír esto, uno tras otro comenzaron a irse, y los primeros en hacerlo fueron los más viejos. Cuando Jesús se encontró solo con la mujer, que se había quedado allí, se enderezó y le preguntó: Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado? Ella le contestó: Ninguno, Señor. Jesús le dijo: Tampoco yo te condeno; ahora, vete y no vuelvas a pecar.

  • 7. Reflexión sobre la Misericordia.

Estos serán unos posibles puntos para desarrollar como tema.

En cada encuentro y en cada momento siempre dejamos a las demás personas, y a nosotros mismos, marcados; exactamente como están nuestras manos ahora con témpera. Nuestras relaciones siempre nos marcan, en positivo o en negativo. Es decir, todos somos en este mundo fruto del contacto (marca) con otras personas. El saber que todos estamos tocados-marcados por nuestras relaciones nos debe hacer conscientes que en un determinado momento cada uno de nosotros reacciona distinto. Por lo que hemos vivido, por la realidad que nos rodea, por la madurez personal, por la manera como pensamos de la vida y de Dios. Es así que se hace necesario tener un corazón misericordioso.

47
47

Pero, ¿qué es la misericordia?

o

La palabra proviene del latín:

  • Misere = miseria, necesidad, pobreza.

  • cor, cordis = corazón.

  • ia = (hacia los demás).

o

Es hacer nuestro corazón pobre hacia los demás. Es tener un corazón solidario con aquellos que tienen necesidad. Es ver desde nuestro corazón a los demás.

Pero debemos diferenciar entre Misericordia y lástima: La misericordia es una virtud cristiana. Con la misericordia “al otro” no lo siento como “uno fuera de mi realidad”, sino que me pertenece. Que su realidad es parte también mía, es un

“com-patire” compadecerme profundamente de él. La lástima es un simple sentimiento que no me relaciona estrechamente a la otra persona, sino al momento. ¿Qué hizo Jesús cuando le trajeron a la mujer, según el texto? Una persona misericordiosa es capaz de limpiar con un gesto las heridas que otros han hecho. Es una persona capaz de quitar las cicatrices de grandes traumas. Una persona misericordiosa ¡es capaz de dar esperanza! Todo lo que nosotros hoy hacemos, lo hacemos porque Uno primero nos amó, nos redimió, nos salvó. Porque tuvo compasión-misericordia de nosotros. Nosotros como Cristianos tenemos a Uno que nos dio ya el ejemplo de misericordia, a Cristo.

  • 8. Momento de preguntas espontáneas.

    • Se dejará un momento para que ellos participen libremente sobre el tema. Que digan que cosas no les han quedado claras. O simplemente que compartan como se han sentido.

  • 9. Tercer momento de la dinámica.

    • Para esta parte en necesario poner un poco de música de fondo y que todos estén en silencio.

    • cada uno irá a lavar las manos de otra persona y le dirá por qué se las lava. Ojalá nombrando algo de la misericordia. (ejemplo: “la misericordia me lleva a quitar las manchas que otros te han dejado”).

10. Oración.

  • Es posible, quizás conveniente, que todos en un círculo, abrazados, terminen rezando el Padre Nuestro y con un gesto de paz.

11. Canto si es posible.

48
48

EL SANTO ROSARIO NAVIDEÑO

Esquema General:

  • 1. Canto a la Virgen María.

  • 2. Saludo.

  • 3. Acto de Contrición.

  • 4. Ofrecimiento del Santo Rosario.

  • 5. Oración de ofrecimiento del Santo Rosario.

  • 6. Misterios del Santo Rosario meditados.

  • 7. Oración de la Salve.

  • 8. Letanías.

  • 9. Consagración a la Virgen María.

La palabra Rosario significa "Corona de Rosas". Nuestra Señora ha revelado a varias personas que cada vez que dicen el Ave María le están dando a Ella una hermosa rosa y que cada Rosario completo le hace una corona de rosas. La rosa es la reina de las flores, y así el Rosario es la rosa de todas las devociones, y por ello la más importante de todas.

  • 1. CANTO A LA VIRGEN MARÍA.

Puede ser un canto a la Virgen María o villancico.

  • 2. SALUDO.

Puede hacerse un breve saludo de acogida como el siguiente:

Queridos hermanos, sean bienvenidos a este rezo del Santo Rosario. En este tiempo de preparación al nacimiento de nuestro Salvador, la Virgen María nos acoge en sus brazos, para llevarnos hasta su Hijo. Ella intercede por cada uno de nosotros pues, el mismo Jesús nos la dio como Madre nuestra, por eso confiadamente podemos venir hoy a ofrecerle esta corona de rosas, a encomendarnos a ella y pedirle que nos ayude a purificar nuestro corazón, para abrirlo a la acción del Espíritu Santo como ella lo hizo y así permitir que en esta Navidad, Jesús pueda morar en cada uno de nosotros, en nuestras familias, en nuestra parroquia (vereda, centro poblado, pueblo, según el lugar de misión). Con un corazón alegre y confiado dispongámonos para iniciar nuestra oración.

