Vous êtes sur la page 1sur 2

INTRODUCCIÓN

En nuestro Código Penal, dentro de los Delitos contra la Vida, el Cuerpo y la Salud se
tipifica el Delito de Homicidio Calificado, en el Art. 108 que a la letra dispone lo siguiente:

“Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de quince años el que mate a otro
concurriendo cualquiera de las circunstancias siguientes:

1. Por ferocidad, codicia, lucro o por placer.


2. Para facilitar u ocultar otro delito.
3. Con gran crueldad o alevosía.
4. Por fuego, explosión o cualquier otro medio capaz de poner en peligro la vida o salud de
otras personas”.
Las modificaciones constantes de las que ha sido objeto el Código Penal respecto al delito
de homicidio calificado, intentan reducir los índices de criminalidad en nuestro país, ya que
el legislador conceptúa que el bien jurídico más preciado por el hombre, es la vida humana.
Se entiende que endureciendo las penas o ampliando su ámbito, el homicidio calificado
podría verse reducido, pero lamentablemente, la realidad señala lo contrario: la pena no
cumple con sus objetivos primordiales de prevención y rehabilitación.
En este trabajo se analizará lo que es el primer inciso de este artículo del código penal, el
cual vulnera el bien jurídico de la vida humana, El artículo 4° de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos reconoce el derecho a la vida y establece que toda persona tiene
derecho a que se respete su vida.

HOMICIDIO CALIFICADO POR FEROCIDAD, CODICIA, LUCRO O POR


PLACER
En este delito el bien jurídico que se atenta es la vida es el derecho a vivir o el derecho a
permanecer vivos, pero si ello fuese cierto estaríamos concibiendo un derecho que sólo
puede ser planteado contra nosotros mismos. En este trabajo se desarrollará el inciso uno
que nos habla de la ferocidad, se define como el realizado en absoluto desprecio y desdén por la
vida humana, lo que quiere decir que actúa por “casusas fútiles y mínimas que desconciertan. Nos
referimos sólo a ferocidad puesto que abarca todo lo que respecta a todo el inciso uno, al todos ser
causas de matar por un móvil fútil y ridículo según Raúl Peña Cabrera.

Puede o existe una confusión para el juez “Por lucro”, puesto que existe el tipo penal de
sicariato, ambas son parecidos y que lo único que los diferencie sea la pena.

CONCLUSIONES

Para concluir se puede decir que frente al individuo que mata sin odio, sin pasión,
sin provecho, por la sola sed de sangre, no hay nadie que pueda considerarse seguro,
pues no basta para evitar la brutal 'agresión con ser pobre, o ser prudente, o no tener
enemigos. En este homicidio existe el máximo grado difusivo del daño mediato y
también el ínfimo grado de defensa de la víctima. Carece de importancia que este
malvado nada tenga que ganar con su delito y también que nada tenga que le
impulse a su comisión con vehemencia. De ahí surge el fundamento para su mayor
reprochabilidad, debido que el sujeto activo se desenvuelve frente a su víctima sin
tener un interés identificable y razonable o, mejor dicho, sin tener como objetivo el
obtener alguna ventaja cierta con su actuar homicida.

BIBLIOGRAFÍA
 Cfr. Figueroa, Rodolfo. Concepto de Derecho a la Vida. 2008.
 https://es.scribd.com/doc/143532448/Libro-Completo-de-Ramiro-Salinas-Siccha-especial
 https://www.unifr.ch/ddp1/derechopenal/obrasjuridicas/oj_20080609_01.pdf
 http://pjlalibertad.pe/portal/wp-content/uploads/2015/01/20-A%C3%91OS-POR-HOMICIDIO-
CALIFICADO.pdf
 http://repositorio.uchile.cl/tesis/uchile/2010/de-silva_s/pdfAmont/de-silva_s.pdf