Vous êtes sur la page 1sur 6

Fichas resumen

Autoestima

La autoestima es la evaluación global de sí mismo; positiva o negativa, que


expresa una actitud de aprobación o desaprobación frente así mismo, indicando el
grado en que la persona se considera capaz, exitosa, significativa y digan.
Por lo tanto la autoestima se constituye en la visión que se tiene de sí de mismos,
basados en los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que se
ha procesado durante la existencia, así mismo es el grado de satisfacción consigo
mismo, del aprecio y aceptación de los demás, por otro lado determina quiénes
somos y qué se piensa de sí mismos, dándole un sentido de eficacia y eficiencia
que permita alcanzar la plena realización y salud integral; en la productividad y
creatividad. Siendo un elemento fundamental de todo el proceso de desarrollo
personal y social.

La autoestima es por tanto producto del grado de afectividad, de la aceptación,


rechazo, maltrato o indiferencia que se obtiene durante el proceso de
socialización, en la relación con las personas significativas como ser padres,
hermanos, amigos y pareja. Su configuración está dada por fuente internas,
definida como el sentido dela propia eficacia o desempeño, creencias, prácticas o
conductas y fuente externa dado por el entorno, constituidos por los mensajes
verbales, o no verbales transmitidos por las personas significativas, basada en la
aprobación de los otros. Es decir los diferentes espacios de los contextos internos:
biológicos, psicoafectivas, cognitivas o externos.
Así también una autoestima saludable o poco adecuada también se expresa a
través de los satisfactores con los se da atención a las necesidades, aquellas que
señalan acerca de la capacidad o incapacidad de vivir constructivamente o
destructivamente.
La autoestima es también es un fenómeno psicológico individual, sino también una
construcción social producto de las relaciones con los otros significativos durante
el curso de la vida.
Entre otras definiciones de la autoestima, tenemos que es un conjunto de ideas,
percepciones e imágenes que cada persona tiene de sí misma en términos
valorativos; es decir que es la calificación que cada uno se da ya sea como
persona o en relación en algunos aspectos de sí mismo. Vinculando directamente
las posibilidades de percibirse, de conocerse, de reconocerse de una manera
diferencia a las demás.
Los niveles de la autoestima son: alta autoestima y baja autoestima. La alta
autoestima está relacionada con el buen concepto de sí mismos, las personas con
autoestima alta se consideran buenas, se respetan por lo que son, se aceptan y
estiman reconociendo sus limitaciones.

La calificación que hace Branden de las personas con autoestima saludable son:
Que están orientadas a la racionalidad, el ejercicio de la función integradora de la
conciencia. También son personas anímicamente saludables, positivas que no
solo se reconocen como competentes sino que se respetan a sí mismas y por lo
tal respetan a los demás.
En el ámbito social, participan en actividades sociales, expresando sus opiniones
sin dificultad. Siguiendo en el ámbito social, son personas que buscan desafíos,
reconocen y aprecian su propio valor y la dignidad delas otras personas sin
importar la condición social, económica, edad, raza, sexo, etc.
En cuanto a la baja autoestima, Branden la califica como el pobre concepto de si
mismo, o como el rechazo de uno mismo,. Entre las características que se pueden
mencionar de la baja autoestima se puede mencionar:
Tienen una capacidad limitada de expresarse y abrirse a los demás, de aceptar
ayuda, o recibir críticas, al igual tiene dificultad de dar y recibir afecto y de
expresar una sana sexualidad. También difícilmente expresan sus ideas en
situaciones grupales, ya que están en constante búsqueda de aprobación de los
demás, dando lugar a que se muestren sumisos, pasivos, inactivos, o en caso
contrario agresivos.
Por otro lado carecen de confianza en sus capacidades y poca confianza de
resolver problemas con creatividad, inhibiendo sus potencialidades. En cuanto a la
percepción de sí mismos, tienden a percibirse como inferiores o superiores,
dependiendo el mecanismo de defensa. Las tendencias autodestructivas,
depresivas y negativismo generalizado son típicos en estas personas.
Ibañez, R (2005). Niveles de autoestima y tipos de ciudadanía en estudiantes de
trabajo social de la universidad nacional de Trujillo, 2002. Trabajo de grado para
optar el título de maestra en ciencias sociales, mención de administración y
gestión para el desarrollo humano. Universidad Nacional de Trujillo. Tutor: Dr.
Portocarrero, W. Trujillo-Perú.
Definición preliminar

La autoestima se la entiende como mucho más que el sentido innato de la valía


personal que probablemente es un derecho humano de nacimiento. Sino como la
confianza en la capacidad de pensar, en la capacidad de enfrentarse a los
desafíos básicos de la vida, la confianza en el derecho de triunfar y ser felices; así
como el sentimiento de ser dignos, respetables y de tener el derecho a afirmar las
necesidades y carencias, a alcanzar los principios morales y gozar del fruto del
esfuerzo.
La autoestima es la esencia es confiar en la propia mente y saber que se es
merecedor de felicidad, como también la fuerza motivadora que inspira un tipo de
comportamiento que a su vez influye directamente en los actos. El valor de la
autoestima radica en el hecho que nos permita sentir mejor, como también vivir
mejor, respondiendo a los desafíos y a las oportunidades.
Branden, N (1994). Seis pilares de la autoestima. Ediciones Paidós.
Barcelona-España.

