Vous êtes sur la page 1sur 38

CAPÍTULO 2

BREVE REPASO DE LA TEORÍA DE ELASTICIDAD

2.0. Modelos físicos y matemáticos, ingeniería mecánica

En tiempos remotos, la resistencia de componentes sometidos a cargas mecánicas


fue el objeto de estudio de filósofos como Leonardo Da Vinci (1550). El gran
Leonardo es anterior a la ingeniería como disciplina, pero inventa maquinas (en su
mayoría militares): buzos, tanques, helicópteros, paracaídas, etc. Intenta hacer de
ingeniero: inventa todo aquello que puede ser intercambiado por dinero. Da Vinci
intentó explicar la realidad con las herramientas que disponía. En ausencia de
lenguaje matemático apropiado, utilizó la explicación idiomática (para ocultar
evidencia o por propia locura, escribía al revés), y gráfica. Su obsesión por la
exactitud lo llevo a inventar la perspectiva, nuevas pinturas y técnicas realistas. Pero
raramente completo o fabrico algo. No podía predecir con exactitud una relación
causa – efecto. Esto es, fue incapaz de predecir que pasa si a lo que se ve se le
cambia algo para optimizar el sistema o proceso.

Un siglo después de Da Vinci el concepto de tensión mecánica aparece en el trabajo


de Galileo Galilei (1638). Con Newton (1670) aparece la Ingeniería: surge el concepto
de modelo matemático. Este es un nuevo lenguaje, el único de uso común
internacional. A partir de allí fue posible predecir con exactitud causa – efecto. Nació
la Mecánica, sus sustantivos, verbos y adjetivos son Masa (efecto de la gravedad),
Distancia y Tiempo. Estos tres objetos, aunque abstracciones mentales y
simplificaciones de la realidad, son útiles en el espacio – tiempo que nos toca vivir. A
partir de las Ecuaciones de la Mecánica de Newton aparecen los conceptos de
cantidad de movimiento, de energía, de fuerza, de aceleración, y de equilibrio.

Se puede argüir que nadie nunca midió una fuerza, del mismo modo que nadie peso
un flogisto ni vio a Dios, pero es una abstracción útil. Creemos que la fuerza existe
porque vemos (creemos) que existe el peso. La resistencia es hoy relacionada con un
parámetro de la carga que tiene la dimensión de la presión, y es denominada tensión
mecánica o simplemente tensión.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

En este Capítulo se presentará una breve descripción de la Teoría de Elasticidad,


presentando en algunos casos las ecuaciones fundamentales para los diferentes
estados tensionales y de deformaciones. Para aquellos lque deseen estudiar en
profundidad el desarrollo de estas ecuaciones, se propone la lectura del libro
“Mecánica de materiales estructurales” del autor José Luis Otegui.

2.1. Estado de tensiones en un punto

A continuación se analizará el estado de tensiones en un punto de un cuerpo sólido


solicitado por fuerzas exteriores. Consideraremos materiales homogéneos e
isótropos. Se dice que un material es homogéneo cuando presenta iguales
53
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

propiedades en todos sus puntos, y que es isótropo cuando su comportamiento no


depende de la dirección que se considere. Las tensiones o esfuerzos mecánicos son a
un sólido como la presión es a un líquido o gas, sin embargo, como el sólido puede
transmitir cargas por corte y tracción, además de compresión, en cada partícula del
sólido podrá haber componentes de tensión de tracción-compresión y de corte. Este
análisis puede visualizarse como una continuación del tratamiento de las
solicitaciones internas en un cuerpo, extrapolando al caso de cada partícula en el
seno del mismo.

Consideramos un cuerpo libre aislado dentro del volumen de un material de


dimensiones generales mucho mayores. El resto del volumen es reemplazado por
fuerzas sobre la superficie de nuestro cuerpo, Figura 2.1. Supongamos tener el
cuerpo en equilibrio sobre el que actúan estas fuerzas exteriores. Como
consecuencia de dichas fuerzas, cada punto del cuerpo estará sometido a un estado
de tensiones cuyas características se quieren determinar. A los efectos de poner en
evidencia el estado de tensiones en un punto determinado, seccionamos el cuerpo
con un plano D arbitrario que pase por ese punto (Figura 2.1). Si separamos ambas
partes, para conservar el equilibrio deberá aplicarse sobre la sección producida
fuerzas distribuidas que reemplacen la interacción ejercida por la otra parte.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Figura 2.1

Consideremos un elemento de área GA alrededor del punto P; sobre dicho elemento


actuará la fuerza GF , no necesariamente coincidente con la normal n̂ a la
superficie. Definimos como tensión media actuante sobre GA al cociente,

GF
V media
GA
(2.1)
La tensión en el punto P será,
54
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

GF dF
lim
GA o 0 GA dA
(2.2)

Es importante destacar que la tensión es un escalar y no un vector. Veremos luego


que la tensión es una componente de un tensor cartesiano de segundo grado, ente
matemático que definiremos más adelante. De todos modos podemos representar las
tensiones mediante flechas, a fin de visualizar las direcciones en que actúan.

Si la dirección de la normal n̂ no coincide con la del vector GF , es siempre posible


descomponer éste según la dirección de n̂ y la perpendicular a ésta que estará
contenida en el plano D. Esto nos permite definir una tensión normal V n y una
tensión tangencial ıt, donde tˆ representa la dirección de la proyección de GF sobre
el plano D. Para un mejor estudio, referiremos el cuerpo a un sistema de
coordenadas cartesianas rectangulares (x, y, z). Para ello tomamos planos paralelos a
los planos coordenadas, con los que definimos un elemento de volumen alrededor
del punto P, (Figura 2.2). Nuestro cuerpo libre es ahora un ladrillo de lados Gx, Gy,
Gz.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Figura 2.2

En cada cara del cubo o ladrillo actuará una tensión que ha sido descompuesta en la
tensión normal y tangencial, y ésta a su vez descompuesta según los ejes que
definen el plano coordenada paralelo al plano sobre el cual ella actúa. Para identificar
las tensiones usaremos la siguiente convención: Las tensiones llevarán dos
subíndices, por ejemplo V ij. El primer subíndice identificará la dirección normal al
55
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

plano en que actúa la tensión y el segundo subíndice indicará la dirección en que


dicha tensión actúa. De este modo, dos subíndices iguales, por ejemplo V yy
denotan una tensión normal al plano xz en la dirección de y; mientras que dos
subíndices distintos, por ejemplo V xz, denotan una tensión tangencial actuante
sobre el plano yz según la dirección de z. Las componentes ( V xx, V yy, V zz, V xy,
V xz, V yx, V yz, V zy, V zx ) definen el estado de tensiones en el punto P.

