Vous êtes sur la page 1sur 295

26 de

CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre


de 2018

Caminemos junto a Jesús

en Cuaresma y

Semana Santa.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 1


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

INTRODUCCIÓN

Comencemos nuestro camino por el desierto con buen


ánimo y así llegaremos a la tierra prometida de la Pascua.

Volvamos a la casa del Padre llevando en el corazón la


confesión de nuestras culpas, como ese hijo pródigo.
La Cuaresma es tiempo de oración intensa y alabanza
prolongada; es tiempo de penitencia y ayuno. Es tiempo
de obras de misericordia. Pero todo esto comienza por un
profundo cambio de mentalidad y, más radicalmente, por
la conversión del corazón.

LA CUARESMA

«En el tiempo de la gracia te escucho,


en el día de la salvación te ayudo.
Pues mirad: ahora es el tiempo de la gracia,
ahora es el día de las salvaciones (2 Corintios 6,2).

Pocos tiempos litúrgicos, en su retorno anual, habrán


dejado tan profunda huella como la Cuaresma en el pueblo
cristiano. Este ha sido de verdad uno de los «tiempos
fuertes», resultado de una larga historia multisecular de
haber convocado a la «milicia cristiana» para la puesta a
punto de las armas de la luz (cf. Rom 13,12), para luchar
contra nuestro enemigo el diablo (cf. Ef 6,11-17; 1 Pe
5,8).

1.-¿QUE ES LA CUARESMA?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 2


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca


la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es
tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar
algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de
Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y


termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves
Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del
domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo
de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de
Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa


luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia,
de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio
pascual.
En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia
nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia
Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando,
compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos
invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan
a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro
pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la


reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida,
hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la
envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los
hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la
Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra
cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 3


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

2.- ¿PORQUE SON 40 DÍAS?

-Es algo habitual el que algunos grupos religiosos cuestionen


por qué guardamos 40 días durante la Cuaresma y en este
periodo ayunamos y nos abstenemos de comer carne. Quizás
muchos católicos no se lo han preguntado, o nunca se hayan
parado a pensarlo, pero el hecho de ser 40 días está basado
en las propias Escrituras. En ellas el número 40 tiene un
significado especial, podemos observar fácilmente como 40
días hubo de diluvio, los cuarenta años de la marcha del
pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y
de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús
en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400
años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material,


seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la
tierra, seguido de pruebas y dificultades.

El número 40 tiene también valor simbólico. Representa el


"cambio", de un período a otro, los años de una generación.
Por eso el diluvio dura 40 días y 40 noches (pues es el cambio
hacia una nueva humanidad). Los israelitas están 40 años en
el desierto (hasta que cambia la generación infiel por otra
nueva). Moisés permanece 40 días en el monte Sinaí, y Elías
peregrina otros 40 días hasta allí (a partir de lo cual sus vidas
cambiarán). Jesús ayunará 40 días (porque es el cambio de su
vida privada a su vida pública). Por eso es que dura 40 días
porque a partir de ese tiempo nuestra vida tiene que
cambiar, es decir tenemos estar preparados para recibir al
Señor tras los 40 días.

Los siguientes períodos de cuarenta días, se pueden


enumerar:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 4


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

el aguacero de lluvia durante el diluvio

17 El diluvio duró cuarenta días sobre la tierra. Crecieron las


aguas y levantaron el arca que se alzó de encima de la tierra.
Génesis 7:17

El envío del cuervo:

6 Al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana que había


hecho en el arca,7 y soltó al cuervo, el cual estuvo saliendo y
retornando hasta que se secaron las aguas sobre la
tierra. Génesis 8:6-7

Ayuno de Moisés en el monte

18 Moisés entró dentro de la nube y subió al monte. Y


permaneció Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta
noches. Exodo 24:18

28 Moisés estuvo allí con Yahveh cuarenta días y cuarenta


noches, sin comer pan ni beber agua. Y escribió en las tablas
las palabras de la alianza, las diez palabras. Éxodo 34:28

9 Yo había subido al monte a recoger las tablas de piedra, las


tablas de la alianza que Yahveh había concluido con vosotros.
Permanecí en el monte cuarenta días y cuarenta noches sin
comer pan ni beber agua. Deuteronomio 9:9

la oración de Moisés por Israel

25 Me postré, pues, ante Yahveh y estuve postrado estos


cuarenta días y cuarenta noches, porque Yahveh había
hablado de destruiros Deuteronomio 9:25

el desafío de Goliat

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 5


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

16 El filisteo se acercaba mañana y tarde y se presentó así


durante cuarenta días.17 Jesé dijo a su hijo David: "Lleva a
tus hermanos esta medida de trigo tostado y estos diez panes
y corre al campamento a donde tus hermanos. 1Samuel 17:16

viaje de Elías a Horeb

8 Se levantó, comió y bebió, y con la fuerza de aquella


comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el
monte de Dios, el Horeb. 1Reyes 19:8

de estancia de Cristo en el desierto antes de su la


tentación

2 Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta


noches, al fin sintió hambre. Mateo 4:2

sus apariciones después de su resurrección

3 A estos mismos, después de su pasión, se les presentó


dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoseles
durante cuarenta días y hablándoles acerca de lo referente al
Reino de Dios. Hechos 1:3

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se


da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de
renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de
la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en
un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial
de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente,
pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

Ya desde el siglo V algunos Padres apoyaban la tesis de que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 6


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

este ayuno de cuarenta días era una institución apostólica.


Por ejemplo, San León (+ 461) exhorta a sus oyentes a
abstenerse para que "puedan cumplir con su ayuno la
institución apostólica de los cuarenta días"- ut apostolica
institutio quadraginta dierum jejuniis impleatur (P.L., LIV,
633)- ,y el historiador Sócrates (+ 433) y San Jerónimo (+ 420)
utilizan un lenguaje parecido. (P.G., LXVII, 633; P.L., XXII,
475).

HISTORIA DE LA CUARESMA
Cuaresma/Historia

El tiempo de Cuaresma no es anterior al siglo IV y en muchas


Iglesias es ciertamente posterior. Sin embargo, la celebración
de la Pascua contó siempre con una cierta preparación,
consistente en un ayuno de dos o de tres días de duración. En
la antigüedad solamente se celebraba la eucaristía los
domingos, pero se ayunaba todos los miércoles y viernes del
año, excepto durante el tiempo pascual. Por eso, muy pronto,
el ayuno que precedía a la solemnidad de la Pascua, iniciado
en realidad el miércoles precedente, terminó por abarcar la
semana entera.

Ya en el siglo IV este ayuno se extiende a otras dos semanas


más, dejando los domingos, en los que también estaba
prohibido ayunar. Esta época es la que conoce el mayor
esplendor del catecumenado de adultos, cuya última etapa,
la inmediatamente anterior a la recepción de los sacramentos
de la iniciación cristiana, se desarrollaba en estas semanas
anteriores a la Pascua. También es entonces cuando mayor
impulso recibe otra importantísima institución pastoral de la
Iglesia antigua: la penitencia pública de los grandes pecados,
con el rito de la reconciliación de los penitentes en la
mañana del Jueves santo. Aunque este modo de obtener el
perdón de los pecados duraba varios años, lo mismo que el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 7


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

catecumenado, sin embargo, todos los años, al comenzar el


período de preparación para la Pascua y a su término, en la
mañana del Jueves Santo, se celebraban los ritos de entrada
en el orden de los penitentes y el rito de la reconciliación,
respectivamente.

Entre una y otra celebración terminarán por transcurrir


cuarenta días, sin duda por influjo del ayuno del Señor en el
desierto. A finales del siglo IV, Roma ya tenía organizada así
la Cuaresma, participando en ella no solamente los
catecúmenos y los penitentes, sino toda la comunidad. Por
cierto que el rito de entrada en la penitencia pública es lo
que ha dado lugar al miércoles de Ceniza.

Ahora bien, dado que los domingos no eran días de ayuno, el


historiador de la Cuaresma advierte muchas fluctuaciones a la
hora de empezar la cuenta atrás de los cuarenta días a partir
del comienzo del primitivo ayuno prepascual, o sea, el Jueves
Santo, o a partir del domingo de Pascua o incluso del actual
domingo de Ramos. El resultado es una acumulación de
estratos o períodos superpuestos, de manera que ya en el
siglo VII no sólo hay una Cuadragésima -40 días, desde el
domingo I de Cuaresma hasta el Jueves Santo inclusive-, sino
también una Quincuagésima -50 días, contados desde
el domingo anterior al I de Cuaresma hasta el de Pascua-
, una Sexagésima -60 días, que avanzan hacia atrás
otro domingo más y concluyen, asombrosamente; el
miércoles de la octava de Pascua- y una Septuagésima -70
días, a base de ganar otro domingo aún y concluir en el II de
Pascua.

Esta especie de Precuaresma, en la que se usaba el color


morado y se suprimía el Gloria y el Aleluya, ha durado hasta
la promulgación del nuevo Calendario romano en 1969. La
reforma litúrgica ha devuelto la Cuaresma al substrato más

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 8


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

clásico, el de la Cuadragésima, aunque ha conservado el


miércoles de Ceniza y las ferias que le siguen, pero en
realidad fuera de la cuenta de los cuarenta días.

En la antigüedad, más importante aún que este movimiento


de números fue el modo como progresivamente fueron
llenándose de celebraciones las semanas de la Cuaresma,
hasta dar lugar a la compleja liturgia estacional de la Iglesia
de Roma durante este período. La Cuaresma más antigua
tenía únicamente como días litúrgicos, en los que la
comunidad se reunía -hacía estación cada vez en una iglesia
distinta-, los miércoles y los viernes. Más tarde, en tiempos
del papa San León (440-461), se añadieron también los lunes,
y, posteriormente, los martes y los sábados. Finalmente, en
el siglo VIII, durante el pontificado del papa Gregorio II (715-
731), se completará la semana, dotándose de celebración
también al jueves.

¿Qué significado tiene la Ceniza?

Cada año, el Miércoles de Ceniza, la Iglesia da inicio a la


Cuaresma, con la imposición de la ceniza en la frente
dentro de la celebración de la Santa Misa.

Y ¿qué es la ceniza? ¿Qué significado tiene el ritual de


imposición de la ceniza?

La Ceniza no es un rito mágico, ni de protección especial -


como muchos podrían considerarlo. La ceniza simboliza a
la vez el pecado y la fragilidad del hombre.

Veamos lo que es la ceniza y el polvo en la Sagrada


Escritura. Isaías habla del idólatra como “un hombre que
se alimenta de cenizas” (Is. 44, 20).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 9


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

La idolatría, el gran pecado de los tiempos antiguos, pero


también de ahora, porque cada civilización se crea su
propios ídolos, a los que el Libro de la Sabiduría denomina
“invenciones engañosas de los hombres” (Sab. 15, 4).

Hoy en día tenemos también nuestros propios inventos,


nuestros propios ídolos. Así que el término de idólatra
también se refiere a nosotros hombres y mujeres del
Tercer Milenio.

Y he aquí lo que nos dice el Señor sobre los idólatras: “Su


corazón es cenizas, su esperanza es más vil que el polvo,
su vida más miserable que la greda, porque desconoce al
que lo formó y le infundió un alma capaz de actuar y un
espíritu de vida” (Sab. 15, 10).

Dios, por boca del Profeta Ezequiel, anunciando la


destrucción de la ciudad de Tiro, dice así de sus
habitantes, expertos en navegación y comercio, pero
pecadores porque embuídos en su riqueza material, no
tenían en cuenta a Dios: “se cubrirán la cabeza de polvo y
se revolcarán en ceniza” (Ez. 27, 30).

Y el Señor, a través del mismo Profeta Ezequiel, nos hace


ver que el resultado del pecado no puede ser sino la
ceniza, cuando se refiere al Rey de Tiro: “Te he reducido
a cenizas” (Ez. 28, 18).

Así que para reconocer ante los demás y para convencerse


a sí mismos que realmente eran “polvo y ceniza”, algunos
personajes de la Biblia se sientan sobre ceniza o se cubren
la cabeza de ceniza: Job (Job, 42, 6); el Rey de Nínive,
ante la predicación de Jonás (Jonás 3, 6).

Jesús mismo menciona la costumbre de revestirse de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 10


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

ceniza al referirse a dos ciudades que no habían acogido su


mensaje de salvación (Mt. 11, 20-24).

Al saber de los desmanes que Holofernes, jefe del ejército


de Nabucodonosor, había hecho en los pueblos vecinos, los
israelitas, recién regresados del exilio en Babilonia, se
asustan, por lo que “todos los habitantes de Jerusalén...
se cubrieron la cabeza con cenizas” (Judit, 4, 11).

En Abraham, nuestro padre en la fe, modelo de humildad,


docilidad y entrega a Dios, la ceniza tiene su verdadero
sentido, cuando orando se reconoce nada ante el Creador:
“Sé que a lo mejor es un atrevimiento hablar a mi Señor,
yo que soy polvo y ceniza” (Gn. 19, 27).

Cubrirse de cenizas significa, entonces, el realizar en


forma tangible un reconocimiento público, por el cual nos
declaramos frágiles, incapaces, pecadores, en busca de la
misericordia de Dios.

Al que reconoce y realmente cree que es nada, al que se


sabe necesitado de la misericordia divina y de la salvación
que nos trajo Jesucristo, El cambia la tristeza en alegría y
la ceniza en corona, cuando nos promete por boca del
Profeta Isaías “una corona en vez de ceniza” (Is. 61, 3).

El Ritual de la Imposición de la Ceniza nos lleva, entonces,


a recordar nuestra nada. Las palabras de una de las
fórmulas de imposición de la ceniza nos recuerdan lo que
somos: “Polvo eres y al polvo volverás”. Es decir, nada
somos ante Dios.

Somos tan poca cosa como ese poquito de ceniza, ese


polvillo, que se vuela con un soplido de brisa, o que
desaparece con tan sólo tocarlo. Eso somos ante Dios: muy

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 11


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

poca cosa ... como es ese resto proveniente de ramos o


palmas benditas quemados con anterioridad, que es la
ceniza.

Y los hombres y mujeres de hoy necesitamos ¡tanto!


darnos cuenta de nuestra realidad:

Nos creemos tan grandes... y somos ¡tan pequeños!

Nos creemos capaces de cualquier cosa... y somos ¡tan


insuficientes!

Nos creemos capaces de valernos sin Dios o a espaldas de


El...

y somos ¡tan dependientes de El!

El fruto más importante de un Miércoles de Ceniza bien


comprendido es la conversión. Precisamente las palabras
que posiblemente serán pronunciadas en el momento de la
Imposición de la Ceniza son las siguientes: “Conviértete y
cree en el Evangelio”. Es importante tomar en cuenta
estas palabras.

El Ritual de la Imposición de la Ceniza tiene por fin,


entonces, llevarnos a la conversión. Y ¿qué es convertirse?
Nos lo explica la Primera Lectura del Profeta Joel:
“Vuélvanse a Mi de todo corazón...... Vuélvanse al Señor
Dios nuestro, porque es compasivo y misericordioso, lento
a la cólera y rico en clemencia”.

Convertirse es volverse a Dios: regresar a Dios o acercarse


más a Él. ¿Cuánto tiempo toma convertirse? La conversión
es un programa de toda la vida. Todos -sin excepción-
necesitamos convertirnos: hasta el más santo puede

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 12


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

todavía ser más santo aún.

Y la conversión debe ser verdadera, no aparente. Por eso


nos dice Joel: “enluten su corazón, no sus vestidos”. Es
decir: el cambio debe ser interior, en el corazón. El
cambio no puede ser la ceniza en la frente sin un
verdadero regreso (si es que estamos de espaldas a Dios) o
un verdadero acercamiento (si es que estamos de frente a
Dios).

En esto consiste el verdadero arrepentimiento de las


faltas, pecados, vicios, etc. Cada uno, en el interior de su
corazón sabe cuál es aquella falta que el Señor desea que
deje. Y la Cuaresma es el tiempo propicio para ese
arrepentimiento. Y el arrepentimiento es una gracia que el
Señor nos concede si realmente lo deseamos, si
verdaderamente lo buscamos.

“Pues bien”, nos dice San Pablo en la Segunda Lectura,


“ahora es el tiempo favorable; ahora es el día de la
salvación”. El Señor, que siempre está abierto a perdonar
a quien desee arrepentirse, el Señor que siempre está
dispuesto a ayudar a quien desee ser mejor, está
especialmente pendiente en este día de penitencia en que
nos humillamos reconociéndonos “polvo”.

El verdadero espíritu de la Cuaresma, la cual se inicia el


Miércoles de Ceniza, está en estas palabras: conversión,
arrepentimiento y humildad.

¿Cómo llegar a este espíritu cuaresmal? Jesucristo nos


indica en el Evangelio los medios especiales para ser
humildes, para arrepentirnos y para convertirnos. Son la
oración, la penitencia o el ayuno, y la limosna.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 13


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Durante estos cuarenta días que nos preparan para la


Semana Santa, intensifiquemos nuestra oración.

¿No rezas nada? Comienza por rezar un Padre Nuestro, una


Ave María y un Gloria. ¿Ya haces esto? Trata de rezar una
decena del Rosario, ven a hacer una visita a Jesús, que
está presente en el Sagrario.

¿No vas a Misa los Domingos? Ven, a partir de hoy, todos


los Domingos a Misa. ¿Ya haces esto? ¿Por qué no venir
algún día o varios días durante la Semana, a Misa y a
comulgar?

¿Necesitas confesarte para aliviar esa culpabilidad que


pesa y que molesta y que, además, ofende al Señor? ¿Qué
mejor tiempo que éste, que es tiempo de arrepentimiento
y conversión?

El ayuno, que puede ser más estricto o menos estricto,


según se pueda, es un ingrediente importante dentro del
espíritu cuaresmal y es un sacrificio agradable a Dios.
Negarse algo que a uno le gusta es un buen ejercicio
espiritual.

Puede ayunarse no sólo de alimentos y de bebidas. Puede


ayunarse de cigarrillo. Puede ayunarse de televisión, por
ejemplo. ¡Qué bien nos haría personalmente y qué bien
haríamos dedicando parte del tiempo que pasamos ante el
televisor, en orar en familia, en leer o estudiar la Biblia o
en hacer alguna obra buena en favor de alguien necesitado
de una enseñanza, de un consejo o de una ayuda
cualquiera!

La limosna a los necesitados se refiere a todas las obras de


misericordia, tanto materiales como espirituales: dar de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 14


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

comer al hambriento de pan ... o al hambriento de


conocimiento de Dios. La práctica de las obras de
misericordia, cuando se realiza con recta intención, es
decir, con el sincero deseo de agradar a Dios y de ayudar,
es fuente de muchas gracias.

Pero recordemos: oración, penitencia y obras de caridad,


realizadas siempre en humildad, como muy expresamente
nos pide el Señor en el Evangelio. Quien haga estas cosas
para ser reconocido o alabado, no sólo se pierde sus frutos
y de practicar un verdadero espíritu cuaresmal, sino que
comete ese pecado escondido de falta de rectitud de
intención, de impureza de corazón.

La oración y la penitencia son medios para regresar a Dios


y para acercarnos más a Él. Las obras de caridad son el
fruto de esa conversión.

El desierto de la Cuaresma

El número “cuarenta” –cuarenta años era la edad de toda


una generación- hace alusión, en la Biblia, a un “periodo
largo de prueba”. Cuarenta son los años que el pueblo
hebreo, liderado por Moisés, pasa en el desierto, camino
hacia la “Tierra prometida”; cuarenta días son los que,
como “nuevo Moisés”, aparece Jesús en el desierto,
sometido a tentaciones, de las que sale airoso, con
fidelidad renovada.

El desierto es el lugar contrapuesto a la tierra cultivada o


rica en pastos, habitada por el hombre y transformada por
su trabajo. En cierto modo es lugar no humanizado.
Asociado al caos primordial, es símbolo de la desolación y
de la aridez. En el desierto sólo se piensa en lo básico y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 15


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

necesario: en el agua, la comida, el camino.

El desierto bíblico es período de enamoramiento de Dios y


de Israel. Es experiencia del amor de Dios. Es período de
prueba, es lugar de paso hacia la tierra prometida. No es
meta ni ideal para la instalación permanente, sino paso
que conduce a la libertad. El desierto es experiencia de la
fuerza vivificadora de Dios, que da el maná juntamente
con su Palabra.

En el desierto el pueblo israelita aprendió una lección


importante: no es posible sobrevivir si no se es alimentado
por Dios, si no se escucha su Palabra, si no se confía
totalmente en Él. Las tentaciones del desierto son
superadas mediante la entrega y la fidelidad. En el
desierto el hombre adquiere conciencia de su nada. En el
desierto se producen los encuentros más hondos y
sinceros. Para encontrar verdaderamente al hombre hay
que ir al desierto.

El desierto, en la tradición bíblica, es un lugar ambivalente:


por un lado, es el escenario de las mayores dificultades,
donde el ser humano, sin seguridades a las que aferrarse, se
siente sometido a las pruebas más duras; por otro, sin
embargo, aparece como el espacio en el que se goza de una
especial intimidad con Dios: “La llevaré al desierto y le
hablaré al corazón”, le hace decir Oseas a JHWH (Os 2,14).

Sin duda, no es casual que ambos significados aparezcan


unidos. Con frecuencia, los humanos necesitamos pasar por
experiencias de despojo, fragilidad, vulnerabilidad, crisis…,
para poder “ablandar” nuestro corazón y, de ese modo,
hacernos más receptivos.

Porque el “desierto” no es solo un lugar geográfico; ni

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 16


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

siquiera solo aquellos espacios que, en nuestra sociedad, se


caracterizan por la soledad o el silencio, como suelen ser los
monasterios o, más ampliamente, los parajes rurales. Son
lugares que buscamos para silenciarnos y ofrecernos la
oportunidad de reconectar conscientemente con nuestro
centro.

Pero existe otro “desierto” no buscado y, por eso, con


frecuencia, más desconcertante y más difícil de asimilar.
Entran ahí todas aquellas situaciones y circunstancias que nos
presenta la vida, generalmente en forma de crisis, en las que
somos invitados a vivir un despojo de aquello con lo que nos
habíamos identificado. Se trata de una experiencia de
“desierto” porque se produce también una caída de
(supuestas) seguridades en las que creíamos hacer pie y nos
vemos enfrentados a lo más vulnerable y oscuro de nuestra
existencia.

Se trata de un momento tan difícil como privilegiado. Difícil e


incluso doloroso porque nos sentimos zarandeados. (En la
Biblia se dice que la experiencia del desierto resultaba tan
dura para los hebreos, que hubieran ansiado volver a la
esclavitud: no solo echaban de menos las “cebollas de
Egipto” [Num 11,5], sino que deseaban “haber muerto” [Num
14,2]).

El desierto inesperado se caracteriza por la aridez, la


sequedad, el sinsentido e incluso la desesperanza. La
oscuridad parece invadir el espacio que antes nos parecía
luminoso y el desconcierto amenaza con introducirnos en una
espiral de vacío.

Y, sin embargo, es entonces cuando puede producirse el


milagro. Acertaba Leonard Cohen cuando decía: “Hay una
grieta, una grieta en todo. Por ahí es por donde entra la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 17


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

luz“. Y Carl Jung: “No es posible despertar a la conciencia sin


dolor. Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz
sino haciendo consciente la oscuridad”.

Existe un riesgo grave: ante experiencias dolorosas –que tocan


nuestra zona más frágil o vulnerable, porque guarda memoria
de heridas antiguas-, se activan emociones invasivas que
nublan nuestra mente hasta el punto de bloquearnos. Lo cual,
a su vez, se traduce en una intensificación de aquellos
primeros sentimientos que nos habían descolocado.
Emociones y pensamientos se retroalimentan mutuamente,
introduciéndonos en un circuito peligroso y nocivo en sus
consecuencias.

Con cuidado amoroso, habremos de acoger nuestro dolor y


aquietar nuestra mente, dándonos tiempo para que, al
calmarse el “oleaje” mental-emocional, pueda regresar la luz
y, con ella, la lucidez y la serenidad.

El “desierto” –la crisis– nos zarandea y nos desnuda porque


desenmascara nuestras falsas seguridades. ¡Habíamos puesto
nuestra seguridad en algo incapaz de otorgarla! Por eso, en
un primero momento, somos llevados a buscar nuestras raíces
más profundas. Cuando ese recorrido se vive adecuadamente,
es probable que al final podamos constatar, con Kierkegaard,
que “me habría ido al fondo si no hubiera ido al Fondo”. En
efecto, antes o después, el desierto nos conduce hacia el
Fondo estable y quieto, aquello que queda cuando hemos
soltado –voluntaria o involuntariamente– todo lo demás.

Pero el viaje no acaba ahí. El desierto seguirá apareciendo


ante nosotros de forma más o menos intermitente, más o
menos acuciante, hasta que hagamos la experiencia de
que somos aquel mismo Fondo que nos sostiene.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 18


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

En un lenguaje teísta, Oseas decía que en el desierto se hacía


presente Dios para hablar al corazón del pueblo. En un
lenguaje no religioso (o trans-religioso), eso significa que,
cuando el desierto nos ha “obligado” a soltar nuestras falsas
identificaciones, se nos hace presente Aquello inefable, lo
único permanente que, no solo nos sostiene en todo
momento, sino que nos constituye.

Descubrimos entonces que lo que somos no puede ser dañado


jamás. Y nos percatamos de la clave que explica todo el
proceso vivido: en medio del desierto (o crisis), nos creíamos
zarandeados porque estábamos identificados con lo que no
somos (el yo) y éramos presa de la confusión, porque
intentábamos leer lo que sucedía desde ese mismo
“personaje” que se veía afectado. ¿Acaso puede un personaje
del sueño nocturno entender la trama de lo que sucede en el
mismo? De manera similar, tampoco el yo puede entender
nada de aquello que lo sacude.

El desierto nos va llevando a reconocer la inconsistencia del


yo hasta poder percibir que somos Aquello que no puede ser
amenazado. Ese fue el modo como Jesús superó las
tentaciones de su desierto particular, centradas –como las
nuestras- en el tener, el poder y el aparentar (Mt 4,1-11).

Se abre entonces, ante nosotros, un trabajo contradictorio:


por un lado, dejamos de identificarnos con el yo –que se
debatía, tan ansiosa como inútilmente, buscando seguridad
en aquello a lo que se aferraba–; por otro, sin embargo, lo
acogemos desde el Amor que somos y en el que
permanecemos anclados. Sorprendentemente también, el
desierto nos conduce a “casa”, a nuestra verdadera
identidad, a la “Tierra prometida”.

Los cristianos somos convocados en Cuaresma al desierto, es

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 19


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

decir, a la purificación, a la penitencia íntima del espíritu, al


lugar de la lucha entre Dios y el ángel del mal, al lugar de la
tentación. El desierto cuaresmal es, sobre todo, oración.
Solamente cuando nos despojamos de cosas queridas y nos
exiliamos de nosotros mismos, comenzamos a tener a Dios a
la vista y a mirar con una visibilidad nueva a los hombres. El
pueblo de Dios es pueblo peregrino, caminante, exiliado, que
sabe que nunca puede instalarse definitivamente en el
desierto, porque está devorado por la inmensa nostalgia de la
tierra prometida. El desierto es la gran pedagogía de Dios,
que educa a su pueblo para la eternidad.

La atracción del desierto es mística. Es el lugar donde mejor


se descubre el conflicto de las pasiones. En el desierto la
Palabra de Dios se convierte en maná que nutre y en agua
que apaga la sed. Ir al desierto es caminar con Dios hacia la
libertad, abandonando los valores esclavizantes de la
sociedad. En el desierto, tierra sin caminos, se comprende
mejor que el camino de Dios es su actividad salvadora.
Recorrer los caminos de Dios es actuar siempre según su
voluntad.

Para el cristiano, la búsqueda del desierto es la búsqueda de


Cristo, Camino, Verdad y Vida. No hay más remedio que
atravesar el desierto del mundo para llegar a la tierra
prometida de la vida eterna. Para el cristiano, el desierto
cuaresmal debe ser, sobre todo, actitud o situación de
conversión. El desierto cuaresmal espiritualiza porque crea
afinidad con Dios y nos sitúa en la ruta del amor, para poder
celebrar la Pascua del Señor, muerto y resucitado.

¿Sabes qué es la Ascesis o Penitencia?

La Penitencia es el arte de quitar todo lo que estorba en el


hombre a fin de hacer visible esa santidad ya contenida en el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 20


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hombre desde el bautismo

La Ascesis o Penitencia es el esfuerzo humano que responde a


la gracia de Dios, y es el medio por el cual el hombre se
dispone y purifica su vida para que en ella se desarrolle en
plenitud la vida divina. Este esfuerzo en nosotros los
cristianos adquiere una nota particular y quizás única, ya
que, a diferencia de algunas otras "espiritualidades", la
Ascesis en el fiel cristiano, es animada y dirigida por el mismo
Espíritu Santo, que no busca destruir sino construir.

El padre Rainiero Cantalamessa, al referirse a la santidad y su


relación con la Penitencia, dice:

"La Penitencia es el arte de quitar todo lo que estorba en el


hombre a fin de hacer visible esa santidad ya contenida en el
hombre desde el bautismo".

Por ello, la Ascesis es la herramienta de la que nos valemos


para fortalecer los muros por los cuales transitan nuestros
deseos y aspiraciones, los cuales fuera de control son capaces
de destruir nuestra vida, o al menos impedir que ésta alcance
la plenitud. Es, digamos, el elemento regulador, y, en muchos
casos, el propulsor de una vida equilibrada y santa. Por eso
dice al respecto el Catecismo de la Iglesia: "Tomar la cruz
cada día y seguir a Jesús es el camino más seguro de la
penitencia" (Cat. No. 1435)

Por una ancestral tradición, los viernes son considerados


como un día de Penitencia. Esto es debido, principalmente a
que en un viernes Jesús padeció por nosotros para darnos la
vida eterna. Por esta razón, entre otras, se ha identificado la
Penitencia con el sufrimiento. Cuando pensamos en la
Penitencia, de inmediato viene a nuestra mente los monjes
dándose de latigazos, o poniéndose espinas en el pecho, o de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 21


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

alguna manera destruyendo su cuerpo. Sin embargo, el papa


Juan Pablo II nos explica en su exhortación apostólica
Reconciliación y Penitencia:

"La Penitencia es todo aquello que ayuda a que el Evangelio


pase de la mente al corazón y del corazón a la vida."

Es decir la Penitencia es una ayuda para que podamos


realmente vivir el Evangelio. Un santo de la edad media que
había entendido bien lo que era la Penitencia decía: la
primera y más importante Penitencia es: Orar.

Desafortunadamente, el hombre de hoy tiene un concepto


equivocado de lo que es la Ascesis o Penitencia y en muy baja
estima el valor de la cruz. La vida cómoda y materialista que
vivimos nos hace despreciar con facilidad estos dos valores
que son fundamentales (cf. Mt 10,38), por no decir,
indispensables, en la vida, no solo para alcanzar la santidad y
con ello la plenitud, sino incluso para poder vivir una vida
razonablemente alegre y estable. Y es que la Penitencia
actúa como una fuerza reguladora sobre nuestras pasiones y
deseos los cuales dejados en libertad pueden llegar a destruir
nuestra vida. Para contenerlos, en algunos casos debemos
agregar a nuestra vida algo, "Ascesis Positiva" , y en otros
eliminar o matizar, "Ascesis Negativa". En ambas direcciones
la Penitencia supone una renuncia, por lo que esto no se
podrá hacer sin la ayuda de la cruz y del Espíritu Santo.

La Penitencia cristiana, correctamente entendida, no se trata


de destruir nuestro cuerpo, sino de una "herramienta
espiritual que ayuda a que los criterios y la vida evangélica,
pasen de la mente al corazón y del corazón a la vida diaria".

Para que la Penitencia sea verdaderamente una ayuda para el


crecimiento espiritual, es necesario quitarle toda esa carga

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 22


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

negativa que por años ha tenido, para redescubrirla como un


momento privilegiado de encuentro con la misericordia de
Dios que conoce nuestras miserias y que a pesar de ellas, nos
ama y nos ha llamado a la santidad más elevada. Esto nos
llevará sin lugar a dudas a experimentar el poder que sana el
interior del hombre y que le impulsa a reemprender el
camino de la felicidad, la alegría, el gozo y la paz. Así la
Ascesis es la cruz benéfica que nos ayuda a renunciar a
nosotros mismos, a los excesos y exageraciones, y que
prepara el camino para que Dios desarrolle en nosotros la
vida divina, la "Vida según el Espíritu".

Sin embargo debemos ser conscientes que la falta de


prudencia, puede también desordenar la misma Penitencia,
con lo cual se causan graves daños, sobre todo al alma, ya
que la práctica de la mortificación debe ser siempre un acto
de templanza.

Santo Tomas, citando a San Jerónimo dice:

"No hay diferencia entre matarse en largo o en corto tiempo.


Se comete una rapiña, en vez de hacerse una ofrenda,
cuando se extenúa inmoderadamente [sin templanza] el
cuerpo por la demasiada escasez de alimento o el poco de
sueño".

Seamos pues prudentes, pero decididos, en el camino de la


Ascesis y la Penitencia, de esta forma avanzaremos en la
santidad de la mano de Cristo.

Fundamentos bíblicos del ayuno

El vacío físico que se experimenta en el ayuno nos ayuda a


darnos cuenta de nuestro vacío interior.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 23


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

El Ayuno es una disciplina espiritual por la que


voluntariamente se renuncia a ciertos alimentos por un
tiempo definido con el fin de liberarse de los apegos carnales
y poner todo el corazón en Dios.

El ejemplo principal es el de Jesucristo, quién preparó su


ministerio público retirándose al desierto para orar y ayunar
por cuarenta días (Lucas 4 y Mateo 4). Basado en Su ejemplo
podemos entender que Su crítica al ayuno de los fariseos se
fundamenta en la falta de sinceridad con que la hacían y no
en el ayuno en sí mismo. El ayuno auténtico debe siempre
estar unido a la conversión, la sinceridad y la conducta
moral.

"Más ahora todavía - oráculo de Yahvé - volved a mí de todo


corazón, con ayuno, con llantos, con lamentos". Desgarrad
vuestro corazón y no vuestros vestidos, volved a Yahvé
vuestro Dios, porque El es clemente y compasivo, tardo a la
cólera, rico en amor, y se ablanda ante la desgracia. - Joel
2,12-13

Los profetas enseñan que la compasión y la conducta ética es


más aceptable que el ayuno mezclado de contiendas (Cf Is 58,
4-7; Zacarías 7, 5-10). No se rechazan el ayuno sino que lo
sitúan en contexto.

El ayuno es necesario como forma de vida para estar listo y


saber descubrir la presencia de Dios. Lucas 2,37: "(Ana) no se
apartaba del Templo, sirviendo a Dios con ayuno y oraciones"

La Biblia nos presenta numerosos ejemplos de ayuno en


diferentes situaciones:

Intercesión general para lograr auxilio del Señor

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 24


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Salmo 109,24 - ayuno hasta debilitarse las rodillas.

En arrepentimiento y para evitar castigo:

La ciudad de Nínive ayuna colectivamente al escuchar la


predicación de Jonás (Jonás 3,4-7)

Joel 2,12 "volved a mí de todo corazón, con ayuno, con


llanto, con lamentos"

En caso de peligro:
Deuteronomio 10,10 "en cuanto a mí, me estuve en el Monte,
como la primera vez, cuarenta días y cuarenta noches, en
ayuno. También esta vez me escucho Yahveh y renuncio a
destruirte".

Saúl ayunó ante la batalla con los filisteos (Cf. I Samuel 28,
20-22)

Ajab ayunó al escuchar la profecía de desgracia pronunciada


por Elías (I Reyes 21, 27)

Josafat ayunó cuando las naciones le hicieron la guerra (II


Crónicas 20, 3-4)

David ayunó ante la persecución injusta. Ayuna y hace


penitencia (Salmo 35,13)

Ante la amenaza de Nabucodonosor, los Israelitas ofrecen


alabanzas, intercesión, penitencia y ayuno. El Señor oyó sus
voces y vio su angustia. (Judit 4, 9-15)

En Ester 4,16 ella le dice a Mardoqueo: "vete a reunir a todos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 25


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

los judíos que hay en Susa y ayunad por mí. No comáis ni


bebáis durante tres días y tres noches. También yo y mis
siervas ayunaremos. Y así, a pesar de la ley, me presentare
ante el rey; y si tengo que morir, moriré". (Ester va a ir ante
el rey a defender a su pueblo que estaba condenado a morir.
Va a desenmascarar al enemigo)

Ante decisiones y actos importantes:

Éxodo 34,28 --Moisés está cuarenta días y cuarenta noches, si


comer pan, ni beber agua. Y escribió las nuevas tablas de la
ley.

Mientras estaban celebrando el culto del Señor y ayunando,


dijo el Espíritu Santo: "Separadme ya a Bernabé y a Saulo
para la obra a la que los he llamado." Entonces, después de
haber ayunado y orado, les impusieron las manos y les
enviaron. (Hechos 13, 2-3)

"Designaron presbíteros en cada Iglesia y después de hacer


oración con ayunos, los encomendaron al Señor en quien
habían creído". (Hechos 14,23)

En la batalla contra el demonio:

Mc 9, 29 "esta clase de demonio solo puede ser expulsado por


la oración y el ayuno"

El beneficio del ayuno en la batalla se deduce también de


estos pasajes:

Col 1, 24 "Ahora me alegro por los padecimientos que soporto


por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las
tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 26


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Iglesia"

1 Corintios 9, 25 "los atletas se privan de todo y eso por una


corona corruptible, nosotros, en cambio, por una
incorruptible."

Gal 5, 17 "pues la carne tiene apetencias contrarias al


espíritu y el espíritu contrarias a la carne, como entre si
antagónicos, de forma que no hacéis lo que quisierais"

En caso de duelo:

Los hombres de Yabes de Galaad ayunaron por siete días


después de enterrar a Saúl y sus hijos

(I Samuel 31,13)

David ayunó al conocer la muerte de Saúl y Jonatán (II Samuel


1, 12) y al enterarse que Abner había muerto (II Samuel 3, 35)

Después de un desastre:

Los israelitas ayunaron cuando fueron derrotados por los


benjamitas (Jueces 20, 26)

El profeta Joel proclama el ayuno público tras una plaga.


(Joel 1, 14)

Día de expiación: Era día anual de ayuno para los israelitas.


(Levítico 16, 29-30: "ayunareis. Porque en ese día se hará
expiación por vosotros para purificaros". Además de ese día,
los reyes o profetas podían llamar a un día especial de ayuno.

Después de la destrucción del Templo y del exilio en

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 27


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Babilonia se instituyeron al menos cuatro días de ayuno: el


ayuno en el cuarto mes (el día noveno de Tammuz, cuando
las murallas de Jerusalén fueron tomadas por los babilonios);
el ayuno del quinto mes (cuando el Templo fue incendiado
del séptimo al décimo día del mes); el ayuno del séptimo mes
(en memoria del asesinato de Guedalías en el año nuevo) Jer
41, 1-2; y el ayuno del décimo mes (el noveno día cuando
Jerusalén fue sitiado por los Babilonios (Zacarías 8,19).

Ayuno personal

Los salmos invitan frecuentemente al ayuno personal en


ocasiones de dificultad: salmos 35, 69, 109. Ver también:
Daniel 9,3s.; 10,3; Esdras 10,6; Nehemías 1,4.

La práctica del ayuno era frecuente en el judaísmo del primer


siglo y aparece en el NT, especialmente con los discípulos de
Juan Bautista (Mc 2,18). Jesús ayunaba (Cf Mt 4) y su
advertencia a no manipular esta práctica para atraer atención
(Cf Mt 6,17; Lucas 18,12) no debe interpretarse como un
rechazo. Como los profetas, Jesús enfatizó la contrición y el
arrepentimiento como la esencia del ayuno.

El A.T. nos revela el poder del ayuno sobre los enemigos


exteriores, el N.T., nos revela además, el poder que tiene
para vencer los enemigos del alma: carne, demonio y mundo.

Frutos del ayuno:

No es un fin en si mismo, sino medio de conversión.

• conduce a libertad de corazón y mente. Proceso por el


cual nos liberamos de todos los apegos terrenales y de todas
las cosas que nos atan: caprichos, gustos, excesivo auto

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 28


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

cuidado. Y nos encaminamos hacia la Paz.

• fortalece, estabiliza y desarrolla el auto control (fruto


del ES)

• reconocer debilidad y dependencia en Dios.

• pobreza de espíritu

• edifica la vida interior

• elimina los excesos de nuestra vida a fin de hacer mas


espacio para Dios.

El ayuno permite llevar más fácilmente una vida interior


unida a Dios y al mundo celestial; el ayuno libera de la
pesantez de la materia. Los santos recomiendan el ayuno a
todo aquel que quiere llegar a una mayor interioridad. El
ayuno apaga poco a poco la concupiscencia.

El ayuno y la Palabra de Dios.

Mateo 4,4 "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda


palabra que sale de la boca de Dios"

Juan 4,32: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha


enviado y llevar a cabo su obra"

El día de ayuno, debe ser un día de profunda oración,


meditación de las Escrituras y del magisterio de la Iglesia.
Alimentar nuestras mentes encontrando en la verdad nuestro
alimento, nuestra satisfacción. Permitirle a nuestras almas
que sean llenadas de la Palabra que es vida, que nos libera,
que nos eleva y nos enseña a pensar, sentir y obrar según la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 29


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

voluntad de Dios. En los días de ayuno, por alguna razón, he


descubierto que es más fácil penetrar las Escrituras,
escudriñarlas y captar el mensaje más profundo, que se
esconde detrás de las palabras.. Damos prioridad al alma.

El ayuno y la Eucaristía

Juan 6, 27: "Obrad, no por el alimento perecedero, sino por


el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará
el Hijo del Hombre".

Vacío terreno y alimento verdadero. El vacío físico que se


experimenta en el ayuno nos ayuda a darnos cuenta de
nuestro vacío interior y nuestra necesidad de las realidades
espirituales.

El día de ayuno, debe ser eminentemente un día Eucarístico:


adoración, reparación, etc.

¿A pan y agua?

Pan es comida de pobre. La disposición de vivir a pan y agua


durante un día demuestra la buena voluntad de ser pobre
ante Dios y bien dispuesto a su voluntad.

Pan y agua: dos símbolos importantes en las Escrituras:

• Pan: símbolo de vida, de nutrición (Pan, alimento -


Eucaristía)

• Agua: purificación (de su corazón traspasado fluye el


agua, símbolo del bautismo)

Para dar al pueblo pan y agua mientras caminaban en el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 30


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

desierto el Señor hizo milagros.

El ayuno busca la verdadera vida a través de la purificación.


Ayunar a pan y agua es un llamado a crecer en dependencia
de la Eucaristía. Es también un llamado a adentrarnos en una
vida de purificación, de conversión, de arrancar de nosotros
todo lo que nos separa del Señor o no nos deja ser sus hijos
adoptivos, ni su imagen y semejanza.

Juan 6,34: "yo soy el pan de vida, el que venga a mí no tendrá


hambre, y el que crea en mí no tendrá nunca sed"

San Juan Pablo II nos habla sobre la necesidad de ayunar para


aplacar el "espíritu de muerte y la cultura de la muerte".

Evangelium Vitae #100: "es urgente...que desde cada


comunidad, cada familia, cada individuo se eleve una súplica
apasionada a Dios. Jesús mismo nos reveló con su ejemplo
que la oración y el ayuno son las armas principales y más
eficaces contra las fuerzas del mal y ha enseñado a sus
discípulos que algunos demonios sólo se expulsan de este
modo. Por lo tanto, tengamos la humildad y la valentía de
orar y ayunar para conseguir que la fuerza que viene de lo
alto haga caer los muros del engaño y de la mentira, que
esconden a los ojos de tantos la naturaleza perversa de
comportamientos y de leyes hostiles a la vida, y abra sus
corazones a propósitos e intenciones inspirados en la
civilización de la vida y del amor."

El ayuno aplaca la gula

Con el ayuno estamos aprendiendo a dominarnos a nosotros


mismos y sobre todo a liberarnos del pecado de gula, que no
solo se manifiesta en la glotonería, sino en formas más

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 31


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

refinadas y más espirituales.

1. Gula intelectual: gula en el terreno de conocimientos


(curiosidad), de la ciencia. Esta es muy peligrosa pues el
pecado primero de Eva fue la curiosidad. De ahí se deriva el
ocultismo, los psíquicos, los astrólogos, leer cartas...etc.
Querer saber el futuro.

2. Gula espiritual: busca los sentimientos que provocan


lecturas piadosas, el placer sensible. No perderse ninguna
experiencia espiritual.

3. Gula de placer, de honor, de fama: se hace lo que sea


por sobresalir, por ser reconocidos, etc.

Ayunar no solo de comida

San Juan Crisóstomo dijo:

El valor del ayuno consiste no solo en evitar ciertas comidas,


pero en renunciar a todas las actitudes, pensamientos y
deseos pecaminosos. Quien limita el ayuno simplemente a la
comida, está minimizando el gran valor que el ayuno posee.
Si tu ayunas, que lo prueben tus obras! Si ves a un hermano
en necesidad, ten compasión de él. Si ves a un hermano
siendo reconocido, no tengas envidia. Para que el ayuno sea
verdadero no puede serlo solo de la boca, sino que se debe
ayunar de los ojos, los oídos, los pies, las manos, y de todo el
cuerpo, de todo lo interior y exterior.

Ayunas con tus manos al mantenerlas puras en servicio


desinteresado a los demás. Ayunas con tus pies al no ser tan
lenta en el amor y el servicio. Ayunas con tus ojos al no ver
cosas impuras, o al no fijarme en los demás para criticarlos.
Ayuna de todo lo que pone en peligro tu alma y tu santidad.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 32


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Sería inútil privar mi cuerpo de comida, pero alimentar mi


corazón con basura, con impureza, con egoísmo, con
competencias, con comodidades.

Ayunas de comida, pero te permites escuchar cosas vanas y


mundanas. También debes ayunar con tus oídos. Debes
ayunar de escuchar cosas que se hablan de tus hermanos,
mentiras que se dicen de otros, especialmente chismes,
rumores o palabras frías y dañinas contra otros.

Además de ayunar con tu boca, debes de ayunar de no decir


nada que haga mal a otro. Pues ¿de qué te sirve no comer
carne, si devoras a tu hermano?

¿Qué nos dice San Juan Crisóstomo con esta reflexión?

Que los días de ayuno deben de ser especialmente días de


abstenernos del uso desordenado o incluso exagerado de los
otros sentidos: No fijarme en lo que no debo, no hablar lo
que no debo, no oír lo que no debo, no desear lo que no
debo, no buscar satisfacer todas mis necesidades
emocionales, espirituales; no buscar saciar mi soledad,
buscando inmediatamente compañía; no querer saberlo todo;
no requerir respuestas inmediatas a todo lo que se me ocurre
en la mente, etc.

Ayunamos buscando conversión. Por lo tanto, ayunemos de


todas esas actitudes contrarias a la virtud. Quizás tu ayuno va
a consistir de ser más servicial, (ayuna de tu pereza,
comodidad), pues así como la Virgen nos pide que recemos
con el corazón, debemos de ayunar con el corazón. Puede ser
que tengamos que ayunar de nuestra ira, siendo los días de
ayuno, más amables, más dulces, más dóciles. Quizás tengo
que ayunar de la soberbia, buscando activamente ser

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 33


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

humillada, o hacer actos concretos de humildad, etc.

Ayuno y pureza corporal

Escuchemos al otrora Cardenal Ratzinger (quien luego sería el


Papa Benedicto XVI):

Ayunar significa aceptar un aspecto esencial de la vida


cristiana. Es necesario descubrir de nuevo el aspecto corporal
de la fe: la abstención de la comida es uno de estos aspectos.
Sexualidad y alimentación son los elementos centrales de la
dimensión física del hombre: hoy, a una menos comprensión
de la virginidad corresponde una menor comprensión del
ayuno. Y una y otra falta de comprensión proceden de una
misma raíz: el actual obscurecimiento de la tensión
escatológica, es decir, de la tensión de la fe cristiana hacia la
vida eterna. Ser vírgenes y saber practicar periódicamente el
ayuno es atestiguar que la vida eterna nos espera; más aún,
que ya está entre nosotros. Sin virginidad y sin ayuno, la
Iglesia no es ya Iglesia; se hace intrascendente,
sumergiéndose en la historia.

Hoy más que nunca, la penitencia, mortificación es necesaria


para expiar por nuestros pecados y reparar por los del mundo
entero. A través de los siglos, la humanidad siempre ha sido
pecadora, pero lo reconocía y hacia penitencia por ello. Hoy
no es así, se vive en pecado, no se le llama pecado sino que
al contrario se vive orgulloso de ello. Se están rechazando
todos los principios morales y éticos, y por ello la humanidad
ha perdido la libertad interior y ha llegado a ser víctima del
peor tirano: el propio "yo" y el demonio.

El ayuno como acto común y público de la Iglesia, me parece


hoy tan necesario como en tiempos pasados; es un testimonio
público tanto de la primacía de Dios y de los valores del

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 34


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

espíritu como de nuestra solidaridad con todos aquellos que


padecen hambre. Si no ayunamos no conseguimos librarnos de
ciertos demonios de nuestro tiempo"

Por eso el catecismo de la Iglesia, #2015, nos dice: "El camino


de la perfección pasa por la cruz. No hay santidad sin
renuncia y sin combate espiritual (2Tim 4). El progreso
espiritual implica la ascesis y la mortificación que conducen
gradualmente a vivir en la paz y el gozo de las
bienaventuranzas."

Ayuno y Caridad

El ayuno no puede separarse de la caridad fraterna. Si un


cristiano se priva de algo es para darlo a sus hermanos y dar
testimonio con ello de su amor a Dios.

Pío XII (1950): "lo que sustraiga a la vanidad, el cristiano lo


dará a la caridad y subvendrá misericordiosamente a la Iglesia
de los pobres. Así lo hacían los fieles de la Iglesia primitiva:
alimentaban las fuentes de la caridad con el ayuno y
abstinencia de las cosas permitidas".

San Agustín: "tus privaciones serán fecundas si muestras


largueza con otro". Las privaciones son cristianas si nos hacen
crecer en santidad, en caridad y generosidad.

En las primeras comunidades cristianas cuando había un


pobre entre ellos ayunaban durante dos o tres días y
acostumbraban a enviarle los alimentos que tenían
preparados para ellos. Podemos apreciar por que la Iglesia
primitiva observaba dos días de ayuno a la semana: miércoles
y viernes.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 35


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

agua, rompen el ayuno).

Ayuno de Cuaresma: Una sola comida al día, las otras siendo


algo ligero. La Iglesia requiere ayuno y abstinencia (no comer
carne) los días: Miércoles de Ceniza y Viernes Santo de cada
año.

Además requiere abstinencia todos los viernes de cuaresma.


¿Para quién?, para todos los mayores de edad (18 años), hasta
cumplir los 59 años. Los enfermos Tipos de ayuno en la
actualidad:

Ayuno Eucarístico: Anteriormente era costumbre ayunar


desde la medianoche antes de recibir la Eucaristía. Es curioso
que la palabra "desayuno" significa romper el ayuno. En la
actualidad se requiere un ayuno de una hora antes de recibir
la Eucaristía. (Ni medicinas, ni están excluidos. (Canon 1251)

Oración, ayuno y limosna los Padres de la Iglesia explican que


debe unirse estas tres. La Iglesia recomienda el ayuno (cf.
Canon 1249) como ayuda al dominio de las pasiones y como
reparación de los pecados. El ayuno siempre ha sido y es
parte de la ascética católica.

Resumen de los signos y símbolos de la cuaresma

- Ceniza:
Quiere ser el reconocimiento de nuestra condición humana, tan
limitada y corruptible. Quiere ser un toque de atención a
nuestro orgullo y autosuficiencia. Pero es, sobre todo, una
llamada a poner el fundamento de nuestra existencia, no en
nosotros mismos, sino en Cristo Salvador, el que puede librarnos
de la corrupción y la muerte. Cristo es medicina de
inmortalidad. Por eso, al imponer la ceniza, se dice:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 36


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

“Conviértete y Cree en el Evangelio”.

- La ceniza que Dios quiere:


Que no te gloríes de ti mismo; tus talentos los recibiste para
servir.
Que no te consideres dueño de nada, sólo humilde
administrador.
Que aprecies el valor de las cosas sencillas.
Que vivas el momento presente
Que no temas la muerte.

- Ayuno y Abstinencia:
Como signo de austeridad. Se pide algún rigor en la comida y
abstenerse de carne en ciertos días. Antes, el no comer carne
podía suponer bastante sacrificio. Pero no importa la
materialidad, sino el espíritu. La austeridad nos hace más libres
y más solidarios. No importaría comer un poco más o un poco
menos, importa el superar los vicios y apegos y el ofrecer el
fruto de tu ayuno a los hambrientos del mundo.

- El ayuno y la abstinencia que Dios quiere:


Que no seas esclavo del consumo, del placer, del poder, del
tener, de nada.
Que no pases tanto tiempo ante la TV y sepas discernir y
controlar.
Que seas solidario y generoso.

- Cruz:
El cristiano debe gloriarse en la cruz de nuestro Señor
Jesucristo. Por eso la cruz preside siempre nuestras
celebraciones. No es sólo dolor y humillación, es salvación y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 37


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

victoria, es el signo del amor más grande.


Por otra parte, la cruz no es para lucirla, sino para vivirla. El
signo de la cruz nos compromete a vivir un amor entregado hasta
el fin, como el de Cristo.

- La cruz que Dios quiere:


Que sepas llevar la cruz de cada día.
Que sepas aceptar tus dolores y fracasos.
Que sepas compartir la cruz de los hermanos.
Que nunca pongas cruces a los demás.
Que unas siempre tu cruz a la de Cristo.

- Oración:
La oración es vida del alma, necesidad permanente. En el
tiempo cuaresmal se intensifica la escucha de la Palabra y la
relación dialogal con Dios. Se nos ofrece el ejemplo de Cristo,
que se retiraba al desierto y subía a la montaña para orar.

- La oración que Dios quiere:


Que sea íntima y auténtica, “en espíritu y verdad”.
Que dejes al Espíritu que ore en ti siempre.
Que no dejes de repetir: Abba, Padre.
Que te unas a los hermanos en la oración, que te unas a la
Iglesia orante .
Que aprendas a escuchar.

- Limosna:
La limosna es fruto de la misericordia. Todo caminar hacia Cristo
implica un caminar hacia el hermano, especialmente el más
necesitado. Si nadie “puede ser feliz a solas”, incluso nadie
puede ser cristiano a solas. Cristiano es el que abre la mano para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 38


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

compartir, el que tiende su mano para ayudar, el que ofrece su


mano para servir.

- La limosna que Dios quiere:


Que sea fruto del amor, un verdadero compartir, no sólo dar lo
que te sobra.
Que seas humilde, que pidas perdón al pobre por el pan que le
das
Que ayudes al pobre para que no necesite tu ayuda.
Que veas en el pobre a Jesucristo.

SÍMBOLOS DE CUARESMA

1.- La cuaresma es DESIERTO. Es sequedad, soledad, ayuno


austeridad, rigor, esfuerzo, penitencia, peligro, tentación.

2.- La cuaresma es PERDÓN. Las historias bíblicas de Jonás y de


Nínive y la parábola del hijo pródigo, son ejemplos de ello.

3.- La cuaresma es ENCUENTRO, es abrazo de reconciliación


como en la parábola del hijo pródigo o en la conversión de
Zaqueo o en el diálogo de Jesucristo con la mujer adúltera.

4.- La cuaresma es LUZ, como se pone de evidencia, por


ejemplo, en el evangelio del ciego de nacimiento. Es el tránsito
de las tinieblas a la luz. Jesucristo es la luz del mundo.

5.- La cuaresma es SALUD, símbolo manifestado en textos como


la curación del paralítico o la sanación del hijo del centurión.

6.- La cuaresma es AGUA. Es el tránsito de la sed de nuestra

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 39


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

insatisfacción al agua viva, el agua de Moisés al pueblo de Israel


en el desierto o de Jesús a la mujer samaritana.

