Vous êtes sur la page 1sur 148

Manual para cultivar plantas suculentas en casa

Manual con aspectos básicos a tener en cuenta para cultivar plantas suculentas. Fotografías representativas de las plantas en cuestión.
Contenido libre.

Manual para el cultivo de plantas suculentas


Las suculentas son un amplio grupo de plantas que se caracterizan
por presentar las raíces, el tallo o las hojas engrosados para permitir
el almacenamiento de agua. Esto les permite sobrevivir en entornos
secos que para otras plantas sería imposible. Las plantas suculentas
pueden pertenecer a varias familias. Los grupos que más se destacan
son las cactáceas y las crasuláceas. Otras familias que presentan un
gran número de especies suculentas son: Agavaceae,
Euphorbiaceae, Portulacaceae Aizoaceae y Apocynaceae.

Muy a menudo, a todos los que disfrutamos de la jardinería, se nos


mueren muchas de estas plantas. Esto generalmente está vinculado
al poco conocimiento que tenemos sobre sus condiciones de cultivo.
La publicación de hoy está dedicada a todos los que nos encantan
este tipo de planta y hemos presentado problemas con su cultivo.
Macetas recomendadas
Uno de los primeros factores que debemos tener en cuenta para el cultivo de suculentas es el tipo de maceta que debemos utilizar.
Las macetas ideales para el cultivo de estas plantas son las de barro. Este tipo de macetas, al ser porosas, permite que el sustrato se
seque muy rápido y que no haya peligro de pudrirse la planta. También se pueden cultivar en macetas de plásticas, pero este tipo de
maceta conserva el agua por más tiempo y son mucho menos ventiladas.
Otras macetas muy recomendadas para el cultivo de estas plantas son las de
concreto y las de terracota.

Arreglo con suculentas en maceta de barro

Es muy importante que las macetas posen agujeros en el fondo para que el
drenaje sea adecuado. La maceta debe ser proporcional al tamaño de la
planta, aunque en general la mayoría de las suculentas requieren macetas
pequeñas.

Riego
La frecuencia de riego depende de la época del año, del recipiente en que
crecen, el sustrato y de la especie y su biología. Todas las suculentas tienen
una época de crecimiento bastante precisa en el año y esta puede durar un
mes o varios; en esta época es cuando necesitan mayor cantidad de agua.
Antes de efectuar el riego de nuestra suculenta es recomendable conocer e
investigar un poco respecto a ella para evitar confundirnos (el riego de muchas suculentas por personas que no las conocen es la
principal causa de la muerte de estas planta
Un aspecto muy importante a tener en cuenta antes de regar nuestras suculentas es comprobar la calidad y capacidad de drenaje del
sustrato donde crece. Es necesario un buen drenaje y que el sustrato seque
con rapidez. El riego debe realizarse cuando el sustrato esté
completamente seco en la época de crecimiento y verano.

El riego más efectivo consiste en aplicar abundante agua hasta que veamos
que escurra por los agujeros de los envases. Siempre debemos tener en
cuenta que es mejor un solo riego bien profundo a varios superficiales para
el desarrollo de nuestras suculentas.

Sustrato
Lo primero que debemos tener en cuenta es que el sustrato debe ser bien
drenado y poroso para que la ventilación sea adecuada y se seque con
facilidad. Para esto el sustrato debe tener partículas cuyo tamaño sea
relativamente grande porque si posee demasiada arcilla, permanecerá
húmedo mucho tiempo y esto traerá consigo la muerte de la planta por
ataques de hongos o pudrición de las raíces.
El sustrato lo podemos preparar en casa mezclando piedras, materia orgánica, arena bien lavada y cualquier otro material granulado.
Mientras mayor sea la maceta que queremos prepara, mayor debe ser el porciento de material granulado que debemos añadir a
nuestra mezcla.

Fertilización
Generalmente las plantas suculentas no necesitan de muchos
fertilizantes, pues son de crecimiento lento y están adaptadas a
sobrevivir en ambientes donde la escasez de nutrientes en una de las
principales condiciones.

Sin embargo podemos añadir algunos fertilizantes en bajas


concentraciones. Para esto el fertilizante se debe diluir a un tercio de
la dosis recomendada.

Iluminación
La luz es un factor muy importante para el crecimiento de nuestras suculentas. La mayoría de las especies admiten crecer a pleno sol
pero lo más recomendado es ubicarlas en sitios muy iluminados con luz solar filtrada. Otro método es ubicar las plantas en zonas
donde el sol incida de 2-5 horas diarias. Hay algunas suculentas que necesitan crecer a semisombra durante toda su vida.
Si queremos conocer con exactitud la luz que necesita nuestra suculenta debemos conocer en qué condiciones crece en su hábitat
natural y tratar de reproducirlas lo más parecido posible en nuestro jardín.

Reproducción
La mayoría de las suculentas que se cultivan pertenecen a la familia
Crassulaceae y casi todas poseen reproducción asexual por esquejes.
Mucha de estas plantas la podemos reproducir fácilmente a partir de una
hoja o fragmento del tallo de la planta madre.

Casi todas tienen la posibilidad de multiplicarlas asexualmente pero otras


suculentas solo se pueden reproducir a partir de semillas. La reproducción
por semillas es un poco más complicada porque necesitamos suministrar
sustratos específicos para la germinación de las semillas de cada especie.
Plagas y enfermedades

Las principales plagas que atacan las suculentas son las babosas,
caracoles, cochinillas, pulgones y algunas aves de corral. Otros
organismos nocivos para ellas son los hongos (atacan las raíces y
hojas), bacterias y virus. Las plagas de insectos pueden ser eliminadas
de forma manual o con insecticidas. Las babosas y caracoles deben ser
eliminados de forma manual. Las aves de corral (pollos principalmente)
debemos criarlas lejos de nuestras suculentas porque se alimentan de
ellas. La mayoría de las enfermedades provocadas por bacterias y virus
provocan la muerte de nuestras plantas y no tienen tratamiento
alguno. Generalmente las enfermedades por bacterias y virus se
manifiestan por manchas en hojas y tallos y malformaciones en la
planta.
Multiplica óptimamente tus suculentas en menor tiempo

Consejos para multiplicar suculentas en grandes cantidades y en poco tiempo. Grupo de suculentas que debes escoger.

Consejos para multiplicar muchas suculentas más rápido

- Primero que todo debemos escoger grupos de suculentas con crecimiento rápido y
extremadamente prolíficas. Aconsejamos utilizar principalmente plantas de la
familia Crassulaceae como por ejemplos: plantas de los
géneros Echeveria, Crassula, Graptopetalum, Sedum, Kalanchoe, Sempervivum e híbridos
intergenéricos como Graptoveria, Sedeveria y Graptosedum. Otra familia botánica que
incluye suculentas de rápido crecimiento es Apocynaceae y específicamente la subfamilia
Asclepiadoideae; en esta subfamilia podemos escoger plantas de los
géneros Huernia, Orbea, Stapelia, Caralluma y Stapelianthus. Dentro de las cactáceas
recomendamos las incluidas en los géneros Mammillaria, Rebutia y Gymnocalycium.
- Preparar grandes bandejas con sustrato de calidad para ubicar esquejes de cactus, hojas
(suculentas que se reproducen por hojas) y esquejes de tallos. El sustrato para esquejes
pequeños y retoños que surgen de hojas debe estar elaborado con 1/3 de sustrato universal, 1/3 de gravilla fina pero no polvo y 1/3
de mantillo; también es aconsejable introducir pequeños fragmentos de carbón vegetal para evitar hongos de forma natural sin
necesidad de aplicar fungicidas industriales.

- Las suculentas de pequeñas tallas no se deben exponer al sol directo porque muchas no lo tolerarán y ocurrirán numerosas bajas.
Para que sobrevivan más del 95% de nuestra reproducción de plantas, se deben ubicar bajo luz solar filtrada por mallas de sombrado.
Con esta iluminación crecerán muy rápido.

- El riego en suculentas pequeñas debe ser efectuado cuando la tierra esté seca porque se pudren con mucha facilidad. Las plantas
suculentas pequeñas son el doble de susceptibles a la pudrición por exceso de humedad en comparación con una planta adulta.

- La siembra en las bandejas de multiplicación debe ser organizada, es decir, cada planta debe tener de 3-5 cm2 en el sustrato para
que pueda crecer con normalidad.

- Cuidado con las plagas que puedan atacar a tus pequeñas plantas. Un par de cochinillas pueden provocar la muerte de una pequeña
suculenta en menos de una semana. Los caracoles pueden devorar más de una plántula en pocas horas.

- Cuando las plantas tengan una roseta de +/-5 cm de diámetro o midan más de 5 cm de altura se deben trasplantar en macetas
individuales para que se desarrollen aún más sin afectar o ser afectadas por otras plantas de los alrededores.
Conoce al Calancoe Piedra, Kalanchoe rhombopilosa
Fotografías y características de la planta suculenta conocida popularmente como Calancoe “Piedra”, Kalanchoe rhombopilosa.
Consejos para el cultivo.

El Calancoe Piedra, Kalanchoe rhombopilosa

Kalanchoe rhombopilosaes una planta suculenta de lento crecimiento perteneciente a la


familia Crassulaceae muy cultivada por coleccionistas de todo el mundo por la belleza de sus
hojas. Esta especie es confundida con frecuencia con especies del
género Adromischus(Adromischus triflorus y Adromischus cooperi) por el gran parecido que
tienen entre sí. Kalanchoe rhombopilosa es oriunda de la región sur de Madagascar
(Madagascar es uno de los sitios donde mayor número de especies del género Kalanchoe se
han descrito) pero su distribución actual se ha expandido a colecciones en todo el mundo.
Esta especie es una de las más pequeñas del género (alcanza generalmente menos de 30 cm de altura) y su tallo rara vez se ramifica
más de 2 veces. Las hojas son el principal atractivo de la planta donde predomina el color verde oscuro, el gris y abundantes manchas
verdosas o púrpuras (dependiendo la intensidad de luz que reciban). Estas
poseen un peciolo muy corto y su forma es casi triangular con los bordes
enteros en los laterales y algo aserrados en el ápice. La presencia de manchas
en las hojas en combinación con el color de estas, asemejan los matices de
colores de las piedras; de ahí su nombre popular.

Además se puede observar que las hojas son carnosas y pueden disponerse en
el tallo, opuestas o alternas; en algunas ocasiones hemos observado plantas
con ambas disposiciones de las hojas.

Las flores surgen en el extremo del tallo en una inflorescencia racimosa en


panícula acompañada por un largo tallo floral que puede ser del mismo o más
largo que la planta en sí. Las flores son pequeñas con coloraciones
amarillentas-verdosas; las flores en esta especie no son muy llamativas como
en otras del género.
Consejos para el cultivo del Calancoe Piedra, Kalanchoe rhombopilosa

Es muy fácil de cultivar si sigues los consejos de cultivo que les dejamos a continuación:

Iluminación: Necesita crecer en sitios con buena iluminación. En climas templados podemos exponerlo directamente al sol para que
las manchas tomen su color púrpura característico. En climas tropicales debemos
cuidarlo del sol intenso del verano porque puede provocarle quemaduras. Esta especie
también crece sin problemas a semisombra pero sus manchas se mantendrán de color
verde.

Temperatura: Prefiere climas cálido con inviernos suaves. La temperatura ideal para la
especie debe estar en el rango de 20-35°C. Temperaturas inferiores a los 10°C y las
heladas son mortales.

Sustrato: Se recomienda utilizar sustratos de calidad para plantas crasas y cactus.


Requiere sustratos sueltos con óptimo drenaje basados en gravilla, arena gruesa y algo
de tierra. Por lo general y por experiencia personal es bastante tolerante a diferentes
tipos de sustrato siempre que la permeabilidad sea perfecta.
Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato se encuentre seco por completo. El riego debe ser profundo pero sin encharcar el
sustrato. En invierno debe regarse mucho menos.

Plagas y enfermedades: Es atacado con frecuencia por cochinillas y pulgones; debemos eliminarlos rápidamente. El exceso de riego
provoca la pudrición de las raíces y de la planta en general.

Multiplicación: Muy fácil a partir de hojas y esquejes de tallos. Las hojas enraízan en la primera o segunda semana. Los esquejes y
hojas recién cortados deben dejarse secar (el área del corte) por 24 horas antes de ser ubicados en el sustrato.
Kalanchoe laxiflora, una suculenta hermosa y fácil de
cultivar
Características y fotografías de la planta suculenta Kalanchoe laxiflora. Consejos para su cultivo en el jardín y distribución geográfica.
Vista de la planta suculenta Kalanchoe laxiflora

Kalanchoe laxiflora, sus características y cultivo

Dentro de los cientos de especies que contiene el género Kalanchoe encontramos esta en
particular con algunas peculiaridades que la hacen una planta ideal para decorar y cultivar. Esta
especie se encuentra en una sección del género llamada Bryophyllum, donde las plantas
presentan características específicas: se reproducen asexualmente por las hojas, generando
pequeñas plántulas en los márgenes.

Kalanchoe laxiflora se caracteriza por tener tallos alargados y algo ramificados que logran alcanzar entre los 30-50 cm de altura en las
condiciones adecuadas. Esta especie posee un crecimiento acelerado donde surgen nuevas hojas y tallos de casi cualquier región del
tallo central. Las hojas son una de las estructuras más llamativas de la especie porque la coloración de los márgenes varía en
dependencia de la intensidad de la luz que reciban.
Las hojas crecen opuestas con márgenes pequeños pero visibles; las hojas tienen bordes irregulares y aserrados. La coloración de los
márgenes va desde el rosa hasta el morado oscuro y en algunos casos, donde la luz sea pobre, pueden ser amarillos verdosos. Las
coloraciones más oscuras aparecen con mayor intensidad de la luz. Solo los bordes son
coloridos mientras el resto de la hoja posee una coloración verde claro.

Las flores aparecen a partir de inflorescencias terminales acompañadas de un tallo floral.


Las flores son numerosas y cilíndricas. La coloración de las flores en la misma especie varía
considerablemente; los colores más comunes son el amarillo y el rosa. La época de
floración no está muy bien determinada aunque florece principalmente en épocas cálidas
como el verano y otoño.

Distribución geográfica

Es una especie nativa de Sudáfrica pero ha sido comercializada por todo el mundo como
planta ornamental.
Consejos para el cultivo de la planta suculenta Kalanchoe laxiflora

Esta especie es una planta muy prolífica y de rápido crecimiento que no necesita de muchos requerimientos, es decir, su cultivo es
bastante sencillo. Si sigues estos consejos tendrás una planta saludable, hermosa y con un crecimiento adecuado:

Iluminación: Debe crecer en lugares muy iluminados para lograr la


coloración más llamativa de las hojas. Soporta crecer en interior
siempre que la iluminación sea la adecuada. No ubicar a pleno sol; se
recomienda que crezca bajo luz de sol filtrada.

