Vous êtes sur la page 1sur 9

[an excerpt]

Retos y Riesgos en la vida olmeca


Ann Cyphers, Judith Zurita Noguera y Marci Lane Rodríguez

60%
PMS PMS PMS
2765c 2765c 355c

U niversidad nacional aUtónoma de méxico


i nstitUto de investigaciones antropológicas
méxico 2013
Ficha catalográfica

Primera edición, 2013

Término de la edición: 15 de diciembre de 2013

D.R. © 2013, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO


Ciudad Universitaria, Coyoacán, México, D. F., 04510
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ANTROPOLÓGICAS
www.iia.unam.mx

ISBN 978-607-02-5023-1

Diseño: Martha González Serrano


Fotografía de portada: Rafael Galina

Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin la autorización escrita del titular de los derechos patrimoniales.

Derechos reservados conforme a la ley


Impreso y hecho en México / Printed in Mexico
ÍNDICE

1 El riesgo y los olmecas 11

2 Riesgo, medio ambiente y estrategias modernas de subsistencia 15

3 La alimentación temprana de los olmecas 45

4 Una zona clave de recursos 61

5 Los islotes de la llanura norte 73

6 Riesgo y crisis en la fase San Lorenzo B 107

Apéndice I
Calendario de recursos en la región de San Lorenzo Tenochtitlán 135

Apéndice II
Análisis de fitolitos 137
Apéndice III
El análisis palinológico 147
Emilio Ibarra

Apéndice IV
Los macrorrestos de Zea mays 157

Apéndice V
Estudio de residuos de alimentos en un fogón
Noemí Gabriela Casio Arreola,
Ana María Luna Estrada, Rolando Salvador
García Gómez y Carmen Durán Domínguez de Bazúa 159

Bibliografía 165
Agradecimientos

Es un placer reconocer el cordial apoyo que nos han brindado los habitantes del pobla-
do de Tenochtitlán, Veracruz, a lo largo de más de dos décadas de investigaciones. Los
hombres y mujeres con los que hemos trabajado en campo siempre han compartido sus
experiencias con nosotros, lo cual ha sido un importante punto de partida para nuestro
aprendizaje de su forma de vida. En especial quisiéramos agradecer a nuestros estimados
compañeros y colaboradores Juan González, Esteban Hernández y Valentina Vargas.
Asimismo apreciamos los esfuerzos de la doctora Stacey Symonds y el maestro Ro-
berto Lunagómez y la colaboración de los especialistas Fernando Botas y Gerardo Jimé-
nez en la preparación de imágenes. El doctor Rafael Galina, la doctora Helaine Silverman
y el maestro Brizio Martínez muy amablemente nos facilitaron fotografías para esta obra.
Se agradece al Museo de Antropología de Xalapa por permitir las tomas fotográficas de
las esculturas olmecas.
Es imprescindible reconocer el sustancial apoyo moral y profesional de todos los
participantes en el Proyecto San Lorenzo Tenochtitlán (PASLT).
El PASLT ha gozado de la reconocida generosidad de múltiples fuentes de financia-
miento: el Instituto de Investigaciones Antropológicas y la Dirección General de Asuntos
del Personal Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México; el Consejo
Nacional de Ciencia y Tecnología; la American Philosophical Society, el National Geogra-
phic Committee for Research and Exploration, la National Endowment for the Humani-
ties, la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, Inc.
En años recientes el importante apoyo financiero de Petróleos Mexicanos y del
Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, A. C., ha impulsado estas inves-
tigaciones.
Se reconoce la gran labor del Departamento de Publicaciones del Instituto de Inves-
tigaciones Antropológicas de la UNAM en el proceso de edición.
A todos, muchas gracias.
EL RIESGO Y LOS OLMECAS 1
Para los seres humanos la abundancia y la escasez las condiciones iniciales para el surgimiento de la
de alimentos son temas de interés universal. Es civilización olmeca (e. g. Bernal 1969; Caso 1965;
aceptado que las fluctuaciones impredecibles en Coe 1974; Coe y Diehl 1980; Heizer 1960; entre
el abasto de alimentos, junto con la presión pobla- otros). En tales modelos de optimización se presu-
cional, el conflicto, la competencia y las mejoras pone que las condiciones son favorables y se hace
tecnológicas desempeñan un papel causal en el caso omiso a la fluctuación de recursos y riesgo en
desarrollo (Halstead y O’Shea 1989). A nivel et- la evolución sociopolítica. Se presenta al medio
nográfico se ha documentado que las estrategias ambiente más como un recurso que como fuente
para el manejo del riesgo, como la diversificación, de restricciones y se enfatizan condiciones prome-
el almacenamiento, el intercambio y la movilidad dio en lugar de las extremas; en consecuencia el
(Colson 1979; Halstead y O’Shea 1989; O’Shea éxito limitado que pueden tener las adaptaciones
1989), participan en la subsistencia con factores humanas pasa inadvertido (véase a Dunlap 1980).
restrictivos de varias maneras para producir ali- Los profundos contrastes, frecuentemente ol-
mentos de alto y bajo rendimiento. Además, los vidados, que concurren en las llanuras costeras
alimentos de alto rendimiento son innegablemen- olmecas, por definición implican un alto nivel de
te importantes en la acumulación de riqueza y riesgo para la subsistencia humana; esto, en el en-
deudas. tendimiento de que el modo de vida puede ser
Las estimaciones del riego en las llanuras cos- simultáneamente restringido y permitido por el
teras olmecas generalmente son superficiales. Se agua. Esta observación es aplicable a la Isla de San
enfatiza la homogeneidad ambiental en lugar de la Lorenzo que se levanta en medio de enormes hu-
heterogeneidad y se acentúan sólo los factores re- medales grabados por cursos fluviales ahora extin-
lacionados con las inundaciones. Es común que las tos y con ricas superficies interfluviales ubicadas entre
caracterizaciones de la costa sur del Golfo apun- ríos alguna vez navegables (Ortiz y Cyphers 1997).
ten a condiciones uniformes, una hidrología prede- Para los estándares modernos, estas áreas no pa-
cible y suelos productivos, los cuales se consideran recen muy atractivas para la ocupación humana;