7.- La cuaresma LIBERACIÓN, TRIUNFO, es superación victoriosa


de las pruebas y dificultades. Figuras bíblicas que sufren graves
peligros y vencen en la prueba, son José hijo de Jacob, la casta
Susana, Ester, el profeta Jeremías y, sobre todo, Jesús, tentado
y transfigurado.

8.- La cuaresma es CRUZ. Signo y presencia permanente durante


toda la cuaresma. Prefigurada en el Antiguo Testamento y
patentizada con el ejemplo de Jesucristo y como su llamada a
cargar con ella como condición para el seguimiento.

9.- La cuaresma es TRANSFIGURACION. Es la luz definitiva del


camino cuaresmal, preanunciada y pregustada en la escena de la
transfiguración de Jesús. “Por la cruz a la luz”.

10.- La cuaresma es el esfuerzo por retirar el fermento viejo e


incorporar la LEVADURA NUEVA DE LA PASCUA RESUCITADA Y
RESUCITADORA, ahora y para siempre.

- DECÁLOGO DE LA CONVERSIÓN CUARESMAL

1.- La conversión es recordar que el Señor nos hizo para sí y que


todos los anhelos, expectativas, y búsquedas en nuestra vida,
sólo descansarán, llegando a la plenitud, cuando volvamos a Él.

2.- La conversión es la llamada insistente a que asumamos,


reconozcamos y purifiquemos nuestras debilidades.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 40


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

3.- La conversión es ponernos en el camino, con la ternura, la


humildad y la sinceridad del hijo pródigo, de rectificar los
pequeños o grandes errores y defectos de nuestra vida.

4.- La conversión es entrar en uno mismo y tamizar la propia


existencia a la luz del Señor, de su Palabra y de su Iglesia y
descubrir todo lo que hay en nosotros de vanidad innecesaria, de
limitación y egoísmo.

5.- La conversión es cambiar nuestra mentalidad, llena de


eslóganes mundanos, lejana al evangelio, y transformarla por
una visión cristiana y sobrenatural de la vida.

6.- La conversión es cortar nuestros caminos de pecado, de


materialismo, paganismo, consumismo, sensualismo, secularismo
e insolidaridad y emprender el verdadero camino de los hijos de
Dios, ligeros de equipaje.

7.- La conversión es examinarnos de amor y encontrar nuestro


corazón y nuestras manos más o menos vacías.

8.- La conversión es renunciar a nuestro viejo y acendrado


egoísmo, que cierra las puertas a Dios y al prójimo.

9.- La conversión es mirar a Jesucristo -como hizo Teresa de


Jesús a su Cristo muy llagado- y contemplar su cuerpo desnudo,
sus manos rotas, sus pies atados, su corazón traspasado, sentir la
necesidad de responder con amor al Amor que no es amado.

10.- Y así, de este modo, la conversión, siempre obra de la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 41


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

misericordia y de la gracia de Dios y del esfuerzo del hombre,


será encuentro gozoso, sanante y transformador con Jesucristo.

ESTRUCTURA ACTUAL DE LA CUARESMA

El tiempo de Cuaresma dura desde el miércoles de Ceniza


hasta las primeras horas de la tarde del Jueves Santo. La misa
de la cena del Señor pertenece ya al Triduo pascual. Ahora
bien, como el miércoles de Ceniza es un día laboral, para la
mayoría de los cristianos la Cuaresma comienza con su
domingo I, a pesar de que el citado día es de ayuno y
abstinencia.

La Cuaresma descansa sobre los domingos, denominados I, II,


III, IV y V de Cuaresma, y Domingo de Ramos, en la pasión del
Señor, el último. Las ferias avanzan independientemente de
los domingos, aunque en su temática litúrgica guardan una
cierta relación con ellos. La importancia de estas ferias es
grande, pues ya el mismo Vaticano II (cf. SC 35,4) y ahora el
nuevo Código de Derecho Canónico recomiendan convocar al
pueblo y tener una breve homilía (can. 767,3).

Para dar cumplimiento a la disposición conciliar, que insistía


en la acentuación de los elementos bautismales de la
Cuaresma, además de los propios de la penitencia, y dado
que el Leccionario dominical comprende tres ciclos de
lecturas, se ha querido que el ciclo «A» sea como el prototipo
de lo que debe ser este tiempo litúrgico. Para ello, después
de mantener en los domingos I y II los temas tradicionales de
las tentaciones del Señor y de la transfiguración, por lo
demás comunes a los tres ciclos, se han recuperado para los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 42


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

domingos III, IV y V los evangelios clásicos de la Cuaresma


catecumenal: la samaritana, el ciego de nacimiento y la
resurrección de Lázaro. Estos domingos en los ciclos «B» y
«C» se ocupan de aspectos del misterio pascual y de la
llamada a la conversión.

El domingo de Ramos se centra en la proclamación de la


pasión del Señor, leída cada año según un evangelista
sinóptico, de la misma manera que se hace en los domingos I
y II, en los que los episodios de las tentaciones y de la
transfiguración se toman también de cada uno de los citados
evangelistas. Y es que el Leccionario dominical ha asignado
un evangelio a cada uno de los tres ciclos de que consta:
Mateo para el ciclo «A», Marcos, completado con Juan, para
el «B» y Lucas para el «C».

A partir del domingo V de Cuaresma, antes domingo I de


Pasión, se mantienen algunos aspectos que recuerdan el
antiguo período, dedicado a preparar más intensamente a los
fieles para la celebración del misterio pascual.

Por otra parte, las lecturas del Antiguo Testamento de todos


los domingos forman entre sí, dentro de cada uno de los
ciclos, unas series dotadas de fisonomía propia, presentando
los distintos momentos de la historia de la salvación; todo
ello sin romper su relación con el resto de las lecturas del
domingo respectivo.

La Cuaresma comprende también las cuatro primeras ferias


de la Semana Santa. Estos días tienen un marcado carácter de
introducción en la celebración de la pasión del Señor, a
excepción de la misa crismal, en la que se bendicen y
consagran los óleos en la mañana del Jueves Santo. Esta misa
es como un paréntesis dedicado a poner de relieve cómo del

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 43


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

misterio pascual brotan los sacramentos de la Iglesia.

3. EL MIERCOLES DE CENIZA

La liturgia renovada ha querido mantener la importancia


tradicional de este día, originariamente destinado a
introducir a los penitentes en la penitencia pública, entre
otros ritos, mediante la imposición de la ceniza. El gesto
es de origen bíblico y judío, como señal de luto y de dolor.
Cuando en el siglo IX la penitencia pública empezó a dar
paso a la confesión privada y a la absolución individual de
los pecados, el rito de la imposición de la ceniza, lejos de
desaparecer, fue aplicado a todos los fieles.

Hoy la ceniza es contemplada en el Misal no tanto como un


recuerdo de que el hombre es polvo (cf. Gén 3,19), cuanto
como un signo de una voluntad de conversión y de
renovación pascual. Por eso se han introducido nuevos
textos y una nueva fórmula al imponerla: «Convertíos y
creed en el Evangelio» (Mc 1,15). Asimismo resulta
significativo el momento en que debe hacerse el rito:
después de la homilía, para mostrar cómo la conversión y
la penitencia surgen de la interpelación que nos hace la
Palabra divina.

Por su parte, las lecturas contienen una fuerte llamada a


la interiorización de las obras penitenciales de la
Cuaresma (Mt 6,1-6.16-18: ev.) y a la autenticidad de la
conversión (JI 2,12-18; l.a lect.). La segunda lectura es un
magnífico pregón cuaresmal: «Os lo pedimos por Cristo:
dejaos reconciliar con Dios... Ahora es el tiempo de la
gracia, ahora es el día de la salvación» (2 Cor 5,20-6,2). La
Liturgia de las Horas completa todo este programa con
textos de los profetas, especialmente Is 58,1-12: «El ayuno
que yo quiero es éste: abrir las prisiones injustas...», y con

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 44


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

un rico texto de San Clemente Romano (lect. patr.).

El espíritu que debe presidir la Cuaresma está sintetizado


en la oración siguiente:

«Señor, fortalécenos con tu


auxilio al empezar la
Cuaresma para que nos
mantengamos en espíritu de
conversión; que la austeridad
penitencial de estos días nos
ayude en el combate cristiano
contra las fuerzas del mal»
(col.).

4. DOMINGO I DE CUARESMA: CRISTO TENTADO POR EL


DIABLO

El protagonismo que ocupa Cristo en todo el ciclo de los


misterios del Señor que se van recordando a lo largo del
año litúrgico tiene en este domingo una expresión
ejemplar. Para comprenderlo es preciso situarnos en la
clave adecuada, es decir, en lo que los distintos hechos y
momentos de la vida histórica de Jesús representan para
nosotros. Es esta vida completa, evocada en el curso de un
año, lo que da la medida de la obra de nuestra progresiva
asimilación a Jesucristo, el Hijo de Dios imagen de la
gloria del Padre (cf. Rom 8,29; 2 Cor 3,18; 4,6). El
episodio de las tentaciones, proclamado por la liturgia de
este domingo, no es sólo un momento decisivo en la vida
de Jesús; es, sobre todo, el drama de Adán en el paraíso,
de Israel en el desierto y de cada cristiano en esta vida.
«En Cristo estabas siendo tentado tú», dirá San Agustín,
mientras el prefacio de la misa desvela el sentido de este

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 45


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

primer domingo cuaresmal:

«Porque Cristo, al abstenerse durante


cuarenta días de tomar alimento, inauguró
la práctica de nuestra penitencia cuaresmal,
y, al rechazar las tentaciones del enemigo,
nos enseñó a sofocar la fuerza del pecado;
de este modo, celebrando con sinceridad el
misterio de esta Pascua, podremos pasar un
día a la Pascua que no acaba».

Jesús, en efecto, atravesó el mar Rojo de su bautismo en


el Jordán (cf. Lc 4,1) y se adentra en el desierto, donde es
tentado. En el bautismo ha sido investido para la misión,
pero antes tiene que superar la prueba del desierto, donde
el tentador tratará de impedir la realización de su plan
divino, que desemboca en la cruz. Es justamente ésta la
experiencia del catecúmeno y del cristiano en su itinerario
prebautismal y penitencial de los sacramentos hasta llegar
al banquete eucarístico, que sella, en el primero, la
iniciación cristiana y, en el segundo, la conversión y la
reconciliación con Dios. En esto consiste «el misterio de
esta Pascua», como dice el prefacio; es decir,
el paso nuestro a través del desierto cuaresmal para llegar
cada año a la celebración jubilosa de la resurrección y, al
final de nuestra vida, «a la Pascua que no acaba».

Todos los restantes textos bíblicos y litúrgicos de este


domingo no hacen sino dar vueltas en torno a este gran
contenido fundamental. Las lecturas del Antiguo
Testamento nos presentan los primeros momentos del
hombre y del pueblo de Dios, momentos de tentación y de
caída; las segundas lecturas completan el mensaje

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 46


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

haciéndonos reflexionar sobre el pecado, sobre el


bautismo y sobre la fe. El evangelio contiene el relato de
las tentaciones, cada año según un evangelista. He aquí el
cuadro completo de la liturgia de la Palabra:

Año A Año B Año C


Gén 2,7-9;
1ª. lect. Gén 9,8-15 Dt 26,4-10
3,1-7
Salmo r. 50 24 90
1 Pe 3,18-
2ª. lect. Rom 5 12-19 Rom 10,8-13
22
vers. Mt 4,4b = =
ev. Mt 4,1-11 Mc 1,12-15 Lc 4,1-13

Pero el cristiano sólo vencerá la tentación si cumple el


gran aviso-consigna para toda la Cuaresma y para toda su
vida: «No sólo de pan vive el hombre, sino de toda la
palabra que sale de la boca de Dios» (Mt 4,4 = Dt 8,3).
Palabra salida de la boca de Dios, alimento principal del
creyente, es el propio Cristo, que se nos da en la mesa
doble de la Palabra y del sacramento:

«Después de recibir el pan del cielo que


alimenta la fe, consolida la esperanza y
fortalece el amor, te rogamos, Dios nuestro,
que nos hagas sentir hambre de Cristo, pan
vivo y verdadero, y nos hagas vivir
constantemente de toda palabra que sale de
tu boca» (posc.).

5. DOMINGO II DE CUARESMA:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 47


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

CRISTO ES TRANSFIGURADO

He aquí el segundo momento transcendental que la


Cuaresma nos pone delante, contemplando a Cristo y
mostrándonos en él el misterio de nuestra transformación
interior por los sacramentos. Jesús, bautizado para la
misión salvadora, superada la tentación que se interponía
en su camino, es transfigurado por su propia gloria de
Verbo divino y es confirmado por la nube luminosa del
Espíritu y la voz del Padre con vistas al sacrificio pascual
de la muerte y resurrección. Los creyentes son llamados a
escuchar con más fidelidad la Palabra, para que también
ellos, bautizados y confirmados, a través de la experiencia
penitencial de la Cuaresma, se encaminen hacia su
perfecta identificación con Cristo glorioso (cf. 1 Cor
15,49.51-57; Ef 4,22-24).

San León Magno, en la lectura patrística del Oficio,


comentando el episodio, señala tres vertientes del mismo.
La primera, «alejar de los corazones de los discípulos el
escándalo de la cruz»; la segunda, «fundamentar la
esperanza de la Iglesia santa, ya que el cuerpo de Cristo
en su totalidad podría comprender cuál habría de ser su
transformación y sus miembros podrían contar con la
promesa de su participación en aquel honor que brillaba
de antemano en la cabeza»; y la tercera, «la
confirmación de la fe de todos» en la redención de Cristo
gracias al testimonio de Moisés y de Elías y del propio
Señor, es decir, por la unidad de los dos Testamentos.

De manera aún más sintética, el prefacio de la misa


recuerda también cómo Cristo,

«Después de anunciar su muerte a los


discípulos, les mostró en el monte santo el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 48


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

esplendor de su gloria, para testimoniar, de


acuerdo con la ley y los profetas, que la pasión
es el camino de la resurrección».

Para completar esta enseñanza fundamental de que «por


la cruz se llega a la luz», según el dicho popular, las
primeras lecturas proponen la figura de Abrahán, a la vez
que evocan otra etapa de la historia de la salvación, la
representada por el patriarca padre del pueblo de los
creyentes, dispuesto a sacrificar a su hijo único -figura de
Cristo- y depositario de la primera alianza. Las segundas
lecturas nos hablan de nuestra futura transformación
gloriosa a imagen de Cristo y del amor infinito de Dios
hacia nosotros:

Año A Año B Año C


Gén 15,5-
1ª. lect. Gén 12,1-4a Gén 22,1-2.9ss
12.17-18
Salmo r. 32 115 115
Flp 3,17-
2ª. lect. 2 Tim 1,8-10 Rom 8,31-34
4,1
vers. Mt 17,5 = =
ev. Mt 17,1-9 Mc 9,1-9 Lc 9,28-36

Las oraciones de la misa y algunos textos del Oficio divino


se sitúan en otro plano, más contemplativo, y piden que la
eucaristía, en la que se nos da el cuerpo glorioso de Cristo
(posc.), «borre nuestros pecados, santifique los cuerpos y
las almas de los fieles y nos prepare a celebrar dignamente
las fiestas de Pascua» (superobl.). Es muy significativa
esta toma de conciencia de la necesidad de limpieza
interior ante el misterio de Cristo transfigurado. En esta
purificación juega -¡cómo no!- un decisivo papel la
escucha de la Palabra de Cristo, tal como lo manda la voz
del Padre, que se deja oír sobre el hijo amado. Esta es la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 49


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

respuesta, hecha plegaria, de la iglesia:

«Señor, Padre Santo, tú que nos has


mandado escuchar a tu Hijo, el Predilecto,
alégranos con el gozo interior de tu palabra;
y, purificados por ella,
contemplaremos con mirada limpia
la gloria de tus obras» (col.).

Un bello complemento doctrinal y espiritual al contenido


de este domingo de Cuaresma lo constituyen los textos de
la misa y del Oficio de la fiesta de la Transfiguración del
Señor, el 6 de agosto.

6. LOS DOMINGOS III, IV Y V DEL AÑO «A»:


LOS SIGNOS DE LA VIDA

Los fieles que han entrado en la Cuaresma siguiendo a


Cristo y con él vencen las pruebas contemplando el rostro
transfigurado de su Señor, centran su atención en el
misterio de su propia transformación interior. Era
necesario, pues, que el cuadro cristológico de nuestra
asimilación al Hijo de Dios se completase con la iniciación,
mejor reiniciación, a los sacramentos que consagran el
comienzo de la vida cristiana: el bautismo, la confirmación
y la primera comunión. Para el cristiano adulto esta
reiniciación pasa necesariamente por la penitencia,
segundo bautismo y paso previo para acceder a la
eucaristía, especialmente si ha pecado gravemente.

A todo esto están dedicados los domingos III, IV y V de la


Cuaresma del año «A», presididos por los evangelios de la
Samaritana, del ciego de nacimiento y de la resurrección

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 50


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

de Lázaro. Se trata de tres pasajes evangélicos que en la


antigüedad formaban parte de las misas de los
escrutinios cuaresmales de los candidatos al bautismo, las
cuales tenían lugar precisamente en estos mismos
domingos. Más tarde, al perder importancia el
catecumenado de adultos, estas misas fueron desplazadas
a los días entre semana, a excepción del evangelio de la
resurrección de Lázaro, sin duda a causa de su interés
evocativo de la pasión y resurrección del Señor. Este
evangelio contribuyó a que el domingo V de Cuaresma
fuese popularmente conocido como el domingo de
Lázaro. La recuperación de todos estos evangelios ha
estado marcada por el deseo de afirmar la temática
bautismal de la Cuaresma (cf. SC 109).

Ante la extraordinaria relevancia de estos evangelios, es


justo que todo el resto de lecturas, cantos y oraciones no
hagan sino profundizar en los aspectos catequéticos,
doctrinales y espirituales de cada uno de ellos.
El Leccionario de la misa presenta el siguiente panorama
en los tres domingos:

Salmo
Dom.1.° lect. 2.° lect. Vers. Evang.
r.

CICLO «A»

Rom Jn Jn
III Ex 17,3-7 94
5,1-2.5-8 4,42 4,5-42

1 Sam Jn Jn
IV 22 Ef 5,8-14
16,1ss 8,12 9,1-41

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 51


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Jn
Ez 37,12- Rom 8,8- Jn
V 129 11,1-
14 11 11,25
45

El domingo III, basándose en el episodio del pozo de Jacob


y en el diálogo de Jesús con la mujer samaritana sobre el
don de Dios y el agua viva, se centra en el simbolismo
sacramental de este elemento del bautismo, es decir, en
el Espíritu Santo derramado en nuestros corazones
(2.° lect.), el manantial que salta hasta la vida
eterna (evang.) para colmar totalmente la sed del
hombre (l.° lect. y salmo r.). San Agustín comenta
bellísimamente este evangelio en la lectura patrística del
Oficio, y el prefacio de la misa, inspirado en la liturgia
hispanomozárabe, recuerda cómo Cristo, «cuando pidió de
beber a la Samaritana, ya había infundido en ella la gracia
de la fe».

El domingo IV propone otro bello símbolo bautismal: la luz


que cura la ceguera de la humanidad, ceguera de
nacimiento. Por eso, el bautismo fue llamado sacramento
de la iluminación por los Santos Padres. Mientras
la primera lectura evoca la elección de David, figura de
Cristo, Buen Pastor que guía a su pueblo «aunque camine
por cañadas oscuras» (cf. salmo r.), la segunda invita a
caminar como hijos de la luz, al tiempo que dice al que
está en pecado: «Levántate de entre los muertos y Cristo
será tu luz. Nuevamente, San Agustín comenta el
evangelio, y el prefacio señala también los efectos de la
redención de Cristo:

«Porque él se dignó hacerse hombre

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 52


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

para conducir al género humano, peregrino en


tinieblas,
al esplendor de la fe;
y a los que nacieron esclavos del pecado
los hizo renacer por el bautismo,
transformándolos en hijos adoptivos del
Padre».

La resurrección de Lázaro, en el domingo V, habla de la


vida que es Cristo mismo en el misterio pascual en virtud
del Espíritu Santo. Ese Espíritu resucitó a Jesús, del mismo
modo que puso en pie al pueblo de Israel sepultado en su
desgracia (l.° y 2.° lect.). En el bautismo y en la
penitencia, el Cristo «que como hombre lloró a su amigo
Lázaro, como Dios y Señor de la vida lo levantó del
sepulcro», para mostrar cómo «por medio de sus
sacramentos» devuelve a los hombres a la vida
nueva (pref.).

7. LOS DOMINGOS III, IV Y V DE LOS AÑOS «B» Y «C»

Las lecturas, especialmente los evangelios, de los


domingos III, IV y V del ciclo «A» pueden tomarse todos los
años, si razones pastorales lo aconsejan así. Sin embargo,
el Leccionario de la misa, que es lo que configura el
contenido celebrativo de cada día, propone los formularios
de la liturgia de la Palabra para los ciclos «B» y «C». Cada
domingo, por tanto, dentro del respectivo ciclo, tiene
unidad propia, la señalada por el evangelio, al que se
acomodan las dos primeras lecturas. Por cierto, las del
Antiguo Testamento continúan presentando las etapas de
la historia de la salvación que iniciaron en el domingo I de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 53


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Cuaresma. He aquí el cuadro:

Salmo
Dom. 1ª lect. 2.° lect. Vers. Evang
r.

CICLO
«B»

Ex 20, 1- 1 Cor Jn
III 18 Jn 2,13-25
17 1,22-25 4,42

2 Cor Jn
IV 136 Ef 2,4-10 Jn 12,20-33
36,14ss 3,16

Jer Heb 5,7- Jn


V 50
31,31-34 9 12,26

CICLO
«C»

Ex 3,1- 1 Cor Mt
III 102 Lc 13,1-9
8ss 10,1-6 4,17

Jos 5,9- 2 Cor Lc Lc 15,1-


IV 33
12 5,17-21 15,18 3.11-32
Is
Flp 3,8- Jl
V 43,16- 125 Jn 8,1-11
14 2,12
21

Los grandes temas del ciclo «B», tomados del evangelio de


San Juan, proponen aspectos del misterio pascual a base

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 54


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

de las comparaciones que el Señor hace del templo (dom.


III), de la serpiente de bronce levantada por Moisés en el
desierto (dom. IV) y del grano de trigo que cae en tierra
para morir y dar fruto (dom. V). En cambio, los evangelios
del tercer ciclo, de San Lucas, excepto el último, aunque
parece en realidad una página arrancada del evangelista
de la misericordia, giran en torno a la compasión divina
hacia el pecador: actitud de Jesús ante unos hechos
luctuosos (dom.III), el hijo pródigo (dom. IV) y el perdón
de la mujer adúltera (dom. V).

En el domingo V, por lo demás, se mira ya a la pasión del


Señor, aspecto fundamentalmente destacado por las
oraciones de la misa y por la mayoría de los textos del
Oficio divino; en concreto, por la lectura patrística, esta
vez de San Atanasio, de una de sus cartas sobre la fecha
de la Pascua. Así expresa la colecta de la misa los
sentimientos de Cristo en vísperas de los acontecimientos
centrales de su vida:

«Te rogamos, Señor Dios nuestro, que tu


gracia nos ayude,
para que vivamos siempre de aquel mismo
amor
que movió a tu Hijo a entregarse a la muerte
por la salvación del mundo».

8. EL DOMINGO DE RAMOS EN LA PASION DEL SEÑOR

Es el último domingo de la Cuaresma, a pesar de que da


paso ya a la Semana Santa. De nuevo la liturgia y la piedad
popular se unen en la síntesis de este día, verdadera
celebración dominical de la pasión y, a la vez,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 55


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

conmemoración de la entrada triunfal de Jesús en


Jerusalén. Por eso, el título del domingo ha querido unir
ambos aspectos, por lo demás perfectamente coherentes,
pues la entrada del Señor en la Ciudad Santa, que va a ser
escenario de los hechos culminantes de su vida, significa la
definitiva visita de Dios a su pueblo (cf. Mt 21,5.9; Lc
7,16; 19,44).

La procesión de los ramos, rito de entrada de la misa, se


empezó a celebrar en Jerusalén; de forma que la
peregrina gallega Egeria la describe en su Diario de
viaje, escrito hacia el año 380. Después se extiende a todo
el Oriente, a España (siglo VII, a las Galias y, finalmente, a
Roma (siglo XI o XII). La procesión está precedida de la
bendición de los ramos y de la proclamación del evangelio
de la entrada de Jesús en Jerusalén; detalle
importantísimo, porque revela cómo la liturgia no se limita
a recordar hechos pasados, sino que actualiza y revive lo
que recuerda, de forma que los fieles realmente reciben y
aclaman a Cristo, representado en el obispo o en el
sacerdote que preside a la comunidad. Por eso, la rúbrica
dispone que marche a la cabeza de su pueblo, detrás de la
cruz, en la procesión. La lectura del relato evangélico se
hace cada año según un evangelio sinóptico.

Sin embargo, el centro de la celebración lo va a ocupar la


pasión del Señor, leída también, cada año, según un
sinóptico. De este modo, con las peculiaridades
catequéticas y de acentos propios de cada evangelista, se
prepara la proclamación de la pasión según San Juan, que
se hará el Viernes Santo, el relato de más fuerte colorido
pascual, reservado por ello para dicho día por la liturgia.
La pasión del Señor es el gran tema que la Iglesia medita a
lo largo de todo el domingo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 56


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Así, comienza pidiendo en la misa que «las enseñanzas de


la pasión nos sirvan de testimonio (col.), para
concentrarse en seguida en el tercero de los cantos
del poema del Siervo de Yahveh (Is 50,4-7: 1ª lect.) y en el
imponente himno de la carta a los Filipenses, que revela el
misterio del anonadamiento de Cristo y de su posterior
exaltación (Flp 2,6-11: 2ª lect.). Entre ambas lecturas se
canta el salmo que recitó el Señor en la cruz: «Dios mío,
Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Sal 21). Jesús,
es, en efecto, el justo perseguido por los impíos, que, no
obstante, muere para dar la vida:

«Cristo, nuestro Señor, siendo inocente,


se entregó a la muerte por los pecadores,
y aceptó la injusticia de ser contado entre los
criminales.
De esta forma, al morir, destruyó nuestra
culpa,
y al resucitar, fuimos justificados» (pref.).

Por supuesto, la Iglesia no olvida que la pasión desemboca


en la resurrección, ni, menos aún, que la eucaristía
«actualiza el único sacrificio de Cristo» (superobl.). Esta
síntesis entre pasión y glorificación, de la que es un
anticipo la entrada triunfal de la misa -la procesión-,
aparece continuamente en el Oficio divino. Baste
citar, por ejemplo, esta antífona de los Laudes:

«Con los ángeles y los niños


cantemos al triunfador de la muerte:
"Hosanna en el cielo"» (ant. 2).

El Lunes, Martes y Miércoles Santos prolongan este


ambiente prepascual del domingo de Ramos. Las primeras
lecturas recogen los cantos del Siervo: Is 42,1-7; 49,1-6 y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 57


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

50,4-9, mientras los evangelios narran episodios que


hablan de la inminencia de la pasión: la unción en Betania
(Jn 12,1-11), el anuncio de la negación de Pedro y de la
traición de Judas (Jn 13,21-33.36-38) y la revelación de
ésta (Mt 26,14-25).

9. LAS FERIAS DE LA CUARESMA

El tiempo de Cuaresma era el único en contar en la liturgia


romana con formularios propios para la misa y el Oficio de
cada uno de los días. Esta herencia, naturalmente, ha
pasado a los actuales libros litúrgicos, si bien adaptada a
la esctructura del tiempo y a la ordenación de los textos
dentro de ella. Como hemos hecho con otros tiempos, tan
sólo nos vamos a fijar en el Leccionario de la misa y en el
del Oficio de lectura.

Las lecturas del período cuaresmal han sido escogidas en


función de los temas propios de la catequesis y de la
espiritualidad de este tiempo. En la misa, las primeras
lecturas pertenecen al Antiguo Testamento y armonizan
con el evangelio. Desde el lunes de la cuarta semana se
ofrece una lectura semicontinua del evangelio de San
Juan, evangelio que ya no se dejará, salvo algún día de la
Semana Santa y de la octava pascual, hasta el domingo de
Pentecostés. Este uso del cuarto evangelio en las últimas
semanas de la Cuaresma y durante todo el tiempo pascual
es una característica propia de la liturgia romana.

En las semanas: tercera, cuarta y quinta se han previsto


unos formularios de lecturas a voluntad, de forma que
puedan leerse en cualquier día de aquéllas los evangelios
de la Samaritana, del ciego de nacimiento y de la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 58


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

resurrección de Lázaro, si solamente se leen en el ciclo "A"


en los domingos correspondientes.

En cuanto al Leccionario bíblico del Oficio de


lectura, durante las tres primeras semanas se lee de
manera casi continuada el libro del Éxodo, la historia de
Israel a través del desierto, profecía de la Cuaresma
cristiana. Esta lectura se completa con pasajes del
Levítico y del libro de los Números en la cuarta semana. A
partir del domingo V y hasta el mismo Triduo pascual
inclusive se lee la carta a los Hebreos, interpretación de la
antigua alianza a la luz del misterio pascual de Cristo. Sin
embargo, en los primeros días de la Semana Santa
estas lecturas se toman de los cantos del Siervo y de
Lamentaciones del profeta Jeremías.

Por su parte, el Leccionario patrístico presenta enorme


variedad de temas, todos ellos relacionados con la
Cuaresma y el misterio pascual. Convenientemente.
agrupados, son éstos:

a)La Cuaresma, tiempo de tentación y de victoria


Afraates: miércoles I.
San Agustín: domingo I. martes II.
San Atanasio: domingo V.
Constitución Gaudium et spes: sábado IV.
San Gregorio Nacianceno: sábado V.
San León: domingo II.

b) La Cuaresma, tiempo de gracia y de perdón


San Ireneo: miércoles II.
San Hilario: jueves II.
Teófilo de Antioquía: miércoles III.
Máximo el Confesor: miércoles IV.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 59


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

c) La penitencia cuaresmal
Clemente Romano: miércoles de Ceniza.
San Gregorio Nacianceno: sábado III.
San León: jueves después de Ceniza.
San Pedro Crisólogo: martes III.

d) La plegaria
San Cipriano: martes I.
San Juan Crisóstomo: viernes después de Ceniza.
Tertuliano: jueves III.

e) La caridad fraterna
San Ambrosio: viernes II.
Asterio de Amasea: jueves I.
San Basilio: lunes III.
Elredo: viernes I.
San Gregorio Nacianceno: lunes I.
San Ireneo: sábado después de Ceniza.
San León: martes IV.

f) Cristo y su misión redentora


San Agustín: miércoles V.
San Andrés de Creta: domingo de Ramos.
San Atanasio: viernes IV.
San Basilio: Martes Santo.
Constitución Gaudium et spes: sábado I.
San Fulgencio de Ruspe: viernes V.
San Juan Crisóstomo: lunes II.
San Juan Fisher: lunes V.
Orígenes: lunes IV.

La pasión del Señor


San Agustín: martes II. Miércoles Santo.
San León: jueves IV. martes V.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 60


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

San Melitón: Jueves Santo.

h) El bautismo
San Agustín: domingo III. domingo IV.

i) La Iglesia

Constitución Lumen gentium: jueves V.


San Ireneo: viernes II.

Camina junto al Señor desde el Domingo de Ramos al

Domingo de Pascua

Muerte, la Resurrección, y la Ascensión de Jesucristo.

En el corazón de nuestra fe está el misterio pascual: La Pasión,


la muerte, la Resurrección, y la Ascensión de Jesucristo.

Toda la historia de la salvación nos conduce y se pone en marcha


desde estos eventos salvadores. El propósito de este artículo es
describir la última semana de Jesús. A esta semana la llamamos
“Semana Santa” pues el ministerio público de Jesús culmina con
su sufrimiento, muerte y resurrección.

Camina en oración con Jesús en su semana más difícil y, sin


embargo, gloriosa.
Me doy cuenta que algunos exegetas se burlan de la idea que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 61


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

podamos construir un diario de cada día sobre la última semana


de Jesús. Existen lagunas históricas y cosas en las narraciones
que no coinciden perfectamente. Además, San Juan, plantea un
escenario completamente diferente (quizá como una
interpretación teológica) de la Última Cena y cómo se relaciona
con la Pascua Judía. La secuencia a continuación sigue
principalmente la narración sinóptica (Mateo, Marcos y Lucas),
en términos de ritmo. A pesar de las dudas de algunos exegetas,
la narración realmente coincide muy bien si usamos un poco de
imaginación y vemos las diferencias no como diferencias en sí,
sino sólo en los detalles.
Lee esta cronología como un posible, aunque no seguro,
escenario de la última semana de Jesús. Sigue siendo una gran
bendición tomar en cuenta la última semana del Señor y caminar
con Él.
Planea asistir a algunas o, a todas las celebraciones litúrgicas del
Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo
en tu parroquia. Al celebrarlas en comunidad, las hacemos
presentes hoy y volvemos a aprender, de una manera nueva, la
realidad de nuestro Salvador Jesucristo, vivo entre nosotros.

A la Semana Santa se le llamaba en un principio “La Gran


Semana”. Ahora se le llama Semana Santa o Semana Mayor y a
sus días se les dice días santos. Esta semana comienza con el
Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Pascua.

COMO LO CELEBRA EL MUNDO

La Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el


año. Sin embargo, para muchos católicos se ha convertido sólo
en una ocasión de descanso y diversión.
A lo largo de gran parte del mundo existen celebraciones
asociadas a la Semana Santa, alguna de ellas destacadas como
Fiestas de Interés Turístico Internacional como la Semana Santa
en Sevilla, la Semana Santa en Valladolid (reconocida desde 2014

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 62


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad) o


la Semana Santa en Zamora, que tienen un gran impacto
económico más allá de su interés religioso.
Semana de Turismo es la denominación oficial en Uruguay a los
cinco días que coinciden con la Semana Santa de
la liturgia cristiana. Ese nombre tuvo su origen cuando el Estado
uruguayo terminó de formalizar su separación de la Iglesia
Católica, según la Ley del 23 de octubre de 1919.

Se olvidan de lo esencial: esta semana la debemos dedicar a la


oración y la reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de
Jesús para aprovechar todas las gracias que esto nos trae.

Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración,


sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Asistir al
Sacramento de la Penitencia en estos días para morir al pecado y
resucitar con Cristo el día de Pascua.

Lo importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo


que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es
celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y
el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.

La Semana Santa fue la última semana de Cristo en la tierra. Su


Resurrección nos recuerda que los hombres fuimos creados para
vivir eternamente junto a Dios.

Un poco de historia

¿Cómo vivían los primeros cristianos la Semana Santa?

Durante el santo Triduo Pascual de la Pasión y Resurrección del


Señor, la Iglesia conmemora los grandes acontecimientos que
jalonaron los últimos días del Señor.
Es el punto culminante de todo el año litúrgico

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 63


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

El Triduo Pascual
La expresión Triduo pascual, aplicada a las fiestas anuales de
la Pasión y Resurrección, es relativamente reciente, pues no se
remonta más allá del año 1930; pero ya a finales del siglo IV San
Ambrosio hablaba de un Triduum Sacrum para referirse a las
etapas del misterio pascual de Cristo que, durante tres días, et
passus est, et quievit et resurrexit.
Deslumbrada por la realidad histórica de la muerte de Cristo,
la primitiva Iglesia advirtió la necesidad de celebrar
litúrgicamente este hecho salvífico, por medio de un rito
memorial, donde, en obediencia al mandato expreso del Señor,
se renovara sacramentalmente su sacrificio.
De este modo, durante los primeros compases de la vida de la
Iglesia, la Pascua del Señor se conmemoraba cíclicamente, a
partir de la asamblea eucarística convocada el primer día de la
semana, día de la resurrección del Señor (dominicus dies)
o domingo.

Y, muy pronto, apenas en el siglo II, comenzó a reservarse un


domingo particular del año para celebrar este misterio salvífico
de Cristo.
Llegados a este punto, el nacimiento del Triduo Pascual era sólo
cuestión de tiempo, cuando la Iglesia comenzase a revivir los
misterios de Cristo de modo histórico, hecho que acaeció, por
primera vez en Jerusalén, donde aún se conservaba la memoria
del marco topográfico de los sucesos de la pasión y glorificación
de Cristo.
De todos modos, en el origen de la celebración pascual, tampoco

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 64


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

puede subestimarse la benéfica influencia de la respuesta


dogmática y litúrgica de la ortodoxia frente a la herejía arriana;
reacción que supuso una atracción de la piedad de los
fieles hacia la persona de Jesús (Hijo de Dios e Hijo de María),
y hacia sus hechos históricos.
Cada celebración del Triduo presenta su fisonomía particular: la
tarde del Jueves Santo conmemora la institución de
la Eucaristía; el Viernes se dedica entero a la evocación de
la Pasión y Muerte de Jesús en la cruz; durante el sábado la
Iglesia medita el descanso de Jesús en el sepulcro. Por último,
en la Vigilia Pascual, los fieles reviven la alegría de
la Resurrección.
Jueves Santo

La Misa vespertina in Cena Domini abre el Triduo Pascual. La


iglesia de Jerusalén conocía ya, en el siglo IV, una celebración
eucarística conmemorativa de la Última Cena, y la institución
del sacramento del sacrificio de la Cruz:
Al principio, esta celebración se desarrollaba sobre el Gólgota,
en la basílica del Martyrion, al pie de la Cruz, y no en el
Cenáculo; hecho que confirma la íntima relación entre la
celebración eucarística y el sacrificio de la Cruz.
A finales del siglo IV, esta tradición se vivía también en
numerosas iglesias de occidente, pero habrá que esperar hasta
el siglo VII para encontrar los primeros testimonios romanos.
Viernes Santo: Celebración de la Pasión del
Señor

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 65


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

El Viernes Santo conmemora la Pasión y Muerte del Señor. Dos


documentos de venerable antigüedad (la Traditio Apostolica de
San Hipólito y la Didaskalia Apostolorum, ambas del siglo III)
testimonian como práctica común entre los cristianos el gran
ayuno del Viernes y Sábado previos a la Vigilia Pascual.
Sin embargo, habrá que esperar hasta finales del siglo IV d.C.
para encontrar, en Jerusalén, las primeras celebraciones
litúrgicas de la Pasión del Señor: se trataba de una jornada
dedicada íntegramente a la oración itinerante; los fieles acudían
del Cenáculo (donde se veneraba la columna de la flagelación) al
Gólgota, donde el obispo presentaba el madero de la Cruz.
Durante las estaciones se leían profecías y evangelios de la
Pasión, se cantaban salmos y se recitaban oraciones.
Los testimonios más antiguos de una liturgia de Viernes Santo en
Roma proceden del siglo VII.
Manifiestan dos tradiciones distintas, y nos han llegado a través
del Sacramentario Gelasiano (oficio presbiteral con adoración de
la cruz, liturgia de la palabra y comunión con los pre
santificados) y el Sacramentario Gregoriano (liturgia papal,
limitada a lecturas bíblicas y plegaria universal).
Sábado Santo

En los primeros siglos de historia de la Iglesia, el Sábado Santo se


caracterizaba por ser un día de ayuno absoluto, previo a la
celebración de las fiestas pascuales.
Pero a partir del siglo XVI, con la anticipación de la Vigilia a la
mañana del sábado, el significado litúrgico del día quedó
completamente oscurecido, hasta que las sucesivas reformas de
nuestro siglo le han devuelto su originaria significación.
El Sábado Santo debe ser para los fieles un día de intensa

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 66


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

oración, acompañando a Jesús en el silencio del Sepulcro.


Vigilia Pascual
La celebración litúrgica de la Pascua del Señor se encuentra en
los orígenes mismos del culto cristiano. Desde la generación
apostólica, los cristianos conmemoraron semanalmente la
Resurrección de Cristo, por medio de la asamblea
eucarística dominical.

Además, ya en el siglo II, la Iglesia celebra una fiesta


específica como memoria actual de la Pascua de Cristo, aunque
las distintas tradiciones subrayen uno u otro contenido
pascual: Pascua-Pasión (se celebraba el 14 de Nisán, según el
calendario lunar judío, y acentuaba el hecho histórico de
la Cruz) y Pascua-Glorificación, que, privilegiando la
resurrección del Señor, se celebraba el domingo posterior al 14
de Nisán, día de la Resurrección de Cristo. Esta última práctica
se impuso en la Iglesia desde comienzos del siglo III. La Noche
Santa (San Agustín la llama la “madre de todas las vigilias”)
culmina el Santo Triduo e inicia el tiempo pascual, celebrando la
Gloria de la Resurrección del Señor. De aquí que su contenido
teológico encierre el misterio de Cristo Salvador y del cristiano
salvado. Ello explica que, desde los primeros siglos, se celebrase
el bautismo de los catecúmenos en la Vigilia Pascual. Como ya
indica San Agustín en sus Sermones (220-221), toda la
celebración de esta Vigilia Sagrada debe hacerse en la noche, de
tal modo que o bien comience después de iniciada la noche, o
acabe antes del alba del domingo. La Vigilia Pascual se convierte
en el punto central donde confluyen las celebraciones anuales
de los misterios de la vida de Cristo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 67


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Domingo de Ramos:

Nuestra celebración de la Semana Santa comienza el domingo de


Ramos, como sabemos, donde hacemos presente la entrada
triunfal de Jesús a Jerusalén que da comienzo a su semana final
y al inicio de su Pasión. Los cuatro evangelios relatan esta
entrada triunfal ese domingo por la mañana de hace tanto
tiempo, pero que conmemoramos nosotros hoy. Al recibir las
palmas, toma en cuenta que eres parte de esa multitud. ¿Cómo
caminarás esta semana con Jesús? Deja que la palma te recuerde
de alabarlo con tu devota presencia durante el sagrado Triduo.

Su “entrada triunfal”, entrada que tuvo reacciones diferentes,


pero ninguna comprendía realmente lo que estaba pasando.
Jesús entra sentado en un pollino de asna; los reyes y príncipes
entraban en caballos seguidos con honores a causa de sus
victorias. Este rey, Jesús entra humildemente a la ciudad que
iba a crucificarle en algunos días. No le esperaba una corona de
perlas, le esperaba una corona de espinas. No le esperaba gloria,
le esperaba escupitajos. Los gritos de alabanza: “Hosanna” al
entrar a Jerusalén aquel día se transformaron en gritos de odio:
“crucifícale”. Llega al templo, observa lo que está pasando y
regresa a Betania donde dormía.

21 Cuando ya estaban cerca de Jerusalén y habían llegado a


Betfagé, al Monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus
discípulos, 2 diciéndoles:
—Vayan a la aldea que está enfrente. Allí encontrarán una burra
atada, y un burrito con ella. Desátenla y tráiganmelos. 3 Y si
alguien les dice algo, díganle que el Señor los necesita y que en
seguida los devolverá.
4
Esto sucedió para que se cumpliera lo que dijo el profeta,
cuando escribió:
5
«Digan a la ciudad de Sión:
“Mira, tu Rey viene a ti,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 68


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

humilde, montado en un burro,


en un burrito, cría de una bestia de carga.”»
6
Los discípulos fueron e hicieron lo que Jesús les había
mandado.7 Llevaron la burra y su cría, echaron sus capas encima
de ellos, y Jesús montó. 8 Había mucha gente. Unos tendían sus
capas por el camino, y otros tendían ramas que cortaban de los
árboles. 9 Y tanto los que iban delante como los que iban detrás,
gritaban:
— ¡Hosanna al Hijo del rey David! ¡Bendito el que viene en el
nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!
10
Cuando Jesús entró en Jerusalén, toda la ciudad se alborotó,
y muchos preguntaban: — ¿Quién es éste? 11 Y la gente
contestaba:
—Es el profeta Jesús, el de Nazaret de Galilea. Mateo 21,1-11;
Marcos 11,1-11; Lucas 19,28-40; Juan 12,12-19.

1. Una nueva sección


En los últimos pasajes hemos estudiado varios acontecimientos
que tuvieron lugar "en el camino" hacia Jerusalén. En ellos
consideramos diferentes aspectos en cuanto a cómo se iba a
constituir el Reino y cuáles serían los principios por los que se
había de regir.
Ahora llegamos a Jerusalén, y todos los relatos que el
evangelista recoge desde aquí hasta el final de su evangelio
tuvieron lugar allí o en sus alrededores.

Evidentemente Marcos evitó mencionar los otros viajes que Jesús


había hecho a Jerusalén durante su ministerio público, y que
Juan el evangelista recogió, porque tenía el propósito de
resaltar esta visita a la capital como el destino final de su viaje.
Hasta ese momento, todo el ministerio de Jesús había tenido
lugar en Galilea o en las regiones de alrededor, pero ahora Jesús
está en el centro mismo del judaísmo, donde se encontraba el
templo y las máximas autoridades religiosas de Israel.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 69


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Se trataba, por lo tanto, de una visita oficial del Mesías a la


capital de su reino. Y a lo largo de los acontecimientos que
Marcos ha seleccionado de esta etapa, iremos viendo cómo Jesús
examina los diferentes aspectos de la religión judía, para
constatar finalmente que no habían dado los frutos que Dios
esperaba, y por esta razón, aunque con lágrimas y profundo
dolor, tuvo que emitir su juicio contra ella.
Por supuesto, esta presentación pública no agradó a las
autoridades judías, que vieron peligrar su posición de liderazgo y
los grandes beneficios económicos y políticos que por esta causa
disfrutaban, lo que dio lugar a que su oposición y enemistad
contra Jesús llegara a su clímax, y conforme al programa divino,
decidieran que el Cristo de Dios fuera crucificado.

2. El propósito de la entrada triunfal en Jerusalén

Una de las cosas que más nos sorprende cuando leemos este
pasaje, son las medidas que Jesús tomó para atraer sobre sí las
miradas de las multitudes en su entrada a Jerusalén. Esto no
quiere decir que el Señor no hubiera estado rodeado
anteriormente en muchas ocasiones de multitudes que le
buscaban y seguían, pero a lo largo de todo el Evangelio, Marcos
nos ha mostrado una y otra vez cómo Jesús intentaba evitar la
publicidad: aconsejaba a muchos de los sanados que guardasen
silencio sobre la sanidad recibida, se retiraba con sus discípulos
para orar y tener instrucción privada con ellos, incluso, cuando
quisieron hacerle rey, él se fue apresuradamente. Pero ahora
todo esto es diferente, ¿por qué?
Bueno, la explicación más lógica sería que si una manifestación
como la que ahora vamos a considerar hubiera tenido lugar
antes, habría adelantado también el momento de la Cruz. Y sin
duda esto no era conveniente, porque no habría habido tiempo
suficiente para formar a los apóstoles que después serían los
encargados de anunciar el reino de Dios al mundo, y por otro
lado, Dios en su misericordia deseaba prolongar las

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 70


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

oportunidades para el arrepentimiento de su pueblo antes de


traer el juicio sobre él, aunque finalmente, ante su persistente
rechazo, el juicio tuvo que venir.
Pero si bien no habría sido conveniente presentarse antes de
esta forma pública, por otro lado, era imprescindible hacerlo,
puesto que Jesús era el Mesías prometido, y como tal, debía
manifestarse a las multitudes que lo esperaban, y el lugar
indicado tendría que ser necesariamente en Jerusalén, la capital
del reino. Tal como el ciego Bartimeo había reconocido, Jesús
era el legítimo "Hijo de David", aquel a quien Dios había
prometido su trono y quien sería el heredero de todas las
promesas hechas a David.

3. La Cruz y el Trono

Sin embargo, aunque este pasaje nos presenta a Jesús como el


Rey esperado, sabemos que finalmente acabó muriendo en una
cruz de forma vergonzosa. ¿Por qué? ¿Cómo se relaciona la Cruz
con el Trono, los sufrimientos del crucificado con su gloria como
Rey?

 Algunos han pensado que la Cruz fue un obstáculo


imprevisto en su carrera hacia el trono, al punto de que
acabó con todas sus aspiraciones mesiánicas. Para los que
piensan así, la resurrección fue una invención de sus
discípulos que no se conformaban con un final tan
trágico.
 Otros creen que la cruz es un entreacto divinamente
previsto que permitiría a sus siervos viajar por el mundo
preparando a las naciones para el reino venidero.
 Pero en las palabras de Jesús, la Cruz no era ni un
obstáculo, ni un intervalo útil, sino que era el
fundamento sobre el que se iba a establecer su Reino.

Para cualquier lector atento de los Evangelios, no pasará

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 71


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

inadvertido el hecho de que Jesús preparó dos entradas


diferentes en Jerusalén entre las que encontramos interesantes
paralelismos y contrastes. La primera es la entrada triunfal en
Jerusalén que ahora estamos estudiando, y la segunda tuvo lugar
una semana después, justo antes de ser arrestado (Mr 14:12-
25).

 Es curioso que en ambas ocasiones el Señor hizo los


preparativos de antemano, enviando para ello a dos de
sus discípulos. También en ambas ocasiones tomó
prestadas ciertas cosas: en el primer caso fue un pollino,
y en el segundo, un aposento alto.
 Pero también los contrastes son muy significativos,
porque mientras que en la primera ocasión el Señor
arregló las cosas de tal manera que su entrada generase
la máxima publicidad sobre sí mismo, en cambio, en la
segunda entrada se aseguró para que todo fuera hecho
con el máximo secreto.
 Otro detalle importante es que en ambas ocasiones el
Señor se presentó como el cumplimiento de las
Escrituras.

 ¡Tú, Judá, hijo mío! Eres como un cachorro de león,


cuando deja de devorar a su víctima: se agacha, se echa
en el suelo, como si fuera un león grande. ¿Y quién se
atreverá a molestarlo?
10
Nadie le quitará el poder a Judá, ni el cetro que tiene
en las manos,
hasta que venga el dueño del cetro, a quien los pueblos
obedecerán.
11
El que amarra su burrito a las viñas, el que lava toda
su ropa con vino,
¡con el jugo de las uvas! Génesis 49,9-11

 Su entrada triunfal cumplió con exactitud lo anunciado

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 72


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

por el profeta Zacarías (Zac 9:9), mientras que su


entrada secreta sirvió para cumplir la Pascua.
“ ¡Alégrate mucho, ciudad de Sión!
¡Canta de alegría, ciudad de Jerusalén!
Tu rey viene a ti, justo y victorioso,
pero humilde, montado en un burro,
en un burrito, cría de una burra.” Zacarías 9,9

De todos estos detalles sacamos la impresión de que el Señor


quería enseñarnos a pensar en el establecimiento de su Reino en
dos sentidos diferentes.

 En su primera entrada, una vez que pasó el fervor


popular, éste fue sustituido por el odio, y los mismos que
aquel día lo aclamaban como Rey, una semana después
gritaban ante Pilato para que fuera crucificado. Tanto el
Rey como su Reino fueron rechazados públicamente. Y en
este sentido público, el reino no será establecido hasta su
Segunda Venida (Ap 19:11-16).

 Pero no sólo fueron los judíos quienes rechazaron a


Jesús, también él mismo mostró su desaprobación sobre
la nación porque no habían dado los frutos que Dios
esperaba de ellos. Este fracaso ponía en evidencia la
incapacidad del ser humano para cumplir con las leyes de
Dios. Por esta razón, la segunda entrada con motivo de la
celebración de la Pascua se reviste de una importancia
especial. En aquella ocasión, en un momento de la cena
Jesús dijo: "esta es mi sangre del nuevo pacto" (Mr
14:24). Tal vez nosotros no sepamos a qué "nuevo pacto"
se refería Jesús, y cuáles eran sus condiciones, pero los
judíos sabían bien que se trataba de lo profetizado por
Jeremías (Jer 31:33-34) (He 10:16-17). Allí
encontramos que este "nuevo pacto" incluiría el perdón
de los pecados y también que el Señor escribiría sus leyes

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 73


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

en los corazones de ellos. Estos son dos requisitos


fundamentales para el establecimiento del Reino de Dios
en los corazones de los hombres. Por lo tanto, podemos
concluir que ante el fracaso del pueblo de Dios en
aceptar a su Rey y cumplir con sus leyes, él estableció su
reino secretamente, en el interior del corazón de los
hombres, y que para ello fue necesario que este nuevo
pacto fuera ratificado por medio de sus sufrimientos,
sangre y muerte. Desde ese momento, y hasta su Segunda
Venida, el Reino ha de existir sólo de forma espiritual en
los corazones de los hombres, y no de una forma pública.

¿Qué estaba entendiendo la multitud?

No deja de resultar sorprendente que en tan sólo una semana las


multitudes cambiaran tan drásticamente de opinión en cuanto a
Jesús. Todo esto nos lleva a preguntarnos por qué estaban
aclamándole en esta ocasión como rey.
 La razón más probable es que lo veían como un Mesías en
sentido político, alguien que se levantaría contra el
poder militar y político de los romanos.
 Otros tal vez se unieron a la comitiva que venía de
Betanía porque habían oído el milagro de la resurrección
de Lázaro y sentían curiosidad por verle.
 Muchos se sentirían contagiados por el entusiasmo
popular, o actuaban simplemente por imitación.
 Quizá estaban allí porque era la fiesta de la Pascua y
Jesús pasaba a su lado.
 Y otros, como los líderes religiosos, simplemente le
observaban mientras preparaban su asesinato.

Pero entre todos ellos, ¿habría alguien que entendía que Jesús
era el Rey manso y humilde del que había profetizado Zacarías?
¿Comprenderían que él iba a ocupar una cruz y no un trono?
Desgraciadamente también en nuestros días son muchos los que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 74


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

participan en actos religiosos cristianos sin saber quién es Jesús


y lo que él demanda de ellos. Muchas de estas manifestaciones
populares son muy superficiales y no debemos fiarnos mucho de
ellas puesto que están basadas en la ignorancia y en el efecto
psicológico que produce una multitud enfervorizada. Este tipo
de entusiasmo es sólo temporal, y cualquier presión en sentido
contrario lo hará cambiar de dirección, como efectivamente
ocurrió una semana después con la inmensa mayoría de aquella
multitud que aquel día aclamaban a Jesús como Rey.
El pollino sobre el que nadie había montado.

1. Los preparativos

Como antes comentábamos, en esta ocasión el Señor preparó


anticipadamente los detalles de su entrada en Jerusalén. Para
ello envió a dos de sus discípulos para que le trajeran de la
aldea un pollino sobre el cual iba a entrar montado. Todo esto
nos llama la atención, porque Jesús podría haber entrado en la
ciudad andando como hacía siempre, pero al tomar esta decisión
estaba indicando que tenía un propósito concreto.

2. La profecía de Zacarías

Es muy probable que ni los discípulos, ni tampoco las multitudes,


se dieran cuenta en medio del entusiasmo generalizado de que
en aquel preciso momento ellos estaban participando en el
cumplimiento de lo que Zacarías había anunciado siglos antes:
(Zac 9:9) "Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija
de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador,
humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de
asna."

3. Un pollino sobre el que nadie había montado antes

Otro detalle al que debemos prestar atención tiene que ver con

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 75


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

el pollino que Jesús eligió para entrar montado sobre él en


Jerusalén: "Hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre
ha montado".
Los que entienden del asunto dicen que el pollino de asno es un
animal difícil de domesticar para ser montado. Por lo tanto,
cuando el Señor lo montó y el animal se comportó de una forma
dócil, esto fue evidentemente un milagro que demostró el poder
del Señor sobre la creación animal.

Pero creemos que ésta no era la lección principal que el Señor se


proponía enseñarnos. Había otro detalle aún más importante y
era que un animal dedicado a un propósito sagrado no debía
haberse usado antes para tareas cotidianas (Nm 19:2) (Dt 21:3).
Esto servía para resaltar que esta entrada que Jesús estaba
realizando en Jerusalén se revestía de un carácter sagrado.

