Vous êtes sur la page 1sur 8

¿Qué es El Vaticano?

Por H. Kinyah 

El Vaticano no es un Estado. No tiene ninguno de los atributos ni
características clásicas de un Estado: carece de territorio propio (es
parte   de   Italia),   no   hay   ciudadanos   vaticanos   (cada   cuál   tiene
pasaporte   de   alguna   otra   nación.   Hasta   el   propio   papa   viaja   con
pasaporte   Italiano),   su   ejercito   es   de   guardias   Suizos,   no   se   le
reconoce   como   nación   en   el   seno   de   las   Naciones   Unidas.   No
pertenece   ni   al   "primer   mundo",   ni   al   "segundo"   ni   al   "tercero".
¿Que es entonces?. ¡Muy sencillo! Es una empresa transnacional que
comercia con intangibles a futuro. Ahora que se viene señalando con
índice   de   fuego   el   papel   tenebroso   que   juegan   las   empresas
transnacionales en el sostenimiento de gobiernos gorilescos y en el
derrocamiento de los regímenes democráticos, es oportuno enfocar
la atención sobre esta empresa transnacional, que es el vaticano, que
no solamente es la más antigua del mundo, sino la mejor organizada.

Al igual que la ITT, la Shell, la United Fruit, la Standard Oil, la
Coca­Cola   y   todas   las   demás   empresas   transnacionales,   tiene
sucursales   en   muchos   paises   del   mundo   y   una   pirámide   de
funcionarios y empleados, de diferentes nacionalidades, que le juran
lealtad   exclusiva.   Un   ejemplo   de   lo   que   significa   para   cualquier
compañía transnacional el patriotismo lo vimos en el conflicto de
Medio   Oriente,   en   1974,   cuando   la   Standard   Oil,   supuestamente
norteamericana,   se   rehusó   a   proporcionar   combustible   a   la   flota
norteamericana del Mediterráneo, sí no se le compraba al precio que
ella exigía. (Ojo la iglesia católica de México durante las invasiones
extranjeras,   el   apoyo   que   dio   a   los   invasores   y   el   repudio   a   los
Gobiernos legalmente constituidos.) Las transnacionales no tienen
patria,   únicamente   intereses.   Puesto   que   no   tienen   tampoco
"pueblo", están liberadas de cualquiera preocupación democrática o
de co­gobierno. La organización es monolítica, con líneas verticales
de   mando   que   se   inician   en   el   vértice   de   la   pirámide,   con   un
presidente   y   una   Mesa   Directiva,   electos   por   la   asamblea   de
accionistas   y   desciende,   a   través   de   órganos   consultivos   y
ejecutivos, hasta los gerentes nacionales y los simples expendedores
del producto. En la empresa vaticana, el "papa" es el electo por la
asamblea   de   accionistas   (el   colegio   de   cardenales),   los   gerentes
nacionales son los arzobispos, los regionales son los obispos y los
concesionarios para la venta de la mercancía son los curas. 

Pero,   hablemos   un   poco   sobre   esta   mercancía,   porque   de   ahí   se


derivan   muchas   de   las   peculiaridades   de   la   empresa   vaticana.   El
artículo   que   viene   exportando   al   mundo   durante   los   últimos
dieciocho siglos es, ya lo dijimos, un "intangible a futuros". Esto no
es   muy   raro   que   digamos.   Los   bancos,   las   financieras   y   las
compañías de seguros manejan intangibles. Las acciones de la bolsa
de valores, los certificados de crédito, las cédulas hipotecarias, los
billetes, los seguros de vida, todos estos son valores intangibles. Se
llaman así porque no podemos ver, ni palpar, ni usar el bien material
que   se   supone   está   por   el   papel   que   tenemos   en   la   mano.   Por
ejemplo, un seguro de vida, por el cuál estamos pagando una prima
anual ¿que es? Una simple promesa de la compañía de seguros de
que, cuando muramos, le entregarán a nuestros seres queridos una
cierta cantidad de dinero. Esta promesa es valiosa para nosotros y
por eso pagamos la prima; pero no podemos tocar en este momento
el   dinero,   ni   usarlo,   ni   palpar   los   objetos   materiales   que   pueden
comprarse   con   él...   el   artículo   que   estamos   adquiriendo   es   una
simple promesa... es un "intangible a futuros". 

