Vous êtes sur la page 1sur 13

EDITH MARIA BUESO ANARIBA

ABG. JONH MILTON ABADIE

SAN PEDRO SULA, CORTES

Marzo, 2018
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 2

INTRODUCCIÓN

En 1981 el Jefe de estado de la República de Honduras, general de brigada Policarpo Paz


García decidió entregar el gobierno a los civiles, es cuando se redacta una Nueva
Constitución por una Asamblea Nacional Constituyente y emitida mediante decreto
No. 131 misma que fue ratificada y publicada en el Diario oficial La Gaceta
(Honduras) No. 23,612 de fecha 20 de enero de 1982, entrando en vigencia en el acto de
estampar las firmas y la cual hasta hoy, es la carta magna de ese país centroamericano.
Como sabemos, ese fue la transición a una nueva etapa de la vida política de Honduras,
implantándose una nueva democracia, y siendo los cimientos al país que hoy conocemos,
dejando atrás los gobiernos militares y pasando al gobierno de las garantías sociales e
individuales y la democracia representativa; o al menos en Teoría.
Para poder analizar la problemática constitucional que esta suscitándose en nuestro así
actualmente, es necesario volver unos años atrás en la historia y analizar quienes y como se
creo nuestra carta magna, que aspectos sociales, culturales, políticos y económicos
rodeaban la nación y de esta manera analizar si lo que se grita a voces silenciosas es verdad.
¿Necesita Honduras una nueva constitución?
Remontándonos a la historia podríamos contestar esta pregunta pues hemos de analizar el
contexto histórico y las formas en que fueron creadas las constituciones desde 1825, para
poder asi contestar si es o no necesaria la creación de una constitución.

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 3

MARCO CONCEPTUAL
ESTADO
El Estado es una agrupación humana, fijada en un territorio determinado y en la que existe
un orden social, político y jurídico orientado hacia el bien común, establecido y mantenido
por una autoridad dotada de poderes de coerción, es la forma en la que esta organizado
políticamente un país, puede considerarse también como la estructura de poder que se
asienta sobre un determinado territorio y población. Para que la agrupación humana que
compone un Estado sea considerada como tal, debe estar permanentemente establecida en
su suelo, suelo que se denomina patria; que deriva de dos vocablos latinos: terra patrum
(tierra de los padres)

ELEMENTOS DEL ESTADO


1. La Nación:
Es la población o grupo de personas que residen dentro de un espacio geográfico
determinado. Este grupo posee ciertos vínculos que los mantienen unidos como por
ejemplo: costumbres, su unidad idiomática, su fe religiosa, su pasado, sus anhelos e ideales
comunes.
2. El Territorio:
Es el espacio geográfico donde reside este grupo de personas. Nuestra C.P.P señala que el
territorio del Estado es inalienable e inviolable. Comprende el suelo, el subsuelo, el
dominio marítimo y el espacio aéreo que lo cubre. El territorio de la República se divide en
regiones, departamentos, provincias y distritos, en cuyas circunscripciones se ejerce el
gobierno unitario de manera descentralizada y desconcentrada.
3. La Organización Jurídica u ordenamiento jurídico:
Se establece mediante una serie de leyes, instituciones, etc. Que dan continuidad al aparato
del Estado.
4. Soberanía:
Es la potestad que tiene el Estado de hacer que dentro de su territorio impere sus leyes y las
decisiones de su gobierno. Es necesario recordar que la soberanía es entendida en el plano
jurídico, político y económico. Cabe señalar que algunos tratadistas señalan que los
elementos esenciales del Estado son: El Territorio o suelo, la nación o pueblo y la Leyes

FINALIDAD DEL ESTADO


La finalidad del Estado es la realización de objetivos comunitarios. El ejercicio del poder
será legítimo si el bien que se persigue es el bien común; es decir que una orden para ser
legítima (además de emanar formalmente del órgano competente) debe serlo en su

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 4

sustancia. La finalidad del Estado se sostiene a partir del reconocimiento y del respeto de
los derechos individuales y siempre sera el interés colectivo.

