Vous êtes sur la page 1sur 12

MOBBYNG A LOS MAESTROS

INTRODUCCION.
Desde la implementación del Modelo Educativo Socio Comunitario Productivo se
ha detectado cambios positivos y negativos en su accionar como profesionales
dentro la unidad educativa que se ve reflejado en su relación con sus
estudiantes, colegas y superiores que afecta su vida social , psicológica y dentro
el seno de su familia y en esta oportunidad nos vamos a referir a una
problemática negativa desconocida por la sociedad pero latente en la comunidad
educativa que afecta directamente a los maestros El presente trabajo de
investigación realizado por el equipo comunitario dentro la unidad educativa
“Oruro Secundaria-Turno Tarde” ubicado en el centro de la ciudad de Oruro
permite reflejar una creciente problemática como es el Mobbyng cometido por
las estudiantes hacia los maestros, entre colegas maestros.
OBJETIVOS
Se pretende hacer conocer el mobbing o acoso moral, laboral o psicológico.
- Analizar las causas y sus consecuencias del mobbing.
- Reflexionar la labor sacrificada que ejerce el maestro en favor de la
educación.
- Prevenir el mobbing hacia los maestros no solo dentro de la unidad
educativa “Oruro Secundaria –Turno Tarde” si no a nivel departamental
y/o nacional.
Mostrar la realidad que vive el maestro, hacer notar que el acoso laboral puede
llegar a afectar psicológicamente al correcto desarrollo de sus actividades diarias
en la clase, dentro y fuera de la institución. Provocando un ambiente negativo en
cuanto a la relación maestro estudiante, entre colegas y sus superiores.
Esta persona o grupo de personas reciben una violencia psicológica injustificada
a través de actos negativos y hostiles dentro o fuera del trabajo por parte de
grupos sociales externos, de sus compañeros, de sus subalternos o de sus
superiores. Dicha violencia psicológica se produce de forma sistemática y
recurrente durante un tiempo prolongado, a lo largo de semanas, meses e
incluso años, y al mismo en ocasiones se añaden "accidentes fortuitos" y hasta
agresiones físicas en los casos más graves. Una situación de acoso muy
prolongada en el tiempo, además de enfermedades o problemas psicológicos,
puede desembocar, en situaciones extremas, llegando incluso en el suicidio de
la víctima.
Lamentablemente, muchas de estas situaciones ocurren en las escuelas, y así
aparece el acoso sistemático a los docentes como una forma de disciplinamiento
utilizada por los directivos para imponer sus decisiones casi siempre arbitrarias
y muchas veces directamente descabelladas. Teniendo en cuenta que “Los
rasgos más habituales del acosador son la mediocridad, envidia, narcisismo,
necesidad de control, inseguridad, oportunismo, manipulación, actuación, rasgos
que corresponden a personalidades psicopáticas y paranoides” y que “Algunos
autores que mencionan claramente los celos y la envidia, como factores a
resaltar en estas personalidades; mencionan que los mismos son debido a los
sentimientos propios (generalmente fundados) de inadecuación e incompetencia
profesional” no resulta extraño que muchos directivos caigan en estas malsanas
actividades no sólo por la naturaleza de sus funciones, sino por las limitaciones
de sus capacidades y de su formación, como tampoco sorprende el estado de
caos y colapso permanente en que caen muchas escuelas confiadas a estos
personajes tan bien adaptados a la mediocridad que siempre premia cualquier
sistema burocrático.
Si antes se ha comentado mucho sobre el acoso que pueden sufrir los
estudiantes, también debemos comentar lo que sufren los profesores por parte
de los estudiantes y padres de familia de estos.
Es un fenómeno que ha ido aumentando a lo largo de los años, llegando a que
muchos profesores sufren o ha sufrido faltas de respeto por parte de sus
estudiantes, esto provoca desmotivación del profesorado y el abandono de la
enseñanza de algunos casos.
Según algunos aspectos, esto se debe a la falta de autoridad que se relaciona
con la crisis de desobediencia actual, que afecta a las sociedades en general,
que se presenta en la escuela y la familia, sus causas son culturales,
económicas, sociales, de género, edad, apellido, orientación sexual, etc.