2.2. Ecuaciones de equilibrio

En general, las tensiones en un cuerpo varían en cada punto y esa variación debe
satisfacer las condiciones de equilibrio de la Estática. Las expresiones resultantes
relacionan las derivadas espaciales de los distintos componentes de las tensiones y
se denominan Ecuaciones Diferenciales de Equilibrio.

Operando matemáticamente y estableciendo ecuaciones de equilibrio para tensiones


y momentos actuantes se llega a las siguientes ecuaciones:

V yx V xy

V zy V yz

V xz V zx
(2.3, 2.4, 2.5)

Estas ecuaciones verifican la igualdad de las tensiones de corte, por lo que se puede
establecer que sólo seis de las nueve componentes de la tensión en un punto, son
independientes.

Antiguamente a las componentes de corte del estado tensional se las definía como
IJxy, IJyz, IJxz , y así se encuentran aún en numerosos textos. Su uso permite
identificar fácilmente al corte de la tracción – compresión, y por ello lo usaremos en
algunos casos.

2.3. Notación de índices


Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Si efectuamos la redesignación xox1; yox2; zox3, las ecuaciones (2.3, 2.4,


2.5) resultan,

V 21 V 12
V 32 V 23
V 13 V 31

56
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

donde los subíndices 1, 2 y 3 se refieren a las direcciones previamente identificadas


como x, y, z. De manera análoga podemos proceder con la siguiente ecuación:

wV xx wV yx wV zx
  0
wx wy wz
wV 11 wV 21 wV 31
+  =0
wx1 wx2 wx3

(2.6)

Este tipo de expresiones aparece con mucha frecuencia en la teoría de elasticidad y


plasticidad. Las mismas pueden simplificarse notablemente empleando ciertas reglas
referentes al uso de los (sub) índices que Figuran en ellas. Observemos que en dichas
expresiones existen índices que se repiten dentro de un término y que por lo tanto
llamaremos índices repetidos; o índices que no se repiten dentro de un término, que
llamaremos índices libres. Estableceremos las siguientes reglas:

i) Un índice libre toma los valores 1, 2, 3,... n. El mismo índice libre debe figurar
en cada término de una ecuación.
ii) Ningún índice puede ser escrito más de dos veces en un mismo término. La
repetición de un índice implica a la suma sobre dicho índice que adopta
entonces todos los valores 1, 2, 3,... n (Convención de Einstein).

Aplicando estas reglas, las ecuaciones (2.3, 2.4, 2.5) pueden escribirse,

V ij V ji
(2.7)

wV ij
=0
wxi
(2.8)
2.4. Estado de deformaciones
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Los materiales con los que están construidas las cañerías y los recipientes de presión
de uso habitual se deforman elásticamente cuando están sometidas a cargas
mecánicas. Una caña de pescar, o un resorte helicoidal, por ejemplo, sufren
importantes desplazamientos en la dirección de aplicación de la carga. Veremos
luego, sin embargo, que estos desplazamientos relativos entre los extremos del
cuerpo (deformation, en inglés) son en realidad el resultado de pequeñas
deformaciones (strain, en inglés) en cada partícula del material.

Consideraremos en lo que sigue solamente deformaciones pequeñas, tales como las


que ocurren normalmente en componentes estructurales. Los pequeños
desplazamientos que experimentan las partículas de un cuerpo deformado los

57
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

descompondremos en sus componentes u, v, w respectivamente paralelos a los ejes


x, y, z. Asumiremos que u, v, w además de ser pequeñas, varían en forma continua
sobre todo el volumen del cuerpo considerado. Consideremos un pequeño elemento
de volumen dx, dy, dz de un cuerpo elástico (Figura 2.3).

Figura 2.3

Considerando el mismo razonamiento de la Figura 2.2, podemos considerar que las


componentes del desplazamiento varían a lo largo de las coordenadas x, y, z. Si el
cuerpo experimenta una deformación donde u, v, w son las componentes del
desplazamiento del punto O, entonces el desplazamiento en la dirección de x de un
punto adyacente A situado sobre el eje x (Figura 2.3) será,

wu
P u  dx
wx
Ax

(2.9)

Por lo tanto, el incremento de longitud del elemento OA debido a la deformación, es

wu
' OA dx
wx
(2.10)

De modo que la deformación unitaria o específica en el punto O según la dirección x


es,
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

wu
İxx =
wx
(2.11)

De manera análoga, las deformaciones específicas según las direcciones y, z, estarán


dadas por,
wv ww
y
wy wz
(2.12)
respectivamente.

58
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

Consideremos ahora la distorsión angular entre los elementos OA y OB (Figura


2.4).

Figura 2.4

Si u,v son los desplazamientos del punto O en las direcciones x,y respectivamente,
el desplazamiento del punto A en la dirección y, y el desplazamiento del punto B
en la dirección de x, serán:
wv wu
v dx y u  dy
wy wy
(2.13)
respectivamente.

Debido a estos desplazamientos la nueva dirección O`A` se encuentra girada en un


wv
ángulo con respecto a la original. Del mismo modo, el elemento O`B` se
wx
wu
encuentra girado en un ángulo con respecto a OB. De aquí se desprende que el
wy
ángulo recto original AOB se ha disminuido en un valor,

wv wu
J xy 
wx wy
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

(2.14)

que constituye la distorsión angular total entre los planos xz, yz. Esta es la
definición histórica de deformación angular, y aún se encuentra en muchos textos.
Actualmente se define como deformación angular al promedio de las rotaciones
sufridas por cada eje, esto es,
wv
İxy = ½ ( wu + )
wy wx
(2.15)

59
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

De este modo, podemos emplear notación de doble subíndice y un único símbolo İij
para las elongaciones específicas y para las deformaciones angulares. Nos queda así:

1 § wu wv · 1 § wu ww · 1 § wv ww ·
H xy ¨¨  ¸¸,H xz ¨  ¸,H yz ¨  ¸
2 ¨© wz wy ¸¹
(2.16)
2 © wy wx ¹ 2 © wz wx ¹
wu wv ww
H xx , H yy , H zz
wx wy wz
(2.17)
Empleando la regla de índices y los ejes x1, x2 y x3, podemos resumir todo a las
nueve ecuaciones:

wu i wu j
İij = ½ ( + )
wx j wxi
(2.18)

En algunos casos, a las componentes normales İii suele denominárselas


simplemente İi. Similarmente podrá ocurrir con las componentes normales del
estado de tensiones. En estos casos se deberá considerar que el segundo subíndice
es igual al primero.

