Vous êtes sur la page 1sur 15

Acercamientos a la ciencia ficción*

Fecha de recepción: 02 de octubre de 2014


Fecha de aprobación: 19 de marzo de 2015

Resumen
El presente artículo es un capítulo de la tesis en proceso de la Diego Vicente Rodríguez
Maestría en Literatura de la Universidad Pedagógica y Tecnológica Hillón
de Colombia (UPTC), titulada Ciencia ficción colombiana y Universidad Pedagógica y Tec-
Modernidad: una lectura de tres obras de la primera mitad del nológica de Colombia
siglo XX. El texto busca en un inicio ofrecer una definición del diegorodr_uptc@hotmail.com
género como una fantasía plausible para posteriormente estudiar
sus características y desarrollo a través de algunas propuestas de
Claudio Guillén. Licenciado en Ciencias Sociales de la
Universidad Pedagógica y Tecnológi-
Palabras Clave: Ciencia ficción, literatura fantástica, género, ca de Colombia (Uptc). Magíster en
Claudio Guillén, fantasía plausible. Literatura de la Uptc.

* Artículo de reflexión derivado del primer capítulo de la tesis de maestría del autor.
Citar: Rodríguez Hillón, D.V. (julio-diciembre de 2015). Acercamientos a la ciencia
ficción. La palabra, (27), 173-187.

173 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
Approaches to Science Fiction
Abstract
The following paper is a chapter of the thesis entitled Colombian Science fiction and Modernity:
a Study of three Works from the first half of the XX, developed in the Masters in Literature program at
Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Firstly, the text aims at establishing a definition
of the genre as a plausible fantasy, in order to later study its characteristics and development through
several propositions by Claudio Guillén.

Key words: Science fiction, fantastic literature, genre, Claudio Guillén, plausible fantasy.

Approches de la science-fiction
Résumé
Cet article est un chapitre du mémoire en cours de rédaction, intitulé Science-fiction colombienne
et Modernité : une lecture de trois œuvres de la première moitié du XXème siècle et réalisé au sein de
la Maestria en Literatura de la Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia. Ce travail
cherche à définir ce genre comme fantaisie plausible pour étudier ensuite ses caractéristiques et son
développement à travers l’approche et l’écriture de Claudio Guillén.

Mots clés: Science-fiction, littérature fantastique, genre, Claudio Guillén, fantaisie plausible.

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 174
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

Introducción e inabarcable para muchos. En relatos temáticos de mutan-


primer lugar, debemos com- tes, extraterrestres y viajes en el
Una de las manifestaciones prenderla de antemano como tiempo, la ciencia ficción se ha
más incomprendidas de la li- un macrogénero2, es decir, una distinguido por una hipertrofia
teratura es la ciencia ficción. A categoría que engloba diversos en cantidad y formas que en la
menudo se le asocia con naves géneros que han tomado una actualidad es difícil reconocer
espaciales, visiones del futuro, existencia casi autónoma. Esta sus diferentes expresiones, a me-
extraterrestres y artefactos de consideración es pertinente nudo autorreferenciales, como
tecnología avanzada, sin em- al tener en cuenta muchas de parte de un mismo cuerpo. Para
bargo, esta es solo una de las sus ramas, que en algunos ca- complicar aún más el problema,
muchas manifestaciones que sos se volvieron muy popula- la popularización del género ha
nos llegan por cuenta de medios res hasta el punto de olvidarse ido de la mano con una prolife-
masivos de entretenimiento su carácter cienciaficcional3. ración de subproductos que la
como el cine, la televisión, los han reducido a un estereotipo,
cómics y los videojuegos, entre El género es en sí mismo una situación criticada por muchos
otros. La ciencia ficción es más categoría o denominación para autores y especialistas.
que eso, pues abarca una canti- referirse a una obra, clasificán-
dad tan grande de propuestas y dola en conjunto con otras al te- Una primera definición
tendencias que resulta proble- ner en cuenta sus características
mática y hasta indefinible para comunes, tanto en su temática En un principio se le puede
muchos especialistas. El presen- como en su configuración y/o concebir como un macrogé-
te artículo de reflexión busca presentación. Según Tzvetan nero fantástico cuyos mundos
enunciar una definición a par- Todorov, éste se comporta como ficcionales se presentan como
tir de aportes de autores como una regla o referencia cuyas plausibles. Dicho sentido de
Barceló, Kagarlistski y Burgos, transgresiones, representadas posibilidad está necesariamente
luego presentará un panorama en los cambios experimentales vinculado a la realidad del mo-
de su desarrollo y complejidad de ciertas obras, dan cuenta de mento histórico en que aparece,
de acuerdo a las consideraciones su existencia (1988, p. 32). A y se deriva del desarrollo lógico
genológicas de Claudio Guillén. su vez, dicha regla no sólo sirve de elementos y fuerzas físicas y
para clasificar textos, sino que sociales existentes en la realidad.
Ciencia ficción: un ma- también permite establecer sus Las anteriores afirmaciones han
crogénero de la literatura relaciones con otras obras y ca- de ser matizadas, por eso es pre-
tegorías (Todorov, 1981, p. 5). ciso explicar cómo se desenvuel-
Antes de abordar la ciencia ven dichos mundos ficcionales.
ficción como literatura1, es pre- Desde las divisiones clási-
ciso explicar por qué resulta un cas como las óperas espaciales Umberto Eco en su Lec-
fenómeno tan desconcertante y las distopías hasta llegar a los tor in fabula considera que los

1 Para efectos de este ensayo sólo se referirá a la ciencia ficción dentro de este arte. Para comprender los diferentes alcances que tiene en
otros campos artísticos y no artísticos además de la cultura popular, se puede consultar la obra de Barceló Ciencia Ficción, Guía de lectura
y el ensayo de René Rebetez titulado Ciencia ficción: la cuarta dimensión de la literatura.
2 De acá en adelante, se han de entender los términos género y macrogénero como sinónimos en las diferentes argumentaciones de los
autores que serán citadas.
3 Un buen ejemplo de esta situación son los relatos de zombis, explotados en diversas formas en el cine y la televisión, y tomados errónea-
mente por muchos como un género no cienciaficcional.