49
49

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

  • 3. ACTO DE CONTRICIÓN.

Puede hacerse una invitación penitencial y luego rezar el siguiente acto de contrición o la fórmula tradicional (Jesús, mi Señor y Redentor…).

Hermanos antes de ofrecer nuestra oración y con ella nuestras vidas, reconozcamos el amor de Dios y su misericordia; Él no se cansa de perdonar al pecador, somos nosotros quienes nos cansamos de acudir a su misericordia, por eso en este momento pidamos al Señor que perdone nuestra indiferencia ante su amor, por ser duros de corazón y no amarlo a ÉL con todo el corazón y a nuestros hermanos como a nosotros mismos, en silencio pidamos perdón al Señor.

(Momento de silencio).

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero, Redentor mío, por ser Tú, Quien Eres, y porque Te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberte ofendido. Propongo firmemente la enmienda de nunca más pecar, apartarme de todas la ocasiones de ofenderte. Te ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados. Así como Te suplico, así confío en tu bondad y misericordia infinita, que me los perdonarás y me darás la gracia, para enmendarme y perseverar en tu santo servicio hasta el fin de mi vida. Amén.

  • 4. OFRECIMIENTO DEL SANTO ROSARIO.

Puede con ocasión de los días de la novena escogerse para cada día una intención particular y sistemática. O sencillamente se ofrece de manera general como el siguiente:

En este día

(se especifica el día, de la novena, etc.) queremos Madre

_______ Santísima ofrecer este Santo Rosario por nuestra comunidad, por nuestras familias, por nuestros jóvenes, niños y abuelos. Queremos pedirte que nos alcances el don de la conversión y que al celebrar esta Navidad, podamos recibir como regalo el don de la Paz.

50
50

5.

ORACIÓN DE OFRECIMIENTO DEL SANTO ROSARIO.

(Puede darse un momento de silencio para que cada uno ofrezca de manera personal las intenciones por las que ofrece el Santo Rosario)

Santa María, Virgen de Nazaret, Señora de Belén, el tiempo se ha cumplido, la promesa del Padre es ya una realidad, Dios está entre nosotros como un niño pequeño nacido en un portal.

Qué linda que te ves, Virgen María, con tu rostro sonriente y tu mirada limpia, sosteniendo en tus brazos a tu Niño Jesús, el Emmanuel.

Qué linda que te ves, Madre de Dios, ofreciendo tu Niño a los pastores que alegres y gozosos salieron a buscarlo cuando oyeron a los ángeles cantar el gloria de Belén.

Qué linda que te ves, Virgen y Madre, rodeada de reyes y de sabios que guiados por la estrella llegaron a Belén entusiasmados porque en el mundo había nacido un nuevo rey.

Santa María, Virgen de Nazaret, yo vengo a unirme a ti en este día de gozo y esperanza, para cantar contigo al Dios que da la vida, la gracia y el perdón. Amén.

  • 6. MISTERIOS DEL SANTO ROSARIO.

Se puede realizar el Rosario tradicional o la forma siguiente.

ROSARIO PARA LA JORNADA NAVIDEÑA.

1er Misterio: La Santísima Virgen y San José, acatan gustosos la orden de César Augusto de empadronarse en sus lugares de origen.

2o Misterio: María obedece a su esposo José y se ponen prontamente en marcha hacia Belén.

3er Misterio: La Virgen María acepta con alegría las molestias que a Ella y al Divino Fruto que lleva en sus entrañas ocasionan el pesado viaje.

4o Misterio: Al llegar a Belén, José y María piden alojamiento y les es negado por parientes y conocidos.

5o Misterio: Sólo encuentran lugar en un Portal a las afueras de Belén y ahí, la Virgen María da a luz a su Hijo, que es el Hijo de Dios.