ESTADO DE DERECHO
Un Estado de derecho es un modelo de orden para el país por lo cual este se rige por un
sistema de leyes escritas e instituciones ordenado en torno de una constitución, la cual es el
fundamento jurídico de las autoridades y funcionarios que se someten a las normas de esta.
Cualquier medida o acción debe estar sujeta a una norma jurídica escrita y las autoridades
del Estado están limitadas estrictamente por un marco jurídico preestablecido que aceptan y
al que se someten en sus formas y contenidos. Por lo tanto, toda decisión de sus órganos de
gobierno ha de estar sujeta a procedimientos regulados por ley y guiados por absoluto
respeto a los derechos fundamentales.

CARACTERISTICAS DEL ESTADO DE DERECHO


- Imperio de la ley
- División de poderes
- Fiscalización de la administración
- Protección de derechos y libertades fundamentales

MARCO HISTOTICO:

La Asamblea Nacional Constituyente (en francés: Assemblée nationale constituante) fue la


primera asamblea constituyente de Francia. Formada a partir de la Asamblea Nacional, fue
proclamada el 9 de julio de 1789, en los inicios de la Revolución francesa.
La Asamblea tomó innumerables medidas que cambiaron profundamente la situación política y
social del país. Entre ellas, destacan la aprobación de la declaración de los Derechos del
Hombre y del Ciudadano, la supresión del feudalismo, la apropiación de los bienes de la
Iglesia y la Constitución Civil del Cleroy, por supuesto, la redacción de la Constitución francesa
de 1791.
Fue sustituida por la Asamblea Legislativa el 30 de septiembre de 1791, una vez finalizados
los trabajos de redacción de la Constitución.

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO DE HONDURAS DE 1825

Contexto Histórico:
Primera Constitución del Estado de Honduras jurada en Comayagua el 11 de Diciembre de
1825.
Durante la vigencia de esta constitución se crearon a los intendentes consagrándolos como
autoridades superiores en el Ramo de la Hacienda.
Los alcaldes tenían la facultad de administrar justicia sirviendo de conciliadores en las
demandas civiles.

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 5

En el año de 1825 Honduras estaba dividida en 7 departamentos: Comayagua, Tegucigalpa


(hoy Francisco Morazán), Gracias (hoy Lempira), Santa Bárbara, Yoro, Olancho y
Choluteca.
Participantes de la Primera Asamblea Nacional Constituyente:
Manuel Jacinto Doblado, Diputado por Yoro, Vice-presidente.
José María del Campo, Diputado por Nacaome.
José Rosa de Yzaguirre, Diputado por Santa Bárbara.
Ángel Francisco del Valle, Diputado por Cantarrana.
José María Donayre, Diputado por Gracias, Secretario.
Miguel Rafael Valladares, Diputado Suplente por Tegucigalpa, Secretario.
Comayagua Diciembre once de mil ocho cientos veinte y cinco. Ejecútese: firmada de mi
mano, y refrendada por el Secretario del despacho general. Dionicio de Herrera.
El Secretario General del Gobierno Supremo del Estado Francisco Morazán.

CONSTITUCION DE 1982

Contexto Histórico:
Para comprender mejor la importancia del nacimiento de esta constitución, es necesario
trasladarse al archivo de la historia y conocer el escenario político adverso que imperaba en
la región en ese momento en contraste con los aires de democracia que empezaba a
respirarse en Honduras después de muchos años de hegemonía militar.
Desde muchos años atrás a los ochentas, los países vecinos venían siendo víctimas de un
ciclón político y social que se extendió, inclusive, por el resto de la década y hasta
principios de los noventa cuando los fusiles callaron con los acuerdos de paz celebrados en
Esquipulas, Guatemala el 16 de enero de 1992.
Nicaragua enfrentaba una guerra civil derivada de aquella brutal lucha fraticida entre
sandinistas y somocistas y los perseguidos de entonces se convirtieron después, con el
triunfo de la revolución, en perseguidores.
En El Salvador, se creyó que con el derrocamiento del presidente Carlos Humberto
Romero, en octubre de 1979, terminaría la violencia. Pero contra todos los pronósticos la
violencia más bien se exacerbó. La lucha de los extremistas de izquierda y de derecha
contra el gobierno desató al final una guerra que dejó muchas muertes.
En Guatemala, en cambio, la situación era parecida. El terrorismo, tanto de derecha como
de izquierda, era un monstruo de mil cabezas que mantenía a la población en permanente
inquietud y zozobra, presa del miedo.
En Honduras, por el contrario y a pesar que no era una isla de paz, en el sentido estricto de
la frase, se vivía una relativa tranquilidad y el pueblo estaba ávido de un nuevo orden
jurídico que llegaría con los comicios para elegir a los diputados de la Asamblea Nacional
Constituyente, aquel histórico 20 de abril de 1980.
"La paz que impera en los pueblos de la cintura de América, es una paz bien ganada,
arrancada a la pesadilla de la guerra por la fuerza de la razón", escribiría años más tarde, el
extinto presidente Carlos Roberto Reina, (1994-1998), al comentar sobre la situación
política de la región.

