Vous êtes sur la page 1sur 7

Antes de iniciar el proceso constructivo de un proyecto, se debe desarrollar

un presupuesto que consiste en la sumatoria de los costos generales: costos


indirectos y costos directos del proyecto.

Los costos directos, son todos los gastos que están directamente
relacionados con la obra de construcción. Estos incluyen: costos de la
construcción del edificio, adquisición de tierra, servicios sanitarios y de
alcantarillado pluvial, líneas de agua, de gas y eléctrico, nivelación del sitio,
control de erosión y sedimentación, pavimento de las calles, bordillos,
cunetas y aceras, etc.

Los costos indirectos, son los gastos generales que permiten la ejecución de
los trabajos que conciernen a la ejecución de la obra. Entre estos están: los
gastos de administración, dirección técnica, organización, vigilancia,
transporte de maquinarias, imprevistos, equipo de construcción,
construcción de instalaciones generales, inversión publicitaria, permisos,
pagos de diseños, etc.

También se suman los costos de operación, entre los cuales se pueden


mencionar los gastos de artículos de consumo: lubricantes, combustibles,
artículos de limpieza, etc., los cargos técnicos y administrativos: los
honorarios, contadores, sueldos ejecutivos, etc. Y los costos indirectos de la
oficina de obra, entre los cuales se pueden mencionar: cargos de campo,
impuestos, financiamiento, los gastos de la licitación, en papelería, útiles de
escritorio, copias, duplicados, correos, teléfonos, radio, luz, gas y otros
consumos.
Gasto Final

El cálculo de este gasto es completado poco después de que se ha


determinado poner el proyecto para licitación y después de que se ha
cumplido con todos los requisitos para la aprobación de este por parte de la
alcaldía en la que se desarrollará el proyecto.

Para esto se presenta una hoja detallando el cálculo que compone todas las
mejoras del sitio y los costos del edificio en gran detalle, agregando al
presupuesto un fondo de emergencia del 10% dentro del cálculo del costo de
construcción.1

Los gastos en un proyecto de construcción se clasifican en gastos directos e


indirectos.

Gastos directos:
Son los que inciden directamente en la ejecución de los trabajos necesarios
para cumplir con la realización del proyecto.

Los principales suelen ser los honorarios y/ o sueldos, con sus


correspondientes cargas sociales, de arquitectos, dibujantes, personal técnico
y administrativo y de todo personal afectado directamente a la ejecución del
trabajo; los de especialistas, asesores o consultores que intervienen en el
proyecto; los honorarios y gastos por gestión de trámites municipales, si la
tarea es encomendada. También gastos de ploteo, copias de planos,
fotocopias, carpetas, entre otros. También hay que tener en cuenta los aportes
que deben ser realizados al Colegio Dominicano de Ingenieros y Arquitectos.

1
http://www.eloficial.ec/modulo-3-analisis-de-costos-costos-directos-e-indirectos-de-una-obra-civil/
Gastos indirectos:
Son los gastos que existen independientemente de los originados por el
encargo y que deben ser tenidos en cuenta, aún en forma estimativa al
proponer el honorario. Estos suelen ser la amortización o alquiler del estudio,
expensas, tasas, servicios públicos, limpieza; la amortización de equipos,
hardware, software; papelería, útiles varios de oficina; asesoramiento legal y
contable del estudio. Sueldos y cargas sociales del personal no afectado
directamente al encargo. Costos de movilidad, de seguros por robo, incendio,
accidentes personales, responsabilidad profesional.2

Ingresos

Para determinar los ingresos en una construcción se pueden utilizar dos


métodos. El primer método se denomina porcentaje de terminación donde
el reconocimiento de los ingresos generados en el desarrollo ordinario de la
actividad productora y los gastos son determinados por el grado de ejecución
del contrato a la fecha de cierre del ejercicio contable y para que este pueda
ser medido con suficiente fiabilidad, se reconocen los periodos contables en
los que se ejecute la obra, los costos incurridos en la realización del activo
se reconocerán normalmente como gastos en el resultado del periodo en el
que se ejecute el trabajo.

Además, es claro reconocer que los ingresos se van a ir reconociendo a


medida que progresa la ejecución de la obra. Pues en un contrato de costo
más margen se requiere que un cliente pague todos los costos asociados con
el proyecto más una cuota por el rendimiento del contrato, donde la cuota
para el rendimiento es un porcentaje establecido de los costos de trabajo
facturados al cliente.

2
https://www.clarin.com/arq/arquitectura/Costos-proyecto-tener-cuenta_0_rkgGuALiDXl.html
Reconocimiento de ingresos

Cuando se inicia una obra, se establecen etapas del proyecto, en la medida


en que estas se van cumpliendo, la constructora de acuerdo con lo estipulado
en el contrato debe facturar el valor correspondiente al corte ejecutado,
deduciendo el anticipo recibido y el contratante le retiene un porcentaje
como garantía del trabajo realizado el cual se devuelve con la terminación
del contrato al finalizar un paz y salvo.

