Vous êtes sur la page 1sur 52

Pakefuto Buru (1997); la sombra en el espectáculo.

Look, dead daddy, I'd say. See for instance that rotten girl?

In the crowd over there, that one gaping at her gods. One rotten girl in the city of the
future. (That's what I said.) Watch.

She's jammed among bodies, craning and peering with her soul yearning out of her
eyeballs. Love! Oo-ooh, love them! Her gods are coming out of a store called Body East.

James Tiptree, Jr., The girl who was plugged in

Presentación

El estudio de la sombra en el cine no puede pasar por alto los filmes de animación
de Satoshi Kon, autor que dirigió su obra hacia una exploración de la psique humana en la
cual los medios masivos, la tecnología y los ídolos culturales son las principales puertas de
entrada al inconsciente, tanto individual como colectivo. Sus obras audiovisuales revisten
una importancia peculiar en nuestro estudio por las razones siguientes: 1. La importancia
de los sueños, las ensoñaciones, los recuerdos, los delirios y otros procesos psicológicos
en sus obras. 2. El lenguaje cinematográfico y el lenguaje simbólico utilizados por Kon,
fuertemente ligados a la lógica del sueño, del inconsciente y del mito. 3. El gran interés en
el inconsciente colectivo y en sus relaciones con el inconsciente personal. 4. El énfasis en
las interacciones entre los medios masivos, la tecnología y el inconsciente.

Estos motivos dan cuenta de la fascinación de Kon por la naturaleza del


inconsciente, la cual marcó la mayor parte de su producción y lo llevó, aunada a su
predilección por la fantasía y la ciencia ficción, a crear obras que responden tanto a la
lógica de la mente como a la lógica del mito. En cuanto al encuentro con la sombra, la
incursión que realizan (o que, comúnmente, se ven forzados a realizar) los protagonistas
de las películas que nos ocuparán, a las profundidades de su inconsciente supone el
encuentro con un peligroso enemigo, por regla general emanado del inconsciente de los
protagonistas. Este enemigo se nutre de la actividad del inconsciente colectivo y mediante
una apariencia monstruosa materializa los aspectos reprimidos de nuestra psique,
individual y colectiva1. Este monstruo, el némesis del protagonista no es otro que la
sombra del héroe.

Centraremos nuestro análisis en Pakefuto Buro (1997), la serie animada Môsô


dairinin (2004) y Papurika (2006). En estas tres obras se enfatizan las fobias, los temores y
los fantasmas de los protagonistas: un mundo interior que se entrelaza gradualmente con
el mundo del inconsciente colectivo, este último presente mediante las construcciones
mediáticas como las idols, el internet o la televisión. Los monstruos de estas obras
(Uchida, la desquiciada Rumi, el Chico del bate, Inui) esconden su rostro malvado detrás
de una apariencia bondadosa (la fantasmal Mima idol, la amable manager Rumi, Maromi
el Perro, Morio Osanai) y se constituyen como monstruos del inconsciente colectivo -
herederos de los dragones y los minotauros del mito- a los cuáles la heroína (en ocasiones,
más raras, el héroe) tendrá que hacer cara. Otro aspecto común a estas obras es que en
ellas asistimos a una transición del desequilibrio al equilibrio psicológico, del inconsciente
individual al inconsciente colectivo, del sueño al mito.

Perfect Blue es la primera obra de anime dirigida por Kon, quien ya había
incursionado antes como animador en Rôjin Z (1991) de Katsuhiro Otomo, como
supervisor en Patlabor 2 (1993) de Mamoru Oshii, y como guionista y director de arte en
el primer segmento de Memories (1995): Magnetic Rose (adaptación de un manga de
Katsuhiro Otomo), dirigido por Koji Morimoto. El trabajo con estos tres directores muy
probablemente influenció la obra de Kon, pues la ciencia ficción o la fantasía como
soporte de temas psicológicos, una constante en estos autores, es un aspecto que
también encontramos de manera recurrente en el trabajo de Kon.

Perfect Blue es la adaptación al anime de la novela homónima de Yoshikazu


Takeuchi, y mediante la forma de una película de suspenso narra el conflicto psicológico
de Mima Kirigoe, una joven ex idol, por conciliar su nueva vida como actriz, la cual trae
consigo valores opuestos a los de su anterior vida como idol. El conflicto entre el estilo de
vida de idol y el estilo de vida de actriz se dramatiza mediante la lucha psicológica entre la
Mima actriz y una fantasmal Mima idol2 (la sombra de Mima), la cual confronta a la Mima
actriz mediante alucinaciones y sueños, recriminándole haber abandonado la pureza de su
anterior vida como idol3. Aunque el conflicto se da especialmente dentro de la mente de

1
“Todos nosotros arrastramos nuestro propio saco personal pero cada pueblo, cada grupo humano, arrastra
también su propio saco. (…)Es como si el colectivo tomara la decisión grupal de despojarse de ciertas
energías y tratara de entorpecer cualquiera intento de sacarla del saco.” (Encuentro con la sombra, p. 23)

2
Por conveniencia llamaremos de este modo a la sombra que aparece ataviada como idol.
3
“La personalidad de la sombra, opuesta a nuestras actitudes y decisiones conscientes, representa una
instancia psicológica negada que mantenemos aislada en el inconsciente donde termina configurando una
especie de personalidad disidente. Desde este punto de vista la sombra es pues una especie de
la protagonista, la fantasmal Mima idol, a primera vista una emanación de la psique de
Mima, está alimentada por otras dos figuras externas: Uchida (o Sr. Mi-Manía), un fan de
apariencia grotesca obsesionado con Mima, y Rumi, una antigua idol convertida en la
gentil manager de Mima. La delimitación entre las figuras psicológicas internas y externas
se tornará difícil y carente de sentido, pues ambas se entrelazan inevitablemente en este
filme (del mismo modo que inconsciente colectivo e individual se entrelazan en la vida
psicológica humana), diluyendo las fronteras de sus dominios.

Otra figura que entra en juego en el conflicto psicológico de Mima es la


colectividad, representada mediante los fans de Mima (de quienes, de modo recurrente,
vemos con especial énfasis sus reacciones a lo largo de la película) y mediante los medios
masivos y el espectáculo (medios que delimitan la personalidad de Mima y que proveen
una función narrativa acorde a la actividad psicológica). A partir de estos elementos
colectivos, la fantasmal Mima idol parece expandirse y sustentarse4, ya que si atendemos
a los otros dos entes que participan de la sombra de Mima, vemos que Uchida representa
a los espectadores, a los fans, mientras que Rumi en su rol de manager representa a la
producción, el lado no visible del espectáculo, todo lo que ocurre tras bambalinas y donde
la ilusión se evidencia.

La representación, la ilusión y el engaño que acompañan a los medios del


espectáculo van muy asociados al proceso de creación y enfrentamiento de la sombra5.
Esto se pone de relieve mediante numerosas mise en abyme en las cuales no sabemos si lo
que vemos proviene de un sueño, de un show televisivo, de alucinaciones o bien, de la
realidad, debido a que todos estos medios se entrelazan de un modo indisociable para
plasmar el proceso psicológico del encuentro con la sombra. Casi toda la película ocurre
dentro del contexto del espectáculo, y los sets de filmación, el proceso de producción, los
shows musicales son los escenarios donde el encuentro con la sombra surge con
naturalidad, casi como una obligación.

compensación a la identificación unilateral de nuestra mente consciente con aquello que le resulta
aceptable.” (Encuentro con la sombra, p. 16)

4
“La sombra está expuesta a contagios colectivos en mucha mayor medida que lo está la personalidad
consciente. Cuando un hombre está solo, por ejemplo, se siente relativamente bien; pero tan pronto como
"los otros" hacen cosas oscuras, primitivas, comienza a temer que si no se une a ellos le considerarán
tonto.” (El hombre y sus símbolos, p. 168)

5
“La sombra colectiva -la maldad humana- reclama por doquier nuestra atención: vocifera desde los titulares
de los quioscos; deambula desamparada por nuestras calles dormitando en los zaguanes; se agazapa detrás de
los neones que salpican de color los rincones más sórdidos de nuestras ciudades” (Encuentro con la sombra,
p. 10)
Desde nuestra perspectiva centrada en el mito, podemos decir que Perfect Blue es
una película cuyo tema principal es el encuentro y el enfrentamiento con la sombra, ya
que a los pocos minutos de iniciada la película asistimos al drama de la escisión de la
personalidad de Mima y, del otro extremo, la película concluye con la asimilación de la
sombra que nace a raíz de dicha escisión. Bajo esta misma perspectiva, la serie dramática
Double Bind en la que actúa Mima es esencialmente un pretexto para contextualizar el
conflicto con la sombra, ya que Double Bind (Doble vínculo en español) es también un
término, acuñado por el antropólogo norteamericano Gregory Bateson, que refiere a la
situación en la que un individuo está frente a dos premisas contradictorias pero de
necesaria realización, las cuáles se oponen mutuamente. Este concepto fue acuñado por
Bateson como parte de un intento por explicar de la génesis de la esquizofrenia. Pero no
sólo el título de la serie está en función de la lógica del conflicto con la sombra; el
suspenso, la acción y el argumento de Perfect Blue son soportes para representar este
conflicto, soportes que si bien podemos decir que actúan como pretexto, cobran un valor
especial en la obra de Kon, pues abren la reflexión sobre la sombra colectiva y actualizan
el conflicto con la sombra al incluir aspectos de gran actualidad como los medios masivos
o la tenología, los cuáles en Perfect Blue, como en otras obras de Kon, son la morada
privilegiada de la sombra colectiva en nuestro mundo contemporáneo. Sin otro
preámbulo, comencemos el análisis de Perfect Blue mediante una breve sinopsis.

Sinopsis

Mima Kirigoe es una idol que junto con otras dos jovencitas integra el grupo de
música pop CHAM. Mima, por consejo de sus representantes deja su actividad como idol
para convertirse en actriz. Durante el último concierto de CHAM con Mima como
integrante, Uchida, un guardia de seguridad que resguarda el espectáculo mira
embelesado a Mima, con su mano colocada de tal modo que, desde su perspectiva,
pareciera que Mima baila sobre ella. Este concierto es perturbado por un grupo de
jóvenes problemáticos que comienzan a lanzar latas contra el escenario y Uchida, furioso
por la agresión contra Mima, a quien idolatra, se enfrenta a los jóvenes sin mucho éxito.
La lucha es detenida por Mima al anunciar que se trata de su último espectáculo como
idol. Al salir del escenario y antes de abordar el carro de la agencia, Mima recibe una carta
de un fan donde está escrito “Siempre miro La Habitación de Mima”, junto con una
dirección de internet.

Ya en su casa, Mima se deshace de todo lo que la une a su faceta de idol. Recibe


una llamada donde sólo se escucha un hombre jadeando y unos momentos más tarde, le
llega un fax amenazante donde está escrita la palabra “TRAIDORA” múltiples veces. Poco
después, Mima comienza su trabajo como actriz en la serie policiaca Double Bind, en la
cual tiene un pequeño papel como la hermana de una joven asesinada por un criminal que
despelleja a sus víctimas para asumir la personalidad de estas. La primera actuación de
Mima, cuyo talento está en duda por ser una ex idol, sólo implica una línea: “Disculpe,
¿quién es usted?”, frase que ella ensaya una y otra vez, en medio de lo que percibe son
miradas burlonas de parte del equipo de producción. En medio de estas miradas, oculto
por las sombras, aparece Uchida, quien desde este momento seguirá sutil, pero
incesantemente, a Mima. Justo antes del rodaje de la escena donde Mima aparece, una
carta bomba dirigida a ella explota frente a Tadakoro, su representante, hiriéndolo. La
carta tiene escrito: “Esta es una advertencia. La siguiente será verdadera”.

Ya en su cuarto, Mima, con ayuda de Rumi, su manager, se procura una


computadora y visita el sitio web “La Habitación de Mima”, mediante la dirección que se
encontraba en la carta, y se da cuenta que alguien que fielmente se hace pasar por ella
escribe los artículos de ese sitio. En la serie policiaca a Mima se le confiere mayor
protagonismo a cambio de realizar una escena donde la joven a la que interpreta es
violada por un grupo de hombres en un club. Mima accede. Esta escena, diametralmente
opuesta al carácter virginal de Mima cuando era idol, provoca el malestar de Rumi, el
enojo de Uchida y, más importante aún, un conflicto de personalidad en el cuál Mima ve
aparecer a partir de sus propios reflejos a una fantasmal Mima idol que le reprocha su
cambio de imagen y el haber traicionado su faceta de idol. Esta actuación de Mima
también provoca que Uchida se suma en un delirio en el cual él piensa que la verdadera
Mima es la persona detrás de La Habitación de Mima -quien además responde a los
mensajes del fan-, y que la Mima actriz que aparece en público es una impostora que
quiere manchar la imagen de la Mima verdadera, aún una idol integrante de CHAM.

La fantasmal Mima idol crece en presencia hasta cobrar forma como un cuerpo
etéreo independiente que ya no requiere del reflejo de la Mima de carne y hueso para
manifestarse, y continúa acosando y saboteando a Mima, cada vez de modo más
frecuente y violento. El guionista de la serie policiaca es asesinado misteriosamente por
alguien que lo atrae mediante una grabadora que reproduce una canción de CHAM.
Mima, tras las buenas críticas recibidas por su actuación en la escena de violación y
mostrando una faceta más adulta, realiza una sesión de fotografías eróticas, situación que
aumenta la tensión entre la fantasmal Mima idol y la Mima actriz, y que también acelera
el delirio de Uchida, en cuyo cuarto ahora vemos que la multitud de posters de Mima que
lo decoran cobran vida, pidiéndole al fan que se deshaga de la Mima actriz, la impostora.