EJEMPLO 2.A

Demostrar que e = İxx + İyy + İzz es igual a la deformación volumétrica


específica de una partícula en el seno de un sólido deformable.
Solución: Por simplicidad, tomemos un caso bidimensional en el plano xy, y
calculemos el cambio de área. Tomamos como “partícula” un elemento cuadrado de
lado L de longitud unitaria (L=1), y por lo tanto de área = 1. Supongamos que la
partícula es sometida a una deformación. Luego, las nuevas dimensiones de cada
lado son 1+ İxx y 1 + İyy.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

La variación en el área de la partícula será entonces

60
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

'A = (1+ İxx) (1 + İyy) – 1 = İxx + İyy + İxx İyy


(2.A.1)

El último término es el rectángulo rayado, pero İxx.İyy << l, por lo que podemos
despreciarlo. Luego, hemos demostrado que la variación de área es:

'A = e = İxx + İyy


(2.A.2)

La extensión a 3 dimensiones involucra incluir a İzz. Así, la variación de volumen


por unidad de volumen será:

'V = e = İxx + İyy + İzz


(2.A.3)
2.5. Ley de Hooke

Las relaciones entre las componentes de tensión y de deformaciones dependen del


tipo de material que se esté analizando. El caso más simple y también por suerte el
más importante desde el punto de vista tecnológico es el caso de un material tal que
cumple las siguientes características:

x Es homogéneo, es decir, toda partícula en su seno tiene las mismas propiedades


(se excluyen aquí los materiales compuestos, por ejemplo el hormigón armado)
x Es isótropo, es decir, tiene las mismas propiedades mecánicas en cualquier
dirección en que sea cargado (se excluyen aquí, por ejemplo, las placas de resina
y fibra de vidrio)
x Es elástico lineal, es decir, cada partícula en su seno se comporta como si fuera
un pequeño resorte ideal de una rigidez muy grande. Esto significa que las
deformaciones son muy pequeñas y proporcionales a la carga recibida, por lo que
se recuperan una vez se retira la carga ( se excluyen aquí, por ejemplo, los
materiales plásticos como la masilla, o de grandes deformaciones como la goma).
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Algunos de los materiales cuyo comportamiento puede ser modelado con


aproximación suficiente para la mayoría de los propósitos prácticos son los metales,
que aún representan la mayoría de los materiales utilizados en aplicaciones
estructurales. Las relaciones entre las componentes de tensión y de deformaciones
en el rango elástico de estos materiales han sido establecidas experimentalmente y
se conocen como ley de Hooke. Por ello, podremos definir a estos materiales como
“hookeanos”. Consideremos un paralelepípedo rectangular elemental cuyos lados
son paralelos a los planos coordenados y sometido a la acción de tensiones
normales V xx distribuidas uniformemente sobre dos caras opuestas (Figura 2.5)

61
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

Figura 2.5

La experiencia nos indica que en el caso de materiales isótropos, estas tensiones


normales no producen deformaciones angulares y que la magnitud de la elongación
unitaria del elemento resulta,

V xx
H xx
E
(2.19)

donde E es una constante de proporcionalidad denominada módulo elástico o


módulo de Young del material. También se comprueba experimentalmente que la
extensión del elemento en la dirección x está acompañada por contracciones
transversales dadas por,

H yy Q Vxx , H zz Q Vxx
E E
(2.20)

en las cuales Q (letra griega nu) es una constante llamada módulo de Poisson. A
veces este coeficiente es también denominado por la letra griega ȝ. La evidencia
experimental indica además, que si actúan simultáneamente las tensiones normales
V xx, V yy, V zz, las componentes resultantes de deformación se obtienen a partir
de las expresiones anteriores por aplicación del Principio de Superposición, es decir,
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

H xx
1
E
>
V xx  v V yy  V zz @
(2.21)

H yy
1
E
>
V yy  v V xx  V zz @
(2.22)

62
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

H zx
1
E
>
V zz  v V xx  V yy @
(2.23)

Las ecuaciones anteriores nos muestran que las relaciones entre tensiones normales
y elongaciones específicas quedan totalmente determinadas por las dos constantes E
y u. Las mismas constantes pueden ser utilizadas para relacionar tensiones
tangenciales con deformaciones angulares. Se define como módulo de elasticidad
transversal al valor,
E
G
2(1  v)

(2.24)

Se puede demostrar que si existen tensiones tangenciales actuantes sobre los lados
de un elemento la distorsión angular entre dos ejes coordenados será,

V xy V yz V xz
J xy , J yz , J xz
G G G
(2.25)
o, utilizando la notación moderna:

V xy V yz V zx
Hxy , Hyz , Hzx
2G 2G 2G
(2.26)

que junto con las ecuaciones (2.21, 2.22, 2.23) constituyen la ley de Hooke.

2.6. Expresión de las tensiones en función de las deformaciones

De las ecuaciones (2.21, 2.22, 2.23) podemos despejar,


Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

vE E
V xx e H
1  v 1  2v 1  v xx
vE E
V yy e H
1  v 1  2v 1  v yy
vE E
V zz e H
1  v 1  2v 1  v zz
(2.27)

63
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

donde
e = İxx + İyy + İzz
(2.28)

es la deformación volumétrica específica de la partícula... Empleando la notación,

vE
O
1  v 1  2v
(2.29)

y recordando la ecuación 2.24, nos queda finalmente,

V xx O e  2 G H xx
V yy O e  2 G H yy
V zz Oe  2G H zz

(2.30)
La inversión de las ecuaciones 2.26 es, por otra parte, inmediata.

EJEMPLO 2.B

1. Determine que valores deberá tomar el coeficiente de Poisson ȣ en un material


para que al ser sometido a un estado de tracción uniaxial se mantenga
constancia de volumen
2. Determine cuales son los valores máximo y mínimo que puede tomar ȣ,
compatible con la física del proceso de deformación de un material bajo cargas
externas.

Solución: Hemos visto que para un estado de tracción uniaxial es

V xx
H xx , H yy Q Vxx , H zz Q Vxx
E E
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

E
(2.B.1)
1) Como resultado del Ejemplo 2.A, vimos que la variación volumétrica específica en
una partícula es:

e= İxx + İyy + İzz


(2.B.2)

En este caso, para que e = 0, deberá ser ȣ = 0.5


2) El caso de constancia de volumen es un caso extremo. En la práctica, si se
tracciona una barra es probable que se obtenga un aumento de su volumen, ya que
64
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

en general el alargamiento longitudinal puede no compensarse completamente por


los acortamientos transversales. Sin embargo, es razonable pensar que un
alargamiento longitudinal no podrá generar a su vez alargamientos transversales. Por
lo tanto, siempre seráȣ > 0. En un caso extremo, podría suceder que ȣ = 0.
Vemos por lo tanto que ȣ puede variar entre 0 y 0.5.

