Vous êtes sur la page 1sur 4

BUENOS Y MALOS OBREROS

Flp 3:4-11 aunque yo mismo podría confiar también en la carne. Si algún otro cree tener motivo
para confiar en la carne, yo mucho más: (5) circuncidado a los ocho días de nacer, del linaje de
Israel, de la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; en cuanto a la Ley, Fariseo; (6) en cuanto al
celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia de la Ley, hallado irreprensible. (7) Pero todo
lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo. (8) Y aún más, yo
estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi
Señor. Por El lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, (9) y ser hallado
en El, no teniendo mi propia justicia derivada de la Ley, sino la que es por la fe en Cristo (el Mesías),
la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe, (10) y conocerlo a El, el poder de Su
resurrección y la participación en Sus padecimientos, llegando a ser como El en Su muerte, (11) a
fin de llegar a la resurrección de entre los muertos.

CONTEXTO

La iglesia de Filipos participa en el evangelio y se interesa por el bienestar del apóstol Pablo, quien
está preso por causa del evangelio, quien no por eso está triste, sino feliz:

Flp 1:4-7 Pido siempre con gozo en cada una de mis oraciones por todos ustedes, (5) por su
participación en el evangelio (en anunciar las buenas nuevas) desde el primer día hasta ahora. (6)
Estoy convencido precisamente de esto: que el que comenzó en ustedes la buena obra, la
perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús. (7) Es justo que yo sienta esto acerca de todos ustedes,
porque los llevo en el corazón, pues tanto en mis prisiones (mis cadenas) como en la defensa y
confirmación del evangelio, todos ustedes son participantes conmigo de la gracia.

Aunque Pablo está preso, el evangelio no ha dejado de ser predicado, y esa es su mayor causa
de felicidad:

Flp 1:12-14 Quiero que sepan, hermanos, que las circunstancias en que me he visto, han
redundado en un mayor progreso del evangelio, (13) de tal manera que mis prisiones por la causa
de Cristo se han hecho notorias en toda la guardia pretoriana (en todo el palacio del gobernador) y
a todos los demás. (14) La mayoría de los hermanos, confiando en el Señor por causa de mis
prisiones, tienen mucho más valor para hablar la palabra de Dios sin temor.

Flp 1:18 ¿Entonces qué? Que de todas maneras, ya sea fingidamente o en verdad, Cristo es
proclamado; y en esto me regocijo, sí, y me regocijaré.

Pablo sabe que en su difícil condición solo le quedan dos opciones: Morir preso o salir libre. Sin
embargo, lo que sea que pase, lo recibe con alegría, pues Dios será glorificado en ambos casos:

Flp 1:20-26 conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado, sino que con toda
confianza, aun ahora, como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea por vida o por
muerte. (21) Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. (22) Pero si el vivir en la carne,
esto significa para mí una labor fructífera, entonces, no sé cuál escoger. (23) Porque de ambos
lados me siento apremiado, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor.
(24) Sin embargo, continuar en la carne es más necesario por causa de ustedes. (25) Y convencido
de esto, sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para su progreso y gozo en la fe, (26)
para que su profunda satisfacción por mí abunde en Cristo Jesús a causa de mi visita otra vez a
ustedes.

Pablo menciona todo esto a los Filipenses, pues ellos también tienen enemigos, y sufrirán, pero
pueden, como Pablo, tener gozo en medio de la aflicción:

Flp 1:28-30 De ninguna manera estén atemorizados por sus adversarios, lo cual es señal de
perdición para ellos, pero de salvación para ustedes, y esto, de Dios. (29) Porque a ustedes se les
ha concedido por amor de Cristo, no sólo creer en El, sino también sufrir por El, (30) teniendo el
mismo conflicto que vieron en mí, y que ahora oyen que está en mí.

Lo que Pablo anhela es que, en medio de la aflicción, los filipenses aprendan a servirse unos a
otros con humildad, preservando la unidad:

Flp 2:1-4 Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna
comunión del Espíritu, si algún afecto y compasión, (2) hagan completo mi gozo, siendo del mismo
sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito. (3) No
hagan nada por egoísmo (rivalidad) o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de
ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo, (4) no buscando cada uno sus
propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.

Si los Filipenses aprenden a servirse unos a otros con humildad y permanecen defendiendo el
evangelio, a Pablo no le importará morir solo y en sufrimiento, sino que morirá feliz, sabiendo que
su trabajo no fue en vano.

Flp 2:14-18 Hagan todas las cosas sin murmuraciones ni discusiones, (15) para que sean
irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en
medio de la cual ustedes resplandecen como luminares en el mundo, (16) sosteniendo firmemente
la palabra de vida, a fin de que yo tenga motivo para gloriarme en el día de Cristo, ya que no habré
corrido en vano ni habré trabajado en vano. (17) Pero aunque yo sea derramado como libación
(ofrenda líquida) sobre el sacrificio y servicio de su fe, me regocijo y comparto mi gozo con todos
ustedes. (18) Y también ustedes, les ruego, regocíjense de la misma manera, y compartan su gozo
conmigo.

Pablo menciona como ejemplo a Timoteo y Epafrodito y qué los distingue de los demás.

Flp 2:19-22 Pero espero (confío) en el Señor Jesús enviarles pronto a Timoteo, a fin de que yo
también sea alentado al saber de la condición de ustedes. (20) Pues a nadie más tengo del mismo
sentir y que esté sinceramente interesado en el bienestar de ustedes. (21) Porque todos buscan
sus propios intereses, no los de Cristo Jesús. (22) Pero ustedes conocen los probados méritos de
Timoteo, que sirvió conmigo en la propagación del evangelio como un hijo sirve a su padre.