Temperatura: La temperatura óptima para su crecimiento debe


encontrarse entre los 20-25°C o más durante todo el año. Las
temperaturas deben mantenerse estables y no bajar a menos de 15°C
donde la planta empezará a sufrir daños (caída de hojas o pudrición de
raíces y tallos) o muerte.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato este lo suficientemente seco al tacto. El riego más utilizado es una vez al mes en
invierno y una vez cada 15 días en las demás estaciones. Si el verano es muy caluroso puede necesitar un riego por semana.
Sustrato: Es muy tolerante a casi cualquier tipo de sustrato siempre y cuando este, tenga una drenaje perfecto. El agua debe drenar
bien para que el sustrato se seque con rapidez. El drenaje puede favorecerse mezclando tierra de jardín con arena gruesa y piedras
pequeñas.

Plagas y enfermedades: Pueden ser atacadas por pulgones y ácaros pero el principal enemigo de esta especie es el exceso de agua. El
encharcamiento provoca la pudrición de las raíces y la posterior muerte de la planta. El exceso de humedad favorecerá la aparición
de hongos que destruirán las raíces.

Reproducción: Se multiplica fácilmente a partir de esquejes de tallos u hojas. Es una especie bastante prolífica y con solo extraer un
pequeño tallo (de una ramificación) u hoja podremos obtener una planta nueva porque enraizarán con rapidez.
Kalanchoe blossfeldiana, la planta suculenta más famosa
del mundo
Fotos de variedades de las flores de la planta suculenta Kalanchoe blossfeldiana. Descripción de la especie y consejos para su cultivo.
Flores rojas simples del Kalanchoe blossfeldiana

Kalanchoe blossfeldiana, una de las plantas suculentas más cultivadas


del mundo
Kalanchoe blossfeldiana es una especie de planta suculenta perteneciente a la familia
botánica Crassulaceae. Esta especie es nativa de Madagascar y es la más cultivada y
conocida del género Kalanchoe por la belleza inigualable de su floración. En la actualidad
existen decenas de variedades que han sido obtenidas por hibridaciones hechas por el
hombre; se han logrado variantes en la cantidad de pétalos en las flores y sus colores.

Esta planta se caracteriza fundamentalmente por presentar un tallo algo engrosado (de
color verde oscuro) que tiende a ramificarse bastante. Los nudos son muy evidentes y
de ellos, surgen un par de hojas que generalmente son bastante grandes. Esta especie
tiene un crecimiento bastante acelerado y puede llegar a alcanzar más de 25 cm de
altura en un par de meses.
Las hojas son pecioladas y ovaladas. Tienen el borde irregular (aserrado) y con una coloración rojiza (el borde) muy evidente. El resto
de la hoja tiene una coloración verde oscura y brillosa. Si observamos el envés de las hojas
podemos apreciar el nervio central con un tono rojizo muy conspicuo. En dependencia del
tamaño de nuestra planta las hojas serán más grandes o pequeñas; en plantas con unos
20 cm de altura podemos observar hojas de más de 15 cm de largo por 5-7 cm de ancho
(longitud de la base del peciolo hasta el ápice de la hoja).

Las flores son el principal atractivo de esta especie y las podemos encontrar de colores
inimaginables según la variedad. Las flores surgen a partir de inflorescencias racimosas
denominadas corimbos (tallo floral central (con tres pares de hojas pequeñas en esta
especie) que se ramifica bastante en su región terminal; de cada ramificación surgen
numerosas flores) que aparecen en la cima de los tallos; si nuestra planta es muy
ramificadas pueden aparecer más de 6 inflorescencias. Cada inflorescencia posee decenas
de flores que irán abriendo en grupos; las flores pueden durar semanas.

El color más común en las flores es el rojo pero hay variedades con flores rosadas,
amarillas, púrpuras, naranjas, blancas y matizadas. También encontramos variación en el
número de pétalos donde la especie más común sólo posee cuatro pétalos pequeños (0.3-0.5 cm de largo) a 90° uno de otro, pero
algunas variedades poseen numerosos pétalos y algo más grandes (a estas plantas se les conoce como “Kalanchoe blossfeldiana,
variedades dobles”). La flores que solo poseen 4 pétalos se les conoce como “Kalanchoe blossfeldiana, variedades simples”.

La época de floración de esta especie está altamente relacionada con la duración de los días y las noches; en invierno las horas de luz
disminuyen y provocan la floración de esta especie, es decir, si recibe pocas horas de luz diaria, se favorecerá la aparición de flores.
Propiedad beneficiosa de esta especie que muy pocos conocen
Kalanchoe blossfeldiana es una planta purificadora del aire por excelencia y es muy
recomendada para cultivar dado el aumento de la contaminación ambiental y sustancias
tóxicas que emiten muchos productos industriales que tenemos en nuestros hogares. Esta
planta es capaz de disminuir en un 30% la concentración de partículas de polvo del aire y
filtrar sustancias nocivas como el benceno y el formaldehido.

Algunos nombres populares del Kalanchoe blossfeldiana


Esta especie se le conoce en algunos países del Caribe como Siempreviva por la capacidad
de multiplicarse con facilidad a partir de fragmentos de hojas y tallos. En otras regiones se
le conoce como Calancoe, Kalancoe o Escarlata.

Consejos para el cultivo del Kalanchoe blossfeldiana


Kalanchoe blossfeldiana es una planta extremadamente resistente siempre que crezca en
climas cálidos. Los siguientes consejos los debemos tener en cuenta para tener a esta planta
con floraciones espectaculares y 100% saludable.
Iluminación: Debe crecer a semisombra o luz solar filtrada para su buen desarrollo. Algunas plantas han llegado a sobrevivir sin
problemas a pleno sol pero pueden llegar a sufrir quemaduras. A principios de otoño debe
recibir mucha luz (pero pocas horas de ella) para que florezca en invierno.

Temperatura: Debe crecer en sitios donde la temperatura se mantenga superior a los 20°C y
estables. En épocas invernales necesita temperaturas un poco más bajas (10-15°C) para
incentivar su futura floración. Temperaturas inferiores a los 10°C son intolerables para esta
planta.

Frecuencia de riego: Aunque es una planta suculenta requiere de un riego periódico


principalmente en verano y otoño. Debemos regarla cuando el sustrato esté completamente
seco. En plena floración requiere más riego aún. El agua en otoño puede ser enriquecida con
abonos para favorecer la floración. Siempre debemos regar la tierra directamente y evitar la
retención de agua en la base de los peciolos de las hojas.

Sustrato: Crece muy bien en tierra para jardín pero ésta, debe tener un drenaje perfecto para
evitar el encharcamiento. Puede crecer en tierra firme o en macetas de barro sin ningún
problema.

Estética: Debemos retirar las hojas que se vallan secando en la región inferior de la planta y
podar los troncos de las plantas más antiguas para hacerlas proliferar nuevamente. Para lograr
hacerla florecer fuera de temporada solo debemos exponer a la planta a solo 10 horas de luz al
día; cuando se cumplan las 10 horas debemos cubrir la planta con una tela oscura hasta el otro
día (la probabilidad de lograr la aparición de las flores es de un 50%). A las plantas algo pequeñas
debemos retirarle los brotes foliares terminales de los tallos para favorecer la ramificación.
Plagas y enfermedades: Las plagas más comunes que atacan esta planta son las
cochinillas que deberemos retirar manualmente con un trozo de algodón humedecido
con alcohol. En casos extremos tenemos que utilizar insecticidas específicos. Los hongos
son también un problema para esta especie y pueden ser capaces de marchitar la planta
por completo; aparecen por exceso de humedad formando manchas pardo-oscuras en
las hojas fundamentalmente.

Multiplicación: Es muy fácil y es casi 100% efectiva. Solo debemos retirar una hoja
(incluso un fragmento donde se incluya el nervio central) o un trozo de tallo y sembrarlo
en tierra después de que se haya secado completamente la región del corte. Enraizarán
muy rápido y obtendremos plantas hijas rápidamente.
El Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora
Características y fotografías de la planta suculenta Kalanchoe thyrsiflora. Distribución geográfica y consejos para su cultivo.

Dentro de la familia Crassulaceae y el género Kalanchoe podemos observar una gran diversidad de plantas suculentas para nuestro
jardín o colección. Esta publicación está dedicada a una especie de Kalanchoe muy atractiva por la forma de sus hojas y algunos
aspectos esenciales para su cultivo.

El Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora


El Caracol de Mármol es una especie de planta suculenta muy común en las regiones
tropicales de América y Sudáfrica (de donde es nativa). Se caracteriza por formar una
roseta de hojas que se van produciendo en pares casi paralelas; cuando surge un nuevo
par de hojas, estas surgirán en diferente dirección teniendo en cuenta las hojas
anteriores. Mientras va creciendo, irá perdiendo sus hojas basales exponiendo el tallo;
esta planta puede llegar a alcanzar casi 1 metro de largo.

Las hojas son muy grandes, algo engrosadas y planas, sin peciolos y redondeadas; el
tamaño varía en dependencia de la variedad. Estas poseen un color blanquecino
(sustancia química protectora) en su superficie para protegerse de la luz solar intensa.
El borde de las hojas cuando la planta crece en lugares donde no le da el sol, toma coloraciones verdosas pero si se expone
directamente al sol, tomará coloraciones rojizas-púrpuras muy llamativas.
Algo curioso de esta especie radica en su floración; esta aparece una sola vez en la vida de la planta, es decir, esta especie con los
años florecerá y luego morirá. Aunque la especie muera luego de florecer, dejará numerosas plantas hijas en su base de las que
podemos obtener plantas nuevas. Las flores surgen a partir de una inflorescencia terminal que puede alcanzar más de un metro de
altura y se disponen alrededor del tallo floral, numerosas flores verdosas con los extremos amarillos.

Consejos para el cultivo del Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora


Esta especie no requiere casi ningún cuidado específico para su óptimo
desarrollo, pero debemos conocer algunos aspectos para que siempre crezca
con buena salud.

Iluminación: Debes cultivar esta planta en lugares muy iluminados y a pleno sol
en los meses más fríos del año. En verano el sol intenso puede quemar las hojas
en muy poco tiempo. El sol del invierno es el ideal para que nuestra planta
adquiera los bordes rojizos-púrpuras en el borde de sus hojas.

Temperatura: Necesita crecer en climas cálidos con temperaturas estables y un


invierno leve. Las temperaturas óptimas se encuentran entre los 20-26⁰C. No
tolera las heladas.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato se encuentre casi seco.


Debemos mantener la humedad del sustrato pero sin excedernos con el riego.
Siempre necesitará más agua en el verano que en épocas invernales. La
comprobación de la humedad del sustrato la debemos realizar con nuestros dedos a una profundidad de 5 cm.
Sustrato: Necesita crecer en sustrato pobre en materia orgánica y con un drenaje perfecto para evitar la acumulación y estancamiento
del agua. Para mejorar el drenaje, debemos mezclar la tierra con arena gruesa y gravilla.

Abono: Tolera el abono mensual en los meses más cálidos del año. El que
más se utiliza es el abono para cactáceas y suculentas (debe emplearse a
la mitad de la dosis planteada por el fabricante) o el humus de lombriz
(muy recomendado y natural).

Plagas y enfermedades: El caracol de Mármol es muy susceptible al exceso


de humedad que provocará la pudrición inmediata de las hojas. Si las
hojas se tornan blandas es síntoma de falta de riego. Los pulgones y
cochinillas pueden aparecer sin problemas y los debemos controlar de
forma manual o con insecticidas específicos. Los hongos también pueden
atacar a las raíces cuando el riego es excesivo. Si observamos manchas
marrones con la superficie agrietada en las hojas, son quemaduras
provocadas por el sol.
Kalanchoe tomentosa, planta suculenta conocida como
planta Panda
Fotos y características de la planta suculenta conocida popularmente como planta Panda,Kalanchoe tomentosa. Consejos para cultivar
esta especie.

La planta Panda, Kalanchoe tomentosa


El género Kalanchoe (familia: Crassulaceae) cuenta con más de 100 especies
conocidas hasta el momento, dentro del cual, podemos encontrar la planta
suculenta conocida como planta Panda por las características peculiares de su
follaje. Kalanchoe tomentosa se caracteriza por ser una planta herbácea de lento
crecimiento y de pequeño a mediano porte (su estatura adulta oscila entre los 50 y
100 cm de altura). Los tallos en esta especie son bastante ramificados, que con el
tiempo, pueden crear una planta con un follaje bastante denso. Los tallos se
encuentran cubierto de numerosos pelos blanquecinos muy visibles.

El principal atractivo de esta especie radica en sus hojas. Las hojas son alargadas (lanceoladas) con su región central algo redondeada;
poseen el margen levemente dentado en su región terminal y un surco bastante evidente en el haz de las hojas que provoca una
curvatura en estas muy pronunciada. Al igual que los tallos, las hojas están totalmente cubiertas de numerosos pelos blanquecinos
que hacen un bonito contraste con el color verde de fondo de ellas.

El nombre de planta Panda se originó debido a que la región terminal del margen (donde se encuentra la dentición) y el ápice de las
hojas, poseen una coloración parda oscura en formas de manchas discontinuas que contrastan muy bien con el color blanquecino de
las vellosidades.

La floración en esta especie es rara y solo ocurre a mediados de la primavera. Las flores son muy pequeñas y se caracterizan por ser
de acampanadas a tubulares con matices rosas. Existen coleccionistas que solo han observado florecer a esta planta una vez en 3 años
o nunca le ha florecido.

Distribución geográfica de la planta Panda, Kalanchoe tomentosa


Esta especie es nativa de Madagascar pero se encuentra distribuida como planta ornamental en todo el mundo. Está presente con
más frecuencia, en colecciones de plantas suculentas.

Otros nombres que recibe esta especie

Kalanchoe acolchado, pelusa, Orejas de Gato, Kalanchoe peludo.

Consejos para el cultivo de la planta Panda, Kalanchoe tomentosa


Esta especie se puede mantener con facilidad si sigues los consejos de cultivo que te proponemos a continuación:

Iluminación: Debe crecer en sitios con buena iluminación e incluso, deberíamos ofrecerle unas horas de luz solar directa diariamente.
En verano debemos protegerla del sol del mediodía que puede provocarle quemaduras graves a sus hojas.
Temperatura: El clima siempre debe ser cálido para su óptimo crecimiento. En invierno debemos protegerla de las bajas temperaturas.
El rango de temperatura ideal para esta planta se encuentra entre los 20 y 30°C. Temperaturas inferiores a los 15° C provocarán la
caída del follaje o muerte de la planta.

Sustrato: El sustrato debe tener un drenaje perfecto y ligeramente rico en materia orgánica. Este debe ser una mezcla de arena gruesa,
gravilla y algo de turba.

Frecuencia de riego: Solo debemos regar esta especie si el sustrato está completamente seco. El riego debe ser siempre directamente
en la tierra evitando mojar el follaje. En invierno debemos reducir la frecuencia de riego porque el agua, en combinación con bajas
temperaturas, puede provocar la pudrición de la planta por hongos.

Plagas y enfermedades: Es gravemente atacada por cochinillas que provocan la marchitez de las hojas y muerte de la planta en pocos
meses. También es atacada frecuentemente por hongos que aparecen por excesos de humedad ambiental y riego.

Multiplicación: El método más fácil para reproducir esta especie, es por esquejes de hojas o de tallos provenientes de una ramificación.
También podemos reproducirla a partir de semillas que debemos comprar, porque es raro que florezcan las que ya tenemos y sin
flores, no hay semillas.