Dentro de nuestras experiencias, el equipo comunitario pudo percibir casos
evidentes de mobbing de los estudiantes hacia los maestros, así también entre
colegas y de parte de la dirección hacia los maestros.
Tanto el mobbing como el bullying son situaciones de acoso que no deben ser
toleradas, ante ninguna persona, independientemente de su edad, sexo o
condición y deben ser denunciadas de inmediato para evitar que puedan tener
consecuencias graves para la salud física y psicológica de los afectados.
DESARROLLO
El equipo comunitario de la U.E. “Oruro Secundaria - Turno Tarde”, se ha podido
percatar de acoso moral y psicológico que sufren los maestros por parte de los
estudiantes, entre colegas y sus superiores.
Algunos de los docentes que acudieron a la dirección aseguraron que fueron
denunciados por las familias, lo que supone un aumento de denunciados de años
anteriores, mientras que las agresiones verbales sufridas por los docentes
lamentablemente cada año va en aumento.
Los profesores que denuncian problemas para dar clase por indisciplina de las
estudiantes según el comentario de algún cada año se va incrementado en vez
de reducir en la unidad educativa y se percató también lamentable comentario
de unos maestros que indican que algunos colegas suyos abandonaron la
institución a causa del Mobbing.
De 10 maestros 4 son los que padecen faltas de respeto de los estudiantes
según una consulta verbal del equipo comunitario a maestros y estudiantes de
la Unidad Educativa. Las acusaciones falsas procedentes de las estudiantes y
padres de familia son muy preocupantes ya que algunas señoritas estudiantes
inventan mentiras a sus padres en cuanto a sus notas y asistencia a la Unidad
Educativa y lamentablemente los más perjudicados son los maestros quienes de
alguna manera y con evidencias deben desmentir o constatar de lo que se les
acusa.
Diferenciando Significados.
Qué es Mobbing:
Mobbing es una palabra del inglés que significa ‘acoso laboral’. Es una práctica
que consiste en el trato vejatorio, descalificador o intimidatorio por parte de una
persona o un grupo de personas hacia otra persona en ambientes de trabajo, y
que se produce de forma sistemática y recurrente durante un periodo de tiempo
prolongado.
El mobbing, o 'acoso psicológico', es una forma de violencia psicológica en la
cual la víctima es sometida a todo tipo de maltratos, desde los más sutiles, como
rumores o burlas, hasta los más evidentes, como la ofensa verbal, la
descalificación pública, la humillación, acoso cibernético, e incluso la violencia
física.
La finalidad del mobbing, o también conocido como 'acoso moral', es producir
sentimientos, inseguridad, miedo y desmotivación en el maestro, para afectar su
desempeño y lograr que abandone el puesto de trabajo. La consecuencia es la
destrucción moral y psíquica de la víctima, por ello, si el mobbing no es atajado
a tiempo puede llegar a producir trastornos psicológicos. En situaciones más
graves puede conducir, incluso, a la muerte por suicidio.
Las víctimas de mobbing, por lo general, son personas con características
personales notables (inteligencia, buena apariencia, éxito social, buena
reputación, etc.) y cualidades sobresalientes (excelencia profesional, alto sentido
ético, etc.), que pueden resultar amenazadoras para las estudiantes, que
reacciona de esta manera para intentar desviar la atención de su propia
mediocridad. No obstante, también pueden ser objeto de mobbing personas muy
jóvenes o ingenuas, o con credos o tendencias diferentes, o con ciertas
condiciones específicas.
Las primeras investigaciones en torno al mobbing fueron llevadas a cabo por el
científico sueco Heinz Leymann en la década de 1980, quien además acuñó el
término.
El mobbing es un problema que actualmente afecta la eficiencia, el bienestar y
la salud psicológica de una parte importante de la población en edad laboral
activa.
Tipos de mobbing
En los ambientes laborales, el mobbing se registra en tres direcciones
igualmente dañinas.
Mobbing horizontal: Es aquel que se produce entre iguales; son los propios
compañeros de la víctima quienes participan en su hostigamiento.
Mobbing ascendente: Es aquel en el cual un grupo de subalternos (estudiantes)
se confabulan para acosar a un superior.
