Vous êtes sur la page 1sur 22

Auguste Comte

Auguste Comte
Auguste Comte, cuyo nombre completo es Isidore Marie
Auguste François Xavier Comte (Montpellier, Francia, 19 de
enero de 1798 - † París, 5 de septiembre de 1857). Se le
considera creador del positivismo y de la disciplina de
la sociología, aunque hay varios sociólogos que sólo le
atribuyen haberle puesto el nombre.
De carácter dogmático, tuvo una vida atormentada, marcada
por amores difíciles, un matrimonio fracasado, crisis
nerviosas y dificultades para instalarse en el estamento
académico. [cita requerida]
Junto con Agustín Thierry, fue secretario de Saint-
Simon durante siete años y ambos se separaron de él debido
a las muchas discrepancias que surgieron. Después de esta
ruptura, Comte inició una etapa que calificó de "higiene
cerebral" para alejarse de la influencia de las ideas de Saint-
Simon. Otra versión menciona que Saint-Simon cedió los
derechos de su avance (los Principios de la sociología) a
Comte, con la condición de que la mejorara y la diera a
conocer al mundo entero, ya que Saint-Simon había dejado
atrás o en el olvido toda su investigación.[cita requerida] Por eso se
considera a Comte el padre de la sociología.[cita requerida]
Murió en París el 5 de septiembre a la edad de 59 años.
Contenido
[ocultar]
• 1 Filosofía
• 2 La ley de los tres estados y la idea de
progreso
○ 2.1 Características de la filosofía
positiva
• 3 Legado
• 4 Obras principales
• 5 Véase también
• 6 Enlaces externos