Los esquejes deben ser retirados de la planta madre con ayuda de un objeto filoso desinfectado y dejarlos secar por 24 horas; luego
deben ser levemente enterrados (el área del corte) en un sustrato rico en arena gruesa y algo húmedo hasta que enraícen.
Kalanchoe pinnata, planta medicinal por excelencia
Propiedades medicinales y descripción de la planta suculenta conocida como Siempreviva o Hierba Bruja, Kalanchoe
pinnata o Bryophyllum pinnatum. Cultivo.

La Hierba Bruja o Siempreviva, Kalanchoe pinnata o Bryophyllum


pinnatum
Kalanchoe pinnata es una planta perenne suculenta de mediano tamaño (puede llegar a
alcanzar más de 1 metro de altura) muy apreciada en el cultivo por sus beneficios medicinales.
Pertenece a la familia Crassulaceae en la sección Bryophyllum del género Kalanchoe. Esta
especie es oriunda de la región tropical del continente africano; en la actualidad se puede
considerar casi pantropical por su introducción y naturalización en América Tropical y algunas
regiones de Europa y Asia.

Las hojas son pinnadas compuestas, levemente carnosas, con bordes aserrados y con
tonalidades púrpuras en estos, peciolo conspicuo (coloración marrón-rojiza evidente) y con
una coloración verde brillante en el haz y algo más clara en el envés. Además se disponen
opuestas en el tallo. El tallo con crecimiento vertical y poco ramificado.

Las flores son bastante llamativas y aparecen en grupos terminales, es decir, inflorescencias
en panículas (hasta 50 cm de altura). Estas tienen forma de campana algo cilíndrica y con la
corola coloreada en rojo-púrpura en su región basal y aclarándose hacia la región terminal. Las flores son tetralobuladas y con
estambres visibles en la región terminal de la flor.

Una característica muy peculiar de esta especie es la formación de plántulas en los bordes de las hojas como estrategia de
reproducción asexual.

Propiedades medicinales de la Hierba Bruja o Siempreviva, Kalanchoe pinnata oBryophyllum


pinnatum
Esta especie es muy utilizada en la medicina tradicional de todo el mundo con buenos resultados en el tratamiento de diferentes
patologías. Las hojas son utilizadas para la elaboración de infusiones que combaten los efectos nocivos provocados por infecciones
respiratorias como la bronquitis, el asma y los resfriados; además combaten de forma eficiente a los contagios por virus del
género Morbillivirus (causantes del Sarampión). También son utilizadas para la eliminación de líquidos (diurético) y disminución de la
fiebre (febrífugo).

Los cataplasmas elaborados por maceración de las hojas son muy eficientes en el tratamiento de infecciones cutáneas y con
propiedades coagulantes (por la presencia de saponinas). La disposición de jugos elaborados con las hojas en la frente, puede
disminuir dolores asociados a las cefaleas y la migraña. Las raíces son utilizadas en infusiones para tratar enfermedades cerebrales
como la epilepsia.

Otras propiedades medicinales asignadas y comprobadas para esta planta son las siguientes: Combate la acidez estomacal y las
úlceras, tratamiento contra el cáncer (antitumoral), alivia dolores de muelas, eliminación de cálculos en el riñón, regulación del ciclo
menstrual, tratamiento de la gonorrea, astringente, emoliente, antinflamatorio, tratar el SIDA, antimicrobiano, relajante muscular,
sedante, artritis y contra alergias vinculadas con el sistema respiratorio.
Pasos para hacer cataplasma de Hierba Bruja o Siempreviva, Kalanchoe pinnata oBryophyllum pinnatum para tratar afecciones de
la piel

- Lavar Manojo de hojas e introducir en una batidora doméstica.


- Introducir agua en la batidora y batir hasta crear una solución espesa.
- Tomar un paño limpio y mojar con la solución obtenida.
- Colocar paño con solución en el área afectada durante 20 minutos de 2-3 veces
diarias.

Siempre debe usarse una solución fresca, es decir, no almacenarse y crear una
nueva solución cuando se vaya a necesitar.

Otros nombres populares


Planta del Aire, Hoja del Milagro, Hoja de Vida, Planta Milagrosa.

Consejos para el cultivo de la Hierba Bruja o Siempreviva, Kalanchoe


pinnata o Bryophyllum pinnatum

Es muy sencillo mantener esta planta en el jardín porque además de beneficiosa


para nuestra salud, es extremadamente resistente.

Otra imagen de la planta Hierba Bruja o Siempreviva, Kalanchoe


pinnata o Bryophyllum pinnatum
Iluminación: Puede cultivarse sin problemas tanto a pleno sol como a semisombra. Para pleno sol necesita un sustrato de rápido
secado y para semisombra de secado lento y fértil.

Temperatura: Siempre cálida y estable. El rango que soporta está entre los 10-35°C.

Sustrato: Tolera casi cualquier tipo de sustrato teniendo en cuenta la intensidad de la luz que recibe. No tolera sustratos encharcados.

Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato se seque por completo. En invierno regar una vez cada 10-15 días. En verano hasta dos
veces semanales.

Plagas y enfermedades: Ultrarresistente a las plagas y enfermedades. Solo puede ser atacada por algún molusco, pulgón o cochinilla
sin provocarle grandes daños. De aparecer algunos de estos eliminarlos. El encharcamiento prolongado del sustrato pudre las raíces.

Reproducción: Muy sencilla a partir de hojas, plántulas del borde de las hojas o esquejes de tallos. Enraízan en cualquier sustrato con
rapidez.
La planta suculenta Kalanchoe rotundifolia. No te la
pierdas!
Características y fotografías de la planta suculenta Kalanchoe rotundifolia. Consejos para su cuidado en el jardín y distribución
geográfica.

Kalanchoe rotundifolia, una planta suculenta ideal para cubrir macizos


Kalanchoe rotundifolia es una especie de planta suculenta de la familia Crassulaceae
bastante empleada en la decoración de jardineras por su abundante floración. A diferencia
de otras especies del género Kalanchoe, posee flores bastante pequeñas y su tamaño es
muy reducido; es una planta de pequeño porte.

Se caracteriza por tener tallos finos bastante ramificados (las ramificaciones frecuentes
que se observan en esta planta aparecen en las axilas de las hojas) que pueden alcanzar
más de 50 cm de altura si crecen sobre otras plantas; generalmente se observa un
crecimiento horizontal porque los tallos no soportan mucho peso (en pequeñas macetas
los tallos pueden mantenerse erectos hasta 15 cm de altura).

Las hojas son algo redondas o elípticas con el borde liso, suculentas, se disponen de forma
opuesta en los tallos y pueden tener entre 1-3 cm de largo por 1,5-3 cm de ancho. Tienen
coloración verde clara cuando se encuentran a pleno sol; en cultivo en interior con poca
iluminación, se observan hojas más oscuras. Cuando esta planta se expone al sol, el borde de las hojas se observa de color púrpura.

Las flores aparecen en inflorescencias racimosas (racimos) apicales acompañadas de largos tallos florales. El número de flores por
inflorescencias varía en dependencia de la vitalidad de la planta; he observado plantas con
racimos de solo 5 flores y otras con racimos de más de 15. Las flores son pequeñas y
cilíndricas; están formadas por cuatro pétalos naranjas-rojizos (cada pétalo forma un
ángulo de 90° con el otro, flores típicas de muchas especies del género). La región más
cercana al interior de la flor posee una coloración amarillenta.

La época de floración comienza desde finales del invierno hasta principios del verano. En
algunos países ha logrado florecer durante todo el año porque los inviernos son muy
suaves.

Cuando las flores son polinizadas se engrosan y forman cientos de pequeñas semillas de
color marrón en su interior.

Distribución geográfica de la planta Kalanchoe rotundifolia


Esta especie es oriunda de la región sur del continente africano donde crece entre árboles y arbustos. En la actualidad, su fácil cultivo
ha permitido su comercialización a otros países por su valor ornamental.

Consejos para el cultivo


Esta especie es una de las plantas del género Kalanchoe más fácil de mantener en el jardín y una de las más resistentes. A continuación
podrás conocer que necesita para estar siempre saludable y con flores.
Iluminación: Esta especie soporta estar a pleno sol sin problemas. Debemos protegerla del sol del mediodía en verano. Si ubicamos la
planta en interiores bien iluminados, crecerá con normalidad pero florecerá menos. Un experimento realizado por nosotros fue la
ubicación de dos plantas del mismo tamaño en diferentes fuentes de luz (una a pleno
sol y otra bajo luz artificial); la planta en luz artificial no logró florecer mientras que la
que se encontraba al sol, emitió numerosas inflorescencias.

Temperatura: Siempre cálidas. Esta planta no tolera temperaturas inferiores a los


10°C. El rango ideal se encuentra entre los 20-30°C.

Sustrato: Debe tener un drenaje perfecto para evitar el encharcamiento.

Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato se encuentre seco. El exceso de riego


provoca la caída del follaje y la pudrición de las raíces.

Abono: Esta especie realmente no lo necesita, es bastante prolífera y florífera por


naturaleza.

Poda: Si cortamos las puntas de los tallos, favoreceremos a la ramificación de la planta.

Plagas y enfermedades: Las plagas que más atacan a esta especie son las cochinillas, los pulgones y algunos moluscos (babosas y
caracoles). Si aparecen cochinillas y/o pulgones debes eliminarlos con rapidez para evitar que se expandan y destruyan la planta. Los
moluscos los puedes evitar si ubicas la planta en lugares inalcanzables para ellos.Multiplicación: Se multiplica con facilidad a partir de
esquejes foliares y ramificaciones del tallo; enraízan con rapidez. También podemos obtener plantas nuevas a partir de sus semillas;
brotan rápido.
Kalanchoe millotii, descripción y cuidados
Fotos y características de la planta suculenta llamada Kalanchoe millotii. Consejos para el cultivo en el jardín.

La Planta suculenta Kalanchoe millotii


Kalanchoe millotii es una planta de pequeño porte (generalmente no supera los 60 cm de
altura) muy común de encontrar en colecciones por la belleza de sus hojas cubiertas de
pequeños pelos. Es oriunda de Madagascar.

Esta especie presenta tallos delgados que tienden a ramificarse con el tiempo. El
crecimiento es vertical pero si algún tallo se dispone horizontal con respecto al sustrato,
entonces emite nuevas raíces de las cicatrices de las antiguas hojas y brotan nuevos tallos
verticales. La disposición horizontal de los tallos incentiva la formación de plantas hijas.
Las hojas son algo redondeadas con el borde aserrado muy marcado. Son de color verde
oscuro con numerosos pelos blanquecinos tanto en el haz como en el envés; estos pelos le
dan un color grisáceo a las hojas. Los tallos están cubiertos de pelos también. Las hojas se
disponen opuestas y se desarrollan lentamente, es decir, el crecimiento de esta especie es bastante lento.

Las flores aparecen en inflorescencias terminales acompañadas de largos tallos con algunas hojas más pequeñas. Las flores son de
color rojo-marrón con los pétalos blancos y los estambres expuestos. Todas las flores al igual que los tallos de las inflorescencias están
cubiertas de pequeños pelos (igual que las hojas y los tallos principales).
Consejos para el cultivo
Esta planta es muy fácil de cuidar si vives en un país tropical o subtropical. En países templados debemos tener más en cuenta los
siguientes requerimientos de cultivo:

Iluminación: Necesita crecer bajo fuentes de luz intensas pero nunca a pleno sol para
evitar quemaduras. Se recomienda cultivar bajo luz solar filtrada por plantas de mayor
talla o mallas protectoras.

Temperaturas: Requiere climas cálidos o frescos. Las temperaturas deben mantenerse


constantes en un rango de 15-30°C. Temperaturas inferiores a los 10°C o heladas
pueden dañar gravemente los tejidos de la planta y provocar su muerte. En climas
templados debemos protegerla de los fuertes inviernos ubicándola en invernaderos o
en el interior del hogar con buena fuente de iluminación y temperaturas elevadas con
ayuda de la calefacción.

Sustrato: El mejor sustrato para esta planta debe constar con una mezcla de arena
gruesa, trozos de barro y piedrecillas. La tierra debe tener un drenaje perfecto para
evitar el encharcamiento; el agua encharcada pudre sus raíces en poco tiempo.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato este seco por completo. El exceso de riego puede pudrir las raíces y por consiguiente
a la planta.

Poda: Eliminar rápidamente las hojas secas para evitar la aparición de hongos. Cuando la planta tenga más de 10 cm de altura debemos
pinzar el ápice del tallo para incentivar la ramificación. Eliminar los tallos florales cuando la mayoría de las flores estén marchitas.
Plagas y enfermedades. Cuidado con las cochinillas, pulgones y moluscos (caracoles y babosas) que la atacan fuertemente. Las
cochinillas y pulgones pueden ser eliminados de forma manual con un paño humedecido con alcohol; en el peor de los casos usar
insecticidas. Los moluscos los puedes evitar ubicando a la planta en alturas o vasijas colgantes.

Multiplicación: Muy fácil de multiplicar por hojas o esquejes de tallos provenientes de una ramificación. Las hojas deben disponerse
sobre un sustrato ligeramente húmedo y con el paso de las semanas aparecerán nuevos brotes de hojas y raíces. Los esquejes deben
sembrarse en un sustrato arenoso húmedo; con el paso de 1-2 semanas formarán raíces y obtendrás una planta nueva.

3 métodos para multiplicar cactus y plantas crasas sin fallar

Métodos eficaces para multiplicar tus plantas crasas y cactus. Fotos donde se observan las facilidades que nos dan estas plantas para
su reproducción.

Todas las especies de cactus y plantas suculentas no cactáceas, pueden multiplicarse por semillas; pero este tipo de reproducción en
muchas especies, es muy complicado y la obtención de semillas, es casi imposible. En esta publicación le enseñamos otras alternativas
para multiplicar tus suculentas; todos estos métodos se basan en la producción de clones de la planta madre por reproducción asexual.
3 métodos para multiplicar tus plantas suculentas
1- Multiplicación por plantas hijas
Muchas especies de cactus y plantas crasas generan con el tiempo, plantas hijas a los laterales (algunas especies del
género Kalanchoe las generan en el borde de las hojas) que podremos aprovechar para la multiplicación. En muchos cactus, las plantas
hijas surgen del tallo central (existen especies que forman hijuelos en el centro de formación de espinas) y en plantas crasas, pueden
generarse del tallo o las raíces (mucho más raro).

Un método bastante eficaz para estimular la generación de plantas hijas en


plantas crasas con tallos (fundamentalmente Crasuláceas), es tratar de
inclinarlos en posición casi horizontal. Muchas especies de crasas generan
tallos muy largos que cuando se encuentran completamente erguidos, no
generan muchas plantas hijas. La disposición horizontal del tallo induce la
formación de hijuelos en las cicatrices de donde existían hojas con
anterioridad.

Para extraer las plantas hijas en cactus y crasas, debemos utilizar


instrumentos afilados y desinfectados para evitar infecciones virales,
fúngicas o bacterianas. La calidad del corte es fundamental en la futura
aparición de las raíces (daños provocados en los tejidos por un objeto sin filo,
puede provocar que nunca aparezcan raíces y el hijuelo se pudra).