Mobbing descendente: Es aquel en que es una persona con un cargo
jerárquicamente superior somete a presiones, maltratos y hostigamiento en
general a un colega subalterno.
Indicios de que se es víctima de mobbing
Comunicación limitada: El maestro reduce la comunicación con los acosadores
para evitar el maltrato psicológico por parte de los estudiantes.
Contacto social limitado: La víctima es paulatinamente aislada en el trabajo, no
cuenta con el apoyo de sus compañeros, con quienes no puede establecer
vínculos. Se la trata de una forma diferente o discriminatoria.
Desprestigio: El trabajo y las capacidades del maestro son desvalorizados, se
siembran rumores sobre su vida personal, sus competencias personales son
puestas en duda, se le atribuyen comportamientos antiéticos, sus decisiones o
el resultado de su trabajo es fuertemente cuestionado, los errores que comete
son sobredimensionados.
Hostilidades: La víctima es sometida a una gran presión, recibe maltratos
verbales y humillaciones constantemente, se le exige exagerada tolerancia por
parte de los estudiantes y se le trata de imponer reglas por parte del grupo.
El bullying es un anglicismo que no forma parte del diccionario de la Real
Academia Española (RAE), pero cuya utilización es cada vez más habitual en
nuestro idioma. El concepto refiere al acoso escolar y a toda forma de maltrato
físico, verbal o psicológico que se produce entre escolares, de forma reiterada y
a lo largo del tiempo.
El bullying suele tener lugar en el aula y en el patio de la escuela. Este tipo de
violencia por lo general afecta a niños y niñas de entre 12 y 17 años, aunque
puede extenderse a otras edades.
Cuando se habla de bullying hay que establecer que los profesionales expertos
en la materia tienen muy claro qué perfiles tienen el acosador y el acosado. Así,
en el primer caso, estas son las principales señas de identidad que le definen:
• El acosador es alguien que necesita tener el dominio sobre otro para sentirse
poderoso y así ser reconocido.
• Carece de habilidades sociales y no muestra ningún tipo de capacidad de
empatía.
• Por regla general, es alguien que suele tener problemas de violencia en su
propio hogar.
• No tiene capacidad de autocrítica y manipula a su antojo la realidad.
En el segundo caso, el del acosado, estas podemos decir que son las
características que le suelen identificar:
• Es alguien sumiso.
• Tiene baja autoestima y además no posee una personalidad segura.
• Presenta una incapacidad absoluta para defenderse por sí mismo.
• Se trata de una persona muy apegada a su familia y que no tiene autonomía.
• Suele presentar algún tipo de diferencia con el resto de sus compañeros de
clase en lo que se refiere a raza, religión, físico, factor económico fisiología, etc.
El agresor o acosador molesta a su víctima de distintas maneras, ante el silencio
o la complicidad del resto de los compañeros. Es habitual que el conflicto
empiece con burlas que se vuelven sistemáticas y que pueden derivar en golpes
o agresiones físicas.
Los casos de bullying revelan un abuso de poder. El acosador logra la
intimidación del otro estudiante, que lo percibe como más fuerte, más allá de si
esta fortaleza es real o subjetiva. Poco a poco, el niño estudiante acosado
comienza a experimentar diversas consecuencias psicológicas ante la situación,
teniendo temor de asistir a la escuela, mostrándose retraído ante sus
compañeros, etc.
El bullying se ha convertido en una de las principales preocupaciones que tienen
los padres y maestros respecto a sus hijos. Por tanto, es importante que aquellos
presten atención a signos que pueden indicar que sus hijos están sufriendo
acoso escolar:
• El adolescente presenta cambios de humor muy bruscos.
• Tiene miedo de ir a la unidad educativa y por eso siempre pone excusas para
faltar a clase.
• Se produce un importante cambio en lo que es el rendimiento escolar llega
abajar
• No cuenta nada sobre su día a día en la unidad educativa y tiene falta de
comunicación con sus padres.
Con las nuevas tecnologías, el bullying se ha extendido al hogar de las víctimas,
en lo que se conoce como ciberbullying.
