Vous êtes sur la page 1sur 2

PLANTAMIENTO CURRICULAR DEL NUEVO MODELO

EDUCATIVO

¿Qué se debe enseñar?¿Qué deben aprender nuestros hijos? Para este siglo
XXI tan globalizado (deshumanizado). Se retoman las habilidades del
pensamiento, ya abordadas, se favorecerá el PENSAMIENTO
COMPLEJO, se trabajará en la saturación de contenidos, siguen las
competencias, pero todo esto se focaliza en el aprendizaje.

Existen intenciones, eso no cabe duda, trascender la educación tradicional


con el proyecto humanista visto a través de una educación integral, pero
no se olvidan términos capitalistas como eficacia y necesidades del
desarrollo del país. Por tanto, el desarrollo curricular se centra en tres
fuentes: filosofía de la educación (principios y valores), el logro de
capacidades y la incorporación de los avances (desarrollo cognitivo,
inteligencia y aprendizaje).

El humanismo y sus valores, vuelve su mirada al Artículo 3º


constitucional (desarrollo armónico de los seres humanos), es decir está es
la visión humanista de alcanzar un desarrollo pleno. Se puede decir que se
conforma un nuevo aspecto, antes se podía observar con facilidad un
desarrollo en conocimiento procedimental (saber hacer) y conocimiento
conceptual (saber aprender) con algunas limitantes en el saber convivir con
los demás y en el saber ser. Ahora se requiere aprender a convivir
(fraternidad, igualdad, respeto, derechos humanos, democracia, justicia,
dignidad humana, rechazo a la discriminación, solidaridad).

Los desafíos de la sociedad del conocimiento. El orden crítico del


conocimiento, con un sentido de disfrutar el conocimiento, ya que este
cambia a gran velocidad, retomando los pilares el “aprender a aprender” el
acceso, discriminación, manejo y procesamiento de la información para
convertirla en un aprendizaje (conocimiento), por lo que se enfatiza un
reforzamiento en la comprensión lectora, expresión escrita y verbal,
entendimiento del mundo natural y social, razonamiento analítico y crítico,
creatividad.

Como parte del desarrollo integral (base del enfoque humanista, de


acuerdo al modelo), es conformado dicho aspecto por los deportes, artes y
cultura, un desarrollo que integral el conocimiento con estos aspectos,
lengua materna y lengua extrajera.
Las oportunidades desde las ciencias de la educación, se prioriza la
calidad del conocimiento y entendimiento sobre la cantidad de
conocimiento, reconociendo la fragmentación parcializada del
conocimiento como algo poco provechosos, siguiendo con la idea de que el
conocimiento tiene mayor posibilidad si es aprendido de manera
significativa.

Algo muy importante, que sin duda puede ser lo más novedoso es tomar
en cuenta las emociones y la cognición, en su articulación, buscando que
los docentes tengan la capacidad de reforzar las emociones positivas
(confianza, autoestima, autorregulación, autocontrol).

Los contenidos educativos serán el resultado de una visión


multidisciplinaria, para crear un marco principal de referencia de un
quehacer educativo lógico. En lo horizontal los campos formativos con las
asignaturas y en lo vertical están los niveles educativos hasta la educación
media superior.
El currículo fomentará las competencias para la vida. Aprender a aprender,
aprender a convivir, aprender a hacer y aprender a ser donde está ultima
se establece la autoconciencia, autogestión y conciencia social, una
competencia que se relacionará de manera directa con el manejo de
emociones.

Los ambientes de aprendizaje con un sentido positivo de relaciones


interpersonal entre alumnos y maestros que va más allá de las condiciones
materiales, tomando en cuenta lo mencionado anteriormente de
infraestructura. Se concibe la participación activa de los actores
educativos, como parte esencial en pro de los aprendizajes significativos.
Además del diseño de situaciones didácticas para la interpretación del
mundo, la naturaleza de la social del conocimiento, aprendizaje
cooperativo, una evaluación para la autorregulación y la retroalimentación,
sin que sea exclusivamente de carácter sumativo.