Cactus con dos plantas hijas formándose en sus laterales


Los hijuelos cortados deben mantenerse protegidos (del agua y plagas) por una semana o dos, para que se seque la región del corte
por completo; el tiempo de secado puede variar según el tipo de planta. Luego, debemos sembrarlos en sustratos arenosos con óptimo
drenaje; el riego en el primer mes debe ser más frecuente que el necesario para una planta adulta. Luego del primer mes, deben
haber aparecido raíces y se podrán regar con normalidad.

¡OJO! Las plantas hijas deben tener un tamaño bastante grande para su extracción.

2- Multiplicación por esquejes foliares


Este método es el más común y conocido en la multiplicación de plantas crasas
(Los cactus no pueden ser multiplicados por hojas; no poseen). Es un método
muy eficaz si deseamos multiplicar en grandes cantidades, y si lo hacemos
siguiendo los siguientes concejos, puede que nunca te falle.

¡OJO! No todas las plantas crasas pueden multiplicarse por hojas; este
método se utiliza generalmente en Crasuláceas.

Consejos para realizar la multiplicación por esquejes de hojas:

-Retira cuidadosamente las hojas bien desarrolladas para aumentar las


probabilidades de aparición de raíces. Utilizar fungicidas en la región del corte
de la planta madre para evitar ataques de hongos en ella.
- Las hojas deben ser almacenadas durante una semana para que se seque la
región del corte.

Otra especie de cactus con numerosas plantas hijas


-Deben ser ligeramente enterradas (de 0.5 a 1 cm de profundidad) en un sustrato arenoso. El sustrato debemos mantenerlo húmedo
con ayuda de pulverizaciones diarias.

-Situar la vasija con los esquejes en un lugar con buena iluminación (nunca
a pleno sol) y con una temperatura ambiental entre los 20-30°C.

-Comenzar a regar cuando comiencen a observarse raíces (algunas especies


comienzan a generar una hoja y luego las raíces, en algunos ejemplares del
género Pachyphytum y Crassula ocurre esto). El riego debe ser frecuente
en esta etapa hasta que aparezcan numerosas hojas. Cuando se observen
más de 3 hojas, podemos extraer las plantas y sembrarlas en vasijas
separadas.

3-Multiplicación por esquejes de tallos


Muchas especies de cactus y plantas crasas pueden reproducirse por
esquejes de tallos. Este método solo es aplicable en plantas con tallos
ramificados. Muchos cactus columnares y algunas crasas (ejemplos: plantas del
género Stapelia, Huernia, Caralluma, Cissus, Orbea, Duvalia, Echidnopsis, Euphorbia, Hoodia, Kalanchoe, Pachypodium, Tridentea)
son capaces de ramificarse; estas divisiones, son las indicadas para la multiplicación. La extracción de las ramificaciones debe realizarse
con la ayuda de objetos filosos y esterilizados; debemos dejar secar el área del corte por una semana o dos y luego sembrar en un
sustrato permeable y húmedo. En algunos casos pueden extraerse de forma manual las ramificaciones.

Representante del género Huernia, planta ideal para la multiplicación por esquejes de tallos
Para estimular la aparición de raíces, podemos auxiliarnos con hormonas
de enraizamiento que aplicaremos en la región del corte del esqueje. El
sustrato debe mantenerse húmedo hasta que aparezcan raíces, luego debe
regarse como una planta adulta.

La planta suculenta Uña de Mujer o Siempreviva,


Sempervivum calcareum
Características y fotografías de la planta suculenta conocida como Siempreviva o Uña de Mujer, Sempervivum calcareum.
Consejos para el cultivo.
La Uña de Mujer o Siempreviva, Sempervivum calcareum
Sempervivum calcareum es una planta suculenta perenne de la familia Crassulaceae muy atractiva por la forma de su
roseta de hojas y la coloración del ápice de estas. Se caracteriza por ser de pequeño porte donde no alcanza más de 8
cm de altura con un diámetro de 8-12 cm.

Las hojas surgen del centro de la planta formando una roseta de hojas muy
compacta donde las hojas nuevas se van superponiendo sobre las más
antiguas. La roseta de hojas es bastante simétrica aportándole mayor
atractivo. Todas las hojas son alargadas con el margen finamente dentado y
poseen una prolongación con forma de espina en sus ápices. La coloración
predominante en estas es el verde claro. La prolongación del ápice de las
hojas se observa de color púrpura tanto en el haz como en el envés.

La floración solo ocurre una vez en la vida de la planta y para esto necesita
de años de crecimiento y desarrollo. Las flores aparecen en inflorescencia
racimosas que están sostenidas por largos tallos florales; estos tallos,
además de contener los botones florales, contienen numerosas hojas. Las
flores son estrelladas con variabilidad de colores que van desde el amarillo
hasta el rojo (el color más común de encontrar es el rosa). Cuando la planta
culmina su floración muere, pero deja numerosas plantas hijas que surgen
de los laterales de la roseta de hojas durante toda su vida.
Consejos para el cultivo de la Uña de Mujer o Siempreviva, Sempervivum
calcareum
Aunque muchos consideran esta planta algo complicada de cultivar, realmente es muy fácil de mantener en el jardín. La
mayoría de los criterios de difícil cultivo están vinculados a desconocimientos en sus cuidados.

A continuación les comentamos los cuidados básicos de esta


especie para que siempre tenga buena salud:

Iluminación: Se recomienda ubicarla a pleno sol en climas


templados durante todo el año. En climas tropicales la
intensidad de la luz solar en el verano es capaz de provocar
quemaduras en sus hojas; debe ser ubicada bajo luz solar
filtrada por mallas o en interiores muy iluminados.

Temperatura: Tolera un amplio rango de temperaturas


ambientales. Puede sobrevivir a temperaturas inferiores a los
0°C en períodos breves de tiempo. Las temperaturas ideales
para el desarrollo de esta planta deben estar entre los 20-
30°C.

Sustrato: Tolera una gran cantidad de sustratos siempre y cuando sean muy permeables. El sustrato ideal debe estar
compuesto mayormente por rocas de diferentes tamaños, tierra y arena gruesa.
Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato esté seco por completo.
Comprobar la humedad del sustrato con ayuda de tus dedos o la introducción
de alguna varilla. Evitar regar en el centro de la roseta porque la retención del
agua prolongada puede pudrir a la planta. El riego debe efectuarse en la base
de la planta.

¿Dónde sembrar?: Preferiblemente debe cultivarse en vasijas anchas y poco


profundas. Esta especie no necesita de mucho sustrato para proliferar.

Plagas y enfermedades: Puede ser atacada por cochinillas, pulgones y


moluscos. Eliminar urgentemente las plagas si son detectadas.

La falta de iluminación se manifiesta en la planta con un color pálido en sus


hojas; mover a un lugar más iluminado.

Multiplicación: Por separación de plantas hijas que surgen en los laterales de


la planta. Deben ser retiradas con un tamaño bastante grande para aumentar
las probabilidades de que esta arraigue en su nueva maceta.

Información completa de la Cebrita de Jardín, Haworthia


fasciata
Fotografías y características de la planta suculenta conocida como Cebrita de jardín, Haworthia fasciata. Distribución geográfica y
consejos para el cultivo
La Cebrita de jardín, Haworthia fasciata
Existen muchas especies de plantas suculentas que cultivamos en nuestros jardines pero las más conocidas pertenecen a la familia
Crassulaceae. En esta publicación les mostramos otro tipo de planta suculenta y ornamental que pertenece a la familia Asphodelaceae
(antes Xanthorrhoeaceae) y es muy llamativa.

La Cebrita de jardín es una especie incluida en el género Haworthia (este género incluye unas
70 especies aproximadamente y casi todas son utilizadas como plantas ornamentales) y es
originaria del continente africano (Sudáfrica). Haworthia fasciata es una planta pequeña que
no llega a los 10 cm de altura. Es una planta sin tallo y sus hojas forman una roseta continua
(se distribuyen helicoidalmente), es decir, esta especie es sólo hojas.

Las hojas son muy llamativas y de color verde intenso. La región externa de cada hoja posee
una serie de franjas y puntos gruesos de color blanco dándole su parecido a las rayas blancas
que tienen las cebras, de ahí su nombre popular. La región más interna de la hoja (la que se
dispone hacia el centro de la planta) posee pocos puntos gruesos de color blanco. Debemos
conocer que existe otra especie que si la observamos de lejos (ubicando las dos especies
juntas), no da a parecer que son las mismas. La única diferencia está en la región interna de la
hoja; La Cebrita de jardín posee puntos blancos y Haworthia attenuata (que es la otra especie)
tiene esta región de la hoja, lisa y sin puntos.

La floración de esta especie no es muy llamativa y sus flores no son muy vistosas. Esta ocurre a partir de una inflorescencia donde las
flores se ubican en la región terminal de un tallo que puede medir hasta 35 cm de altura. Este tallo surge del centro de la planta y con
el paso del tiempo tiende a romperse por el peso de las flores. Las flores son pequeñas pero numerosas y se van abriendo poco a
poco. Estas son de color blanco con bandas o líneas verdes. La floración ocurre en los meses primaverales.
La Cebrita de jardín no posee un sistema de raíces muy abundante, es decir, en esta especie las raíces son pequeñas y muy compactas.
Esta especie puede crecer con facilidad en sustratos con muy pocos centímetros de profundidad.

Consejos para el cultivo de la Cebrita de jardín, Haworthia


fasciata
Esta especie es muy común en jardines de muchos países tropicales y realmente su cultivo
es bastante fácil. Para lograr reproducir esta especie y/o tener la planta perfecta te
recomiendo seguir estos consejos:

Iluminación: Esta especie debe ubicarse en lugares muy iluminados. Cuando las plantas
son jóvenes se deben ubicar a semisombra o luz del sol filtrada. Cuando la planta sea
adulta ya se puede ubicar a pleno sol sin problemas (evitar la exposición solar directa de
los días más calurosos del verano).

Temperatura: Ubicar esta especie en un ambiente cálido (si las temperaturas altas
predominan durante todo el año, mejor). Esta especie puede resistir bajas temperaturas
(no heladas) asociadas al invierno; en esta etapa regar lo menos posible debido a que la
humedad y las bajas temperaturas matan a la planta. En climas tropicales su desarrollo se
ve favorecido.

Riego: Regar 1 vez a la semana en temporadas de mucho calor como el verano. Reducir drásticamente en invierno para evitar la
pudrición de la planta.
Sustrato: Esta especie posee un sistema de raíces muy pequeño y puede crecer en
pequeñas vasijas con facilidad. Para el sustrato se deben utilizar piedras pequeñas
mezcladas con un poco de arena para el drenaje. Abonar la planta una o dos veces al año
con abono orgánico. Las vasijas o macetas a utilizar deben ser pequeñas y con poca
profundidad.

Reproducción: Esta planta se reproduce de dos formas muy sencillas. La primera es retirar
cuidadosamente una hoja de la planta madre y enterrar sobre un sustrato parecido al
original. De esta hoja con el tiempo brotará una nueva planta. La segunda forma requiere
más tiempo pero es más efectiva; la planta madre con el tiempo originará nuevos hijos en
sus laterales que cuando estén bastante grandes los retiraremos de la planta madre y
obtendríamos nuevas plantas.
Cordón de San José, Crassula muscosa o Crassula
lycopodioides
Descripción y fotografías de la planta suculenta conocida como Cordón de San José, Crassula muscosa o Crassula lycopodioides.
Consejos para el cultivo.

El Cordón de San José, Crassula muscosa o Crassula lycopodioides


El Cordón de San José es una planta suculenta perteneciente a la familia Crassulaceae. Esta
especie es originaria del continente africano, específicamente de Sudáfrica. Es una planta de
pequeño porte (alcanza entre 30-45 cm de altura máxima) y muy ramificada. Los tallos en
esta planta son suculentos y muy delgados observándose principalmente, las hojas; estos son
erguidos pero tiende a curvarse con el tiempo. Las hojas se disponen en rosetas lineares de 4
filas de hojas dispuestas en posición vertical que se sitúan unas sobre otras (las rosetas). Esta
planta se multiplica asexualmente por una constante e irregular ramificación del tallo que con
el tiempo formará una planta pequeña pero muy densa (follaje).

Las hojas son pequeñas, gruesas y puntiagudas en su ápice (algunas tienden a ser
redondeadas). Son muy pequeñas alcanzando menos de 0.5 cm de largo. Las rosetas de hojas
se compactan mucho imposibilitando la visibilidad del tallo de esta planta. Las hojas son completamente verdes variando en algunos
casos la intensidad (el sol intenso provoca que las hojas se vuelvan más oscuras; entre grises y rojas). Tanto la disposición de las hojas
como la elevada ramificación del tallo provocan que esta planta sea tan curiosa y hermosa.
Las flores se disponen en pequeñas inflorescencias laterales que surgen de los tallos de mayor tamaño (generalmente). Son muy
pequeñas en tamaño y número y poco vistosas; son casi indistinguibles porque por su coloración (amarillas-verdosas) pueden ser
confundidas entre las hojas. La época de floración comienza a finales del verano y
principios de otoño. Pueden florecer en cualquier época del año si las temperaturas
se mantienen superiores a los 24°C.

Dato Curioso: Esta planta es muy longeva alcanzando más de 20 años si es cultivada
en maceta con los cuidados necesarios.

Consejos para el cultivo del Cordón de San José, Crassula


muscosa o Crassula lycopodioides
Esta especie es bastante resistente a los climas y sequías presentes en los trópicos.
En países tropicales es muy fácil de cultivar pero en zonas templadas debemos tener
más precauciones. Para cultivar esta planta debemos tener en cuenta los siguientes
aspectos:

Iluminación: A diferencia de muchas suculentas esta especie prefiere crecer en lugares sombreados-algo iluminados. No ubicar a pleno
sol (quema sus hojas).
Temperatura: Prefiere crecer principalmente a temperaturas superiores a los 20°C y que se mantengan estables durante todo el año.
Las temperaturas inferiores a los 10°C pueden deteriorar o matar a nuestra planta. No soporta heladas.

Humedad: Crece mejor en ambientes donde la humedad relativa sea bastante baja (calor seco).

Riego: Debemos regarla con frecuencia en épocas cálidas porque el sustrato tiende a secarse con
rapidez. En épocas frías solo debemos regarla cuando el sustrato esté completamente seco.

Sustrato: Debemos proporcionar un sustrato con buen drenaje y rico en materia orgánica. Para
mejorar el drenaje se recomienda utilizar piedras pequeñas, tierra y arena.

En donde sembrar: Puede sembrarse con facilidad en macetas pero debemos trasplantarlas cada 1-
2 año para otras más grandes y favorecer el crecimiento.

Reproducción y multiplicación: ¡Muy fácil! La podemos reproducir por esquejes de los tallos que
aparecen al ramificarse. También podemos utilizar hojas para la obtención de nuevas plantas.

Plagas y enfermedades: La principales plagas que atacan esta planta son los áfidos (pulgones) y cochinillas que debemos eliminar con
insecticidas. El exceso de riego y/o encharcamiento del sustrato favorece la aparición de hongos y pudrición de sus raíces.
Graptopetalum macdougallii, una especie muy prolífica
Fotografías y características fundamentales de la planta suculenta Graptopetalum macdougallii. Consejos para el cultivo.

