Vous êtes sur la page 1sur 20

‘’UNIVERSIDAD PRIVADA ANTENOR ORREGO’’ FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

‘’UNIVERSIDAD PRIVADA ANTENOR ORREGO’’ FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO PRÁCTICA JURÍDICA

PRÁCTICA JURÍDICA III

Docente:

MORENO CASTILLO, Hector

Alumnas:

Ávila Méndez, Aracely Sánchez Cerna, Kimberly

EXPEDIENTE N° 03245-2016-83-1601-JR-PE-02

Trujillo 19 de setiembre de 2018

ANÁLISIS DEL EXPEDIENTE N° 03245-

2016-83-1601-JR-PE-02

I.

NORMATIVIDAD

I.1.

N. NACIONAL

 

I.1.1.

CONSTITUCION

 

Título I: De la persona y de la sociedad Capítulo I: Derechos fundamentales de la persona Artículo 2°: Derechos de la persona Inciso e): Toda persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad.

Título IV: De la estructura del Estado Capitulo VIII: Poder Legislativo Artículo 139°: Son principios y derechos de la función jurisdiccional Inciso 5): La motivación escrita de las resoluciones judiciales en todas las instancias, excepto los decretos de mero trámite, con mención expresa de la ley aplicable y de los fundamentos de hecho en que se sustentan.

 

I.1.2.

N. SUSTANTIVA

 

Libro primero – Parte general

Título II: Del hecho punible Capítulo II: Tentativa

Artículo

16°:

En

la

tentativa

el

agente

comienza

la

ejecución de un delito,

que

decidió

cometer,

sin

consumarlo. El Juez reprimirá disminuyendo

prudencialmente la pena.

Artículo 20°: Inimputabilidad

Está exento de responsabilidad penal:

  • 2. el menor de 18 años.

  • Libro primero – Parte general Título II: Del hecho punible Capítulo IV: Autoría y Participación Artículo 23°: El que realiza por sí o por medio de otro el hecho punible y los que lo cometan conjuntamente serán reprimidos con la pena establecida para esta infracción.

  • Libro segundo – Parte Especial – Delitos Título V: Delitos contra el patrimonio Capitulo II: Robo Artículo 188°: Robo El que se apodera ilegítimamente de un bien mueble o total o parcialmente ajeno, para aprovecharse de él, sustrayéndolo del lugar en que se encuentra, empleando violencia contra la persona o amenazándola con un peligro inminente para su vida o integridad física, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de ocho años. Artículo 189°: Robo agravado. La pena será no menor de doce ni mayor de veinte años si el robo es cometido:

  • 4. Con el concurso de dos o más personas.

  • 8. Sobre vehículo automotor, sus autopartes o accesorios.

I.1.3.

N. PROCESAL

  • Libro primero – La actividad procesal Sección II: La prueba Título II: Los medios de prueba Capítulo VI: Los otros medios de prueba Subcapítulo III: Las pruebas especiales Artículo 201°: Preexistencia y Valorización Inciso 1): En los delitos contra el patrimonio deberá acreditarse la preexistencia de la cosa materia del delito, con cualquier medio de prueba idóneo.

I.1.4.

ACUERDOS PLENARIOS

  • Acuerdo Plenario N° 8-2007/CJ-116, señala que: La diferenciación sistemática que realiza el artículo 189 del Código Penal, respecto a la intervención de una pluralidad de agentes en la comisión de un robo, permite sostener que se trata de dos circunstancias agravantes distintas. Por un lado, la pluralidad de agentes prevista en el inciso 4) del primer párrafo alude a un criterio criminal en que el proceder delictivo conjunto es circunstancial y no permanente, el cual se aplicará, únicamente, cuando no exista esa conexión de agentes o de más sujeto. Se trata, pues, de un supuesto básico de coautoría o coparticipación, en el que los agentes no están vinculados con una estructura organizacional ni con un proyecto delictivo de ejecución continua. Por otro lado, la agravante que contempla el párrafo in fine del citado artículo, alude a un proceder singular o plural de

integrantes de una organización criminal sea de estructura jerárquica- vertical o flexible- horizontal

  • Sentencia Plenaria de la Corte Suprema N° 1-2005/DJ- 301-A, de fecha 30 de setiembre del 2008.

