Vous êtes sur la page 1sur 6

“Los relatos no sólo se intercambian entre los propios actores, también pueden ser producidos

para el etnógrafo.” (p.123)

“Aún en el caso de los relatos, nunca podemos estar seguros de que la presencia del investigador
no acarreará un condicionante importante. Incluso cuando el investigador no toma parte de la
interacción, el solo hecho de saber de su presencia, puede tener efectos significativos” (127)

“No debemos intentar recoger información “pura”, libre de cualquier sesgo. No existe tal cosa. El
objetivo debería ser, más bien, descubrir la manera de interpretar correctamente cualquier tipo de
información que caiga en nuestras manos” (p.128)

“Minimizar la influencia del investigador no es la única, ni necesariamente la más importante


consideración a realizar. Si entendemos cómo influye la presencia del investigador en la
información obtenida, seremos capaces de interpretar los datos de acuerdo con esto, y ganaremos
importantes elementos que nos permitirám desarrollar y probar nuestra teoría” (128)

“Los etnógrafos no deciden de antemano las cuestiones que ellos quieren preguntar” (128)

“Los etnógrafos tampoco se restringen a una única manera de preguntar” (128)

“La aproximación a los temas puede ser directa o indirecta, dependiendo de la función que persiga
la entrevista” (128)

“Las entrevistas no siempre son realizadas individualmente, con un informante de cada vez; las
entrevistas a grupos están muy extendidas en etnografías. Además del que permiten entrevistar a
un mayor número de gente, las entrevistas a grupos también tienen la ventaja de que pueden
hacer la situación de la entrevista menos “extraña” y tensa para los entrevistados” (136)

“Con mucha gente, entrevistarlos en su propio territorio es la mejor estrategia ya que ellos se
pueden relajar mucho más que en un despacho de universidad o un lugar público, como un
restaurante por ejemplo”. (140)

“La cuestión de donde y cuando efectuar la entrevista no es simplemente una cuestión de


bienestar o malestar del entrevistador. Diferentes lugares probablemente inducirán o constreñirán
determinados temas de conversación” (140).

“La información conseguida en la entrevista, como cualquier otra, debe ser interpretada de
acuerdo con el contexto en el que ha sido producida”. (141)

“Los relatos producidos por las personas que constituyen el objeto de estudio deben ser valorados
exactamente de la misma forma que aquellos producidos por el investigador” (141)

“Los etnógrafos utilizan varios métodos para registrar sus datos, principalmente notas de campo,
grabaciones magnetofónicas, grabaciones videográficas y filmaciones. Elegir cual de estos
métodos es el mas apropiado dependerá de las finalidades que cada etnografo persiga, de la
naturaleza del contexto y de los recursos financieros disponibles, si bien estas técnicas no son
mutuamente exclusivas. Su utilidad también variará en función del tipo de datos que se deban
registrar” (162)
“Las notas de campo consistirán en descripciones más o menos concretas de procesos sociales y
sus contextos. La finalidad es captar los procesos sociales en su integridad, resaltando sus diversas
características y propiedades, siempre en función de cierto sentido común sobre los que es
relevante para los problemas planteados en la investigación”. (162)

“La actitud de tomar notas debe ser claramente congruente con el contexto del campo
investigado” (164)

“La posibilidad de tomar notas sobre el terreno varía en función de las situaciones o incluso dentro
de un mismo lugar” (164).

“Es importante registrar hasta las cosas que no hemos comprendido inmediatamente porque,
posteriormente, pueden ser importantes” (165).

“Las palabras reales que usa la gente pueden ser de considerable importancia analítica. Los
“vocabularios locales” nos proporcionan valiosas informaciones sobre la forma en que los
miembros de una determinada cultura organizan sus percepciones del mundo y forman la
“construcción social de la realidad”” (170)

“Mientras leemos documentos, tomamos notas de campo o transcribimos grabaciones, a menudo


surgen ideas teoricas promisoras. Es importante tomarlas en cuenta porque pueden ser de utilidad
en el momento de analizar los datos” (181)

“Es importante distinguir entre las anotaciones analíticas extraídas de la información que nos dan
los actores y las descripciones realizadas a partir de la observación” (181)