El producto que vende la empresa vaticana se llama SALVACION
EN LA OTRA VIDA. Cae dentro el ramo de los seguros de vida,
con   la   modalidad   de   que   no   ofrece   pagar   a   los   deudos   sino
directamente al asegurado; pero en la otra vida. El artículo no es
nuevo. Fue inventado hace más de 10,000 años; pero la novedad de
la   patente;   la   marca   comercial,   los   membretes   y   símbolos,
registrados hace 2,000 años, le dan su fisonomía actual. El pobre
inventor de estas modificaciones, como siempre sucede, murió en la
desgracia. Otros se han encargado de explotarla. La venta se hace a
plazos semanales, libres de impuestos, empezando desde el primer
día que el niño va al centro de propaganda, que es la iglesia de su
barrio,   y   allí   deposita   una   monedita.   Como   el   monto   de   la
retribución en la otra vida es proporcional a las aportaciones (menos
las deducciones por mala conducta), se deja a cada quien la libertad
de   decidir   cuánto   invierte:   ¡Allá   él!   El   comercio   de   intangibles
depende   fuertemente   de   factores   psicológicos.   Por   principio   de
cuentas, el cliente necesita estar convencido de que el artículo existe
en   realidad,   aunque   no   pueda   verlo,   ni   tocarlo   para   comprobar
objetivamente este aserto. Para esto se necesita fe. Fe en la calidad
del artículo, fe en que le sera entregado, fé en la solvencia moral de
la empresa, fé en su personal. Mientras más irracional, absurdo y
raro sea lo que se promete al consumidor (pirámides, Johnny...), más
fé necesita para desear adquirirlo y la empresa vaticana, para vender
su producto, ha tenido que llegar al extremo de pedir a sus clientes
que tengan fé ciega; que se pongan tapa ojos y orejeras para no ver
ni   escuchar   a   la   razón   ni   al   sentido   común.   Que   sean   mansos
corderitos y no discutan... que sólo compren. 

En realidad, el mayor peligro para el prestigio del producto y su
consumo   masivo   ya   no   proviene   de   otros   competidores.
Ciertamente,   en   el   pasado,   la   empresa   vaticana   sostuvo   guerras
sangrientas   contra   otras   negociaciones   transnacionales   que
pretendían  arrebatarle  el mercado;  pero es justo  reconocer  que, a
pesar   de   todo,   logro   imponerse   en   Europa   y   establecer   agencias
permanentes en América. A la fuerza, desde luego. Si comparamos
el artículo romano con el árabe, veremos que este último está más
vistosamente envuelto con huríes, ríos de miel y leche, finas viandas
y eterna borrachera. Responde a los gustos y preferencias de pueblos
libidinosos   y   sibaritas,   de   temperamento   ardiente.   En   Asia,   el
producto  indostano  se popularizó,  gracias  al  acierto  de ofrecer  el
pago de dividendos en otra vida, pero aquí mismo en la Tierra, no en
una   utopía   celeste   vaga   y   misteriosa.   El   inconveniente   es   que,
desgraciadamente,   la   vida   en   nuestro   planeta   no   es   siempre
agradable, aunque se encarne en un maharajá; pero a cambio de ello,
la   clientela   de   las   empresas   indostanas   se   enfrasca   en   una
competencia   desesperada   por   quedarse   con   los   premios   mejores,
como jauría hambrienta que se pelea por un flaco hueso. A los que
pierden se les ofrece la alternativa de salirse del juego y no volver
más a esta Tierra. Muchos optan por esta solución. Mientras más
feas se ponen las cosas en el mundo, son más los que quieren irse y
no volver. La Buda & Nirvana International Corp. garantiza a sus
clientes que les puede enseñar dónde está la puerta. En cuatro mil
años   de   estar   operando,   nadie   ha   regresado   para   reclamarle.   La
empresa vaticana se ha cuidado de no exagerar sus promesas para no
perder credibilidad. 

Aunque sus artistas publicitarios llenaron las paredes de sus casas
comerciales   con   perspectivas   celestes,   pobladas   de   angelitos
retozando   entre   las   nubes,   ahora   la   empresa   se   ha   quedado
prudentemente  callada sobre la localización  exacta del paraíso en
que ofrece cumplir a sus clientes la promesa de una vida eterna de
felicidad. Ya no puede sugerir que esa mansión celeste flota en la
estratosfera, ni tampoco la puede situar en otro planeta o sistema
solar. Niega que esté dentro de cada uno de nosotros y no se atreve a
postular una cuarta o quinta dimensión; por el temor de que algún
día las matemáticas lleguen hasta ahí. Simplemente calla, en espera
de   que   los   telescópios   descubran   una   barrera   infranqueable   para
entonces   decir   que   el   paraíso   está   detrás   de   ella   y   que   la   única
agencia de pasajes es el Vaticano. No es fácil, en un mundo que
cada día se desatonteja más, vender boletos de primera y turismo
hacia   un   encantador   fraccionamiento   celestial   situado   en   el   "más
allá";   sobre   todo   porque   no   conviene   describirlo   con   demasiado
detalle y correr el peligro de que se descubra el fraude. Ya estamos
escarmentados   de   fraccionadores   aviesos   que   nos   muestran
preciosas   maquetas   y   perspectivas   con   sol,   fuentes,   casas   que
siempre parecen más grandes de lo que realmente serán y chicas en
bikini con invitantes sonrisas. Cuando llegamos al lugar, resulta que
es   un   pedregal   abandonado,   lejos   de   todo   y   lleno   de   bichos
repugnantes. Por eso, la empresa vaticana deja a cada quien que se
imagine su lotecito como quiera, al cabo no puede ir a cerciorarse
por sí mismo. Nadie puede alegar que le tomaron el pelo. 
Pero, para que la demanda del producto no disminuya ante el embate
erosivo de la razón y de la ciencia, para que siga aumentando la
clientela del artículo intangible que se llama SALVACION EN LA
OTRA VIDA, los aboneros del más allá tienen que recurrir a las más
variadas estrategias.  Como todas las transnacionales,  el consorcio
vaticano   tiene   metida   la   mano   en   muchas   partes:   en   la   banca
internacional,   los   bienes   raíces,   la   prensa   y,   sobre   todo   en   los
gobiernos. Lo hace simplemente para proteger sus propios intereses.
Es   obvio   que   si   la   vida   en   este   planeta   fuese   agradable   y   feliz,
desaparecería el anhelo de alcanzar una vida mejor en un paraíso
hipotético.   Para   que   alguien   desée   salvarse,   necesita   haber   algo
indeseable   de   qué   salvarse.   Mientras   haya   miseria,   habrá   quien
aspire   a   la   riqueza;   mientras   haya   dolor,   habrá   quiénes   busquen
placer; mientras haya opresión y esclavitud, habrá quiénes pidan ser
liberados;   mientras   haya   injusticia,   habrá   quiénes   clamen   por
justicia. Si se alcanzan todas estas cosas aquí en la Tierra, se habrá
matado a la gallina de los huevos de oro. ¿Como hacer, pues, para
perpetuar   la   ignorancia,   la   miseria,   la   desigualdad,   la   opresión   y
todas las demás desgracias de la humanidad sin descubrirse como
enemigo de ella, sino simulando ser su salvador? He aquí el dilema
que encaró, hace siglos, la empresa vaticana y cuya solución es el
cimiento de su estrategia internacional. Se funda en tres principios, o
pretendidas virtudes teologales: FE, ESPERANZA Y CARIDAD. 

