Vous êtes sur la page 1sur 5

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA LA MOLINA

PROFESOR:
Percy Zorogastua
INTEGRANTES:
Pérez Pinto Marjuri (20131126)
Bernardo Tahua Carlos (20130905)
CURSO:
Agroecología
TEMA:
Flujo de energía en la producción agrícola
GRUPO:
F/F*
CICLO:
2018-ll
INTRODUCCION
El funcionamiento de los agroecosistemas actuales se basa en dos flujos energéticos: el
natural que corresponde a la energía solar y un flujo auxiliar, controlado directamente por
el agricultor que recurre al uso de combustibles fundamentalmente fósiles, ya sea
directamente o en forma indirecta, a través de los insumos industriales que emplea en el
proceso productivo. El primer flujo es el propio o natural de funcionamiento del
ecosistema, es una energía abundante, gratuita y limpia; el segundo flujo corresponde a
energía almacenada, sus existencias son finitas, es relativamente cara y, por lo general,
no es limpia en el sentido que su uso da origen a fenómenos de contaminación. La
producción del agroecosistema consiste a su vez en energía incorporada en la producción
económica o comercial, vegetal y animal destinada al mercado y valorada en términos
monetarios, más una parte que se pierde en el ambiente en forma de compuestos gaseosos
(por ejemplo, los originados en la volatilización y los procesos de desnitrificación), otra
parte que se incorpora a las aguas fluviales, subterráneas y lacustres a través de
compuestos solubles enagua (por ejemplo, nitratos), o transportados como materia en
suspensión en el sistema hidrológico (metales pesados, compuestos orgánicos) o, por
último, incorporados en organismos o materia orgánica que abandona el agroecosistema.
MARCO TEORICO
La capacidad de los cultivos para utilizar energía solar se puede medir valorizando en
términos de energía incorporada, la biomasa acumulada en los campos, multiplicando su
peso seco por su contenido energético que para los vegetales es de alrededor 20KJ/g de
materia seca y relacionándola como porcentaje del insumo de energía solar por el cultivo
correspondiente en el periodo de su época de crecimiento. El valor obtenido corresponde
a la eficiencia fotosintética del cultivo, es decir a su capacidad de conversión de energía
solar en biomasa vegetal que aún para los casos más eficientes raramente supera 1%.
(Pimentel, 1997).
El flujo de energía auxiliar se introduce en el agroecosistema a través de los trabajos
mecánicos, la fertilización, el uso de plaguicidas, etcétera. Se ha demostrado que este
flujo auxiliar influye sobre la eficiencia con la cual los cultivos utilizan la luz solar
interceptada. Los trabajos mecánicos, el riego y la adición de fertilizantes mejoran el
estado del suelo por una mayor disponibilidad de elementos nutritivos asimilables y, por
lo tanto, mejora la capacidad de asimilación, organización y acumulación de biomasa
vegetal. Por eso, se suele señalar que los sistemas agrícolas llegan a ser más eficientes
que los naturales no intervenidos en la utilización de la radiación solar interceptada.
(Pimentel, 1997).
PRIMERA LEY DE LA TERMODINAMICA
La primera ley de la termodinámica establece que la energía no se crea, ni se destruye,
sino que se conserva. Entonces esta ley expresa que, cuando un sistema es sometido a
un ciclo termodinámico, el calor cedido por el sistema será igual al trabajo recibido por
el mismo, y viceversa.
Es decir, Q = W, en que Q es el calor suministrado por el sistema al medio ambiente y W
el trabajo realizado por el medio ambiente al sistema durante el ciclo.
SEGUNDA LEY DE LA TERMODINAMICA
El grado de aleatoriedad o desorden en un sistema se llama entropía. Puesto que sabemos
que cada transferencia de energía resulta en la conversión de una parte de energía en una
forma no utilizable (como calor) y que el calor que no realiza trabajo se destina a aumentar
el desorden del universo, podemos establecer una versión relevante para la biología de
la segunda ley de la termodinámica: cada transferencia de energía que se produce
aumentará la entropía del universo y reducirá la cantidad de energía utilizable disponible
para realizar trabajo (o en el caso más extremo, la entropía total se mantendrá igual). En
otras palabras, cualquier proceso, como una reacción química o un conjunto de reacciones
conectadas, procederá en una dirección que aumente la entropía total del universo. (Khan,
2000).
USO SOSTENIBLE DE ENERGIA EN LA PRODUCCION AGRICOLA
La agricultura moderna aumenta la entropía de todas sus fuentes, esto es, de la energía,
del suelo y del agua terrestre) y sus sumideros (el agua, el suelo y la atmósfera). Por lo
tanto, la moderna agricultura no es circular y no se puede sostener. Consideremos una de
las más importantes variables limitadoras: la energía. Los alimentos cerealeros que se