En cuanto al contratante, este reconoce su ingreso en el momento de la venta


de los bienes o la prestación de los servicios correspondientes. Sin embargo,
en las actividades realizadas bajo contratos de larga duración, el
reconocimiento o la percepción íntegra de los ingresos no suele tener lugar
sino hasta que se ha entregado el objeto de venta.

Un ejemplo notorio es la venta de un inmueble donde el cliente realiza


abonos mensuales para completar una cuota inicial del valor del bien, estos
serían ingresos para el vendedor, el cual no es reconocido sino hasta el
momento de generar un escritura. Además, es importante resaltar que la
mayoría de las empresas constructoras fijan sus precios de ventas de acuerdo
con los costos estipulados en el mercado y según esto se pacta un incremento
periódico que puede ser de tres a seis meses.

Y de acuerdo con el principio de correlación de ingresos y gastos, el ingreso


debe reconocerse a medida que se van generando los correspondientes gastos
para la ejecución del pedido, es decir, a medida que avanza su ejecución. Por
lo que el contratante no es capaz de reconocer los ingresos hasta que éstos
no se han materializado, es decir, hasta que el pedido no se haya entregado
finalmente al cliente.3

https://expeditiorepositorio.utadeo.edu.co/bitstream/handle/20.500.12010/2651/La%20medición%20d
e%20ingresos%20y%20costos%20en%20el%20Sector%20de%20la%20Construcción%20en%20Colombia.
pdf?sequence=1&isAllowed=y
Egresos
Cuando se habla de egresos, en el ámbito de la contabilidad se hace
referencia a la salida de dinero de las cajas de una empresa u organización.
Estos egresos incluyen los gastos y las inversiones. Donde se realice un
desembolso financiero, ya sea movimiento de caja o bancario. El pago de
servicios y el arrendamiento de un local.
Las inversiones y los costos, por su parte, también suponen el egreso de
dinero; sin embargo, se trata de desembolsos que se concretan con la
esperanza de que se traduzcan, en un futuro no muy lejano, en ingresos. Al
comprar una materia prima, una compañía realiza un gasto (el dinero egresa
de su caja) pero, al transformar dicha materia, se convierte en un producto
terminado que generará ingresos con su venta, los cuales deben superar los
egresos para obtener rentabilidad.
Rentabilidad del proyecto
Es la diferencia existente entre los ingresos generados por el proyecto y lo
que se invierte en su ejecución.

Los ingresos son la primera parte de la ecuación del cálculo de la


rentabilidad. Aquí podríamos tener diferentes criterios:

1. Solo se debe considerar como ingreso aquellas cantidades que


efectivamente se hayan facturado al cliente.

2. También se puede calcular en base a aquello que hemos ejecutado y por


tanto podemos ya facturar. Aquí se considera que un trabajo que pueda
demostrarse acabado puede facturarse, aunque no corresponda con ningún
hito de pago. Este criterio exige haber valorado las diferentes tareas del
proyecto para poder ir haciendo mediciones del avance.

3. Otro método simple de relacionar el avance con los ingresos es mediante


el porcentaje de gastos incurridos. Por ejemplo, si tenemos un proyecto
con un coste total de 100 y llevamos gastados 40, podemos entender que
llevamos ejecutado el 40%. Por tanto, nos imputaríamos como ingresos el
40% del valor de venta del proyecto.
Cálculo de la rentabilidad del proyecto

Una vez definidos los criterios de cálculo para los ingresos y gastos, que
deben ser uniformes a lo largo del proyecto y entre los diferentes proyectos
de la organización, ya podemos calcular la rentabilidad del proyecto en
cualquier momento.

Normalmente la rentabilidad se calcula de forma porcentual, como el


porcentaje que representa el beneficio sobre el gasto. Además, es preciso
mencionar que los criterios 2 y 3 son los más usados para los ingresos, junto
a la consideración de los costes comprometidos.

Los costes comprometidos son aquellos que tenemos la obligación de pagar,


pero aún no lo hemos hecho. Por ejemplo, si hemos hecho un pedido a un
proveedor, este lo está ejecutando, pero aún no nos ha mandado la factura.
Aunque no tengamos la factura, el pedido ya supone una obligación de pagar
a la entrega, lo que implica que, si el proyecto acabase en este momento,
deberíamos de hacer frente a este gasto.4

Beneficios de la empresa

La palabra "rentabilidad" es un término general que mide la ganancia que


puede obtenerse en una situación particular. Es el denominador común de
todas las actividades productivas. Se hace necesario introducir algunos
parámetros a fin de definir la rentabilidad. En general, el producto de las
entradas de dinero por ventas totales (V) menos los costos totales de
producción sin depreciación (C) dan como resultado el beneficio bruto (BB)
de la compañía.

BB = V - C .......... (7.1)

Cuando se consideran los costos de depreciación, el beneficio neto antes de


impuestos (BNAI) resulta:

BNAI = BB - e × IF = V - C - e × IF ......... (7.2)

siendo e = factor de depreciación interno.

4
https://www.recursosenprojectmanagement.com/rentabilidad-del-proyecto/
Estas ganancias brutas están gravadas impositivamente, de modo tal que el
inversor no recibe dicha cantidad de dinero. Estos impuestos constituyen un
factor importante para evaluar la economía de cursos alternativos de acción.