[editar]Filosofía
La filosofía de Comte entronca con la revuelta moderna
contra los antiguos que inició Francis Bacon además abarca
un extenso campo de estudios sobre los chimpances y
extendió L'Encyclopédiefrancesa y que consistió, a grandes
rasgos, en la asunción de la razón y la ciencia como únicas
guías de la humanidad capaces de instaurar el orden social
sin apelar a lo que él considera oscurantismos teológicos o
metafísicos.
La evidente intención de reforma social de su filosofía se
adhiere, sin embargo, a una postura conservadora y
contrarrevolucionaria en claro enfrentamiento con las
propuestas ilustradas de Voltaire yRousseau.
Tomando como trasfondo la Revolución francesa, Comte
acusa a estos dos autores de generar utopías metafísicas
irresponsables e incapaces de otorgar un orden social y moral
a la humanidad.
La idea básica de Comte era que todas las ciencias formaban
una jerarquía, de manera que cada eslabón dependía del
anterior de acuerdo a la complejidad de los fenómenos
estudiados. En la base estaban las matemáticas, seguida de
la mecánica, la física, la química, la biología y por último,
encabezando la pirámide de las ciencias se encontraba la
Ciencia de la Sociedad; la Sociología. Comte vio en esta
ciencia las respuestas a los problemas del hombre y la
sociedad. La exaltación de la Sociología le llevó a
considerarla prácticamente como una nueva religión laica de
la humanidad formándose así el positivismo.
Los problemas sociales y morales han de ser analizados
desde una perspectiva científica positiva que se fundamente
en la observación empírica de los fenómenos y que permita
descubrir y explicar el comportamiento de las cosas en
términos de leyes universales susceptibles de ser utilizadas
en provecho de la humanidad.
Comte afirma que únicamente la ciencia positiva
o positivismo podrá hallar las leyes que gobiernan no sólo la
naturaleza , sino nuestra propia historia social, entendida
como la sucesión y el progreso de determinados momentos
históricos llamados estados sociales.
[editar]La
ley de los tres estados y la idea
de progreso
También llamada ley fundamental, la ley de los tres estados
afirma que la humanidad en su conjunto y el individuo como
parte constitutiva, está determinado a pasar por tres estados
sociales diferentes que se corresponden con distintos grados
de desarrollo intelectual: el estado teológico o ficticio, el
estado metafísico o abstracto y el estado científico o positivo.
Este tránsito de un estado a otro constituye una ley del
progreso de la sociedad, necesaria y universal porque emana
de la naturaleza propia del espíritu humano. Según dicha ley,
en el estado teológico el hombre busca las causas últimas y
explicativas de la naturaleza en fuerzas sobrenaturales o
divinas, primero a través del fetichismo y, más tarde,
del politeísmo y el monoteísmo. A este tipo de conocimientos
le corresponde una sociedad de tipo militar sustentada en las
ideas de autoridad y jerarquía.
En el estado metafísico se cuestiona la racionalidad teológica
y lo sobrenatural es reemplazado por entidades abstractas
radicadas en las cosas mismas (formas, esencias, entre
otros.) que explican su por qué y determinan su naturaleza.
La sociedad de los legistas es propia de este estado que es
considerado por Comte como una época de tránsito entre la
infancia del espíritu y su madurez, correspondiente ya al
estado positivo. En este estado el hombre no busca saber
qué son las cosas, sino que mediante la experiencia y la
observación trata de explicar cómo se comportan,
describiéndolas fenoménicamente e intentando deducir sus
leyes generales, útiles para prever, controlar y dominar la
naturaleza (y la sociedad) en provecho de la humanidad. A
este estado de conocimientos le corresponde la sociedad
industrial, capitaneada por científicos y sabios expertos que
asegurarán el orden social.
Finalmente, cabe destacar la propuesta que hizo Comte de
un calendario humanista donde cada uno de los meses y de
los días representaba la conmemoración de un personaje
histórico. Este calendario se conoce también como
el Calendario Positivista
[editar]Características de la filosofía positiva
La Filosofía Positiva como tipo de conocimiento propio del
último de los tres estados de la sociedad según la ley de los
tres estados, se define por oposición a la filosofía negativa y
crítica de Rousseau y Voltaire (postura a la que Comte
atribuye los males de la anarquía y la inseguridad social que
caracterizan al período post-revolucionario).
El término positivo hace referencia a lo real, es decir, lo
fenoménico dado al sujeto. Lo real se opone a todo tipo de
esencialismo, desechando la búsqueda de propiedades
ocultas, características de los dos primeros estados.
Lo positivo tiene como características el ser útil, cierto,
preciso, constructivo y relativo (no relativista) en el sentido de
no aceptar ningún determinismo absoluto a priori.
Se podría afirmar también que la filosofía positivista lo que
hace es basar su conocimiento en lo positivo, o sea en lo real,
dejando a un lado las teorías abstractas como la
del fenomenalismo kantiano, al considerarlas como
metafísicas.
Comte plantea tres estados del conocimiento humano: un
estado teológico, un estado metafísico (concreto / abstracto) y
un estado positivo, el más deseado y al que en teoría
deberían tender los dos anteriores, ya que basa el logro del
conocimiento en la razón aplicada.
En fin, lo que busca la Filosofía Positiva de Augusto Comte es
una reorganización social, política y económica en el contexto
de la Revolución industrial.
Asimismo, y como suele suceder con los Sistemas
Filosóficos de cierta influencia, las ideas de Comte pasan a
ser objeto de nuevos enfoques, dando pie a nuevas
concepciones epistemológicas, representadas por autores tan
diversos como interesantes Klimovsky, Mary, Karl
Popper, Bachelard, etc., que lo mismo critican, describen y
dictan normas de cómo debe ser aplicada la Filosofía
Positiva.
[editar]Legado
La idea de una ciencia especial centrada en lo social –la
«sociología»– fue prominente en el siglo XIX y no únicamente
para Comte. La ambición -algunos dirían grandiosidad- con la
que Comte la concibió fue, sin embargo, extraordinaria.
Comte vio esta nueva ciencia, la sociología, como la última y
la más grande de todas las ciencias, una ciencia que incluiría
todas las ciencias las cuales integrarían y relacionarían sus
hallazgos en un todo cohesionado.
Comte acuñó el término "sociología" y se le considera el
primer sociólogo moderno. Su énfasis en
la interconectividad de los chimpances lo convirtió en un
precursor del monismo moderno. No obstante, con pocas
excepciones, su trabajo se considera hoy en día excéntrico y
acientífico, y su gran visión de la sociología como la reina de
todas las ciencias nunca llegó a cuajar.
[editar]Obras principales
 Curso de filosofía positiva. Cours de philosophie positive. 6
vols. 1842.
 Discurso sobre el espíritu positivo (Discours sur l'esprit
positif). 1844. Hay varias traducciones al español:
 Discurso sobre el espíritu positivo. Versión y prólogo
de Julián Marías. Madrid, Alianza Ed., Madrid, 1980
{ISBN 84-206-1803-9}.
 Discurso sobre el espíritu positivo. Trad. de Consuelo
Berges. Prólogo de Antonio Rodríguez Huéscar. Buenos
Aires, Aguilar, 1965.
 Discurso sobre el espíritu positivo. Edición y traducción
de Eugenio Moya. Madrid, Biblioteca Nueva, 1999.
 Système de politique positive, ou Traité de sociologie,
instituant la religión de l'humanité. (Sistema de política
positiva). 4 vols. 1851-1854.
 Catéchisme positiviste, ou Sommaire exposition de la
religión universelle, en onze entretiens systématiques entre
une femme et un prêtre de l'humanité. 1852.