producen con métodos de alto rendimiento (incluido el empaquetado y la entrega)
contienen ahora entre cuatro y diez calorías de combustible fósil por cada caloría de
energía solar. En los años setenta, se estimaba que en torno al 4% del presupuesto
energético nacional se utilizaba para cultivar alimentos, mientras que se necesitaba entre
el 10%-13% por ciento para consumo. (Nichols Lenssen, 1994).
RELACIONES ENTRE CLIMA Y PRODUCCION AGRICOLA
El clima es uno de los factores medioambientales que juega un rol muy significativo en
el ámbito agrario, ya que este está relacionado con las lluvias, las cuales al abatir sobre el
suelo acceden la impregnación de los nutrientes diluidos en el agua por parte de las
plantas, dando como consecuencia un excelente desarrollo y por ende una producción
grata para los agricultores.
Así como también el agua interviene en todos los seres vivos que habitan en la tierra ya
que el 90% de todos ellos se encuentran formados por agua y el 10% de materia orgánica
o seca. Otro factor fijo por el clima es la temperatura, tanto climática como interna de
cada ser vivo. La temperatura participa claramente en los procesos tanto físicos,
funcionales como en los métodos bioquímicos. A mayor temperatura mayor son las
modificaciones químicas. Del mismo modo, el clima es influenciado por los
estereotipados de aire las cuales se encomiendan de llevar las nubes atribuidas de agua de
una zona a otra. De aquí impacto del cambio climático en la agricultura y a su vez la
Importancia Del Clima En La Agricultura.
En este orden de ideas, a pesar de los diversos avances tecnológicos como las mejoras
vegetales, los cuerpos genéticamente cambiados y los métodos de riego; el clima, el suelo
y el ecosistema son aún factores clave en la producción agrícola. Las plantas siempre
pretenden amoldarse al ambiente de distintas maneras, progresan hacia el sol
fototropismo efectivo para beneficiar así la fotosíntesis, amplían sus raíces para radicarse
mejor, deteniéndose y poder, además, empapar mayor suma de agua y alimentos.
Asimismo, en contextos adversos, a lo largo de su vida, tienden a cambiar sus pautas de
desarrollo para adecuarse, de acuerdo con el espacio útil para el progreso de sus raíces, la
prudencia de sustentos y agua, la luz, entre los más significativos factores. Hablar de la
Importancia del clima en la agricultura es de relevancia ya que el clima determina la
ampliación, el florecimiento, robustez del tejido leñoso y el reposo vegetativo. (Nichols
Lenssen, 1994).
LINEAMIENTOS FUTUROS CON BASE A LA ENERGIA
Con base en lo anterior queda claro que los sistemas sostenibles de producción de
alimentos dependen, en gran medida, de un uso mas eficiente de la energía y de la
reducción del uso de energía industrial-cultural, que proviene de fuentes no renovables,
especialmente del petróleo. Como se sugiere, la clave para un uso sostenible de energía
en la agricultura radica en ampliar el uso de la energía biológico-cultural. Los insumos
biológicos no solamente son renovables, sino que tienen la ventaja de que están
disponibles y pueden ser controlados localmente, que no dañan al ambiente y que
contribuyen a mejorar los aspectos ecológicos de los agroecosistemas. (Stephen,2002)
(Stephen,2002), Muchas de las opciones basadas en factores ecológicos que se presentan,
están relacionadas directamente con la eficiencia de la energía. Algunas de las estrategias
para un uso mas eficiente de la energía en la agricultura sostenible son:
1. Reducir el uso de la energía industrial-cultural, especialmente la que proviene de
fuentes no renovables o contaminantes, tales como el petróleo.
2. Usar sistemas de labranza mínima o labranza reducida que requieren menor uso
de maquinaria.
3. Usar practicas que reduzcan el uso de agua y las perdidas de esta, con el fin de
reducir la cantidad de energía que se usa para riego.
4. Usar rotación de cultivos y asociaciones que estimulen la recuperación de los
daños causados por los disturbios de cada uno de los ciclos de cultivos, sin la
necesidad de usar insumos artificiales.
5. Desarrollar fuentes renovables de energía industrial-cultural eficiente para
reemplazar el petróleo y sus derivados.
6. Usar fuentes alternativas de energía cultural-industrial, tales como sistemas
fotovoltaicos, turbadas de viento, hidro plantas a pequeñas escalas, cada vez que
sea posible.

BIBLIOGRAFIA
 INIA. (Nichols Lenssen. Energía en la producción Agrícola. 1994 principios
básicos.
 Khan. Leyes termodinámicas.2000. Primera y segunda leyes de la
termodinámica y cómo se aplican a sistemas biológicos. Editorial academy.
 Pimentel J. energía y agricultura. 1997.pag 1.
 Stephen R. Gliessman. Agroecologia procesos ecológicos en agricultura
sostenible.2002. LITOCAT