Flp 2:25-30 Pero creí necesario enviarles a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de
lucha, quien también es su mensajero y servidor (ministro) para mis necesidades. (26) Porque él
los extrañaba a todos, y estaba angustiado porque ustedes habían oído que se había enfermado.
(27) Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir. Pero Dios tuvo misericordia de él, y no sólo
de él, sino también de mí, para que yo no tuviera tristeza sobre tristeza. (28) Así que lo he enviado
con mayor solicitud, para que al verlo de nuevo, se regocijen y yo esté más tranquilo en cuanto a
ustedes. (29) Recíbanlo, pues, en el Señor con todo gozo, y tengan en alta estima a los que son
como él. (30) Porque estuvo al borde de la muerte por la obra de Cristo, arriesgando su vida para
completar lo que faltaba en el servicio de ustedes hacia mí.

Pablo introduce un repentino contraste, pero no cesa de hablar del gozo necesario del
cristianismo: El gozo en Jesús.

Flp 3:1-3 Por lo demás, hermanos míos, regocíjense en el Señor. A mí no me es molesto escribirles
otra vez lo mismo, y para ustedes es motivo de seguridad. (2) Cuídense de esos perros (de los
Judaizantes), cuídense de los malos obreros, cuídense de la falsa circuncisión. (3) Porque nosotros
somos la verdadera circuncisión, que adoramos en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús,
no poniendo la confianza en la carne,

 Cuídense de cierta clase de personas. (Hay personas que aparentan servir a Dios, pero
buscan sus propios intereses, no los de Cristo Fil 2:21)
 Malos obreros
 Tienen su confianza puesta, no en Jesús, sino en la carne (en ellos mismos, sus propias
buenas obras).

Flp 3:4-7 aunque yo mismo podría confiar también en la carne. Si algún otro cree tener motivo para
confiar en la carne, yo mucho más: (5) circuncidado a los ocho días de nacer, del linaje de Israel, de
la tribu de Benjamín, Hebreo de Hebreos; en cuanto a la Ley, Fariseo; (6) en cuanto al celo,
perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia de la Ley, hallado irreprensible. (7) Pero todo lo
que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo.

 Hebreo de hebreos. (Del pueblo original de Dios).


 Fariseo. (Estudioso de la ley)
 Celoso. (Defensor de la ley – perseguidor de la iglesia)
 Irreprensible en cuanto a la justicia de la ley.

Aunque para los malos obreros todo esto es ganancia, para Pablo, todo esto es pérdida por amor
de Cristo.

 Porque en Cristo Jesús, el judío no es hijo de Dios, a menos que sea por medio de Cristo.
Rom 2:28-29 Porque no es Judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión es la externa,
en la carne. (29) Pues es Judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón,
por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios.
 Porque de nada sirve estudiar la ley, si no es para encontrar la salvación por medio de Cristo.
Rom 8:3 Pues lo que la Ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo
hizo : enviando a Su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el
pecado, condenó al pecado en la carne.
 Porque de nada sirve tener celo si es para considerarse mejor que los demás, pisoteando
así la gracia de Dios para todos los pecadores por medio de Jesucristo.
Rom 10:1-4 Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos (Israel) es para
su salvación. (2) Porque yo testifico a su favor de que tienen celo de Dios, pero no conforme
a un pleno conocimiento. (3) Pues desconociendo la justicia de Dios y procurando
establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios. (4) Porque Cristo es el fin
de la ley para justicia a todo aquél que cree.
 Porque Pablo pudo reconocer que era irreprensible, solo en lo externo, pero internamente
era un terrible pecador.

Rom 7:7-11 ¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la Ley? ¡De ningún modo! Al contrario, yo
no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la Ley. Porque yo
no hubiera sabido lo que es la codicia, si la Ley no hubiera dicho: "NO CODICIARAS." (8)
Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia.
Porque aparte de la Ley el pecado está muerto. (9) En un tiempo yo vivía sin la Ley, pero al
venir el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí; (10) y este mandamiento, que era para
vida, a mí me resultó para muerte; (11) porque el pecado, aprovechándose del
mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató.
Rom 7:24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?

APLICACIÓN

 ¿Qué cosas te hacen sentir orgulloso aparte de Cristo?


Familia, logros, posesiones, virtudes, fortalezas.
 ¿Eres el tipo de cristiano que no duda en criticar a otros por sus pecados visibles?
Muchos critican a otros porque pecan de manera diferente. Pero tú ora por ellos y ayúdalos
en sus debilidades. Y si has de juzgar, hazlo, habiéndote mirado primero a ti mismo.
 El mal obrero es el que es externamente irreprensible y se basa en eso para destruir la
unidad de la iglesia e impedir u obstaculizar el progreso del evangelio por sus intereses
personales.
 Características del buen obrero:
No es el que cada vez confiesa menos pecados, sino que cada vez confiesa más.
No es aquel que se muestra fuerte, sino que se reconoce débil.
Es aquel que habla más de Cristo que de sí mismo.
Es aquel que busca ser cada vez más dependiente de Cristo.
Es aquel que sirve a los demás, no por intereses egoístas, sino con humildad.
Es aquel que muestra celo por el progreso del evangelio y la unidad de la iglesia.
Es aquel que dedica su vida a los intereses de Cristo y no a sus propios intereses.
Es aquel que se goza en Cristo y no en las cosas vanas y pasajeras de este tiempo presente,
aunque tenga que sufrir por ello.