Vous êtes sur la page 1sur 2

La Serie Armónica

Natural
“Cualquier forma de onda periódica puede descomponerse en una serie de ondas (armónicos)
que tienen una frecuencia que es múltiplo de la frecuencia de la onda original” – J. Fourier

“Las diferencias de timbre de los distintos sonidos proviene solamente de la presencia de


armónicos y de su intensidad relativa”. – H. von Helmholtz

Introducción:

Comencemos hablando del sonido como un fenómeno físico que es exacto en sus parámetros
pero que es relativo en cuanto a cómo el oído del ser humano lo percibe. Entonces, hablemos
de “sensaciones” para comenzar a introducir el tema. Las sensaciones son los contenidos
simples de una percepción, y pueden separarse en distintas clasificaciones según sus
cualidades y sus intensidades. En este caso, es importante dirigirnos hacia la percepción del
“timbre” de los sonidos.

El timbre es la cualidad del sonido que nos permite identificar la fuente sonora de la cual éste
proviene. Ciertamente, podemos tener dos instrumentos musicales, por ejemplo, un piano y
una guitarra; ejecutando la misma altura y con la misma intensidad, pero ciertamente con un
timbre específico inconfundible entre uno y el otro. Esto tiene una explicación medible y
cuantificable que detallaremos a continuación.

Desarrollo:

El timbre de un sonido depende directamente de muchos parámetros, pero nos


concentraremos en la complejidad de las ondas que producen el sonido en cuestión.

Cuando vibra un cuerpo que emite un sonido puro, no lo hace en forma simple, sino que
simultáneamente, se producen otras vibraciones de mayor frecuencia. En la imagen a
continuación podemos observar una onda sinusoidal de un sonido puro.
Ahora bien, un sonido que se encuentra en la “naturaleza”, es decir, un sonido que se produce
naturalmente y que no es producido intencionalmente con un sintetizador, por lo general trae
aparejado una serie de “sobretonos” o vibraciones simultáneas, conocidos como “armónicos”.
Decimos que hay una “serie armónica natural porque existen sobretonos específicos en un
orden específico que se producen naturalmente sobre el tono puro:

 Ejemplos en Pure Data.


 Actividades matemáticas

Si conocemos la frecuencia “n” o fundamental , bastará conocer el número de órden de un


armónico para saber su frecuencia. Por ejemplo, si partimos de la nota do, con una
frecuencia de 66 hz, el segundo armónico sería 66 x 2 = 132 hz, el tercero 66 x 3 = 198 hz,
etc.

Calcular los armónicos del 2 al 7 en el ejemplo dado. Calcular los armónicos de la 440.