Son tres poderosas armas, pintadas de blanco y camufladas con tanto
arte que a su enunciación todos ustedes vibraron de emoción mística
y ahora sentirán profunda indignación ante lo que juzgarán como
sacrilegio: la demostración de que esta trilogía es el atentado más
perverso que jamás se ideó contra la humanidad. Porque con la FE
se   anula   a   la   razón   y   a   la   inteligencia;   con   la   ESPERANZA   se
convierte al hombre en esclavo de la casualidad, incapaz de planear,
prever   y   calcular   el   futuro   científicamente   y   con   la   caridad   se
destruye   el   equilibrio   sinérgico   y   se   perpetúa   la   humillación,   la
invalidez   y   la   miseria.   Las   tácticas   de   los   mercaderes   de   la
inmortalidad son materia de la historia. Hablan de paz y, al mismo
tiempo,   instigan   las   guerras,   bendicen   las   armas,   distribuyen
amuletos entre los contendientes de ambos bandos y se sientan a
esperar para ver quien gana y entonar "te déums" en su nombre.
Hablan   de   igualdad   y   defienden   los   privilegios   de   clase   en   los
régimenes  aristocráticos  de  explotación.   Hablan   de  iluminación  y
apagan   las   luces   del   conocimiento.   Los   mercachifles   del   santo
disimulo inventaron la confesión y la absolución, como medio para
invalidar el sentido de responsabilidad social. Donde quiera que van
les   acompaña   la   distorsión   de   los   valores   naturales,   del   sentido
común, de la ética y de la confianza de los hombres en sí mismos,
para   substituirlos   por   escalas   de   valores   sobrenaturales,   antí­
naturales, arbitrarios y ficticios, suficientemente impactantes como
para dejar a los individuos sumidos en la confusión y abatidos por
un complejo de culpabilidad, inducido arteramente (¿¡Digan Uds.,
nomás, qué rayos de culpa tenemos de que Adán haya cohabitado
con Eva!?). 

No   hay   rincón   de   la   vida   privada   de   los   hombres   donde   los


vendedores ambulantes de exorcismos y fetiches no se metan. Una
vez   acorralado   su   ganado,   le   sacan   el   mayor   provecho   posible:
explotan la inseguridad que en ellos han cultivado cuidadosamente y
que hace crisis en cada una de las decisiones trascendentales de la
vida   y   ante   cada   evento   de   consecuencias   imprevisibles;   el
nacimiento, el matrimonio, muerte, iniciación de un nuevo negocio,
la enfermedad. Todo se presta para cobrar sobornos en nombre del
ente que ellos colocaron en el centro del Universo para interferir
caprichosamente con las leyes cósmicas naturales. En fín. Eso es el
Vaticano y su gran negociación transnacional. Podemos esperar que,
si   no   logran   derrotar   a   la   ciencia,   diseñarán   nuevas   tácticas   para
seguir   gozando   del   monopolio   mundial   de   intangibles
sobrenaturales.   Ya   se   ostentan   como   caudillos   de   la   izquierda
santificada   y   paladines   de   los   pueblos   desarrapados   del   Tercer
Mundo; pero no nos equivoquemos: su único propósito es conducir a
los tres mundos hacia el otro mundo, mientras ellos, gracias a Dios,
se quedan en éste, disfrutando las ganancias de la operación "POR
LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, AMEN". 

Viva la anarquía!