La creciente tensión entre Mima y su emanación, la fantasmal Mima idol, provocan


en la protagonista un estado mental confuso donde su actuación en Double Bind, sus
sueños y sus delirios se mezclan de un modo confuso en donde ella ve que Uchida la acosa
y trata de asesinarla, que ella asesina al fotógrafo de la sesión erótica y que su conflicto
psicológico personal no es otra cosa más que el conflicto mental del personaje que ella
interpreta en la serie policiaca. Ya fuera de sus ensoñaciones y con la producción de
Double Bind finalizada, Mima es atacada realmente por Uchida, quien intenta asesinarla y
violarla, pero Mima se salva al golpearlo en la cabeza con un martillo, acto que termina
con la vida del obsesivo fan. Mima, descompuesta y con las vestiduras desgarradas, es
encontrada por Rumi, a quien le cuenta lo sucedido. Mima lleva a Rumi al sitio donde fue
atacada, pero al no encontrar el cuerpo de Uchida piensa que sólo fue otro delirio más.

Tras esto, Rumi conduce a Mima de vuelta a su casa. Ya en el departamento, Mima


se da cuenta de que en realidad ese sitio no es su hogar, pues aunque casi idéntico al
suyo, el departamento donde ahora se encuentra aún conserva artículos de su época de
idol, de los cuáles ella ya se había deshecho. Mima dice en voz baja que no se trata de su
habitación y detrás suyo aparece la fantasmal Mima idol, quien le responde que
efectivamente no es su cuarto, sino La Habitación de Mima. Mima dirige su mirada hacia
la Mima idol, la cual, al reflejarse en un espejo muestra su verdadera cara: se trata de
Rumi, disfrazada y totalmente investida de la personalidad de la Mima idol. Sin embargo,
fuera de los reflejos, Rumi aparece ante Mima como la Mima idol de sus delirios. Esta
Rumi-Mima idol ataca con un punzón a la verdadera Mima. En un ataque, Mima logra
apretar el cuello de Rumi-Mima idol, y entre más lo hace, la apariencia de Mima idol pasa
a ser la apariencia de Rumi. Rumi-Mima idol continúa atacando y persigue a Mima por la
calle y la hiere con un paraguas, ataque con el que Mima va a caer al lado de un espejo.
Mima se levanta, ve su propio reflejo, esta vez libre de la Mima idol, y detrás a Rumi,
quién se apresta a atacarla. Mima esquiva el golpe y Rumi rompe el vidrio con el paraguas.
En un forcejeo, Mima le quita a Rumi-Mima idol la peluca de su disfraz, con lo que aparece
frente a sus ojos como la verdadera Rumi. Desesperada, Rumi se lanza a recoger la peluca
sin ninguna otra preocupación, y al agacharse se encaja en el vientre un fragmento de
vidrio. Rumi, herida y desangrándose, se aleja hacia el asfalto y se pone nuevamente la
peluca, con lo que vuelve a aparecer como la Mima idol, pero cubierta de sangre. Un carro
en movimiento se acerca a Rumi-Mima idol, quien en su delirio ve los faros del vehículo
como si se tratara de los reflectores de un escenario y escucha la ovación de un público
imaginario. Mima se lanza contra Rumi-Mima idol y la salva de morir atropellada; en el
suelo, tras el empujón, sólo vemos a Mima y a Rumi.

En una institución mental, Mima, vestida con ropa casual y lentes oscuros, observa
de lejos a Rumi, quien internada y delirante vaga con un ramo de flores en las manos, aún
creyendo que es Mima idol. Mima le dice a un doctor que está a su lado: “Yo sé que no
volveré a verla, pero gracias a ella, soy quien soy actualmente.” Mima se aleja del hospital
psiquiátrico, entra a su carro, se quita los lentes, y por el espejo retrovisor vemos sus ojos
mientras ella, sin reflejo alguno por vez primera en toda la película, dice frente al espejo:
¡Soy real! Con esta imagen concluye Perfect Blue.

Dado que Perfect Blue se centra en el conflicto con la sombra y el desarrollo del
filme es también el desarrollo de dicho conflicto, procederemos a un breve análisis
cinematográfico que nos permita evidenciar la presencia de la sombra en esta obra.

Las sombras de Mima. Reflejos.

Como mencionamos anteriormente, Perfect Blue se centra en el conflicto de Mima


Kirigoe con su sombra. Sin embargo, una peculiaridad del filme es que esta sombra
presenta múltiples facetas, todas estrechamente relacionadas entre sí. Estas facetas de la
sombra, al igual que la propia Mima, idol y actriz, parecen definirse mediante el
espectáculo, pues surgen de los dos extremos que conforman a los medios masivos: el
espectador (consumidor) y el productor. Así, Uchida, el fan, y Rumi, la manager, se
encarnan como las sombras de Mima, y a partir de ellos dos, a la vez que vinculándolos
con Mima, se genera una tercera sombra: la fantasmal Mima idol. Mima, Rumi, Uchida y la
fantasmal Mima idol son los protagonistas de Perfect Blue y las figuras mediante las cuales
ocurre el conflicto con la sombra.

A los pocos minutos de iniciado el filme presenciamos un indicio del encuentro con
la sombra: El reflejo del rostro de Mima sobre el cristal del vagón de metro en el que ella
viaja (fig.55). Podría tratarse de un reflejo cualquiera sin ningún valor discursivo, pero la
recurrencia con la que veremos aparecer los reflejos, el que mediante ellos surja el doble,
y el valor que cobran en torno al encuentro con la sombra6 no dejan lugar a duda de que

6
Es a partir de los reflejos que la protagonista accede a su realidad interior, al conocimiento de su sombra y
en última instancia al autoconocimiento. Acorde al uso de los reflejos en Perfect Blue, Jung explica del
siguiente modo el papel de los espejos en el encuentro con la sombra: “Es cierto que quien mira en el espejo
del agua, ve ante todo su propia imagen. El que va hacia sí mismo corre el riesgo de encontrarse consigo
mismo. El espejo no favorece, muestra con fidelidad la figura que en él se mira, nos hace ver ese rostro que
nunca mostramos al mundo, porque lo cubrimos con la persona, la máscara del actor. Pero el espejo está
detrás de la máscara y muestra el verdadero rostro. Esa es la primera prueba de coraje en el camino interior;
una prueba que basta para asustar a la mayoría, pues el encuentro consigo mismo es una de las cosas más
desagradables y el hombre lo evita en tanto puede proyectar todo lo negativo sobre su mundo circundante.
Si uno está en situación de ver su propia sombra y soportar el saber que la tiene, sólo se ha cumplido una
pequeña parte de la tarea: al menos se ha trascendido lo inconsciente personal. Pero la sombra es una parte
viviente de la personalidad y quiere entonces vivir de alguna forma. No es posible rechazarla ni esquivarla
inofensivamente. Este problema es extraordinariamente grave, pues no sólo pone en juego al hombre todo,
sino que también le recuerda al mismo tiempo su desamparo y su impotencia.” (Arquetipos e inconsciente
colectivo, p. 26)
este reflejo en el vidrio del vagón anticipa el encuentro que Mima, a través de otro
reflejo suyo en un vagón de metro, tendrá con su sombra: Mima idol (fig.56).

El opuesto al primer reflejo que anticipa el encuentro con la sombra lo


encontramos en la escena final del filme, donde Mima, quien ya ha enfrentado y asimilado
a su sombra, visita en un hospital psiquiátrico a una demente Rumi, quien vive creyendo
ser la Mima idol. En esta escena, Mima le dice al doctor encargado de Rumi:

MIMA: Ya sé que nunca volveré a verla. Pero, gracias a ella, soy quien soy
actualmente. (Perfect Blue, 01:17:06)

Mima sale del hospital y dos enfermeras se sorprenden al verla. Por las reacciones de
asombro parece que Mima se ha convertido en una celebridad.

ENFERMERA 1: ¡Estas mintiendo! ¡No puede ser que Mima Kirigoe esté en este
lugar!

ENFERMERA 2: Pienso que sólo se le parece mucho. (Perfect Blue, 01:17:24)

Mima, sin inmutarse, sigue su camino y entra a su carro. Adentro del vehículo, vemos el
rostro de Mima a través del espejo retrovisor. Ella se retira los lentes oscuros,
descubriendo su personalidad, y como respondiendo a las palabras de las enfermeras
dice:

MIMA: ¡No, soy real! (Perfect Blue, 01:17:39)

Esta escena final (fig.57) tiene una particularidad, relacionada al uso de los reflejos, que
indica que tras su enfrentamiento, la sombra, la doble, ha sido asimilada exitosamente por
Mima7. Como en muchas otras escenas aquí vemos el rostro de Mima a través de un
espejo, pero por primera vez no aparecen dos rostros, el real y el reflejado, sino uno solo,
lo que indica que Mima y su sombra ya no son dos entidades disociadas y que, por el
contrario, se hallan integradas8. Además, mediante el gesto de retirarse los lentes y

7
Con lo que se complementa el diálogo que Mima sostiene con el doctor, donde ella da importancia a su
sombra en el proceso de “ser ella misma”.
8
“Con ello el hombre aparece tal como es y muestra aquello que antes estaba oculto bajo la máscara de la
acomodación convencional, es decir, la sombra. Esta es integrada al yo, por conciencialización, y merced a
eso se efectúa una aproximación a la totalidad. La totalidad no constituye un estado perfecto, sino una
integridad. Por la asimilación de la sombra el hombre se torna en cierto modo corporal y con ello aparece
también su esfera de impulsividad animal, así como la psique primitiva o arcaica, en el cono luminoso de la
conciencia, donde ya no se deja reprimir mediante ficciones o ilusiones. A consecuencia de eso el hombre se
convierte en el difícil problema que en sustancia es. Este hecho fundamental debe permanecer presente a la
conciencia si es que uno quiere en verdad desarrollarse. La represión conduce, si no directamente al
estancamiento, a un desarrollo unilateral y con ello finalmente a la disociación neurótica. El problema actual
ya no es: "¿Cómo puedo librarme de mi sombra?", pues ya se ha visto bastante cuáles son los males de la
observar directamente hacia el espectador, Mima descubre su personalidad sin temor y se
afirma como real; tras el conflicto con la sombra su personalidad evidentemente es más
completa. De este modo se representa la integración de la personalidad dual, del reflejo y
del original, del ego y la sombra.

figura 55 (Perfect Blue, 00:02:54)

figura 56 (Perfect Blue, 00:30:26)

unilateralidad; más bien hay que preguntar: "¿Cómo puede el hombre convivir con su sombra sin que de esa
convivencia surja una serie de desdichas?". El reconocimiento de la sombra predispone a la modestia y hasta
al temor a la esencia insondable del ser humano." (Psicología de la transferencia, p. 103)
figura 57 (Perfect Blue, 01:17:38)

Las imágenes 55, 56 y 57, en las cuales siempre están presentes espejo y reflejos,
representan momentos clave en el encuentro y asimilación de la sombra. La primera
imagen, que tiene lugar apenas iniciado el filme9, anuncia la disociación de la personalidad
mediante el rostro duplicado de la protagonista, así como la aparición de la sombra: el
reflejo. La segunda imagen, a media película, muestra la aparición explícita de la sombra y
la crisis de división de la personalidad. La tercera imagen, la escena final, representa la
integración de la sombra y la conquista de la personalidad unificada: el Selbst, la
individuación. Estas tres imágenes sintetizan la evolución del conflicto entre Mima y su
sombra.

De modo similar a una de las primeras escenas de 8 ½, en la cual vemos por


primera vez el rostro de Guido Anselmi, el director de cine interpretado por Mastroianni, a
través de su reflejo en un espejo (imagen que funciona como un portal que nos introduce
a la psique del creador Fellini-Anselmi-Mastroianni), los reflejos en Perfect Blue también
son los agujeros de conejo mediante los cuales accedemos al mundo de formas
fantásticas, al mundo del inconsciente y de la sombra. Y también, de modo similar a 8 ½ o
a Inland Empire, el cine y el mundo del espectáculo se constituyen en Perfect Blue como
un gran espejo (colectivo fundamentalmente, pero donde sin duda tiene cabida la
proyección individual) que nos permite adentrarnos en la mente de la protagonista y de su
sociedad –nuestra sociedad moderna hambrienta de imágenes-, a la vez que crea un
caleidoscopio de reflejos de Mima mediante los cuales nos introducimos en un polivalente
mundo onírico. El espectáculo, el culto a la celebridad, la confusión entre realidad,
representación y fantasía, la actuación (una mentira que sin embargo puede revelar
mucho sobre la mente humana10) y las imágenes producto de la reproducción masiva son
en Perfect Blue elementos que alimentan a las sombras de Mima, pero que también crean

9
Por no mencionar que se trata de la primera vez que vemos el rostro de Mima, hecho que aumenta el valor
conceptual de la imagen.
10
Recuérdese el significado de persona en latín: una máscara utilizada en teatro.
el telón de fondo en el cual la sombra personal se entrelaza con la sombra colectiva, una
temática recurrente en el cine de Kon.

El mundo de los medios masivos y del estrellato en Perfect Blue, aparte de actuar
como espejo, también responde a la lógica del sueño y del delirio: es una construcción
ficticia que se expresa en el lenguaje de las pulsiones y anhelos inconscientes, una mentira
o fantasía que cuando se entiende en base a los procesos psicológicos parece,
paradójicamente, develar verdades y mostrar los anhelos más ocultos de nuestra mente.
Así como en el sueño o en el delirio las situaciones más fantásticas, irreales y absurdas
paradójicamente nos comunican con gran veracidad nuestras inquietudes más profundas,
en las construcciones ficticias relacionadas al mundo del espectáculo parecen cristalizar
las inquietudes y anhelos colectivos de un modo muy claro. Este mundo mediático es en
Perfect Blue el espejo ideal donde se proyecta la sombra de la sociedad moderna, el sitio
donde se vierten sus deseos, sus anhelos reprimidos y sus fantasías y, también, el sitio
donde el inconsciente colectivo se materializa. El mundo del espectáculo, aquí y en otras
obras de Kon como Paranoia Agent, es en mucho un sueño colectivo que tiene mucho de
delirio; el mejor escenario del drama psicológico.