PORQUE JESUS UTILIZA UN ASNA Y UN POLLINO


Asna: Animal de carga, usado por sacerdotes, reyes, o personas
de mucho dinero.
Pollino: Animal joven, hijo de asna.
-Jesús había evadido ir a cualquier movimiento para que lo
hicieran Rey. Esto no fue porque no fuera Rey de los judíos o
porque estuviera tratando de evadir su responsabilidad.
En varias ocasiones había mencionado que su hora no había
llegado. Eje. Las bodas de Cana, Juan 2.4, en la Fiesta de los
Tabernáculos Juan 7: 6,8
Pero en esta ocasión Jesús estaba cumpliendo una profecía del
tiempo de Dios dada en Daniel 9:24,25, ahora era el tiempo de
que fuera a Jerusalén y se comportara como un Rey.
Debes saber y entender esto:

“Desde el momento en que se ordene, restaurar y reconstruir


Jerusalén,
hasta la llegada del jefe consagrado, han de pasar siete

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 76


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

semanas,
y las calles y murallas reconstruidas de Jerusalén durarán
sesenta y dos semanas, pero serán tiempos de mucha angustia.
26
Después de las sesenta y dos semanas le quitarán la vida al
jefe consagrado.
Jerusalén y el templo serán destruidos por la gente de un rey
que vendrá.
El fin llegará de pronto, como una inundación, y hasta el fin
seguirán la guerra y las destrucciones que han sido
determinadas.” Daniel 9,24-25

Claramente Jesús les había dicho a los discípulos que iría a


Jerusalén, que sufriría muchas cosas por parte de los sacerdotes
y que sería muerto y resucitaría al tercer día. Ahora Jesús pone
en movimiento los eventos que lo llevarían a su muerte y
resurrección.
Jesús subió a Jerusalén por el lado este, subió desde Jericó, la
cual está en un gran valle al este de Jerusalén. El hizo una pausa
en Betfagé y el Monte de los Olivos y les ordenó a dos de sus
discípulos que trajeran el animal que cabalgaría para entrar a la
ciudad.
Aquí vemos que se iba a ser la diferencia de otras veces, Jesús al
entrar por el Este nos hace recordar que es un nuevo comienzo
del día. Esto era la nueva razón de que conocieran quien
realmente era EL.
Jesús antes había entrado a hurtadillas no escondidas pero
tampoco atrayendo la atención.
En este momento la población de Jerusalén era mucha por la
celebración que tenían. (La Pascua). Y Jesús entra como merecía
ser, y cumpliendo así una vez más la profecía de Zacarías 9:9
quien predijo este evento.
Jesús estaba forzando a los líderes de los judíos a actuar. Quizás
pudieron haber ignorado al predicador viajero de Galilea, pero
no podían ignorar a este hombre que había permitido que lo
aclamaran como al Rey de Israel. Debían aceptarlo o rechazarlo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 77


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Jesús cambió el rumbo completo del destino del pueblo de


Israel, lo que se había callado ahora era divulgado.
Jesús envía a dos de sus discípulos a traer estos animales. No es
común asociar a un rey con este animal hoy en día, pero en los
tiempos antiguos los reyes a menudo cabalgaban sobre estos
anímales, especialmente si iban en paz, EL ASNO SE ASOCIA
CON LA HUMILDAD Y LA PAZ. Ya que el caballo con fuerza y
poder.
Sobre la entrada de Jesús sobre un pollino se cumplió la palabra
de la promesa de Dios. El cielo y la tierra pasará pero mis
palabras no pasarán.
Este pollino nació sin saber que iba a cargar sobre sus lomos a
Jesús, dejo ser domado por Jesús y llegó a ser un asno amable y
dócil.
Al igual que el pollino debemos dejar que Jesús nos transforme y
no seguir siendo los mismos salvajes, debemos ser agradecidos
cuando nos cambia nuestro destino y vivir eternamente
agradecido por tanta gracia recibida.

Posibles Características
Manso: significa una humildad considerada, no pretenciosa,
gentil y suave.
El asna posiblemente ya había sido montada, el pollino era
animal joven y sin montar.
Debemos darle las primicias siempre al Señor
Jesús debía entrar como el Rey y no lo iba a ser con un animal
chúcaro.
Su mama lo guiaba y Jesús entraba como un Rey en Paz.

Aunque Jesús tenía el poder para domarlo (al pollino) nos hace
entender que necesitamos de guías humanas para caminar.
Esperaban a un Mesías guerrero, quien usaría la fuerza. Pero
Jesús mostró un poder más grande que el de un militar el poder
de la sabiduría humilde y el amor penetrante. Mansedumbre no
es debilidad, sino poder bajo un perfecto control.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 78


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Y Jesús tenía el control absoluto en ese momento en Jerusalén


Daniel profetizó 9: 24,25 que pasarían 483 años entre el
momento que se emitió la orden de reconstruir Jerusalén y la
venida del Mesías Príncipe.

Se cree que el decreto de Artajerjes del vigésimo año de su


reinado (que vemos en Nehemías 2:1-8) satisface los requisitos
del versículo 25. El mandato para reconstruir la ciudad de
Jerusalén fue promulgado en el mes de Nisán del año 445 A.C.
Éste sería, entonces, el punto de partida.

Las primeras siete semanas de cuarenta y nueve años nos llevan


al año 397 A.C. y al libro de Malaquías, al final del Antiguo
Testamento. Éstos fueron los "tiempos angustiosos" mencionados
en este versículo 25, tiempos de los que fueron testigos
Nehemías y Malaquías.

Después, en esta división natural, vienen las sesenta y dos


semanas, o los 434 años, que nos llevan al tiempo del Mesías.
Algunos han efectuado ciertos cálculos que muestran que desde
el primero del mes de Nisán al 10 de Nisán (6 de Abril) del año
32 D.C., habría un período de 483 años (equivalente a sesenta y
nueve sietes o semanas de años). En ese mismo día Jesús entró
en Jerusalén, ofreciéndose por primera vez, pública y
oficialmente como el Mesías.

Después de las sesenta y nueve semanas, o de los 483 años, el


profesor McGee cree que hay una pausa de tiempo y, de esa
manera, entre la semana 69 y la 70 ocurrieron dos eventos de
máxima importancia.

1. El Mesías será muerto. Ésta fue la crucifixión de Cristo, el


gran misterio y la verdad del Evangelio. Dijo Mateo en su
capítulo 16:21, "21Desde entonces comenzó Jesús a declarar a
sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 79


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

mucho a manos de los ancianos, de los principales sacerdotes y


de los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día". Y
complementando el mensaje del evangelio dijo Juan en su
capítulo 3 versículo 15: "15para que todo aquel que en él cree no
se pierda, sino que tenga vida eterna".

2. El segundo evento de gran importancia fue la destrucción de


Jerusalén, que tuvo lugar en el año 70 D.C. El general romano
Tito fue el instrumento.

La semana final, la semana setenta, un período de siete años, se


proyecta hacia el futuro y no sigue cronológicamente a las otras
sesenta y nueve. El intervalo entre la semana sesenta y nueve y
la setenta es la época de la gracia, desconocida para los
profetas (ver Efesios 3:1-12, y 1 Pedro 1:10-12). Así que la
semana setenta es escatológico el período de tiempo final de
esta profecía y aún no se ha cumplido.

Jesús venia como el Mesías Príncipe. Cuando los discípulos le


llevan estos animales, Jesús se sube al pollino, todavía como el
Príncipe, al ir por el camino la gente comienza a ver a Jesús no
como el príncipe sino que sus ojos fueron abiertos y le vieron
como al Rey, que los podría salvar. Y por eso cantaron ¡Hosanna
al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
Hosanna “Sálvanos ahora”.

4. La humildad de Jesús

Sin lugar a dudas, esta descripción que Marcos nos hace de la


entrada triunfal de Jesús, tuvo que haber sorprendido mucho a
sus primeros lectores romanos. Ellos estaban acostumbrados a
otros tipos de desfiles triunfales cuando regresaba algún general
victorioso o el mismo César. Para esas ocasiones se usaba un
carruaje dorado que iría rodeado de los oficiales más

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 80


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

importantes, y en el desfile se exhibirían los tesoros y


prisioneros conquistados. También los sacerdotes romanos
estarían allí ofreciendo incienso a sus dioses.
Pero en contraste con todo esto, el Señor Jesucristo iba montado
en un asnillo, sin prisioneros ni riquezas. Esto servía para
mostrar con claridad que él se estaba presentando como el
"Príncipe de Paz" (Is 9:6) y el "Salvador humilde" (Zac 9:9).

5. Los vestidos y las ramas

Pero aunque la entrada de nuestro Señor se revestía de


humildad, no por ello faltaron las muestras de aprecio por parte
de las multitudes. El evangelista nos dice que algunos pusieron
sus vestidos en el camino por donde él pasaba y otros cortaron
ramas que también tendieron en el suelo. Todo esto sirvió como
una alfombra improvisada para la cabalgadura que Jesús
montaba.
El detalle es interesante si tenemos en cuenta que para ellos el
vestido era un símbolo de la dignidad personal y de la posición
social que tenían. Por lo tanto, con este gesto de colocar sus
mantos de esta manera, estaban mostrando su respeto y
homenaje hacia Jesús (2 R 9:13).

6. "El Señor lo necesita"

Y por último, un detalle realmente increíble. Cuando Jesús envió


a sus dos discípulos para buscar el pollino, les encargó que
dijeran al dueño del animal que "el Señor lo necesitaba". ¿Puede
necesitar el Señor algo de los hombres?
Lo cierto es que él tiene todo cuanto necesita. Él es Dios y no
depende de nadie. Sin embargo, en su humillación se hizo
dependiente incluso de sus propias criaturas. El pollino era
prestado, como lo habían sido las barcas que usó en Galilea, la
casa donde se hospedaba, el aposento donde celebró la última
cena con sus discípulos, o incluso el sepulcro donde colocaron su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 81


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

cuerpo muerto.
"9 Porque ya saben ustedes que nuestro Señor Jesucristo, en su
bondad, siendo rico se hizo pobre por causa de ustedes, para
que por su pobreza ustedes se hicieran ricos.” (2 Co 8:9)

Pero notemos que él nunca usó algo para lo que no contara con
el consentimiento voluntario de las personas. Y sigue siendo así;
aunque tiene el derecho legítimo a todo lo que somos y
tenemos, él siempre esperará a que nosotros se lo cedamos
voluntariamente y por amor.

"Los que iban delante y los que venían detrás daban voces"

Debemos recordar que Jesús venía de Betania, donde había


resucitado a Lázaro, y muchos le acompañaban. Pero al mismo
tiempo, la noticia de que él se encontraba de camino había
llegado hasta Jerusalén, así que de entre la multitud de
peregrinos que ya estaban en Jerusalén para la celebración de la
pascua, muchos salieron a recibirle, juntándose con el grupo que
venía de camino.
12
Mucha gente había ido a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.
Al día siguiente, supieron que Jesús iba a llegar a la
ciudad. 13 Entonces cortaron hojas de palmera y salieron a
recibirlo, gritando:
— ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el
Rey de Israel!
14
Jesús encontró un burro y montó en él, como se dice en la
Escritura:
15
«No tengas miedo, ciudad de Sión; mira, tu Rey viene
montado en un burrito.»
16
Al principio, sus discípulos no entendieron estas cosas; pero
después, cuando Jesús fue glorificado, se acordaron de que todo
esto que le habían hecho estaba en la Escritura y se refería a él.
17
La gente que estaba con Jesús cuando él llamó a Lázaro de la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 82


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

tumba y lo resucitó, contaba lo que había visto. 18 Por eso, la


gente salió al encuentro de Jesús, porque supieron de la señal
milagrosa que había hecho. 19 Pero los fariseos se decían unos a
otros:
—Ya ven ustedes que así no vamos a conseguir nada. Miren,
¡todo el mundo se va con él! (Jn 12:1-13).

Por lo tanto, había dos grupos, uno que iba detrás de Jesús y
otro delante de él. Y seguramente entre ambos se estaban
contestando en sus aclamaciones entusiastas por la venida de
Jesús.

1. "¡Hosanna en las alturas!"


"Hosanna" es la traducción hebrea de "salva ahora", y se
empleaba como pidiendo liberación a Dios. Lo que la multitud
estaba esperando era que Dios irrumpiera y salvara a su pueblo
ahora que el Mesías había venido.
No debemos olvidar que en aquellos días la ciudad estaba llena
de peregrinos que habían ido a celebrar la Pascua. En esa
festividad se recordaba la liberación de la esclavitud de Egipto y
el pensamiento generalizado entre todos ellos era cuánto tiempo
más pasaría hasta que ellos mismos fueran liberados de la
opresión extranjera bajo la que se encontraban en ese
momento.

2. "¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!"


Así que, cuando vieron que Jesús se acercaba a la ciudad, con un
impetuoso y exuberante entusiasmo, las multitudes usaron el
Salmo 118 para reconocerle como el Mesías esperado.

“Por favor, Señor, ¡sálvanos!


Por favor, Señor, ¡haz que nos vaya bien!
26
¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
Bendecimos a ustedes desde el templo del Señor.” (Sal 118:25-
26)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 83


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

3. "¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene!"

Evidentemente las multitudes esperaban que Jesús iba a


establecer el Reino, y él mismo se iba a sentar sobre el trono de
David como el legítimo Rey de Israel.
Pero entre ellos estaban también algunos fariseos que viendo
estas "exageradas" aclamaciones sugirieron a Cristo que las
desaprobara y refrenara el celo excesivo de sus discípulos. Pero
Jesús, lejos de hacer lo que ellos le pedían, afirmó con el
lenguaje más enfático posible que lo que las multitudes estaban
diciendo era una verdad que no podía ser acallada; él era
realmente el prometido Mesías, el auténtico Rey de Israel.
"Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le
dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. El, respondiendo,
les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían."
(Lc 19:39-40)

"Entró Jesús en Jerusalén y en el templo"


Cuando Jesús llegó a Jerusalén, su viaje no concluyó en el
palacio, sino en el templo. ¿Por qué razón?
 Primeramente, porque esa era su casa, y el lugar de su
trono. Así había sido siempre en la historia de Israel
desde los días en que habían salido de Egipto y Dios
mismo moraba entre ellos en el Tabernáculo y luego en el
Templo.
 Pero al mismo tiempo, se trataba de una visita oficial al
mismo corazón de la nación con la finalidad de llevar a
cabo una inspección de su estado espiritual.
 Y también sirvió para cumplir parcialmente la profecía de
Malaquías:

"El Señor todopoderoso dice: «Voy a enviar mi mensajero


para que me prepare el camino. El Señor, a quien
ustedes están buscando, va a entrar de pronto en su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 84


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

templo. ¡Ya llega el mensajero de la alianza que ustedes


desean!» (Mal 3:1).

"Como ya anochecía se fue a Betania con los doce"

Pero después de haber "mirado alrededor todas las cosas",


aunque se suponía que esa era su casa, lo que vio no le permitía
encontrarse cómodo allí y se fue. ¿Qué es lo que vio que tanto le
desagradó?
Bueno, si seguimos leyendo veremos que cuando al día siguiente
regresó, volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que
vendían palomas, y dijo: "Mi casa será llamada casa de oración
para todas las naciones, mas vosotros la habéis hecho cueva de
ladrones" (Mr 11:15-19).

Jesús regresó esa tarde a Betania, un suburbio de Jerusalén.


Quizá se quedó con sus amigos Marta, María y Lázaro. Marcos
11,11

LUNES SANTO

Según Mt 21,18; Mc 11,12 y Lucas 19, Jesús regresó a Jerusalén


este día.

Jesús maldice la higuera sin fruto


12
Al día siguiente, cuando salían de Betania, Jesús sintió
hambre. 13 De lejos vio una higuera que tenía hojas, y se acercó
a ver si también tendría fruto, pero no encontró más que las
hojas, porque no era tiempo de higos. 14 Entonces le dijo a la
higuera:
—¡Nunca más vuelva nadie a comer de tu fruto!
Sus discípulos lo oyeron. Marcos 11,12-14; Mateo 21,18-19

Saliendo de Betania va camino a Jerusalén por el camino que


pasa por el Monte de los Olivos y se encuentra con una higuera,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 85


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

se acerca a ella en busca de fruto, pero no lo halla y entonces la


maldice diciendo “nunca jamás nazca de ti fruto”. Este hecho
representa la reprobación que el Señor hizo de su pueblo Israel,
representado por aquella higuera, el cual nunca dio fruto
espiritual aceptable delante de Dios.

Al ver una serie de prácticas vergonzosas alrededor del Templo,


lo limpió.

Jesús purifica el templo


15
Después que llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el templo y
comenzó a echar de allí a los que estaban vendiendo y
comprando. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero a la
gente, y los puestos de los que vendían palomas; 16 y no
permitía que nadie pasara por el templo llevando cosas. 17 Y se
puso a enseñar, diciendo:
—En las Escrituras dice: “Mi casa será declarada casa de oración
para todas las naciones”, pero ustedes han hecho de ella una
cueva de ladrones.
18
Al oír esto, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley
comenzaron a buscar la manera de matar a Jesús, porque le
tenían miedo, pues toda la gente estaba admirada de su
enseñanza. 19 Pero al llegar la noche, Jesús y sus discípulos
salieron de la ciudad. Marcos 11,15-19; Mateo 21,12-13; Lucas
19,45-48; Juan 2,13-22.

La oposición crecerá al ver Jesús lo que pasaba en el templo. En


el camino hacia el templo, Jesús tiene hambre, ve una higuera
que parecía tener higos; al acercarse no hay nada, Jesús la
maldice y se va. Jesús (en mi pensamiento personal) venía
cargado con lo que había visto el día anterior en el templo, las
ventas y cambios que se hacían sin medida y con afán de ganar
dinero en un lugar donde la adoración le pertenecía solamente a
Dios. Cristo maldice esta higuera, teniendo en cuenta que no
era tiempo de higos, tal vez fue añadido por Marcos para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 86


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

recordarnos Miqueas 7:1. Lo que sabemos es que Israel era una


nación que parecía tener mucha vida espiritual, sin embargo, al
examinarla de cerca, le faltaba el verdadero fruto que deseaba
Dios (Oseas 9:10; Nahúm 3:12). Llega al templo y la “ira divina”
es demostrada en las acciones de Jesús. Que más deshonra y
falta de respeto!! Los sacerdotes y sumo sacerdotes habían
permitido este desvío de la enseñanza dada por Moisés y aún
peor estaban haciendo la casa de Dios y los sacrificios algo de
poco valor. Los animales, con garantía de ser sin mancha, eran
vendidos para ofrecerlos en sacrificio, y la moneda griega y
romana eran cambiada por el corriente medio siclo requerido
para el tributo del templo. Los cambistas eran culpables de
profanar el templo y de obtener ganancias excesivas. Algunos
piensan que era la segunda vez que Jesús hacía esto (cp. Jn.
2:13-17) si esto fue así que vergüenza. Los sacerdotes,
conociendo las escrituras, escuchan la réplica de Cristo al
mencionarles Isaías 56:7 y Jeremías 7:11, menciones duras
contra Israel, la porción de Jeremías, a causa de la flacidez de
sus actos. Esto conlleva a que los escribas y principales
sacerdotes le quieran borrar del mapa a causa, según lo expresa
Marcos, tenían miedo de que la doctrina de Jesús sea más
“convincente” que la de ellos. Al terminar el día Jesús vuelve a
Betania a descansar. (Marcos 11:12-19).

JESÚS UNGIDO EN BETANIA


Seis días antes de la Pascua, Jesús fue a Betania, donde vivía
Lázaro, a quien él había resucitado. 2 Allí hicieron una cena en
honor de Jesús; Marta servía, y Lázaro era uno de los que
estaban a la mesa comiendo con él. 3 María trajo unos
trescientos gramos de perfume de nardo puro, muy caro, y
perfumó los pies de Jesús; luego se los secó con sus cabellos. Y
toda la casa se llenó del aroma del perfume.4 Entonces Judas
Iscariote, que era aquel de los discípulos que iba a traicionar a
Jesús, dijo:
5
—¿Por qué no se ha vendido este perfume por el equivalente al

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 87


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

salario de trescientos días, para ayudar a los pobres?


6
Pero Judas no dijo esto porque le importaran los pobres, sino
porque era ladrón, y como tenía a su cargo la bolsa del dinero,
robaba de lo que echaban en ella. 7 Jesús le dijo:
—Déjala, pues lo estaba guardando para el día de mi
entierro. 8 A los pobres siempre los tendrán entre ustedes, pero
a mí no siempre me tendrán. Juan 12,1-11; Mateo 26,6-13;
Marcos 14,3-9

"En Betania, en casa de Simón el leproso"

Dejando por un momento el odio que se respiraba contra Jesús


en Jerusalén, Marcos, Mateo y Juan nos lleva ahora a la cercana
aldea de Betania en donde nos encontramos con un ambiente
muy diferente. Allí Jesús tenía distintos amigos que confortaron
su alma en aquellos difíciles días. Uno de ellos era "Simón el
leproso" que amablemente le invitó a su casa a comer.
Realmente sabemos muy poco acerca de él, pero imaginamos
que era una de las muchas personas a las que Jesús había sanado
de la lepra, y que seguramente estaba buscando la ocasión de
mostrarle su agradecimiento.

Por supuesto, Simón no podía ser leproso en ese momento, ya


que en esas condiciones no habría podido estar con sus invitados
sentado a la misma mesa. Pero a pesar de que su enfermedad
había desaparecido, sin embargo, siguió siendo conocido como
"Simón el leproso", y seguro que a él no le importaba que
siguieran recordando lo que antes había sido, puesto que eso
servía para glorificar al que le había sanado.
"Vino una mujer"
Marcos sólo nos dice que "vino una mujer" a la casa de Simón en
donde Jesús había sido invitado. Si este incidente es el mismo
que Juan ha registrado en su evangelio, la mujer de esta
historia es María, la hermana de Lázaro y Marta (Jn 12:2-3). En
este caso, María también tenía buenas razones para mostrar su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 88


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

agradecimiento a Jesús, puesto que él había resucitado a su


hermano Lázaro (Jn 12:1).
Dicho esto, no es difícil imaginarnos el ambiente de amor que se
respiraba en aquella casa hacia Jesús. Todos ellos sentían una
profunda gratitud y reconocimiento hacia él y la invitación que
le hicieron tenía como propósito honrarle y tener comunión con
él.

Sin embargo, cada uno de ellos expresaba su amor por Jesús de


forma diferente. Simón abría su casa para la celebración, Marta
servía, Lázaro se sentaba a la mesa disfrutando de la comunión
con el Señor de quien había recibido la vida, y María quiso dar a
conocer su amor y devoción al Maestro entregándole un precioso
vaso de alabastro lleno de perfume de nardo puro, verdadero
obsequio para un rey. El cuadro completo nos presenta
diferentes aspectos del verdadero culto: la presencia del Señor
presidiendo, la comunión, el servicio y la adoración.
"Un vaso de alabastro de perfume de mucho precio"
La mujer llevaba en sus manos un frasco o vaso de alabastro
blanco que contenía una cantidad abundante de perfume de
nardo puro. Los discípulos calcularon que su valor podría estar
en torno a los trescientos denarios, lo que equivalía al sueldo de
una persona por un año de trabajo.
Cuando llegó hasta donde estaba Jesús, la mujer quebró el
cuello del vaso que contenía el ungüento. Con esto estaba
dejando claras sus intenciones: no pensaba derramar
simplemente unas gotas de aquel caro perfume, sino que lo iba a
entregar completamente, de forma abundante y sin reservarse
nada para ella misma. María no era el tipo de creyente que se
limita a dar una proporción específica, sino que como la viuda
pobre, entregaba todo lo que tenía (Mr 12:44).

Y aunque no sabemos cómo aquella mujer había conseguido tal


cantidad de perfume, lo que sí podemos comprender es lo que
aquel acto podía significar para una mujer. Esto implicaba el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 89


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

sacrificio de la coquetería femenina, algo parecido a aquellas


otras mujeres que ofrendaron sus espejos de bronce para el
tabernáculo en tiempos de Moisés (Ex 38:8).
El resultado fue que la casa se llenó inmediatamente de aquel
agradable perfume. Pero aún más bello que el olor que se
desprendía del perfume, era la devoción y amor que surgían de
su corazón completamente entregado en adoración al Señor.
Estaba claro que la mujer no había hecho un uso muy "racional"
del perfume, tal como a continuación le recriminaron algunos de
los presentes. Lo normal habría sido derramar unas pocas gotas,
de hecho, nunca hemos oído de otra mujer que usara un
perfume tan costoso de esta manera. Es cierto que desde cierto
punto de vista su comportamiento lo podríamos calificar de
"extravagante o exagerado", pero no debemos perder de vista un
detalle fundamental: Jesús no era simplemente un hombre, era
el mismo Hijo de Dios encarnado, y por lo tanto, cualquier
comportamiento hacia él también debería superar los criterios
"normales" de la vida.

Al menos, esta era la forma en la que María lo entendía y así


expresó el valor que la persona de Jesús tenía para ella. Con su
acto estaba diciendo que no había nada demasiado valioso como
para no entregárselo completamente al Señor. Jesús era digno
de todo lo que ella era y tenía. Sólo cuando se aprecia a Jesús
de esta manera es posible adorarle como ella lo hizo.
De todas maneras, nunca debemos olvidar que el amor de la
mujer por Jesús era la respuesta al amor de Jesús por ella. Al
leer estos pasajes de forma seguida, tenemos la impresión de
que el evangelista nos quiere hacer notar cierto contraste: la
mujer quebró el frasco de alabastro y derramó el perfume sobre
Jesús (Mr 14:3), pero inmediatamente después encontramos que
Jesús, antes de morir simbolizó ese hecho partiendo un pan y
diciéndoles que iba derramar su sangre para la salvación de
muchos (Mr 14:24). Por lo tanto, si Jesús iba a entregar su vida,
derramando su preciosa sangre, nada era demasiado caro para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 90


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

agradecérselo.
"Y murmuraban contra ella"
La mujer entendió que la única forma adecuada de responder al
amor, es amando. Y por esta misma razón, aquellos que nunca
han aceptado el amor de Cristo en sus vidas, estiman esta
entrega y devoción por Jesús como una pérdida o desperdicio.
Lo triste del caso es que fueron algunos de los discípulos quienes
empezaron a murmurar ("resoplar" en el original) contra la
mujer. Por el evangelio de Juan sabemos que Judas, el tesorero
del grupo, fue quien expresó la objeción más severa (Jn 12:4-
5), pero el resto del grupo también le hicieron eco.
¡Pobre mujer! Mirara donde mirara se encontraba con caras de
desaprobación. Aunque esto no hace sino dar más realce a su
acto de devoción.
La queja que Judas y el resto del grupo expresaron, es que aquel
acto les parecía desproporcionado, y que los trescientos denarios
en el que valoraron aquel perfume podían haber sido
aprovechados de otra manera mucho mejor. Con estos
comentarios estaban expresando que para ellos Jesús no se
merecía tanto como aquella mujer le había entregado. Por
supuesto, a ninguno de ellos le importó aplastar el espíritu
agradecido de la mujer, o considerar a Jesús como indigno de un
don tan valioso.

Este sentimiento lo expresaron sin ningún tipo de delicadeza y


sensibilidad: "¡Qué desperdicio!". Daban a entender así que lo
que la mujer había hecho era como si se hubiera tirado a la
basura una exorbitante cantidad de dinero. ¡Qué duros de
corazón! Para Judas y los otros discípulos, aquello que la mujer
había derramado era mucho porque apreciaban poco al Señor,
pero para ella, lo que había entregado era muy poco porque
apreciaba mucho al Señor.
Podemos estar seguros de que nunca faltarán personas que
desacreditarán cualquier acto de amor y devoción que hagamos
hacia el Señor. Les parecerá que estamos exagerando y nos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 91


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

recomendarán moderación. Pensarán que somos fanáticos y no


tardarán en criticarnos y en tratarnos de locos. Pero en cambio,
no les parecerá un desperdició cuando la persona consagra su
tiempo y dinero en cualquier otro placer o afición personal, sino
que por el contrario, les animarán y alabarán. Y tampoco les
parecerá un desperdicio rechazar la preciosa salvación que
Cristo les ofrece.

La conclusión de todo esto es muy sencilla: podemos saber


cuánto amamos al Señor pensando en lo que estamos dispuestos
a entregarle. Y por supuesto, mientras no estemos dispuestos a
honrarle con todo lo que somos y tenemos, nuestro amor por él
seguirá siendo pobre e insuficiente.
Pensemos en lo que tenemos de más valor y ofrezcámoselo al
Señor, pensando sólo en él. Una historia nos puede ayudar a
entender esto de forma práctica: Una vez, un predicador al final
de una reunión misionera se sintió movido a proponer a la
multitud de cristianos allí reunidos que presentasen a nuestro
Señor, cada uno, algún artículo que apreciara mucho, no con el
pensamiento de conseguir méritos, sino como una prueba del
profundo amor personal que sentía para con él.

Respondiendo a esta proposición, muchos inmediatamente


dieron joyas y adornos y artículos costosos, que se vendieron en
una crecida suma para la causa del Maestro. Más tarde, recibió
la carta de una viuda, que dijo que hacía mucho que había
rehusado consentir en que su hija se hiciese misionera, porque le
parecía que no podía separarse de ella; pero bajo el
constreñimiento del amor de Cristo ya no se opondría más sino
que la daría como su más valiosa ofrenda.

No olvidemos que sólo podremos demostrar un amor puro hacia


el Señor cuando no estemos pensando en el costo de lo que le
entregamos, sino sólo en la grandeza y belleza de su Persona.
¿Qué pensaríamos de un joven que va a comprar flores para su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 92


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

amada y que después de preguntar el precio de todas ellas,


finalmente le duele gastarse mucho dinero y compra las flores
más baratas y ya un poco mustias? ¡Qué distinto de aquel otro
joven que entra en la tienda y pregunta inmediatamente por las
flores más bellas, justificando que son para su amada!
"Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho"
Ya hemos comentado los intereses mercantilistas bajo los que los
discípulos estaban considerando el acto de devoción de la mujer
y con el que habían puesto en evidencia que no entendían los
verdaderos valores espirituales.

Ahora vemos que Jesús intervino rápidamente para salir en


defensa de la mujer y reprender las murmuraciones de los
discípulos. Así que, a lo que ellos llamaban "desperdicio", Jesús
lo consideró una "buena obra".
Y nosotros debemos tener en cuenta este hecho, porque el Señor
sí que aprecia cualquier muestra de afecto sincero por su
persona.
"A mí no siempre me tendréis"
Los discípulos habían sugerido que habría sido mejor dar a los
pobres el dinero que valía aquel perfume, pero Jesús les vino a
decir que mientras que siempre habría pobres entre ellos, en
cambio, a él no siempre lo tendrían con ellos.
Esto nos debe llevar a darnos cuenta de que hay oportunidades
en la vida que se deben aprovechar según llegan, porque puede
que nunca se vuelvan a presentar. Por ejemplo, una oportunidad
de servicio a un hermano, o la posibilidad de hablar del Señor a
un amigo inconverso, o de animar a una persona en un momento
crítico de su vida... La tragedia es que esta clase de impulsos
casi siempre mueren en el momento en el que nacen. Por el
contrario, María actuó en el momento oportuno, aprovechando
una oportunidad irrepetible. ¡Y cuánto debió de haber animado
a Jesús el ver este extravagante e impulsivo acto de amor por él
en aquellos momentos finales de su ministerio!
"Siempre tendréis a los pobres con vosotros"

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 93


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Como hemos dicho, los murmuradores estaban dando a entender


que la acción de la mujer era un despilfarro que manifestaba
una actitud condenable de falta de solidaridad y amor al prójimo
necesitado.
En realidad, estas bonitas frases y nobles preocupaciones, no
hacían sino encubrir el egoísmo y carnalidad de Judas. El resto
del grupo terminó dándose cuenta de que la propuesta que había
hecho Judas de vender aquel perfume para dárselo a los pobres,
estaba motivada por el hecho de que era él quien llevaba la
bolsa y robaba de ella (Jn 12:6). Desde varios puntos de vista
podríamos decir que Judas era el "pobre mendigo".
Pero habiendo aclarado esto, también debemos decir que al
Maestro sí que le importaban los pobres. El dio por hecho que
sus discípulos darían limosnas a los pobres (Mt 6:2), y él mismo
estuvo constantemente cuidando y proveyendo para todos los
necesitados.
Lo que Jesús estaba diciendo es que hay oportunidades únicas de
servirle a él, pero que desgraciadamente, en un mundo
corrompido y egoísta como el nuestro, nunca faltarán las
oportunidades para ocuparse de los pobres.
Y por otro lado, también estaba estableciendo ciertas
prioridades que debemos tomar en consideración en nuestras
propias vidas. El mundo piensa normalmente que en lugar de
honrar al Señor y demostrarle nuestro respeto y agradecimiento,
la iglesia se debería ocupar principalmente de hacer una labor
social entre las clases necesitadas. Pero todo este pasaje nos
está enseñando que el cristiano debe colocar a Jesús en el
primer lugar de su vida y de su amor. Por supuesto, sin olvidar
que las buenas obras hechas al prójimo también agradan a Dios.
Por lo tanto, es buena y necesaria la acción social, pero nunca
antes o por encima de la adoración a Dios. No olvidemos que la
actitud contraria era precisamente la que defendía Judas.
"Esta ha hecho lo que podía"
Seguramente María había pensado muchas veces en cómo podía

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 94


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

exteriorizar el aprecio que sentía por Jesús y encontró la


solución en entregarle ese caro perfume que ella poseía. El
Señor aceptó con agrado su ofrecimiento y comentó que no
había nada más que ella pudiera hacer; "había hecho lo que
podía".

También aquí hay importantes lecciones para nosotros. En la


mayoría de las ocasiones no podemos hacer todo lo que
quisiéramos, y por esa razón nos paralizamos y ya no hacemos
nada. Pero al Señor le agrada que hagamos lo que podemos. Por
ejemplo, no podemos evangelizar el mundo entero, pero sí que
podemos compartir el evangelio con un amigo. Con mucha
facilidad somos tentados a pensar que puesto que no podemos
hacer grandes cosas, nuestra vida ya no tiene sentido, pero la
mentalidad correcta es la de María, que supo ver y aprovechar
las ocasiones de servicio que se le presentaban. Y finalmente
comprobaremos, que cuando hacemos lo que podemos, aunque
sea poco, el Señor por su gracia lo multiplicará y hará producir
grandes resultados.
"Se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura"

Otra de las cosas por las que Jesús defendió lo que María había
hecho, es porque fue un acto de "amor inteligente". Ella no
actuó de forma irreflexiva o impulsiva. Había pasado mucho
tiempo sentada a los pies de Jesús escuchando atentamente sus
enseñanzas (Lc 10:39), y había llegado a comprender, mejor
aún que los mismos discípulos, la verdad de la inminente muerte
de Cristo.

Podemos decir, por lo tanto, que María no sólo apreciaba a


Jesús, sino que también entendía y aceptaba que él era el
Mesías y la obra que iba a realizar en la cruz. Esta fue otra de las
grandes diferencias entre ella y los apóstoles; ellos tenían otros
pensamientos acerca de la forma en la que el reino debía
establecerse, y aunque el Señor les habló en repetidas ocasiones

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 95


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

acerca de su muerte, ellos no querían escuchar sobre ese tema.


Por el contrario, María había llegado a aceptar que Jesús no iba
a ser el Mesías triunfante con el que los discípulos soñaban, sino
el Siervo sufriente del que había hablado el profeta Isaías (Is
52:13-53:12).
Por esta razón, cuando María ungió a Jesús con el perfume de
nardo puro, en realidad estaba preparándolo para su muerte
inminente, consciente de que no tendría otra oportunidad
después. Y de hecho, así fue, porque cuando después de su
muerte las mujeres fueron al sepulcro para ungirle conforme a
las costumbres judías, su cuerpo ya no estaba allí, puesto que
había resucitado (Mr 16:1-6).
En palabras de Jesús, lo que aquella mujer había hecho
simbólicamente era preparar su cuerpo para la sepultura. Y
como alguien ha dicho: "Más vale una rosa para el que vive que
una guirnalda de flores para el que ha muerto".
"Donde se predique se contará lo que ésta ha hecho"

Queda claro que Jesús confirió mucho valor a la acción de la


mujer y también a su comprensión, razón por la cual dijo que lo
que ella había hecho sería contado allí donde se predicara el
Evangelio.
Aunque los hombres ni siquiera entiendan o acepten lo que
hacemos para el Señor, él lo recuerda y recompensa:
(He 6:10) "Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y
el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre,
habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún."
El mundo entero ha llegado a tener "memoria de ella", mientras
que los mausoleos o monumentos que se han hecho en el pasado
para muchas personas famosas han quedado derrumbados o
simplemente han desaparecido, mientras que la fragancia de
aquel perfume que María derramó sobre Jesús sigue llegando
hasta nuestros días.
Tal vez debamos preguntarnos por qué acción o actitud seremos
nosotros recordados.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 96


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Los Evangelios de “Mateo y Juan”, tratan el mismo caso, el cual


sucedió en la última semana antes de la pasión y muerte de
nuestro Señor Jesucristo.
 Mateo y Juan, eran judíos y anduvieron con Jesús.
 Lucas, era un médico griego y no anduvo con el Señor.
 Según Juan 11: 2: María, fue la que ungió al Señor Jesús con
perfume y le enjugó los pies con sus cabellos.
 Según Juan 11: 32: María se postró a sus pies, (María, cuando
estaba con el Señor Jesús se postraba a sus pies).
 Lucas 10: 38 – 42: hace referencia a Mateo y a Juan,
corroborando la actitud de María, (v. 39): “María, la cual,
sentándose a los pies de Jesús, oía su Palabra”
 En cuanto a: “Derramar el perfume sobre la cabeza del Señor”
en Mateo; y “Ungir los pies del Señor Jesús” en Juan; es obvio
que al estar el Señor sentado y verterle casi medio litro de
perfume sobre su cabeza, lógicamente, el líquido va a recorrer
su cuerpo hasta llegar a sus pies, para entonces besárselos y
enjugárselos.
 Si decimos que Mateo, Lucas y Juan, tratan el mismo suceso,
tendríamos que considerar la posibilidad de que Lucas en ese
mismo acto, narró una escena diferente con distintos personajes
en torno al Señor Jesús, y con otro diálogo.
 Mateo y Juan, coinciden; Lucas, trata otro diferente.
 El relato de Juan 12: 1-8, guarda estrecha relación con Mateo
26: 6-13.
 Por tal razón, tienen las mismas diferencias con Lucas 7: 36-
50; lo cual significa que Juan y Mateo tratan el mismo caso.
Lucas trata otro distinto.
*El relato de Mateo 26 es el mismo de Marcos 14.
Según este análisis, María de Betania la hermana de Lázaro, fue
la que ungió al Señor Jesucristo.

El Evangelio de Juan también cuenta que reprendió la


incredulidad de la multitud.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 97


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Mc 11,19 describe que regresó a Betania esta noche. Ora con


Jesús pues está deseoso de purificarnos.

Martes Santo:

De acuerdo con Mateo, Marcos y Lucas, Jesús nuevamente


regresa a Jerusalén donde es confrontado por el líder del Templo
por lo que hizo el día anterior.
En este día vemos enseñanzas a sus discípulos y a la gente
dispuesta a escuchar en el templo. Volviendo a Jerusalén vieron
la higuera seca y Pedro recuerda lo que había pasado el
lunes. Jesús aprovecha este momento para enseñar con
respecto a la fe. Esta fe que mueve montañas; al mismo tiempo
habla con respecto a la oración, que al orar debemos “creed que
lo recibiréis, y os vendrá” (Mr. 11:24), una buena lección para
nosotros de no dudar de que Dios responde a nuestras oraciones
cuando creemos que él lo puede hacer.

Aún si los discípulos eran testigos presenciales de cada


“discusión” que tuvo Jesús con los fariseos, ellos guardaban
estas enseñanzas en sus corazones. Estando en el templo recibe
dardos de todos los puntos teológicos posibles.

1.- La autoridad de Jesús.


Mateo 21,23-27; Marcos 11,27-33; Lucas 20,1-8

San Marcos sitúa en martes el cuestionamiento de la autoridad


de Jesús por parte de los gobernantes. ¿Quién eres? ¿Quién te
dio autoridad para hacerte cargo de la ciudad y del templo? Ellos
estaban haciendo todo esfuerzo por hacerte caer en una trampa,
pero el Señor, en su infinita sabiduría siempre tuvo para cada
cuestionamiento una réplica que los desconcertaba
.
2.- LA PARÁBOLA DE LOS DOS HIJOS

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 98


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Mateo 21,28-32

Enseguida nuestro Señor comenzó a enseñar a los dirigentes


judíos por medio de varias parábolas. La de los dos hijos va
dirigida directamente a ellos que profesaban ser los maestros del
pueblo de Dios. Mientras que ellos decían sí con sus labios, con
los hechos decían otra cosa.

3.- Está la parábola de la viña


Mt 21,33-46, Marcos 12,1-12; Lucas 20,9-18

Aunque también va dirigida a los principales sacerdotes,


ancianos, escribas y fariseos como autoridades espirituales de
Israel, el Señor también dirigió esta enseñanza a toda la nación y
en ella les acusa de no dar al dueño de la viña los frutos de la
misma y matar a sus enviados y aún a su mismo hijo.

4.- la parábola del banquete de bodas


(Mt 22,1).

Esta es otra ilustración de la misma enseñanza, Israel y sus


dirigentes rechazaron la oportunidad que Dios les daba, ahora
esa misma oportunidad será dada a otras naciones y pueblos.
Todos son convidados a esta gran fiesta, pero necesitan traer su
vestido de boda, el cual representa la fe en Jesucristo.

5.- La enseñanza del pago de impuestos


Mt 22,15; Marcos 12,13-17; Lucas 20,20-26

Los gobernantes responden al Señor con otros cuestionamientos


seguramente prefabricados. Le envían discípulos de los fariseos y
de los herodianos para preguntarle acerca del tributo al César.
Ellos buscaban que Jesús dijera una palabra que sirviera para
acusarlo de deslealtad al gobierno romano. Los herodianos eran
partidarios de la familia de Herodes y por lo mismo, allegados a

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 99


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

las cuestiones políticas.


Con su respuesta, el Señor les deja perplejos.

6.- LA PREGUNTA SOBRE LA RESURRECCIÓN


Mt 22,23-33; Marcos 12,18-27; Lucas 20,27-40

Ahora arremeten contra el Señor los saduceos. Ellos no creían en


la resurrección. Habían ideado una buena pregunta de tal modo
que pensaron que de esta el Maestro no saldría bien librado,
pues entrañaba una poligamia en el cielo. Sin embargo, el Señor
les demostró que ellos erraban ignorando las Escrituras y el
poder de Dios. Resuelve la situación diciendo que en el cielo no
hay matrimonio y cita las Escrituras para demostrarles que si hay
resurrección.

7.- EL GRAN MANDAMIENTO


Mateo 22,34-40; Marcos 12,28-34

Enseguida son los fariseos los que se juntan a una y también por
tentarle, uno de ellos le pregunta: ¿Cuál es el gran mandamiento
en la ley? El Señor contesta que toda la ley y los profetas se
resume en amar a Dios y al prójimo. Amando se cumplen todos
los mandamientos.

8.- ¿DE QUIÉN ES HIJO EL CRISTO?


Mateo 22,41-46; Marcos 12,35-37; Lucas 20,45-47

Ahora es el Señor el que hace una cuestión a sus enemigos:


¿Cómo puede un hombre llamar Señor a su propio hijo? Quizá,
hoy a nosotros nos parezca sencilla la respuesta, pero en aquel
momento hizo callar a sus interlocutores. Jesús era un Maestro
en la dialéctica más que suficiente para la sofistería de aquellos.

9.- JESÚS ACUSA A ESCRIBAS Y FARISEOS.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 100


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Mateo 23,1-39; Marcos 12,38-40; Lucas 11,37-54; 20,45-47.

Esta es una de las porciones más duras de las Escrituras pues


contiene las acusaciones más severas que jamás salieron de sus
labios. Los fariseos eran la secta más numerosa, poderosa e
influyente en el tiempo de Jesús. Eran legalistas estrictos y
sustentaban la observancia rígida de la letra y las normas de la
ley y también las tradiciones. Los escribas eran los copistas de
las Escrituras y por ello tenían un conocimiento minucioso de la
ley. Llegaron a ser autoridades reconocidas pues se les llamaba
“doctores” o sabios de la ley. Sin embargo, no eran más que
simuladores de la verdadera religión. El Señor les habla muy
fuerte aquí.

10.- UNOS GRIEOS BUSCAN A JESÚS.


Juan 12,20-36

No se dice cuando fue este acontecimiento, pero la mayoría lo


sitúa el martes todavía en el templo. Personas de tierras lejanas
le traían su homenaje en contraste con los gobernantes judíos
que ya ultimaban los detalles para deshacerse de ÉL.

11.- ENSEÑANZA SOBRE LA INCREDULIDAD DE LOS JUDÍOS


Juan 12,37-50
¿Por qué los judíos y especialmente los gobernantes no creyeron
en Jesús a pesar de la aplastante evidencia de su mesiazgo,
poder y milagros? Es uno de los problemas más difíciles de las
Escrituras. Juan solo se concreta a decir: "Para “ue la Escritura
se cumpliese”.

12.- LA OFRENDA DE LA VIUDA


Marcos 12,41-44; Lucas 21,1-4

Este hecho fue su último acto en el templo en un día muy


atareado de controversias. Aquí rinde un cálido tributo a una

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 101


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

pobre mujer que había dado todo cuanto tenía. Después sale del
templo para no volver a él nunca más.

13.- SEÑALES ANTES DEL FÍN


Mateo 24,1-51; Marcos 13,1-37; Lucas 21,7-36

En este gran discurso, Jesús habla de la caída de Jerusalén, de


su segunda venida y del fin del mundo. Advierte que no quedará
piedra sobre piedra.

14.-LA PARÁBOLA DE LAS DIEZ MÍRGENES.


Mateo 25,1-13

Esta parábola significa una sola cosa: Que debemos mantener


nuestros pensamientos fijos en el Señor y estar preparados
cuando ÉL venga. Las prudentes tomaron precauciones por si el
esposo se demoraba.

15.- LA PARÁBOLA DE LOS TALENTOS


Mateo 25,14-30

Esta parábola significa que estamos siendo preparados para un


servicio superior dentro de un orden futuro y que nuestro lugar y
rango allá depende de nuestra fiel mayordomía aquí.

16.- ENSEÑANZAS SOBRE EL JUICIO FINAL


Mateo 25,31-46
Este es uno de los pasajes más magníficos de toda la Biblia. Es
un cuadro completo de como la bondad hacia la gente común
afectará nuestro destino en la vida eterna.

Después de salir del templo Jesús anima a sus discípulos a estar


pendientes de lo que suceda en el futuro (Mr. 13:1-36) y le da un
pantallazo de la tribulación y gran tribulación, aún si ellos no lo
captaron en ese momento. Termina este día con “Velad”, siendo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 102


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

estas palabras el ánimo para los discípulos de ese momento y


para nosotros también. Velando por que nuestro Dios viene
pronto, capaz hoy!!!.

Sigue rezando con Jesús y escucha detenidamente sus


enseñanzas finales justo antes de su Pasión.

Miércoles Santo:
Tradicionalmente, este día era llamado Miércoles del espía pues
fue este miércoles antes de la crucifixión que Judas conspiró
para entregar a Jesús. Por ello, fue pagado con 30 monedas de
oro (Mt 26,14). Los malvados están acorralando a Jesús y
conspirando contra él.
1.- EL COMPLOT PARA PRENDER A JESÚS
Mateo 26,1-5; 14-16; Marcos 14,1-2; 10-11; Lucas 22,1-6
El Sanedrín había resuelto matar a Jesús, pero la popularidad de
éste se los impedía. La oportunidad ansiada vino cuando Judas
se comprometió a entregarlos por medio de una traición.

Jueves Santo:

FUNDAMENTO BÍBLICO

La Cena Pascual judía, la Última Cena de Jesús y su muerte en la


Cruz

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 103


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Seguimos con “la Misa en la Biblia”. Esta vez dedicamos la


entrada al concepto de Cena Pascual y su relación con la pasión
y muerte de Cristo en la Cruz.

La Cena Pascual judía

En Ex 12,14 se dice: Este será para ustedes un día memorable y


deberán solemnizarlo con una fiesta en honor del Señor. Lo
celebrarán a lo largo de las generaciones como una
institución perpetua.

La fiesta hebrea de la Pascua –Jag Hapesaj en hebreo-, consistía


en un Sacrificio y una Cena.

1. Para el Sacrificio debían elegir “un animal sin ningún


defecto, macho y de un año; podrá ser cordero o cabrito”
(v.5) que se sacrificaba a la caída de la tarde en el
Templo; la sangre del cordero se recogía en un recipiente
que se llevaba a la casa para rociar las jambas de las
puertas en recuerdo de la liberación de Israel de la
esclavitud de Egipto.
2. La Cena tenía un marcado carácter litúrgico centrado en
el ritual Hagada shel pesaj (que es un libro donde se
narra el relato del Éxodo sobre la liberación de Israel,
comentarios de la Midrash, material del Talmud,
plegarias, bendiciones y Salmos; su origen se remonta a

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 104


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

la época del Segundo Templo) y en el Seder (que es el


orden en que se ha de desarrollar esta cena).

Veámoslo con más detalle estos dos elementos. La Cena Pascual


judía se compone de los siguientes elementos:

1. Kadesh o santificación (es una bendición sobre el vino).


2. Rejatz o lavado de las manos
3. Verduras (generalmente perejil o rábano remojado en
agua salada).
4. Yajatz, la división de la Matza intermedia (tres panes sin
levadura), con el Afikoman para el postre, que se
esconde la mitad, y al final de la cena se busca y tras
partirlo en trozos se reparte entre los invitados.
5. Maguid, o relato de la historia (hagada) con sus cuatro
preguntas y la consiguiente narración
6. Rajatz, segundo lavado de las manos, ahora por todos los
presentes antes de partir el pan
7. Motzi-Matza, o bendiciones sobre el pan
8. Maror, es la hierba amarga remojada en Jaroset (mezcla
de manzanas y nueces).
9. Corej, la comida del matza y maror.
10. Shuljan Orej, es la mesa para la comida del Seder, que se

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 105


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hace después de la Cena.


11. Tzafun, es la búsqueda del Afikoman que se había
escondido (quien lo encuentra recibe un premio).
Después se reparte entre los invitados como último
recuerdo del cordero pascual.
12. Barej, bendición y acción de gracias.
13. Nirtzah, despedida del Seder.

Este es el orden de la cena Pascual desde los tiempos bíblicos


hasta el día de hoy. Se trata de una comida llena de
simbolismos, donde se mezcla el cordero inocente que muere
por la salvación de Israel y la esperanza de la futura redención
simbolizada en las cuatro copas del Seder Pascual:

1. Copa de la Bendición
2. Copa de las Plagas
3. Copa de la Redención
4. Copa de las Alabanzas
5. Copa de Elías (esta copa no se bebe, se deja
simbólicamente en una esquina de la mesa a la espera de
que la beba Elías cuando llegue).

Con estas copas se simbolizan las 4 acciones divinas que Dios


realizó en Ex 6, 6-7: Por eso, anuncia esto a los israelitas “Yo soy
el Señor. Yo los libraré de los trabajos forzados que les imponen
los egipcios, los salvaré de la esclavitud a que ellos los someten,
y los rescataré con el poder de mi brazo, infligiendo severos y
justos castigos. Haré de ustedes mi Pueblo y yo seré su Dios. Así
tendrán que reconocer que soy yo, el Señor, el que los libró de
los trabajos forzados de Egipto”.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 106


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

La Cena Pascual judía y la Última Cena de Jesús

Pues bien, en Lucas 22, 15-16, Jesús dice: «He


deseado ardientemente comer esta Pascua con ustedes antes de
mi Pasión, porque les aseguro que ya no la comeré más hasta
que llegue a su pleno cumplimiento en el Reino de Dios».

¿Qué tiene de especial esta Pascua para que Jesús la desee


comer ardientemente?

Esta Pascua es la Pascua de la Pascuas: esa noche se realizó de


forma plena y definitiva la Liberación y Redención; esa noche
Jesús consuma el paso de la Antigua a la Nueva y Eterna Alianza
y nos da las pautas para celebrarla.

Recordemos que el Cordero pascual se sacrificaba por la


salvación de los que se cobijaban bajo su sangre y se comía
íntegramente en la Cena-celebración de la Pascua. Pero en la
Última Cena, al adelantarse al jueves, no hubo cordero
sacrificado.

Nota 1: En efecto, es muy significativo que ningún evangelista


nos muestra la presencia de cordero en dicha cena, algo
impensable en esta celebración ya que el cordero era uno de los
ingredientes principales en la Pascua. Esto tiene su explicación:
en las leyes orales (hoy Mishna) se decía que si alguien tenía
impedimento serio (como salir de viaje) podía celebrar la cena

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 107


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

moviéndola antes de la Pascua, Jesús tenía que morir la víspera


de la fiesta y por este motivo adelanta la cena. Los que
adelantaban la cena no podían tener cordero pascual, pues el
cordero se sacrificaba solamente en el templo “entre la caída de
las dos tardes”; estas personas ponían un hueso asado en señal
del cordero realizando la celebración Pascual tal como se
celebra hoy en día por los israelitas (cfr. apologeticasiloe.com)

Así que Jesús, aprovechó esta circunstancia, como veremos más


adelante, para poner de manifiesto que Él iba a ser el Cordero
Pascual sacrificado y ofrecido por el perdón de los pecados. Juan
dejó claro desde el principio de su evangelio este misterio al
atribuir a Jesús el título de: “este es el Cordero de Dios” (Jn 1,
36). Título nunca dado a ningún personaje bíblico, y que
relaciona directamente a Jesús con el “Cordero Pascual”. Jesús
es pues el Cordero Pascual de la Nueva Alianza.

Según Lucas, Jesús bebió de dos copas (Lc 22, 17.20), pero no de
la tercera. Es decir, bebería de la primera copa, la de
“bendición” al comienzo de la cena, diciendo las palabras judías
acostumbradas: Baruc ata Adonai eloheinu, melech Olum baray
peri hagofen… (“bendito seas Señor, Rey del Universo, por el
vino…”). Después les dio de la segunda copa (la de “las plagas”),
a sus discípulos y bebió el también: “Y tomando una copa, dio
gracias y dijo: «Tomen y compártanla entre ustedes. Porque les
aseguro que desde ahora no beberé más del fruto de la vid hasta
que llegue el Reino de Dios» (Lc 22,17-18). Después llegó el
Afikomán: Luego tomó el pan, dio gracias, lo partió y lo dio a sus
discípulos, diciendo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por
ustedes. Hagan esto en memoria mía» (Lc 22,19). Por último,
Jesús tomó la tercera copa, que según el Seder Pascual es la
copa de “la Redención”: “Después de la cena hizo lo mismo con
la copa, diciendo: Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi
Sangre, que se derrama por ustedes” (Lc 22,20). Pero según las
misteriosas palabras dichas al final de la anterior copa (Lc 22,18)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 108


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Jesús ya no volvió a beber de esta copa. Más aún, en un


momento determinado, se levanta abruptamente y sale hacia el
huerto… Hecho verdaderamente insólito, pues los judíos tenían
que terminar la Cena Pascual, o no se daba por cumplido el
precepto ni la renovación de la Alianza de ese año.

Aparentemente no se había cumplido el Seder Pascual, pero no.


Al igual que no hubo cordero pascual porque Él iba a ocupar el
lugar del Cordero, Él iba a ser el Cordero que se sacrifica en la
Cruz; tampoco ahora bebe la copa de la Redención porque la va
a beber en la Cruz. Veamos

La última Cena de Jesús y su pasión y muerte en la Cruz

Tanto al referirse a la Cena como en la Copa Jesús había


afirmado unas palabras misteriosas: que no volvería a comerla
(la Cena) hasta que llegue a su pleno cumplimiento en el reino
de Dios (v.16); o que no la bebería (la copa o cáliz) hasta que
llegue el Reino de Dios (v.18). ¿Qué quiere decir Jesús con esto?
Él había predicado que el Reino de Dios estaba en hacer la
Voluntad de su Padre.