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 6

"Pocos conglomerados en el mundo tienen como los centroamericanos la experiencia de la


concertación, del arreglo de las diferencias en la mesa de las negociaciones. Pero eso no fue
así siempre", subrayaba.
"Aún no hemos alejados el conflicto para siempre mientras exista una diferencia abismal
entre ricos y pobres. Nos falta mucho camino todavía para llegar a esa armonía democrática
que modula la melodía del solo con el fondo del acompañamiento", advertía.

HEGEMONÍA MILITAR
A pesar de la relativa calma que imperaba en el país era necesario sentar las bases para una
nueva transición política que limitara el rol de las Fuerzas Armadas, convertida en ese
entonces, en la fuerza ilegítima del poder en Honduras.
"Desde 1963 hasta 1980 en Honduras existe una hegemonía militar. Los militares era el
principal partido político armado de Honduras. Habían tomado el control del país en
sociedad con el Partido Nacional", continúa Paz Aguilar.
En los últimos 50 años antes de 1980, El Partido Liberal habían gobernado sólo nueve años,
cuatro en la presidencia de Vicente Mejía Colindres (1 de febrero de 1929 al 1 de febrero
de 1933) y cinco con Ramón Villeda Morales (21 de diciembre de 1957 al 3 de octubre de
1963). En los 41 años restantes, los gobiernos fueron nacionalistas, militares o militares
nacionalistas como el que precedió a la Asamblea y que permitió la transición al poder
civil.
El 7 de agosto de 1978 un triunvirato militar -integrado por el general de Brigada Policarpo
Paz García, que lo presidía; el teniente coronel de Aviación Domingo Antonio Alvarez
Cruz y el teniente coronel de Infantería Amílcar Zelaya Rodríguez.-puso fin la jefatura de
Estado del general Juan Alberto Melgar Castro, quien había ostentado el poder de facto
desde el 22 de abril de 1975 en sustitución del también general Oswaldo López Arellano.
Éste, a su vez, había llegado a la jefatura del país por la misma vía, el 4 de diciembre de
1972, en detrimento del doctor Ramón Ernesto Cruz, electo constitucionalmente para el
período del 6 de junio de 1971 al 4 de diciembre de 1977.
López Arellano regresó al poder a escasos 18 meses de haberlo abandonado después de un
período constitucional que comenzó el 6 de junio de 1965, dos años más tarde de haber
asestado un golpe de Estado al gobierno de Ramón Villeda Morales el 3 de octubre de
1963.
NACE LA DEMOCRACIA
Para que se diera el nacimiento de una era de democracia y se planteara la Asamblea
Nacional Constituyente, Honduras paso por un proceso de lucha social, gobiernos defectos
y dictatoriales. Entre los sucesos que precedieron la nueva era democrática podemos
mencionar las siguientes.
- Los enclaves Bananeros y su ingerencia política:
Para el primer cuarto del siglo XX, la costa atlántica de Honduras estaba controlada por tres
compañías fruteras, que como en un pleito de perros y gatos, disputaban el mercado de
New Orleans.
Esa enconada competencia la trasladaron a la palestra política de Honduras. Las compañías
aportaban dinero y armamento a sus candidatos y propiciaban golpes de Estado para llevar
al poder al hombre que mejor les sirviera.
Mientras las compañías se enriquecían, el fisco de Honduras captaba poco o nada de la
comercialización del banano.
-La huelga de 1954