11 EL RIESGO Y LOS OLMECAS


no obstante, se cuentan entre los primeros lugares estrategias utilizadas por los olmecas de San Lo-
ocupados por los antiguos moradores. renzo para manejarlos entre 1800 y 1000 cal aC.
Fundado alrededor del 1800 cal aC, el sitio Así, no pretendemos ofrecer un tratado enciclopé-
de San Lorenzo logró su máximo esplendor entre dico sobre el manejo temprano del riesgo por los
1400 y 1000 cal aC, supervisando desde la ven- olmecas, más bien enfocaremos sus adaptaciones
tajosa posición de la isla un complejo sistema de a un paisaje en continuo cambio, tal como se pue-
asentamiento. Las aldeas olmecas estaban ubica- de inferir a partir del patrón de asentamiento, las
das en terreno alto por arriba del nivel de inun- características del medio ambiente, los recursos
dación, a manera de un archipiélago dentro de los y las prácticas de subsistencia. Esto nos permite
humedales, comúnmente separados de sus veci- evaluar algunos aspectos de los patrones sincróni-
nos por amplias extensiones de agua y terrenos cos y diacrónicos de la participación doméstica y
pantanosos que los aíslan, especialmente durante supradoméstica en la producción de alimentos y el
la temporada cuando el nivel del agua se eleva. manejo del riesgo. Al considerar cómo manejaron
El ritmo sincopado del agua dominaba sus vidas, el riesgo los olmecas, en términos de estrategias
la impredecible fluctuación del nivel de la misma tradicionalmente reconocidas de diversificación,
determina que los terrenos estén secos o sumergi- almacenamiento, intercambio y movilidad, encon-
dos, afectando hasta hoy en día la disponibilidad y tramos comportamientos alternativos dentro de
la producción de recursos de subsistencia. El mane- cada estrategia que son particulares de las condi-
jo del riesgo fue un estilo de vida para los olmecas. ciones sociales y ambientales de la localidad.
El estudio de la subsistencia olmeca en San En el presente tomo, enfatizamos la hetero-
Lorenzo es mucho más complejo que el simple geneidad del medio ambiente y las fluctuaciones
recuento de los alimentos básicos identificados en locales en la región de San Lorenzo. Evitamos tra-
el registro arqueológico. Es esencial examinar la tar la hidrología en términos de dicotomías tales
evidencia arqueológica conjuntamente con facto- como “presencia -versus- ausencia” o “abundancia
res específicos del medio ambiente que impactan -versus- escasez” de agua y, en su lugar, enfatiza-
la producción de alimentos, ya que está bien do- mos su temporalidad y magnitud. Se ha puesto
cumentado que cada sociedad maneja el riesgo de muy poca o ninguna atención en los detalles finos
manera distinta, acorde con las condiciones locales del ciclo hidrológico, así como su pertinencia en
(Halstead y O’Shea 1989). En lugar de utilizar los áreas específicas de conocidos agregados pobla-
términos “riesgo” o “manejo de riesgo” de manera cionales. En muchos sentidos, la hidrología de los
generalizada, lo cual opaca su naturaleza compleja, humedales ha ocupado un lugar secundario con
nosotros buscamos explorar riesgos específicos y respecto a la tierra en las agendas de investigación,