2.7. Efecto de la temperatura sobre las deformaciones unitarias

En la región elástica, el efecto de la temperatura sobre la deformación unitaria se


manifiesta de dos maneras: primero, modificando los valores de las constantes
elásticas; y segundo, produciendo directamente una deformación unitaria aunque no
haya ninguna tensión. El primer efecto es pequeño para cambios de temperatura de
unos pocos cientos de grados centígrados y no se debe tener en cuenta. El segundo
efecto se llama deformación unitaria térmica, y se representa escribiendo una t en la
t
parte superior derecha del símbolo de la deformación unitaria: İ . Para un material
isótropo, por razones de simetría, se demuestra que la deformación unitaria térmica
debe ser una expansión pura o una contracción pura sin que aparezcan componentes
cortantes respecto a ningún sistema de ejes. Estas deformaciones térmicas no son
lineales con la variación de temperatura, pero cuando esta variación es para metales
de hasta unos 100º C se puede representar la variación real mediante una
aproximación lineal. Entonces obtendremos para un cambio de temperatura de To, a
T.

H xxt H tyy H zzt D T  T0


H xyt H tyz H zxt 0

(2.31)

El factor Į se llama coeficiente de dilatación lineal. En la Tabla 2.1 están tabulados


valores medios de Į para variaciones de temperatura en la proximidad de la
temperatura ambiente, para una serie de materiales comunes.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

65
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

Tabla 2.1

La deformación unitaria total en un punto de un cuerpo elástico es la suma de la


e
debida a la tensión y la debida a la temperatura. Denominando a la primera İ y a la
t
segunda İ (como ya se habla indicado más arriba), la deformación unitaria total
como suma de desplazamiento viene dada por

H He Ht
(2.32)

Por ejemplo, si el material está limitado rígidamente de modo que no haya


deformación posible, la parte elástica de la deformación será igual a la deformación
térmica con signo negativo, para que la suma sea cero.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

2.8. Ejemplos de estados bidimensionales

Decimos que un material se encuentra en estado ideal bidimensional cuando es


posible escribir V ij M x, y y H ij \ x, y o, lo que es equivalente,

w
(cualquier variable) = 0
wz
(2.33)

66
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

Analizaremos a continuación algunos casos particulares, de cuerpos tridimensionales


que pueden analizarse usando un modelo matemático bidimensional.

a) Estado plano de tensiones

Si una placa delgada es cargada mediante fuerzas aplicadas en los bordes, paralelas al
plano de la placa y distribuidas uniformemente en el espesor de la misma como lo
indica la Figura 2.6, las componentes de tensión V zz, V xz, V yz, serán nulas sobre
ambas superficies de la placa, pudiéndose suponer además, tentativamente, que
también lo serán dentro de la placa.

Figura 2.6

De esta manera, el estado de tensiones queda determinado por las componentes


V xx, V yy, V xy, y se denomina estado plano de tensiones. Puede suponerse
además, si el espesor de la placa es suficientemente pequeño, que dichas
componentes son independientes de z, siendo sólo funciones de x, y.

b) Estado plano de deformaciones

Supongamos ahora un cuerpo en el que la dimensión en la dirección de z es muy


grande. De este modo, si un cuerpo cilíndrico o prismático muy largo es cargado con
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

fuerzas perpendiculares a su longitud que no varían a lo largo de la misma, puede


suponerse que todas las secciones transversales se encuentran en las mismas
condiciones. Supondremos además, que las secciones extremas se encuentran entre
planos rígidos, de manera que no son posibles desplazamientos axiales de dichas
secciones. Dado que por razones de simetría lo anterior implica la inmovilidad de la
sección central según el eje longitudinal, resulta razonable suponer que lo mismo
rige para las secciones intermedias. En este caso, las componentes u y v del
desplazamiento serán funciones sólo de x, y; y dado que el desplazamiento w es
nulo, tendremos,

67
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

H yz
1
2
§ wv ww ·
¨ ¸
¨ wz  wy ¸
© ¹
0

(2.34)

H xz
1
2
§ wu ww ·
¨¨  ¸¸
© wz wx ¹
0

(2.35)

H zz
ww
wz
0
(2.36)

En virtud de (2.23), resulta:

V zz  v V xx  V yy 0

(2.37)

o bien,
V zz v V xx  V yy

(2.38)

Por otra parte es,

Vyz
Hyz 0
2G
(2.39)
y

Vxz
Hxz 0
2G
(2.40)
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

lo que implica,

V xz V vz 0

(2.41)

Vemos de este modo que el estado de deformación plana, al igual que el de tensión
plana, queda determinado por las componentes V xx, V yy, V xy, expresadas como
funciones de x, y.

68
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

2.9. Tensiones sobre un plano arbitrario


Consideremos un plano genérico que pase por el punto P (Figura 2.7), definido por
su normal ñ cuyos cosenos directores son, l = cos (x,ñ), m = cos (y,ñ),
n = cos (z,ñ)

Figura 2.7

La traza de dicho plano definida por su intersección con los planos coordenados que
hemos hecho coincidir con las caras del paralelepípedo que contiene al punto P,
tendrá una sección que llamaremos :. Las proyecciones de : sobre los planos
coordenados se denominarán Dx, Dy, Dz donde x,y,z son los ejes
respectivamente perpendiculares a dichas proyecciones. Sobre la sección : actuará
una fuerza por unidad de área S que calcularemos. Sus componentes según los ejes
coordenados son,

S { S x , S y , S z
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

(2.42)
Aplicando la condición de equilibrio de fuerzas según la direcciones x, y, z
(suponiendo nulas o despreciables las fuerzas de volumen) y operando
algebraicamente, se obtienen las ecuaciones de tensiones sobre un plano arbitrario.
Las ecuaciones pueden escribirse en forma matricial, de la siguiente manera:

Sx = V xx V yx V zx l
Sy = V xy V yy V zy m
Sz = V xz V yz V zz n
(2.43)

69
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

El conjunto de las nueve cantidades ıij constituyen lo que se llama el tensor de


tensiones en el punto P. Conocidas las componentes de vector S (llamado también
vector tensión), se obtiene inmediatamente el valor de la tensión normal ın . En
efecto, es,

V n S ˜ n lSx  mSy  nSz l 2V xx  m2V yy  n2V zz 
 2 lmV xy  mnV yz  nlV zx

(2.44)

El valor de la tensión tangencial surge de la relación,

Vt2 S 2 V m
2

(2.45)

Las ecuaciones son válidas para cualquier sólido continuo en cualquier estado de
deformaciones y reciben el nombre de ecuaciones de Cauchy. Es fácil ver que por
cumplirse siempre ıij = ıji el estado de tensiones en un punto cualquiera P queda
determinado conociendo solo seis de las nueve componentes del tensor de
tensiones. Las tensiones normales se consideran positivas cuando son de tracción, y
negativas cuando lo son de compresión. Las direcciones positivas de las tensiones
tangenciales coinciden con las de los ejes coordenados, si una tensión normal
positiva actuando en la misma cara tuviera la dirección positiva del eje coordenado
correspondiente, y viceversa.