La especie Graptopetalum macdougallii, una suculenta muy prolífica


La mayoría de las especies de plantas suculentas que se conocen crecen con mucha lentitud. En esta publicación, les presentamos
una planta suculenta ideal para tapizar macetas por completo, en pocos meses. Esta especie crece aceleradamente en comparación
con otras suculentas y se multiplica constantemente.

Graptopetalum macdougallii pertenece a la familia Crassulaceae al igual que otras


plantas muy famosas como las echeverias y sedums. Se caracteriza por tener hojas
dispuestas en rosetas muy compactas y algo pequeñas (3-4 cm de largo por 1-2
cm de ancho); generalmente no se observa un tallo central muy evidente pero si
las plantas se encuentra en lugares con poca iluminación, tienden a crecer
verticalmente y se puede observar un tallo central muy evidente.

Las hojas se caracterizan por tener una coloración verde clara; son alargadas con
el ápice puntiagudo (se observa una prolongación muy delgada y conspicua). El
haz de las hojas es totalmente plano y el envés, está ligeramente curvado hacia
arriba (convexo).

Una característica muy distintiva de esta especie, es la formación continua de tallos laterales alargados que darán origen a otras
plantas o a las flores. Una sola planta puede emitir más de 5 tallos laterales que pueden medir más de 10 cm de largo. Cada tallo
lateral contiene hojas dispersas en el centro y un grupo más compacto en el ápice. Con el tiempo, los tallos laterales terminarán
separándose de la planta madre y se originarán nuevas plantas. Este mecanismo de reproducción asexual dura todo el año y permite
que la planta se multiplique con rapidez.

Las flores en esta especie se observan en los tallos laterales y se originan a partir
de pequeños pedúnculos que aparecen en estos. Las flores las he observados
solitarias por cada pedúnculo floral pero, la combinación del tallo lateral en
conjunto con las flores, es una inflorescencia racimosa ligeramente paniculada. Las
flores presentan la corola de color verde amarillento con manchas rojizas en los
ápices de cada lóbulo. Poseen 10 estambres donde solo se observan 5 porque los
otros se encuentran unidos a los lóbulos de la corola. Los carpelos en la flor, se
unen formando una estructura globosa y dividida en lóbulos; además poseen una
prolongación delgada en su ápice.

La temporada de floración ocurre desde principios enero hasta finales de marzo y


solo se ha observado en colecciones.

No existen datos referentes a los frutos en esta especie.

Distribución geográfica de Graptopetalum macdougallii


Esta especie es endémica de México y solo se distribuye en pocos lugares de este país. Crece fundamentalmente en sustratos rocosos
de poca profundidad y ligeramente iluminados. En la actualidad, se encuentra en peligro crítico de extinción en su medio natural por
la extracción excesiva y destrucción del hábitat.

Es comercializada en muchos viveros por su facilidad de cultivo y fácil multiplicación.


Consejos para el cultivo de Graptopetalum macdougallii
Esta planta es muy fácil de cuidar en países tropicales; en climas templados debemos controlar algunos aspectos para que crezca sin
problemas y florezca. Aquí les dejamos algunos aspectos fundamentales para su cultivo.

Iluminación: Debemos situarla en sitios bastante iluminados, aunque tolera sin problemas crecer a semisombra. Tener cuidado con el
sol directo porque en verano fundamentalmente, quemará sus hojas.

Temperatura: Necesita crecer en climas cálidos, donde las temperaturas se mantengan superiores a los 15°C. No soporta las heladas.

Frecuencia de riego: Debemos regarla semanalmente en las temporadas más cálidas del año. En invierno con un riego quincenal es
suficiente. Antes de efectuar el riego, debemos percatarnos que el sustrato esté completamente seco.

Sustrato: El sustrato debe estar compuesto por una mezcla de arena gruesa, tierra y gravilla, para que posea un drenaje perfecto.

Plagas y enfermedades: Puede ser atacadas por pulgones y cochinillas si se encuentra en sitios de poca ventilación; debemos eliminar
las plagas con rapidez para evitar daños graves en la planta. El exceso de humedad puede provocar pudriciones por hongos y el sol
intenso, quemaduras en las hojas.
Multiplicación: Extremadamente fácil porque se multiplica naturalmente de manera constante. Solo debemos cortar los tallos
laterales y sembrarlos en recipientes separados. Las plantas hijas crecen muy rápido.

Información completa sobre la Rosa de Mármol, Echeveria Pollux


Fotos y descripción de la planta suculenta, Echeveria Pollux, conocida popularmente como Rosa de Mármol. Condiciones para el
cultivo y multiplicación.

La Flor de Mármol o Rosa de Mármol, Echeveria Pollux


Existen muchas especies en el mundo conocidas popularmente como flores de mármol. En esta publicación nos referimos a una en
particular que es muy hermosa como planta decorativa. Echeveria Pollux es una planta suculenta que forma parte de la familia
Crassulaceae. El género Echeveria contiene más de 350 especies descritas hasta el momento y es muy famoso en los jardines.

Flor de Mármol, Echeveria Pollux, que cultivo en mi jardín


Echeveria Pollux es originaria de México y habita en zonas con climas desérticos (altas temperaturas y escasez de agua). En la
actualidad, esta planta se ha distribuido por todas las regiones tropicales del mundo por su uso como planta ornamental y se ha
adaptado muy bien.
Esta especie es una planta suculenta y necesita un clima cálido y con buena exposición solar para su desarrollo. En su hábitat natural
la podemos encontrar creciendo sobre terrenos arenosos y donde la luz solar le incide todo o gran parte del día. Las hojas de esta
especie son carnosas y dentro de ellas se almacena agua para afrontar las sequías. Las estructuras que permiten esta acumulación de
agua son los parénquimas acuíferos que poseen grandes orgánulos (vacuolas) para el almacén de este preciado líquido.

Las hojas en esta especie son algo alargadas con el ápice formando una pequeña espina central (no es una verdadera espina, es una
extensión de la misma hoja). Estas crecen en forma de roseta con las hojas más jóvenes hacia el centro.

Las flores en esta especie surgen del centro de la roseta de hojas, disponiéndose cada una, a los laterales de un tallo central con una
flor terminal. Este tallo que porta las flores puede alcanzar hasta 15 cm o más de largo y porta 10-25 flores pequeñas. Las flores de
esta especie son muy parecidas al resto de las plantas de este género y tienen forma de farola pequeña.

La floración de la planta ocurre desde abril hasta principios de octubre.

Consejos para el cultivo y reproducción


La Rosa de Mármol, Echeveria Pollux, es una planta muy resistente siempre que crezca en un clima tropical y no predominen las
lluvias.

Vista lateral de Echeveria Pollux


Pero aunque no lo crean, si nos descuidamos está planta podría morir o no crecer como debería. Para tener una planta lo más parecido
o en mejores condiciones de las que posee en su hábitat natural, debe seguir los siguientes aspectos:

Iluminación: Esta especie debe ubicarse a pleno sol pero acepta en menor medida estar a semisombra. El más efectivo es el primero.
Temperatura: Esta especie es originaria de climas áridos. Necesita altas temperaturas (>28°C) durante todo el año aunque soporta sin
problemas, pequeños períodos de temperaturas entre los 15-25°C. No soporta las heladas.

Frecuencia de riego: Regar la planta siempre por el centro de la roseta de hojas para limpiarlas. Para saber cuándo debemos regar la
planta sólo tocamos el sustrato (regar si está seco).

Sustrato: El mejor sustrato para esta especie es una combinación de tierra, rocas y arena. El agua debe drenar con facilidad. La
acumulación de agua o encharcamiento provoca la pudrición de sus raíces y de la planta.

Macetas: Si deseamos cultivar esta especie en vasijas, estas siempre deben ser anchas y poco profundas. Esta especie posee raíces
pequeñas y se multiplica de forma vegetativa alrededor de ella. Puede cubrir la maceta entera con el tiempo.

Forma de roseta de las hojas de la Flor de Mármol, Echeveria Pollux


Plagas y enfermedades: No se conocen enfermedades graves asociadas a esta especie. Las plagas si son un problema. Es atacada por
babosas y caracoles que se alimentan de la planta completa. También es atacada por áfidos o cochinillas que se alimentan de sus
hojas hasta secarlas. Para eliminar estas plagas lo mejor es ubicar la planta donde las babosas y caracoles no lleguen y en caso de ser
parasitadas por cochinillas, podemos eliminarlas lavando las hojas con un algodón humedecido con alcohol.

Multiplicación: Existen tres formas para reproducir esta especie. La reproducción por semillas, por esquejes y por plantas hijas que
surgen en la base del tallo. La forma más fácil es la retirada de un esqueje (retiramos cuidadosamente una hoja y enterramos la base
sobre un sustrato idéntico o muy parecido al de la planta madre), la segunda forma más fácil es la retirada de las plantas hijas que
surgen de la base del tallo (retirar con ayuda de un objeto filoso y esterilizado la planta hija y sembrar en un pequeño recipiente hasta
que alcance un tamaño adecuado) y la más compleja es la reproducción por semillas (Utilizar bandejas pequeñas que contengan ¾ de
arena y ¼ de tierra, situar las semillas con 1 cm de separación y remojar la tierra una vez a la semana hasta que surjan las plántulas).

La suculenta que tendrás siempre florecida, Aptenia cordifolia

Fotografías y descripción de la planta suculenta conocida popularmente como Rocío, Aptenia cordifolia. Consejos para el cultivo.
Nombres comunes.

Flor de la planta Rocío, Aptenia cordifolia


La planta Rocío, Aptenia cordifolia
El Rocío es una planta suculenta perteneciente a la familia botánica Aizoaceae. Esta planta es muy famosa como planta ornamental
por sus hermosas flores y la facilidad de su cultivo. Es la planta indicada para rellenar pequeños espacios de tierra o canteros.

Aptenia cordifolia es originaria del continente africano (Sudáfrica), pero se ha distribuido de manera comercial por muchas regiones
tropicales del mundo en las cuales, se ha naturalizado sin problemas. Se caracteriza por ser una planta de crecimiento rápido y que
crece fundamentalmente de forma horizontal (los tallos rastreros pueden alcanzar más de 2 metros de largo). Puede cubrir grandes
terrenos de tierra en poco tiempo si las condiciones ambientales son las adecuadas.

Las hojas son carnosas como la mayoría de las suculentas, son de color verde intenso y tienen forma acorazonada u ovalada. Las flores
surgen de las axilas foliares y se caracterizan por no tener pétalos; las estructuras coloreadas que se observan en la flor son estambres
modificados que no participan en el proceso de fecundación de la flor. Las flores más comunes en los jardines son de color púrpura o
rosa. Las flores se mantienen abiertas durante el día y cierran en la tarde. Aptenia cordifolia florece en zonas tropicales durante todo
el año.

Par de flores púrpuras del Rocío, Aptenia cordifolia


¡¡OJO!! Existe una variedad donde el follaje es más tupido y las flores son grandes y rojas. Esta planta no es la Aptenia
cordifolia original. Esta variedad es un híbrido entre dos especies del mismo género: Aptenia cordifolia x Aptenia haeckeliana y el
híbrido es conocido como Aptenia x “Manzana roja o Red Apple”.

Existen también algunos cultivares donde se han obtenido variedades anaranjadas de las flores y otras donde las hojas tienen bordes
blanquecinos.

Nombre comunes
Esta planta es conocida con mayor frecuencia como Rocío pero en algunos lugares es llamada aptenia o escarcha.

Consejos para el cultivo de Aptenia cordifolia


El Rocío es una planta que necesita de muy poca atención y en climas tropicales se desarrolla de forma fantástica. De todas formas
hay que tener en cuenta algunos aspectos para que su crecimiento y floración se vea beneficiado. Aquí les dejo mis consejos:

Iluminación: Esta especie debe cultivarse donde el sol le dé directamente pero he cultivado esta especie a semisombra sin problemas.
El sol directo produce un crecimiento rápido y floración abundante.

Ventilación: Ubicarse en lugares bien ventilados.

Vista de la planta Rocío, Aptenia cordifolia


Temperatura ambiente: Evitar las temperaturas inferiores a los 5 °C y mucho menos las heladas. Temperatura cálida y estable durante
todo el año. En regiones templadas deben trasladarse a invernaderos en épocas invernales.
Sustrato: Acepta casi cualquier tipo de suelo pero este, debe tener un drenaje perfecto. El encharcamiento provocado por un sustrato
que drene poco, pudre la planta. Puede sembrarse en macetas sin problemas y en caso de sembrarla en tierra firme, debemos
controlar su crecimiento (puede cubrir mucho terreno en poco tiempo).

Frecuencia de riego: Aptenia cordifolia aguanta sin problemas épocas largas de sequía, pero si deseamos que nuestra planta crezca y
florezca rápidamente, debemos regarla con frecuencia y mantener el sustrato húmedo (regar solo una vez cada 15 días en invierno).
Sólo debemos regar con frecuencia si sembramos nuestra planta en un suelo bien drenado. Para lograr el drenado perfecto debemos
mezclar la tierra con rocas pequeñas y arena.

Plagas y enfermedades: Las patologías más frecuentes en esta especie es la pudrición de sus raíces por ataque de hongos y asfixia
radicular por encharcamiento. La pudrición aparece fundamentalmente en invierno si la regamos demasiado y la asfixia radicular está
provocada por encharcamiento en suelos que no drenen de forma eficiente. Las plagas más comunes son los pulgones y cochinillas
que debemos controlar manualmente o con insecticidas si aparecen.

Otra foto de la flor típica de la planta Rocío, Aptenia cordifolia


Reproducción: Es una especie muy fácil de reproducir. Esta especie se reproduce asexualmente con casi cualquier estructura de ella.
Podemos retirar una hoja o un fragmento del tallo y sembrarlo superficialmente en la tierra hasta que broten raíces. Nunca enterrar
las hojas porque se pudrirán.

Dato de interés: Esta planta crece de tal forma que evita la aparición de malas hierbas donde la sembremos. Es un sustituto al césped
excepcional.

Planta suculenta, Echeveria runyonii, Consejos para el cultivo

Fotografías y descripción de la planta suculenta Echeveria runyonii. Distribución geográfica y consejos para el cultivo en el jardín.
Plagas y enfermedades.

Planta suculenta Echeveria runyonii


En anteriores publicaciones hemos descrito una especie del género Echeveria muy popular en los jardines del mundo (La rosa de
Mármol, Echeveria Pollux). En esta publicación nos referiremos a una planta del mismo género, que ha ganado una gran fama por los
coleccionistas debido a la forma peculiar de sus hojas; esta planta es Echeveria runyonii.

Echeveria runyonii, una planta suculenta muy particular


Echeveria runyonii se caracteriza por ser una planta de mediano porte (10-25 cm de diámetro) y crecimiento foliar (hojas) dispuesto
en roseta. Las hojas son alargadas y curvadas hacia el centro de la planta. Estas además, poseen los bordes laterales arqueados que
forman un surco ventral muy evidente. Las hojas son verdes-grisáceas generalmente pero en algunos casos, tienden a tomar colores
azulados. Las hojas más jóvenes surgen del centro de la planta al igual que todas las especies de Echeveria. Cada hoja posee en su
extremo apical una estructura parecida a una espina que realmente no lo es, esta estructura es una pequeña extensión de la propia
hoja.

