Vous êtes sur la page 1sur 9

Transición de los niños y niñas al contexto escolar en el nivel primaria.

Definición de las Transiciones

Las transiciones en la primera infancia se refieren a los procesos de


cambio que viven los niños en sus primeros 8 años vinculados al acceso (o
no) a distintos servicios educativos (al centro de educación y cuidado
temprano, al preescolar y a la escuela primaria). Las transiciones son
procesos donde lo que sucede en la instancia anterior y a la que se accede
importa, y que implican ajustes del niño y del ambiente. Afectan no solo al
niño sino a su entorno y la instancia por la que transita. El hogar, el centro
de educación y cuidado, el preescolar, la escuela constituyen subsistemas
por los que el niño transita, y estos a su vez se ven afectados por el paso
del niño. Existe una responsabilidad compartida entre el niño, los pares, la
familia, el maestro y la comunidad.

En el transcurso del tiempo se han trabajado diferentes terminologías y


entre ellas esta el juego y la lúdica. Juego viene de raíz latina IOCAR,
IOUCUS: que significa divertirse, retozarse, recrearse, entretenerse, le
precede del latín ludicer, ludicruz; del francés ludique, ludus y del castellano
de lúdicro o lúdico que significa diversión, chiste, broma o actividad relativa
al juego.

Retomemos un poco el tiempo y pasemos por los siglos: los Romanos


definieron lúdica como la plástica animada y creativa, como alegría y
jolgorio.

Para Hebreos era conceptuado como broma y risa, los Alemanes como
placer.

En el siglo XVI la pedagogía toma la lúdica como su medio de enseñanza y


principio fundamental.

La “Teoría de la expresión” según Bernan Mason plantea que la lúdica


desde el punto de vista biológico cumple una función como órgano activo y
vivo delimitada por los fenómenos naturales.

A nivel sociocultural se habla del juego como acciones pasadas de


generación en generación.
Estas conceptualizaciones y otras que existen nos han presentado la
posibilidad que la lúdica va mucho más allá del mismo juego del hombre en
ganar goce y placer y llega a otros estados del ser que busca un desarrollo
más integral, tanto a nivel individual como colectivo.

La lúdica desde este punto de vista busca la positividad, produciendo


beneficios biológicos, psicológicos, sociales y espirituales entre otros, busca
un hombre hacia la integralidad de ser, pensar y actuar en un constante
proyecto de mejorar sus condiciones de vida.

Marrison George (2005) establece que la transición es el camino


hacia una situación de aprendizaje, grado, programa o experiencias de
los otros.

Peralta (2008) es quien identifica factores internos, vinculados al niño y


su familia, los factores internos incluyen la comunidad nutricional, el
nivel de desarrollo cognoscitivo y socio-emocional alcanzado al
momento de la transición así como factores relacionados a su entorno
familia, el nivel socio-económico, la valoración que se le da a la
educación y cuidado temprano, entre otros.

Una transición exitosa se describe como el paso que hace el niño


acompañado de sus padres y docentes, de una institución educativa o de
cuidado a otra; paso para el que se encuentra preparado y en el que
experimenta proximidad y continuidad con el nuevo ambiente debido a un
currículo que se ajusta a su nivel de desarrollo, y a profesores preparados
que están interesados en conocer al niño y su experiencia pasada. En ese
paso, los padres deben sentirse acogidos y apoyados por la nueva
institución educativa o cuidado en función a políticas que promueven su
participación. Una transición exitosa en la primera infancia es más probable
que se dé si existe un marco regulatorio y político común que favorezca la
continuidad de las experiencias. Un sistema integrado de atención de la
primera infancia (menores de 7 años) bajo una misma institución facilita la
articulación de los servicios, la creación de estándares comunes de atención
de los programas, y perfiles basados en competencias para el personal que
trabaja en estos programas.
Se han recopilado datos sobre la transición que los niños y niñas llevan a
ingresar al nivel primario, de acuerdo a ello se hizo una observación en la
Esc. Primaria José Emilio Grajales, donde pudimos observar que el maestro
del primer grado de primaria si utiliza las estrategias en sus actividades,
para que sus pequeños estudiantes reciban un aprendizaje sea
significativo.