De hecho, en el huerto de Getsemaní Jesús repetirá: “Padre,


aparta esta copa (caliz) de mí, pero que no se haga mi voluntad
sino la tuya”. Hay una gran conexión entre esta copa y
el Seder de la Cena Pascual. Unos minutos antes Jesús, en el
aposento alto, ha rehusado beber de la tercera copa. Y he aquí
que ahora pide a su Padre que “no se la haga beber”. Se trata de
la copa de la Redención con todo lo que ello significa.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 109


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Será Mateo 27, 34 quien nos dirá que en el Calvario “le dieron a
beber vino mezclado con hiel, Jesús lo probo, pero no quiso
beberlo”. Jesús fiel a lo prometido en la Cena rehusó tomar el
vino. Sin embargo, san Juan, testigo presencial de la muerte de
Cristo en la Cruz, nos dice que Jesús mismo pidió más tarde ese
vino con hiel (vinagre) y lo bebió en lo alto de la Cruz: Después,
sabiendo que ya todo estaba cumplido, y para que la Escritura se
cumpliera hasta el final, Jesús dijo: Tengo sed. Había allí un
recipiente lleno de vinagre; empaparon en él una esponja, la
ataron a una rama de hisopo y se la acercaron a la boca. Después
de beber el vinagre, dijo Jesús: «Todo se ha cumplido». E
inclinando la cabeza, entregó su espíritu (Jn 19,29-30).

Nota: El vino se lo presentan a Jesús en una esponja que ponen


en una caña de hisopo, y el hisopo era lo que se utilizaba para
rociar la sangre del cordero en los marcos de las puertas hebreas
en la noche de la Pascua.

Tras beber el vinagre Jesús dice: Todo está cumplido. Este


vinagre (del latín «vinum acre», «vino agrio») bebido por Jesús
en la Cruz da cumplimiento a la misión Redentora de Jesús.

El Reino de Dios es el Reino de aquellos que hacen la Voluntad


de su Padre. Jesús en lo alto de la Cruz está en lo más perfecto
de la Voluntad del Padre. Por lo tanto, en lo alto de la Cruz,
Jesús está en la plenitud del Reino de Dios, y es aquí, en esta
plenitud de la voluntad del Padre donde Jesús bebe la tercera

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 110


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

copa de la Cena Pascual, su Copa de la Redención. De este modo


se conecta el Cenáculo y el Calvario, la Cena Pascual y el
Sacrificio y con esto se termina la Antigua Alianza y comienza la
Nueva, todo ligado por la Cena Pascual de Liberación y
Redención, la Cena del Cordero.

Por lo tanto, la Cena Pascual de Jesús termina en la Cruz. A esto


se refería Jesús cuando decía en Cana de Galilea que “aún no
había llegado su hora”, la hora de Jesús llegó en lo alto de la
Cruz, esta es la boda que El esperaba, la boda mística del
Cordero con la Iglesia, donde El dio vino nuevo, el vino de la
Nueva Alianza.

A.- LA CENA DE LA PASCUA


Mateo 26,17-35; Marcos 14,12-31; Lucas 22,7-34; Juan 13,1-
38
Varios sucesos acontecen durante esta cena: Hay disputa entre
los discípulos sobre la cuestión de quién sería el mayor; Jesús
responde con un acto de humildad lavando los pies de ellos; El
traidor es señalado y Jesús instituye la Eucaristía. Les da el
nuevo mandamiento y su preciosa predicación que encontramos
en Juan capítulos 14,15, y 16; además hace la oración de
intercesión por sus discípulos Juan 17.

B.- JESÚS INSTITUYE EL SACRAMENTO DEL ORDEN SACERDOTAL


En el Antiguo Testamento vemos como dentro del pueblo de
Israel, Dios escogió una de las doce tribus, la de Leví, para el
servicio litúrgico. Los sacerdotes de la Antigua Alianza fueron
consagrados con rito propio. (Cfr. Ex. 29, 1-30). Pero, este
sacerdocio de la Antigua Alianza era incapaz de realizar la
salvación, motivo por el cual tenía la necesidad de repetir una y
otra vez sacrificios en señal de adoración, de gratitud, de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 111


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

súplica y de contrición.

La Liturgia de la Iglesia ve en el sacerdocio de Aarón y en el


servicio de los levitas, así como en la institución de los setenta
“ancianos” (Nm. 11, 24-25), prefiguraciones del ministerio
ordenado de la Nueva Alianza. También el sacerdocio
Melquisedec es considerado como una prefiguración del
sacerdocio de Cristo, único “Sumo Sacerdote según el orden de
Melquisedec” (Hb. 5, 10; 6, 20).

Prometido en el Antiguo Testamento:

"Yo conozco sus obras y sus pensamientos. Yo vendré para reunir


a todos los pueblos y lenguas, que vendrán para ver mi gloria.
Yo les daré una señal, y mandaré sobrevivientes de ellos a
Tarsis, a las naciones de Put, de Lud, de Mososc, de Ros, de
Tubal y de Yaván; de las islas lejanas, que no han oído nunca mi
nombre y no han visto mi gloria, y pregonarán mi gloria entre
las naciones. Y de todas las naciones traerán a vuestros
hermanos ofrendas a Yahvé en caballos, en carros, en literas, en
mulos, y en dromedarios, a mi monte santo, a Jerusalén, dice
Yahvé, como traen los hijos de Israel la oblación en vasos puros
al templo de Yahvé: Y también yo eligiré de entre ellos
sacerdotes y levitas, dice Yahvé". (Is 66, 18-21.)

Y santificaré el tabernáculo del testimonio y el altar:


santificaré asimismo á Aarón y a sus hijos, para que sean mis
sacerdotes (Ex 29:44)

Instituido por Cristo:

" Luego Jesús les dijo otra vez: — ¡Paz a ustedes! Como el Padre
me envió a mí, así yo los envío a ustedes. Y sopló sobre ellos, y
les dijo:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 112


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

—Reciban el Espíritu Santo. 23 A quienes ustedes perdonen los


pecados, les quedarán perdonados; y a quienes no se los
perdonen, les quedarán sin perdonar. (Juan. 20, 21-23.)

Confirmado por San Pablo:

Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por


medio de nosotros. En nombre de Cristo os suplicamos:
¡reconciliaos con Dios! (2Cor 5,20)

Todas esta prefiguraciones encuentran su plenitud en


Cristo, “único mediador entre Dios y los hombres” (1Tim. 2, 5).
Cristo es la fuente del ministerio de la Iglesia. Él lo ha instituido,
le ha dado la autoridad, la misión, la orientación y la finalidad.

El Concilio de Trento definió como dogma de fe que el


Sacramento del Orden es uno de los siete sacramentos
instituidos por Cristo. Los protestantes niegan este sacramento,
para ellos no hay diferencia entre sacerdotes y laicos.

Por la Sagrada Escritura, podemos conocer como Jesús escogió


de manera muy especial a los Doce Apóstoles (Mc. 3, 13-15; Jn.
15, 16). Y es a ellos a quienes les otorga Sus poderes de
perdonar los pecados, de administrar los demás sacramentos, de
enseñar y de renovar, de manera incruenta, el sacrificio de la
Cruz hasta el final de los tiempos. Les concedió estos poderes
con la finalidad de continuar Su misión redentora y para ello,
Cristo les dio el mandato de transmitirlos a otros. Desde un
principio así lo hicieron, imponiendo las manos a algunos
elegidos, nombrando presbíteros y obispos en las diferentes
localidades para gobernar las iglesias locales.

El Jueves Santo, en lo que se conoce como la Cena del Señor, se


conmemora la institución de este Sacramento.
“Cuando Jesús dijo ‘hagan esto en memoria mía’ comunicó a sus

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 113


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

apóstoles el poder sacerdotal, de poder celebrar la eucaristía,


de realizar los sacramentos en su nombre. La Iglesia conmemora
este día desde el papa Pablo VI, en la misma crismal que se
realiza hoy todos los sacerdotes renuevan la promesa que
hicieron el día de la ordenación”

Naturaleza

El Sacramento del Orden es el que hace posible que la misión,


que Cristo les dio a sus Apóstoles, siga siendo ejercida en la
Iglesia hasta el fin de los tiempos. Es el Sacramento del
ministerio apostólico.

De hecho este es el sacramento por el cual unos hombres quedan


constituidos ministros sagrados, al ser marcados con un carácter
indeleble, y así son consagrados y destinados a apacentar el
pueblo de Dios según el grado de cada uno, desempeñando en la
persona de Cristo Cabeza, las funciones de enseñar, gobernar y
santificar”. (CIC. c. 1008)

Todos los bautizados participan del sacerdocio de Cristo, lo cual


los capacita para colaborar en la misión de la Iglesia. Pero, los
que reciben el Orden quedan configurados de forma especial,
quedan marcados con carácter indeleble, que los distinguen de
los demás fieles y los capacita para ejercer funciones especiales.
Por ello, se dice que el sacerdote tiene el sacerdocio ministerial,
que es distinto al sacerdocio real o común de todos los fieles,
este sacerdocio lo confiere el Bautismo y la Confirmación. Por el
Bautismo nos hacemos partícipes del sacerdocio común de los
fieles.

El sacerdote actúa en nombre y con el poder de Jesucristo. Su


consagración y misión son una identificación especial con
Jesucristo, a quien representan. El sacerdocio ministerial está al
servicio del sacerdocio común de los fieles.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 114


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

GRADO DE LOS SACERDOTES:

Desde los orígenes, el Ministerio Ordenado fue conferido y


ejercido en tres grados, insustituibles para la estructura
orgánica de la Iglesia, sin ellos no se puede hablar de Iglesia:

Los Obispos. Son los transmisores de la semilla apostólica.


Tienen la plenitud del sacramento del Orden, están incorporados
al Colegio Episcopal. En cuanto sucesores de los apóstoles y
miembros el Colegio Episcopal, participan en la responsabilidad
apostólica y en la misión de toda la Iglesia, enseñan y gobiernan
bajo la autoridad del Papa, sucesor de San Pedro y cabeza
visible de la Iglesia.

Los Presbíteros. Están unidos a los obispos en la dignidad


sacerdotal y al mismo tiempo dependen de ellos en el ejercicio
de sus funciones pastorales. Son llamados a ser cooperadores
diligentes de los obispos, forman en torno a su obispo el
Presbiterio que asume con él la responsabilidad de la Iglesia
particular. Reciben del obispo el cuidado de una comunidad
parroquial o de una función eclesial determinada.

Los Diáconos. Son ministros ordenados para las tareas de servicio


dela Iglesia, no reciben el sacerdocio ministerial, pero la
ordenación les confiere funciones importantes en el Ministerio
de la Palabra, del culto divino, del Gobierno Pastoral y del
servicio de la caridad, tareas que deben cumplir bajo la
autoridad pastoral de su obispo.

Los sacerdotes ejercen los tres poderes de Cristo.

1.- Son los encargados de transmitir el mensaje del Evangelio, y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 115


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

de esa manera ejercen el poder de enseñar.

2.- Su poder de gobernar lo ejercen dirigiendo, orientando a los


fieles a alcanzar la santidad.

3.- Así mismo son los encargados de administrar los medios de


salvación – los sacramentos – cumpliendo así la misión de
santificar. Si no hubiese sacerdotes, no sería posible que los
fieles reciban ciertos sacramentos, de ahí la necesidad de
fomentar las vocaciones. De los sacerdotes depende, en gran
parte, la vida sobrenatural de los fieles, pues solamente ellos
pueden consagrar, al hacer presente a Cristo, y otorgar el
perdón de los pecados. Aunque estas son las dos funciones más
importantes de su ministerio, su participación en la
administración de los sacramentos no termina ahí.

El Sacramento del Orden consta de diversos grados y por ello se


llama orden. En la antigüedad romana, la palabra Orden se
utilizaba para designar los cuerpos constituidos en sentido civil,
en especial aquellos que gobernaban. La Iglesia, tomando como
fundamento la Sagrada Escritura, llama desde los tiempos
antiguos con el nombre de taxeis (en griego), de ordines (en
latín) a diferentes cuerpos constituidos en ella. En la actualidad
se designa con la palabra ordinatio al acto sacramental que
incorpora al orden de los obispos, de los presbíteros y de los
diáconos, que confiere en don del Espíritu Santo que les permite
ejercer un poder sagrado que sólo viene de Cristo, por medio de
su Iglesia. La “ordenación” también es llamada consecratio.

C.- EL MANDAMIENTO DEL AMOR


Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros.
Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a
los otros (Jn 13,34).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 116


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Se preguntarán cuándo dijo Jesús estas palabras. Habló así antes


que comenzara su pasión, cuando pronunció el discurso de adiós
que constituye su testamento, del cual estas palabras forman
parte. Pensemos qué importantes son.
Si lo que dice un padre antes de morir no se olvida nunca ¿qué
será de las palabras de un Dios? Tratemos de comprenderlas
profundamente.

Jesús está por morir y todo lo que dice se relaciona con ese
próximo acontecimiento. Su inminente muerte requiere la
solución de un problema. ¿Cómo puede permanecer entre los
suyos para llevar adelante la Iglesia? Sabemos que Jesús está
presente en las acciones sacramentales, por ejemplo en la
Eucaristía de la misa.
También está presente donde se vive el amor recíproco. Él dijo:
“Porque donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy
presente en medio de ellos” (Mateo 18, 20). Por lo tanto, en la
comunidad que vive profundamente el amor recíproco, puede
permanecer eficazmente presente.
Y a través de la comunidad seguir revelándose al mundo,
influyendo en la humanidad. ¿No es espléndido? ¿No dan ganas
de vivir inmediatamente este amor junto a nuestros prójimos?
Juan, que recoge las palabras que estamos profundizando, ve en
el amor recíproco el mandamiento por excelencia de la Iglesia,
cuya vocación es ser comunión, ser unidad.

Jesús dice inmediatamente después: “En esto todos reconocerán


que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los
unos a los otros” (Juan 13, 35).
Por lo tanto, si queremos buscar el verdadero signo de
autenticidad de los discípulos de Cristo, si queremos conocer su
distintivo, tenemos que individualizarlo en el amor recíproco
puesto en práctica.
Los cristianos se reconocen en este signo. Si falta, la humanidad

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 117


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

no descubre a Jesús en la Iglesia.

El amor recíproco crea la unidad. ¿Y qué produce la unidad?


“Que todos sean uno –agrega Jesús- para que el mundo crea”
(Juan 17, 21). Al revelar la presencia de Cristo, la unidad
arrastra al mundo tras Él.
Frente a la unidad y al amor recíproco el mundo cree en Él.

En el mismo discurso de adiós Jesús llama “suyo” a este


mandamiento. Es suyo y por lo tanto lo queremos
especialmente. No debemos entenderlo simplemente como una
norma, una regla o un mandamiento igual a los demás.
Jesús quiere revelarnos una manera de vivir, quiere decirnos
cómo encarar la existencia. En efecto, para los primeros
cristianos este mandamiento era la base de sus vidas. Decía
Pedro: “Sobre todo, ámense profundamente los unos a los
otros” (1 Pedro 4, 8).
Antes del trabajo, antes del estudio, de la misa y de cualquier
otra actividad, tenemos que verificar si reina entre nosotros el
amor mutuo. De ser así, todo tiene valor. Sin ese fundamento
nada es agradable a Dios.

Además dice que este mandamiento es nuevo. “Les doy un


mandamiento nuevo”. ¿Qué significa? ¿Acaso que se trata de un
mandamiento no conocido?
No. Nuevo significa que es para los tiempos nuevos. ¿Y de qué se
trata, entonces? Jesús murió por nosotros. Es decir que nos amó
sin medida. ¿Cómo era su amor? Ciertamente no como el
nuestro.
El suyo era un amor divino. Nos dice: “Como el Padre me amó,
también yo los he amado a ustedes” (Juan 15, 9). Es decir que
nos amó con el mismo amor con el que se aman Él y el Padre.
Con ese amor tenemos que amarnos unos a otros para realizar el
mandamiento nuevo. Un amor que nosotros, en cuanto a
hombres y mujeres, no poseemos.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 118


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pero lo recibimos por ser cristianos. ¿Y quién nos lo dona? El


Espíritu Santo lo infunde en los corazones de todos los
creyentes. Por lo tanto, existe una afinidad entre el Padre, el
Hijo y los cristianos gracias a que poseemos el mismo amor
divino.
Ese amor nos introduce en la Trinidad, nos hace hijos de Dios.
Por ese amor el cielo y la tierra están unidos por una gran
corriente. Por él la comunidad cristiana es llevada a la esfera de
Dios y la realidad divina vive en la tierra cuando los cristianos se
aman.
¿No es divinamente hermoso todo esto y extraordinariamente
fascinante?

C.- LA AGONÍA EN GETSEMANÍ


Mateo 26,36-46; Marcos 14,32-42; Lucas 22,39-46
El incidente más conmovedor de toda la conmovedora historia de
los padecimientos de Jesús es en el huerto de Getsemaní.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su


Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se
pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16

El Maestro se encontraba en el Getsemaní en la más completa


soledad y en el más triste silencio.

Tenía la imperiosa y urgente necesidad de acercarse a su Padre


en oración, necesitaba derramar su alma ante su presencia.
Jesús sabía que su refugio y fortaleza vendría desde los cielos.
Su alma se desgarraba…. el peso y la carga se estaban sintiendo
con intensidad. Podía percibir claramente el dolor y la carga
que le sobrevendrían al cumplirse el propósito de su venida a la
tierra .

¡El Divino Creador del Universo!. ¡El Rey de reyes! ¡El Señor de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 119


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

señores! ¡El Santo, Sabio y Omnipotente!. ¡El Único y Verdadero


Dios!, se había despojado de todos sus títulos y su divinidad,
tomando forma de hombre se hizo igual a su creación y se
humilló hasta lo más bajo viviendo entre los mortales.
¡El Creador!…. caminando hombro a hombro con su
creación. ¡El Señor!… sujetándose a servidumbre ( en un
cuerpo) ¡no estimó el ser igual a Dios, ni se aferró a ello!

Pasó por todo este proceso porque así lo decidió -(Juan 10:15)-.
Pasó por todas nuestras mismas tentaciones pero sin pecar.
Experimentó las mismas emociones como cualquier ser humano:
tuvo hambre, sed, tristeza, llanto, compasión, enojo,
indignación, angustia, cansancio , trabajó como un humilde
carpintero, se sujetó a autoridad, y fue obediente a sus padres
terrenales….
Y ahora en el Getsemaní…. estaba triste hasta la muerte según
sus propias palabras: “Mi alma está triste hasta la
muerte“…<Así que, tomando consigo a sus discípulos más
cercanos (Pedro, Jacobo y Juan) les compartió sus temores y
angustias, les pidió compañía y apoyo en oración aunque fuese a
lo lejos, mientras oraba en agonía al Padre>.
(Mateo 26:36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se
llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre
tanto que voy allí y oro)…...Apoyo que por supuesto no recibió,
ya que Jesús cada vez que se acercaba a ellos los encontraba
durmiendo profundamente. (Mateo 26:40 Vino luego a sus
discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no
habéis podido velar conmigo una hora?) 42 Otra vez fue, y oró
por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí
esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad. (43 Vino otra
vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban
cargados de sueño).44. Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró
por tercera vez, diciendo las mismas palabras.45. Entonces
vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya, y descansad. He
aquí ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 120


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

manos de pecadores.

Jesús realmente conocía el propósito de haberse humillado


en forma de hombre, sabía perfectamente que su hora de dolor
y sufrimiento, de crueldad y tortura, de burla y de tormento, de
derramamiento de sangre había llegado. Hora en la que debía
poner en sacrificio su vida como la de un cordero sin mancha en
ofrenda por el pecado, hora en la que tenía que cargar con todo
el pecado de la completa humanidad hasta el final de los siglos.

Lo que tenía que pasar no iba a ser lo más agradable, “el justo
tenía que morir por los injustos y el bueno por los malos para
llevarlos a Dios”; la deuda del pecado de la humanidad podía
ser saldada solo con la sangre del perfecto Hijo de Dios, el
que nunca pecó, al que nunca se le halló engaño en su boca,
el que solo hizo justicia para que con su justicia pudiese
presentar justos delante de Dios a los pecadores. (JESUCRISTO).

Su vida era
la única ofrenda aceptable ante Dios para reconciliar a
la creatura con su Creador.

El Plan Eterno y Perfecto de Redención se estaba empezando a


ejecutar al tiempo señalado por Dios.

El Hijo del hombre… ¡aquél que había tocado tantas vidas y


sanado tantos enfermos!, ¡aquél que tantos milagros había
realizado en otros!…. realmente empezaba a sentir el peso y la
carga del castigo. La tristeza y la angustia hubiesen podido
aplastarlo de dolor. Su vida iba a ser puesta en rescate por el
pecador. Pero no permitió agobiarse a largo plazo, así que
esforzándose, se puso de rodillas y clamó al Padre buscando de
su fortaleza como tantas otras veces más lo había hecho…..

Se encontró en aquel huerto acompañado de sus amigos,..

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 121


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

¡¡sí!!; los que anteriormente le habían dicho: “¡¡Nunca te


negaremos, si fuese necesario morir contigo, así lo
haremos!!”.Mr 14:30,31.

Mateo 26:35 Pedro le dijo: Aunque me sea necesario morir


contigo, no te negaré. Y todos los discípulos dijeron lo mismo.

Habiendo Tomado consigo a Pedro Jacobo y Juan les abrió su


corazón, les compartió como se sentía en esos duros momentos,
así que se encontraban en el Huerto, ya que les había
pedido que lo acompañaran y lo apoyaran a velar en oración.
(Mateo 26:37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo,
comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera.
Mateo 26:38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste,
hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo).
En medio de todo su dolor y a causa de su gran agonía, peleando
LA GRAN BATALLA, sudando grandes gotas de sangre QUE
empezaron a rodar por su cuerpo, exclamó profundamente en
oración al Padre: -“SI ES POSIBLE pasa de mí esta copa; pero
que NO se haga MI voluntad sino la TUYA” Mr 14:v.36;-.

-(Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su


rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible pase de mí
esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú) –

El Señor Jesús aún en sus momentos de dolor dejaba huella en


las vidas de todos, ya que aquí estaba poniendo un antecedente
de la soberana voluntad de Dios, enseñando que la voluntad de
Dios es perfecta en nuestras vidas aunque muchas veces las
cosas no se vean de la mejor manera, todo tiene un propósito
divino.

Él sabía que no había otro camino más que la cruz el cual


siempre estuvo dispuesto a recorrer porque su prioridad fue
obedecer a su Padre y ser obediente hasta la muerte. Y fue

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 122


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

solo POR AMOR a nosotros que decidió poner su vida para


salvarnos.

Jesús, sabía que Pedro lo negaría tres veces antes de que el


gallo cantara, Mt 26:34 sabía que sus discípulos se dispersarían
como ovejas sin pastor después de su arresto Mt 26:31, estaba
enterado del supuesto discípulo y “amigo” que lo
entregaría, Mt 26:21 Sí, aquel que le dio mas adelante el beso
de la traición.

Conocía que aún sus más cercanos dudaban de su divinidad y no


entendían el propósito de su vida en esta tierra. Sabía que sus
propios hermanos de sangre se avergonzaban de él y no creían
en su llamado y ministerio. Sabía que los grandes líderes
religiosos lo seguirían tildando de loco y maniático y de
ponerse títulos que no le correspondían. (Mateo26:65 Entonces
el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha
blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? He
aquí, ahora mismo habéis oído su blasfemia). Sabía que para
ellos era solo un blasfemo que usaba títulos que pertenecían
solo a Dios, como: “Yo Soy”, “Hijo de Dios” “La Puerta” “El
Buen Pastor” El Mesías” “El Cristo” “El Camino” etc. -(Juan
10:36. ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros
decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?) –

Jesús estaba muy consciente de que le esperaban los latigazos


de los romanos, la corona de espinos, la pesada cruz romana,
sabía que los grandes líderes religiosos, junto a su propio pueblo
pedirían su crucifixión. Sabía que el vulgar ladrón y homicida
llamado Barrabás que estaba preso seria libre cuando él fuera
condenado, porque tomaría su lugar.

Él sabía del injusto, cruel y vergonzoso juicio que le


esperaba…..Pero su corazón, afortunadamente sabía también
que él era el único medio eficaz para ejecutar el plan de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 123


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

salvación hacia el hombre pecador.

Jesús sabía que ni aún colgado en la cruz su gente dejaría de


ofenderlo, despreciarlo y humillarlo. (Marcos 15:29: Y los que
pasaban le INJURIABAN, meneando la cabeza y diciendo:
¡Bah! tú que derribas el templo de Dios, y en tres días lo
reedificas,
Marcos 15:32: El Cristo, Rey de Israel, descienda ahora de la
cruz, para que veamos y creamos. También los que estaban
crucificados con él le INJURIABAN).

Las personas siempre dudaron de su divinidad, su pueblo le dio


la espalda no aceptándolo como el Mesías y el Libertador que
esperaban porque lo creyeron muy poca cosa, ellos esperaban un
Rey lleno de lujos, de poder y esplendor que
pudiese además libertarlos del yugo de los romanos….el pueblo
opresor.

Pero no entendían que su mayor yugo era su propia religiosidad


y así Jesús se los hizo saber muchas veces, pero no lo quisieron
escuchar.- Juan 10:31 Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Juan 10:32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?
Juan 10:33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena
obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú,
siendo hombre, te haces Dios.-

Jesús sabía que sus discípulos después de su arresto lo seguirían


de lejos por temor a las represalias. Afortunadamente, también
conocía que gente a través de las épocas creerían en él, lo
seguirían y morirían por su Palabra, por su evangelio, por su
ministerio terrenal, cual propósito fue, es, y será siempre
el perdón de pecados a través del arrepentimiento y fe en él.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 124


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Sabía que a través de los siglos y las edades, muchas personas


creeríamos en su divinidad, en su obra en la cruz, en su gracia,
en su amor, en su perdón, personas que en su nombre seriamos
rescatadas, perdonadas y libres de nuestros pecados, para ser
justificados delante de Dios. (Como el ladrón arrepentido el
cual creyó que junto a él estaba el mismo Creador del Universo,
y con esa convicción en su corazón, le pidió a Jesús que se
acordara de el en su reino, siendo ahí mismo justificado por su
fe en Jesús y perdonado de sus pecados, y en los últimos
instantes de su mal vivida vida, fue donde la gracia de Dios,
derramada en la persona de Jesucristo lo alcanzó y lo envolvió,
dando como resultado su salvación inmediata en ese mismo día,
ya que Jesús mismo lo afirmó:…-“HOY ESTARAS CONMIGO EN EL
PARAISO”.)-

Jesús sabía que a través de los siglos y hasta el fín de los


tiempos habríamos gente que necesitaríamos del sacrificio que
hizo “como ofrenda por el pecado”; una ofrenda de olor
grato que Dios mismo escogió, la única que sería aceptada para
calmar la justicia divina. Ofrenda perfecta, sin mancha y
agradable ante su presencia, la cual estaba siendo ungida por el
mismo Jesús en su papel de Sumo Sacerdote.

(Tal como se celebraba en la ley ceremonial judía cada año,


donde el Sumo sacerdote ofrecía un corderito sin defecto, lo
cual solo servía para cubrir los pecados del pueblo), Jesús como
un corderito sin defecto, se ofreció a sí mismo como ofrenda por
el pecado, y lo hizo una vez y para siempre, para representarnos
delante de Dios y llevarnos ante El. —(Heb 10:11. Y
ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y
ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca
pueden quitar los pecados;
Heb 10:12. Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para
siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la
diestra de Dios, Heb 10:10). En esa voluntad somos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 125


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha


una vez para siempre/perdonando los pecados de una vez y para
siempre.
(Hebreos 7)- ..

Así que gracias al valor del Salvador, a su amor, a su entrega, a


su sacrificio, y a su humillación, nosotros los que creemos en El
podemos alegrarnos ahora por la agonía que pasó y soportó en el
Getsemaní, porque todo lo que soportó y lo que hizo, fue por
amor a los escogidos, amor a la humanidad, fue solo POR
AMOR!!.-(Juan 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que
uno ponga su vida por sus amigos. Juan 10:17. Por eso me
ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a
tomar.
18. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo.
Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a
tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre”)-.

Gracias a Jesús por ese amor incondicional que nos alcanza, nos
abraza, nos perdona, nos salva, nos transforma, y nos hace
nuevas criaturas delante de Dios. 1 Corintios 5:17

Isaías 53:11. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y


quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo
justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

E.- ARRESTO DE JESÚS


Mateo 26,47-56; Marcos 14,43-50; Lucas 22,47-53; Juan 18,1-
11
Era cerca de la media noche. Judas aprovechó para entregarlo
cuando la gente dormía.
“Después de decir esto, Jesús salió con sus discípulos para ir al

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 126


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

otro lado del arroyo Cedrón. Allí había un huerto, donde Jesús
entró con sus discípulos. 2 También Judas, el que lo estaba
traicionando, conocía el lugar, porque muchas veces Jesús se
había reunido allí con sus discípulos”. Juan 18,1-2

El huerto era un lugar bien conocido porque a menudo iban a


orar en ese lugar, Judas lo conocía bien.

Jesús sale del huerto decidido a entregarse, no tiene miedo,


porque sabía lo que iba a ocurrir, a Jesús nadie le quitó la vida,
Él la entrega, por eso pregunta ¿A quién buscan?

Así que Judas llegó con una tropa de soldados y con algunos
guardianes del templo enviados por los jefes de los sacerdotes y
por los fariseos. Estaban armados, y llevaban lámparas y
antorchas. 4 Pero como Jesús ya sabía todo lo que le iba a pasar,
salió y les preguntó: — ¿A quién buscan? 5 Ellos le contestaron: —
A Jesús de Nazaret. Jesús dijo: —Yo soy.

Judas, el que lo estaba traicionando, se encontraba allí con


ellos.6 Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», se echaron hacia atrás y
cayeron al suelo. 7 Jesús volvió a preguntarles: — ¿A quién
buscan? Y ellos repitieron: —A Jesús de Nazaret. 8 Jesús les dijo
otra vez:

—Ya les he dicho que soy yo. Si me buscan a mí, dejen que estos
otros se vayan.
9
Esto sucedió para que se cumpliera lo que Jesús mismo había
dicho: «Padre, de los que me diste, no se perdió
ninguno.» Juan 18,3-9

Después de que Jesús oró la tercera vez en Getsemaní, Él fue a

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 127


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

los Discípulos que dormían y les dijo:

“Levantaos, vamos; ved, se acerca el que me entrega” (Mateo


26:46).

Entonces, en medio de la oscuridad, una gran multitud de más


de 300 soldados Romanos se acercaron,


Así que Judas llegó con una tropa de soldados y con algunos
guardianes del templo enviados por los jefes de los sacerdotes y
por los fariseos. Estaban armados, y llevaban lámparas y
antorchas.” (Juan 18:3).

Judas les llevó ahí porque él

“También Judas, el que lo estaba traicionando, conocía el lugar,


porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus
discípulos.” (Juan 18:2).

Judas vino a Jesús y lo besó, para mostrarles a los soldados


quien era Jesús. Él traicionó a Jesús con un beso.

Jesús les preguntó a los soldados, “¿A quién buscáis?” Ellos le


respondieron, “A Jesús Nazareno”. Jesús dijo, “Yo soy”. Ellos se
asustaron “y cayeron a tierra” cuando Él dijo eso. Eso mostraba
Su poder como Dios el Hijo. Entonces Jesús les dijo:

“Jesús les dijo otra vez: —Ya les he dicho que soy yo. Si me
buscan a mí, dejen que estos otros se vayan. (Juan 18:8).

¡YO SOY!

1.- EL PAN DE VIDA

“Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca tendrá

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 128


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hambre; y el que cree en mí, nunca tendrá sed.” Juan 6,35

2.- LA LUZ DEL MUNDO

“Jesús se dirigió otra vez a la gente, diciendo: —Yo soy la luz


del mundo; el que me sigue, tendrá la luz que le da vida, y
nunca andará en la oscuridad.” Juan 8,12

3.- LA PUERTA

“Yo soy la puerta: el que por mí entre, se salvará. Será como


una oveja que entra y sale y encuentra pastos.” Juan 10,9

4.- EL BUEN PASTOR

“Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las


ovejas.” Juan 10,11

5.- LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA

Jesús le dijo entonces:

“Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque


muera, vivirá; 26 y todo el que todavía está vivo y cree en mí, no
morirá jamás. ¿Crees esto?” Juan 11,25-26

6.-EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA

“Jesús le contestó: Yo soy el camino, la verdad y la vida.


Solamente por mí se puede llegar al Padre.” Juan 14,6

7.- LA VID

“Yo soy la vid, y ustedes son las ramas. El que permanece unido
a mí, y yo unido a él, da mucho fruto; pues sin mí no pueden

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 129


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

ustedes hacer nada.” Juan 15,5

Ante el “Yo Soy” de Jesús todos caen al suelo, así como lo dice
el apóstol San Pablo en su carta a los Filipenses en su himno
Cristológico.

“Para que, ante ese nombre concedido a Jesús,


doblen todos las rodillas
en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra,
11
y todos reconozcan que Jesucristo es Señor,
para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2,10-11

Ya les he dicho que soy yo. Si me buscan a mí, dejen que estos
otros se vayan. Es un Jesús con carácter. Ha llegado la hora de
las tinieblas, pero Jesús se muestra glorioso, Jesús se deja atar,
nuestro pecado lo ata, se deja atar para que tú y yo seamos
libres.

En aquel instante despertó Pedro, sacó su espada y entró en


acción. Sacudiendo su espada en la oscuridad, le cortó la oreja
derecha al siervo del sumo sacerdote. Jesús “tocando su oreja,
le sanó” (Lucas 22:51). Entonces Jesús le habló a Pedro.

“Jesús le dijo: —Guarda tu espada en su lugar. Porque todos los


que pelean con la espada, también a espada morirán. 53 ¿No
sabes que yo podría rogarle a mi Padre, y él me mandaría ahora
mismo más de doce ejércitos de ángeles? (Mateo 26:52-53).

Dos simples lecciones de este texto.

I. Primero, Cristo pudo haber llamado miles de ángeles para


salvarlo.

Una legión Romana se componía de 6,000 soldados. Jesús dijo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 130


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que Él pudo haber clamado a Dios el Padre, y Él hubiera enviado


doce legiones de ángeles en ese instante. Si Él hubiera querido
ser rescatado de las manos de los soldados, Él podría haber
clamado a Dios, y 72,000 ángeles hubieran estado disponibles.
“un solo ángel mató a ciento ochenta y cinco mil hombres en
una noche, 2 Reyes 19:35. Por lo tanto si Cristo hubiera querido
ser rescatado del peligro inminente, Él no hubiera necesitado la
espada de Pedro”

Las palabras y acciones de Cristo muestran que Él estaba en


completo control de toda la situación. Cuando Él dijo, “Yo soy”,
los soldados Romanos cayeron a tierra bajo el poder de Dios.
Cuando Pedro le cortó la oreja a Malco, el siervo del sumo
sacerdote, Cristo misericordiosamente le tocó la herida y lo
sanó. Y ahora Cristo le dice a Pedro calmadamente que Dios
podría librarlo por el poder de miles de ángeles poderosos si Él
hubiera orado para ser librado. Pero El no oró para ser
rescatado.

II. Segundo, Cristo fue a la Cruz voluntariamente.

Nunca debemos pensar que Jesús fue arrestado sorpresivamente


en el Huerto. Él sabía lo que le venía mucho antes de ser
arrestado aquella noche.

Días antes Él llevó a los Discípulos a Jerusalén, Él les dijo lo que


sucedería. Lucas registra lo que Jesús dijo aquella vez, días
antes de Su arresto:

“Jesús llamó aparte a los doce discípulos, y les dijo: «Ahora


vamos a Jerusalén, donde se cumplirá todo lo que los profetas
escribieron acerca del Hijo del hombre. 32 Pues lo van a entregar
a los extranjeros, y se burlarán de él, lo insultarán y lo
escupirán. 33 Lo golpearán y lo matarán; pero al tercer día

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 131


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

resucitará.» (Lucas 18:31-33).

Esto muestra que Él sabía exactamente lo que le iba a suceder


cuando llegaran a Jerusalén. Pero Él fue de todos modos. Él fue
a Su sufrimiento y a la crucifixión a propósito libre y
voluntariamente.

Dos veces Jesús dijo que Él había venido para esta hora, y para
este propósito. Él les dijo a los Discípulos:

»¡Siento en este momento una angustia terrible! ¿Y qué voy a


decir? ¿Diré: “Padre, líbrame de esta angustia”? ¡Pero
precisamente para esto he venido!” (Juan 12:27).

De nuevo, cuando Él estuvo ante Poncio Pilato, el Gobernador


Romano, Él dijo, “Yo para esto he nacido, y para esto he venido
al mundo” (Juan 18:37).

Cristo fue por su propia voluntad con los soldados a la Cruz


porque Él sabía que había nacido para ese propósito – para morir
en la Cruz para pagar la pena del pecado del hombre. Su arresto
en el Huerto no fue accidente o error. Toda Su vida Él supo que
le vendría. “Más para esto he llegado a esta hora” (Juan 12:27).
“Para esto he nacido” (Juan 18:37).

Cristo fue voluntariamente con los soldados, a encarar el azote y


la crucifixión, en obediencia al plan de Dios para Su vida.

“Aunque existía con el mismo ser de Dios,


no se aferró a su igualdad con él,
7
sino que renunció a lo que era suyo
y tomó naturaleza de siervo.
Haciéndose como todos los hombres
y presentándose como un hombre cualquiera,
8
se humilló a sí mismo,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 132


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

haciéndose obediente hasta la muerte,


hasta la muerte en la cruz.” (Filipenses 2:6-8).

“Así que Cristo, a pesar de ser Hijo, sufriendo aprendió lo que


es la obediencia; 9 y al perfeccionarse de esa manera, llegó a ser
fuente de salvación eterna para todos los que lo obedecen”
(Hebreos 5:8-9).

Cuando los soldados lo arrestaron a Él en el Huerto de


Getsemaní, Él fue con ellos calladamente y sin protesta, por
obediencia a Dios Su Padre.

“Fue maltratado, pero se sometió humildemente,


y ni siquiera abrió la boca;
lo llevaron como cordero al matadero,
y él se quedó callado, sin abrir la boca,
como una oveja cuando la trasquilan.” (Isaías 53:7).

10
Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó y le
cortó la oreja derecha a uno llamado Malco, que era criado del
sumo sacerdote. 11 Jesús le dijo a Pedro: —Vuelve a poner la
espada en su lugar. Si el Padre me da a beber este trago
amargo, ¿acaso no habré de beberlo? Juan 18,10-11

Malco era un criado del Sumo Pontífice. En la noche del Jueves


Santo se le ordena unirse a los soldados, con ellos cruza el
torrente de Cedrón y entra en el huerto; ellos van con palos,
faroles, antorchas y armas. El conjunto es una mezcla de
soldados, servidores y malhechores, es lo que suele llamar una
turba, populacho. Habían convenido una señal para reconocer a
Jesús en la oscuridad, Judas se adelanta y besa la mejilla del

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 133


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Señor. Aquí empieza la parte sangrienta de la Pasión, pero la


primera sangre vertida y sanada es la de Malco.

Pero contemplar la reacción de Cristo en este sorprendente


incidente nos ayuda a conocer la riqueza del ser humano, y nos
da criterios para situaciones tan difíciles como la defensa y la
agresión. Malco se nos presenta de un modo en el que lo violento
y lo grotesco se juntan en el momento del prendimiento de
Jesús. Alguna lección podemos extraer de su presencia, pues
Jesús quiso hacer con él un milagro pequeño, pero muy
significativo.

Así cuenta Lucas los hechos: "Todavía estaba hablando, cuando


se presentó un grupo; el llamado Judas, uno de los Doce, iba el
primero, y se acercó a Jesús para darle un beso. 48. Jesús le
dijo: « ¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!» 49.
Viendo los que estaban con él lo que iba a suceder, dijeron:
«Señor, ¿herimos a espada?» 50. y uno de ellos hirió al siervo del
Sumo Sacerdote y le llevó la oreja derecha." Pero Jesús dijo:
¡Dejad!, ¡Basta ya!; y tocándole la oreja, lo curó. Lucas
22,47-51 Los cuatro evangelistas recogen el hecho de la defensa
armada ante los que intentan prender a Jesús injustamente.
Juan aclara que Malco fue herido por Pedro.

La confusión debió ser enorme. Algunos insultarían a Judas


llamándole traidor e intentando separarle del Señor. Sabemos
que Pedro y otro de los Doce llevaban espadas, arma que sólo los
nobles y los soldados podían poseer legalmente. No resignándose
al prendimiento quisieron defender a Jesús con todos los medios
humanos a su alcance. Es ésta una defensa moralmente
correcta, pero Jesús no quiere defenderse, y eso cambia mucho
las cosas. Pedro descarga su brazo armado sobre la cabeza del

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 134


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que tenía más cerca. La espada debió resbalar en el casco y le


hirió en la oreja.

La pelea se prevé fuerte aunque fuese desproporcionada. Es


entonces donde se levanta fuerte e imperiosa la voz de
Jesucristo: ¡Dejad! ¡Basta! Y cesa el combate recién
comenzado.

Malco debía estar en tierra quejándose del golpe. El Señor toma


la oreja (Mateo dice que estaba separada de la cabeza) la coloca
en su sitio y queda curado Malco. El asombro del curado debió
ser enorme ante las dos cosas que le acaban de suceder en tan
corto espacio de tiempo.

Fue entonces cuando los discípulos le abandonaron y huyeron


todos. Los criados del Pontífice, el tribuno y la corte detuvieron
a Jesús y le ataron. Jesús es llevado como un cordero al
matadero, según había profetizado Isaías. Fue “maltratado, pero
se sometió humildemente,
y ni siquiera abrió la boca;
lo llevaron como cordero al matadero,
y él se quedó callado, sin abrir la boca,
como una oveja cuando la trasquilan.” Isaías 53,7

Ante este sorprendente milagro las preguntas se acumulan ¿por


qué no quiere defenderse Jesús? ¿Por qué los discípulos no
entienden lo que de palabra les había enseñado repetidamente
el Maestro? ¿Cómo debemos reaccionar nosotros ante la
violencia? ¿Cómo extirpar el poder de los malos en el mundo?
Son preguntas de muy difícil respuesta.

Devolver mal por mal no es nunca una solución, aunque nos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 135


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

cueste aceptarlo. La violencia, aunque sea justa, suele agravar


más los problemas casi siempre. Nuestro sentido común no
acierta a entender en un primer momento la actitud del Señor.
Sin embargo, si nos paramos a reflexionar podemos damos
cuenta de que quiere mostrarnos algo muy importante: el
triunfo del amor sobre la violencia. El pecado, raíz de todo
mal, será vencido con la única arma que puede destrozarlo
plenamente: el amor. Y ese es precisamente el sentido de la
Pasión de Cristo.

El dolor, la muerte, la malicia, la violencia y todos los males que


aquejan a los hombres tienen su raíz última en el pecado
original y son enconados por el diablo y nuestros pecados
personales, que agravan esa primera herida. Pero Jesús vencerá
la desobediencia con la obediencia hasta la muerte. Superará la
muerte con su Resurrección. El pecado queda así vencido por un
sacrificio perfecto que será consumado en la cruz. Las soluciones
paliativas no llegan a la raíz.

Los mismos discípulos no entienden la conducta de Jesús, por


eso hieren, por eso huyen. También ahora parece que pocos
entienden. Por eso los problemas de la paz en el mundo siempre
quedan a medio resolver, si es que no se empeoran con defensas
desproporcionadas.

Jesús corrige a los suyos con las siguientes palabras ordenándole


que envaine su espada: ¿no voy a beber el cáliz que me ha
dado el Padre? Y a quienes van a detenerle entre ellos ancianos
y magistrados del templo, les dice: Habéis salido con espadas
y palos como sobre un ladrón. Diariamente estaba entre
vosotros, enseñando en el templo, y no prendisteis. Así se
cumplirán las Escrituras, y concluye con unas palabras duras:

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 136


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas.

Contemplando esta escena y meditando las palabras del Señor


encontramos respuesta a las preguntas que nos hemos hecho
anteriormente. La violencia no se vence en su raíz con la
violencia, aunque sea legítima. La paz debe remontarse a la paz
de Dios si quiere ser plena y completa. Cristo trae una paz que
va más allá de la victoria precaria del más fuerte. Cristo vence
al causante de todas las violencias que es satanás, y vence la
violencia en el mismo corazón del hombre, que es de donde
nacen todas las guerras y violencias.

A los discípulos los reprende con severidad sobre los medios que
quieren usar para defenderse de la injusticia. Ellos tienen que
ser los portadores de una paz nueva, ya anunciada en la Ultima
Cena la paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como la da el
mundo. Ahora en el fragor de la pelea cuando los discípulos se
saben con razón suficiente para luchar les da una nueva luz los
que usan espada a espada morirán.

¿No es acaso una experiencia histórica la continuidad de las


guerras y peleas entre los hombres? Podríamos seguir el hilo de
la historia con la narración de los continuos conflictos humanos,
por lo que no es extraño que un espectador imparcial puede
llegar a pensar: ¿será imposible que los hombres vivan en paz y
concordia?. La respuesta debe darse mirando a Cristo, sólo
entonces se puede decir: sí, es posible la paz. Porque la paz es
un don de Dios para los que libremente quieren rechazar el
pecado de sus vidas y de la vida de los pueblos.

Piensa lo que nos hubiera pasado si Cristo no hubiera ido con los
soldados “como cordero al matadero” aquella noche. ¿Qué tal si

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 137


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Él hubiera llamado a aquellas legiones de ángeles, y escapado la


Cruz? ¿Qué nos hubiera pasado a ti y a mí?

Primero, no hubiéramos tenido a nadie que pagara el precio


vicariamente por nuestros pecados en la Cruz. No tendríamos un
sustituto, nadie que muriera por nuestros pecados en nuestro
lugar. Eso nos hubiera dejado en una situación horrenda.
Nosotros tendríamos que pagar por nuestro propio pecado en las
entrañas tenebrosas del Infierno por toda la eternidad.

Segundo, si Cristo no hubiera ido con esos soldados “como


cordero al matadero,” no hubiéramos tenido un mediador entre
nosotros y un Dios Justo y Santo. Tendríamos que enfrentar a
Dios en el Último Juicio sin alguien que intercediera por
nosotros,

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los


hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

Si Cristo no hubiera ido con los soldados a la Cruz cuando le


arrestaron, no tendríamos un mediador. “Esto se refiere a
alguien que interfiere entre dos personas para resolver un
conflicto… Jesucristo es el único mediador que puede restaurar
la paz entre Dios y los pecadores” Solo Dios el Hijo puede juntar
a Dios el Padre y al hombre pecador. Si Jesús no hubiera ido con
los soldados a Su crucifixión no tendríamos a nadie que nos
trajera a una relación de paz con un Dios Santo.

Tercero, Si Cristo no hubiera ido con esos soldados “como


cordero al matadero” no podríamos entrar a la vida eterna. El
verso más conocido en la Biblia dice:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su


Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 138


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Si Cristo no hubiera ido con los soldados cuando ellos lo


arrestaron, no sería verdad, y tú no tendrías esperanza de
obtener vida eterna.

Cuatro, si Cristo no hubiera ido con esos soldados, “como


cordero al matadero,” la Sangre que Él derramó en la Cruz el
próximo día no estaría disponible para ti – para limpiarte de tu
pecado. Si Él hubiera desobedecido a Dios, y escapado de la
Cruz, no tendrías Sangre de la crucifixión para lavar tus pecados.
Pero Cristo sí fue con ellos esa noche, para ser crucificado por
tus pecados. Y ahora puede decir valientemente el Apóstol
Pablo:

“Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de


la fe en su sangre” (Romanos 3:24-25).

Este día marca el comienzo del sagrado Triduo, o “tres días”. En


la misa de la Cena del Señor llevada a cabo en nuestras
parroquias, recordamos y celebramos esa Última Cena que Jesús
compartió con sus discípulos. Estamos en el Cenáculo con Jesús y
los apóstoles haciendo lo que ellos hicieron. A través del ritual
de lavar los pies (Jn 13,1) de los 12 parroquianos, nos unimos en
servicio unos a otros. A través de nuestra celebración de esta
primera misa y santa eucaristía (Mt 26,26), nos unimos a Jesús y
recibimos su Cuerpo y su Sangre como si fuera la primera vez. En
esta eucaristía, agradecemos especialmente a Dios por el don
del sacerdocio ministerial. Tras la Última Cena (Primera Misa) los
apóstoles y Jesús hicieron un corto viaje a lo largo del Valle de
Cedrón al jardín donde les pidió orar y experimenta su agonía (cf
Mt 26,30).

Nosotros también realizamos una procesión en la iglesia con


Jesús Sacramentado a un jardín (el altar de reposo) que ha sido

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 139


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

preparado. La liturgia termina en silencio. Es una costumbre


antigua pasar esta noche una hora frente al reposado Santísimo
Sacramento. Estamos con Jesús en el jardín y oramos mientras
atraviesa su agonía. Muchas de nuestras parroquias permanecen
abiertas hasta la medianoche. Fue cerca de la medianoche
cuando Jesús fue traicionado por Judas, arrestado y llevado a la
casa del Sumo Sacerdote (Mt 26,47).

Viernes Santo:
Jesús pasó toda la noche en el calabozo de la casa del Sumo
Sacerdote. En la mañana temprano fue llevado frente a Pilato
quien lo mandó con Herodes. Herodes lo mandó de regreso a
Pilato quien, en algún momento de la mañana, se sometió ante
la presión del líder del Templo y la multitud, y condenó a Jesús
a la horrible muerte en la cruz.
EL JUICIO DE JESÚS ANTE EL SANEDRÍN.
Mateo 26,57-68; Marcos 14,53-65; Lucas 22,54-71; Juan
18,12-24
Un juicio por demás injusto, pues muchos de los mandamientos
expresados en la Ley de Moisés fueron violados por ellos.

Jesús ante Anás

“Los soldados de la tropa, con su comandante y los guardianes


judíos del templo, arrestaron a Jesús y lo ataron. 13 Lo llevaron
primero a la casa de Anás, porque era suegro de Caifás, sumo
sacerdote aquel año.14 Este Caifás era el mismo que había dicho
a los judíos que era mejor para ellos que un solo hombre

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 140


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

muriera por el pueblo.”

El sumo sacerdote interroga a Jesús (Anás)


19
El sumo sacerdote comenzó a preguntarle a Jesús acerca de
sus discípulos y de lo que él enseñaba. 20 Jesús le dijo:

—Yo he hablado públicamente delante de todo el mundo;


siempre he enseñado en las sinagogas y en el templo, donde se
reúnen todos los judíos; así que no he dicho nada en
secreto. 21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregúntales a los que
me han escuchado, y que ellos digan de qué les he hablado.
Ellos saben lo que he dicho.
22
Cuando Jesús dijo esto, uno de los guardianes del templo le
dio una bofetada, diciéndole: ¿Así contestas al sumo sacerdote?
23
Jesús le respondió: —Si he dicho algo malo, dime en qué ha
consistido; y si lo que he dicho está bien, ¿por qué me pegas?
24
Entonces Anás lo envió, atado, a Caifás, el sumo sacerdote.
Juan 18,19-24

Los enemigos de Jesús no lo quieres escuchar y lo quieren callar


de un puñetazo. Jesús se deja pegar para reparar cuando
nosotros nos da miedo de decir la verdad, cuando calumniamos,
cuando hablamos mal de los sacerdotes.

Después del prendimiento desandan el camino. Bajan al Cedrón,


suben las escalas hasta el barrio situado en el Monte Sión. La
casa del Sumo Sacerdote estaba situada muy cerca del Cenáculo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 141


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Allí, en partes separadas, pero unidas, vivían Anás y Caifás,


suegro y yerno respectivamente. Caifás era el Sumo Sacerdote
aquel año, pero Anás tenía el prestigio y la autoridad. De hecho,
fue Sumo Sacerdote doce años y había conseguido que cinco de
sus hijos también lo fueran, y Caifás era yerno suyo lo que revela
su influencia. El puesto de Sumo Sacerdote se había convertido
en patrimonio familiar, con todas las ventajas de honores y de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 142


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

dinero que llevaba consigo. Anás era como el padrino de un clan


que se aprovechaba de lo religioso para medrar. Ambos eran
saduceos, es decir, de religiosidad muy aguada. Eran muy
criticados por el beneficio que extraían de los sacrificios del
Templo. Sabían moverse en las intrigas de la política y eso era lo
que les interesaba de verdad.

Al llegar a la casa de los sumos sacerdotes, se reúnen los


conspiradores. En primer lugar Jesús es llevado en presencia de
Anás quien le preguntó sobre "sus discípulos y su doctrina" (Jn).
Lo primero es lo que más le interesaba: saber quién entre los
importantes estaba comprometido con Jesús y era seguidor suyo.
Sabía algo de Nicodemo, de José de Arimatea, de Lázaro, de
Simón el leproso y sospechaba de otros. Quería cortar las
cabezas de una posible conspiración. No le importan tanto
aquellos pescadores de Galilea que poco pueden hacer, sino los
que eran influyentes por dinero y posición en el Sanedrín. Se
comporta como un zorro político y sólo ve en Jesús un rebelde
que anuncia un nuevo reino, un fanático religioso que le hará
perder las suculentas ganancias que obtiene del poder.

Jesús no nombra a ninguno de sus discípulos, les protege de las


iras de aquél hombre sin conciencia. Pero sí responde a la
cuestión doctrinal. "Jesús le respondió: Yo he hablado
abiertamente al mundo, he enseñado siempre en la sinagoga y
en el Templo, donde todos los judíos se reúnen, y no he dicho
nada en secreto. ¿Por qué me preguntas? Pregunta a los que me
oyeron de qué les he hablado: ellos saben lo que he dicho"(Jn).
Por otra parte Anás no tiene ninguna autoridad para interrogar a
Jesús, y el Señor se lo hace ver.

"Al decir esto, uno de los servidores que estaba allí dio una

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 143


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

bofetada a Jesús, diciendo: ¿Así respondes al Pontífice?" Es un


acto violento preludio de los que vendrán y contra toda justicia.
La bofetada -o puñetazo- golpea el rostro del Señor y le hace
tambalearse. Es el argumento de los que carecen de razón. Jesús
le contestó: "Si he hablado mal, declara ese mal; pero si bien,
¿por qué me pegas?"(Jn). No reacciona con ira; pero defiende la
verdad y la justicia de sus palabras. La situación es tensa, pero
todos se dan cuenta que no han conseguido atemorizar al Señor,
ni que se doblegue ante los que detentan el poder y sus honores.
La actitud del siervo revela la vileza servil de quien quiere
contentar a sus superiores, quizá más allá de sus mandatos.
"Entonces Anás le envió atado a Caifás, el Sumo Pontífice". Y
atraviesan el patio que separa las casas de Anás y de Caifás.

La madrugada ante Caifás

Hacia las tres de la madrugada se reúnen los conspiradores en


casa de Caifás. Han esperado este momento con ansia. Odian a
Jesús.

Han intentado todo para desacreditarlo, pero una y otra vez les
ha puesto en evidencia y ha denunciado en privado y en público
sus falsedades. No lo pueden consentir por más tiempo. Han
calculado todo para deshacerse de Jesús; quieren matarle. Pero
no lo van a hacer como asesinos vulgares, sino que quieren dar
una apariencia de juicio y honorabilidad. No pueden quitarse de
encima su modo hipócrita de actuar. Para ello organizan el
prendimiento de noche, con el traidor. Estaba prescrito que los
juicios se hiciesen de día, pero no pueden esperar, y, en cuanto
lo tienen en sus manos, se reúnen y caen sobre Él como aves de
presa. Y montan una parodia de juicio que se va a convertir en

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 144


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

la ocasión de una manifestación clara de Jesús.

Al principio usan diversos testigos para incriminar a Jesús. Pero


las cosas no salen bien a su gusto pues faltan motivos para
encausarle, y Jesús calla. “Los príncipes de los sacerdotes y todo
el Sanedrín buscaban un falso testimonio contra Jesús para darle
muerte; pero no lo encontraron a pesar de los muchos falsos
testigos presentados. Por último, se presentaron dos que
declararon: Este dijo: Yo puedo destruir el Templo de Dios y
edificarlo de nuevo en tres días" (Mt). La acusación era falsa,
manipulan la frase, pues Jesús no había dicho exactamente eso,
hacia ya casi tres años, sus palabras habían sido: "Destruid este
templo y yo lo reconstruiré en tres días". No hablaba de destruir
Él sino que Él reconstruiría. Además era un lenguaje simbólico,
pues hablaba de su cuerpo y de las asechanzas de muerte. De
nada se le puede acusar. Jesús "callaba y no respondía nada"(Mc)
como dejando en claro que lo que quieren hacer es una parodia
de juicio, que nada es digno de muerte.