2.10. Tensiones principales e invariantes del estado de tensiones

Sabemos que en el caso más general, el estado de tensiones en un punto queda


determinado si conocemos las seis componentes de tensión
V xx , V yy , V zz , V xy , V xz , V zy . Refiriéndonos a la Figura 2.8, recordemos que las
tensiones actuantes sobre un plano arbitrario definido por su versor normal ñ, están
dadas por las ecuaciones 2.43:
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

SX V xxl  V yx m  V zx n
Sy V xyl  V yy m  V zy n
Sz V xzl  V yz m  V zz n

(2.46)

Queremos determinar ahora si es posible encontrar un plano con respecto al cual las
únicas tensiones actuantes sean las normales, es decir un plano tal que sobre el
mismo no actúen tensiones de corte. Hallado este plano, la dirección normal al
mismo la denominaremos dirección principal y a las tensiones actuantes las
llamaremos tensiones principales. Supongamos tener un estado de tensiones
70
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

conocido respecto a los ejes x, y, z (Figura 2.8) y supongamos que exista una
dirección principal que hacemos coincidir con el eje x' del sistema x', y', z', que
tiene el mismo origen que el x, y, z. En la dirección de x' actuará entonces el vector
tensión Sp, cuyas componentes en el sistema x, y, z, serán,

S px S pl Sx
S py S pm Sy
S pz S pn Sz

(2.47)

donde l, m, n, son ahora los cosenos directores de la dirección x' con respecto al
sistema x, y, z.

Figura 2.8

Realizando los reemplazos correspondientes y operando matemáticamente se


obtiene un sistema de tres ecuaciones lineales homogéneas con tres incógnitas (l,
m, n) que sólo tiene solución si se anula el determinante formado con los
coeficientes. Es decir, si se cumple,
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

V xx  S p V yx V zx
V xy V yy  S p V zy =0
V xz V yz V zz  S p

(2.48)

Esta es una ecuación cúbica en Sp. Si llamamos a las tres raíces de la ecuación
V 1 ,V 2 ,V 3 , de modo que satisfagan la relación V 1 t V 2 t V 3 , reemplazando
sucesivamente estos valores por Sp en (2.48), podemos obtener las relaciones l : m

71
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

: n que nos definen las direcciones principales (l1, m1, n1), (l2, m2, n2), (l3, m3,
n3) correspondientes. Desarrollando la matriz obtenemos,

2 2

S p  S p V xx  V yy  V zz + S p V xxV yy  V yyV zz  V zzV xx  V xy -
2

2

V y2 V zx  V xxV yyV zz  2V xyV yzV xz V xxV yz V yyV zx V zzV xy
2 2 2 2
0

(2.49)
Si ahora llamamos,

I1 V xx  V yy  V zz
I2 V xxV yy  V yy V zz  V zz V xx  V xy 2  V yz 2  V zx 2 (2.50)

I3 V xxV yy V zz  2V xy V yz V xz  V xx V yz 2  V yy V zx 2  V zz V xy 2

la ecuación (2.49) nos queda,

S p  I1S p  I 2S p  I 3
3 2
0

(2.51)

Hemos dicho que a las raíces de esta ecuación (llamada también ecuación
característica o secular), las designamos como V1, V2, V3. Estos son los valores de
las tensiones principales correspondientes al estado dado de tensiones y por lo tanto
no pueden depender del sistema de ejes particulares al cual aquel esté referido. Por lo
tanto I1, I2, I3, deben ser invariantes del estado de tensiones o sea, su valor tiene
que ser independiente de la terna elegida para describir el estado de tensiones en un
punto. Si en particular elegimos como ejes coordenadas las direcciones principales,
resulta:

V xx V 1 , V yy V 2 , V zz V3
V xy V yz V xz 0
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

(2.52)
por lo que nos queda,
I1=VVV
I2=VVVVVV
I3=VVV
(2.53)

En el caso del estado (bidimensional o tridimensional) de deformaciones, veremos


que las direcciones principales coinciden con las del tensor de tensiones
correspondiente, y los invariantes tienen la misma forma funcional que los del estado
de tensiones:
72
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

I1 = εxx + εyy
εzz +
I2 = εxx εyy + εyy εzz + εzz εxx - εxy2 - εyz2 - εzx2
I3 = εxx εyy εzz + 2 εxy εyz εxz - εzz εxy2 - εxx εyz2 - εyy εzx2

(2.54)

Nótese que el primer invariante del estado de deformaciones es simplemente la


variación volumétrica de la partícula, esto es, tres veces la deformación hidrostática o
esférica (véase Ejemplo 2.A). Refiriéndonos al sistema de ejes principales, tendremos:

I1 = ε1 + ε2 + ε3
I2 = ε1 ε2 + ε2 ε3 + ε1 ε3
I3 = ε1 ε2 ε3
(2.55)

Veremos luego que haciendo uso de relaciones entre invariantes podemos interpretar
la ley de Hooke de una manera diferente. Es importante comprender además que la
ubicación de los ejes coordenados es una manipulación que nos permite definir un
modelo matemático y resolver el problema tensional de modo de definir los estados
de tensiones y deformaciones. Sin embargo, el comportamiento del material no podrá
estar afectado por la elección de los ejes cartesianos, por lo que pude concluirse que
toda propiedad del material podrá ser definida como una relación entre los
invariantes de los estados de tensiones y deformaciones.

2.11. Componentes hidrostática y desviadora del estado de tensiones

Imaginemos un cuerpo pequeño esférico sumergido a una gran profundidad en un


fluido, tal como una bolita de goma hoy en el Titanic. La presión P del agua genera
sobre cada partícula de la superficie de la bolita una compresión igual a la presión
hidrostática, que solo depende de la profundidad y la densidad del agua. Si la bolita
es considerada lo suficientemente pequeña, toda partícula en su seno estará
sometida a esta compresión. Es decir, para cualquier sistema de ejes coordenados
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

elegidos, será ǻ[[ǻ\\ǻZZ2Aunque no es posible encontrar un


ejemplo sencillo, esta misma situación podría plantearse para el caso de una
deformación positiva, es decir, imaginar una partícula sometida a una componente de
deformación de tracción de igual valor en cada uno de los ejes. Estas situaciones se
denominan estados hidrostáticos (o esféricos) puros. Un estado general de tensiones
puede ser considerado como la composición de un estado esférico o hidrostático y
otro que llamaremos desviador. En efecto, para ello basta definir la componente de
tensión del estado esférico o hidrostático como,
1 1 l1
( xx yy zz ) ( 1 2 3 )
3 3 3
(2.56)
73

Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

(2.56)

y a las componentes del estado desviador como,

V’xx, V’yy, V’zz, Vxz, Vxy, Vzy

donde,

V ' xx V xx  V
1
3V xx  V yy  V zz
3
V ' yy V yy  V
1
3V yy  V xx  V zz
3
V ' zz V zz  V
1
3V zz  V xx  V yy
3
(2.57)


De manera análoga a como se obtuvieron los invariantes del estado general de


tensiones, podemos ahora definir los invariantes del estado desviador. Procediendo y
operando, nos queda,

I 1 DV 0
I 1 TV
2

I 2 DV I 2 TV 
3
I 1 TV I 3 TV 2 2
I 3 DV I 3 TV   I 1 TV
3 27

(2.58)
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

donde l1 ( DV ), l 2 ( DV ), l 3 ( DV ) , son los invariantes del estado desviador, e


l1 (TV ), l 2 (TV ), l 3 (TV ) , son los invariantes del estado general de tensiones.