I.1.5.

JURISPRUDENCIAS Y TRATADOS

  • Sentencia de la Corte Suprema de Justicia – Primera Sala Penal Transitoria, de fecha 17 de enero del 2005 (Expediente N° 002648-2004) Esta sentencia detalla todo lo concerniente al robo agravado en grado de tentativa

I.2.

N. EXTRANJERA

I.2.1. CÓDIGO PENAL COLOMBIANO

Artículo 240. Hurto calificado.

La pena será de prisión de seis a catorce años, si el hurto se cometiere:

1. Con violencia sobre las cosas. 2. Colocando a la víctima en condiciones de indefensión o inferioridad o aprovechándose de tales condiciones. 3. Mediante penetración o permanencia arbitraria, engañosa o clandestina en lugar habitado o en sus dependencias inmediatas, aunque allí no se encuentren sus moradores. 4. Con escalonamiento, o con llave sustraída o falsa, ganzúa o cualquier otro instrumento similar, o violando o superando seguridades electrónicas u otras semejantes. La pena será de prisión de ocho a dieciséis años cuando se cometiere con violencia sobre las personas. Las mismas penas se aplicarán cuando la violencia tenga lugar inmediatamente después del

apoderamiento de la cosa y haya sido empleada por el autor o partícipe con el fin de asegurar su producto o la impunidad. La pena será de siete a quince años de prisión cuando el hurto se cometiere sobre medio motorizado, o sus partes esenciales, o sobre mercancía o combustible que se lleve en ellos. Si la conducta fuere realizada por el encargado de la custodia material de estos bienes, la pena se incrementará de la sexta parte a la mitad. La pena será de cinco a doce años de prisión cuando el hurto se cometiere sobre elementos destinados a comunicaciones telefónicas, telegráficas, informáticas, telemáticas y satelitales, o a la generación, transmisión o distribución de energía eléctrica y gas domiciliario, o a la prestación de los servicios de acueducto y alcantarillado.

I.2.2.

CODIGO PENAL FEDERAL MEXICANO

ROBO

Artículo 367. Comete el delito de robo: el que se apodera de una cosa ajena mueble, sin derecho y sin consentimiento de la persona que puede disponer de ella con arreglo a la ley.

Artículo 368. Se equiparán al robo y se castigarán como tal:

El apoderamiento o destrucción dolosa de una cosa propia mueble, si ésta se halla por cualquier título legítimo en poder de otra persona y no medie consentimiento; y El uso o aprovechamiento de energía eléctrica, magnética, electromagnética, de cualquier fluido, o de cualquier medio de transmisión, sin derecho y sin consentimiento de la persona que legalmente pueda disponer de los mismos.

I.2.3.

CÓDIGO PENAL DE URUGUAY

TÍTULO XIII DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD CAPÍTULO I

Delitos contra la propiedad mueble, con violencia en las cosas Art. 340. Hurto. El que se apoderare de cosa ajena mueble, sustrayéndosela a su tenedor, para aprovecharse, o hacer que otro

se aproveche de ella, será castigado con tres meses de prisión a seis años de penitenciaría.

Art. 341.

Circunstancias agravantes. La pena será de doce meses de prisión a ocho años de penitenciaría cuando concurran las siguientes agravantes:

1º) Si el sujeto llevara consigo armas o narcóticos, aun cuando no hiciera uso de ellos. 2º) Si la sustracción se efectuara sobre persona en estado de inferioridad psíquica o física. 3º) Si el hecho se cometiera con intervención de dos o más personas, o por sólo una, simulando la calidad de funcionario público o con la participación de un dependiente del damnificado. 4º) Si el delito se cometiera sobre objetos o dinero de los viajeros, cualquiera fuese el medio de transporte, durante la conducción, así como en los depósitos y estaciones, albergues y cualquier otro lugar donde se suministran alimentos o bebidas. 5º) Si el delito se cometiera sobre cosas existentes en establecimientos públicos o que se hallaren bajo secuestro o expuestas al público, por la necesidad o costumbre o destinadas al servicio público, o de utilidad, defensa, reverencia o beneficencia públicas.

6º) Cuando la víctima fuere un encargado de numerario o valores.

I.2.4.