A este respecto, la primera secuencia de Perfect Blue tiene un rol importante:


introduce la reflexión sobre el papel del cine y la televisión como creadores de ilusiones,
así como sobre la relación entre ilusión y realidad en los medios masivos. Vemos un
espectáculo tokusatsu11, género japonés basado en efectos especiales análogos donde la
construcción ficticia (maquetas que de un modo poco sutil tratan de pasar por ciudades
atacadas por monstruos o robots gigantes, multitud de efectos de pirotecnia
sobrepuestos, coreografías poco realistas y exageradas) resalta como un componente de
este género rebosante de efectismo. El tokusatsu, cuando es producido para televisión o
cine puede crear ilusiones más realistas mediante el manejo de cámara, la edición y la
postproducción. Sin embargo, cuando se trata de un espectáculo en vivo (como en el caso
de esta escena), al no contar con el soporte de la manipulación que permite la televisión,
la farsa se vuelve más evidente: los cables se tornan visibles. Esto que mencionamos se ve
en Perfect Blue, dado que tras terminar el espectáculo tokusatsu vemos a dos niños
(presuntos seguidores de la serie) salir y decir:

NIÑO 1: Eso no se pareció en nada a lo que aparece en TV.

NIÑO 2: ¡Eso fue tan malo! (Perfect Blue, 00:00:48)

11
Entre las series japonesas célebres de este género tenemos a Super Sentai, Ultraman, Kamen Rider. La
popular serie Power Rangers es la adaptación norteamericana de Super Sentai.
Este show tokusatsu, que convenientemente precede al show de CHAM, pone de
relieve la construcción ficticia que rodea al espectáculo, la cual, en Perfect Blue, vincula a
los medios masivos con el mundo del inconsciente colectivo. Esta construcción ficticia,
como ya lo mencionábamos, es sin embargo un pretexto mediante el cual es posible
sondear un fenómeno completamente real: la psique individual y colectiva. Asimismo, el
tokusatsu abre un tema fundamental en Perfect Blue: las dos caras del espectáculo como
soporte del conflicto con la sombra. Estas dos caras se conforman por quien asume al
espectáculo como verdadero, espectadores y fanáticos, y por quien está en contacto con
la artificialidad del medio, el reparto y el equipo de producción. Estos polos del
espectáculo (espectador-productor, ilusión-realidad) crean una tensión que influirá
enormemente en Mima y en sus sombras, y que terminará por borrar la barrera que
separa los dos extremos del medio, de modo que la manager Rumi asume como
verdadero el artificio de la idol y se inviste de él, mientras que el fan Uchida se ve como
una extensión de la idol. Por otro lado la actriz y cantante Mima, como individuo, estará
en medio de la tensión generada por estos dos extremos, a partir de los cuales emanan
sus sombras.

En base a lo anterior, en Perfect Blue tendremos dos clases de reflejos: los


generados a partir de superficies reflejantes (espejos y vidiros), y los generados a partir de
la imagen mediática (fotografías, grabaciones de video, sitios web (fig.58 bis). Todos ellos
son puertas hacia el inconsciente y mediante la duplicación revelan la presencia del otro
yo. En particular los reflejos producto de los medios masivos generan constantes mise en
abyme que diluyen la barrera entre realidad e ilusión. Estas mise en abyme ayudan a
multiplicar la psique de Mima, pero también, a modo de una matrioska, la circunscriben
dentro de procesos colectivos. Así, en Perfect Blue tenemos otro personaje fundamental
que no habíamos mencionado: la sociedad. De su presencia en este filme hablaremos más
tarde.

figura 58 (Perfect Blue, 00:26:05)


El conflicto entre Mima y sus sombras. Preámbulo a la aparición de la sombra.

Antes de que aparezca la protagonista, tenemos la antes mencionada secuencia


del espectáculo tokusatsu. Durante esta escena también se introduce en el filme,
mediante un grupo de periodistas y fotógrafos al fondo del escenario, un elemento muy
importante en el conflicto psicológico de Mima: el periodismo de espectáculos12 (fig.59).
Este elemento que podría ser simplemente contextual, se perfila sin embargo como el
puente entre las construcciones del mundo del espectáculo y la sociedad. Por extensión,
el periodismo de espectáculos y sus productos derivados aquí son también el vínculo
entre el inconsciente personal (en este caso el de Mima) y el inconsciente colectivo. A lo
largo del filme veremos aparecer con gran recurrencia a fotógrafos y periodistas en gran
número, y constantemente se mostrarán las reacciones del público, especialmente de los
fans, frente a publicaciones o entrevistas donde aparece Mima, en las cuales se atestigua
su transición de idol a actriz13. El periodismo de espectáculos se encarga de consolidar y
difundir las construcciones mediáticas, y por lo tanto, en Perfect Blue, siempre aparecerá
inevitablemente ligado al espectáculo.

Podemos considerar como parte de este mundo del periodismo de espectáculos al


sitio web La Habitación de Mima, ya que como herramienta de comunicación entre la idol
y sus fans también vincula el mundo del espectáculo con el colectivo de espectadores,
aunque en este caso la comunicación entre las dos partes es aún mayor al tratarse de una
comunicación directa (claro está que no es Mima, sino Rumi quien se ocupa del sitio). De
tal modo, a través de La Habitación de Mima surge un diálogo entre el inconsciente
colectivo y el inconsciente individual, y es a partir de esta página web que el drama del
conflicto entre la imagen de la idol y la propia Mima alcanza su mayor tensión. El vínculo
entre esta forma de periodismo y la colectividad es en Perfect Blue una importante puerta
de entrada a la psique humana.

No sería aventurado afirmar que las construcciones del periodismo de


espectáculos son en buena parte responsables de la peculiar forma en la que surgen las
sombras de Mima, ya que tanto Uchida como Rumi se convierten en sombras al asumir
como verdadera la ilusión de la imagen mediatizada de Mima. Del mismo modo, la
fantasmal Mima idol (que vincula a Uchida, a Rumi y a la propia Mima) surge de la
oposición de la imagen mediática polarizada y de la realidad individual de Mima.

12
Esta clase de periodismo es un actor fundamental en la construcción de estrellas, modas, tendencias.
13
Esta transición es también la transición del lado luminoso (ego) al lado oscuro (sombra) de la psique. La
idol encarna valores inmaculados aceptados por la sociedad, mientras que la actriz encarna valores prohibidos
asociados con la sombra. Paradójicamente, es la idol la que funge como sombra.
Reafirmando la función de puente del periodismo de espectáculos, la cámara
vincula a los fotógrafos con los espectadores, introduciéndonos al colectivo –otro
elemento de gran importancia en el filme-, mediante una secuencia peculiar. Frente al
grupo de fotógrafos que cubren el espectáculo tokusatsu y el show de CHAM vemos pasar
a dos niños corriendo (los mismos que comentan sobre el tokusatsu)(fig.59), a quienes la
cámara sigue. Estos niños pasan frente a un grupo de tres fanáticos de CHAM que
intercambian y venden material relativo al grupo, en cuya ubicación la cámara se detiene,
permitiéndonos escuchar su conversación14. Otro fanático, que camina absorto y
mecánicamente ofrece una revista dedicada a CHAM, pasa frente al grupo de fans y ahora
la cámara lo sigue hasta que pasa frente a otro grupo de fanáticos que hablan sobre la
despedida de Mima, con quienes la cámara se detiene. Presenciamos su plática hasta que
dos fanáticos pasan frente a este grupo y la cámara sigue a estos últimos. Este par se
detiene y dirige su mirada hacia el grupo de jóvenes problemáticos.

figura 59 (Perfect Blue, 00:00:45)

Esta secuencia explicita la relación entre el medio del espectáculo y el público a


través del encadenamiento de la imagen de los fotógrafos con la imagen de los niños
corriendo. El encadenamiento visual donde la cámara rebota entre personajes, también
liga a todos los fans que esperan el espectáculo de CHAM, introduciendo con ello a un
personaje fundamental del cual no habíamos hablado y que incluso aparece antes que la
protagonista, contextualizando –al igual que el medio del espectáculo- su conflicto
psicológico: el colectivo15. Este colectivo aquí es más que una simple masa abstracta; por
el contrario, posee un rol activo dado que las reacciones de los fans tienen un eco en el
conflicto de Mima con su sombra, especialmente en el caso de Uchida y en el caso de “La
Habitación de Mima”. Las pláticas y comentarios de los fans de CHAM, presentes a lo largo
de la película, resaltan el valor del inconsciente colectivo.

14
Veremos en repetidas ocasiones a estos fans mientras expresan sus comentarios sobre los cambios de
Mima.
15
El “rebote” característico de esta escena resalta el fuerte vínculo entre los diversos grupos de fans, el
colectivo, y los medios. Es un uso de la cámara que permite connotar un valor propio de lo social, de
importancia enorme en el filme: el inevitable vínculo psicológico entre los elementos de una sociedad,
vínculo que en los filmes de Kon comúnmente aparece como un efecto dominó.
Si saltamos unas cuantas escenas, aún en la introducción del filme, vemos que el
colectivo también se delinea mediante la escena correspondiente a la figura 55, donde el
populoso Tokio aparece como imagen de fondo del rostro desdoblado de Mima. Por
tratarse del momento que anuncia la aparición de la sombra, bien puede considerarse que
la ciudad en tanto que conglomerado de individuos enmarca esta aparición, con lo que
desde el inicio del filme el colectivo queda íntimamente ligado al conflicto con la sombra.
Además, el metro, sitio donde por excelencia podemos tener un panorama general de una
sociedad, es el lugar donde se anuncia y cobra vida la sombra, como si ella emanara
naturalmente de estos sitios donde la presencia colectiva es fuerte (lo mismo ocurre con
“La Habitación de Mima”). A lo largo del filme las imágenes de fondo de la ciudad
acompañarán a las escenas que ocurren en el metro, lugar que junto a la ciudad
representa el inconsciente colectivo.

El papel del colectivo lo vemos también en otras obras de Kon. En la primera


escena de Paranoia Agent, a modo de preámbulo, escuchamos los pensamientos de los
pasajeros de un tren absortos en sus teléfonos móviles. De modo similar, en Paprika el
inconsciente colectivo cobra vida a partir del DC Mini.

Ahora, centrando nuestra perspectiva en los medios, retrocedamos hasta la escena


en donde veíamos a los fans por primera vez. Tras ella tenemos un corte directo y
pasamos al interior de un camerino donde las integrantes de CHAM, bajo la supervisión de
Rumi, se preparan para salir a escena. Las jóvenes estrellas aguardan la indicación, salen al
escenario, y en medio de ovaciones hacen aparición frente a su público. La cámara está
dirigida hacia la audiencia, de modo que en esta escena únicamente vemos las espaldas
de las integrantes del grupo. Fundido a Blanco. Aparece el título Perfect Blue. Esta escena
introduce otro aspecto importante en el conflicto de Mima: la cara oculta del espectáculo.
El camerino, la acción detrás de bambalinas; el que cuando sale CHAM al escenario sólo
veamos, desde la perspectiva opuesta al público, las espaldas de las integrantes, son
elementos que nos presentan esta faceta oculta, a partir de la cual la construcción que el
espectador asume como real se evidencia como artificio. Si hiciéramos una analogía (y en
Perfect Blue esa analogía es coherente) de la dualidad ego-sombra con el mundo del
espectáculo, su cara pública, visible y donde se asume la ilusión como verdadera
equivaldría al ego, mientras la cara oculta, lo que ocurre tras bambalinas y donde se
devela el artificio equivaldría a la sombra. El conflicto de Mima se sucederá en medio de la
tensión de estas dos caras del espectáculo.

Tras el título de la película pasamos a la ya antes mencionada escena en donde por


primera vez vemos el rostro de Mima (fig.55). En el interior del vagón, rodeada de
pasajeros, Mima escucha música a través de unos audífonos y sus manos siguen el ritmo
de la música. Como si se tratara de sus recuerdos, en flashback, vemos a Mima, como idol,
cantando en el concierto de CHAM. Corte directo, la música se interrumpe y bruscamente
pasamos a una escena de la vida cotidiana de Mima, donde ella, vestida de modo común,
realiza compras en un autoservicio (fig.60). Nuevamente regresamos al flashback del
espectáculo de CHAM. Otro corte como el anterior ocurre, pero en esta ocasión nos
muestra una grabación de Mima actuando, mientras sus representantes discuten el futuro
de la protagonista. De este modo, no sólo se presentan las caras oculta y pública del
espectáculo (inconsciente colectivo), sino también la privada y la pública de Mima
(inconsciente personal), las cuales también generarán una importante tensión en torno al
conflicto con la sombra.

Este modo en el que comienza la película tiene una función peculiar. Antes que ver
el rostro de la protagonista, incluso antes de presenciar el espectáculo de CHAM, se nos
presentan una serie de elementos esenciales en este enfrentamiento con la sombra: el
mundo del periodismo de espectáculos, la colectividad personificada por los fans y la cara
oculta del espectáculo. Estos tres elementos, fundamentalmente mediáticos y colectivos,
son el contexto en base al cual la sombra de Mima surgirá y cobrará forma, a la vez que
catalizan el conflicto con la sombra. Se trata de elementos de gran actualidad en los cuales
la psique colectiva e individual se proyectan fácilmente, permitiendo sondear la mente
humana. Esta misma introducción fílmica nos muestra, ya enmarcada en el mencionado
contexto, la división de la personalidad de Mima mediante la imagen reflejada, pero
también mediante la contraposición de la escena donde Mima como idol da su
espectáculo, de la escena donde Mima como persona común y corriente realiza sus
compras y de la escena donde Mima actúa (fig.60)16. El modo abrupto en el que se
suceden estas escenas es análogo al modo en el que las facetas de idol y actriz de Mima se
confrontarán, estando ella, como persona “común”, en medio de dicho conflicto.