175 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
mundos posibles en literatura bles para el transporte espacial. literatura fantástica se diferen-
son un conjunto de individuos Dicho esto, se hace necesario cia de la ciencia ficción, dado
dotados de propiedades, y dado recalcar ese carácter provisional que en la segunda no existe un
que algunas de esas propiedades porque la ciencia ficción plan- conflicto entre los dos opues-
son acciones, éstas son inter- tea propiedades y características tos (2009, p. 94). Como norma
pretables como un desarrollo que eventualmente coinciden general, en la ciencia ficción no
de acontecimientos. Para este con lo real. hay fenómenos que sean inex-
autor, como los desarrollos de plicables o genuinamente anor-
acontecimientos no son efecti- Otro factor a tener en cuenta males como en lo fantástico,
vos, sino simplemente posibles, son las concepciones y posibili- porque el lector sobrentiende
debe depender de la actitud pro- dades que se amplían con cada ciertas convenciones del escrito4
posicional de quien lo genera descubrimiento y teoría científi- , o bien, se presentan explicacio-
(1993, p. 181). En la ciencia fic- ca relevante. En los últimos tres nes racionales de los fenómenos.
ción esto es fundamental, pues- siglos se ha pasado de una física
to que muchas de sus afirmacio- newtoniana a la teoría de la rela- Para Yuli Kagarlitsky la cien-
nes y acontecimientos no son tividad de Einstein, a la que se ha cia ficción “está en un punto
existentes en nuestra realidad, sumado la mecánica cuántica, el donde la fe y la incredulidad se
de ahí que el lector tiene que principio de incertidumbre y los encuentran” (1977, p. 45). En la
dejar su incredulidad de mano hallazgos de la neurobiología, literatura fantástica, se parte de
y seguir el juego que propone el elementos que han obligado a la fe, es decir, la confianza en el
texto. cuestionar el carácter absoluto e texto, para llegar a dudar de lo
inmutable de la realidad. Como que se lee (asombro y horror).
Fantasía y realidad consecuencia de lo anterior, es En contraste, para la ciencia
Esto nos lleva al concepto de necesario anotar que la ciencia ficción, la confianza y la incre-
la realidad. Simplificando enor- ficción siempre se mueve en re- dulidad son logradas a través de
memente el problema, podemos lación con el momento históri- la ciencia, las fuerzas sociales y
asumirla como una construc- co en que sus obras se presentan, la tecnología que se presentan
ción cultural colectiva basada si bien la falta de validez de cier- como plausibles, y a la vez gene-
en algunos axiomas en los que tos postulados no demerita en radoras de posibilidades que se
la mayoría de personas están de absoluto su carácter proposicio- ven inalcanzables o imposibles
acuerdo; con base en esta cons- nal o estético. en las condiciones actuales. Ka-
trucción, los seres humanos de- garlitsky dice que, para impactar
terminamos qué es posible y qué Las últimas afirmaciones a sus lectores, el escritor de cien-
no lo es. Es dentro de lo real que permiten lanzar una defini- cia ficción busca tecnologías y
asumimos que, al menos por ción de lo que es la fantasía en teorías científicas inacabadas
ahora, los muertos no se alzan literatura. David Roas dice que que aún ofrezcan posibilidades
para comerse a los vivos, no se lo fantástico equivale a la con- de extrapolación y de asombro
puede viajar por el tiempo, o los frontación entre lo real y lo im- (1977, pp. 43 y ss.).
dirigibles no son vehículos via- posible. Para él en este punto la

4 Por “convenciones” debemos entender ciertos elementos reconocibles como propios de los relatos del macrogénero, tales como los
robots, las naves espaciales y los extraterrestres. Estos objetos son familiares para un lector y por lo general el autor necesita hacer hincapié
en ellos, salvo para enunciar una propiedad determinante dentro del texto.

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 176
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

Dos rasgos distintivos ficción no puede ser contado y la ciencia ficción no metaforiza,
abreviado es que no contiene de hecho insiste en afirmar que
Ahora bien, ¿la ciencia fic- esa idea que constituye el lo que sucede dentro de ella no
ción debe ser planteada exclusi- elemento esencial del género es real. Pese a lo anterior, toma
vamente en términos de su rela- para la mayoría de sus lectores elementos de la realidad, los hi-
ción entre lo posible y lo impo- (1991, pp. 14 - 15). perboliza y plantea inquietudes
sible? Aunque el vínculo men- a partir de ellos (2009, pp. 76 -
cionado es el nexo que une toda Burgos en este sentido es 77).
la producción cienciaficcional, partidario de Barceló y dice que
la escisión entre los subproduc- a la ciencia ficción le importa Moreno considera que, cuan-
tos y las mejores obras radica en más el contenido que la forma, do un lector se acerca a un escri-
algunos puntos muy concretos es decir, el “qué dice” por enci- to de ciencia ficción, reconoce
que son la literatura de ideas y la ma del “cómo lo dice” (2000, lo que lee como su realidad, y
problematización de la cultura. p. 720). Se podría objetar a lo al mismo tiempo no la concibe
Dichos aspectos son comparti- anterior que el ensayo literario como propia, haciendo que se
dos con otros géneros, pero la en ese sentido también es una pregunte cómo es posible esto.
ciencia ficción los desarrolla a su literatura de ideas, sin embargo, En ese caso, la lectura de la cien-
manera. la ciencia ficción posee narra- cia ficción señala posibilidades
ción y desarrolla una serie de que le obligan a preguntarse por
Toda la literatura, desde la acontecimientos que van más el porqué del presente en que
más convencional hasta la más allá de la mera discusión con- vive y su desarrollo. La ciencia
experimental, se compone de ceptual. Retomando a Burgos, ficción busca explotar la real al
ideas destinadas a sus lectores. él complementa su concepto de máximo para obligar al lector a
Para Miquel Barceló, la litera- literatura de ideas con la noción cuestionar su mundo, a sí mismo
tura de ideas es la principal ca- de “novela de aventuras”, enten- y al devenir histórico en relación
racterística de la ciencia ficción, dida como una narración que da con lo que es y lo que podría ser
por cuanto apela a la racionali- prioridad a la acción antes que al (2009, pp. 78 - 79).
zación del lector antes que a su análisis pasional o de la vida co-
sensibilidad, sin que ello signi- tidiana, a lo excepcional sobre lo Ahora que está explicada la
fique una deficiencia estética en cotidiano, y busca un argumen- problematización de la cultura,
los textos. Barceló hace hincapié to riguroso en donde no existen es preciso dirigirse a la manera
en este rasgo cuando la compara acciones injustificadas (2000, p. en que se desarrolla. La cien-
con el resto de la literatura: 721). cia ficción plantea hipótesis y
las desarrolla hasta sus últimas
Se ha dicho que una novela Con respecto a la problema- consecuencias, tomando una
de Literatura general (de ésa tización de la cultura, su princi- fórmula que puede ser expresa-
de la que algunos no ocultan pal expositor es Fernando Ángel da de la siguiente manera: “¿qué
la mayúscula al hablar de ella) Moreno. El autor considera que pasaría si…?”. Si consideramos la
no puede contarse, que debe la ciencia ficción posee una for- posibilidad de síntesis argumen-
ser leída y apreciada en su ma interior que apunta a rom- tal que Barceló propone, es vá-
totalidad. Esto no ocurre así per apriorismos sociales, para lido reconocer las temáticas de
en la ciencia ficción. Si una ello acude a sus temáticas más las obras del macrogénero con
novela o un relato de ciencia características. Como género, preguntas como “¿qué pasaría