CÓDIGO PENAL ARGENTINO

CAPÍTULO II

ROBO Artículo 164. - Será reprimido con prisión de un mes a seis años, el que se apoderare ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena, con fuerza en las cosas o con violencia física en las personas, sea que la violencia tenga lugar antes del robo para facilitarlo, en el acto de cometerlo o después de cometido para procurar su impunidad.

Artículo 166. -Se aplicará reclusión o prisión de CINCO a QUINCE años:

  • 1. Si por las violencias ejercidas para realizar el robo, se causare

alguna de las lesiones previstas en los artículos 90 y 91.

  • 2. Si el robo se cometiere con armas, o en despoblado y en

banda. Si el arma utilizada fuera de fuego, la escala penal prevista se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo.

I.2.5.

CÓDIGO PENAL BOLIVIANO

Artículo 332°.- ROBO AGRAVADO.

La sanción será de privación de libertad de dos a siete años:

  • 1. Si el robo fuere cometido con armas o con disfraz.

  • 2. Si fuere cometido por dos o más personas.

  • 3. Si concurriere alguna de las circunstancias señaladas en el

párrafo 2º del artículo 326.

II.

MARCO TEORICO

II.1.

ASPECTOS SUSTANTIVOS II.1.1. Imputabilidad

La realización del injusto penal (conducta típica y antijurídica) no basta para declarar al sujeto culpable. Es necesario que el

autor posea ciertas condiciones mínimas –psíquicas y físicas que le permitan comprender la antijuricidad de su acción y de poder adecuar su conducta a dicha comprensión. Al estudio de estas condiciones corresponde el concepto de imputabilidad. Así, imputabilidad o capacidad de culpabilidad es la “suficiente capacidad de motivación del autor por la norma penal”. En este sentido, no padezca de anomalía psíquica o una grave alteración de la conciencia o de la percepción, posee ese mínimo de capacidad de autodeterminación que el orden jurídico exige para afirmar su responsabilidad. El artículo 20° del Código Penal establece 11 causales de inimputabilidad; sin embargo, dos de los coimputados de nuestro caso en análisis se encuentran subsumidos dentro de la segunda causal que dice: “Está exento de responsabilidad penal el menor de 18 años”.

II.1.1.1.

Minoría de edad

La evolución del tratamiento jurídico- penal de los menores de edad, muestra una progresiva restricción en la aplicación del Derecho Penal. En la ciencia penal, no existe acuerdo sobre el fundamento de la irresponsabilidad del menor de edad, ni en la edad cronológica. Existen tres criterios propuestos para la fijación de la minoría de edad: biológico, intelectual y mixto.

  • - CRITERIO BIOLOGICO: entiende que la minoría de edad se carece de capacidad suficiente como para distinguir entre lo justo y lo injusto.

  • - CRITERIO INTELECTUAL: se basa en la demostración del discernimiento del sujeto. Sin embargo, creemos que la exclusión de la responsabilidad de los menores es una presunción legal de que el sujeto no ha alcanzado la madurez suficiente para poder comportarse conforme a derecho. Algunos autores consideran que la minoría de edad debe regularse por razones de seguridad jurídica, aun así, se aprecia esta irresponsabilidad como relativa, de manera que, desde una determinada edad, inferior a los dieciocho años, el sujeto puede responder por los hechos cometidos, pero de manera atenuada. Para otros, se fundamenta “en que las vivencias culturales del menor, su mundo, se rigen por una racionalidad que no tiene necesariamente que coincidir con la hegemónica y que, por tanto, sancionar el hecho por él realizado conforme a esa racionalidad, significaría un enjuiciamiento de todo un conjunto de personas con esas mismas características; de ahí entonces el sujeto responsable tenga que ser considerado conforme a instrucciones y reglas que se avengan con su racionalidad. [ CITATION Fel06 \l 10250 ]

II.1.2. ROBO

II.1.2.1.