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 7

Durante los primeros meses de 1954, las relaciones entre las compañías y los obreros se
tornaban más tensas. En La Ceiba, Tela, Puerto Cortes, La Lima y El Progreso, los obreros
manifestaban descontento y exigían desde aumentos en los salarios hasta destitución de
algunos ejecutivos.
Para ese tiempo, los trabajadores tenían conciencia de clase y una gran cantidad de ellos
sabía qué era el Marxismo, en palabras simples : poder político del obrero. Las ideas de
Marx y Engels llegaron a las fincas de manera clandestina envueltas en papel : en los
periódicos Voz Obrera y Vanguardia Revolucionaria.
-La sucesión de Gobiernos militares
-La Guerra de 1969
- EL golpe de estado de 1972 (A Ramon Ernesto Cruz)
- EL bananagate
FORMACION DE LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE
El triunvirato militar encabezado por Paz García fija el 20 de abril como el día de las
elecciones para elegir a los diputados a la Asamblea Nacional Constituyente. En los
comicios el Partido Liberal logra 35 de los 71 puestos de la Asamblea, mientras que el
Partido Nacional y el PINU logran 33 y 3 respectivamente.
Una vez instalada la Asamblea, el 20 de julio del mismo año, ratifica al triunvirato militar
en la jefatura del Estado y su presidente provisional, Paz García, se comprometió a
devolverle la vida institucional al país y así lo hizo un año más tarde.
Los triunviros, antes de las elecciones sugirieron a los partidos legalmente inscritos -PL,
PN, PINU, que el nuevo presidente del país debería ser elegido en elecciones de primer
grado, lo que confirmó la Constituyente para el 29 de noviembre de 1981 cuando se
convocó a alecciones en la que participó además el recién nacido PDCH.
El Partido Liberal logró el triunfo con el doctor Suazo Córdova como máximo líder que
había asumido la dirección del partido después del repentino fallecimiento en 1979 de
Modesto Rodas Alvarado, a la sazón, el referente inobjetable de ese instituto político.
Los otros candidatos eran Ricardo Zúniga Agustinus del Partido Nacional, Miguel Andonie
Fernández del PINU y Hernán Corrales Padilla de la DC. Más que un triunfo electoral, la
victoria liberal significó una derrota a las dictaduras militares y una rotunda bienvenida a la
democracia.
MIEMBROS DE LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE 1980
JOSE EFRAIN BU GIRON
Presidente
Diputado por el departamento de Santa Bárbara
BENIGNO RAMON IRIAS HENRIQUEZ
Vice-Presidente
Diputado por el departamento de Olancho
JOSE NICOLAS CRUZ TORRES
Vice-Presidente
Diputado por el departamento de Francisco Morazán
MARCO TULIO CASTILLO SANTOS
Secretario
Diputado por el departamento de Colón
JUAN PABLO URRUTIA RAUDALES
Secretario
Diputado por el departamento de El Paraíso

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 8

CARLOS ORBIN MONTOYA


Pro-Secretario
Diputado por el departamento de Francisco Morazán
HERIBERTO ALCANTARA MEJIA
Pro-Secretario
Diputado por el departamento de Copán
ASAMBLEA GENERAL POR DEPARTAMENTOS
ATLANTIDA César Montes Lagos
Marco Antonio Ponce Pagoaga Irma Lucrecia Acosta Mejía de Fortín
Raúl Robles Fúnez Juan Rafael Pineda Ponce
Ela Corina Escobar de Canales Modesto Rodas Baca
Marco Tulio Munguía Soto Carlos Roberto Flores Facussé
COLON Mario Enrique Rivera López
Elías Jones Cálix Roberto Eduardo Cantero Rodríguez
COMAYAGUA GRACIAS A DIOS
Carlos Alberto Salgado Chávez Roberto Carlos Echenique Salgado
Juan de la Cruz Avelar Leiva INTIBUCA
José Amado Antonio Petit Hernández Romualdo Bueso Peñalba
COPAN Natanael Del Cid Menéndez
Arturo Rendón Pineda ISLAS DE LA BAHIA
Armando Moreno Alvarado Alden McClay Bennet Brooxs
Gabriel Cardona Tábora LA PAZ
CORTES Rolando Melghem Bonilla
Antonio Julín Méndez Trinidad Cervantes Gallo viuda de Suazo
Iván Fernando López Leiva LEMPIRA
Modesto Arnaldo Chacón Soto Napoleón Guillén Méndez
Jorge René Bendaña Meza Jacobo Omar Hernández Cruz
Daniel David Quezada Fernández Leónidaz Rosa Bautista
José Dolores González Vallecillo OCOTEPEQUE
Mario Enrique Prieto Alvarado Rafael Antonio Ardón Fuentes
Víctor Manuel Galdámez Prieto Jorge Alberto Pineda A.
Emilio Sosa Mancía OLANCHO
CHOLUTECA Francisco Berino Ruiz Banegas
Carlos Humberto Matamoros León de Jesús Rivera Pagoada
Gustavo Simón Núñez Francisco Ernesto Hernández Lobo
David Antonio Mendoza Lupiac SANTA BARBARA
Céleo Arias Moncada Manfredo Fajardo Aguirre
Jesús María Herrera Regalado Joaquín Medina Alvarado
José Guadalupe Lardizábal Sanabria Cristino Tróchez Barahona
EL PARAISO Andrés Galindo Castellanos
Carlos Octavio Rivas García VALLE
Ignacio Alberto Rodríguez Espinoza José Elías Názar Romero
Oswaldo Laínez Valladares Nelson Eddy Barralaga
FRANCISCO MORAZAN YORO
Jorge Ramón Hernández Alcerro William Franklin Hall Rivera
Héctor Orlando Gómez Cisneros Carlos Alberto Pineda Meza
Alfredo Musa Jalil Salomón María Dilma Quezada de Martínez