12 RETOS Y RIESGOS EN LA VIDA OLMECA


quizá debido al preponderante interés en la pro- Representan una de las más tempranas, si no de las
ducción de maíz, el cual ha sido considerado por primeras, construcciones artificiales logradas por
mucho tiempo el alimento básico que sostiene el los habitantes de la isla de San Lorenzo, y tuvieron
surgimiento olmeca. propósitos prácticos relacionados con actividades
Examinamos factores generales de riesgo en de subsistencia de las unidades domésticas.
las llanuras costeras y las estrategias de subsisten- La mayor densidad de islotes se localiza en
cia de los habitantes contemporáneos que ocupan una zona de humedales al norte de San Lorenzo,
la misma localidad geográfica que los olmecas de lo cual indica su potencial único para la subsisten-
San Lorenzo. Sólo las personas cuya superviven- cia, que la hizo particularmente atractiva para los
cia depende de la cuidadosa observación de un primeros olmecas. El potencial de esta zona clave
mosaico ambiental, dinámico y complejo, pueden de recursos para obtener altas concentraciones de
apreciar completamente sus matices para la sub- alimento se acentúa por sus características fisio-
sistencia; y hemos intentado aprender de ellas. gráficas aptas para la aplicación de estrategias de
Las modernas estrategias para el manejo de ries- producción de alimentos que reducen el riesgo.
go nos ayudan a interpretar un tipo específico de Consideramos los ciclos alternados de abundan-
sitio identificado en los recorronocimientos de su- cia y escasez de alimentos que dicta la hidrología,
perficie que indica el intenso interés de los olme- tanto en los humedales como en el lomerío, tema
cas en los humedales. poco tratado para la cuenca baja del río Coatza-
Los estudios de patrón de asentamiento alre- coalcos.
dedor de San Lorenzo revelaron un tipo de sitio Nuestros resultados indican que algunas de
específico de los humedales que no se había identi- estas primeras, construcciones de tierra de San
ficado previamente. Los islotes1 son montículos Lorenzo se relacionan con el manejo del riesgo por
bajos artificiales hechos de tierra, edificados por parte de los grupos domésticos de los fundadores,
los primeros habitantes cuyo estilo de vida se quienes fincaron sus residencias permanentes en
orientaba hacia los humedales, en las llanuras de lomerío y se trasladaban periódicamente a los hu-
inundación para fungir como campamentos base. medales en donde procuraban alimentos acuáticos
que complementaban la cosecha de tubérculos de
1
En otras partes de México se utiliza el término “isla” su subsistencia básica. La construcción inicial de los
para designar este tipo de construcción (Nagy 2003);
islotes en una zona con una concentración de re-
sin embargo, es importante señalar que el término
arqueológico adecuado es “islote”, cuya traducción al cursos acuáticos facilitaba la cosecha de alimentos
inglés, la cual ha sido problemática, equivale a la frase proteínicos apropiados para la producción de un
“montículo artificial en el humedal”. excedente almacenable. Estos alimentos exceden-

13 EL RIESGO Y LOS OLMECAS


tes eran indispensables para sobrevivir tiempos de como administradores del riesgo para la distribu-
crisis anuales en esta región tropical que se carac- ción de alimentos de crisis y consecuentemente de
teriza por severas restricciones ambientales para las relaciones diádicas basadas en la deuda.
el almacenamiento. Los grupos fundadores edifica- Durante la fase de apogeo, la presión pobla-
ron inicialmente los islotes, los utilizaron y les dieron cional en la isla de San Lorenzo debió crear mayor
mantenimiento sostenido, contribuyendo al esta- necesidad de alimentos y el abastecimiento para
blecimiento de derechos de propiedad en la zona tiempos de crisis. Las respuestas a las crisis de ali-
clave de recursos. Esto permitió que los grupos do- mentos involucraban la intensificación de su pro-
mésticos de dichos grupos, siendo la élite emergen- ducción y su diversificación, así como la ampliación
te, controlaran una base productiva y obtuvieran del intercambio. El hinterland de abastecimiento
recursos acuáticos móviles dentro de un espacio creció a lo largo de los corredores de transporte,
acuoso particularmente apto para su cosecha in- con mejores redes de distribución de alimentos,
tensiva. Durante la temporada anual de escasez en supliendo de esta manera el almacenamiento pro-
la región, que se compone de la canícula y la inun- blemático en la zona tropical. La competencia por
dación grande, los grupos de fundadores podrían los recursos de la zona clave llega a ser muy evi-
adjudicar el excedente de alimentos a los parien- dente al final de la secuencia, pero no como una
tes y no parientes, y de esta manera establecerse causa sino un efecto de la complejidad social.

14 RETOS Y RIESGOS EN LA VIDA OLMECA

Centres d'intérêt liés