La transición es un proceso de cambio que puede generar en los niños,


sentimientos de pérdida, abandono, e incertidumbre por lo desconocido,
experimentan cambios de ambientes en los que algunos se adaptan con
facilidad, pero otros enfrentan dificultad, lo que en ocasiones puede generar
el bajo rendimiento escolar.

El motivo de esta investigación es para conocer más acerca de la


importancia que se le ha dado a la transicion desde diferentes contextos, es
por ello que nos hemos encontrado con algunas problematicas relacionadas
a nuestra investigación: Vargas Marlene (2009) “Factores que inciden en la
transición de los niños” y las niñas al primer grado” cuando el niño llega a
primer grado de primaria se enfrenta con mucha rigidez y un cambio total a
su contexto, es decir, no puede hablar, jugar, ni moverse de su asiento y por
lo tanto debe esperar hasta la hora del descaso, es por ello que la
educación y formación infantil se ven frustradas ya que se comienza a tratar
al niño como un adulto, omitiendo que a la edad de 6 años necesita del
juego para aprender y seguir desarrollando su sistema cognitivo.

Nashiki, R., Angulo, E., Casillas, R., y Ortega, R. (2011), hablan de que la
transición hacia este nivel la puede lograr el niño con éxito cuando los
padres y las madres de familia, además de los docentes, los preparan de
antemano: les hablan acerca de lo que pueden sentir, de lo que va a
suceder y les brindan su apoyo, cariño y comprensión todo el tiempo. Así el
niño tendrá conocimiento previo a cerca de la nueva etapa que enfrente
durante la transición del preescolar a la primaria. Y es por eso que
consideramos lo importante que es la relación que debe haber entre los
padres de familia, el docente y el niño.
(Merchán & Rodríguez, 2002) realizo una investigación con los padres de
familia donde , los padres de familia reconocieron el papel fundamental que
ellos cumplen desde sus hogares, aplicando este tipo de métodos con sus
hijos, y finalmente con los niños, se pudo demostrar que la lúdica hace
parte de su diario de vivir y que de ella depende en gran medida el
desarrollo de la creatividad.
Fontalvo, Herrera, & Primo (2001), defienden la importancia de las
actividades lúdicas en el desarrollo de los niños, demostrando que además
de proporcionar disfrute y goce por lo que se hace, suministra espacios de
interacción con el entorno natural y social. En este sentido: “las actividades
lúdicas se convierten en recursos que facilitan la expresión creativa de los
procesos de aprendizaje”. Si se le da la continuación de las actividades que
se utilizan en el nivel preescolar, para un mejor aprendizaje, sin perder el
objetivo de las actividades que se buscan llevar acabo en el primer grado de
primaria, será más fácil que el niño retenga los conocimientos.

Como viven los niños la transición…

Los niños viven cambios que generan diversas emociones. Uno de ellos es
el ingreso al primaria en el que la mayoría de los pequeños se sienten
confundidos e incluso incómodos con el contexto en el que están, aquí lo
que se tratará hablar es enfocado en conocer comprender que cuestiones
de la manera en la que forman parte del desarrollo académico de los niños
al cambiar de preescolar a primaria, como por ejemplo, maestros, contexto
escolar, compañeros, padres de familia, incluyen en el rendimiento escolar
de los alumnos. A la educacion preescolar se ha considerado una etapa en
la que los niños y niñas deban lograr la maduración necesaria para los
aprendizajes formales (principalmente la lectura y la escritura) los cuales le
corresponde a la primaria.