Entonces "levantándose, el Sumo Sacerdote le dijo: ¿Nada


respondes? ¿Qué es lo que éstos testifican contra ti? Pero Jesús
permanecía en silencio". Nada van a avanzar por el camino de
los falsos testimonios deformando sus palabras. Entonces el
Sumo Sacerdote se levanta y de un modo solemne centra el
juicio en la cuestión religiosa, que es la que les ha llevado allí, y
la que no querían afrontar cara a cara, y le dijo: "Te conjuro por
Dios vivo que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios" (Mt),
el "Hijo del bendito" (Mc). Se hace el silencio en la sala. Se trata
de un juramento ante Dios, y de una interrogación por parte de
la máxima autoridad religiosa de Israel. Puede ser indigno, pero
es el representante de Dios en el pueblo. Jesús eleva su mirada,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 145


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

se yergue y respondió: "Yo soy" (Mc), "Tú lo has dicho. Además os


digo que en adelante veréis al Hijo del Hombre sentado a la
diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo"(Mt). Las
palabras de Jesús han caído como un rayo. Todos se agitan, se
miran, hablan, murmuran. Ha tomado el nombre de Dios para sí
mismo. Se declara el Cristo usando las palabras del Profeta
Daniel que lo presenta viniendo de lo alto para juzgar con todo
poder. ¡Cómo contrasta esta declaración clarísima con el hecho
de ver a Jesús atado, humillado y con el rostro amoratado del
puñetazo recibido en casa de Anás! Es difícil aceptar esa
humildad de Dios y de Cristo, pero son los hechos.

"Entonces el Sumo Sacerdote se rasgó las vestiduras diciendo:


¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Ya lo
veis, acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué os parece? Ellos
respondieron: Reo es de muerte"(Mt). Ni el Sumo Sacerdote, ni
ninguno de los presentes creen en Jesús como Hijo ni como
Mesías. El odio ha podido más que el amor en ellos, la tiniebla a
ocultado a la luz. Al condenar a Jesús como blasfemo se acusan
a sí mismo como infieles a Dios.

"Entonces comenzaron a escupirle en la cara y a darle bofetadas;


los que le abofeteaban decían: Adivínalo, Cristo, ¿quién te ha
pegado?"(Mt). Los golpes caen sobre Jesús que va de un lado a
otro. Sufre, voluntariamente, esas vejaciones. Parece un
juguete en manos rabiosas. No se defiende.

Cuando se han saciado de golpes, de insultos y de injurias le


llevan al calabozo inferior. Allí espera las dos o tres horas que
faltan para llegar el nuevo día. Jesús reza con entereza
aceptando el sacrificio que tanto el Padre como el Hijo quieren y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 146


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

los hombres necesitan.

Pedro niega conocer a Jesús

Mateo 26,69-75; Marcos 14,66-72; Lucas 22,55-62; Juan


18,15-18; 25-27
Muy probablemente esto sucedió en el patio de la casa del Sumo
Sacerdote en las primeras horas del viernes. Este es uno de los
pasajes más tristes y desgarradores. No sabemos el cúmulo de
emociones que había en el corazón de Pedro, pero lo cierto es
que negó a su Señor y Maestro. Cuando Jesús lo vio, esa mirada
hizo pedazos su alma.

15
Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. El otro
discípulo era conocido del sumo sacerdote, de modo que
entró con Jesús en la casa; 16 pero Pedro se quedó fuera, a la
puerta. Por esto, el discípulo conocido del sumo sacerdote
salió y habló con la portera, e hizo entrar a Pedro.17 La
portera le preguntó a Pedro:

— ¿No eres tú uno de los discípulos de ese hombre? Pedro


contestó: —No, no lo soy.
18
Como hacía frío, los criados y los guardianes del templo
habían hecho fuego, y estaban allí calentándose. Pedro
también estaba con ellos, calentándose junto al fuego. San
Juan 18,15-18

“Entre tanto, Pedro seguía allí, calentándose junto al fuego. Le

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 147


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

preguntaron:

— ¿No eres tú uno de los discípulos de ese hombre? Pedro lo


negó, diciendo: —No, no lo soy. 26 Luego le preguntó uno de los
criados del sumo sacerdote, pariente del hombre a quien Pedro
le había cortado la oreja: ¿No te vi con él en el huerto? 27 Pedro
lo negó otra vez, y en ese mismo instante cantó el gallo.” Juan
18,25-27

Tres negaciones

Las negaciones fueron tres, en tres circunstancias distintas ante


tres personas diferentes. La progresión en la intensidad de la
negación desvela mejor la gravedad de la caída de Pedro. No
fueron sus negaciones una evasiva ante una pregunta indiscreta,
sino una negación que incluirá juramentos, es decir, poner a
Dios por testigo de una falsedad. Al menos las dos últimas
negaciones fueron claramente pecados graves.

La primera negación fue así: "Y seguía a Jesús Simón Pedro y


otro discípulo. Este otro discípulo era conocido del pontífice y
entró con Jesús en el palacio del pontífice mientras que Pedro
se quedaba fuera, en la puerta. Salió el otro discípulo, conocido
del pontífice, habló con la portera e introdujo a Pedro” (Juan).
Y dice la portera a Pedro "mirándole fijamente" y comentando
que estaba con Jesús el galileo: ¿No eres tú también de los
discípulos de este hombre?´ Él respondió: ´No soy´. Los
siervos y los guardias que habían hecho fuego, pues hacía frío,
estaban calentándose. Estaba también Pedro con ellos y se
calentaba"(Juan). Pedro inquieto añade: "No sé lo que dice", "ni
sé ni entiendo lo que tú dices", "mujer, no lo conozco"(Lucas).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 148


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Es posible reconstruir con un cierto orden los hechos. Juan


marcha a conseguir un permiso para entrar en el atrio del
palacio del pontífice, Pedro permanece en la puerta. En lugar de
callar es indiscreto y habla con aquella mujer, la cual, como
suele suceder en su oficio, era curiosa y percibe tanto el
nerviosismo y agitación de Pedro como su inconfundible acento
galileo. Pedro no piensa que el hombre es esclavo de sus
palabras y dueño de sus silencios. La primera negación es fruto
de imprudencia y de irreflexión. Juan habla con la portera y
garantiza la personalidad de su amigo.

La portera abrió la puerta al desconocido con una cierta


desconfianza. Le nota nervioso y huidizo. Y decide no perderle
de vista. Pedro piensa que la mejor manera de pasar inadvertido
es hacer lo que los demás hacen: se acerca al fuego, y allí se
produjo la segunda tentación. Pedro se coloca a plena luz ante
el fuego, un poco por frío, y otro poco para aparentar
naturalidad. Cuando Pedro sintió la mirada de la criada que le
examinaba fijamente, desvió la vista algo asustado. Lo lógico era
percibir un peligro, huir o declararse discípulo de Jesús, pero no
hizo ni lo uno, ni lo otro. Y llega la negación previsible, pero
imprevista. Se desentiende de lo que más entiende, no sabe lo
más sabido, niega ser discípulo del Maestro amado. Hacía sólo
unas cuatro horas que había asegurado que estaba dispuesto a
morir por Él; pero una simple pregunta bastó para que negase
conocer a Jesús.

Cuando quiso reflexionar ya estaba consumada la negación.


Pedro se va asustando de un modo poco lógico para un hombre
realmente valiente. Se levanta del grupo, y se esconde en el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 149


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

pórtico que rodea el patio cuadrangular. La portera no se


conforma con la contestación, habla con otras, le miran y le
observan, hasta que otra criada "dijo a los presentes: éste
estaba con Jesús el Nazareno", ha conseguido centrar la
atención de todos que miran al desconcertado Simón, e insiste:
"éste es uno de ellos"; uno de los presentes le dice
directamente: "tú eres de ellos"(Lucas).

La criada era terca, y todos están pendientes de Pedro. La


respuesta ya no puede ser evasiva. Vuelve a repetirse el dilema
anterior, pero más claro e inevitable. ¡Qué oportunidad tan
buena para declararse discípulo de Cristo y morir por Él si fuera
preciso! Pero Pedro está ya interiormente desmontado, y niega,
una vez más, conocer a Jesús y ser discípulo suyo. "No conozco a
ese hombre"; es más, no soy discípulo suyo. La magnitud de la
negativa es mayor en esta segunda negación. Poco antes, de un
gallinero cercano había cantado un gallo, pero Pedro no lo oyó.

En pocas horas Pedro ha recibido muchos golpes. El miedo le


atenaza, le faltan las fuerzas, actúa con imprudencia. No sabe
qué hacer. Quizá en aquel momento Juan intenta llevárselo,
pero no puede, o no sabe hacerlo. A una caída sigue otra, si no
se sabe rectificar a tiempo o huir de la ocasión decididamente.

Esta negativa tan rotunda le da un respiro; los criados se


calman. Pero no del todo. Cuando el proceso de Jesús ante Anás
concluyó, el grupo que se agolpa junto a la puerta vuelve al
calor del fuego. Y, junto a los soldados, vinieron los criados del
pontífice que habían participado en el prendimiento de Jesús y
luego en el proceso.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 150


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Uno de ellos era precisamente un pariente de aquel Malco a


quien había cortado Pedro la oreja. Se le quedó mirando y volvió
a inquirir si no era él uno de los discípulos del procesado: "¿No te
vi yo en el huerto con Él?"(Jn). Las dudas no disipadas de los
demás renacen y se vuelven contra él con
fuerza: "Verdaderamente tú eres de ellos, pues tu habla te
descubre"; al argumento de "que eres galileo" se une la
afirmación del pariente de Malco. El grupo rodea amenazador a
aquel galileo desconocido. Entonces se produce la tercera
negativa y Pedro visiblemente aturdido "comenzó a maldecir y a
jurar: yo no conozco a ese hombre"(Mt).

La tercera negativa carece de excusa o pretexto; no es la


evasiva de la primera cuando aduce no conocer o no entender;
tampoco es el desprecio a "ese hombre" ya con juramento, es
decir con pecado grave contra el segundo mandamiento de la ley
de Dios; sino que, esta vez, está lleno de maldiciones.

Canta el gallo

"Y enseguida cantó por segunda vez un gallo, y se acordó Pedro


de la palabra que Jesús le había dicho: ´antes de que el gallo
cante dos veces me negarás tres´. Y recordándolo, lloraba".
Cantó el gallo, y Pedro volvió en sí. Jesús sale entonces de la
casa de Anás a la de Caifás, y en el revuelo de la salida, sus
miradas se cruzan. Jesús le mira con compasión. Pedro se da
cuenta de lo que ha hecho y "salió fuera y lloró
amargamente"(Mt).

El pecado de Pedro

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 151


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

La amargura y las lágrimas de Pedro arrojan mucha luz sobre su


conducta. El pecado de Pedro no fue falta de amor, sino
debilidad y presunción. Acude al palacio del pontífice por amor,
se queda allí por amor, pero era más débil de lo que pensaba. Su
negación no es falta de fe, sino debilidad pasajera. Estaba fuera
de sí cuando negó al Señor, como el hijo pródigo de la parábola.
Por eso, cuando vuelve en sí, la amargura inunda su corazón.

La mirada de Jesús

Al volver en sí comienza una nueva tentación más terrible que


las anteriores: la desesperación. Judas también se arrepintió de
su traición y reconoció que había entregado sangre inocente,
pero desesperó y se ahorcó. Cabía que sucediese algo similar a
un hombre tan apasionado como Pedro. Un dolor demasiado
intenso puede anular la mente o desalentar el corazón hasta
extremos tan abismales que lleven hasta el suicidio. Pero una
mirada le salvó. Los ojos de Jesús, que no lograron desarmar a
Judas, produjeron un vuelco en el corazón de Pedro.

Jamás olvidaría Pedro esa mirada: el relámpago de aquellos ojos


le dijo más que mil palabras. Y, probablemente, recordó al
mismo tiempo, otras palabras recientes de Jesús: "Simón, Simón,
he aquí que Satanás os ha reclamado para cribaros como el
trigo. Pero yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe, y
tú cuando te conviertas, confirma en la fe a tus hermanos"(Jn).
Ahora entiende los avisos del Señor: la tentación era superior a
las fuerzas humanas, era una tentación diabólica. No eran las
criadas, o los soldados, los que le han asustado, sino el
mismísimo Satanás con la colaboración de su imprudencia y su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 152


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

presunción. La oración de Cristo ha impedido que el diablo lo


destrozase, y, gracias a eso, en medio de su pecado conserva la
fe y se arrepiente.

Seguir las reglas y portarse bien es sumamente sencillo cuando


no hay presión, cuando nada te hace vacilar o cuando nada te
preocupa. En el momento en que los problemas se hacen
presente, y dependiendo de la intensidad de estos, nos hacen
cambiar y reaccionar de una manera poco usual, que con el
pasar del tiempo crean una amargura en nosotros.

Muy pocos tienen la habilidad de mantener la entereza ante una


situación de presión extrema. El apóstol Pedro perdió
totalmente su entereza al negar a Jesús por encontrarse en una
situación de caos y presión. Tuvo el valor de decir que no
conocía a Jesús, a quien ese mismo día le había mostrado su
respaldo incondicional, hasta la muerte.

Llega la presión, llega la encrucijada en la vida y se nos olvidan


completamente nuestros principios, nuestros valores y nuestras
promesas hechas. Lo que debemos aprender este día es a
podernos comportar correctamente ante momentos de crisis en
nuestras vidas. Se dice fácil, pero realmente no lo es. ¿Qué
hubiera pasado si Pedro no hubiera negado a Jesús? En el mejor
de los casos hubiera sido golpeado y ultrajado.

En algunas situaciones el precio a no ceder ante el novio en la


intimidad puede ser el motivo por el cual esa relación termine.
El precio a no ceder a realizar una operación fraudulenta
pudiera convertirse en el motivo para que tu jefe te despida. En
muchas ocasiones el no ceder ante diversas situaciones de
extrema presión pudiera significar “grandes pérdidas” a nuestra

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 153


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

vida: relaciones rotas, despidos, marginación social, división


familiar y la lista puede contener varios etcéteras.

Jesús ante Pilato

EL JUICIO DE JESÚS ANTE PILATO


Mateo 27,1-14; Marcos 15,1-5; Lucas 23,1-6; Juan 18,28-38
Otro juicio injusto pues se acusaba a Jesús de delitos que no
había cometido. Pilato fue cobarde porque aun cuando lo
declaró inocente tres veces, aun así, por miedo a los judíos,
firmó la sentencia de muerte.

28
Llevaron a Jesús de la casa de Caifás al palacio del gobernador
romano. Como ya comenzaba a amanecer, los judíos no entraron
en el palacio, pues de lo contrario faltarían a las leyes sobre la
pureza ritual y entonces no podrían comer la cena de Pascua.

Qué ironía, que contradicción, los judíos no entran en el palacio


por no contaminarse, están ciegos, no se dan cuenta que más
contaminados no pueden estar, van a crucificar al hijo de Dios,
van a matar al Señor.
29
Por eso Pilato salió a hablarles. Les dijo: — ¿De qué acusan a
este hombre? 30 —Si no fuera un criminal —le contestaron—, no
te lo habríamos entregado. 31 Pilato les dijo: —Llévenselo
ustedes, y júzguenlo conforme a su propia ley. Pero las
autoridades judías contestaron: —Los judíos no tenemos el
derecho de dar muerte a nadie.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 154


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

En las primeras horas de la mañana antes del amanecer el


Sanedrín judío condeno a Jesucristo bajo la acusación de
blasfemia. La pena bajo la ley judía era la muerte. Sin embargo,
el sumo sacerdote no tenía ninguna autoridad para ejecutar una
sentencia de muerte. Estos juicios los realizaron los judíos por la
noche y eran ilegales, ya que era ilegal pronunciar una sentencia
de muerte por la noche. Por otra parte, la sentencia de muerte
no podía ser pronunciada en el mismo día del juicio. Tenía que
haber por lo menos un día para intervenir. Ambas disposiciones
fueron violadas.

Por lo tanto, el Sanedrín mando rápidamente a Jesús al


gobernador romano Poncio Piloto para ejecutarlo.

La crucifixión de Jesús tuvo que tomar su lugar y todo fue


limpiado antes de las seis horas en el inicio de la celebración de
la Pascua. Ninguna persona podría quedar en la cruz en esa
tarde.

Primera aparición de Jesús ante Pilato

Poncio Pilato era el procurador romano desde el 26-a 36 años


antes de Cristo Su residencia estaba en Cesarea, pero durante
las fiestas religiosas de Israel viajó a Jerusalén, porque siempre
existía el temor a los disturbios civiles durante estos
acontecimientos muy patrióticos. Él en realidad nació en Sevilla,
España. Él abandonó a su primera esposa para casarse con
Claudia, la hija de Julia, la hija del emperador Augustos. Su
desprecio por la religión judía era detestable. George Adam
Smith dice: "Era un típico romano, severo y práctico, con todo el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 155


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

desprecio romano por la superstición, que en aquella época era


sinónimo de religión de todas las variedades, y todos los romanos
odiaban a los Judíos .... El odiaba a sus súbditos, pero también
les temían. Estaba a merced de ellos, y ellos lo sabían." Pilato
ganó el favor del emperador mientras podría aumentar los
ingresos fiscales y mantener la paz en la tierra conquistada. Sin
embargo, se metió en problemas con el emperador con ambas
cuentas. La primera vez que entró en Jerusalén, estableció las
normas romanas con la imagen del emperador en la ciudadela
ignorando por completo la convicción religiosa de los Judíos,
relativa a la prohibición de todas las esculturas. Un año antes de
la crucifixión de Jesús el emperador Tiberio había reprendido a
Pilato acerca de estos escudos que había establecido en el
palacio de Herodes.

El juicio civil de Jesús ante el gobernador romano Pilatos no


podía tener lugar antes de la salida del sol (6 am). El Sanedrín
había realizado sus juicios en la madrugada antes de la salida del
sol. Sus dos juicios eran técnicamente ilegales. Ellos no
tenían la autoridad o el poder para crucificar a Jesús. El único
propósito del Sanedrín era conseguir la aprobación del gobierno
romano para ejecutar a Jesús. Sólo el gobernador romano tenía
autoridad legal absoluta en asuntos relacionados con la pena
capital. Ese poder residía en las manos de Pilatos, que por sí solo
podría prescribir la pena de muerte. Él también tenía el poder
de liberar a Jesús, pero no lo hizo. Cada uno de los cuatro
Evangelios nos dice el Sanedrín entregó a Jesús a
Pilato. Probablemente todo el Sanedrín estaba involucrado con
la excepción de Nicodemo y José de Arimatea.

Los líderes religiosos judíos querían una rápida decisión de Pilato

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 156


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

porque temían un levantamiento entre el pueblo judío (Mat.


26:5). Por otra parte, querían mantenerse ritualmente limpios,
con el fin de ser capaz de comer de la cena de Pascua esa
noche. Ellos estaban tan obsesionados que podrían convertirse
en religiosamente contaminados introduciéndose a el palacio
del gobernador romano ni siquiera consideraban que asesinaban
a un hombre inocente a la vez. Para ellos la contaminación
ceremonial era mucho más grave que el asesinato. El Pretorio
romano era el gobernador oficial residente ante un tribunal
muy grande donde la gente judía podía reunirse sin miedo a la
impureza ceremonial. Aquí, el gobernador romano escuchó y
decidió en el caso resuelto llevado ante él. Comprendía todos los
edificios que incluían los cuartos del gobernador. Si los judíos
entraron en el pretorio romano, en la mañana del primer día de
la celebración de la Pascua hubieran sido encontrados impuros
y prohibidos ofrecer el Cordero Pascual. "Entonces llevaron a
Jesús de casa de Caifás al Pretorio. Era muy de mañana. Y ellos
no entraron al Pretorio para no contaminarse y poder comer la
Pascua" (Juan 18:28).

JESUS ANTE HERODES

Sigue siendo la madrugada del viernes alrededor de las 6 de la


mañana en Jerusalén (Juan 19:14).

"Cuando Pilato oyó esto, preguntó si el hombre era galileo. Y al


saber que Jesús pertenecía a la jurisdicción de Herodes, le
remitió a Herodes, que también estaba en Jerusalén en aquellos
días. Herodes, al ver a Jesús se alegró en gran manera, pues
hacía mucho tiempo que quería verle por lo que había oído

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 157


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hablar de Él, y esperaba ver alguna señal que El hiciera. Y le


interrogó extensamente, pero Jesús nada le respondió. Los
principales sacerdotes y los escribas también estaban allí,
acusándole con vehemencia. Entonces Herodes, con sus
soldados, después de tratarle con desprecio y burlarse de Él, le
vistió con un espléndido manto y le envió de nuevo a
Pilato. Aquel mismo día Herodes y Pilato se hicieron amigos,
pues antes habían estado enemistados el uno con el otro" (Lucas
23:6-12).

Herodes había oído hablar a menudo acerca de los milagros de


Jesús y fue la esperanza de ver alguna "señal" o demostración
del poder divino de Jesús. El apóstol Juan usa "señales "
( semeion ) para señalar el poder sobrenatural de Dios detrás del
milagro, por lo que siempre dio pruebas a Jesús como el Hijo de
Dios. Sin embargo, muchas personas no pudieron ver la "señal" al
ver los milagros.

Herodes seguía cuestionando Jesús largamente con muchas


palabras. "Herodes estaba escenificando un espectáculo", pero
Jesús se reveló absolutamente nada para él. La implicación es
que Jesús no respondió con una sola palabra. "Este silencio fue
un reproche a Herodes." Herodes negó jurisdicción sobre Jesús, y
después de interrogarlo, él envió a Jesús a Pilato. Es interesante
que la negativa de Herodes a Pilato la utilizo para tratar a Jesús
como su argumento para liberar a Jesús.

"Los principales sacerdotes y los escribas también estaban allí,


acusándole con vehemencia. (Lucas 23:10). Los jefes de los
sacerdotes y de los escribas presionaron sus acusaciones con
"vehemencia" (Eutonos), es decir, con fuerza, con vigor, con
vehemencia, incluso con violencia. Robertson dice, "Se quedaron

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 158


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

al margen mientras Herodes interrogó a Jesús y cuando se negó a


responder, se desató con las acusaciones."

Entonces Herodes, con sus soldados, después de tratarle con


desprecio y burlarse de Él, le vistió con un espléndido manto y le
envió de nuevo a Pilato (Lucas 23:11). Se burlaban de Jesús,
burlándose de él, tratándolo con el ridículo como el Rey de los
Judíos. Ellos se burlaron de él y lo trataron como nada. Pusieron
una magnífica, elegante, ropa brillante de un rey a Jesús. Ellos
se burlaban como un rey. Herodes y sus soldados estaban
"jugando una broma al gobernador Romano.... Uno casi puede
escuchar una burla:" Aquí tienen a su rey; Ir a juzgarlo."

El Herodes que se encontró con Jesús durante el juicio era un


digno sucesor de Herodes el Grande por su crueldad, aunque se
le puede añadir la característica de superficialidad.

El caso de Herodes es un triste modelo de cómo perder una


oportunidad de oro para convertirse y salvarse, bastaba con que
defendiese la verdad y la justicia propias de su oficio.

Jesús fue conducido a Pilato el Viernes Santo para que fuese


condenado de una manera sumaria con engaños. Pilato se da
cuenta de que Jesús es inocente, pero es débil, e intenta
diversos métodos para liberarle de la envidia homicida. Uno de
estos métodos es enviarlo a Herodes pues Jesús está, en cierta
manera, bajo su jurisdicción. Herodes tenía en su mano juzgarlo
con justicia y liberar al Señor. Todo ayudaba a esta decisión,
incluso desde el punto político, pues estaba enemistado con los
judíos, Pilato parece que busca reconciliarse con él. Si emitía
una absolución en el juicio sería muy bien visto por Pilatos y por
los galileos, además la ira de los sanedritas le tenía sin cuidado.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 159


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pero perdió la oportunidad de vivir según justicia y verdad.


Actuó en lo público según actuaba en lo privado.

Veamos el juicio de Jesús ante Herodes, si se puede llamar juicio


a aquella parodia: Dijo Pilato a los sumos sacerdotes y a la
muchedumbre: no encuentro ningún delito en este hombre. Pero
ellos insistían diciendo: Subleva al pueblo, enseñando por toda
Judea, comenzando por Galilea, hasta aquí. Pilato al oírlo
preguntó si aquel hombre era galileo. Y al saber que era de la
jurisdicción de Herodes, lo remitió a Herodes, que estaba
aquellos días en Jerusalén. Herodes, al ver a Jesús se alegró
mucho, pues deseaba verlo hacía mucho tiempo, porque había
oído muchas cosas acerca de él y esperaba verle hacer algún
milagro. Le preguntó con mucha locuacidad, pero él no
respondió nada. También estaban allí los príncipes de los
sacerdotes y los escribas acusándole con vehemencia. Herodes,
junto con sus soldados, le despreció, se burló de él poniéndole
un vestido blanco y enviándole a Pilato. Herodes y Pilato se
hicieron amigos aquel día, pues antes eran enemigos entre sí.

En el salmo segundo estaba profetizado del Mesías: se han


levantado los reyes de la tierra, y se han reunido los príncipes
contra el Señor y contra su Cristo. Estas palabras tienen ahora
cabal cumplimiento, según transmite el libro de los Hechos:
Porque verdaderamente se han reunido en esta ciudad
(Jerusalén) contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes
y Poncio Pilato con los gentiles y las tribus de Israel, para hacer
lo que tu mano y tu consejo decretase que se hiciese. Extrañas
alianzas hace el pecado. Se separan y se odian por sus pecados,
pero se unen ante la inocencia y la verdad. Lo que ocurrió con
Cristo sucede tantas y tantas veces en la historia, que conviene

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 160


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

no olvidarlo para evitar lamentaciones o ingenuidades, y


aprovechar el valor redentor de esas dificultades como lo hizo
Jesús.

La actitud de Cristo ante Herodes contrasta con la que tuvo ante


Pilato. Jesús no respondió nada a la locuacidad del que le podía
conseguir la libertad de sus acusadores. La postura del Salvador
es de sencillez y, por otra parte, de severidad. Su silencio es
como un castigo ejemplar por la conducta anterior de Herodes y
en el mismo juicio. Herodes capta esta acusación silenciosa y le
viste de blanco en señal de burla como si estuviese loco.
Interroguémonos sobre la conducta de Herodes que tanto
repugna a Jesús. ¿Es que acaso no estaba dispuesto a perdonar
los pecados de Herodes? Sí lo estaba, pero Herodes está
demasiado degenerado para aprovechar aquella oportunidad de
rectificar. Esperaba verle hacer algún milagro, como si fuese una
distracción más de las muchas que aturdían sus sentidos y su
mente. Deseaba verle, pero no para conocer lo que decía Jesús,
ni para enterarse de primera mano sobre si era o no el Mesías.
Sólo busca divertirse ante sus cortesanos. Era un depravado. El
silencio de Jesús, siempre tan dispuesto a acoger a todos, es
duro. Durante el simulacro de proceso, el Señor calla. Luego,
responde a las preguntas de Caifás y de Pilatos… con Herodes,
veleidoso e impuro, ni una palabra: tanto deprava el pecado de
lujuria que ni aun la voz del Salvador escucha.

La veleidad de Herodes se hace manifiesta en su opinión sobre


quien es Jesús. Así lo cuenta Marcos: Llegó esto a oídos del rey
Herodes, pues su nombre se había hecho famoso, y decía: Juan
el Bautista ha resucitado de entre los muertos y por eso tiene el
poder de hacer milagros. Otros decían: Es Elías. Otros, en fin

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 161


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

decían: es un profeta, igual que los demás profetas. Pero cuando


lo oyó Herodes, decía: Este es Juan, a quien yo decapité, que ha
resucitado.

Lucas añade que deseaba verlo, pero sólo por la curiosidad de


ver prodigios, no por hablar con la verdad y preguntarle, o para
arreglar su vida tan destrozada por la impureza, la crueldad y la
injusticia. Entre los que le rodean algunos tienen opiniones
peregrinas sobre Jesús, como que era Elías. Pero otros, mejor
encaminados, dicen a Herodes que quizá sea un nuevo profeta,
si se convirtiese se podría rehacer aquella vida desenfrenada,
pero su intento fue inútil. Estaba demasiado enviciado en sus
pecados y muy poco dispuesto a rectificar.

¿Qué era y en qué consistía el Sanedrín judío


Que condenó a Jesucristo?

En las primeras civilizaciones, las funciones de juez y de


sacerdote se confundían, o estaban fundidas, en la misma
persona o personas. De ahí que la puesta en escena de los
juicios, su liturgia, su organización, los ropajes que se utilizan,
guarde cierta reminiscencia religiosa.

Un buen ejemplo de ello es el llamado Sanedrín, la asamblea o


consejo de ancianos del pueblo de Israel.

Estaba compuesto por un mínimo de 23 jueces y un máximo de


71. Y eran 71 porque la Biblia dice que Dios dijo a Moisés en el
desierto: “Coge 70 de entre los ancianos de Israel y haz la
Asamblea de Israel”.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 162


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

El Sanedrín era, de hecho, la Corte Suprema de la ley judía


cuya misión era administrar justicia interpretando y aplicando
la Torah, la ley sagrada. Era competente en asuntos
religiosos, penales y civiles.

Aunque el Sanedrín podía entender de las causas que le eran


propias no podía condenar a nadie a muerte.

UNO DE LOS SISTEMAS JUDICIALES MÁS PERFECTOS

De acuerdo con juristas como Luis Joaquín Garrigues, el


Sanedrín era uno de los sistemas judiciales más perfectos que ha
conocido la Humanidad. También de los menos comprendidos
como lo prueba el hecho de que se diga que Jesucristo, en su
juicio, no dispuso de abogado defensor.

Y es lógico que se diga porque en aquella época no existían


los abogados defensores que conocemos hoy.

La función de la defensa, al igual que la de la acusación, estaba


integrada en el propio Sanedrín. Los jueces se repartían ambas
funciones siguiendo reglas muy estrictas.

Por ejemplo: los que ejercían de defensores del acusado no


podían pasarse al bando de los acusadores durante el juicio,
mientras que los acusadores sí se podían convertir en defensores
si cambiaban de opinión.

PARA ABSOLVER AL ACUSADO, MAYORÍA SIMPLE

Para absolver al acusado se requería mayoría simple, es decir,


36 jueces, y la sentencia se pronunciaba al final del juicio. Si la
sentencia era condenatoria, se requerían 37 jueces, uno más que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 163


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

en la absolución, y se pronunciaba in voce, en público, al día


siguiente.

¿Por qué se esperaba 24 horas para pronunciar sentencia


condenatoria pudiéndolo hacer en el momento?

Para que los jueces defensores pudieran convencer a los


acusadores de la inocencia del inculpado.

El Talmud, el libro sagrado de los judíos, disponía asimismo que


en el caso de que el Sanedrín condenara al inculpado por
unanimidad este debería ser puesto en libertad. Esto que parece
una contradicción, tiene su lógica.

Porque la unanimidad implica que durante la noche de reflexión


no se ha producido discusión alguna entre los jueces, con lo cual
no se han respetado las garantías que deben rodear el
enjuiciamiento y, por consiguiente, tiene que ser anulado.

En tiempos tan remotos como aquellos, se había comprendido


la exigencia del debate contradictorio para alcanzar una
decisión justa.

Por esta razón, las funciones de la defensa y de la acusación se


integraban de forma tan perfecta en el seno del Sanedrín.

De ahí que algunos juristas y estudiosos hayan puesto en tela


de juicio las versiones de San Lucas, San Marcos y San Mateo,
de que Jesucristo había sido condenado a muerte por
unanimidad por el Sanedrín.

Si hubiera existido dicha unanimidad, Jesús hubiera tenido que


haber sido puesto en libertad obligatoriamente.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 164


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Hoy, sin embargo, los historiadores se inclinan a reconocer que


fueron los romanos y no los judíos quienes condenaron al profeta
rebelde.

Se basan en dos argumentos concretos: por un lado, la


crucifixión era una forma de pena de muerte desconocida por los
judíos. Ellos usaban en sus condenas la lapidación, la
decapitación y la degollación. La crucifixión era una
especialidad de los romanos usada con los rebeldes políticos. Por
otro lado, en tiempos de Jesús, cuando Palestina estaba ocupada
por el poder romano, las autoridades judías habían perdido la
potestad de condenar a muerte. Si acaso podían hacerlo solo por
blasfemia, es decir, por motivos estrictamente religiosos.

Es posible que en un primer momento, Jesús hasta fuera juzgado


por la alta Corte Sacerdotal y acusado de blasfemia por haber
desafiado el poder del Templo. Sin embargo, lo que dicen los
evangelios es que el Sanedrín envió a Jesús al romano Pilatos
para que fuera juzgado por él, señal de que no vieron motivos de
tipo religioso para condenarlo a muerte, según explica uno de
los mayores conocedores del tema, Paul Winter, en su obra
Sobre el proceso de Jesús (Editorial Aleph).

La confusión pudo nacer del hecho que entre los judíos existía la
costumbre de colgar los cuerpos de los muertos por lapidación
para exponerlos al oprobio, diferente de la crucifixión en la que
los condenados eran clavados vivos en la cruz y dejados para
desangrarse hasta morir, a veces durante días enteros.

Las fuentes rabínicas indican que la muerte en la cruz se


realizaba 'en conformidad con la práctica romana'. Basta
recordar que el autor del tiempo de Antíoco IV menciona con

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 165


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

repugnancia la práctica de los romanos de 'suspender hombres


vivos', práctica de la que se recuerda que 'nunca fue realizada en
Israel'.

Fue el papa Juan XXIII quien en 1959 mandó quitar de la oración


de Viernes Santo la expresión 'pérfidos judíos' y la de 'obcecación
de aquel pueblo' que se negaba a reconocer la divinidad de
Jesús.

Pablo VI, que sucedió a Juan XXIII, dio un paso más y quitó
también la oración para que los 'ciegos judíos' se convirtieran a
la fe.

La oración fue cambiada en sentido positivo y en ella se rezaba


por los judíos, a quienes el Señor eligió como los primeros entre
todos los hombres para recibir su palabra'.

Fue el papa alemán Benedicto XVI quién permitió a los católicos


conservadores, contradiciendo al Concilio Vaticano II, volver a la
antigua liturgia en latín. Y fue él quien volvió a introducir en la
oración del Viernes Santo la idea de que los judíos deben
convertirse a la fe cristiana: 'Recemos por los judíos: Que Dios
ilumine sus corazones y reconozcan a Jesucristo'. Fue una vuelta
atrás y ahora se espera que Francisco, el Papa que mayor
respeto y hasta admiración ha manifestado por la religión judía,
vuelva a despojar de las oraciones de los cristianos cualquier
atisbo a la necesidad de que los judíos —la primera gran religión
monoteísta de la historia— necesiten convertirse a otra fe que
no sea la suya.

En verdad, ya desde las disputas de los primeros cristianos en el


siglo II se empezó a intentar cargar sobre los judíos el peso de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 166


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

haber condenado a muerte al mayor inocente de la historia, para


congraciarse con los romanos, que en un principio persiguieron a
los cristianos y después se los ganaron cargando a la Iglesia de
privilegios.

Si fueron los romanos quienes, según los historiadores modernos,


crucificaron a Jesús, lo que aún no queda claro son los motivos
de su sentencia. Sin embargo, si la condenación a la muerte de
cruz era destinada a los rebeldes políticos, no cabe duda de que
Pilatos y el poder romano de aquel tiempo se acabaron
convenciendo de que el profeta que desafiaba a los poderosos,
que llegó a tachar de 'zorra' al rey Herodes y que arrastraba
detrás de sí a una multitud de despreciados por el poder, tuvo
que ser crucificado como subversivo político.

Lo confirmaría la inscripción que colocaron en su cruz: 'Jesús,


rey de los judíos', como para burlarse de él por haberse
proclamado, según los romanos, como nuevo líder de aquel
pueblo.

Segunda aparición de
Jesús ante Pilato

"Pilato lentamente y de mala gana y con miedo se rindió a la


demanda del Sanedrín por la crucifixión de Cristo".

Está cerca de la salida del sol y los líderes judíos están ansiosos
por obtener su sentencia de muerte por la crucifixión de
Jesús. Pilato vuelve al Bema frente a los líderes judíos. Su silla
de tribunal era un trono de oro colocado sobre un pavimento

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 167


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

elevado de mármol.

¿Cuál será la decisión del juez?

" Entonces Pilato convocó a los principales sacerdotes, a los


gobernantes y al pueblo, y les dijo: Me habéis presentado a este
hombre como uno que incita al pueblo a la rebelión, pero
habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado
ningún delito en este hombre de las acusaciones que hacéis
contra Él. Ni tampoco Herodes, pues nos lo ha remitido de
nuevo; y he aquí que nada ha hecho que merezca la muerte. Por
consiguiente, después de castigarle, le soltaré"(Lucas 23: 13-
16).

Pilatos vio la desaprobación de la multitud y rápidamente


decidió castigar a Jesús y librarlo. Esto por supuesto no
satisface a los que tienen sed por la sangre de Jesús.

32
Así se cumplió lo que Jesús había dicho sobre la manera en
que tendría que morir. 33 Pilato volvió a entrar en el palacio,
llamó a Jesús y le preguntó:

¿Eres tú el Rey de los judíos? 34 Jesús le dijo: ¿Eso lo preguntas


tú por tú cuenta, o porque otros te lo han dicho de mí? 35 Le
contestó Pilato: ¿Acaso yo soy judío? Los de tu nación y los jefes
de los sacerdotes son los que te han entregado a mí. ¿Qué has
hecho?
36
Jesús le contestó: Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera,
tendría gente a mi servicio que pelearía para que yo no fuera

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 168


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

entregado a los judíos. Pero mi reino no es de aquí.


37
Le preguntó entonces Pilato: ¿Así que tú eres rey? Jesús le
contestó: Tú lo has dicho: soy rey. Yo nací y vine al mundo para
decir lo que es la verdad. Y todos los que pertenecen a la
verdad, me escuchan. 38 Pilato le dijo: ¿Y qué es la verdad?

Jesús no contesta, porque Él es la verdad, pero Pilatos no estaba


preparado para tener un encuentro con Jesús, no estaba
preparado para saber quién es la verdad.

Pues bien, la proclamación de Cristo como Rey es tan antigua


como el Evangelio mismo y se pone de manifiesto en el diálogo
de Jesús ante Pilato. Este le pregunta: «¿eres tú el Rey de los
judíos?» y Jesús le contesta «¿dices eso por tu cuenta, o es que
otros te lo han dicho de mí?». Después de otras palabras el
propio Jesús contesta: «mi Reino no es de este mundo. Si mi
Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que
no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.»
Entonces Pilato le dijo: «¿luego tú eres Rey?» Respondió Jesús:
«sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he
venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que
es de la verdad, escucha mi voz.»

Esta conversación tan sencilla nos revela que efectivamente


Jesús no es un Rey al modo de los reyes temporales; y no hizo el
más mínimo esfuerzo en enfrentarse a los poderes de su
época, ya fuera Herodes o Pilatos. Su poder es de otra
naturaleza y no vino a derrocar a los gobernantes y a liberar
políticamente a Israel, como esperaban muchos judíos. De

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 169


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hecho, es un Rey flagelado y coronado de espinas para escarnio y


burla de las masas.

No obstante, a pesar de no ser un Rey de este mundo, Jesús


proclama que tiene algo que decir al mundo: el testimonio de la
verdad. Y ese testimonio, encarnado a lo largo de los siglos por
sus discípulos y reflejado en obras, es esencialmente
transformador del mundo; esa verdad la proclamaron los
mártires y la confiesan los cristianos de palabra o en su
actividad. La presencia de la verdad en las realidades
temporales adelanta, de alguna manera (nunca en su plenitud),
el Reino de Dios en este mundo.

Las lecturas de la Misa de hoy nos presentan al Cristo Rey ya


glorificado y Señor de la historia: en el Apocalipsis aparece
Jesucristo, "el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos,
el Príncipe de los reyes de la tierra". Él es "el que es, el que era
y el que viene"; o sea el Eterno, el Todopoderoso. Es este mismo
Jesús glorificado a quien contempla el profeta Daniel en su
visión apocalíptica: "Yo vi en una visión nocturna venir a un Hijo
de hombre sobre las nubes del cielo, y a Él se le dio el poder,
honor y reino. Y todos los pueblos, naciones y lenguas le servían.
Su poder es eterno, no cesará; su reino no acabará".

En el Evangelio, en cambio, vemos al Jesús "terreno", al Jesús


histórico, que comparece ante Pilato poco antes de ser
condenado a muerte y colgado sobre la cruz. Y aparece el Cristo
Hombre en toda su majestad y grandeza, como prefigurando ya
su divinidad: "Tú lo dices -responde a Pilato—: Soy Rey. Yo para
esto he nacido y para esto he venido al mundo".... ¡Sí! Para ser
Rey.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 170


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pero Cristo no es un rey cualquiera: “Mi reino no es de este


mundo”. No es un reino de honores, de riquezas, de poderes y
dignidades como lo entiende el mundo. Su reino es de una
dimensión trascendente y muy superior. No es un reino terreno,
sino celestial. Es un reino de amor, de justicia, de gracia y de
paz; un reino que está muy por encima de las ambiciones
humanas. Un reino que heredarán los pobres, los mansos, los que
sufren, los misericordiosos, los humildes, los pacíficos, los
perseguidos… Un reino, en definitiva, que poseeremos
plenamente en la otra vida, pero que ya ha iniciado desde
ahora.

Hay en la Biblia una relación, de suma importancia, sobre la


unción de David en Hebrón como rey de Israel. Dios lo había
escogido hacía muchos años, en sustitución de Saúl. Pero la vida
de David había sido hasta el presente muy azarosa. Al principio
fue fulgurante, cuando, matado con la honda el gigante Goliat,
salían las muchachas bailando y cantando:
- ¡Saúl ha matado mil, y David ha liquidado a diez mil!

Era como decir: el próximo rey será David. Y le entraron los


celos a Saúl, que, de amigo, se convirtió en enemigo implacable.
Llega un momento en que David, después de una vida de
guerrero valiente y estratega magnífico, consulta a Dios:
- ¿Debo ir a alguna ciudad de Judá?
- Sí; vete a Hebrón.

Allí se establece David, que desde Samuel había recibido la


promesa de que un día llegaría a ser el rey de todo el pueblo.
Primero le ungen como rey los hombres de Judá, y en Hebrón

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 171


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

reinará siete años. Muerto Saúl, llegan los hombres de las diez
tribus de Israel, que le dicen:
- Somos como huesos tuyos y carne tuya.
- ¿Qué queréis decirme con esto?
- Que tú, aunque viviera todavía Saúl, nos guiabas antes como
jefe nuestro. Ahora, ha llegado el momento de que se cumpla la
palabra del Señor sobre ti, pues te dijo: Tú apacentarás como un
pastor a mi pueblo; tú serás el rey de Israel.

Subido a Jerusalén, allí reinará treinta y tres años, completando,


con los siete de Hebrón, cuarenta años de reinado sobre el
Pueblo de Dios.
Pero, esto será nada más que un signo: a David le promete Dios
darle en uno de sus descendientes un reino eterno. Cuando
llegue el momento, dirá el Angel a María:
- El hijo que vas a tener será grande; Dios le dará el trono de
David, su antepasado; reinará para siempre sobre Judá, y su
reinado no tendrá fin.

Jesús será Rey. ¡Pero será un Rey tan distinto del que soñaban
los judíos de su tiempo!...

Jesús es sentenciado a muerte

BARRABÁS ES LIBERADO
Al mismo tiempo que Pilato sentenciaba a Jesús, soltaba a B
arrabás. Cristo murió en lugar de Barrabás, un sedicioso,
ladrón y homicida. Todos nosotros debemos ponernos en el lugar
de Barrabás como culpables pecadores, pero Cristo tomó nuestro

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 172


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

lugar en la cruz.

Después de hacer esta pregunta, Pilato salió otra vez a hablar


con los judíos, y les dijo:

Yo no encuentro ningún delito en este hombre. 39 Pero ustedes


tienen la costumbre de que yo les suelte un preso durante la
fiesta de la Pascua: ¿quieren que les deje libre al Rey de los
judíos? 40 Todos volvieron a gritar: ¡A ése no! ¡Suelta a Barrabás!
Y Barrabás era un bandido.

JESÚS O BARRABÁS

Cada uno de los cuatro evangelios nos da la decisión desesperada


de Pilatos para dar a la gente una opción de acuerdo con la
tradición consagrada del gobernador romano de indultar a un
preso en la Pascua de cada año. Seguramente estas personas
temerosas de Dios escogería a Jesús sobre un asesino
insurrecto (Marcos 15:6-8).

"Por lo cual, cuando ellos se reunieron, Pilato les dijo: ¿A quién


queréis que os suelte: a Barrabás o a Jesús, llamado el
Cristo? Porque él sabía que le habían entregado por envidia. Y
estando él sentado en el tribunal, su mujer le mandó aviso,
diciendo: No tengas nada que ver con ese justo, porque hoy he
sufrido mucho en sueños por causa de Él. Pero los principales
sacerdotes y los ancianos persuadieron a las multitudes que
pidieran a Barrabás y que dieran muerte a Jesús. Y
respondiendo, el gobernador les dijo: ¿A cuál de los dos queréis

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 173


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que os suelte? Y ellos respondieron: A Barrabás" (Mateo 27:17-


21).

Los cuatro evangelios nos dicen la multitud que se había


congregado frente al palacio clamaron a una demanda que
Barrabás sea liberado y crucificar a Jesús (Marcos 15:9-11; Mateo
27:17-21; Lucas 23:18-19; Juan 18: 40).

La esposa de Pilato estaba hecha un manojo de nervios y tuvo un


mal sueño. Ella envió un mensaje a Pilato, mientras él estaba
sentado en el tribunal diciendo: "No tengas nada que ver con
ese justo, porque hoy he sufrido mucho en sueños por causa de
Él" (Mateo 27:19).

OTROS TEXTOS

Paralelos: Mc 15,6-14; Lc 23,13-23; Jn 18,39-40.

Mt 23,37-38: «Jerusalén, Jerusalén, que matas a tus profetas y


apedreas a los que te son enviados...» (y Lc 13,34-35).

Sal 94(93): «¿Quién se pone a mi favor contra los perversos,


quien se coloca ami lado frente a los malhechores... Aunque
atenten contra la vida del justo, y condenen a muerte al
inocente, el Señor será mi alcázar, Dios será mi roca de
refugio...»

Sal 58(57): «¿Es verdad, poderosos, que dais sentencias justas?...


Al contrario... en la tierra vuestra mano inclina la balanza a
favor del violento...»

Jer 26,7-15: «Los sacerdotes y profetas, dirigiéndose a los jefes

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 174


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

y a todo el pueblo, dijeron: —¡Sentencia de muerte para este


hombre!... Dijo Jeremías:...aquí me tenéis en vuestras manos;
haced conmigo como mejor y más acertado os parezca. Pero... si
me matáis vosotros a mí, sangre inocente cargaréis sobre
vosotros, y sobre esta ciudad y sus moradores...»

PUNTOS

1. ¿A quién queréis que os suelte?

2. Lograron persuadir a la gente.

3. ¡Sea crucificado!

MEDITACIÓN

1. ¿A quién queréis que os suelte?

Pilato ha reconocido ya, por dos veces, la inocencia de tu


Maestro, y el mismo Herodes no encontró motivos para
condenarlo.

Pero el procurador, que quiere quedar bien con los dirigentes


judíos, no se decide a soltarlo, aunque personalmente lo desee.

La conveniencia se impone sobre la verdad. A fin de cuentas:


¿qué es la verdad? La petición del pueblo de que les libere un
preso (Mc 15,8), le presenta una ocasión inusitada —eso creía
él— de soltar a Jesús y, al mismo tiempo, humillar a aquellos
dirigentes a los que desprecia y que actuaban movidos por la
envidia. La elección del pueblo era clara: entre Jesús, cuya
popularidad era grande y tenía muchos seguidores, y Barrabás,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 175


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que era un malhechor, la gente escogería al primero.

Considera, sin embargo, la grave injusticia de este modo de


proceder. Quien detenta la autoridad pone en plano de igualdad
al justo y al delincuente. Inocencia o culpabilidad no cuentan a
la hora de decidir.

Por desgracia también nosotros pactamos muchas veces con


nuestras malas costumbres, y no usamos de la razón y la justicia
para discernir cuando nos agitan nuestras pasiones. Ponemos en
nuestro interior a Cristo y a Barrabás juntos, con gran ofensa del
Señor, y luego actuamos según nos mueva más el gusto. Incluso
obrando en contra de los mandamientos de Dios y de la Iglesia,
crees, en ocasiones, que actúas bien, porque allí encuentras
comodidad y consolación.

Abre los ojos, pon en práctica lo que debes por justicia, sin
dejarte llevar por tu subjetivismo, y evita que, por tu capricho y
falta de carácter, el Señor vuelva a ser pospuesto a Barrabás.

2. Lograron persuadir a la gente

Una muchedumbre no era difícil de manipular en tiempos de


Jesús. Hoy, cuando nos creemos más listos y libres de prejuicios,
lo es muchísimo menos. Basta que pienses en el impacto que
tienen en nuestra sociedad la televisión, la radio, la prensa, el
cine...

Existen profesiones o instituciones dedicadas a crear o modificar


opiniones, hábitos de consumo, preferencias políticas...

Tú no puedes permanecer indiferente ante este hecho. Ni

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 176


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

puedes ser ingenuo, ni cerrar los ojos ante la realidad.

Tu Señor fue negado y crucificado porque los poderes de este


mundo convencieron a la masa de que, «convenía que muriera
uno por el pueblo» (Jn 11,50). El sigue siendo negado por una
muchedumbre manipulada por la codicia de las riquezas, el ansia
loca de placer, y la soberbia en todas sus manifestaciones:
vanidad, ostentación, autosuficiencia intelectual...

Tantas veces nos han incitado a obrar en contra de lo que Dios


quiere, persuadiéndonos de que eso no estaba mal; de que la
enseñanza de la Iglesia estaba anticuada; de que toda represión
es traumatizante; de que hemos sido llamados a la libertad y,
por tanto, «todo me está permitido», sin más; de que lo
razonable es tal cosa, y esta razón mía es el último criterio de
moralidad; de que hay que tener en cuenta la situación, las
circunstancias; de que es preferible tolerar eso que no está bien,
a que se sigan males mayores...

¡Qué sé yo con qué argumentos convencieron los sumos


sacerdotes al pueblo!

Tú, suplica fervientemente al Maestro el permanecer


insobornable, inaccesible a la manipulación... ¡aunque te tachen
de rígido e intransigente! Examina tu conciencia y pídele perdón
por cuantas veces quisiste dejarte convencer y abandonaste a
Jesús en manos de los pecadores.

3. ¡Sea crucificado!

Pilato no puede dar crédito a lo que oye. El pueblo, que había


aclamado al Señor días antes, en su entrada triunfal en la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 177


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

ciudad, pide furiosamente su crucifixión. ¡No tiene lógica! Y, tal


vez, se arrepiente —ya demasiado tarde— de haber claudicado
una vez más, proponiéndoles esa alternativa.

Tú y yo sabemos qué fácil es ir resbalando poco a poco cuando


uno se sitúa en una pendiente, por muchos esfuerzos que se
hagan por remontarla. Si se cede la primera vez, es probable
que se ceda la segunda, y la tercera, y la...

El pecado suele ser fruto de muchas dimisiones, de muchas


cobardías. Ten siempre presente el rugido de esa multitud que
clama: ¡sea crucificado!, y la imagen de aquel indeciso que se
debate antes de pronunciar sentencia de muerte contra el
Señor: —Pero, ¿qué mal ha hecho?

Detente a considerar también los sentimientos del corazón del


Señor. Eran lamentables las acusaciones y falsos testimonios de
los sacerdotes y escribas, el proceso inicuo al que le sometieron
y sus malos tratos; pero, al fin al cabo, toda su vida había sido
un continuo enfrentamiento con ellos. Era muy doloroso el
abandono de los apóstoles, después de la íntima amistad que
tenía con ellos, y de los innumerables signos que había realizado
en su presencia; aunque es verdad que el miedo a la muerte les
perturbó totalmente.

Pero, ¡aquel pueblo...! Su clamor tuvo que herir, hasta las


lágrimas, las delicadas entrañas del Señor, por lo que tenía de
ingratitud y de cerrazón a la salvación de Dios. «Pueblo mío,
¿qué te he hecho, en qué te he ofendido? Respóndeme
(Improperios del Viernes Santo).

Tú, miembro del nuevo pueblo de Dios, favorecido de tantos o

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 178


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

más beneficios que Israel, consuela y repara con amor diligente,


el amor despreciado de tu Maestro.

JESÚS ES AZOTADO
Mateo 27,15-31; Marcos 15,6-20; Lucas 23,13-25; Juan 19,1-
16
El azotamiento casi siempre era antes de la ejecución de la pena
de muerte. Se usaban látigos de varias correas con pedazos de
plomo o metal afilado en las puntas. La víctima era desnudada
hasta la cintura y atada a un poste. Era azotada sobre la espalda
con el látigo hasta lacerar la carne. A veces causaba la muerte.

Pilato tomó entonces a Jesús y mandó azotarlo. 2 Los soldados


trenzaron una corona de espinas, la pusieron en la cabeza de
Jesús y lo vistieron con una capa de color rojo oscuro. 3 Luego se
acercaron a él, diciendo:

¡Viva el Rey de los judíos! Y le pegaban en la cara.4 Pilato volvió


a salir, y les dijo:

—Miren, aquí lo traigo, para que se den cuenta de que no


encuentro en él ningún delito. 5 Salió, pues, Jesús, con la corona
de espinas en la cabeza y vestido con aquella capa de color rojo
oscuro. Pilato dijo: ¡Ahí tienen a este hombre!

Otra vez con desesperación Pilato pensó que una buena


flagelación romana de Jesús ablandaría los corazones crueles de
los líderes religiosos. Juan dice Pilato tomó a Jesús, y le azotó
(Juan 19:1). No era nada más que golpear al prisionero hasta la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 179


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

muerte. Era una forma muy cruel castigo. Los romanos no


conocían ningún límite en el número de golpes contra el
prisionero desnudo. El instrumento de tortura era con hierro,
vidrio, hueso nueve colas del gato-o, ganchos unidos a los
extremos de las correas de cuero. No era infrecuente que la
víctima muriera a causa de una paliza.

"El azote era un látigo con varias correas, cada uno cargado con
bolas en forma de bellota de plomo, o pedazos de hueso afilados
o puntas. Despojado de sus ropas, sus manos atadas a una
columna con su espalda encorvada, la víctima era azotada con
los flagelos por seis lictores, que recorrían estos instrumentos de
tortura con la gravedad casi al punto de la muerte del
prisionero. Cada golpe era un corte en la carne temblorosa,
hasta las venas y, a veces las entrañas quedaron al descubierto.
A menudo, el flagelo golpeó su cara y noqueó a los ojos y los
dientes .la Flagelación casi siempre terminaban en desmayos y
a veces incluso en la muerte" (El Cristo de los Evangelios, p.
589).

Juan nos dice que los soldados trenzaron una corona de espinas
y se la pusieron sobre la cabeza de Jesús, y puso un manto de
púrpura en Su sangrado cuerpo lacerado. El colocó un cetro de
caña en sus manos y luego se acercó a Jesús diciendo a burla:
"¡Salve, Rey de los Judíos." Él le dio una palmada con sus
manos. Le escupieron en varias ocasiones en su rostro.

Pilato salió otra vez, y declaró a los judíos: "Yo no encuentro


ningún delito en él." Y el Presentó a Jesús que llevaba una
corona de espinas y el manto de púrpura. Arrogante, declaró,
"¡He aquí el hombre!" Qué haré, entonces, con el que llamáis el
Rey de los judíos? (Marcos 15:12; Mateo 27:22; Lucas 23:20; Juan

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 180


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

19:5).