Tipicidad Objetiva

Sujeto activo puede ser cualquier persona, excepción

hecha del propietario. No hay inconveniente en admitir como sujeto activo al copropietario o

condómino. Sujeto pasivo puede ser cualquier persona física o jurídica que disfrute de la posesión inmediata del bien mueble, cualquiera que sea el título por el que se dispone de esa facultad. A este respecto, resulta interesante destacar la distinción entre sujeto pasivo del delito y sujeto pasivo de la acción, en la medida en que el delito de robo, la violencia o amenaza puede ejercerse sobre una persona distinta del titular del bien mueble , hecho que tendría lugar, por ejemplo cuando mientras una madre y su hija van a al mercado, portando la niña la cartera de su madre, esta es víctima de una agresión por medio de la cual le sustraen la cartera; o cuando tiene lugar el asalto a un banco, donde víctima de la violencia es el cajero, en tanto que sujeto pasivo del delito seria la entidad bancaria.

II.1.2.2.

Tipicidad subjetiva

Se requiere dolo y, además un elemento subjetivo del tipo, el ánimo de lucro que comprende la intención de apoderarse del bien (disponer del bien como propietario) y de obtener un beneficio o provecho.

II.1.2.3.

La violencia en el robo

Tanto la violencia como la amenaza han sido concebidas como instrumentos de acción sobre la persona, teológicamente orientados a procurar o facilitar la sustracción y el respectivo apoderamiento del bien mueble, objeto material del delito de robo. Dos artículos totalizan la tipicidad (básica y modal) del robo en el Código Penal Peruano, en ambos son

exigibles la violencia o amenaza para ser realizada la conducta típica. El robo básico (o simple) requiere de determinados niveles de violencia con sus mínimos y máximos. Los robos agravados, en sus expresiones del numeral 1 de la segunda parte (causando lesiones…) y ultima (lesión grave o muerte a consecuencia del hecho) suponen grados distintos y extremos de violencia. [ CITATION Fid131 \l 10250 ]

Niveles de violencia en el robo

La acción instrumental de la violencia al estar dirigida a anular, reproducir o dificultar la capacidad de respuesta defensiva de la víctima. 1) PRIMER NIVEL: actos de fuerza, vías de hecho:

empujones, tirones, caídas, maltratos que no producen resultados lesivos técnicamente expresables. 2) SEGUNDO NIVEL: actos de violencia que muestran resultados materiales medicamente verificables a nivel físico y mental y que requieran, según la legislación penal peruana, hasta diez días de asistencia o descanso médico. 3) TERCER NIVEL: actos de violencia que generan lesiones delictivas de diez a treinta días de asistencia o descanso médico 4) CUARTO NIVEL: actos de violencia que producen lesiones graves: mutilaciones de miembros u órganos, desfiguraciones graves o permanentes, fracturas entre otras que requieran más de treinta días de asistencia o descanso de la víctima. 5) QUINTO NIVEL: la violencia requerida en el robo agravado responde al principio de lesividad

material que debe poseer la acción instrumental del delito de robo.

II.1.2.4.

Agravantes

  • 2. Durante la noche o en un lugar desolado

En ambos casos nos encontramos ante una circunstancia objetiva que representa una mayor facilidad para la ejecución del delito por el sujeto

activo y, a la vez, contribuye a colocar una situación de indefensión o inferioridad a la víctima. El bien jurídico se encuentra más indefenso y, por tanto, más necesitado de protección. En referencia a lo que se entiende por lugar desolado, no puede definirse en un sentido estricto; habría que interpretar por tal aquel lugar que en el momento de comisión del delito no está concurrido por persona alguna, aprovechándose el sujeto de dicha circunstancia.

  • 3. A mano armada

El fundamento de la agravante está en el medio peligroso empleado por el sujeto activo para cometer el robo. La doctrina distingue tres categorías de armas: a) arma en sentido estricto, seria todo instrumento cuya finalidad especifica es el ser utilizado para agredir o para defender, indistintamente, pudiendo de ser de fuego, cortante, etc., como por ejemplo un revolver, una metralleta, un sable, etc.; b) arma en sentido amplio, sería todo objeto que solo de manera circunstancial sirve para aumentar el poder ofensivo de una persona, en este sentido se alude, por ejemplo a un desarmador, un martillo, un palo, etc.; c) arma aparente seria aquella

que, por su forma y demás características externas, simula tener la potencia agresiva de las auténticas,

siendo, por tanto, apta para amenazar, pero no idónea para cumplir con el destino natural de las armas en sentido estricto, como por ejemplo un arma de fuego deteriorada o la imitación de una metralleta.