  • 7. ORACIÓN DE LA SALVE.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,

51
51

en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

8. LETANÍAS.

Señor, ten piedad. Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad. Señor, ten piedad. Señor, ten piedad. Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos. Dios, Padre Celestial. Ten piedad de nosotros. Dios, Hijo Redentor del mundo. Ten piedad de nosotros. Dios, Espíritu Santo. Ten piedad de nosotros. Santísima Trinidad, Un Solo Dios Verdadero. Ten piedad de nosotros. Santa María. Ruega por nosotros. Santa Madre de Dios. Ruega por nosotros. Santa Virgen de la Vírgenes. Ruega por nosotros. Madre de Jesucristo. Ruega por nosotros. Madre de la Iglesia. Ruega por nosotros. Madre de la Divina Gracia. Ruega por nosotros. Madre Purísima. Ruega por nosotros. Madre Castísima. Ruega por nosotros. Madre Siempre Virgen. Ruega por nosotros. Madre Sin Mancilla. Ruega por nosotros. Madre Inmaculada. Ruega por nosotros. Madre Incorrupta. Ruega por nosotros. Madre Amable. Ruega por nosotros. Madre Admirable. Ruega por nosotros. Madre del Buen Consejo. Ruega por nosotros. Madre del Creador. Ruega por nosotros. Madre del Salvador. Ruega por nosotros. Madre de Misericordia. Ruega por nosotros. Virgen Prudentísima. Ruega por nosotros. Virgen Digna de Veneración. Ruega por nosotros. Virgen Digna de Alabanza. Ruega por nosotros. Virgen Poderosa. Ruega por nosotros. Virgen Clemente. Ruega por nosotros.

52
52

Virgen Fiel. Ruega por nosotros. Espejo de Justicia. Ruega por nosotros. Trono de la Sabiduría. Ruega por nosotros. Causa de Nuestra Alegría. Ruega por nosotros. Vaso Espiritual. Ruega por nosotros. Vaso Digno de Honor. Ruega por nosotros. Vaso Insigne de Devoción. Ruega por nosotros. Rosa Mística. Ruega por nosotros. Torre de David. Ruega por nosotros. Torre de Marfil. Ruega por nosotros. Casa de Oro. Ruega por nosotros. Arca de la Nueva Alianza. Ruega por nosotros. Puerta del Cielo. Ruega por nosotros. Estrella de la Mañana. Ruega por nosotros. Salud de los Enfermos. Ruega por nosotros. Refugio de los Pecadores. Ruega por nosotros. Consoladora de los Afligidos. Ruega por nosotros. Auxilio de los Cristianos. Ruega por nosotros. Reina de los Ángeles. Ruega por nosotros. Reina de los Patriarcas. Ruega por nosotros. Reina de los Profetas. Ruega por nosotros. Reina de los Apóstoles. Ruega por nosotros. Reina de los Mártires. Ruega por nosotros. Reina de los Confesores. Ruega por nosotros. Reina de las Vírgenes. Ruega por nosotros. Reina de Todos los Santos. Ruega por nosotros. Reina Concebida Sin Pecado Original. Ruega por nosotros. Reina Llevada al Cielo en Cuerpo y Alma. Ruega por nosotros. Reina del Santísimo Rosario. Ruega por nosotros. Reina de La Paz. Ruega por nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Escúchanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Ten piedad y misericordia de nosotros, Señor.

9. ORACIÓN FINAL.

“Señor no me permitas olvidar el porqué de Tu venida al mundo”.

53
53

Si naciste en un pesebre para enseñarme la humildad, hazme humilde de pensamiento, palabra y obra. Si escogiste por madre a una doncella pura, ayúdame a llevar en el corazón un ápice si quiera de la pureza de María.

Si los mismos Reyes llegaron a adorarte, graba en mi cerebro el mensaje de esa adoración: que el poder mundano, la riqueza material y la gloria terrenal no tienen valor alguno frente a la eternidad de Tu propio reino. Si fueron los pastores a los que Tu ejército celestial dieron aviso de Tu nacimiento, enséñame a amar a mis hermanos menos afortunados así como Tú pensaste también en ellos. Si naciste, padeciste y moriste por mostrarme de lo que es capaz Tu amor, no permites que cruce por la vida sin amar cuanto de bello y de bueno pongas a mi paso.

Jesús que me conmueves como niño en los brazos de Tu madre, que me oprimes el corazón cuando Te veo en la cruz agonizando por nosotros, hazme digno siquiera de arrodillarme también ante tu pesebre. No dejes que esta navidad pase indiferente ante tu

iglesia…no permitas que las frivolidades de la vida mundana me hagan olvidarme de ti.

Ilumina mi entendimiento para que esta Navidad mi corazón se inunde de sincero amor a Ti y a mis semejantes. Haz que te rinda culto no con brindis, ni con cascabeles si no con el perdón y la misericordia, con la humildad y la devoción, con mi entrega absoluta a ti. Amén.

10. CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN MARÍA.

TOTUS TUUS - San Bernardo de Claraval,

54
54

Francia (1090-1153) ¡Oh, Señora y Madre mía! Yo me entrego del todo a Ti, y en prueba de mi filial afecto, Te consagro en este día: mis ojos, mis oídos, mi boca, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Y ya que soy todo (a) tuyo (a), ¡oh, Madre de Bondad!, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión Tuya. Amén.

CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Reina del Santísimo Rosario y Madre gentil de los hombres, nosotros nos Consagramos a Ti y a Tu Corazón Inmaculado, y Te encomendamos: Nuestra familia, nuestra comunidad, nuestro país, y toda la raza humana. Acepta nuestra Consagración, amada Madre, y utilízanos como desees para cumplir tus Designios sobre la Tierra.

¡Oh, Corazón Inmaculado de María! Reina sobre nosotros, y enséñanos cómo hacer que el Corazón de Jesús Reine y Triunfe, dentro y alrededor de nosotros, como ha Reinado y Triunfado en Ti. Amén

55
55

NOVENA DE NAVIDAD

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amas a los hombres, que les das en tu Hijo la mejor prenda de tu amor, para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen, nazca en un pesebre para nuestra salud y remedio; yo, en nombre de todos los mortales, te doy infinitas gracias por tan soberano beneficio.

En retorno de él te ofrezco la pobreza humildad y demás virtudes de tu Hijo humanado, suplicándote por sus divinos méritos, por las incomodidades con que nació y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, dispongas nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con tal desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna y more eternamente, Amen.

(Tres veces “Gloria al Padre”) Aquí se hace la CONSIDERACIÓN de cada día.

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN

Soberana María, que por tus grandes virtudes, y especialmente por su humildad, mereciste que todo un Dios te escogiera por madre suya, te suplico que tú misma prepares y dispongas mi alma, y la de todos los que en este tiempo hagan esta novena, para el nacimiento espiritual de tu adorado Hijo.

¡Oh dulcísima Madre! Comunícame algo del profundo recogimiento y divina ternura que con que aguardaste tú, para que nos haga menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amen.

(Tres veces el Avemaría)

ORACIÓN A SAN JOSÉ

¡Oh dulcísimo José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús! Infinitas gracias doy a Dios porque te escogió para tan altos ministerios y te adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza.

Te ruego por el amor que le tuviste al Divino Niño me abraces en fervorosos deseos de verle y recibir sacramentalmente, mientras en su divina Esencia le vea y le goce en el Cielo. Amen.

(Padre nuestro, Avemaría y Gloria).

56
56

ASPIRACIONES PARA LA VENIDA DEL NIÑO JESÚS (Gozos)

¡Dulce Jesús mío, mi Niño adorado, Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

1)

¡Oh sapiencia suma del Dios Soberano,

Que al nivel de un Niño te hayas rebajado! ¡Oh Divino Infante, ven para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios!

2) ¡Oh, Adonaí potente que Moisés hablando, de Israel al pueblo diste los mandatos! ¡Ah, ven prontamente para rescatarnos, y que un niño débil muestre fuerte brazo¡

3) ¡Oh, raíz sagrada de José que en lo alto presenta al orbe tu fragante nardo! Dulcísimo Niño que has sido llamado Lirio de los valles, Bella flor del campo.

4) ¡Llave de David que abre al desterrado las cerradas puertas de regio palacio! ¡Sácanos. Oh Niño con tu blanca mano, de la cárcel triste que labró el pecado!

5) ¡Oh, lumbre de Oriente, sol de eternos rayos, que entre las tinieblas tu esplendor veamos! Niño tan precioso, dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios.

6) Espejo sin mancha, santo de los santos, sin igual imagen del Dios soberano! ¡Borra nuestras culpas, salva al desterrado y en forma de niño, da al mísero amparo!

57
57

¡Rey de las Naciones, Emmanuel preclaro, De Israel anhelo, Pastor del rebaño! ¡Niño que apacientas con suave callado Ya la oveja arisca, ya el cordero manso!

7)

8) ¡Ábranse los cielos y llueva de lo alto, Bienhechor rocío como riego Santo! ¡Ven hermoso Niño, ven Dios humanado, Luce hermosa estrella, brota flor del campo!

9) Del débil auxilio, del doliente amparo; Consuelo del triste, luz del desterrado. ¡Vida de mi vida, mi dueño adorado. Mi constante amigo, mi Divino hermano!

10)

Ven que ya María previene sus brazos Do su niño vean en tiempo cercano. Ven que ya José con anhelo sacro Se dispone hacerse de su amor sagrario.