177 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
si la humanidad estuviera a pun- a pesar de su diversidad y su des- desarrollo al no estar conformes
to de extinguirse a causa de una igual calidad no está por debajo con el sistema genérico vigente.
epidemia global?”, o “¿qué pasa- de otras divisiones. A continuación, un escritor
ría si un grupo de sabios queda utiliza el esquema genérico que
reducido de tamaño e incomu- Seis dimensiones de la eligió para hacerle cambios
nicados con el resto del mun- ciencia ficción significativos (1985, p. 144).
do?”. Pablo Capanna describe
de manera acertada este rigor La segunda parte de esta ex- Existe una importante dis-
argumental: posición sobre la ciencia ficción crepancia con respecto a los
se basará en el libro Entre lo Uno orígenes de la ciencia ficción,
…lo que caracteriza a la s-f y lo Diverso de Claudio Guillén. representada en dos posturas.
de la literatura fantástica Para este teórico existen seis as- La primera de ellas sostiene que
tradicional: no en la cienti- pectos que permiten una apro- el género nación en la Antigüe-
ficidad de sus temas (pues la ximación a un género y son: su dad, mientras que la segunda
alfombra voladora o el fan- dimensión histórica, su dimen- defiende un origen mucho más
tasma pueden ser “científi- sión sociológica como institución, reciente. La presente división
cos” en una circunstancia su dimensión pragmática como de opiniones no solo implica
histórica peculiar), sino en trato y contrato frente al lector, su una fecha cronológica precisa;
el modo en que son trata- relación estructural como parte de también significa una definición
dos. Se puede hacer s-f sin un conjunto, su existencia como previa que obedece a asuntos de
tratar temas científicos, sino modelo mental para los autores, forma y fondo.
simples relaciones huma- y, finalmente, su dimensión com-
nas, y aun tratar los temas parativa tanto en su extensión Para los defensores del ori-
fantásticos tradicionales como en su universalidad. Los gen antiguo de la ciencia ficción,
con lógica y consecuencia, anteriores puntos a nuestro jui- el género encuentra precursores
tal como lo hace, por ejem- cio complementan la definición en diversas obras como el Ma-
plo, Richard Matheson en enunciada de la ciencia ficción, habrata, el Ramayana, ciertos li-
su novela Soy leyenda, cuyo permitiendo así una visión más bros de La Biblia, La Epopeya de
tema principal son los vam- global del macrogénero. Gilgalmesh, De facie orbe lunae
piros, pero de los cuales usa de Plutarco, Icaromenipus y La
una explicación que no por Dimensión histórica verdadera historia de Luciano
ser irreal deja de ser menos de Samosata. De acuerdo a es-
plausible y lógica (1966, p. tos especialistas, la sola mención
Guillén concibe los géneros
21). de artefactos como naves o me-
como un espacio que ocupan en
el tiempo, ubicándose siempre en canismos para el viaje espacial,
En el fondo, son las ideas y el relación con el sistema literario armas a distancia que disparan
argumento los que pesan dentro existente (1985, p. 141). El autor rayos o carruajes de propiedades
de la ciencia ficción, y para ser retoma las consideraciones de maravillosas ya permite estable-
presentados en un ropaje litera- Lázaro Carreter y las resume cer vínculos de pertenencia al
rio se acude a la fantasía plausi- en varios puntos básicos que se género.
ble como herramienta para lan- desarrollarán en este apartado.
zar cuestiones sobre el mundo En primer lugar, los géneros Los dos principales argu-
que habitamos. Es en esencia son determinados por escritores mentos que se esgrimen para
una literatura de alto nivel, que “geniales” que encabezan su sostener esta afirmación residen