“Los sentimientos de bienestar personal, ansiedad, sorpresa, shock o revulsión son significativos.
En primer lugar, nuestros sentimientos forman parte de las relaciones que establecemos durante
el trabajo de campo. Segundo, tales reacciones personales y subjetivas, inevitablemente, van a
influir en lo que sea calificado como notable, en lo que sea considerado como problemático o
extraño y en lo que parezca ser mundano u obvio” (182)

“Lo normal es organizar los registros de la información escrita siguiendo un criterio cronológico, de
forma que los datos aparezcan ordenados según el momento en que fueron colectados. Sin
embargo, una vez emprendido el análisis, generalmente se hace necesario reorganizar la
información a partir de tópicos y temas- El primer paso es segmentar la información.” (184)

“Las primeras categorías conforme a las cuales se organiza la información, son relativamente
descriptivas, refiriéndose a personas concretas o tipos de personas, lugares, actividades y otros
tópicos de interés” (184)

“Codificamos (las notas de campo) de manera inclusiva; es decir, que si por alguna razón creemos
alguna cosa puede ir bajo un encabezamiento, la ponemos. No perdemos nada. También las
codificaciones por categorías múltiples, bajo cualquier encabezamiento que sea pertinente”. (185).
Antes de profundizar en lo aquellos aspectos claves que forman parte de una investigación
de tipo etnográfica, es importante saber qué se entiende por etnografía. Ante esto, La
etnografía se traduce en el “estudio de las etnias y significa el análisis del modo de vida de
una raza o grupo de individuos, mediante la observación y descripción de lo que la gente
hace, cómo se comportan y cómo interactúan entre sí, para describir sus creencias, valores,
motivaciones, perspectivas y cómo éstos pueden variar en diferentes momentos y
circunstancias; podríamos decir que describe las múltiples formas de vida de los seres
humanos” (Nolla, 1997, p.).
Teniendo lo anterior como una idea basal, realizar un estudio desde la etnografía, constituye
un método de investigación útil en la identificación, análisis que incorpora el análisis de
aspectos cualitativos provenientes de los comportamientos de los individuos, sus relaciones
sociales y de las interacciones con el contexto en que se desenvuelven (Nolla, 1997). Aquello,
incluye un conjunto de desafíos y consideraciones para todos los actores involucrados en
esta, por lo que decidir estudiar de manera cualitativa no es una tarea sencilla, ni una tarea
que todos pueden realizar de manera adecuada. Considerando además que, siempre será
primordial la perspectiva de los sujetos que se estén observando, significando esto último
mayor complejidad a la investigación. Ante lo anterior, cabe preguntarse ¿cuáles serían esos
desafíos?
Como un factor trascendental, se debe tener presente que independientemente del tema que
se trate, “en etnografía el instrumento de investigación es el etnógrafo” (Hammersley y
Atkinson, p.178), ya que, es quién se inserta en la realidad que le interesa estudiar,
independientemente de qué tan próximo se encuentre a las personas. Esto último, implica
para él, una importante responsabilidad, debido a que la manera en que acceda, se vincule y
las técnicas que utilice al interactuar con las personas, incidirá en la manera en que se logra
responder la pregunta que guía finalmente la investigación en su totalidad.
Por otro lado, tiene que existir claridad en que de uno u otra manera el investigador se
involucrará como un agente externo a una realidad distinta y esto implica que su presencia
tendrá efectos en aquel contexto y en la información que se obtenga, siendo una incógnita si
será o no un condicionante importante, a pesar de que no interactúe directamente con otras
personas (Hammersley y Atkinson, 1995). Es aquí donde aparece uno de los desafíos de la
investigación etnográfica, siendo este que “Si entendemos cómo influye la presencia del
investigador en la información obtenida, seremos capaces de interpretar los datos de acuerdo
con esto, y ganaremos importantes elementos que nos permitirán desarrollar y probar nuestra
teoría” (Hammersley y Atkinson, 1995, p.128).
Tomando en cuenta la incidencia del investigador como se mencionó en el párrafo anterior,
un aspecto relevante y que debe recordar este de manera constante es que se está observando
y analizando un contexto en específico, el cual, cuenta con sus propias particularidades, por
lo que aquello debe ser tomado en cuenta de manera relevante en las distintas etapas del
proceso de investigación. Aquello, incide en el método que se utiliza para registrar los datos,
ya que, si bien hay variadas opciones, como notas de campo, grabaciones magnetofónicas,
grabaciones video gráficas y filmaciones, cuál será el más apto para utilizar, dependerá de
las finalidades del investigador, de los recursos disponibles y también, de la naturaleza del
contexto en el que se encuentre (Hammersley y Atkinson, 1995), esto último, implica que
exista una congruencia con el contexto del campo investigado al momento de tomar notas
(Hammersley y Atkinson, 1995). Además, si consideramos que se puede obtener información
mediante entrevistas y/o conversaciones con los sujetos, la manera en que se expresen tienen
una especial importancia, puesto que “los “vocabularios locales” nos proporcionan valiosas
informaciones sobre la forma en que los miembros de una determinada cultura organizan sus
percepciones del mundo y forman la “construcción social de la realidad”” (Hammersley y
Atkinson, 1995, p.170), siendo aquello primordial al momento de realizar una investigación
de tipo cualitativa.
Cuando se está en el campo, al considerar que se está acudiendo a personas que a pesar de
que comparten una realidad, la manera en que dan cuenta de la información, es variable
dependiendo de a quién se le pregunte en una entrevista, por ejemplo. Es aquí entonces,
donde se pone en a prueba la capacidad de entrevistar del investigador. En el trabajo
etnográfico realizado en Villa Inflamable (Argentina) respecto a las percepciones que los
habitantes tienen de su habitat contaminado, con respecto a las entrevistas que se realizaron, los
autores indicaron que “el tema de la contaminación surge de manera muy diferente en las
muchas entrevistas formales y conversaciones informales que mantuvimos con los vecinos.
Algunas veces, los residentes sacan el tema espontáneamente cuando hablan sobre cómo
era el barrio antes (“estaba todo limpio, ahora está todo contaminado”) o cuando hablan
sobre sus costumbres diarias (“con todo ese olor que viene de Tri Eco, yo tengo que cerrar
las ventanas todas las noches”). Otras veces, a menos que hagamos una pregunta específica
(como con García e Irma), el tema permanece oculto, evidencia de que la contaminación se
toma por descontada o se niega. Catalino no esperó por nuestras preguntas…” (Auyero y
Swistun, 2007, p. 145). Es por esto que, los etnógrafos no se restringen a solamente una
forma de preguntar (), existiendo además “La información conseguida en la entrevista, como
cualquier otra, debe ser interpretada de acuerdo con el contexto en el que ha sido producida”.
(141)