II.1.2.5. Grados de desarrollo del delito: tentativa y consumación.

El delito se consuma con el apoderamiento del bien mueble, es decir, cuando el sujeto activo obtiene su disponibilidad. Por tanto, no basta con que el sujeto activo haya tomado el bien y huido con él para entenderse consumado del delito, es preciso que haya tenido, aun en el curso de la huida, una mínima disponibilidad. Respecto a la determinación del momento en el que se entiende que el sujeto disfruta de la disponibilidad del bien, algunos autores admiten que esta existe ya que en el mismo instante de la huida con el bien; en cambio, para otros, en ese momento aún no es posible hablar de verdadera disponibilidad. Esta cuestión es importante porque de la interpretación que se le dé depende que estemos ante una tentativa de robo o ante de delito consumado. Entendemos, no obstante, que en tales situaciones el sujeto activo tiene ya disponibilidad sobre el bien con el que huye. Para la consumación no se requiere en ningún momento que el sujeto activo haya efectivamente lucrado con su acción; basta con que se apodere del bien mediante su sustracción con la intención de conseguir el lucro. [ CITATION Lui13 \l 10250 ]

II.2.

ASPECTOS PROCESALES II.2.1. Proceso Penal

El proceso penal, es el conjunto de actos mediante los cuales se

provee por órganos fijados y preestablecidos en la ley y previa observancia de determinadas formas a la aplicación de la ley penal en los casos singulares concretos (Floriano, 1927).

También se dice que, es el conjunto de actos dirigidos a ese fin:

la resolución del conflicto (Composición del legítimo, satisfacción de pretensiones); en ultimo termino es un instrumento para cumplir los objetivos del estado: imponer a los particulares en una conducta jurídica adecuada al derecho, y a la vez brindar a estos la tutela jurídica.

El estado se interesa por la sanción de hechos calificados como delitos o faltas en la ley penal, pues como representante de la sociedad, su deber es velar por la tranquilidad y seguridad de la comunidad.

Como en el proceso penal el Estado es el titular de la pretensión (aplicación de la ley penal) y tiene a su vez la potestad de sancionar (ius punendi), no puede hacerlo directamente, tiene que someter su pretensión a los órganos jurisdiccionales.

El proceso penal comprende un conjunto de actos consecutivos y

concatenados

generados por la comisión de un hecho punible y

dirigido a un fin: la aplicación de la sanción.

El NCP establece un proceso modelo al que denomina “proceso penal común”, aplicable a todos los delitos y faltas. Considerado

las más importante de los procesos, ya que comprende a todas clases de delitos y a gentes que no están recogidos expresamente en los procesos especiales; desaparece la división tradicional de procesos penales en función de la gravedad de delito. Se toma en consideración este criterio para efectos del juzgamiento. En nuestro expediente el proceso llevado a cabo es el proceso penal común, el cual pasaremos a desarrollar en todas sus etapas:

  • 1. Investigación preparatoria: Esta primera fase del proceso

penal común está destinada a los actos de investigación, es decir, aquellos actos destinados a reunir información que permita sustentar la imputación efectuada con la acusación. Es la etapa en la que se van a introducir diversas hipótesis sobre los hechos a través de los medios de prueba. Las principales características son:

Es conducida y dirigida por el ministerio público. Se incluyen las diligencias preliminares que efectuara en determinados supuestos la policía nacional la cual se convierte en un auxilio o apoyo técnico del fiscal. Tiene un plazo de 120 días naturales, y solo por causas justificadas se podrá prorrogar por única vez hasta por un máximo de 60 días naturales adicionales. Tratándose de investigaciones complejas el plazo de investigación preparatoria es de 08 meses. La prórroga por igual plazo debe concederla el juez de la investigación preparatoria.

  • 2. Etapa intermedia: Comprende la denominada “Audiencia

preliminar” diseñada para sanear el proceso y preparar lo necesario para el juzgamiento. Para iniciar el juzgamiento debe tenerse debidamente establecida la imputación, que la acusación

no contenga ningún error, que se haya fijado que está sujeto a controversia, y por lo tanto, que pruebas deben ser actuadas en el juzgamiento.