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 9

Vicente Murillo Durón José Alfredo Montoya Rodríguez

CREACION DE LA CARTA MAGNA DE 1982


El gobierno presidido por el general Policarpo Paz García se comprometió seriamente a
devolverle la vida institucional al país fijando fechas precisas para la elección de una nueva
Asamblea Nacional Constituyente el 20 de abril de 1980 y procediendo antes a la creación
del Tribunal Nacional de Elecciones, ahora Tribunal Supremo Electoral (TSE), que se
encargó de hacer todos los preparativos para las elecciones mencionadas.
La Asamblea Nacional Constituyente, integrada por 71 diputados, 35 del Partido Liberal;
33 del Nacional y tres del PINU tenía como única finalidad redactar la nueva Constitución
de la República y reorganizar todos los poderes del Estado, nombrándose para este efecto
presidente provisional al general Paz García.
La Asamblea Nacional Constituyente se instaló legalmente el 20 de julio de 1980 en el
edificio actual del Congreso Nacional que hasta ese momento servía como sede de
operaciones del Centro Asesor del Jefe de Estado de las Fuerzas Armadas (CADEJE).
Los militares, que habían gobernado de hecho el país por espacio de ocho años,
virtualmente vuelven a sus cuarteles al instalarse formalmente la Constituyente, que
inicialmente estuvo presidida por el doctor Roberto Suazo Córdova y posteriormente por
Efraín Bu Girón (QEPD) cuando aquél se retiró para ocuparse de la campaña política de
cara a las elecciones generales del 29 de noviembre del siguiente año.
En reconocimiento a su promesa de permitir elecciones libres y de que se instalara la
Asamblea Nacional Constituyente en un clima de armonía y paz, esta depositó la
presidencia provisional de la República en el general Paz García hasta que se eligiera al
nuevo presidente Constitucional electo por el voto directo del pueblo.
Paz García comenzó su período presidencial el 25 de julio de 1980 hasta el 27 de enero de
1982 cuando entregó el poder al doctor Roberto Suazo Córdova ganador de los comicios
generales del 29 de noviembre de 1981 dando inicio a una nueva etapa en la vida política
del país.

El breve recorrido histórico realizado anteriormente nos confirma que todos los procesos
constituyentes realizados en Honduras no cumplieron con dos requisitos esenciales que
exige una auténtica teoría democrática del poder constituyente, es decir, (a) que los
ciudadanos y ciudadanas puedan elegir expresamente a sus representantes para la redacción
de las nuevas constituciones políticas y (b) que tengan la oportunidad de aprobar los textos
constitucionales mediante consultas directas.
Así las cosas, todas las constituciones surgidas de los procesos constituyentes en Honduras,
incluida la vigente Constitución de 1982, distan mucho de las características de verdaderos
pactos sociales productos del consenso de todos los sectores de la sociedad, ya que en la
elaboración y aprobación de las mismas sólo participaron los grupos vinculados a las altas
esferas del poder económico, empresarial, religioso y militar del país, mientras la mayoría
de la sociedad hondureña quedó marginada de dicho proceso.
Bajo estos parámetros, la vigente Constitución hondureña nació con un defecto genético
pero aún así se debe reconocer que aunque no fue adoptada por sus redactores con la
intención de romper con el pasado e iniciar el camino hacia un nuevo orden social, ella
representa un avance en tanto declara formalmente que Honduras es un Estado de derecho y
señala el camino para la (re)construcción de la sociedad basándose en el respeto, la
promoción y la protección de los derechos humanos.