La turba sedienta de sangre se hizo más fuerte en sus demandas


y volvió a gritar. "¡Crucifícale! ¡Crucifícale!"

Pilato respondió: "¿Por qué? ¿Qué mal ha hecho éste? No he


hallado en El ningún delito digno de muerte; por tanto, le
castigaré y le soltaré (Lucas 23:20-22).

Nos basta ver cuándo y cómo es proclamado por los demás, y


cómo se proclama Él mismo como Rey, para darnos cuenta de
que va a ser y es un Rey muy especial.
- Mi reino no es de este mundo, le dice a Pilato, el cual, le
pregunta a su vez:
- Entonces, ¿tú eres rey?
- Sí; yo soy rey.

La investidura de semejante Rey es muy original. Los hombres lo


hacen todo por burla, pero Dios convierte esa burla en el acto
más sagrado y solemne. Herodes, un miserable reyezuelo, acaba
de echarle encima una vestidura brillante y vieja, para decirle
que es un rey loco... Los soldados brutos, se han dicho:
- ¿Que éste es el rey de los judíos? ¡Pues, vamos a coronarlo!
Y le ciñen una corona de espinas. Pilato lo muestra así al pueblo:
- ¡Mirad al hombre! ¡Mirad a vuestro Rey!...
Y hace colocar en el patíbulo de la cruz la causa de su condena a
muerte:
- Jesús Nazareno, el Rey de los judíos.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 181


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018
6
Cuando lo vieron los jefes de los sacerdotes y los guardianes
del templo, comenzaron a gritar: ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!

Pilato les dijo: Pues llévenselo y crucifíquenlo ustedes, porque


yo no encuentro ningún delito en él. 7 Las autoridades judías le
contestaron:

Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley debe morir,


porque se ha hecho pasar por Hijo de Dios. 8 Al oír esto, Pilato
tuvo más miedo todavía. 9 Entró de nuevo en el palacio y le
preguntó a Jesús: ¿De dónde eres tú?
10
Pero Jesús no le contestó nada. Pilato le dijo:

¿Es que no me vas a contestar? ¿No sabes que tengo autoridad


para crucificarte, lo mismo que para ponerte en libertad?
11
Entonces Jesús le contestó: No tendrías ninguna autoridad
sobre mí, si Dios no te lo hubiera permitido; por eso, el que me
entregó a ti es más culpable de pecado que tú.

Desesperadamente los judíos finalmente revelan su verdadero


corazón. "Nosotros tenemos una ley, y según esa ley Él debe
morir, porque pretendió ser el Hijo de Dios" (Juan 19:7). Cuando
Pilato escucho eso él se atemorizó aún más.

Pilato tomó a Jesús de regreso al palacio. "¿De dónde eres


tú?" (Juan 19:9) "Pilato entonces le dijo: ¿A mí no me hablas? ¿No
sabes que tengo autoridad para soltarte, y que tengo autoridad
para crucificarte? Jesús respondió: Ninguna autoridad tendrías
sobre mí si no te hubiera sido dada de arriba; por eso el que me
entregó a ti tiene mayor pecado" (Juan 19:10-11).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 182


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pilato procuraba aún más desesperadamente de soltar a Jesús


(v. 12).

Pilato entró de nuevo en el pretorio. Allí está Jesús físicamente


destruido, pero sin perder un ápice de la dignidad y de la fuerza.
Jesús calla. Y Pilato le dice: "¿De dónde eres tú?". Ya sabía su
lugar de origen, pero es consciente que hay mucho más. La
pregunta es religiosa, ¿qué significa Hijo de Dios? Esta es la
pregunta central de la vida de Jesús. Si es Hijo de Dios en una
filiación divina única, toda la vida toma un sentido nuevo; es
Dios con nosotros. Por otra parte, no parece un impostor, pero
¿por qué se presenta débil e inerme ante los que le persiguen?
Pilato se da cuenta algo que hay algo que no entiende. Pero
Jesús "no le dio respuesta"(Jn). Jesús nunca habla cuando el
motivo de la pregunta no es la búsqueda de la verdad; y Pilato
que ya ha sido infiel a su conciencia, parece ahora más movido
por el temor y el desconcierto, que por el amor a la verdad.

Pilato ante el silencio de Jesús y le dice:"¿A mí no me respondes?


¿No sabes que tengo poder para soltarte y poder para
crucificarte?"(Jn). Como si el poder fuera algo caprichoso; algo
que va más allá del derecho y de la ley de Dios. La amenaza
sirve para alguien que esté deseoso de ser liberado a toda costa;
pero Jesús quiere la verdad cueste lo que cueste, y responde:
"no tendrías sobre mí ningún poder si no te hubiera sido dado de
arriba"(Jn). Pilato se sobresalta quizás, es posible que piense
que lo de arriba fuese el mismo emperador del cual recibe ese
poder del que tanto alardea; pero en realidad también los
emperadores y los reyes reciben el poder de Dios, que les da la
potestad para que rijan la sociedad y la dirijan al bien común.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 183


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Cuando falta esta conciencia en los que mandan, el poder se ve


como algo arbitrario y es fuente continua de injusticias. Pilato se
siente culpable y Jesús añade: "por eso, el que me ha entregado
a ti tiene mayor pecado"(Jn). Pilato tiene pecado, pero tiene
excusa en su ignorancia por la multitud de engaños que ha
padecido. Los judíos que han entregado a Jesús tienen mayor
culpa porque tienen la luz de la Ley en la conciencia y muchos
más datos para reconocer a Jesús como Hijo de Dios; además
han mentido y odian, y no pueden ser amigos de Dios con esas
faltas. Su pecado iba a ser el de deicidio, el mayor que los
hombres pueden cometer en esta tierra. Jesús con serenidad le
expone la verdad de lo que está sucediendo.

12
Desde aquel momento, Pilato buscaba la manera de dejar
libre a Jesús; pero los judíos le gritaron: ¡Si lo dejas libre, no
eres amigo del emperador! ¡Cualquiera que se hace rey, es
enemigo del emperador!

¡Tú no eres amigo del César!

El antagonismo entre Pilato y los líderes religiosos judíos se hizo


más intenso. Amenazaron a Pilato: "¡Si sueltas a ése, no eres
amigo del César!" (Juan 19:12). Ese fue su mayor intimidación. Él
estaba consciente de que los de los sanedrines malvados
enviarán un informe al emperador lo que resulta la eliminación
de la oficina y el destierro del imperio.

El emperador romano Tiberio estaba en la isla de Capri


gravemente enfermo con una enfermedad repugnante. Él era un

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 184


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

paranoico con recelo y lleno de venganza por cualquier persona


que se le cruzara.

"Presa del pánico, el juez injusto, en obediencia a sus propios


terrores, consciente traicionó a la víctima inocente de la
angustia de la muerte. Este hombre que tantas veces se había
prostituido con la justicia era ahora incapaz de lograr un acto
de justicia que deseaba.... El que había abusado a menudo
de la autoridad, estaba ahora impotente para ejercerlo, por una
vez, en el lado correcto.... sus vicios agradables se habían
convertido en el instrumento de su castigo"

13
Pilato, al oír esto, sacó a Jesús, y luego se sentó en el
tribunal, en el lugar que en hebreo se llamaba Gabata, que
quiere decir El Empedrado.14 Era el día antes de la Pascua, como
al mediodía. Pilato dijo a los judíos:

Cuando Pilato salió a hablar con los judíos, según el versículo 12


no llevó a Jesús consigo, después de las amenazas insinuadas,
Pilato decidió el curso a tomar y mandó a traer a Jesús afuera,
el verbo traducido SE SENTÓ, es ambiguo y se puede traducir en
dos maneras, transitivo o intransitivo. Si es transitivo significa
que Pilato sentó a Jesús en el tribunal, continuando así la burla
practicada por los soldados (V.3). Varios comentaristas siguen
esta línea de interpretación, sin embargo muchos otros
entienden que el verbo es intransitivo. Es decir, fue Pilato
mismo quien ocupó el tribunal, Jesús estaría parado enfrente,
esperando la sentencia oficial de Pilato. El momento para la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 185


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

burla ya paso, y todo se vuelve serio ¡una vida inocente está en


juego! El término traducido: El enlosado puede referirse a un
pavimento de piedra o losas. El término Gabata significa “un
lugar elevado” y se traduce “la colina de la casa” es decir el
montículo o terraplén sobre el cual estaba construido el templo.
El término el enlosado no es la traducción de Gabata, pues tiene
un significado distinto, pero aparentemente los dos se refieren
al mismo lugar.

15
¡Ahí tienen a su rey! Pero ellos gritaron: ¡Fuera! ¡Fuera!
¡Crucifícalo!

Pilato les preguntó: ¿Acaso voy a crucificar a su rey? Y los jefes


de los sacerdotes le contestaron: ¡Nosotros no tenemos más rey
que el emperador!
16
Entonces Pilato les entregó a Jesús para que lo crucificaran, y
ellos se lo llevaron.

¡He aquí vuestro Rey!

Pilatos hace un último intento desesperado de justicia. Su deseo


es dar a conocer a Jesús. Tomó su lugar en el Bema, y sacó a
Jesús ante el pueblo.

Pilatos se dirige a los Judíos y declara: "¡He aquí vuestro


Rey!" ( Juan 19:14 ).

Los líderes judíos incitaron a la multitud con frenesí voz alta


pidiendo la crucifixión de Jesús (Lucas 23:23). Entonces ellos
gritaron: "¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícale! Pilato les dijo: ¿He de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 186


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

crucificar a vuestro Rey? Los principales sacerdotes


respondieron: No tenemos más rey que el César" (Juan 19:15).

Con estas palabras sellaron el destino de la nación. La multitud


gritaba cada vez más fuerte demanda de la crucifixión de Jesús.

Jesús es crucificado

Mateo 27,32-56; Marcos 15,21-41; Lucas 23,26-49; Juan


19,17-30
A las doce del mediodía de aquel viernes nuestro Señor fue
levantado en la cruz. Sólo soportó tres horas colgado y luego
murió.
Durante su crucifixión sucede una densa oscuridad desde las
doce hast6a las tres; el velo del templo se rasgó en dos; hubo un
terremoto y las tumbas de muchos se abrieron.

"Yo soy inocente de la sangre de este justo"

Pilato temía a la multitud y se rindió. "Y viendo Pilato que no


conseguía nada, sino que más bien se estaba formando un
tumulto, tomó agua y se lavó las manos delante de la multitud,
diciendo: Soy inocente de la sangre de este justo; ¡allá
vosotros! Y respondiendo todo el pueblo, dijo: ¡Caiga su sangre
sobre nosotros y sobre nuestros hijos!" ( Mateo 27:24-25 ).

Cinco veces Cristo se declaró inocente de los cargos presentados


contra él por los Judíos. Él era inocente. (1) Lucas 23:4; Juan
18:38 , (2) Lucas 23:14 , (3) Lucas 23:15 , (4) Juan 19:4-

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 187


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

6; Marcos 15:14 ; Mat. 27:23; Lucas 23:22, (5) Mat. 27:24

Pilatos se ha lavado las manos pensando que era inocente de la


sangre de un hombre justo, pero, en realidad, "Pilatos no podía
escapar del sentido de su responsabilidad. Había una costumbre
entre los griegos, judíos y romanos de la época que cuando un
hombre derramaba su sangre, se lavaba las manos, así
simbólicamente era la limpieza de su mancha Pilato sentía que
él era un asesino La trágica respuesta llegó como un eco de un
gemido de las generaciones futuras. "¡Su sangre sea sobre
nosotros y sobre nuestros hijos! Treinta años más tarde, en este
mismo lugar, el juicio se pronunció en contra de algunos de los
mejores ciudadanos de Jerusalén. De las 3.600 víctimas de la
furia del gobernador, no pocos fueron azotados y crucificado
Judas murió en un suicidio repugnante, la casa de Anás
fue destruida algunos años más tarde, Caifás fue depuesto un
año después de la crucifixión, y Pilatos fue poco después
desterrado a la Galia y murieron en el suicidio. Cuando Jerusalén
cayó, sus ciudadanos desgraciados fueron crucificados alrededor
de sus paredes "los espacio estaba con ganas de las cruces y
cruces para los cuerpos. Los horrores del asedio de Jerusalén no
tienen comparación en la historia"

A.T. Robertson señala: "La culpa del Sanedrín (ambos fariseos y


saduceos se unen en la demanda de la sangre de Jesús) está
fuera de toda duda ... Los fariseos comenzaron los ataques en
contra de Jesús por razones teológicas y eclesiásticas. Los
saduceos más tarde se unieron a la conspiración en contra de
Cristo. Judas era un mero instrumento del Sanedrín, que tenía
sus resentimientos y agravios que vengar. Hay culpa suficiente
para todos los conspiradores en el mayor mal de todos los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 188


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

tiempos" (Armonía de los Evangelios, p. 225 nota).

Liberen a Barrabás - "crucificar a Jesús"

Desde el tribunal Pilato presentó sus intimidaciones y dio la


sentencia ellos las exigieron. Él soltó a Barrabás, la insurrección
y el asesinato, pero entregó a Jesús a la voluntad de ser azotado
y crucificado (Marcos 15:15; Mateo 27:26; Lucas 23:24-26; Juan
19:16).

¿Qué habríamos hecho si hubiéramos estado allí aquel día? ¿Cuál


habría sido nuestra respuesta al llamamiento de los líderes
religiosos judíos? ¿Hubiéramos gritado: "¡Crucifícale!
¡Crucifícale!" ¿Y si hubiéramos sido Pilato? ¿Cómo hemos
respondido a las pruebas?

No estábamos allí, pero todavía nos encontramos con la misma


evidencia y la misma decisión. ¿Qué hará usted con
Jesucristo? La verdad es que Él murió en tu lugar en la cruz. "El
alma que pecare, esa morirá." "La paga del pecado es
muerte." Jesús murió como nuestro sustituto, en nuestro lugar
en la cruz. Y debido a esa muerte penal sustitutiva Dios nos
ofrece vida eterna. Jesús dijo: " Porque de tal manera amó Dios
al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que
cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16). El
apóstol Pablo escribió: "Porque la paga del pecado es muerte,
más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor
nuestro" (Romanos 6:23). La vida eterna o la salvación es un don
gratuito porque Jesús pagó por ella en su totalidad cuando Él
murió por ti en la cruz. "Cree en el Señor Jesucristo, y serás
salvo, tú y tu casa" (Hechos 16:31)

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 189


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

ANÁLISIS DE

Jesús ante Pilato

Marcos 15:1-5

"Muy de mañana, habiendo tenido consejo los principales


sacerdotes con los ancianos, con los escribas y con todo el
concilio, llevaron a Jesús atado, y le entregaron a Pilato. Pilato
le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Respondiendo él, le
dijo: Tú lo dices. Y los principales sacerdotes le acusaban
mucho. Otra vez le preguntó Pilato, diciendo: ¿Nada respondes?
Mira de cuántas cosas te acusan. Mas Jesús ni aun con eso
respondió; de modo que Pilato se maravillaba."

El Sanedrín había decidido que Jesús era culpable de blasfemia y


por lo tanto debía morir, y con mucho gusto ellos mismos
habrían ejecutado la sentencia en el acto, pero al estar bajo la
ocupación romana, no tenían facultad de infligir la pena capital,
así que no tuvieron otra opción que llevar el caso ante Pilato, el
gobernador romano. Todo este trámite, que podríamos
considerar como mera burocracia, tiene mucha importancia.

 En primer lugar, nos recuerda que la muerte del Señor


Jesucristo fue llevada a cabo con la participación de
judíos y gentiles, lo que demuestra que ningún sector de
la humanidad fue capaz de percibir la "gloria de Dios en
la faz de Jesucristo" ni de someterse a la revelación que
Dios les dio por medio de su Hijo. Y al mismo tiempo,
prueba que ambos fueron responsables por igual del
mayor crimen que la historia de la humanidad ha
conocido.
 En segundo lugar, todo lo que estaba ocurriendo había

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 190


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

sido anunciado previamente en el (Sal 2:1-2). Allí David


había hablado de la hostilidad humana contra el gobierno
de Dios y se había preguntado con horror y gran sorpresa
cómo era posible que las naciones hicieran tal cosa. ¿Qué
lógica hay en el empeño de independizarse de un Dios
cuya voluntad es siempre el bien supremo de sus
criaturas? ¿Qué mal ha hecho Dios a los seres humanos
para que le aborrezcan de este modo? ¿Cómo es posible
que un mundo tan dividido como el nuestro pueda llegar
a estar unido en un complot de carácter universal contra
el gobierno de Dios? Pero todo esto se cumplió cuando
judíos y gentiles se unieron para crucificar a Jesús.

(Hch 4:25-28) "Por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se


amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se
reunieron los reyes de la tierra, y los príncipes se juntaron en
uno contra el Señor, y contra su Cristo. Porque verdaderamente
se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien
ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de
Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes
determinado que sucediera."

 En tercer lugar, si el Sanedrín hubiera ejecutado la


sentencia de muerte, lo habría hecho por lapidación, y no
por crucifixión. En ese caso, no se habrían cumplido
muchas de las profecías que describían detalladamente
algunos aspectos de su muerte, y que sólo podían ser
realizados por la crucifixión. Tendremos ocasión de ver
estos detalles más adelante.

Finalmente, al acercarnos a este pasaje podremos ver también


el testimonio que Cristo dio de la verdad bajo persecución y
presión. Tan importante es este ejemplo que Pablo se refirió a él
como la base para nuestro ministerio. Veamos la exhortación

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 191


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que le hizo a Timoteo:

(1 Ti 6:13-14) "Te mando delante de Dios, que da vida a todas las


cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión
delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin
mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor
Jesucristo."

"Muy de mañana, habiendo tenido consejo todo el concilio"

Comenzamos nuestro estudio en la madrugada del día después


de que Jesús fuera arrestado. El evangelista nos explica que el
Sanedrín volvió a tener otra reunión en ese momento.
Seguramente para esa ocasión se habrían incorporado muchos
miembros del concilio que habrían ido llegando a lo largo de la
noche según fueran conociendo la noticia. En cualquier caso, no
deja de sorprendernos la diligencia que los hijos de las tinieblas
muestran para hacer el mal, lo que nos avergüenza a sus hijos
por nuestra pereza y poco entusiasmo para hacer el bien.

Muy probablemente esta nueva sesión del Sanedrín tendría como


propósito considerar cuál sería la mejor manera de presentar la
causa ante Pilato con el fin de conseguir que Jesús fuera
crucificado. Este aspecto era delicado y requería de cierta
deliberación, porque no debemos olvidar que el sumo sacerdote
había sentenciado a Jesús bajo la acusación de blasfemia, algo
que Pilato ignoraría al tratarse de un asunto religioso. Así que se
dedicarían a deliberar cómo presentar el caso ante el
gobernador romano.

"Llevaron a Jesús atado y le entregaron a Pilato"

Finalmente, siendo aún "muy de mañana", llevaron a Jesús ante


Pilato. Su intención era apresurar la muerte de Jesús antes de
que se pudiera producir algún movimiento del pueblo a su favor.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 192


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Así que, con toda la celeridad de la que fueron capaces,


presentaron a Jesús ante Pilato con el fin de que éste confirmara
la sentencia que ellos habían determinado y la ejecutara sin
necesidad de hacer ningún tipo de investigación adicional. Juan
nos explica cuál fue su planteamiento inicial:

(Jn 18:29-30) "Entonces salió Pilato a ellos, y les dijo: ¿Qué


acusación traéis contra este hombre? Respondieron y le dijeron:
Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado."

Pilato, por supuesto, rechazó esta actitud arrogante de los


gobernantes judíos (Jn 18:31) y exigió una acusación concreta si
él había de dictar una sentencia contra Jesús. Esto no les debió
de gustar mucho, puesto que hasta ese momento habían actuado
de forma secreta, pero a partir de entonces todo se desarrollaría
públicamente, algo que podría despertar reacciones imprevistas
entre las multitudes que miraban a Jesús con agrado.

Fue entonces cuando formularon su acusación, teniendo mucho


cuidado en poner todo el énfasis en el aspecto puramente
político, no en el religioso, de las pretensiones de Jesús. Lucas
recoge estas acusaciones en detalle:

(Lc 23:2) "Y comenzaron a acusarle, diciendo: A éste hemos


hallado que pervierte a la nación, y que prohibe dar tributo a
César, diciendo que él mismo es el Cristo, un rey."

Suponemos que en esas primeras horas el círculo de los


acusadores se fue ampliando rápidamente, uniéndose a los
principales sacerdotes un buen grupo de gente que, persuadidos
por sus líderes, rápidamente comenzaron a gritar y a acusar a
Jesús también (Mr 15:11-13).

Pilato

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 193


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pero antes de que consideremos más detalles sobre el juicio


contra Jesús, es importante que conozcamos algunos detalles
sobre Pilato, el gobernador romano que había de actuar de juez
en este caso. ¿Qué sabemos de él?

 Pilato fue nombrado procurador (gobernador romano) de


la provincia de Judea por el emperador Tiberio, cargo
que ocupó durante diez años, desde alrededor del 26
hasta el 36 d.C.
 Filón, escritor judío del siglo primero se refiere a Poncio
Pilato como un hombre "de carácter inflexible y duro, sin
ninguna consideración". Más aún, según este escritor, el
gobierno de Poncio se caracterizaba por su
"corruptibilidad, robos, violencias, ofensas, brutalidades,
condenas continuas sin proceso previo, y una crueldad sin
límites".
 Según el historiador judío Josefo, Pilato tuvo un mal
comienzo en lo que respecta a las relaciones con sus
súbditos judíos: de noche envió a Jerusalén soldados
romanos que llevaban insignias militares con imágenes
del emperador, y la situación se complicó porque las
insignias fueron colocadas en la Torre Antonia, cuartel
general de las cohortes romanas, es decir justo frente a
uno de los ángulos del complejo del Templo, con el
añadido de que los judíos creyeron que los auxiliares
romanos quemaban incienso frente a las imágenes de
Tiberio y Augusto. Este suceso provocó un gran
resentimiento debido a que vulneraba uno de los diez
mandamientos, y una delegación de principales entre los
judíos viajó a Cesárea para protestar por la presencia de
las insignias y exigir que las quitasen. Josefo aún
menciona otro alboroto: a expensas de la tesorería del
templo de Jerusalén, Pilato construyó un acueducto para
llevar agua a Jerusalén desde una distancia de casi 40
km. Pilato solicitó del Sanedrín fondos del tesoro del

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 194


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

templo para financiar la obra, bajo la advertencia de que


si eran negados tendría que aumentar los impuestos. Los
sacerdotes se negaron en principio alegando que era
dinero sagrado, pero cedieron bajo la condición de que se
ocultara el origen de los fondos y de que el principal flujo
del líquido llegara a los depósitos del propio Templo,
pero el acuerdo fue descubierto. Grandes multitudes
vociferaron contra este acto cuando Pilato visitó la
ciudad. Pilato envió soldados disfrazados para que se
mezclasen entre la multitud y la atacasen al recibir una
señal, lo que resultó en que muchos judíos muriesen o
quedasen heridos. Algunos piensan que ésta fue la
ocasión referida en (Lc 13:1), cuando Pilato mezcló la
sangre de algunos galileos con los sacrificios de ellos.
 Como gobernador romano, la principal preocupación de
Pilato era la de mantener la ley y el orden, y para
conseguirlo estaba dispuesto a ser implacable y aplastar
cualquier rebelión o amenaza de rebelión.
 También era conocido su odio por los judíos, a los que
acusaba de crearle innumerables problemas. Y por su
parte, los judíos también le odiaban a él al ver el
desprecio con el que los trataba y por el hecho de ser el
máximo representante del Imperio Romano que los había
conquistado.
 En vista de sus antecedentes, el descontento general
entre los judíos había crecido y su posición no era muy
segura, pues un "incidente" más podía provocar una
denuncia en Roma y ser causa de su destitución.
 Sobre sus creencias, podemos ver que a raíz de su
encuentro con Jesús manifestó cierto cinismo e
incredulidad frente a la existencia de la verdad
absoluta (Jn 18:38).

Resumiendo podemos decir que el juez encargado de dictar


sentencia contra Jesús era un hombre cruel, que en muchas

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 195


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

otras ocasiones había condenado a inocentes sin que por ello


tuviera ningún cargo de conciencia. Carecía de tacto y además
odiaba a los judíos. ¿Qué se podía esperar de él?

"Pilato le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos?"

1. La actitud inicial de Pilato en el juicio

Como ya hemos señalado, los judíos presentaron a Jesús como


un demagogo sedicioso con la esperanza de que Pilato lo
condenara sin necesidad de un proceso formal. Pero el
gobernador romano no sentía ninguna simpatía por los
sacerdotes a los que conocía muy bien, así que no tenía ninguna
intención de complacerles.

Además, había algo muy extraño en este proceso. ¿Cómo era


posible que fueran los líderes religiosos de Jerusalén quienes
estuvieran entregándole a un pretendiente al título de Mesías, si
ellos siempre protegían a cualquiera que se alzara contra Roma?
Pilato no dudó por un momento que la preocupación que a largo
del proceso manifestaron por defender los intereses de Roma era
falsa (Jn 19:15). Así que decidió que iba a interrogar a Jesús
personalmente y tomar una decisión por él mismo.

Lo primero que el gobernador hizo después de escuchar las


acusaciones y tener delante de él a Jesús, fue preguntarle
directamente si era el rey de los judíos. Dado el odio que Pilato
sentía hacia todo lo que era judío, podemos pensar que tal vez
en esta pregunta había cierta mezcla de desprecio y cinismo. Las
humillaciones que Jesús había estado sufriendo y la forma en la
que sus acusadores le presentaron, no evidenciaban de ninguna
manera que Jesús pudiera ser un rey, y menos de los judíos, que
en ese mismo momento lo estaban entregando.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 196


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

2. La admiración de Pilato hacia Jesús

Sin embargo, aunque su actitud inicial hacia Jesús pudo haber


sido un tanto negativa, no tardó en cambiar de opinión, llegando
a tener un interés profundo por el reo que le habían presentado.
Seguramente la fama de Jesús ya había llegado a los oídos de
Pilato mucho antes de que lo trajeran ante él para ser juzgado,
pero ahora quedó maravillado por el aspecto noble del
prisionero y por su autodominio.

Y si todo esto no fuera suficiente, Mateo agrega que también su


esposa le advirtió que no tuviera nada que ver con ese Justo,
porque había padecido mucho en sueños a causa de él (Mt
27:19).

3. Los intentos de Pilato de librar a Jesús

De hecho, Pilato llegó a estar plenamente convencido de la


inocencia de Jesús, y así lo declaró públicamente en tres
ocasiones diferentes.

 La primera fue poco después de que los principales


sacerdotes se lo presentaran: "Pilato dijo a los principales
sacerdotes, y a la gente; Ningún delito hallo en este
hombre" (Lc 23:4).
 La segunda ocasión tuvo lugar cuando Jesús fue traído
nuevamente después de ser interrogado por Herodes: "Les
dijo: Me habéis presentado a éste como un hombre que
perturba al pueblo; pero habiéndole interrogado yo
delante de vosotros, no he hallado en este hombre delito
alguno de aquellos de que le acusáis" (Lc 23:14-15).
 Y la tercera justo antes de que lo entregara para ser
crucificado, cuando se lavó las manos y dijo: "Inocente
soy yo de la sangre de este justo" (Mt 27:24).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 197


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Además intentó evitar juzgar y condenar a Jesús de diferentes


maneras.

 Primero, cuando se enteró de que Jesús era galileo, y


que por lo tanto pertenecía a la jurisdicción de Herodes,
se lo envió para que él lo interrogase y se hiciera cargo
del reo, aunque Herodes mandó a Jesús nuevamente a
Pilato sin haberlo sentenciado (Lc 23:5-12).
 Después propuso a la multitud que se conformara con un
castigo menor que la pena capital, en la esperanza de
que su sed de sangre quedara apaciguada después de
azotar a Jesús y de que todos ellos pudieran ver
ensangrentada su espalda (Lc 23:16).
 Y su tercer intento de librar a Jesús tuvo que ver con la
costumbre que tenía durante la pascua de soltarles un
preso, el que el pueblo eligiera, en la esperanza de que
las multitudes se apartaran de la opinión de sus líderes y
pidieran la libertad de Jesús (Lc 23:17-25).

Conociendo cómo era Pilato, no dejan de sorprendernos todos


estos intentos por librar a Jesús. ¡Cuántos inocentes había
condenado y dado muerte en su breve mandato, y nunca había
tenido ningún problema moral por ello! ¿Por qué ahora tenía
esta nueva actitud? Sin lugar a dudas, había algo en Jesús que
quizá por primera vez en su vida, le hacía sentirse reacio a
cometer una injusticia.

4. La gravedad de las acusaciones

Pero a pesar de la convicción que tenía de la inocencia de Jesús,


sin embargo, la forma en la que los principales sacerdotes
presentaron su acusación contra Jesús, diciendo que afirmaba
ser el "Rey de los judíos", tenía connotaciones políticas muy
graves que el gobernador no tenía más remedio que juzgar si
quería mantenerse en su puesto. Porque no debemos olvidar que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 198


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

aunque Roma reconocía reyes regionales, como Herodes, sin


embargo estos debían ser legitimados por el Emperador. Un rey
sin esa legitimación era un rebelde que amenazaba la paz
romana y, por consiguiente, debía ser reo de muerte. Así que
Pilato no tuvo más remedio que interrogar a Jesús directamente
sobre este asunto.

"Respondiendo él, le dijo: Tú lo dices"

1. El significado de la respuesta de Jesús

Jesús contestó inmediatamente a Pilato, pero su respuesta ha


generado ciertas dudas acerca de lo que realmente quiso decir.
Lo más adecuado parece ser tomarlo como una respuesta
afirmativa, tal como en (Mt 26:25). El evangelista Juan también
confirma que Jesús declaró abiertamente que él era rey, y
añadió cierta explicación en cuanto a qué clase de rey era:

(Jn 18:33-38) "Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y


llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Jesús le
respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de
mí? Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los
principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?
Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera
de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera
entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Le dijo
entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices
que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al
mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la
verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad? Y cuando
hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos, y les dijo: Yo no
hallo en él ningún delito."

Está claro que Jesús no trató de eludir el asunto. Su respuesta


no podía significar, "esto es lo que tú dices, pero yo nunca lo he

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 199


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

dicho". El contexto nos muestra que lo que quiso decir es que


Pilato tenía razón al inferir que el prisionero reclamaba para sí
autoridad real. En consecuencia, el significado es "yo soy, en
verdad, rey". Realmente, es "el Rey de reyes" según (Ap 17:14).

2. Las consecuencias de esta confesión

Esta confesión puso a Pilato ante una situación comprometida:


por un lado, el acusado reivindicaba su realeza, algo que el
gobernador romano debería castigar con la pena de muerte,
pero por otro lado, percibía que ese reino del que Jesús hablaba
no se correspondía con el concepto clásico de los reinos de esta
tierra. Nadie combatía por ese reino con poder militar, algo que
es característico de todos los demás reinos, y en consecuencia,
tampoco representaba una amenaza para la dominación romana.

Además, Jesús explicó que su reino se establecía en los


corazones de todos los que escuchan la verdad. Él mismo
proclamaba la verdad que estaba destinada a liberar a los
hombres de la tiranía del pecado (Jn 8:32-36). Con esto quedaba
claro que la naturaleza de su reino era espiritual. Pilato se dio
cuenta de que Jesús no era un revolucionario tal como
pretendían los líderes judíos, ni tampoco representaba una
amenaza para Roma.

¿Qué haría Pilato con Jesús? Por un lado acabaría teniendo


problemas con Roma si dejaba en libertad a alguien que
pretendía ser rey. Pero por otro lado, el testimonio de Jesús
había llegado directamente a su corazón y sentía que debía
tomar una decisión a favor de lo que él sabía que era la verdad,
declarando inocente a Jesús, a pesar de que esto tuviera un alto
costo personal para él.

"Y los principales sacerdotes le acusaban mucho"

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 200


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

En ese momento, es muy probable que los principales sacerdotes


se dieron cuenta de que Pilato había entendido que Jesús no
estaba desafiando la autoridad de Roma, con lo que sus planes
se estaban viniendo abajo, así que subieron el tono de sus
acusaciones, dando rienda suelta a su odio contra Jesús.

Pero en medio del griterío y la excitación, Jesús guardaba


silencio. El ya había contestado a Pilato y a partir de ahí no hizo
nada más por defenderse de las acusaciones que le hacían. Y
finalmente, su silencio resultó ser más elocuente que sus
palabras, al punto de que hasta el mismo Pilato se maravillaba
de él.

Pero, ¿por qué guardó silencio y no se defendió?

 Una razón es que ya no era necesario hacerlo, puesto que


Pilato había entendido que él era inocente.
 Además, Jesús debía cumplir la profecía que probaba su
identidad como Mesías: "Angustiado él, y afligido, no
abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y
como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y
no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue
quitado..." (Is 53:7-8).
 Por otro lado, no se defendió a sí mismo porque había
encomendado su causa al que juzga justamente (1 P
2:23).
 Y sobre todo, porque estaba decidido a ir a la cruz y
cumplir así la voluntad del Padre.

"De modo que Pilato se maravillaba"

No es difícil imaginarse por qué se maravilló Pilato. Él había


juzgado a muchas personas que en su comparecencia habían
hecho esfuerzos desesperados para demostrar su inocencia, pero
en contraste, Jesús, lejos de ser el sedicioso peligroso que los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 201


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

líderes judíos había querido hacerle creer, manifestaba en todo


momento una actitud serena y noble. Su actitud dejaba fuera de
toda duda que él no era un rebelde o un criminal. Además,
Pilato sabiendo que Jesús era inocente, aun le tuvo que
sorprender más el hecho de que no reaccionara airadamente
contra sus injustos acusadores. ¿Cómo podía callar y contenerse
ante las mentiras que decían de él?

Pero Jesús permaneció de pie, en silencio, manifestando una


Majestad que dejó grandemente sorprendido al mismo Pilato. Y
mientras tanto, sus acusadores embestían con furia contra él,
como las olas cuando chocan con los arrecifes, sin que puedan
moverlos. Tal era su seguridad y certeza tanto de su inocencia,
como de la obra que estaba realizando.

Pilato quedó muy impresionado por la Persona de Cristo, y llegó


a estar convencido de su inocencia, pero aun así sabemos que
finalmente cedió a la voluntad de los líderes judíos, escogiendo
unos años más de poder en lugar del camino de la verdad y la
justicia que percibía con toda claridad. Y como veremos,
crucificó a Jesús bajo la acusación de ser "el rey de los judíos",
tal como figuró en su causa escrita sobre la Cruz (Jn 19:19).

No deja de sorprendernos la decisión final que tomó Pilato. ¿Por


qué no actuó de acuerdo a sus propias convicciones sino que
secundó la decisión de los líderes judíos a los que tanto
aborrecía? La razón final es que estaba dispuesto a librar a
Jesús, pero sólo mientras que su posición no se viera
amenazada, y cuando escuchó a los judíos decir que "si a éste
sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César
se opone" (Jn 19:12), Pilato vio su propia seguridad en peligro y
decidió entregar a Jesús, a pesar de que sabía que estaba
cometiendo una injusticia. De este modo, Pilato se ha
convertido en un símbolo tradicional de la vileza y de la sumisión

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 202


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

a los bajos intereses de la política.

Pero la pregunta que Pilato se hizo: "¿Qué haré entonces con


Jesús, llamado el Cristo?" (Mt 27:22), también debe ser
contestada por cada uno de nosotros. Ya hemos considerado que
él no tuvo el valor suficiente para creer y defender lo que sabía
que era cierto. Pero, ¿qué decisión vamos a tomar nosotros en
cuanto al "rey de los judíos"? Por su parte, los judíos rechazaron
a Jesús y dijeron que no querían otro rey sino a César, alguien
que los tenía esclavizados. ¿Aceptaremos a Jesús como nuestro
Rey o lo rechazaremos a fin de mantener algunos de los pecados
que nos agradan pero que nos quitan la libertad? Pilato prefirió
la amistad de César a la de Jesús. ¿Rechazaremos nosotros al
Señor por amor a las cosas de este mundo?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 203


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

17
Jesús salió llevando su cruz, para ir al llamado «Lugar de la
Calavera» (que en hebreo se llama Gólgota). 18 Allí lo
crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, quedando

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 204


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Jesús en el medio.

LAS SIETE PALABRAS

A continuación te presentamos el significado de las siete


palabras de Jesús en la cruz, a través de una reflexión hecha por
el arzobispado.

PRIMERA PALABRA

“PADRE, PERDÓNALES, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”


(Luc.23, 34)

Según la narración del Evangelista Lucas, ésta es la primera


Palabra pronunciada por Jesús en la Cruz.

Jesús en la Cruz se ve envuelto en un mar de insultos, de burlas


y de blasfemias. Lo hacen los que pasan por el camino, los jefes
de los judíos, los dos malhechores que han sido crucificados con
El, y también los soldados. Se mofan de Él diciendo: “Si eres hijo
de Dios, baja de la Cruz y creeremos en ti” (Mt .27, 42). “Ha
puesto su confianza en Dios, que Él lo libre ahora” (Mt.27, 43).

La humanidad entera, representada por los personajes allí


presentes, se ensaña contra El. “Me dejareis sólo”, había dicho
Jesús a sus discípulos. Y ahora está solo, entre el Cielo y la
tierra.

Se le negó incluso el consuelo de morir con un poco de dignidad.

Jesús no sólo perdona, sino que pide el perdón de su Padre para


los que lo han entregado a la muerte.

Para Judas, que lo ha vendido. Para Pedro que lo ha negado.


Para los que han gritado que lo crucifiquen, a El, que es la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 205


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

dulzura y la paz. Para los que allí se están mofando.

Y no sólo pide el perdón para ellos, sino también para todos


nosotros. Para todos los que con nuestros pecados somos el
origen de su condena y crucifixión. “Padre, perdónales, porque
no saben…”

Jesús sumergió en su oración todas nuestras traiciones. Pide


perdón, porque el amor todo lo excusa, todo lo soporta… (1 Cor.
13).

SEGUNDA PALABRA

“TE LO ASEGURO: HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL


PARAÍSO” (Luc.23, 43)

Sobre la colina del Calvario había otras dos cruces. El Evangelio


dice que, junto a Jesús, fueron crucificados dos malhechores.
(Luc. 23,32).

La sangre de los tres formaban un mismo charco, pero, como


dice San Agustín, aunque para los tres la pena era la misma, sin
embargo, cada uno moría por una causa distinta.

Uno de los malhechores blasfemaba diciendo: “¿No eres Tú el


Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y sálvanos a nosotros!” (Luc. 23,39).

Había oído a quienes insultaban a Jesús. Había podido leer


incluso el título que habían escrito sobre la Cruz: “Jesús
Nazareno, Rey de los judíos”. Era un hombre desesperado, que
gritaba de rabia contra todo.

Pero el otro malhechor se sintió impresionado al ver cómo era


Jesús. Lo había visto lleno de una paz, que no era de este

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 206


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

mundo.

Le había visto lleno de mansedumbre. Era distinto de todo lo que


había conocido hasta entonces. Incluso le había oído pedir
perdón para los que le ofendían.

Y le hace esta súplica, sencilla, pero llena de vida: “Jesús,


acuérdate de mí cuando estés en tu Reino”. Se acordó de
improviso que había un Dios al que se podía pedir paz, como los
pobres pedían pan a la puerta de los señores.

¡Cuántas súplicas les hacemos nosotros a los hombres, y qué


pocas le hacemos a Dios!…

Y Jesús, que no había hablado cuando el otro malhechor le


injuriaba, volvió la cabeza para decirle: “Te lo aseguro. Hoy
estarás conmigo en el Paraíso”.

Jesús no le promete nada terreno.

Le promete el Paraíso para aquel mismo día. El mismo Paraíso


que ofrece a todo hombre que cree en El.

Pero el verdadero regalo que Jesús le hacía a aquel hombre, no


era solamente el Paraíso. Jesús le ofreció el regalo de sí mismo.

Lo más grande que puede poseer un hombre, una mujer, es


compartir su existencia con Jesucristo. Hemos sido creados para
vivir en comunión con él.

TERCERA PALABRA

“MUJER, AHÍ TIENES A TU HIJO, AHÍ TIENES A TU

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 207


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

MADRE” (Jn.I9, 26)

Junto a la Cruz estaba también María, su Madre. La presencia de


María junto a la Cruz fue para Jesús un motivo de alivio, pero
también de dolor. Tuvo que ser un consuelo el verse
acompañado por Ella. Ella que, por otra parte, era el primer
fruto de la Redención.

Pero, a la vez, esta presencia de María tuvo que producir1e un


enorme dolor, al ver el Hijo los sufrimientos que su muerte en la
cruz estaban produciendo en el interior de su Madre. Aquellos
sufrimientos le hicieron a Ella Corredentora, compañera en la
redención.

Era la presencia de una mujer, ya viuda desde hacía años, según


lo hace pensar todo. Y que iba a perder a su Hijo.

Jesús y María vivieron en la Cruz el mismo drama de muchas


familias, de tantas madres e hijos, reunidos a la hora de la
muerte. Después de largos períodos de separación, por razones
de trabajo, de enfermedad, por labores misioneras en la Iglesia,
o por azares de la vida, se encuentran de nuevo en la muerte de
uno de ellos.

Al ver Jesús a su Madre, presente allí, junto a la Cruz, evocó


toda una estela de recuerdos gratos que habían vivido juntos en
Nazaret, en Caná, en Jerusalén. Sobre sus rodillas había
aprendido el shema, la primera oración con que un niño judío
invocaba a Dios. Agarrado de su mano, había ido muchas veces a
la Pascua de Jerusalén… Habían hablado tantas veces en
aquellos años de Nazaret, que el uno conocía todas las
intimidades del otro.

En el corazón de la Madre se habían guardado también cosas que


Ella no había llegado a comprender del todo. Treinta y tres años

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 208


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

antes había subido un día de febrero al Templo, con su Hijo


entre los brazos, para ofrecérselo al Señor.

Y fue precisamente aquel día, cuando de labios de un anciano


sacerdote oyó aquellas palabras: “A ti, mujer, un día, una
espada te atravesará el alma”. Los años habían pasado pronto y
nada había sucedido hasta entonces.

En la Cruz se estaba cumpliendo aquella lejana profecía de una


espada en su alma.

Pero la presencia de María junto a la Cruz no es simplemente la


de una Madre junto a un Hijo que muere. Esta presencia va a
tener un significado mucho más grande.

Jesús en la Cruz le va a confiar a María una nueva maternidad.


Dios la eligió desde siempre para ser Madre de Jesús, pero
también para ser Madre de los hombres.

CUARTA PALABRA

“DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO”


(Mt.27,46)

Son casi las tres de la tarde en el Calvario y Jesús está haciendo


los últimos esfuerzos por hacer llegar un poco de aire a sus
pulmones. Sus ojos están borrosos de sangre y sudor.

Y en este momento, incorporándose, como puede, grita: “Dios


mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.

No había gritado en el huerto de los Olivos, cuando sus venas


reventaron por la tensión que vivía. No había gritado en la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 209


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

flagelación, ni cuando le colocaron la corona de espinas.

Ni siquiera lo había hecho en el momento en que le clavaron a la


Cruz.

Jesús grita ahora.

Jesús, el Hijo único, aquel a quien el Padre en el Jordán y en el


Tabor había llamado: “Mi Hijo único” , “Mi Predilecto”, “Mi
amado”, Jesús en la Cruz se siente abandonado de su Padre.

¿Qué misterio es éste? ¿Cuál es el misterio de Jesús Abandonado,


que dirigiéndose a su Padre, no le llama “Padre”, como siempre
lo había hecho, sino que le pregunta, como un niño impotente,
que por qué le había abandonado?

¿Por qué Jesús se siente abandonado de su Padre?

Me gustaría poder ayudarte a conocer un poco, y, sobre todo, a


contemplar todo el misterio tremendo, y a la vez inmensamente
grande, que Jesús vive en este momento.

Este momento de la Pasión de Jesús, en que se siente


abandonado de su mismo Padre, es el más doloroso para El de
toda la Redención. El verdadero drama de la Pasión Jesús lo
vivió en este abandono de su padre.

Y si la Pasión de Jesús, el Hijo bendito del Padre, es el misterio


que no tiene nombre, que no hay palabras para describirlo, no lo
es simplemente por los azotes, ni por la sangre derramada, ni
por la agonía o por la asfixia, sino porque nos hace entrar en el
misterio de Dios.

Y en este abandono de Jesús, descubrimos el inmenso amor que


Jesús tuvo por los hombres y hasta dónde fue capaz de llegar por

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 210


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

amor a su Padre. Porque todo lo vivió por haberse ofrecido a


devolver a su Padre los hijos que había perdido y por obediencia
a Él.

QUINTA PALABRA

“TENGO SED” (Jn.19, 28)

1.- Uno de los más terribles tormentos de los crucificados era la


sed.

La deshidratación que sufrían, debida a la pérdida de sangre, era


un tormento durísimo. Y Jesús, por lo que sabemos, no había
bebido desde la tarde anterior.

No es extraño que tuviera sed; lo extraño es que lo dijera.

2.- La sed que experimentó Jesús en la Cruz fue una sed física.
Expresó en aquel momento estar necesitado de algo tan
elemental como es el agua. Y pidió, “por favor”, un poco de
agua, como hace cualquier enfermo o moribundo.

Jesús se hacía así solidario con todos, pequeños o grandes, sanos


o enfermos, que necesitan y piden un poco de agua. Y es
hermoso pensar que cualquier ayuda prestada a un moribundo,
nos hace recordar que Jesús también pidió un poco de agua
antes de morir.

3.- Pero no podemos olvidar el detalle que señala el Evangelista


San Juan: Jesús dijo: “Tengo sed”. “Para que se cumpliera la
Escritura”, dice San Juan (Jn.19, 28).

Jesús habló en esta quinta Palabra de “su sed”. Aquella sed que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 211


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

vivía El como Redentor.

Jesús, en aquel momento de la Cruz, cuando está realizando la


Redención de los hombres, pedía otra bebida distinta del agua o
del vinagre que le dieron.

Poco más de dos años antes, Jesús se había encontrado junto al


pozo de Sicar con una mujer de Samaria, a la que había pedido
de beber. “Dame de beber”. Pero el agua que le pedía no era la
del pozo. Era la conversión de aquella mujer.

Ahora, casi tres años después, San Juan que relata este pasaje,
quiere hacernos ver que Jesús tiene otra clase de sed. Es como
aquella sed de Samaria.

“La sed del cuerpo, con ser grande -decía Santa Catalina de
Siena- es limitada. La sed espiritual es infinita”.

Jesús tenía sed de que todos recibieran la vida abundante que Él


había merecido. De que no se hiciera inútil la redención. Sed de
manifestarnos a Su Padre. De que creyéramos en Su amor. De
que viviéramos una profunda relación con El. Porque todo está
aquí: en la relación que tenemos con Dios.

SEXTA PALABRA

“TODO ESTÁ CUMPLIDO” (Jn. 19, 30)

Estas fueron las últimas palabras pronunciadas por Jesús en la


Cruz.

Estas palabras no son las de un hombre acabado. No son las


palabras de quien tenía ganas de llegar al final. Son el grito

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 212


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

triunfante del vencedor.

Estas palabras manifiestan la conciencia de haber cumplido


hasta el final la obra para la que fue enviado al mundo: dar la
vida por la salvación de todos los hombres.

Jesús ha cumplido todo lo que debía hacer.

Vino a la tierra para cumplir la voluntad de su Padre. Y la ha


realizado hasta el fondo.

Le habían dicho lo que tenía que hacer. Y lo hizo. Le dijo su


Padre que anunciara a los hombres la pobreza, y nació en Belén,
pobre. Le dijo que anunciara el trabajo y vivió treinta años
trabajando en Nazaret.

Le dijo que anunciara el Reino de Dios y dedicó los tres últimos


años de su vida a descubrirnos el milagro de ese Reino, que es el
corazón de Dios.

La muerte de Jesús fue una muerte joven; pero no fue una


muerte, ni una vida malograda. Sólo tiene una muerte
malograda, quien muere inmaduro. Aquel a quien la muerte le
sorprende con la vida vacía. Porque en la vida sólo vale, sólo
queda aquello que se ha construido sobre Dios.

Y ahora Jesús se abandona en las manos de su Padre. “Padre, en


tus manos pongo mi Espíritu”.

Las manos de Dios son manos paternales. Las manos de Dios son
manos de salvación y no de condenación.

Dios es un Padre.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 213


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Antes de Cristo, sabíamos que Dios era el Creador del mundo.


Sabíamos que era Infinito y todopoderoso, pero no sabíamos
hasta qué punto Dios nos amaba. Hasta qué punto Dios es PADRE.
El Padre más Padre que existe.

Y Jesús sabe que va a descansar al corazón de ese Padre.

SÉPTIMA PALABRA

“PADRE, EN TUS MANOS PONGO MI ESPÍRITU (Luc. 23,46)

Y el que había temido al pecado, y había gritado: “¿Por qué me


has abandonado?”, no tiene miedo en absoluto a la muerte,
porque sabe que le espera el amor infinito de Su Padre.

Durante tres años se lanzó por los caminos y por las sinagogas,
por las ciudades y por las montañas, para gritar y proclamar que
Aquel, a quien en la historia de Israel se le llamaba “El”,
“Elohim”, “El Eterno”, “El sin nombre”, sin dejar de ser aquello,
era Su Padre. Y también, nuestro Padre.

Y el hecho de que tenga seis mil millones de hijos en el mundo,


eso no impide que a cada uno de nosotros nos mime y nos cuide
como a un hijo único.

Y, salvadas todas las distancias, también nosotros podemos


decir, lo mismo que Jesús: “Dios es mi Padre”, “los designios de
mi Padre”, “la voluntad de mi Padre”.

Y si es cierto que es un Padre Todopoderoso, también es cierto


que lo es todo cariñoso. Y en las mismas manos que sostiene el
mundo, en esas mismas manos lleva escrito nuestro nombre, mi
nombre.

Y, a veces, cuando la gente dice: “Yo estoy solo en el mundo”,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 214


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

“a mi nadie me quiere”, El, el padre del Cielo, responde: “No.


Eso no es cierto. Yo siempre estoy contigo”.

Hay que vivir con la alegre noticia de que Dios es el Padre que
cuida de nosotros. Y, aunque a veces sus caminos sean
incomprensibles, tener la seguridad de que El sabe mejor que
nosotros lo que hace. Hay que amar a Dios, sí. Pero también hay
que dejarse amar y querer por Dios.

En las manos de ese Padre que Jesús conocía y amaba tan


entrañablemente, es donde Él puso su espíritu.

19
Pilato escribió un letrero que decía: «Jesús de Nazaret, Rey
de los judíos», y lo mandó poner sobre la cruz. 20 Muchos judíos
leyeron aquel letrero, porque el lugar donde crucificaron a
Jesús estaba cerca de la ciudad, y el letrero estaba escrito en
hebreo, latín y griego. 21 Por eso, los jefes de los sacerdotes
judíos dijeron a Pilato:

No escribas: “Rey de los judíos”, sino escribe: “El que dice ser
Rey de los judíos”. 22 Pero Pilato les contestó: “Lo que he
escrito, escrito lo dejo.”

"Quod escripsi, escripsi" (lo escrito, escrito está), tal fue la


lacónica y tajante respuesta con la que Pilatos se quitó de
encima a los judíos que le pedían que modificara la inscripción
de la cruz. En el mundo antiguo la palabra escrita despertaba
temores arcanos, los grandes maestros preferían la palabra a la
escritura, el mismo Jesús fue un maestro oral que predicaba de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 215


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

viva voz su doctrina y que nunca dejó nada escrito por su mano
(solo una vez escribió algo en la tierra con su dedo, pero nadie
lo leyó, en el episodio de la mujer adúltera), aun sabiendo leer y
escribir. Porque lo escrito perduraba de alguna forma en esos
símbolos que son las letras, y los que leían podían interpretar de
un modo u otro lo escrito. Así, lo escrito podía ser objeto de un
mal uso o de una mala interpretación. Y por si fuera poco, para
la casta sacerdotal judía lo escrito tenía una enorme
importancia ligada a su propia tradición religiosa y a su teología.

INRI del Cristo de las Almas.

Cómo creéis, pues, que se pusieron los judíos sanedritas cuando


leyeron en la cruz: "Este es el rey de los judíos". Pues que les
ocurriría tal y como nos lo cuenta Juan en su evangelio; lo
primero que hicieron sería ir a ver a Pilatos para exigirle que
quitase o cambiase inmediatamente la inscripción de la cruz. Los
judíos, que siempre han tenido fama de ser un pueblo muy
inteligente, verían con temor como aquellos caracteres escritos
sobre la cruz podrían perdurar para siempre, y, de algún modo,
acompañar el recuerdo de Aquel que ellos estaban crucificando
por blasfemo, que podría pasar a la historia como "rey de los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 216


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Judíos" por la mera decisión de un gobernador romano que,


arbitrariamente, así decidió redactarlo.
Juan 18:33. En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: « ¿Eres tú el
rey de los judíos?»
Jesús le contestó: « ¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho
otros de mí?». Pilato replicó: « ¿Acaso soy yo judío? Tu gente y
los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?».
Jesús le contestó: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino
fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no
cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo: “Conque, ¿tú eres rey?» Jesús le dijo: “Tú lo dices:
soy rey».

Jesús no le dijo a Pilatos que Él era el rey de los judíos, sino que
era rey de un reino que no era de este mundo. Pilatos
impresionado por la personalidad de Jesús, pero temeroso de
una revuelta judía, sabe que lo condena, poniendo su posible
salvación en manos de sus propios enemigos, dándoles a elegir
entre Él o Barrabás. Pero también, queriendo o sin querer, lo va
a proclamar rey de los judíos, por escrito y en los tres idiomas
más conocidos en la Judea del siglo I. Y encima hace oídos
sordos a las quejas, para más inri de los sacerdotes judíos que ya
se temían lo peor, que el título iba a servir para reconocer a
Jesús por los siglos de los siglos.

23
Después que los soldados crucificaron a Jesús, recogieron su
ropa y la repartieron en cuatro partes, una para cada soldado.
Tomaron también la túnica, pero como era sin costura,
tejida de arriba abajo de una sola pieza, 24 los soldados se

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 217


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

dijeron unos a otros: No la rompamos, sino echémosla a suertes,


a ver a quién le toca. Así se cumplió la Escritura que dice: «Se
repartieron entre sí mi ropa, y echaron a suertes mi túnica.»
Esto fue lo que hicieron los soldados.

«LA TÚNICA ERA SIN COSTURAS»

«Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus


vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lote para cada
soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una
pieza de arriba abajo. Por eso se dijeron: "No la rompamos; sino
echemos a suertes a ver a quién le toca". Para que se cumpliera
la Escritura: "Se han repartido mis vestidos, han echado a
suertes mi túnica"» (Jn 19,23-24).

Siempre ha surgido la cuestión de qué quiso decir el evangelista


Juan con la importancia que da a este particular de la Pasión.
Una explicación reciente es que la túnica recuerda al paramento
del sumo sacerdote y que Juan, por ello, deseó afirmar que
Jesús murió no sólo como rey, sino también como sacerdote.

De la túnica del sumo sacerdote no se dice, sin embargo, en la


Biblia, que tuviera que ser sin costuras (Cf. Ex 28,4; Lev 16,4).
Por eso los exégetas más autorizados prefieren atenerse a la
explicación tradicional según la cual la túnica inconsútil
simboliza la unidad de la Iglesia [1].

Cualquiera que sea la explicación que se da del texto, una cosa


es cierta: la unidad de los discípulos es, para Juan, la razón por
la que Cristo muere: «Jesús iba a morir por la nación, y no sólo
por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 218


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que estaban dispersos» (Jn 11,51-52). En la última cena Él


mismo había dicho: «No ruego sólo por estos, sino también por
aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que
todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos
también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú
me has enviado» (Jn 17,20-21).

La alegre noticia que hay que proclamar el Viernes Santo es que


la unidad, antes que una meta a alcanzar, es un don que hay que
acoger. Que la túnica estuviera tejida «de arriba abajo», escribe
san Cipriano, significa que «la unidad que trae Cristo procede de
lo Alto, del Padre celestial, y por ello no puede ser escindida por
quien la recibe, sino que debe ser integralmente acogida» [2].