Más profesores sufren ansiedad y depresión
Aumentan también los que aseguran que reciben presiones para aumentar las
notas, los maestros que son objeto de crítica por medio de las nuevas
tecnologías y las redes sociales van en crecimiento, muchas veces de forma
anónima e impune.
Un alto porcentaje de maestros recibieron agresiones verbales de las
estudiantes, insultos, agresiones psicológicas y cyberbullig.
Algunos maestros aseguran que no se siente el respaldo de la dirección de la
unidad educativa o la administración correspondiente en este tipo de problemas
y aún menos del consejo educativo (junta escolar.)
Además, al implementarse el Nuevo Modelo Educativo Socio comunitario
Productivo se han relajado las normas de convivencia educativa, respaldados en
la Constitución Política del Estado, código del niño - niña adolecente, ley 045
contra el racismo y toda forma de discriminación, hay menos profesores en la
Unidad Educativa y "aumenta" el número de estudiantes por aula para concluir
que es "más difícil" mantener el orden.
También han subido las conductas "conflictivas" de las estudiantes que impiden
dar clase con normalidad y que el estado anímico de los profesores ha
empeorado.
El papel del maestro dentro la unidad educativa
El plantel administrativo ha insistido en que los casos más graves se deberían
tratar como faltas muy graves y ha pedido el apoyo de docentes y padres de
familia en sus previsiones sobre la consideración del docente como autoridad
pública y la presunción de veracidad. "Esta ley (070 Avelino Siñani Elizardo
Pérez) es un parche y se ha limitado a cambiar medias académicas y
organizativas y ha olvidado el papel del profesorado”, haciendo que este tenga
más trabajo en cuanto a documentación, dándole poder a los padres de familia,
estudiantes y quitándole autoridad al maestro dentro y fuera de la unidad
educativa.
Muchos conflictos sociales, según han asegurado los maestros, tendrían una
prevención, con el apoyo de los padres de familia dentro el hogar mejorando la
formación desde el seno mismo de la familia, puesto que las señoritas
estudiantes traen consigo conflictos familiares que inciden en su
comportamiento, además de la influencia de los amigos y las redes sociales.
Frecuencia de conductas de acoso psicológico en las aulas dentro la unidad
educativa “ORURO SECUNDARIA – TURNO TARDE” de la ciudad de Oruro y
malestar del profesorado de secundaria.
Los datos aportados por las respuestas dadas al cuestionario para profesores
de Educación Secundaria ponen de manifiesto que al menos dentro la
Comunidad educativa, estamos lejos de esa “atmósfera pacífica y responsable
que se goza en los centros educativos de Oruro” según los mismo estudiantes y
profesores.
Lo cierto es que la convivencia en las aulas no es tan buena, y ello repercute
negativamente sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje las estudiantes,
porque durante las clases se hace difícil realizar algo serio. Esos conflictos que
pueden hacer que el acoso entre iguales quede como algo común, llegan a
alcanzar cotas de violencia real, de violencia de alta intensidad que afecta sobre
todo al profesorado.
Durante las clases los comportamientos disruptivos provocan violencia verbal,
violencia psicológica, e incluso violencia física, conductas agresivas, en suma,
que pueden llegar a destruir la identidad profesional del maestro, que con
frecuencia vive estos episodios con enorme disgusto y ansiedad. Y ello en parte
debido a que la credibilidad de los maestros ante muchos padres de las
estudiantes, es nula, valiendo tanto las palabras de las estudiantes como la de
sus profesores, por la falta o ausencia casi total de la autoridad del docente. Una
mayoría de los docentes están de acuerdo o absolutamente de acuerdo en que
hay una pérdida total de autoridad por parte del profesor, una minoría de
maestros están un poco de acuerdo con esa idea.
Lo cierto es que bastantes estudiantes durante las clases presentan conductas
inadecuadas, comen chucherías y escuchan música en su celular, mp3, mp4;
mostrando total desinterés hacia las explicaciones de su profesor, faltan a
menudo a las clases y cuando asisten llegan tarde con frecuencia, y se toman
confianza sin límite hacia sus profesores, arrojan al suelo las mochilas, envases
de gaseosas y envolturas consumidas las chucherías, chocolates, dulces o
refrescos, escriben sobre los pupitres. Todo ello provoca un enorme descontento
del profesorado con la situación actual, que ve imposible impartir clase a
determinados grupos, e incluso siente miedo o angustia previo a entrar en
determinadas aulas.
