Vous êtes sur la page 1sur 2

Taller de Negociación Intercultural

Pedro Augusto Rosado Cortes


El papel de la autorreferencia y su relación con la
diversidad intercultural
¿Qué es la autorreferencia?
La autorreferencia es un fenómeno que ocurre en el lenguaje natural o formal
consistente en una oración o fórmula referente en forma directa a sí misma, a
través de algunas oraciones o fórmulas intermedias, o por medio de algunas
codificaciones. En filosofía, también se refiere a la habilidad de un sujeto para
hablar o referirse a sí mismo. En Matemáticas existe el autovalor. Esta
autorreferencia nos permite representar modelos complejos y, en
computabilidad, aún no se ha descubierto un equivalente para la compilación
de lenguajes. En lenguajes de programación podemos encontrar los lenguajes
introspectivos, que pueden incorporar palabras clave que permiten
reconfigurar la interpretación semántica de las mismas palabras clave;
conseguir este efecto supone un problema a la hora de asegurar la fiabilidad,
pero es de una potencia descomunal.
Proceso autorreferencial
Decimos que un proceso es autorreferencial cuando se refiere a sí mismo u
opera sobre sí mismo. Los sistemas sociales o psicológicos autorreferenciales
o autoorganizadores construyen su propia realidad aplicando principios y
reglas generados internamente.
Visto por el opuesto, un proceso, sistema o persona no es autorreferencial
cuando se alimenta de referencias externas. Por el contrario, cuando usa como
referencia partes del mismo sistema, persona o proceso, se vuelve
autorreferencial.
Los procesos autorreferenciales pueden contrastarse con aquellos que
disponen de referencias externas. Los procesos de referencia externa operan
en respuesta a reglas y realimentaciones procedentes sobre todo del exterior,
o que son ajenas al propio proceso o sistema. Por lo general, los sistemas
saludables mantienen un equilibrio entre «autorreferencia» y «referencia
externa» (u «otra» referencia).
¿Cómo se relaciona la autorreferencia con la comunicación intercultural?
En los procesos de comunicación intercultural, es común analizar las partes y
la forma en la que va a realizarse el acercamiento, es decir, se tiene que
identificar la manera en la que se va a establecer el vínculo y en esto interviene
el criterio de autorreferencia, pues para todo proceso de comunicación
debemos ser autocríticos y evaluar la forma en la que se percibe lo que uno
dice o la forma en la que uno actúa, y a partir de esto decidir de que se carece
o como se puede mejorar, pero basándose en referencias propias. En cambio,
podemos considerar la referencia externa, es decir, tomar en cuenta aspectos
ajenos al individuo, ya que cada uno se caracteriza por algo diferente, y es
importante aceptar todas esas diferencias e integrarlas en la manera en la que
nos comunicamos.