La forma de roseta en la planta nunca llega a ser perfecta debido a la estrechez de sus hojas, hasta el momento no he encontrado una
planta que tenga la distribución de sus hojas simétrica.

Las flores en esta especie son más vistosas que la mayoría de las especies de Echeveria que conozco. Estas pueden tener colores
naranja, rojo o rosa. Estas se disponen en un racimo que surge de los laterales de la planta. Los racimos pueden ser de 1-2 por planta
y pueden alcanzar más de 30 cm de altura (el tallo que sostiene el racimo floral). El tallo que porta el racimo floral posee hojas más
pequeñas que las hojas de la base. La floración ocurre en las épocas más cálidas del año (mayo-septiembre).

Existen algunas mutaciones que se han obtenido de esta especie, dando lugar a planta mucho más grandes y con floraciones más
abundantes.

Vista central de la disposición de las hojas en Echeveria runyonii


Distribución geográfica
Echeveria runyonii es nativa de México pero se ha distribuido por muchos países del mundo de forma comercial. Es una suculenta
muy admirada por los coleccionistas por la forma peculiar de sus hojas.

Consejos para el cultivo


Esta especie, como la mayoría de las especies de Echeveria, es bastante resistente y no necesita de muchos cuidados. Pero si queremos
reproducirla con facilidad, obtener floraciones anuales y el mejor desarrollo de nuestra planta, debemos tener en cuenta algunos
aspectos:

Iluminación: Esta especie necesita un ambiente muy iluminado aunque puede crecer a la sombra. Se recomienda tener mucho cuidado
al exponer esta planta directamente al sol porque puede ocurrir que sus hojas se quemen ocasionalmente. El mejor lugar para ubicar
esta planta es un sitio donde la luz solar sea filtrada. Evitar la exposición solar directa en los días más calurosos del verano.

Temperatura: La temperatura ambiente debe mantenerse mayor a los 26°C durante todo el año. Pueden tolerar pequeños períodos
de temperaturas por debajo de los 10°C pero lo más recomendable es evitar exponerlas a temperaturas muy bajas. Según mi
experiencia, esta especie prefiere un ambiente cálido y con temperaturas relativamente fijas durante todo el año.

Ventilación: Necesita ubicarse en sitios muy ventilados para evitar la pudrición asociada a la humedad permanente y evitar la aparición
de algunas plagas.

Riego y Sustrato: Como toda Crassulaceae necesita solo regarse cuando el sustrato esté completamente seco. Es una planta que
soporta temporadas de sequía sin problemas (sólo pierde algunas hojas) pero si la regamos cuando lo necesite no dará lo mejor de
“ella”. El sustrato debe tener un drenaje perfecto para evitar la pudrición y asfixia de su sistema de raíces. El mejor sustrato es una
mezcla de tierra, piedrecillas y arena.

Macetas: Se desarrolla perfectamente en macetas de barro cocido o de plástico. Estas deben ser más anchas que profundas.

Pareja de plantas crasas, Echeveria runyonii


Reproducción y Multiplicación: Esta planta se reproduce de forma vegetativa con mucha facilidad. Puede ser de dos formas: La
primera es cortar con un objeto filoso (esterilizado) una hoja bien desarrollada y enterrar solo su base en un sustrato muy parecido al
original, debe existir mucha iluminación y sólo regar cuando aparezcan raíces. La segunda forma es extraer cuidadosamente los hijos
que aparecen en la base de la planta madre y sembrarlos en macetas separadas. Sólo extraer los hijos cuando sean bastante grandes.
Plagas y enfermedades: Las plagas que más atacan a esta planta son los áfidos (pulgones), babosas y caracoles que, en casos extremos,
pueden secar la planta completamente. Para eliminar las babosas y los caracoles de manera sencilla, sólo debemos espolvorear
cáscara de huevo recién triturada alrededor de la planta. Para eliminar los áfidos se puede utilizar algodón remojado en alcohol y
frotarlo donde se encuentren. Otro método es usar insecticidas (yo prefiero el alcohol).

Una suculenta de raro aspecto, Crassula ovata monstrosa

Descripción y consejos para el cultivo de la planta suculenta llamada Crassula ovata monstrosa, Crassula ovata “Hobbit” o Crassula
ovata “Gollum”. Fotos.

La planta suculenta Crassula ovata monstrosa, conocida como Hobbit


o Gollum
Crassula ovata monstrosa es una variedad del popular árbol de Jade (Crassula ovata) muy cultivada por los coleccionistas, por la
peculiar forma de sus hojas. También pertenece a la familia botánica Crassulaceae al igual que las echeverias y sedums.
Esta planta se caracteriza por tener un crecimiento muy lento, aunque puede llegar a más de 50 cm de altura con el paso de los años.
En edades tempranas no se observa un tallo muy conspicuo por la disposición en roseta de sus hojas; mientras va creciendo, las hojas
basales se perderán y se puede observar el tallo. El tallo tiende a ramificarse algo con el tiempo y así podremos obtener una planta
con bastante follaje.

Las hojas (muy carnosas) son el principal atractivo se esta variedad por su forma y coloración. Se disponen en rosetas alrededor del
tallo; se caracterizan por tener forma cónica o de trompeta (tienden a curvarse hacia los laterales) con el ápice recto o algo curvo. En
muchas ocasiones se observa un surco muy conspicuo que las curva completamente (a las hojas). La región terminal de la hoja varía
su coloración en dependencia de la intensidad de luz que reciba; si se expone mucho al sol, toma coloraciones rojizas a púrpuras. El
resto de la hoja se caracteriza por tener un color verde muy intenso.

La floración en esta especie es rara en colecciones; solo la podemos observar en plantas bien cuidadas y con algunos años de vida. Las
flores se agrupan en inflorescencias racimosas que aparecen en el ápice de los tallos; tienen forma estrellada con estambres muy
evidentes y son completamente blancas.

Distribución geográfica
Esta planta tiene origen africano pero se cultiva con fines ornamentales en todo el mundo.

Diferencias de las hojas entre el árbol de jade (Crassula ovata) y la planta Hobbit o Gollum (Crassula ovata monstrosa)
Consejos para el cultivo de la planta suculenta Crassula ovata monstrosa
Es muy fácil de cultivar si vives en un país tropical, pero en zonas templadas, necesita de algunas condiciones que debemos mantener
para que sobreviva. Aquí te dejamos nuestros consejos:

Iluminación: Requiere lugares muy iluminados. En invierno debemos proporcionarle unas 5 horas de luz solar directa para que el ápice
sus hojas se pigmenten de color rojizo-púrpura y la haga más atractiva. En verano debemos mantenerla bajo luz artificial intensa
porque el fuerte sol de esa estación, quemará sus hojas.

Temperatura: Requiere crecer en climas cálidos durante todo el año. No tolera temperaturas inferiores a los 10°C durante mucho
tiempo; las heladas la matarán con rapidez. Las temperaturas ideales para su crecimiento se deben mantener estables entre los 15-
30°C. En países templados recomendamos mantenerla en invernaderos durante el invierno.
Sustrato: El sustrato ideal para esta planta debe tener un drenaje perfecto. Generalmente se utiliza una mezcla de gravilla, tierra y
arena gruesa.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato se seque por completo. Se recomienda regar en horas de la mañana o la tarde para
evitar que el sol del mediodía queme sus raíces al calentar el agua del sustrato.

Otra foto de la planta Hobbit o Gollum, Crassula ovata monstrosa


Plagas y enfermedades: Es atacada fundamentalmente por pulgones y cochinillas que deberemos eliminar con insecticidas especiales
o de forma manual, si la invasión es mínima. Si aparecen manchas pardo-oscuras en las hojas y de textura rugosa, son quemaduras
por el sol, proteger a la planta del sol intenso. Si las hojas se tornan arrugadas es un síntoma de escasez de agua, regar urgentemente.

Multiplicación: Es muy fácil de multiplicar a partir de hojas y tallos. Los debemos retirar cuidadosamente de la planta y ubicarlos en
un sustrato arenoso húmedo. Con el paso de los días, aparecerán raíces y hojas nuevas.

Plantas suculentas del género Echeveria

Características generales de las plantas suculentas del género Echeveria. Consejos para el cultivo de todas las especies y fotos de
plantas de este género.

En anteriores publicaciones nos hemos referido a algunas especies de plantas suculentas del género Echeveria, pero nunca hemos
descrito el género como tal. En esta publicación les ofrecemos todas las características de este género y los consejos generales de
cultivo para todas las especies.

Planta del género Echeveria


Las plantas suculentas del género Echeveria
Echeveria es un género de plantas suculentas de la familia Crassulaceae muy popular en los jardines de todo el mundo. Este género
cuenta con más de 300 especies y numerosos híbridos realizados por el hombre (existen híbridos entre especies del mismo género y
con otros géneros de crasuláceas). La mayoría de estas plantas se caracterizan por tener las hojas formando una roseta basal que en
algunas especies pueden estar más o menos compactas. Muchas especies con el paso del tiempo, pierden las hojas basales y se
observa un tallo evidente; pero hay algunas que no poseen tallos conspicuos, ejemplo: Echeveria elegans.

Existe una amplia variedad de colores en las hojas según la especie, al igual que la textura y forma de estas. La mayoría poseen hojas
lisas algo redondeadas con una proyección parecida a una espina en su región terminal; algunas especies poseen las hojas cubiertas
de pequeños pelos blanquecinos o marrones, ejemplo: Echeveria leucotricha.

Rosa de Mármol, Echeveria Pollux


Las flores son casi idénticas en todas las especies con variaciones en el número, cantidad por inflorescencia y color en diferentes
especies. Las inflorescencias surgen a los laterales de la roseta (1 o 2 inflorescencias por planta) con un tallo floral que alberga
numerosas flores en su ápice y algunas hojas más pequeñas que las naturales de la planta. Todas las flores tienen forma acampanada
que cuando abren, se pueden observar los estambres en su interior.

Distribución geográfica del género Echeveria


Todas las especies de este género son nativas de regiones tropicales y subtropicales de América pero su uso ornamental ha provocado
que encontremos muchas de ellas, en cualquier región del mundo.

Consejos para cultivar las plantas del género Echeveria


Todas estas plantas son muy fáciles de cultivar en climas tropicales. De todas formas, debemos conocer todas las condiciones
ambientales y cuidados que necesitan para que crezcan saludables y florezcan.

Iluminación: Todas las especies necesitan crecer en sitios con buena iluminación. Algunas especies toleran crecer a pleno sol pero se
desarrollan mejor, en lugares con luz solar filtrada.

Echeveria runyonii con sus hojas plegadas


Temperatura: Algunas especies toleran temperaturas entre los 5-15⁰C si se mantienen por poco tiempo (en estas condiciones tienden
a perder sus hojas basales como mecanismo de tolerancia al frío leve). Las temperaturas ideales para estas plantas deben mantenerse
estables entre los 20-28⁰C. Temperaturas inferiores a los 0⁰C son mortales.
Sustrato: Todas necesitan un sustrato muy permeable. La retención prolongada del agua en la tierra provocará la aparición de hongos
y posterior pudrición de la planta. El sustrato ideal consiste en una mezcla de gravilla, arena gruesa y algo de tierra.

Echeveria con grandes hojas aplanadas


Frecuencia de riego: Toleran algo más de agua en comparación con otras suculentas. De todas formas, debemos regar solo cuando la
tierra esté completamente seca, o las hojas se tornen algo laxas.
Abono: Debemos abonar una vez al mes en verano con abono para cactáceas y suculentas en bajas concentraciones. También
podemos utilizar humus de lombriz; lo toleran bastante bien.

Plagas y enfermedades: Son susceptibles al ataque de cochinillas, pulgones, babosas, caracoles e incluso algunas aves. Las cochinillas
y pulgones debemos eliminarlos con insecticidas específicos. Las babosas, caracoles y aves pueden evitarlos si ubicamos las plantas
en lugares inalcanzables para estas plagas. Los hongos pueden atacar las raíces cuando la humedad en el sustrato dura mucho tiempo.
Si las hojas se tornan algo flojas es un síntoma de falta de riego; si aparecen manchas parduzcas y agrietadas, es un síntoma de
quemaduras por el sol.

Especie de Echeveria con hojas muy verdes emitiendo planta hija en su base
Multiplicación: Se multiplican con facilidad a partir de esquejes foliares. Solo debemos retirar una hoja y dejarla secar 24 horas; ubicar
sobre sustrato y regar moderadamente. Con el paso de los días comenzarán a surgir raíces y pequeñas hojas. Cuando enraíce, ya
tendrás una planta nueva.

Conoce la planta suculenta Pachyphytum bracteosum

Características y fotografías de la planta suculenta conocida como Pachifito, Pachyphytum bracteosum. Consejos para su cultivo y
distribución geográfica.
La planta suculenta conocida como Pachifito o
Pachifitum,Pachyphytum bracteosum
Pachyphytum bracteosum es una planta suculenta de lento crecimiento que pertenece a la familia botánica Crassulaceae. Esta especie
es bastante cultivada como planta ornamental y por coleccionistas de plantas crasas.

El Pachifito se caracteriza por tener hojas dispuestas en rosetas (las hojas no surgen muy compactas como ocurre en otros género de
esta familia; ejemplo: Las plantas del género Echeveria y Graptopetalum), con un tallo algo ramificado y generalmente pequeño,
aunque con los años, puede tener hasta 30 cm de largo. Cuando la planta crece lo suficiente, solo observaremos las hojas, en el final
de los tallos.

Las hojas son muy gruesas y redondeadas en su ápice (miden de 6-10 cm de largo por 2-3 cm de ancho); algunas veces podemos
observar el ápice algo triangular. Existen diversas variedades dentro de esta misma especie donde hay variaciones en el grosor y largo
de las hojas. Todas las hojas tienen coloraciones verde-grisáceas y están recubiertas por una sustancia blanquecina que le proporciona
protección ante la luz solar intensa y evita la transpiración del agua. Como muchas plantas suculentas, esta especie si se expone
durante mucho tiempo en lugares con intensa iluminación, puede tomar coloraciones algo rojizas en tallos y hojas. Dato interesante:
Es común en esta especie la aparición de hojas bifurcadas muy atractivas que se generan por diversas mutaciones casuales.

Las flores se disponen en inflorescencias racimosas que surgen del tallo de la planta. Las inflorescencias poseen un tallo floral que
puede alcanzar de 15-30 cm de largo donde las flores, se disponen helicoidalmente. Las flores son rojas con numerosos estambres
muy visibles; estas irán abriendo desde abajo hacia arriba en el tallo floral. Generalmente el peso generado por los botones florales
provoca una inclinación muy pronunciada del tallo floral hacia abajo.

Vsita lateral de la planta suculenta Pachifito o Pachifitum, Pachyphytum bracteosum


La época de floración ocurre desde principios de primavera hasta inicios del verano.

Distribución geográfica
Pachyphytum bracteosum es nativa de México pero se encuentra distribuida en muchos jardines tropicales del mundo. Es utilizada
con frecuencia para crear pequeños xerojardines.

Consejos para el cultivo del Pachifito o Pachifitum, Pachyphytum bracteosum


Esta especie es bastante resistente a las altas temperaturas y épocas de sequía. Es muy fácil de cultivar pero debemos conocer algunos
requerimientos, para que crezca con normalidad y buena salud.