11) Ve ante mis ojos de ti enamorados, Bese ya tus plantas bese ya tus manos. ¡Prosternado en tierra, te tiendo los brazos, y aún más que mis frases, te dice mi llanto!

12) ¡Ven Salvador nuestro por quien suspiramos Ven a nuestras almas, Ven, no tardes tanto!

58
58

ORACIÓN AL NIÑO JESÚS

Acuérdate ¡oh divino Niño Jesús! Que dijiste a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento, y en persona suya a todos tus devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad tan agobiada y doliente: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”.

Llenos de confianza en ti ¡oh Jesús! Que eres la misma verdad venimos a expresarte toda nuestra miseria.

Ayúdanos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada.

Concédenos, por los méritos infinitos de tu encarnación y de tu infancia, la gracia que necesitamos tanto. Nos entregamos a ti ¡oh niño omnipotente! seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza, y de que en virtud de tu divina providencia, acogerás y despacharás favorablemente nuestra súplica. Amen.

(Gloria al Padre)

ORACIÓN FINAL

Señor, Navidad es el recuerdo de tu nacimiento entre nosotros, es la presencia de tu amor en nuestras familias y en nuestra comunidad.

Navidad es la certeza de que el Dios del cielo y de la tierra es nuestro Padre, porque tú, divino niño, eres nuestro hermano.

Que esta reunión junto a tu pesebre nos aumente la fe en tu bondad, nos comprometa a vivir verdaderamente como hermanos, nos comprometa a vivir verdaderamente como hermanos, nos dé valor para matar el odio y sembrar la justicia y la paz.

Oh divino niño, enséñanos a comprender que donde hay amor y justicia, allí estás Tú y allí también es navidad. Amén.

(Gloria al Padre)

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA PRIMERO

La vida de Jesús antes de venir al mundo era una vida maravillosa. Sin embargo, se convierte en hombre, pasando por todas las incomodidades y sufrimientos del mundo, solo para que los hombres podamos llegar al cielo. Para estar con Él para siempre. El pecado de Adán había ofendido a Dios, los hombres se portaban muy mal, por lo que era necesario dar una gran lección al mundo, y fue así como decidió enviarnos a su hijo único, para que por medio del sufrimiento de Jesús, fueran perdonados todos nuestros pecados. Qué maravilla, pasar El por tanto dolor, solo para que nosotros podamos llegar al cielo. (Continúan las demás oraciones)

59
59

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA SEGUNDO

La virgen María estaba en su cuarto cuando llegó el ángel Gabriel y le dijo que iba a quedar embarazada, que tendría un hijo que llamaría Jesús, que sería el hijo de Dios. María se sorprendió porque ella no vivía con ningún hombre. Pero el ángel él dijo que se

haría con el poder del espíritu santo, porque "para Dios no hay nada imposible”.

Entonces María, entregó su vida a Dios diciendo: “yo soy al esclava del señor, que Dios haga conmigo como me has dicho".

(Continúan las demás oraciones)

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA TERCERO

Estando embarazada, María fue a visitar a su prima Isabel, quien a su vez, estaba embarazada de Juan Bautista, y tan pronto oyó el saludo de María se le movió el bebé dentro del vientre y quedó llena del espíritu Santo. Entonces con voz muy fuerte le dijo:

¡"Bendita entre todas las mujeres y bendito el bebé que llevas dentro"! "quien soy yo para que venga a visitarme la madre de Dios?".

María dijo: "Mi alma alabanza la grandeza del señor; mi espíritu se alegra de Dios mi

salvador. Porque Dios ha puesto sus ojos En esta humilde esclava;

Porque el Señor ha

... hecho en mi maravillas. “Con esta oración expreso la virgen María Su dicha y su felicidad por llevar dentro al hijo de Dios. Es muy significativo Que la mujer escogida por Dios sea pobre y sencilla, pero rica en espíritu y tan buena que debamos venerarla

profundamente.

(Continúan las demás oraciones)

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA CUARTO

Desde que estuvo dentro de su madre, el niño Jesús fue muy obediente con su papá Dios y continuó así durante toda su vida. Adoraba a su eterno padre y por El acepto las debilidades e incomodidades de la tierra. ¿Creen ustedes que es muy fácil, que después de estar gozando de la felicidad eterna en el cielo, venir a su sufrir a la tierra como lo hizo Jesús? Él lo hizo únicamente para perdonar nuestros pecados y mostrarnos el camino al cielo. ¿Queremos aprender a rezar de verdad?