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 178
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

en que el nombre “ciencia fic- autores de ciencia ficción. No cosmovisión medieval al distin-
ción” es sólo una etiqueta para obstante, entre ellos no existe guir lo natural de lo sobrenatu-
denominar cierto tipo de rela- un consenso generalizado y de- ral y plantea una posición relati-
tos, por otro lado, la similitud finitivo acerca de cuál sería la vista que rehúye de las verdades
de ciertos motivos con literatu- primera obra del género. absolutas, rasgo que comparte
ra más reciente del macrogénero con la literatura realista (2000,
forzosamente permite una vin- Por ejemplo, Nichols, citado pp. 722-723).
culación a una misma categoría. por Saíz Lorca (2006), no da
Frente al primer argumento no una fecha inicial para la ciencia Burgos considera que los orí-
hay nada qué refutar, puesto que ficción, sino que ofrece cuatro genes del género son rastreables
la ciencia no es la única posibili- factores que determinan su sur- desde el Renacimiento y con el
dad de fantasía plausible, pero la gimiento. El primero de ellos tiempo ha cambiado el eje de
segunda razón exige un examen es la literatura de viajes, género sus indagaciones: en sus inicios
más detallado. que describen la estadía de sus cuestionó el método científico,
autores a países extranjeros y a luego, hasta el siglo XVIII, se
Para Carreter, parafraseado lugares remotos, ya sean reales manifiesta principalmente en
por Guillén, el parentesco ge- o inventados; sigue la literatura sátira social. Finalmente, entre
nérico de dos obras reside en utópica, que describe mundos o el siglo XVIII y el XIX, con el
formas comunes y no en seme- modelos ideales frente a la rea- advenimiento de la Revolución
janzas temáticas o argumentales lidad (Utopía de Tomás Moro); Industrial, el género se preocu-
(1985, p 144). Esto en el caso de en tercer lugar, está la novela gó- pa por la tecnología y sus con-
la ciencia ficción lleva a replicar tica, que aparece a fines del siglo secuencias para el hombre y la
que la mera mención de un ar- XVIII y está vinculada a temas sociedad (2000, p. 723). Burgos
tilugio tecnológico o un viaje al como apariciones, fantasmas y amplía los orígenes de la ciencia
espacio no permite concluir que castillos abandonados que in- ficción al contextualizarla en la
una obra es forzosamente cien- fluirán en algunos autores. Por historia y dar prioridad al cues-
ciaficcional. Cabe anotar que último, está la sátira filosófica tionamiento de la realidad por
esta observación no solo es apli- ilustrada, representada en las encima de una mera actitud de
cable a textos del pasado más obras de Voltaire (Cándido) y razonamiento mediado por la
remoto; igualmente se extiende Swift (Los viajes de Gulliver) imaginación.
a algunos textos recientes como (pp. 22-23). Nichols es clave
los tecnothrillers que también para entender la disparidad de Aunque es necesario recono-
poseen motivos comunes mas opiniones entre los autores, de- cer la importancia de las condi-
no una forma interna compar- bido a que los iniciadores de la ciones históricas en las que los
tida. ciencia ficción están ubicados géneros nacen, también es esen-
en uno o más de estos géneros cial entender a los precursores
literarios. que permiten su nacimiento. De
La segunda postura ubica sus
orígenes en la Edad Moderna, acuerdo a Carreter, los géneros
apelando más a cuestiones de Por su parte, Ricardo Burgos surgen cuando un escritor halla
fondo que de forma. Para los au- no pone un inicio en obra algu- en una obra anterior un modelo
tores que defienden la anterior na sino en la modernidad mis- para su creación, modificando
tesis, Luciano, Plutarco y com- ma, tomando una perspectiva sus funciones de acuerdo a sus
pañía por mucho son anteceso- histórica. Para el autor, la cien- intereses. Entre estas funciones
res notables, pero no verdaderos cia ficción toma distancia de la están los personajes, lugares

179 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
de acción, comportamientos bargo no considera el papel de sus géneros son instituciones y
y orientaciones afectivas entre Mary Shelley como iniciadora se comportan como “complejos
otros (Carreter, 1985, p. 144). del género. La idea de conside- sociales establecidos y condicio-
rar a Shelley como fundadora nantes” (1985, pp. 144-145). El
Barceló reconoce esta nece- es usualmente atribuida a Brian asumir los géneros como insti-
sidad de localizar a los escrito- Aldiss y ha tenido cierto consen- tución se traduce en tener una
res que inician con el género, y so entre los especialistas, por eso conciencia de su existencia his-
propone como los verdaderos no puede ser obviada. Se puede tórica, la creación de premios y
fundadores de la ciencia ficción estimar esta postura como co- comunidades especializadas, su
a Julio Verne y a Herbert G. rrecta por las explicaciones que cultivo bajo ciertos regímenes
Wells. Dichos autores compar- Saíz Lorca argumenta con res- políticos, y el establecimiento
ten la paternidad por haberle pecto a Frankestein. De acuerdo de unos autores destacados que
asignado unas orientaciones con este autor, Shelley parte de conformarían un canon.
específicas a toda una tradición la novela gótica y se distancia de
literaria que hasta el momento la condición sobrenatural de ese En líneas anteriores se ha-
no podía considerarse un géne- género al añadirle el elemento bían señalado los antecedentes y
ro como tal. científico y el desarrollo de cues- el origen del género en Shelley,
tiones morales y filosóficas, sin Verne y Wells. Sin embargo, en
Aunque eran contemporá- olvidar los elementos de terror y un principio la ciencia ficción
neos, fue Verne quien primero fantasía iniciales (2006, p. 21 y fue más un estilo propio de al-
concibió algunas temáticas ya ss.). Frankestein tiene un espíritu gunos autores que una forma de
existentes en la narrativa como indagador muy similar a Wells literatura identificable como un
los relatos de viajes y las nove- al señalar las problemáticas deri- género. Para Jacques Sadoul, es
las de aventuras para unirlas a la vadas del uso indiscriminado de en el siglo XX cuando las obras
especulación científica, llegan- la ciencia y comparte con Verne comienzan a tomar una con-
do sus “romances científicos” el afán de verosimilitud, de ahí ciencia genérica, y plantea el año
(cientifique romance) de corte que se pueda considera a su au- de 1911 como el inicio de este
maravilloso y optimista. Por su tora como una pionera. proceso.
parte Wells, sin olvidarse del
elemento tecnológico y científi- Ciertamente Shelley no pre-
co, se centró más en cuestiones tendió crear una nueva forma de En su Historia de la cien-
sociales y culturales que ponían literatura, de hecho se dice quecia ficción, Sadoul menciona
la publicación de la novela de
en entredicho la capacidad de la escribió su novela por diversión.
tecnología para traer bienestar Pero ella, Verne y Wells sinte- Hugo Gernsback titulada Ralf
al hombre. Estas dos concepcio- tizan una serie de tradiciones 124C41+, texto que apareció
nes de la realidad se opusieron y literarias que son reconociblesen la edición de abril de su re-
trazaron dos senderos que más dentro de los parámetros de la vista Modern Electrics (1975, p.
adelante se denominarían cien- ciencia ficción. 18). La novela como tal tiene un
cia ficción hard o “dura” y soft o valor más anticipatorio que lite-
“blanda” (1991, p. 86). rario, pero señala el inicio de la
La ciencia ficción como difusión de un tipo de literatura
institución que se masificaría a través de re-
El aporte de Barceló es fun- vistas en Estados Unidos hasta
damental para señalar un origen Para Guillén, la literatura y llegar a ocupar un espacio en pu-
en la ciencia ficción, sin em- blicaciones especializadas. Con