3. Juzgamiento: Es la etapa más importante del proceso común, es la etapa para la realización de los actos de prueba, es decir,

cuando se debe efectuar el análisis y discusión a fin de lograr el convencimiento del juez sobre determinada posición. Esta tercera fase del proceso se realiza sobre la base de la acusación. Las características más importantes son:

  • Es conducida o dirigida por el juez unipersonal o colegiado, según la gravedad del hecho.

  • Se requiere la presentación de la teoría del caso, contenida en los alegatos preliminares.

  • Se rige por los principios de oralidad, inmediación, publicidad, unidad, contradicción e identidad personal.

  • Se introduce el interrogatorio directo y el contrainterrogatorio.

  • El orden en la actuación de prueba ya no está guiado por el principio de preclusión; responde a la estrategia o la teoría del caso.

II.2.2. Sujetos Procesales

  • Ministerio Publico

  • Juez Penal

  • Imputado

  • Abogado defensor

  • Defensor Publico

II.2.3. Principios aplicables al proceso penal

Principio de legalidad

Por este principio, la intervención punitiva estatal, tanto al configurar el delito como al determinar, aplicar y ejecutar sus consecuencias, debe estar regida por el “Imperio de la ley”, entendida esta como expresión de la “voluntad general”, que tiene la función de limitar el ejercicio arbitrario e ilimitado del poder punitivo estatal.

Principio de lesividad

Este principio consiste en que el delito requiere para ser considerado como tal, requiere de la vulneración de un bien jurídico protegido, es decir, que el comportamiento constituya un verdadero y real presupuesto de antijuricidad penal. El Tribunal Constitucional ha establecido que: El principio de legalidad exige que por ley se establezcan los delitos, así como la delimitación previa y clara de las conductas prohibidas. Como tal, garantiza la prohibición de la aplicación retroactiva de la ley penal (lexpraevia), la prohibición de la aplicación de otro derecho que no sea el escrito (lexscripta), la prohibición de la analogía (lexstricta) y de cláusulas Legales indeterminadas (lexcerta) (Perú. Tribunal Constitucional, exp.0010-2002 AI/TC)

Principio de culpabilidad penal

Sostiene que Este principio supone que las lesiones o puestas en peligro de bienes jurídicos que el Derecho penal protege no son suficientes para que sobre el autor pese la carga de una pena, puesto que para ellos es necesario que exista dolo o culpa, es decir, que además de la verificación objetiva de estas lesiones o puestas en

peligro, corresponde

posteriormente

la

verificación

subjetiva, es

decir,

si

el

autor

ha

actuado

con

una

voluntad propia del dolo o si ha actuado

imprudentemente,

ya

que

sin

éstos

componentes

subjetivos, la conducta resulta atípica La pena no es la consecuencia del dolo o la imprudencia, sino que, como se ha referido anteriormente sin culpa no hay delito, y sin

delito no hay pena. - Dolo: La voluntad de cometer un acto en este caso, delictivo a sabiendas de su ilicitud; en otras palabras, el autor comete el hecho intencionadamente.

-

Imprudencia:

Se

comete

un

acto

de

manera

involuntaria; el autor lleva a cabo una acción sin el

cuidado o diligencia (prudencia) oportuna.

Principio de proporcionalidad de la pena

El principio de proporcionalidad se erige en un elemento definidor de lo que ha de ser la intervención penal, desde el momento en que trata de traducir el interés de la sociedad en imponer una medida de carácter penal, necesaria y suficiente, para la represión y prevención de los comportamientos delictivos, y por el otro, el interés del individuo en la eficacia de una garantía consistente en que no sufrirá un castigo que exceda el límite del mal causado, en otros términos, la minimización de la violencia en el ejercicio del ius puniendi. Así, la justa medida de la pena se configura como un principio rector de todo el sistema penal.

Bibliografía

  • Floriano. (1927). Princiidi Diritto Processuale Penale. Turin.

  • Terreros, F. A. (2006). Derecho Penal - Parte General . Lima: Editora Juridica Grijley E.I.R.L.

  • Torres, L. A. (2013). Manual de Derecho Penal. Perú: San Marcos.

  • Vargas, F. R. (2013). Derecho Penal. Perú: Gaceta Juridica.