Vous êtes sur la page 1sur 3

Acuerdos internacionales: comercio, trabajo y medio ambiente

Anderson Botto Bornachera


Cód. 2014120020

En el presente capitulo los autores comienzas narrándonos una serie de hechos que
ocurrieron a finales del siglo XIX y comienzos del nuevo siglo en donde los representantes
de una gran parte de los países del mundo se reunieron en Seattle (Washington) con el
propósito de litigar los nuevos acuerdos comerciales de la OMC, la cual se vio empañada
por ciento de manifestaciones que en su medida fueron de carácter violento, por ello el
propósito de dicha reunión no fue concretado.

Nunca se habían presentado ese tipo de protestas en contra de la OMC desde que se había
firmado en 1947 el acuerdo general de aranceles y comercio (GATT) en donde una de estos
asuntos más significativas fue el del medio ambiente ya que muchas de estas naciones
cuentan con diferentes legislaciones que administran los aspectos del medio ambiente como
el uso de pesticidas que son compuestos químicos que se añaden a los cultivos para
protegerlos frente a las plagas y enfermedades que los dañan (insectos, roedores, malas
hierbas, hongos, parásitos, bacteria) ineludiblemente estos reglamentos afectaron el
comercio internacional en su tiempo y acá es donde jugó un papel fundamental la
organización mundial del comercio que entre 1986 y 1994 en ronda Uruguay permitieron
la utilización adecuada de los recursos mundiales en línea con el objetivo de un desarrollo
sostenible, y así procurar proteger y preservar el medio ambiente con asuntos que revisten
una importancia fundamental para el sistema multilateral de comercio, todo esto
desencadeno la ira de un grupo de ecologistas de los Estados Unidos como también de
Europa.

El gran objetivo que tuvieron los autores con este capítulo fue el de examinar la necesidad
de acuerdos internacionales como los negociados en el marco de la OMC y ver como estos
de una u otra forman afectan las situaciones laborales como también las ambientales.
Para esto debemos saber que la OMC es un acuerdo multilateral entre diferentes países con
el gran objetivo de seccionar los aranceles entre todo los países miembros, como también
existen otros acuerdos comerciales regionales firmados entre varios países, dos grandes
ejemplos son la unión europea (UE) y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte
(NAFTA o TLCAN) el cual tiene como objetivo alentar la protección del medio ambiente
en el territorio de las partes para el bienestar de las generaciones presentes y futuras, y así
promover el desarrollo sostenible a partir de la cooperación y el apoyo mutuo en las
políticas ambientales y económicas.

Para Feenstra y Taylor las empresas se han visto obligadas a supervisar las condiciones de
trabajo de sus propias plantas y de las de sus subcontratistas en el extranjero y a hacer un
informe de cada una de ellas y todo esto debido a la presión que han hecho los mismos
consumidores y sindicatos; aplicando la responsabilidad social corporativa, un claro
ejemplo de estas empresas es la de la multinacional estadounidense Nike que recientemente
publico todo el informe detallado de sus plantas y las de los subcontratistas.

Las cuestiones medioambientales del GATT y de la OMC autorizan a los países adoptar
sus propias leyes en el ámbito medioambiental, siempre y cuando estas normas se apliquen
por igual a los productores nacionales y a los extranjeros para que no exista ningún tipo de
discriminación a los productores vecinos.

Después de esta breve explicación de las medidas que autorizan el GATT y la OMC en
materia del medio ambiente nos genera una duda de porque ciertos manifestantes no
dejaron concluir la reunión que tenían los dirigentes de los diferentes países de los cuales
son miembros de estas en la conferencia de Seattle en 1991. Para entender un poco más este
contexto tenemos que remontarnos a ese mismo año pero mucho antes de la conformación
de la OMC, resulta que Estados Unidos prohibió las importaciones de atún mexicano,
alegando que el método de pesca utilizado por los mexicanos provocaba la muerte
incidental de delfines. Ante esto, en 1991 México obtuvo una resolución favorable del
GATT, en la cual declaraban que los Estados Unidos estaba violando las obligaciones
adquiridas con dicho acuerdo al imponer tal prohibición.
En este capítulo 11 de los acuerdos internacionales de Feenstra y Taylor se estuvieron
tratando los diferentes acuerdos internacionales, así como los acuerdos multilaterales como
el GATT y la OMC, incluyendo los acuerdos regionales como el NAFTA en donde se
indago con mayor profundidad el método que preside estos acuerdos, además hemos visto
como los autores analizan las condiciones laborales y medioambientales.

El autor muestra de manera concreta los diferentes aspectos y métodos relacionados con los
diferentes acuerdos internacionales que existen actualmente y nos da una breve explicación
de cómo hoy en día esos convenios repercuten de manera favorable y quizás desfavorable
para algunos y vemos como el comercio internacional es de vital importancia para el
comercio, el trabajo y el medio ambiente.