16
“Hicimos cortes rápidos de una cosa a otra, tal y como si se tratara de una escena de combate, incluso si
no había ninguna acción de por medio. Esto ayudó a enfatizar la confusión de Mima, tal y como cuando
saltamos de la escena inicial del concierto a diferentes tomas de su vida cotidiana. Es una escena que la
muestra con sus dos máscaras puestas, la máscara de idol y la máscara normal.” Entrevista a Satoshi Kon en
https://web.archive.org/web/20110211225513/http://www.perfectblue.com/interview.html
figura 60 (Perfect Blue, 00:03:31)

Aún como parte de la introducción del filme nos es presentada una de las sombras
de Mima: Uchida. El modo en el que aparece este personaje revela mucho sobre su
naturaleza de sombra:

Primeramente aparece como un guardia de seguridad. En este sentido a la par que


sombra, Uchida es lo que Campbell llama “el guardián del primer umbral”17; el custodio de
la frontera entre el mundo desconocido de formas fantásticas y la seguridad del mundo
común. Este guardián deberá ser sorteado, vencido o engañado antes de que el héroe
pueda continuar con su aventura; él es los límites de lo permitido. Y en efecto, aquí
Uchida representa a la perfección, mediante el gesto con el que con su mano parece
controlar –proteger, envolver, limitar- a Mima (fig.61), los límites de la figura de la idol -lo
infantil, lo puro y “bueno”. Por lo tanto, Uchida, quien a lo largo del filme aparecerá
repetidas veces como guardia, será el principal opositor a que Mima cambie y entre en
contacto con el lado oculto y prohibido de su psique, representado por la faceta de actriz.
El papel de Uchida como guardián consistirá en tratar de contener a Mima en el lado
luminoso de su psique -la idol-, apareciendo como una figura que frecuentemente niega y
trata de asesinar a la Mima actriz.

figura 61 (Perfect Blue, 00:04:57)

17
“El guardián simboliza, de acuerdo con el Dr. Stekel "conciencia, o si se prefiere, el agregado de toda la
moralidad y restricciones que se presentan en la conciencia". "Freud —continúa el Dr. Stekel— describiría al
guardián como el ‘superego’. Pero en realidad es sólo un ‘interego’. La conciencia previene la intervención de
los deseos peligrosos y de las acciones inmorales. Éste es el sentido con que deben interpretarse los guardianes,
policías y oficiales en los sueños en general" (ibid., pp. 37-38). (El héroe de las mil caras, p. 52) En base a esta
cita bien vemos que Uchida representa esta barrera moral que pretende encasillar a Mima en los límites de lo
moralmente “bueno” y puro.” Él será el principal opositor a la inmoral Mima actriz.
En segundo lugar, Uchida es también un fan. Aunque el autonombrado Sr. Mi-
Manía en esta escena ya se muestra como un fan de Mima, este aspecto se volverá más
evidente a lo largo del filme a la par que también lo hace su faceta de sombra. En lo que
respecta a esta escena, él está del lado del público, y esto ya ayuda a situarlo como la
contraparte de Mima, aspecto que se consolida por su apariencia grotesca, opuesta a la
belleza de la protagonista (fig.62)18, y por el hecho que al ser el fan por excelencia,
representa la otra faceta de la idol, su público. La relación ego-sombra entre Uchida y
Mima no dista mucho del esquema que encontramos en La Bella y la Bestia19, aunque
aquí la bestia es esencialmente un enemigo que sólo se metamorfosea tras ser aniquilado.

figura 62 (Perfect Blue, 00:08:12)

En tercer lugar, Uchida parece ser una emanación de la mente de Mima. La escena
del espectáculo, al ser vista desde los recuerdos de Mima, está impregnada de un fuerte
componente subjetivo, interno. De este modo tenemos una indicación de que Uchida, al
aparecer en este flashback, está ligado al inconsciente de Mima. Si se trata de una
persona de carne y hueso o de una fantasía de Mima es un aspecto que no se clarifica
para la protagonista, quien constantemente delirará con un Uchida que la acosa20. En
tanto que sombra, Uchida, al igual que la Mima idol, encarna aspectos ocultos de la psique
de Mima. Los límites que Uchida representa en tanto que guardia de seguridad son los
límites morales con los que Mima se topa en su camino hacia la integración de la sombra.

18
En este contexto nótese el uso de picada y contrapicada en esta escena.
19
La forma de la Bella y la Bestia suele representar la reunión de los opuestos, la coniuncitio. Musicalmente,
el metal ha desarrollado una estética explícitamente basada en este concepto, donde las voces masculinas
agresivas y graves se acompañan con angelicales y agudas voces femeninas.
20
En el filme el saber si este fan es una fantasía o una persona real carece de importancia, pues lo que
podríamos llamar la realidad de Mima aparece constantemente distorsionada por notas internas que impiden
presenciar una realidad objetiva. Además, esta presunta realidad está ante todo en función de la representación
del conflicto de Mima; como hemos mencionado anteriormente, es un pretexto que permite retratar este
conflicto.
A partir de la presencia de Uchida vemos como ya en el espectáculo la sombra
(Uchida) y la faceta luminosa (Mima) coexisten.

El último elemento que tenemos como parte de la introducción del filme es “La
Habitación de Mima”, sitio web que se da a conocer gracias a la carta que un fan le da a
Mima. El modo en el que ocurre esta escena también es revelador: Primero vemos a Mima
abriendo la puerta de su departamento; en elipsis y de regreso al flashback, Tadokoro
abre una puerta por donde las integrantes de CHAM salen. Sus admiradores las despiden y
uno de ellos le entrega a Mima una carta y le dice: “Siempre veo “La Habitación de
Mima””. La protagonista, sorprendida alza la mirada y de nuevo, en elipsis, regresamos al
momento en el que Mima, dirigiendo su mirada hacia la ciudad, está a punto de entrar a
su hogar. La habitación es aquí una metáfora del inconsciente y posee un gran significado
en el conflicto de Mima, pues es el sitio donde con mayor tensión se revela la lucha de
Mima con su sombra y donde sus fantasmas cobran forma; un espacio interior, privado,
donde la verdadera personalidad lucha por salir a flote. Aquí es donde por primera vez el
conflicto con la sombra se vuelve patente (a través de un fax y una llamada amenazantes)
y también donde, al final del conflicto, tiene lugar el enfrentamiento entre Rumi-Mima
idol y Mima. Sin embargo, en este filme existen dos habitaciones; la habitación física,
donde el inconsciente individual surge con facilidad, y el sitio web La Habitación de Mima,
donde el inconsciente colectivo cristaliza. Ambas obligan a la protagonista a confrontarse
con sus demonios y a hacer surgir su “verdadero ser”, aquel que está conformado por la
sombra y la luz, un ser íntegro.

El conflicto entre Mima y sus sombras. La escisión de la personalidad y la


aparición de la fantasmal Mima idol.

Ya dentro de su cuarto, dominado por elementos infantiles, Mima se deshace de


todos los elementos ligados a su vida de idol. Pareciera que este acto desencadenara la
actividad de la sombra, pues a los pocos momentos Mima recibe una llamada telefónica
donde sólo se escucha una voz jadeante y un amenazante fax donde aparece la palabra
“Traidora” múltiples veces21. Tras recibir el fax, Mima, asustada, observa por la ventana

21
“Y así sucede que si alguien, en cualquier sociedad, escoge para sí la peligrosa jornada a la oscuridad y
desciende, intencionalmente o no, a las torcidas curvas de su propio laberinto espiritual, pronto se
encuentra en un paisaje de figuras simbólicas (cualquiera de ellas puede tragarlo) (…). En el vocabulario de
los místicos, ésta es la segunda etapa del Camino, la de “purificación del yo”, cuando los sentidos están
“humillados y limpios”, y las energías e intereses “concentrados en cosas trascendentales”; o en un
como si alguien la espiara y cierra las cortinas. Corte directo y pasamos a la escena donde
ella ensaya su única línea: “Disculpe. ¿Quien es usted?”, frase recurrente que pareciera ser
una pregunta que ella misma se hace con respecto a su propia identidad, y que gana en
dramatismo según se acentúa el encuentro con la sombra, a partir de lo cual la
personalidad de Mima quedará en entredicho.

Las cualidades de su faceta como actriz, que desde este momento se desarrollará,
se oponen psicológicamente a las cualidades de su faceta como idol. Mientras mayor sea
su actividad como actriz, la cual despertará aspectos psicológicos hasta entonces ocultos
como la sexualidad, mayor será la tensión psicológica con la sombra22. Esto lo vemos
cuando, interrumpiendo la actuación de Mima, una carta bomba dirigida a ella (al igual
que el fax, un medio por el cual la sombra se manifiesta) explota en las manos de
Tadokoro, hiriéndolo. La carta tiene una nota, que Mima alcanza a leer: “Esta es una
advertencia. La siguiente será verdadera”. Relacionando esta carta con la actividad de la
sombra, momentos antes una nerviosa Mima ve aparecer, en medio de la producción, a
Uchida23, cubierto por las sombras (fig.63).

figura 63 (Perfect Blue, 00:16:14)

vocabulario más moderno: éste es el proceso de disolución, de trascendencia, o de trasmutación de las


imágenes infantiles de nuestro pasado personal.” (El héroe de las mil caras, p. 63)

22
“Allí donde son reprimidos o desdeñados (los símbolos culturales), su específica energía se sumerge en el
inconsciente con consecuencias inexplicables. La energía psíquica que parece haberse perdido de ese modo
sirve, de hecho, para revivir e intensificar todo lo que sea culminante en el inconsciente; tendencias que,
quizá, no tuvieron hasta entonces ocasión de expresarse o, al menos, no se les permitió una existencia no
inhibida en nuestra consciencia. Tales tendencias forman una "sombra" permanente y destructiva en
potencia en nuestra mente consciente. Incluso las tendencias que, en ciertas circunstancias, serían capaces
de ejercer una influencia beneficiosa, se transforman en demonios cuando se las reprime.” (El hombre y su
símbolos, p.93)

23
El que Uchida acose a Mima, el que la siga a todos lados, también es una característica recurrente de la
sombra.
A partir de este momento el set de filmación y la historia de la serie Double Bind
pasarán progresivamente a convertirse en extensiones del inconsciente de Mima, con lo
que se volverá más difícil disociar realidad y delirio.

Pero no sólo el set y la serie televisiva se abren como puertas hacia la psique;
también lo hace el internet. Tras la escena de la carta que explota, Rumi asiste a Mima
para que pueda acceder a “La Habitación de Mima”. Mima, ya sola, visita el sitio y se da
cuenta que su contenido es extremadamente preciso, casi como ella misma lo hubiera
escrito. Al principio este hecho le parece gracioso, pero después la perturba. Visualmente
la aparición de este sitio también está marcada por la presencia de reflejos (fig.64)24,
gracias a los cuales podemos decir que La Habitación de Mima también es una extensión
de la mente de Mima, y de ahí que la propia Mima se identifique con los contenidos de la
página. Sin embargo, este sitio, gracias a su naturaleza que permite interconectar a las
personas, también es una extensión del inconsciente colectivo, así como el punto de
encuentro entre las sombras de Mima (Rumi, quien lo escribe, y Uchida, quien es
manipulado por sus contenidos). Recalcando aún más el vínculo de La Habitación de Mima
con el conflicto de personalidad de la protagonista, Mima abre un archivo de audio donde
su propia voz repite incesantemente: “Disculpe. ¿Quién es usted?”, con lo que en elipsis
pasamos al set de filmación, donde Mima pronuncia esta misma línea de diálogo.

figura 64 (Perfect Blue, 00:19:09 y 00:21:47)

Tras reanudar la grabación, se abre la puerta para que la historia de la serie se


entrelace con el conflicto de Mima mediante una pequeña indicación visual: el anuncio
espectacular de la serie, que por primera vez sabemos que se llama Double Bind, aparece
en una escena donde el metro pasa frente a él, cubriéndolo (fig.65). Dada la significación
del metro (inconsciente colectivo) y del nombre de la serie (el desdoble de personalidad
de Mima, la aparición de la sombra), esta escena puede fácilmente verse como la
proyección del inconsciente colectivo en la serie donde actúa Mima. Este inconsciente

24
Aparte de los reflejos ilustrados por la figura 64, las imágenes de Mima que contiene el sitio también
funcionan como reflejos.
colectivo también se deja ver en la siguiente escena, donde el grupo de tres fans de Mima
entra a librería y discuten sobre la poca presencia que Mima tiene en la serie. Uno de ellos
dice:

FAN: ¡Que alguien salve a Mimarin! ¡Por favor! (Perfect Blue, 00:25:01)

figura 65 (Perfect Blue, 00:24:30)

Uchida, quien se encuentra en la librería, el rostro oculto por un libro que lee de cerca, al
escuchar estas palabras responde descubriendo su rostro; sus labios dibujan una mueca
de felicidad. De este modo la sombra, alimentada por el colectivo, continuará con más
fuerzas su oposición a la nueva faceta de Mima.

Double Bind comienza a entrelazarse explícitamente con el conflicto de Mima, cuyo


personaje en la serie, la hermana de una modelo víctima de asesinato, tras convertirse
también en modelo es violada en un club25. La realización de esta escena de violación
implica para Mima acercarse drásticamente a los aspectos de su sombra; es así que otra
de las sombras de Mima, la fantasmal Mima idol aparece por primera vez a partir de un
reflejo que cobra vida (fig.56) y dice a Mima:

25
Eventualmente se descubrirá que la joven interpretada por Mima en “Double Bind” asume la identidad de
su hermana asesinada y a su vez se dedica a asesinar a otras modelos siguiendo el modus operandi del asesino
de su hermana, quien despellejaba a sus víctimas, acto que sugiere una apropiación de la personalidad de las
víctimas. Este drama donde la personalidad se confunde se enlazará progresivamente con el propio conflicto
de Mima.
FANTASMAL MIMA IDOL: ¡Me rehúso absolutamente a hacerlo! (Perfect Blue,
00:30:30)

Corte directo y pasamos a una escena que también es un reflejo, pero generado a
partir del espectáculo. A partir de las múltiples cámaras de una cabina de control vemos a
Mima preparándose para interpretar la escena de violación (fig.67 y fig.68). Mima está
ataviada con ropas de bailarina exótica y situada en un círculo de baile; en medio del
equipo de producción vemos aparecer nuevamente a Uchida, cubierto por las sombras.

figura 67 (Perfect Blue, 00:30:46)

figura 68 (Perfect Blue, 00:32:01 y 00:34:14-último cuadro-)

Comienza la grabación y la personaje que interpreta Mima, después de realizar un


baile erótico, es violada por los asistentes del club (fig.68. Nótese el constante uso de los
reflejos a partir de las pantallas para representar esta escena que supone un gran paso
hacia el encuentro con la sombra). Presente durante esta grabación, Rumi se enfada al ver
lo explícito de la escena y en lágrimas abandona la sala. Mientras aún se lleva a cabo la
escena de violación, la mirada de Mima se pierde entre los reflectores. Mima comienza a
fantasear con una multitud de fanáticos que la ovacionan mientras ella, caracterizada
como idol, extiende sus brazos hacia su público (fig.69) Esta imagen representa el climax
de la tensión entre la Mima idol y la Mima actriz, donde los dos opuestos al no encontrar
el equilibrio adecuado se disputan la personalidad de la protagonista, y será un punto de
ruptura del ya precario equilibrio de las dos partes: ego y sombra. Durante esta escena la
multiplicación de las imágenes de Mima a través de las pantallas encarna perfectamente
la fragmentación de la personalidad que se acentúa con esta actuación, con el contacto
con el lado reprimido de la personalidad. Por otro lado, el que veamos esta escena en gran
parte a través de las pantallas demuestra el valor de la imagen mediática para hacer surgir
a la sombra, como si a través de la representación ligada a la actuación y a la televisión,
resultara más fácil hacer surgir a la sombra.

figura 69 (Perfect Blue, 00:34:54)

En consonancia con la significación de la escena anterior, las sombras de Mima


comienzan a ganar en fuerza. Mima regresa a su departamento, y ahí encuentra a sus
peces muertos, hecho que parece ser un sabotaje de la sombra en protesta por la escena
de violación. Rompe en llanto y enojo; acto seguido, la fantasmal Mima idol vuelve a
aparecer frente a Mima, esta ocasión mediante un reflejo en la pantalla de la
computadora (fig.70) y presentando una oposición más activa frente a la Mima actriz
(quien en este momento explota en llanto y enojo por haber realizado la escena de
violación), burlándose de ella e increpándola.