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 180
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

el tiempo, estas revistas o pulps5 cias a la exportación del término Podría decirse que desde este
adquirieron la función de pro- a Europa en los años 50, y de ahí momento la ciencia ficción tuvo
mover un espacio propio para la a Latinoamérica a través de la que cargar con dos lastres que
ciencia ficción, y hasta llegarían editorial Minotauro (Capanna, son la marginalidad y la infes-
a otorgarle un nombre a lo que 1966, p. 11). A pesar de lo ante- tación de subproductos, males
hasta en ese momento era cono- rior, no todo son aciertos y este que hasta la fecha no han sido
cido como una ambigua fantasía paso también fue responsable totalmente subsanados. Con
científica. de la reducción del género a una respecto a la pérdida de calidad
serie de subproductos estereo- literaria y conceptual, durante
El hito en cuestión también típicos. En palabras de Ashley las siguientes décadas varios di-
es atribuido a Hugo Gernsback, (2005): rectores de revistas se esforza-
quien en abril de 1926 saca al ron por delimitar y mejorar las
mercado Amazing Histories, pri- Gernsback has been ac- falencias de la popularización
mera revista totalmente especia- cused of forcing SF into the del género. Entre los principales
lizada en relatos de sciencefiction, “ghetto” rather than letting reformistas se encuentran Cam-
término con el que designó a it flourish in the main- pbell, Gold, y también el propio
una narrativa prospectiva basa- stream, but Gernsback did Gernsback, quienes a pesar de
da en la ciencia. Desde el primer not do that. He created a sus iniciativas no pudieron man-
número Gernsback asumió su specific market for SF that tener a la ciencia ficción dentro
sciencefiction como las “narracio- should have allowed it to de sus propósitos originales.
grow – and eventually that
nes del tipo de las que escribían
would happen – but he was
Julio Verne, H. G. Wells, Edgar El asunto de la marginalidad
not a good father to this
Allan Poe, es decir, narraciones ciencia ficción debe ser tratado
new infant and let it run
en las que el interés novelesco en dos partes. Por un lado, con-
riot. […] What he did, in
se entremezcla con datos cien- siste en una cuestión estructural
effect, was “juvenilize” sci-
tíficos y visiones proféticas del de que la hablaremos más tarde,
ence fiction, […] But as an
futuro.” (Sadoul, 1985, pp. 41- y por el otro posee características
infant medium, science fic-
42). institucionales. Antes de acudir
tion needed to go through
a este último punto, basta por
the juvenile growing pains
El principal aporte de la ahora con decir que la ciencia
before it could mature.
publicación dirigida por Ger- ficción, salvo honrosas excep-
Gernsback may take the
nsback reside en darle un nom- ciones, no ha albergado obras ni
blame for being a poor fa-
bre que permitiera encasillar un autores que sean universalmen-
ther, but he had established
tipo muy específico de narrativa. te reconocidos por la crítica, y a
a world in which that in-
Del scienfiction original se deri- cambio se ha convertido en una
fant could grow (p. 64)6.
vó la denominación actual gra- especie de gueto literario relati-

5 Se denomina pulp a las revistas de difusión masiva de bajo coste. Estas eran publicaciones de elaboración poco cuidada, y su nombre
deriva del hecho de estar confeccionadas a base de pulpa de papel (“pulp” en inglés).
6 Gernsback ha sido acusado de forzar a la ciencia ficción dentro del “gueto” en vez de dejarlo florecer en la corriente principal de la lite-
ratura, pero no hizo eso. Él creó un Mercado específico para la ciencia ficción que le permitió crecer –y eventualmente eso sucedió-, pero
no fue un buen padre para su nuevo vástago y lo dejó a su suerte. […] Lo que hizo, en efecto, fue “juvenilizar” la ciencia ficción. […] Pero
como un infante promedio, la ciencia ficción necesitaba pasar por dolores de crecimiento para madurar. Gernsback puede ser culpado
por ser un pésimo padre, pero el estableció un mundo en el que ese niño pudiera crecer. (traducción del autor).

