Vous êtes sur la page 1sur 2

Infecciones por Staphylococcus aureus

 Estas bacterias se contagian por contacto directo con una persona infectada, al utilizar
un objeto contaminado o por inhalación de gotitas infectadas que se dispersan al
estornudar o toser.

 Las infecciones cutáneas son frecuentes, pero la bacteria puede propagarse a través del
torrente sanguíneo e infectar órganos distantes.

 Las infecciones cutáneas pueden causar ampollas, abscesos y enrojecimiento e


hinchazón de la zona infectada.

 El diagnóstico se basa en la apariencia de la piel o en la identificación de la bacteria en


una muestra del material infectado.

 El lavado minucioso de las manos ayuda a evitar la propagación de la infección.

 Los antibióticos se eligen en función de su probable eficacia contra la cepa causante de


la infección.

La bacteria Staphylococcus aureus está presente en la nariz (por lo general de forma temporal)
de cerca del 30% de los adultos sanos y en la piel de cerca del 20% de estos. Los porcentajes son
más altos en los pacientes que están hospitalizadas o en aquellos que trabajan en un hospital.

Las personas que tienen la bacteria pero que no presentan ningún síntoma causado por ella se
denominan portadores. Las personas más propensas a ser portadores incluyen aquellas cuya
piel se perfora o rompe repetidas veces, tales como:

 Quienes padecen diabetes mellitus y tienen que inyectarse insulina regularmente

 Quienes se inyectan drogas u otras sustancias similares

 Personas que estén siendo tratadas con hemodiálisis o diálisis peritoneal ambulatoria
crónica

 Afectados por infecciones de piel, sida o infecciones previas del torrente sanguíneo por
estafilococos

Las personas pueden trasladar las bacterias de la nariz a otras partes del cuerpo con las manos,
lo que en ocasiones puede provocar la infección.

Los portadores pueden desarrollar infección si se someten a cirugía, si son tratados con
hemodiálisis o diálisis peritoneal crónica ambulatoria o si tienen sida.

La bacteria se puede propagar de persona a persona por contacto directo, a través de objetos
contaminados (tales como aparatos de gimnasia, teléfonos, pomos de puertas, mandos a
distancia del televisor o los botones del ascensor) o, menos frecuentemente, por inhalación de
gotitas infectadas dispersadas al estornudar o toser.

Tipos de infecciones por estafilococos

Las infecciones por Staphylococcus aureus varían de leves a mortales. Las bacterias tienden a
infectar la piel (ver Introducción a las infecciones bacterianas de la piel), a menudo causando
abscesos. Sin embargo, las bacterias pueden viajar por el torrente sanguíneo (lo que se
denomina bacteriemia) e infectar prácticamente cualquier parte del organismo, especialmente
válvulas cardíacas (endocarditis) y los huesos (osteomielitis). Las bacterias también tienden a
acumularse en el material sanitario implantado en el organismo, como válvulas cardíacas
artificiales o prótesis articulares, marcapasos y catéteres insertados en los vasos sanguíneos a
través de la piel.

Algunas infecciones estafilocócicas son más probables en determinadas situaciones:

 Endocarditis: cuando las personas se inyectan drogas, se les ha infectado un catéter en


los vasos sanguíneos o se les ha instalado una válvula cardíaca artificial

 Osteomielitis: Si Staphylococcus aureus se propaga al hueso desde una infección del


torrente sanguíneo o desde una infección de tejidos blandos adyacentes, como puede
ocurrir en las personas que sufren úlceras por presión profunda o úlceras en los pies
debidas a la diabetes

 Infección pulmonar (neumonía): Cuando se ha sufrido una gripe (especialmente) o una


septicemia, cuando se toman corticoesteroides u otros fármacos inhibidores del sistema
inmunitario (inmunosupresores), o cuando los afectados han sido hospitalizados al
necesitar intubación traqueal y ventilación mecánica (ver Neumonías intrahospitalarias
y neumonías asociadas con la asistencia sanitaria).

Existen muchas cepas de Staphylococcus aureus. Algunas cepas producen toxinas que pueden
causar síntomas de intoxicación alimentaria por estafilococo, síndrome de choque
tóxico y síndrome de piel escaldada.