El estrés sufrido por muchos maestros/as el cual les aboca a sufrir diferentes
enfermedades, es provocado por esas actitudes de determinados estudiantes y
por las humillaciones recibidas por parte de éstos, y por las que constatan
también en otros compañeros de profesión.
La evolución de estas situaciones lejos de mejorar parece ir en sentido contrario,
y empeora respecto a cursos anteriores. Al menos eso piensa un elevado
porcentaje de docentes, quienes reconocen la gravedad de esas situaciones de
violencia que se vienen produciendo. No obstante, existe también un porcentaje
menor de maestros que no aprecian la misma gravedad. Aun así, algunas
cuestiones son capaces de homogeneizar a los docentes y polarizarles en una
misma dirección. Existe un importante acuerdo con la idea de que se ha
producido un gran deterioro del sistema educativo, también en que los niveles
de exigencia hacia las estudiantes han disminuido drásticamente, y que la crisis
del MESCP es una realidad incuestionable. Otras dos cuestiones que también
generan un importante acuerdo entre los docentes es que hay una pérdida total
de autoridad por parte del maestro y que en la situación actual tal y como se
desarrollan las clases, se necesita un gran autocontrol lo cual produce mucho
desgaste.
Los bajos niveles de convivencia en las aulas vienen dados por diferentes
cuestiones o sucesos que los profesores reconocen haber vivido o conocido, y
que se relacionan, con humillaciones, con insultos, con estudiantes que les
“levantan la voz”, con situaciones que hacen salir a la maestra o maestro llorando
de clase, con el deseo de abandonar la enseñanza.
Todas las situaciones de indisciplina y su evolución tienen como protagonistas a
las estudiantes, a las maestras y maestros y a las familias, destacando
especialmente las familias desde la óptica de las maestras y maestros como las
más negativas, seguidas por las estudiantes. Y aunque en bastante menor
medida, las maestras y maestros considerados como grupo, bien por desinterés
bien porque no ejercen su función, también se asignan una cuota de
responsabilidad en la evolución de esas situaciones. Pero no tanto porque se
sientan responsables de ese deterioro de la disciplina, de la que piensan no tener
en sus manos el remedio para resolverlo, sino que quizás se centre
exclusivamente en lo relativo a las suciedad en que quedan muchas aulas desde
primera hora de la mañana, y en la constatación de humillaciones y problemas
de sus compañeros de profesión, por parte de determinadas estudiantes, ante
los que con demasiada frecuencia suelen ignorar simulando “no enterarse”, algo
que a su vez, puede relacionarse con el respaldo recibido por
los maestros desde la dirección, pues el respaldo que la dirección proporciona o
no a los maestros en sus conflictos interpersonales frente a las estudiantes y
padres de éstos, resulta determinante para el manejo de la ansiedad del propio
docente.
Creo que es precisamente aquí dónde radica el problema. Se están aplicando
en Secundaria criterios que sólo son válidos para los primeros años de la
Primaria, realizando sus clases muy aburridas, poco participativa, dando a las
estudiantes exceso de confianza, exigen más de lo que enseñan por ejemplo en
los primeros cursos de secundaria se ha observado poco o nada de respeto
hacia el maestro y excesiva confianza entre los mismos.
En función de la edad o el que compartan la misma aula las
estudiantes con capacidades e intereses muy diferentes realidades sociales,
económicas y culturales, ello hace que el maestro tenga enormes problemas
para motivar a las estudiantes. Un cierto porcentaje de maestros de Secundaria,
están de acuerdo o absolutamente de acuerdo en que a veces, al no ser capaces
de motivar a sus estudiantes, o el no saber cómo hacerlo, le produce
sentimientos de culpa.
La implantación del MESCP supuso sin duda, un enorme avance educativo en
la sociedad al alargar la escolaridad obligatoria hasta el bachillerato, pero a pesar
de sus muchos aspectos positivos, no ha funcionado como se esperaba. La crisis
del MESCP es una realidad incuestionable para un 60 % de maestras y maestros
y un 40 % más está “un poco de acuerdo” con el nuevo modelo educativo.