http://es.wikipedia.org/wiki/Curso_de_filosof%C3%ADa_positiva

Curso de filosofía positiva

Curso de filosofía positiva

Auguste Comte, retrato

Autor Auguste Comte

Género Ensayo

Tema(s) Filosofía
Idioma Francés

Título original Cours de philosophie


positive

País Francia

Fecha de 1830-1842
publicación

ISBN 978-987-23824-3-8

OCLC OCLC [1]

Serie
Esbozo de un cuadro Curso de filosofía Discurso sobre el espíritu
histórico sobre el positiva positivo
progreso de la
civilización

El Curso de filosofía positiva fue la principal obra


del filósofo y sociólogo francés Auguste Comte, una de las
personalidades filosóficas más célebres del siglo XIX, quien
además fue el fundador del positivismo y la religión
positivista.1 Su obra trata de responder a los avances de
la ciencia, planteando que ésta sirviese para mejorar no sólo
la suma del conocimiento humano, sino que además la
sociedad en su totalidad. La obra, empezada en 1830, fue
terminada en 1842, doce años después; y se publicó en seis
volúmenes. Su creación reúne las lecciones de un curso que
el autor impartió en 1829 y 1830 en el Ateneo Real de París.2
Contenido
[ocultar]
• 1 Contexto histórico
• 2 Contenido
• 3 Análisis
• 4 Véase también
• 5 Fuentes
○ 5.1 Referencias
○ 5.2 Bibliografía
adicional
○ 5.3 Enlaces
adicionales

