Vous êtes sur la page 1sur 5

ROSARIO MISIONERO

HISTORIA
El Rosario Misionero fue ideado por Monseñor Fulton Sheen, arzobispo norteamericano, a
mediados del siglo XX. El Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por
el mundo entero, dedicando una decena a cada continente: "Como papa debo orar por la
humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero: la primera decena por
África, la segunda por América, la tercera por Europa, la cuarta por Oceanía y la quinta por
Asia".

En el Rosario Misionero se han pintado las cuentas de cinco colores, uno por
continente: “la decena blanca es por la vieja Europa, para que sea capaz de recuperar la
fuerza evangelizadora que ha engendrado tantas Iglesias; la decena amarilla es por Asia, que
rebosa de vida y de juventud; la decena verde es por África, probada por el sufrimiento,
pero disponible al anuncio; la decena roja es por América, promesa de nuevas fuerzas
misioneras; la decena azul es por el continente de Oceanía, que espera una difusión más
profunda del Evangelio".

MISTERIOS

MISTERIOS GOZOSOS MISTERIOS MISTERIOS MISTERIOS


(lunes y sábado) DOLOROSOS LUMINOSOS GLORIOSOS
(martes y viernes) (jueves) (miércoles y
domingo)
1. La Encarnación del Hijo 1. La Oración de Nuestro 1. El Bautismo de 1. La Resurrección
de Dios. Señor en el Huerto. Jesús en el Jordán. del Señor.
2. La Visitación de Nuestra 2. La Flagelación del 2. La auto revelación 2. La Ascensión del
Señora a Santa Isabel. Señor. de Jesús en las bodas Señor.
3. El Nacimiento del Hijo de 3. La Coronación de de Caná. 3. La Venida del
Dios. espinas. 3. El anuncio del Espíritu Santo.
4. La Purificación de la 4. El Camino del Monte Reino de Dios 4. La Asunción de
Virgen Santísima. Calvario. invitando a la Nuestra Señora a los
5. La Pérdida del Niño Jesús 5. La Crucifixión y conversión. Cielos.
y su hallazgo en el templo Muerte de Nuestro Señor. 4. La Transfiguración. 5. La Coronación de
5. La institución de la la Santísima Virgen
Eucaristía.

COMO REZAR

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el
nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Acto de Contrición
¡Señor mío, Jesucristo! Dios y Hombre verdadero, Creador Padre y Redentor mío; por ser
Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo
corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del
infierno. Ayudado de vuestra divina gracia propongo firmemente nunca más pecar,
confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.
Credo

Misterios a meditar:

Primer misterio. (el misterio correspondiente)

África. El color verde, nos recuerda las verdes selvas habitadas por nuestros hermanos
africanos. En este misterio pidamos al Señor por intercesión de la Santísima Virgen María,
por todo el continente de África, para que día a día la semilla de la Palabra de Dios que llevan
los misioneros caiga en buena tierra y germine para que haya más hermanos que reciban el
bautismo.

Padre Nuestro, diez Ave María, un Gloria.

María Reina de las Misiones: Ruega por el continente africano.

Segundo misterio. (el misterio correspondiente)

América. El color rojo, simboliza la sangre derramada por los mártires que dieron su vida
durante la evangelización de este continente. Oremos a Dios Padre por nuestro continente de
América, para que, siendo conscientes de nuestro ser de bautizados abramos el corazón a la
luz de su Palabra y no nos dejemos engañar por las vanidades del mundo y ayudemos a
nuestros hermanos para crecer en la fe y juntos podamos hacer un continente más justo, más
humano, donde reina la paz y el amor.

Padre Nuestro, diez Ave María, un Gloria.

María Reina de las Misiones: Ruega por toda América.

Tercer misterio. (el misterio correspondiente)

Europa. El color blanco, nos recuerda la raza aria, originaria de este continente y al color de
las vestiduras del papa, que también tiene en él su sede. Por todo el continente de Europa,
que gracias a ellos recibimos la luz del Evangelio, y, ahora nos toca pedir para que este
continente vuelva la ayuda que tanto ha dado el mundo en las misiones y para que siga
habiendo frutos de entrega en las vocaciones misioneras.

Padre Nuestro, diez Ave María, un Gloria.