2.12. Ecuaciones de transformación en estado plano de tensiones

En un análisis bidimensional, la Figura 2.9 muestra la extensión de las definiciones


del caso tridimensional particular visto en la Figura 2.8, que dieron lugar a la
ecuación (2.44), para un análisis en el plano (x, y).

74
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

Figura 2.9

Analizando la transformación angular de los ejes (x, y) a los ejes (n, p), las
ecuaciones pasan a ser:

V xx  V yy V xx  V yy
V nn  cos 2T  W xy sen2T
2 2
(2.59)

V xx  V yy
W np  sen2T  W xy cos 2T
2
(2.60)

Nótese que los cosenos directores l = l1 y m = l2 quedan en función de un único


ángulo T.
Las ecuaciones (2.59) y (2.60) usualmente son llamadas “ecuaciones de
transformación para tensiones planas”, porque transforman los componentes de
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

tensión de un par de ejes a otro. Sin embargo, como se explicó anteriormente, el


estado de tensión intrínseco en el punto considerado es el mismo ya sea que esté
representado por las componentes de tensión actuantes en el elemento xy, o por las
tensiones actuantes en el elemento inclinado np.

Ya que las ecuaciones de transformación fueron derivadas únicamente del equilibrio


de un elemento, son aplicables a tensiones en cualquier tipo de material, ya sea
lineal o no lineal, elástico o no elástico. La tensión normal Vpp actuante en la cara p
del elemento inclinado puede obtenerse de la ecuación (2.59) sustituyendo T + 90º
por T. El resultado es la siguiente ecuación para Vpp:

75
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

V xx  V yy V xx  V yy
V pp  cos 2T  W xy sen2T
2 2
(2.61)

EJEMPLO 2.C
Una condición de tensión plana existe en un punto de la superficie de una estructura
cargada, donde las tensiones tienen las magnitudes y las direcciones mostradas en el
elemento de tensión de la Figura 2.C.1,2.

Figura 2.C 1,2

Determine las tensiones actuantes en un elemento que está orientado a un ángulo de


15º en sentido horario respecto al elemento original.

Solución. Las tensiones actuantes en los elementos originales (Figura 2.C.1) tienen
los siguientes valores:
V xx 46 MPa V yy 12MPa W xy 19 MPa
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

(2.C.1)

El elemento orientado a un ángulo de 15º en sentido horario se muestra en la Figura


2.C.2, donde el eje x1 está a un ángulo de T = -15º respecto al eje x. (Como
alternativa, el eje x1 puede posicionarse en un ángulo positivo T = 75º.). Luego
podemos calcular las tensiones en la cara x1 del elemento orientado a T = -15º
usando la ecuación de transformación (2.59). El cálculo es llevado a cabo como se
muestra a continuación:

76
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

V xx  V yy V xx  V yy
17 MPa 29MPa (2.C.2)
2 2
sen2T sen(30º ) 0.5 cos 2T cos(30º ) 0.8660

Sustituyendo en las ecuaciones de transformación obtenemos

V xx  V yy V xx  V yy
Vx cos 2T  W xy sen2T

1
2 2
17 MPa  (29MPa)(0.8660)  (19MPa)(0.5) 32.6 MPa
(2.C.3)

V xx  V yy
Wx y  sen2T  W xy cos 2T
1 1
2
(29 MPa)(0.5)  (19 MPa)(0.8660) 31.0 MPa
(2.C.4)

Además, la tensión normal actuante en la cara y1 (ecuación 2.61) es

V xx  V yy Vx x  V yy
Vy cos 2T  W xy sen2T

1
2 2
17 MPa  (29 MPa)(0.8660)  (19 MPa)(0.5) 1.4 MPa
(2.C.5)

Esta tensión puede ser verificada sustituyendo T = 75º en la ecuación (2.59). Para
una posterior verificación del resultado, notamos que V x1  V y1 V x  V y . Las
tensiones actuantes en el elemento inclinado se muestran en la Figura 2.C.2 , donde
las flechas indican las verdaderas direcciones de las tensiones. Recalcamos que
ambos elementos mostrados en la Figura 2.C (1 y 2) representan el mismo estado de
tensión.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

2.13. Representación gráfica de los estados de tensiones y


deformaciones

Una flecha con dirección, sentido y longitud determinadas representa gráficamente


en forma adecuada un vector o tensor cartesiano de primer orden. Hemos visto en
física que de este modo, y utilizando la regla del paralelogramo, pueden realizarse
gráficamente operaciones con magnitudes vectoriales tales como fuerzas,
aceleraciones, velocidades, desplazamientos, etc. En algunos casos esta
representación ayuda a interpretar cualitativamente, aun cuando el resultado exacto
deba ser luego determinado en forma analítica. De manera similar, y con fines
parecidos, veremos que la representación gráfica bidimensional de un estado de
77
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

tensiones o deformaciones en el espacio tridimensional, cuyos modelos matemáticos


corresponden a una entidad denominada tensor cartesiano simétrico de segundo
orden, está definida por los conocidos círculos de Mohr. Los círculos de Mohr pueden
por lo tanto utilizarse para representar gráficamente los tensores de tensiones y
deformaciones, así como los de inercia, extensiones, etc.

Para la construcción de estos círculos, para el caso del tensor de tensiones, se eligen
los ejes coordenados en las direcciones de las tensiones principales en el punto P.
Suponemos que las tensiones principales son diferentes y se ordenan como vimos
según

V I ! V II ! V III (2.62)

Figura 2.10

Los círculos C1, C2 y C3 se encuentran gráficamente representados en la Figura 2.10 y


cumplen con las siguientes ecuaciones:

Círculo C1:
>V N  V II  V III / 2@2  V S 2 > V II  V III / 2@2
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

(2.63)

Círculo C2:
>V N  V III  V I / 2@  V S 2
2
> V III
@
VI / 2
2

(2.64)

Círculo C3:
>V N  V 1  V II / 2@2  V S 2 > V I  V II / 2@2
78
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

(2.65)
Estas ecuaciones son la base de los círculos de tensión de Mohr, representados en el
plano de las tensiones, donde el eje de las tensiones normales VN es el eje de las
abscisas y el eje de las tensiones de corte VS es el de las ordenadas.