[editar]Contexto histórico
Artículo principal: Augusto Comte
Isidoro Augusto María Francisco Javier Comte (19 de
enero de 1798 - 5 de septiembre de 1857), nació
en Montpelier, Francia. Sus padres fueron Luis Augusto
Comte y Rosalía Boyer.3 Desde su niñez, rechazó siempre
el catolicismo y las doctrinas monárquicas.4 Más tarde, en
1814, con dieciséis años cumplidos, ingresó a la Escuela
Politécnica de París, instituto que se adhirió a transmitir los
ideales establecidos en la Revolución francesa,3 de donde fue
expulsado por las autoridades acusado de indisciplina
y republicanismo, además de haber dirigido en 1816 una
revuelta estudiantil.5 Luego de este hecho fortuito, Comte se
dedicó básicamente al estudio de los pensadores del siglo
XVIII y a sus contemporáneos, además de continuar sus
estudios en la Facultad de Medicina de Montpelier.3 Un par de
años más tarde, conoció al teórico Claude Henri de Rouvroy,
conde de Saint-Simon, de quien fue discípulo y secretario
privado. La influencia de éste fue enorme en la obra de
Comte; sin embargo, existió una discrepancia entre ambos
que hizo que se acabara su buena relación en el año 1824.
La causa de esto fue un plagio de parte del conde, quien se
atribuyó la autoría de Los Opúsculos.3 5
En el año 1826, Comte inauguró un curso de filosofía positiva
en su domicilio, donde asistían algunos de sus discípulos en
París. El primer volumen de su Curso se publicó en 1830, y
contuvo dieciocho lecciones sobre las matemáticas. En el año
1836, apareció el segundo tomo de esta obra, abarcando las
lecciones desde la diecinueve a la treinta y cuatro, que
analizaban la física y la astronomía. Más adelante, en el año
1838, escribió el tercero de sus volúmenes, cuyas lecciones
iban desde la número treinta y cinco a la número cuarenta y
cinco y tenían como tema fundamental un análisis a
la químicay a la biología. El cuarto volumen, que data de
1839, contuvo en él las lecciones desde la 46 a la 51, que
explican la necesidad, según Comte de "una física sobre
la sociedad",6 denominada actualmente sociología, de la cual
es el fundador.7 Finalmente, en el año 1842 aparecieron los
dos últimos volúmenes, que poseyeron desde la lección 56 a
la sesenta y se refieren a la dinámica social.3
Comte fundó el positivismo, una corriente filosófica que
establecía que lo que no es probado por la propia experiencia
no puede ser considerado como válido. Esta línea ha
cuestionado toda afirmación científica que carecía de
evidencias sólidas, refutando las teorías cuyo alcance
estuviese fuera de lo concreto y probable.8 Además, sostenía
que las ciencias debían estar enfocadas en el desarrollo del
ser humano, del conocimiento y de la sociedad en su
totalidad. Sobre estas mismas ideas, Comte fundamentó su
idea de los tres estados: el teológico, el metafísico y el
positivo o científico. El primero consiste en una especie de
"infancia" de la humanidad, donde es necesario formular
preguntas sin respuesta, y tratar de contestarlas mediante
fenómenos sobrenaturales, como la presencia de dioses. En
este estado existe una unión social por la fe, no se producen
guerras entre los integrantes de un pueblo. En el segundo de
esos estados, se elimina la idea de lo sobrenatural y esas
preguntas tratan de contestarse mediante la ciencia. El
estado positivo es la ruptura con los dos anteriores, donde
predomina la espiritualidad y la idea de que la ciencia se creó
para ayudar a la humanidad, donde ya no existe ninguna
clase de agresión, pues todo se enfoca hacia el progreso.
Estas ideas son compatibles con el lema del positivismo, que
es "el amor por principio, el orden por base, el progreso por
fin".1 9
En sus últimos años de vida, Comte creó la religión
positivista. Allí, la figura de Dios se ve reemplazada por la
Humanidad, compuesta por todos los hombres, incluso por
los difuntos y los que aún no nacieron, pero sobre todo por
los genios que contribuyeron al progreso de la sociedad.
Comte dijo sobre su religión: "La Humanidad sustituye
perfectamente a Dios, sin olvidar jamás sus servicios
provisionales".1 10
Comte falleció el 5 de septiembre en París. Antes de su
muerte, se creía que estaba demente, aunque no hay
pruebas para ratificarlo.4
[editar]Contenido
El contenido del Curso, publicado en el período que abarcan
los años 1830 a 1842 en forma de seis volúmenes, resume
los principios básicos del positivismo (de ahí su nombre) y la
teoría de los tres estados. El positivismo, escribió Comte
"reconoce como regla fundamental que toda proposición que
no sea estrictamente reductible al enunciado de un hecho no
puede tener ningún sentido real o inteligible". El positivismo,
lo "positivo", no es contario a lo "negativo", sino que el
término deriva de la raíz latina positum (lo puesto, lo
dado).11 En resumen, afirma que en la realidad existe un
orden único que tiende al progreso indefi nido de
la sociedad.12
La teoría de los tres estados, formulada por este filósofo
durante 1830 a 1842, es lo que él consideró como "la ley para
organizar la sociedad, los principios sobre los cuales se