FANTASMAL MIMA IDOL: ¿Ves? ¿No te lo dije? ¿Ése es el trabajo que tanto
querías? ¡Ésa es una tontería! (Perfect Blue, 00:37:12)

El énfasis que hasta ahora hemos puesto en el valor de los reflejos y del internet permite
fácilmente ver que la fantasmal Mima idol emerge naturalmente a partir de la pantalla de
la computadora como muestra de su naturaleza ligada a la web y al inconsciente colectivo.
Recordemos que esta sombra no se genera sólo a partir de la psique de Mima, sino que
Rumi y Uchida (la industria del espectáculo y los fans) participan de ella.

Hay un par de elementos a resaltar en esta escena. El primero destaca el rol de


sombra de la fantasmal Mima idol, pues cuando Mima, enojada por las burlas de la
aparición, lanza un cojín contra el reflejo del monitor, termina por encontrarse con su
propio reflejo, imagen con la cual la correspondencia entre Mima y su sombra quedan
sentadas (fig.70). El segundo aspecto tiene que ver con un elemento recurrente que hasta
el momento habíamos dejado de lado: los peces. Ellos, íntimamente ligados al cuarto de
Mima aparecen desde las primeras escenas como parte de la decoración, tanto como
motivos estampados en las cortinas (fig.64), como peces reales (los peces que
simbólicamente mueren como consecuencia de la escisión de la personalidad), y los
vemos en momentos claves del encuentro con la sombra, como lo muestran las figuras 64
y 70. En Aion, contribución a los símbolos del sí-mismo, Jung realiza un amplio análisis del
símbolo del pez en relación al sí-mismo. Aunque este análisis es vasto y no limita a este
símbolo a un significado único, la siguiente cita podría ayudarnos en una posible
interpretación de este símbolo dentro del contexto del fime: “Como lo he mostrado, la
simbólica alquímica del pez lleva en línea directa al lapis philosophorum, el salvator,
servator y deus terrenus, es decir, psicológicamente, al sí-mismo. Con ello surge en lugar
del pez un nuevo símbolo: un concepto psicológico de la totalidad humana. (Aion, p.192)
Desde esta perspectiva, el que el símbolo del pez aparezca únicamente en el cuarto de
Mima apunta a que la totalidad, el pez, es ante todo un fenómeno psicológico. Asimismo,
el pez, al acompañar los momentos donde surge la sombra en las figuras 64 y 70,
simboliza la totalidad que sólo puede ser posible mediante la asimilación de dicha sombra.
En base a esta misma lógica, los peces que Mima cree ver muertos (porque al final de esta
escena, después de que Mima se da cuenta de que sólo ataca a su propio reflejo, vemos
que los peces están vivos en realidad) representan una aparente imposibilidad por
conciliar ego y sombra y alcanzar la totalidad. Sin embargo, el que Mima se reconozca a sí
misma en la fantasmal Mima idol es el acto que rompe la ilusión y muestra que los peces
continúan con vida; la totalidad que ellos representan sigue siendo factible, pues el
reconocimiento de que la heroína y la sombra son una misma es condición necesaria para
la asimilación de la sombra, para alcanzar la totalidad.
figura 70 (Perfect Blue, 00:37:16)

Un par de párrafos atrás mencionábamos que la fantasmal Mima idol tiene una
naturaleza ligada a la web y que Uchida y Rumi participan de esta sombra; esto es
evidente en la escena siguiente. En rápida sucesión vemos textos de La Habitación de
Mima donde la presunta estrella reniega de su faceta de actriz y anhela sus días de idol;
en voz en off escuchamos la voz de la idol leyendo estos textos. Corte directo y vemos a
Uchida frente a la computadora, en su habitación repleta de posters de Mima, moviendo
los labios como si él mismo fuera el que hablara con la voz de la idol. Esta escena sirve
para mostrar lo siguiente: que Uchida participa de la fantasmal Mima idol, y en tanto que
sombras ellos dos se encuentran íntimamente relacionados (el que Uchida hable con la
vos de la idol); y que La Habitación de Mima, el internet, es el vínculo de estas dos figuras
y el sitio donde inconsciente individual y colectivo se interrelacionan del mismo modo que
lo hacen Uchida y la fantasmal Mima idol.

Internet no es el único medio masivo que tiene un papel importante en la


peculiar gestación de las sombras de Mima. En la escena siguiente vemos a través del
lente de una cámara a una Mima investida de profesionalismo dando una entrevista en la
cual habla acerca de su actuación; una disolvencia transforma el rostro que vemos a
través de la cámara en la fotografía de un artículo impreso (fig.71), el cuál es leído por los
tres fans, quienes critican el cambio de imagen de Mima. Los comentarios de estos fans se
intercalan con otras escenas de Mima dando entrevistas por la televisión. Uno de los fans
dice:
FAN: Estoy seguro de que los fanáticos de Mimarin están llorando por ti. (…)
Probablemente estén sollozando “Esa no es Mimarin!” (Perfect Blue 00:38:25)

Uchida, quien se encuentra cerca de los fans escucha esto; en sus manos tiene una
revista destrozada por la ira de ver a su inocente ídolo ensuciada. La transición del medio
televisivo al medio impreso, el modo en el que la entrevista de Mima se intercala con los
fanáticos y la reacción de Uchida muestran la importancia del inconsciente colectivo en
la relación con la sombra, a la vez que destacan el papel de los medios y del público en la
generación de las sombras de Mima.

figura 71 (Perfect Blue, 00:38:06)

El conflicto entre Mima y sus sombras. Las sombras hostiles y la matrioska de mises en
abyme.

Es a partir de este contexto de los medios masivos y del internet que la tensión
entre Mima y su sombra se agravará, pues posteriormente la vemos frente a la
computadora (el espejo del inconsciente a partir del cual la sombra aparece frente a la
protagonista), visitando La Habitación de Mima y leyendo el diario que quien usurpa su
identidad escribe. Mima se enfada porque el diario del sitio web la presentan molesta con
su faceta de actriz:

DIARIO DE MIMA EN INTERNET: 24 de Junio: Ayúdenme, todos… ¡Todos están


forzándome a hacerlo! ¡Todo es culpa del guionista! ¡Auxilio! ¡Auxilio! ¡Auxilio!
¡Auxilio! ¡Auxilio! ¡Auxilio!

MIMA: ¡Esto... esto no es cierto! ¡Yo no escribí nada de esto! (Perfect Blue
00:39:06)

Respondiendo a las palabras de Mima, una fotografía de Mima idol en el sitio web
cobra vida (como en ocasiones anteriores, la sombra surge fácilmente a partir del
internet) (fig.72) y le responde lo siguiente:
FANTASMAL MIMA IDOL: ¡Por supuesto! ¡La Mima real está escribiendo esto! Sé
que profundo dentro de tu corazón quieres volver a ser una Pop Idol.

M: ¡No! Yo ya no soy...

FMI: ¿Ya no eres qué? Oh, sí, ya no eres una Pop Idol. Ahora eres una mujer
asquerosa. ¡A nadie le gusta las idols con reputación manchada! (Perfect Blue
00:39:21)

Este ataque de la sombra tiene efecto sobre Mima, quien sufre a causa de lo que
su otro yo le recrimina; como respondiendo a este desequilibrio vemos un insert donde
una masa de fans gritan el nombre de Mima y la aclaman. En medio de este clamor vemos
correr, en un espacio blanco, a la fantasmal Mima idol, quien emerge de la computadora
como una entidad que ya no depende de los reflejos para existir (fig.72)26, y dice a una
abatida Mima:

FANTASMAL MIMA IDOL: Ahora no puedes regresar a la luz de ese reflector... Pero
eso está bien. Yo estoy aquí. De ahora en adelante, estaré en la luz, y tú
permanecerás en la sombra27. (Perfect Blue 00:39:55)

26
“A decir verdad, pensé largo y tendido sobre el mejor modo en el que la otra Mima debería aparecer, y
fue Murai quien llegó con la idea de Internet: la página “La Habitación de Mima”. De este modo decidimos
crear todos los cuartos para que evocaran la misma cosa. Hay tres “pantallas” en el cuarto donde Mima vive:
una televisión, una PC y una pecera con las mismas dimensiones de 3x4 de un monitor. Esto lo hicimos
porque quríamos dar un sentido de realidad diluida, como si todos los eventos tuvieran lugar adentro de
una pantalla de TV de alguna clase.” Entrevista a Satoshi Kon en
https://web.archive.org/web/20110211225513/http://www.perfectblue.com/interview.html

27
Aunque gracias a sus características la fantasmal Mima idol se muestra perfectamente como una sombra, la
repartición tradicional de valores entre el ego y la sombra parece estar invertida aquí, pues la sombra, la
fantasmal Mima idol, encarna a partir de su figura inmaculada e inocente los valores que, aceptando la moral
tradicional, podemos considerar como “buenos”, mientras que el ego se inviste de valores sexuales que en
base a la misma moral resultan “despreciables”. Sin embargo un posicionamiento maniqueo aporta poco o
nada en cuanto a la comprensión de este conflicto con la sombra, ya que al revisar las constantes en la obra de
Kon vemos que por regla general la sombra que se presenta bajo una apariencia pura y tierna esconde un lado
grotesco y “despreciable”, con el cual ella se encuentra inevitablemente vinculada. Así vemos que en Perfect
Blue, detrás de la joven y bella fantasmal Mima idol se encuentra una mujer madura, demente y de físico poco
agraciado (aspecto contundentemente representado cuando Mima estrangula a su sombra, provocando que el
rostro grotesco de Rumi se muestre); del mismo modo, el deforme Uchida, la sombra de apariencia
monstruosa, es el mejor aliado de la angelical y fantasmal Mima idol. En Paranoia Agent el tierno Maromi es
la fuente de donde surge el jekylliano Chico del Bate. En estos casos, pareciera que el aspecto inmaculado de
la sombra es simplemente un efecto mediático y moral, y que lo que se nos presenta como bondad
incorruptible es donde con mayor fuerza se esconde la sombra ogrezca. Esto abre una reflexión sobre la
influencia de los medios masivos en nuestra actividad psicológica, pero también advierte sobre los peligros de
la polarización maniquea, de la negación del mal que tanto prevalece en la actitud mediática de nuestras
sociedades.
Por otro lado, en Perfect Blue hay una danza entre ego y sombra donde por momentos resulta poco
claro quién es la sombra y quién es el ego (y las escenas donde realidad y delirio se contienen mutuamente
figura 72 (Perfect Blue, 00:39:23)

La fantasmal Mima idol continúa atacando a Mima (aquí la cámara muestra una
contrapicada que establece la jerarquía entre ego y sombra, pues Mima está tirada en el
suelo y la aparición está de pie, imponiéndose visualmente) (fig.73):

FANTASMAL MIMA IDOL: Ya no le agradas a nadie. ¡Estás manchada! ¡Asquerosa!28

MIMA: ¡Basta! ¡Detente! ¡No estoy manchada! ¡Espera! (Perfect Blue, 00:40-16)

ayudan a crear esta confusión), pues ambos aspectos se entrelazan de modo indisociable. Así es que el ego,
Mima, es quien se acerca al lado oculto, mientras que la actividad de las sombras, de modo contrario a otros
ejemplos de este enfrentamiento, buscará que Mima se encasille en una personalidad unidimensional.
Finalmente en esta peculiar danza entre ego y sombra es difícil de diferenciar claramente los límites entre
ellos, debido a la naturaleza misma del conflicto con la sombra, donde se asistimos a la paradoja de que esos
aspectos que no reconocemos como nuestros lo son inevitablemente. En este conflicto también existe una
crisis de identificación con la sombra, donde el equilibrio entre los valores del ego y los valores de la sombra
resulta confuso.
28
“La cultura favorece el desarrollo del hemisferio lógico izquierdo y promueve la lucha que sostiene el ego
individual, desalentando, al mismo tiempo, el crecimiento del hemisferio intuitivo derecho y la materia carnal.
Esta división, como el cauce de un río, termina escindiendo en dos partes la superficie de nuestra cultura y
generando, con ello, todo tipo de polaridades: carne/espíritu, pecador/inocente, animal/divino,
egoísta/altruista. Las terribles consecuencias de este paradigma -el cuerpo enajenado como sombra- para
nuestra vida en general son la culpabilidad y la vergüenza con la que suelen estar asociadas nuestras propias
funciones corporales, la pérdida de la espontaneidad de nuestros movimientos…” (Encuentro con la sombra,
p. 68)
La fantasmal sombra sale por la ventana de la habitación mientras se ríe
burlonamente. Mima la persigue, pero es detenida por el cristal de la ventana, donde se
topa cara a cara con su propio reflejo (fig.73). Esta imagen reitera a la fantasmal Mima
idol como un producto de la propia mente de la protagonista e indica que el conflicto
entre ambas figuras tiene una naturaleza psicológica.