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 10

Sin embargo, 3 décadas de democracia formal bajo la Constitución de 1982 arrojan un


balance poco satisfactorio ya que los mismos actores que la redactaron se han encargado de
ignorarla, de interpretarla y reformarla de acuerdo con sus intereses, y en consecuencia, de
deslegitimarla, con lo cual no sólo han mostrado su incapacidad y desprecio por los
intereses de la sociedad en su conjunto, sino también por la legalidad, los valores
democráticos y los postulados del Estado de derecho.
El golpe de Estado del 28 de junio ha sido el tiro de gracia para nuestra incipiente
democracia y es una manifestación de la crisis de legitimidad y de gobernabilidad que
hemos venido arrastrando por años, y que ha dañado seriamente el tejido social. Superar
esta etapa de crisis profunda requiere de un gran consenso nacional que sólo puede
realizarse en el marco de una ANC inclusiva y verdaderamente participativa.

LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE EN LA ACTUALIDAD


MARCO CONCEPTUAL:
¿QUE ES LA CONSTITUCION?
La Constitución es un conjunto de normas que regulan el gobierno de un país y que
establecen el diseño de cómo idealmente debe funcionar nuestra sociedad. Aunque la
Constitución es la ley más importante de la nación, no contiene todo lo relacionado con el
funcionamiento de la sociedad y el Estado ya que solamente establece las líneas generales a
seguir.

¿QUE ES UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE?


La Asamblea Nacional Constituyente es el espacio donde se manifiesta o se institucionaliza
el poder constituyente y consiste en un organismo colegiado, temporal, representativo,
democrático y participativo cuya función principal es elaborar la Constitución política de
un Estado. Como expresión máxima de la soberanía popular tiene plenos poderes para
elaborar la ley fundamental del Estado y en este sentido, se constituye en un mecanismo
pacífico, participativo y democrático de transformación de la realidad política, social y
económica de un país.

¿COMO SE MANIFIESTA EL PODER DEL ESTADO?


a) El poder constituyente, ya que la soberanía corresponde al pueblo, y por tanto, su
titularidad corresponde al pueblo hondureño. El objetivo de este poder es constituir al
Estado y su ordenamiento político-jurídico para lo cual instaura órganos, procesos,
garantías y principios que permitan ejercer el poder que el pueblo delega.
b) El poder constituido, ya que de la soberanía popular emanan todos los poderes del
Estado. Estos poderes y sus funciones (Poder Ejecutivo, Poder Judicial, Poder Legislativo)
son constituidos por el poder constituyente con el objetivo de que hagan el ejercicio
cotidiano del poder soberano que el pueblo les delega de cara a la administración de la cosa
pública.

FORMACION DE UNA CONSTITUYENTE, Y LA NECESIDAD ACTUAL DE


UNA NUEVA CONSTITUCION:

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 11

Hay pueblos que incorporan en sus constituciones las vías jurídicas destinadas a
reformarlas totalmente o a sustituirlas por otras nuevas; con ello pretenden facilitar a cada
generación la posibilidad de revisar el orden constitucional e impedir que la generación
actual vincule de una vez y para siempre a las futuras generaciones con una Constitución.
Inversamente, hay constituciones como la de Honduras que sólo contempla las reformas
parciales y no prevé expresamente los mecanismos para su reforma total.
En este sentido, nuestra Constitución guarda silencio sobre la convocatoria a una ANC pero
ello no implica que el texto constitucional prohíba iniciar un proceso de este tipo, ya que de
ser así, estaría contrariando uno de los pilares fundamentales de toda teoría constituyente,
es decir, la soberanía popular entendida como un valor que pertenece al pueblo y que nadie
más que él, ni siquiera sus representantes pueden legítimamente apropiarse de ella.
Si el poder constituyente reside siempre en el pueblo del que nunca puede ser enajenado,
entonces éste tiene el derecho de cambiar la Constitución en el momento que considere que
sus disposiciones ya no son congruentes con la realidad. Bajo estos parámetros, todas las
restricciones y prohibiciones que puedan existir en la Constitución de 1982 están dirigidas a
delimitar el actuar de los poderes constituidos, definiendo lo que pueden y no pueden hacer
en el ámbito de sus facultades y funciones.
Ya hemos apuntado que los artículos 64 y 374 constitucional establecen la existencia
implícita y expresa de cláusulas pétreas que no pueden reformarse de ningún modo; esta
prohibición no está dirigida al poder constituyente que es soberano, sino a los poderes
constituidos, quienes en el ejercicio de sus facultades de reforma parcial de la Constitución
pueden modificar cualquiera de sus disposiciones menos las consagradas en tales artículos.
Por tanto, las cláusulas pétreas operan contra los poderes constituidos y no contra el pueblo
en el ejercicio del poder constituyente, ya que es el titular de la soberanía establecida en el
artículo 2 de la Constitución de la República y el único facultado para realizar reformas
totales a la misma.
En un sentido estrictamente jurídico, lo que se trata de evitar es que el poder constituido se
transforme en poder constituyente, ya que en ningún caso puede realizar reformas que
modifiquen los principios supremos de la Constitución vigente, muchos de ellos contenidos
en las cláusulas pétreas, los cuales, por su importancia fueron sustraídos de su competencia
y de su facultad reformadora.
Por lo tanto, nos encontramos ante un momento histórico de profunda crisis jurídico-
institucional que no fue prevista expresamente en la Constitución, y que no puede ser
superada si no se desmonta la actual maquinaria estatal y económica, y si no se sientan las
bases de una renovada institucionalidad estatal en el marco de nuevas relaciones de poder.
En otras palabras, esta crisis histórica sólo puede ser superada con la refundación del
Estado y sus instituciones, lo cual constituye un asunto de importancia fundamental en la
vida nacional, y por tanto, requiere el pronunciamiento directo del pueblo soberano a través
de su poder constituyente, frente a lo cual los poderes constituidos tienen el deber de
facilitar las vías jurídicas e institucionales para ello, que no es otra cosa que la adopción de
un decreto que regule la convocatoria a una ANC.
La concreción de la consulta dependerá de la vía que tomemos. Si asumimos la referida a la
reforma constitucional, habría que incidir y presionar políticamente al Congreso Nacional
para que realizara la reforma destinada a habilitar la convocatoria de una ANC y además,
sería necesaria la aprobación de una ley secundaria que regulara dicho proceso.
Si se toma la vía de las distintas solicitudes o peticiones por parte del 6% de los
ciudadanos, el Congreso Nacional tendría que conocerlas, discutirlas y aprobarlas con el

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 12

voto afirmativo de las dos terceras partes de la totalidad de sus miembros. Como resultado,
el Congreso Nacional debería aprobar un decreto de convocatoria a una ANC y ordenaría al
Tribunal Supremo electoral la convocatoria a la ciudadanía para el referéndum o el
plebiscito constitucional sobre la materia.
De acuerdo con el artículo 5 constitucional, la validez y obligatoriedad de la consulta estará
condicionada a que participen el 51% de los ciudadanos inscritos en el Censo Nacional
Electoral y a que se obtenga el voto afirmativo de la mayoría de los votos válidos.
Si se cumplen estos dos requisitos, el Congreso Nacional estaría obligado a aprobar la ley
que regule la convocatoria de elección y constitución de la ANC, en la cual se determine un
cronograma para la convocatoria y celebración de elecciones de los constituyentes, la
instalación de la asamblea, el plazo que tendría para redactar la nueva Constitución, las
facultades y poderes para realizar su trabajo, entre otras cosas.
Una vez elaborada la nueva Constitución, el pueblo soberano como titular del poder
constituyente originario tendría que aprobar o rechazar el texto constitucional elaborado por
la ANC a través de un nuevo referéndum o plebiscito.