“Los etnógrafos no deciden de antemano las cuestiones que ellos quieren preguntar” (128)

“Los etnógrafos tampoco se restringen a una única manera de preguntar” (128)

“La aproximación a los temas puede ser directa o indirecta, dependiendo de la función que persiga
la entrevista” (128)

“Las entrevistas no siempre son realizadas individualmente, con un informante de cada vez; las
entrevistas a grupos están muy extendidas en etnografías. Además del que permiten entrevistar a
un mayor número de gente, las entrevistas a grupos también tienen la ventaja de que pueden
hacer la situación de la entrevista menos “extraña” y tensa para los entrevistados” (136)
“Con mucha gente, entrevistarlos en su propio territorio es la mejor estrategia ya que ellos se
pueden relajar mucho más que en un despacho de universidad o un lugar público, como un
restaurante por ejemplo”. (140)

“La cuestión de donde y cuando efectuar la entrevista no es simplemente una cuestión de


bienestar o malestar del entrevistador. Diferentes lugares probablemente inducirán o constreñirán
determinados temas de conversación” (140).

las palabras reales que usa la gente pueden ser de considerable importancia analítica.
Considerando el rol que tiene el etnógrafo en una investigación,
“Mientras leemos documentos, tomamos notas de campo o transcribimos grabaciones, a menudo
surgen ideas teoricas promisoras. Es importante tomarlas en cuenta porque pueden ser de utilidad
en el momento de analizar los datos” (181)
Referencias bibliográficas:

AUYERO, J. y SWISTUN, D. (2007) Expuestos y confundidos. Un relato etnográfico sobre


sufrimiento ambiental. En: Iconos 28.
HAMMERSLEY, M. y ATKINSON, P. (1995) Etnografía. Capítulos: Los Relatos Nativos:
Escuchar y Preguntar; y Registrar y Organizar la Información.
Nolla Cao, N. (1997). Etnografía: una alternativa más en la investigación pedagógica.
Educación Médica Superior, 11(2), 107-115.
WACQUANT, L. (2006) Entre las Cuerdas. Capítulo: La Calle y el Ring.