Comencemos por imaginar al divino Niño Jesús del vientre de su mamá. El niño Dios todavía no habla, pero ya ora, su alma está muy cerca de Dios. Adora a su padre como aspira a que nosotros lo hagamos. Adoremos a Dios de la misma forma como lo hace el Niño Jesús. No estemos tan pendientes de nosotros mismos, olvidémonos un poco de nosotros y pensemos más en Dios.

(Continúan las demás oraciones)

60
60

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA QUINTO

Ayer vimos cómo era el niño Dios cuando estaba dentro de su mamá. Veamos hoy como era la vida de María durante ese mismo tiempo. María estaba con ansia el momento de ver a Dios convertido en un niño. Ella sabía que iba a ver el rostro del hombre que iluminaría al mundo y al cielo para siempre. Otro iba a ver en sus ojos la felicidad que más tarde conocerían los demás hombres.

Lo vería como un niño tierno y débil, más tarde como un joven encantador, y cuando grande, como un hombre serio y profundo. María estaba muy feliz y ansiosa de que llegara el momento esperado; pero no nos contentemos con admirar como vive Jesús en María, recemos mucho, todos los días, para que Jesús Viva también en nosotros y en nuestros corazones.

(Continúan las demás oraciones)

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA SEXTO

Jesús fue concebido en Nazaret, dónde vivían José y María. Se creía que nacería allí mismo, pero Dios quería que naciera en Belén, como lo habían anunciado los profetas, porque Belén era la Ciudad de David. Fue por esto que Dios hizo que el emperador Augusto ordenara que todos los que vivían en la religión tenía que inscribirse en el lugar dónde habían nacido, fue por ello que José y María tuvieron que ir a Belén.

(Continúan las demás oraciones)

CONSIDERACIÓN PARA EL DÍA SÉPTIMO

San José y la virgen María llegan a Belén comienzan a buscar donde quedasen, pero no hay sitio, las posadas están llenas, y como son tan pobres nadie les ofrece su casa. Pero como están con Dios no se sienten tristes San José se preocupa por el niño que va a nacer Y no tiene donde el niño Dios, dentro de su mamá, Se siente feliz de tener éstos problemas, porque está comenzando a vivir como lo hacen los pobres del mundo y para eso había venido al mundo.

¡Oh querido niño Dios! pensar que éstas fiestas que se celebran con tantas diversiones, comidas, vestidos y vacaciones en sitios lujosos fueron para ti y para tus padres días de pobreza, rechazos y humillaciones. Es por ello que vamos a celebrar ésta Navidad acercándonos a ti, rezaremos y compartiremos, en medio de una alegría, con nuestra familia y con los pobres que nada tienen. Ofreciendo parte de nuestros ingresos de éste diciembre, para llevarles algo de felicidad y Navidad.

(Continúan las demás oraciones)

61
61

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA OCTAVO

La noche ha caído en los campos de Belén. San José y la Virgen María, al haber sido rechazados por los hombres, se refugiaron en un establo, Llegaron en el burrito, en que venía montada María, y allí encontraron un buen manso. Qué curioso el niño Dios rechazado por los hombres, va a ser calentado por los animales en medio de una noche fría de invierno. Pero al llegar la media noche, en un pesebre nace el niño Dios, que ha sido esperado, durante cuatro mil años por los hombres. A sus pies la Virgen María y San José lo adoran, porque es el mismo Dios.

¡Oh adorable niño! también nosotros te hacemos esta novena, que nos prepara para el día de tu Navidad. Queremos adorarte y estar muy cerca de ti. Ven a nuestras almas. Ven pronto a nuestros corazones y llena nuestro ser y nuestro hogar con todo tu amor.

(Continúan las demás oraciones)

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA NOVENO

La noche en que nació el niño Dios, un ángel del Señor se le apareció a unos pastores que cuidaban sus ovejas cerca de Belén y les dijo: "hoy a nacido en Belén un salvador que es el Mesías, el Señor. Como señal encontrará ustedes, al niño envuelto en pañales y

acostado en un establo”. En ese momento aparecieron junto al ángel, muchos otros

ángeles del cielo que alababan al Señor y decían: "gloria a Dios en las alturas y paz en la

tierra a los hombres de buena voluntad “de la misma manera los Reyes magos, que eran unos sabios, que vivían del Oriente, dedicados al estudio de las estrellas, vieron ese mismo día una estrella tan luminosa, que comprendieron que era la señal esperada por miles de años para indicar que había nacido el Niño Dios. La siguieron durante muchos días, hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el Niño, y arrodillándoselo adoraron. Abrieron sus cofres y le ofrecieron oro, incienso y mirra. Así debe ser el Niño Dios para nosotros, como una estrella que guíe nuestra vida, para que podamos llegar al cielo y estar con Él por siempre. Amén.