La mala implementación de algunos aspectos de la Ley, ha hecho
equivocadamente del derecho y del deber de la educación un sinónimo
de la mediocridad, porque trata de implementar un nuevo modelo muy radical
que quita al maestro autoridad, dando a las estudiantes y padres de familia
atributos por encima del maestro coartando así un mejor proceso educativo para
sus hijas, creando en el maestro miedo, susceptibilidad y estrés en el desarrollo
pleno de sus funciones en favor de la comunidad estudiantil.
Pero los docentes tienen difícil arreglar por sí mismos la situación,
porque la autoridad educativa está cada vez más indiferente. Se ha destruido la
autoridad del profesorado, que llega a sentirse inseguro y hasta pierde el control
de su clase. Las estudiantes gozan de una elevada libertad o poco control de los
padres de familia en su casa, y los maestros tienen “atadas las manos” a la hora
de imponer sanciones. Ha de hacerlo, el “Consejo disciplinario. Pero el maestro,
individualmente, carece de competencia real para imponer siquiera mínimas
sanciones más allá de la puerta del aula.
El principio de autoridad está fallando en las escuelas y en las familias. En las
escuelas porque no dejan hacer uso de él; y en las familias porque hay miedo a
ejercerlo. Se hace necesario que los docentes puedan hacer valer su autoridad
en la clase ante sus estudiantes. Pero esa autoridad que se le supone, para
hacerla valer, ha de ser reconocida por la dirección. Y no sólo por la dirección,
sino también por la Sociedad.
Sólo así dejará de haber maestros blanco
permanente de las burlas que les hacen sus estudiantes. Un porcentaje de
profesores reconocen claramente que estos hechos se dan (quizás ellos lo han
sufrido) y otros están “un poco de acuerdo” en que esas situaciones existen en
otros centros educativos y con mayor intensidad en los colegios de varones. Sin
llegar a tales extremos de las “burlas o mofas”, para algunos maestros, entrar en
determinadas clases les supone un sufrimiento intolerable, y para otros “un poco
de acuerdo” en que entrar en determinadas “aulas” se está convirtiendo en un
problema…porque en ellas hay estudiantes maleducados, a los que sus padres
no han querido o no han podido corregir, y éstos no sólo no obedecen a sus
maestros, sino que se enfrentan a ellos con soberbia, demostrando su mala
educación y prepotencia.
Todo esto, sin duda, requiere en el profesor un gran autocontrol y represión de
su ira, le produce mucho desgaste y estrés. Además, queda afectada la propia
salud del maestro llegando estos a operarse de la vesícula biliar.
Pero todos estos problemas de los que hemos venido hablando no afectan a
todos los maestros por igual. La personalidad de cada maestra es determinante
en el control del estrés por parte del docente, ante las situaciones de indisciplina,
pero aparte de ello, las maestras resultan “más perjudicadas que sus
compañeros varones”.
A pesar de todo lo que soportan los profesores de Secundaria, tienen en muchas
ocasiones dificultad para denunciar las situaciones de abuso del estudiantado,
porque suelen volverse contra el mismo docente, al que se acusará de no ser
capaz de mantener el orden y el buen clima de la clase.
Se confirma así que el “malestar del profesorado” de Secundaria es real y
bastante profundo. Sus particulares enemigos son la violencia en las aulas, la
falta de interés por lo que dicen, y los mediocres resultados que obtienen las
estudiantes con su trabajo.
Consecuencias.
A largo plazo el Mobbing puede provocar trastornos psíquicos y físicos en los
afectados, incluso podría desembocar en enfermedades grabes relacionadas en
parte con la incapacidad laboral, hasta inducir al suicidio.
Consecuencias frecuentes del Mobbing son:
- Síntomas de estrés como dolores de cabeza o trastornos del sueño
- Aislamiento social
- Enfermedades gastrointestinales.
- Desde estados depresivos hasta depresiones profundas.
- Trastornos cardiovasculares.
- Desconcierto, disminución de la autoconfianza.