Iluminación: Requiere crecer en lugares muy iluminados. Tolera unas cuantas horas de sol al día pero si la exponemos en exceso,
podrían quemarse sus hojas. Recomiendo cultivarla en zonas con luz solar filtrada por mallas o grandes árboles.

Temperatura: Siempre debe mantenerse por encima de los 15°C y bastante estables. El rango óptimo de temperatura para esta
especie está entre los 20-28°C. No tolera temperaturas inferiores a los 5°C.

Frecuencia de riego: Solo debemos regar cuando el sustrato se encuentre totalmente seco. Los riegos deben ser profundos pero sin
excederse. En invierno, esta planta entra en una fase de descanso vegetativo y no debemos regarla.

Cultivo de la planta suculenta Pachifito o Pachifitum, Pachyphytum bracteosum


Sustrato: Debe contar con un drenaje perfecto para evitar posibles encharcamientos o acumulación prolongada de humedad en las
raíces. El sustrato debe estar compuesto por una mezcla de arena gruesa, gravilla y algo de tierra.

Plagas y enfermedades: Es susceptible al ataque de plagas. Las más comunes son las cohinillas y los pulgones. También puede ser
gravemente dañada por moluscos (babosas y caracoles) y aves (gorrión común: Passer domesticus). Cuando la humedad en las raíces
se mantiene durante tiempos prolongados, pueden parecer hongos que las pudrirán.

Multiplicación: Es muy fácil de reproducir por esquejes de hojas. Las hojas se retiran con facilidad de la planta y generarán nuevas
plantas con rapidez.

Los cactus (Familia Cactaceae)


Características de las plantas pertenecientes a la familia Cactaceae, los cactus. Características de las subfamilias que tiene dicha
familia.

Los cactus son plantas suculentas que generalmente poseen un gran número de espinas.

Son endémicas de países americanos. Solo una especie es endémica del viejo mundo y es Rhipsalis baccifera que se extiende por
África Tropical. Existen algunas especies que no presentan espinas.

Variedad de una planta de la familia Cactaceae, Melocactus harlowii


Debido a su belleza y exotismo se les utiliza mucho en la jardinería. A pesar de que las flores son solitarias, llaman mucho la atención
por su gran tamaño en comparación con la planta y por sus vivos colores. También son utilizadas como plantas de interiores.

Pueden encontrarse tres tipos de tallos en estas plantas: los tallos aplanados o cladiolos, los globosos y los columnares que presentan
forma cilíndrica.

Variedad de una planta de la familia Cactaceae, Mammillaria sp


La palabra cactus se debe al filósofo Teofrasto que le dio este nombre a una especie de cardo espinoso.En los cactus la estructura más
distintiva es la areola porque en la parte superior de esta estructura, se producen las flores.
Variedad de una planta de la familia Cactaceae, Mammillaria sp
La familia de los cactus reúne a cuatro subfamilias:

Pereskioideae: Son cactus muy extraños que poseen hojas a diferencias de los demás. Los hojas de estos cactus son utilizadas como
condimento. Las flores de esta familia son muy parecidas a las rosas salvajes.

Variedad de una planta de la familia Cactaceae, Echinocereus sp


Maihuenioideae: Son especies nativas de Argentina y Chile. Esta subfamilia solo comprende un solo género por lo que contituye la
subfamilia más pequeña de Cactaceae.

Cactoideae: Es la subfamilia de mayor número de especies. Los cactus de esta familia presentan una gran heterogeneidad de formas.

Variedad de una planta de la familia Cactaceae, Stenocereus fimbriatus


Opuntioeideae: Esta subfamilia también comprende un gran número de especies entre las cuales se encuentran la chumbera.

Métodos para evitar y combatir las cochinillas en las plantas suculentas

Métodos para combatir cochinillas en las plantas suculentas. Efectos negativos de estas plagas para las crasas.

Las plantas suculentas son frecuentemente atacadas por numerosas plagas entre las cuales se encuentran los áfidos (llamados
pulgones), ácaros (ejemplo: la Araña Roja (Tetranychus urticae)), moluscos (caracoles y áfidos), hongos, hormigas y cochinillas. Estas
últimas son las más frecuentes de encontrar y por esto son consideradas las plagas más dañinas para las plantas crasas. En la
actualidad existen más de 7500 especies de cochinillas, aunque la más conocida y difundida en el mundo es la llamada cochinilla
algodonosa (Planococcus citri o Pseudococcus citri). Aunque es correcto que la cochinilla algodonosa es una de las plagas que más
afectan a las plantas en general (donde se incluyen todas las crasas), es necesario conocer que otras numerosas especies también
aparecen con frecuencia afectando considerablemente la salud y el crecimiento de las especies vegetales.

Invasión grave de cochinillas sobre la planta suculenta Ojo de Dragón, Huernia schneideriana
Las cochinillas son insectos muy especializados en el parasitismo y por esto han desarrollado numerosas
estrategias para alimentarse eficientemente de sus hospederos (en este caso las
plantas), reproducirse y protegerse de depredadores e incluso de pesticidas. En este grupo de insectos las hembras son las que se
alimentan de la savia de las plantas y los machos solo nacen con un único objetivo, la reproducción (duran pocos días). En la mayoría
de las especies, las hembras cuando alcanzan la adultez se mantienen totalmente inmóvilesen alguna área de la especie vegetal con
el fin de extraer la savia que les servirá de alimento. Al estar inmóviles necesitan algún mecanismo de protección contra
depredadoresy por esto, muchas han elaborado (desde el punto de vista evolucionista) un escudo protector duro e impermeable con
forma de escama que aísla todo su cuerpo del exterior. Este escudo es el principal causante de que muchos insecticidas de
contacto (ejemplo: Cipermetrina) sean totalmente inútiles para el control de estas plagas siendo complicada su eliminación de las
plantas (solo son efectivos los insecticidas sistémicos).

Otro problema de estos insectos para las plantas es que la mayoría de las especies desprende una sustancia azucarada que facilita
la proliferación de hongos patógenos y atrae a hormigas que se encargarán de protegerlas de insectos depredadores.

Dato interesante: Solo los machos poseen alas con el fin de buscar hembras para reproducirse mientras que las hembras nunca las
desarrollan (no las necesitan).

De todas formas, las cochinillas no son plagas invencibles ya que existen numerosos métodos caseros y muchos productos
químicos para eliminarlas. Hay que tener en cuenta que la velocidad de eliminación de estas plagas depende del nivel de
colonización sobre las plantas afectadas, es decir, mientras más rápido las detectemos, más rápido las eliminaremos. A continuación
les presentamos una recopilación de dichos métodos:

Métodos efectivos para eliminar las plagas de cochinillas en las plantas


suculentas
- Un método muy efectivo es utilizar un trozo de algodón (el común que ofertan en las farmacias) y humedecerlo con alcohol al 90-
98%. Este algodón debe ser frotado sobre las cochinillas para removerlas (el alcohol las despega con facilidad). Hay que fijarse
bienporque si dejamos unas cuantas en la planta afectada, volverán a colonizarla en pocas semanas. Este método es muy efectivo
para cactus y crasas de pequeño porte. Utilizar hisopos (bastoncillo para los oídos) para las regiones más difíciles de acceder con el
algodón (ejemplo: entre las espinas de los cactus).

- Si el número de cochinillas es muy pequeño las podemos retirar manualmente con la ayuda de nuestras uñas; tener sumo cuidado
en no provocar heridas en las plantas.

- En muchos países se utiliza como método natural la liberación de especies de insectos depredadores de cochinillas
específicas sobre las plantas con el fin de que sean eliminadas naturalmente.

- La humedad relativa baja es uno de los principales factores que incentivan la aparición de estos parásitos siendo
necesaria mantenerla elevada como método preventivo. No es totalmente efectivo pero podría evitar la propagación de nuevas
colonias.

- Nosotros recomendamos siempre tener a mano algún plaguicida sistémico anticochinillaspara aplicarlo luego de efectuar los
procedimientos anteriores. Estos plaguicidas evitarán por largas jornadas que nuevas cochinillas llegue a la planta porque morirán
rápidamente al extraer la savia (los productos sistémicos permiten que las plantas incorporen en su interior químicos tóxicos para
estos parásitos).

Cochinillas sobre el tallo de la planta suculenta Orejas de Burro, Kalanchoe gastonis-bonnieri


Efectos negativos de las cochinillas en la salud de las plantas suculentas
- Deformaciones en el crecimiento y formación de callos.
- Marchites acelerada de tallos y hojas.
- Caída prematura de los botones florales.
- Necrosis de tallos y raíces.
- Transmisión de virus.
- Heridas en los tejidos que serán colonizadas por bacterias y/u hongos patógenos.

Conoce a la planta suculenta de la Moneda, Xerosicyos danguyi

Fotos y características de la suculenta trepadora y caudiciforme conocida como planta de la Moneda. Xerosicyos danguyi. Consejos
para el cultivo.

Características de la planta de la Moneda, Xerosicyos danguyi


Xerosicyos danguyi es una planta suculenta perenne de la familia Cucurbitaceae con hábito trepador y formadora de cáudex
(caudiciforme). Es originaria de la región suroriental de Madagascar donde crece colgando de barrancos y farallones principalmente.
No es una planta muy común en las colecciones pero se puede encontrar de todas formas, en muchas de diversos países. Es
considerada una planta poco atractiva por muchos coleccionistas aunque la morfología de sus hojas es muy bonita.
Esta especie se caracteriza por formar una raíz gruesa (cáudex) del cual se originan largos tallos delgados muy ramificados y
decumbentes (más de 45 cm de largo). Los tallos presentan estructuras trepadoras llamadas zarcillos que les permiten sujetarse a
objetos y trepar (los zarcillos son muy largos y delgados) libremente. Si los zarcillos no logran alcanzar algún objeto pueden secarse o
enrollar el mismo tallo que le dio origen. Estas estructuras especializadas siempre se disponen opuestas a las hojas.

Las hojas son el principal atractivo de la especie por su morfología. Se disponen opuestas a los zarcillos, presentan forma orbicular
(son redondas, parecen monedas), son muy carnosas, haz plano y envés curvo (convexo), peciolos pequeños pero conspicuos y verde
grisáceas. Cuando las hojas son muy jóvenes presentan una coloración verde clara y no son carnosas (la carnosidad la van adquiriendo
con el tiempo).

Las flores no son muy atractivas y generalmente aparecen en plantas con grandes dimensiones. Se disponen numerosas en
inflorescencias axilares que aparecen en diferentes áreas de los tallos. Son pequeñas, la corola presenta 4 segmentos que son de color
verde amarillento. Es una especie dioica; existen plantas con flores masculinas y otras con flores femeninas siendo necesario tener las
dos para lograr obtener semillas.

Consejos para el cultivo de la planta de la Moneda, Xerosicyos danguyi


Es una planta muy fácil de mantener en el jardín siendo especialmente ideal para macetas colgantes de exterior. A continuación sus
cuidados:

Iluminación: Requiere mucha luz para crecer óptimamente siendo recomendado la exposición directa al sol en horas de la mañana y
finales de la tarde. No crece en zonas muy umbrías.
Temperaturas: Mucho calor para un mejor resultado. El rango óptimo de temperaturas debe estar entre los 15-35°C. No tolera
temperaturas inferiores a los 5°C.

Sustrato: Necesita crecer en suelos muy permeables. No soporta el estancamiento del agua prolongado porque la pudre con facilidad.
Crece bien en sustratos para crasas y cactáceas con la incorporación de una capa de gravilla.

Fotografía de la planta de la Moneda en una rocalla, Xerosicyos danguyi


Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato se seque por completo debido a que es muy susceptible a pudrirse por exceso de
humedad. En temporadas invernales solo se debe regar cuando las hojas se tornen arrugadas.
Plagas y enfermedades: No es atacada frecuentemente por plagas pero a veces, aparecen cochinillas. Su principal enemigo es el exceso
de agua en el sustrato.

Multiplicación: A partir de esquejes de 10 cm o más de largo o mediante semillas. Solo se observará la formación del cáudex mediante
el cultivo a partir de semillas.

Controla las hormigas en tus plantas suculentas

Efectos negativos de las hormigas en las plantas suculentas. Consejos para eliminar las colonias existentes
y prevenir la formación futura de estas.

Enemigas mortales para las plantas suculentas, las Hormigas

Las hormigas son insectos gregarios de la familia Formicidae incluida en el Orden Hymenoptera. Actualmente se han descrito más de
10 000 especies y muchas de ellas, son consideradas plagas de numerosas plantas con un elevado valor comercial. Aunque
generalmente se conocen mejor aquellas especies que atacan a plantas utilizadas con fines alimenticios, existen muchas de ellas
capaces de devastar con jardines donde se encuentran numerosas plantas ornamentales. En este post nos referiremos
específicamente a los efectos negativos que provocan estos insectos en plantas suculentas y
algunos métodospara erradicar y prevenir la aparición de estas.
Hormigas formando colonia en el tallo de una planta suculenta
Efectos de las hormigas en las plantas suculentas

Las plantas suculentas son frecuentemente atacadas por hormigas debido a la presencia común de otros insectos parásitos que
proveen de alimentos gratis a estas; los cóccidos(cochinillas) y pulgones que atacan con mayor frecuencia a este tipo de
plantas, excretansustancias azucaradas que sirven de alimento a los individuos de la colonia. En la naturaleza
muchas hormigas han evolucionado su comportamiento en conjunto a estos otros insectos parásitos llegando a transportarlos a
sitios específicos y protegerlos de depredadores (una relación simbiótica muy conspicua), es decir, se pudiera afirmar que las
hormigas pueden llegar a comportarse como los humanos pastoreando rebaños de ganado.

Las hormigas adoran formar nuevas colonias en tallos de plantas suculentas porque son muy fáciles de perforar (la débil consistencia
de estos tallos provoca que las colonias no se puedan establecer al 100%; de todas formas estos insectos provocan daños irreparable).
Las perforaciones en los tallos las realizan en pocas horas y por esto, el control de las colonias debe ser urgente para tratar de evitar la
muerte de la planta o rotura completa del talloafectado. Otro problema grave que provocan estas heridas, es la aparición
de bacterias y hongos patógenos oportunistas que pudrirán el área rápidamente.

Heridas provocadas en el tallo de una planta suculenta


Las flores y hojas son blancos ideales para estos insectos porque las trituran con el fin de cultivar sus hongos alimenticios en
las colonias (esto solo lo hacen especies cortadoras). También son capaces de tomar frutos de nuestras suculentas (lo que obtenemos
para reproducir y/u obtener híbridos) y transportarlos al interior de las colonias.

Con todo lo mencionado anteriormente es evidente reconocer que las hormigas no son beneficiosas para las plantas suculentas y
por ello, hay que erradicarlas rápidamente si aparecen y evitar que aparezcan.

Colonia de hormigas en la base de una planta suculenta


Métodos sencillos para eliminar hormigueros y evitar que aparezcan en nuestras plantas
suculentas

Existen muchos métodos para controlar estos insectos en nuestras plantas crasas pero en la mayoría de los casos no son totalmente
efectivos. En este post solo les compartimos los que según nuestra experiencia han dado mejores resultados; a continuación dichos
métodos:

- La eliminación de pulgones y cochinillas es el primer paso que debemos realizar para exterminar la plaga de hormigas en nuestras
suculentas. Recordar que estos insectos son la fuente principal de alimento de los individuos de la colonia.
Para eliminar los pulgones y cochinillas se debe recurrir a insecticidas sistémicos o de contacto capaces de controlar las poblaciones.