181 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
vamente cerrado para la mayoría justo con las llegadas de las re- disposiciones generadas por sus
del público. vistas especializadas, y pronto se clasificaciones, y este hecho es
autodefinieron como fandoms. aprovechado por los autores
Si hay algo realmente carac- Los fandoms son agrupaciones para generar sorpresas en ellos
terístico de la ciencia ficción, de aficionados y su nombre es (1985, p. 147).
es que ha calado tan profunda- una abreviación de los vocablos
mente entre sus aficionados que ingleses fan kingdom o “reino del Al principio de este artícu-
éstos conforman comunidades aficionado”. A través de ellos los lo se expuso el problema de la
dedicadas a su lectura y discu- lectores comparten ideas entre reducción de la ciencia ficción
sión: sí, se ponen en contacto con sus a un estereotipo, y también su
autores y hasta publicaban revis- limitación a un círculo intelec-
El género tiene una especifi- tas especializadas con opiniones tual y cultural muy particular
cidad evidente y exige a sus y relatos propios, denominadas que, por lo general, está alejado
lectores una cierta compli- fanzines o “revistas hechas por de la corriente principal de la li-
cidad. Dicha complicidad los aficionados”. También son teratura. Esta situación ha lleva-
tiene también su equiva- importantes por organizar con- do al público a restringir su acer-
lente en la relación entre los venciones, contribuir a la divul- camiento al género por equipa-
lectores de ciencia ficción, gación del género, ser semillero rarlo con franquicias como Star
que forman de manera casi de autores, influenciar en las Wars y Star Trek. No obstante,
inconsciente una especie de premiaciones especializadas, y, también se debe a que es una na-
hermandad mundial nunca sobre todo, a mantener una con- rrativa de lectura especial y difí-
reconocida formalmente ciencia del contenido y los lími- cil, mediada por la existencia de
pero efectiva. La consta- tes de la ciencia ficción7. novas, de un lenguaje técnico y
tación casual de que se es el choque con las costumbres y
lector de ciencia ficción y la La ciencia ficción como creencias del lector.
charla sobre algunas lectu- trato y contrato frente al
ras comunes crea inmedia- lector En la práctica totalidad de
tas amistades, fruto de esa las obras de ciencia ficción el
complicidad de pertenecer Toda literatura tiene sus des- lector debe enfrentarse a moti-
al reducido club de los que tinatarios. El escritor por norma vos y acontecimientos que no
sabemos apreciar un género general busca a alguien a quien suceden en su experiencia sen-
del que, además, nos senti- dirigir sus escritos bajo una sible más cercana ni en los axio-
mos orgullosos intelectual- ambigua figura conocida como mas que conforman su realidad.
mente (Barceló, 1990, pp. “el público”. Claudio Guillén Alienígenas, tiempos futuros
26-27). considera que los géneros son o paralelos, planetas distan-
trato y contrato, es decir, llevan tes, sociedades e instituciones
La existencia de las comuni- implícitos una forma de leer y inexistentes hacen parte de los
dades especializadas de ciencia un horizonte de expectativas. mundos de la ciencia ficción y
ficción puede remontarse hacia Los lectores siempre acuden a son llamados nova. Cada no-
los años 20 en Estados Unidos, los libros con una serie de pre- vum obliga al lector a hacer un

7 Para una mejor comprensión de la complejidad del fenómeno del fandom, puede consultarse el libro Ciencia Ficción: Guía de lectura
de Miquel Barceló, que tiene un apartado dedicado exclusivamente al respecto y es básicamente un tratado del género como institución
literaria.

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 182
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

esfuerzo adicional para adaptar- temporal, social o incluso cog- de sus autores.
se al extrañamiento cognitivo8 nitivo si la refutación proviene
que genera, contextualizando de un personaje que es a la vez Cuando se estuvo hablando
así cada novedad dentro de la un novum. de la ciencia ficción como ins-
historia. titución, se mencionó somera-
En últimas, este es un géne- mente la ubicación su en el con-
Los detalles técnicos tam- ro exigente que pide un lector junto de géneros literarios. La
bién son otra forma de novum dispuesto a eliminar prejuicios marginalidad trata de una con-
más exigente que la mera inclu- para acercarse a otras posibili- dición que adquirió tras banali-
sión de un motivo fantástico. dades de realidad, al contrario zarse en sus inicios, y le ha dado
En un buen número de obras, de otras narrativas con un pacto una inmerecida imagen de “gé-
vinculadas con frecuencia a la ficcional más asequible por su nero menor”. Para comprender
ciencia ficción dura, muchos correspondencia con la reali- esta situación, hay que asumir la
fenómenos son explicados con dad o su empatía con el lector. existencia de una literatura que
un lenguaje científico que por Empero, la dificultad de lectura es ampliamente aceptada entre
momentos se hace complejo es compensada por un estímulo el establecimiento y el públi-
para entender. En estos casos, al intelectual y crítico que muy co, conocida como la corriente
lector se le exige un grado mayor pocos géneros ofrecen. principal o mainstream por los
de cooperación textual, porque, autores anglosajones, mientras
aparte de contextualizar lo leído Relación estructural que existe otra que es recono-
en el marco de la historia, tiene cida casi exclusivamente por
De acuerdo con Guillén, sus seguidores y es denominada
que dialogar con conocimientos
el género ha sido considerado como secundaria, subterránea o
científicos extrapolados. Como
como parte de un conjunto, underground.
consecuencia de lo anterior,
lo que implica un conjunto de
el placer estético de las obras
opciones, alternativas e interre- La corriente principal abor-
usualmente se pierde y tiende a
laciones; también involucra una da toda la producción literaria
alejar a muchos lectores de ellas.
elección de los autores frente al más destacada por sus cualidades
sistema literario. Para él, la lite- estéticas, además de muchos de
Por último, la ciencia ficción ratura debe ser entendida como los géneros a los que pertenece,
no conoce temas o principios un “conjunto de interrelaciones, por lo que es más predispuesta
que no puedan ser puestos en interacciones, opciones, pero a albergar a su interior a ciertas
duda, por eso juega con los va- también de ciertas funciones formas de producción que otras.
lores y creencias de sus destina- realizadas por sus componen- En contraposición a la primera
tarios. En una obra del género tes” (1985, p. 148). Partiendo gran división, la corriente secun-
es posible hallar cuestionamien- de esto, se profundizará un poco daria agrupa a todos aquellos
tos a costumbres o valores fun- más en la marginalidad de la géneros y obras no reconocidas
damentales o “normales” en la ciencia ficción con respecto al como importantes por el esta-
realidad, para ello el autor los resto de la literatura, en su ca- blecimiento, ya sea por ser prin-
examina desde una lógica no rácter intersecto, y, por último, cipalmente de entretenimiento,
convencional y relativista, ya se reparará en algunas conside- o bien, por no tener cualidades
sea a través del distanciamiento raciones de elección por parte
8 El extrañamiento es un concepto acuñado por Darko Suvin para denominar todos los lugares épocas y personajes que no existen en la
literatura realista, elementos que entran en juego para señalar con una actitud relativista las distintas posibilidades que puede tomar la
realidad (Burgos, 2000, pp. 720-721).