(Continúan las demás oraciones)

62
62

ESQUEMA VISITA FAMILIAR

Para el esquema de la visita presentó dos ideas para desarrollar el dialogo con las familias. Conociendo que en nuestras comunidades en la mayoría de las casas o hacen el pesebre o realizan el árbol de navidad (aprovechar para cristianizar en ellos el sentido de este árbol), pienso que es posible realizar una visita, dando una muy buena catequesis y haciendo ameno este momento.

ESQUEMA DE LA VISITA:

  • 1. Saludo: Presentación, dar un saludo en nombre del Obispo y del Párroco.

  • 2. Motivo de la visita: La navidad.

  • 3. Entablar dialogo de conocimiento, para conocer respetuosamente la realidad de la familia donde se está, para así dar sentido a la visita.

  • 4. Pequeña catequesis: En torno al árbol o al pesebre.

  • 5. Bendición del Pesebre. Donde no haya pesebre, se lee el texto bíblico (Lc 2, 4- 7a:) y se realiza la oración de preces, que hay en la fórmula de bendición del pesebre.

  • 6. Oración final: Donde haya pesebre.

MATERIAL DE APOYO

  • a. La historia del árbol de navidad: (para la catequesis del árbol)

“El árbol de Navidad también representa ese árbol que nace y que con el tiempo madurará en un gran árbol del cual saldrá la cruz”

«Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el "divino Idrasil" o el "dios Odín", al que le rendían culto cada año, en el solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida. La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol bailaban y cantaban adorando a su dios.

Cuentan que San Bonifacio, evangelizador de Alemania, derribó el árbol que representaba al dios Odín, y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios y lo adornó con manzanas y velas, dándole un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador. Esta costumbre se difundió por toda Europa en la Edad Media y con las conquistas y migraciones llegó a América.

Poco a poco, la tradición fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.

63
63

Las esferas actualmente simbolizan las oraciones que hacemos durante el periodo de Adviento. Las esferas azules son oraciones de arrepentimiento, las plateadas de agradecimiento, las doradas de alabanza y las rojas de petición.

Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas.

También se suelen poner adornos de diversas figuras en el árbol de Navidad. Éstos representan las buenas acciones y sacrificios, los "regalos" que le daremos a Jesús en la Navidad.

Para aprovechar la tradición: Adornar el árbol de Navidad a lo largo de todo el adviento, explicando a los niños el simbolismo. Los niños elaborarán sus propias esferas (24 a 28 dependiendo de los días que tenga el Adviento) con una oración o un propósito en cada una, y conforme pasen los días las irán colgando en el árbol de Navidad hasta el día del nacimiento de Jesús.

  • b. San Francisco ante el primer pesebre de Navidad

Unos quince días antes de Navidad, Francisco dijo: “Quiero evocar el recuerdo del Niño

nacido en Belén y de todas las penurias que tuvo que soportar desde su infancia. Lo quiero ver con mis propios ojos, tal como era, acostado en un pesebre y durmiendo sobre

heno, entre el buey y la mula ” ...

Llegó el día de alegría: Convocaron a los hermanos de varios conventos de los alrededores. Con ánimo festivo la gente del país, hombres y mujeres, prepararon, cada cual según sus posibilidades, antorchas y cirios para iluminar esta noche que vería levantarse la Estrella fulgurante que ilumina a todos los tiempos. En llegando, el santo vio que todo estaba preparado y se llenó de alegría. Se había dispuesto un pesebre con heno; había un buey y una mula. La simplicidad dominaba todo, la pobreza triunfaba en el ambiente, toda una lección de humildad. Greccio se había convertido en un nuevo Belén. La noche se hizo clara como el día y deliciosa tanto para los animales como para los hombres. La gente acudía y se llenaba de gozo al ver renovarse el misterio. Los bosques saltaban de gozo, las montañas enviaban el eco. Los hermanos cantaban las alabanzas al Señor y toda la noche transcurría en una gran alegría. El santo pasaba la noche de pie ante el pesebre, sobrecogido de compasión, transido de un gozo inefable. Al final, se celebró la misa con el pesebre como altar y el sacerdote quedó embargado de una devoción jamás experimentado antes.

Francisco se revistió de la dalmática, ya que era diácono, y cantó el evangelio con voz

sonora

Luego

predicó al pueblo y encontró palabras dulces como la miel para hablar

.... del nacimiento del pobre Rey y de la pequeña villa de Belén.

64
64

BENDICIÓN DEL BELÉN FAMILIAR

RITO DE LA BENDICIÓN

Reunida la familia, el padre o la madre de la misma dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos se santiguan y responden: Amén. El que dirige la celebración puede decir:

Alabemos y demos gracias al Señor, que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo.