asentaría".11 Esta afirmación se justifica con la idea de lo que
Comte hizo con su positivismo fue crear el concepto de
sociología1 y desarrollar el pensamiento científico y el método
de observación, buscando siempre laobjetividad total.11
En el primer estado, el teológico o religioso, existe una
necesidad del hombre de explicar cualquier hecho mediante
agentes sobrenaturales y mágicos. Este estado es de
ignorancia, donde la sociedad se mantiene unida por la fe, no
existen dudas ni diferencia de conceptos.13 Se sostenía que
las sociedades obsoletas mantenían este sistema.14
El estado teológico se subdivide en tres etapas más, a saber:
 fetichismo: donde el hombre personifica los objetos
materiales y les atribuye poderes mágicos y capacidades
humanas,
 politeísmo: donde esas personificaciones pasan a
transformarse en divinidades fantásticas, con atributos
especiales (dioses del fuego, de la tierra, del viento,
etcétera), y
 monoteísmo: es la etapa superior, donde todas estas
deidades se resumen en una sola que es Dios. En este
estado predomina la imaginación y se corresponde con la
niñez de la humanidad. No cabe duda de que este estado
tiene un papel sumamente importante en la historia
universal.15
Al nacer el método de observación, el estado teológico se
disuelve y se inicia así el metafísico. En él, el hombre observa
su entorno, la naturaleza, tratando de contestar sus preguntas
insondables mediante cuestiones científicas y divagaciones
metafísicas. En este estado, existe una diferencia de
conceptos, que genera una crisis política y social debido a las
diferencias de interpretación en la búsqueda del significado.
Según Comte, la única función del estado metafísico es la de
disolver las creencias del teológico.13 11 Es básicamente un
estado de transición entre ambos, por lo que en él todavía se
intenta explicar lo desconocido no cognoscible con entidades
abstractas y metafísicas. La metafísica explica la naturaleza
de los seres, su esencia, sus causas por medio de la biología,
la química o la física. En este estado, el concepto de Dios se
reemplaza por la naturaleza, como objeto de estudio.15
Finalmente, en el estado positivo o científico, el hombre niega
totalmente la razón y se amolda a la realidad, sin cuestionar
ningún hecho y anulando la filosofía. En este estado, sólo
existe la objetividad, pues se parte de lo que es comprobable
sólo por la experiencia del individuo o de otros. Esta
objetividad sólo podría ser la base de la organización social,
ya que si las normas se abordaban desde un punto de vista
neutral y lógico, sin cuestionar nada, la sociedad se
mantendría unida, además de que las leyes serían
universales.1 15 Según Comte:
El positivismo se compone esencialmente de una filosofía y de
una política, necesariamente inseparables, como formando la una
la base y la otra el fin de un mismo sistema universal, en el que la
inteligencia y la sociabilidad se hallan íntimamente combinadas.
En efecto, por una parte, la ciencia social no es sólo la más
importante de todas, sino que ante todo proporciona el único lazo,
á la vez lógico y científico, que desde ahora soporta el conjunto
de nuestras contemplaciones reales. Y, por otra parte, a medida
que el curso natural de los acontecimientos caracteriza la gran
crisis moderna, la reorganización política se presenta cada vez
más como necesariamente imposible sin la reconstrucción
precedente de las opiniones y de las costumbres. Una
sistematización real de todos los pensamientos humanos
constituye, pues, nuestra primera necesidad social, análogamente
referente al orden y al progreso.16
Más adelante, Comte realiza una detallada descripción de
cada ciencia y su utilidad, llamada jerarquía enciclopédica,
considerando a la mayor de éstas como la matemática y a la
filosofía como la inferior.15
En resumidas cuentas, lo que busca la filosofía positiva de
Augusto Comte es una reorganización social, política y
economía en el contexto social de la revolución industrial.17
[editar]Análisis
La obra de Comte no fue muy criticada por sus
contemporáneos, pero es tema de debate para algunos
licenciados en filosofía actualmente.18 Como toda obra, fue
rechazada por unos y elogiada por otros ya que pretendía
sistematizar los saberes más importantes de su tiempo y
sentar las bases de una radical reforma del conocimiento. No
debe olvidarse que Comte escribió este Curso en un período
de gran dinamismo en la historia de Francia, donde seguían
vigentes los ideales de la Revolución Francesa. Se encuentra
revestido de un carácter utópico y supuso una reforma de los
conocimientos filosóficos convencionales, llamando a la
objetividad por encima de todo.1 4
De esta obra de Comte, se dijo que era el "romanticismo de
la ciencia" por los ideales que sostenía su filosofía, enfocados
hacia el desarrollo de las ciencias para alcanzar la suma del
conocimiento humano, pero siempre a través del
conocimiento objetivo, nunca a través desde el punto de vista
de cada persona ni desde las divagaciones teológicas o
metafísicas.19