Esta escena reviste una importancia especial pues en ella vemos que la fantasmal
Mima idol se comporta como muchas otras sombras, adquiriendo una existencia
independiente, tan esquiva como acosadora, y confrontando sin piedad al ego. Con esta
existencia independiente, a modo de un doppelgänger, la polarización aumenta, y los
ataques de la sombra se volverán más insistentes, llevando a la protagonista hacia una
inevitable crisis de personalidad. En el último cuadro de la figura 72 podemos ver, al
fondo, la presencia de peces en la decoración que, en tanto que símbolos de totalidad,
adecuadamente enmarcan la imagen de Mima y su sombra.

figura 73 (Perfect Blue, 00:40:08)

Tras este encuentro la sombra gana en fuerza y en consecuencia el guionista de


Double Bind es asesinado. Es simbólico que su asesino (Uchida) haya colocado una hoja
con el nombre de la serie (que representa la faceta de actriz de Mima) cubierta de sangre
en el cajón de estacionamiento de su víctima, y que lo atrajo al sitio de su muerte
mediante una grabadora que reproducía una canción de CHAM (que representa la faceta
de idol). Así, el asesinato del guionista es un intento de las sombras por limitar a Mima a
un solo aspecto de su personalidad, la de idol.

Como parte de esta misma lucha entre sombra y ego vemos a Uchida, quien
aguarda a que inicie un concierto de CHAM, observando mediante una videocámara un
cartel del grupo con las dos integrantes lado a lado. La cámara, desde una toma subjetiva
centrada en Uchida, se acerca al cartel y un fundido encadenado nos muestra, como si
estuviera en medio de las dos integrantes, el rostro de Mima. Ahora la cámara retrocede y
nos revela que este rostro en realidad es el reflejo de Mima a través de un retrovisor
(fig.74). Mima, en el interior de un carro, escucha la noticia del asesinato del guionista. Es
interesante que en esta escena la lente de la cámara es el medio a través del cual la
fantasía de Uchida se revela (nuevamente la imagen audiovisual es el soporte de la
sombra). Esta fantasía, se nos revela mediante el retroceso de la cámara, no es más que la
doble de Mima -su reflejo, su sombra-.

figura 74 (Perfect Blue, 00:43:15)

La sombra, la fantasmal Mima idol, vuelve a aparecer frente a Mima. Esta vez
cuando Mima observa por la ventana a un automóvil en sentido contrario donde viaja la
fantasmal Mima idol, quien al cruzarse le dice a Mima con respecto a la muerte del
guionista:

FANTASMAL MIMA IDOL: Esto te funciona, ¿verdad? (Perfect Blue, 00:44:01)

Mima, impactada, abandona el vehículo y persigue a su sombra.

La polarización aumenta cuando Mima participa en una sesión de fotos eróticas29;


la música del concierto de CHAM, anunciada por el sonido de los disparos de la cámara, se
superpone gradualmente a esta escena y las imágenes de esta sesión se intercalan
rápidamente con imágenes del concierto. Uchida apunta su cámara en medio de las dos
integrantes de CHAM. En una toma subjetiva a través de la lente de la cámara de Uchida,
otro fundido encadenado nos muestra nuevamente, en medio de sus antiguas
compañeras, el rostro de Mima (fig.75) y a la vez sirve para llevarnos, en elipsis, a un baño
donde Mima, nerviosa e indecisa, se refugia a mitad de la sesión de fotos. En este baño
aparece nuevamente la fantasmal Mima idol, quien confronta a Mima. Durante el diálogo
que tiene lugar la cámara primero nos muestra en primer plano el rostro de la fantasmal

29
“La mayor parte de nosotros tiende a creer que la sombra es invisible y que se oculta en los rincones de
nuestra mente. Sin embargo, quienes trabajan de manera regular con el cuerpo humano y han aprendido su
lenguaje son capaces de discernir en él la silueta oscura de la sombra. La sombra se halla esculpida en
nuestros músculos, en nuestros tejidos, en nuestra sangre y en nuestros huesos.” (Encuentro con la sombra,
p. 68) Al respecto considérese el valor de la escena de violación y de la sesión de fotos eróticas, actos donde
la virginal Mima se ve obligada a convivir con su faceta carnal, en el surgimiento de la sombra.
Mima idol y posteriormente, en contracampo, el rostro de Mima (fig.76), sucesión de
cuadros mediante la cual se refuerza la complementariedad de estas dos facetas de Mima,
dando un resultado conceptual muy similar al del juego de rostros en Persona o en La
Princesa y el Guerrero. La sombra dice:

FANTASMAL MIMA IDOL: ¿Ves? ¿No te lo dije? Hubieras seguido como una Pop
Idol.

MIMA: ¿Quién eres tú?

FMI: ¿Yo? Yo soy una Pop Idol. Todos me están esperando. Así que me iré a cantar
con Rei y Yukiko nuevamente. (Perfect Blue, 00:46:03)

Tras estas palabras la fantasmal Mima idol abre una puerta que a modo de
transición nos regresa al concierto, donde en medio de las ovaciones de sus fans, ella
aparece en escena al lado de sus antiguas compañeras (fig.77). Tras terminar su número
se avienta en medio de la multitud de fans, donde la perdemos de vista.

figura 75 (Perfect Blue, 00:45:50)

figura 76 (Perfect Blue, 00:46:20)


figura 77 (Perfect Blue, 00:46:31)

Desde que Uchida apunta su cámara hacia el cartel de CHAM hasta la aparición de
la fantasmal Mima idol asistimos a una secuencia donde, a partir del manejo de los
elementos simbólicos y audiovisuales, se muestra un punto de inflexión entre la sombra y
el ego. Aquí la mirada que surge de la cámara del fan tiene la propiedad mágica de
invocar, a través de la imagen mediática, la presencia de la sombra. Esta mirada también
es el eje a partir del cual se estructura la secuencia en cuestión. Analicemos las funciones
de dicha mirada.

-Revela la presencia de la sombra a la vez que la vincula al ego. En tres ocasiones,


de modo progresivo, la mirada a través de la cámara llena el vacío dejado por Mima
creando imágenes fuertemente vinculadas a la sombra. La primera ocasión ocurre cuando
la cámara se centra en el cartel de CHAM; aquí se indica la presencia de la sombra
mediante la sobreposición del rostro reflejado de Mima al cartel del grupo, como si el
“otro yo” de la Mima actriz fuera conjurado por Uchida para rtornar a su faceta de idol. La
segunda ocasión tiene lugar cuando la cámara muestra, en medio de las dos integrantes
de CHAM, el rostro de una nerviosa Mima a punto de ser encarada por su sombra. En la
tercera ocasión Uchida retira la cámara de sus ojos; cuando lo hace no sólo evoca una
imagen de Mima, sino que la sombra -la fantasmal Mima idol- emerge en medio del
espectáculo como una entidad independiente y opuesta a la Mima actriz, ya no como un
reflejo de una lente. Es en este momento cuando la escisión entre Mima y su sombra se
vuelve mayor, con lo que esta progresión que inició con una indicación de la sombra a
partir del reflejo de Mima, culmina con la presencia de una sombra independiente que ha
ganado en fuerza. Esta progresión también nos lleva del inconsciente individual al
inconsciente colectivo, del reflejo del rostro de Mima en el retrovisor a la aparición en
público de la fantasmal Mima idol.

-Es el puente entre el inconsciente individual y el inconsciente colectivo. Esto


porque la lente de la cámara actúa como un agujero de gusano que empalma el conflicto
personal de Mima con el espectáculo, un evento colectivo por excelencia. En el mismo
tenor, la fantasmal Mima idol cobra vida y es calurosamente recibida por los fanáticos que
presencian el espectáculo, explicitándose así como una sombra en buena parte colectiva
(esta sombra incluso comulga con sus seguidores bajando al escenario y perdiéndose
entre la muchedumbre que forman). No hay que olvidar que Uchida, quien maneja la
cámara, es un importante representante del inconsciente colectivo. La relación entre el
conflicto de Mima y el show también es reforzada por el montaje en paralelo de esta
secuencia.

-Representa a la imagen mediática. Es la lente de la cámara la que potencia la


aparición de las sombras y la progresión que concluye con la aparición de la fantasmal
Mima idol. Pero no sólo se trata de la lente de Uchida, sino también de la lente de la
cámara del fotógrafo de desnudos y de las lentes de todos los periodistas que cubren de
flashes el escenario donde canta CHAM. El frenético sonido de los clicks de estas cámaras
acompaña los ires y venires del montaje en paralelo y a nivel sonoro enfatiza el papel de lo
mediático. La sombra, al final de esta escena, surge de modo independiente y activo en
medio de un espectáculo, un evento mediático.

El espectáculo no es el único sitio donde se manifiesta a nivel colectivo la


fantasmal Mima idol; el internet, como puerta del inconsciente colectivo, también ve
surgir la presencia de esta sombra. Uchida, molesto por la publicación de las fotos eróticas
de Mima en una revista, ha comprado una cantidad enorme de ejemplares para evitar ver
manchada la imagen de su estrella. En su habitación, frente a la computadora, responde a
los mails de Rumi-fantasmal Mima idol, a quien el fan considera la verdadera Mima. Los
correos del alter ego de Rumi son leídos por Uchida y por una multitud de posters de
Mima que en el delirio del fan cobran vida (fig.78); como en escenas atrás, la voz que
escuchamos salir de los labios del fan es la voz de Mima:

RUMI-FANTASMAL MIMA IDOL: Para el Sr. Mi-Manía: Gracias por los e-mails que
envías cada día. Tú me crees, ¿cierto? ¡Esa no soy yo! ¡Ella es una impostora!

UCHIDA: Por supuesto. Mimarin nunca haría tal cosa. Yo te protegeré, tú eres la
verdadera Mimarin.
R-FMI: Confío en ti, Sr. MI-MANÍA. No cambiaré ni un poco. Siempre estaré
contigo. Pero esa impostora sigue interponiéndose en mi camino. ¿Qué debo
hacer?

U: Yo me haré cargo de ella.

R-FMI: ¡Gracias, Sr. Mi-manía! (Perfect Blue 00:48:26)

Contrario a lo que ocurre con las palabras de Mima, lo que escribe Uchida no es
leído en voz alta y únicamente lo vemos aparecer en la pantalla de la computadora,
como si la personalidad del fan sólo fuera un contenedor de la de su ídolo. Cuando
Uchida responde que se hará cargo de la Mima a la cual considera una impostora, vemos
aparecer a su lado a la fantasmal Mima idol, quien le dice (fig.78):

FANTASMAL MIMA IDOL: Tú eres el único del cual puedo depender. (Perfect Blue
00:49:05)

La fantasmal Mima idol abraza a Uchida en una imagen que, apoyada por el hablar
de Uchida con la voz de Mima, sintetiza la interrelación entre estas dos sombras de Mima.
La frontera entre las diferentes sombras de Mima; Uchida, la fantasmal Mima idol y Rumi
resulta difusa y, como bien vemos en esta escena, se entrelazan e influyen mutuamente.
Así como en la mente humana los símbolos y las formas psicológicas que representan se
entrelazan inevitablemente, estas sombras que emergen de la tecnología y del
espectáculo son facetas de un mismo proceso: la realidad psicológica de Mima y de su
sociedad.
figura 78 (Perfect Blue, 00:48:44)

El conflicto con la sombra continúa con una secuencia llena de numerosas mises en
abyme, mediante las cuales la realidad objetiva y la ilusión se diluyen para dar paso a la
realidad psicológica. En esta secuencia el sueño, el argumento de Double Bind (el cual
pasará a ejemplificar el conflicto de Mima), los delirios y la realidad se contendrán
mutuamente, confundiéndose entre sí.

A pesar de esta confusión, Double Bind parece ser el contenedor del resto de mises
en abyme, pues la mencionada secuencia inicia con la grabación de una escena de la serie
y concluye con la realización de la escena final. El argumento de Double Bind también pasa
a ejemplificar el conflicto de Mima, pues el conflicto del personaje interpretado por Mima,
Yoko Takakura – una asesina serial que asume la personalidad de su hermana30, una
modelo asesinada-, se convierte en el propio conflicto de Mima con su sombra. Es así que
en la escena que abre la secuencia -escena marcada por la lluvia y el agua, posibles
indicaciones de un espacio mental-, el personaje que interpreta a Mima habla con una
psiquiatra detective, interpretada por Eri Ochiai, que se encarga de su caso y le dice:

MIMA: Doctora, tengo miedo de que mi otro yo haga algo de lo que yo no esté al
tanto...

ERI: Está bien. No hay forma en que las ilusiones puedan cobrar vida. (Perfect Blue,
00:49:40)

30
Recuérdese el ya mencionado conflicto entre hermanos
Como respondiendo a estas palabras, Mima ve frente a ella a un tranquilo pero
amenazante Uchida -uno de sus “otros yo”-, quien desaparece cuando la actriz vuelve a
dirigir su mirada al lugar donde antes se encontraba el fan. La aparición de Uchida es el
inicio de una serie de acciones donde las sombras de Mima, completamente fuera de
control, tratarán de sabotear o eliminar a Mima31 en esta matrioska audiovisual que nos
adentra en el delirio del enfrentamiento con la sombra. En la escena siguiente vemos a
Mima quien, al visitar a sus ex compañeras de CHAM en un programa radiofónico, ve en
medio de ellas, ocupando su antiguo lugar, a una sonriente fantasmal Mima idol a quien
persigue gritándole la frase que repetía constantemente durante el ensayo de su primera
actuación: “¿Quién eres tú?” sin resultado alguno. Mima cae por las escaleras y va a parar
frente a un espejo, donde al ver su propio reflejo obtiene respuesta a su pregunta. Tras
ella, aparece reflejada la fantasmal Mima idol en una imagen que reitera la relación con la
sombra (fig.79). La persecución de la evasiva sombra lleva a Mima hasta una calle lluviosa
donde un carro, conducido por Uchida, la atropella. Con el impacto del vehículo Mima
despierta de un sueño que contenía esta escena. Fuera del sueño Mima recibe la visita de
Rumi, y en una plática sobre La Habitación de Mima la protagonista, incapaz de distinguir
entre su personalidad y la de las sombras al estar atrapada en este laberinto de mises en
abyme, dice lo siguiente refiriéndose a la Mima retratada en la página:

MIMA: Pero tal vez, ella es más parecida a mí que yo misma.