183 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
estéticas que les hagan destacar fantástica, en la que hay un ex- en su rigurosa labor intelectual,
del resto de la producción litera- trañamiento frente al orden na- ya sea por no estar directamen-
ria. La ciencia ficción, junto con tural de las cosas (Burgos, 1998, te relacionadas con la ciencia, o
la gran mayoría de la literatura p. 62). La ciencia ficción, dado bien, porque implica una serie
fantástica y algunos géneros me- su interés en conciliar lo invero- de juicios de valor que no tienen
nores entraría en este espacio. símil con lo racional y plausible, cabida en el discurso científico.
está en un lugar intersecto en-
El macrogénero por lo ge- tre ambos campos. La siguiente También esto es evidente en
neral se ha mantenido en la co- gráfica ilustra mejor este hecho: autores como Capel, Shelley y
rriente secundaria por su pacto
ficcional, por su difícil lectura y
por su carácter autorreferencial,
destinado a un público muy es-
pecífico. Por otra parte, una gran
proporción de su producción es
de consumo popular o de muy
baja calidad, condición que le ha
alejado de un reconocimiento
en la corriente principal. Cabe
anotar que hay autores y obras Fuente: La ciencia ficción en otros que cuestionan aspectos
que ya hacen parte del canon de Colombia, Burgos, 1998, p. 639. muy puntuales de la sociedad.
la literatura como Huxley (Un ¿Este carácter marginal y El juego entre lo posible y lo
mundo feliz), Bradbury (Cróni- confluente influye en la elec- fantasioso existente en el géne-
cas marcianas), Wells (La guerra ción de los autores para escribir ro les permite dejar mensajes y
de los mundos) y Orwell (1984), ciencia ficción? Se trata de una advertencias a sus lectores. Por
quienes resultan ser más una ex- pregunta cuya respuesta depen- otro lado, en países en donde
cepción que la norma, puesto de de cada escritor. No obstante, no existe una tradición ciencia-
que otros grandes escritores de estas características generan un ficcional, sus pioneros buscan
similares cualidades como Pohl, espacio para abordar temáticas innovar o resaltar dentro del
Le Guin, Asimov o Clarke son que de otra forma no podrían campo literario de sus regiones,
más un referente para los segui- ser expresadas. sin que por ello los interrogan-
dores que para el público en ge- tes que plantean se queden en
neral. Un buen ejemplo de estos segundo plano.
espacios de libertas es represen-
Con respecto a su situación tado en hombres de ciencia y Ciencia ficción: un mo-
entre la narrativa, el género está divulgadores científicos como delo mental para sus auto-
en un lugar único. Burgos la di- Arthur C. Clarke, Isaac Asimov res
vide en dos grandes grupos que o Carl Sagan, quienes han visto
son la literatura naturalista, ape- en la ciencia ficción un género Guillén afirma que, desde el
gada a la realidad empírica y el para extrapolar las inquietudes punto de vista de un escritor –y
sentido común, y la literatura y posturas que no tienen cabida también del crítico-, el género

9La oposición entre literatura naturalista y literatura fantástica refiere a su apego a la naturaleza y sus leyes, la primera se centra en la
razón, y la segunda en la imaginación, y dado que la ciencia ficción es una fantasía mediada por premisas lógicas, bien se puede hablar de
una “imaginación disciplinada” como lo refiere Pablo Capanna (1964, p. 262)

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 184
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

se comporta como un esquema serie de valores relacionados. tiempo y el espacio, cuestión


mental. Dicho modelo para los Fernando Moreno menciona de importancia en los estudios
primeros acude como una guía, esta división como dos clasifica- comparativos. Para Guillén
mientras que para los segundos ciones que se han convertido en este problema es fundamental
constituye una categoría o es- corrientes cuasi independientes; a la hora de comprender los
quema ideal para clasificar las el modelo operístico refiere a los géneros, puesto que permite
obras (1985, p. 149). Como se relatos de aventuras, catástrofes contextualizar producciones
ha afirmado desde el principio, y problemas maniqueos del bien individuales y locales en un
la ciencia ficción es un conglo- y el mal, mientras que la pros- marco global:
merado de géneros, y como tal pectiva engloba todo el resto de
resulta inabarcable en una ela- la ciencia ficción siempre que El examen, por fuerza com-
boración teórica por muy ex- trate de temas más culturales parativo, de la extensión
haustiva que sea. En vez de ello, (2009, pp. 88-89). de un género es delicado y
resulta más prudente hablar de decisivo. Aunque la lectura
vertientes en las que las tenden- Las vertientes romántica de una obra única desde el
cias, autores y obras se afilian, no e iluminista son posturas con punto de vista del género
con el fin de una clasificación, respecto a la concepción del o de los géneros a los que
sino más bien para entender su mundo. Mientras que el ilumi- pertenece resulta ser muy
contenido. En consecuencia, se nismo presenta una fe plena en eficaz, no puede reducirse
presentan una serie de dualida- la razón, el progreso material y a ello, es evidente, la geno-
des que funcionan como lugares el científico, el romanticismo va logía. No basta con un aná-
en donde las obras se ubican, es- más enfocado en lo ontológico lisis de la poesía de Baude-
tas serían las vertientes raciona- y la naturaleza humana (Bur- laire para edificar una teoría
lista y no racionalista, el modelo gos, 1998, pp. 107-108). Otra del poema en prosa. Sólo el
prospectivo y operístico, y por diferencia crucial entre las dos tiempo histórico puede de-
último, la ciencia ficción ilumi- posiciones radica en que la ten- mostrarnos que un modelo
nista y romántica. dencia iluminista o promoderna ha llegado a erigirse en gé-
muestra una admiración por la nero [...]. Una perspectiva
Ricardo Burgos (1998) con- máquina, sólo entiende el desa- histórica de años y siglos
sidera que existen dos vertientes rrollo en términos materiales y permite al comparatista ob-
principales de la ciencia ficción rinde culto a la razón y al prag- servar los rasgos fundamen-
que son la racionalista, que no matismo, augurando un futuro tales de un género, de ahí
concibe fuerzas sobrenaturales y prometedor gracias a la ciencia que el estudioso deba exten-
su mundo es neutral frente a los y la tecnología. Por su parte, la derse al estudio de muchas
personajes, y la no racionalista, ciencia ficción romántica es una literaturas nacionales con
que subvierte todo el orden de firme contradictora del ilumi- el fin de hallar relaciones
cosas de la realidad sin dejar el nismo y defiende sus percepcio- en determinada e insólita
extrañamiento característico del nes de belleza, divinidad, espíri- obra dentro de la literatura
género (p. 90). tu y misterio. (1985, p. 150).