Positivismo
El Positivismo es una corriente o escuela filosófica que
afirma que el único conocimiento auténtico es el conocimiento
científico, y que tal conocimiento solamente puede surgir de
la afirmaciónpositiva de las teorías a través del método
científico. El positivismo deriva de la epistemología que surge
en Francia a inicios del siglo XIX de la mano del pensador
francés Augusto Comte y del británico John Stuart Mill y se
extiende y desarrolla por el resto de Europa en la segunda
mitad de dicho siglo. Según esta escuela, todas las
actividades filosóficas y científicas deben efectuarse
únicamente en el marco del análisis de
los hechos reales verificados por la experiencia.
Esta epistemología surge como manera de legitimar el
estudio científico naturalista del ser humano, tanto individual
como colectivamente. Según distintas versiones, la necesidad
de estudiar científicamente al ser humano nace debido a la
experiencia sin parangón que fue la Revolución francesa, que
obligó por primera vez a ver a la sociedad y
al individuo como objetos de estudio científico.

John Stuart Mill.


Augusto Comte.

Contenido
[ocultar]
• 1 Características
• 2 Reacción
• 3 Corrientes
positivistas
• 4 Véase también

[editar]Características
Esta corriente tiene como características diferenciadoras la
defensa de un monismo metodológico (teoría que afirma que
hay un solo método aplicable en todas las ciencias). Creen
que tiene que haber una unidad de método a pesar de que
haya una diversidad de objetos. La explicación científica ha
de tener la misma forma en cualquier ciencia si se aspira a
ser ciencia, específicamente el método de estudio de
las ciencias físico-naturales. A su vez, el objetivo del
conocimiento para el positivismo es
explicar causalmente los fenómenos por medio
de leyes generales y universales, lo que le lleva a considerar
a la razóncomo medio para otros fines (razón instrumental).
La forma que tiene de conocer es inductiva, despreciando la
creación de teorías a partir de principios que no han sido
percibidos objetivamente. En metodología histórica, el
positivismo prima fundamentalmente las pruebas
documentadas, minusvalorando las interpretaciones
generales, por lo que los trabajos de esta naturaleza suelen
tener excesiva acumulación documental y
escasa síntesis interpretativa.
Auguste Comte formuló a mediados del siglo XIX la idea de la
creación de la sociología como ciencia que tiene a la
sociedad como su objeto de estudio. La sociología sería un
conocimiento libre de todas las relaciones con la filosofía y
basada en datos empíricos en igual medida que las ciencias
naturales
Una de sus propuestas más destacadas es la de la
investigación empírica para la comprensión de los fenómenos
sociales, de la estructura y el cambio social (razón por la que
se le considera padre de la sociología como disciplina
científica). Comte presenta a la historia humana en tres fases
o estados:
1. Estado teológico: corresponde a la infancia de la
humanidad; en esta época las personas dan explicaciones
mágicas de los fenómenos naturales, utilizan categorías
antropológicas para comprender el mundo
y técnicas mágicas para dominarlo.
2. Estado metafísico: las explicaciones son racionales, se
busca el por qué de las cosas, y se sustituye a los dioses por
entidades abstractas y términos metafísicos.
3. Estado científico o positivo: es la definitiva. El conocimiento
se basa en la observación y la experiencia, y se expresa con
el recurso de la matemática. Se busca el conocimiento de las
Leyes de la Naturaleza para su dominio técnico.
Además afirma que no es posible alcanzar un conocimiento
de realidades que estén más allá de lo dado, de lo positivo, y
niega que la filosofía pueda dar información acerca
del mundo: esta tarea corresponde exclusivamente a las
ciencias.
[editar]Reacción
Como reacción a la epistemología positivista, surge,
principalmente en Alemania, la epistemología hermenéutica.
Entre las críticas que se le hacen al positivismo está la
incapacidad que posee el método de las ciencias físico-
naturales para conocer sus objetos de estudio (la sociedad, el
hombre, la cultura), los cuales poseerían propiedades como
la intencionalidad, la auto-reflexividad y la creación
de significado, que serían dejados de lado por la
epistemología positivista. A su vez, dentro de lahermenéutica,
cabría una crítica a la búsqueda de leyes generales y
universales, pues deja de lado necesariamente los elementos
que no pueden ser generalizados. Así, algunos hermeneutas
defienden un conocimiento ideográfico (de conocimientos
más precisos, pero menos generalizables), que uno
nomotético (de leyes generales). Finalmente, desde la
hermenéutica, se planteó la necesidad de conocer las causas
internas de los fenómenos, cuestión que se alejaba de la
explicación externa de estos. Así en vez de buscar la
explicación, los hermeneutas buscan la comprensión de los
fenómenos.
Durante el siglo XX, a partir de los estudios de Bertrand
Russell y otros, el filósofo Ludwig Wittgenstein elabora el
texto Tractatus Logico-Philosophicus, que sirve de inspiración
para el surgimiento delCírculo de Viena, grupo de
intelectuales que tuvo como objetivo el alejar definitivamente
a la ciencia de la metafísica, a partir del desarrollo de
la lógica de Russell.
[editar]Corrientes positivistas
Entre las corrientes positivistas se puede mencionar
al positivismo ideológico, al empiriocriticismo, al positivismo
metodológico o conceptual al positivismo analítico,
al positivismo sociológico, alpositivismo realista y
al neopositivismo (empirismo lógico o neopositivismo lógico).
En el campo del Derecho el denominado positivismo
Jurídico o iuspositivismo, no tiene una relación directa con el
positivismo filosófico, sino con el concepto de Derecho
positivo (la consideración del Derecho como creación del ser
humano).
En el campo de la psicología se puede mencionar
al Conductismo o Psicología conductista, como pioneros en la
aplicación de la metodologia científica al estudio de la
conducta humana. Actualmente en la Psicologia conviven
múltiples escuelas, muchas de las cuales se basan en el
positivismo para el estudio del ser humano. Entre dichas
escuelas o enfoques destacan el Cognitivo-Conductual, el
enfoque Sistémico, o la recientemente llamada Psicoterapia
de Tercera Generación (enfoque que sin abandonar el
positivismo, incorpora variables más ideográficas al estudio
del ser humano).
http://es.wikipedia.org/wiki/Positivismo