Los soldados dividieron en cuatro partes «los vestidos», o «el


manto» (ta imatia), esto es, el indumento exterior de Jesús, no
la túnica, el chiton, que era el indumento interno, que se lleva
en contacto directo con el cuerpo. Un símbolo éste también. Los
hombres podemos dividir a la Iglesia en su elemento humano y
visible, pero no su unidad profunda que se identifica con el
Espíritu Santo. La túnica de Cristo no fue ni jamás podrá ser
dividida. Es también inconsútil. Es la fe que profesamos en el
Credo: «Creo en la Iglesia, una, santa, católica y apostólica».

Pero si la unidad debe servir como signo «para que el mundo


crea», debe ser una unidad también visible, comunitaria. Es ésta
unidad la que se ha perdido y debemos reencontrar. Se trata de
mucho más que de relaciones de buena vecindad; es la propia
unidad mística interior --«un solo Cuerpo y un solo Espíritu, una
sola esperanza, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un
solo Dios y Padre de todos» (Ef 4,4-6)--, en cuanto que esta
unidad objetiva es acogida, vivida y manifestada, de hecho, por

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 219


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

los creyentes.

Después de la Pascua, los apóstoles preguntaron a Jesús: «Señor,


¿es en este momento cuando vas a restablecer el Reino de
Israel?». Hoy dirigimos frecuentemente a Dios el mismo
interrogante: ¿Es éste el tiempo en que vas a restablecer la
unidad visible de tu Iglesia? También la respuesta es la misma de
entonces: «A vosotros no os toca conocer el tiempo y el
momento que ha fijado el Padre con su autoridad, sino que
recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre
vosotros, y seréis mis testigos» (Hch 1,6-8).

Lo recordaba el Santo Padre en la homilía pronunciada el pasado


25 de enero, en la Basílica de San Pablo Extramuros, en
conclusión de la Semana [de oración] por la unidad de los
cristianos: «La unidad con Dios y con nuestros hermanos y
hermanas --decía-- es un don que viene de lo Alto, que brota de
la comunión de amor entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo,
y que en ella se incrementa y se perfecciona. No está en nuestro
poder decidir cuándo o cómo se realizará plenamente esta
unidad. Sólo Dios podrá hacerlo. Como san Pablo, también
nosotros ponemos nuestra esperanza y nuestra confianza en la
gracia de Dios que está con nosotros».

Igualmente hoy será el Espíritu Santo, si nos dejamos guiar,


quien nos conduzca a la unidad. ¿Cómo actuó el Espíritu Santo
para realizar la primera fundamental unidad de la Iglesia:
aquella entre los judíos y los paganos? Descendió sobre Cornelio
y su casa de igual manera en que había descendido en
Pentecostés sobre los apóstoles. De modo que a Pedro no le
quedó más que sacar la conclusión: «Por lo tanto, si Dios les ha
concedido el mismo don que a nosotros, por haber creído en el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 220


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poner obstáculos a Dios?»


(Hch 11,17).

De un siglo a esta parte hemos visto repetirse ante nuestros ojos


este mismo prodigio a escala mundial. Dios ha efundido su
Espíritu Santo de manera nueva e inusitada en millones de
creyentes, pertenecientes a casi todas las denominaciones
cristianas y, para que no hubiera dudas sobre sus intenciones, lo
ha derramado con idénticas manifestaciones. ¿No es éste un
signo de que el Espíritu nos impele a reconocernos
recíprocamente como discípulos de Cristo y a tender juntos a la
unidad?

Esta unidad espiritual y carismática, por sí sola, es verdad, no


basta. Lo vemos ya en los inicios de la Iglesia. La unidad entre
judíos y gentiles en cuanto se realizó estaba amenazada por el
cisma. En el llamado concilio de Jerusalén hubo una «larga
discusión» y al final se llegó a un acuerdo, anunciado a la Iglesia
con la fórmula: «Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros...»
(Hechos 15,28). El Espíritu Santo obra, por lo tanto, también a
través de otra vía que es el afrontamiento paciente, el diálogo y
hasta los acuerdos entre las partes, cuando no está en juego lo
esencial de la fe. Obra a través de las «estructuras» humanas y
los «ministerios» instituidos por Jesús, sobre todo el ministerio
apostólico y petrino. Es lo que llamamos hoy ecumenismo
doctrinal e institucional.

De ello se percibe que existen actualmente dos ecumenismos


posibles: un ecumenismo de la fe y un ecumenismo de la
incredulidad; uno que reúne a todos los que creen que Jesús es
el Hijo de Dios, que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo, y que
Cristo murió para salvar a todos los hombres; otro que reúne a

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 221


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

cuantos, por respeto al símbolo de Nicea, siguen proclamando


estas fórmulas, pero vaciándolas de su verdadero contenido. Un
ecumenismo en el que, al límite, todos creen en las mismas
cosas, porque nadie cree ya en nada, en el sentido que la
palabra «creer» tiene en el Nuevo Testamento.

« ¿Quién es el que vence al mundo -escribe Juan en su Primera


Carta-- sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?» (1 Jn 5,5).
Siguiendo este criterio, la distinción fundamental entre los
cristianos no lo es entre católicos, ortodoxos y protestantes, sino
entre quienes creen que Cristo es el Hijo de Dios y quienes no lo
creen.

«El año segundo del rey Darío, el día uno del sexto mes, fue
dirigida la palabra del Señor, por medio del profeta Ageo, a
Zorobabel, hijo de Sealtiel, gobernador de Judá, y a Josué, hijo
de Yehosadaq, sumo sacerdote...: ¿Es acaso para vosotros el
momento de habitar en vuestras casas artesonadas, mientras mi
Casa está en Ruinas?» (Ag 1,1-4).

Esta palabra del profeta Ageo se dirige hoy a nosotros. ¿Es éste
el tiempo de seguir preocupándonos sólo de lo que afecta a
nuestra orden religiosa, a nuestro movimiento, o a nuestra
Iglesia? ¿No será precisamente ésta la razón por la que también
nosotros «sembramos mucho, pero cosechamos poco» (Ag 1,6)?
Predicamos y nos esforzamos en todos los modos, pero el mundo
se aleja, en lugar de acercarse a Cristo.

El pueblo de Israel escuchó la reprensión del profeta, dejó de


embellecer cada uno su propia casa para reconstruir juntos el
templo de Dios. Entonces Dios envió de nuevo a su profeta con
un mensaje de consuelo y de aliento, que es también para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 222


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

nosotros: «¡Mas ahora, ten ánimo, Zorobabel, oráculo del Señor;


ánimo, Josué, hijo de Yehosadaq, sumo sacerdote, ánimo,
pueblo todo de la tierra!, oráculo del Señor. ¡A la obra, que
estoy yo con vosotros!» (Ag 2,4). ¡Ánimo, a todos vosotros, que
tanto os importa la causa de la unidad de los cristianos, y al
trabajo, porque yo estoy con vosotros, dice el Señor!

25
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de
su madre, María, esposa de Cleofás, y María
Magdalena. 26 Cuando Jesús vio a su madre, y junto a ella al
discípulo a quien él quería mucho, dijo a su madre:

Mujer, ahí tienes a tu hijo.


27
Luego le dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre.”

Desde entonces, ese discípulo la recibió en su casa.

Las palabras de Jesús agonizante, en realidad, revelan que su


principal intención no es confiar su Madre a Juan, sino entregar
el discípulo a María, asignándole una nueva misión materna.
Además, el apelativo "mujer", que Jesús usa también en las
bodas de Caná para llevar a María a una nueva dimensión de su
misión de Madre, muestra que las palabras del Salvador no son
fruto de un simple sentimiento de afecto filial, sino que quieren
situarse en un plano más elevado.

La muerte de Jesús, a pesar de causar el máximo sufrimiento en


María, no cambia de por sí sus condiciones habituales de vida. En

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 223


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

efecto, al salir de Nazaret para comenzar su vida pública, Jesús


ya había dejado sola a su Madre. Además, la presencia al pie de
la cruz de su pariente María de Cleofás permite suponer que la
Virgen mantenía buenas relaciones con su familia y sus
parientes, entre los cuales podía haber encontrado acogida
después de la muerte de su Hijo.

Las palabras de Jesús, por el contrario, asumen su significado


más auténtico en el marco de la misión salvífica. Pronunciadas
en el momento del sacrificio redentor, esa circunstancia les
confiere su valor más alto. En efecto, el evangelista, después de
las expresiones de Jesús a su Madre, añade un inciso
significativo: "sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido" (Jn
19, 28), como si quisiera subrayar que había culminado su
sacrificio al encomendar su Madre a Juan y, en él, a todos los
hombres, de los que Ella se convierte en Madre en la obra de la
salvación.

La realidad que producen las palabras de Jesús, es decir, la


maternidad de María con respecto al discípulo, constituye un
nuevo signo del gran amor que impulsó a Jesús a dar su vida por
todos los hombres. En el Calvario ese amor se manifiesta al
entregar una madre, la suya, que así se convierte también en
Madre nuestra.

Es preciso recordar que, según la tradición, de hecho, la Virgen


reconoció a Juan como hijo suyo; pero ese privilegio fue
interpretado por el pueblo cristiano, ya desde el inicio, como
signo de una generación espiritual referida a la humanidad
entera.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 224


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

La maternidad universal de María, la "Mujer" de las bodas de


Caná y del Calvario, recuerda a Eva, "madre de todos los
vivientes" (Gn 3, 20). Sin embargo, mientras ésta había
contribuido al ingreso del pecado en el mundo, la nueva Eva,
María, coopera en el acontecimiento salvífico de la Redención.
Así en la Virgen, la figura de la "mujer" queda rehabilitada y la
maternidad asume la tarea de difundir entre los hombres la vida
nueva en Cristo.

Con miras a esa misión, a la Madre se le pide el sacrificio, para


Ella muy doloroso, de aceptar la muerte de su Unigénito. Las
palabras de Jesús: "Mujer, he ahí a tu hijo", permiten a María
intuir la nueva relación materna que prolongaría y ampliaría la
anterior. Su "sí" a ese proyecto constituye, por consiguiente, una
aceptación del sacrificio de Cristo, que Ella generosamente
acoge, adhiriéndose a la voluntad divina. Aunque en el designio
de Dios la maternidad de María estaba destinada desde el inicio
a extenderse a toda la humanidad, sólo en el Calvario, en virtud
del sacrificio de Cristo, se manifiesta en su dimensión universal.

Las palabras de Jesús: "He ahí a tu hijo", realizan lo que


expresan, constituyendo a María Madre de Juan y de todos los
discípulos destinados a recibir el don de la gracia divina.

Jesús en la cruz no proclamó formalmente la maternidad


universal de María, pero instauró una relación materna concreta
entre Ella y el discípulo predilecto. En esta opción del Señor se
puede descubrir la preocupación de que esa maternidad no sea
interpretada en sentido vago, sino que indique la intensa y
personal relación de María con cada uno de los cristianos.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 225


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Ojalá que cada uno de nosotros, precisamente por esta


maternidad universal concreta de María, reconozca plenamente
en Ella a su Madre, encomendándose con confianza a su amor
materno.

Muerte de Jesús
28
Después de esto, como Jesús sabía que ya todo se había
cumplido, y para que se cumpliera la Escritura, dijo: “Tengo
sed”.
29
Había allí un jarro lleno de vino agrio. Empaparon una
esponja en el vino, la ataron a una rama de hisopo y se la
acercaron a la boca. 30 Jesús bebió el vino agrio, y dijo:

“Todo está cumplido”.

“Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu”.

La lanzada en el costado de Jesús


31
Era el día antes de la Pascua, y los judíos no querían que los
cuerpos quedaran en las cruces durante el sábado, pues
precisamente aquel sábado era muy solemne. Por eso le
pidieron a Pilato que ordenara quebrar las piernas a los
crucificados y que quitaran de allí los cuerpos.32 Los soldados
fueron entonces y le quebraron las piernas al primero, y
también al otro que estaba crucificado junto a Jesús. 33 Pero al

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 226


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

acercarse a Jesús, vieron que ya estaba muerto. Por eso no le


quebraron las piernas.
34
Sin embargo, uno de los soldados le atravesó el costado con
una lanza, y al momento salió sangre y agua. 35 El que cuenta
esto es uno que lo vio, y dice la verdad; él sabe que dice la
verdad, para que ustedes también crean. 36 Porque estas cosas
sucedieron para que se cumpliera la Escritura que dice: «No le
quebrarán ningún hueso.» 37 Y en otra parte, la Escritura dice:
«Mirarán al que traspasaron.»

EL ESPÍRITU, LA SANGRE Y EL AGUA

Un día, en la época en que el templo de Jerusalén estaba


destruido y el pueblo desterrado en Babilonia, el profeta
Ezequiel tuvo una visión. Vio ante sí el templo reconstruido y vio
que bajo el umbral del templo, por el lado derecho, manaba
agua hacia oriente. Se puso a seguir aquel arroyito de agua y se
dio cuenta de que la corriente iba creciendo más y más, a
medida que avanzaba, hasta llegarle primero a los tobillos,
después a las rodillas, luego a la cintura, hasta convertirse en un
río que no se podía vadear. Vio que en la orilla del río crecía una
gran cantidad de árboles frutales y oyó una voz que decía: "Estas
aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hacia la
estepa, desembocarán en el mar de las aguas pútridas y lo
sanearán. Todos los seres vivos que bullan allí donde
desemboque la corriente tendrán vida, y habrá peces en
abundancia. Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el
mar y habrá vida adondequiera que llegue la corriente" (Ez 47,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 227


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

1ss).

El evangelista Juan vio realizada esta profecía en la pasión de


Cristo. "Uno de los soldados —escribe— con la lanza le traspasó
el costado y al punto salió sangre y agua" (Jn 19,34). La liturgia
de la Iglesia ha recogido esta enseñanza al hacernos cantar, al
principio de todas las Misas solemnes del tiempo pascual,
aquellas palabras del profeta, aplicándoselas a Cristo: "Vidi
aquam egredientem de templo - Vi que manaba agua del
templo".

Jesús es el templo que los hombres destruyeron, pero que Dios


ha vuelto a edificar, resucitándolo de la muerte: "Destruid este
templo —había dicho él mismo—, y en tres días lo levantaré"; y
el evangelista explica que "él hablaba del templo de su cuerpo"
(Jn 2,19-21). El cuerpo de Cristo en la cruz es, pues, el templo
nuevo, el centro del nuevo culto, el lugar definitivo de la gloria
y de la presencia de Dios entre los hombres. Y ahora, del
costado derecho de este nuevo templo ha brotado agua.
También esa agua, como la que vio el profeta, empezó siendo un
arroyito, pero fue creciendo más y más hasta convertirse
también ella en un gran río. En efecto, de aquel arroyo de agua
proviene, espiritualmente, el agua de todas las pilas bautismales
de la Iglesia. En la pila bautismal de San Juan de Letrán, el papa
san León Magno hizo grabar dos versos latinos que, traducidos,
dicen: "Ésta es la fuente que lavó al mundo entero — trayendo su
origen de la llaga de Cristo" "Fons hic est qui totum diluit
orbem - sumens de Christi vulnere
principium". Verdaderamente, de su costado manaron "ríos de
agua viva", es decir ¡del costado de Cristo en la cruz!

¿Y qué simboliza el agua? Un día -era el último día de la fiesta de

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 228


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

las tiendas—, Jesús, puesto en pie, exclamó a voz en grito: "El


que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí, que beba". Y
el evangelista comenta: "Decía esto refiriéndose al Espíritu, que
habían de recibir los que creyeran en él" (Jn 7,37-39).

El agua, pues, simboliza al Espíritu. "Tres son los testigos —


leemos en la primera carta de san Juan en relación con este
episodio—: el Espíritu, el agua y la sangre" (1 Jn 5,7-8). Estas
tres cosas no están en el mismo plano: el agua y la sangre fue lo
que se vio salir del costado; eran señales, sacramentos; el
Espíritu era la realidad invisible que en ellos se escondía y que
en ellos actuaba.

Antes de este momento, aún no estaba el Espíritu en el mundo;


pero ahora que Jesús ha muerto por nosotros, purificándonos de
nuestros pecados, el Espíritu se cierne de nuevo sobre las aguas,
como en los albores de la creación (Gn 1,2). Después de
exclamar: "Todo está cumplido!", Jesús "entregó el espíritu" (Jn
19,30), es decir: dio su último suspiro, murió, pero también:
entregó el Espíritu, el Espíritu Santo. En ambos significados
piensa el evangelista. El último suspiro de Jesús se convirtió en
el primer suspiro de la Iglesia. Y ésta es la coronación de toda la
obra de la redención, su fruto más precioso. Porque la redención
no consistió solamente en el perdón de los pecados, sino
también, positivamente, en el don de la vida nueva del Espíritu.
Es más, todo se dirigía a esto, y la misma remisión de los
pecados no se realiza hoy en la Iglesia sino en virtud del Espíritu
Santo.

Es cierto que el Espíritu Santo vino sobre la Iglesia, de manera


solemne y pública, el día de Pentecostés; pero Juan ha querido
señalar, en su evangelio, de dónde proviene ese Espíritu que el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 229


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

día de Pentecostés irrumpió desde lo alto sobre los apóstoles;


cuál es su origen en la historia. Ese origen es el cuerpo de Cristo
glorificado en la cruz. En la encarnación, y luego, de una manera
nueva, en el bautismo del Jordán, el Padre envió sobre su Hijo la
plenitud del Espíritu Santo. Ese Espíritu se concentró todo él en
la humanidad del Salvador; santificó su actividad humana,
inspiró sus palabras y guió todas sus decisiones. Por él, "se
acostumbró a vivir entre los hombres" (san Ireneo). Pero durante
su vida terrena estaba oculto a los ojos de los hombres, como el
perfume que contenía aquel frasco de alabastro de la mujer (Jn
12,1ss). Pero luego aquel vaso de alabastro que era la
humanidad purísima de Cristo se rompió durante su pasión, y el
perfume que se derramó inundó toda la casa, que es la Iglesia.

"Adondequiera que llegue la corriente —decía la profecía—,


habrá vida". Eso fue lo que ocurrió también con esa corriente
que brotó del costado de Cristo. Esa corriente trajo al mundo la
vida. De tal forma que, cuando la Iglesia quiso condensar en
pocas palabras su fe en la tercera Persona de la Trinidad, en
Constantinopla, en el año 381, no encontró nada más esencial
que decir sobre el Espíritu Santo que él es quien da la vida:
"Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida".

Este anuncio del Espíritu como dador de vida es más necesario y


más esperado que nunca en el mundo en que vivimos. Cuando
san Pablo llegó a Atenas, vio que, en medio de la idolatría que
asolaba la ciudad, estaba también, oculta, la esperanza en una
divinidad distinta, a la que, sin conocerla, los atenienses habían
erigido un altar con la inscripción: "Al Dios desconocido".
Entonces el Apóstol empezó a predicar y a decir: "Atenienses,
eso que veneráis sin conocerlo, os lo anuncio yo" (Hch 17,22-

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 230


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

23). Y empezó a hablar de Jesús muerto y resucitado. Algo


parecido ocurre también hoy. En medio de toda la nueva
idolatría y del materialismo con que se trata de cubrirla, existe
en nuestra sociedad la necesidad difusa de algo nuevo y distinto,
de algo que no se acabe con nosotros, que dé un sentido eterno
a la vida. Existe una profunda insatisfacción que no puede
depender de la falta de cosas, porque con frecuencia es mayor
justamente donde más abundancia hay de cosas. Un indicio de
ello es la tristeza, una tristeza que impresiona a quien no se ha
acostumbrado a ella y a los que vienen de lejos. Incluso a
nuestros niños se los educa silenciosamente en la tristeza.

Un filósofo de nuestros días hablaba de una "nostalgia del


absolutamente Otro" que aflora acá y acullá en el mundo de hoy.
Pues bien, la Iglesia grita a los hombres de hoy lo que aquel día
dijo el Apóstol a los atenienses: "Eso que andáis buscando sin
conocerlo, yo os lo anuncio". Ese algo "distinto", de lo que sentís
nostalgia, existe: ¡es el Espíritu de Dios! El Espíritu es libertad,
es novedad, es gratuidad, es belleza, es alegría. El Espíritu es
vida. ¡Cuánto se lucha hoy en día por mejorar, como se dice, "la
calidad de vida"! Al hacerlo, no habría que perder de vista que
existe una vida de calidad distinta, sin la cual todo será en vano.
En efecto, ¿de qué sirve vivir bien, si no podemos vivir para
siempre?

Por eso, ¡ qué dulces suenan las palabras que Jesús nos dirige en
silencio, en este día, desde lo alto de la cruz!

"¡Atención, sedientos!, acudid por agua, también los que no


tenéis dinero: venid, comprad trigo, comed sin pagar, vino y
leche de balde" (Is 55,1).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 231


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Para vosotros se ha abierto está herida en mi costado. "Gustad y


ved qué bueno es el Señor". Que vengan también los que no
tienen con qué pagar: los que no tienen méritos, los que se
sienten indignos y pecadores, los que ya no tienen ni fuerzas
para rezar. Sólo una cosa os pido a cambio: vuestra sed, vuestro
deseo: que no os sintáis ahítos de todo, auto-suficientes. ¡Os
pido fe!

Pero ahora aquel templo que era su cuerpo ya no está entre


nosotros; entonces, ¿adónde nos invita a ir Jesús con esas
palabras? Nos invita a la Iglesia, a los sacramentos de la Iglesia.
Ya no existe visiblemente aquel templo que era su cuerpo físico,
el que nació de María y fue clavado a la cruz; pero aún existe
ese otro cuerpo suyo que es la Iglesia. El mismo evangelista Juan
que nos mostró en el evangelio el cumplimiento de la profecía
de Ezequiel en la cruz, nos muestra en el Apocalipsis su
cumplimiento en la Iglesia. "El ángel del Señor —dice— me
mostró el río de agua viva, luciente como el cristal, que salía del
trono de Dios y del Cordero. A mitad de la calle de la ciudad, a
ambos lados del río, crecía un árbol de la vida..." (Ap 22,1-2). El
agua de la vida corre ahora por en medio de la ciudad santa, la
nueva Jerusalén que es la Iglesia. A ella deben acudir todos los
que tienen verdadera sed del Espíritu. San Ireneo — que bebió su
doctrina de los labios mismos de un discípulo de Juan— nos
advierte: "El Don de Dios le ha sido confiado a la Iglesia...
Porque donde está la Iglesia, allí está también el Espíritu de
Dios, y donde está el Espíritu de Dios allí está también la Iglesia.
No participan de él los que no se alimentan a los pechos de su
Madre para la vida y no beben en la fuente purísima que brota
del cuerpo de Cristo sino que se excavan ‘cisternas agrietadas’
y, haciéndose fosas en la tierra, beben el agua putrefacta de los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 232


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

pantanos" (1 IRENEO, Contra las herejías, III, 24,2.)

Al anochecer del día de Pascua, entró Jesús en el lugar donde


estaban sus discípulos, "exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
Recibid el Espíritu Santo" (Jn 20,22). Esto no lo hizo de una vez
para siempre, en su primera Pascua, para luego desaparecer de
la historia dejando a la Iglesia caminar sola, con los medios con
que la había dotado, hasta su vuelta. No. Aquel día Jesús, al
conceder a los apóstoles el poder de perdonar los pecados,
inauguró, de forma solemne y visible, su nueva condición de
"dador de vida" (1 Co 15,45). Y ahora vive para siempre
exhalando su aliento" sobre la Iglesia, y ni por un momento ha
dejado de hacerlo. Y lo hace también ahora, en esta liturgia.

Si él "retira su Espíritu", todo en la Iglesia "expira y vuelve a ser


polvo", exactamente como dice en otro sentido la Escritura que
ocurre con la creación (Sal 194,29). "Sin el Espíritu Santo, Dios
está lejos, Cristo sigue en el pasado, el Evangelio es letra
muerta, la Iglesia una simple organización, la autoridad dominio,
la misión propaganda, el culto simple evocación y el proceder
cristiano una moral de esclavos. Pero con el Espíritu Santo, el
cosmos se levanta y gime con los dolores del Reino, Cristo
resucitado se hace presente, el Evangelio es fuerza vital, la
misión es un Pentecostés, la liturgia es memorial y espera y el
proceder cristiano queda deificado" (Ignacio de Latakia).

Jesús, pues, está siempre "exhalando su Espíritu"; pero nosotros,


los hombres, no siempre hemos recogido ni recogemos su
aliento, no siempre le hacemos caso, fiándonos de nuestro
propio esfuerzo y de nuestra pericia humana, preocupados como
estamos por producir, por hacer, por proyectar y por discutir
entre nosotros. Algo, sin embargo, nos impele de manera

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 233


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

irresistible a detenernos y a exponernos de nuevo, a rostro


descubierto y con el corazón rebosante de un secreto anhelo, al
soplo potente del Resucitado. Un "viento recio" vuelve a sacudir
la casa desde que se ha invocado sobre la Iglesia un nuevo
Pentecostés".

"Llega la hora, y ya está aquí, en que los muertos oirán la voz


del Hijo de Dios, y los que hayan oído vivirán" (Jn 5,25). Sí, ha
llegado la hora y es ésta. Hoy, aun en medio de las espesas
tinieblas que envuelven el mundo, innumerables vidas cristianas,
apagadas o tibias, vuelven a florecer al contacto con el Espíritu
de Cristo. Renacen, vuelven a descubrir la grandeza de su
bautismo, se alegran de ponerse al servicio de la Iglesia para
evangelizar y, aun en medio de las tribulaciones, entonan un
cántico nuevo, de alabanza y de júbilo, a Dios que ha hecho en
ellos maravillas de gracia. Acá y acullá, al calor de ese soplo
divino, están brotando bellísimas flores de santidad en medio del
pueblo de Dios.

Jesús es sepultado
38
Después de esto, José, el de Arimatea, pidió permiso a Pilato
para llevarse el cuerpo de Jesús. José era discípulo de Jesús,
aunque en secreto por miedo a las autoridades judías. Pilato le
dio permiso, y José fue y se llevó el cuerpo. 39 También
Nicodemo, el que una noche fue a hablar con Jesús, llegó con
unos treinta kilos de un perfume, mezcla de mirra y áloe. 40 Así
pues, José y Nicodemo tomaron el cuerpo de Jesús y lo
envolvieron con vendas empapadas en aquel perfume, según la
costumbre que siguen los judíos para enterrar a los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 234


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

muertos. 41 En el lugar donde crucificaron a Jesús había un


huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo donde todavía no
habían puesto a nadie. 42 Allí pusieron el cuerpo de Jesús,
porque el sepulcro estaba cerca y porque ya iba a empezar el
sábado de los judíos.

JESUS ES SEPULTADO
Mateo 27,57-66; Marcos 15,42-47; Lucas 23,50-56; Juan
19,38-42

Muy temprano… los fariseos querían terminar con la amenaza,


según ellos, lo más pronto posible. Llevan a Jesús delante de
Pilato el cual NO halla nada necesario para la crucifixión. Pilato
sabía que era por envidia que esto sucedía, pero no se quería
enrollar en otros asuntos que no fueran más que los de Roma.
Después de sugerirles si querían que soltase a Barrabás
(homicida y ladrón), como para que cambiaran de opinión, los
sacerdotes incitan al pueblo a pedir la liberación de este y la
crucifixión de Jesús. Aún dentro del atrio del pretorio, donde
fue juzgado por Pilato, los soldados le quitan su vestimenta, le
ponen otra y le tejen una corona de espinas… lo golpearon, lo
escupían y le volvieron a poner la ropa que tenía antes y lo
sacaron para crucificarle. Al ser festividad esa semana, mucha
gente estaba en las calles de Jerusalén, Simón, venido de
Cirene, fue tomado por un soldado para llevar la cruz de Cristo.
Llegando a un lugar llamado Gólgota (lugar de la calavera) lo
crucifican y, como a los otros reos, le dan a beber una mezcla de
vino y mirra, lo prueba, pero no lo toma. Muchas profecías se
cumplen en ese momento y sobre todo se cumple el amor eterno
del Padre hacía nosotros a través de Jesucristo su hijo.

Cristo expira, sus piernas no son rotas como era costumbre

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 235


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hacerlo para acelerar el proceso de muerte y el sufrimiento. El


velo del templo se rasga en dos (de arriba hacia abajo) –
debemos tener en cuenta que el templo no estaba cerca de este
monte, entonces la pregunta era cómo escucharon que se
rompió el velo del templo…

El templo de Salomón tenía 30 codos de altura (1 Reyes 6:2),


pero Herodes había aumentado la altura a 40 codos, de acuerdo
a los escritos de Flavio Josefo, un historiador judío del primer
siglo. No hay seguridad respecto a cuánto equivalía exactamente
un codo a nuestras medidas de metros y centímetros, pero es
válido asumir que este velo tenía cerca de 18 metros de altura.
Josefo también nos dice que el velo tenía 10 centímetros de
espesor, y que aún a dos caballos atados a cada uno de sus
extremos, les era imposible rasgarlo.

El estruendo (ruido) que el rasgado produjo tiene que haber sido


impresionante, tan impresionante que está registrado en la
Palabra de Dios, teniendo también en cuenta que la separación
ya no estaría más entre Dios y los hombres.

Llega la noche y José de la ciudad de Arimatea, rico, pide el


cuerpo de Jesús a Pilato para sepultarlo en un sepulcro nuevo, lo
envuelve una túnica como era la costumbre, lo pone en dentro
de la tumba, rueda la piedra y se va. María y María Magdalena
estaban presentes en estos momentos.

Hoy es un día para la oración, el ayuno y la abstinencia. Cuando


es posible, los cristianos son instados a quedar libres de
trabajar, de los compromisos sociales, de la diversión y
dedicarse a una oración y adoración comunitaria. Al mediodía
muchas parroquias se reúnen para las estaciones de la cruz y
para rememorar las últimas siete palabras de Jesús. Muchas
parroquias también ofrecen las estaciones de la cruz a las tres
de la tarde, la hora de la muerte de Jesús. En la tarde, nos

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 236


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

reunimos en silencio en nuestras parroquias para entrar en el


tiempo de oración mientras reflexionamos sobre la muerte de
Jesús en la cruz.
También rezamos por las necesidades del mundo. Reconocemos
el poder de la cruz en nuestras vida hoy, uno por uno nos
acercamos a venerar la cruz con un beso. Nuestra hambre por
este día de ayuno es satisfecho con la Sagrada Comunión
distribuida al final de la liturgia. Contempla también cómo los
apóstoles se reunieron esa noche con miedo y en oración
reflexionando sobre todo lo que había ocurrido.

José de Arimatea. Audaz y piadoso entierra a Jesús

Los cuerpos de los crucificados eran arrojados a la fosa común.


La infamia continuaba después de la muerte. No sucedió así con
Jesús gracias a la audacia y al amor de José de Arimatea.

"Y llegada la tarde, puesto que era la Parasceve, que es el día


anterior al sábado, vino José de Arimatea, miembro ilustre del
Consejo, que también él esperaba el Reino de Dios y, con
audacia, llegó hasta Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilato
se sorprendió de que ya hubiera muerto y, llamando al
centurión, le preguntó si efectivamente había muerto.
Cerciorado por el centurión entregó el cuerpo a José. Entonces
éste, habiendo comprado una sábana, lo bajó y lo envolvió en
ella, lo depositó en un sepulcro que estaba excavado en una
roca e hizo arrimar una piedra a la entrada del sepulcro"(Mc).

El sepulcro era de José de Arimatea, era nuevo y lo había


mandado excavar en la roca(Mt). Este José "era un varón bueno y
justo, miembro del Sanedrín, el cual no había consentido a su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 237


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

decisión y a sus acciones"(Lc). Le acompaña Nicodemo, ambos


junto a Juan ungen el cuerpo de Jesús con aromas una mezcla
de mirra y áloe, como de cien libras (Jn).

Los acontecimientos han ocurrido con rapidez en aquel viernes


santo. José de Arimatea y Nicodemo nada pueden hacer ante
Pilato y el griterío de la masa. Y contemplan el cortejo de la
cruz. Pueden ver desde cerca la muerte, las tinieblas, el
terremoto, el gran grito, los resucitados. Y un pensamiento se
hace claro en su mente: ¿qué sucederá con el cadáver? no puede
ser que no reciba una sepultura digna y sea arrojado a la fosa
común. Y piensa José en su sepulcro cavado en la roca viva, en
la sábana para envolver el cuerpo de Jesús, así como en los
ungüentos para preparar el cadáver lo mejor posible. Cuando le
llega la noticia de la muerte de Jesús acuden con su autoridad a
pedir a Pilato el cuerpo. Pilato, confuso por los acontecimientos,
tiene el acierto de certificar la muerte de aquel inocente
crucificado, y llama al centurión, éste le asegura que está
muerto, y Pilato da el permiso.

José de Arimatea acude con prisa al Calvario junto a Nicodemo,


y ayudados por Juan desclavan el cuerpo de Jesús. Uno de ellos
abraza el cuerpo junto a la cruz, los otros dos desclavan la mano
derecha que cae sobre el que sujeta el cuerpo; después suben
de nuevo la escalera para separar el clavo de la mano izquierda,
y el cuerpo entero cae sobre el que lo sujeta por la cintura. Con
lienzos sujetan por las axilas el cuerpo de Jesús y lo descienden
con cuidado, como si pudiesen lastimarlo después de tanto
dolor. Después lo entregan a su Madre que lo recibe en su seno
como cuando era niño. María llora sobre el cuerpo de su Hijo,
sus lágrimas se juntan con la sangre que cubre como un manto

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 238


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

real al cuerpo de Jesús. Cuesta separarla del Hijo tan querido.


por fin, lo hacen, lavan el cuerpo, separan la corona de espinas
que guardan con los clavos y el paño en la cintura que llevaba el
crucificado. Le ponen apresuradamente algo de los muchos
ungüentos que llevaban, más de treinta kilos, y lo conducen al
sepulcro. Allí consuman el acto de piedad del enterramiento.
Rodean el rostro de Jesús con un sudario, colocan unas monedas
en los ojos, según la costumbre, y lo envuelven en una sábana de
lino que rodea todo el cuerpo. Lo depositan sobre una roca en el
centro del sepulcro. Salen de la concavidad y, con esfuerzo,
colocan la gruesa roca que cierra la sepultura. Se renueva el
llanto y el lamento de María. Todos callan y la conducen de
nuevo al Cenáculo.

Sin nada vino Jesús al mundo, y sin nada marcha de él, hasta el
sepulcro es de otro. Cavado en la roca, sin ser usado de nadie
como un nuevo seno virginal. Y al hacerse de noche se retiran
para cumplir la legislación del sábado.

José de Arimatea fue prudente al actuar con audacia. Quizá


también lo fue cuando era discípulo oculto de Jesús. Es muy
posible que su fe en Jesús fuese débil al principio y se uniese el
deseo de ayudar desde dentro del Sanedrín con un cierto temor
a las consecuencias de declararse de un modo manifiesto
seguidor de aquel que se llamaba el Cristo, eso es lo que insinúa
Juan en el Evangelio. Lo cierto es que la Cruz le quita cualquier
tipo de temor o de perplejidad. Sabe descubrir en la Cruz el
Sacrificio de la Nueva Alianza. Una vez iluminada la fe ¿de qué
sirven las tácticas y cálculos?

José de Arimatea y Nicodemo estaban en los centros de poder de


Israel y debían ser prudentes. Su prudencia les llevó a decisiones

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 239


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

distintas cuando la situación cambió. Ante Cristo muerto en la


Cruz desaparecen todos las estrategias humanas.

El sepulcro vacío se convierte en el primer sagrario material.


María Santísima fue el primer sagrario vivo, virginal y lleno de
amor. El sepulcro no ha sido usado por nadie. Ahora un sepulcro
es el sagrario que contiene por un tiempo el cadáver de Jesús
unido a la divinidad, pero separada del alma que desciende a los
infiernos a llevar la salvación a los justos del tiempo anterior,
tiempo de la paciencia de Dios.

Sábado Santo:
El cuerpo de Jesús está en la tumba pero su alma está entre los
muertos para anunciar el reino. “En verdad, en verdad os digo:
llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la
voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán” (Jn 5,25). Ten
en cuenta lo que debió ser para los muertos en el Sheol
despertar con la voz de Jesús.
Mientras tanto, los discípulos, con el corazón roto por la muerte
de Jesús, observaron el Sabatt judío con tristeza. Se habían
olvidado de la promesa de Jesús que resucitaría. Nosotros no
podemos olvidar su promesa. No podemos olvidar.

Hoy es un día de silencio en la Iglesia: Cristo yace en el sepulcro


y la Iglesia medita, admirada, lo que ha hecho por nosotros este

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 240


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Señor nuestro. Guarda silencio para aprender del Maestro, al


contemplar su cuerpo destrozado
Cada uno de nosotros puede y debe unirse al silencio de la
Iglesia. Y al considerar que somos responsables de esa muerte,
nos esforzaremos para que guarden silencio nuestras pasiones,
nuestras rebeldías, todo lo que nos aparte de Dios. Pero sin estar
meramente pasivos: es una gracia que Dios nos concede cuando
se la pedimos delante del Cuerpo muerto de su Hijo, cuando nos
empeñamos por quitar de nuestra vida todo lo que nos aleje de
Él.
El Sábado Santo no es una jornada triste. El Señor ha vencido al
demonio y al pecado, y dentro de pocas horas vencerá también a
la muerte con su gloriosa Resurrección. Nos ha reconciliado con
el Padre celestial: ¡ya somos hijos de Dios! Es necesario que
hagamos propósitos de agradecimiento, que tengamos la
seguridad de que superaremos todos los obstáculos, sean del tipo
que sean, si nos mantenemos bien unidos a Jesús por la oración y
los sacramentos.
El mundo tiene hambre de Dios, aunque muchas veces no lo
sabe. La gente está deseando que se le hable de esta realidad
gozosa -el encuentro con el Señor-, y para eso estamos los
cristianos. Tengamos la valentía de aquellos dos hombres -
Nicodemo y José de Arimatea-, que durante la vida de Jesucristo
mostraban respetos humanos, pero que en el momento definitivo
se atreven a pedir a Pilatos el cuerpo muerto de Jesús, para
darle sepultura. O la de aquellas mujeres santas que, cuando
Cristo es ya un cadáver, compran aromas y acuden a
embalsamarle, sin tener miedo de los soldados que custodian el
sepulcro.
A la hora de la desbandada general, cuando todo el mundo se ha
sentido con derecho a insultar, reírse y mofarse de Jesús, ellos
van a decir: dadnos ese Cuerpo, que nos pertenece. ¡Con qué
cuidado lo bajarían de la Cruz e irían mirando sus Llagas!

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 241


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pidamos perdón y digamos, con palabras de San Josemaría


Escrivá: yo subiré con ellos al pie de la Cruz, me apretaré al
Cuerpo frío, cadáver de Cristo, con el fuego de mi amor…, lo
desclavaré con mis desagravios y mortificaciones…, lo envolveré
con el lienzo nuevo de mi vida limpia, y lo enterraré en mi
pecho de roca viva, de donde nadie me lo podrá arrancar, ¡y ahí,
Señor, descansad!
Se comprende que pusiesen el cuerpo muerto del Hijo en brazos
de la Madre, antes de darle sepultura. María era la única
criatura capaz de decirle que entiende perfectamente su Amor
por los hombres, pues no ha sido Ella causa de esos dolores. La
Virgen Purísima habla por nosotros; pero habla para hacernos
reaccionar, para que experimentemos su dolor, hecho una sola
cosa con el dolor de Cristo.
Saquemos propósitos de conversión y de apostolado, de
identificarnos más con Cristo, de estar totalmente pendientes de
las almas. Pidamos al Señor que nos transmita la eficacia
salvadora de su Pasión y de su Muerte. Consideremos el
panorama que se nos presenta por delante. La gente que nos
rodea, espera que los cristianos les descubramos las maravillas
del encuentro con Dios. Es necesario que esta Semana Santa -y
luego todos los días- sea para nosotros un salto de calidad, un
decirle al Señor que se meta totalmente en nuestras vidas. Es
preciso comunicar a muchas personas la Vida nueva que
Jesucristo nos ha conseguido con la Redención.
Acudamos a Santa María: Virgen de la Soledad, Madre de Dios y
Madre nuestra, ayúdanos a comprender -como escribe San
Josemaría- que es preciso hacer vida nuestra la vida y la muerte
de Cristo. Morir por la mortificación y la penitencia, para que
Cristo viva en nosotros por el Amor. Y seguir entonces los pasos
de Cristo, con afán de corredimir a todas las almas. Dar la vida
por los demás. Sólo así se vive la vida de Jesucristo y nos
hacemos una sola cosa con Él.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 242


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Esta noche en nuestras parroquias después del atardecer nos


reunimos para la Vigilia Pascual donde viviremos la
resurrección de Jesús de entre los muertos. Nos reunimos en la
oscuridad. Él es la luz del mundo. Entramos a la iglesia y
atentamente escuchamos las historias bíblicas que describen la
salvación de Dios en el pasado. Repentinamente, las luces de la
iglesia se encienden y se canta el Gloria mientras celebramos el
momento de la resurrección de Cristo. ¡Vive!
En la alegría de la resurrección celebramos el sacramento del
Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía para nuestros
catecúmenos y los candidatos que se han preparado durante
muchas semanas para esta noche. Como iglesia cantamos el
Aleluya por primera vez en cuarenta días. Haz lo que puedas por
estar presente en esta noche e invita a tus amigos y familia a
unirse también.
¡Nuestra vigilia que marca el inicio de una Pascua gozosa que no
termina nunca!

Domingo de Resurrección

HA RESUCITADO EL SEÑOR

El sepulcro vacío

20 “El primer día de la semana, María Magdalena fue al


sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro; y vio
quitada la piedra que tapaba la entrada. 2 Entonces se fue
corriendo a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo,
aquel a quien Jesús quería mucho, y les dijo:

—¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo


han puesto!

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 243


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018
3
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. 4 Los dos
iban corriendo juntos; pero el otro corrió más que Pedro y llegó
primero al sepulcro. 5 Se agachó a mirar, y vio allí las vendas,
pero no entró.6 Detrás de él llegó Simón Pedro, y entró en el
sepulcro. Él también vio allí las vendas; 7 y además vio que la
tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús no
estaba junto a las vendas, sino enrollada y puesta
aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había
llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado, y
creyó. 9 Pues todavía no habían entendido lo que dice la
Escritura, que él tenía que resucitar. 10 Luego, aquellos
discípulos regresaron a su casa.” Juan 20,1-10

¡Exulten por fin los coros de los ángeles, exulten las jerarquías
del cielo, y, por la victoria de Rey tan poderoso, que las
trompetas anuncien la salvación! Con estas palabras inicia el
maravilloso pregón pascual que el diácono canta, emocionado, la
noche solemne de la Vigilia de la resurrección de Cristo. Y todos
los hijos de la Iglesia, diseminados por el mundo, explotan en
júbilo incontenible para celebrar el triunfo de su Redentor. ¡Por
fin ha llegado la victoria tan anhelada!

En una de las últimas escenas de la película de la Pasión de


Cristo, de Mel Gibson, tras la muerte de Jesús en el Calvario,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 244


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

aparece allá abajo, en el abismo, la figura que en todo el film


personifica al demonio, con gritos estentóreos, los ojos
desencajados de rabia y con todo el cuerpo crispado por el odio
y la desesperación. ¡Ha sido definitivamente vencido por la
muerte de Cristo! En este sentido es verdad –como proclamaba
Nietzsche- "que Dios ha muerto". Pero ha entregado libre y
voluntariamente su vida para redimirnos, y con su muerte nos ha
abierto las puertas de una vida nueva y eterna.

Es muy sugerente el modo como Franco Zeffirelli presenta la


escena de la resurrección en su película "Jesús de Nazaret". Los
apóstoles Pedro y Juan vienen corriendo al sepulcro, muy de
madrugada, y no encuentran el cuerpo del Señor. Luego llegan
también dos miembros del Sanedrín para cerciorarse de los
hechos, y sólo hallan los lienzos y el sudario, y el sepulcro vacío.
Y comenta fríamente uno de ellos: "¡Éste es el inicio!".

Sí. El verdadero inicio del cristianismo y de la Iglesia. De aquí


arrancará la propagación de la fe al mundo entero. Porque la
Vida ha vuelto a la vida. Cristo resucitado es la clave de todas
nuestras certezas. Como diría Pablo más tarde: "Si Cristo no
resucitó, vana es nuestra predicación, vana es vuestra fe; aún
estáis en vuestros pecados… Pero no. Cristo ha resucitado de
entre los muertos como primicia de los que duermen" (I Cor 15,
14.17.20). En Él toda nuestra vida adquiere un nuevo sentido, un
nuevo rumbo, una nueva dimensión: la eterna.

Y, sin embargo, no siempre resulta fácil creer en Cristo


resucitado, aunque nos parezca una paradoja. Una de las cosas
que más me llaman la atención de los pasajes evangélicos de la
Pascua es, precisamente, la gran resistencia de todos los

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 245


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

discípulos para creer en la resurrección de su Señor. Nadie da


crédito a lo que ven sus ojos: ni las mujeres, ni María
Magdalena, ni los apóstoles -a pesar de que se les aparece en
diversas ocasiones después de resucitar de entre los muertos-, ni
Tomás, ni los discípulos de Emaús. Y nuestro Señor tendrá que
echarles en cara su incredulidad y dureza de corazón. El único
que parece abrirse a la fe es el apóstol Juan, tal como nos lo
narra el Evangelio de hoy.

Pedro y Juan han acudido presurosos al sepulcro, muy de


mañana, cuando las mujeres han venido a anunciarles,
despavoridas, que no han hallado el cuerpo del Señor. Piensan
que alguien lo ha robado y les horroriza la idea. Los discípulos
vienen entonces al monumento, y no encuentran nada. Todo
como lo han dicho las mujeres. Pero Juan, el predilecto, ya ha
comenzado a entrar en el misterio: ve las vendas en el suelo y el
sudario enrollado aparte. Y comenta: “Vio y creyó”. Y confiesa
ingenuamente su falta de fe y de comprensión de las palabras
anunciadas por el Señor: "Pues hasta entonces no habían
entendido la Escritura: que Él debía de resucitar de entre los
muertos".

¿Qué fue lo que vio esa mañana? Seguramente la sábana santa en


perfectas condiciones, no rota ni rasgada por ninguna parte.
Intacta, como la habían dejado en el momento de la sepultura.
Sólo que ahora está vacía, como desinflada; como si el cuerpo de
Jesús se hubiera desaparecido sin dejar ni rastro. Entendió
entonces lo sucedido: ¡había resucitado! Pero Juan vio sólo unos
indicios, y con su fe llegó mucho más allá de lo que veían sus
sentidos. Con los ojos del cuerpo vio unas vendas, pero con los
ojos del alma descubrió al Resucitado; con los ojos corporales

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 246


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

vio una materia corruptible, pero con los ojos del espíritu vio al
Dios vencedor de la muerte.

Lo que nos enseñan todas las narraciones evangélicas de la


Pascua es que, para descubrir y reconocer a Cristo resucitado, ya
no basta mirarlo con los mismos ojos de antes. Es preciso entrar
en una óptica distinta, en una dimensión nueva: la de la fe.
Todos los días que van desde la resurrección hasta la ascensión
del Señor al cielo será otro período importantísimo para la vida
de los apóstoles. Jesús los enseñará ahora a saber reconocerlo
por medio de los signos, por los indicios. Ya no será la evidencia
natural, como antes, sino su presencia espiritual la que los
guiará. Y así será a partir de ahora su acción en la vida de la
Iglesia.

Eso les pasó a los discípulos. Y eso nos ocurre también a


nosotros. Al igual que a ellos, Cristo se nos "aparece"
constantemente en nuestra vida de todos los días, pero muy
difícilmente lo reconocemos. Porque nos falta la visión de la fe.
Y hemos de aprender a descubrirlo y a experimentarlo en el
fondo de nuestra alma por la fe y el amor.

Y esta experiencia en la fe ha de llevarnos paulatinamente a una


transformación interior de nuestro ser a la luz de Cristo
resucitado. "El mensaje redentor de Pascua -como nos dice un
autor espiritual contemporáneo- no es otra cosa que la
purificación total del hombre, la liberación de sus egoísmos, de
su sensualidad, de sus complejos; purificación que, aunque
implica una fase de limpieza y saneamiento interior -por medio
de los sacramentos- sin embargo, se realiza de manera positiva,
con dones de plenitud, como es la iluminación del Espíritu, la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 247


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

vitalización del ser por una vida nueva, que desborda gozo y paz,
suma de todos los bienes mesiánicos; en una palabra, la
presencia del Señor resucitado".

En efecto, san Pablo lo expresó con incontenible emoción en


este texto, que recoge la segunda lectura de este domingo de
Pascua: "Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de allá
arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios; aspirad a
los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto,
y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando
aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros
apareceréis, juntamente con Él, en gloria" (Col 3, 1-4).

¿Qué descubrieron los apóstoles


en la tumba de
Jesús?

El "robo" del cadáver


En la madrugada del domingo de Pascua, una trágica noticia
sacudió a los discípulos de Jesús: "¡El cadáver del Maestro ha
desaparecido de la tumba! ¡Lo han robado!"
Según el evangelio de San Juan, fue María Magdalena quien hizo
el descubrimiento y dio la voz de alarma a los demás discípulos.
El relato dice así: "El primer día de la semana, va María
Magdalena al sepulcro de madrugada, cuando todavía estaba
oscuro, y ve que la piedra que cerraba el sepulcro estaba
quitada. Sale corriendo, llega a donde estaba Simón Pedro y el
otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dice: «Se han llevado
del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto»" (Jn

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 248


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

20,1-2).
María Magdalena, pues, viendo que faltaba el cadáver de Jesús,
lo primero que se le ocurre pensar es que lo han robado. Esta
sensación que tuvo la Magdalena, y que por otra parte era lo
más lógico de suponer, fue bien aprovechada por los judíos, pues
nos cuenta el evangelio de Mateo que ellos más tarde hicieron
correr el rumor de que el cuerpo de Jesús había sido robado (Mt
28,1-15).

El primer creyente del mundo


La cuestión es que los dos discípulos salieron corriendo a la
tumba para comprobar si era verdad lo que decía la mujer. El
evangelio continúa de este modo: "Salieron Pedro y el otro
discípulo, y se dirigieron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero
el otro discípulo corrió más que Pedro y llegó antes al sepulcro.
Se agachó para mirar, y vio que las vendas estaban en el suelo,
pero no entró. Detrás de él llega Simón Pedro, entra en el
sepulcro y ve las vendas en el suelo; y plegado en un lugar
aparte, no junto a las vendas, el sudario que cubrió su cabeza.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado
antes al sepulcro, vio y creyó" (Jn 20,5-8).
Este "otro" discípulo que fue con Pedro, cuyo nombre no
conocemos y del que sólo se nos dice que era aquél a quien
Jesús amaba, se convirtió así en la primera persona que creyó en
la resurrección. Después de él vendrán miles y millones de seres
humanos en todo el mundo que creerán también en la
resurrección de Jesús. Pero fue él quien nos precedió y nos abrió
el camino hacia esa fe.
Sin embargo hay algo en este relato que nos intriga. ¿Qué es lo
que "vio" el discípulo amado en la tumba del Señor, y que lo
llevó a "creer"? ¿Por qué descartó la idea de un robo del cadáver,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 249


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

y se convenció de que Jesús había resucitado?

Un extraño descubrimiento
Lo único que había para "ver" allí, según el evangelio, eran las
vendas y demás fajas mortuorias usadas para envolver el
cadáver. ¿Qué tenían éstas de especial? De acuerdo a lo que
leímos, unas estaban tiradas en el suelo, y otras dobladas en
alguna parte de la tumba. Los ladrones podían perfectamente
haberlas dejado así antes de llevarse el cuerpo. ¿Por qué
entonces el discípulo amado "vio y creyó"?
No podemos saber qué vio el discípulo amado en el sepulcro,
porque el relato de San Juan que hemos citado anteriormente,
tomado de la Biblia de Jerusalén, se encuentra mal traducido. Y
no sólo la Biblia de Jerusalén sino casi todas las Biblias tienen
más o menos la misma traducción errónea.
En efecto, los exegetas sostienen actualmente que los
traductores de lengua castellana cometieron varios errores al
describir la escena de los discípulos que entran en la tumba.
Estos errores se refieren a tres cuestiones, que son las que
trataremos de aclarar: a)qué clase de fajas vieron; b)dónde las
vieron; y c)cómo las vieron.

¿La momia de Jesús?


Lo primero que ven los discípulos al entrar en la tumba son "las
vendas" (en griego, "othonia") (v.5). En efecto, el evangelio de
Juan nos informa unos versículos antes que cuando depositaron
el cuerpo muerto de Jesús en la tumba emplearon vendas para
envolverlo (Jn 19,40).
Esto nos puede hacer pensar que su cadáver fue "vendado" de los
pies a la cabeza, con una larga cinta enrollada cuidadosamente
alrededor del cuerpo, a la manera de una momia egipcia. Pero

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 250


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

este modo de enterrar no corresponde a las costumbres judías.


Las dos únicas personas que en la Biblia aparecen así
embalsamadas son el patriarca Jacob (Gn 50,2-3) y su hijo José
(Gn 50,26), pero por un motivo lógico: ambos murieron en
Egipto, y por ende fueron sepultados siguiendo el procedimiento
egipcio de momificación.
En cambio los judíos nunca envolvían a nadie con vendas cuando
moría. Así, por ejemplo, vemos que cuando Jesús devolvió la
vida al hijo de la viuda de Naím, se nos dice que el Señor "tocó
el féretro... el muerto se incorporó y se puso a hablar, y él
(Jesús) se lo dio a su madre" (Lc 11,14-15). Su cuerpo, pues, no
estaba "vendado". Lo mismo vemos en la resurrección de la hija
de Jairo (Mc 5,41-42), y en la de la joven Tabita por parte de
San Pedro (Hch 9,41-42): no llevan vendas en el cuerpo.

Las manos y los pies de Lázaro


El único caso en el que un cadáver aparece con vendas en el
Nuevo Testamento es el de Lázaro (Jn 11,44). Pero el evangelio
aclara que sólo las emplearon para atarle "pies y manos" (o sea,
los miembros flexibles, a fin de facilitar el transporte del
cuerpo). En el caso de Jesús, en cambio, las habrían empleado
para envolver todo el cuerpo, según lo que leemos. Además, a
las vendas de Lázaro San Juan las llama "keirai", no "othonia"
como las que se usaron en el entierro de Jesús. ¿Qué era
entonces la "othonia", que emplearon para envolver el cuerpo
del Señor, si no eran vendas?
"Othonia" significa, en realidad, "lienzo" o "sábana". Se trata,
pues, de un pedazo grande de paño utilizado para cubrir todo el
cuerpo de Jesús antes de depositarlo en la tumba. De este
modo, San Juan concuerda con los otros tres evangelios, que
afirman que al morir Jesús lo envolvieron con una "sindon",

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 251


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

palabra griega que también significa "lienzo" o "sábana".

La boca cerrada de Jesús


La segunda prenda que vieron los discípulos en la tumba fue "el
sudario" (v.7). ¿Qué era un sudario? El nombre viene de la
palabra "sudor", y era un trapito o pañuelo que empleaban los
judíos para secarse la transpiración, prenda muy común en una
tierra como Palestina donde el calor aprieta y el sol del desierto
hace sudar constantemente.
Ahora bien, según las costumbres judías, cuando una persona
moría el sudario que había empleado durante su vida era
utilizado para cerrar la boca del difunto. Para ello se doblaba el
pañuelo en diagonal, se lo enrollaba, se lo pasaba por debajo de
la mandíbula, y luego se lo ataba fuertemente en la parte
superior de la cabeza.
Las Biblias lamentablemente suelen decir que el sudario "cubrió"
la cabeza del Señor (v.7), lo cual da a entender erróneamente
que el pañuelo tapaba toda la cara de Jesús. En realidad
deberían decir que "rodeó" su cabeza, es decir, que estaba
alrededor de ella formando un anillo de tela grueso por los
costados de la cara.
Como San Juan afirma que el entierro del Señor se hizo "según la
costumbre judía de sepultar" (19,40), podemos pensar que el
sudario hallado en la tumba desempeñaba su papel habitual:
mantenerle cerrada la boca a Jesús.