Heridas en el peciolo de la planta suculenta Kalanchoe beharensis provocadas por hormigas


- Verter alcohol en el interior de las colonias es efectivo para eliminarlas rápidamente pero solo debe hacerse en colonias donde no
tengamos plantas cerca, ejemplo: Donde almacenamos el sustrato para nuestras crasas que ha sido invadido.

- La Cipermetrina es 100% efectiva para la eliminación de estos insectos y su aplicación es muy sencilla (aplicar directamente sobre
los individuos y en el interior de la colonia). Es un producto fácil de encontrar en viveros de todo el mundo y no es caro. La
principal desventaja de este insecticida es que no es efectivo para la eliminación de otras plagas que atraen a las hormigas (cochinillas
y pulgones). Si estas plagas persisten en las plantas, las hormigas aparecerán en el futuro nuevamente. Existen además otros
insecticidas muy efectivos para controlar esta plaga pero la Cipermetrina, es la menos tóxica que conocemos.

- Para evitar hormigas en las suculentas podemos mantenerlas en macetas colgantes donde les sea difícil colonizarlas. De todas
formas hay que vigilar que no trepen por la estructura colgante hasta llegar a la maceta.

Esto son los métodos que utilizamos nosotros y nos han sido 100% efectivos. Si deseas agregar alguno más que conozcas, puedes
hacerlo en la caja de comentarios.

Controla los moluscos de tu jardín con este post!!!


Métodos clásicos y actuales para evitar y eliminar los molestos moluscos en nuestro jardín. Fotografías de los daños comunes que
provocan estas plagas.

Como evitar que los caracoles y babosas ataquen nuestras plantas


Los moluscos terrestres más frecuentes en el jardín son los conocidos popularmente como babosas y caracoles. Estos se alimentan
fundamentalmente de material vegetal convirtiéndose en graves amenazas para la salud de nuestras plantas. Dentro de las plagas
más comunes, los moluscos son sin duda una de las más agresivas debido a que pueden devorar de forma parcial o total una o varias
plantas en pocas horas. Los caracoles y babosas atacan fundamentalmente las estructuras más jóvenes de las plantas y además las
regiones más carnosas. Adoran alimentarse de bulbos, plantas crasas, rizomas e incluso botones florales. Se alimentan en horas de la
noche para evitar la desecación de sus cuerpos y por el día, se ocultan debajo de rocas, dentro del sustrato o cualquier agujero que
mantenga algo de humedad. Su alimentación nocturna nos dificulta mucho su detección y por esto debemos tomar medidas con
antelación.

En este artículo compartimos algunos métodos para prevenir que nuestras plantas sufran algún tipo de daño por estos animales.

Métodos más utilizados:

1- Existen numerosos productos industriales con forma de pellets que son empleados con el fin de envenenar dichas plagas cuando
se alimenten de estos. El uso de pellets es muy efectivo pero su toxicidad puede afectar la salud de cualquier otro organismo que los
devore, ejemplos: mascotas domésticas, niños, etc. Tener mucho cuidado a la hora de utilizar este método.

Cactus del género Opuntia devorado parcialmente por ataque de moluscos


2- Un método clásico empleado por muchos, es el uso de un recipiente con un poco de cerveza. El método consiste en enterrar un
recipiente (forma de vaso) en el sustrato exponiendo su parte abierta; luego deben verter un poco de cerveza en el recipiente y tapar
ligeramente dejando un agujero por donde sea capaz de entrar un molusco. El ligero tapado del recipiente es esencial para que la
cerveza no se evapore muy rápido. El olor que desprende dicho líquido es muy apreciado por los moluscos los cuales caerán en el
recipiente y no podrán escapar. También puede sustituirse la cerveza con agua con un poco de detergente líquido.

3- Si las macetas de tus plantas están ubicadas en un lugar donde no puede mojarse con agua de lluvia, puedes verter un poco de
arena fina en los alrededores de esta. El polvo fino de la arena es muy molesto para la movilidad de los moluscos, es decir, tratarán
de alejarse de dicho material.

Babosa alimentándose del tallo de Aloe juvenna


4- El método más eficiente si los moluscos son muy comunes en el jardín es colocar tus plantas en macetas colgantes o a una altura
suficientemente alta para que dichos animales no las alcancen. Con este método no solo protegemos las plantas, también evitamos
tener que matar a esos animales que aunque no lo crean, son muy importantes para la ecología del suelo.

Si conoces algún otro método, no dudes en compartirlo con todos nosotros en los comentarios.

Cuidados de las plantas suculentas durante el invierno

Medidas preventivas para evitar pérdidas de plantas suculentas en nuestra colección durante el invierno. Efectos del frío intenso en
las crasas.
El invierno es una de las estaciones del año más agresivas para las plantas suculentas ya que la mayoría no son capaces de tolerar
muy bajas temperaturas. Todas las plantas suculentas conocidas son originarias de regiones tropicales o subtropicales (puede que
algunas habiten en climas templados, son la minoría) donde las temporadas invernales no son para nada extremas y las
temperaturas raramente disminuyen de los 10⁰C. Es real que existen algunas especies capaces de tolerar temperaturas inferiores
a los 0⁰C, pero solo lo logran si el sustrato se mantiene completamente seco durante la temporada fría.

En esto post queremos compartirles algunas medidas preventivas que debemos tomar antes de la llegada del invierno para evitar
la muerte de nuestras plantas suculentas. También les ofrecemos una lista con las patologías más frecuentes que se presentan en
este tipo de plantas al exponerse a muy bajas temperaturas.

Medidas a tomar ante la llegada del invierno en nuestra colección de


plantas suculentas
- Durante esta estación es imprescindible evitar el esquejado de las plantas y los injertos. Las bajas temperaturas combinadas con
un poco de humedad ambiental incentivarán la proliferación de hongos patógenos en las heridas de las plantas, es decir, el riesgo
de infección por hongos aumenta considerablemente. También es necesario conocer que bajo la influencia de bajas temperaturas la
mayoría de las plantas suculentas se encuentran en parada vegetativa, es decir, no crecen y los esquejes no formarán raíces ni
cicatrizarán las heridas rápidamente.

- Debemos proteger de forma obligatoria todas las suculentas de las lluvias y nevadasporque se quemarán los tejidos rápidamente
y las plantas terminarán muriendo. Se recomienda trasladar las plantas a invernaderos y aquellas de gran tamaño cubrirlas con
láminas de nylon translúcidas (el nylon las protege de las lluvias, nevadas y mantiene la temperatura en los alrededores de la planta).
- El riego debe ser suspendido por completo si las temperaturas disminuyen de los 8⁰C. Es probable que algunos cactus se arruguen
un poco, pero es mejor esto que una pudrición repentina por un simple riego. Si se observan plantas muy deshidratadas se puede
efectuar un riego (preferiblemente con agua tibia) si las temperaturas suben un poco (superiores a los 12⁰C).

- Antes de que llegue el invierno se recomienda aplicar un fungicida capaz de evitar la proliferación de un gran número de
hongos (amplio espectro). El invierno es ideal para que ellos proliferen y por esto es mejor prevenir que lamentar. También se debe
aplicar un plaguicida sistémico que evite el ataque de otros tipos de plagas como cochinillas y pulgones (son menos frecuentes).

Todas estas medidas son principalmente dirigidas a coleccionistas que vivan en países donde los inviernos son muy intensos y las
heladas son frecuentes. En países tropicales las temperaturas no bajan de los 10⁰C por lo general siendo muy poco dañina esta
estación.

Efectos negativos de las bajas temperaturas en las plantas suculentas


- Quemaduras en los tejidos vegetales.
- Cristalización de la savia.
- Podredumbre de las raíces y tallos.
- Caídas de las hojas, flores y frutos.

El cactus Biznaguita te encantará, Mammillaria microhelia

Fotografías y descripción del cactus conocido como Biznaguita, Mammillaria microhelia. Consejos para su cultivo en el jardín.
Características generales del cactus Mammillaria microhelia,
Biznaguita

Mammillaria microhelia es un pequeño cactus columnar perteneciente a la familia Cactaceae originario de barrancos
rocosos presentes en Querétaro, México. Actualmente se encuentra en peligro de extinción debido a la degradación del hábitat por
acciones del hombre y por la extracción intensiva por parte de coleccionistas o comerciantes. Es una planta muy apreciada en
colecciones de todo el mundo por la belleza de sus tallos y floraciones.

Fotografía del cactus Biznaguita, Mammillaria microhelia


Esta especie se caracteriza por desarrollar tallos cilíndricos solitarios o múltiples (forma pequeños grupos) de +/- 18 cm de altura y
+/- 5 cm de diámetro que presentan una coloración verde oscura. Todos los tallos forman numerosos tubérculos cónicos (mamilas)
de +/- 0.3 cm de altura. En el ápice de los tubérculos se disponen las espinas; en esta especie se observan +/- 40 espinas
radiales ligeramente curvas y blancas-amarillentas y de 1-8 espinas centrales mucho más gruesas que las radiales y rectas o curvas
en el ápice. Las espinas centrales primero presentan una coloración rojiza con el extremo pardo muy oscuro(casi negro) que se irá
aclarando con el tiempo tomando una coloración muy similar a las radiales pero con el extremo aún oscuro. Las espinas centrales
son muy frágiles y por esto es fácil quebrarlas (generalmente se quiebra el ápice) si las tocamos.

Al igual que en todas las especies del género Mammillaria las areolas se encuentran divididas en 2 partes, es decir, el ápice de las
mamilas donde surgen solamente las espinas y las axilas ubicadas en la base de las mamilas que formarán las flores, frutos y nuevos
hijuelos. Las flores en esta especie surgen en las axilas como mencionábamos anteriormente, tienen +/- 1.0 cm de diámetro, se
disponen formando una corona floral en los laterales apicales del tallo y presentan una coloración amarilla o rosácea.

Consejos para el cultivo del cactus Mammillaria microhelia, Biznaguita

Mammillaria microhelia es muy fácil de cultivar en el jardín pero es muy susceptible a la pudrición de las raíces por exceso de
humedad en el sustrato. A continuación sus cuidados:
Iluminación:

Prefiere crecer en sitios con muy buena iluminación donde le incida directamente el sol durante las primeras horas de la mañana y
finales de la tarde. No tolera crecer en sitios muy sombreados porque crecerá muy delgado y débil (etiolación) y no florecerá.

Temperaturas:

Es un cactus resistente a temperaturas ligeramente por debajo de los 0°C siempre que el sustrato esté completamente seco. De
todas formas es preferible evitar la exposición a las heladas porque aumenta considerablemente el riesgo de pudrición. El rango de
temperaturas perfecto para esta especie se encuentra entre los 15-30°C.

Sustrato:

Preferiblemente rico en piedras calizas que aumentarán ligeramente el pH del sustrato favoreciendo el desarrollo de la planta. Evitar
cultivar en sustratos compactos y con un pésimo drenaje porque se pudrirá el sistema radical con facilidad.

Otra imagen del cactus Biznaguita, Mammillaria microhelia


Frecuencia de riego:

Regar 2-3 días después que el sustrato se haya secado por completo si las temperaturas se mantienen frescas o cálidas. En invierno
el riego debe ser suspendido o efectuado si la planta lo necesita y las temperaturas suben ligeramente.

Plagas y enfermedades:

Es afectado por cochinillas que se alojan sobre los tallos para alimentarse de la savia. Eliminarlas rápidamente con productos
específicos para evitar deformaciones del crecimiento, proliferación de hongos que facilitan estas plagas y la represión de la floración.

Multiplicación:

Mediante semilleros o por división de hijuelos basales.

Un cactus que debes conocer, Mammillaria surculosa


Fotografías y descripción del cactus llamado Mammillaria surculosa. Consejos básicos para su cultivo en el jardín.

Descripción del cactus ornamental Mammillaria surculosa

Mammillaria surculosa es un pequeño cactus globoso y colonial perteneciente a la familia Cactaceae y originario de regiones
desérticas de México. Actualmente es cultivado en numerosos países del mundo por su elevado valor ornamental y fácil cultivo. Crece
fundamentalmente en zonas rocosas y ligeramente expuestas a la luz solar.

Cactus Mammillaria surculosa en maceta


Esta especie se caracteriza por ser muy pequeña (+/- 3.5 cm de altura y +/- 2.5 cm de diámetro) pero muy prolífica, es decir, forma
grandes montículos de pequeños cactus que pueden cubrir más de 15 cm 2 de área en poco tiempo. Las mamilas (tubérculos) que se
desarrollan en el tallo son verde oscuras, tienen forma cilíndrica y miden +/- 7.5 mm de largo por +/- 3.5 mm de ancho. Además, la
disposición de las mamilas en el tallo es ligeramente espiralada. A diferencia de otros cactus del género no se observan las axilas
lanosas. En el ápice de las mamilas se disponen de 13-15 espinas radiales (miden aproximadamente 1 cm de largo) blanquecinas y una
espina central parda-amarillenta con el extremo ganchudo de aproximadamente 1.5 cm de largo.

Las flores surgen de las axilas apicales de los tubérculos maduros. Estas son bastante grandes en comparación con el tamaño de la
planta (casi 2 cm de diámetro) y 1.5 cm de largo del tubo floral. Las flores presentan una coloración amarilla brillante muy atractiva.
En el centro de la flor se observan numerosos estambres con las anteras amarillas y un estigma multilobulado (6 lóbulos) central de
color verde-amarillento.

La época de floración comienza a principios de la primavera hasta finales del verano.

Vista apical de la flor del cactus Mammillaria surculosa


Consejos para el cultivo del cactus Mammillaria surculosa

Es un cactus muy fácil de cuidar en el jardín pero es muy susceptible a la pudrición por exceso de humedad en el sustrato. A
continuación sus cuidados básicos:

Iluminación: Necesita luz intensa para crecer rápido y florecer en abundancia. No se recomienda exponerlo directamente al sol en
horas del mediodía durante el verano para evitar quemaduras. No cultivar en sitios umbríos porque no florecerá y crecerá más lento
y débil.

Temperaturas: Requiere crecer en climas frescos o cálidos donde las temperaturas no disminuyan nunca de los 8⁰C. Su rango óptimo
de temperaturas se encuentra entre los 12-25⁰C.

Sustrato: Es imprescindible que la tierra posea un drenaje perfecto para evitar encharcamientos prolongados. Crece muy bien en
sustrato elaborados a base de turba, tierra desinfectada, arena gruesa y trozos de carbón vegetal.

Vista lateral de la flor del cactus Mammillaria surculosa


Frecuencia de riego: Regar siempre cuando el sustrato se seque por completo para un mejor resultado. Tener cuidado con el riego si
predominan bajas temperaturas porque pueden provocar pudriciones radiculares.

Plagas y enfermedades: Es atacada por cochinillas y caracoles. Controlar las plagas para evitar la caída de los capullos florales o
deterioro de la salud general de la planta.

Multiplicación: A partir de semillas o por división de hijuelos.