Si bien podemos decir la educación que en el preescolar se les da no sugie


siendo las misma al llegar a la primaria, puesto que en el preescolar se les
enseña al niño a tomar sus propias decisiones, a que piensen de manera
libre y a que sean entes sueltos de cualquier opresión, mientras que en la
primaria hay maestros que no tienen esa delicadeza de pensar en que el
niño debe de continuar como un ente explorador, sin perder el objetivo de
su formación inicial primaria, es por ello que al ingresar a la educación
formal el conocimiento del niño se ve truncado, por que quizá el docente no
siempre buscar empatizar con su alumno de una manera en que el niño
sienta que él profesor es un amigo en vez de verlo como la autoridad dentro
del aula. Si está relación entre alumno y maestro no se da es donde el
autoestima de niño se ve afectada, por lo que el interés al ir a la escuela no
se verá de manera positiva en los alumnos ya que no de tiene esa
adaptación social y fectiva que se debe desde los primeros días de asistir a
la escuela, por lo que la entrada a la primaria les ofrece a los niños nuevas
oportunidades y nuevos retos, por lo tanto el niño debe de empezar a
desempeñar un trabajo académico más formal a diferencia del preescolar
por que ahora deben de cumplir con tareas, presentar exámenes a cada
tiempo determinado, es ahí donde el niño debe aprender a trabajar para
cumplir con retos más largos en las actividades que el maestro pide y esto
implica que el alumno tenga más retos difíciles.

Cava, Musitu y Goñi; afirman que el rendimiento escolar y la autoestima se


relacionan entre sí, debido a que es muy importante que el niño se sienta
bien para que cuenten con el aprendízaje que el maestro les dará.
En todo esto la familia tiene mucho más relevancia: como bien lo menciona
nuestro siguiente autor;
Bronfenbrenner (1979) la familia y la escuela forman dos sistemas en
los que los niños tienen relación directa, La adaptación al cambio,
según la perspectiva de este informe, no debiera verse únicamente
como una adaptación social, sino también las dimensiones cognitiva y
de habilidades, que el niño debe de ir desarrollando de manera gradual.

Sylva et al. (2004) en Inglaterra, en la que se encontró que los niños


que ingresaron a la escuela primaria sin haber cursado el preescolar
presentaban más y mayores conflictos para adaptarse a la primaria y
también solían tener dificultades en su desempeño académico. Es por
este motivo en que al niño se le debe de dar una buena enseñanza ya sea
en la casa o en el nivel preescolar, por que esta etapa es la más importante
para el desarrollo de su cognición con actividades que ayuden a su
formación y que al momento de estar en primer grado esto no le sea difícil
de asimilar a los niños y niñas de nuevo ingreso.

Niesel y Griebel (citados en Dunlop y Fabian, 2007), quienes hallaron


que entre una tercera parte y la mitad de los niños tenían problemas
durante el periodo de transición, pues aparentemente experimentaban un
“shock cultural” al no conocer el ambiente al que están llegando y es ahí
donde se debe de implementar una estrategia que sea de manera integrado
a los niños y niñas tanto a la clase como a la convivencia con sus
compañeros de clases, buscando que la formación del primer grado sea
productiva y grata, llevando una motivación e interés en los alumnos,
preparandolos al momento de llevar su aprendizaje, dentro de esto hacer
que el estudiante pueda desenvolverse sin perder el objetivo de ir dandole
la formación que debe de ser.