Todos responden: Bendito seas por siempre, Señor.

Luego el que dirige la celebración dispone a los presentes para la bendición, con estas palabras u otras semejantes:

Durante estos días contemplaremos asiduamente en nuestro hogar este pesebre y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios, que ha querido habitar con nosotros. Pidamos, pues, a Dios que el pesebre colocado en nuestro hogar avive en nosotros la fe cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de Navidad.

Uno de los miembros de la familia lee un texto de la sagrada Escritura.

Evangelio según san Lucas.

En aquellos días, José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre.

Sigue la plegaria común:

Palabra del Señor.

PRECES

En este momento en que nos hemos reunido toda la familia para iniciar las fiestas de Navidad, dirijamos nuestra oración a Cristo, Hijo de Dios vivo, que quiso ser también hijo de una familia humana; digámosle:

R. Por tu nacimiento, Señor, protege a esta familia.

Oh Cristo, por el misterio de tu sumisión a María y a José enséñanos el respeto y la obediencia a quienes dirigen esta familia. R.

65
65

Tú que amaste y fuiste amado por tus padres, afianza a nuestra familia en el amor y

la concordia. R. Tú que estuviste siempre atento a las cosas de tu Padre, haz que en nuestra familia

Dios sea honorificado. R. Tú que has dado parte de tu gloria a María y a José, admite a nuestros familiares, que otros años celebraban las fiestas de Navidad con nosotros, en tu familia eterna. R.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

Papá o mamá dicen:

Señor Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos entregaste a tu Hijo único nacido de María, la Virgen, dígnate bendecir este nacimiento y a la familia cristiana que está aquí presente, para que las imágenes de este Belén nos ayuden a profundizar en la fe. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Todos responden: Amén Concluida esta oración toda la familia invoca a María diciendo:

Salve, Reina de los cielos y Señora de los ángeles; Salve raíz, salve puerta que dio paso a nuestra luz. Alégrate Virgen gloriosa, entre todas la más bella; Salve, agraciada doncella, ruega a Cristo por nosotros.

(Antífona a la Santísima Virgen María. Liturgia de las Horas).

Papá o mamá dicen: Que con el auxilio de tan dulce intercesora ...

Todos

responden:...Seamos

siempre fieles.

Todos, santiguándose, dicen:

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

66
66

ÍNDICE

LITURGIA DE LA PALABRA EN AUSENCIA DE MINISTRO ORDENADO

2

COMENTARIOS, ORACIÓN DE LOS FIELES Y GUIÓN HOMILÉTICO

4

MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE

4

JUEVES 17 DE DICIEMBRE

6

9

SÁBADO 19 DE DICIEMBRE

11

DOMINGO 20 DE DICIEMBRE

13

LUNES 21 DE DICIEMBRE

 

16

 

20

23

25

29

COMENTARIOS 25 DE DICIEMBRE

30

ENCUENTRO CON NIÑOS

 

32

ENCUENTRO CON JÓVENES

39

ENCUENTRO

CON

ADULTOS ..................................................................................

45

EL SANTO ROSARIO NAVIDEÑO

49

NOVENA DE NAVIDAD

 

56

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

56

ORACIÓN

A

56

ORACIÓN A SAN JOSÉ

 

56

ASPIRACIONES PARA LA VENIDA DEL NIÑO JESÚS (Gozos)

57

ORACIÓN AL NIÑO JESÚS

 

59

ORACIÓN FINAL

59

 

59

60

60

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA CUARTO

60

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA QUINTO

61

CONSIDERACIONES PARA EL DÍA SEXTO

61

CONSIDERACIÓN PARA EL DÍA SÉPTIMO

61

62

62

ESQUEMA VISITA FAMILIAR

.................................................................................

63

BENDICIÓN DEL BELÉN

FAMILIAR.......................................................................

67
67

65

AGRADECIMIENTOS

SEMINARISTAS

Francisco Javier Meneses José Yovani Sánchez Darío Alejandro Luna Oscar Armando Rojas Jesús Esteban Bermeo José Oliver Quilindo Iván David Narváez Daniel Manchola Guillen Luis Miguel Meneses Andrés Coy Bohórquez Juan Sebastián Vergara Toledo Oscar Andrés Marín Milton Adolfo Sánchez Edicson Farid Morcillo Andrés Bermeo Pastor Fiesco Días Edwin Muñoz Bahos Javier Bermeo Johan Urbano Vargas Ronald Camilo Posada Ronald Mauricio Muños Carlos Humberto Vargas Cristian David Parra

68
68