2.14. Círculos de Mohr de tensiones y deformaciones en 2D


Hemos visto que en caso de que una de las tensiones principales sea cero, se dice
que existe un estado de tensión plana. En estos casos, si las tensiones principales
están ordenadas, los círculos de tensión de Mohr tendrán alguna de las formas
mostradas en la Figura 2.11.

Figura 2.11
Si las tensiones principales no están ordenadas y se toma la dirección como la
dirección principal de tensión nula, el estado de tensión se denomina tensión plana,
paralela al plano . La matriz de tensión toma la forma
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

ªV 11V 12 0 º
>V @lj
«V V 0»
« 12 22 »
«¬0 0 0»¼

(2.66)
La cuádrica de tensiones para esta tensión plana es un cilindro cuya base yace en el
plano y tiene la ecuación

79
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

V ii xi2  2V 12 x1 x 2  V 22 x 22 0
(2.67)

Con frecuencia un estado de tensión plano se representa por un círculo de Mohr


sencillo. Como se ha visto, esta representación es necesariamente incompleta puesto
que son necesarios los tres círculos para mostrar la imagen completa del estado de
tensión. En particular el valor de la tensión de corte máxima en un punto no estará
dado en el único círculo representado, porque es uno de los círculos interiores. No
obstante, un círculo de Mohr sencillo es capaz de poner de manifiesto los puntos de
tensión de todos aquellos planos que pasan por P y que contienen al eje de tensión
principal cero. Para tales planos, el círculo de Mohr sencillo para un estado plano
tiene la ecuación

>V N  V II  V 22 / 2@2  V S 2 > V II  V 22 / 2@2  V 12 2


(2.68)

Los aspectos esenciales de la construcción de este círculo se representan en la Figura


2.12. El círculo se dibuja situando su centro C en

VN V 11  V 22 / 2
(2.69)
y usando el radio
R= > V 11  V 22 / 2@2  V 12 2 .
(2.70)

El punto A de la circunferencia representa el estado de tensión en el elemento de


superficie cuya normal es n1 (la cara derecha del paralelepípedo rectangular indicado
en la Figura 2.12. El punto B de la circunferencia representa el estado de tensión en
la superficie superior del paralelepípedo con normal n2 . Los puntos de las tensiones
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

principales se señalan por sus símbolos V 1 y V 11 , y los puntos E y D son los que
corresponden a las tensiones de corte de valor máximo.

80
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

Figura 2.12
La variación del valor de las componentes del estado de tensiones cuando se produce
una rotación angular ș del sistema de coordenadas en el espacio físico real dentro
del material, queda definido por los puntos que se obtienen al producir una rotación
igual a -2ș en el espacio de tensiones del circulo de Mohr. Recordemos que esta ley
de variación es la que define a un tensor cartesiano, y coincide por supuesto con las
ecuaciones (2.59, 2.60, 2.61) cuando se refiere a dos sistemas de ejes arbitrarios no
principales (x, y) y (n, p).

Si en lugar de definir al eje positivo de las tensiones de corte como positivo hacia
arriba, lo definimos como positivo hacia abajo, invertimos el sentido de rotación en
las ecuaciones. En esta convención alternativa, las tensiones normales son positivas
hacia la derecha pero las tensiones de corte son positivas hacia abajo. De este modo,
los ángulos en el espacio de las tensiones son el doble y del mismo signo que los
ángulos en el espacio físico del cuerpo en estudio.

Con las ecuaciones (2.69) y (2.70) y la Figura 2.12 se definen las relaciones entre las
componentes del tensor de tensiones en los ejes (x,y) y las tensiones principales en
el plano (x,y):

Vx V y §V x V y
2
·
V 1, 2 r ¨¨ ¸  W xy2
¸
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

2 © 2 ¹

(2.71)

Similarmente, las tensiones máximas de corte dentro del plano son:

§V x V y
2
·
W max ¨ ¸  W xy2
¨ ¸
© 2 ¹
(2.72)

81
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

2.15. Determinación experimental de tensiones en la superficie de un


recipiente

Una manera de verificar las hipótesis de diseño es medir las tensiones realmente
aplicadas en algún punto crítico del recipiente o cañería; la manera mas difundida es
el uso de extensómetros eléctricos o strain gauges. Estos son pequeñas estampillas
que se adhieren al componente y envían una señal eléctrica proporcional a la
deformación longitudinal en el punto donde se encuentran.

En un estado plano de tensiones, como el que actúa en la superficie de un caño, se


necesita conocer al menos tres componentes del estado de deformaciones en un
punto para definir las tres componentes (Vxx, Vyy, Vxy) del estado de tensiones en
el mismo. Por ello en el caso general se requiere la colocación de tres extensómetros
en distintas direcciones, lo suficientemente cercanos (y pequeños) como para que se
pueda considerar que están, en un mismo punto del material. Los fabricantes
proveen estos extensómetros múltiples ya armados en una sola base, los que se
denominan rosetas. Los ángulos entre los extensómetros son típicamente 90º y
135º, 90º y 45º, o 120º. En el caso que se conozcan a priori las direcciones
principales en el punto de medición, podrán usarse solamente dos extensómetros, ya
que Hxy = 0. En algunos casos bastará con determinar una sola componente del
estado de tensiones, pues se conoce la relación entre estas y las demás. Tal es el
caso de la pared de un recipiente con presión interna, por ejemplo, en estos casos
alcanza con utilizar un solo extensómetro. Existe en el mercado una gran variedad de
otros extensómetros múltiples, de diversa geometría y tamaño, para aplicaciones
específicas.

EJEMPLO 2.D
La Figura 2.D.1 representa un extensómetro tipo roseta, en el cual se disponen tres
strain gauges, A, B, y C, que forman ángulos de 0º. 90º y –45º, respectivamente,
con el eje horizontal de referencia. Como los strain gauges son muy pequeños, se
puede suponer que los tres miden las deformaciones en el punto central O. Dibuje el
círculo de Mohr de las tensiones en la partícula O.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

82
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

Fiigura 2.D.1

Solución: Las deformaciones longitudinales medidas por cada strain gauge son
respectivamente İAA, İBB, İCC, Nótese que se trata de una superficie, por lo cual la
dirección normal a ella será dirección principal en tensión plana. Comenzamos por
ubicar sobre el eje de las tensiones normales a los valores de İA y İB.