La sábana desinflada
Los discípulos, pues, vieron dos objetos en el sepulcro: la sábana
y el sudario. Lo que debemos plantearnos ahora es: ¿cómo los
vieron?
Las Biblias suelen decir que la sábana "estaba en el suelo" (v.5).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 252


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Pero es otro error de traducción. El texto original del evangelio


emplea aquí el verbo "keimena", que más bien significa yacer,
estar extendido, estar horizontal, caído, desplomado, allanado.
Por lo tanto, lo que quiere decirnos San Juan es que Pedro y el
discípulo amado encontraron que la sábana, que antes había
estado abultada por la presencia del cadáver de Jesús adentro,
ahora estaba aplastada, caída, desinflada, como si el cuerpo se
hubiera "volatilizado". Las mortajas fúnebres, pues, se habían
desplomado, habían caído bajo su propio peso, en el mismo
lugar donde antes había estado el cadáver.
Si la sábana hubiera estado "tirada en el suelo", como dicen las
Biblias, lo más lógico hubiera sido pensar que alguien se había
llevado el cadáver y había dejado el lienzo tendido en el suelo.
O tal vez que Jesús no había muerto en verdad, y que luego de
algunas horas de estar acostado recuperó el conocimiento, se
quitó la sábana de encima y salió como pudo del sepulcro,
dejando tirado el lienzo. ¿Por qué, entonces, iba a "creer" el
discípulo amado?

Una cabeza ausente


Falta saber cómo encontraron al sudario. Las Biblias dan dos
indicaciones: que "no estaba junto a la sábana", y que estaba
"plegado". Pero se trata nuevamente de una mala traducción.
La primera frase, en griego, no dice que "no estaba junto a la
sábana" sino que "no estaba allanado como la sábana". Y la
segunda palabra no significa "plegado" sino "enrollado". Se
aclara, así, lo que quiso decir el evangelista. El sudario, que
antes había estado atado alrededor de la cabeza de Jesús, no
estaba allanado, alisado, como la sábana. No lo habían
desatado. Seguía enrollado y conservando su forma ovalada,
como si siguiera rodeando todavía el rostro del Salvador, que ya

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 253


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

no estaba. De haber sido robado el cadáver, el pañuelo tendría


que haberse abierto. En cambio seguía enrollado, tal como lo
habían dejado la tarde en que lo enterraron a Jesús.

Curioso lugar para quedarse


Falta, ahora, la tercera y última cuestión: ¿dónde vieron los
apóstoles la sábana desinflada y el sudario enrollado?
De la sábana no se nos dice nada. Ya vimos que la frase "en el
suelo" era una mala traducción que había que reemplazar por
"allanada". Por lo tanto, debemos suponer que la sábana estaba
en el mismo lugar donde la habían puesto el día del entierro.
Pero del sudario sí se nos da una precisión importantísima.
Lamentablemente las Biblias dicen "en un lugar aparte", lo cual
no permite entender bien lo que el texto quiere expresar. En
realidad la frase griega dice "en su propio lugar". Por lo tanto,
San Juan quiere decirnos que el sudario, además de estar
enrollado, seguía en el mismo lugar, ocupando el espacio donde
antes había estado la cabeza de Cristo.

La intención de San Juan


Ahora sí, con estas aclaraciones, podemos ofrecer una
traducción más correcta del episodio evangélico: "Salieron Pedro
y el otro discípulo, y se dirigieron al sepulcro. Corrían los dos
juntos, pero el otro discípulo corrió más que Pedro y llegó antes
al sepulcro. Se agachó para mirar, y vio que la sábana estaba
desinflada, pero no entró. Detrás de él llega Simón Pedro, entra
en el sepulcro y ve la sábana desinflada; y el sudario que estuvo
alrededor de su cabeza, no alisado como la sábana, sino
enrollado en su propio lugar. Entonces entró también el otro
discípulo, el que había llegado antes al sepulcro, vio y creyó" (Jn
20,5-8).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 254


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Queda así perfectamente aclarado lo que los discípulos pudieron


contemplar al entrar en la tumba vacía. Que todas las cosas
estaban exactamente en el lugar donde las habían puesto el
viernes por la tarde. Pero que la sábana estaba desinflada, y que
el sudario que había rodeado la cabeza de Jesús seguía enrollado
y formando un pequeño bulto bajo la sábana, en el mismo lugar
donde antes había estado la cabeza de Jesús.

¿Qué le pasó a Pedro?


Nos queda todavía una cuestión. ¿Por qué Simón Pedro, que
también vio en el sepulcro lo mismo que vio el discípulo amado,
no creyó? ¿Por qué esta particular disposición de las mortajas
fúnebres provocaron únicamente la fe del discípulo amado?
No lo sabemos. Quizás San Juan haya querido sugerir que al ser
el discípulo amado él único que estuvo al pie de la cruz (Jn
19,26), y por lo tanto el único que pudo presenciar su entierro y
la forma como habían dejado el cadáver y los lienzos durante la
sepultura, era el único en condiciones de constatar, el domingo
a la mañana, que todo estaba en la tumba tal cual como él lo
había dejado, excepto el cuerpo del Señor.
De todos modos, conviene dejar bien en claro que la forma como
quedaron las mortajas de Jesús, según esta descripción de San
Juan, no constituye una verdadera "prueba" de la resurrección.
La resurrección no puede probarse. Sólo se la cree, es decir, se
la acepta con la fe. La forma como estaban las mortajas es sólo
un "indicio" de la resurrección. Pero a este indicio se lo puede
aceptar o rechazar. Sólo la fe nos lleva a pensar que Jesús ha
resucitado.

La Vida entre las mortajas


Aquella mañana del domingo, Simón Pedro y el discípulo amado

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 255


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

entraron en la tumba de Jesús y la encontraron vacía. Lo único


que pudieron ver era una sábana extendida y un pañuelo
enrollado, los últimos vestidos que usó Jesús en este mundo.
Pero en medio de este panorama vacío y desolador, el discípulo
amado creyó. Creyó ver una chispa de Vida nueva entre aquellas
mortajas. Creyó ver a Alguien levantado entre aquellas prendas
tiradas. Vio mortajas que sujetaban, y creyó en uno que andaba.
Vio despojos de muerte, y creyó en la Vida. Vio la tristeza de
una tumba, y creyó en la alegría de la resurrección. Por algo era
el discípulo amado de Jesús.
Es que también hoy a los discípulos de Cristo les toca caminar en
un mundo muchas veces semejante a una tumba. Donde ven
despojos, mortajas y signos de muerte por todas partes. Donde
el vacío y la soledad hielan el entendimiento. Pero a ellos les
corresponde descubrir, en esos signos de muerte, los signos de la
Vida. Les corresponde creer que en este ambiente sepulcral del
mundo una fuerza misteriosa y siempre nueva aletea
invitándolos a la esperanza. Que allí se yergue victorioso Cristo
resucitado, vencedor del mal y de la muerte.
Y lo mismo que el discípulo amado, deben salir a gritarlo.

Que Cristo ha resucitado y vive es la gozosa experiencia que


celebramos en cada Eucaristía y que ha animado a la Iglesia
desde sus comienzos y sigue animándonos hoy a anunciar a Cristo
al mundo.

Que Cristo ha resucitado y vive es lo que, como los Discípulos


ante el sepulcro vacío, hemos de ver y creer. Esta certeza de
que Cristo vive exige sinceridad y verdad en nuestra vida. Sólo
así seremos hombres nuevos, resucitados que, con la fuerza del
Espíritu Santo, llevan a los hombres y mujeres de hoy, en el vivir

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 256


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

de cada día, hecho de amor y servicio, de alegría y esperanza, el


auténtico testimonio de que JESÚS VIVE.

Este día se prolonga como uno solo durante su octava y sigue


repitiendo su júbilo a lo largo de toda la Pascua hasta completar
los cincuenta días, cuando conmemoramos la efusión del Espíritu
sobre la Iglesia naciente. Con el triunfo de Cristo, único
salvador, la Historia camina a su plenitud. No hay otro Señor en
quien podamos ser salvados y su señorío se realiza por la
presencia en el mundo del Espíritu que va configurando la
humanidad al plan salvador de Dios.

Vamos a analizar
a la luz de la Biblia la importancia
que la resurrección de Cristo tuvo:

 Para su Persona.

 Para el Evangelio.

 Para su ministerio actual.

 Para la Iglesia.

 Para el cristiano.

La importancia de la resurrección para la persona de Cristo

1. Su resurrección demostró que siempre dijo la verdad

Cada vez que Jesús anunció sus sufrimientos y muerte, siempre


añadía la profecía: "Y resucitará al tercer día" (Mt 16:21).

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 257


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Si Cristo no hubiera resucitado tal como había anunciado tantas


veces, entonces también deberían ser puestas en tela de juicio
todas las demás afirmaciones que hizo.

De hecho, tendríamos que admitir que la decisión del tribunal


judío que le juzgó por blasfemia cuando dijo que era el Hijo de
Dios, tenía toda la razón al condenarle.

(Mt 26:63-65) "... Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te


conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el
Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo,
que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra
del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Entonces el
sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado!
¿Qué más necesidad tenemos de testigos? He aquí, ahora mismo
habéis oído su blasfemia. ¿Qué os parece? Y respondiendo ellos,
dijeron: ¡Es reo de muerte!"

2. "Fue declarado Hijo de Dios... por la resurrección de los


muertos" (Ro 1:4)

Por supuesto, los gobernantes judíos lo tenían por mentiroso.


Todos recordamos cómo le hablaron de él a Pilato:

(Mt 28:63) "Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo,


viviendo aún: Después de tres días resucitaré."

Y también la forma en la que se burlaron de él durante el


tiempo que duró su crucifixión:

(Mt 27:42-43) "A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es


el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él.
Confió en Dios; líbrele ahora si le quiere; porque ha dicho: Soy

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 258


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Hijo de Dios."

Pero a pesar de la angustia y de su intenso clamor, el Padre no


hizo nada para impedir aquel terrible espectáculo. De hecho, la
última visión que este mundo tuvo de él fue la de un hombre
humillado, derrotado, abandonado, muerto.

¿Acaso no era realmente el Hijo de Dios? Y si lo era, ¿guardaría


Dios silencio permanentemente sobre esta terrible injusticia
cometida con su Hijo?

En el libro de los Hechos vemos que los apóstoles citaron en


varias ocasiones el Salmo 2. Por un lado vieron que en la muerte
de Jesús se había cumplido aquella unión que el salmista había
profetizado que tendría lugar entre el pueblo y los gobernantes
para rechazar al Ungido de Dios:

(Hch 4:24-28) "Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz


a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el
cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que por boca
de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, y los
pueblos piensan cosas vanas? Se reunieron los reyes de la tierra,
y los príncipes se juntaron en uno contra el Señor, y contra su
Cristo. Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra
tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato,
con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano
y tu consejo habían antes determinado que sucediera."

Pero también se encargaron de mostrar la respuesta que Dios dio


a la maldad humana, y que el Salmo 2 también anunciaba:

(Hch 13:32-33) "Y nosotros también os anunciamos el evangelio


de aquella promesa hecha a nuestros padres, la cual Dios ha

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 259


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús;


como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú,
yo te he engendrado hoy."

Podemos decir, por lo tanto, que a través de la resurrección,


Dios puso su sello de aprobación, dando a entender con total
claridad que Jesús era realmente su Hijo.

(Ro 1:4) "Fue declarado Hijo de Dios con poder... por la


resurrección de entre los muertos"

A partir de ese momento, en todos los sermones públicos de


Pedro le vemos presentándose como un testigo de la
resurrección de Jesús, y acusando a los judíos de haber dado
muerte al Mesías auténtico, al que Dios había levantado de entre
los muertos.

Sin duda, la acusación era realmente grave, de hecho, la


situación de esos judíos era terrible. ¿Cómo podrían escapar del
justo castigo de Dios después de haber dado muerte a su propio
Hijo? Algunos de ellos entendieron la gravedad de lo que habían
hecho, y desde el fondo de su corazón clamaron: "Varones
hermanos, ¿qué haremos?" (Hch 2:37). Fue entonces cuando
descubrieron que Dios estaba dispuesto a perdonarles y darles
vida juntamente con Cristo.

3. Su resurrección es la señal definitiva que confirma quién es


Jesús

A pesar de la cantidad de milagros que Jesús hizo a lo largo de


su ministerio público, los judíos nunca estuvieron satisfechos.
Una y otra vez intentaban justificar su incredulidad diciendo que
no tenían suficientes evidencias y pidiéndole "una señal" a su

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 260


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

gusto. En un momento determinado, el Señor les dijo que la


señal definitiva que él les daría sería su resurrección.

(Mt 12:39-40) "El respondió y les dijo: La generación mala y


adultera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la
señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre
del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del
Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches."

La importancia de la resurrección para el Evangelio

Si Cristo no resucitó de entre los muertos, el Evangelio no


existe. No hay ninguna buena noticia que anunciar. Veamos
cómo la resurrección de Jesús afecta a las grandes doctrinas que
conforman el Evangelio.

3.1. La resurrección es la base de la justificación

(Ro 4:25) "El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y


resucitado para nuestra justificación."

Aquí hay un detalle importante que debemos considerar. Cristo


tenía poder para resucitar por sí mismo:

(Jn 10:17-18) "Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi


vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí
mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para
volverla a tomar..."

Sin embargo, fue el Padre quien le resucitó de los muertos:

(Ro 6:4) "... Cristo resucitó de los muertos por la gloria del
Padre"

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 261


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

(Hch 2:32) "A este Jesús resucitó Dios..."

(Hch 13:30) "Mas Dios le levantó de los muertos"

(Ef 1:17-20) "... Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el


Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría... para que sepáis
cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas
de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente
grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según
la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo,
resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los
lugares celestiales..."

El Padre levantó a su Hijo de entre los muertos, sellando así su


obra y poniendo de esta manera su sello de aprobación sobre la
redención que había realizado en la Cruz a favor de los
pecadores.

3.2. De su resurrección dependía la misión del Espíritu Santo

Jesús dijo que él les enviaría el Espíritu Santo una vez que
hubiera subido al Padre. Como quedó claro más tarde, el Señor
se refería a su ascensión después de la resurrección. Por lo
tanto, si Cristo no hubiera resucitado, tampoco habría ascendido
al Padre, ni enviado al Espíritu Santo.

La misión que en este tiempo cumple el Espíritu Santo es doble,


tal como explicó el Señor. En relación a los creyentes, el Espíritu
Santo vino a ocupar su lugar en los corazones de los suyos,
dándoles consuelo, enseñándoles y guiándoles a dar testimonio
de él.

(Jn 14:16) "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 262


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

que esté con vosotros para siempre"

(Jn 15:26) "Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os


enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del
Padre, él dará testimonio acerca de mí."

Pero el Espíritu Santo también tendría un ministerio especial en


relación con el mundo: primeramente convenciéndole del
terrible pecado que habían cometido al crucificar a Jesús. En
segundo lugar, mostrando que la justicia de Dios había quedado
satisfecha por medio del sacrificio de Cristo, razón por la cual el
Padre lo resucitó de los muertos para que volviera con él a la
gloria. Y en tercer lugar, convencerá al mundo de que en base a
esa Obra, Satanás ha perdido todo su poder sobre el pecador que
cree en Cristo.

(Jn 16:8-11) "Y cuando él venga, convencerá al mundo de


pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen
en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;
y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya
juzgado."

3.3. Por la resurrección, Cristo se convirtió en "el primogénito


de los muertos"

La resurrección de Cristo trae aparejada la resurrección de todos


los que creen en él.

(Jn 11:25) "Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que


cree en mí, aunque esté muerto, vivirá"

(Ef 2:4-6) "Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran


amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 263


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois
salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo
sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús."

Notemos lo que Pablo dice en relación a la naturaleza de esta


resurrección:

(Ro 6:5) "Porque si fuimos plantados juntamente con él en la


semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su
resurrección."

Lo que Pablo está diciendo es que la resurrección de Cristo sirve


como "prototipo" de la resurrección de los creyentes.

 En dos ocasiones Cristo es presentado como el


"primogénito de los muertos" (Col 1:18)(Ap 1:5).

 Se nos dice también que los creyentes en la


manifestación del Señor seremos "semejantes a él" (1 Jn
3:2).

 Pablo indica que nuestro "cuerpo de humillación", será


semejante al "cuerpo de la gloria suya" (Fil 3:21).

 Que "así como hemos traído la imagen del terrenal


(Adán), traeremos también la imagen del celestial
(Cristo)" (1 Co 15:49).

Y aquí tenemos que aclarar algo muy importante. Antes de la


resurrección de Cristo, todo lo que hubo fue "resucitaciones", es
decir, restauraciones de los cuerpos a su estado anterior.

En las tres ocasiones en las que el Señor volvió a la vida a ciertas


personas (la hija de Jairo, el hijo de la viuda de Naín, y Lázaro),

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 264


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

todos estos casos no deben tomarse como "resurrecciones", sino


como "resucitaciones". Todas estas personas volvieron a la misma
vida que habían dejado cuando murieron. Pero la resurrección
de Cristo trajo un nuevo "prototipo".

¿Cómo era el cuerpo de resurrección que tenía el Señor


Jesucristo?

 Las personas lo podían reconocer (Jn 20:20).

 Todavía tenía las heridas infligidas por la crucifixión (Jn


20:25-29).

 Tenía la capacidad aunque no la necesidad de comer (Lc


24:30-33) (Lc 24:41-43).

 El cuerpo tenía carne y huesos para comprobar que él no


era meramente un espíritu que se manifestaba en forma
visible (Lc 24:39-40).

 Podía entrar en cuartos cerrados sin abrir las puertas (Jn


20:19).

 Y podía ascender al cielo (Hch 1:9).

3.4. La resurrección traerá la restauración de todas las cosas

Es evidente que la resurrección de Cristo supuso que la muerte


fuera vencida. Esta es quizá la consecuencia más importante que
nosotros consideramos, pero no es la única.

No debemos olvidar que la entrada del pecado en el mundo no


sólo afectó al hombre, sino que toda la creación se vio afectada.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 265


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

(Gn 3:17-19) "Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz


de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No
comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor
comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te
producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu
rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de
ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás."

Por esta razón, cuando Cristo regrese, no sólo levantará a los


muertos, sino que regenerará el universo:

(Ro 8:20-23) "Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por


su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en
esperanza; porque también la creación misma será libertada de
la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de
Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una
está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que
también nosotros mismos, que tenemos las primicias del
Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos,
esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo."

(2 P 3:13) "Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos


nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia."

La resurrección de Jesús es el fundamento por el que podemos


estar seguros de que tanto nosotros como nuestro mundo han de
ser totalmente renovados (Hch 3:21).

Si Cristo no resucitó, toda esperanza de redención es una


quimera, y todas las predicciones y anticipaciones de sus
gloriosos resultados para el tiempo y la eternidad, para los
hombres y los ángeles de todo rango y orden, resultan ser falsas.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 266


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

3.5. El Evangelio sacó a luz la vida y la inmortalidad

Por último, debemos considerar cómo la resurrección de Cristo


ha aportado al Evangelio una esperanza desconocida en el
Antiguo Testamento.

(2 Ti 1:10) "... Ahora ha sido manifestado por la aparición de


nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz
la vida y la inmortalidad por el evangelio."

Poco se sabía sobre la resurrección en el Antiguo Testamento.

 A veces empleaban la idea de la resurrección para


expresar la esperanza nacional del renacimiento de la
nación (Ez 37).

 Job fue uno de los pocos que manifestó su confianza en


su resurrección futura (Job 19:25-27) "Yo sé que mi
Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y
después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver
a Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y
no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí."

 La declaración más clara sobre la resurrección del


individuo la encontramos en (Dn 12:2): "y muchos de los
que duermen en el polvo de la tierra serán despertados,
unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión
perpetua".

 Aunque en muchas ocasiones, los salmistas se expresaban


con un total desconocimiento sobre la vida eterna o la
resurrección (Sal 6:4-5) "Vuélvete, oh Jehová, libra mi
alma; sálvame por tu misericordia. Porque en la muerte

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 267


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

no hay memoria de ti; en el Seol, ¿quién te alabará?".

La resurrección de Cristo sacó a luz una información que antes


había estado velada.

La resurrección convierte el Evangelio en un mensaje único

El Evangelio ofrece al mundo una esperanza única. Aquí radica la


gran diferencia con todas las demás religiones e ideologías:

 Algunas no ofrecen ninguna esperanza sino que se hunden


en la desesperación existencial.

 Otros piensan en la historia en términos más bien


circulares y no lineales, como un interminable ciclo de
reencarnaciones sin alivio alguno, salvo la no existencia
del nirvana.

 Los marxistas siguen prometiendo una utopía en la tierra,


pero esta visión ha perdido credibilidad.

 Los humanistas seculares sueñan con la toma del control


de su propia evolución, pero, en tanto que esto
requeriría la manipulación genética, el sueño degenera y
se convierte en pesadilla.

Frente a todo esto, el Evangelio del Señor Jesucristo ofrece una


esperanza cierta en cuanto al futuro, tanto a nivel individual
como cósmico.

La importancia de la resurrección para su ministerio actual

A raíz de su muerte y resurrección Cristo ha sido glorificado

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 268


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

nuevamente a la diestra de la Majestad en las alturas.

Sin embargo, esto ha implicado cambios importantes.

 El más significativo es que regresó al cielo con un cuerpo


humano glorificado.

 Pero también ha supuesto su comienzo como Sumo


Sacerdote (He 8:1), abogado defensor (1 Jn 2:1) e
intercesor (Ro 8:34) a favor de su pueblo.

 Ha sido constituido como Cabeza de la Iglesia (Ef 1:20-


22) y su Señor (Ro 14:9).

 Y está esperando como Juez (Hch 17:31).

4.- La importancia de la resurrección para la Iglesia

1.- La esperanza de La Resurrección

Dice el catecismo de la Iglesia Católica:

Catecismo 989 Creemos firmemente, y así lo esperamos, que


del mismo modo que Cristo ha resucitado verdaderamente de
entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los
justos después de su muerte vivirán para siempre con Cristo
resucitado y que El los resucitará en el último día Como la
suya, nuestra resurrección será obra de la Santísima Trinidad:

Juan 6,39-40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que


no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el
último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 269


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que
yo le resucite el último día.»

I Tesalonicenses 4,14 Porque si creemos que Jesús murió y


que resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a
quienes murieron en Jesús.

I Corintios 6,14 Y Dios, que resucitó al Señor, nos resucitará


también a nosotros mediante su poder.

II Corintios 4,14 sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús,


también nos resucitará con Jesús y nos presentará ante él
juntamente con vosotros.

Filipenses 3,10-11 y conocerle a él, el poder de su


resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme
semejante a él en su muerte, tratando de llegar a la
resurrección de entre los muertos.

El significado de la resurrección de la carne

Por eso continúa el Catecismo:

Catecismo 990 El término "carne" designa al hombre en su


condición de debilidad y de mortalidad. La "resurrección de la
carne" significa que, después de la muerte, no habrá
solamente vida del alma inmortal, sino que también nuestros
"cuerpos mortales" volverán a tener vida.

En la Biblia encontramos más sobre el término “carne”

Génesis 6,3 Entonces dijo Yahveh: «No permanecerá para


siempre mi espíritu en el hombre, porque no es más que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 270


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

carne; que sus días sean 120 años.»

Salmo 56,5 En Dios, cuya palabra alabo, en Dios confío y ya no


temo, ¿qué puede hacerme un ser de carne?

Isaías 40,6 Una voz dice: «¡Grita!» Y digo: «¿Qué he de gritar?» -


«Toda carne es hierba y todo su esplendor como flor del
campo.

Pero cuando la carne resucite, nuestros cuerpos tendrán vida:

Romanos 8,11 Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de


entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a
Cristo de entre los muertos dará también la vida a vuestros
cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros.

Importancia de la resurrección en la fe cristiana

El catecismo continúa:

Catecismo 991 Creer en la resurrección de los muertos ha


sido desde sus comienzos un elemento esencial de la fe
cristiana. "La resurrección de los muertos es esperanza de los
cristianos; somos cristianos por creer en ella"

I Corintios 15,12-20 Ahora bien, si se predica que Cristo ha


resucitado de entre los muertos ¿cómo andan diciendo
algunos entre vosotros que no hay resurrección de los
muertos? Si no hay resurrección de los muertos, tampoco Cristo
resucitó. Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación,
vacía también vuestra fe. Y somos convictos de falsos testigos de
Dios porque hemos atestiguado contra Dios que resucitó a Cristo,
a quien no resucitó, si es que los muertos no resucitan. Porque

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 271


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si


Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: estáis todavía en
vuestros pecados. Por tanto, también los que durmieron en
Cristo perecieron. Si solamente para esta vida tenemos puesta
nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión
de todos los hombres! ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los
muertos como primicias de los que durmieron.

Catecismo 992 La resurrección de los muertos fue revelado


progresivamente por Dios a su Pueblo. La esperanza en la
resurrección corporal de los muertos se impuso como una
consecuencia intrínseca de la fe en un Dios creador del
hombre todo entero, alma y cuerpo. El creador del cielo y de
la tierra es también Aquél que mantiene fielmente su Alianza
con Abraham y su descendencia. En esta doble perspectiva
comienza a expresarse la fe en la resurrección. En sus pruebas,
los mártires Macabeos confiesan:

II Macabeos 7,9 Al llegar a su último suspiro dijo: «Tú, criminal,


nos privas de la vida presente, pero el Rey del mundo a
nosotros que morimos por sus leyes, nos resucitará a una vida
eterna.»

Que dijo Jesús a aquellos que no creían en la resurrección

Catecismo 993 Los fariseos y muchos contemporáneos del Señor


esperaban la resurrección. Jesús la enseña firmemente. A los
saduceos que la niegan responde:

Marcos 12,24 Jesús les contestó: « ¿No estáis en un error


precisamente por esto, por no entender las Escrituras ni el
poder de Dios?

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 272


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Marcos 12,26-27 Y acerca de que los muertos resucitan, ¿no


habéis leído en el libro de Moisés, en lo de la zarza, cómo Dios
le dijo: = Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios
de Jacob? = No es un Dios de muertos, sino de vivos. Estáis en
un gran error.»

Jesús relaciona la resurrección con le fe en Él

Catecismo 994 Pero hay más: Jesús liga la fe en la resurrección


a la fe en su propia persona:

Juan 11,25 Jesús le respondió: «Yo soy la resurrección El que


cree en mí, aunque muera, vivirá;

Es el mismo Jesús el que resucitará en el último día a quienes


hayan creído en él:

Juan 5,24 En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi


Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y
no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la
vida.

Y hayan comido su cuerpo y bebido su sangre:

Juan 6,54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida


eterna, y yo le resucitaré el último día.

En su vida pública ofrece ya un signo y una prenda de la


resurrección devolviendo la vida a algunos
muertos, anunciando así su propia Resurrección que, no
obstante, será de otro orden. De este acontecimiento único, El
habla como del "signo de Jonás", del signo del Templo:
anuncia su Resurrección al tercer día después de su muerte.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 273


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Mateo 12,39-40 Mas él les respondió: «¡Generación malvada y


adúltera! Una señal pide, y no se le dará otra señal que la
señal del profeta Jonás Porque de la misma manera que Jonás
= estuvo en el vientre del cetáceo tres días y tres noches, =
así también el Hijo del hombre estará en el seno de la tierra
tres días y tres noches.

Juan 2,19-22 Jesús les respondió: «Destruid este Santuario y en


tres días lo levantaré.» Los judíos le contestaron: «Cuarenta y
seis años se han tardado en construir este Santuario, ¿y tú lo
vas a levantar en tres días?» Pero él hablaba del Santuario de
su cuerpo. Cuando resucitó, pues, de entre los muertos, se
acordaron sus discípulos de que había dicho eso, y creyeron en la
Escritura y en las palabras que había dicho Jesús.

Marcos 10,33-34 Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del


hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los
escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los
gentiles, y se burlarán de él, le escupirán, le azotarán y le
matarán, y a los tres días resucitará.»

Ser testigo de Cristo es ser testigo de su resurrección

Catecismo 995 Ser testigo de Cristo es ser "testigo de su


Resurrección" (Hch 1, 22; cf. 4, 33), "haber comido y bebido con
El después de su Resurrección de entre los muertos" (Hch 10,
41). La esperanza cristiana en la resurrección está totalmente
marcada por los encuentros con Cristo resucitado. Nosotros
resucitaremos como El, con El, por El.

Hechos 1,21-22 Conviene, pues, que de entre los hombres que


anduvieron con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 274


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

convivió con nosotros, a partir del bautismo de Juan hasta el día


en que nos fue llevado, uno de ellos sea constituido testigo con
nosotros de su resurrección.»

Hechos 4,33 Los apóstoles daban testimonio con gran poder de


la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran
simpatía.

La resurrección siempre ha sido incomprendida por muchas


personas

Catecismo 995 Desde el principio, la fe cristiana en la


resurrección ha encontrado incomprensiones y oposiciones. "En
ningún punto la fe cristiana encuentra más contradicción que en
la resurrección de la carne" (San Agustín, psal. 88, 2, 5). Se
acepta muy comúnmente que, después de la muerte, la vida de
la persona humana continúa de una forma espiritual. Pero ¿cómo
creer que este cuerpo tan manifiestamente mortal pueda
resucitar a la vida eterna?

Hechos 17,32 Al oír la resurrección de los muertos, unos se


burlaron y otros dijeron: «Sobre esto ya te oiremos otra vez.»

¿Qué es resucitar?

Catecismo 997 ¿Qué es resucitar? En la muerte, separación del


alma y el cuerpo, el cuerpo del hombre cae en la corrupción,
mientras que su alma va al encuentro con Dios, en espera de
reunirse con su cuerpo glorificado. Dios en su omnipotencia
dará definitivamente a nuestros cuerpos la vida incorruptible
uniéndolos a nuestras almas, por la virtud de la Resurrección de
Jesús.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 275


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

¿Quiénes resucitarán?

Catecismo 998 ¿Quién resucitará? Todos los hombres que han


muerto: “los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y
los que hayan hecho el mal, para la condenación" (Jn 5,
29; cf. Dn 12, 2).

Daniel 12,1-3 «En aquel tiempo surgirá Miguel, el gran Príncipe


que defiende a los hijos de tu pueblo. Será aquél un tiempo
de angustia como no habrá habido hasta entonces otro desde
que existen las naciones. En aquel tiempo se salvará tu pueblo:
todos los que se encuentren inscritos en el Libro. Muchos de los
que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos
para la vida eterna, otros para el oprobio, para el horror
eterno. Los doctos brillarán como el fulgor del firmamento, y los
que enseñaron a la multitud la justicia, como las estrellas, por
toda la eternidad.

Juan 5,29 y saldrán los que hayan hecho el bien para una
resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una
resurrección de juicio.

¿Cómo resucitarán?

Catecismo 999 ¿Cómo? Cristo resucitó con su propio cuerpo:

Lucas 24,39-40 Mirad mis manos y mis pies; soy yo mismo.


Palpadme y ved que un espíritu no tiene carne y huesos
como véis que yo tengo.» Y, diciendo esto, les mostró las
manos y los pies.

Pero El no volvió a una vida terrenal. Del mismo modo, en El


"todos resucitarán con su propio cuerpo, que tienen ahora"

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 276


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

(Cc de Letrán IV: DS 801), pero este cuerpo será "transfigurado


en cuerpo de gloria, en "cuerpo espiritual"

Filipenses 3,20-21 Pero nosotros somos ciudadanos del cielo,


de donde esperamos como Salvador al Señor Jesucristo, el cual
transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo
glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene de someter
a sí todas las cosas.

I Corintios 15,42-44 Así también en la resurrección de los


muertos: se siembra corrupción, resucita incorrupción; se
siembra vileza, resucita gloria; se siembra debilidad, resucita
fortaleza; se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo
espiritual. Pues si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo
espiritual.

Catecismo 1000 Este "cómo" sobrepasa nuestra imaginación y


nuestro entendimiento; no es accesible más que en la fe. Pero
nuestra participación en la Eucaristía nos da ya un anticipo de la
transfiguración de nuestro cuerpo por Cristo: Así como el pan
que viene de la tierra, después de haber recibido la invocación
de Dios, ya no es pan ordinario, sino Eucaristía, constituida por
dos cosas, una terrena y otra celestial, así nuestros cuerpos que
participan en la eucaristía ya no son corruptibles, ya que tienen
la esperanza de la resurrección (San Ireneo de Lyon, haer. 4, 18,
4-5).

¿Cuándo resucitarán?

Catecismo 1001 ¿Cuándo? Sin duda en el "último día" (Juan


6:39-40,44, 54; 11:24); "al fin del mundo". En efecto, la
resurrección de los muertos está íntimamente asociada a la

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 277


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Parusía de Cristo: El Señor mismo, a la orden dada por la voz de


un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que
murieron en Cristo resucitarán en primer lugar:

I Tesalonicenses 4,16 El Señor mismo, a la orden dada por la voz


de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los
que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después
nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos
arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor
en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor.

Morir con Cristo

Catecismo 1005 Para resucitar con Cristo, es necesario morir


con Cristo, es necesario "dejar este cuerpo para ir a morar
cerca del Señor". En esta "partida" que es la muerte, el alma se
separa del cuerpo. Se reunirá con su cuerpo el día de la
resurrección de los muertos.

II Corintios 5,8 Estamos, pues, llenos de buen ánimo y


preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Señor.

Filipenses, 23 Me siento apremiado por las dos partes: por una


parte, deseo partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es
mucho lo mejor.

2. La iglesia del primer siglo se caracterizó por la predicación


de la resurrección de Cristo

Podemos leer todas las predicaciones que el libro de los hechos


recoge y en todas ellas hay menciones destacadas a la
resurrección de Cristo.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 278


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Tal vez tengamos que revisar la importancia que la iglesia del


siglo XXI le da a este tema.

Curiosamente, fue esta predicación de la resurrección de Cristo


lo que contribuyó a la rápida extensión del cristianismo.

La importancia de la resurrección para el cristiano

1. Su resurrección asegura e ilustra la de su pueblo

Por cuanto él vive, ellos también vivirán. Si él hubiera


permanecido bajo el poder de la muerte, no habría fuente de
vida espiritual para los hombres. Si la vid estuviera muerta, los
pámpanos estarían asimismo muertos.

2. La confesión de la resurrección es la base de nuestra salvación

(Ro 10:9) "Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y


creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás
salvo."

3. La resurrección de Jesús nos ofrece certidumbre en cuanto al


perdón de Dios

El creyente sabe que sus pecados son perdonados, ya que si el


Padre no hubiera sido satisfecho con la expiación ofrecida por su
Hijo a favor de nuestros pecados no lo hubiera resucitado de los
muertos.

El apóstol Pablo vio esta lógica claramente:

(1 Co 15:17) "Si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis


en vuestros pecados."

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 279


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Por esta razón, la resurrección de Cristo nos permite enfrentar


nuestro pasado.

4. De la resurrección de Cristo depende nuestra santificación

Después de darnos cuenta que necesitamos cambiar, ¿cómo


encontramos el poder para hacerlo?

La resurrección permite que vivamos de forma diferente porque


se nos da un poder permanente que no teníamos antes. El
agente de nuestra transformación y el único que nos da vida
cada día a medida que vamos creciendo en Dios es el Espíritu
Santo. Hemos sido unidos a Cristo de forma vital, y por eso
recibimos vida y poder a través de su Espíritu. Necesitamos el
poder de Dios en el presente, tanto como su perdón en cuanto al
pasado.

Cuando nos preguntamos si Dios puede realmente cambiar la


naturaleza humana que parece ingobernable, a fin de que
quienes son crueles se vuelvan buenos, que los egoístas sean
desprendidos, que las personas inmorales adquieran control
sobre sí mismas, y que los amargados se vuelvan amables, nos
parece una tarea imposible para él hombre contando con sus
propios recursos. Pero en el Señor, sí que es posible, porque el
mismo poder que "operó en Cristo, resucitándole de los
muertos", está ahora a nuestra disposición por medio de su
Espíritu Santo para transformarnos diariamente. Por esta razón,
Pablo oraba a fin de que los creyentes conocieran en su propia
experiencia "la supereminente grandeza de su poder para con
nosotros los que creemos" (Ef 1:19).

En otro lugar expresa su propio deseo de conocer a Cristo "y el

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 280


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

poder de su resurrección" (Fil 3:10), y exhorta a los colosenses:


"Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de
arriba, donde está Cristo" (Col 3:1).

Si no hubiera resurrección, bien podríamos adoptar el lema del


mundo: "comamos y bebamos, porque mañana moriremos" (1 Co
15:32). Pero los creyentes tienen una esperanza, y para ellos
esta vida presente no lo es todo. Esto da perspectiva y
profundidad a su modo de vivir y le anima a ser diferente.

5. La resurrección nos libra del temor a la muerte

La muerte parece tener un carácter ineludible. Normalmente se


presenta cuando nadie la espera.

Algunas veces se intenta bromear sobre ella con el fin de


ignorarla. Hacemos bromas sobre ella porque nos resulta difícil
mirarla de frente. Individualmente, aparte de Cristo, el temor a
la muerte y la disolución personal es prácticamente universal.
Para nosotros en Occidente, Woody Allen tipifica este terror. En
él se ha vuelto una obsesión. Cierto es que todavía puede hacer
bromas al respecto: "No es que tenga miedo de morir, dice en
son de mofa; simplemente no quiero estar allí cuando suceda".
Pero fundamentalmente está muerto de miedo. En una ocasión
dijo: "lo fundamental por detrás de toda motivación y toda
actividad es la constante lucha contra la aniquilación y contra la
muerte. Deja absolutamente estupefacto con su terror y les
resta toda significación a los logros de cualquiera".

Pero en Cristo, la muerte ha perdido su poder.

(1 Co 15:54-55) "... Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 281


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?"

Podemos decir con seguridad que su resurrección nos trae


esperanza frente a la muerte.

6. La resurrección de Cristo hace posible nuestro servicio para él

El creyente sabe que tiene un Salvador que vive eternamente


para interceder por él, le cuida, le gobierna por su Espíritu y un
día volverá a por él. Todo esto no sólo hace posible que podamos
ser transformados continuamente por él, también nos
proporciona los recursos necesarios para poder servirle.

El apóstol Pablo relacionaba la resurrección del Señor con el


ministerio cristiano. Él sabía que las condiciones de la obra de
Dios son duras, y que el único antídoto eficaz contra el desánimo
vendría del poder de Cristo resucitado. Esta es la mayor fuente
de estímulo y confianza posibles. Veamos cómo lo expresaba:

(2 Ti 2:8) "Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David,


resucitado de los muertos conforme a mi evangelio."

(2 Co 1:9-10) "Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de


muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en
Dios que resucita a los muertos; el cual nos libró, y nos libra, y
en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte."

7. De la resurrección depende nuestra expectativa acerca del


futuro

Es cierto que ya no somos los que éramos, pero también es


cierto que aún no somos lo que seremos algún día. Estamos en
un "tiempo intermedio" entre lo que somos ahora y lo que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 282


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

seremos cuando Cristo regrese. Incluso el poder de la


resurrección que conocemos ahora es sólo una pequeña muestra
de lo que vendrá.

7. De la resurrección de Cristo depende nuestra unión venidera


con él en su venida.

(1 Ts 4:14-18) "Porque si creemos que Jesús murió y resucitó,


así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por
lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que
vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no
precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con
voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios,
descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán
primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos
quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las
nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre
con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas
palabras."

8. La resurrección de Cristo implica la consumación de la


redención

La personalidad humana está constituida de espíritu, cuerpo y


alma. Si la redención no incluyera el cuerpo, sería una salvación
incompleta.

LA LITURGIA DE LA SEMANA SANTA

En la Semana Santa celebramos el acontecimiento central de


nuestra fe y el que da razón y fundamento a todo lo demás: La

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 283


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

muerte y resurrección de Jesús, por las que se manifiesta el


amor de Dios a los hombres que por la entrega del Hijo los salva
definitivamente del pecado y del mal.

Por la importancia de esta fiesta, es precedida por la larga e


intensa preparación cuaresmal y, por la misma razón, la
celebración gozosa se prolonga durante las siete semanas de la
Pascua en las cuales la comunidad cristiana se siente salvada y
aguarda la plenitud de su fe y de su vida con la venida del
Espíritu Santo que cierra este tiempo litúrgico.

Domingo de Ramos

Es la gran obertura de la Pascua y nos señala su contenido: La


muerte y resurrección de Jesucristo. Comienza la liturgia de este
Domingo con la bendición de los ramos y la procesión. Ésta es
una procesión en honor de Cristo Victorioso, de Cristo Rey que
entra en Jerusalén aclamado al grito de Hosanna (“Señor,
sálvanos”), que subraya el sentido mesiánico de su entrada
triunfal. Dar el mayor realce a esta procesión y vivirla
intensamente nos ayuda a profundizar en el misterio pascual.
Por eso es importante nuestra participación plena en los cantos,
la repetición de las antífonas, etc. en medio del esplendor de
ramos y palmas, sintiendo en nuestro interior esta marcha
sagrada como subida de peregrinos a la Ciudad Santa, como un
acompañar jubilosos a Jesús que entra triunfalmente en
Jerusalén.

La celebración eucarística, que sigue a la procesión, contrasta


con el tono jubiloso de esa primera parte de la liturgia al poner
su acento en la Pasión de Cristo. Sin embargo ese mismo
contraste ilumina el sentido profundo de los misterios que

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 284


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

celebramos: Pasión y triunfo de Jesús son un único misterio, el


Misterio Pascual que es la fuente de nuestra fe y de nuestra
vida. La Pasión, que anuncia y engendra su victoria definitiva, es
signo y fuente de esperanza para los hombres.

TRIDUO PASCUAL

El Triduo Pascual constituye el centro del Año litúrgico y


también de la vida de la Iglesia. Lo integran el Jueves y Viernes
Santo y culmina en la Vigilia Pascual la noche del Sábado

Jueves Santo

En este día hay una sola celebración de la Eucaristía, al


atardecer, en la que se conmemora la Cena del Señor. Toda la
comunidad cristiana re reúne para revivir la Cena Pascual que
celebró Jesús con sus discípulos el día anterior a entregarse a la
muerte.

Tres son las ideas que debemos tener presentes para


comprender lo que celebramos:

1. El punto central de liturgia de este día es el Misterio


Eucarístico. Hoy, como en cada Eucaristía, que siempre
realizamos en cumplimiento del mandato del Señor:
“haced esto en memoria mía”, celebramos un sacrificio,
el memorial de la entrega voluntaria de Jesús a la muerte
por amor, en el que se realiza nuestra salvación, y un
banquete, prenda de su amor y anticipo del que
celebraremos en el Reino.

2. En aquella noche en que Jesús celebra con sus discípulos


la antigua cena pascual judía, fiesta de liberación,

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 285


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

introduce unas palabras nunca oídas que la convierten en


una realidad nueva: El Pan partido y la Copa de la
bendición son símbolo y realidad del sacrificio liberador
de Cristo y de su presencia viva y salvífica en medio de
nosotros.

3. Jesús está presente en su Cuerpo roto y en su Sangre


derramada, proclamando que el Amor es el único
mandamiento y edificando la Iglesia, nuestra Iglesia
particular concreta, como comunidad fraternal cuya
misión es servir al mundo, nuestro mundo de cada día,
llevándole con nuestra forma de vivir, la Buena Nueva
que es Cristo vivo.

Se conmemora la institución de la eucaristía y del sacerdocio, y


se recuerda el supremo mandamiento del amor. Es el 'Día del
amor fraterno'.

Unos ritos propios de este día: El lavatorio de los pies.

Todas las iglesias son este día un gran cenáculo. Las personas
elegidas para el lavatorio representan a los doce apóstoles y el
sacerdote es Jesucristo, que da así ejemplo de humildad y de
servicio. El contexto en el que Jesús pronuncia estas palabras no
es otro que la noche del Jueves Santo, después de la Cena, antes
de morir en la cruz. En esa impresionante ocasión, Jesús revela a
sus discípulos que va hacia el Padre. Este ir al Padre constituye
el momento más importante de la salvación. Todo el que siga a
Jesús irá a donde Él va.

El día siguiente (Viernes Santo), no se celebra la Eucaristía, y se


resalta con una procesión el traslado de las formas consagradas

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 286


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

hasta el sagrario. Se abre así un tiempo de vigilia y oración ante


el Santísimo en el que respondemos a las palabras de Jesús en el
monte de los Olivos: Velad y orad para no caer en la tentación
(Mt 26,41).

El 'Monumento'

Monumento en los oficios del jueves Santo se reserva el


Santísimo Sacramento en un lugar que se prepara en la iglesia,
llamado "Monumento", hasta el oficio del día siguiente,
permitiendo a los fieles la Adoración personal o comunitaria al
Santísimo Sacramento durante horas o toda la noche, según las
posibilidades de cada lugar. Acompañamos de esta forma al
Señor en la soledad de su Pasión y le damos gracias porque ha
querido permanecer sacramentalmente en medio de nosotros.

En la edad media se comenzó a llamar 'monumentum', palabra


latina que significa 'sepulcro' al lugar donde se conservaba una
sola forma consagrada para la comunión del sacerdote en la
celebración del Viernes Santo. Ahora deberíamos ir olvidando
este sentido fúnebre para valorar la inmensa gracia de la
presencia eucarística, memorial permanente de la entrega
sacrificial de Cristo, e iniciando también a los niños y jóvenes en
esta práctica piadosa.

Hoy el sagrario está adornado con flores y luces, para


enseñarnos la importancia de la presencia del Señor en el
sagrario todos los días, donde se conserva para dar la comunión
a los enfermos o a los que están en peligro de muerte y ser
adorado con calma y silencio, en un diálogo con él.

Viernes Santo

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 287


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Según una antiquísima tradición, la Iglesia no celebra los


sacramentos ni en este día ni en el siguiente. El Viernes Santo
está centrado en la celebración de la gloriosa pasión de Cristo,
en la cual la cruz es símbolo de salvación. Aunque el silencio y la
austeridad dominan la liturgia, no celebramos un misterio de
muerte, sino un misterio pascual, de paso a la Vida. A lo largo de
toda la celebración, que nos presenta la muerte del Justo que se
entrega por amor y es exaltado por Dios hasta la gloria, brilla
más la gloria de la Cruz que la humillación de la pasión. Si
queremos vivir profundamente estos misterios hemos de
sentirnos inmersos en ellos. Esto nos exige, en primer lugar,
dejar a un lado nuestras preocupaciones y afanes y, después,
abrir nuestro corazón limpio de viejas ideas preconcebidas. Así
comprenderemos el auténtico sentido de lo que celebramos:

1. El inmenso amor de Dios puesto de manifiesto en la


entrega total del Hijo.

2. El gran valor del hombre y la gravedad del pecado,


causas de esa entrega de amor.

3. La importancia del camino de la Cruz como seguimiento


de nuestro Maestro y paso obligado para la Luz y la Vida.

Porque ese inmenso amor de Dios se manifiesta en el misterio


del dolor y de la muerte de Cristo, la Iglesia se postra y guarda
silencio.

Así, cuando después del mediodía comienza la acción litúrgica


de la Pasión del Señor, el altar debe estar desnudo por
completo, sin cruz, sin candelabros, sin manteles. El celebrante
y los ministros sagrados, revestidos de color rojo, se acercan al

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 288


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

altar y, hecha la debida reverencia, se tienden rostro en tierra o


se arrodillan y toda la asamblea con ellos oran en silencio.

La liturgia del Viernes Santo consta de tres partes:

Liturgia de la Palabra

Las lecturas bíblicas nos presenta a Jesús como el Siervo


doliente que entrega su vida por la expiación de los pecados de
los demás, como el gran Sacerdote que se ofrece a sí mismo
como víctima y por su sacrificio se convierte en autor de
salvación eterna. Y como Cordero de la Alianza Nueva, signo y
causa de salvación para todos los hombres. Gran importancia
tiene en este día la Oración Universal. Cristo en la Cruz se
muestra como el gran intercesor que hace su expiación por
nosotros. Por eso la Iglesia presenta al Padre por medio de Él,
sus peticiones hoy con mayor amplitud que otros días.

Adoración de la Cruz

Toda la celebración de hoy está centrada en torno a la Cruz. Lo


que era un signo de maldición, con Cristo se convierte en árbol
de Vida. Concluida la Liturgia de la Palabra, el presidente de la
Asamblea muestra la cruz y por tres veces, con intensidad
creciente, invita a aclamarla. Con la adoración de la cruz
celebramos ya el triunfo de Cristo, fuente de nuestra Salvación.
No adoramos la cruz en sí misma sino a Aquél que se sacrificó y
triunfó en ella.

Comunión

El Sacrificio Eucarístico y el Sacrificio de la Cruz son un sólo y


mismo sacrificio, por eso terminamos la acción litúrgica

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 289


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

participando del banquete del Cordero sacrificado con el pan


consagrado ayer.

Vigilia Pascual

El Sábado Santo es un día alitúrgico; está cuajado de ese silencio


precursor de los grandes acontecimientos. La sepultura de Jesús
nos habla de su muerte verdadera, no aparente. Ha bajado hasta
los terrenos de la muerte, para predicarle el Evangelio de la vida
y vencerla con el poder de Dios.

Esta noche, según antiquísima tradición, es noche de vela ante


el Señor; las lámparas han de estar encendidas en las manos de
los fieles, para que se asemejen a los hombres que esperan que
retorne el Señor y así, cuando venga, los encuentre vigilantes y
los haga sentar a su mesa.

La Vigilia, que los cristianos celebramos en la Pascua, está


cargada de símbolos: Entre la noche y la aurora, las tinieblas y la
luz, celebramos el paso del caos al orden de la creación, de la
esclavitud a la libertad, del desierto a la posesión de la tierra,
de la muerte a la resurrección, del pecado a la gracia, del
hombre viejo al hombre nuevo, de la creación malograda a la
nueva creación.

Esta noche ha nacido para la contemplación de todo el panorama


salvador de Dios. En ella, con más plenitud que nunca, nos
enraizamos en Dios, fuente de la vida; a lo largo de ella
reencontramos la alegría perdida en la fe, la esperanza y el
amor renovados.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 290


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Noche de bautizados, de reconciliados, de regenerados, de


santos. En ella resuena el eco, aún vivo, del anuncio de la
resurrección del Señor. De boca en boca corre este rumor, que
se prueba eficazmente por el testimonio del Espíritu en los
corazones renovados. Cristo ha resucitado y se ha aparecido. Es
verdad. Nosotros somos testigos de ello.

Gozo y gratitud a Dios llenarán en esta noche nuestro corazón y


nuestra celebración resplandecerá de alegría, porque ésta es la
noche santa de la humanidad resucitada, de la creación
iluminada y renovada.

La Vigilia de esta noche consta de cuatro partes:

Rito de la Luz o lucernario

En actitud de marcha en torno al fuego nuevo, aclamamos a


Cristo, Luz del mundo, y tomamos de su luz para ser también
nosotros luz.

Bendición del fuego

Nos reunimos fuera del templo, como quienes se disponen a una


larga marcha, en torno al fuego nuevo. De su llama encendemos
el Cirio pascual que representa a Cristo, la Luz que ha de
iluminar nuestro camino. Con el Cirio encendido, aclamando a
Cristo como Luz, nos disponemos a dirigirnos al interior del
Templo.

Procesión y aclamación de Cristo como luz

Cuando el Cirio ha entrado en la Iglesia, tomando de su llama se


encienden las velas de cada uno. Nuestras pequeñas luces

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 291


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

contribuirán a disipar la oscuridad del templo que tiene todas las


luces apagadas. De la misma forma, nuestras vidas han de
iluminar el mundo con la Luz de Cristo.

Pregón Pascual

Porque con la Resurrección de Cristo ha comenzado un día


nuevo, un tiempo nuevo, iniciamos la celebración proclamando
el Pregón Pascual en el que cantamos con júbilo nuestra gratitud
a Dios y nuestro asombro por su grandeza y amor.

Liturgia de la Palabra

La Santa Iglesia medita «los hechos maravillosos» que desde el


comienzo hizo el Señor con su pueblo, que confiaba en su
Palabra y en su promesa.

Lecturas del Antiguo Testamento

Seguidas del canto de un Salmo y de una Oración, para hacer la


cual la Asamblea se pone de pie.
En esta noche la proclamación de la Palabra, es extensa y
solemne. Las lecturas bíblicas nos van a relatar la Historia de la
Salvación a través de sus principales acontecimientos para
mostrarnos el plan salvador de Dios que quiere sacarnos de la
esclavitud del pecado. Aunque se pueden hacer más lecturas,
tres son obligatorias. Se proclamarán los relatos de la creación,
del éxodo liberador y de la Alianza de Yahveh con su pueblo,
para subrayar el hecho de la nueva creación, de la verdadera
liberación y de la nueva alianza que Dios realiza en Cristo para
toda la humanidad. Todos estos relatos, además, nos hacen
descubrir que nuestra propia vida no es una simple sucesión de
hechos sino una historia de salvación.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 292


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

Cuando termina la proclamación de la Palabra, se encienden las


luces y cirios del altar.

Gloria

Con el templo iluminado en todo su esplendor y las campanas


proclamando la gloria del creador, la Asamblea alaba jubilosa a
Dios en Jesucristo, plenitud de la revelación y del amor divinos.

Oración

La oración colecta pide al Padre que por la fuerza del Hijo


acreciente en nosotros los dones del espíritu recibidos en El
bautismo.

Epístola

El fragmento de la carta a los Romanos pone en relación la


victoria de Cristo, con quienes hemos sido identificados con Él
por el Bautismo, y con nuestra propia victoria sobre la muerte.

Aleluya

Este aleluya Jubiloso inaugura el tiempo de gozo de la Pascua,


en que continuamente repetiremos con fuerza nuestra alabanza
a Dios.

Salmo

Con el salmo cantamos llenos de alegría y agradecidos a Dios que


obra maravillas por su poder y su amor.

Evangelio

Termina la liturgia de la Palabra con el grito lleno de vida y

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 293


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

esperanza del Evangelio: "Ha resucitado".

Liturgia Bautismal
Junto con los nuevos miembros que han renacido en el bautismo,
toda la asamblea renueva su compromiso bautismal y celebra su
condición de renacidos en Cristo, el Hombre Nuevo.
En la noche de la Pascua se bautizaban los catecúmenos que
habían venido preparándose para ello. También hoy se procura
que en esta noche se administre este sacramento. Cuando no
hay bautismos el esquema es el siguiente:

Bendición del agua

Que ha de ser utilizada en la fuente bautismal y con la que hoy


se asperge a la Asamblea.

Renovación promesas del Bautismo

En esta noche, el Bautismo, que cada uno de nosotros recibimos


un día más o menos lejano, se actualiza, se hace realidad viva y
presente; por eso de pie, con nuestras luces encendidas,
renovamos las promesas bautismales y hacemos profesión de
nuestra fe, comprometiéndonos de nuevo con Cristo. En esta
noche tenemos que comprender que nuestro Bautismo no es un
acontecimiento del pasado, sino un camino a través de la vida y
una actitud constante de fidelidad a Cristo.

Aspersión

Como signo de esa renovación y recuerdo del agua con el que


fuimos lavados.

Oración de los Fieles

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 294


26 de
CAMINANDO CON JESÚS EN CUARESMA septiembre
de 2018

La Salvación de Cristo es universal y para que a todos llegue y en


el mundo se haga realidad, rogamos a Dios.

Liturgia Eucarística
Como ya hacían las primitivas comunidades, cuando la Vigilia
Pascual comenzaba al caer la tarde y terminaba de madrugada,
concluimos la celebración con la Eucaristía, en la que se
actualiza el triunfo pascual de Cristo. La Iglesia, hecha presente
en la comunidad cristiana reunida, es llamada a la mesa que el
Señor ha preparado a su pueblo por su muerte y resurrección.
Cristo ha resucitado y resucitado lo recibimos en la Eucaristía.

JOSÉ ALBERTO AC MACZ “PREDICADOR CATÓLICO” 295

Centres d'intérêt liés