RUMI: ¿Mima?

MIMA: El otro yo que enterré muy dentro de mi corazón. ¿Y si la otra personalidad


de repente comienza a actuar por su cuenta? (Perfect Blue 00:53:30)

31
“Una investigación más ceñida acerca de los rasgos de carácter oscuros, o minusvalías, que constituyen la
sombra muestra que tienen naturaleza emocional y cierta autonomía, y son por consiguiente del tipo de la
obsesión o, mejor, de la posesión. Pues, en efecto, la emoción no es una actividad sino un suceso que a uno le
sobreviene. Lo emocional ocurre por regla general en los momentos de mínima adaptación, y pone a la vez de
manifiesto la base de esa adaptación disminuida, o sea cierta minusvalía, y la presencia de cierto nivel inferior
de la personalidad. En este plano más profundo, con sus emociones poco o nada sujetas a control, uno se
comporta más o menos como un primitivo, que no sólo, carente de voluntad, se constituye en víctima de sus
afectos, sino que además tiene aún una incapacidad notable de juicio moral.” (Aion, p.22)
figura 79 (Perfect Blue, 00:51:59)

Esta escena a su vez está contenida en la grabación de la serie, pues mientras


Mima habla la cámara gira sobre ella y pasa del cuarto de Mima y del rostro de Rumi, al
set de grabación y al rostro de Eri, quien mediante el diálogo de su personaje responde a
la pregunta de Mima:

ERI: Está bien. No hay forma en que las ilusiones puedan cobrar vida. (Perfect Blue,
00:53:43)

Mima y Eri actúan la misma escena con la que inició la secuencia y, como ya había
ocurrido anteriormente, aquí también Uchida aparece frente a Mima para desaparecer de
inmediato. Esta escena a su vez está contenida en un nuevo sueño, y al despertar de este
vemos a Mima absorta en su computadora, visitando La habitación de Mima, incapaz de
saber si la persona que el sitio presenta es ella o alguien más. Corte directo y vemos una
escena de Double Bind, donde la psiquiatra interpretada por Eri habla con su compañero:

COMPAÑERO: ¿Quiere decir que el asesino es una ilusión que ella creó?

ERI: Sí, Le teme a un guardia de seguridad imaginario y luego duplica esa figura con
el asesino en serie de las modelos.

C: Pero las ilusiones no asesinan.

E: Pero... ¿qué sucedería si esa ilusión encontrara a alguien para poseer? (Perfect
Blue, 00:55:30)

Evidentemente este diálogo de la serie da cuenta del conflicto de Mima y de la vida


“autónoma” que las sombras de la protagonista han cobrado. Esta escena es vista, a
través de un televisor, por Murano, el fotógrafo. En esta nueva escena Mima, vestida
como repartidor de pizza, asesina al fotógrafo en su domicilio (fig. 80)32.

figura 80 (Perfect Blue, 00:56:54)

Nuevamente esta escena está contenida en otro sueño, pues en el frenesí del
asesinato Mima despierta, para a los pocos momentos ser llamada por Tadakoro, quien le
informa que Murano ha sido asesinado, tal y como ella lo imaginó. De vuelta al set de
filmación, Mima interpreta una escena de asesinato muy similar a la de Murano, donde ve
que el actor lleno de sangre cobra vida retadoramente, asumiendo la apariencia del
fotógrafo. Mima se desmaya y despierta nuevamente. Al despertar escuchamos la voz de
Eri, con lo que el sueño resulta contenido en la escena final de la serie, en la cual Eri
interroga a Mima:

ERI: ¿Estás despierta?

MIMA: ¿Tú eres...?

E: ¿Puedes decirme tu nombre?

M: ¿Yo? Yo soy Mima Kirigoe.

E: Bien. ¿Y qué haces?

M: Soy una Pop Idol... No, una actriz.

E: Ese debe ser un trabajo duro.

M: Es duro, pero es lo que elegí hacer.

COMPAÑERO DE ERI (afuera de la sala de interrogatorios, observando a Mima y a


Eri): Piensa que es una joven actriz llamada Mima Kirigoe.

32
Nótese en esta escena el modo el que el rostro de Mima se duplica gracias a la pantalla como parte de la
fragmentación de la personalidad. También nótese el paralelismo entre la escena del asesinato en la serie
televisiva y el asesinato del fotógrafo.
E (saliendo de la sala, dirigiéndose a su compañero): Trastorno de Identidad
Disociativo. En otras palabras, "Trastorno de Personalidad Múltiple" Todo esos
crímenes tuvieron lugar cuando se convertía en alguna otra persona.

JEFE DE POLICÍA: Así que, ¿dónde está la personalidad de la verdadera Yoko?

E: Yoko Takakura, la personalidad original no es más que un personaje en una serie


de drama para ella. Ser una chica "normal", la violación en un club de nudismo.
Para ella, todo sucedió como parte de una serie de drama. Haciendo eso, ella
recuperó su corazón.

M (aún dentro de la sala de interrogatorios, hablándole al espejo de modo que su


rostro aparece reflejado en una simetría casi perfecta) (fig.81): Eso es correcto. Soy
una actriz.

VOZ EN OFF DEL DIRECTOR33: ¡Corte! (Perfect Blue, 01:00:18)

Siguiendo el esquema de las mises en abyme, esta escena está siendo vista por el
equipo de producción en una consola, quien rebobina la cinta permitiéndonos verla
nuevamente. Sin embargo, en esta ocasión la escena no retrata el conflicto de Mima, sino
el de la protagonista de la serie dramática, quien asumió la personalidad de su hermana
modelo, asesinada.

ERI: ¿Puedes decirme tu nombre?

MIMA: ¿El mío? Soy Rika Takakura.

E: La personalidad original, Yoko Takakura, ya no existe. Asesinando, y luego


convirtiéndose en su hermana modelo, ella rescató su corazón.

M (como en la escena original, hablando hacia su reflejo en el espejo): Eso es


correcto. Soy una modelo.

VOZ EN OFF DEL DIRECTOR: ¡Muy bien! ¡Ésa es la toma! (Perfect Blue, 01:01:38)

Con esta imagen de Mima hablando hacia su reflejo, termina la producción de


Double Bind34. Una toma general nos saca del artificio, mostrándonos el set de filmación.

33
Esta voz en off marca, a lo largo de esta matrioska, el ritmo de las transiciones entre diferentes escenas y
sueños anunciando entre sueños y delirios el número de toma, como si se tratara de la grabación de un
programa televisivo. Con este gesto el paralelismo entre la imagen audiovisual y los procesos psicológicos
queda manifiesta nuevamente.
34
“Así pues, si bien el intento de escapar al sufrimiento que provoca esta situación puede conducimos al
desastre psicológico, el hecho de sostener la tensión de los, opuestos conlleva, en cambio, la posibilidad de
contribuir al logro de una mayor integración psicológica. Sostener la tensión de los opuestos, estar a mitad
En medio de las ovaciones del equipo vemos a una confundida Mima, con lo cual la
matriosaka concluye.
El aspecto laberíntico de esta matrioska y la confusión de la personalidad que lo
acompaña bien reflejan la naturaleza del enfrentamiento con la sombra, donde la única
victoria posible implica un replanteamiento de la personalidad, un acuerdo entre el ego y
la sombra, tras el cual el individuo sufre un cambio sustancial en su ser. De este modo
resulta revelador que Mima escape de este laberinto únicamente tras reconocerse a ella
misma en su propio reflejo, durante la escena final de Double Bind35.

figura 81 (Perfect Blue, 01:01:31)

de camino entre ellos, es un acto difícil de soportar que puede equipararse a la crucifixión, un estado en el
que es posible que la gracia de Dios descienda sobre nosotros.” (encuentro con la sombra, p. 33)

35
Al respecto, un extracto de la entrevista que el diario británico The Sun realizó al psicoanalista junguiano
John A. Sanford resulta revelador. “THE SUN: ¿Es posible quedar atrapado ahí? ¿Es posible quedar
condenados a enfrentarnos a la sombra una y otra vez sin llegar a terminar de integrarla?
SANFORD: Creo que no. Para profundizar realmente en la sombra es necesario movilizar lo que Jung
denominaba Yo -nuestro centro creativo- y cuando ello ocurre la depresión no puede quedar instalada de
manera permanente. Después de eso pueden tener lugar numerosos cambios que asumen aspectos
notablemente diferentes según el individuo en cuestión. Entonces comienza a emerger lo que Kunkel
denominaba el «centro real» de la personalidad y el ego va estableciendo gradualmente una relación más
estrecha con ese centro. Entonces es mucho menos probable que la persona se identifique con el mal
porque la integración de la sombra siempre corre pareja a la disolución de la falsa persona.” (Encuentro con
la sombra, P. 27). Este centro real de la personalidad es aquel que se refleja en la escena final de Perfect
Blue, cuando Mima retira sus lentes de sol.
Durante toda esta secuencia de continuas mises en abyme la acción de las
sombras responde a la vocación tradicional de este arquetipo. Por un lado siguen y acosan
incesantemente a la protagonista, como es el caso de Uchida, quien aparece cerca de
Mima en múltiples momentos cruciales sin explicación alguna36. Por el otro sabotean la
vida de Mima impidiéndole olvidar las características representadas por ellas, tal y como
hace la fantasmal Mima idol al aparecer en el programa de CHAM, o como hace Rumi a
través del sabotaje de la personalidad de Mima mediante el sitio web. Por último,
irrumpen constantemente en la “realidad” de la protagonista y al revelarse como parte de
su propia psique, mediante la confusión de las mises en abyme y los reflejos, la obligan a
pasar por un difícil proceso de replanteamiento de la personalidad, como bien lo vemos
cuando Mima no es capaz de distinguir entre su propia personalidad y la personalidad de
la Mima de La Habitación de Mima37. En resumen, esta matrioska es el modo en el que en
Perfect Blue se representa el clímax del enfrentamiento con la sombra, la enorme tensión
que ocurre en este enfrentamiento y el inevitable replanteamiento del ser que vive Mima
y cualquier héroe que encare a este enemigo.

El conflicto entre Mima y sus sombras. El enfrentamiento con las sombras.

Mima, quien aún no ha se ha recuperado del todo de la confusión de la realidad


creada por las mises en abyme se dirige a su camerino. En el camino se encuentra con Eri,
a quien se dirige con el nombre de la doctora que interpretó en la serie, Tadaoko. Eri,
bromeando repite una de sus líneas para Mima:

ERI: "No hay forma en que las ilusiones puedan tomar vida". Deberías dejar de
soñar pronto. (Perfect Blue, 01:03:24)

Tras lo cual Eri se aleja. Mima, ya sola, ve que Uchida, vestido como guardia de seguridad,
se acerca a ella. El fan la somete y la lleva hasta el set donde tuvo lugar la escena de
violación, donde la ataca. Por primera vez escuchamos la verdadera voz del fan, una voz
grotesca y particularmente aguda.

UCHIDA: ¡Estoy protegiendo a mi querida Mimarin!

MIMA: ¡Pero... pero yo soy Mimarin!

36
El que cuando Mima, al mirar por segunda vez hacia el sitio donde el fan aparece, éste desaparezca bien
indica que Uchida es un producto de la mente de la protagonista.
37
Compárese con William Wilson, donde el doppelgänger se revela como la sombra a partir de un espejo.
UCHIDA: ¡No, no, no, no, no! ¡Tú no sabías que soy Mi-Manía! ¡Tú sólo estas
fingiendo ser Mimarin! (Perfect Blue, 01:04:23)

Uchida amenaza a Mima con un cuchillo y le arranca las ropas. Mima se defiende y logra
escaparse, pero Uchida nuevamente la somete y trata de violarla. Gracias a un martillo
que quedó a su alcance, Mima asesta un golpe en la sien del demente fan, quien va a
parar, inerte, al círculo de baile donde se realizó la escena de violación (fig.82). Mima,
agitada, ve el cuerpo del fan. Unos reflectores se prenden y la voz en off del director
resuena: “¡Muy bien! ¡Se ve bien!”, al tiempo que se revela un set y un equipo de
producción que no parecían estar ahí antes. Mima, con las ropas desgarradas, es
encontrada por Rumi, a quien la protagonista lleva hasta el lugar donde fue atacada, para
encontrar un lugar intacto, lo que hace pensar a Mima que su ataque fue una alucinación.

El intento de asesinato de Uchida no es otra cosa que el intento de este guardián


por circunscribir la personalidad de la heroína en los límites de lo “normal”. La muerte de
Uchida en esta escena es también la muerte del policía interno que marca los límites de la
personalidad, del guardián moral que buscaba impedir el acceso a los aspectos
“reprobables” pero necesarios de la personalidad de Mima. Por este motivo, su muerte
implica un paso necesario para el enfrentamiento final con la sombra, para su asimilación.
De gran valor simbólico es que el fan muera frente al sitio que desencadenó su acción
contra Mima: el círculo de baile erótico, el altar donde Mima comulgó con los aspectos
hasta entonces ocultos de su personalidad, no reconocidos por ella como propios
inmediatamente, en gran parte gracias a los límites morales encarnados por el fan. La
muerte de Uchida en este lugar (fig.82) hace las veces de asimilación de las cualidades
representadas por esta sombra, de conciliación con los aspectos poco aceptados de su
personalidad y también implica la superación de la moral: la conciliación con esa faceta
“reprobable”, sexual y prohibida que Mima descubre en ella. También resulta paradójico y
revelador que este grotesco guardián moral haya tratado de violar a la Mima a quien
antes reprochaba haber ensuciado su inocente imagen. Por último, las ovaciones del
equipo de producción parecen acompañar a las pequeñas victorias de Mima en su camino
hacia la asimilación de su sombra; primero en el reconocimiento de su “otro yo” (escena
final de Double Bind) y ahora en la escena que nos ocupa, donde Mima triunfa sobre el
guardián del primer umbral y logra asimilar parte de su sombra.
figura 82 (Perfect Blue, 01:06:43)

Vencido este guardián y sombra, el enfrentamiento con la fantasmal Mima idol es


inminente. El primer indicio de dicho enfrentamiento lo tenemos cuando Rumi lleva a
Mima a su departamento. Dentro del carro donde las dos viajan vemos el rostro fatigado
de Mima con la ciudad de fondo, y reflejados en el vidrio el propio rostro de la
protagonista y el de Rumi (fig.83), quien conduce y le dice a Mima:

RUMI: ¿Estás bien? Te llevaré de regreso a la habitación de Mima38. (Perfect Blue,


01:08:11)

38
Esta “Habitación de Mima” es tanto el espacio virtual donde confluye el inconsciente colectivo como la
habitación real donde el inconsciente personal se manifiesta. Así, el enfrentamiento final tiene lugar en la
psique de Mima pero también en el plano del inconsciente colectivo.
figura 83 (Perfect Blue, 01:08:17)

Vemos a Rumi hablar, pero a través de su reflejo. La cámara se desplaza sobre el


rostro de Mima de modo tal que del carro pasamos al departamento de Mima.