Como ambos están a 90º, corresponden a los ejes x e y. Luego, suponiendo


conocida la deformación de corte İAB la colocamos de la manera habitual y
dibujamos un círculo tentativo. Trazando un radio a 90º del diámetro AB,
determinamos el punto del círculo tentativamente correspondiente a - İCC. Por
correspondencia de triángulos, vemos que

İAB = (İAA + İBB)/2 - İCC


(2.D.1)
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Figura 2.D.2

83
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

Una vez definidas las tres componentes del estado de deformaciones en el plano
AB, İAB, İAA y İBB, se pueden obtener las dos deformaciones principales en el
plano AB. Recordando que, por ser superficie libre, la tercera tensión principal, en
la dirección normal al plano, es nula, podemos utilizar la ley de Hooke y determinar
las tres componentes principales del tensor de tensiones en la partícula en estudio.
Para ello podemos utilizar la ley de Hook de tensiones en función de las
deformaciones, limitada a los ejes x, y:

vE E
V AA e H
1  v 1  2v 1  v AA
vE E
V BB e H
1  v 1  2v 1  v BB
(2.D.2)

e = (İAA + İBB) = 2G İAB


A esta altura la determinación de los valores y las direcciones de las tensiones
principales en el plano de la superficie analizada no presenta dificultades. Para ello
recurrimos por ejemplo a la definición del círculo de Mohr de las tensiones, de
acuerdo a la ecuación 2.71:

V AA  V BB § V  V BB ·
2

V 1, 2 r ¨ AA ¸  W AB
2

2 © 2 ¹

(2.D.3)

2.16. Energía de deformación elástica


Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Consideremos un punto de un continuo sometido a un estado de tensiones V lj y


experimentando una deformación incremental específica dH lj . Definiremos el trabajo
total por unidad de volumen realizado durante la deformación. Analicemos una
partícula en forma de ladrillo de lados dx, dy, dz en las direcciones x, y, z
respectivamente, por simplicidad hacemos coincidir el plano x,y con el plano del
papel en la Figura 2.13. Consideremos por ejemplo el trabajo realizado por la
componente Vxx. Sabemos que debido al estado completo de tensiones normales
(Vxx Vyy Vzz) el elemento tiene una normal en la dirección x de valor İxx.

84
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

Figura 2.13

Imaginemos que por algún pequeño cambio en el estado de cargas se produce una
pequeña deformación incremental específica en esa dirección dİxx . Si suponemos
fija la cara izquierda, la cara x del elemento sufrirá un desplazamiento horizontal
incremental dİxx.dx, de la manera que se muestra en la Figura 2.13. La fuerza en la
dirección x debida a la componente Vxx es tensión por área, es decir: Fx = Vxx dy
dz. Luego, el diferencial de trabajo realizado por esta fuerza será:

dT V xx dH xx dx.dy.dz

(2.73)

Como (dx dy dz) es el volumen de la partícula, definimos el trabajo incremental por


unidad de volumen como

dW V xx dH xx

(2.74)
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

El mismo análisis puede realizarse para establecer el trabajo realizado por las
tensiones de corte, como cabe esperar, su expresión es similar a la anterior:

dW V xy dH xy

(2.75)

Expresiones similares se obtienen obviamente para las tensiones normales y de corte


en las otras direcciones. Se concluye entonces que ante un pequeño cambio en el
estado de cargas el trabajo de todas las componentes (i,j) del estado tensional se
define con una misma ecuación. El incremento de energía elástica total será entonces

85
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

la sumatoria de los trabajos debidos a cada componente del estado de tensiones, que
puede ser escrito en notación indicial como:

dW V lj dH lj

(2.76)

Como el continuo es elástico, este trabajo quedará acumulado como energía de


deformación elástica. La integración de esta ecuación nos dará la energía elástica por
unidad de volumen acumulada en la partícula cuando es sometida a una determinada
variación del estado de tensiones:

W ³V lj dH lj

(2.77)

Vimos que para materiales lineales elásticos la relación entre V lj y H ij es lineal,


según se muestra en la Figura 2.14.

Figura 2.14
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

La integración resulta en el área del triángulo sombreado en la Figura 2.14, luego


tenemos:

1
W V lj H lj
2
(2.78)

Refiriéndonos a tensiones y deformaciones principales,

86
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Cañerías y Recipientes de Presión – Introducción al Diseño y Aptitud para el Servicio

W
1
V 1H1  V 2H 2  V 3H 3
2
(2.79)

Reemplazando en (2.79) los valores de H1 , H 2 , H 3 , en función de las tensiones


principales, resulta,

W
1
2E
v
E

V 12  V 2 2  V 32  V 1V 2  V 2V 3  V 3V 1

(2.80)

Definimos una nueva relación entre las constantes elásticas k, denominada rigidez
volumétrica del material:

E
3k
1  2Q
(2.81)

Reordenando convenientemente, nos queda,

W
1
12G
> 18k
@
V 1  V 2 2  V 2  V 3 2  V 3  V 1 2  1 V 1  V 2  V 3 2

(2.82)

El primer sumando representa la energía de deformación por distorsión o cambio de


forma de la partícula, mientras que el segundo término de la ecuación representa la
energía de deformación por cambio de volumen. De modo que la energía de
deformación elástica total puede siempre separarse en una energía de deformación
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

por distorsión o cambio de forma, y una energía de deformación por cambio de


volumen. Los materiales con que se construyen las cañerías y los recipientes, en su
mayoría aceros y otros metales, se comportan diferente cuando deben almacenar
energía en estas dos formas. Este comportamiento define las condiciones de diseño,
como veremos en el próximo capítulo.

87
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
José Luis Otegui – Esteban Rubertis

BIBLIOGRAFÍA

1) J. L. Otegui, “Mecánica de materiales estructurales”, JEM diseño editorial, 2004.


2) L. A. de Vedia: "Mecánica de Fractura”. Monografía OEA No. 1, 1985.
3) G. E. Mase: "Mecánica del Medio Continuo". Serie Schaum, McGraw-Hill, 1977.
4) S. Timoshenko, J. Goodier: "Theory of Elasticity". McGrawHill, 1951.
5) J. M. Gere: “Mechanics of materials”. 5th SI Edition, Nelson Thornes, 1988.
6) E.D. Fliess: "Estabilidad II". Kapelusz, Bs. As, 1971.
7) S. H. Crandal: “An introduction to the mechanics of solids”. McGraw Hill, 1972.
8) L. A. de Vedia: "Mecánica del continuo”. Monografía OEA No. 2, 1997.
9) P. A. Stiopin: “Resistencia de materiales”, MIR, 1979.
10) L. Ortiz Berrocal: “Resistencia de Materiales”, Mc Graw Hill, 1991.
11) F. Singer, A. Pytel: "Strength of Materials". 3 ed., Harper & Row, New York,
1980.
12) F. Paris: “Elasticidad”. Universidad de Sevilla, 1998.
13) A. Higdon: “Mechanics of Materials”, J. Willey, 1967.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

88
Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
CAPÍTULO 3

ADMISIBILIDAD DE ESFUERZOS EN CAÑERÍAS Y


RECIPIENTES A PRESIÓN
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.
Copyright © 2012. Eudem. All rights reserved.

Otegui, José Luis, and Esteban Rubertis. Cañerías y recipientes de presión. Tomo I: diseño de cañerías y recipientes (2a. ed.), Eudem, 2012.
ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/upanamasp/detail.action?docID=3430054.
Created from upanamasp on 2018-07-27 14:00:28.