Vous êtes sur la page 1sur 12
“ SECUENCIAS DIALOGADAS > Montar bien una escena dialogada pone al director y montador ante el problema mas pequefio y més grande al mismo tiempo. Si el didlogo es bueno, la escena es facil de montar, porque en realidad el montaje im- porta poco. Las palabras son el todo, y al director le basta con que el énfasis dramético se le dé cuando le corresponde. Pero si el director no quiere fiarlo todo a las palabras y trata de enriquecér la escena con ele- mentos visuales, el problema se hace més dificil. Examinemos el primer caso. Las escenas dialogadas se ruedan casi siempre de esta forma: dos personajes hablando en plano general o medio, que nos da el sentido de situacién; la c4mara se acerca a ellos o pasa por corte a un plano més prdéximo, en el mismo eje visual del anterior; final- mente se van alternando una serie de planos aislados de los interlocutores —casi siempre con referencia en la imagen de un hombre del otro—que dicen su frase o escuchan a su oponente. En el punto de mayor interés suelen usarse primeros planos, y es también normal que la camara haga un movimiento de retroceso al terminar la escena. Hasta aqui, el sistema es vélido. Las palabras cobran la importancia que realmente tienen, sin que lo visual distraiga o perturbe. Los encuadres de un actor con referencia—un hombro—del que estd enfrente a él, tie- nen la yentaja de que el publico nunca pierde la nocién de que en la es- cena se plantea un conflicto entre dos personajes. Los primeros planos permiten mostrar al actor de frente o de perfil, como sucede cuando los vemos en un mismo plano, uno frente al otro, y ademés satisfacen al pti- blico, que gusta de ver muy cerca a sus estrellas preferidas. ” Hay dos razones atin para que este método sea considerado totalmente vélido. En primer lugar,“una escena dialogada suele ser estdtica: im- porta lo que dicen los personajes, no lo que hacen. El juego de primeros planos, cortos y medios, proporciona cierto movimiento y variedad visual, evitando el estatismo a que daria lugar su presentacién en plano tinico: 81