María Reina de las Misiones: Ruega por toda Europa.

Cuarto misterio. (el misterio correspondiente)

Oceanía. El color azul nos habla de Oceanía, con sus miles de islas esparcidas en las azules
aguas del Océano Pacífico. pidamos al Padre por el continente de Oceanía, para que lleguen
a él más misioneros que evangelicen y conozcan la Palabra de Dios y crezca el número de
bautizados.
Padre Nuestro, diez Ave María, un Gloria.

María Reina de las Misiones: Ruega por todo el continente de Oceanía.

Quinto misterio. (misterio correspondiente)

Asia. El color amarillo nos trae a la memoria el Asia, poblado en gran parte por razas de este
color. Pidamos por todo el continente de Asia, para siga habiendo misioneros en todo el
mundo y de manera especial por ese continente que vive continuamente en guerra, para que
haya paz y reine la armonía y justicia entre todas las naciones.

Padre Nuestro, diez Ave María, un Gloria.

María Reina de las Misiones: Ruega por toda Asia

SE REZA EL PADRE NUESTRO.

Tres aves marías:


1. Bendícenos oh María, hija del Eterno Padre, no permitas que ofendamos a Dios con
pensamientos, en tus manos ponemos nuestra fe para que la aumentes. Dios te salve
María...

2. Bendícenos oh María, Madre del Eterno Hijo, no permitas que ofendamos a Dios con
palabras, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes. Dios te salve
María…

3. Bendícenos oh María, esposa del Espíritu Santo, no permitas que ofendamos a Dios
con obras y deseos, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames,
nuestras almas para que las salves y nuestras necesidades para que las remedies. Dios
te salve María...

Bendícenos ahora y siempre, oh María, templo y sagrario de la Agustísima Trinidad,


Virgen concebida sin la culpa original. Dios te salve Reina y Madre de misericordia...

Señor, ten piedad de nosotros Señor, ten piedad de nosotros


Jesucristo, ten piedad de nosotros Jesucristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros Señor, ten piedad de nosotros
Jesucristo, óyenos Jesucristo, óyenos
Dios Padre que quieres que todos nos Ten piedad de nosotros
salvemos
Dios Hijo redentor del mundo, que sufriste Ten piedad de nosotros
muerte de cruz por la humanidad

Dios Espíritu Santo, que atraes a la Ten piedad de nosotros


humanidad al conocimiento de la verdad
Santa María, reina de las misiones Ruega por el mundo
San Pedro Ruega por el mundo
San Pablo Ruega por el mundo
San Francisco Xavier Ruega por el mundo
Santa Teresita del niño Jesús Ruega por el mundo
San Marcos Ruega por África
San Agustín Ruega por África
Venerable Carlos de Foucault Ruega por África
Santos martires de Uganda Rueguen por África
San Andres Ruega por Asia
Santo Tomas Ruega por Asia
Santos martires de Corea Ruega por Asia
Beatos y Santos martires de China y Japón Rueguen por Asia
Santa Rosa de Lima Ruega por América
San Martín de Porres Ruega por América
Santos mexicanos martires Rueguen por América
San Juan Diego Ruega por América
San Felipe de Jesús Ruega por América
San Pedro Claver Ruega por América
Beato Daniel Comboni Ruega por Europa
Beato Guido Ma. Conforti Ruega por Europa
San Bonifacio de Alemania Ruega por Europa
San Agustín de Cantabria Ruega por Europa
San Leandro de Sevilla Ruega por Europa
San Pedro de Chanel Ruega por Oceanía
Estrella del mar Ruega por Oceanía
Beatos y Santos de las innumerables islas Rueguen por Oceanía
Cordero de Dios que quitas el pecado del Perdónanos, Señor
mundo
Cordero de Dios que quitas el pecado del Escúchanos, Señor
mundo
Cordero de Dios que quitas el pecado del Ten piedad y misericordia de
mundo nosotros

ORACIÓN FINAL
Mira la abundancia de tu mies y envíale operarios para que anuncien el Evangelio a toda
Criatura; y todo pueblo, congregado por la palabra que da vida y sostenido con la fuerza de
los sacramentos, avance por el camino de la salvación y del amor.
Por nuestro Señor Jesucristo tu hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. AMÉN