Además de las consecuencias personales del mobbing, también se sufren
consecuencias económicas para los afectados: los maestros acosados pueden
presentar una mayor incidencia de disminución de su capacidad de enseñanza.
puesto que el Mobbing provoca con frecuencia enfermedades psicosomática,
algunos afectados se jubilan con antelación debido a su incapacidad laboral.
Prevención y Tratamiento del Mobbing.
Generalmente los individuos pueden defenderse a duras penas contra el
mobbing sin embargo se recomienda que los afectados busquen el dialogo con
el hostigador para solucionar el problema, y mostrarse dispuestos al
compromiso. A este respecto se aconseja, por ejemplo, buscar las causas del
conflicto y plantear problemas de solución. Además, hay algunas cosas que las
victimas del mobbing pueden hacer para defenderse.
- Buscar métodos de relajación como el Yoga e intentar distraerse en el
tiempo libre con actividades agradables. También puede reducirse el
estrés practicando el deporte, por ejemplo.
- Buscar personas que se hallen en una situación similar.
- Tomarse días libres, por ejemplo, unas vacaciones o acudir a un
balneario.
- Buscar testigos y llevar un registro para tener indicios si se presenta una
demanda.
- Dirigirse a Dirección, al consejo disciplinario si el dialogo con el hostigador
no surtió efecto.
Es importante defenderse cuanto antes de los ataques del Mobbing. De este
modo puede ponerse fin a los conflictos iniciales.
CONCLUSIÓN.
- El mobbing es una agresión psicológica que se realiza
independientemente de la conducta del trabajador (no es necesario
trabajar mal o no caer bien)
- Es un fenómeno que tiene que ver con la violencia en la sociedad,
políticas y entorno laboral
- Afecta a la eficacia de la unidad educativa en la salud del trabajador con
riesgos psicosociales por la taza de incremento en estos casos.
- Como no tiene regulaciones los especialistas en prevención de riesgos
laborales no saben qué acciones tomar frente a las alternativas
emocionales.
- El entorno familiar se ve perjudicado.
- Ocurrencia de bajas laborales con pérdidas para la unidad educativa.
- Ninguna organización progresa con trabajo intimidatorios.
- La falta de comunicación y generación de confianza de los líderes de
equipo conlleva a un clima laboral desfavorable.
- Con una buena gestión de recursos humanos y la participación de los
maestros es posible ser un lugar de trabajo agradable, donde se
conseguirá: armonía, desarrollo, integración y satisfacción.
“el mobbing es una enfermedad derivado del estilo de trabajo, la solución está
en tomar conciencia y ser parte del equipo”
Dentro de la experiencia vivida por el equipo comunitario, dentro la unidad
educativa “ Oruro Secundaria – Turno Tarde” se pudo evidenciar la problemática
del Mobbing que viven los maestros por diferentes motivos ya sean estos de
género, edad, apellido y forma de vestir que provocan por parte de la comunidad
estudiantil, burlas acoso moral que perjudica en el normal desarrollo de la
actividad curricular del maestro que además es un problema creciente que causa
en el maestro diferentes malestares que repercuten en la vida social del maestro
dentro la institución y que llega a afectar al seno mismo de su familia.
El mobbing es un problema creciente dentro las instituciones educativas que
tiene como actores principales a las estudiantes que por diferentes
circunstancias en las que viven desarrollan una personalidad problemática que
afecta directamente a sus compañeras pero principalmente en los maestros ya
que estas estudiantes (problemáticas) al relacionarse con sus similares
contagian esa actitud de rebeldía que al asociarse en grupos problemáticos
demuestran una actitud de desobediencia contra el maestro realizando burlas,
acoso psicológico y moral que desgasta al maestro impidiéndole desarrollar un
normal desarrollo de las actividades curriculares y que además provoca en el
maestro estrés laboral ,enfermedades psicológicas, y perdida del autoestima que
repercute en su actividad académica para la formación de los estudiantes.
BIBLIOGRAFIA.
- Dr. Fuentes Rocañin Carlos, año 2004, ¡Mobbing! Acoso laboral…
PSICOTERRORISMO EN EL TRABAJO, editorial ARAN.
- LEY DE EDUCACION 070 Avelino Siñani – Elizardo Pérez
- www.monografias.com
- www.definicione.com
- Experiencias propias del equipo comunitario