Myers (1992), el crecimiento y el desarrollo del ser humano están


íntimamente relacionados con el estado de salud y nutrición en la
primera infancia, ya que todo el conocimiento que nosotros adquirimos en
esta etapa importante de nuestra vida es muy fundamenta para hacer que
nuestros pensamientos y conocimientos sean de manera significativa,
haciendo que se vaya formando los procesos de enseñanza que nos
ayuden a nuestra cognición.
Bennett, Wood y Rogers (1997) al enfatizar que ambos niveles
educativos (preescolar y primaria) provienen de dos tradiciones
pedagógicas distintas: mientras el preescolar pone interés en el
desarrollo de sentimientos de autoestima y de autoconfianza, la
primaria se enfoca, principalmente, en el rendimiento escolar en los
primeros años a la escritura, la lectura y la posibilidad de realizar
operaciones aritméticas, dejando de lado el componente emotivo de asistir
a la escuela, dejando a un lado el como se sienten los niños y niñas en
cuanto a su primer año en la educación primaria y se les enseña casi de
manera concreta, para que el alumno aprenda y se logre el objetivo que se
tenía planeado en las actividades del docente. Y en el preescolar tiende a
concebir a los niños como sujetos activos, capaces y autónomos,
mientras que la primaria tiende a no preocuparse por crear ambientes
que les ayuden a desarrollar esas potencialidades.

Es por esto estudios y problemáticas ya planteadas nos podemos dar


cuenta que tan importante es el enforcarnos en el ambiente de cambio que
el niño presenta del preescolar a la primaria, saber si en proceso estratégico
que el docente aplica sea el correcto para el alumno se adapte a su entorno.

Planteamiento del problema.

La educación preescolar es muy importante para el desarrollo integral del niño en


sus diferentes ámbitos y etapas; por lo que es vital, desarrollar procesos didácticos
de calidad que les permitan a los niños vivir su infancia, disfrutar y aprender con
otros.

La edad preescolar constituye una etapa significativa en la vida del individuo, pues
en ella se estructuran las bases fundamentales del desarrollo de la personalidad,
se forman y regulan una serie de mecanismos fisiológicos que influyen en el
desarrollo físico, el estado de salud y en el grado de adaptación al medio.

Al incorporarse a la vida escolar, el niño experimenta una reestructuración


psicológica esencial, pero este niño que culmina su 6to. año de vida y comienza
en el 1er. grado, mantiene aún, las características psicológicas propias de la edad
preescolar, dadas por ser el desarrollo un proceso continuo pero paulatino y
progresivo, requiriendo del niño un tiempo de adaptación a los nuevos cambios en
su vida que puede durar desde los primeros meses hasta incluso todo el curso
escolar, en dependencia de sus peculiaridades individuales, construidas de forma
particular bajo la influencia del medio familiar y sociocultural en general en que se
ha educado. Por eso es muy importante que el niño vaya desarrollándose en un
medio donde sea llamado a participar en las diferentes actividades que s le
presenten.

Se ha logrado identificar que los niños al terminar el preescolar e integrarse al


nivel primaria, reflejan actitudes desinteresadas en el proceso de aprendizaje,
generando con esto, comportamientos tales como: pereza, timidez, inseguridad,
desmotivación y baja autoestima, que influyen en su desempeño académico y
adaptación escolar .Estos factores son generados, en gran parte, por las rutinas
de enseñanza carentes de didácticas adecuadas a las necesidades e intereses de
los niños, que se establecen en la institución educativa. , en donde la función del
educando se limita a un sujeto pasivo, receptor de información y no un agente
activo, participativo en su propio aprendizaje. Por consiguiente se identifica que la
lúdica es poco utilizada como herramienta potencializadora del aprendizaje y
desarrollo integral del niño. Ya que los niños deben ser tratados como tales ya que
para que se logre la retención se necesitan actividades lúdicas en donde el niño
pueda interactuar con las actividades planeadas y no solo sea un foco de
aburrimiento.

Ampliando más la visión de la realidad encontrada, se logra identificar que desde


el contexto familiar los padres han delegado la responsabilidad educativa de sus
hijos exclusivamente a la escuela, ya que piensan que la educación integral
depende de la función que ofrece la institución y es el servicio por el cual ellos
pagan; por lo tanto la docente es, casi que la única encargada de buscar
estrategias que les permitan a los niños aprender y enfatizar riqueza espiritual,
física, social y afectiva. Este problema se ha venido dando desde años atrás ya
que los padres piensan que el al ingresar al niño a la escuela se libran de
responsabilidades cuando en realidad la escuela es un lugar para complementar
su educación. Que se ve reflejada a lo largo de su vida .