Como ya se vio en el apar-


Los modelos prospectivo y Dimensión comparativa
tado histórico, el origen de la
operístico obedecen a una es-
tructura de construcción del re- Consiste en la determinación ciencia ficción es más o menos
claro a pesar de las discrepancias
lato, de la que se desprende una de una género a lo largo del

185 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187
de criterios. Sin embargo, decir se masifica y diversifica hasta el considera como “real”, “normal”
con propiedad hasta dónde se punto de convertirse en toda o “verídico”, lo es tan solo por su
ha extendido es algo muy dis- una industria cultural. Fuera presente configuración cultural
tinto. Debido a que la ciencia de los países industrializados, y espaciotemporal. Un grupo de
ficción es una vastísima rama de en regiones como Latinoamé- lectores, relativamente escaso si
la literatura, resulta imposible rica, África u Oriente Medio, le compara con el resto del cam-
mostrar con detalle las princi- la ciencia ficción es apenas una po literario, ha sabido compren-
pales tradiciones y autores que curiosidad escrita por unos pio- der esto y produjo un círculo
se han destacado en todo el neros con mejor o peor suerte, cultural e intelectual dedicado
mundo, pero a cambio se pue- producto del acercamiento de al género.
den señalar a vuelo de pájaro dichos escritores a tradiciones
un bosquejo de su desarrollo. literarias extranjeras. La ciencia ficción no surgió
de la nada. Es un camino que la
La gran mayoría de espe- Unas últimas palabras literatura ha tomado a través del
cialistas coinciden en que la desarrollo tecnológico y cientí-
ciencia ficción moderna es de La ciencia ficción no es una fico, y por ello ha sido puesta en
origen europeo, más específica- literatura menor, sino diferen- duda su capacidad estética. Pese
mente inglés y francés. En Eu- te si se sabe acercarse a ella. Las a lo anterior, su valor no reside
ropa el género se extiende pau- obras y sus autores por lo ge- tanto en la capacidad para con-
latinamente y es cultivado por neral piden que el lector rom- mover, sino más bien para sacu-
notables representantes, pero pa con sus prejuicios y trate de dir, propiedad que constituye su
cuando pasa a Estados Unidos comprender que, aquello que principal aporte.

Referencias
Burgos, R. C. (2000). La narrativa de ciencia ficción en Colombia. En: M. M. Jaramillo, B. Osorio y Á.
I. Robledo. Narrativa Colombiana del siglo XX (pp. 720-750). Bogotá: Ministerio de Cultura

Burgos, R. C. (1998). La ciencia ficción en Colombia. Tesis de Maestría en Literatura. Bogotá:


Universidad Javeriana.

Capanna, P. (1964). El sentido de la ciencia – ficción. Buenos Aires: Editorial Columba.

Eco, U. (1993). Lector in Fabula. La cooperación interpretativa en el texto narrativo (R. Potchar, trad.).
Barcelona: Lumen.

Guillén, C. (1985). Entre lo Uno y lo Diverso. Introducción a la Literatura Comparada. Barcelona:


Editorial Crítica.

Kagarlitsky, Y. (1977). ¿Qué es la Ciencia Ficción? (M. Ballestero, trad.). Barcelona: Editorial Labor.

Moreno, F. A. (2009). La ficción prospectiva: propuesta para una delimitación del género de la ciencia
ficción. En: P. López Pellisa y F.A. Moreno. Ensayos sobre ciencia ficción y literatura fantástica
(pp. 62-65). Madrid: Universidad Carlos III de Madrid.

la palabra No. 27 tunja, Julio - Diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187 186
Acercamientos a la ciencia ficción
Diego Vicente Rodríguez Hillón

Roas, D. (2009). Lo fantástico como desestabilización de lo real: elementos para una definición. En:
P. López Pellisa y F.A. Moreno. Ensayos sobre ciencia ficción y literatura fantástica (pp. 94-123).
Madrid: Universidad Carlos III de Madrid.

Sadoul, J. (1975). Historia de la ciencia ficción moderna: 1911-1971. (A. Martin, trad.). Barcelona:
Plaza & Janes.

Saíz Lorca, D. (2002). La literatura checa de ciencia ficción en el periodo de entreguerras. Tesis de
doctorado. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.

Todorov, T. (1988). Introducción a la literatura fantástica. (S. Delpy, trad.). México D.F.: Premia
editores de libros.
Todorov, T. (1981). El origen de los géneros (A. Fernández Ferrer, trad.). En: M. A. Garrido Gallardo.
Teoría de los géneros literarios (pp. 27-46). Madrid: Arco/Libros.

187 la palabra No. 27 Tunja, julio - diciembre de 2015, ISSN 0121-8530 pp. 173-187