Así como en la escena donde vemos el rostro de Mima por primera vez los reflejos
anuncian la división de la personalidad, en esta escena los reflejos muestran, de nuevo con
el telón de fondo de la ciudad –del inconsciente colectivo-, a Rumi como parte de la psique
de Mima –como parte de su sombra-, ya que el rostro reflejado de la manager se hermana
con el rostro reflejado de la propia Mima. De este modo se revela que la manager, quien
adecuadamente representa la sombra del espectáculo, es quien alimenta en gran medida a
la sombra de Mima. Esta manager es también el puente entre lo personal (Mima) y lo
colectivo (la producción, el público, la ciudad).

Así es que cuando en elipsis pasamos al supuesto departamento de Mima, la joven


actriz se da cuenta de que no se trata de su hogar, pues el sitio guarda la apariencia exacta
de cuando ella era idol39.

MIMA: No... Esta no es mi habitación.

Revelado el artificio, la fantasmal Mima idol aparece. Un juego de campo y


contracampo hermana los rostros de la heroína y de su sombra (fig.84), quien responde a
Mima:

RUMI-MIMA IDOL: ¡Por supuesto que no! ¡Ésta es la habitación de Mima40!


(Perfect Blue,01:09:48)

39
Durante esta escena tenemos un zoom in a la pecera llena de peces vivos, acento con el cual se anuncia la
totalidad que será ganada si el enfrentamiento con la sombra que aquí tendrá lugar resulta exitoso.
40
Véase nota 36.
figura 84 (Perfect Blue, 01:11:02)

Es de nuevo un espejo, elemento que hasta aquí ha parecido tener la propiedad de


mostrar el verdadero ser de los personajes, el que nos revela finalmente la verdadera
identidad de esta Mima idol: Rumi (fig.85), quien actúa completamente investida de la
personalidad de la idol. El enfrentamiento entre esta sombra y la protagonista no se hace
esperar, y Rumi-Mima idol ataca a Mima con el mismo punzón que asesinó al fotógrafo, al
guionista, a Tadakoro y a Uchida. Nos detendremos a cuestionar algunas escenas
reveladoras que forman parte de la secuencia de acción donde sombra y ego se enfrentan.

figura 85 (Perfect Blue, 01:10:20)

-Durante el enfrentamiento veremos que gradualmente el artificio que hace que


Mima reconozca a su sombra en Rumi va desapareciendo a la par que la personalidad de
Mima se muestra más consolidada, todo esto indicado a través de la imagen. Con lo
anterior podemos pensar que la heroína se acerca a la asimilación de su lado oscuro. El
primer ejemplo de esto lo tenemos cuando Mima logra parar el ataque de Rumi-Mima idol
y estrangula a su agresora. Entre más se cierra la mano sobre la garganta, la apariencia de
la fantasmal Mima idol se convierte de modo más evidente en la apariencia de Rumi
(fig.86). De este modo, al igual que mediante los reflejos, se revela la verdadera
apariencia de la joven y bella sombra.

figura 86 (Perfect Blue, 01:11:21)

-Durante la persecución que tiene lugar unos momentos después, Mima y Rumi-Mima idol
pasan frente a superficies que las reflejan. En el caso de Mima vemos un reflejo normal,
síntoma de la consolidación de la personalidad, mientras que en el caso de Rumi-Mima idol
vemos como reflejo de la joven idol a una obesa y jadeante Rumi. (fig.87)

figura 87 (Perfect Blue, 01:12:50)

-Posteriormente Rumi-Mima idol logra herir a Mima con un paraguas improvisado como
arma. La herida Mima va a parar a un espejo donde observa atenta y directamente su
propio reflejo, un reflejo donde únicamente se ve ella, libre de la sombra que la perseguía.
Tras ella, también reflejada, una grotesca Rumi se apresta a atacar. Rumi golpea y Mima
esquiva el golpe que va a parar al espejo, haciéndolo añicos (fig.88). Rumi-Mima idol
forcejea con Mima, a quien le dice:

RUMI-MIMA IDOL: Terminemos con todo esto. ¡No necesitamos dos Mimas!

MIMA: ¡Yo soy Mima!

R-MI: ¡Eso es gracioso! ¡Mima es una Pop Idol! ¡Tú eres sólo una sucia impostora!
M: ¡Cómo si me importase! ¡Yo soy quien soy! (Perfect Blue, 01:14:11)

Como si estas palabras le diesen fuerzas, Mima logra arrebatar la peluca a Rumi-Mima
idol. Despojada de este accesorio, la sombra ahora toma la apariencia de Rumi, quien
desesperada por recuperar su falsa apariencia se agacha sin otra preocupación. Al
agacharse a recoger la peluca, un vidrio se encaja en su vientre. Vemos, en un montón de
vidrios rotos, el reflejo fragmentado y multiplicado del rostro Rumi. Un chorro que surge
de su herida cubre todos estos reflejos de sangre (fig.89).

figura 88 (Perfect Blue, 01:14:03)

figura 89 (Perfect Blue, 01:14:37)

En esta escena es cuando parece tener lugar realmente la asimilación de la


sombra. Primero porque Mima observa por primera vez, atentamente y de frente, su
propio reflejo y lo descubre como propio, libre de la presencia de la sombra. La mirada de
Mima, dirigida hacia ella misma, descubre en su reflejo, con el intermediario del espejo
que refleja el verdadero ser interior, una personalidad integrada. En este mismo reflejo la
sombra ya no aparece como la fantasmal Mima idol -una doble-, sino simplemente como
Rumi, de modo que el espejo sólo muestra una Mima: la sombra, la doble, ha sido
integrada a ella. La fantasmal Mima idol no sólo desaparece en el espejo, sino también
cuando pierde su peluca. Las palabras que Mima pronuncia en este momento: “¡Yo soy
quien soy!” también son una muestra de la integración de la personalidad. En consonancia
con esta asimilación de la sombra, el espejo se rompe; ya no es necesario para Mima, ha
visto lo que tenía que ver dentro de ella.

Como en el caso de Tekkonkinkreet, la asimilación de la sombra también está


acompañada aquí por el sacrificio de la personalidad, el cual vemos representado
mediante la herida de Rumi y la sangre que brota sobre sus reflejos, purificando y
exorcizando a la sombra.

-Rumi, en medio del dolor de su herida se aleja hasta quedar en medio de la calle, donde
vuelve a ponerse la peluca que le fue arrebatada, con lo que vuelve a adquirir la
apariencia de idol. Con el rostro cubierto de sangre dirige una última mirada retadora a
Mima. Un carro que circula se dirige hacia donde ella se encuentra, amenazando con
atropellarla, pero Rumi-Mima idol confunde los faros del vehículo con los reflectores de
un escenario. En su delirio se levanta y extiende los brazos en medio de una ovación que
ella cree oír (fig.90). A punto de ser arrollada, es salvada por Mima, quien se lanza contra
ella. Mima y Rumi, cubierta de sangre, yacen en el suelo. Mima dirige una mirada hacia la
que ya no se muestra más como una sombra, sino como su manager (fig.91). Tras esto su
rostro se dirige al cielo; el amanecer cubre la ciudad. El enfrentamiento con la sombra ha
concluido y una toma panorámica de la ciudad bañada por la tenue luz marca el fin de
este enfrentamiento (fig.92).

En esta escena Rumi, quien encarnaba a la sombra, es rescatada por Mima en un


acto donde la asimilación, y no la muerte de la sombra, es patente. El amanecer marca el
fin del conflicto y simboliza la renovación y el renacimiento (adecuadamente acompañados
del sacrificio de Rumi) del ser de la heroína que ha asimilado a su sombra y dado un paso
hacia la totalidad de su personalidad. La nota final, vinculada al inconsciente colectivo, es
marcada por la imagen de la ciudad sobre la que se cierne el amanecer: la victoria de Mima
tiene también un eco colectivo.

figura 90 (Perfect Blue, 01:15:09)


figura 91 (Perfect Blue, 01:15:44)

figura 92 (Perfect Blue, 01:16:15)

Conclusiones.

Como se ha mencionado anteriormente, el mito se nutre de las particularidades de


su tiempo, y Perfect Blue da muestra de esto al retratar el eterno conflicto con la sombra
de un modo actualizado, echando mano de los medios masivos y de la tecnología para
matizar y renovar dicho conflicto. Estas particularidades propias a nuestra época de las
que se nutre este filme (la narrativa de suspenso, el énfasis en los medios masivos y la
tecnología) aparte de propiciar una estética singular también aportan una nueva
dimensión al conflicto con la sombra, dimensión que permite vincular el conflicto personal
con el conflicto colectivo y enfatizar el valor de los medios actuales en la vida mental de
nuestras sociedades. El modo en el que en Perfect Blue se entrelaza el conflicto personal
con el conflicto colectivo es una característica propia del cine de Kon, y lo consolida como
un autor de particular importancia en el cine-mito, que prestó especial interés en los
fenómenos del inconsciente colectivo.

Posiblemente los principales aportes de Perfect Blue al cine-mito sean la actualidad


con la que se retrata el conflicto con la sombra y la peculiar estética donde el espectáculo,
el internet y los reflejos nos permiten visualizar la actividad del inconsciente. Mucho
puede decirse sobre esta actualidad, pero a efectos del mito uno de los aspectos que más
destacan no sólo en este filme, sino en toda la obra de Kon, es que la reflexión sobre el
inconsciente se sitúa en el centro mismo de nuestra sociedad hambrienta de imágenes,
con lo cual la crítica y reflexión se dirigen hacia el hombre actual, haciéndonos partícipes
del drama, buscando la identificación. Y es esta identificación la que nos lleva a la estética
de Kon; una estética marcada por los reflejos, lo único mediante lo cual nos es permitido
conocer nuestro propio rostro y dirigir la mirada hacia las profundidades de nuestro ser.
Es en base a esta estética y concepto (rara vez en Kon los dos van separados) del reflejo
que otros elementos de su cine cobran sentido. El afán por emplear dibujos “realistas” en
contraste con las convenciones del anime, la presencia de héroes comunes y corrientes
(especialmente en Paranoia Agent, donde tenemos un mosaico de personajes que
abarcan un gran espectro de la sociedad) y la enorme presencia de reflejos, surgidos tanto
de espejos como de pantallas. El reflejo es identificación, descubrimiento y desencadena
una inevitable autocrítica. Pero esta identificación, aunque bien tiene mucho de emotiva,
también responde a un afán por desnudar nuestra psique, por hacer surgir esa faceta
oscura, incómoda, que a veces negamos. Por vocación y coherencia con su propios temas
el cine de Kon desnuda, rompe la carcasa del ego y por eso no extraña que los reflejos
sean unos de sus principales protagonistas, pues más allá de los reflejos que podemos ver
en sus películas, donde sus heroínas se descubren a sí mismas, y que tanto hemos
analizado, tenemos un gran espejo y un gran reflejo del cual apenas y hemos hablado (y
con motivo, pues parece estar ligado sobre todo a la vivencia del filme), el cual como la
matrioska de Perfect Blue contiene a todas las demás mises en abyme. Ese gran espejo no
es otro que la propia película, Perfect Blue, y lo que busca reflejar somos nosotros
mismos, nuestra sociedad. No olvidemos que así como Double Bind en Perfect Blue se
constituye como un espejo en el conflicto de Mima, las propias obras de Kon, al igual que
la serie policiaca, son productos audiovisuales; el lugar ideal para invocar a la sombra,
para mostrarnos nuestro propio ser oculto y profundo. El nivel mayor de la matrioska no
es el conflicto de Mima, sino la propia película donde podemos tener un atisbo de nuestra
propia sombra.

El reflejo tiene una función especial en el mito; surja del agua, de los espejos o
espejismos es la condición necesaria para el avistamiento de la sombra, del “otro yo”. Ya
en los mitos antiguos el reflejo se manifestaba como la imagen proyectada en el agua,
como en el caso de Narciso, pero en nuestra sociedad actual, algo más común que los ríos
y arroyos de antaño son las imágenes mediáticas, las pantallas, las lentes, los impresos… y
por este motivo ellas son los reflejos por excelencia en nuestros tiempos. Pero en el mito
la función del reflejo no termina ahí, pues es el propio mito el que busca constituirse como
un espejo de la psique de quien participa de él; es su vocación. Los símbolos abiertos, su
calidad de mapa arquetípico… y sobre todo la invitación que nos hace a seguir el camino
del héroe dan cuenta de ello. En este espejo que aspira a ser el mito, el descubrimiento
tiene un papel especial pues cualquier espejo sólo puede reflejar imágenes, pero por sí
sólo no puede hacer nada más; es el héroe quien debe encarar al reflejo, cruzar el umbral
de ese espejo y enfrentarse a las formas fantásticas que en él habitan (y por esto es que es
héroe). Pero no olvidemos que el espejo también es el portal hacia el mundo interno, es
aquello que siembra la semilla de la aventura, tal y como ocurre en los filmes de Kon, los
cuales hacen surgir la sombra, siembran su presencia en nuestro ser mediante la
sugestión, buscando empujarnos al conflicto con el “otro yo” reflejado, tal y como Mima
es empujada a la confrontación con su sombra.

Centres d'intérêt liés