Por otro lado el nivel de autoestima tiene profundas consecuencias en casa


aspecto de la existencia: en la forma en la que se llega a conseguir algo, en un
plano personal, en la forma en que se relacionan con los hijos, amistades,
cónyuges o esposos y en el nivel de felicidad personal que se alcance.
Hay correlaciones positivas entre autoestima saludable y otros varios rasgos que
están relacionados directamente con la capacidad para conseguir lo se propone y
la felicidad. Una autoestima alta se correlaciona con la racionalidad, el realismo y
la intuición; con la creatividad, la independencia, la flexibilidad y la capacidad para
aceptar los cambios y con la disposición de ayudar.
Branden, N (1994). Seis pilares de la autoestima. Ediciones Paidós.
Barcelona-España.
Una autoestima baja se correlaciona con la irracionalidad y la ceguera ante la
realidad; con la rigidez, el miedo a lo nuevo y a lo desconocido: con la
inconformidad inadecuada o con una rebeldía poco apropiada, miedo o la
hostilidad a los demás.
La autoestima como necesidad básica, se refiere a que proporciona una
contribución esencial para el proceso vital, que es indispensable para un
desarrollo normal y saludable y que tiene valor para la supervivencia. Por esta
razón la autoestima que una autoestima saludable, es en realidad, como el
sistema inmunitario de la consciencia, que proporciona resistencia, fuerza y
capacidad para la regeneración. Hay que recalcar que la autoestima tiene más
que ver con la resistencia que con la sensibilidad al sufrimiento.
En cuanto a los niveles de la autoestima, las personas a lo largo de la vida,
tendrán fluctuaciones inevitables, como también los tendrá en los estados
psicológicos.
Branden, N (1994). Seis pilares de la autoestima. Ediciones Paidós.
Barcelona-España.

En otras palabras al decir que se tiene una autoestima alta, se refiere a que la
persona se siente competente y merecedora, por otro lado quien tiene una
autoestima baja, se siente inapropiado para la vida, equivocado como persona,
pero entre la alta y la baja autoestima, hay una mediadora, que seria la autoestima
mediana, que es fluctuar entre sentirse apropiado e inapropiado, acertado o
equivocado como persona; vale decir que en algunas situaciones se actuará de
manera insensata, como también con prudencia.
En resumen podemos definir que la autoestima es la disposición a considerarse
competente para hacer frente a los desafíos básicos de la vida y sentirse
merecedor de felicidad. Como ya se había mencionado, la autoestima se es
influenciada por el entorno,
Branden, N (1994). Seis pilares de la autoestima. Ediciones Paidós.
Barcelona-España.
La autoestima tiene dos componentes relacionados entre sí. Uno es la sensación
de confianza frente a los desafíos de la vida; la eficacia personal. El otro es la
sensación de considerarse merecedor de la felicidad: el respeto a uno mismo.
La eficacia personal significa confianza en el funcionamiento de la mente, en la
capacidad para pensar, entender, aprender, elegir y tomar decisiones; confianza
en la capacidad para entender los hechos de la realidad que entran en el ámbito
de los interese y necesidades.
El respeto a uno mismo significa el re afirmamiento de la valía personal; es la
actitud positiva hacia el derecho de vivir y ser feliz; el confort al reafirmar de forma
apropiada los pensamientos, los deseos y las necesidades; el sentimiento de que
la alegría y la satisfacción son derechos naturales.
Branden, N (1994). Seis pilares de la autoestima. Ediciones Paidós.
Barcelona-España.

La experiencia de la eficacia personal genera un sentimiento de control sobre la


vida de uno mismo que se asocia con el bienestar psicológico, es el sentimiento
de estar en el centro vital de la propia existencia frente a ser un espectador pasivo
y víctima de los acontecimientos.
La experiencia del respeto a sí mismo hace posible una benévola sensación no
neurótica de comunicación con otras personas, es una asociación de
independencia y de respeto mutuo que contrasta, por un lado, con el alejamiento
alienante de la especie humana y, por el otro, con la inconstante fusión en una
tribu.
Maslow en su famosa jerarquía de necesidades, sitúa en la cúspide de la
pirámide, a la autoestima, es decir que las necesidades básicas de supervivencia,
por lo tal, la autoestima queda como una necesidad urgente, ya que su presencia
o ausencia altera la capacidad de funcionar.
Branden, N (1994). Seis pilares de la autoestima. Ediciones Paidós.
Barcelona-España.