ORGANIZACIÓN DE UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE


Una ANC debería tener representación de todos los sectores de la sociedad y por eso es
importante que el decreto que regule su forma de elección y constitución garantice la
igualdad de condiciones de quienes se postulen a ser elegidos constituyentes.
Sin ánimo de ignorar la existencia de otras propuestas, para asegurar una representación de
todos los sectores se podría considerar, entre otras, una de las siguientes formas de
elección:
Una primera forma (130 constituyentes):
a) Que 128 constituyentes sean elegidos con base en la distribución departamental en relación con
la población. De esta forma, en Atlántida se escogerían 8 constituyentes; en Colón 4; en
Comayagua 7; en Copán 7; en Cortés 20; en Choluteca 9; en El Paraíso 6; en Francisco Morazán
23; en Gracias a Dios 1; en Intibucá 3; en Islas de la Bahía 1; en La Paz 3; en Lempira 5; en
Ocotepeque 2; en Olancho 7; en Santa Bárbara 9; en Valle 4; y en Yoro 9.
b) Que 2 constituyentes sean elegidos por los migrantes residentes en Estados Unidos.
Una segunda forma (130 constituyentes)
a) Que 114 asambleístas sean elegidos con base a la siguiente distribución departamental:
Atlántida 7; Colón 3; Comayagua 6; Copán 5; Cortés 18; Choluteca 8; El Paraíso 5;
Francisco Morazán 20; Gracias a Dios 1; Intibucá 3; Islas de la Bahía 1; La Paz 3; Lempira
4; Ocotepeque 2; Olancho 6; Santa Bárbara 8; Valle 4; Yoro 8.
b) Que 2 constituyentes sean elegidos por los migrantes residentes en Estados Unidos.
c) Que 16 constituyentes sean elegidos por los integrantes de ciertos sectores sociales, tales
como, 1 representante de los pueblos negros; 1 representante de los pueblos indígenas; 1
representante de las mujeres; 1 representante de los campesinos; 1 representante de los
maestros de educación primaria y secundaria; 1 representante de los maestros
universitarios; 1 representante de los estudiantes universitarios; 1 representante de los
estudiantes de educación media; 1 representante de los obreros y empleados del sector
público; 1 representante de los obreros y empleados del sector privado; 1 representante de
la pequeña y mediana empresa; 1 representante de los jubilados; 1 representante de la
comunidad LGTB; 1 representante de los patronatos; 1 representante del sector informal de
la economía; y 1 representante de las personas con capacidades especiales .

HISTORIA DE LA CONSTITUCION
LAS CONSTITUCIONES EN HONDURAS 13

Independientemente del mecanismo escogido para realizar la elección de los constituyentes,


es importante asegurar que la ANC sea integrada equitativamente, para lo cual se plantean
las siguientes cuestiones:
a) Que el número de constituyentes a ser electos sea de 130.
b) Que la votación sea secreta, directa, universal, unipersonal y no por lista.
c) Que el Estado garantice espacios publicitarios iguales a cada uno de los candidatos y
candidatas en radio, televisión y prensa escrita, ejerza un estricto control del gasto electoral
y prohíba publicidad particular de las candidaturas en los medios de comunicación.
d) Que la inscripción de candidatos y candidatas a asambleístas se realice con un titular y
un suplente, y con el respaldo de firmas del 1% del Censo Nacional Electoral.
e) Que los constituyentes sean elegidos en forma directa y por mayoría de votos de los
ciudadanos y ciudadanas mayores de 18 años.
f) Que los electores voten por tantos candidatos como número de constituyentes le
corresponden al departamento donde vive.
Una vez instalada, la propia ANC como legítima representante de la voluntad soberana del
pueblo debe aprobar y expedir sus mandatos constituyentes, leyes, acuerdos, resoluciones y
las demás decisiones que adopte en uso de sus atribuciones.
Además, debe poner en receso al Congreso Nacional, sustituir a los actuales titulares de
varias instituciones importantes, tales como, el Ministerio Público, la Corte Suprema de
Justicia, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, etc. y nombrar
provisionalmente a los nuevos titulares de tales instancias.
Finalmente, una vez redactada y aprobada la nueva Constitución, debe ratificarse mediante
un referéndum o plebiscito constitucional por parte de la ciudadanía, y llamarse a
elecciones generales para elegir a las nuevas autoridades del Estado.

HISTORIA DE LA CONSTITUCION