Libros de Auguste Comte


Vivir para los demás no es solamente una ley de deber, sino también
una ley de felicidad.

Más frases sobre: Felicidad


Mucho más que los intereses es el orgullo quien nos divide.

Más frases sobre: Orgullo


Saber es poder.

Más frases sobre: Saber


El amor como principio, el orden como base, el progreso como fin.

Más frases sobre: Amor


Sólo hay una máxima absoluta y es que no hay nada absoluto.

Más frases sobre: Miscelánea


Saber para prever, a fin de poder.

Más frases sobre: Sabiduría


Sólo los buenos sentimientos pueden unirnos, el interés jamás ha
forjado uniones duraderas.

Más frases sobre: Sentimientos

Buscar Auguste Comte en

Nombre: Auguste Comte


Datos del autor:
(1798-1857)
Filósofo francés. Sostenía que del estudio empírico del
proceso histórico, en especial de la progresión de diversas
ciencias interrelacionadas, se desprendía una ley que
denominó de los tres estadios y que rige el desarrollo de la
humanidad.

Frases celebres de Auguste Comte

1. "El amor como principio, el orden como base, el


progreso como fin."
Principi
o del
formula
rio M
V
Au August Come á
Pun (3, o
tor e ntario -- s
tos: 52) t
: Comte s (1) ..
a Final
.
r del
formula
rio

2. "Sólo los buenos sentimientos pueden unirnos;


el interés jamás ha forjado uniones duraderas."
Principi
o del
formula
rio M
V
Au August Come á
Pun (3, o
tor e ntario -- s
tos: 11) t
: Comte s (0) ..
a Final
.
r del
formula
rio

3. "Sólo hay una máxima absoluta y es que no hay


nada absoluto."
Principi
Pun (2, Au August Come o del M
tos: 68) tor e ntario V formula á
rio
: Comte s (0) o s
--
t
..
a Final .
r del
formula
rio