El profesor debe buscar estrategias que vaya adecuado al primer grado de


primaria realizar su planeaciones y llevarlas a cabo dejando a un lado la escuela
tradicional.

La educación en primer grado de primaria tiene sus propias características, fines


y objetivos, dentro de los cuales se destacan el potenciar las capacidades,
habilidades y destrezas de los niños y niñas para seguir aprendiendo de forma
activa y constructiva, mediante estrategias lúdicas que le permitan observar,
manipular, explorar y descubrir los diferentes elementos del mundo.

Se parte del supuesto que el preescolar es un antecedente importante para que


los niños puedan comprender de qué se trata la primaria. Sin embargo, no parece
estar garantizado que todos los niños que cursan el preescolar logren una
adecuada transición a la primaria, como lo muestran Niesel y Griebel (citados en
Dunlop y Fabian, 2007), quienes hallaron que entre una tercera parte y la mitad de
los niños tenían problemas durante el periodo de transición, pues aparentemente
experimentaban un “shock cultural”.

La transición no implica únicamente un proceso para aprender nuevos contenidos,


la adaptación a la primaria conlleva también la identificación de los niños de su
papel como estudiantes. Algunos maestros de 1er. grado, en su manejo
pedagógico con los niños, pretenden convertirlos bruscamente en escolares,
obviando que constituye un período de tránsito de preescolar a escolar, que ocurre
en las condiciones físico-ambientales de una escuela, para lo cual hay que
prepararse.

Las consecuencias negativas para el desarrollo del niño se pueden producir tanto
de inmediato, como incluso, mucho tiempo después, presentándose dificultades
para adaptarse a la nueva situación escolar, perdiendo interés en las tareas
escolares, necesitando realizar un mayor esfuerzo para mantenerse
concentrados en las actividades, ya que no mantienen los mismos intereses del
grupo donde se encuentran, deseando el juego en mayor grado y pueden
manifestar desajustes emocionales, tales como: retraimiento, irritabilidad, llanto
frecuente, negativismo, miedos, intranquilidad, ansiedad, alteración del control de
desinterés y otras no previsibles, pudiendo llegar a que sus posibilidades docentes
queden por debajo de lo que realmente pudieran dar.

Para la solución a esta problemática se plantean algunas alternativas didácticas


tales como: actividades de sensibilización y de apoyo pedagógico que involucren
los directivos, docentes, padres de familia y comunidad, el desarrollo del proyecto
de aula que promueva el interés de los niños hacia el aprendizaje, la
implementación de estrategias basadas en la lúdica y la construcción de
conocimiento, a través de juegos, cuentos, canciones, dramatizaciones,
actividades artísticas y ecológicas, motivadoras del aprendizaje de los niños del
nivel preescolar, Combinar las actividades de tipo pasivo con otras de carácter
mas activo, fundamentalmente al aire libre, de forma tal que responda a la
satisfacción de necesidades de movimiento y de espacio, se propicie el cambio de
actividad, evitando con ello, el exceso de actividades pasivas que conducen a la
rápida desmotivación del niño.

Los docentes como potenciadores de aprendizaje desde la reflexión de su que


hacer pedagógico, deben generar espacios que permitan mejorar los procesos de
enseñanza en sus educandos ,estableciendo una metodología de trabajo que
logre una enseñanza más significativa y que esté disponible a los diferentes estilos
de aprendizaje; por consiguiente las actividades que se realizaron lograron
concienciar a los docentes y sobre todo a los directivos, de la necesidad de
generar un cambio, como lo es involucrar en el plan de estudios la lúdica como
herramienta esencial del aprendizaje aproximándose a la realidad y al contexto en
el que está inmerso el estudiante.